Está en la página 1de 678

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS

DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

Enero de 2014
AUXILIARES ADMINISTRATIVOS
DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

Temario
Volumen I
AUTORES

FERNANDO MARTOS NAVARRO


Licenciado en Derecho
Técnico de Administración General del Ayuntamiento de Córdoba
Profesor de la Escuela de Práctica Jurídica de Córdoba

AMPARO PITEL HUERTAS


Psicóloga de la Delegación de la Mujer del Ayuntamiento de Sevilla

JOAQUÍN MARTÍNEZ DEL FRESNO


Licenciado en Derecho

ANTONIO AGER VÁZQUEZ


Licenciado en Derecho

JOSÉ MANUEL GONZÁLEZ RABANAL


Licenciado en Derecho

ENCARNA ROJO FRANCO


Autora de libros de texto: Oposiciones y Certificados de Profesionalidad
Profesora de Derecho Público

©Editorial Mad, S.L.


©Los autores
Novena edición, revisada enero 2014 (obra original julio 2013)
Derechos de edición reservados a favor de EDITORIAL MAD, S.L.
Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso escrito del editor
IMPRESO EN ESPAÑA
Diseño Portada: EDITORIAL MAD, S.L.
Edita: EDITORIAL MAD, S.L.
P.E. Merka, c/ Merka Cuatro, 1-15. 41500 Alcalá de Guadaíra (Sevilla)
Teléfono: 902 452 900
Fax: 955 630 713
WEB: www.mad.es
Email: infomad@mad.es
ISBN: 978-84-676-9384-3
ISBN Obra Completa: 978-84-676-4160-8
PRESENTACIÓN

Editorial MAD presenta el primer volumen del temario para la preparación de


las oposiciones al Cuerpo de Auxiliares Administrativos de la Junta de Andalucía,
por el sistema de turno libre, de acuerdo con el nuevo Programa publicado en
el BOJA Núm. 248, de 20 de diciembre de 2013.
Contiene los 12 primeros temas del Temario Oficial, que desarrollan las
materias correspondientes al Área Jurídico Administrativa General, que incluye:
Constitución Española, Estatuto de Autonomía de Andalucía, Organización
Institucional del Estado y de la Comunidad Autónoma Andaluza, Derecho
y Procedimiento Administrativos, Igualdad, Presupuesto, Función Pública y
Seguridad Social.
Todos los temas cuentan con un esquema inicial que favorece su visión
global; su contenido se ha dividido claramente por apartados siguiendo el
Programa Oficial; la teoría se completa con cuadros explicativos, esquemas,
gráficos y otros recursos didácticos.
Estamos seguros de que nuestra propuesta didáctica favorecerá en gran
medida la consecución de los objetivos marcados.
ÍNDICE

Tema 1. La Constitución Española de 1978. Valores superiores y principios ins-


piradores. Derechos y libertades. Garantías y casos de suspensión........................... 13

Tema 2. Organización territorial del Estado: las Comunidades Autónomas. Fun-


damento constitucional. Los Estatutos de Autonomía. Delimitación de las funciones y
competencias del Estado y de las Comunidades Autónomas. La Administración Local:
Tipología de los Entes Locales............................................................................... 63

Tema 3. La Comunidad Autónoma de Andalucía: Antecedentes histórico-cultu-


rales. El Estatuto de Autonomía para Andalucía: Fundamento, estructura y contenido
básico. Competencias de la Comunidad Autónoma. Reforma del Estatuto................. 89

Tema 4. Organización Institucional de la comunidad Autónoma de Andalucía.


El Parlamento de Andalucía. El Presidente de la Junta de Andalucía y el Consejo de
gobierno. El Poder Judicial en Andalucía. Otras Instituciones de autogobierno............ 137

Tema 5. Organización de la Administración de la Junta de Andalucía: principios


de organización, actuación y atención ciudadana. Organización central y territorial de
la Administración de la Junta de Andalucía. Entidades instrumentales de la Adminis-
tración de la Junta de Andalucía............................................................................ 213

Tema 6. El Derecho Administrativo. La Ley. El Reglamento. El acto administra-


tivo. La forma de los actos administrativos. La motivación, la notificación y la publica-
ción. Eficacia y validez de los actos administrativos. Los recursos administrativos....... 303

Tema 7. El procedimiento administrativo común en la Ley de Régimen Jurídi-


co de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común. Los
principios generales. Las fases del procedimiento. Derechos de los ciudadanos en el
procedimiento..................................................................................................... 359
Tema 8. Normativa sobre Igualdad y de Género. Igualdad de Género: conceptos
generales. Violencia de género: conceptos generales. Publicidad institucional e ima-
gen pública no sexista.......................................................................................... 405

Tema 9. La Igualdad de Género en las Políticas Públicas: concepto de enfoque


de género y transversalidad. La integración de la transversalidad en la Junta de Anda-
lucía................................................................................................................... 447

Tema 10. El presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía. Concepto y


estructura. Fases del ciclo presupuestario. La ejecución del presupuesto de la Comuni-
dad Autónoma: el procedimiento general, fases, órganos competentes y documentos
contables............................................................................................................ 465

Tema 11. La función pública en la Administración de la Junta de Andalucía. Ad-


quisición y pérdida de la relación de servicio en la Administración General de la Junta
de Andalucía. La carrera profesional y la promoción interna. La provisión de puestos de
trabajo. Situaciones administrativas. Derechos y deberes de los empleados públicos.
Régimen disciplinario........................................................................................... 499

Tema 12. El sistema español de seguridad social. El régimen general. Afiliación


de trabajadores: altas, bajas, forma de practicarse y plazos. Cotización: bases y tipos.
La recaudación de cuotas. Otros regímenes de previsión social del personal al servicio
de la Junta de Andalucía...................................................................................... 617
Área Jurídico
Administrativa
General
TEMA
1

La Constitución Española de 1978.


Valores superiores y principios
inspiradores. Derechos y libertades.
Garantías y casos de suspensión

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 13


La Constitución Española de 1978

ESQUEMA INICIAL

1. La Constitución Española de 1978. Valores superiores y principios inspira-


dores. El Estado social y democrático de Derecho
  1.1. Introducción
  1.2. Caracteres
  1.3. Estructura
  1.4. Preámbulo
  1.5. Título preliminar
  1.6. Título primero
  1.7. Título segundo
  1.8. Título tercero
  1.9. Título cuarto
1.10. Título quinto
1.11. Título sexto
1.12. Título séptimo
1.13. Título octavo
1.14. Título noveno
1.15. Título décimo
1.16. Disposiciones adicionales y transitorias
1.17. Disposición derogatoria
1.18. Disposición final

2. Derechos y deberes fundamentales; las libertades públicas. Garantías y res-


tricciones
2.1. Introducción
2.2. Derechos
2.3. Deberes de los españoles
2.4. Garantías de los derechos y libertades
2.5. Suspensión de los derechos y libertades

14 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

1. LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978. valores


superiores y principios inspiradores. el estado social
y democrático de derecho

1.1. INTRODUCCIÓN
Proclamado Rey de España JUAN CARLOS I DE BORBÓN, tras la muerte de FRANCO, el siste-
ma de Leyes Fundamentales que regía el anterior régimen político, se mostró inapropiado para la
efectiva implantación de un Estado de Derecho y, consiguientemente, de un régimen democráti-
co, en la forma en que este se entiende en los países occidentales y en la teoría constitucional.
Por ello, utilizando el resorte del referéndum, se aprobó, como nueva Ley Fundamental, la Ley
para la Reforma Política (Ley 1/1977, de 4 de enero), que modificó sustancialmente los esque-
mas de las anteriores Leyes Fundamentales, abriendo la vía para la instauración de un sistema
político pluralista, con claro protagonismo de los partidos políticos.
Acto seguido, el 15 de junio de 1977, se celebraron elecciones generales para Cortes, sin
que en momento alguno se planteara, al menos formalmente, su carácter de constituyentes. No
obstante, a la vista de la citada inadecuación de las Leyes Fundamentales, las nuevas Cortes ele-
gidas democráticamente y representativas del pluripartidismo existente, asumieron como misión
fundamental la elaboración de una Constitución.
Para ello, en el seno de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Congreso de los Diputa-
dos, se designó una Ponencia Constitucional encargada de redactar el Proyecto de Constitución.
Tras la pertinente tramitación parlamentaria, ambas Cámaras (Congreso de los Diputados y
Senado), por separado, aprobaron el texto de la Constitución el 31 de octubre de 1978.
Posteriormente, el 6 de diciembre siguiente, se aprobó en referéndum, sancionándolo y
promulgándolo el Rey el 27 del mismo mes y año, y publicándose en el Boletín Oficial del Estado
el 29 de diciembre de 1978, entrando en vigor ese mismo día, a tenor de lo dispuesto en su
Disposición Final.

1.2. CARACTERES
La Constitución (CE, en adelante) se caracteriza por:
a) Su codificación en un solo texto, es decir, es una Constitución cerrada, a diferencia de
las Leyes Fundamentales que vino a sustituir.
b) Su extensión, fruto de su propio pragmatismo, a diferencia de otras Constituciones oc-
cidentales, de breve contenido y, por lo mismo, más flexibles a los cambios y evolución
política de los regímenes a que se aplican.
La extensión se debe, además, al laborioso consenso entre las distintas fuerzas políticas
al elaborarla, lo que ha quedado reflejado en numerosos artículos del texto constitucio-
nal, señaladamente en el 2, como se expondrá.
La contrapartida a esta extensión y a su carácter consensuado es la dificultad en su
interpretación y aplicación, resultando fundamental, a estos efectos, la intervención del
Tribunal Constitucional, intérprete supremo de la Constitución, según el art. 1 de su Ley
reguladora (la Ley Orgánica 2/1979, de 3 de octubre), que ha venido depurando, con la
doctrina contenida en sus pronunciamientos, su alcance y significado.
c) Su rigidez, es decir, la imposibilidad de modificarla a través de procedimientos legislativos ordi-
narios, regulando su Título X los mecanismos de reforma en la forma que después se estudiará.
d) El establecimiento, como forma política del Estado, de la monarquía parlamentaria.
e) La configuración del Estado como unitario regionalizado y no federal.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 15


La Constitución Española de 1978

Finalmente, la CE, aunque no exenta de originalidad, se ha basado en otras Constituciones


históricas, como la Española de 9 de diciembre de 1931, y de nuestro entorno, como la Ley
Fundamental de Bonn de 1949, la Constitución Italiana de 1947, etc., sin olvidar textos inter-
nacionales como la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Convenio Europeo para la
Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, adoptado en Roma el
4 de noviembre de 1950, entre otros.

1.3. ESTRUCTURA
Nuestra Constitución, como las Constituciones de la mayor parte de los países europeos y
americanos, consta de un preámbulo, una parte dogmática, una parte orgánica, una regulación
de las garantías de su mantenimiento y de los procedimientos para, excepcionalmente, proceder
a su reforma o revisión, y de un sector dedicado a la estructura socioeconómica del Estado (que
podría llamarse Derecho Constitucional Socioeconómico).
Su estructuración concreta se lleva a cabo a través de:
1. El Preámbulo.
2. Ciento sesenta y nueve artículos, repartidos en un Título Preliminar y otros diez Títulos más.
3. Cuatro Disposiciones Adicionales.
4. Nueve Disposiciones Transitorias.
5. Una Disposición Derogatoria.
6. Una Disposición Final.
Remitiéndonos a los siguientes epígrafes de este Tema y a otros Temas del programa, en
cuanto su desarrollo, exponemos, a continuación, una somera idea del contenido de la CE, con
especial referencia a los principios generales recogidos en el Título Preliminar.

1.4. PREÁMBULO
Es muy breve, pero constituye una declaración solemne y de gran fuerza política.
Deja traslucir, como ha señalado el Profesor ALZAGA VILLAAMIL, una filosofía de la libertad y
un horizonte de una sociedad democrática más progresiva.
Resume o incorpora ideas que están plasmadas en forma dispositiva en numerosos artículos
de la Constitución.
Se trata, en definitiva, de un texto sin fuerza jurídica de obligar, aunque con un gran valor
declaratorio-político, constituyendo, en cuanto declaración solemne de intenciones que formula
colectivamente el poder constituyente, un factor decisivo o de la mayor importancia a la hora de
interpretar rectamente el contenido normativo de nuestra Ley política fundamental.
En el mismo se manifiesta que «la Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la
seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:
Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes, conforme a un
orden económico y social justo.
Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la Ley como expresión de la
voluntad popular.
Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos,
sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

16 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna ca-
lidad de vida.
Establecer una sociedad democrática avanzada.
Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre
todos los pueblos de la Tierra».

1.5. TÍTULO PRELIMINAR


Podría calificarse como la «antesala» de la Constitución, en la que se han recogido preceptos
de importancia capital, como los arts. 1, 2 y 9, junto a otros preceptos que no han encontrado
una incardinación a lo largo del texto constitucional, y que, por su generalidad, se han agrupado
bajo esta rúbrica.
En efecto:
1. El art. 1 define el tipo de Estado de Derecho por el que se opta (Estado social y democrá-
tico de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la
libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político), enuncia el titular de la soberanía
(el pueblo español) y consagra la llamada forma política del Estado (la Monarquía Parla-
mentaria).
En este contexto, como manifestaciones del Estado de Derecho recogidas en la CE,
deben señalarse:
a) El imperio de la Ley, al que se refiere, además del Preámbulo en la forma expuesta,
el art. 9,3.º cuando dice que la Constitución garantiza el principio de legalidad; el
art. 97, al señalar que el Gobierno ejerce sus funciones de acuerdo con la Consti-
tución y las Leyes, y el art. 103,1.º al establecer que la Administración actúa con
sometimiento pleno a la Ley y al Derecho.
b) La división de poderes, prefigurada por CHARLES LOUIS DE SECONDAT, BARÓN DE
LA BREDE ET DE MONTESQUIEU, en 1748, en su obra «De l’Esprit des Lois» y reco-
gida por la CE en sus arts. 66,2.º, que dispone que «las Cortes Generales ejercen
la potestad legislativa» y «controlan la acción del Gobierno»; 97, al prescribir que «el
Gobierno dirige la política interior y exterior, la Administración civil y militar y la de-
fensa del Estado. Ejerce la función ejecutiva y la potestad reglamentaria de acuerdo
con la Constitución y las Leyes», y 117,1.º, cuando señala que «la justicia emana del
pueblo y se administra en nombre del Rey por Jueces y Magistrados integrantes del
Poder Judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente
al imperio de la Ley».
c) El principio de legalidad en la actuación administrativa, al que se ha hecho referencia.
d) El reconocimiento formal de los derechos y libertades, a lo que se dedicará un epí-
grafe concreto de este Tema.
Por su parte, como manifestaciones del Estado Social de Derecho, deben citarse, ade-
más del principio de igualdad recogido en los arts. 9,2.º y 14, los llamados derechos
económicos y sociales, a los que se refiere el Capítulo Tercero del Título I de la CE, y la
denominada Constitución económica, plasmada en el Título VII a la que aludiremos más
adelante.
Finalmente, como expresión del Estado Democrático de Derecho, debe hacerse mención
al reconocimiento de la soberanía popular, manifestado en el art. 1,2.º: «la soberanía
nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado», en el art.
66,1.º: «las Cortes representan al pueblo español» y en el art. 117: «la justicia emana
del pueblo». Asimismo, debe citarse la aceptación del pluralismo político y social, de la
que son claros exponentes los arts. 6 y 7 CE, la participación de los ciudadanos en los

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 17


La Constitución Española de 1978

asuntos públicos, reflejada esencialmente en el art. 23,1.º, así como en los arts. 29
(derecho de petición), 87,3.º (iniciativa legislativa popular), 105 (participación en los
procedimientos administrativos), 125 (participación en la administración de la justicia) y
92, 167 y 168 (que recogen la figura del referéndum).
En cuanto a los valores superiores del ordenamiento jurídico, como ha indicado PECES-
BARBA, constituyen la meta del Estado y del Derecho que pretende el Constituyente de
1978, siendo el punto de partida de todo el resto del ordenamiento jurídico, en el sentido
de que suponen el marco, el límite y el objetivo a alcanzar por el ordenamiento, al que
tienen que acoplarse todas las demás normas y al que tienen que ajustar su actuación
todos los operadores jurídicos.
Estos valores enunciados en el art. 1 se han plasmado a lo largo del texto constitucional
en la forma que sigue:
a) El valor libertad, en el Título I, que regula los derechos y deberes fundamentales,
fundamento del orden político y de la paz social (art. 10,1.º CE).
b) El valor justicia se concreta constitucionalmente en los Títulos VI, relativo al Poder
Judicial, y IX, sobre el Tribunal Constitucional.
c) El valor igualdad se positiviza en los arts. 9,2.º y 14 CE.
d) El valor pluralismo político es recogido en los arts. 6 y 7 CE.
2. El art. 2 encierra la transacción más discutida de cuantas han sido acogidas en el articu-
lado de la CE, estableciendo que «la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad
de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y
garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la
solidaridad entre todas ellas».
La concreción de este artículo se efectúa en el Título VIII CE: «De la Organización Territo-
rial del Estado».
3. El art. 9, que, tras señalar la sujeción de los ciudadanos y de los poderes públicos a la
Constitución y al resto del ordenamiento jurídico, e impeler a los segundos a velar por la
libertad e igualdad del individuo y de los grupos en que se integra, así como a facilitar
la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social,
declara solemnemente los principios de nuestro ordenamiento jurídico, estableciendo
como tales los de:
a) Legalidad.
b) Jerarquía normativa.
c) Publicidad de las normas.
d) Irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de
derechos individuales.
e) Seguridad jurídica.
f) Responsabilidad e interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos.
Los restantes artículos de este Título Preliminar tratan de:
1. El castellano como lengua española oficial del Estado, que todos los españoles tienen el
deber de conocer y el derecho de usar, así como las restantes lenguas españolas, que
serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas (art. 3).
En relación con esta previsión constitucional, debe tenerse en cuenta la Carta Europea
de las Lenguas Regionales o Minoritarias, de 5 de noviembre de 1992, ratificada por Es-
paña por Instrumento de ratificación de 2 de febrero de 2001. Asimismo, hay que hacer
notar que por el Real Decreto 905/2007, de 6 de julio, se han creado el Consejo de la
Lenguas Oficiales en la Administración General del Estado y la Oficina para las Lenguas
Oficiales.

18 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

2. La bandera de España (formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja) y las
banderas y enseñas propias de las Comunidades Autónomas (que estas utilizarán junto
a la española en sus edificios públicos y actos oficiales) (art. 4).
3. Madrid como capital del Estado (art. 5).
4. Los partidos políticos, que expresan el pluralismo político, concurren a la formación y ma-
nifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación
política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Cons-
titución y a la Ley, y su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos
(art. 6). Sobre los mismos, habrá que estar a lo dispuesto por la Ley Orgánica 6/2002,
de 27 de junio, de Partidos Políticos (modificada por la Ley Orgánica 3/2011, de 28 de
enero, por la que se modifica la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Elec-
toral General), así como por la Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, sobre financiación de
los partidos políticos (sustancialmente modificada por la Ley Orgánica 5/2012, de 22 de
octubre, de reforma de la Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, sobre financiación de los
partidos políticos), debiendo hacerse mención a la Ley 43/1998, de 15 de diciembre,
de restitución o compensación a los Partidos Políticos de bienes y derechos incautados
en aplicación de la normativa sobre responsabilidades políticas del período 1936-1939,
modificada por la Ley 50/2007, de 26 de diciembre.
5. Los Sindicatos de trabajadores y las Asociaciones empresariales, que contribuyen a la
defensa y promoción de los intereses económicos y sociales que les son propios, con
igual pronunciamiento que el de los partidos políticos en cuanto a su creación, ejercicio,
estructura interna y funcionamiento (art. 7).
6. Las Fuerzas Armadas, que tienen como misión garantizar la soberanía e independencia
de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional (art. 8), en
relación con las cuales ha de tenerse en cuenta la Ley Orgánica 13/1985, de 9 de di-
ciembre, del Código Penal Militar (parcialmente modificada por la Ley Orgánica 7/2007,
de 2 de julio, así como por la Ley Orgánica 12/2007, de 22 de octubre, del régimen
disciplinario de la Guardia Civil), la Ley Orgánica 8/1998, de 2 de diciembre, de Régi-
men Disciplinario de las Fuerzas Armadas (también afectada por la citada Ley Orgánica
7/2007, de 2 de julio), la Ley 17/1999, de 18 de mayo, de Régimen de Personal de las
Fuerzas Armadas (modificada por la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera
militar –a su vez modificada por la Ley 26/2009, de 23 de diciembre, de Presupuestos
Generales del Estado para el año 2010, por la Ley 39/2010, de 22 de diciembre, de
Presupuestos Generales del Estado para el año 2011, por la Ley Orgánica 9/2011, de
27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, y por la Ley
26/2011, de 1 de agosto, de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre
los Derechos de las Personas con Discapacidad– y parcialmente derogada por la citada
Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, y que, como otras muchas disposiciones a las que
haremos mención en este Temario, ha sido modificada por la Ley Orgánica 3/2007, de
22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, y por la Ley 2/2008, de 23
de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2009), la Ley Orgánica
5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional, dictada en desarrollo de este
art. 8 CE, la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinería (que ha afectado a la Ley
17/1999, de 18 de mayo, y que, a su vez, ha sido modificada por la citada Ley 39/2007,
de 19 de noviembre, así como por la citada Ley 2/2008, de 23 de diciembre y por la ci-
tada Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio), y la reiterada Ley Orgánica 9/2011, de 27 de
julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, desarrollada por el
Real Decreto 910/2012, de 8 de junio, por el que se aprueba el Reglamento del Consejo
de Personal de las Fuerzas Armadas. Junto a ellas, ha de mencionarse el Real Decreto
308/2007, de 2 de marzo, sobre organización y funcionamiento de las Delegaciones de
Defensa, el Real Decreto 787/2007, de 15 de junio, por el que se regula la estructura
operativa de las Fuerzas Armadas, el Real Decreto 789/2007, de 15 de junio, por el que
se modifica el Reglamento de retribuciones del personal de las Fuerzas Armadas, apro-
bado por el Real Decreto 1314/2005, de 4 de noviembre, el Real Decreto 96/2009, de

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 19


La Constitución Española de 1978

6 de febrero, por el que se aprueban las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas, el
Real Decreto 35/2010, de 15 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de ingreso
y promoción y de ordenación de la enseñanza de formación en las Fuerzas Armadas (par-
cialmente modificado por el Real Decreto 418/2011, de 25 de marzo), el Real Decreto
194/2010, de 26 de febrero, por el que se aprueban las Normas sobre seguridad en las
Fuerzas Armadas, el Real Decreto 684/2010, de 20 de mayo, por el que se aprueba el
Reglamento de Honores Militares, el Real Decreto 711/2010, de 28 de mayo, por el que
se aprueba el Reglamento de especialidades fundamentales de las Fuerzas Armadas, el
Real Decreto 383/2011, de 18 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento de Re-
servistas de las Fuerzas Armadas, y el Real Decreto 456/2011, de 1 de abril, por el que
se aprueba el Reglamento de destinos del personal militar profesional.

1.6. TÍTULO PRIMERO


Trata de los derechos y deberes fundamentales, comenzando por la declaración general del
art. 10, conforme al cual:
1. La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desa-
rrollo de la personalidad, el respeto a la Ley y a los derechos de los demás son el funda-
mento del orden político y de la paz social.
2 Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución
reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Hu-
manos y los Tratados y Acuerdos Internacionales sobre las mismas materias ratificados por
España.
Junto a estas normas, hay que tener en cuenta lo dispuesto por el art. 2 de la Ley Orgánica
1/2008, de 30 de julio, por la que se autoriza la ratificación por España del Tratado de Lisboa,
por el que se modifican el Tratado de la Unión Europea y el Tratado Constitutivo de la Comunidad
Europea, firmado en la capital portuguesa el 13 de diciembre de 2007, según el cual a tenor de
lo dispuesto en el párrafo segundo del artículo 10 de la Constitución española, y en el apartado
8 del artículo 1 del Tratado de Lisboa, las normas relativas a los derechos fundamentales y a las
libertades que la Constitución reconoce se interpretarán también de conformidad con lo dispuesto
en la Carta de los Derechos Fundamentales publicada en el «Diario Oficial de la Unión Europea»
de 14 de diciembre de 2007.
Los restantes artículos se agrupan en los siguientes cinco capítulos:
a) El Capítulo Primero, dedicado a los españoles y extranjeros, con tres artículos que tratan,
respectivamente, de:
1. La nacionalidad española, que se adquiere, se conserva y se pierde de acuerdo con
lo establecido en la Ley, sin que ningún español de origen pueda ser privado de la
misma (art. 11).
2. La mayoría de edad de los españoles a los dieciocho años (art. 12).
3. Los derechos y libertades de los extranjeros en España, similares a los de los espa-
ñoles en los términos que establezcan los tratados y las leyes, que han sido regula-
dos por la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los
extranjeros en España y su integración social (profundamente modificada por la Ley
Orgánica 8/2000, de 22 de diciembre –parcialmente declarada inconstitucional por
las Sentencias 260 a 265/2007, de 20 de diciembre, del Tribunal Constitucional–,
así como por la Ley Orgánica 11/2003, de 29 de septiembre, de medidas concretas
en materia de seguridad ciudadana, violencia doméstica e integración social de los
extranjeros; también sustancialmente, por la Ley Orgánica 14/2003, de 20 de no-
viembre, de Reforma de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y
libertades de los extranjeros en España y su integración social, modificada por la Ley
Orgánica 8/2000, de 22 de diciembre; de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora

20 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

de las Bases del Régimen Local; de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Ré-


gimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo
Común, y de la Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal; en profundi-
dad, por la Ley Orgánica 2/2009, de 11 de diciembre; por la Ley Orgánica 10/2011,
de 27 de julio, de modificación de los artículos 31 bis y 59 bis de la Ley Orgánica
4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y
su integración social; por el Real Decreto-Ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas
urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar
la calidad y seguridad de sus prestaciones, y por la Ley Orgánica 4/2013, de 28 de
junio, de reforma del Consejo General del Poder Judicial, por la que se modifica la
Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, y afectada por la Ley 2/2012,
de 29 de junio, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2012 y por la
Ley 17/2012, de 27 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el
año 2013, que han suspendido la aplicación en 2012 y 2013, respectivamente,
del art. 2 ter.4 de esta Ley) y cuyo Reglamento de ejecución se ha aprobado por el
Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de la
Ley Orgánica 4/2000, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su
integración social, tras su reforma por Ley Orgánica 2/2009 (declarado parcialmente
nulo por Sentencias de 12 de marzo y de 11 de junio de 2013, de la Sala Tercera
del Tribunal Supremo), junto al que debe tener en cuenta el Real Decreto 3/2006,
de 16 de enero, por el que se regula la composición, competencias y régimen de
funcionamiento del Foro para la integración social de los inmigrantes (parcialmente
modificado por el Real Decreto 1164/2009, de 10 de julio), incorporándose, aten-
diendo a criterios de reciprocidad y en los términos que establezca un tratado o una
ley, además del derecho de sufragio activo, el sufragio pasivo (o posibilidad de ser
elegido) en las elecciones municipales, como consecuencia de la reforma parcial
de la Constitución, de 27 de agosto de 1992, llevada a efecto para posibilitar la
adhesión al Tratado de Maastricht. Asimismo, ha de tenerse en cuenta la Ley Orgá-
nica 13/2007, de 19 de noviembre, para la persecución extraterritorial del tráfico
ilegal o la inmigración clandestina de personas. En cuanto a la extradición, que sólo
se concederá en cumplimiento de un tratado o de la ley, atendiendo al principio de
reciprocidad y de la que quedan excluidos los delitos políticos, no considerándose
como tales los actos de terrorismo (regulada –la extradición pasiva– por Ley 4/1985,
de 21 de marzo, modificada por la Ley 13/2009, de 3 de noviembre, de reforma de
la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial), y el derecho
de asilo en España a favor de ciudadanos de otros países y de los apátridas (regu-
lado por la Ley 12/2009, de 30 de octubre, reguladora del derecho de asilo y de la
protección subsidiaria) (art. 13).
b) El Capítulo Segundo, que se dedica a los derechos y libertades, de los que, junto a los
restantes Capítulos de este Título Primero, trataremos más adelante en este Tema.
c) El Capítulo Tercero, que trata de los principios rectores de la política social y económica,
consagrando los llamados derechos sociales.
d) El Capítulo Cuarto, que versa sobre las garantías de las libertades y derechos fundamen-
tales, regulando la figura del Defensor del Pueblo.
e) El Capítulo Quinto, finalmente, que se dedica a la suspensión de los derechos y liberta-
des en los estados de excepción y sitio, así como en la actuación contra bandas armadas
o elementos terroristas.

1.7. TÍTULO SEGUNDO


Trata «de la Corona», regulándose la figura del Rey, la sucesión a la Corona, la Regencia, las
funciones del Rey, etc.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 21


La Constitución Española de 1978

1.8. TÍTULO TERCERO


Trata «de las Cortes Generales», constando de tres Capítulos relativos a las Cámaras (Congre-
so de los Diputados y Senado), la elaboración de las Leyes y los Tratados Internacionales.

1.9. TÍTULO CUARTO


Trata «del Gobierno y de la Administración» y regula la composición y funciones del Gobierno,
su nombramiento, cese, responsabilidad, etc.

1.10. TÍTULO QUINTO


Trata «de las relaciones entre el Gobierno y las Cortes Generales», regulando la responsa-
bilidad política del Gobierno, las mociones, interpelaciones y preguntas al mismo, así como los
estados de alarma, excepción y sitio.

1.11. TÍTULO SEXTO


Trata «del Poder Judicial», regulando sus funciones y las de su órgano de gobierno: el Consejo
General del Poder Judicial.

1.12. TÍTULO SÉPTIMO


Trata «de la Economía y Hacienda», regulando lo que se ha venido a llamar el Derecho Cons-
titucional Socioeconómico.
Al efecto, bajo la denominación de Constitución Económica o Derecho Constitucional Eco-
nómico, acuñada por BECKERATH en 1932, se ha designado a una serie de preceptos de las
Constituciones posteriores a 1917 donde se tratan cuestiones económicas. No ya el derecho de
propiedad y las libertades de comercio e industria, que es lo que habían hecho las Constituciones
del siglo XIX, sino, como ha señalado HERRERO RODRÍGUEZ DE MIÑÓN, la intervención del Estado
en la economía, para posibilitarla, para orientarla y para limitarla.
La Constitución española no es ajena a esta tendencia, consagrando a la Economía y Hacien-
da su Título VII, sin que pueda omitirse, al respecto, también, el estudiado Capítulo III del Título
I («de los principios rectores de la política social y económica»), así como algunos preceptos de
la Sección Segunda del Capítulo Segundo de este Título I, como los arts. 31, 32, 35, 37 y 38.
En concreto, la regulación de la Constitución española se contiene en los siguientes pre-
ceptos:
A) El art. 128 subordina al interés general toda la riqueza del país en sus distintas formas
y sea cual fuere su titularidad, lo que debe relacionarse con el derecho a la propiedad
privada y a la herencia que, como se ha expuesto, está delimitado en su contenido por
la función social que debe cumplir, permitiéndose a la Administración la privación a los
particulares de sus bienes y derechos por causa justificada de utilidad pública e interés
social, mediante la correspondiente indemnización, y de conformidad con lo dispuesto
en las Leyes (art. 33).
Asimismo, reconoce este art. 128 la iniciativa pública en la actividad económica, pu-
diéndose reservar mediante Ley al sector público recursos o servicios esenciales, es-
pecialmente en caso de monopolio y acordar la intervención de empresas cuando así
lo exigiere el interés general. Este artículo está íntimamente relacionado con el art. 38,
que reconoce la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado, corres-

22 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

pondiendo a los poderes públicos garantizar y proteger su ejercicio y la defensa de la


productividad, de acuerdo con las exigencias de la economía general y, en su caso, de
la planificación.
B) El art. 129, tras indicar que la Ley establecerá las formas de participación de los intere-
sados en la Seguridad Social y en la actividad de los organismos públicos cuya función
afecte directamente a la calidad de la vida o al bienestar social, dispone que «los poderes
públicos promoverán eficazmente las diversas formas de participación en la empresa y
fomentarán, mediante una legislación adecuada, las sociedades cooperativas. También
establecerán los medios que faciliten el acceso de los trabajadores a la propiedad de
los medios de producción». Al efecto, debe tenerse en cuenta, además de la normativa
laboral, la Ley 31/2006, de 18 de octubre, sobre implicación de los trabajadores en
las sociedades anónimas y cooperativas europeas, parcialmente modificada por la Ley
3/2009, de 3 de abril, sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles.
C) El art. 130 obliga a los poderes públicos a atender a la modernización y desarrollo de
todos los sectores económicos y, en particular, de la agricultura, de la ganadería, de la
pesca y de la artesanía, a fin de equiparar el nivel de vida de todos los españoles. Con el
mismo fin, se dispensará un tratamiento especial a las zonas de montaña.
En desarrollo de este artículo se ha promulgado la Ley 38/1994, de 30 de diciembre,
reguladora de las organizaciones interprofesionales agroalimentarias (cuyo Reglamento de
desarrollo se aprobó por el Real Decreto 705/1997, de 16 de mayo, modificado por
el Real Decreto 1668/2009, de 6 de noviembre), así como la Ley 19/1995, de 4 de
julio, de Modernización de las Explotaciones Agrarias (parcialmente modificada por la Ley
35/2011, de 4 de octubre, sobre titularidad compartida de las explotaciones agrarias,
junto a la que debe tenerse en cuenta el Real Decreto 297/2009, de 6 de marzo, sobre
titularidad compartida en las explotaciones agrarias), la Ley 45/2007, de 13 de diciem-
bre, para el desarrollo sostenible del medio rural (que ha modificado a la anterior), la Ley
Orgánica 16/2007, de 13 de diciembre, complementaria de la citada Ley 45/2007, la Ley
10/2009, de 20 de octubre, de creación de órganos consultivos del Estado en el ámbito
agroalimentario y de determinación de las bases de representación de las organizaciones
profesionales agrarias (que ha modificado a las citadas Leyes 19/1995 y 45/2007, y cuyo
Reglamento de desarrollo se ha aprobado por el Real Decreto 822/2010, de 25 de junio),
la Ley 3/2001, de 26 de marzo, de Pesca Marítima del Estado, y la Ley 41/2010, de 29 de
diciembre, de protección del medio marino (derogada parcialmente por el Real Decreto-ley
7/2013, de 28 de junio, de medidas urgentes de naturaleza tributaria, presupuestaria y de
fomento de la investigación, el desarrollo y la innovación).
D) El art. 131 trata de la planificación de la actividad económica, que podrá hacer el Esta-
do, mediante Ley, con el fin de atender a las necesidades colectivas, equilibrar y armoni-
zar el desarrollo regional y sectorial y estimular el crecimiento de la renta y de la riqueza
y su más justa distribución. El Gobierno elaborará los proyectos de planificación, de
acuerdo con las previsiones que le sean suministradas por las Comunidades Autónomas
y el asesoramiento y colaboración de los sindicatos y otras organizaciones profesionales,
empresariales y económicas, a cuyos efectos se constituirá un Consejo, cuya composi-
ción y funciones se desarrollarán por Ley.
E) El art. 132 versa sobre los bienes de dominio público y comunales, cuya regulación legal
se inspirará en los principios de inalienabilidad, imprescriptibilidad e inembargabilidad,
así como su desafectación.
Se consideran bienes de dominio público estatal los que determine la Ley y, en todo
caso, la zona marítimo-terrestre, las playas, el mar territorial y los recursos naturales de
la zona económica y la plataforma continental.
Por Ley se regularán el Patrimonio del Estado (sobre lo que habrá que estar a la Ley
33/2003, de 3 de noviembre, del Patrimonio de las Administraciones Públicas, par-
cialmente modificada por la Ley 62/2003, de 30 de diciembre, de medidas fiscales,

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 23


La Constitución Española de 1978

administrativas y del orden social, por la Ley 5/2006, de 10 de abril, de regulación de


los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno y de los Altos Cargos de la
Administración General del Estado; por el reiterado Real Decreto Legislativo 2/2008,
de 20 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Suelo; por la
mencionada Ley 2/2012, de 29 de junio, y por la citada Ley 8/2013, de 26 de junio,
que ha afectado también al Real Decreto Legislativo 2/2008), y desarrollada por el Real
Decreto 1373/2009, de 28 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento General de
la Ley 33/2003, de 3 de noviembre, del Patrimonio de las Administraciones Públicas, y
el Patrimonio Nacional (regulado por la Ley 23/1982, de 16 de junio, modificada por la
Ley 44/1995, de 27 de diciembre, así como por la Ley 13/1996, de 30 de diciembre, de
Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, y cuyo Reglamento se aprobó por el
Real Decreto 496/1987, de 18 de marzo, sucesivamente modificado con posterioridad),
su administración, defensa y conservación.
F) El art. 133, íntimamente relacionado con el art. 31, se refiere a la potestad tributaria,
reservando en exclusiva al Estado y mediante Ley de Cortes Generales la potestad origi-
naria para establecer los tributos.
En este contexto, las Comunidades Autónomas y las Corporaciones Locales sólo podrán
establecer y exigir los tributos que previamente haya creado el Estado, de acuerdo con la
Constitución y las Leyes.
Por otra parte, todo beneficio fiscal que afecte a los tributos del Estado deberá estable-
cerse en virtud de Ley. Finalmente, las Administraciones Públicas sólo podrán contraer
obligaciones financieras y realizar gastos de acuerdo con las Leyes.
En relación con esta materia, debe hacerse mención a la Ley 58/2003, de 17 de diciem-
bre, General Tributaria, antes aludida, junto a la que ha de hacerse mención al Real De-
creto 1676/2009, de 13 de noviembre, por el que se regula el Consejo para la Defensa
del Contribuyente.
G) El art. 134 trata de los Presupuestos Generales del Estado, como instrumento de la
política económica, cuyo examen, enmienda y aprobación corresponde a las Cortes Ge-
nerales, siendo competencia del Gobierno la aprobación del Proyecto de Ley de Presu-
puestos, así como la ejecución de los mismos.
Sobre esta materia debe estarse a lo dispuesto por la Ley 47/2003, de 26 de noviembre,
General Presupuestaria, modificada, entre otras, por la Ley 2/2004, de 27 de diciembre,
de Presupuestos Generales del Estado para el año 2005; por la Ley 22/2005, de 18 de
noviembre, por la que se incorporan al ordenamiento jurídico español diversas directivas
comunitarias en materia de fiscalidad de productos energéticos y electricidad y del régimen
fiscal común aplicable a las sociedades matrices y filiales de estados miembros diferentes,
y se regula el régimen fiscal de las aportaciones transfronterizas a fondos de pensiones en
el ámbito de la Unión Europea; por la Ley 30/2005, de 29 de diciembre, de Presupues-
tos Generales del Estado para el año 2006; por la Ley 42/2006, de 28 de diciembre, de
Presupuestos Generales del Estado para 2007; por la Ley 30/2007, de 30 de octubre, de
Contratos del Sector Público, por la Ley 51/2007, de 26 de diciembre, de Presupuestos
Generales del Estado para el año 2008; por la citada Ley 2/2008, de 23 de diciembre; por
la Ley 26/2009, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año
2010; por el Real Decreto-Ley 8/2010, de 20 de mayo, por el que se adoptan medidas
extraordinarias para la reducción del déficit público; por la Ley 39/2010, de 22 de diciem-
bre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2011; por la Ley 2/2011, de 4 de
marzo, de Economía Sostenible; por el Real Decreto-ley 18/2011, de 18 de noviembre,
por el que se regulan las bonificaciones de cuotas a la Seguridad Social de los contratos
de trabajo celebrados con personas con discapacidad por la Organización Nacional de
Ciegos Españoles (ONCE) y se establecen medidas de Seguridad Social para las personas
trabajadoras afectadas por la crisis de la bacteria “E.coli”; por la reiterada Ley 2/2012, de
29 de junio, y por la también citada Ley 8/2013, de 26 de junio.

24 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

H) El art. 135, que ha sido modificado por la última reforma de la Constitución, de 27 de


septiembre de 2011, y que ha sido desarrollado por la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de
abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, dispone que:
1. Todas las Administraciones Públicas adecuarán sus actuaciones al principio de esta-
bilidad presupuestaria.
2. El Estado y las Comunidades Autónomas no podrán incurrir en un déficit estructural
que supere los márgenes establecidos, en su caso, por la Unión Europea para sus
Estados Miembros.
Una ley orgánica fijará el déficit estructural máximo permitido al Estado y a las Co-
munidades Autónomas, en relación con su producto interior bruto. Las Entidades
Locales deberán presentar equilibrio presupuestario.
3. El Estado y las Comunidades Autónomas habrán de estar autorizados por ley para
emitir deuda pública o contraer crédito.
Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las
Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus
presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta. Estos créditos no podrán ser
objeto de enmienda o modificación, mientras se ajusten a las condiciones de la ley
de emisión.
El volumen de deuda pública del conjunto de las Administraciones Públicas en rela-
ción con el producto interior bruto del Estado no podrá superar el valor de referencia
establecido en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.
4. Los límites de déficit estructural y de volumen de deuda pública sólo podrán su-
perarse en caso de catástrofes naturales, recesión económica o situaciones de
emergencia extraordinaria que escapen al control del Estado y perjudiquen con-
siderablemente la situación financiera o la sostenibilidad económica o social del
Estado, apreciadas por la mayoría absoluta de los miembros del Congreso de los
Diputados.
5. Una ley orgánica desarrollará los principios a que se refiere este artículo, así como
la participación, en los procedimientos respectivos, de los órganos de coordinación
institucional entre las Administraciones Públicas en materia de política fiscal y finan-
ciera. En todo caso, regulará:
a) La distribución de los límites de déficit y de deuda entre las distintas Administra-
ciones Públicas, los supuestos excepcionales de superación de los mismos y la
forma y plazo de corrección de las desviaciones que sobre uno y otro pudieran
producirse.
b) La metodología y el procedimiento para el cálculo del déficit estructural.
c) La responsabilidad de cada Administración Pública en caso de incumplimiento
de los objetivos de estabilidad presupuestaria.
6. Las Comunidades Autónomas, de acuerdo con sus respectivos Estatutos y dentro de
los límites a que se refiere este artículo, adoptarán las disposiciones que procedan
para la aplicación efectiva del principio de estabilidad en sus normas y decisiones
presupuestarias.
I) El art. 136, finalmente, regula el Tribunal de Cuentas, como supremo órgano fiscalizador
de las cuentas y de la gestión económica del Estado, así como del sector público. A él
nos referiremos específicamente en el siguiente Tema del programa, al tratar de las Cor-
tes Generales.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 25


La Constitución Española de 1978

1.13. TÍTULO OCTAVO


Trata «de la Organización Territorial del Estado», con tres Capítulos, relativos a los Principios
Generales, la Administración Local y las Comunidades Autónomas. Este último es el más amplio de
todos, regulándose con mucho detalle las competencias exclusivas y delegables de las Comunida-
des Autónomas y del Estado, así como el contenido y aprobación de los Estatutos de Autonomía.

1.14. TÍTULO NOVENO


Trata «del Tribunal Constitucional», como órgano supremo del Estado en materia de garantías
constitucionales e interpretación de la Constitución.

1.15. TÍTULO DÉCIMO


Trata «de la reforma constitucional», garantizando al texto constitucional frente a intentos
simples de revisión.

1.16. DISPOSICIONES ADICIONALES Y TRANSITORIAS


Entre otras materias, regulan algunos procedimientos especiales de acceso a la autonomía,
como el caso de Navarra, Ceuta y Melilla, etc.; asimismo, tratan de los Derechos Históricos Fora-
les, su posible actualización, etc.

1.17. DISPOSICIÓN DEROGATORIA


Deja sin vigor a la Ley para la Reforma Política, de 4 de enero de 1977, así como, en tanto
no estuvieran ya derogadas por esta, a las anteriores Leyes Fundamentales.
Contiene, también, una cláusula derogatoria general respecto de cuantas disposiciones se
opongan a lo establecido en la Constitución.

1.18. DISPOSICIÓN FINAL


Establece que «esta Constitución entrará en vigor el mismo día de la publicación de su texto
oficial en el Boletín Oficial del Estado. Se publicará, también, en las demás lenguas de España».

2. DERECHOS y deberes FUNDAMENTALES; las libertades


públicas. garantías y restricciones

2.1. INTRODUCCIÓN
La CE trata de los derechos y deberes fundamentales de los españoles en su Título I: «De los
derechos y deberes fundamentales» y, señaladamente, en los Capítulos:
a) Segundo: «De los derechos y libertades», que abarca a los arts. 14 a 38, divididos, tras
la mención general del art. 14, en dos Secciones:
1) Sección 1.ª: «De los derechos fundamentales y de las libertades públicas» (arts. 15 a 29).
2) Sección 2.ª: «De los derechos y deberes de los ciudadanos» (arts. 30 a 38).

26 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

b) Tercero: «De los principios rectores de la política social y económica»; Capítulo, este,
donde se recogen los denominados «derechos sociales» (arts. 39 a 52).
c) Cuarto: «De las garantías de las libertades y derechos fundamentales» (arts. 53 y 54).
d) Quinto: «De la suspensión de los derechos y libertades» (art. 55).
Por su parte, el nuevo Estatuto de Autonomía para Andalucía, aprobado por las Cortes el 20
de diciembre de 2006 y refrendado por el pueblo andaluz el 18 de febrero de 2007, que ha sido
promulgado como Ley Orgánica 2/2007, de 19 de marzo, de reforma del Estatuto de Autonomía
para Andalucía, tras indicar en su art. 9 que todas las personas en Andalucía gozan como mí-
nimo de los derechos reconocidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y demás
instrumentos europeos e internacionales de protección de los mismos ratificados por España, en
particular en los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos,
Sociales y Culturales; en el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de
las Libertades Fundamentales y en la Carta Social Europea, y que la Comunidad Autónoma garan-
tiza el pleno respeto a las minorías que residan en su territorio, dedica su Título I a “los derechos
sociales, deberes y políticas públicas”, dividido en cuatro Capítulos:
a) Disposiciones generales.
b) Derechos y deberes.
c) Principios Rectores de las Políticas Públicas.
d) Garantías.
Como quiera que en otros lugares trataremos de los tres últimos Capítulos, pasamos a tratar
de las disposiciones generales.
En primer lugar, a tenor del art. 12, los destinatarios de las políticas públicas y los titulares
de los derechos y deberes contenidos en este Título son todas las personas con vecindad
administrativa en Andalucía, sin perjuicio de lo establecido para el derecho de participación en
los asuntos públicos en el artículo 30 y de acuerdo con las leyes reguladoras de los Derechos
Fundamentales y Libertades Públicas.
Al alcance e interpretación de los derechos y principios, se refiere el art. 13, según el
cual los derechos y principios del presente Título no supondrán una alteración del régimen de
distribución de competencias, ni la creación de títulos competenciales nuevos o la modificación
de los ya existentes.
Ninguno de los derechos o principios contemplados en este Título puede ser interpretado,
desarrollado o aplicado de modo que se limiten o reduzcan derechos o principios reconocidos por
la Constitución o por los tratados y convenios internacionales ratificados por España.
Finalmente, el art. 14 recoge la prohibición de discriminación, prescribiendo que se pro-
híbe toda discriminación en el ejercicio de los derechos, el cumplimiento de los deberes y la
prestación de los servicios contemplados en este Título, particularmente la ejercida por razón de
sexo, orígenes étnicos o sociales, lengua, cultura, religión, ideología, características genéticas,
nacimiento, patrimonio, discapacidad, edad, orientación sexual o cualquier otra condición o cir-
cunstancia personal o social. La prohibición de discriminación no impedirá acciones positivas en
beneficio de sectores, grupos o personas desfavorecidas.

2.2. DERECHOS
Como se expuso el art. 10 CE dispone que:
1. La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desa-
rrollo de la personalidad, el respeto a la Ley y a los derechos de los demás son el funda-
mento del orden político y de la paz social.
2. Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución re-
conoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos
y los Tratados y Acuerdos Internacionales sobre las mismas materias ratificados por España.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 27


La Constitución Española de 1978

Junto a estas normas, hay que tener en cuenta lo dispuesto por el art. 2 de la Ley Orgánica
1/2008, de 30 de julio, por la que se autoriza la ratificación por España del Tratado de Lisboa,
por el que se modifican el Tratado de la Unión Europea y el Tratado Constitutivo de la Comunidad
Europea, firmado en la capital portuguesa el 13 de diciembre de 2007, según el cual a tenor de
lo dispuesto en el párrafo segundo del artículo 10 de la Constitución española, y en el apartado
8 del artículo 1 del Tratado de Lisboa, las normas relativas a los derechos fundamentales y a las
libertades que la Constitución reconoce se interpretarán también de conformidad con lo dispuesto
en la Carta de los Derechos Fundamentales publicada en el «Diario Oficial de la Unión Europea»
de 14 de diciembre de 2007.
Por su parte, el art. 14 CE trata del principio de igualdad, al establecer que «los españoles son
iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza,
sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social». Una plasmación
práctica de este derecho es la Ley 33/2006, de 30 de octubre, sobre igualdad del hombre y la mujer
en el orden sucesorio de los títulos nobiliarios, junto a la que debe hacerse mención especial a la
Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres (desarrollada
por el Real Decreto 1370/2007, de 19 de octubre, por el que se regula la Comisión Interministerial
de Igualdad entre mujeres y hombres, por el Real Decreto 1729/2007, de 21 de diciembre, por el
que se regula la elaboración del Informe Periódico, relativo a la efectividad del principio de Igualdad
entre mujeres y hombres, y por el Real Decreto 1615/2009, de 26 de octubre, por el que se regula
la concesión y utilización del distintivo “Igualdad en la Empresa”), así como a la Ley 3/2007, de 15
de marzo, reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas. Fi-
nalmente, ha de hacerse mención al Real Decreto 1262/2007, de 21 de septiembre, por el que se
regula la composición, competencias y régimen de funcionamiento del Consejo para la Promoción
de la Igualdad de Trato y no Discriminación de las Personas por el Origen Racial o Étnico, creado
por la Ley 62/2003, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales y Administrativas y del Orden Social.
Por lo que se refiere a nuestro Estatuto de Autonomía, ya se ha aludido a su art. 14. A su
vez, el art. 15 trata de la igualdad de género, garantizando la misma entre hombres y mujeres en
todos los ámbitos.
En esta órbita se mueve el principio de igualdad de la mujer en el empleo recogido en el art.
167, que estudiaremos en otro lugar.
Finalmente, el art. 35 señala que toda persona tiene derecho a que se respete su orientación
sexual y su identidad de género. Los poderes públicos promoverán políticas para garantizar el
ejercicio de este derecho.
En cuanto a los demás derechos que se reconocen en este Título I, son los siguientes:
Derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, pueda ser
sometido alguien a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes, quedando abolida la
pena de muerte, salvo lo que dispongan las leyes penales militares para tiempos de guerra (art.
15), sobre lo que habrá que estar a lo dispuesto en el nuevo Código Penal Militar, aprobado por
la Ley Orgánica 13/1985, de 9 de diciembre, modificada por la Ley Orgánica 11/1995, de 27 de
diciembre, de abolición de la pena de muerte en tiempo de guerra, por lo que ha quedado erradi-
cada esta pena en nuestra legislación. Sobre la pena de muerte, hay que señalar, asimismo, que
España manifestó el 16 de diciembre de 2009 su consentimiento al Protocolo nº 13 al Convenio
para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales (hecho en Vilna
el 3 de mayo de 2002), relativo a la abolición de la pena de muerte en todas las circunstancias,
con entrada en vigor en nuestro país el 1 de abril de 2010.
El Estatuto de Autonomía para Andalucía, aborda una concreción práctica de este derecho
en su art. 16, al regular la protección contra la violencia de género y establecer que las mujeres
tienen derecho a una protección integral contra la violencia de género, que incluirá medidas pre-
ventivas, medidas asistenciales y ayudas públicas.
Más adelante, en su art. 20 trata del testamento vital y de la dignidad ante el proceso de la
muerte, señalando que se reconoce el derecho a declarar la voluntad vital anticipada que deberá
respetarse, en los términos que establezca la ley (actualmente, la Ley del Parlamento de Anda-

28 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

lucía 5/2003, de 9 de octubre, de declaración de voluntad vital anticipada). Todas las personas
tienen derecho a recibir un adecuado tratamiento del dolor y cuidados paliativos integrales y a la
plena dignidad en el proceso de su muerte.
Libertad ideológica, religiosa y de culto (art. 16), sin más limitación en sus manifesta-
ciones que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la Ley, y sin que
nadie pueda ser obligado a declarar sobre su ideología, religión y creencias, consagrándose la
aconfesionalidad del Estado. La libertad religiosa ha sido regulada por la Ley Orgánica 7/1980, de
5 de julio, de Libertad Religiosa, desarrollada por el Real Decreto 1159/2001, de 26 de octubre,
por el que se regula la Comisión Asesora de Libertad Religiosa, y a cuyo amparo se han promul-
gado las Leyes 24/1992, de 10 de noviembre, por la que se aprueba el Acuerdo de Cooperación
del Estado con la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España; 25/1992, de 10
de noviembre, por la que se aprueba el Acuerdo de Cooperación del Estado con la Federación
de Comunidades Israelitas de España, y 26/1992, de 10 de noviembre, por la que se aprueba
el Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de España, desarrolladas por el
Real Decreto 710/2006, de 9 de junio, de desarrollo de los Acuerdos de Cooperación firmados
por el Estado con la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, la Federación de
Comunidades Judías de España y la Comisión Islámica de España, en el ámbito de la asistencia
religiosa penitenciaria, así como por el Real Decreto 1384/2011, de 14 de octubre, por el que
se desarrolla el artículo 1 del Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de
España, aprobado por la Ley 26/1992, de 10 de noviembre.
Derecho a la libertad y a la seguridad personal, por lo que nadie podrá ser privado de su liber-
tad, sino con la observancia de lo dispuesto en el art. 17 y en los casos y en la forma prevista en la Ley.
Asimismo, la detención preventiva no podrá durar más del tiempo estrictamente necesario
para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos, y, en todo
caso, en el plazo máximo de setenta y dos horas, el detenido deberá ser puesto en libertad o a
disposición de la autoridad judicial.
Por otro lado, toda persona detenida debe ser informada de forma inmediata, y de modo
que le sea comprensible, de sus derechos y de las razones de su detención, no pudiendo ser
obligada a declarar. Se garantiza la asistencia de Abogado al detenido en las diligencias po-
liciales y judiciales, en los términos que la Ley establezca (esta es la Ley 14/1983, de 12 de
diciembre, junto a la que debe tenerse en cuenta la Ley 1/1996, de 10 de enero, de Asistencia
Jurídica Gratuita).
Finalmente, la Ley regulará un procedimiento de «habeas corpus» para producir la inmediata
puesta a disposición judicial de toda persona detenida ilegalmente (es la Ley Orgánica 6/1984,
de 24 de mayo). Asimismo, por Ley se determinará el plazo máximo de duración de la prisión
provisional (art. 17).
En relación con estos derechos, ha de hacerse mención a la Ley Orgánica 1/1992, de 21
de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, declarada parcialmente inconstitucio-
nal por la Sentencia 341/1993, de 18 de noviembre, del Tribunal Constitucional, y modificada
por la Ley Orgánica 4/1997, de 4 de agosto, por la que se regula la utilización de videocámaras
por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en lugares públicos (desarrollada por el Real Decreto
596/1999, de 16 de abril, por el que se aprueba su Reglamento de desarrollo y ejecución), por
la Ley 10/1999, de 21 de abril, de modificación de la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero,
sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, por la derogada Ley Orgánica 7/2006, de 21 de
noviembre, de protección de la salud y de lucha contra el dopaje en el deporte, y parcialmente
derogada por la Ley Orgánica 3/2013, de 20 de junio, de protección de la salud del deportista
y lucha contra el dopaje en la actividad deportiva, que ha derogado a la citada Ley Orgánica
7/2006, de 21 de noviembre.
Derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, reconocido
en el art. 18 y regulado por la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, derogada parcialmente por la
Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, y modificada por la Ley Orgánica
5/2010, de 22 de junio, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre,
del Código Penal.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 29


La Constitución Española de 1978

Por lo demás, este art. 18 establece que:


a) El domicilio es inviolable, sin que pueda hacerse entrada o registro en él sin consenti-
miento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito, debiendo tener-
se en cuenta, al efecto, la Ley 22/1995, de 17 de agosto, mediante la que se garantiza
la presencia Judicial en los registros domiciliarios. Al respecto, también debe significarse
la declaración de inconstitucionalidad del número 2 del art. 21 de la citada Ley Orgánica
1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, que estable-
cía como «causa legítima para la entrada y registro en domicilio por delito flagrante el
conocimiento fundado por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que les lleve a
la constancia de que se está cometiendo o se acaba de cometer alguno de los delitos
que, en materia de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, castiga el
Código Penal, siempre que la urgente intervención de los agentes sea necesaria para im-
pedir la consumación del delito, la huida del delincuente o la desaparición de los efectos
o instrumentos del delito».
b) Se garantiza el secreto de las comunicaciones, y, en especial, de las postales, telegráficas
y telefónicas, salvo resolución judicial (el secreto de las comunicaciones telefónicas ha sido
regulado por la Ley Orgánica 7/1984, de 15 de octubre, debiendo tenerse en cuenta, tam-
bién, las previsiones al efecto de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código
Penal).
c) La Ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad per-
sonal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos (al efecto, habrá
que estar a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección
de Datos de Carácter Personal, parcialmente declarada inconstitucional por la Senten-
cia 292/2000, de 30 de noviembre, del Tribunal Constitucional y modificada por la Ley
2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible, y cuyo Reglamento de desarrollo se ha
aprobado por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre (parcialmente modificado
por el Real Decreto 3/2010, de 8 de enero, por el que se regula el Esquema Nacional de
Seguridad en el ámbito de la Administración Electrónica, así como parcialmente anulado
por Sentencias del Tribunal Supremo de 15 de julio de 2010), junto a la que deben ser
tenidas en cuenta la Ley Orgánica 10/2007, de 8 de octubre, reguladora de la base
de datos de policial sobre identificadores obtenidos a partir del ADN, con la que está
relacionada el Real Decreto 1977/2008, de 28 de noviembre, por el que se regula la
composición y funciones de la Comisión Nacional para el uso forense del ADN, y la Ley
25/2007, de 18 de octubre, de conservación de datos relativos a las comunicaciones
electrónicas y a las redes públicas de comunicación).
El Estatuto de Autonomía para Andalucía, por su parte, después de reconocer el derecho a
acceder y usar las nuevas tecnologías y a participar activamente en la sociedad del conocimiento,
la información y la comunicación, mediante los medios y recursos que la ley establezca (art. 34),
garantiza el derecho de todas las personas al acceso, corrección y cancelación de sus datos per-
sonales en poder de las Administraciones públicas andaluzas (art. 32).
Derecho a la libre elección de residencia y a la libre circulación por el territorio na-
cional, recogido en el art. 19, así como el derecho a entrar y salir libremente de España en
los términos que la Ley establezca; derecho que no podrá ser limitado por motivos políticos o
ideológicos.
Derecho de expresión, que engloba los siguientes, enunciados por el art. 20, según el cual:
1. Se reconocen y protegen los derechos:
a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la
palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.
c) A la libertad de cátedra.

30 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.


La Ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia (en concreto, habrá que estar
a lo dispuesto en la Ley Orgánica 2/1997, de 19 de junio, reguladora de la cláusula
de conciencia de los profesionales de la información) y al secreto profesional en el
ejercicio de estas libertades.
2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura
previa.
3. La Ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación
social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a di-
chos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de
la sociedad y de las diversas lenguas de España (al efecto, debe tenerse en cuenta la Ley
17/2006, de 5 de junio, de la Radio y la Televisión de Titularidad Estatal, parcialmente
modificada por la Ley 7/2010, de 31 de marzo, General de la Comunicación Audiovisual
–que ha sido modificada por la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible;
por el Real Decreto-Ley 15/2012, de 20 de abril, de modificación del régimen de admi-
nistración de la Corporación RTVE, previsto en la Ley 17/2006, de 5 de junio; por la Ley
6/2012, de 1 de agosto, de modificación de la Ley 7/2010, de 31 de marzo, General
de la Comunicación Audiovisual, para flexibilizar los modos de gestión de los servicios
públicos de comunicación audiovisual autonómicos, y por la Ley 3/2013. de 4 de junio,
de creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, desarrollada por
el Real Decreto 1624/2011, de 14 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento
de desarrollo de la Ley 7/2010, de 31 de marzo, General de la Comunicación Audiovi-
sual, en lo relativo a la comunicación comercial televisiva–, así como por el citado Real
Decreto-Ley 15/2012, de 20 de abril, y desarrollada por el Real Decreto 691/2010, de
20 de mayo, por el que se regula la Televisión Digital Terrestre en alta definición).
4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título I,
en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor,
a la intimidad, a la propia imagen, y a la protección de la juventud y de la infancia.
5. Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de in-
formación en virtud de resolución judicial.
Por lo que se refiere a Andalucía, el Título VIII del Estatuto de Autonomía para Andalucía
(arts. 207 a 217), en desarrollo de las competencias que sobren medios de comunicación social
y servicios de contenido audiovisual le reconoce su art. 69, trata de los medios de comunicación
social, indicando el art. 207 que los poderes públicos de Andalucía velarán, mediante lo dispuesto
en el presente Título, por el respeto a las libertades y derechos reconocidos en el artículo 20 de la
Constitución, especialmente los referidos a la libertad de expresión y al derecho a una información
independiente, veraz y plural. Todos los medios de comunicación andaluces, públicos y privados,
están sujetos a los valores constitucionales.
Los medios audiovisuales de comunicación, tanto públicos como privados, en cumplimiento de
su función social, deben respetar los derechos, libertades y valores constitucionales, especialmen-
te en relación a la protección de la juventud y la infancia, así como velar por el cumplimiento del
principio de igualdad de género y la eliminación de todas las formas de discriminación (art. 208).
Una Ley del Parlamento de Andalucía −dice el art. 209− regulará la publicidad institucional
en sus diversas formas (debiendo estarse a lo dispuesto en la Ley del Parlamento de Andalucía
6/2005, de 8 de abril, Reguladora de la Actividad Publicitaria de las Administraciones Públicas
de Andalucía).
El art. 210 se refiere al servicio público de radiotelevisión, indicando que el servicio y la
gestión de la radiotelevisión de Andalucía tienen carácter público y se prestarán mediante ges-
tión directa. Sin perjuicio de ello, se podrán otorgar a entidades y corporaciones públicas y a los
particulares concesiones administrativas para la gestión indirecta del servicio público de radio-
televisión. La Junta de Andalucía gestionará directamente un servicio de radiotelevisión pública.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 31


La Constitución Española de 1978

A estos efectos, recordemos la existencia del Decreto 1/2006, de 10 de enero, por el que se
regula el régimen jurídico de las televisiones locales por ondas terrestres en Andalucía. Igualmen-
te, la Ley del Parlamento de Andalucía 18/2007, de 17 de diciembre, de la radio y televisión de
titularidad autonómica gestionada por la Agencia Pública Empresarial de la Radio y Televisión de
Andalucía (RTVA), que ha derogado a la primitiva Ley del Parlamento de Andalucía 8/1987, de 9
de diciembre, de creación de la Empresa Pública de la Radio y Televisión de Andalucía y regula-
ción de los servicios de Radiodifusión y Televisión gestionados por la Junta de Andalucía, junto a
la cual debe tenerse en cuenta la Ley del Parlamento de Andalucía 1/2004, de 17 de diciembre,
de creación del Consejo Audiovisual de Andalucía, desarrollada por el Decreto 219/2006, de 19
de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico y de Funcionamiento del Consejo
Audiovisual de Andalucía.
En este ámbito de los medios de comunicación públicos, el art. 211 prescribe que los medios
de comunicación de gestión directa por la Junta de Andalucía y las Corporaciones locales orien-
tarán su actividad a la promoción de los valores educativos y culturales andaluces, respetando,
en todo caso, los principios de independencia, pluralidad, objetividad, neutralidad informativa y
veracidad.
Se garantiza el derecho de acceso a dichos medios de las asociaciones, organizaciones e
instituciones representativas de la diversidad política, social y cultural de Andalucía, respetando
el pluralismo de la sociedad.
Por su parte, el art. 212 señala que los medios de difusión públicos promoverán la cultura
andaluza tanto en sus formas tradicionales como en las nuevas creaciones. Fomentarán el desa-
rrollo audiovisual en Andalucía, así como su producción cinematográfica.
Asimismo, los medios audiovisuales públicos promoverán el reconocimiento y uso de la mo-
dalidad lingüística andaluza, en sus diferentes hablas (art. 213).
El art. 214 regula el control parlamentario de los medios de comunicación social, al prescribir
que:
1. Corresponde al Parlamento el control de los medios de comunicación social gestionados
directamente por la Junta de Andalucía a través de una Comisión Parlamentaria, en los
términos que establezca el Reglamento de la Cámara.
2. La elección del Director o Directora de la Radiotelevisión Pública Andaluza corresponde al
Pleno del Parlamento por mayoría cualificada.
3. Iguales funciones corresponden a los Plenos de las Corporaciones respecto de los medios
de comunicación públicos locales.
4. La actividad de control de los medios de comunicación establecida en este artículo tendrá
por objeto velar por los principios de independencia, pluralismo y objetividad, así como
por una óptima gestión económica y financiera.
En este contexto, el art. 217 asigna al Consejo Audiovisual de Andalucía la competencia de
velar por el respeto de los derechos, libertades y valores constitucionales y estatutarios en los
medios de comunicación audiovisual, en los términos establecidos en el artículo 131 (referido al
propio Consejo, como estudiaremos en otro lugar).
Finalmente los arts. 215 y 216 tratan de la posibilidad de la Comunidad Autónoma de crear
nuevos canales audiovisuales u otros medios de comunicación en el marco del ordenamiento
jurídico, y del espacio radioeléctrico, sobre el que prescribe que Andalucía será consultada en
cualquier decisión que afecte a la planificación o uso de su espacio radioeléctrico o de su sistema
de telecomunicaciones.
Derecho de reunión pacífica y sin armas, sin necesidad de autorización previa, y con
comunicación previa a la Autoridad, que sólo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadas
de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes, en los casos de reuniones en
lugares de tránsito público y manifestaciones, según el art. 21 CE (el derecho de reunión se ha
regulado por Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, también modificada parcialmente por la citada

32 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

Ley Orgánica 4/1997, de 4 de agosto, así como por la Ley Orgánica 9/1999, de 21 de abril, y por
la mencionada Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio).
Derecho de asociación, debiendo inscribirse en un Registro a los solos efectos de publici-
dad, y sin que las asociaciones que se creen se disuelvan o suspendan en sus actividades sino
en virtud de resolución judicial.
Declara, además, el art. 22, como ilegales, las asociaciones que persigan fines o utilicen
medios tipificados como delito. Y prohíbe las asociaciones secretas y las de carácter paramilitar.
El derecho de asociación se ha regulado por la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, modifi-
cada puntualmente por la Ley 62/2003, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas
y del Orden Social, por la reiterada Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, y por la 29/2011, de 22
de septiembre, de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo, y desarro-
llada por el Real Decreto 1497/2003, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento
del Registro Nacional de Asociaciones y de sus relaciones con los restantes registros de asocia-
ciones (cuya disposición transitoria única ha sido declarada nula, quedando derogada por lo tanto,
por Sentencia de 20 de abril de 2006, de la Sala Tercera del Tribunal Supremo), así como por el
Real Decreto 1740/2003, de 19 de diciembre, sobre procedimientos relativos a asociaciones de
utilidad pública. Por lo que respecta a Andalucía, debe estarse, además a la Ley del Parlamento
de Andalucía 4/2006, de 23 de junio, de Asociaciones de Andalucía.
Derecho de participación en los asuntos públicos, directamente o por medio de repre-
sentantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal.
Asimismo, los ciudadanos tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las
funciones y cargos públicos, con los requisitos que señalen las Leyes (art. 23).
Sobre este derecho tiene una especial incidencia la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de mar-
zo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, tanto en cuanto al acceso a las funciones
y cargos públicos como en lo referente al sistema electoral, así como la Ley 7/2007, de 12 de
abril, del Estatuto Básico del Empleado Público, parcialmente modificada y derogada por el Real
Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y
de fomento de la competitividad.
El Estatuto de Autonomía para Andalucía recoge en su art. 30 el derecho de participación
política, estableciendo que:
1. Conforme al artículo 5, los andaluces y andaluzas tienen el derecho a participar en con-
diciones de igualdad en los asuntos públicos de Andalucía, directamente o por medio
de representantes, en los términos que establezcan la Constitución, este Estatuto y las
leyes. Este derecho comprende:
a) El derecho a elegir a los miembros de los órganos representativos de la Comunidad
Autónoma y a concurrir como candidato a los mismos.
b) El derecho a promover y presentar iniciativas legislativas ante el Parlamento de An-
dalucía y a participar en la elaboración de las leyes, directamente o por medio de
entidades asociativas, en los términos que establezca el Reglamento del Parlamento.
c) El derecho a promover la convocatoria de consultas populares por la Junta de Anda-
lucía o por los Ayuntamientos, en los términos que establezcan las leyes.
d) El derecho de petición individual y colectiva, por escrito, en la forma y con los efectos
que determine la ley.
e) El derecho a participar activamente en la vida pública andaluza para lo cual se esta-
blecerán los mecanismos necesarios de información, comunicación y recepción de
propuestas.
2. La Junta de Andalucía establecerá los mecanismos adecuados para hacer extensivo a los
ciudadanos de la Unión Europea y a los extranjeros residentes en Andalucía los derechos
contemplados en el apartado anterior, en el marco constitucional y sin perjuicio de los
derechos de participación que les garantiza el ordenamiento de la Unión Europea.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 33


La Constitución Española de 1978

Derecho de todas las personas a obtener la tutela efectiva de los Jueces y Tribunales
en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda produ-
cirse indefensión.
Asimismo, todos tienen derecho al Juez ordinario predeterminado por la Ley, a la defensa y a
la asistencia de Letrado (sobre lo que debe tenerse en cuenta la Ley 1/1996, de 10 de enero, de
Asistencia Jurídica Gratuita), a ser informados de la acusación formulada contra ellos, a un proceso
público sin dilaciones indebidas y con todas las garantías, a utilizar los medios de prueba pertinen-
tes para su defensa, a no declarar contra sí mismos, a no confesarse culpables y a la presunción
de inocencia.
La Ley regulará los casos en que, por razón de parentesco o de secreto profesional, no se
estará obligado a declarar sobre hechos presuntamente delictivos (art. 24).
Por su parte, el art. 29 del Estatuto de Autonomía para Andalucía regula el derecho de acceso
a la Justicia, indicando que, en el ámbito de sus competencias, la Comunidad Autónoma garantiza
la calidad de los servicios de la Administración de Justicia, la atención de las víctimas y el acceso
a la justicia gratuita.
En su Título V, regula el Poder judicial en Andalucía, desarrollando la previsión anterior.
Principio de legalidad penal, que recoge el art. 25, conforme al cual:
1. Nadie puede ser condenado o sancionado por acciones u omisiones que en el momento
de producirse no constituyan delito, falta o infracción administrativa, según la legislación
vigente en aquel momento.
2. Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la
reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados. El condenado
a pena de prisión que estuviere cumpliendo la misma gozará de los derechos funda-
mentales de este Capítulo, a excepción de los que se vean expresamente limitados por
el contenido del fallo condenatorio, el sentido de la pena y la ley penitenciaria. En todo
caso, tendrá derecho a un trabajo remunerado y a los beneficios correspondientes de la
Seguridad Social, así como al acceso a la cultura y al desarrollo integral de su persona-
lidad.
3. La Administración civil no podrá imponer sanciones que, directa o subsidiariamente,
impliquen privación de libertad.
Prohibición de los Tribunales de Honor en el ámbito de la Administración Civil y de las
Organizaciones Profesionales (art. 26).
Derecho a la Educación, que se recoge en el art. 27, conforme al cual:
1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.
2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el
respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades funda-
mentales.
3. Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos
reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.
4. La enseñanza básica es obligatoria y gratuita.
5. Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación mediante una pro-
gramación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores
afectados y la creación de centros docentes.
6. Se reconoce a las personas físicas y jurídicas la libertad de creación de centros docentes,
dentro del respeto a los principios constitucionales
7. Los profesores, los padres y, en su caso, los alumnos intervendrán en el control y gestión
de los centros sostenidos por la Administración con fondos públicos, en los términos que
la Ley establezca.

34 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

8. Los poderes públicos inspeccionarán y homologarán el sistema educativo para garantizar


el cumplimiento de las leyes.
9. Los poderes públicos ayudarán a los centros docentes que reúnan los requisitos que la
ley establezca.
10. Se reconoce la autonomía de las Universidades en los términos que la ley establezca.
El derecho de educación ha sido regulado por la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, Regula-
dora del Derecho a la Educación (modificada parcialmente por la Ley Orgánica 10/1999, de 21 de
abril, por la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación, que también
la ha derogado parcialmente y que, a su vez, ha sido derogada por la Ley Orgánica 2/2006, de 3
de mayo, de Educación, por la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protec-
ción Integral contra la Violencia de Género, por la citada Ley Orgánica 2/2006, por la Ley 2/2011,
de 4 de marzo, de Economía Sostenible, así como por la Ley Orgánica 4/2011, de 11 de marzo,
complementaria de la Ley de Economía Sostenible, por la que se modifican las Leyes Orgánicas
5/2002, de 19 de junio, de las Cualificaciones y de la Formación Profesional, 2/2006, de 3 de
mayo, de Educación, y 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial), por la Ley Orgánica 5/2002, de
19 de junio, de las Cualificaciones y de la Formación Profesional (modificada por las citadas Ley
2/2011, de 4 de marzo y Ley Orgánica 4/2011, de 11 de marzo, y desarrollada por el Real Decre-
to 1128/2003, de 5 de septiembre, por el que se regula el Catálogo Nacional de Cualificaciones
Profesionales, modificado por el Real Decreto 1416/2005, de 25 de noviembre), y por la reite-
rada Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación. Junta a esta normativa, ha de hacerse
mención al Real Decreto 275/2007, de 23 de febrero, por el que se crea el Observatorio Estatal
de la Convivencia Escolar, así como al Real Decreto 694/2007, de 1 de junio, por el que se regula
el Consejo Escolar del Estado. Por su parte, las Universidades se han regulado por la Ley Orgánica
6/2001, de 21 de diciembre, de Universidades, profundamente modificada por la Ley Orgánica
4/2007, de 12 de abril; por la Ley 14/2011, de 1 de junio, de la Ciencia, la Tecnología y la Inno-
vación, y por el Real Decreto-Ley 14/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes de racionalización
del gasto público en el ámbito educativo. Finalmente, ha de hacerse mención al Real Decreto
1791/2010, de 30 de diciembre, por el que se aprueba el Estatuto del Estudiante Universitario.
Por lo que respecta a Andalucía, su Estatuto de Autonomía recoge el derecho a la educación
en su art. 21, a cuyo tenor:
1. Se garantiza, mediante un sistema educativo público, el derecho constitucional de todos
a una educación permanente y de carácter compensatorio.
2. Los poderes públicos de la Comunidad Autónoma de Andalucía garantizan el derecho
que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté
de acuerdo con sus propias convicciones. La enseñanza pública, conforme al carácter
aconfesional del Estado, será laica.
Los poderes públicos de la Comunidad tendrán en cuenta las creencias religiosas de la
confesión católica y de las restantes confesiones existentes en la sociedad andaluza.
3. Todos tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a los centros educativos
sostenidos con fondos públicos. A tal fin se establecerán los correspondientes criterios
de admisión, al objeto de garantizarla en condiciones de igualdad y no discriminación.
4. Se garantiza la gratuidad de la enseñanza en los niveles obligatorios y, en los términos
que establezca la ley, en la educación infantil. Todos tienen el derecho a acceder, en
condiciones de igualdad, al sistema público de ayudas y becas al estudio en los niveles
no gratuitos.
5. Se garantiza la gratuidad de los libros de texto en la enseñanza obligatoria en los centros
sostenidos con fondos públicos. La ley podrá hacer extensivo este derecho a otros niveles
educativos.
6. Todos tienen derecho a acceder a la formación profesional y a la educación permanente
en los términos que establezca la ley.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 35


La Constitución Española de 1978

7. Las universidades públicas de Andalucía garantizarán, en los términos que establezca la


ley, el acceso de todos a las mismas en condiciones de igualdad.
8. Los planes educativos de Andalucía incorporarán los valores de la igualdad entre hom-
bres y mujeres y la diversidad cultural en todos los ámbitos de la vida política y social.
El sistema educativo andaluz fomentará la capacidad emprendedora de los alumnos, el
multilingüismo y el uso de las nuevas tecnologías.
9. Se complementará el sistema educativo general con enseñanzas específicas propias de
Andalucía.
10. Las personas con necesidades educativas especiales tendrán derecho a su efectiva inte-
gración en el sistema educativo general de acuerdo con lo que dispongan las leyes.
Derecho de libre sindicación, reconocido en el art. 28 y regulado por la Ley Orgánica 11/1985,
de 2 de agosto, de Libertad Sindical (modificada parcialmente, por la Ley Orgánica 14/1994, de
19 de mayo, así como por la reiterada Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio), pudiéndose limitar o
exceptuar, por Ley, a las Fuerzas o Institutos armados o a los demás Cuerpos sometidos a disciplina
militar y debiéndose regular las peculiaridades de su ejercicio para los Funcionarios Públicos, lo que
se hizo a través de la Ley 9/1987, de 12 de junio, de Órganos de Representación, Determinación de
las Condiciones de Trabajo y Participación del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas,
prácticamente derogada en su totalidad por la citada Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Bási-
co del Empleado Público, así como por el citado Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, y desa-
rrollada por el Real Decreto 1846/1994, de 9 de septiembre por el que se aprueba el Reglamento
de elecciones a los órganos de representación del personal al servicio de la Administración General
del Estado, junto al que se ha promulgado el Real Decreto 1844/1994, de 9 de septiembre, por el
que se aprueba el Reglamento de elecciones a órganos de representación de los trabajadores en la
empresa), así como por el Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba
el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.
Esta libertad sindical comprende el derecho a fundar Sindicatos y a afiliarse al de su elec-
ción, así como el derecho de los Sindicatos a formar Confederaciones y a fundar Organizaciones
Sindicales Internacionales o a afiliarse a las mismas, sin que pueda ser obligado nadie a afiliarse
a un Sindicato.
Se reconoce, también, el derecho de huelga de los trabajadores para la defensa de sus
intereses, debiendo garantizarse, en todo caso, por Ley, el mantenimiento de los servicios esen-
ciales de la comunidad durante la huelga.
Derecho de petición individual y colectiva, por escrito, en la forma y con los efectos que de-
termine la Ley (se trata de la Ley Orgánica 4/2001, de 12 de noviembre, Reguladora del Derecho
de Petición, parcialmente modificada por la mencionada Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio).
En cuanto a los miembros de las Fuerzas o Institutos armados o de los Cuerpos sometidos a
disciplina militar, podrá ejercerse este derecho sólo individualmente y con arreglo a lo dispuesto
en su legislación específica (art. 29).
Derecho-deber de defender a España, recogido en el art. 30 y regulado por la Ley Orgáni-
ca 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional y derecho a la objeción de conciencia,
regulado por la Ley 22/1998, de 6 de julio, reguladora de la Objeción de Conciencia y de la
Prestación Social Sustitutoria, desarrollada por el Real Decreto 700/1999, de 30 de abril, por el
que se aprueba el Reglamento de la objeción de conciencia y de la prestación social sustitutoria.
Sobre este derecho-deber ha de hacerse notar que desde el 31 de diciembre de 2001 se
suspendió la prestación del servicio militar, así como la prestación social sustitutoria del servicio
militar.
Asimismo, este artículo dispone que podrá establecerse un servicio civil para el cumplimiento
de fines de interés general. Y que mediante Ley podrán regularse los deberes de los ciudadanos en
los casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública. A esta materia se refieren la Ley Orgánica
4/1981, de 1 de junio, de estados de Alarma, Excepción y Sitio, y la Ley 2/1985, de 21 de enero,
de Protección Civil.

36 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

Derecho del hombre y de la mujer a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica.
La Ley –dice el artículo 32– regulará las formas de matrimonio, la edad y capacidad para contraer-
lo, los derechos y deberes de los cónyuges, las causas de separación y disolución y sus efectos
(contempladas en la Ley 30/1981, de 7 de julio de 1981, por la que se modifica la regulación del
matrimonio en el Código Civil y se determina el procedimiento a seguir en las causas de nulidad,
separación y divorcio, que se ha visto afectada por la Ley 15/2005, de 8 de julio, por la que se
modifican el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de separación y divorcio). En
relación con este derecho, ha de tenerse en cuenta la Ley 13/2005, de 1 de julio, por la que se
modifica el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio.
El art. 17 del Estatuto de Autonomía para Andalucía regula la protección de la familia, se-
ñalando que se garantiza la protección social, jurídica y económica de la familia. La ley regulará
el acceso a las ayudas públicas para atender a las situaciones de las diversas modalidades de
familia existentes según la legislación civil. Todas las parejas no casadas tienen el derecho a
inscribir en un registro público sus opciones de convivencia. En el ámbito de competencias de
la Comunidad Autónoma, las parejas no casadas inscritas en el registro gozarán de los mismos
derechos que las parejas casadas. En relación con esta materia, debe tenerse en cuenta la Ley
del Parlamento de Andalucía 1/2009, de 27 de febrero, reguladora de la Mediación Familiar en la
Comunidad Autónoma de Andalucía.
Derecho a la propiedad privada y a la herencia, delimitándose el contenido de estos
derechos por la función social que han de cumplir.
Asimismo, se establece por este art. 33 CE que nadie podrá ser privado de sus bienes y
derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspon-
diente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las Leyes (actualmente, la Ley de
Expropiación Forzosa, de 16 de diciembre de 1954, parcialmente modificada por la Ley 8/2007,
de 28 de mayo, de suelo –posteriormente derogada por el Real Decreto Legislativo 2/2008, de
20 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Suelo, que, no obstante,
ha mantenido la redacción dada por aquella Ley, y que ha sido parcialmente modificado por
la Ley 2/2008, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2009,
por el Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de abril, de medidas para el impulso de la recuperación
económica y el empleo, por el Real Decreto-ley 8/2011, de 1 de julio, de medidas de apoyo a
los deudores hipotecarios, de control del gasto público y cancelación de deudas con empresas
y autónomos contraídas por las entidades locales, de fomento de la actividad empresarial e
impulso de la rehabilitación y de simplificación administrativa, por el Real Decreto-Ley 20/2011,
de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para
la corrección del déficit público, y por la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, rege-
neración y renovación urbana, que ha afectado también al citado Real Decreto-Ley 8/2011, de
1 de julio–, así como por la Ley 17/2012, de 27 de diciembre, de Presupuestos Generales del
Estado para el año 2013).
Derecho de Fundación, para fines de interés general, con arreglo a la Ley, rigiendo para
las Fundaciones lo expuesto respecto de las asociaciones (art. 34). Este derecho se ha desarro-
llado por la Ley 50/2002, de 26 de diciembre, de Fundaciones, así como por la Ley 30/1994,
de 24 de noviembre, de Fundaciones y de Incentivos Fiscales a la Participación Privada en
Actividades de Interés General (afectada por la Ley 43/1995, de 27 de diciembre, del Impuesto
sobre Sociedades, así como por la Ley 55/1999, de 29 de diciembre, de Medidas fiscales,
administrativas y del orden social, y parcialmente derogada por la citada Ley 50/2002, así
como por la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines
lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo), desarrollada parcialmente por el Real
Decreto 765/1995, de 5 de mayo, por el que se regulan determinadas cuestiones del régimen
de incentivos fiscales a la participación privada en actividades de interés general, así como por
el Real Decreto 1337/2005, de 11 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de
Fundaciones de Competencia Estatal, y por el Real Decreto 1611/2007, de 7 de diciembre, por
el que se aprueba el Reglamento del Registro de fundaciones de competencia estatal (que ha
modificado al anterior).

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 37


La Constitución Española de 1978

Derecho-deber al trabajo, al que se refiere el art. 35 y junto al que se reconocen los si-
guientes derechos:
a) Derecho a la libre elección de profesión u oficio.
b) Derecho a la promoción a través del trabajo.
c) Derecho a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de la fami-
lia, sin que, en ningún caso, pueda hacerse discriminación por razón de sexo.
En cuanto a la regulación del mismo, aparte de las previsiones específicas que puedan existir
para determinados segmentos de trabajadores, por ejemplo los integrantes de la Función Pública
en sus múltiples vertientes, que se regulan por su legislación específica, ha de estarse a lo dis-
puesto en el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por el Real De-
creto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, objeto de numerosas modificaciones posteriores (entre
ellas, las muy sustanciales que ha introducido la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la
igualdad efectiva de mujeres y hombres, junto a las que debe tenerse en cuenta la introducida por
la Ley 9/2009, de 6 de octubre, de ampliación de la duración del permiso de paternidad en los
casos de nacimiento, adopción o acogida; las llevadas a efecto por el Real Decreto-Ley 10/2010,
de 16 de junio, de medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo –luego sustituido
por la Ley 35/2010, de 17 de septiembre, de medidas urgentes para la reforma del mercado de
trabajo, afectado por el Real Decreto-Ley 10/2011, de 26 de agosto a que se aludirá–; por la Ley
39/2010, de 22 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2011; por el
Real Decreto-Ley 7/2011, de 10 de junio, de medidas urgentes para la reforma de la negociación
colectiva; por la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización
del sistema de Seguridad Social –a su vez modificada por el Real Decreto-Ley 5/2013, de 15 de
marzo, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor
edad y promover el envejecimiento activo–; por el Real Decreto-Ley 10/2011, de 26 de agosto,
de medidas urgentes para la promoción del empleo de los jóvenes, el fomento de la estabilidad
en el empleo y el mantenimiento del programa de recualificación profesional de las personas que
agoten su protección por desempleo; por el Real Decreto-Ley 14/2011, de 16 de septiembre, de
medidas complementarias en materia de políticas de empleo y de regulación del régimen de ac-
tividad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; por la Ley 36/2011, de 10 de octubre,
reguladora de la jurisdicción social −parcialmente modificada por el reiterado Real Decreto-Ley
20/2012, de 13 de julio−; por el Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgen-
tes para la reforma del mercado laboral –que ha afectado, también, a la Ley 35/2010, de 17 de
septiembre, a la Ley 27/2011, de 1 de agosto, al Real Decreto-Ley 10/2011, de 26 de agosto,
y a la Ley 36/2011, de 10 de octubre–, luego tramitado y aprobado como Ley 3/2012, de 6 de
julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral (modificado por el Real Decreto-
ley 1/2013, de 25 de enero, por el que se prorroga el programa de recualificación profesional de
las personas que agoten su protección por desempleo y se adoptan otras medidas urgentes para
el empleo y la protección social de las personas desempleadas); por el mencionado Real Decreto-
Ley 20/2012, de 13 de julio −modificado, a su vez, por la Ley 13/2012, de 26 de diciembre,
de lucha contra el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social−; por esta Ley 13/2012,
de 26 de diciembre; por el Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero, de medidas de apoyo
al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo, y por el citado Real
Decreto-Ley 5/2013, de 15 de marzo, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral
de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo). Junto al mismo, ha de
hacerse expresa mención a la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo
(modificada por la Ley 15/2009, de 11 de noviembre, del contrato de transporte terrestre de mer-
cancías; por la Ley 27/2009, de 30 de diciembre, de medidas urgentes para el mantenimiento y
el fomento del empleo y la protección de las personas desempleadas; por la citada Ley 27/2011,
de 1 de agosto, y por la también citada Ley 36/2011, de 10 de octubre, y desarrollada por el Real
Decreto 197/2009, de 23 de febrero, por el que se desarrolla el Estatuto del Trabajo Autónomo
en materia de contrato del trabajador autónomo económicamente dependiente y su registro y se
crea el registro Estatal de asociaciones profesionales de trabajadores autónomos, así como por
el Real Decreto 1541/2011, de 31 de octubre, por el que se desarrolla la Ley 32/2010, de 5 de
agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los

38 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

trabajadores autónomos), así como a la Ley 44/2007, de 13 de diciembre, para la regulación del
régimen de las empresas de inserción (promulgada, asimismo, en desarrollo del art. 9,2.º CE),
y la Ley 32/2010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección
por cese de actividad de los trabajadores autónomos (parcialmente modificada y derogada por la
también citada Ley 35/2010, de 17 de diciembre, por la antes señalada Ley 27/2011, de 1 de
agosto, así como por el aludido Real Decreto-Ley 10/2011, de 26 de agosto). Asimismo, ha de
aludirse al Real Decreto 1613/2010, de 7 de diciembre, por el que se crea y regula el Consejo de
la representatividad de las asociaciones profesionales de trabajadores autónomos en el ámbito
estatal y se establece la composición y régimen de funcionamiento y organización del Consejo del
Trabajo Autónomo. Finalmente, ha de citarse el Real Decreto 1796/2010, de 30 de diciembre,
por el que se regulan las agencias de colocación. Finalmente, debe hacerse mención al Real
Decreto 1542/2011, de 31 de octubre, por el que se aprueba la Estrategia Española de Empleo
2012-2014 (también afectado por el Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas
urgentes para la reforma del mercado laboral (posterior Ley 3/2012, de 6 de julio).
Por lo que respecta a Andalucía, el art. 26 del Estatuto de Autonomía para Andalucía se re-
fiere a este derecho, estableciendo que:
1. En el ejercicio del derecho constitucional al trabajo, se garantiza a todas las personas:
a) El acceso gratuito a los servicios públicos de empleo.
b) El acceso al empleo público en condiciones de igualdad y según los principios cons-
titucionales de mérito y capacidad.
c) El acceso a la formación profesional.
d) El derecho al descanso y al ocio.
2. Se garantiza a los sindicatos y a las organizaciones empresariales el establecimiento
de las condiciones necesarias para el desempeño de las funciones que la Constitución
les reconoce. La ley regulará la participación institucional en el ámbito de la Junta de
Andalucía de las organizaciones sindicales y empresariales más representativas en la
Comunidad Autónoma.
Por su parte, el Título VI del propio Estatuto desarrolla estas previsiones, especialmente en
sus arts. 166 a 174, prescribiendo el primero de ellos que los poderes públicos velarán por los
derechos laborales y sindicales de los trabajadores en todos los sectores de actividad.
El art. 167, se refiere a la igualdad de la mujer en el empleo, indicando que los poderes
públicos garantizarán el cumplimiento del principio de igualdad de oportunidades entre hombres y
mujeres en el ámbito laboral, en el acceso a la ocupación, la formación y promoción profesional,
las condiciones de trabajo, incluida la retribución, así como que las mujeres no sean discrimina-
das por causa de embarazo o maternidad.
En este contexto, el art. 168 se refiere a la conciliación de la vida laboral, familiar y per-
sonal, obligando a la Comunidad Autónoma a impulsar políticas que favorezcan la conciliación del
trabajo con la vida personal y familiar.
Más adelante, el art. 169 trata de las políticas de empleo, prescribiendo que:
1. Los poderes públicos fomentarán el acceso al empleo de los jóvenes y orientarán sus
políticas a la creación de empleo estable y de calidad para todos los andaluces y anda-
luzas. A tales efectos, establecerán políticas específicas de inserción laboral, formación
y promoción profesional, estabilidad en el empleo y reducción de la precariedad laboral.
2. Los poderes públicos establecerán políticas específicas para la inserción laboral de las
personas con discapacidad, y velarán por el cumplimiento de las reservas previstas en la
legislación aplicable.
3. Los poderes públicos diseñarán y establecerán políticas concretas para la inserción labo-
ral de los colectivos con especial dificultad en el acceso al empleo, prestando especial
atención a los colectivos en situación o riesgo de exclusión social.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 39


La Constitución Española de 1978

Por su parte, el art. 170 regula la participación de los trabajadores en las empresas, seña-
lando que Andalucía promoverá la participación de los trabajadores en las empresas, así como el
acceso a la información sobre los aspectos generales y laborales que les afecten.
A la seguridad y salud laboral se refiere el art. 171, según el cual:
1. La Administración Pública contribuirá a garantizar la seguridad y salud laboral de los
trabajadores, para lo cual diseñará instrumentos precisos de control y reducción de la
siniestralidad laboral, así como mecanismos de inspección y prevención de los riesgos
laborales.
2. La Comunidad Autónoma se dotará de instrumentos propios para la lucha contra la si-
niestralidad laboral.
El art. 172 alude a los trabajadores autónomos y cooperativas, prescribiendo que una
ley del Parlamento de Andalucía regulará las políticas de apoyo y fomento de la actividad del
trabajador autónomo, y que serán objeto de atención preferente, en las políticas públicas, las
cooperativas y demás entidades de economía social.
El art. 173 trata de las relaciones laborales, sobre las que indica que la Comunidad Autó-
noma tendrá política propia de relaciones laborales, que comprenderá, en todo caso:
1.º Las políticas activas de empleo, la intermediación y el fomento del empleo y del autoe-
mpleo.
2.º Las políticas de prevención de riesgos laborales y protección de la seguridad y salud
laboral.
3.º La promoción del marco autonómico para la negociación colectiva.
4.º La promoción de medios de resolución extrajudicial de conflictos laborales.
Finalmente, el art. 174 señala, bajo la rúbrica de contratación y subvención pública, que
las Administraciones Públicas de Andalucía, en el marco de sus competencias, y en el ámbito de
la contratación y de la subvención pública, adoptarán medidas relativas a:
a) La seguridad y salud laboral.
b) La estabilidad en el empleo.
c) La igualdad de oportunidades de las mujeres.
d) La inserción laboral de los colectivos más desfavorecidos.
e) El cuidado de los aspectos medioambientales en los procesos de producción o transfor-
mación de bienes y servicios.
El art. 36 señala que la Ley regulará las peculiaridades propias del régimen jurídico de los Co-
legios Profesionales y el ejercicio de las profesiones tituladas, debiendo ser democráticos
la estructura interna y el funcionamiento de los Colegios.
Los Colegios Profesionales se regularon por la Ley 2/1974, de 13 de febrero, debiéndose
destacar la modificación parcial de la misma llevada a cabo a través del Real Decreto-Ley 5/1996,
de 7 de junio, luego tramitado como Ley 7/1997, de 14 de abril, de medidas liberalizadoras en
materia de suelo y de Colegios Profesionales, así como la llevada a efecto por la Ley 25/2009,
de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre
acceso a las actividades de servicios y su ejercicio. Junto a ella, ha de hacerse mención a la Ley
44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias, así como a la Ley
34/2006, de 30 de octubre, sobre el acceso a las profesiones de Abogado y Procurador de los
Tribunales. Finalmente, ha de hacerse mención a la Ley 2/2007, de 15 de marzo, de sociedades
profesionales, también afectada por la citada Ley 25/2009.
Derecho a la negociación colectiva, al que se refiere el art. 37, al establecer que «la Ley
garantizará el derecho a la negociación colectiva laboral entre los representantes de los trabaja-
dores y empresarios, así como la fuerza vinculante de los convenios».

40 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

Esta materia se ha regulado por el Título III del citado Real Decreto Legislativo 1/1995, de
24 de marzo, profundamente modificado por el Real Decreto-ley 7/2011, de 10 de junio, de
medidas urgentes para la reforma de la negociación colectiva, junto al que debe tenerse
en cuenta el Real Decreto 713/2010, de 28 de mayo, sobre registro y depósito de convenios y
acuerdos colectivos de trabajo.
Asimismo, se reconoce el derecho de los trabajadores y empresarios a adoptar medidas
de conflicto colectivo, debiendo garantizarse el funcionamiento de los servicios esenciales para la
comunidad.
Libertad de empresa en el marco de la economía de mercado, garantizando los poderes
públicos y protegiendo su ejercicio y la defensa de la productividad, de acuerdo con las exigen-
cias de la economía general y, en su caso, de la planificación (art. 38). Sobre esta materia debe
tenerse en cuenta la Ley 15/2007, de 3 de julio, de Defensa de la Competencia, modificada por
la ya citada Ley 39/2010, de 22 de diciembre, así como por la Ley 3/2013, de 4 de junio, de
creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, y desarrollada por el Real
Decreto 261/2008, de 22 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de Defensa de la
Competencia.
El art. 157 del Estatuto de Autonomía para Andalucía, al tratar de los principios y objetivos
básicos en materia de economía, establece que:
1. La libertad de empresa, la economía social de mercado, la iniciativa pública, la plani-
ficación y el fomento de la actividad económica constituyen el fundamento de la ac-
tuación de los poderes públicos de la Comunidad Autónoma de Andalucía en el ámbito
económico.
2. La actividad económica estará orientada a la consecución de los objetivos básicos de la
Comunidad Autónoma establecidos en el Título Preliminar.
3. La política económica de Andalucía se rige por los siguientes principios:
1.º El desarrollo sostenible.
2.º El pleno empleo, la calidad en el trabajo y la igualdad en el acceso al mismo.
3.º La cohesión social.
4.º La creación y redistribución de la riqueza.
4. La política económica de Andalucía promoverá la capacidad emprendedora y de las
iniciativas empresariales, incentivando especialmente la pequeña y mediana empresa,
la actividad de la economía social y de los emprendedores autónomos, la formación
permanente de los trabajadores, la seguridad y la salud laboral, las relaciones entre la
investigación, la Universidad y el sector productivo, y la proyección internacional de las
empresas andaluzas.
Junto a los derechos enunciados, el Capítulo III de este Título I reconoce una serie de dere-
chos denominados sociales, como se dijo, como:
El art. 39 trata del derecho de la familia a ser protegida social, económica y jurídica-
mente por los poderes públicos (sobre lo que debe tenerse en cuenta la Ley 39/1999, de 5 de
noviembre, para promover la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras,
promulgada en desarrollo, también, de los arts. 9,2.º y 14 CE; la citada Ley 9/2009, de 6 de octu-
bre, de ampliación de la duración del permiso de paternidad en los casos de nacimiento, adopción
o acogida, así como la Ley 40/2003, de 18 de noviembre, de Protección a las Familias Nume-
rosas, desarrollada por el Real Decreto 1621/2005, de 30 de diciembre, por el que se aprueba
su Reglamento −que ha sido modificado parcialmente por el Real Decreto 1918/2008, de 21
de noviembre−, y por el Real Decreto 613/2007, de 11 de mayo, por el que se crean y regulan
el Consejo y el Observatorio Estatal de Familias), así como del derecho de los hijos, iguales ante
la Ley con independencia de su filiación (sobre lo que debe tenerse en cuenta la Ley Orgánica
1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, de modificación parcial del Código Civil
y de la Ley de Enjuiciamiento Civil, modificada por la Ley 54/2007, de 28 de diciembre, de Adop-

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 41


La Constitución Española de 1978

ción Internacional), y de las madres, cualquiera que sea su estado civil, a una protección integral
(debiendo tenerse en cuenta la citada Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de
Protección Integral contra la Violencia de Género), reconociéndose, también, el deber de los pa-
dres de prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro y fuera del matrimonio, durante
su minoría de edad y en los demás casos en que legalmente proceda, sobre lo que debe mencio-
narse el Real Decreto 1618/2007, de 7 de diciembre, sobre organización y funcionamiento del
Fondo de Garantía del Pago de Alimentos. Dentro de este contexto, ha de tenerse en cuenta la
Ley 42/2003, de 21 de noviembre, de modificación del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento
Civil en materia de relaciones familiares de los nietos con los abuelos.
Por lo que respecta al Estatuto de Autonomía para Andalucía, además de lo establecido en
su art. 17 sobre la protección de la familia, sobre lo que hemos tratado en otro lugar, el art. 18 se
refiere a los menores, indicando que las personas menores de edad tienen derecho a recibir de
los poderes públicos de Andalucía la protección y la atención integral necesarias para el desarrollo
de su personalidad y para su bienestar en el ámbito familiar, escolar y social, así como a percibir
las prestaciones sociales que establezcan las leyes. El beneficio de las personas menores de edad
primará en la interpretación y aplicación de la legislación dirigida a estos.
El art. 40, por su parte, recoge los siguientes derechos:
a) Derecho a una distribución más equitativa de la renta y a una política orientada
al pleno empleo, sobre lo que puede mencionarse la Ley 56/2003, de 16 de diciembre,
de Empleo (modificada por la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad
efectiva de mujeres y hombres; por la Ley 35/2010, de 17 de septiembre, de medidas
urgentes para la reforma del mercado de trabajo; por el Real Decreto-Ley 1/2011, de
11 de febrero, de medidas urgentes para promover la transición al empleo estable y
la recualificación profesional de las personas desempleadas; por el Real Decreto-Ley
3/2011, de 18 de febrero, de medidas urgentes para la mejora de la empleabilidad y la
reforma de las políticas activas de empleo; por el Real Decreto-Ley 14/2011, de 16 de
septiembre, de medidas complementarias en materia de políticas de empleo y de regula-
ción del régimen de actividad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado –que ha
afectado, asimismo, al Real Decreto-Ley 3/2011, antes citado–; por el Real Decreto-ley
3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral −
posterior Ley 3/2012, de 6 de julio−; por el reiterado Real Decreto-Ley 20/2012, de 13
de julio, y por el citado Real Decreto-Ley 4/2013, de 22 de febrero), y desarrollada por
el Real Decreto 1722/2007, de 21 de diciembre, en materia de órganos, instrumentos
de coordinación y evaluación del Sistema Nacional de Empleo, y por el Real Decreto
1383/2008, de 1 de agosto, por el que se aprueba la estructura orgánica y de participa-
ción institucional del Servicio Público de Empleo Estatal), así como la Ley 43/2006, de
29 de diciembre, para la mejora del crecimiento y del empleo (parcialmente afectada por
la citada Ley 44/2007, de 13 de diciembre, para la regulación del régimen de las em-
presas de inserción, así como por la Ley 51/2007, de 26 de diciembre, de Presupuestos
Generales del Estado para el año 2008, por el Real Decreto-Ley 2/2009, de 6 de marzo,
de medidas urgentes para el mantenimiento y el fomento del empleo y la protección de
las personas desempleadas; por el Real Decreto-Ley 3/2011, de 18 de febrero −poste-
rior Ley 3/2012, de 6 de julio−, y por el mencionado Real Decreto-Ley 20/2012, de 13
de julio), y este Real Decreto-Ley 2/2009, de 6 de marzo.
b) Derecho a la formación y readaptación profesionales, al que se refiere el Real
Decreto 395/2007, de 23 de marzo, por el que se regula el subsistema de formación
profesional para el empleo (modificado por el Real Decreto 615/2007, de 11 de mayo,
al que después se aludirá). Asimismo, hay que estar al Convenio 159 de la OIT, de 20
de junio de 1983, sobre la readaptación profesional y el empleo de personal inválido,
ratificado por España el 17 de julio de 1990 y con entrada en vigor el 2 de agosto de
1991, así como lo dispuesto en la ya citada Ley Orgánica 5/2002, de 19 de junio, de las
Cualificaciones y de la Formación Profesional, desarrollada por el Real Decreto 34/2008,
de 18 de enero, por el que se regulan los certificados de profesionalidad.

42 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

c) Derecho a la seguridad e higiene en el trabajo, sobre el que deben tenerse en cuenta


las previsiones de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales,
parcialmente modificada Ley 50/1998, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Adminis-
trativas y del Orden Social, por la Ley 54/2003, de 12 de diciembre, de reforma del marco
normativo de la prevención de riesgos laborales, así como por la Ley 31/2006, de 18 de
octubre, sobre implicación de los trabajadores en las sociedades anónimas y cooperativas
europeas, por la reiterada Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva
de mujeres y hombres, por la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diver-
sas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y
su ejercicio, y por la citada Ley 32/2010, de 5 de agosto, y desarrollada por el Real Decre-
to 1879/1996, por el que se regula la composición de la Comisión Nacional de Seguridad
y Salud en el Trabajo (modificado por el Real Decreto 1595/2004, de 2 de julio); por el Real
Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de
Prevención (modificado parcialmente por el Real Decreto 780/1998, de 30 de abril, así
como por el Real Decreto 604/2006, de 19 de mayo, que también ha modificado al Real
Decreto 1627/1997, de 24 de octubre, por el Real Decreto 298/2009, de 6 de marzo, por
el que se modifica el Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el
Reglamento de los Servicios de Prevención, en relación con la aplicación de medidas para
promover la mejora de la seguridad y de la salud en el trabajo de la trabajadora embarazada,
que haya dado a luz o en período de lactancia, y por el Real Decreto 337/2010, de 19 de
marzo, por el que se modifican el Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se
aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención; el Real Decreto 1109/2007, de 24
de agosto, por el que se desarrolla la Ley 32/2006, de 18 de octubre, reguladora de la
subcontratación en el sector de la construcción y el Real Decreto 1627/1997, de 24 de
octubre, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en obras de
construcción); por el Real Decreto 485/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas
en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo; por el Real Decreto 486/1997,
de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en
los lugares de trabajo; por el Real Decreto 487/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones
mínimas de seguridad y salud relativas a la manipulación manual de cargas que entrañe
riesgos, en particular dorsolumbares, para los trabajadores; por el Real Decreto 488/1997,
de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas al trabajo con
equipos que incluyen pantallas de visualización; por el Real Decreto 664/1997, de 12 de
mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposi-
ción a agentes biológicos durante el trabajo; por el Real Decreto 665/1997, de 12 de mayo,
sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a
agentes cancerígenos durante el trabajo (parcialmente modificado por el Real Decreto
1124/2000, de 16 de junio); por el Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo, sobre dispo-
siciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de
equipos de protección individual; por el Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio (parcial-
mente modificado, como los Reales Decretos 486/1997 y 1627/1997, por el Real Decreto
2177/2004, de 12 de noviembre), por el que se establecen las disposiciones mínimas de
seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo; por el
Real Decreto 1216/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones míni-
mas de seguridad y salud en el trabajo a bordo de los buques de pesca; por el Real Decre-
to 1389/1997, de 5 de septiembre, por el que se aprueban las disposiciones mínimas
destinadas a proteger la seguridad y la salud de los trabajadores en las actividades mineras;
por el Real Decreto 1627/1997, de 24 de octubre, por el que se establecen disposiciones
mínimas de seguridad y de salud en las obras en construcción (modificado sucesivamente
por los Reales Decretos 604/2006, de 19 de mayo, por el que se modifican el Real Decre-
to 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de
Prevención, el Real Decreto 1627/1997, de 24 de octubre, por el que se establecen las
disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción, y 1109/2007, de
24 de agosto, por el que se desarrolla la Ley 32/2006, de 18 de octubre, reguladora de la
subcontratación en el Sector de la Construcción, modificado como el propio Real Decreto

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 43


La Constitución Española de 1978

1627/1997, por el citado Real Decreto 337/2010, de 19 de marzo); por el Real Decreto
1488/1998, de 10 de julio, de adaptación de la legislación de prevención de riesgos labo-
rales a la Administración General del Estado; por el Real Decreto 216/1999, de 5 de febre-
ro, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud en el trabajo en el ámbito de las
empresas de trabajo temporal; por el Real Decreto 258/1999, de 12 de febrero, por el que
se establecen condiciones mínimas sobre la protección de la salud y la asistencia médica
de los trabajadores del mar; por el Real Decreto 374/2001, de 6 de abril, sobre la protec-
ción de la salud y seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con los
agentes químicos durante el trabajo; por el Real Decreto 614/2001, de 8 de junio, sobre
disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente
al riesgo eléctrico; por el Real Decreto 681/2003, de 12 de junio, sobre la protección de la
salud y la seguridad de los trabajadores expuestos a los riesgos derivados de atmósferas
explosivas en el lugar de trabajo; por el Real Decreto 171/2004, de 30 de enero, por el que
se desarrolla el artículo 24 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Ries-
gos Laborales, en materia de coordinación de actividades empresariales; por el Real Decre-
to 179/2005, de 18 de febrero, sobre prevención de riesgos laborales en la Guardia Civil;
por el Real Decreto 1311/2005, de 4 de noviembre, sobre la protección de la salud y la
seguridad de los trabajadores frente a los riesgos derivados o que puedan derivarse de la
exposición a vibraciones mecánicas (modificado por el Real Decreto 330/2009, de 13 de
marzo; por el Real Decreto 2/2006, de 16 de enero, por el que se establecen normas sobre
prevención de riesgos laborales en la actividad de los funcionarios del Cuerpo Nacional de
Policía; por el Real Decreto 286/2006, de 10 de marzo, sobre la protección de la salud y la
seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al ruido; por
el Real Decreto 396/2006, de 31 de marzo, por el que se establecen las disposiciones
mínimas de seguridad y salud aplicables a los trabajos con riesgo de exposición al amianto;
por Real Decreto 597/2007, de 4 de mayo, sobre publicación de las sanciones por infrac-
ciones muy graves en materia de prevención de riesgos laborales; por el Real Decreto
1755/2007, de 28 de diciembre, de prevención de riesgos laborales del personal militar de
las Fuerzas Armadas y de la organización de los servicios de prevención del Ministerio de
Defensa (modificado por el Real Decreto 640/2011, de 9 de mayo); por el citado Real
Decreto 298/2009, de 6 de marzo, por el que se modifica el Real Decreto 39/1997, de 17
de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención, en relación
con la aplicación de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud en el
trabajo de la trabajadora embarazada, que haya dado a luz o en período de lactancia; por el
Real Decreto 486/2010, de 23 de abril, sobre la protección de la salud y la seguridad de
los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a radiaciones ópticas ar-
tificiales, y por el Real Decreto 843/2011, de 17 de junio, por el que se establecen los
criterios básicos sobre la organización de recursos para desarrollar la actividad sanitaria de
los servicios de prevención. Junto a esta normativa, debe aludirse al Real Decreto 67/2010,
de 29 de enero, de adaptación de la legislación de Prevención de Riesgos Laborales a la
Administración General del Estado.
d) Derecho al descanso necesario, mediante la limitación de la jornada laboral, las va-
caciones periódicas retribuidas y la promoción de centros adecuados.
El art. 41 CE reconoce el derecho a la Seguridad Social para todos los ciudadanos, que
garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, espe-
cialmente en caso de desempleo. Al respecto, puede citarse el Real Decreto Legislativo 1/1994,
de 20 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social
(sucesivamente modificado por la Ley 42/1994, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Admi-
nistrativas y de Orden Social; por la Ley 1/1996, de 10 de enero, de asistencia jurídica gratuita;
por la Ley 12/1996, de 30 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para 1997; por
la Ley 13/1996, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social;
por el Real Decreto Ley 8/1997, de 16 de mayo; por la Ley 24/1997, de 15 de julio; por la Ley
42/1997, de 14 de noviembre, Ordenadora de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social; por
la Ley 63/1997, de 26 de diciembre; por el Real Decreto Ley 15/1998, de 27 de noviembre;
por la Ley 50/1998, de 30 de diciembre; por el Real Decreto Ley 5/1999, de 9 de abril; por el

44 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

Real Decreto-Ley 5/2006, de 9 de junio, para la mejora del crecimiento y del empleo; por la Ley
39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las perso-
nas en situación de dependencia; por la Ley 42/2006, de 28 de diciembre, de Presupuestos
Generales del Estado para 2007; por la Ley 43/2006, de 29 de diciembre, para la mejora del
crecimiento y del empleo; por la Ley 18/2007, de 4 de julio, por la que se procede a la integración
de los trabajadores por cuenta propia del Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social en el
Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos; por
la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo; por la Ley 35/2007, de 15 de
noviembre, por la que se establece la deducción por nacimiento o adopción en el Impuesto sobre
la Renta de las Personas Físicas y la prestación económica de pago único de la Seguridad Social
por nacimiento o adopción; por la Ley 40/2007, de 4 de diciembre, de medidas en materia de
Seguridad Social; por la Ley 51/2007, de 26 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado
para el año 2008; por la Ley 2/2008, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado
para el año 2009; por el Real Decreto-Ley 10/2009, de 13 de agosto, por el que se regula el
programa temporal de protección por desempleo e inserción; por la Ley 26/2009, de 23 de di-
ciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2010; por la Ley 27/2009, de 30 de
diciembre, de medidas urgentes para el mantenimiento y el fomento del empleo y la protección de
las personas desempleadas; por el Real Decreto-ley 8/2010, de 20 de mayo, por el que se adop-
tan medidas extraordinarias para la reducción del déficit público; por el Real Decreto-ley 10/2010,
de 16 de junio, de medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo; por la reiterada Ley
32/2010, de 5 de agosto; por la Ley 35/2010, de 17 de septiembre, de medidas urgentes para
la reforma del mercado de trabajo; por la Ley 39/2010, de 22 de diciembre, de Presupuestos
Generales del Estado para el año 2011; por la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social;
por la citada Ley 27/2011, de 1 de agosto; por la Ley 28/2011, de 22 de septiembre, por la que
se procede a la integración del Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social en el Régimen
General de la Seguridad Social, que la ha derogado parcialmente también; por la Ley 31/2011,
de 4 de octubre, por la que se modifica la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, de Instituciones de
Inversión Colectiva; por el Real Decreto-Ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para
la reforma del mercado laboral (posterior Ley 3/2012, de 6 de julio); por la citada Ley 2/2012, de
29 de junio; por el también mencionado Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio; por el Real
Decreto-Ley 28/2012, de 30 de noviembre, de medidas de consolidación y garantía del siste-
ma de la Seguridad Social; por la Ley 13/2012, de 26 de diciembre, de lucha contra el empleo
irregular y el fraude a la Seguridad Social; por la reiterada Ley 17/2012, de 27 de diciembre, de
Presupuestos Generales del Estado para el año 2013; por el Real Decreto-Ley 29/2012, de 28
de diciembre, de mejora de gestión y protección social en el Sistema Especial para Empleados de
Hogar y otras medidas de carácter económico y social; por el citado Real Decreto-Ley 4/2013, de
22 de febrero, y por el reiterado el Real Decreto-Ley 5/2013, de 15 de marzo).
La Junta de Andalucía, a tenor del art. 63,3º del Estatuto de Autonomía para Andalucía, tiene
en materia de Seguridad Social las competencias ejecutivas que se determinen en aplicación de
la legislación estatal, incluida la gestión de su régimen económico, con pleno respeto al principio
de unidad de caja.
Por otra parte, su art. 23 trata de las prestaciones sociales, disponiendo que se garantiza el
derecho de todos a acceder en condiciones de igualdad a las prestaciones de un sistema público de
servicios sociales. Todos tienen derecho a una renta básica que garantice unas condiciones de vida
digna y a recibirla, en caso de necesidad, de los poderes públicos con arreglo a lo dispuesto en la ley.
El art. 42 impele al Estado a salvaguardar los derechos económicos y sociales de los
trabajadores españoles en el extranjero y a orientar su política hacia el retorno. Al efecto, debe
tenerse en cuenta la Ley 40/2006, de 14 de diciembre, del Estatuto de la ciudadanía española en
el exterior, junto a la que debe tenerse en cuenta el Real Decreto 230/2008, de 15 de febrero,
por el que se regula el Consejo General de la Ciudadanía Española en el exterior, parcialmente
modificado por el Real Decreto 245/2009, de 27 de febrero, y el Real Decreto 1960/2009, de
18 de diciembre, por el que se regula los Consejos de Residentes Españoles en el Extranjero.
Por lo que respecta al Estatuto de Autonomía para Andalucía, su art. 6 trata de los “andalu-
ces y andaluzas en el exterior”, prescribiendo que estos y las comunidades andaluzas asentadas

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 45


La Constitución Española de 1978

fuera de Andalucía, como tales, tendrán derecho a participar en la vida del pueblo andaluz y a
compartirla, en los términos que, en cada caso, establezcan las leyes. Asimismo, las citadas
comunidades podrán solicitar el reconocimiento de la identidad andaluza, con los efectos que
dispongan las leyes. Y que, a efectos de fomentar y fortalecer los vínculos con ellos, así como con
las comunidades andaluzas en el exterior, prestarles la asistencia y garantizarles el ejercicio y de-
fensa de sus derechos e intereses, la Comunidad Autónoma podrá, según corresponda, formalizar
acuerdos con las instituciones públicas y privadas de los territorios y países donde se encuentren,
o instar del Estado la suscripción de tratados internacionales sobre estas materias. Sobre esta
materia, ha de tenerse en cuenta la Ley del Parlamento de Andalucía 8/2006, de 24 de octubre,
del Estatuto de los Andaluces en el mundo.
El art. 43 reconoce el derecho a la protección de la salud, a través de medidas preventivas
y de las prestaciones y servicios necesarios, debiendo los poderes públicos fomentar la educación
sanitaria, la educación física y el deporte, facilitando, además, la adecuada utilización del ocio.
En relación con este derecho, deben tenerse en cuenta, además de la Ley 14/1986, de 25 de
abril, General de Sanidad (afectada por la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, por la citada Ley
Orgánica 4/2007, de 12 de abril, por la Ley 14/2007, de 3 de julio, de Investigación biomédica –
modificada por la Ley 14/2011, de 1 de junio, de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación–, por la
Ley 26/2011, de 1 de agosto, de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los
Derechos de las Personas con Discapacidad –que ha modificado también a las Leyes 41/2002, de
14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en
materia de información y documentación clínica, 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de re-
producción humana asistida, 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional
de Salud y 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias–; por la Ley
33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública –que ha modificado, asimismo, a la Ley
16/2003, de 28 de mayo y a la Ley 41/2002, de 14 de noviembre–, y por la Ley 10/2013, de 24
de julio, por la que se incorporan al ordenamiento jurídico español las Directivas 2010/84/UE del
Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de diciembre de 2010, sobre farmacovigilancia, y
2011/62/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 8 de junio de 2011, sobre prevención de la
entrada de medicamentos falsificados en la cadena de suministro legal, y se modifica la Ley
29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios),
la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos
y obligaciones en materia de información y documentación clínica (que ha derogado parcialmente a
la anterior); la Ley 11/2001, de 5 de julio, por la que se crea la Agencia Española de Seguridad
Alimentaria (modificada por la Ley 17/2011, de 5 de julio, de seguridad alimentaria y nutrición); la
citada Ley 16/2003, de 28 de mayo (modificada por la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y
uso racional de los medicamentos y productos sanitarios –a su vez modificada por la citada Ley
14/2011, de 1 de junio, por el Real Decreto-Ley 9/2011, de 19 de agosto, de medidas para la
mejora de la calidad y cohesión del sistema nacional de, salud, de contribución a la consolidación
fiscal, y de elevación del importe máximo de los avales del Estado para 2011 afectado por el Real
Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, por el Real Decreto-Ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas
urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y se-
guridad de sus prestaciones–; por este Real Decreto-Ley 16/2012, de 20 de abril –que ha afectado,
junto a las anteriores, a las Leyes 44/2003, de 21 de noviembre y 55/2003, de 16 de diciembre,
así como al Real Decreto 1301/2006, de 10 de noviembre, a que luego aludiremos– y por la citada
Ley 2/2012, de 29 de junio), desarrollada parcialmente por el Real Decreto 618/2007, de 11 de
mayo, por el que se regula el procedimiento para el establecimiento, mediante visado, de reservas
singulares a las condiciones de prescripción y dispensación de los medicamentos, y por la citada Ley
10/2013, de 24 de julio); la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones
sanitarias (también afectada por la Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril, por la Ley 25/2009, de 22
de diciembre, así como por el mencionado Real Decreto-Ley 9/2011, de 19 de agosto, y declarada
parcialmente inconstitucional por Sentencia del Tribunal Constitucional 1/2011, de 14 de febrero);
la Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de
salud; la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y regulado-
ra de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco (afectada por
el Real Decreto-Ley 1/2007, de 12 de enero, por el que se deroga su disposición transitoria quinta,

46 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

así como por la Ley 42/2010, de 30 de diciembre, por la que se modifica dicha Ley, y por el Real
Decreto-Ley 14/2011, de 16 de septiembre, de medidas complementarias en materia de políticas
de empleo y de regulación del régimen de actividad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Es-
tado); la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida (afectada
por la reiterada Ley 14/2007, de 3 de julio); la también citada Ley 29/2006, de 26 de julio; la rei-
terada Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la
Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio; la Ley Orgánica 2/2010, de 3
de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo (desarrollada
por el Real Decreto 825/2010, de 25 de junio, de desarrollo parcial de la Ley Orgánica 2/2010, de
3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, y por el Real
Decreto 831/2010, de 25 de junio, de garantía de la calidad asistencial de la prestación a la inte-
rrupción voluntaria del embarazo); la citada la Ley 17/2011, de 5 de julio, de seguridad alimentaria
y nutrición, y la reiterada Ley 10/2013, de 24 de julio (que ha afectado a las citadas Leyes 44/2003,
de 21 de septiembre, 55/2003, de 16 de diciembre y 29/2006, de 26 de julio) . Finalmente, debe
tenerse en cuenta el Reglamento que establece condiciones de protección del dominio público ra-
dioeléctrico, restricciones a las emisiones radioeléctricas y medidas de protección sanitaria frente a
emisiones radioeléctricas, aprobado por el Real Decreto 1066/2001, de 28 de septiembre, el Real
Decreto 1030/2006, de 15 de septiembre, por el que se establece la cartera de servicios comunes
del Sistema Nacional de Salud y el procedimiento para su actualización, el Real Decreto 1207/2006,
de 20 de octubre, por el que se regula la gestión del Fondo de cohesión sanitaria, el Real Decreto
1301/2006, de 10 de noviembre, por el que se establecen las normas de calidad y seguridad para
la donación, la obtención, la evaluación, el procesamiento, la preservación, el almacenamiento y la
distribución de células y tejidos humanos y se aprueban las normas de coordinación y funcionamien-
to para su uso en humanos (modificado por el Real Decreto 1276/2011, de 16 de septiembre, de
adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los derechos de las personas con disca-
pacidad), el Real Decreto 1302/2006, de 10 de noviembre, por el que se establecen las bases del
procedimiento para la designación y acreditación de los centros, servicios y unidades de referencia
del Sistema Nacional de Salud, y el Real Decreto-Ley 4/2010, de 26 de marzo, de racionalización
del gasto farmacéutico con cargo al Sistema Nacional de Salud. Por lo que se refiere al deporte, ha
de tenerse en cuenta la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, afectada por la Ley 43/1995,
de 27 de diciembre, del Impuesto sobre Sociedades; por la Ley 50/1998, de 30 de diciembre, de
Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social; por la Ley 53/2002, de 30 de diciembre, de
Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social; por la derogada Ley Orgánica 7/2006, de 21
de noviembre, de protección de la salud y de lucha contra el dopaje en el deporte (desarrollada por
el Real Decreto 811/2007, de 22 de junio, por el que se determina la estructura, composición,
funciones y régimen de funcionamiento de la Comisión de Control y Seguimiento de la Salud y el
Dopaje, así como por el Real Decreto 63/2008, de 25 de enero, por el que se regula el procedi-
miento para la imposición y revisión de sanciones disciplinarias en materia de dopaje), por la Ley
19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte
(que, a su vez, ha sido desarrollada por el Real Decreto 748/2008, de 9 de mayo, por el que se
regula la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte,
así como por el Real Decreto 203/2010, de 26 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de
prevención de la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, que ha modifica-
do parcialmente al anterior), y por la Ley Orgánica 3/2013, de 20 de junio, de protección de la salud
del deportista y lucha contra el dopaje en la actividad deportiva, que ha derogado a la citada Ley
Orgánica 7/2006, de 21 de noviembre.
El art. 22 de del Estatuto de Autonomía para Andalucía trata de la Salud, prescribiendo que:
1. Se garantiza el derecho constitucional previsto en el artículo 43 de la Constitución Es-
pañola a la protección de la salud mediante un sistema sanitario público de carácter
universal.
2. Los pacientes y usuarios del sistema andaluz de salud tendrán derecho a:
a) Acceder a todas las prestaciones del sistema.
b) La libre elección de médico y de centro sanitario.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 47


La Constitución Española de 1978

c) La información sobre los servicios y prestaciones del sistema, así como de los dere-
chos que les asisten.
d) Ser adecuadamente informados sobre sus procesos de enfermedad y antes de emi-
tir el consentimiento para ser sometidos a tratamiento médico.
e) El respeto a su personalidad, dignidad humana e intimidad.
f) El consejo genético y la medicina predictiva.
g) La garantía de un tiempo máximo para el acceso a los servicios y tratamientos.
h) Disponer de una segunda opinión facultativa sobre sus procesos.
i) El acceso a cuidados paliativos.
j) La confidencialidad de los datos relativos a su salud y sus características genéticas,
así como el acceso a su historial clínico.
k) Recibir asistencia geriátrica especializada.
3. Las personas con enfermedad mental, las que padezcan enfermedades crónicas e invali-
dantes y las que pertenezcan a grupos específicos reconocidos sanitariamente como de
riesgo, tendrán derecho a actuaciones y programas sanitarios especiales y preferentes.
4. Con arreglo a la ley se establecerán los términos, condiciones y requisitos del ejercicio
de los derechos previstos en los apartados anteriores.
El art. 44 regula el derecho de acceso a la cultura por parte de todos, impeliéndose a
los poderes públicos a promover la ciencia y la investigación científica y técnica en beneficio del
interés general. Al efecto, debe tenerse en cuenta la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura,
del libro y de las bibliotecas (desarrollada por el Real Decreto 2063/2008, de 12 de diciembre,
por el que se desarrolla la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la Lectura, del Libro y de las Bibliote-
cas en lo relativo al ISBN), así como la Ley 55/2007, de 28 de diciembre, del Cine (desarrollada
por el Real Decreto 2062/2008, de 12 de diciembre, modificado por el Real Decreto 490/2010,
de 23 de abril).
El art. 33 del Estatuto de Autonomía para Andalucía se refiere, asimismo, a este derecho,
disponiendo que todas las personas tienen derecho, en condiciones de igualdad, al acceso a la
cultura, al disfrute de los bienes patrimoniales, artísticos y paisajísticos de Andalucía, al desarrollo
de sus capacidades creativas individuales y colectivas, así como el deber de respetar y preservar
el patrimonio cultural andaluz.
El art. 45 CE sanciona el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el
desarrollo de la persona, debiendo los poderes públicos velar por la utilización racional de todos
los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida y defender y restaurar el
medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva. Para quienes violen estas
previsiones, en los términos que la ley fije se establecerán sanciones penales o, en su caso, ad-
ministrativas, así como la obligación de reparar el daño causado. Este derecho se ha desarrollado
por la Ley 16/2002, de 1 de julio, de prevención y control integrados de la contaminación (a su
vez afectada por la Ley 1/2005, de 9 de marzo, por la que se regula el régimen del comercio de
derechos de emisión de gases de efecto invernadero −que también ha sido modificada por el
Real Decreto-Ley 5/2005, de 11 de marzo, de reformas urgentes para el impulso a la productivi-
dad y para las mejoras de la contratación pública, así como por la Ley 22/2005, de 18 de noviem-
bre, por la que se incorporan al ordenamiento jurídico español diversas directivas comunitarias en
materia de fiscalidad de productos energéticos y electricidad y del régimen fiscal común aplicable
a las sociedades matrices y filiales de estados miembros diferentes, y se regula el régimen fiscal
de las aportaciones transfronterizas a fondos de pensiones en el ámbito de la Unión Europea; por
la Ley 13/2010, de 5 de julio, y por la Ley 11/2012, de 19 de diciembre, de medidas urgentes
en materia de medio ambiente−, así como por la Ley 5/2013, de 11 de junio, por la que se mo-
difican la Ley 16/2002, de 1 de julio, de prevención y control integrados de la contaminación y la
Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, y que ha sido desarrollada por
el Real Decreto 101/2011, de 28 de enero, por el que se establecen las normas básicas que han

48 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

de regir los sistemas de acreditación y verificación de las emisiones de gases de efecto inverna-
dero y los datos toneladas-kilómetro de los operadores aéreos y de las solicitudes de asignación
gratuita transitoria de instalaciones fijas en el ámbito de aplicación de la Ley 1/2005, de 9 de
marzo, por la que se regula el régimen de comercio de derechos de emisión de gases de efecto
invernadero; por la Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a
la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente
[incorpora las Directivas 2003/4/CE y 2003/35/CE], y que ha sido desarrollada por el Real Decre-
to 1315/2005, de 4 de noviembre, por el que se establecen las bases de los sistemas de segui-
miento y verificación de emisiones de gases de efecto invernadero en las instalaciones incluidas
en el ámbito de aplicación de esta Ley, así como por el Real Decreto 202/2006, de 17 de febre-
ro, por el que se regula la composición y funcionamiento de las mesas de diálogo social, previstas
en el artículo 14 de esta Ley 1/2005, por el Real Decreto 1370/2006, de 24 de noviembre, por
el que se aprueba el Plan Nacional de Asignación de derechos de emisión de gases de efecto
invernadero –modificado, a su vez, por el Real Decreto 1402/2007, de 29 de octubre, y parcial-
mente declarado nulo de pleno derecho por Sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo de
9 de marzo de 2010–, por el Real Decreto 341/2010, de 19 de marzo, por el que se desarrollan
determinadas obligaciones de información para actividades que se incorporan al régimen de co-
mercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero; por la Ley 34/2007, de 15 de
noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera –en relación con la cual ha de tenerse
en cuenta el Real Decreto 100/2011, de 28 de enero, por el que se actualiza el catálogo de ac-
tividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera y se establecen las disposiciones bási-
cas para su aplicación, así como el Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora
de la calidad del aire–, y por el Real Decreto-ley 8/2011, de 1 de julio, de medidas de apoyo a los
deudores hipotecarios, de control del gasto público y cancelación de deudas con empresas y
autónomos contraídas por las entidades locales, de fomento de la actividad empresarial e impul-
so de la rehabilitación y de simplificación administrativa –que ha afectado, también, a las Leyes
37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido, 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad
Medioambiental, 34/2007, de 15 de noviembre, de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera,
y 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad–) y desarrollada por
el Real Decreto 509/2007, de 20 de abril, por el que se aprueba su Reglamento de desarrollo y
ejecución; por la derogada Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Natu-
rales y de la Flora y Fauna Silvestres, desarrollada por el Real Decreto 1997/1995, de 7 de di-
ciembre, por el que se establecen medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante
la conservación de los hábitats naturales y de la flora y fauna silvestres (cuyo artículo 13.2 fue
anulado por Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de marzo de 1999, y que ha sido modificado
por el Real Decreto 1193/1998, de 12 de junio, así como por el Real Decreto 1421/2006, de 1
de diciembre). Junto a ella, debe tenerse en cuenta la Ley 11/1997, de 24 de abril, de Envases
y Residuos de Envases (modificada parcialmente por la Ley 66/1997, de 30 de diciembre, de
Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, por la Ley 10/1998, de 21 de abril, de Re-
siduos –afectada por la reiterada Ley 25/2009, de 22 de diciembre, así como por la Ley 40/2010,
de 29 de diciembre, y derogada por la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos conta-
minados–, así como por la Ley 9/2006, de 28 de abril, derogada parcialmente por esta Ley
22/2011, de 28 de julio, y desarrollada por el Real Decreto 782/1998, de 30 de abril, por el que
se aprueba su Reglamento de desarrollo y ejecución cuyo Anejo 1 ha sido modificado por Orden
MAM/3624/2006, de 17 de noviembre, y por el Real Decreto 252/2006, de 3 de marzo, por el
que se revisan los objetivos de reciclado y valorización establecidos en dicha Ley 11/1997, y por
el que se modifica su Reglamento para su ejecución); la Ley 4/1998, de 3 de marzo, por la que
se establece el régimen sancionador previsto en el Reglamento (CE) 3093/1994, del Consejo, de
15 de diciembre, relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono; la derogada Ley 10/1998,
de 21 de abril, antes citada, desarrollada por el Real Decreto 1481/2001, de 27 de diciembre,
por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero –modificado por
el Real Decreto 105/2008, de 1 de febrero, por el que se regula la producción y gestión de los
residuos de construcción y demolición, así como por el Real Decreto 1304/2009, de 31 de julio,
por el que se modifica el Real Decreto 1481/2001, de 27 de diciembre, por el que se regula la
eliminación de residuos mediante depósito en vertedero–, por el Real Decreto 1383/2002, de 20

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 49


La Constitución Española de 1978

de diciembre, sobre gestión de vehículos al final de su vida útil –parcialmente modificado por el
citado Real 509/2007, de 20 de abril–, así como por el Real Decreto 653/2003, de 30 de mayo,
sobre incineración de residuos; por el Real Decreto 9/2005, de 14 de enero, por el que se esta-
blece la relación de actividades potencialmente contaminantes del suelo y los criterios y estánda-
res para la declaración de suelos contaminados; por el Real Decreto 208/2005, de 25 de febrero,
sobre aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de sus residuos; por el Real Decreto
1619/2005, de 30 de diciembre, sobre la gestión de neumáticos fuera de uso; por el Real Decre-
to 679/2006, de 2 de junio, por el que se regula la gestión de los aceites industriales usados; por
el citado Real Decreto 105/2008, de 1 de febrero; por el Real Decreto 106/2008, de 1 de febre-
ro, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos, y por el Acuerdo del Con-
sejo de Ministros por el que se aprueba el Plan Nacional Integrado de Residuos para el período
2008-2015); la Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional (modificada por la Ley
11/2005, de 22 de junio, así como por la Ley 51/2007, de 26 de diciembre, de Presupuestos
Generales del Estado para el año 2008); la reiterada Ley 16/2002, de 1 de julio, cuyo Reglamen-
to de desarrollo y ejecución se ha aprobado por el reiterado Real Decreto 509/2007, de 20 de
abril; la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido (junto a la cual debe tenerse en cuenta el
Real Decreto 212/2002, de 22 de febrero, por el que se regulan las emisiones sonoras en el
entorno debidas a determinadas máquinas de uso al aire público, parcialmente modificado por el
Real Decreto 524/2006, de 28 de abril; el Real Decreto 1513/2005, de 16 de diciembre, por el
que se desarrolla la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido, en lo referente a la evaluación
y gestión del ruido ambiental, y el Real Decreto 1367/2007, de 19 de octubre, por el que se
desarrolla la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido, en lo referente a zonificación acústica,
objetivos de calidad y emisiones acústicas, que, asimismo, ha modificado parcialmente al ante-
rior); la Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes (sustancialmente modificada por la Ley
10/2006, de 28 de abril); la citada Ley 1/2005, de 9 de marzo; la Ley 9/2006, de 28 de abril,
sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente; la
asimismo mencionada Ley 27/2006, de 18 de julio; la Ley 5/2007, de 3 de abril, de la Red de
Parques Naturales (desarrollada por el Real Decreto 12/2008, de 11 de enero, por el que se re-
gulan la composición y el funcionamiento del Consejo de la Red de Parques Nacionales), junto a
la cual ha de hacerse referencia al Real Decreto 508/2007, de 20 de abril, por el que se regula
el suministro de información sobre emisiones del Reglamento E-PRTR y de las autorizaciones
ambientales integradas (modificado por el Real Decreto 812/2007, de 22 de junio, sobre evalua-
ción y gestión de la calidad del aire ambiente en relación con el arsénico, el cadmio, el mercurio,
el níquel y los hidrocarburos aromáticos policíclicos –que fue posteriormente derogado por el Real
Decreto 100/2011, de 28 de enero, por el que se actualiza el catálogo de actividades potencial-
mente contaminadoras de la atmósfera y se establecen las disposiciones básicas para su aplica-
ción– y por el Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire),
al Real Decreto 1333/2006, de 21 de noviembre, por el que se regula el destino de los especí-
menes decomisados de las especies amenazadas de fauna y flora silvestres protegidas mediante
el control de su comercio; la, modificada por la citada Ley 40/2010, de 29 de diciembre, Ley
26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental (desarrollada parcialmente por
el Real Decreto 2090/2008, de 22 de diciembre, por el que se aprueba su Reglamento de desa-
rrollo parcial); la reiterada Ley 34/2007, de 15 de noviembre (modificada por la Ley 51/2007, de
26 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2008); la Ley 42/2007, de
13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad (que ha derogado a la Ley 4/1989,
de 27 de marzo, antes citada, y que ha sido modificada por el Real Decreto-Ley 17/2012, de 4
de mayo, de medidas urgentes en materia de medio ambiente, así como por la citada Ley
11/2012, de 19 de diciembre, y desarrollada por el Real Decreto 1424/2008, de 14 de agosto,
por el que se determinan la composición y las funciones de la Comisión Estatal para el Patrimonio
Natural y la Biodiversidad, se dictan las normas que regulan su funcionamiento y se establecen
los comités especializados adscritos a la misma, por el Real Decreto 556/2011, de 20 de abril,
para el desarrollo del Inventario Español del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, así como por
el Real Decreto 1432/2008, de 29 de agosto, por el que se establecen medidas para la protec-
ción de la avifauna contra la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta tensión); el Real
Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de

50 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos (modificado por la Ley 6/2010, de 24 de marzo,


de modificación del texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos,
aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, así como por la Ley 40/2010,
de 29 de diciembre, de almacenamiento geológico de dióxido de carbono), la reiterada por la Ley
40/2010, de 29 de diciembre, debiendo hacerse mención, también, al Real Decreto 1369/2007,
de 19 de octubre, relativo al establecimiento de requisitos de diseño ecológico aplicables a los
productos que utilizan energía, así como al Real Decreto 1514/2009, de 2 de octubre, por el que
se regula la protección de las aguas subterráneas contra la contaminación y el deterioro, y al Real
Decreto 367/2010, de 26 de marzo, de modificación de diversos reglamentos del área de medio
ambiente para su adaptación a la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre el libre acceso a las
actividades de servicios y su ejercicio, y a la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación
de diversas leyes para su adaptación a la Ley de libre acceso a actividades de servicios y su ejer-
cicio (que ha modificado, en concreto, al Reglamento para la ejecución de la Ley de Pesca Fluvial,
aprobado por el Decreto de 6 de abril de 1943; al Reglamento de Montes, aprobado por el De-
creto 485/1962, de 22 de febrero; al Reglamento de la Ley de Caza, aprobado por el Decreto
506/1971, de 25 de marzo; al Reglamento de incendios forestales, aprobado por el Decreto
3769/1972, de 23 de diciembre; al Reglamento del Dominio Público Hidráulico, aprobado por el
Real Decreto 849/1986, de 11 de abril; al Reglamento General para Desarrollo y Ejecución de la
Ley de Costas, aprobado por el Real Decreto 1471/1989, de 1 de diciembre; al Reglamento de
residuos tóxicos y peligrosos, aprobado por el Real Decreto 833/1988, de 20 de julio; al Regla-
mento para el desarrollo y ejecución de la Ley de Envases y Residuos de Envases, aprobado por
el Real Decreto 782/1998, de 30 de abril; al Real Decreto 1378/1999, de 27 de agosto, por el
que se establecen las medidas para la eliminación y gestión de los policlorobifenilos, policloroter-
fenilos y aparatos que los contengan; al Real Decreto 1481/2001, de 27 de diciembre, por el se
regula la eliminación de residuos mediante su depósito en vertedero; al Real Decreto 1382/2002,
de 20 de diciembre, sobre gestión de vehículos al final de su vida útil; al Real Decreto 653/2003,
de 30 de mayo, de incineración de residuos; al Real Decreto 208/2005, de 25 de febrero, de
residuos de aparatos eléctricos y electrónicos; al Real Decreto 1619/2005, de 30 de diciembre,
sobre la gestión de neumáticos fuera de uso; al Real Decreto 679/2006, de 2 de junio, por el que
se regula la gestión de los aceites industriales usados; al Real Decreto 106/2008, de 1 de febre-
ro, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos −modificado por el Real
Decreto 943/2010, de 23 de julio−; al Real Decreto 117/2003, de 31 de enero, de limitación de
emisiones de compuestos orgánicos volátiles debidas al uso de disolventes en determinadas ac-
tividades; al Reglamento para el desarrollo y ejecución de la Ley de prevención y control integra-
dos de la contaminación, aprobado por el Real Decreto 509/2007, de 20 de abril; al Real Decre-
to 178/2004, de 30 de enero, por el que se aprueba el reglamento general para el desarrollo y
ejecución de la Ley por la que se establece el régimen jurídico de la utilización confinada, libera-
ción voluntaria y comercialización de organismos modificados genéticamente, y que ha derogado
al Real Decreto 1697/2003, de 12 de diciembre, por el que se crea la Comisión Nacional de
Biovigilancia; a la mencionada la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados
(modificada por el citado Real Decreto-Ley 17/2012, de 4 de mayo; por la reiterada Ley 11/2012,
de 19 de diciembre, y por la citada Ley 5/2013, de 11 de junio), y por último al Real Decreto
1308/2011, de 26 de septiembre, sobre protección física de las instalaciones y los materiales
nucleares, y de las fuentes radiactivas.
En cuanto al Estatuto de Autonomía para Andalucía trata de este derecho en su art. 28,
según el cual:
1. Todas las personas tienen derecho a vivir en un medio ambiente equilibrado, sostenible y
saludable, así como a disfrutar de los recursos naturales, del entorno y el paisaje en condi-
ciones de igualdad, debiendo hacer un uso responsable del mismo para evitar su deterioro
y conservarlo para las generaciones futuras, de acuerdo con lo que determinen las leyes.
2. Se garantiza este derecho mediante una adecuada protección de la diversidad biológica y los
procesos ecológicos, el patrimonio natural, el paisaje, el agua, el aire y los recursos naturales.
3. Todas las personas tienen derecho a acceder a la información medioambiental de que
disponen los poderes públicos, en los términos que establezcan las leyes.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 51


La Constitución Española de 1978

Específicamente, el propio Estatuto de Autonomía dedica su Título VII, arts. 195 a 206, a
tratar del medio ambiente en la forma que exponemos a continuación.
A) Conservación de la biodiversidad
A tenor del art. 195, los poderes públicos orientarán sus políticas a la protección del
medio ambiente, la conservación de la biodiversidad, así como de la riqueza y variedad
paisajística de Andalucía, para el disfrute de todos los andaluces y andaluzas y su legado
a las generaciones venideras.
B) Uso sostenible de los recursos naturales
Los poderes públicos promoverán el desarrollo sostenible, el uso racional de los recursos
naturales garantizando su capacidad de renovación, y la reducción de emisiones conta-
minantes a la atmósfera. Asimismo la Comunidad Autónoma promocionará la educación
ambiental en el conjunto de la población (art. 196).
C) Producción y desarrollo sostenible
Conforme al art. 197, en el marco de sus competencias, los poderes públicos de Andalucía
orientarán sus políticas especialmente al desarrollo de la agricultura ecológica, el turismo
sostenible, la protección del litoral y la red de espacios naturales protegidos, así como al
fomento de una tecnología eficiente y limpia. Todos los sectores económicos vinculados al
desarrollo sostenible cumplen un papel relevante en la defensa del medio ambiente.
Los poderes públicos de Andalucía impulsarán las políticas y dispondrán los instrumen-
tos adecuados para hacer compatible la actividad económica con la óptima calidad
ambiental, velando porque los sectores productivos protejan de forma efectiva el medio
ambiente.
Los poderes públicos de Andalucía protegerán el ciclo integral del agua, y promoverán su
uso sostenible, eficiente y responsable de acuerdo con el interés general.
D) Residuos
Corresponde a la Junta de Andalucía la planificación, supervisión y control de la gestión
de los residuos urbanos e industriales. Se adoptarán los medios necesarios tanto para
asegurar el cumplimiento de las normas como de las medidas para la reducción, reciclaje
y reutilización de los residuos (art. 198).
E) Desarrollo tecnológico y biotecnológico
Los poderes públicos de Andalucía fomentarán el desarrollo tecnológico y biotecnológico,
así como la investigación y el empleo de recursos autóctonos orientados a procurar la
mayor autonomía en materia agroalimentaria. El control de estas actividades corres-
ponderá, en el marco de lo establecido en el artículo 149.1.15.ª de la Constitución, a
la Junta de Andalucía, de acuerdo con los principios de precaución, seguridad y calidad
alimentaria (art. 199).
F) Prevención de incendios forestales y lucha contra la desertificación
Los poderes públicos pondrán en marcha mecanismos adecuados de lucha contra la
desertificación, la deforestación y la erosión en Andalucía, realizarán planes de preven-
ción de incendios forestales y extinción, así como la recuperación medioambiental de las
zonas afectadas (art. 200).
G) Protección ante la contaminación
Según el art. 201, los poderes públicos de Andalucía promoverán políticas que mejoren
la calidad de vida de la población mediante la reducción de las distintas formas de con-
taminación y la fijación de estándares y niveles de protección.
Dichas políticas se dirigirán, especialmente en el medio urbano, a la protección frente a
la contaminación acústica, así como al control de la calidad del agua, del aire y del suelo.

52 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

H) Desarrollo rural
Sobre el mismo, dispone el art. 202 que los poderes públicos de Andalucía, con el
objetivo conjunto de fijar la población del mundo rural y de mejorar su calidad de vida,
promoverán estrategias integrales de desarrollo rural, dirigidas a constituir las bases ne-
cesarias para propiciar un desarrollo sostenible.
I) Uso eficiente del suelo y sistemas integrales de transporte
El art. 203 obliga a los poderes públicos de Andalucía a velar por un uso eficiente y sos-
tenible del suelo, a fin de evitar la especulación urbanística y la configuración de áreas
urbanizadas insostenibles.
La Comunidad Autónoma de Andalucía potenciará el desarrollo del transporte público
colectivo, especialmente aquel más eficiente y menos contaminante.
J) Utilización racional de los recursos energéticos
Los poderes públicos de Andalucía pondrán en marcha estrategias dirigidas a evitar el
cambio climático. Para ello potenciarán las energías renovables y limpias, y llevarán a
cabo políticas que favorezcan la utilización sostenible de los recursos energéticos, la
suficiencia energética y el ahorro (art. 204).
K) Protección de los animales
Los poderes públicos velarán por la protección de los animales, en particular por aque-
llas especies en peligro de extinción. El Parlamento de Andalucía regulará por ley dicha
protección (art. 205).
L) Incentivos y medidas fiscales
Finalmente, con arreglo al art. 206, para la consecución de los objetivos establecidos en
este Título, la Junta de Andalucía desarrollará políticas propias e incentivos a particulares
adecuados a dicha finalidad. Una ley del Parlamento de Andalucía regulará medidas de
fiscalidad ecológica, preventivas, correctoras y compensatorias del daño ambiental en el
marco de la Ley Orgánica a que se refiere el artículo 157.3 de la Constitución Española.
El art. 46 señala que los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el
enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de
los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad. La ley penal
sancionará los atentados contra este patrimonio (este artículo ha sido desarrollado por la Ley
16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español, parcialmente derogada por la Ley
43/1995, de 27 de diciembre, del Impuesto sobre Sociedades).
Conforme al art. 47 CE, todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda
digna y adecuada, debiendo los poderes públicos regular la utilización del suelo de acuerdo con
el interés general para impedir la especulación, y participando la comunidad en las plusvalías
que genere la acción urbanística de los Entes Públicos. En relación con esta materia, habrá que
estar a la legislación sobre Régimen del Suelo y Ordenación Urbana tanto estatal –constitui-
da, básicamente, por el citado Real Decreto Legislativo 2/2008, de 20 de junio, por el que se
aprueba el Texto Refundido de la Ley de Suelo, así como la Ley 29/1994, de 24 de noviembre,
de Arrendamientos Urbanos. Asimismo, debe estarse a lo dispuesto por el Código Técnico de la
Edificación, aprobado por el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo (modificado por el Real
Decreto 1371/2007, de 19 de octubre, por el que se aprueba el documento básico «DB-HR
Protección frente al ruido» del Código Técnico de la Edificación y se modifica el Real Decreto
314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación, así como
por el Real Decreto 173/2010, de 19 de febrero, por el que se modifica el Código Técnico de la
Edificación, aprobado por el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, en materia de accesibili-
dad y no discriminación de las personas con discapacidad, y por la citada Ley 8/2013, de 26 de
junio, y parcialmente declarado nulo por Sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo de 4
de mayo de 2010), junto al cual debe tenerse en cuenta el Real Decreto 315/2006, de 17 de
marzo, por el que se crea el Consejo para la Sostenibilidad, Innovación y Calidad de la Edificación

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 53


La Constitución Española de 1978

(parcialmente declarado nulo por Sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo de 23 de
abril de 2010). También ha de hacerse mención al Real Decreto 2066/2008, de 12 de diciembre,
por el que se regula el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 (modificado por el
Real Decreto 1713/2010, de 17 de diciembre). Finalmente, ha de aludirse a la Ley 19/2009,
de 23 de noviembre, de medidas de fomento y agilización procesal del alquiler y de la eficiencia
energética de los edificios, así como al Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio por el que se
aprueba el Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios (modificado por el Real Decreto
1826/2009, de 27 de noviembre).
Sobre el derecho a la vivienda trata el art. 25 del Estatuto de Autonomía para Andalucía, a
cuyo tener, para favorecer el ejercicio del derecho constitucional a una vivienda digna y adecua-
da, los poderes públicos están obligados a la promoción pública de la vivienda. La ley regulará el
acceso a la misma en condiciones de igualdad, así como las ayudas que lo faciliten. Al efecto, ha
de hacerse mención a la Ley del Parlamento de Andalucía 1/2010, de 8 de marzo, Reguladora
del Derecho a la Vivienda en Andalucía.
El art. 48 trata del derecho de la juventud a una participación libre y eficaz en el desa-
rrollo político, social, económico y cultural. Al efecto, ha de hacerse mención al Real Decreto
1472/2007, de 2 de noviembre, por el que se regula la renta básica de emancipación de los
jóvenes (parcialmente modificado por el Real Decreto 366/2009, de 20 de marzo, así como por el
Real Decreto 1260/2010, de 8 de octubre).
El art. 49 CE impone a los poderes públicos la realización de una política de previsión,
tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psí-
quicos, a los que prestarán la atención especializada que requieran y los ampararán especial-
mente para el disfrute de los derechos que el Título I otorga a todos los ciudadanos. Este artí-
culo se ha desarrollado por Ley 13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de los Minusváli-
dos (desarrollada por el Real Decreto 870/2007, de 2 de julio, por el que se regula el programa
de empleo con apoyo como medida de fomento de empleo de personas con discapacidad en el
mercado ordinario de trabajo), junto a lo que habrán de tenerse en cuenta la Ley 15/1995, de
30 de mayo, sobre límites del dominio sobre inmuebles para eliminar barreras arquitectónicas
a las personas con discapacidad, la Ley 41/2003, de 18 de noviembre, sobre protección patri-
monial de las personas con discapacidad y de modificación del Código Civil, de la Ley de Enjui-
ciamiento Civil y de la Normativa Tributaria con esta finalidad (modificada por la Ley 1/2009, de
25 de marzo, de reforma de la Ley de 8 de junio de 1957, sobre el Registro Civil, en materia de
incapacidades, cargos tutelares y administradores de patrimonios protegidos y de esta Ley
41/2003, y desarrollada por el Real Decreto 177/2004, de 4 de julio, por el que se determina
la composición, funcionamiento y funciones de la Comisión de protección patrimonial de las
personas con discapacidad, a su vez modificado por el Real Decreto 1853/2009, de 4 de di-
ciembre), la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de igualdad de oportunidades, no discriminación
y accesibilidad universal de las personas con discapacidad (modificada por la citada Ley
26/2011, de 1 de agosto, de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los
Derechos de las Personas con Discapacidad y desarrollada por el Real Decreto 1414/2006, de
1 de diciembre, por el que se determina la consideración de persona con discapacidad a los
efectos de la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de Igualdad de oportunidades, no discriminación
y accesibilidad universal de las personas con discapacidad, que ha sido derogado parcialmente
por el Real Decreto 1276/2011, de 16 de septiembre, de adaptación normativa a la Conven-
ción Internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad, que ha desarrollado a
la citada Ley 26/2011, de 1 de agosto; por el Real Decreto 1417/2006, de 1 de diciembre,
por el que se establece el sistema arbitral para la resolución de quejas y reclamaciones en
materia de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad por razón de discapa-
cidad; por el Real Decreto 366/2007, de 16 de marzo, por el que se establecen las condiciones
de accesibilidad y no discriminación de las personas con discapacidad en sus relaciones con la
Administración General del Estado –desarrollado por Orden PRE/446/2008, de 20 de febrero,
por la que se determinan las especificaciones y características técnicas de las condiciones y
criterios de accesibilidad y no discriminación establecidas en dicho Real Decreto–; por el Real
Decreto 505/2007, de 20 de abril, por el que se aprueban las condiciones básicas de accesi-
bilidad y no discriminación de las personas con discapacidad para el acceso y utilización de los

54 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

espacios públicos urbanizados y edificaciones; por el Real Decreto 1494/2007, de 12 de no-


viembre, por el que se aprueba el Reglamento sobre las condiciones básicas para el acceso de
las personas con discapacidad a las tecnologías, productos y servicios relacionados con la so-
ciedad de la información y medios de comunicación social, afectado por el citado Real Decreto
1276/2011, de 16 de septiembre; por el Real Decreto 1544/2007, de 23 de noviembre, por
el que se regulan las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y
utilización de los modos de transporte para personas con discapacidad, también afectado por
el citado Real Decreto 1276/2011, de 16 de septiembre; por el Real Decreto 1855/2009, de
4 de diciembre, por el que se regula el Consejo Nacional de la Discapacidad –modificado por el
Real Decreto 263/2011, de 28 de febrero, por el que se desarrolla la estructura orgánica bási-
ca del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad–; por el Real Decreto 1856/2009, de 4
de diciembre, de procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de
discapacidad; por el citado Real Decreto 173/2010, de 19 de febrero, por el que se modifica
el Código Técnico de la Edificación en materia de accesibilidad y no discriminación de las per-
sonas con discapacidad, y por el Real Decreto 422/2011, de 25 de marzo, por el que se aprue-
ba el Reglamento sobre las condiciones básicas para la participación de las personas con dis-
capacidad en la vida política y en los procesos electorales), la Ley 53/2003, de 10 de diciem-
bre, sobre empleo público de discapacitados (desarrollada por el Real Decreto 2271/2004, de
3 de diciembre, por el que se regula el acceso al empleo público y la provisión de puestos de
trabajo de las personas con discapacidad), la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción
de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia (modificada
por el citado Real Decreto-Ley 20/2011, de 30 de diciembre, por la citada Ley 2/2012, de 29
de junio, por el también citado reiteradamente Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio y por
la citada Ley 17/2012, de 27 de diciembre, y desarrollada por el Real Decreto 614/2007, de
11 de mayo, sobre nivel mínimo de protección del Sistema para la Autonomía y Atención a la
Dependencia garantizado por la Administración General del Estado –parcialmente modificado
por el Real Decreto 99/2009, de 6 de febrero, por el que se modifica el Real Decreto 614/2007,
de 11 de mayo, sobre nivel mínimo de protección del sistema para la autonomía y atención a
la dependencia garantizado por la Administración General del Estado–, por el Real Decreto
615/2007, de 11 de mayo, por el que se regula la Seguridad Social de los cuidadores de las
personas en situación de dependencia –modificado por el Real Decreto 175/2011, de 11 de
febrero, por el que se modifica el Real Decreto 727/2007, de 8 de junio, sobre criterios para
determinar las intensidades de protección de los servicios y la cuantía de las prestaciones eco-
nómicas de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y
Atención a las personas en situación de dependencia, y el Real Decreto 615/2007, de 11 de
mayo, por el que se regula la Seguridad Social de los cuidadores de las personas en situación
de dependencia–; por el Real Decreto 73/2009, de 30 de enero, sobre las prestaciones econó-
micas de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de promoción de la autonomía personal y aten-
ción a las personas en situación de dependencia para el ejercicio 2009, por el Real Decreto
74/2009, de 30 de enero, por el que se determina el nivel mínimo de protección garantizado a
los beneficiarios del sistema para la autonomía y atención a la dependencia para el ejercicio
2009; por el Real Decreto 7/2008, de 11 de enero, sobre las prestaciones económicas de la
Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las
personas en situación de dependencia para el ejercicio 2008, y por el Real Decreto 174/2011,
de 11 de febrero, por el que se aprueba el baremo de valoración de la situación de dependen-
cia establecido por la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Perso-
nal y Atención a las personas en situación de dependencia), y la Ley 27/2007, de 23 de octu-
bre, por la que se reconocen las lenguas de signos españolas y se regulan los medios de apoyo
a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas (afec-
tada por la reiterada Ley 26/2011, de 1 de agosto), junto a la cual debe tenerse en cuenta el
Real Decreto 1612/2007, de 7 de diciembre, por el que se regula un procedimiento de voto
accesible que facilita a las personas con discapacidad visual el ejercicio del derecho de sufra-
gio. Por último, ha de hacerse notar que el 23 de noviembre de 2007 se firmó el Instrumento
de ratificación del Protocolo Facultativo a la Convención sobre los derechos de las personas con
discapacidad, hecho en Nueva York el 13 de diciembre de 2006.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 55


La Constitución Española de 1978

Por lo que se refiere al Estatuto de Autonomía para Andalucía, su art. 24 trata de esta ma-
teria, señalando que las personas con discapacidad y las que estén en situación de dependencia
tienen derecho a acceder, en los términos que establezca la ley, a las ayudas, prestaciones y
servicios de calidad con garantía pública necesarios para su desarrollo personal y social.
El art. 50 se ocupa de la Tercera Edad, estableciendo su derecho a pensiones adecuadas y
periódicamente actualizadas y a la utilización de un sistema de servicios sociales que atenderán
sus problemas específicos de salud, vivienda, cultura y ocio. En relación con este artículo, debe
tenerse en cuenta el Real Decreto 117/2005, de 4 de febrero, por el que se regula el Consejo
Estatal de las Personas Mayores.
Por su parte, el art. 19 del Estatuto de Autonomía para Andalucía trata de los mayores, se-
ñalando que las personas mayores tienen derecho a recibir de los poderes públicos de Andalucía
una protección y una atención integral para la promoción de su autonomía personal y del enveje-
cimiento activo, que les permita una vida digna e independiente y su bienestar social e individual,
así como a acceder a una atención gerontológica adecuada, en el ámbito sanitario, social y asis-
tencial, y a percibir prestaciones en los términos que establezcan las leyes.
El art. 51 impone a los poderes públicos la obligación de garantizar la defensa de los con-
sumidores y usuarios, protegiendo, mediante procedimientos eficaces, la seguridad, la salud y
los legítimos intereses económicos de los mismos. Asimismo, se promoverá la información y la
educación de los consumidores y usuarios, fomentándose sus organizaciones, a las que se oirá
en las cuestiones que les puedan afectar.
En relación con este artículo, ha de tenerse en cuenta el Texto Refundido de la Ley General
para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, aprobado por el
Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre (modificado por la Ley 25/2009, de 22 de
diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso
a las actividades de servicios y su ejercicio, y por la Ley 29/2009, de 30 de diciembre, por la
que se modifica el régimen legal de la competencia desleal y de la publicidad para la mejora de
la protección de los consumidores y usuarios), así como, en cuanto no se opongan al mismo, la
legislación de desarrollo de la ya derogada Ley 26/1984, de 19 de julio, de Defensa de los Con-
sumidores y Usuarios, pudiendo citarse al efecto el Real Decreto 825/1990, de 22 de junio, sobre
el derecho de representación, consulta y participación de los consumidores y usuarios a través de
sus Asociaciones –modificado parcialmente por el Real Decreto 2211/1995, de 28 de diciembre, y
por el Real Decreto 1203/2002, de 20 de noviembre, y parcialmente derogado por el Real Decreto
894/2005, de 22 de julio, por el que se regula el Consejo de Consumidores y Usuarios–, este Real
Decreto 894/2005, de 22 de julio, por el que se regula el Consejo de Consumidores y Usuarios
(cuyo art. 3,6º ha sido declarado nulo por Sentencia de 5 de febrero de 2008, de la Sala Tercera
del Tribunal Supremo, y que ha sido modificado parcialmente por el Real Decreto 487/2009, de 3
de abril), y el Real Decreto 231/2008, de 15 de febrero, por el que se regula el Sistema Arbitral
de Consumo (modificado por el Real Decreto 863/2009, de 14 de mayo). Junto a estas normas
deben tenerse en cuenta, también, la Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio
Minorista (parcialmente modificada por la Ley 55/1999, de 29 de diciembre, de Medidas Fiscales,
Administrativas y del Orden Social, por la Ley 47/2002, de 19 de diciembre, para la transposición
al ordenamiento jurídico español de la Directiva 97/7/CE en materia de contratos a distancia, y para
la adaptación de la Ley a diversas Directivas Comunitarias, por la Ley 1/2004, de 21 de diciembre,
de Horarios Comerciales, por la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas
de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, por el citado Real Decreto Legislativo
1/2007, de 16 de noviembre, por la Ley 56/2007, de 28 de diciembre, de Medidas de Impulso de
la Sociedad de la Información, por la citada Ley 29/2009, de 30 de diciembre; por la Ley 1/2010,
de 1 de marzo, de reforma de la Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Mi-
norista, y por el reiterado Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio), la Ley Orgánica 2/1996, de
15 de enero, complementaria de la de Ordenación del Comercio Minorista, la Ley 28/1998, de 13
de julio, de venta a plazos de bienes muebles (parcialmente modificada por la Ley 55/2007, de
28 de diciembre, del Cine, así como por la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito
al consumo), la Ley 42/1998, de 15 de diciembre, sobre derechos de aprovechamiento por turno
de bienes inmuebles de uso turístico y normas tributarias (afectada por la Ley 39/2002, de 28

56 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

de octubre, de transposición al ordenamiento jurídico español de diversas directivas comunitarias


en materia de protección de los intereses de los consumidores y usuarios), la Ley 38/1999, de
5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación (promulgada en desarrollo, también, del art. 47
CE y modificada por la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación
urbanas, así como por la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación
urbanas), la citada Ley 11/2001, de 5 de julio, por la que se crea la Agencia Española de Segu-
ridad Alimentaria, la citada Ley 39/2002, de 28 de octubre, la también citada la Ley 1/2004, de
21 de diciembre, de Horarios Comerciales (modificada por la Ley 44/2006, de 29 de diciembre,
de mejora de la protección de los consumidores y usuarios, y por el reiterado Real Decreto-Ley
20/2012, de 13 de julio), la Ley 22/2007, de 11 de julio, sobre comercialización a distancia de
servicios financieros destinados a los consumidores, la Ley 43/2007, de 13 de diciembre, de pro-
tección de los consumidores en la contratación de bienes con oferta de restitución del precio, la
Ley 2/2009, de 31 de marzo, por la que se regula la contratación con los consumidores de prés-
tamos o créditos hipotecarios y de servicios de intermediación para la celebración de contratos de
préstamo o crédito, la citada la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo,
el Real Decreto 1801/2003, de 26 de diciembre, sobre seguridad general de los productos, y el
Real Decreto 199/2010, de 26 de febrero, por el que se regula el ejercicio de la venta ambulante
o no sedentaria.
El art. 27 del Estatuto de Autonomía para Andalucía regula este derecho, prescribiendo que
se garantiza a los consumidores y usuarios de los bienes y servicios el derecho a asociarse, así
como a la información, formación y protección en los términos que establezca la ley. Asimismo, la
ley regulará los mecanismos de participación y el catálogo de derechos del consumidor.
El art. 52 prescribe, finalmente, que la Ley regulará las Organizaciones Profesionales que
contribuyan a la defensa de sus intereses, cuya estructura interna y funcionamiento deberán ser
democráticos.

2.3. DEBERES DE LOS ESPAÑOLES


Fundamentalmente son:
1. Deber (que es también un derecho) de defender a España, regulándose en el art. 30,
además, la prestación obligatoria del servicio militar, remitiéndose a una regulación por
Ley (ya citada) de lo relativo a la objeción de conciencia, así como las causas de exen-
ción del servicio militar obligatorio, pudiendo imponer, en su caso, una prestación social
sustitutoria.
Asimismo, este artículo dispone que podrá establecerse un servicio civil para el cumpli-
miento de fines de interés general. Y que mediante Ley podrán regularse los deberes de
los ciudadanos en los casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública (a esta ma-
teria se refieren la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de estados de Alarma, Excepción
y Sitio, y la Ley 2/1985, de 21 de enero, de Protección Civil).
2. Deberes tributarios, recogidos en el art. 31,1.º conforme al cual «todos contribuirán al
sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante
un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en
ningún caso, tendrá alcance confiscatorio».
A este respecto, el número 3 de este artículo dispone que «sólo podrán establecerse
prestaciones personales o patrimoniales de carácter público con arreglo a la Ley».
Por su parte, el número 2 prescribe que «el gasto público realizará una asignación equi-
tativa de los recursos públicos, y su programación y ejecución responderán a los criterios
de eficiencia y economía».
Finalmente, en relación con esta materia, debe hacerse mención a la Ley 58/2003, de
17 de diciembre, General Tributaria, parcialmente modificada por la Ley 36/2006, de
29 de noviembre, de medidas para la prevención del fraude fiscal; por la Ley 4/2008,

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 57


La Constitución Española de 1978

de 23 de diciembre, por la que se suprime el gravamen del Impuesto sobre el Patri-


monio, se generaliza el sistema de devolución mensual en el Impuesto sobre el Valor
Añadido, y se introducen otras modificaciones en la normativa tributaria, por la Ley
18/2009, de 23 de noviembre, por la que se modifica el texto articulado de la Ley
sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por el Real
Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, en materia sancionadora; por la Ley
22/2009, de 18 de diciembre, por la que se regula el sistema de financiación de las
Comunidades Autónomas de régimen común y Ciudades con Estatuto de Autonomía
y se modifican determinadas normas tributarias; por la Ley 2/2011, de 4 de marzo,
de Economía Sostenible; por la Ley 38/2011, de 10 de octubre, de reforma de la
Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal; por el Real Decreto-Ley 20/2011, de 30 de
diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para
la corrección del déficit público; por el Real Decreto-Ley 12/2012, de 30 de marzo, por
el que se introducen diversas medidas tributarias y administrativas dirigidas a la reduc-
ción del déficit público; por el Real Decreto-Ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas
urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la
calidad y seguridad de sus prestaciones; por la Ley 7/2012, de 29 de octubre, de mo-
dificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa
financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el
fraude, y por la ya mencionada Ley 8/2013, de 26 de junio.
En este contexto tributario, el Título VI del Estatuto de Autonomía para Andalucía, que ha
sido promulgado como Ley Orgánica 2/2007, de 19 de marzo, de reforma del Estatuto
de Autonomía para Andalucía, trata de “Economía, Empleo y Hacienda”, disponiendo
el art. 179 que, en los términos contemplados en la Constitución y en la Ley Orgánica
prevista en el artículo 157.3 de la misma, corresponde al Parlamento la potestad de
establecer los tributos, así como la fijación de recargos.
La potestad tributaria se ejercerá con arreglo a los principios constitucionales de ca-
pacidad económica, justicia, generalidad, igualdad, equitativa distribución de la carga
tributaria, progresividad y no confiscatoriedad.
Sin perjuicio de su función primordial de recursos para la recaudación de ingresos
públicos, los tributos podrán ser instrumentos de política económica en orden a la con-
secución de un elevado nivel de progreso, cohesión, protección ambiental y bienestar
social.
La Comunidad Autónoma actuará de acuerdo con los principios de armonización, preser-
vando la unidad de mercado.
El art. 180, acto seguido, regula las competencias en materia tributaria, y el art. 181
prevé la creación de una Agencia Tributaria Andaluza a la que se encomendará la gestión,
liquidación, recaudación e inspección de todos los tributos propios, así como, por dele-
gación del Estado, de los tributos estatales totalmente cedidos a la Junta de Andalucía,
y que podrá prestar su colaboración a otras administraciones, pudiendo asumir, por
delegación, la gestión tributaria en relación con los tributos locales.
3. Deber (que, a la vez, es derecho) de trabajar, sin discriminación por razón de sexo
(art. 35).
4. Deber de los padres a prestar asistencia de todo orden a sus hijos habidos dentro
y fuera del matrimonio, durante su minoría de edad y en los demás casos en que
legalmente proceda (art. 39).
5. Deber de conservación del medio ambiente, conforme al art. 45, estableciéndose,
en los términos que la Ley fije, sanciones penales (sobre lo que habrá que estar a la Ley
Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal) o, en su caso, administrati-
vas, así como la obligación de reparar el daño causado.
6. Deber de conservación del patrimonio histórico, cultural y artístico (art. 46).

58 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

Por su parte, el art. 36 del Estatuto de Autonomía para Andalucía indica que en el ámbito
de sus competencias, sin perjuicio de los deberes constitucionalmente establecidos, el Estatuto
establece y la ley desarrollará la obligación de todas las personas de:
a) Contribuir al sostenimiento del gasto público en función de sus ingresos.
b) Conservar el medio ambiente.
c) Colaborar en las situaciones de emergencia.
d) Cumplir las obligaciones derivadas de la participación de los ciudadanos en la Adminis-
tración electoral, respetando lo establecido en el régimen electoral general.
e) Hacer un uso responsable y solidario de las prestaciones y servicios públicos y colaborar
en su buen funcionamiento, manteniendo el debido respeto a las normas establecidas
en cada caso, así como a los demás usuarios y al personal encargado de prestarlos.
f) Cuidar y proteger el patrimonio público, especialmente el de carácter histórico-artístico y
natural.
g) Contribuir a la educación de los hijos, especialmente en la enseñanza obligatoria.
Las empresas que desarrollen su actividad en Andalucía se ajustarán a los principios de res-
peto y conservación del medio ambiente establecidos en el Título VII. La Administración andaluza
establecerá los correspondientes mecanismos de inspección y sanción.

2.4. GARANTÍAS DE LOS DERECHOS Y LIBERTADES


Vienen recogidas en los arts. 53 y 54 CE.
El art. 53 dispone que:
1. Los derechos y libertades reconocidos en el capítulo segundo del presente título (es decir
los contenidos en los arts. 14 a 38) vinculan a todos los poderes públicos. Sólo por ley,
que en todo caso deberá respetar su contenido esencial, podrá regularse el ejercicio de
tales derechos y libertades, que se tutelarán de acuerdo con lo previsto en el artículo
161.1.a) (es decir, a través del recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Consti-
tucional, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley Orgánica 2/1979, de 3 de octubre, del
Tribunal Constitucional).
2. Cualquier ciudadano podrá recabar la tutela de las libertades y derechos reconocidos
en el artículo 14 y la sección primera del capítulo segundo (integrada por los arts. 15
a 29) ante los Tribunales ordinarios por un procedimiento basado en los principios de
preferencia y sumariedad (recogido en los arts. 114 a 122 de la Ley 29/1998, de 13 de
julio, Reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa) y, en su caso, a través
del recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional. Este último recurso será aplicable
a la objeción de conciencia reconocida en el artículo 30.
3. El reconocimiento, el respeto y la protección de los principios reconocidos en el capítulo
tercero (los derechos reconocidos en los arts. 39 a 52) informarán la legislación positiva,
la práctica judicial y la actuación de los poderes públicos. Sólo podrán ser alegados ante
la jurisdicción ordinaria, de acuerdo con lo que dispongan las leyes que los desarrollen.
El art. 54, por su parte, trata del Defensor del Pueblo, estableciendo que «una Ley Orgánica
regulará la institución del Defensor del Pueblo, como Alto Comisionado de las Cortes Generales,
designado por estas para la defensa de los derechos comprendidos en este Título, a cuyo efecto
podrá supervisar la actividad de la Administración, dando cuenta a las Cortes Generales».
Esta Ley Orgánica es la 3/1981, de 6 de abril (afectada por la Ley Orgánica 2/1992, de 5
de marzo, de Modificación de la Ley Orgánica 3/1981, de 6 de abril, del Defensor del Pueblo a
efectos de constituir una Comisión Mixta Congreso-Senado de Relaciones con el Defensor del
Pueblo; por la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, y por la Ley Orgá-

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 59


La Constitución Española de 1978

nica 1/2009, de 3 de noviembre, complementaria de la Ley de reforma de la legislación procesal


para la implantación de la nueva Oficina judicial, por la que se modifica la Ley Orgánica 6/1985,
de 1 de julio, del Poder Judicial), junto a la que debe tenerse en cuenta la Ley 36/1985, de 6 de
noviembre, por la que se regulan las relaciones entre la Institución del Defensor del Pueblo y las
figuras similares de las distintas Comunidades Autónomas.
Finalmente, dentro de estos mecanismos de garantías, hemos de señalar que, una vez ago-
tadas las instancias internas, y en virtud de una Declaración de nuestro Ministerio de Asuntos
Exteriores, de 11 de junio de 1981 (renovada el 18 de octubre de 1985, por cinco años, pro-
rrogables tácitamente), se pueden plantear demandas ante el Secretario General del Consejo de
Europa, conociendo de las mismas la Comisión Europea de Derechos Humanos, por la violación
de los derechos reconocidos en el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos
y de las Libertades Fundamentales, de Roma, de 4 de noviembre de 1950. En la actualidad, estas
demandas se dirigirán ante el Tribunal ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
Las garantías de los derechos recogidos en el Estatuto de Autonomía para Andalucía se reco-
gen en los arts. 38 a 41 del mismo, que distinguen lo que sigue:
A) Vinculación de los poderes públicos y de los particulares
Con arreglo al art. 38, la prohibición de discriminación del artículo 14 y los derechos
reconocidos en el Capítulo II vinculan a todos los poderes públicos andaluces y, depen-
diendo de la naturaleza de cada derecho, a los particulares, debiendo ser interpretados
en el sentido más favorable a su plena efectividad. El Parlamento aprobará las correspon-
dientes leyes de desarrollo, que respetarán, en todo caso, el contenido de los mismos
establecido por el Estatuto, y determinarán las prestaciones y servicios vinculados, en su
caso, al ejercicio de estos derechos.
B) Protección jurisdiccional
Los actos de los poderes públicos de la Comunidad que vulneren los derechos mencionados
en el artículo anterior podrán ser objeto de recurso ante la jurisdicción correspondiente, de
acuerdo con los procedimientos que establezcan las leyes procesales del Estado (art. 39).
C) Efectividad de los principios rectores
A tenor del art. 40, el reconocimiento y protección de los principios rectores de las políti-
cas públicas informará las normas legales y reglamentarias andaluzas, la práctica judicial
y la actuación de los poderes públicos, y podrán ser alegados ante los jueces y tribunales
de acuerdo con lo que dispongan las leyes que los desarrollen.
Los poderes públicos de la Comunidad Autónoma de Andalucía adoptarán las medidas
necesarias para el efectivo cumplimiento de estos principios, en su caso, mediante el im-
pulso de la legislación pertinente, la garantía de una financiación suficiente y la eficacia
y eficiencia de las actuaciones administrativas.
D) Defensa de los derechos
Finalmente, según el art. 41, corresponde al Defensor o Defensora del Pueblo Andaluz
velar por la defensa de los derechos enunciados en el presente Título, en los términos
del artículo 128.

2.5. SUSPENSIÓN DE LOS DERECHOS Y LIBERTADES


Viene regulada en el art. 55 de la Constitución, sobre la base del cual se puede hacer la
siguiente distinción:
1. Los derechos reconocidos en los artículos 17, 18, apartados 2 y 3, artículos 19, 20,
apartados 1,a) y d), y 5, artículos 21, 28, apartado 2, y artículo 37, apartado 2 (es
decir, los derechos a la libertad y seguridad personal, la inviolabilidad del domicilio y
secreto de las comunicaciones, libertad de residencia y circulación, libertad de expresión
e información, de reunión y manifestación, a la huelga y a la adopción de medidas de
conflicto colectivo), podrán ser suspendidos cuando se acuerde la declaración del estado

60 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Constitución Española de 1978

de excepción o el de sitio en los términos previstos en la Constitución. Se exceptúa de lo


establecido anteriormente el apartado 3 del artículo 17 (el derecho de información del
detenido de sus derechos, razones de su detención y asistencia de Letrado en las dili-
gencias policiales y judiciales) para el supuesto de declaración del estado de excepción
(a estos estados de excepción y sitio se refiere el art. 116 de la Constitución).
2. Una ley orgánica podrá determinar la forma y los casos en los que, de forma individual y
con la necesaria intervención judicial y el adecuado control parlamentario, los derechos
reconocidos en los artículos 17, apartado 2, y 18, apartados 2 y 3 (los derechos de plazo
de setenta y dos horas para ser puesto el detenido a disposición de la Autoridad Judicial
o en libertad, a la inviolabilidad del domicilio y al secreto de las comunicaciones), pueden
ser suspendidos para personas determinadas, en relación con las investigaciones corres-
pondientes a la actuación de bandas armadas o elementos terroristas.
La utilización injustificada o abusiva de las facultades reconocidas en dicha ley orgánica
producirá responsabilidad penal, como violación de los derechos y libertades reconoci-
dos por las leyes (esta suspensión se ha regulado por la Ley Orgánica 4/1988, de 25 de
mayo, que reformó la Ley de Enjuiciamiento Criminal en materia de delitos relacionados
con la actividad de estas bandas armadas y elementos terroristas o rebeldes).

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 61


TEMA
2
Organización territorial del Estado:
las Comunidades Autónomas.
Fundamento constitucional. Los
Estatutos de Autonomía. Delimitación
de las funciones y competencias
del Estado y de las Comunidades
Autónomas. La Administración Local:
Tipología de los Entes Locales
En este tema se analizará lo concerniente al Título VIII de la
Constitución llamado: «La organización territorial del Estado», es
decir, las dos Administraciones que en él se contemplan: la Auto-
nómica y la Local.
La primera parte, Administración Autonómica, es una prepa-
ración para los temas siguientes, mientras que en la segunda se
analizarán de modo general los órganos esenciales que integran la
Administración local.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 63


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

ESQUEMA INICIAL

1. Organización territorial del Estado. Las Comunidades Autónomas: Funda-


mento constitucional. Los Estatutos de Autonomía. Delimitación de las fun-
ciones y competencias del Estado y de las Comunidades Autónomas
1.1. Introducción
1.2. Principios generales
1.3. Comunidades Autónomas
1.3.1. Introducción
1.3.2. Notas características del derecho a la Autonomía
1.3.3. Constitución
1.3.3.1. Creación
1.3.3.2. Vías de acceso a la Autonomía
1.3.4. Estatutos de Autonomía
1.3.4.1. Introducción
1.3.4.2. Forma de elaboración
1.3.4.3. Significado de los Estatutos de Autonomía
1.3.5. Instituciones Autonómicas
1.3.5.1. Comunidades Autónomas de régimen normal
1.3.5.2. Comunidades Autónomas de régimen especial
1.3.5.3. Comunidades Autónomas de régimen excepcional
1.3.6. Gobierno y Administración
1.3.7. Competencias de las Comunidades Autónomas
1.3.8. Competencias reservadas al Estado
1.3.9. Las potestades legislativas de las Comunidades Autónomas
1.3.9.1. Introducción
1.3.9.2. Las Leyes Autonómicas y sus relaciones con las Leyes Estatales
1.3.10. Control de la actividad de los órganos de las Comunidades Autónomas
1.3.11. Financiación de las Comunidades Autónomas

2. La Administración Local. Tipología de los entes locales


2.1. Concepto
2.2. Características
2.3. Evolución del Régimen Local
2.4. Entidades Locales existentes
2.5. Principios Constitucionales
2.6. Regulación jurídica

64 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

1. Organización territorial del Estado. las COMUNIDADES


autónomas: fundamento CONSTITUCIONAL. Los estatutos
de autonomía. delimitación de las funciones y
competencias del Estado y de las COMUNIDADES
autónomas

1.1. Introducción
A la organización territorial del Estado se dedica el Título VIII de nuestra vigente Constitución,
de 27 de diciembre de 1978 (CE, en adelante), arts. 137 a 158, dividido en tres Capítulos, que
tratan, respectivamente, de:
a) Los principios generales.
b) La Administración Local.
c) Las Comunidades Autónomas.

1.2. principios generales


A tenor del art. 137 CE, “el Estado se organiza territorialmente en Municipios, en Provincias y
en las Comunidades Autónomas que se constituyan. Todas estas entidades gozan de autonomía
para la gestión de sus respectivos intereses”.
Por su parte, el art. 138 señala que el Estado garantiza la realización efectiva del principio
de solidaridad consagrado en el art. 2 de la Constitución, velando por el establecimiento de un
equilibrio económico, adecuado y justo, entre las diversas partes del territorio español, y aten-
diendo en particular a las circunstancias del hecho insular. Las diferencias entre los Estatutos
de las distintas Comunidades Autónomas no podrán implicar, en ningún caso, privilegios econó-
micos y sociales.
Finalmente, el art. 139 dispone que todos los españoles tienen los mismos derechos y obli-
gaciones en cualquier parte del territorio del estado. Ninguna autoridad podrá adoptar medidas
que directa o indirectamente obstaculicen la libertad de circulación y establecimiento de las per-
sonas y la libre circulación de bienes en todo el territorio nacional.

1.3. COMUNIDADES autónomas


1.3.1. Introducción
Según LEGUINA VILLA, entre los muchos y complejos problemas con los que se ha tenido que
enfrentar la nueva Constitución española, el lugar más destacado lo ocupa el que se refiere a la
organización territorial del Estado.
Al efecto, la CE mantiene la estructura unitaria del Estado, pero, al propio tiempo, reconoce
el derecho de las Entidades territoriales regionales o nacionales a constituirse en Comunidades
Autónomas con facultades de autogobierno. Entre las distintas opciones posibles de organización
territorial, se ha elegido el modelo de Estado unitario regionalizado, siguiendo el precedente intro-
ducido por la Constitución de la II República española.
En concreto, el art. 2 CE dispone, como vimos, que «la Constitución se fundamenta en la
indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y
reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y
la solidaridad de todas ellas». Y el art. 137 CE, por su parte, prescribe que «el Estado se organiza
territorialmente en Municipios, en Provincias y en las Comunidades Autónomas que se consti-
tuyan. Todas estas Entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses».

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 65


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

En definitiva, como ha indicado el autor citado, la soberanía pertenece a un único titular: «el
pueblo español», considerado como una totalidad, «del que emanan los poderes del Estado» (art.
1,2.º), cuya «indisoluble unidad» se manifiesta en la «Nación española, patria común e indivisible
de todos los españoles» (art. 2), que se constituye en un «Estado social y democrático de Dere-
cho» (art. 1,1.º). Pero, junto a ello, la Constitución declara que el Estado, uno e indivisible, está
integrado por un conjunto de regiones y nacionalidades cuyo derecho a la autonomía se reconoce
y garantiza dentro de la indispensable solidaridad entre todas ellas (art. 2).

1.3.2. Notas características del derecho a la autonomía


Según ENTRENA CUESTA, son:
a) La voluntariedad de su ejercicio, salvo que las Cortes Generales, mediante Ley Orgánica
y por motivos de interés nacional sustituyan la iniciativa de las Corporaciones afectadas
(arts. 143 y 144 y Disposición Transitoria Primera de la CE).
b) La generalidad de su otorgamiento.
c) La igualdad en su contenido.
d) La progresividad en su integración (art. 148,2.º), si bien, concurriendo determinados
presupuestos y requisitos (art. 151 y Disposición Transitoria Segunda), las Comunidades
Autónomas podrán asumir desde el momento de su constitución la totalidad de las com-
petencias previstas en la CE, lo que permite distinguir entre las Comunidades Autónomas
de autonomía plena (que han seguido la vía especial) y las de autonomía plena diferida
(que han seguido la vía común u ordinaria).
e) La diversidad de su plasmación (arts. 147 y 152), en cuya virtud y sin merma del princi-
pio de igualdad, las Comunidades Autónomas podrán, dentro de los límites constitucio-
nales, adaptar su estructura y funcionamiento a sus propias exigencias.
Junto a estas notas, hemos de señalar, con ENTRENA CUESTA, dos principios básicos:
a) De solidaridad, que puede ser interpretado como una general exigencia de armonización
de las actividades de las Comunidades Autónomas, y al que particularmente se refiere el
art. 138,1.º, al disponer que «el Estado garantiza la realización efectiva del principio de
solidaridad consagrado en el art. 2 de la Constitución, velando por el establecimiento de
un equilibrio económico, adecuado y justo, entre las diversas partes del territorio español
y atendiendo en particular a las circunstancias del hecho insular».
b) De autogobierno, que, en síntesis, está integrado por las notas siguientes:
1. El establecimiento en la Constitución de una serie de funciones que las Comunida-
des Autónomas podrán asumir como propias a través de sus Estatutos (arts. 148 y
149,3.º).
2. La atribución a dichas Comunidades de la potestad legislativa y de las funciones
políticas y ejecutivas respecto de las funciones que asuman por vía estatutaria.
3. El principio de no interferencia de los poderes legislativo y ejecutivo del Estado en el
desempeño de sus funciones propias por las Comunidades Autónomas.
4. El sometimiento de las Comunidades Autónomas al control del Tribunal Constitucio-
nal (art. 153, a), de los Tribunales de Justicia (art. 153, c), y del Tribunal de Cuentas
(art. 153, d) y de la institución autonómica al efecto.

1.3.3. Constitución
Dentro de este apartado, hemos de tratar diferenciadamente lo relativo a quiénes pueden
constituirse en Comunidades Autónomas y las vías o formas de acceso a la autonomía.

66 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

1.3.3.1. Creación
De acuerdo con los arts. 143 y 144 CE, y, como indica LEGUINA VILLA, podemos señalar que
las Comunidades Autónomas podrán formarse por:
a) Las Provincias limítrofes con características históricas, culturales y económicas co-
munes.
b) Los territorios insulares.
c) Las Provincias con entidad regional histórica o regiones uniprovinciales.
d) Los territorios cuyo ámbito territorial no supere el de una Provincia y carezcan de entidad
regional histórica (este supuesto se refiere a Ceuta y Melilla).
e) Los territorios que no estén integrados en la organización provincial (como Gibraltar).

1.3.3.2. Vías de acceso a la autonomía


Siguiendo a MARTÍNEZ MARÍN, podemos distinguir las siguientes formas de acceso a la
autonomía:
1. Las vías ordinarias del art. 143 CE
Se siguen por las Provincias limítrofes con características históricas, culturales y económicas
comunes, los territorios insulares y las Provincias con entidad regional histórica.
a) Territorios sin régimen provisional de autonomía:
La iniciativa del proceso autonómico corresponde a todas las Diputaciones interesadas
o al órgano interinsular correspondiente y a las dos terceras partes de los Municipios del
respectivo territorio de la pretendida Comunidad Autónoma, cuya población represente,
al menos, la mayoría del censo electoral de cada Provincia o Isla.
El plazo establecido para la fase de iniciativa del proceso es el de seis meses desde el
primer acuerdo adoptado al respecto por algunas de las Corporaciones Locales interesa-
das. En caso de que no prospere la iniciativa autonómica, deben transcurrir cinco años
para reiterarla de nuevo.
b) Territorios con régimen provisional de autonomía:
La iniciativa del proceso en los territorios dotados de un régimen provisional de auto-
nomía, a tenor de la Disposición Transitoria Primera CE, podrá realizarse por sus órga-
nos colegiados superiores, mediante acuerdo adoptado por la mayoría absoluta de sus
miembros.
2. Las vías especiales del art. 151
a) La vía agravada del art. 151:
La iniciativa corresponde a las Diputaciones o a los órganos interinsulares correspondien-
tes, a las tres cuartas partes de los Municipios de cada una de las provincias afectadas
que representen, al menos, la mayoría del censo electoral de cada una de ellas, debien-
do ser ratificada mediante referéndum por el voto afirmativo de la mayoría absoluta de
los electores de cada Provincia, en los términos que establezca una Ley Orgánica (la Ley
Orgánica 2/1980, de 18 de enero, reguladora de las modalidades de referéndum).
b) La vía privilegiada del art. 151 y Disposición Transitoria Segunda CE:
Los territorios que en el pasado hubiesen plebiscitado afirmativamente proyectos de
Estatuto de Autonomía y cuenten, al tiempo de promulgarse la Constitución, con regí-
menes provisionales de autonomía, pueden acceder a la autonomía plena cuando así
lo acuerden por mayoría absoluta sus órganos preautonómicos colegiados superiores,
comunicándolo al Gobierno.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 67


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

3. Vías excepcionales
a) Vía del art. 144,a), CE:
Las Cortes Generales, mediante Ley Orgánica, podrán, por motivos de interés nacional,
autorizar la constitución de una Comunidad Autónoma cuando su ámbito territorial no
supere el de una Provincia, carezca de entidad regional histórica y no sea insular, siguién-
dose la vía ordinaria del art. 143.
b) Vía del art. 144,b), CE:
Las Cortes Generales, mediante Ley Orgánica, podrán, por motivos de interés nacional,
autorizar o acordar, en su caso, un Estatuto de Autonomía para territorios que no estén
integrados en la organización provincial (esta vía está prevista para Gibraltar).
c) Vía del art. 144 y Disposición Transitoria Quinta:
Las ciudades de Ceuta y Melilla podrán constituirse en Comunidades Autónomas si así
lo deciden sus respectivos Ayuntamientos, mediante acuerdo adoptado por la mayoría
absoluta de sus miembros y así lo autorizan las Cortes Generales, mediante una Ley
Orgánica, en los términos del art. 144. Al respecto deben citarse las Leyes Orgánicas 1 y
2/1995, de 13 de marzo, de Estatuto de Autonomía de Ceuta y Melilla, respectivamente.
d) Vía peculiarmente especial de la Disposición Transitoria Cuarta:
En el caso de Navarra, y a efectos de su incorporación al Consejo General Vasco o al
régimen autonómico vasco que le sustituya, en lugar de lo que establece el art. 143
CE, la iniciativa corresponde al órgano foral competente, el cual adoptará su decisión
por mayoría de los miembros que lo componen. Para la validez de dicha iniciativa será
preciso, además, que la decisión del órgano foral sea ratificada por referéndum expresa-
mente convocado al efecto y aprobado por la mayoría de los votos válidos emitidos. Si la
iniciativa no prosperase, solamente se podrá reproducir la misma en distinto período de
mandato del órgano foral competente, y, en todo caso, cuando hayan transcurrido cinco
años desde la primera iniciativa.
Finalmente, el art. 145 CE dispone que en ningún caso se admitirá la federación de Comu-
nidades Autónomas. Los Estatutos podrán prever los supuestos, requisitos y términos en que las
Comunidades podrán celebrar convenios entre sí para la gestión y prestación de servicios propios
de las mismas, así como el carácter y efectos de la correspondiente comunicación a las Cortes
Generales. En los demás supuestos, los acuerdos de cooperación entre las Comunidades Autó-
nomas necesitarán la autorización de las Cortes Generales, que, conforme al art. 74,2.º CE, debe
adoptarse por mayoría de cada una de las Cámaras, iniciándose el procedimiento por el Senado.
En el caso de que no hubiera acuerdo entre Senado y Congreso, se intentará obtener por una Co-
misión Mixta compuesta por igual número de Diputados y Senadores. La Comisión presentará un
texto que será votado por ambas Cámaras, y, si no se aprueba en la forma establecida, decidirá
el Congreso por mayoría absoluta.

1.3.4. Estatutos de Autonomía

1.3.4.1. Introducción
A los Estatutos de Autonomía se refiere el art. 147 CE, conforme al cual:
1. Dentro de los términos de la presente Constitución, los Estatutos serán la norma institu-
cional básica de cada Comunidad Autónoma y el Estado los reconocerá y amparará como
parte integrante de su ordenamiento jurídico.
2. Los Estatutos de Autonomía deberán contener:
a) La denominación de la Comunidad que mejor corresponda a su identidad histórica.
b) La delimitación de su territorio.

68 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

c) La denominación, organización y sede de las instituciones autónomas propias.


d) Las competencias asumidas dentro del marco establecido en la Constitución y las
bases para el traspaso de los servicios correspondientes a las mismas.
3. La reforma de los Estatutos se ajustará al procedimiento establecido en los mismos y reque-
rirá, en todo caso, la aprobación por las Cortes Generales, mediante Ley Orgánica (en parti-
cular, a tenor del art. 152,2.º CE, respecto a las Comunidades Autónomas que han seguido
la vía agravada del art. 151, dispone que, una vez sancionados y promulgados los respectivos
Estatutos, solamente podrán ser modificados mediante los procedimientos en ellos estable-
cidos y con referéndum entre los electores inscritos en los censos correspondientes).

1.3.4.2. Forma de elaboración


Es distinta, según el procedimiento o vía de acceso a la autonomía seguido:
1. En las que siguen la vía común, el Proyecto de Estatuto será elaborado por los miembros
de la Diputación u órgano interinsular de las Provincias afectadas y por los Diputados y
Senadores elegidos en ellas, y será elevado a las Cortes Generales para su tramitación
por Ley (art. 146), que deberá ser Orgánica (art. 81,1.º).
2. En las que han seguido la vía especial, el art. 151,2.º detalla el procedimiento para su
elaboración y aprobación en la forma siguiente:
a) Aprobación del Proyecto de Estatuto por la Asamblea de Parlamentarios que se
constituye al efecto.
b) Examen del mismo por la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados,
para lo cual el referido órgano parlamentario contará con el concurso y asistencia de
una Delegación de la Asamblea.
c) Si se alcanzare acuerdo, el texto resultante será sometido a referéndum del cuerpo
electoral de las Provincias comprendidas en el ámbito territorial del proyectado Estatuto.
d) Si el Proyecto de Estatuto es aprobado en cada Provincia por la mayoría de los votos
válidamente emitidos, será elevado a las Cortes Generales. Los Plenos de ambas
Cámaras decidirán sobre el texto mediante un voto de ratificación. Aprobado el Es-
tatuto, el Rey lo sancionará y lo promulgará como Ley.
e) Si no se llegare a un acuerdo en el seno de la Comisión Constitucional, se tramitará
–el Proyecto de Estatuto– como Proyecto de Ley ante las Cortes Generales, y el texto
resultante se someterá a referéndum en las Provincias afectadas.
f) La no aprobación del Proyecto de Estatuto por una o varias Provincias no impedirá
la constitución entre las restantes de la Comunidad Autónoma proyectada.

1.3.4.3. Significado de los Estatutos de Autonomía


Como vimos, el art. 147,1.º CE los configura como la «norma institucional básica de cada Co-
munidad Autónoma», a la par que señala que «el Estado los reconocerá y amparará como parte inte-
grante de su ordenamiento jurídico», integración que se efectúa con el rango formal de Ley Orgánica.
A estos efectos, los Estatutos pueden considerarse como la peculiar Constitución de cada
Comunidad Autónoma, a la que están subordinadas las restantes normas de la Comunidad (Leyes
y Reglamentos autonómicos), y, por otro lado, son una Ley Orgánica integrada con este carácter
en el total ordenamiento jurídico de la Nación española.

1.3.5. Instituciones autonómicas


Al estudiar la organización de las Comunidades Autónomas, hay que distinguir, con ENTRENA
CUESTA, entre las de régimen normal, las de régimen especial y las de régimen excepcional.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 69


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

1.3.5.1. Comunidades Autónomas de régimen normal


La Constitución es extraordinariamente parca en esta materia, limitándose a especificar que
los Estatutos de Autonomía deberán contener «la denominación, organización y sede de las ins-
tituciones autónomas propias» y «las competencias asumidas dentro del marco establecido en
la Constitución y las bases para el traspaso de los servicios correspondientes a las mismas» (art.
147,2.º,c y d).
Como puede observarse, existe en cuanto a la organización una libertad absoluta, pudién-
dose afirmar que las distintas Comunidades Autónomas que han accedido por esta vía normal
han establecido un esquema organizativo similar al de las Comunidades Autónomas de régimen
especial.

1.3.5.2. Comunidades Autónomas de régimen especial


Para este tipo de Comunidades se delinea en el art. 152,1.º CE un modelo muy concreto de
organización institucional, que viene sustancialmente a reproducir en el escalón regional el siste-
ma de división tripartita de Poderes característico del propio Estado, a saber:
a) Una Asamblea Legislativa, elegida por sufragio universal, con arreglo a un sistema de re-
presentación proporcional que asegure, además, la representación de las diversas zonas
del territorio.
b) Un Consejo de Gobierno, con funciones ejecutivas y administrativas, cuyo Presidente
será elegido por la Asamblea y nombrado por el Rey, correspondiéndole tanto la dirección
del Consejo de Gobierno como la suprema representación de la Comunidad Autónoma y
la ordinaria (como Estado-ordenamiento y no como Estado-organización) del Estado en
aquélla. El Presidente y los miembros del Consejo de Gobierno –imitando con fidelidad lo
establecido en la instancia estatal– serán políticamente responsables ante la Asamblea.
c) Un Tribunal Superior de Justicia, que culminará la organización judicial en el ámbito
territorial de la Comunidad Autónoma, sin perjuicio de la jurisdicción que corresponde
al Tribunal Supremo del Estado, especificándose, a este propósito, que «las sucesivas
instancias procesales, en su caso, se agotarán ante órganos judiciales radicados en el
mismo territorio de la Comunidad Autónoma en que esté el órgano competente en pri-
mera instancia». A él se refieren los arts. 70 a 79 de la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de
julio, del Poder Judicial.

1.3.5.3. Comunidades Autónomas de régimen excepcional


Ante el silencio de la Constitución sobre su organización, habrá que estar a lo antes expuesto
para las Comunidades Autónomas de régimen normal.

1.3.6. Gobierno y Administración


Su Gobierno y Administración siguen miméticamente la estructura de la Administración Ge-
neral del Estado, encontrándonos con:
a) El Presidente.
b) El Consejo de Gobierno.
c) Las Consejerías o Departamentos, equivalentes a los Ministerios.
d) Los restantes órganos superiores centrales: Viceconsejerías (equivalentes a las Subse-
cretarías de los Ministerios), Secretarías Generales, Direcciones Generales y Secretarías
Generales Técnicas.
e) En las Comunidades Autónomas pluriprovinciales: Delegaciones Provinciales de las Con-
sejerías y otros órganos periféricos.

70 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

1.3.7. Competencias de las Comunidades Autónomas


El entramado competencial de las Comunidades Autónomas, pieza esencial de las autono-
mías, no ha quedado deslindado con precisión por la CE en un precepto único, sino que es la
resultante de la conjugación de diversos artículos constitucionales.
En efecto, el art. 148 CE señala las competencias que podrán asumir las Comunidades Au-
tónomas, indicando las siguientes materias:
1. Organización de sus instituciones de autogobierno.
2. Las alteraciones de los términos municipales comprendidos en su territorio y, en general,
las funciones que correspondan a la Administración del Estado sobre las Corporaciones
Locales y cuya transferencia autorice la legislación sobre Régimen Local.
3. Ordenación del territorio, urbanismo y vivienda.
4. Las obras públicas de interés de la Comunidad Autónoma en su propio territorio.
5. Los ferrocarriles y carreteras cuyo itinerario se desarrolle íntegramente en el territorio de
la Comunidad Autónoma y, en los mismos términos, el transporte desarrollado por estos
medios o por cable.
6. Los puertos de refugio, los puertos y aeropuertos deportivos y, en general, los que no
desarrollen actividades comerciales.
7. La agricultura y ganadería, de acuerdo con la ordenación general de la economía.
8. Los montes y aprovechamientos forestales.
9. La gestión en materia de protección del medio ambiente.
10. Los proyectos, construcción y explotación de los aprovechamientos hidráulicos, canales
y regadíos de interés de la Comunidad Autónoma; las aguas minerales y termales.
11. La pesca en aguas interiores, el marisqueo y la acuicultura, la caza y la pesca fluvial.
12. Ferias interiores.
13. El fomento del desarrollo económico de la Comunidad Autónoma dentro de los objetivos
marcados por la política económica nacional.
14. La artesanía.
15. Museos, bibliotecas y conservatorios de música de interés para la Comunidad Autónoma.
16. Patrimonio monumental de interés de la Comunidad Autónoma.
17. El fomento de la cultura, de la investigación y, en su caso, de la enseñanza de la lengua
de la Comunidad Autónoma.
18. Promoción y ordenación del turismo en su ámbito territorial.
19. Promoción del deporte y de la adecuada utilización del ocio.
20. Asistencia social.
21. Sanidad e higiene.
22. La vigilancia y protección de sus edificios e instalaciones. La coordinación y demás fa-
cultades en relación con las policías locales en los términos que establezca una Ley
Orgánica.
Por otra parte, conforme al art. 148,2.º CE, transcurridos cinco años, y mediante la reforma
de sus Estatutos, las Comunidades Autónomas podrán ampliar sus competencias dentro del mar-
co establecido en el art. 149, que se refiere a las competencias exclusivas del Estado.
Al efecto, el número 3.º del art. 149 prescribe que las materias no atribuidas expresamente
al Estado por esta Constitución podrán corresponder a las Comunidades Autónomas, en virtud
de sus respectivos Estatutos. La competencia sobre las materias que no se hayan asumido por

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 71


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

los Estatutos de Autonomía corresponderá al Estado, cuyas normas prevalecerán, en caso de


conflicto, sobre las de las Comunidades Autónomas en todo lo que no esté atribuido a la exclu-
siva competencia de éstas. El Derecho estatal será, en todo caso, supletorio del Derecho de las
Comunidades Autónomas.
Finalmente, el art. 150 CE prevé, entre otras cuestiones, la atribución de competencias es-
tatales a las Comunidades Autónomas, al disponer que:
1. Las Cortes Generales, en materia de competencia estatal, podrán atribuir a todas o a
alguna de las Comunidades Autónomas la facultad de dictar, para sí mismas, normas
legislativas en el marco de los principios, bases y directrices fijados por una Ley estatal.
Sin perjuicio de la competencia de los Tribunales, en cada Ley marco se establecerá la
modalidad del control de las Cortes Generales sobre estas normas legislativas de las
Comunidades Autónomas.
2. El Estado podrá transferir o delegar en las Comunidades Autónomas, mediante Ley Or-
gánica, facultades correspondientes a materia de titularidad estatal que por su propia
naturaleza sean susceptibles de transferencia o delegación. La Ley preverá en cada caso
la correspondiente transferencia de medios financieros, así como las formas de control
que se reserve el Estado.
3. El Estado podrá dictar leyes que establezcan los principios necesarios para armonizar las
disposiciones normativas de las Comunidades Autónomas, aun en el caso de materias atri-
buidas a la competencia de éstas, cuando así lo exija el interés general. Corresponde a las
Cortes Generales, por mayoría absoluta de cada Cámara, la apreciación de esta necesidad.
Al efecto, ha de hacerse mención a la Ley Orgánica 9/1992, de 23 de diciembre, de transfe-
rencia de competencias a Comunidades Autónomas que accedieron a la autonomía por la vía del
artículo 143 de la Constitución, por la cual se posibilita la ampliación del abanico competencial de
estas Comunidades Autónomas concediéndoles tanto competencia exclusiva, como de desarrollo
legislativo y ejecución o de ejecución sólo.

1.3.8. Competencias reservadas al Estado


En concreto, al Estado se le reconoce competencia exclusiva en las siguientes materias (art.
149 CE):
1. La regulación de las condiciones básicas que garanticen la igualdad de todos los españo-
les en el ejercicio de los derechos y en el cumplimiento de los deberes constitucionales.
2. Nacionalidad, inmigración, emigración, extranjería y derecho de asilo.
3. Relaciones internacionales.
4. Defensa y Fuerzas Armadas.
5. Administración de Justicia.
6. Legislación mercantil, penal y penitenciaria; legislación procesal, sin perjuicio de las ne-
cesarias especialidades que en este orden se deriven de las particularidades del derecho
sustantivo de las Comunidades Autónomas.
7. Legislación laboral; sin perjuicio de su ejecución por los órganos de las Comunidades
Autónomas.
8. Legislación civil; sin perjuicio de la conservación, modificación y desarrollo por las Co-
munidades Autónomas de los derechos civiles, forales o especiales, allí donde existan.
En todo caso, las reglas relativas a la aplicación y eficacia de las normas jurídicas, rela-
ciones jurídico–civiles relativas a las formas de matrimonio, ordenación de los registros
e instrumentos públicos, bases de las obligaciones contractuales, normas para resolver
los conflictos de leyes y determinación de las fuentes del Derecho, con respeto, en este
último caso, a las normas de derecho foral o especial.

72 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

  9. Legislación sobre propiedad intelectual e industrial.


10. Régimen aduanero y arancelario; comercio exterior.
11. Sistema monetario: divisas, cambio y convertibilidad; bases de la ordenación del crédito,
banca y seguros.
12. Legislación sobre pesas y medidas, determinación de la hora oficial.
13. Bases y coordinación de la planificación general de la actividad económica.
14. Hacienda general y Deuda del Estado.
15. Fomento y coordinación general de la investigación científica y técnica.
16. Sanidad exterior. Bases y coordinación general de la sanidad. Legislación sobre produc-
tos farmacéuticos.
17. Legislación básica y régimen económico de la Seguridad Social, sin perjuicio de la ejecu-
ción de sus servicios por las Comunidades Autónomas.
18. Las bases del régimen jurídico de las Administraciones públicas y del régimen estatutario
de sus funcionarios que, en todo caso, garantizarán a los administrados un tratamiento
común ante ellas; el procedimiento administrativo común, sin perjuicio de las especia-
lidades derivadas de la organización propia de las Comunidades Autónomas; legislación
sobre expropiación forzosa; legislación básica sobre contratos y concesiones administra-
tivas y el sistema de responsabilidad de todas las Administraciones públicas.
19. Pesca marítima, sin perjuicio de las competencias que en la ordenación del sector se
atribuyan a las Comunidades Autónomas.
20. Marina mercante y abanderamiento de buques; iluminación de costas y señales marí-
timas; puertos de interés general; aeropuertos de interés general; control del espacio
aéreo, tránsito y transporte aéreo, servicio meteorológico y matriculación de aeronaves.
21. Ferrocarriles y transportes terrestres que transcurran por el territorio de más de una
Comunidad Autónoma; régimen general de comunicaciones; tráfico y circulación de ve-
hículos a motor; correos y telecomunicaciones; cables aéreos, submarinos y radiocomu-
nicación.
22. La legislación, ordenación y concesión de recursos y aprovechamientos hidráulicos cuan-
do las aguas discurran por más de una Comunidad Autónoma, y la autorización de las
instalaciones eléctricas cuando su aprovechamiento afecte a otra Comunidad o el trans-
porte de energía salga de su ámbito territorial.
23. Legislación básica sobre protección del medio ambiente, sin perjuicio de las facultades
de las Comunidades Autónomas de establecer normas adicionales de protección. La
legislación básica sobre montes, aprovechamientos forestales y vías pecuarias.
24. Obras públicas de interés general o cuya realización afecte a más de una Comunidad
Autónoma.
25. Bases del régimen minero y energético.
26. Régimen de producción, comercio, tenencia y uso de armas y explosivos.
27. Normas básicas del régimen de prensa, radio y televisión y, en general, de todos los
medios de comunicación social, sin perjuicio de las facultades que en su desarrollo y
ejecución correspondan a las Comunidades Autónomas.
28. Defensa del patrimonio cultural, artístico y monumental español contra la exportación y
la expoliación; museos, bibliotecas y archivos de titularidad estatal, sin perjuicio de su
gestión por parte de las Comunidades Autónomas.
29. Seguridad pública, sin perjuicio de la posibilidad de creación de policías por las Comuni-
dades Autónomas en la forma que se establezca en los respectivos Estatutos en el marco
de lo que disponga una ley orgánica.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 73


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

30. Regulación de las condiciones de obtención, expedición y homologación de títulos aca-


démicos y profesionales y normas básicas para el desarrollo del artículo 27 de la Cons-
titución, a fin de garantizar el cumplimiento de las obligaciones de los poderes públicos
en esta materia.
31. Estadística para fines estatales.
32. Autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum.
Por otra parte, sin perjuicio de las competencias que podrán asumir las Comunidades Autó-
nomas, el Estado considerará el servicio de la cultura como deber y atribución esencial y facilitará
la comunicación cultural entre las Comunidades Autónomas, de acuerdo con ellas.

1.3.9. Las potestades legislativas de las Comunidades Autónomas


1.3.9.1. Introducción
En España, tras la CE, el Estado y las Comunidades Autónomas son los titulares de la potes-
tad legislativa.
En cuanto a la potestad legislativa del Estado la ejercen las Cortes Generales, con arreglo al
art. 66,2.º CE.
En lo que concierne a las Comunidades Autónomas, corresponde a sus respectivas Asam-
bleas Legislativas.
Finalmente, la sanción de las Leyes corresponde al Rey (art. 62 CE), estableciendo el art. 91
del texto constitucional que «el Rey sancionará en el plazo de quince días las Leyes aprobadas por
las Cortes Generales y las promulgará y ordenará su inmediata publicación».
En cuanto a la sanción y promulgación de las Leyes de las Comunidades Autónomas, corres-
ponderá al Presidente de cada una de ellas, en nombre del Rey.

1.3.9.2. Las Leyes Autonómicas y sus relaciones con las Leyes Estatales
El reconocimiento constitucional de las Comunidades Autónomas, a las que se les ha dotado
de poder legislativo, plantea el problema de las relaciones entre sus Leyes y las del Estado, de-
biendo partirse en su resolución de que, como ha señalado GARCÍA DE ENTERRÍA, las distintas
relaciones interordinamentales entre las Leyes estatales y las de las Comunidades Autónomas,
han de entenderse desde el postulado de la separación previa entre ellas, del reconocimiento de
una sustantividad propia a cada una de ellas.
Por ello, las normas autonómicas no están jerárquicamente subordinadas a las del Estado,
por lo que, para explicar su primaria relación con éstas, no hay que acudir al principio de jerarquía,
sino al principio de la competencia, según el cual en el ámbito competencial autonómico la norma
autonómica excluye a la del Estado y, en general, a la de cualquier otro ordenamiento, y viceversa.
Ahora bien, como indica este Autor, partiendo de ambos ordenamientos (estatal y autonómi-
co) son igualmente dependientes del supraordenamiento constitucional y de que son coextensos
en cuanto a los sujetos y en cuanto al territorio de aplicación, no existe una separación y corre-
lativa exclusión entre estas normas con carácter absoluto, sino que puede decirse que existen
relaciones de colaboración entre ambos, distinguiendo este mismo Autor las siguientes clases,
sobre la base de la CE:
a) Relaciones de cooperación:
Sobre la base de los arts. 148,1.º (competencias exclusivas de las Comunidades Autóno-
mas) y 149,1.º (competencias exclusivas del Estado) CE, se producen tres tipos de relacio-
nes de colaboración entre los ordenamientos del Estado y de las Comunidades Autónomas:
1. La regulación concurrente del Estado y de las Comunidades Autónomas: El art.
149,1.º define la competencia exclusiva del Estado para una «regulación de condi-
ciones básicas que garanticen la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de

74 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

los derechos y en el cumplimiento de los deberes constitucionales» (subapartado


1.º), o formulación de «bases de las obligaciones contractuales, bases de la orde-
nación del crédito, banca y seguros, bases y coordinación de la planificación general
de la actividad económica, bases y coordinación general de la sanidad, bases del
régimen jurídico de las Administraciones Públicas y del régimen estatutario de sus
funcionarios», etc. (subapartados 8.º, 11.º, 13.º, 16.º y 18.º), de «legislación básica
y régimen económico de la Seguridad Social, legislación básica sobre contratos y
concesiones administrativas, legislación básica sobre protección del medio ambien-
te y sobre montes, aprovechamientos forestales y vías pecuarias» (subapartados
17.º, 18.º y 23.º), de «normas básicas del régimen de prensa, radio y televisión y,
en general, de todos los medios de comunicación social, y normas básicas para el
desarrollo del art. 27 de la propia Constitución» (subapartados 27.º y 30.º), y de
«régimen general de comunicaciones» (subapartado 21.º).
En definitiva, se trata de enunciar una competencia normativa estatal que no agota
la regulación de la respectiva materia, sino que se prevé una participación ulterior de
las Comunidades Autónomas, por vía legislativa o reglamentaria, en tal regulación,
mediante las normas que en el propio art. 149,1.º se denominan, en algún caso,
como «normas de desarrollo».
Por lo demás, esta normativa básica no debe confundirse con las denominadas
Leyes de Bases a que luego nos referiremos, al tratar de las disposiciones del Poder
Ejecutivo con rango de Ley.
2. La ejecución autonómica de la legislación estatal, prevista en el subapartado 7.º
(en relación con la legislación laboral), en el subapartado 17.º (en relación con la
legislación básica y régimen económico de la Seguridad Social) y en el subapartado
28.º (en relación con la gestión autonómica de los bienes culturales del Estado) del
art. 149,1.º CE.
3. La coordinación por el Estado, reconocida en los subapartados 13.º (respecto de la
planificación general de la actividad económica), 15.º (sobre la investigación cientí-
fica y técnica) y 16.º (sobre la sanidad), cuya forma de plasmación es la elaboración
por el Estado de Planes, como reconoce explícitamente el art. 131 CE, conforme al
cual «el Estado, mediante Ley, podrá planificar la actividad económica general para
atender a las necesidades colectivas, equilibrar y armonizar el desarrollo regional y
sectorial y estimular el crecimiento de la renta y de la riqueza y su más justa distri-
bución».
b) Relaciones de interferencia entre los dos ordenamientos:
GARCÍA DE ENTERRÍA incluye en estas relaciones, que suponen excepciones singulares
o modificaciones al esquema de la distribución de competencias (bien porque el Estado
traslada a una o varias Comunidades Autónomas por vía delegativa competencias que
le pertenecen, para que, manteniendo su titularidad sobre las mismas, sean ejercitadas
por dichas Comunidades Autónomas, bien porque el Estado interviene, con habilitación
constitucional explícita, para «armonizar» la competencia normativa autonómica median-
te Leyes propias, o bien porque el Estado intervenga por vía coercitiva en el funciona-
miento autonómico por la vía excepcional del art. 155 CE) los siguientes supuestos:
1. Las delegaciones estatales en favor de las Comunidades Autónomas, dentro de las
cuales, a su vez, deben distinguirse:
– Las delegaciones normativas a que se refiere el art. 150,1.º CE, conforme al
cual «las Cortes Generales, en materias de competencia estatal, podrán atribuir
a todas o a alguna de las Comunidades Autónomas la facultad de dictar, para
sí mismas, normas legislativas en el marco de los principios, bases y directrices
fijados por una Ley estatal. Sin perjuicio de la competencia de los Tribunales, en
cada Ley marco se establecerá la modalidad del control de las Cortes Generales
sobre estas normas legislativas de las Comunidades Autónomas».

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 75


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

– Las delegaciones de competencias a que se refiere el art. 150,2.º CE, según


el cual «el Estado podrá transferir o delegar en las Comunidades Autónomas,
mediante Ley Orgánica, facultades correspondientes a materia de titularidad
estatal que por su propia naturaleza sean susceptibles de transferencia o dele-
gación. La Ley preverá en cada caso la correspondiente transferencia de medios
financieros, así como las formas de control que se reserve el Estado».
2. Las Leyes estatales de armonización, a las que se refiere el art. 150,3.º CE, a cuyo
tenor «el Estado podrá dictar Leyes que establezcan los principios necesarios para
armonizar las disposiciones normativas de las Comunidades Autónomas, aun en el
caso de materias atribuidas a la competencia de éstas, cuando así lo exija el interés
general. Corresponde a las Cortes Generales, por mayoría absoluta de cada Cámara,
la apreciación de esta necesidad».
Estas Leyes de armonización, como señala el Autor al que venimos siguiendo en esta
exposición, pueden actuar sobre normas autonómicas dictadas o, preventivamente,
sobre normas autonómicas aún no producidas. Asimismo, se trata de Leyes de prin-
cipios, por lo que no agotan por sí mismas la materia de que se trate, es decir, se
limitan a fijar un cuadro general dentro del cual se produzca después la normación au-
tonómica, a la que no pueden sustituir o excluir. Finalmente, han de ser dictadas con
carácter general (y no para una o varias Comunidades Autónomas sólo) y vinculan a
las normas autonómicas, provocando la derogación de estas Leyes de armonización el
restablecimiento de las potestades autonómicas en la situación anterior a las mismas.
3. La ejecución y coerción estatal, a que se refiere el art. 155 CE, según el cual «si una
Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras Leyes
le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el
Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de
no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las
medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o
para la protección del mencionado interés general. Para la ejecución de estas medidas, el
Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas».
c) Las relaciones de integración entre los dos ordenamientos, plasmadas en dos cláusulas
constitucionales que se encuentran en el art. 149,3.º: las normas del Estado «prevale-
cerán en caso de conflicto sobre las de las Comunidades Autónomas en todo lo que no
esté atribuido a la exclusiva competencia de éstas», y «el Derecho estatal será, en todo
caso, supletorio del Derecho de las Comunidades Autónomas». Son las cláusulas de
prevalencia y de supletoriedad del Derecho estatal.
En cuanto a la supletoriedad del Derecho estatal, su razón se encuentra, según GARCÍA
DE ENTERRÍA, en que es un Derecho general o común, orgánicamente completo, mien-
tras que el autonómico es un Derecho especial, fragmentario, incompleto, precisando
para su integración total de la suplencia del Derecho común estatal.
La propia Constitución confirma esta afirmación al reservar al Estado lo relativo a toda la
Legislación Civil (salvo el Derecho Foral, donde exista), el Derecho Penal y Penitenciario,
el Derecho Laboral, el Derecho Mercantil, etc., así como la competencia para dictar las
«bases» de otra serie de materias, como el régimen jurídico de las Administraciones Pú-
blicas y de sus funcionarios, prensa, radio y televisión etc.

1.3.10. Control de la actividad de los órganos de las Comunidades Autónomas


A él se refiere el art. 153 CE, señalando que se ejercerá:
a) Por el Tribunal Constitucional, el relativo a la constitucionalidad de sus disposiciones
normativas con fuerza de Ley.
b) Por el Gobierno, previo dictamen del Consejo de Estado, el del ejercicio de las funciones
delegadas a que se refiere el apartado 2 del art. 150.

76 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

c) Por la jurisdicción contencioso–administrativa, el de la Administración autónoma y sus


normas reglamentarias.
d) Por el Tribunal de Cuentas, el económico y presupuestario.
Por su parte, el art. 155 establece que:
1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras
leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de Es-
paña, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en
el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá
adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas
obligaciones o para la protección del mencionado interés general.
2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar
instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.

1.3.11. Financiación de las Comunidades Autónomas


Para concluir este epígrafe, se ha de hacer referencia a la financiación de las Comunidades Au-
tónomas, requisito indispensable para que puedan asumir y desarrollar la actividad que les es propia.
Al respecto, el art. 156 CE establece que las Comunidades Autónomas gozarán de autono-
mía financiera para el desarrollo y ejecución de sus competencias con arreglo a los principios de
coordinación con la Hacienda estatal y de solidaridad entre todos los españoles.
Las Comunidades Autónomas podrán actuar como delegados o colaboradores del Estado
para la recaudación, la gestión y la liquidación de los recursos tributarios de aquél, de acuerdo
con las leyes y los Estatutos.
Por su parte, el art. 157,1.º CE determina los recursos de las Comunidades Autónomas, que
estarán constituidos por:
a) Impuestos cedidos total o parcialmente por el Estado; recargos sobre impuestos estata-
les y otras participaciones en los ingresos del Estado.
b) Sus propios impuestos, tasas y contribuciones especiales.
c) Transferencias de un Fondo de Compensación Interterritorial y otras asignaciones con
cargo a los Presupuestos Generales del Estado.
d) Rendimientos procedentes de su patrimonio e ingresos de Derecho privado.
e) El producto de las operaciones de crédito.
Las Comunidades Autónomas no podrán en ningún caso adoptar medidas tributarias sobre
bienes situados fuera de su territorio o que supongan obstáculo para la libre circulación de mer-
cancías o servicios (art. 157,2.º).
Mediante Ley Orgánica podrá regularse el ejercicio de las competencias financieras enumeradas
en el precedente apartado 1, las normas para resolver los conflictos que pudieran surgir y las posibles
formas de colaboración financiera entre las Comunidades Autónomas y el Estado (art. 157,3.º).
La Ley Orgánica 8/1980, de 22 de septiembre, de Financiación de las Comunidades Autónomas,
sustancialmente modificada por la Ley Orgánica 1/1989, de 13 de abril, por la Ley Orgánica 3/1996,
de 27 de diciembre, por la Ley Orgánica 10/1998, de 17 de diciembre, complementaria de la Ley
sobre introducción del euro, por la Ley Orgánica 5/2001, de 13 de diciembre, complementaria a la
Ley General de Estabilidad Presupuestaria, por la Ley Orgánica 7/2001, de 27 de diciembre, por la Ley
Orgánica 3/2009, de 18 de diciembre, de modificación de la Ley Orgánica 8/1980, de 22 de septiem-
bre de Financiación de las Comunidades Autónomas (que ha derogado parcialmente a la Ley Orgánica
7/2001), y por la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad
Financiera (que ha derogado a la citada Ley Orgánica 5/2001, de 13 de diciembre, así como al Texto
Refundido de la Ley General de Estabilidad Presupuestaria, aprobado por el Real Decreto Legislativo
2/2007, de 28 de diciembre), ha venido a regular por extenso esta materia, creando, en su art. 3,

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 77


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

para alcanzar el principio de coordinación a que se refiere el art. 156 CE, el Consejo de Política Fiscal
y Financiera de las Comunidades Autónomas. Junto a ella, debe tenerse en cuenta la Ley 21/2001,
de 27 de diciembre, por la que se regulan las medidas fiscales y administrativas del nuevo sistema de
financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común y Ciudades con Estatuto de Autono-
mía (parcialmente derogada por la Ley 46/2002, de 18 de diciembre, de reforma parcial del Impuesto
sobre la Renta de las Personas Físicas y por la que se modifican las Leyes de los Impuestos sobre
Sociedades y sobre la Renta de no Residentes; modificada por la Ley 47/2003, de 26 de noviembre,
General Presupuestaria; parcialmente derogada por la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General
Tributaria; modificada por la Ley 51/2002, de 27 de diciembre, de reforma de la Ley 39/1988, de
28 de diciembre, Reguladora de las Haciendas Locales; por la Ley 53/2002, de 30 de diciembre, de
Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social; por la Ley 25/2006, de 17 de julio, por la que se
modifica el régimen fiscal de las reorganizaciones empresariales y del sistema portuario y se aprueban
medidas tributarias para la financiación sanitaria y para el sector del transporte por carretera; por la Ley
36/2006, de 29 de noviembre, de medidas para la prevención del fraude fiscal; por la Ley 34/2007,
de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera, y por la Ley 53/2002, de 30
de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social), a cuyo amparo se han venido
promulgando las específicas Leyes sobre régimen de cesión de tributos del Estado a cada una de las
Comunidades Autónomas, y que ha sido derogada (para aquellas Comunidades Autónomas y Ciuda-
des con Estatuto de Autonomía que hayan aceptado en Comisión Mixta el sistema regulado por la Ley
22/2009, de 18 de diciembre, por la que se regula el sistema de financiación de las Comunidades
Autónomas de régimen común y Ciudades con Estatuto de Autonomía y se modifican determinadas
normas tributarias, que ha sido modificada por la Ley 2/2012, de 29 de junio, de Presupuestos Gene-
rales del Estado para el año 2012) por esta Ley 22/2009, de 18 de diciembre.
Junto a esta legislación, ha de hacerse mención al Real Decreto-Ley 21/2012, de 13 de julio,
de medidas de liquidez de las Administraciones públicas y en el ámbito financiero.
Por lo demás, para conseguir el principio de solidaridad, también recogido en el art. 156 CE,
se ha creado el Fondo de Compensación Interterritorial, a que se refiere el art. 158 CE y que se
ha regulado por la Ley 22/2001, de 27 de diciembre, reguladora de los Fondos de Compensación
Interterritorial, modificada por la Ley 23/2009, de 18 de diciembre.
Este art. 158 dispone que:
1. En los Presupuestos Generales del Estado podrá establecerse una asignación a las Co-
munidades Autónomas en función del volumen de los servicios y actividades estatales
que hayan asumido y de la garantía de un nivel mínimo en la prestación de los servicios
públicos fundamentales en todo el territorio español.
2. Con el fin de corregir los desequilibrios económicos interterritoriales y hacer efectivo el
principio de solidaridad, se constituirá un Fondo de Compensación con destino a gastos
de inversión, cuyos recursos serán distribuidos por las Cortes Generales entre las Comu-
nidades Autónomas y provincias, en su caso.

2. LA administración local. tipología de los entes locales

2.1. CONCEPTO
ENTRENA CUESTA la define como «aquel sector de la Administración Pública integrado por los
Entes Públicos menores de carácter territorial».

2.2. CARACTERÍSTICAS
De esta definición, desprende este Autor las siguientes:
1. La Administración Local forma parte de la Administración Pública, por lo que los Entes
que en ella se comprenden están investidos de las prerrogativas y potestades propias de

78 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

aquélla, si bien tales prerrogativas y potestades no les corresponden con carácter origi-
nario, sino derivado, pues, aunque son Entes Públicos, son Entes Públicos menores, es
decir, existen jurídicamente porque el Estado los crea o reconoce.
En concreto, el art. 4 LRL, reconoce a los Municipios, Provincias e Islas, en su calidad de
«Administraciones Públicas de carácter territorial y dentro de la esfera de sus competen-
cias» una serie de potestades, como la reglamentaria, de autoorganización, tributaria y
financiera, expropiatoria, sancionadora, etc., señalando, además, que estas potestades
y prerrogativas podrán ser aplicadas o reconocidas a las restantes Entidades Locales.
2. A diferencia de la Administración Periférica del Estado, la Local está integrada por Entes,
no por órganos; es decir, por sujetos de Derecho con personalidad jurídica propia.
3. Los Entes Públicos menores que se encuadran en la Administración Local –a salvo de lo
que inmediatamente diremos– tienen, a diferencia de los Entes Institucionales, carácter
territorial. El territorio constituye un elemento esencial de aquéllos.
Esto explica que estos Entes se organicen conforme al sistema de la generalidad: pueden
perseguir todos aquellos fines que redunden en beneficio de quienes ocupan el territorio
de su jurisdicción, mientras que los Entes Institucionales deberán enderezar su actividad
pública siempre y sólo a aquel o aquellos fines específicos que determinaron su recono-
cimiento o creación.
Ahora bien, la LRL, junto a las clásicas Entidades Locales Territoriales (Municipio, Pro-
vincia e Isla), reconoce otras de las que no cabe predicar este carácter territorial como
elemento determinante. A ellas nos referiremos después.

2.3. EVOLUCIÓN DEL RÉGIMEN LOCAL


Desde el momento en que los hombres se reunieron en un territorio determinado para satis-
facer sus necesidades comunes, se puede hablar de Régimen Local.
No obstante, sin negar la importancia que en otras épocas, en España, tuvo el Municipio (por
ejemplo, en la Edad Media), a la hora de abordar la evolución del Régimen Local en el sentido
con el que actualmente se le entiende, hay que señalar, como hitos legislativos más importantes,
la Constitución de Cádiz de 1812, así como la restante legislación del siglo XIX, especialmente el
Decreto de JAVIER DE BURGOS, de 30 de noviembre de 1833, la Ley Municipal y Provincial de
1870, la Ley Municipal de 1877 y la Ley Provincial de 1882.
En el siglo XX, han de destacarse los Estatutos Municipal y Provincial de CALVO SOTELO, de
1924 y 1925, respectivamente, la Ley de Bases Municipal de 1935, la Ley de Bases de 1945 y el
Texto Refundido de la Ley de Régimen Local de 24 de junio de 1955, así como las sucesivas nor-
mas que lo desarrollaron y completaron, que han constituido hasta la vigente LRL (la Ley 7/1985,
de 2 de abril, como se dijo) y el Texto Refundido de las disposiciones legales vigentes en materia
de Régimen Local, aprobado por el Real Decreto Legislativo 781/1986, de 18 de abril (TR/86, en
las próximas citas), la normativa básica en la materia, sin perjuicio de las modificaciones introdu-
cidas por la propia CE y disposiciones posteriores.

2.4. ENTIDADES LOCALES EXISTENTES


El art. 3 LRL distingue entre:
a) Entidades Locales Territoriales
1. El Municipio, al que define el art. 1,1.º de este texto legal como «Entidad básica de
la organización territorial del Estado y cauce inmediato de participación ciudadana
en los asuntos públicos, que institucionaliza y gestiona con autonomía los intereses
propios de la respectiva colectividad», y al que confiere el art. 11,1.º personalidad
jurídica y plena capacidad para el cumplimiento de sus fines.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 79


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

2. La Provincia, que define el art. 31 LRL como «Entidad Local determinada por la
agrupación de Municipios, con personalidad jurídica propia y plena capacidad para
el cumplimiento de sus fines», reconociéndole el art. 1,2.º autonomía para la ges-
tión de sus intereses, y el carácter de división territorial para el cumplimiento de las
actividades del Estado el art. 141 CE.
3. La Isla en los archipiélagos balear y canario, con idéntica autonomía para la gestión
de sus intereses (art. 1,2.º) y gobernadas, administradas y representadas por los
Cabildos y Consejos Insulares (art. 41).
b) Otras Entidades Locales
El art. 3,2.º LRL establece que gozan, asimismo, de la condición de Entidades Locales:
1. Las Entidades de ámbito territorial inferior al municipal, instituidas o reconocidas por
las Comunidades Autónomas, conforme al art. 45 de esta Ley (este artículo dispone,
en su número 1.º, que las Leyes de las Comunidades Autónomas sobre Régimen
Local regularán las Entidades de ámbito territorial inferior al Municipio, para la ad-
ministración descentralizada de núcleos de población separados, bajo su denomi-
nación tradicional de caseríos, parroquias, aldeas, barrios, anteiglesias, concejos,
pedanías, lugares anejos y otros análogos, o aquella que establezcan las Leyes). En
Andalucía, a tenor de lo dispuesto en la Ley del Parlamento de Andalucía 5/2010, de
11 de junio, de Autonomía Local de Andalucía (LPA 5/2010, en adelante), reciben
la denominación de Entidades Locales Autónomas, junto a las que esta misma Ley
distingue otras Entidades.
2. Las Comarcas u otras Entidades que agrupen varios Municipios, instituidas por las
Comunidades Autónomas, de conformidad con esta Ley y los correspondientes Esta-
tutos de Autonomía. Se trata, de acuerdo con el art. 42 LRL, de una agrupación de
Municipios, cuyas características determinen intereses comunes precisados de una
gestión propia o demanden la prestación de servicios de dicho ámbito.
3. Las Áreas Metropolitanas, a las que define el art. 43,2.º como Entidades Locales
integradas por los Municipios de grandes aglomeraciones urbanas entre cuyos
núcleos de población existan vinculaciones económicas y sociales que hagan ne-
cesaria la planificación conjunta y la coordinación de determinados servicios y
obras. Su creación se efectúa por Ley de la Asamblea Legislativa de la Comunidad
Autónoma.
4. Las Mancomunidades de Municipios, para la ejecución en común de obras y servi-
cios de su competencia, según el art. 44,1.º. Se crean por acuerdo de los propios
Municipios que se mancomunan.

2.5. Principios constitucionales


La Constitución trata de las Entidades Locales en su Título VIII, que versa sobre “la orga-
nización territorial del Estado”, y, concretamente, en el Capítulo Segundo de dicho Título, que
comprende los arts. 140 a 142.
Con carácter general, el art. 137 dispone que “el Estado se organiza territorialmente en Muni-
cipios, en Provincias y en las Comunidades Autónomas que se constituyan. Todas estas Entidades
gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses”.
A la vista de éste y de los demás artículos citados, se pueden señalar tres principios funda-
mentales en relación con el Régimen Local:
a) La autonomía de las Corporaciones Locales en la gestión de sus intereses.
b) El carácter democrático y representativo de sus órganos de gobierno.
c) La suficiencia de las Haciendas Locales.

80 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

En efecto, el art. 140 dispone que “la Constitución garantiza la autonomía de los Municipios.
Estos gozarán de personalidad jurídica plena. Su gobierno y administración corresponde a sus
respectivos Ayuntamientos, integrados por los Alcaldes y los Concejales. Los Concejales serán
elegidos por los vecinos del Municipio mediante sufragio universal, igual, libre, directo y secreto,
en la forma establecida en la Ley. Los Alcaldes serán elegidos por los Concejales o por los vecinos.
La Ley regulará las condiciones en las que proceda el régimen de Concejo Abierto”.
Por su parte, el art. 141 establece que:
1. La Provincia es una Entidad Local con personalidad jurídica propia, determinada por la
agrupación de Municipios y división territorial para el cumplimiento de las actividades del
Estado. Cualquier alteración de los límites provinciales habrá de ser aprobada por las
Cortes Generales mediante Ley Orgánica.
2. El Gobierno y la administración autónoma de las Provincias estarán encomendados a
Diputaciones u otras Corporaciones de carácter representativo.
3. Se podrán crear agrupaciones de Municipios diferentes de la Provincia.
4. En los archipiélagos, las Islas tendrán además su administración propia en forma de
Cabildos o Consejos.
Finalmente, el art. 142 prescribe que “las Haciendas Locales deberán disponer de los medios
suficientes para el desempeño de las funciones que la Ley atribuye a las Corporaciones respecti-
vas y se nutrirán fundamentalmente de tributos propios y de participación en los del Estado y de
las Comunidades Autónomas”.
Por lo demás, al margen de estos principios constitucionales especialmente establecidos res-
pecto al Régimen Local, no puede olvidarse la existencia de otros preceptos constitucionales que,
referidos a todas las Administraciones Públicas, establecen otros principios, como los recogidos
en el art. 103,1.º CE, según el cual “la Administración Pública sirve con objetividad los intereses
generales y actúa de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, descon-
centración y coordinación con sometimiento pleno a la Ley y al Derecho.
En el mismo sentido, puede hacerse mención al art. 9 CE, con arreglo al cual:
1. Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del orde-
namiento jurídico.
2. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la
igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover
los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los
ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.
3. La Constitución garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad de
las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restric-
tivas de derechos individuales, la seguridad jurídica, la responsabilidad y la interdicción
de la arbitrariedad de los poderes públicos.

2.6. REGULACIÓN JURÍDICA


La legislación vigente en materia de Régimen Local se puede concretar en los siguientes
textos:
1. En el escalón más alto, la Constitución, especialmente los arts. 137 a 142, además de
otras normas dispersas en su articulado.
2. En segundo lugar, la vigente LRL, que, dicho sea de paso, fue declarada parcialmente
inconstitucional (y por lo tanto derogada en esos puntos por la Constitución) por la
Sentencia 214/1989, de 21 de diciembre, del Tribunal Constitucional, y que ha sido mo-
dificada parcialmente por la ya derogada Ley 39/1988, de 28 de diciembre, reguladora
de las Haciendas Locales; por la Ley 9/1991, de 22 de marzo, por la que se modifican

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 81


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

determinados artículos de la Ley 25/1983, de 26 de diciembre, de Incompatibilidades


de Altos Cargos, de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las bases del Régimen
Local, de la Ley de Contratos del Estado y de la Ley 24/1988, de 28 de junio, del Mer-
cado de Valores; por la Ley 31/1991, de 30 de diciembre, de Presupuestos Generales
del estado para 1992; por la Ley 10/1993, de modificación del régimen de puestos de
trabajo reservados a funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter
nacional, y, en esta misma materia, por el Real Decreto Legislativo 2/1994, de 25 de
junio, de modificación de esta Ley y del TR/86; su art. 70,2.º, por la Ley 39/1994, de 30
de diciembre; por la Ley 13/1995, de 18 de mayo, de Contratos de las Administraciones
Públicas; sus arts. 12, 15, 16, 17 y 18,2.º, por la Ley 4/1996, de 10 de enero, por
la que se modifica la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen
Local, en relación con el Padrón municipal; sus arts. 26,1.º,c) y 86,3.º; por el Real
Decreto-Ley 5/1996, de 7 de junio, de medidas liberalizadoras en materia de suelo y de
Colegios Profesionales; por el Real Decreto-Ley 7/1996, de 7 de junio, sobre medidas
urgentes de carácter fiscal y de fomento y liberalización de la actividad económica; por
la Ley 7/1997, de 14 de abril, de medidas liberalizadoras en materia de suelo y de Cole-
gios Profesionales; por la Ley 34/1998, de 7 de octubre, del sector de hidrocarburos; su
art. 108, por la Ley 50/1998, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas
y del Orden Social; sus arts. 5, 20, 21,22, 23,2.º,b), 32, 33,2.º y 3.º, 34, 35,2.º,b),
46,2.º, 47,3.º, 48, 49, 50, 52,1.º, 58,2.º, 64, 65, 66, 67, 73, 75,1.º, 77, 84,3.º,
118,1.º, así como las Disposiciones Adicionales Quinta y Sexta, por la Ley 11/1999, de
21 de abril, de modificación de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases
del Régimen Local, y otras medidas para el desarrollo del Gobierno Local, en materia
de tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial y en materia de aguas; sus
arts. 21,1.º,f), 33,2.º,l), 34,1.º,f) y k) y 101, por la ley 55/1999, de 29 de diciembre,
de medidas fiscales, administrativas y del orden social; sus arts. 75 y 102, por la Ley
14/2000, de 29 de diciembre, de Medidas fiscales, administrativas y del orden social;
su art. 99 por la Ley 24/2001, de 27 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas
y del Orden Social; sus arts. 61 y 75,7.º por la Ley Orgánica 1/2003, de 10 de marzo,
para la garantía de la democracia en los Ayuntamientos y la seguridad de los Concejales,
y sus arts. 16 y 17; su Disposición Adicional Séptima por la Ley Orgánica 14/2003, de
20 de noviembre, de Reforma de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre dere-
chos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, modificada por la
Ley Orgánica 8/2000, de 22 de diciembre; de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora
de las Bases del Régimen Local; de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen
Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, y de
la Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal; buena parte de su contenido,
por la citada Ley 57/2003, de 16 de diciembre, de medidas para la modernización del
gobierno local; derogada (su art. 92 y el Capítulo III del Título VII, arts. 98 y 99) por la
Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público (LEBEP, en otras
referencias); sus arts. 22,2º, 70 ter (nuevo), 75 y su Disposición Adicional Decimoquin-
ta, por la Ley 8/2007, de 28 de mayo, de suelo, derogada posteriormente por el Real
Decreto Legislativo 2/2008, de 26 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de
la Ley de Suelo (que, no obstante, mantiene la redacción dada por aquella Ley, y que
ha sido parcialmente modificado por la Ley 2/2008, de 23 de diciembre, de Presupues-
tos Generales del Estado para el año 2009; por el Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de
abril, de medidas para el impulso de la recuperación económica y el empleo; por la Ley
13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego; por el Real Decreto-ley 8/2011, de 1
de julio, de medidas de apoyo a los deudores hipotecarios, de control del gasto público y
cancelación de deudas con empresas y autónomos contraídas por las entidades locales,
de fomento de la actividad empresarial e impulso de la rehabilitación y de simplificación
administrativa, y por el Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas
urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit
público); derogados parcial o totalmente sus arts. 21, 22, 33, 34, 88 y 127 y modificado
su art. 85 por la ya derogada Ley 30/2007, de 30 de octubre, de Contratos del Sector

82 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

Público; modificados sus arts. 70 bis y 84 por la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de


modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las
actividades de servicios y su ejercicio; modificados sus arts. 29 y 46 por la Ley Orgánica
2/2011, de 28 de enero, por la que se modifica la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio,
del Régimen Electoral General; añadidos sus arts. 84 bis y 84 ter por la Ley 2/2011, de
4 de marzo, de Economía Sostenible, y declarado parcialmente inconstitucional su art.
126 por Sentencia del Pleno del Tribunal Constitucional 103/2013, de 25 de abril de
2013, en Recurso de inconstitucionalidad 1523-2004, interpuesto por el Parlamento de
Cataluña en relación con diversos preceptos de la Ley 57/2003, de 16 de diciembre, de
medidas para la modernización del Gobierno Local, en cuanto al nombramiento como
miembros de la Junta de Gobierno Local de personas que no ostenten la condición de
concejales.
3. En tercer lugar, el Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, apro-
bado por el Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo (TR-LHL, en otras citas), par-
cialmente modificado por la Ley 2/2004, de 27 de diciembre, de Presupuestos Generales
del Estado para el año 2005; por la Ley 36/2006, de 29 de noviembre, de medidas para
la prevención del fraude fiscal; por la Ley 42/2006, de 28 de diciembre, de Presupuestos
Generales del Estado para el año 2007; por la Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril, por
la que se modifica la Ley Orgánica 6/2001, de 21 de diciembre, de Universidades; por la
Ley 16/2007, de 4 de julio, de reforma y adaptación de la legislación mercantil en ma-
teria contable para su armonización internacional con base en la normativa de la Unión
Europea; por la citada Ley 2/2008, de 23 de diciembre; por la Ley 26/2009, de 23 de
diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2010; por la Ley 39/2010,
de 22 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2011; por la
también mencionada Ley 2/2011, de 4 de marzo; por la Ley 20/2011, de 21 de julio,
del Registro Civil; por el Real Decreto-Ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes
de protección de deudores hipotecarios sin recursos; por el Real Decreto-Ley 19/2012,
de 25 de mayo, de medidas urgentes de liberalización del comercio y de determinados
servicios; por la Ley 2/2012, de 29 de junio, de Presupuestos Generales del Estado para
el año 2012; por la Ley 9/2012, de 14 de noviembre, de reestructuración y resolución
de entidades de crédito; por la Ley 12/2012, de 26 de diciembre, de medidas urgentes
de liberalización del comercio y de determinados servicios; por la Ley 16/2012, de 27 de
diciembre, por la que se adoptan diversas medidas tributarias dirigidas a la consolidación
de las finanzas públicas y al impulso de la actividad económica; por la Ley 17/2012, de
27 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2013, y por la Ley
8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas. Junto al
mismo, ha de tenerse en cuenta el Texto Refundido de la Ley del Catastro Inmobiliario,
aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2004, de 5 de marzo, también modificado por
la citada Ley 2/2004, de 27 de diciembre; por la también citada Ley 36/2006, de 29 de
noviembre, de medidas para la prevención del fraude fiscal; por la asimismo mencionada
Ley 16/2007, de 4 de julio; por la también citada Ley 26/2009, de 23 de diciembre;
por la Ley 40/2010, de 29 de diciembre, de almacenamiento geológico de dióxido de
carbono; por la reiterada Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible; por la Ley
16/2012, de 27 de diciembre, por la que se adoptan diversas medidas tributarias dirigi-
das a la consolidación de las finanzas públicas y al impulso de la actividad económica,
y por el Real Decreto-ley 7/2013, de 28 de junio, de medidas urgentes de naturaleza
tributaria, presupuestaria y de fomento de la investigación, el desarrollo y la innovación,
y que ha sido desarrollado por el Real Decreto 417/2006, de 7 de abril.
4. En cuarto lugar, habrá de estarse a las Leyes sobre Régimen Local que dicten las Comu-
nidades Autónomas, dentro del esquema competencial que tengan asumido. En particu-
lar, por lo que respecta a Andalucía, el art. 98 del Estatuto de Autonomía para Andalucía,
que ha sido promulgado como Ley Orgánica 2/2007, de 19 de marzo, de reforma del Es-
tatuto de Autonomía para Andalucía, señala que una ley de régimen local, en el marco de
la legislación básica del Estado, regulará las relaciones entre las instituciones de la Junta
de Andalucía y los entes locales, así como las técnicas de organización y de relación para

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 83


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

la cooperación y la colaboración entre los entes locales y entre éstos y la Administración


de la Comunidad Autónoma, incluyendo las distintas formas asociativas mancomunales,
convencionales y consorciales, así como cuantas materias se deduzcan del artículo 60
(referido a las competencias de la Comunidad en materia de Régimen Local). Dicha ley
tendrá en cuenta las diferentes características demográficas, geográficas, funcionales,
organizativas, de dimensión y capacidad de gestión de los distintos entes locales. En
cumplimiento de este precepto, se ha promulgado la LPA 5/2010.
5. En quinto lugar, el Texto Refundido de 1986, antes aludido, parcialmente modificado por
la Ley 53/2002, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden
Social, y parcialmente derogado por la LEBEP, así como por la citada Ley 30/2007, de
30 de octubre.
6. Los Reglamentos que complementan y desarrollan estas normas; en concreto, los actua-
lizados respecto de las mismas:
a) De Bienes de las Entidades Locales, aprobado por el Real Decreto 1372/1986, de
13 de junio (RBEL, en otras llamadas). En Andalucía, habrá que estar a lo dispuesto
en el Reglamento de Bienes de las Entidades Locales de Andalucía, aprobado por el
Decreto 18/2006, de 24 de enero, dictado en desarrollo de la Ley 7/1999, de 29
de septiembre, de Bienes de las Entidades Locales de Andalucía.
b) De Población y Demarcación Territorial de las Entidades Locales, aprobado por el
Real Decreto 1690/1986, de 11 de julio, que, a tenor de lo dispuesto en la Dispo-
sición Final Primera de la citada Ley 4/1996, ha sido actualizado por el Gobierno,
para acomodarlo a las modificaciones introducidas por dicha Ley, a través del Real
Decreto 2612/1996, de 20 de diciembre, habiendo sido posteriormente modifica-
do por el Real Decreto 3425/2000, de 15 de diciembre, sobre inscripción de los
españoles en los Registros de Matrícula de las Oficinas Consulares en el extranjero
(a su vez, modificado por el Real Decreto 1621/2007, de 7 de diciembre, por el
que se regula un procedimiento de votación para los ciudadanos españoles que se
encuentran temporalmente en el extranjero). Por lo que se refiere a Andalucía, debe
tenerse en cuenta el Decreto 185/2005, de 30 de agosto, por el que se aprueba el
Reglamento de Demarcación Municipal de Andalucía y del Registro Andaluz de Enti-
dades Locales, dictado en desarrollo de la Ley del Parlamento de Andalucía 7/1993,
de 27 de julio, Reguladora de la Demarcación Municipal de Andalucía (Ley que ha
sido derogada expresamente por la LPA 5/2010, por lo que debe entenderse vigente
el citado Reglamento en lo que no se oponga a ésta y hasta tanto se promulgue un
nuevo Reglamento en esta materia).
c) De Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales, apro-
bado por el ya citado Real Decreto 2568/1986, de 28 de noviembre.
Junto a ellos, por el momento, hasta que no se actualicen y acomoden en los términos
de la Disposición Final Primera de la LRL, y mientras no se opongan o contravengan las
normas anteriores, hay que citar los siguientes:
a) De Funcionarios de la Administración Local, de 30 de mayo de 1952, profundamen-
te afectado por la legislación a que luego aludiremos.
b) De Personal de los Servicios Sanitarios Locales, de 27 de noviembre de 1953.
c) De Servicios de las Corporaciones Locales, de 17 de junio de 1955, derogado y
modificado parcialmente por el Real Decreto 2009/2009, de 23 de diciembre.
7. En materia de elecciones locales, la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen
Electoral General, parcialmente modificada por la Ley Orgánica 1/1987, de 2 de abril, así
como (por ejemplo, en cuanto al quórum para suscribir una moción de censura contra el
Presidente de una Entidad Local) por la Ley Orgánica 8/1991, de 13 de marzo, (respecto
al voto por correo y el delito electoral) por la Ley Orgánica 6/1992, de 2 de noviembre,
por la que se modifican sus artículos 72, 73 y 141, por la Ley Orgánica 13/1994, de 30

84 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

de marzo, por la Ley Orgánica 3/1995, de 23 de marzo (en lo relativo al Censo Electoral),
por la Ley Orgánica 1/1997, de 30 de mayo (para la transposición de la Directiva 94/80/
CE, de Elecciones Municipales), por la Ley Orgánica 3/1998, de 15 de junio, por la Ley
Orgánica 8/1999, de 21 de abril, por la Ley Orgánica 6/2002, de 27 de junio, de Par-
tidos Políticos, por la citada Ley Orgánica 1/2003, de 10 de marzo, por la Ley Orgánica
16/2003, de 28 de noviembre, por la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la
igualdad efectiva de mujeres y hombres, por la Ley Orgánica 9/2007, de 8 de octubre;
por la Ley Orgánica 8/2010, de 4 de noviembre, de reforma de la Ley Orgánica 5/1985,
de 19 de junio, del Régimen Electoral General, y de la Ley Orgánica 2/1979, de 3 de oc-
tubre, del Tribunal Constitucional; por la Ley Orgánica 2/2011, de 28 de enero, por la que
se modifica la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General; por
la Ley Orgánica 3/2011, de 28 de enero, por la que se modifica la Ley Orgánica 5/1985,
de 19 de junio, del Régimen Electoral General, y por la Ley Orgánica 7/2011, de 15 de
julio, de modificación del artículo 160 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del
Régimen Electoral General.
8. En materia de funcionarios:
a) La Ley 30/1984, de 2 de agosto, de Medidas para la Reforma de la Función Públi-
ca, derogada en buena parte por la citada LEBEP (a su vez, modificada por la Ley
40/2007, de 4 de diciembre, de medidas en materia de Seguridad Social; por el
Real Decreto-ley 8/2010, de 20 de mayo, por el que se adoptan medidas extraordi-
narias para la reducción del déficit público; por la Ley 39/2010, de 22 de diciembre,
de Presupuestos Generales del Estado para el año 2011; por la Ley 26/2011, de 1
de agosto, de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los Dere-
chos de las Personas con Discapacidad; por la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre
actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, y por el
Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad
presupuestaria y de fomento de la competitividad) y modificada parcialmente por la
Ley 23/1988, de 28 de julio, así como por la Ley 22/1993, de 29 de diciembre, la
Ley 42/1994, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y de Orden
Social, la Ley 13/1996, de 30 de diciembre, también de Medidas Fiscales, Admi-
nistrativas y del Orden Social, la Ley 39/1999, de 5 de noviembre, para promover
la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras, las citadas
Leyes 66/1997 y 50/1998, de 30 de diciembre, 55/1999 y 14/2000, de 29 de
diciembre y 24/2001, de 27 de diciembre, la Ley 12/2001, de 9 de julio, de medi-
das urgentes de reforma del mercado de trabajo para el incremento del empleo y la
mejora de su calidad, la Ley 53/2002 antes citada, la Ley 40/2003, de 18 de no-
viembre, de Protección a las Familias Numerosas, la Ley 51/2003, de 2 de diciem-
bre, de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de
las personas con discapacidad, la Ley 53/2003, de 10 de diciembre, sobre empleo
público de discapacitados, la propia LMMGL, la Ley 2/2004, de 27 de diciembre, de
Presupuestos Generales del Estado para el año 2005, la Ley Orgánica 1/2004, de
28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, la
Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, la Ley 21/2006, de 20 de junio,
por la que se modifica la Ley 9/1987, de 12 de junio, de órganos de representación,
determinación de las condiciones de trabajo y participación del personal al servicio
de las Administraciones Públicas, y la citada Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo.
b) El Real Decreto 896/1991, de 7 de junio, por el que se establecen las reglas básicas
y los programas mínimos a que debe ajustarse el procedimiento de selección de los
Funcionarios de Administración Local, junto al que debe citarse, con carácter su-
pletorio en esta materia, el Real Decreto 364/1995, de 10 de marzo, por el que se
aprueba el Reglamento General de Ingreso del Personal al Servicio de la Administra-
ción General del Estado y de Provisión de Puestos de Trabajo y Promoción Profesio-
nal de los Funcionarios Civiles de la Administración General del Estado, parcialmente
modificado por el Real Decreto 255/2006, de 3 de marzo, sin que deban olvidarse
las previsiones al efecto de la LEBEP.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 85


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

c) La Ley 53/1984, de 26 de diciembre (y el Real Decreto 598/1985, de 30 de abril),


sobre Incompatibilidades, también afectada por la citada Ley 14/2000, de 29 de
diciembre, así como por la LEBEP y la citada Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril.
d) Ante la ausencia de una normativa específica, el Real Decreto 365/1995, de 10 de
marzo, por el que se aprueba el Reglamento de Situaciones Administrativas de los
Funcionarios Civiles de la Administración General del Estado, parcialmente modificado
por el Real Decreto 255/2006, de 3 de marzo, y que habrá que acomodar a la LEBEP.
e) El Real Decreto 861/1986, de 25 de abril, sobre régimen retributivo de los funcionarios
de la Administración Local (profundamente afectado por la LEBEP), modificado en lo
relativo al complemento de destino por el Real Decreto 158/1996, de 2 de febrero.
f) La casi totalmente derogada (por la LEBEP, así como por el citado Real Decreto-Ley
20/2012, de 13 de julio) Ley 9/1987, de 12 de junio, de Órganos de Represen-
tación, Determinación de las Condiciones de Trabajo y Participación del Personal
al Servicio de las Administraciones Públicas, modificada parcialmente por la Ley
7/1990, de 19 de julio, sobre Negociación Colectiva y Participación en la Determina-
ción de las Condiciones de Trabajo de los Empleados Públicos, por la Ley 18/1994,
de 30 de junio, por la que se modifica la normativa de elecciones a los órganos de
representación del personal al servicio de las Administraciones públicas de las Leyes
anteriores, por la citada Ley 53/2002, y por la también referenciada Ley 21/2006,
de 20 de junio, y desarrollada por el Real Decreto 1846/1994, de 9 de septiembre,
por el que se aprueba el Reglamento de elecciones a los órganos de representa-
ción del personal al servicio de la Administración General del Estado, junto al que,
respecto del personal laboral, se ha promulgado el Real Decreto 1844/1994, de 9
de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento de elecciones a órganos de
representación de los trabajadores en la empresa.
g) El Real Decreto 1174/1987, de 18 de septiembre, por el que se regula el régimen
jurídico de los Funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacio-
nal, cuya Disposición Transitoria Quinta fue derogada parcialmente por el Real Decreto
833/1989, de 7 de julio, y cuya Disposición Adicional Segunda ha sido derogada por
el citado Real Decreto 158/1996, de 2 de febrero, habiendo sido sustancialmente
modificado por el Real Decreto 1732/1994, de 29 de julio, sobre provisión de pues-
tos de trabajo reservados a funcionarios de Administración Local, con habilitación de
carácter nacional, así como por el Real Decreto 834/2003, de 27 de junio, por el que
se modifica la normativa reguladora de los sistemas de selección y provisión de los
puestos de trabajo reservados a funcionario de Administración Local con habilitación
de carácter nacional (que también ha afectado al anterior, y que ha sido afectado, a
su vez, por el Real Decreto 522/2005, de 13 de mayo, por el que se modifican los
requisitos para la integración de los funcionarios de Administración local con habilita-
ción de carácter nacional pertenecientes a la Subescala de Secretaría-Intervención),
desarrollado por Orden de 10 de agosto de 1994, por la que se dictan normas sobre
concursos de provisión de puestos reservados a funcionarios de Administración Local
con habilitación de carácter nacional, y por Orden de 8 de septiembre de 1994, por
la que se aprueba el modelo de convocatoria conjunta y bases comunes por las que
han de regirse los concursos ordinarios para provisión de puestos de trabajo reserva-
dos a funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional. Esta
regulación se ha visto muy afectada por la Disposición Adicional Segunda de la LEBEP,
que, entre otros extremos, ha modificado la denominación de estos funcionarios con-
siderándolos como “funcionarios con habilitación de carácter estatal”, manteniéndose
no obstante hasta que se aprueben las normas de desarrollo de dicha Disposición
Adicional Segunda (Disposición Transitoria Séptima LEBEP).
h) El Real Decreto 480/1993, de 2 de abril, por el que se integra en el Régimen Ge-
neral de la Seguridad Social el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Fun-
cionarios de la Administración Local, comportando la desaparición de la Mutualidad
Nacional de Previsión de Administración Local.

86 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

  9. En materia de Haciendas Locales, además del TR-LHL antes señalado, puede citar-
se, fundamentalmente, la Orden EHA/3565/2008, de 3 de diciembre, por la que se
aprueba la estructura de los Presupuestos de las Entidades Locales, el Real Decreto
500/1990, de 20 de abril, por el que se desarrolla dicha Ley en lo relativo a los Pre-
supuestos de las Entidades Locales, y la Orden EHA/4040/2004, de 23 de noviembre,
por la que se aprueba la Instrucción del modelo Básico de Contabilidad Local, la Orden
EHA/4041/2004, de 23 de noviembre, por la que se aprueba la Instrucción del modelo
Normal de Contabilidad Local, y la Orden EHA/4042/2004, de 23 de noviembre, por la
que se aprueba la Instrucción del modelo Simplificado de Contabilidad Local.
10. En materia de contratación, el Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público,
aprobado por el Real Decreto Legislativo 3/2011, de 14 de noviembre, afectado por la
Orden EHA/3479/2011, de 19 de diciembre, por la que se publican los límites de los
distintos tipos de contratos a efectos de la contratación del sector público a partir del 1
de enero de 2012; modificado por la citada Ley 17/2012, de 27 de diciembre; por el
Real Decreto-Ley 4/2013, de 22 de febrero, de medidas de apoyo al emprendedor y de
estímulo del crecimiento y de la creación de empleo; por la citada Ley 8/2013, de 26 de
junio; por el Real Decreto-ley 8/2013, de 28 de junio, de medidas urgentes contra la mo-
rosidad de las administraciones públicas y de apoyo a entidades locales con problemas
financieros; por la Ley 10/2013, de 24 de julio, por la que se incorporan al ordenamiento
jurídico español las Directivas 2010/84/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15
de diciembre de 2010, sobre farmacovigilancia, y 2011/62/UE del Parlamento Europeo
y del Consejo, de 8 de junio de 2011, sobre prevención de la entrada de medicamentos
falsificados en la cadena de suministro legal, y se modifica la Ley 29/2006, de 26 de
julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, y por la Ley
11/2013, de 26 de julio, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del creci-
miento y de la creación de empleo, y desarrollado transitoriamente y en cuanto no se le
oponga por el Real Decreto 817/2009, de 8 de mayo, por el que se desarrolla parcial-
mente la Ley 30/2007, de 30 de octubre, de Contratos del Sector Público (parcialmente
modificado por el Real Decreto 300/2011, de 4 de marzo, por el que se modifica el Real
Decreto 817/2009, de 8 de mayo, por el que se desarrolla parcialmente la Ley 30/2007,
de 30 de octubre, de contratos del sector público y se habilita al titular del Ministerio de
Economía y Hacienda −actualmente, Ministerio de Hacienda y Administraciones Públi-
cas− para modificar sus anexos), y, asimismo en cuanto no se oponga al mismo y mien-
tras no se promulga un nuevo Reglamento de desarrollo de la misma, por el Reglamento
General de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, aprobado por el Real
Decreto 1098/2001, de 12 de octubre, así como, puntualmente, en el Real Decreto
541/2001, de 28 de mayo, por el que se establecen determinadas especialidades para
la contratación de servicios de telecomunicaciones. Junto a estas normas, deben tenerse
en cuenta los arts. 33 y 34 de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, que contiene
previsiones sobre contratación administrativa.
11. En materia de bienes, la Ley 33/2003, de 3 de noviembre, del Patrimonio de las Admi-
nistraciones Públicas (parcialmente modificada por la Ley 62/2003, de 30 de diciem-
bre, de medidas fiscales, administrativas y del orden social, por la Ley 5/2006, de 10
de abril, de regulación de los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno y de
los Altos Cargos de la Administración General del Estado; por el Real Decreto Legislativo
2/2008, de 20 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Suelo −a
su vez modificado por la Ley 2/2008, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales
del Estado para el año 2009, por el Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de abril, de medi-
das para el impulso de la recuperación económica y el empleo, por el Real Decreto-ley
8/2011, de 1 de julio, de medidas de apoyo a los deudores hipotecarios, de control
del gasto público y cancelación de deudas con empresas y autónomos contraídas por
las entidades locales, de fomento de la actividad empresarial e impulso de la rehabi-
litación y de simplificación administrativa, por el Real Decreto-Ley 20/2011, de 30 de
diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para
la corrección del déficit público, y por la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación,

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 87


COMUNIDADES AUTÓNOMAS. ADMINISTRACIÓN LOCAL

regeneración y renovación urbana, que ha afectado también al citado Real Decreto-Ley


8/2011, de 1 de julio–, por la citada Ley 2/2012, de 29 de junio, por la reiterada Ley
17/2012, de 27 de diciembre, y por la también mencionada Ley 8/2013, de 26 de
junio), y desarrollada por el Real Decreto 1373/2009, de 28 de agosto, por el que se
aprueba el Reglamento General de la Ley 33/2003, de 3 de noviembre, del Patrimonio
de las Administraciones Públicas, además de la regulación contenida en la LRL y en la
legislación autonómica citada.
12. Junto a estas normas, hay que citar diversas disposiciones de carácter sectorial, como la
legislación urbanística, la Ley 2/1985, de 21 de enero, de Protección Civil, etc.
13. Finalmente, por lo que respecta a la legislación de la Junta de Andalucía respecto del
Régimen Local, deben citarse, esencialmente, las siguientes Leyes aprobadas por el
Parlamento de Andalucía:
a) Ley 7/1999, de 29 de septiembre, de Bienes de las Entidades Locales de Andalucía,
modificada por la Ley del Parlamento de Andalucía 18/2003, de 29 de diciembre,
por la que se aprueban medidas fiscales y administrativa, así como derogada y
modificada parcialmente por la LPA 5/2010, y desarrollada, como se expuso, por el
Decreto 18/2006, de 24 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Bienes
de las Entidades Locales de Andalucía.
b) Ley 2/2001, de 3 de mayo, de regulación de las consultas populares en Andalucía.
c) Ley 13/2001, de 11 de diciembre, de Coordinación de las Policías Locales.
d) Ley 6/2003, de 9 de octubre, de símbolos, tratamientos y registro de Entidades
Locales de Andalucía, parcialmente modificada por la LPA 5/2010.
e) Ley 20/2007, de 17 de diciembre, del Consejo Andaluz de Concertación Local.
f) Ley 2/2008, de 10 de diciembre, que regula el acceso de los municipios andaluces
al régimen de organización de los municipios de gran población.
g) La reiterada Ley del Parlamento de Andalucía 5/2010, de 11 de junio, de Autonomía
Local de Andalucía, desarrollada por el Decreto 263/2011, de 2 de agosto, por el
que se aprueba el Reglamento de Funcionamiento del Consejo Andaluz de Gobier-
nos Locales.
h) Ley 6/2010, de 11 de junio, reguladora de la participación de las entidades locales
en los tributos de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

88 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


TEMA
3

La Comunidad Autónoma de Andalucía:


Antecedentes histórico-culturales.
El Estatuto de Autonomía para Andalucía:
Fundamento, estructura y contenido
básico. Competencias de la Comunidad
Autónoma. Reforma del Estatuto
Para comprender las fuentes de las que bebemos en cuanto a la formación histórica
de nuestra Comunidad Autónoma Andaluza, es necesario realizar un pequeño excurso, es
decir, de lo general descender a lo particular. Para ello empezamos a analizar una breve
síntesis de la historia andaluza, desarrollando posteriormente el nacimiento jurídico de
Andalucía como Comunidad Autónoma y analizando sus normas constitucionales.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 89


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

ESQUEMA INICIAL

1. Antecedentes histórico-culturales de la Comunidad Autónoma de Andalucía


1.1. Antecedentes históricos remotos
1.2. Antecedentes recientes
1.3. Primer estatuto de autonomía
1.4. Semblanza de Blas Infante y su aportación a la autonomía de Andalucía

2. El Estatuto de Autonomía: Proceso de elaboración, fundamento, estructura


y contenido básico
2.1. Consideraciones previas y fundamento
2.2. Proceso de elaboración
2.3. Estructura
2.4. Contenido
2.4.1. Título Preliminar (arts. 1 a 11)
2.4.2. Derechos sociales, deberes y políticas públicas (Título I, arts. 12 a 41)
2.4.2.1. Derechos y deberes
2.4.2.2. Principios rectores de las políticas públicas
2.4.2.3. Garantías

3. Competencias de la Comunidad Autónoma de Andalucía


3.1. Principios básicos establecidos en el estatuto de autonomía sobre las competen-
cias
3.2. Descripción de competencias
3.2.1. Instituciones de autogobierno
3.2.2. Administraciones Públicas andaluzas
3.2.3. Agricultura, ganadería, pesca, aprovechamientos agroforestales, desa-
rrollo rural y denominaciones de calidad
3.2.4. Energía y minas
3.2.5. Agua
3.2.6. Cuenca Hidrográfica del Guadalquivir
3.2.7. Educación
3.2.8. Universidades
3.2.9. Investigación, desarrollo e innovación tecnológica
3.2.10. Salud, sanidad y farmacia
3.2.11. Vivienda, urbanismo, ordenación del territorio y obras públicas
3.2.12. Medio ambiente, espacios protegidos y sostenibilidad
3.2.13. Actividad económica
3.2.14. Organización territorial
3.2.15. Régimen local
3.2.16. Servicios sociales, voluntariado, menores y familias

90 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

3.2.17. Inmigración
3.2.18. Empleo, relaciones laborales y seguridad social
3.2.19. Transportes y comunicaciones
3.2.20. Policía autonómica
3.2.21. Protección civil y emergencias
3.2.22. Seguridad y competencias en materia penitenciaria
3.2.23. Cultura y patrimonio
3.2.24. Medios de comunicación social y servicios de contenido audiovisual
3.2.25. Publicidad
3.2.26. Turismo
3.2.27. Deportes, espectáculos y actividades recreativas
3.2.28. Políticas de género
3.2.29. Políticas de juventud
3.2.30. C
 ajas de ahorro, entidades de crédito, bancos, seguros y mutualida-
des no integradas en el sistema de Seguridad Social
3.2.31. Función Pública y estadística
3.2.32. Notariado y registros públicos
3.2.33. Consultas populares
3.2.34. Asociaciones, fundaciones y corporaciones de derecho público
3.2.35. Administración de Justicia
3.2.36. Juego
3.2.37. Protección de datos
3.2.38. Denominaciones de origen y otras menciones de calidad
3.2.39. Organización de servicios básicos
3.2.40. E
 jercicio de las funciones y servicios inherentes a las competencias
de la Comunidad Autónoma
3.2.41. Participación en la ordenación general de la actividad económica
3.2.42. P
 rocesos de designación de los miembros de los organismos econó-
micos y sociales
3.2.43. Coordinación con el Estado

4. Reforma del Estatuto


4.1. Consideraciones generales
4.2. Procedimiento
4.2.1. Procedimiento ordinario de reforma
4.2.2. Procedimiento simplificado de reforma
4.2.3. Común a ambos procedimientos

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 91


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

1. Antecedentes histórico-culturales de la Comunidad


Autónoma de Andalucía

1.1. ANTECEDENTES HISTÓRICOS REMOTOS


La Comunidad Autónoma de Andalucía se asienta sobre la base física de la Depresión del
Guadalquivir, enmarcada por Sierra Morena, al norte; los sistemas Subbético y Penibético, al sur
y la cuenca baja del Guadiana, que hace frontera natural con Portugal, hasta su desembocadura
en el Océano Atlántico, por el oeste. Sus costas están bañadas por el Océano Atlántico, desde
Ayamonte a Tarifa, y por el Mar Mediterráneo, desde esta localidad hasta el límite con la Comu-
nidad Autónoma de Murcia, al este.
Su situación geográfica, en el extremo occidental de la cuenca mediterránea, que se abre al Océano
Atlántico a través del Estrecho de Gibraltar, de evidente interés estratégico a lo largo de la Historia, propi-
ció el asentamiento de numerosos pueblos y culturas, desde la Prehistoria hasta nuestros días.
Desde Tartessos hasta los árabes, pasando por griegos, fenicios, cartagineses, romanos,
bizantinos, vándalos y visigodos, así como las sucesivas repoblaciones medievales de grupos
pertenecientes a los distintos reinos cristianos peninsulares empeñados en el proceso reconquis-
tador frente a almohades y benimerines, sin olvidar a la población judeo-sefardí, asentada en la
Península Ibérica durante la Edad Media hasta su expulsión por los Reyes Católicos, en 1492, y
a los que se unen, ya en el siglo XVIII, los esfuerzos repobladores, durante el reinado de Carlos
III, con grupos procedentes del norte de Europa, que se asientan en municipios de nueva funda-
ción, como La Carolina (Jaén), La Carlota (Córdoba) y La Luisiana (Sevilla), que fueron dejando,
sucesivamente, en este crisol que es Andalucía, la impronta de sus costumbres y culturas hasta
configurar el mosaico que constituye actualmente la identidad andaluza.
Personajes políticos y militares relevantes a lo largo de la Historia así como una muy nutrida
representación de personalidades en las más diversas ramas del saber: ilustres filósofos, escritores,
médicos, matemáticos, artistas en sus diferentes manifestaciones, han ido jalonando con inusitada
brillantez la historia de esta región que hoy constituye la Comunidad Autónoma de Andalucía.
Los antecedentes más remotos de un ideario político andaluz podríamos situarlos a comien-
zos del siglo XIX. Simultáneamente a las últimas campañas de Napoleón y tras su derrota en
Waterloo, las potencias europeas aliadas celebran durante los años 1814 y 1815 el Congreso de
Viena, asamblea de representantes de estas potencias, que establecen, entre otros acuerdos, las
nuevas fronteras que van a configurar un nuevo mapa político de Europa.
Las ideas nacionalistas que subyacen tras la celebración del Congreso de Viena se extien-
den por toda Europa a lo largo del siglo XIX, dando lugar a movimientos unificadores como el
Risorgimento (unificación de Italia), la unificación de Alemania bajo la batuta del canciller Otto
von Bismarck y la aparición en la escena internacional de nuevos Estados en los Balcanes por
desmembramiento del Imperio Otomano: independencia de Serbia, Montenegro y Rumanía; auto-
nomía para Bulgaria y ocupación y administración de Bosnia y Herzegovina, por parte de Austria.
Estas corrientes ideológicas se propagan también por la Península Ibérica y, junto a las vici-
situdes socioeconómicas padecidas en Andalucía durante los siglos XIX y XX, unidas a movimien-
tos cantonalistas que proliferan durante el Sexenio Revolucionario (1868 a 1874), propician la
redacción de un documento, la Constitución cantonal, en la Asamblea de Antequera, de 1883,
donde se declara, por primera vez en la Historia, a Andalucía como “una democracia soberana y
autónoma”. Por su importancia en el devenir de la historia de Andalucía, la figura de Blas Infante
y su participación en estos movimientos se trata en otro apartado más adelante.

1.2. ANTECEDENTES RECIENTES


La sublevación de parte de la guarnición en Melilla, el 17 de julio de 1936, y al día siguiente en
otros puntos de la península, que desencadenó la guerra civil, y la subsiguiente dictadura del general

92 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

Franco, truncaron las expectativas autonomistas de Andalucía, entre otras regiones del Estado es-
pañol que también habían iniciado sus respectivos procesos de autogobierno durante la República.
Tras el paréntesis de la dictadura, la muerte del general Franco, ocurrida el 20 de noviembre
de 1975, abre una nueva etapa política en nuestra más reciente Historia, la Transición, durante
la cual afloran de nuevo, con pujanza, las aspiraciones autonomistas de los llamados “territorios
forales históricos” (País Vasco, Cataluña y Galicia) a los que se une Andalucía, recuperando la
herencia política del ideario andalucista, anterior a la guerra civil.
Se trata de una etapa política tremendamente compleja, en la que se hacía preciso devolver
al pueblo español derechos y libertades de los que había estado privado durante más de cuarenta
años, todo ello bajo la tensión provocada por sectores políticos ultraconservadores y por la violen-
cia de grupos terroristas de diverso signo, que amenazaban con abortar el proceso democratiza-
dor iniciado con la legalización de los partidos políticos y de las organizaciones sindicales, hasta
entonces sumidos en la clandestinidad. La Ley Fundamental, denominada Ley 1/1977, de 4 de
enero, para la Reforma Política, sometida a referéndum el día 15 de diciembre de 1976, fue la
piedra angular del ordenamiento jurídico español que permitió al Gobierno español, presidido por
Adolfo Suárez González, la apertura a un régimen democrático desde una dictadura.
La celebración de las primeras elecciones libres al Parlamento bicameral (Congreso de los
Diputados y Senado), el 15 de junio de 1977, dieron lugar a unas Cortes constituyentes que
redactaron y aprobaron la vigente Constitución española, de 1978, en la que España se ha con-
figurado como un Estado autonómico, en el que se reconocen los derechos autonómicos de los
distintos territorios forales históricos y se posibilita el acceso a la autonomía de los restantes que
integran el Estado español, perdiendo este el carácter de Estado unitario, fuertemente centralista,
que había tenido durante el régimen anterior.
Ciñéndonos a la Comunidad Autónoma de Andalucía, se configuró primero un régimen preau-
tonómico, regulado por Real Decreto-Ley 11/1978, de 27 de abril, coincidiendo en el tiempo con
la fase final de las negociaciones entre los distintos grupos parlamentarios, que permitieron la
redacción de un texto consensuado para la vigente Constitución.
En la Exposición de Motivos del RD-L 11/1978, se reconoce a Andalucía como una de las
regiones más amplias y representativas de España, superando en superficie a varias naciones
europeas y con una población muy importante, parte de la cual vive fuera de su tierra.
La aspiración de los representantes parlamentarios del pueblo andaluz a contar con institu-
ciones propias de gobierno, dentro de la unidad de España, queda materializada al instituciona-
lizarse la Junta de Andalucía, a la que se le reconoce personalidad jurídica plena en relación con
los fines encomendados.
Dada la gran extensión del territorio andaluz, y con objeto de optimizar su eficacia, sin perjuicio
de la debida representación de todas las fuerzas políticas parlamentarias y de las ocho Diputaciones
andaluzas, se crean dos órganos colegiados de gestión dentro de la Junta de Andalucía: el Pleno y el
Consejo Permanente, determinándose sus respectivas composiciones y competencias.
Así mismo, se crea la figura del Presidente, que ostenta la representación de la Junta de An-
dalucía y preside los órganos colegiados de la misma, regulándose el procedimiento de elección.
Por último, se declara el carácter provisional y transitorio de esta Junta preautonómica hasta
tanto entre en vigor el Estatuto de Autonomía de Andalucía que se apruebe al amparo de lo pre-
visto en la Constitución.

1.3. PRIMER ESTATUTO DE AUTONOMÍA


Una vez hubo entrado en vigor la Constitución, las fuerzas parlamentarias andaluzas, repre-
sentadas en la Junta Preautonómica de Andalucía, redactan el llamado “Estatuto de Carmona”,
en el que reivindican para Andalucía el acceso al régimen autonómico pleno, previsto en el artí-
culo 151 de la Constitución, frente al pretendido desde el Gobierno de la Nación, regulado en el
artículo 143 del texto constitucional.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 93


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

Tras las tensiones provocadas por estas divergencias, que llegaron a forzar la dimisión de
algún ministro del Gobierno presidido por Adolfo Suárez, se aprueba el proyecto de Estatuto de
Autonomía para Andalucía, conforme a lo establecido en el párrafo segundo del número dos, del
artículo 151, de la Constitución, que es sometido posteriormente a referéndum del pueblo anda-
luz el día 20 de octubre de 1981, que lo aprueba, accediendo Andalucía a la autonomía plena.
Este Estatuto constaba de setenta y cinco artículos, distribuidos en un Título Preliminar y
Títulos I al VI, más tres disposiciones adicionales, seis disposiciones transitorias y una disposición
final, derogatoria del régimen jurídico preautonómico, de acuerdo con los siguientes contenidos:
– Título Preliminar. Disposiciones generales (arts. 1 al 12).
– Título I. Competencias de la Comunidad Autónoma (arts. 13 al 23).
– Título II. Organización institucional de la Comunidad Autónoma (arts. 24 al 46).
– Título III. De la Administración de Justicia (arts. 47 al 53).
– Título IV. Economía y Hacienda (arts. 54 al 71).
– Título V. Relaciones con la Administración del Estado y con otras Comunidades Autóno-
mas (arts. 72 al 73).
– Título VI. Reforma del Estatuto (arts. 74 al 75).
Veinticinco años más tarde, el “Estatuto de Carmona”, de 1981, ha sido sustituido por la Ley
Orgánica 2/2007, de 19 de marzo, a cuyo estudio se dedica el resto de este tema.

1.4. Semblanza de Blas Infante y su aportación a la


autonomía de Andalucía
Blas Infante Pérez nace en Casares (provincia de Málaga) el 5 de julio de 1885. De familia
acomodada, su padre, Luis Infante Andrade, licenciado en Derecho, era secretario del Juzgado de
Casares, mientras que su madre, Ginesa Pérez de Vargas, procedía de una familia de labradores
de clase media.
Habiendo cursado la enseñanza primaria en su lugar de nacimiento, a los 10 años se tras-
lada a estudiar el bachillerato a Archidona (Málaga), en el colegio internado Jesús Nazareno, de
los Escolapios. Debido a los problemas económicos de su familia, sus padres se ven obligados a
retirarlo del colegio, haciendo el último curso por libre.
Regresa a Casares en 1901 trabajando como escribiente de su padre en la Secretaría del
Juzgado municipal. Compatibiliza su trabajo con los estudios de Derecho en la Universidad de Gra-
nada, los cuales finaliza en 1906 con brillantez con la inestimable ayuda de su amigo, y posterior
miembro de la Asamblea Andalucista de Córdoba en 1918, el poeta Alberto Álvarez de Cienfuegos
Cobos, perteneciente a una familia granadina muy conocida, que le facilita los apuntes.
Alentado por su abuelo materno, Ignacio Pérez de Vargas y Salas, indaga en su vocación inte-
lectual y literaria. En estos años descubre la cultura de Al-Andalus y es una etapa de intensa for-
mación filosófica e ideológica. En 1907 vuelve a Casares para preparar las oposiciones a Notaría.
Tras aprobar las oposiciones en 1909, y dado que no tiene la edad reglamentaria, no puede
ejercer como Notario. En estos años Infante realiza sus primeros viajes a Sevilla para acudir a los
Juegos Florales en el Ateneo Sevillano, y comienza sus primeros escritos.
En 1910 toma posesión de su plaza como Notario en Cantillana (Sevilla), lo que aprovecha
para entrar en contacto con el ambiente intelectual sevillano y con las ideas políticas regionalis-
tas, especialmente con los miembros del Ateneo sevillano. En Cantillana conoce a los ingenieros
agrónomos Antonio Albendín y Juan Sánchez Mejías, que iniciarán a Blas en el movimiento Fisio-
crático (Georgista) que participará en el Congreso Internacional Georgista en Ronda de 1913. En
Sevilla entra en contacto con intelectuales de la época con los que participa en debates del Ate-
neo Hispalense. En este foro, en 1914 Infante presenta Ideal Andaluz, obra que publica un año

94 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

más tarde, en 1915, donde explica su visión personal de la historia, la identidad y los problemas
de Andalucía así como sus propuestas para su fortalecimiento.
En 1916 funda el primer Centro Andaluz en Sevilla, del que será presidente, con el propósito
de constituirse como un órgano expresivo de la realidad cultural y social de Andalucía. En este año
publica también La obra de Costa.
En 1918, se celebra la Asamblea de Ronda, a propuesta de Blas Infante, que asume la can-
tonalista Constitución Federal de Antequera de 1883, en la que se establecen las bases a seguir
por el andalucismo para así obtener una autonomía plena para Andalucía, aprobando los símbolos
de Andalucía: la bandera, el escudo y el himno.
La bandera está formada por tres franjas horizontales, de igual anchura, con los colores verde
omeya, blanco y verde omeya.
El escudo, inspirado en la mitología griega, está compuesto por la figura de un Hércules
joven, entre dos columnas que simbolizan las cumbres más altas de las dos orillas, europea y
africana, del Estrecho de Gibraltar (Calpe y Abila), sujetando y domando a dos leones, con la ins-
cripción a sus pies de la siguiente leyenda: “Andalucía por sí, para España y la Humanidad”, sobre
el fondo de los colores de la bandera de Andalucía; a su vez, las columnas se cierran a través de
un arco de medio punto, con los colores de la bandera andaluza, en el que se lee la inscripción
“Dominator Hércules Fundator”.
Por su parte, la música del himno está basada en antiguos aires de siega (del canto jornalero
Santo Dios), cuya letra compuso posteriormente Blas Infante, en 1933.
Este himno, junto con la bandera y el escudo antes mencionados, elegidos en la Asamblea de
Ronda, son los símbolos institucionales andaluces refrendados por el artículo 3 de la Ley Orgánica
2/2007, de 19 de marzo, por la que se aprueba el vigente Estatuto de Autonomía:
1. La bandera de Andalucía es la tradicional formada por tres franjas horizontales –verde, blanca
y verde– de igual anchura, tal como fue aprobada en la Asamblea de Ronda de 1918.
2. Andalucía tiene escudo propio, aprobado por Ley de su Parlamento, en el que figura
la Leyenda Andalucía por sí, para España y la Humanidad, teniendo en cuenta el
acuerdo adoptado por la Asamblea de Ronda de 1918.
3. Andalucía tiene himno propio, aprobado por Ley de su Parlamento, de acuerdo con lo
publicado por la Junta Liberalista de Andalucía en 1933.
4. El día de Andalucía es el 28 de febrero.
5. La protección que corresponde a los símbolos de Andalucía será la misma que corres-
ponda a los demás símbolos del Estado.
Durante la Primera Guerra Mundial es ingresado en prisión por intentar involucrar a España
en el conflicto, rompiendo su neutralidad y solicitando que el país mandara su Ejército en contra
de Alemania y a favor de Francia. En las elecciones de 1918, Blas Infante intenta presentarse por
el distrito electoral de Gaucín, un año después por el mismo distrito y por Sevilla pero en ambas
fracasa por la fuerte presencia del caciquismo.
En 1919 se redacta el Manifiesto del 1 de enero en Córdoba en el que se reivindica a Anda-
lucía como nacionalidad histórica y el estado federal español.
Durante los años veinte se casa con Angustias García Parias, con la que tendrá cuatro hijos,
ejerce su profesión de Notario en la villa onubense de Isla Cristina y publica entre 1920 y 1921,
Motamid, último rey de Sevilla, Cuentos de animales y La dictadura pedagógica. Blas Infante lla-
ma a este periodo su “exilio interior”, ya que se repliega a su vida familiar y al estudio.
Blas viaja a Madrid en 1923 por la muerte de su padre. En 1924 viajó a Marruecos, donde
visitó la tumba de Motamid en Agmat y conoció a sus supuestos descendientes. Según algunas
fuentes, el 15 de septiembre de 1924 se convirtió al Islam mediante la Shahada, en una pequeña
mezquita de Aghmat, adoptando el nombre de Ahmad. Los testigos del acto por el que Ahmad
Infante se reconocía musulmán fueron dos andalusíes nacidos en Marruecos, y descendientes de
moriscos: Omar Dukali y otro de la kabila de Beni-Al-Ahmar.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 95


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

Durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera rechaza colaborar con ella, por lo que en
represalia son clausurados los Centros Andaluces, fundados por él en 1916. En 1921 publica La
dictadura pedagógica, un complejo análisis filosófico.
En 1928 viaja a Galicia para reunirse con los ideólogos del «galleguismo». Durante estos años
también viajará a Marruecos y Portugal, entre otros. Llega a participar en la revista regionalista
gallega denominada Nós.
Escribe, en 1929, Orígenes de lo flamenco y secreto del cante jondo y comienza Fundamen-
tos de Andalucía, obra autocrítica sobre las etapas pasadas que no llegó a finalizar.
En 1930 da una conferencia política en la Sociedades Económicas de Amigos del País en
Málaga, donde resalta al pueblo y ser andaluces históricos.
En 1931, al acabar la dictadura de Primo de Rivera, se proclama la Segunda República.
Renace en Blas Infante la esperanza y se reconstituye el movimiento pro-estatuto con la crea-
ción de la Junta Liberalista Andaluza (JLA). Los puntos esenciales de la campaña política son
el repudio al centralismo frente a un federalismo necesario, solución al caciquismo y del com-
plicado sistema electoral, reforma económica y de la justicia, libertad de enseñanza, de matri-
monio, etc. Estas ideas y lo promovido en la JLA tendrán gran importancia en la redacción del
anteproyecto de estatuto de autonomía, redactado en gran parte por el propio Blas Infante. Se
presenta a las elecciones en una candidatura republicana andalucista, acusada de preparar una
insurrección armada para el día antes de las elecciones. Infante se defiende de las calumnias
en el libro La verdad sobre el Complot de Tablada y el Estado Libre de Andalucía. En dichas elec-
ciones no consigue representación parlamentaria. Aunque hay claros brotes independentistas
en el andalucismo, a falta de apoyo popular se intenta moderar el discurso y definir el Estado
libre de Andalucía como «liberado» de toda opresión, dominación e injusticia y de esta forma
poder decidir su futuro. Y esta tendría que venir por medio de una gran reforma agraria dentro
de una nueva España republicana y federal.
Asimismo, y en ese mismo año forma parte, junto a Pascual Carrión, de la Comisión Técnica
Agraria para la solución del problema de los latifundios.
En su ámbito personal, en 1931 se hace cargo de la Notaría de Coria del Río (Sevilla), donde
construye su casa, a la que denomina Dar al-Farah (‘Casa de la Alegría’), inspirada en la arquitec-
tura de Al-Andalus, encargándose personalmente de su decoración.
En noviembre de 1933 se presenta de nuevo en las elecciones por Málaga dentro de la coa-
lición Izquierda Republicana Andaluza (coalición de los partidos Radical Socialista e Izquierda Ra-
dical Socialista), que termina en un nuevo fracaso y en una desilusión notable para Blas Infante.
En la asamblea de Córdoba, en enero de 1933, se aprueba el Anteproyecto de Bases para
el Estatuto de Autonomía de Andalucía de 1933, que se deberá someter a referéndum pero que
se irá retrasando hasta que se paraliza por la Guerra Civil en 1936. Sin embargo, estudios actua-
les ponen de manifiesto que la Asamblea de Córdoba fue un desastre para el andalucismo. Se
esperaba la asistencia de más de setecientos asambleístas de las ocho provincias de la actual
Comunidad Andaluza y sólo llegaron a dos centenas. La representación fue desigual: Córdoba y
Sevilla aportaron un 70% de los asambleístas, Málaga no llegó al 2%.
Los asambleístas de Granada, Jaén y Almería tenían preparado un anteproyecto para la
Mancomunidad de Andalucía Oriental y contaban con el apoyo de Huelva, que deseaba unirse a
Extremadura. Cuando los asambleístas sevillanos y cordobeses presentaron su anteproyecto los
«orientales» abandonaron la asamblea. Entonces Blas Infante amenazó con «residenciar a las
provincias disidentes» y el anteproyecto fue aprobado sin la participación de los asambleístas de
Jaén, Almería y Granada y la abstención de los de Málaga.
Con la llegada al poder del Frente Popular durante las elecciones de 1936 el movimiento po-
lítico andalucista recobra fuerzas. En 1936, se crea Acción pro Estatuto Andaluz y el 5 de julio se
aclama como presidente de honor de la futura Junta Regional de Andalucía a Blas Infante. En Cá-
diz es izada por primera vez la bandera andaluza, siendo además entrevistado en la radio de Jerez
para hablar del Estatuto. Asimismo se coloca la bandera andaluza en el Ayuntamiento de Sevilla.

96 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

Tras el golpe militar, varios miembros de Falange le detienen en su casa de Coria del Río el 2
de agosto de 1936, siendo trasladado a Sevilla para ser encarcelado en el antiguo cine Jáuregui.
Días después, en la madrugada del 11 de agosto, y por orden de Queipo de Llano, Infante es
asesinado por fusilamiento, sin juicio ni sentencia, con otros dos detenidos, en el kilómetro 4 de
la carretera de Carmona. Así se frustra la aprobación del Estatuto de Autonomía, ya que la fecha
prevista para el referéndum era el mes de septiembre de ese mismo año.

2. El Estatuto de Autonomía: Proceso de elaboración,


fundamento, estructura y contenido básico

2.1. Consideraciones previas y fundamento


El nuevo Estatuto de Autonomía Andaluz (LO 2/2007, de 19 de marzo) hace en su Preámbulo
una introducción al mismo en el que se explica y justifica la existencia de un Estatuto y la necesi-
dad de modificar el que estuvo en vigor hasta 1981.
Por ello, pasamos a transcribir el mismo:
“Andalucía, a lo largo de su historia, ha forjado una robusta y sólida identidad que le confiere
un carácter singular como pueblo, asentado desde épocas milenarias en un ámbito geográfico
diferenciado, espacio de encuentro y de diálogo entre civilizaciones diversas. Nuestro valioso
patrimonio social y cultural es parte esencial de España, en la que andaluces y andaluzas nos
reconocemos, compartiendo un mismo proyecto basado en los valores de justicia, libertad y se-
guridad, consagrados en la Constitución de 1978, baluarte de los derechos y libertades de todos
los pueblos de España.
Andalucía ha compilado un rico acervo cultural por la confluencia de una multiplicidad de
pueblos y de civilizaciones, dando sobrado ejemplo de mestizaje humano a través de los siglos.
La interculturalidad de prácticas, hábitos y modos de vida se ha expresado a lo largo del
tiempo sobre una unidad de fondo que acrisola una pluralidad histórica, y se manifiesta en un
patrimonio cultural tangible e intangible, dinámico y cambiante, popular y culto, único entre las
culturas del mundo.
Esta síntesis perfila una personalidad andaluza construida sobre valores universales, nunca
excluyentes. Y es que Andalucía, asentada en el sur de la península ibérica, es un territorio de
gran diversidad paisajística, con importantes cadenas montañosas y con gran parte de su territorio
articulado en torno y a lo largo del río Guadalquivir, que abierta al Mediterráneo y al Atlántico por
una dilatada fachada marítima, constituye un nexo de unión entre Europa y el continente africano.
Un espacio de frontera que ha facilitado contactos y diálogos entre norte y sur, entre los arcos
mediterráneo y atlántico, y donde se ha configurado como hecho diferencial un sistema urbano
medido en clave humana.
Estos rasgos, entre otros, no son sólo sedimentos de la tradición, sino que constituyen una
vía de expansión de la cultura andaluza en España y el mundo y una aportación contemporánea a
las culturas globales. El pueblo andaluz es heredero, por tanto, de un vasto cimiento de civilización
que Andalucía puede y debe aportar a la sociedad contemporánea, sobre la base de los principios
irrenunciables de igualdad, democracia y convivencia pacífica y justa.
El ingente esfuerzo y sacrificio de innumerables generaciones de andaluces y andaluzas a lo largo
de los tiempos se ha visto recompensado en la reciente etapa democrática, que es cuando Andalucía
expresa con más firmeza su identidad como pueblo a través de la lucha por la autonomía plena. En
los últimos 25 años, Andalucía ha vivido el proceso de cambio más intenso de nuestra historia y se
ha acercado al ideal de Andalucía libre y solidaria por la que luchara incansablemente Blas Infante, a
quien el Parlamento de Andalucía, en un acto de justicia histórica, reconoce como Padre de la Patria
Andaluza en abril de 1983.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 97


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

Ese ideal autonomista hunde sus raíces en nuestra historia contemporánea. El primer texto
que plasma la voluntad política de que Andalucía se constituya como entidad política con capaci-
dad de autogobierno es la Constitución Federal Andaluza, redactada en Antequera en 1883. En la
Asamblea de Ronda de 1918 fueron aprobados la bandera y el escudo andaluces.
Durante la II República el movimiento autonomista cobra un nuevo impulso. En 1933 las Jun-
tas Liberalistas de Andalucía aprueban el himno andaluz, se forma en Sevilla la Pro-Junta Regional
Andaluza y se proyecta un Estatuto. Tres años más tarde, la Guerra Civil rompe el camino de la
autonomía al imposibilitar la tramitación parlamentaria de un Estatuto ya en ciernes.
Esta vocación de las Juntas Liberalistas lideradas por Blas Infante por la consecución del
autogobierno, por alcanzar una Andalucía libre y solidaria en el marco de la unidad de los pueblos
de España, por reivindicar el derecho a la autonomía y la posibilidad de decidir su futuro, emergió
años más tarde con más fuerza y respaldo popular.
Las manifestaciones multitudinarias del 4 de diciembre de 1977 y el referéndum de 28 de
febrero de 1980 expresaron la voluntad del pueblo andaluz de situarse en la vanguardia de las
aspiraciones de autogobierno de máximo nivel en el conjunto de los pueblos de España. Desde
Andalucía se dio un ejemplo extraordinario de unidad a la hora de expresar una voluntad inequí-
voca por la autonomía plena frente a los que no aceptaban que fuéramos una nacionalidad en el
mismo plano que las que se acogían al artículo 151 de la Constitución.
Andalucía ha sido la única Comunidad que ha tenido una fuente de legitimidad específica en
su vía de acceso a la autonomía, expresada en las urnas mediante referéndum, lo que le otorga
una identidad propia y una posición incontestable en la configuración territorial del Estado.
El Manifiesto andalucista de Córdoba describió a Andalucía como realidad nacional en 1919,
cuyo espíritu los andaluces encauzaron plenamente a través del proceso de autogobierno recogi-
do en nuestra Carta Magna. En 1978 los andaluces dieron un amplio respaldo al consenso cons-
titucional. Hoy, la Constitución, en su artículo 2, reconoce a Andalucía como una nacionalidad en
el marco de la unidad indisoluble de la nación española.
Todo este caudal de esfuerzos, del que el Estatuto de Autonomía ratificado por los andaluces
y andaluzas el 20 de octubre de 1981 ha sido herramienta fundamental, nos permite hoy abordar
la construcción de un nuevo proyecto que ponga en valor y aproveche todas las potencialidades
actuales de Andalucía.
Hoy, los argumentos que construyen la convivencia de los andaluces y andaluzas y los anhe-
los de estos nacen de un nuevo proyecto histórico que debe permitirnos afrontar con garantías los
retos de un tiempo nuevo, definido por los profundos cambios geopolíticos, económicos, cultura-
les y tecnológicos ocurridos en el mundo y por la posición de España en el contexto internacional.
Si durante el último cuarto de siglo se han producido transformaciones intensas en el mundo,
estos cambios han sido particularmente acentuados en Andalucía, donde en ese periodo hemos
pasado del subdesarrollo económico y cultural a un panorama similar al de las sociedades más
avanzadas, como ejemplifica la inversión de nuestros flujos migratorios.
Después de casi tres décadas de ejemplar funcionamiento, resulta evidente que el Estado de
las Autonomías implantado por la Constitución de 1978 ha producido en estos años un rápido y
eficaz proceso de descentralización. Ahora bien, transcurrida esta fructífera etapa de experiencia
autonómica se hacen necesarias reformas que modernicen el modelo territorial.
Reformas para profundizar el autogobierno, extrayendo todas las posibilidades descentraliza-
doras que ofrece la Constitución para aproximar la Administración a la ciudadanía. Reformas que
al mismo tiempo desarrollen y perfeccionen los mecanismos de cohesión territorial, solidaridad
y cooperación institucional. Se trata, pues, de un proceso de modernización del Estado de las
Autonomías que sólo es posible desde una visión global y plural de España que Andalucía siempre
ha tenido.
Hoy, como ayer, partimos de un principio básico, el que planteó Andalucía hace 25 años y
que mantiene plenamente su vigencia: Igualdad no significa uniformidad. En España existen sin-
gularidades y hechos diferenciales. Andalucía los respeta y reconoce sin duda alguna. Pero, con

98 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

la misma rotundidad, no puede consentir que esas diferencias sirvan como excusas para alcanzar
determinados privilegios. Andalucía respeta y respetará la diversidad pero no permitirá la des-
igualdad ya que la propia Constitución Española se encarga de señalar en su artículo 139.1 que
todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio
del Estado.
El grado de desarrollo económico, social y cultural de Andalucía ha sido posible gracias al
Estatuto de Autonomía. Un texto que ha favorecido la convivencia armónica, el desarrollo políti-
co, social y económico de esta tierra y la recuperación de la autoestima de un pueblo que hoy
tiene voz propia en el Estado de las Autonomías, tal y como establece la Constitución Española
de 1978.
Se trata, en definitiva, de conseguir un Estatuto para el siglo XXI, un instrumento jurídico que
impulse el bienestar, la igualdad y la justicia social, dentro del marco de cohesión y solidaridad
que establece la Constitución.
Por ello, y como expresión de su voluntad colectiva representada políticamente a través del
Parlamento, el pueblo andaluz ratifica el presente Estatuto de Autonomía de Andalucía, como
renovación del compromiso manifestado el 28-F de 1980.”

2.2. Proceso de elaboración


Para comprender cómo se ha llegado a la aprobación del segundo Estatuto de Autonomía, es
preciso recordar los modos de acceso de las Comunidades a las Autonomías tal y como lo recoge
la Constitución de 1978.
La Constitución Española reconoce dos vías principales de acceso a la Autonomía, que giran
en torno al mayor o menor tiempo posible para alcanzar el máximo de competencias previstas:
Una vía lenta, la del art. 143, que supone la atribución de unas competencias iniciales para
posteriormente, y tras un plazo de funcionamiento de 5 años, poder adquirir el techo compe-
tencial máximo. Y una vía rápida, la regulada en el art. 151, que posibilita conseguir el techo
competencial máximo desde el mismo momento de la constitución de la Comunidad Autónoma.
La opción por una u otra vía significa no sólo una diferencia en cuanto al ritmo para alcanzar
las competencias plenas, sino también en cuanto a la forma de elaboración y aprobación de los
Estatutos y delimitación de los órganos autonómicos que instituirá la Comunidad Autónoma.
Andalucía escogió como vía de acceso la del art. 151 de la suprema norma del Estado, y
convocado el referéndum popular para ratificar la iniciativa, el partido entonces en el Gobierno
pretendió hacer fracasar esta iniciativa para que se tuviera que recurrir a la vía del art. 143, ya
que la finalidad política del momento entendían que debía pasar por reconducir todo el proceso
autonómico a través de la referida vía del art. 143, pidiéndose a tal efecto la abstención o el voto
en blanco.
Sin embargo, el referéndum de ratificación de la iniciativa autonómica, celebrado el 28 de
febrero de 1980, se interpuso a la estrategia gubernamental, y aunque no se obtuvo la mayoría
absoluta en la provincia de Almería la práctica demostró que privar a Andalucía de la opción
masivamente votada, habría planteado un gravísimo problema político al crear un sentimiento de
frustración colectiva en el pueblo andaluz, ya que éste se había identificado y había optado por la
vía del art. 151 de un modo contundente.
Ante esta situación se devolvió a Andalucía la posibilidad de acceder a la Autonomía por el
repetido art. 151, mediante la Ley Orgánica 12/1980, de 16 de diciembre, de Modificación de
la del Referéndum y la Ley Orgánica 13/1980, de 16 de diciembre, de sustitución de la iniciativa
autonómica en Almería por las Cortes Generales, ambas leyes, aprobadas al amparo del art. 144
de la Constitución, consiguiéndose que Andalucía se constituyera en una Comunidad Autónoma
de carácter «pleno» aprobándose su Estatuto de Autonomía por la Ley Orgánica 6/1981, de 30 de
diciembre, previa la celebración de un Referéndum el 20 de octubre de 1981.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 99


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

Los trámites para la aprobación de un Estatuto por la vía del art. 151 de nuestro Texto Cons-
titucional, que fue la utilizada por la Comunidad Autónoma son los siguientes:
– El Gobierno convocará a todos los Diputados y Senadores elegidos por las circunscripciones
comprendidas en el ámbito territorial que pretenda acceder al autogobierno para que se
constituyan en Asamblea, a los solos efectos de elaborar el correspondiente proyecto de
Estatuto de Autonomía de Andalucía, mediante el acuerdo de la mayoría absoluta de sus
miembros.
– Aprobado el proyecto de Estatuto por la Asamblea de Parlamentarios, se remitirá a la
Comisión Constitucional del Congreso, la cual, dentro del plazo de 2 meses, lo examinará
con el concurso y asistencia de una delegación de la Asamblea proponente para deter-
minar de común acuerdo su formulación definitiva.
– Si se alcanzare dicho acuerdo, el texto resultante será sometido a referéndum del cuerpo
electoral de las provincias comprendidas en el ámbito territorial del proyectado Estatuto.
– Si el proyecto del Estatuto es aprobado en cada provincia por la mayoría de los votos vá-
lidamente emitidos, será elevado a las Cortes Generales. Los plenos de ambas Cámaras
decidirán sobre el texto mediante un voto de ratificación. Aprobado el Estatuto, el Rey lo
sancionará y lo promulgará como Ley.
– De no alcanzarse acuerdo en la Comisión Constitucional el proyecto de Estatuto será
tramitado como proyecto de Ley ante las Cortes Generales, siendo sometido posterior-
mente a referéndum.
Una vez aprobado el Estatuto de Autonomía por LO 6/1981, de 30 de diciembre, el Título VI pre-
vé dos modalidades de reforma: el procedimiento ordinario y el procedimiento especial e reforma.
El nuevo Estatuto se ha aprobado siguiendo la tramitación prevista por el artículo 74 del an-
terior Estatuto de Autonomía, cuyo procedimiento es el siguiente:
– La iniciativa de la reforma corresponde al Consejo de Gobierno o al Parlamento Anda-
luz, a propuesta de una tercera parte de sus miembros o a las Cortes Generales.
– La propuesta de reforma requiere, en todo caso, la aprobación del Parlamento Andaluz
por mayoría de tres quintos, la aprobación de las Cortes Generales mediante Ley Orgá-
nica (ver artículo 81.2 de la CE) y, finalmente el referéndum positivo de los electores
andaluces.
Si la propuesta de reforma no era aprobada por el Parlamento o por las Cortes Generales, o
no es confirmada mediante referéndum del Cuerpo electoral, no se podía someter nuevamente a
debate y votación del Parlamento hasta que haya transcurrido un año.
Asimismo, la Ley Orgánica que aprobase la reforma del Estatuto debía establecer el plazo
dentro del cual el Gobierno de la Nación autorizará la convocatoria del referéndum.
El día 20 de diciembre de 2006 las Cortes Generales aprobaron la Ley Orgánica de reforma
del Estatuto de Autonomía para Andalucía, cuya Disposición Adicional Quinta señala que una vez
aprobada la Ley orgánica de reforma de dicho Estatuto, el Gobierno de la Nación deberá autorizar
la convocatoria del referéndum previsto en el artículo 74.1.b de la Ley Orgánica 6/1981 en el plazo
de seis meses.
El Gobierno de la Nación autorizó la convocatoria del citado referéndum mediante acuerdo
del Consejo de Ministros del día 22 de diciembre de 2006, por lo cual, cumplidas todas las pre-
visiones legales, se convocó mediante el Decreto del Presidente 2/2007, de 16 de enero, por el
que se somete a referéndum el Proyecto de Reforma del Estatuto de Autonomía para Andalucía.
En su virtud, de conformidad con la habilitación legal mencionada y con lo establecido en
el artículo 2 de la Ley 6/2006, de 24 de octubre, del Gobierno de la Comunidad Autónoma de
Andalucía, se sometió a referéndum, dentro del ámbito de Andalucía, el Proyecto de Reforma del
Estatuto de Autonomía para Andalucía, presentado por el Parlamento de Andalucía y aprobado
por las Cortes Generales, con la pregunta “¿Aprueba el proyecto de Estatuto de Autonomía para
Andalucía?”

100 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

El domingo día 18 de febrero de 2007, y pudiendo participar todos los ciudadanos y las
ciudadanas de Andalucía con derecho de sufragio activo, se celebró el referéndum, con los si-
guientes resultados:
Censo 6.045.560
Censo escrutado 6.045.560 100%
Total votantes 2.193.497 36,28%
Abstención 3.852.063 63,72%
Votos nulos 20.966 0,96%
Votos válidos 2.172.531 99,04%

VOTOS VÁLIDOS

Votos válidos
SÍ 1.899.860 87,45%
NO 206.001 9,48%
En blanco 66.670 3,07%

RESULTADOS POR PROVINCIA

SÍ NO
Provincia % Escrutado Votos % Votos %
Almería 100 116.068 85,32 15.839 11,64
Cádiz 100 249.342 86,98 28.655 10,00
Córdoba 100 218.755 86,34 26.188 10,34
Granada 100 217.962 87,34 23.855 9,56
Huelva 100 120.240 90,30 9.131 6,86
Jaén 100 204.779 89,77 17.778 7,79
Málaga 100 290.931 86,97 33.308 9,96
Sevilla 100 481.783 87,42 51.247 9,30
Andalucía 100 1.899.860 87,45 206.001 9,48

Finalmente, y dado el resultado obtenido, se aprobó en las Cortes Generales mediante la LO


2/2007, de 19 de marzo, publicado en el BOE n.º 68, de 20 de marzo, y entrando en vigor el
mismo día de su publicación.

2.3. Estructura
El Estatuto de Autonomía para Andalucía fue aprobado por la Ley Orgánica 2/2007, de 19 de
marzo. Consta de 250 artículos que se dividen en los once Títulos que indicamos a continuación:
– TÍTULO PRELIMINAR (arts. 1 al 11)
– TÍTULO I. DERECHOS SOCIALES, DEBERES Y POLÍTICAS PÚBLICAS (arts. 12 al 41)
* Capítulo I. Disposiciones generales.
* Capítulo II. Derechos y deberes.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 101


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

* Capítulo III. Principios rectores de las Políticas Públicas.


* Capítulo IV. Garantías.
– TÍTULO II. COMPETENCIAS DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA (arts. 42 al 88)
* Capítulo I. Clasificación y principios.
* Capítulo II. Competencias.
– TÍTULO III. ORGANIZACIÓN TERRITORIAL DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA (arts. 89 al 98)
– TÍTULO IV. ORGANIZACIÓN INSTITUCIONAL DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA (arts. 99 al 139)
* Capítulo I. El Parlamento de Andalucía.
* Capítulo II. Elaboración de las normas.
* Capítulo III. El Presidente de la Junta.
* Capítulo IV. El Consejo de Gobierno.
* Capítulo V. De las Relaciones entre el Parlamento y el Consejo de Gobierno
* Capítulo VI. Otras instituciones de autogobierno.
* Capítulo VII. La Administración de la Junta de Andalucía.
– TÍTULO V. EL PODER JUDICIAL EN ANDALUCÍA (arts. 140 al 155)
* Capítulo I. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.
* Capítulo II. El Consejo de Justicia de Andalucía.
* Capítulo III. Competencias de la Junta de Andalucía en materia de Administración de
Justicia.
– TÍTULO VI. ECONOMÍA, EMPLEO Y HACIENDA (arts. 156 al 194)
* Capítulo I. Economía.
* Capítulo II. Empleo y Relaciones Laborales.
* Capítulo III. Hacienda de la Comunidad Autónoma.
• Sección Primera: Recursos.
• Sección Segunda: Gasto Público y Presupuesto.
• Sección Tercera: Haciendas Locales.
• Sección Cuarta: Fiscalización Externa del Sector Público Andaluz.
– TÍTULO VII. MEDIO AMBIENTE (arts. 195 al 206)
– TÍTULO VIII. MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL (arts. 207 al 217)
– TÍTULO IX. RELACIONES INSTITUCIONALES DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA (arts. 218 al
247)
* Capítulo I. Relaciones con el Estado.
* Capítulo II. Relaciones con otras Comunidades Autónomas.
* Capítulo III. Relaciones con las Instituciones de la Comunidad Europea.
* Capítulo IV. Relaciones con el exterior.
* Capítulo V. Cooperación al Desarrollo.
– TÍTULO X. REFORMA DEL ESTATUTO (arts. 248 al 250)
Tiene además el Estatuto 5 Disposiciones Adicionales, 2 Transitorias, 1 Derogatoria y 3
Finales.

102 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

2.4. Contenido
La Constitución define a los Estatutos de Autonomía como la norma institucional básica de
cada Comunidad Autónoma, en el que el Estado los reconocerá y amparará como parte integrante
de su Ordenamiento Jurídico.
Dentro de esta pregunta vamos a analizar el Título Preliminar en el que se recogen los princi-
pios generales del Estatuto, y un resumen de los derechos sociales, deberes y políticas públicas
recogidos en el Título I.

2.4.1. Título Preliminar (arts. 1 a 11)


A) Andalucía como nacionalidad histórica, valores del Estatuto y poderes
Andalucía, como nacionalidad histórica y en el ejercicio del derecho de autogobierno que
reconoce la Constitución, se constituye en Comunidad Autónoma en el marco de la unidad de la
nación española y conforme al artículo 2 de la Constitución.
El Estatuto de Autonomía propugna como valores superiores la libertad, la justicia, la igualdad
y el pluralismo político para todos los andaluces, en un marco de igualdad y solidaridad con las
demás Comunidades Autónomas de España.
Los poderes de la Comunidad Autónoma de Andalucía emanan de la Constitución y del pueblo
andaluz, en los términos del presente Estatuto de Autonomía, que es su norma institucional básica.
La Unión Europea es ámbito de referencia de la Comunidad Autónoma, que asume sus valo-
res y vela por el cumplimiento de sus objetivos y por el respeto de los derechos de los ciudadanos
europeos.

B) Territorio
El Territorio de Andalucía comprende el de los municipios de las provincias de Almería, Cádiz,
Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla.
Asimismo, la Disposición Adicional Primera prevé, sin que explícitamente se mencione, el
caso de Gibraltar, al decir que “la ampliación de la Comunidad Autónoma a territorios históricos no
integrados en otra Comunidad Autónoma se resolverá por las Cortes Generales, previo acuerdo de
las partes interesadas y sin que ello suponga reforma del presente Estatuto, una vez que dichos
territorios hayan vuelto a la soberanía española”.

C) Símbolos
La bandera de Andalucía es la tradicional formada por tres franjas horizontales –verde, blanca
y verde– de igual anchura, tal como fue aprobada en la Asamblea de Ronda de 1918.
Andalucía tiene escudo propio, aprobado por Ley de su Parlamento, en el que figura la leyen-
da Andalucía por sí, para España y la Humanidad, teniendo en cuenta el acuerdo adoptado por
la Asamblea de Ronda de 1918.
Andalucía tiene himno propio, aprobado por Ley de su Parlamento, de acuerdo con lo publi-
cado por la Junta Liberalista de Andalucía en 1933.
A estos efectos se aprobó la Ley 3/1982, de 21 diciembre, del Escudo e Himno de Andalucía.
A este respecto establece el art. 1 de la citada Ley que Andalucía tiene escudo propio, que se
describe teniendo en cuenta los acuerdos de la Asamblea de Ronda de 1918, como el compuesto
por la figura de un Hércules prominente entre dos columnas, expresión de la fuerza eternamente
joven del espíritu, sujetando y domando a dos leones que representan la fuerza de los instintos
animales, con una inscripción a los pies de una leyenda que dice: «Andalucía por sí, para España
y la Humanidad», sobre el fondo de una bandera andaluza. Cierra las dos columnas un arco de

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 103


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

medio punto con las palabras latinas «Dominator Hercules Fundator», también sobre el fondo de
la bandera andaluza. Según su art. 5, Andalucía tiene himno propio. Se declara como música
del mismo la creada por el genio popular andaluz José Molina Comino, anotado por el padre de
la patria andaluza, Blas Infante, quien compuso su letra y armonizada por José Castillo y Díaz.
El día de Andalucía es el 28 de Febrero.
La protección que corresponde a los símbolos de Andalucía será la misma que corresponda
a los demás símbolos del Estado.

D) Capitalidad y sedes
La capital de Andalucía es la ciudad de Sevilla, sede del Parlamento, de la Presidencia de la
Junta y del Consejo de Gobierno, sin perjuicio de que estas instituciones puedan celebrar sesiones
en otros lugares de Andalucía de acuerdo con lo que establezcan, respectivamente, el Reglamen-
to del Parlamento y la Ley.
La sede del Tribunal Superior de Justicia es la ciudad de Granada, sin perjuicio de que algunas
Salas puedan ubicarse en otras ciudades de la Comunidad Autónoma.
Por Ley del Parlamento andaluz se podrán establecer sedes de organismos o instituciones de
la Comunidad Autónoma en distintas ciudades de Andalucía, salvo aquellas sedes establecidas
en este Estatuto.

E) Condición de andaluz o andaluza


A los efectos del presente Estatuto, gozan de la condición política de andaluces o andaluzas
los ciudadanos españoles que, de acuerdo con las Leyes generales del Estado, tengan vecindad
administrativa en cualquiera de los municipios de Andalucía.
Como andaluces y andaluzas, gozan de los derechos políticos definidos en este Estatuto los
ciudadanos españoles residentes en el extranjero que hayan tenido la última vecindad administra-
tiva en Andalucía y acrediten esta condición en el correspondiente Consulado de España. Gozarán
también de estos derechos sus descendientes inscritos como españoles, si así lo solicitan, en la
forma que determine la Ley del Estado.
Dentro del marco constitucional, se establecerán los mecanismos adecuados para promover
la participación de los ciudadanos extranjeros residentes en Andalucía.

F) Andaluces y andaluzas en el exterior


Los andaluces y andaluzas en el exterior y las comunidades andaluzas asentadas fuera de
Andalucía, como tales, tendrán derecho a participar en la vida del pueblo andaluz y a compartirla,
en los términos que, en cada caso, establezcan las Leyes. Asimismo, las citadas comunidades po-
drán solicitar el reconocimiento de la identidad andaluza, con los efectos que dispongan las Leyes.
A efectos de fomentar y fortalecer los vínculos con los andaluces y andaluzas, así como con
las comunidades andaluzas en el exterior, prestarles la asistencia y garantizarles el ejercicio y de-
fensa de sus derechos e intereses, la Comunidad Autónoma podrá, según corresponda, formalizar
acuerdos con las instituciones públicas y privadas de los territorios y países donde se encuentren,
o instar del Estado la suscripción de tratados internacionales sobre estas materias.

G) Eficacia territorial de las normas autonómicas


Las Leyes y normas emanadas de las instituciones de autogobierno de Andalucía tendrán efi-
cacia en su territorio. Podrán tener eficacia extraterritorial cuando así se deduzca de su naturaleza
y en el marco del ordenamiento constitucional.

104 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

H) Derecho propio de Andalucía


El derecho propio de Andalucía está constituido por las Leyes y normas reguladoras de las
materias sobre las que la Comunidad Autónoma ostenta competencias.

I) Derechos
Todas las personas en Andalucía gozan como mínimo de los derechos reconocidos en la
Declaración Universal de Derechos Humanos y demás instrumentos europeos e internacionales
de protección de los mismos ratificados por España, en particular en los Pactos Internacionales
de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; en el Convenio
Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales y en la
Carta Social Europea.
La Comunidad Autónoma garantiza el pleno respeto a las minorías que residan en su territorio.

J) Objetivos básicos
La Comunidad Autónoma de Andalucía promoverá las condiciones para que la libertad y la
igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; removerá los obs-
táculos que impidan o dificulten su plenitud y fomentará la calidad de la democracia facilitando
la participación de todos los andaluces en la vida política, económica, cultural y social. A tales
efectos, adoptará todas las medidas de acción positiva que resulten necesarias.
La Comunidad Autónoma propiciará la efectiva igualdad del hombre y de la mujer andaluces,
promoviendo la democracia paritaria y la plena incorporación de aquélla en la vida social, supe-
rando cualquier discriminación laboral, cultural, económica, política o social. Ello ha quedado
desarrollado a través de la Ley 12/2007, de 26 de noviembre, para la promoción de la igualdad
de género en Andalucía (BOJA n.º 247, de 18 de diciembre).
Para todo ello, la Comunidad Autónoma, en defensa del interés general, ejercerá sus poderes
con los siguientes objetivos básicos:
1. La consecución del pleno empleo estable y de calidad en todos los sectores de la pro-
ducción, con singular incidencia en la salvaguarda de la seguridad y salud laboral, la
conciliación de la vida familiar y laboral y la especial garantía de puestos de trabajo para
las mujeres y las jóvenes generaciones de andaluces.
2. El acceso de todos los andaluces a una educación permanente y de calidad que les
permita su realización personal y social.
3. El afianzamiento de la conciencia de identidad y de la cultura andaluza a través del co-
nocimiento, investigación y difusión del patrimonio histórico, antropológico y lingüístico.
4. La defensa, promoción, estudio y prestigio de la modalidad lingüística andaluza en todas
sus variedades.
5. El aprovechamiento y la potenciación de los recursos naturales y económicos de Andalu-
cía bajo el principio de sostenibilidad, el impulso del conocimiento y del capital humano,
la promoción de la inversión pública y privada, así como la justa redistribución de la
riqueza y la renta.
6. La creación de las condiciones indispensables para hacer posible el retorno de los an-
daluces en el exterior que lo deseen y para que contribuyan con su trabajo al bienestar
colectivo del pueblo andaluz.
7. La mejora de la calidad de vida de los andaluces y andaluzas, mediante la protección de
la naturaleza y del medio ambiente, la adecuada gestión del agua y la solidaridad inter-
territorial en su uso y distribución, junto con el desarrollo de los equipamientos sociales,
educativos, culturales y sanitarios, así como la dotación de infraestructuras modernas.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 105


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

8. La consecución de la cohesión territorial, la solidaridad y la convergencia entre los diver-


sos territorios de Andalucía, como forma de superación de los desequilibrios económi-
cos, sociales y culturales y de equiparación de la riqueza y el bienestar entre todos los
ciudadanos, especialmente los que habitan en el medio rural.
9. La convergencia con el resto del Estado y de la Unión Europea, promoviendo y mante-
niendo las necesarias relaciones de colaboración con el Estado y las demás Comunida-
des y Ciudades Autónomas, y propiciando la defensa de los intereses andaluces ante la
Unión Europea.
10. La realización de un eficaz sistema de comunicaciones que potencie los intercambios
humanos, culturales y económicos, en especial mediante un sistema de vías de alta
capacidad y a través de una red ferroviaria de alta velocidad.
11. El desarrollo industrial y tecnológico basado en la innovación, la investigación científica,
las iniciativas emprendedoras públicas y privadas, la suficiencia energética y la evalua-
ción de la calidad, como fundamento del crecimiento armónico de Andalucía.
12. La incorporación del pueblo andaluz a la sociedad del conocimiento.
13. La modernización, la planificación y el desarrollo integral del medio rural en el marco
de una política de reforma agraria, favorecedora del crecimiento, el pleno empleo, el
desarrollo de las estructuras agrarias y la corrección de los desequilibrios territoriales, en
el marco de la política agraria comunitaria y que impulse la competitividad de nuestra
agricultura en el ámbito europeo e internacional.
14. La cohesión social, mediante un eficaz sistema de bienestar público, con especial aten-
ción a los colectivos y zonas más desfavorecidos social y económicamente, para facilitar
su integración plena en la sociedad andaluza, propiciando así la superación de la exclu-
sión social.
15. La especial atención a las personas en situación de dependencia.
16. La integración social, económica y laboral de las personas con discapacidad.
17. La integración social, económica, laboral y cultural de los inmigrantes en Andalucía.
18. La expresión del pluralismo político, social y cultural de Andalucía a través de todos los
medios de comunicación.
19. La participación ciudadana en la elaboración, prestación y evaluación de las políticas
públicas, así como la participación individual y asociada en los ámbitos cívico, social,
cultural, económico y político, en aras de una democracia social avanzada y participativa.
20. El diálogo y la concertación social, reconociendo la función relevante que para ello cum-
plen las organizaciones sindicales y empresariales más representativas de Andalucía.
21. La promoción de las condiciones necesarias para la plena integración de las minorías y,
en especial, de la comunidad gitana para su plena incorporación social.
22. El fomento de la cultura de la paz y el diálogo entre los pueblos.
23. La cooperación internacional con el objetivo de contribuir al desarrollo solidario de los
pueblos.
24. Los poderes públicos velarán por la salvaguarda, conocimiento y difusión de la historia de
la lucha del pueblo andaluz por sus derechos y libertades.
4. Los poderes públicos de la Comunidad Autónoma de Andalucía adoptarán las medidas
adecuadas para alcanzar los objetivos señalados, especialmente mediante el impulso de la le-
gislación pertinente, la garantía de una financiación suficiente y la eficacia y eficiencia de las
actuaciones administrativas.

106 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

K) Promoción de los valores democráticos y ciudadanos


Los poderes públicos de Andalucía promoverán el desarrollo de una conciencia ciudadana y
democrática plena, fundamentada en los valores constitucionales y en los principios y objetivos
establecidos en este Estatuto como señas de identidad propias de la Comunidad Autónoma.
Con esta finalidad se adoptarán las medidas precisas para la enseñanza y el conocimiento de
la Constitución y el Estatuto de Autonomía.

2.4.2. Derechos sociales, deberes y políticas públicas (Título I, arts. 12 a 41)


El Título I del nuevo Estatuto, a efectos de estudio en este tema, lo podemos fraccionar en
tres partes diferenciadas:
a) Los derechos y deberes.
b) Los principios rectores de las políticas públicas.
c) Las garantías de los apartados a) y b).
Los destinatarios de las políticas públicas y los titulares de los derechos y deberes contenidos
en el Título I del Estatuto son todas las personas con vecindad administrativa en Andalucía, sin
perjuicio de lo establecido para el derecho de participación en los asuntos públicos en el artículo
30 y de acuerdo con las Leyes reguladoras de los Derechos Fundamentales y Libertades Públicas.
Estos derechos y principios no supondrán una alteración del régimen de distribución de com-
petencias, ni la creación de títulos competenciales nuevos o la modificación de los ya existentes,
sin que puedan ser interpretados, desarrollados o aplicados de modo que se limiten o reduzcan
derechos o principios reconocidos por la Constitución o por los tratados y convenios internaciona-
les ratificados por España.
Se prohíbe toda discriminación en el ejercicio de los derechos, el cumplimiento de los de-
beres y la prestación de los servicios contemplados en el Título I, particularmente la ejercida por
razón de sexo, orígenes étnicos o sociales, lengua, cultura, religión, ideología, características
genéticas, nacimiento, patrimonio, discapacidad, edad, orientación sexual o cualquier otra con-
dición o circunstancia personal o social. La prohibición de discriminación no impedirá acciones
positivas en beneficio de sectores, grupos o personas desfavorecidas.

2.4.2.1. Derechos y deberes


1. Igualdad de género.
Se garantiza la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en todos los ámbitos.
Esto ha quedado desarrollado a través de la Ley 12/2007, de 26 de noviembre, para la promoción
de la igualdad de género en Andalucía (BOJA n.º 247, de 18 de diciembre).
2. Protección contra la violencia de género.
Las mujeres tienen derecho a una protección integral contra la violencia de género, que in-
cluirá medidas preventivas, medidas asistenciales y ayudas públicas.
3. Protección de la familia.
Se garantiza la protección social, jurídica y económica de la familia. La Ley regulará el acceso
a las ayudas públicas para atender a las situaciones de las diversas modalidades de familia exis-
tentes según la legislación civil.
Todas las parejas no casadas tienen el derecho a inscribir en un registro público sus opciones
de convivencia. En el ámbito de competencias de la Comunidad Autónoma, las parejas no casa-
das inscritas en el registro gozarán de los mismos derechos que las parejas casadas.
4. Menores.
Las personas menores de edad tienen derecho a recibir de los poderes públicos de Andalucía
la protección y la atención integral necesarias para el desarrollo de su personalidad y para su

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 107


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

bienestar en el ámbito familiar, escolar y social, así como a percibir las prestaciones sociales que
establezcan las Leyes.
El beneficio de las personas menores de edad primará en la interpretación y aplicación de la
legislación dirigida a estos.
5. Mayores.
Las personas mayores tienen derecho a recibir de los poderes públicos de Andalucía una pro-
tección y una atención integral para la promoción de su autonomía personal y del envejecimiento
activo, que les permita una vida digna e independiente y su bienestar social e individual, así como
a acceder a una atención gerontológica adecuada, en el ámbito sanitario, social y asistencial, y a
percibir prestaciones en los términos que establezcan las Leyes.
6. Testamento vital y dignidad ante el proceso de la muerte.
Se reconoce el derecho a declarar la voluntad vital anticipada que deberá respetarse, en los
términos que establezca la Ley.
Todas las personas tienen derecho a recibir un adecuado tratamiento del dolor y cuidados
paliativos integrales y a la plena dignidad en el proceso de su muerte.
7. Educación.
Se garantiza, mediante un sistema educativo público, el derecho constitucional de todos a
una educación permanente y de carácter compensatorio.
Los poderes públicos de la Comunidad Autónoma de Andalucía garantizan el derecho que
asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo
con sus propias convicciones. La enseñanza pública, conforme al carácter aconfesional del Esta-
do, será laica.
Los poderes públicos de la Comunidad tendrán en cuenta las creencias religiosas de la con-
fesión católica y de las restantes confesiones existentes en la sociedad andaluza.
Todos tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a los centros educativos soste-
nidos con fondos públicos. A tal fin se establecerán los correspondientes criterios de admisión, al
objeto de garantizarla en condiciones de igualdad y no discriminación.
Se garantiza la gratuidad de la enseñanza en los niveles obligatorios y, en los términos que
establezca la Ley, en la educación infantil. Todos tienen el derecho a acceder, en condiciones de
igualdad, al sistema público de ayudas y becas al estudio en los niveles no gratuitos.
Se garantiza la gratuidad de los libros de texto en la enseñanza obligatoria en los centros sos-
tenidos con fondos públicos. La Ley podrá hacer extensivo este derecho a otros niveles educativos.
Todos tienen derecho a acceder a la formación profesional y a la educación permanente en
los términos que establezca la Ley.
Las universidades públicas de Andalucía garantizarán, en los términos que establezca la Ley,
el acceso de todos a las mismas en condiciones de igualdad.
Los planes educativos de Andalucía incorporarán los valores de la igualdad entre hombres y
mujeres y la diversidad cultural en todos los ámbitos de la vida política y social. El sistema edu-
cativo andaluz fomentará la capacidad emprendedora de los alumnos, el multilingüismo y el uso
de las nuevas tecnologías.
Se complementará el sistema educativo general con enseñanzas específicas propias de An-
dalucía.
Las personas con necesidades educativas especiales tendrán derecho a su efectiva integra-
ción en el sistema educativo general de acuerdo con lo que dispongan las Leyes.
8. Salud.
Se garantiza el derecho constitucional previsto en el artículo 43 de la Constitución Española
a la protección de la salud mediante un sistema sanitario público de carácter universal.

108 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

Los pacientes y usuarios del sistema andaluz de salud tendrán derecho a:


a) Acceder a todas las prestaciones del sistema.
b) La libre elección de médico y de centro sanitario.
c) La información sobre los servicios y prestaciones del sistema, así como de los derechos
que les asisten.
d) Ser adecuadamente informados sobre sus procesos de enfermedad y antes de emitir el
consentimiento para ser sometidos a tratamiento médico.
e) El respeto a su personalidad, dignidad humana e intimidad.
f) El consejo genético y la medicina predictiva.
g) La garantía de un tiempo máximo para el acceso a los servicios y tratamientos.
h) Disponer de una segunda opinión facultativa sobre sus procesos.
i) El acceso a cuidados paliativos.
j) La confidencialidad de los datos relativos a su salud y sus características genéticas, así
como el acceso a su historial clínico.
k) Recibir asistencia geriátrica especializada.
Las personas con enfermedad mental, las que padezcan enfermedades crónicas e invali-
dantes y las que pertenezcan a grupos específicos reconocidos sanitariamente como de riesgo,
tendrán derecho a actuaciones y programas sanitarios especiales y preferentes.
Con arreglo a la Ley se establecerán los términos, condiciones y requisitos del ejercicio de los
derechos previstos en los apartados anteriores.
9. Prestaciones sociales.
Se garantiza el derecho de todos a acceder en condiciones de igualdad a las prestaciones de
un sistema público de servicios sociales.
Todos tienen derecho a una renta básica que garantice unas condiciones de vida digna y a
recibirla, en caso de necesidad, de los poderes públicos con arreglo a lo dispuesto en la Ley.
10. Personas con discapacidad o dependencia.
Las personas con discapacidad y las que estén en situación de dependencia tienen derecho
a acceder, en los términos que establezca la Ley, a las ayudas, prestaciones y servicios de calidad
con garantía pública necesarios para su desarrollo personal y social.
11. Vivienda.
Para favorecer el ejercicio del derecho constitucional a una vivienda digna y adecuada, los
poderes públicos están obligados a la promoción pública de la vivienda. La Ley regulará el acceso
a la misma en condiciones de igualdad, así como las ayudas que lo faciliten.
12. Trabajo.
En el ejercicio del derecho constitucional al trabajo, se garantiza a todas las personas:
a) El acceso gratuito a los servicios públicos de empleo.
b) El acceso al empleo público en condiciones de igualdad y según los principios constitu-
cionales de mérito y capacidad.
c) El acceso a la formación profesional.
d) El derecho al descanso y al ocio.
Se garantiza a los sindicatos y a las organizaciones empresariales el establecimiento de las
condiciones necesarias para el desempeño de las funciones que la Constitución les reconoce. La
Ley regulará la participación institucional en el ámbito de la Junta de Andalucía de las organizacio-
nes sindicales y empresariales más representativas en la Comunidad Autónoma.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 109


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

13. Consumidores.
Se garantiza a los consumidores y usuarios de los bienes y servicios el derecho a asociarse,
así como a la información, formación y protección en los términos que establezca la Ley. Asimis-
mo, la Ley regulará los mecanismos de participación y el catálogo de derechos del consumidor.
14. Medio ambiente.
Todas las personas tienen derecho a vivir en un medio ambiente equilibrado, sostenible y
saludable, así como a disfrutar de los recursos naturales, del entorno y el paisaje en condiciones
de igualdad, debiendo hacer un uso responsable del mismo para evitar su deterioro y conservarlo
para las generaciones futuras, de acuerdo con lo que determinen las Leyes.
Se garantiza este derecho mediante una adecuada protección de la diversidad biológica y los
procesos ecológicos, el patrimonio natural, el paisaje, el agua, el aire y los recursos naturales.
Todas las personas tienen derecho a acceder a la información medioambiental de que dispo-
nen los poderes públicos, en los términos que establezcan las Leyes.
15. Acceso a la justicia.
En el ámbito de sus competencias, la Comunidad Autónoma garantiza la calidad de los servi-
cios de la Administración de Justicia, la atención de las víctimas y el acceso a la justicia gratuita.
16. Participación política.
Conforme al artículo 5, los andaluces y andaluzas tienen el derecho a participar en condiciones
de igualdad en los asuntos públicos de Andalucía, directamente o por medio de representantes, en
los términos que establezcan la Constitución, este Estatuto y las Leyes. Este derecho comprende:
a) El derecho a elegir a los miembros de los órganos representativos de la Comunidad Au-
tónoma y a concurrir como candidato a los mismos.
b) El derecho a promover y presentar iniciativas legislativas ante el Parlamento de Andalucía
y a participar en la elaboración de las Leyes, directamente o por medio de entidades
asociativas, en los términos que establezca el Reglamento del Parlamento.
c) El derecho a promover la convocatoria de consultas populares por la Junta de Andalucía
o por los Ayuntamientos, en los términos que establezcan las Leyes.
d) El derecho de petición individual y colectiva, por escrito, en la forma y con los efectos que
determine la Ley.
e) El derecho a participar activamente en la vida pública andaluza para lo cual se establecerán
los mecanismos necesarios de información, comunicación y recepción de propuestas.
La Junta de Andalucía establecerá los mecanismos adecuados para hacer extensivo a los
ciudadanos de la Unión Europea y a los extranjeros residentes en Andalucía los derechos con-
templados en el apartado anterior, en el marco constitucional y sin perjuicio de los derechos de
participación que les garantiza el ordenamiento de la Unión Europea.
17. Buena administración.
Se garantiza el derecho a una buena administración, en los términos que establezca la Ley,
que comprende el derecho de todos ante las Administraciones Públicas, cuya actuación será pro-
porcionada a sus fines, a participar plenamente en las decisiones que les afecten, obteniendo de
ellas una información veraz, y a que sus asuntos se traten de manera objetiva e imparcial y sean
resueltos en un plazo razonable, así como a acceder a los archivos y registros de las instituciones,
corporaciones, órganos y organismos públicos de Andalucía, cualquiera que sea su soporte, con
las excepciones que la Ley establezca.
18. Protección de datos.
Se garantiza el derecho de todas las personas al acceso, corrección y cancelación de sus
datos personales en poder de las Administraciones públicas andaluzas.

110 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

19. Cultura.
Todas las personas tienen derecho, en condiciones de igualdad, al acceso a la cultura, al
disfrute de los bienes patrimoniales, artísticos y paisajísticos de Andalucía, al desarrollo de sus
capacidades creativas individuales y colectivas, así como el deber de respetar y preservar el pa-
trimonio cultural andaluz.
20. Acceso a las tecnologías de la información y de la comunicación.
Se reconoce el derecho a acceder y usar las nuevas tecnologías y a participar activamente en
la sociedad del conocimiento, la información y la comunicación, mediante los medios y recursos
que la Ley establezca.
21. Orientación sexual.
Toda persona tiene derecho a que se respete su orientación sexual y su identidad de género.
Los poderes públicos promoverán políticas para garantizar el ejercicio de este derecho.
22. Deberes.
En el ámbito de sus competencias, sin perjuicio de los deberes constitucionalmente estable-
cidos, el Estatuto establece y la Ley desarrollará la obligación de todas las personas de:
a) Contribuir al sostenimiento del gasto público en función de sus ingresos.
b) Conservar el medio ambiente.
c) Colaborar en las situaciones de emergencia.
d) Cumplir las obligaciones derivadas de la participación de los ciudadanos en la Adminis-
tración electoral, respetando lo establecido en el régimen electoral general.
e) Hacer un uso responsable y solidario de las prestaciones y servicios públicos y colaborar
en su buen funcionamiento, manteniendo el debido respeto a las normas establecidas
en cada caso, así como a los demás usuarios y al personal encargado de prestarlos.
f) Cuidar y proteger el patrimonio público, especialmente el de carácter histórico-artístico y
natural.
g) Contribuir a la educación de los hijos, especialmente en la enseñanza obligatoria.
Las empresas que desarrollen su actividad en Andalucía se ajustarán a los principios de res-
peto y conservación del medio ambiente establecidos en el Título VII. La Administración andaluza
establecerá los correspondientes mecanismos de inspección y sanción.

2.4.2.2. Principios rectores de las políticas públicas


Los poderes de la Comunidad Autónoma orientarán sus políticas públicas a garantizar y ase-
gurar el ejercicio de los derechos reconocidos en el Capítulo anterior y alcanzar los objetivos bási-
cos establecidos en el artículo 10 del Estatuto, mediante la aplicación efectiva de los siguientes
principios rectores:
1. La prestación de unos servicios públicos de calidad.
2. La lucha contra el sexismo, la xenofobia, la homofobia y el belicismo, especialmente
mediante la educación en valores que fomente la igualdad, la tolerancia, la libertad y la
solidaridad.
3. El acceso de las personas mayores a unas condiciones de vida digna e independiente,
asegurando su protección social e incentivando el envejecimiento activo y su participa-
ción en la vida social, educativa y cultural de la comunidad.
4. La especial protección de las personas en situación de dependencia que les permita
disfrutar de una digna calidad de vida.
5. La autonomía y la integración social y profesional de las personas con discapacidad, de
acuerdo con los principios de no discriminación, accesibilidad universal e igualdad de

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 111


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

oportunidades, incluyendo la utilización de los lenguajes que les permitan la comunica-


ción y la plena eliminación de las barreras.
6. El uso de la lengua de signos española y las condiciones que permitan alcanzar la igual-
dad de las personas sordas que opten por esta lengua, que será objeto de enseñanza,
protección y respeto.
7. La atención social a personas que sufran marginación, pobreza o exclusión y discrimina-
ción social.
8. La integración de los jóvenes en la vida social y laboral, favoreciendo su autonomía per-
sonal.
9. La integración laboral, económica, social y cultural de los inmigrantes.
10. El empleo de calidad, la prevención de los riesgos laborales y la promoción en el trabajo.
11. La plena equiparación laboral entre hombres y mujeres y así como la conciliación de la
vida laboral y familiar.
12. El impulso de la concertación con los agentes económicos y sociales.
13. El fomento de la capacidad emprendedora, la investigación y la innovación. Se reconoce
en estos ámbitos la necesidad de impulsar la labor de las universidades andaluzas.
14. El fomento de los sectores turístico y agroalimentario, como elementos económicos es-
tratégicos de Andalucía.
15. El acceso a la sociedad del conocimiento con el impulso de la formación y el fomento de
la utilización de infraestructuras tecnológicas.
16. El fortalecimiento de la sociedad civil y el fomento del asociacionismo.
17. El libre acceso de todas las personas a la cultura y el respeto a la diversidad cultural.
18. La conservación y puesta en valor del patrimonio cultural, histórico y artístico de Andalu-
cía, especialmente del flamenco.
19. El consumo responsable, solidario, sostenible y de calidad, particularmente en el ámbito
alimentario.
20. El respeto del medio ambiente, incluyendo el paisaje y los recursos naturales y garanti-
zando la calidad del agua y del aire.
21. El impulso y desarrollo de las energías renovables, el ahorro y eficiencia energética.
22. El uso racional del suelo, adoptando cuantas medidas sean necesarias para evitar la es-
peculación y promoviendo el acceso de los colectivos necesitados a viviendas protegidas.
23. La convivencia social, cultural y religiosa de todas las personas en Andalucía y el respeto
a la diversidad cultural, de creencias y convicciones, fomentando las relaciones intercul-
turales con pleno respeto a los valores y principios constitucionales.
24. La atención de las víctimas de delitos, especialmente los derivados de actos terroristas.
25. La atención y protección civil ante situaciones de emergencia, catástrofe o calamidad
pública.
Los anteriores principios se orientarán además a superar las situaciones de desigualdad y
discriminación de las personas y grupos que puedan derivarse de sus circunstancias personales o
sociales o de cualquier otra forma de marginación o exclusión.
Para ello, su desarrollo facilitará el acceso a los servicios y prestaciones correspondientes
para los mismos, y establecerá los supuestos de gratuidad ante las situaciones económicamente
más desfavorables.

112 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

2.4.2.3. Garantías
El Estatuyente andaluz configura un sistema de garantías en el Capítulo IV del Título I. Estas son:
1. Vinculación de los poderes públicos y de los particulares.
La prohibición de discriminación del artículo 14 y los derechos reconocidos en el Capítulo
II vinculan a todos los poderes públicos andaluces y, dependiendo de la naturaleza de cada
derecho, a los particulares, debiendo ser interpretados en el sentido más favorable a su
plena efectividad. El Parlamento aprobará las correspondientes Leyes de desarrollo, que
respetarán, en todo caso, el contenido de los mismos establecido por el Estatuto, y deter-
minarán las prestaciones y servicios vinculados, en su caso, al ejercicio de estos derechos.
2. Protección jurisdiccional.
Los actos de los poderes públicos de la Comunidad que vulneren los derechos menciona-
dos en el artículo anterior podrán ser objeto de recurso ante la jurisdicción correspondiente,
de acuerdo con los procedimientos que establezcan las Leyes procesales del Estado.
3. Efectividad de los principios rectores.
El reconocimiento y protección de los principios rectores de las políticas públicas infor-
mará las normas legales y reglamentarias andaluzas, la práctica judicial y la actuación de
los poderes públicos, y podrán ser alegados ante los jueces y tribunales de acuerdo con
lo que dispongan las Leyes que los desarrollen.
Los poderes públicos de la Comunidad Autónoma de Andalucía adoptarán las medidas
necesarias para el efectivo cumplimiento de estos principios, en su caso, mediante el im-
pulso de la legislación pertinente, la garantía de una financiación suficiente y la eficacia
y eficiencia de las actuaciones administrativas.
4. Defensa de los derechos.
Corresponde al Defensor o Defensora del Pueblo Andaluz velar por la defensa de los
derechos enunciados en el presente Título, en los términos del artículo 128.

3. Competencias de la Comunidad Autónoma de


Andalucía

3.1. Principios básicos establecidos en el estatuto de


autonomía sobre las competencias
De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 42 del Estatuto, “corresponden a la Comunidad
Autónoma de Andalucía las competencias exclusivas, compartidas y ejecutivas sobre las materias
incluidas en el presente Título, que ejercerá respetando lo dispuesto en la Constitución y en el
presente Estatuto.
La Comunidad Autónoma de Andalucía asume mediante el presente Estatuto:
1.º Competencias exclusivas, que comprenden la potestad legislativa, la potestad reglamen-
taria y la función ejecutiva, íntegramente y sin perjuicio de las competencias atribuidas
al Estado en la Constitución. En el ámbito de sus competencias exclusivas, el derecho
andaluz es de aplicación preferente en su territorio sobre cualquier otro, teniendo en
estos casos el derecho estatal carácter supletorio.
2.º Competencias compartidas, que comprenden la potestad legislativa, la potestad regla-
mentaria y la función ejecutiva, en el marco de las bases que fije el Estado en normas
con rango de Ley, excepto en los supuestos que se determinen de acuerdo con la Consti-
tución. En el ejercicio de estas competencias, la Comunidad Autónoma puede establecer
políticas propias.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 113


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

3.º Competencias ejecutivas, que comprenden la función ejecutiva que incluye la potestad
de organización de su propia administración y, en general, aquellas funciones y activi-
dades que el ordenamiento atribuye a la Administración Pública y, cuando proceda, la
aprobación de disposiciones reglamentarias para la ejecución de la normativa del Estado.
4.º Competencias en relación con la aplicación del derecho comunitario, que comprenden
el desarrollo y la ejecución de la normativa de la Unión Europea cuando afecte al ámbito
de las competencias de la Comunidad Autónoma.
La Comunidad Autónoma de Andalucía ejercerá las competencias no contempladas expresa-
mente en este Estatuto que le sean transferidas o delegadas por el Estado.
La Comunidad Autónoma, cuando así se acuerde con el Estado, podrá ejercer actividades de
inspección y sanción respecto a materias de competencia estatal, en los términos que se esta-
blezcan mediante convenio o acuerdo.
El artículo 43 prevé el alcance territorial y efectos de las competencias. El ejercicio de las
competencias autonómicas desplegará su eficacia en el territorio de Andalucía, excepto los su-
puestos a que hacen referencia expresamente el presente Estatuto y otras disposiciones legales
del Estado que establecen la eficacia jurídica extraterritorial de las disposiciones y los actos de la
Junta de Andalucía.
La Comunidad Autónoma, en los casos en que el objeto de sus competencias tiene un al-
cance territorial superior al del territorio de Andalucía, ejerce sus competencias sobre la parte
de este objeto situada en su territorio, sin perjuicio de los instrumentos de colaboración que se
establezcan con otros entes territoriales o, subsidiariamente, de la coordinación por el Estado de
las Comunidades Autónomas afectadas.
En el ejercicio de sus competencias, la Administración autonómica deberá actuar de acuerdo
con los siguientes principios:
– Eficacia,
– Proximidad
– y coordinación entre las Administraciones responsables (art. 44 EA)
En las materias de su competencia, corresponde a la Comunidad Autónoma el ejercicio de
la actividad de fomento, a cuyos efectos podrá otorgar subvenciones con cargo a fondos propios,
regulando o, en su caso, desarrollando los objetivos y requisitos de otorgamiento y gestionando
su tramitación y concesión.
En el caso de las competencias exclusivas, la Comunidad Autónoma especificará los objeti-
vos a los que se destinen las subvenciones territorializables de la Administración central y las de
la Unión Europea, así como la regulación de las condiciones de otorgamiento y la gestión de su
tramitación y concesión. En las competencias compartidas, la Comunidad Autónoma precisará los
objetivos de las subvenciones territorializables de la Administración central y de la Unión Europea,
completando las condiciones de otorgamiento, y asumiendo toda la gestión incluyendo la tramita-
ción y la concesión. En las competencias ejecutivas, corresponderá a la Comunidad Autónoma la
gestión de las subvenciones territorializables, que incluye su tramitación y concesión.
La Comunidad Autónoma participa, en los términos que fije el Estado, en la determinación del
carácter no territorializable de las subvenciones estatales y comunitarias y en su gestión y tramitación.

3.2. DESCRIPCIÓN DE COMPETENCIAS


3.2.1. Instituciones de autogobierno
Son competencia exclusiva de la Comunidad Autónoma:
1. La organización y estructura de sus instituciones de autogobierno.
2. Normas y procedimientos electorales para su constitución, en el marco del régimen elec-
toral general.

114 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

Señalar que la Comunidad Autónoma de Andalucía, ha efectuado el desarrollo normativo pos-


terior de estas bases jurídicas sobre las instituciones de autogobierno, desarrollo que se encuen-
tra en la Ley 6/2006, de 24 de octubre, del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

3.2.2. Administraciones Públicas andaluzas


Son competencia exclusiva de la Comunidad Autónoma:
1. El procedimiento administrativo derivado de las especialidades de la organización propia
de la Comunidad Autónoma, la estructura y regulación de los órganos administrativos
públicos de Andalucía y de sus organismos autónomos.
2. Los bienes de dominio público y patrimoniales cuya titularidad corresponde a la Comuni-
dad Autónoma, así como las servidumbres públicas en materia de su competencia, en el
marco del régimen general del dominio público.
3. Las potestades de control, inspección y sanción en los ámbitos materiales de compe-
tencia de la Comunidad Autónoma, en lo no afectado por el artículo 149.1.18 de la
Constitución.
4. Organización a efectos contractuales de la Administración propia.
Son competencias compartidas de la Comunidad Autónoma:
1. El régimen jurídico de la Administración de la Comunidad Autónoma de Andalucía y
régimen estatutario de su personal funcionario y estatutario, así como de su personal
laboral, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 76 de este Estatuto.
2. El procedimiento administrativo común.
3. Los contratos y concesiones administrativas.
Corresponde a la Comunidad Autónoma, en materia de expropiación forzosa, la competencia
ejecutiva que incluye, en todo caso:
a) Determinar los supuestos, las causas y las condiciones en que las Administraciones
andaluzas pueden ejercer la potestad expropiatoria.
b) Establecer criterios de valoración de los bienes expropiados según la naturaleza y la fun-
ción social que tengan que cumplir, de acuerdo con la legislación estatal.
c) Crear y regular un órgano propio para la determinación del justiprecio y fijar su procedi-
miento.
Corresponde a la Junta de Andalucía, en materia de responsabilidad patrimonial, la compe-
tencia compartida para determinar el procedimiento y establecer los supuestos que pueden origi-
nar responsabilidad con relación a las reclamaciones dirigidas a ella, de acuerdo con el sistema
general de responsabilidad de todas las Administraciones públicas.
La Comunidad Autónoma ostenta facultades para incorporar a su legislación aquellas figuras
jurídico-privadas que fueran necesarias para el ejercicio de sus competencias, sin perjuicio de lo
dispuesto en el artículo 149.1.6 y 8 de la Constitución.

3.2.3. Agricultura, ganadería, pesca, aprovechamientos agroforestales,


desarrollo rural y denominaciones de calidad
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de agricultura,
ganadería y desarrollo rural, sin perjuicio de lo que se establece en los apartados siguientes.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de pesca ma-
rítima y recreativa en aguas interiores, marisqueo y acuicultura, almadraba y pesca con artes
menores, el buceo profesional y la formación y las titulaciones en actividades de recreo.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 115


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva de acuerdo con las bases


y la ordenación de la actuación económica general, y en los términos de lo dispuesto en los ar-
tículos 38, 131 y 149.1.11,13, 16, 20 y 23 de la Constitución, sobre las siguientes materias:
a) Ordenación, planificación, reforma y desarrollo de los sectores agrario, ganadero y agroa-
limentario y, de forma especial, la mejora y ordenación de las explotaciones agrícolas,
ganaderas y agroforestales. Regulación de los procesos de producción agrarios, con es-
pecial atención a la calidad agroalimentaria, la trazabilidad y las condiciones de los pro-
ductos agroalimentarios destinados al comercio, así como la lucha contra los fraudes en
el ámbito de la producción y comercialización agroalimentaria. La agricultura ecológica,
la suficiencia alimentaria, y las innovaciones tecnológicas. Sociedades agrarias de trans-
formación. Sanidad vegetal y animal sin efectos sobre la salud humana. Semillas. Orga-
nismos genéticamente modificados. Producción agraria, ganadera, protección y bienes-
tar animal. Ferias y certámenes agrícolas, ganaderos y agroalimentarios. Investigación,
desarrollo y transferencia tecnológica agrícola, ganadera y agroalimentaria. Innovación
en las industrias agroalimentarias y explotaciones agrarias. Formación. Desarrollo rural
integral y sostenible. Regulación y fomento de la producción y uso de la biomasa.
b) Ordenación del sector pesquero andaluz, en particular en lo relativo a las condiciones
profesionales para el ejercicio de la pesca, construcción, seguridad y registro de barcos,
lonjas de contratación, y la formación, promoción y protección social de los pescadores
y trabajadores de la pesca. Investigación, innovación, desarrollo y transferencia tecnoló-
gica y formación pesquera.
c) La vigilancia, inspección y control de las competencias reguladas en los apartados ante-
riores del presente artículo.
Corresponde a la Comunidad Autónoma como competencia compartida la planificación del
sector pesquero, así como los puertos pesqueros.
Corresponde a Andalucía la gestión de las tierras públicas de titularidad estatal, en los su-
puestos que fije el Estado y de acuerdo con los protocolos que se establezcan.

3.2.4. Energía y minas


Corresponde a la Comunidad Autónoma de Andalucía la competencia compartida sobre las
siguientes materias:
a) Instalaciones de producción, distribución y transporte de energía, cuando este transporte
transcurra íntegramente por el territorio de Andalucía y su aprovechamiento no afecte a
otro territorio, sin perjuicio de sus competencias generales sobre industria. Asimismo le
corresponde el otorgamiento de autorización de estas instalaciones.
b) Fomento y gestión de las energías renovables y de la eficiencia energética.
Corresponde a la Comunidad Autónoma de Andalucía, de acuerdo con las bases y la ordena-
ción de la actuación económica general y en los términos de lo dispuesto en los artículos 38, 131
y 149.1.11 y 13 de la Constitución, la competencia sobre:
a) Energía y minas, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 149.1.25 de la Constitución.
b) Regulación de actividades de producción, depósito y transporte de energías, así como su
autorización e inspección y control, estableciendo, en su caso, las normas de calidad de
los servicios de suministro.
La Comunidad Autónoma emitirá informe en los procedimientos de autorización de instalacio-
nes de producción y transporte de energía y de redes de abastecimiento que superen el territorio
de Andalucía o cuando la energía sea objeto de aprovechamiento fuera de este territorio.
La Junta de Andalucía participa en la regulación y planificación de ámbito estatal del sector
de la energía que afecte al territorio de Andalucía a través de los órganos y procedimientos multi-
laterales a que se refiere el apartado 1 del artículo 221 de este Estatuto.

116 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

Corresponde a la Comunidad Autónoma, como competencia compartida, la regulación y con-


trol de las minas y de los recursos mineros, así como las actividades extractivas, y las relativas a
las instalaciones radiactivas de segunda y tercera categoría.

3.2.5. Agua
En materia de aguas que transcurran íntegramente por Andalucía le corresponde a la Comu-
nidad Autónoma de Andalucía la competencia exclusiva sobre:
a) Recursos y aprovechamientos hidráulicos, canales y regadíos, cuando las aguas trans-
curran por Andalucía. Aguas subterráneas cuando su aprovechamiento no afecte a otro
territorio.
b) Aguas minerales y termales.
c) La participación de los usuarios, la garantía del suministro, la regulación parcelaria y las
obras de transformación, modernización y consolidación de regadíos y para el ahorro y
uso eficiente del agua.
Corresponde a la Comunidad Autónoma de Andalucía la competencia sobre la participación
en la planificación y gestión hidrológica de aprovechamientos hidráulicos intercomunitarios, en los
términos previstos en la legislación del Estado. Corresponde a la Comunidad Autónoma dentro de
su ámbito territorial la competencia ejecutiva sobre adopción de medidas adicionales de protec-
ción y saneamiento de los recursos hídricos y de los ecosistemas acuáticos, ejecución y explota-
ción de obras de titularidad estatal si se establece mediante convenio, y facultades de policía del
dominio público hidráulico atribuidas por la legislación estatal.

3.2.6. Cuenca Hidrográfica del Guadalquivir


La Comunidad Autónoma de Andalucía ostenta competencias exclusivas sobre las aguas
de la Cuenca del Guadalquivir que transcurren por su territorio y no afectan a otra Comunidad
Autónoma, sin perjuicio de la planificación general del ciclo hidrológico, de las normas básicas
sobre protección del medio ambiente, de las obras públicas hidráulicas de interés general y de lo
previsto en el artículo 149.1.22 de la Constitución.

3.2.7. Educación
Corresponde a la Comunidad Autónoma en materia de enseñanza no universitaria, en rela-
ción con las enseñanzas obligatorias y no obligatorias que conducen a la obtención de un título
académico o profesional con validez en todo el Estado, incluidas las enseñanzas de educación
infantil, la competencia exclusiva, que incluye la programación y creación de centros públicos,
su organización, régimen e inspección, el régimen de becas y ayudas con fondos propios, la
evaluación, la garantía de calidad del sistema educativo, la formación del personal docente, de
los demás profesionales de la educación y la aprobación de directrices de actuación en materia
de recursos humanos, las materias relativas a conocimiento de la cultura andaluza, los servicios
educativos y las actividades complementarias y extraescolares, así como la organización de las
enseñanzas no presenciales y semipresenciales. Asimismo, la Comunidad Autónoma tiene com-
petencias exclusivas sobre enseñanzas no universitarias que no conduzcan a la obtención de un
título académico y profesional estatal. Igualmente, con respecto a las enseñanzas citadas en este
apartado la Comunidad Autónoma tiene competencias exclusivas sobre los órganos de participa-
ción y consulta de los sectores afectados en la programación de la enseñanza en su territorio; y
sobre la innovación, investigación y experimentación educativa.
Corresponde a la Comunidad Autónoma, como competencia compartida, el establecimiento
de los planes de estudio, incluida la ordenación curricular, el régimen de becas y ayudas estata-
les, los criterios de admisión de alumnos, la ordenación del sector y de la actividad docente, los

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 117


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

requisitos de los centros, el control de la gestión de los centros privados sostenidos con fondos
públicos, la adquisición y pérdida de la condición de funcionario docente de la Administración
educativa, el desarrollo de sus derechos y deberes básicos, así como la política de personal al
servicio de la Administración educativa.
Corresponde a la Comunidad Autónoma, en materia de enseñanza no universitaria, la com-
petencia ejecutiva sobre la expedición y homologación de los títulos académicos y profesionales
estatales.
La Comunidad Autónoma tiene competencias de ejecución en las demás materias educativas.

3.2.8. Universidades
Corresponde a la Comunidad Autónoma, en materia de enseñanza universitaria, sin perjuicio
de la autonomía universitaria, la competencia exclusiva sobre:
a) La programación y la coordinación del sistema universitario andaluz en el marco de la
coordinación general.
b) La creación de universidades públicas y la autorización de las privadas.
c) La aprobación de los estatutos de las universidades públicas y de las normas de organi-
zación y funcionamiento de las universidades privadas.
d) La coordinación de los procedimientos de acceso a las universidades.
e) El marco jurídico de los títulos propios de las universidades.
f) La financiación propia de las universidades y, si procede, la gestión de los fondos estata-
les en materia de enseñanza universitaria.
g) La regulación y la gestión del sistema propio de becas y ayudas a la formación universi-
taria y, si procede, la regulación y la gestión de los fondos estatales en esta materia.
h) El régimen retributivo del personal docente e investigador contratado de las universida-
des públicas y el establecimiento de las retribuciones adicionales del personal docente
funcionario.
Corresponde a la Comunidad Autónoma, en materia de enseñanza universitaria, sin perjuicio
de la autonomía universitaria, la competencia compartida sobre todo aquello a que no hace refe-
rencia el apartado 1, que incluye en todo caso:
a) La regulación de los requisitos para la creación y el reconocimiento de universidades y
centros universitarios y la adscripción de estos centros a las universidades.
b) El régimen jurídico de la organización y el funcionamiento de las universidades públicas,
incluyendo los órganos de gobierno y representación.
c) La adscripción de centros docentes públicos o privados para impartir títulos universitarios
oficiales y la creación, la modificación y la supresión de centros universitarios en univer-
sidades públicas, así como el reconocimiento de estos centros en universidades privadas
y la implantación y la supresión de enseñanzas.
d) La regulación del régimen de acceso a las universidades.
e) La regulación del régimen del profesorado docente e investigador contratado y funcionario.
f) La evaluación y la garantía de la calidad y de la excelencia de la enseñanza universitaria,
así como del personal docente e investigador.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia de ejecución en la expedición de
títulos universitarios.

118 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

3.2.9. Investigación, desarrollo e innovación tecnológica


Corresponde a la Comunidad Autónoma de Andalucía, en materia de investigación científica
y técnica, la competencia exclusiva con relación a los centros y estructuras de investigación de la
Junta de Andalucía y a los proyectos financiados por ésta, que incluye:
a) El establecimiento de líneas propias de investigación y el seguimiento, control y evalua-
ción de los proyectos.
b) La organización, régimen de funcionamiento, control, seguimiento y acreditación de los
centros y estructuras radicadas en Andalucía.
c) La regulación y gestión de las becas y de las ayudas convocadas y financiadas por la
Junta de Andalucía.
d) La regulación y la formación profesional del personal investigador y de apoyo a la inves-
tigación.
e) La difusión de la ciencia y la transferencia de resultados.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia compartida sobre la coordinación de
los centros y estructuras de investigación de Andalucía.
Los criterios de colaboración entre el Estado y la Junta de Andalucía en materia de política
de investigación, desarrollo e innovación se fijarán en el marco de lo establecido en el Título IX.
Igualmente la Junta de Andalucía participará en la fijación de la voluntad del Estado respecto de
las políticas que afecten a esta materia en el ámbito de la Unión Europea y en otros organismos
e instituciones internacionales.

3.2.10. Salud, sanidad y farmacia


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva sobre organización, funcio-
namiento interno, evaluación, inspección y control de centros, servicios y establecimientos sani-
tarios, así como en el marco del artículo 149.1.16 de la Constitución la ordenación farmacéutica.
Igualmente le corresponde la investigación con fines terapéuticos, sin perjuicio de la coordinación
general del Estado sobre esta materia.
Corresponde a la Comunidad Autónoma de Andalucía la competencia compartida en materia
de sanidad interior y, en particular y sin perjuicio de la competencia exclusiva que le atribuye el
artículo 61, la ordenación, planificación, determinación, regulación y ejecución de los servicios y
prestaciones sanitarias, sociosanitarias y de salud mental de carácter público en todos los niveles
y para toda la población, la ordenación y la ejecución de las medidas destinadas a preservar,
proteger y promover la salud pública en todos los ámbitos, incluyendo la salud laboral, la sani-
dad animal con efecto sobre la salud humana, la sanidad alimentaria, la sanidad ambiental y la
vigilancia epidemiológica, el régimen estatutario y la formación del personal que presta servicios
en el sistema sanitario público, así como la formación sanitaria especializada y la investigación
científica en materia sanitaria.
Corresponde a Andalucía la ejecución de la legislación estatal en materia de productos far-
macéuticos.
La Comunidad Autónoma participa en la planificación y la coordinación estatal en materia de
sanidad y salud pública con arreglo a lo previsto en el Título IX.

3.2.11. Vivienda, urbanismo, ordenación del territorio y obras públicas


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de vivienda, que
incluye en todo caso:
a) La planificación, la ordenación, la gestión, la inspección y el control de la vivienda; el
establecimiento de prioridades y objetivos de la actividad de fomento de las Adminis-

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 119


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

traciones Públicas de Andalucía en materia de vivienda y la adopción de las medidas


necesarias para su alcance; la promoción pública de viviendas; las normas técnicas, la
inspección y el control sobre la calidad de la construcción; el control de condiciones de
infraestructuras y de normas técnicas de habitabilidad de las viviendas; la innovación tec-
nológica y la sostenibilidad aplicable a las viviendas; y la normativa sobre conservación y
mantenimiento de las viviendas y su aplicación.
b) La regulación administrativa del comercio referido a viviendas y el establecimiento de
medidas de protección y disciplinarias en este ámbito.
Asimismo, corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia sobre las condiciones de
los edificios para la instalación de infraestructuras comunes de telecomunicaciones, radiodifu-
sión, telefonía básica y otros servicios por cable, respetando la legislación del Estado en materia
de telecomunicaciones.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de urbanis-
mo, que incluye, en todo caso, la regulación del régimen urbanístico del suelo; la regulación del
régimen jurídico de la propiedad del suelo, respetando las condiciones básicas que el Estado
establece para garantizar la igualdad del ejercicio del derecho a la propiedad; el establecimien-
to y la regulación de los instrumentos de planeamiento y de gestión urbanística; la política de
suelo y vivienda, la regulación de los patrimonios públicos de suelo y vivienda y el régimen de la
intervención administrativa en la edificación, la urbanización y el uso del suelo y el subsuelo; y
la protección de la legalidad urbanística, que incluye en todo caso la inspección urbanística, las
órdenes de suspensión de obras y licencias, las medidas de restauración de la legalidad física
alterada, así como la disciplina urbanística.
Asimismo, corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia compartida en materia
de derecho de reversión en las expropiaciones urbanísticas, en el marco de la legislación estatal.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de ordenación
del territorio, que incluye en todo caso el establecimiento y regulación de las directrices y figuras
de planeamiento territorial, las previsiones sobre emplazamientos de infraestructuras y equipa-
mientos, la promoción del equilibrio territorial y la adecuada protección ambiental.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de ordenación
del litoral, respetando el régimen general del dominio público, la competencia exclusiva, que
incluye en todo caso: el establecimiento y la regulación de los planes territoriales de ordenación
y uso del litoral y de las playas, así como la regulación del procedimiento de tramitación y apro-
bación de estos instrumentos y planes; la gestión de los títulos de ocupación y uso del dominio
público marítimo-terrestre, especialmente el otorgamiento de autorizaciones y concesiones y,
en todo caso, las concesiones de obras fijas en el mar, respetando las excepciones que puedan
establecerse por motivos medioambientales en las aguas costeras interiores y de transición; la
regulación y la gestión del régimen económico-financiero del dominio público marítimo-terrestre
en los términos previstos por la legislación general; la ejecución de obras y actuaciones en el lito-
ral andaluz cuando no sean de interés general. Corresponde también a la Comunidad Autónoma
la ejecución y la gestión de las obras de interés general situadas en el litoral andaluz, de acuerdo
con lo establecido en el apartado 8 del presente artículo.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de planificación,
construcción y financiación de las obras públicas en el ámbito de la Comunidad, siempre que no
estén declaradas de interés general por el Estado.
La Comunidad Autónoma de Andalucía participará en la planificación y programación de las
obras públicas de interés general competencia del Estado a través de los órganos y procedimien-
tos multilaterales a que se refiere el apartado 1 del artículo 221 de este Estatuto. La Comunidad
Autónoma emitirá informe previo sobre la calificación de obra de interés general del Estado. En el
supuesto de las obras calificadas de interés general o que afecten a otra Comunidad Autónoma,
podrán suscribirse convenios de colaboración para su gestión, de conformidad con lo dispuesto
en la legislación del Estado y según lo establecido en el Título IX.
La Comisión Bilateral Junta de Andalucía-Estado emitirá informe previo sobre la determina-
ción de la ubicación de infraestructuras y equipamientos de titularidad estatal en Andalucía.

120 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

La calificación de interés general del Estado respecto de obras públicas titularidad de la Co-
munidad Autónoma requerirá informe previo de la misma y se ejecutarán, en todo caso, mediante
convenio de colaboración.

3.2.12. Medio ambiente, espacios protegidos y sostenibilidad


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva, sin perjuicio de lo dispues-
to en el artículo 149.1.23 de la CE, en materia de:
a) Montes, explotaciones, aprovechamientos y servicios forestales.
b) Vías pecuarias.
c) Marismas y lagunas, y ecosistemas acuáticos.
d) Pastos y tratamiento especial de zonas de montaña.
e) Delimitación, regulación, ordenación y gestión integral de los espacios naturales prote-
gidos, incluyendo los que afecten a las aguas marítimas de su jurisdicción, corredores
biológicos, y hábitats en el territorio de Andalucía, así como la declaración de cualquier
figura de protección y establecimiento de normas adicionales de protección ambiental.
f) Fauna y flora silvestres.
g) Prevención ambiental.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de caza y pesca
fluvial y lacustre que incluye en todo caso la planificación y la regulación de estas materias; y la
regulación del régimen de intervención administrativa de la caza y la pesca, de la vigilancia y de
los aprovechamientos cinegéticos y piscícolas.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia compartida en relación con el esta-
blecimiento y la regulación de los instrumentos de planificación ambiental y del procedimiento de
tramitación y aprobación de estos instrumentos; el establecimiento y regulación de medidas de
sostenibilidad e investigación ambientales; la regulación de los recursos naturales; la regulación
sobre prevención en la producción de envases y embalajes; la regulación del ambiente atmosfé-
rico y de las distintas clases de contaminación del mismo; la regulación y la gestión de los verti-
dos efectuados en las aguas interiores de la Comunidad Autónoma, así como de los efectuados
a las aguas superficiales y subterráneas que no transcurren por otra Comunidad Autónoma; la
regulación de la prevención, el control, la corrección, la recuperación y la compensación de la
contaminación del suelo y del subsuelo; la regulación sobre prevención y corrección de la gene-
ración de residuos con origen o destino en Andalucía; la regulación del régimen de autorizaciones
y seguimiento de emisión de gases de efecto invernadero; el establecimiento y la regulación de
medidas de fiscalidad ecológica; y la prevención, restauración y reparación de daños al medio
ambiente, así como el correspondiente régimen sancionador. Asimismo, tiene competencias para
el establecimiento de normas adicionales de protección.
La Comisión Bilateral Junta de Andalucía-Estado emite informe preceptivo sobre la decla-
ración y delimitación de espacios naturales dotados de un régimen de protección estatal. Si el
espacio está situado íntegramente en el territorio de Andalucía, la gestión corresponde a la Co-
munidad Autónoma.
Corresponde a la Comunidad Autónoma de Andalucía el establecimiento de un servicio me-
teorológico propio, el suministro de información meteorológica y climática, incluyendo el pronós-
tico, el control y el seguimiento de las situaciones meteorológicas de riesgo, así como la investi-
gación en estos ámbitos y la elaboración de la cartografía climática.

3.2.13. Actividad económica


La Comunidad Autónoma de Andalucía asume competencias exclusivas en:
1. La ordenación administrativa de la actividad comercial, incluidos las ferias y mercados
interiores; la regulación de los calendarios y horarios comerciales, respetando en su ejer-

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 121


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

cicio el principio constitucional de unidad de mercado y la ordenación general de la eco-


nomía; el desarrollo de las condiciones y la especificación de los requisitos administrativos
necesarios para ejercer la actividad comercial; la regulación administrativa de todas las
modalidades de venta y formas de prestación de la actividad comercial; la clasificación y
la planificación territorial de los equipamientos comerciales, incluido el establecimiento y
la autorización de grandes superficies comerciales; el establecimiento y la ejecución de las
normas y los estándares de calidad relacionados con la actividad comercial; la adopción de
medidas de policía administrativa con relación a la disciplina de mercado, y la ordenación
administrativa del comercio interior, por cualquier medio, incluido el electrónico, sin perjui-
cio en este último caso de lo previsto en la legislación del Estado.
2. Régimen de las nuevas tecnologías relacionadas con la sociedad de la información y del
conocimiento, en el marco de la legislación del Estado.
3. Fomento, regulación y desarrollo de las actividades y empresas de artesanía.
4. Fomento, ordenación y organización de cooperativas y de entidades de economía social.
La regulación y el fomento del cooperativismo que incluye:
a) La regulación del asociacionismo cooperativo.
b) La enseñanza y la formación cooperativas.
c) La fijación de los criterios, la regulación de las condiciones, la ejecución y el control
de las ayudas públicas al mundo cooperativo.
5. Promoción de la competencia en los mercados respecto de las actividades económicas
que se realizan principalmente en Andalucía y el establecimiento y regulación de un ór-
gano independiente de defensa de la competencia.
La Comunidad Autónoma de Andalucía asume competencias exclusivas de acuerdo con las
bases y la ordenación de la actuación económica general, y en los términos de lo dispuesto en los
artículos 38, 131 y 149.1.11 y 13 de la Constitución, sobre las siguientes materias:
1. Fomento y planificación de la actividad económica en Andalucía.
2. Sector público económico de la Comunidad Autónoma, en cuanto no está contemplado
por otras normas de este Estatuto.
3. Industria, salvo las competencias del Estado por razones de seguridad, sanitarias o de
interés de la Defensa.
4. Defensa de los derechos de los consumidores, la regulación de los procedimientos de
mediación, información y educación en el consumo y la aplicación de reclamaciones.
5. Autorización para la creación y organización de mercados de valores y centros de con-
tratación ubicados en Andalucía. Supervisión de estos mercados y centros, y de las
sociedades rectoras de los agentes que intervengan en los mismos.
Corresponde a la Comunidad Autónoma de Andalucía el desarrollo y la gestión de la planifica-
ción general de la actividad económica. Esta competencia incluye, en todo caso:
a) El desarrollo de los planes estatales.
b) La participación en la planificación de acuerdo con lo establecido en el artículo 222 de
este Estatuto.
c) La gestión de los planes, incluyendo los fondos y los recursos de origen estatal desti-
nados al fomento de la actividad económica, en los términos que se acuerden con el
Estado mediante convenio.
La Comunidad Autónoma asume competencias ejecutivas en:
1. Reserva al sector público de recursos o servicios esenciales, especialmente en caso de
monopolios, e intervención de empresas cuando lo exija el interés general.
2. Ferias internacionales que se celebren en Andalucía.

122 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

3. Propiedad intelectual e industrial.


4. Control, metrología y contraste de metales.
5. Defensa de la competencia en el desarrollo de las actividades económicas que alteren o
puedan alterar la libre competencia del mercado en un ámbito que no supere el territorio
de Andalucía, incluidas la inspección y la ejecución del régimen sancionador.

3.2.14. Organización territorial


Corresponde a la Comunidad Autónoma de Andalucía, respetando la garantía institucional
establecida por la Constitución en los artículos 140 y 141, la competencia exclusiva sobre orga-
nización territorial, que incluye en todo caso:
a) La determinación, la creación, la modificación y la supresión de las entidades que confi-
guran la organización territorial de Andalucía.
b) La creación, la supresión y la alteración de los términos de los entes locales y las comar-
cas que puedan constituirse, así como denominación y símbolos.

3.2.15. Régimen local


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de régimen local
que, respetando el artículo 149.1.18 de la Constitución y el principio de autonomía local, incluye:
a) Las relaciones entre las instituciones de la Junta de Andalucía y los entes locales, así
como las técnicas de organización y de relación para la cooperación y la colaboración
entre los entes locales y entre éstos y la Administración de la Comunidad Autónoma, in-
cluyendo las distintas formas asociativas mancomunales, convencionales y consorciales.
b) La determinación de las competencias y de las potestades propias de los municipios y de
los demás entes locales, en los ámbitos especificados en el Título III.
c) El régimen de los bienes de dominio público, comunales y patrimoniales y las modalida-
des de prestación de los servicios públicos.
d) La determinación de los órganos de gobierno de los entes locales creados por la Junta
de Andalucía, el funcionamiento y el régimen de adopción de acuerdos de todos estos
órganos y de las relaciones entre ellos.
e) El régimen de los órganos complementarios de la organización de los entes locales.
f) La regulación del régimen electoral de los entes locales creados por la Junta de Andalu-
cía, con la excepción de los constitucionalmente garantizados.
Asimismo, corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia compartida en todo lo no
establecido en el apartado 1.
En el marco de la regulación general del Estado, le corresponden a la Comunidad Autónoma
de Andalucía las competencias sobre haciendas locales y tutela financiera de los entes locales,
sin perjuicio de la autonomía de éstos, y dentro de las bases que dicte el Estado de acuerdo con
el artículo 149.1.18 de la Constitución.

3.2.16. Servicios sociales, voluntariado, menores y familias


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de servicios
sociales, que en todo caso incluye:
a) La regulación, ordenación y gestión de servicios sociales, las prestaciones técnicas y las
prestaciones económicas con finalidad asistencial o complementarias de otros sistemas
de protección pública.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 123


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

b) La regulación y la aprobación de planes y programas específicos dirigidos a personas y


colectivos en situación de necesidad social.
c) Instituciones públicas de protección y tutela de personas necesitadas de protección es-
pecial, incluida la creación de centros de ayuda, reinserción y rehabilitación.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de voluntaria-
do, que incluye, en todo caso, la definición de la actividad y la regulación y la promoción de las
actuaciones destinadas a la solidaridad y a la acción voluntaria que se ejecuten individualmente
o a través de instituciones públicas o privadas.
Corresponde a la Comunidad Autónoma en materia de menores:
a) La competencia exclusiva en materia de protección de menores, que incluye, en todo
caso, la regulación del régimen de protección y de las instituciones públicas de protec-
ción y tutela de los menores desamparados, en situación de riesgo, y de los menores
infractores, sin perjuicio de lo dispuesto en la legislación civil y penal.
b) La participación en la elaboración y reforma de la legislación penal y procesal que incida
en la competencia de menores a través de los órganos y procedimientos multilaterales a
que se refiere el apartado 1 del artículo 221 de este Estatuto.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de promoción de las
familias y de la infancia, que, en todo caso, incluye las medidas de protección social y su ejecución.

3.2.17. Inmigración
Corresponden a la Comunidad Autónoma:
a) Las políticas de integración y participación social, económica y cultural de los inmigran-
tes, en el marco de sus competencias.
b) La competencia ejecutiva en materia de autorizaciones de trabajo de los extranjeros cuya
relación laboral se desarrolle en Andalucía, en necesaria coordinación con la compe-
tencia estatal en materia de entrada y residencia y de acuerdo con lo que establezca la
legislación del Estado. Esta competencia incluye la tramitación y resolución de las auto-
rizaciones iniciales de trabajo, la tramitación y resolución de los recursos presentados a
dichas autorizaciones y la aplicación del régimen de inspección y sanción.
La Comunidad Autónoma participará en las decisiones del Estado sobre inmigración con espe-
cial trascendencia para Andalucía y, en particular, la participación preceptiva previa en la fijación del
contingente de trabajadores extranjeros a través de los mecanismos previstos en el Título IX.

3.2.18. Empleo, relaciones laborales y seguridad social


Corresponden a la Comunidad Autónoma, en el marco de la legislación del Estado, las com-
petencias ejecutivas en materia de empleo y relaciones laborales, que incluyen en todo caso:
1. Las políticas activas de empleo, que comprenderán la formación de los demandantes de
empleo y de los trabajadores en activo, así como la gestión de las subvenciones corres-
pondientes; la intermediación laboral y el fomento del empleo.
2. Las cualificaciones profesionales en Andalucía.
3. Los procedimientos de regulación de ocupación y de actuación administrativa en materia
de traslados colectivos entre centros de trabajo situados en Andalucía.
4. La Prevención de Riesgos Laborales y la Seguridad en el Trabajo.
5. La determinación de los servicios mínimos de las huelgas que tengan lugar en Andalucía.
6. Los instrumentos de conciliación, mediación y arbitraje laborales.

124 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

7. La potestad sancionadora de las infracciones del orden social en el ámbito de sus com-
petencias.
8. El control de legalidad y, si procede, el registro posterior de los convenios colectivos de
trabajo en el ámbito territorial de Andalucía.
9. La elaboración del calendario de días festivos en el ámbito de la Comunidad Autónoma.
Corresponde a la Junta de Andalucía la competencia ejecutiva sobre la función pública ins-
pectora en todo lo previsto en el apartado anterior. A tal efecto, los funcionarios de los cuerpos
que realicen dicha función dependerán orgánica y funcionalmente de la Junta de Andalucía. A
través de los mecanismos de cooperación previstos en el presente Estatuto se establecerán las
fórmulas de garantía del ejercicio eficaz de la función inspectora en el ámbito social, ejerciéndose
las competencias del Estado y de la Junta de Andalucía de forma coordinada, conforme a los
Planes de actuación que se determinen a través de los indicados mecanismos.
En materia de Seguridad Social, corresponden a la Comunidad Autónoma las competencias
ejecutivas que se determinen en aplicación de la legislación estatal, incluida la gestión de su
régimen económico, con pleno respeto al principio de unidad de caja.

3.2.19. Transportes y comunicaciones


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva sobre:
1. Red viaria de Andalucía, integrada por ferrocarriles, carreteras y caminos, y cualquier otra
vía cuyo itinerario se desarrolle íntegramente en territorio andaluz.
2. Transporte marítimo y fluvial de personas y mercancías que transcurra íntegramente
dentro de las aguas de Andalucía.
3. Transportes terrestres de personas y mercancías por carretera, ferrocarril, cable o cual-
quier otro medio cuyo itinerario se desarrolle íntegramente en territorio andaluz, con
independencia de la titularidad de la infraestructura sobre la que se desarrolle.
4. Centros de transporte, logística y distribución localizados en Andalucía, así como sobre
los operadores de las actividades vinculadas a la organización del transporte, la logística
y la distribución localizadas en Andalucía.
5. Puertos de refugio, puertos y aeropuertos deportivos y, en general, puertos, aeropuertos
y helipuertos y demás infraestructuras de transporte en el territorio de Andalucía que no
tengan la calificación legal de interés general del Estado.
Corresponden a la Comunidad Autónoma las competencias de ejecución sobre:
1. Puertos y aeropuertos con calificación de interés general, cuando el Estado no se reserve
su gestión directa.
2. Ordenación del transporte de mercancías y personas que tengan su origen y destino
dentro del territorio de la Comunidad Autónoma, cualquiera que sea el titular de la infra-
estructura.
Corresponde a la Comunidad Autónoma, en materia de red ferroviaria, la participación en la
planificación y gestión de las infraestructuras de titularidad estatal situadas en Andalucía en los
términos previstos en la legislación del Estado.
La Comunidad Autónoma participa en los organismos de ámbito suprautonómico que ejercen
funciones sobre las infraestructuras de transporte situadas en Andalucía que son de titularidad
estatal, en los términos previstos en la legislación del Estado.
La Comunidad Autónoma emitirá informe previo sobre la calificación de interés general de
un puerto, aeropuerto u otra infraestructura de transporte situada en Andalucía en cuya gestión
podrá participar, o asumirla, de acuerdo con lo previsto en las Leyes. En el caso de que se trate
de una infraestructura de titularidad de la Comunidad Autónoma, se requerirá informe previo de
ésta, y se ejecutará mediante convenio de colaboración.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 125


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

Corresponde a la Comunidad Autónoma la participación en la planificación y la programación


de puertos y aeropuertos de interés general en los términos que determine la normativa estatal.
La integración de líneas o servicios de transporte que transcurran íntegramente por Andalucía
en líneas o servicios de ámbito superior requiere el informe previo de la Junta de Andalucía.
La Comunidad Autónoma de Andalucía participará en el establecimiento de los servicios
ferroviarios que garanticen la comunicación con otras Comunidades Autónomas o con el tránsito
internacional de acuerdo con lo previsto en el Titulo IX.
Corresponde a la Junta de Andalucía, en los términos previstos en la legislación del Estado,
la competencia ejecutiva en materia de comunicaciones electrónicas.

3.2.20. Policía autonómica


Corresponde a la Comunidad Autónoma de Andalucía el establecimiento de políticas de segu-
ridad públicas de Andalucía en los términos previstos en el artículo 149.1.29 de la Constitución.
Corresponde a la Comunidad Autónoma de Andalucía la creación, organización y mando de
un Cuerpo de Policía Andaluza que, sin perjuicio de las funciones de los Cuerpos de Seguridad del
Estado, y dentro del marco de la legislación estatal, desempeñe en su integridad las que le sean
propias bajo la directa dependencia de la Junta de Andalucía.
Corresponde, asimismo, a la Comunidad Autónoma de Andalucía la ordenación general y la
coordinación supramunicipal de las policías locales andaluzas, sin perjuicio de su dependencia de
las autoridades municipales.
Se creará la Junta de Seguridad que, con representación paritaria del Gobierno y de la Junta
de Andalucía, coordinará las políticas de seguridad y la actuación de la Policía autónoma con los
Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

3.2.21. Protección civil y emergencias


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de protección
civil que incluye, en todo caso, la regulación, la planificación y ejecución de medidas relativas
a las emergencias y la seguridad civil, así como la dirección y coordinación de los servicios de
protección civil, que incluyen los servicios de prevención y extinción de incendios respetando las
competencias del Estado en materia de seguridad pública.
Corresponden a la Comunidad Autónoma competencias de ejecución en materia de salva-
mento marítimo en el litoral andaluz.
La Comunidad Autónoma participa en la ejecución en materia de seguridad nuclear en los
términos que establezcan las Leyes y en los convenios que al respecto se suscriban.

3.2.22. Seguridad y competencias en materia penitenciaria


Corresponden a la Comunidad Autónoma competencias de ejecución en materia de seguri-
dad ciudadana y orden público en los términos que establezca la legislación del Estado.
Corresponden a la Comunidad Autónoma competencias ejecutivas en materia de seguridad
privada cuando así lo establezca la legislación del Estado.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia ejecutiva en materia penitenciaria.

3.2.23. Cultura y patrimonio


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de cultura, que
comprende las actividades artísticas y culturales que se lleven a cabo en Andalucía, así como el

126 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

fomento de la cultura, en relación con el cual se incluye el fomento y la difusión de la creación y la


producción teatrales, musicales, de la industria cinematográfica y audiovisual, literarias, de danza,
y de artes combinadas llevadas a cabo en Andalucía; la promoción y la difusión del patrimonio
cultural, artístico y monumental y de los centros de depósito cultural de Andalucía, y la proyección
internacional de la cultura andaluza.
Corresponde asimismo a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de
conocimiento, conservación, investigación, formación, promoción y difusión del flamenco como
elemento singular del patrimonio cultural andaluz.
La Comunidad Autónoma asume competencias ejecutivas sobre los museos, bibliotecas,
archivos y otras colecciones de naturaleza análoga de titularidad estatal situados en su territorio
cuya gestión no se reserve el Estado, lo que comprende, en todo caso, la regulación del funcio-
namiento, la organización y el régimen de su personal.
Corresponde a la Comunidad Autónoma, salvo lo dispuesto en el apartado 2, la competencia
exclusiva sobre:
1. Protección del patrimonio histórico, artístico, monumental, arqueológico y científico, sin
perjuicio de lo que dispone el artículo 149.1.28 de la Constitución.
2. Archivos, museos, bibliotecas y demás colecciones de naturaleza análoga que no sean
de titularidad estatal. Conservatorios de música y danza y centros dramáticos y de bellas
artes de interés para la Comunidad Autónoma.
La Junta de Andalucía colaborará con el Estado a través de los cauces que se establezcan de
mutuo acuerdo para la gestión eficaz de los fondos del Archivo de Indias y de la Real Chancillería.
La Comunidad Autónoma participará en las decisiones sobre inversiones en bienes y equipa-
mientos culturales de titularidad estatal en Andalucía.
Las actuaciones estatales relacionadas con la proyección internacional de la cultura andaluza
se desarrollarán en el marco de los instrumentos de colaboración y cooperación.

3.2.24. Medios de comunicación social y servicios de contenido audiovisual


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva sobre la organización de
la prestación del servicio público de comunicación audiovisual de la Junta de Andalucía y de los
servicios públicos de comunicación audiovisual de ámbito local, respetando la garantía de la
autonomía local.
La Comunidad Autónoma de Andalucía podrá crear y mantener todos los medios de comuni-
cación social necesarios para el cumplimiento de sus fines.
Corresponde a la Comunidad Autónoma el desarrollo legislativo y la ejecución sobre compe-
tencias de medios de comunicación social.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia compartida sobre ordenación y re-
gulación y el control de los servicios de comunicación audiovisual que utilicen cualquiera de los
soportes y tecnologías disponibles dirigidos al público de Andalucía, así como sobre las ofertas de
comunicación audiovisual si se distribuyen en el territorio de Andalucía.

3.2.25. Publicidad
Corresponde a la Comunidad Autónoma de Andalucía la competencia exclusiva sobre la publi-
cidad en general y sobre publicidad institucional sin perjuicio de la legislación del Estado.

3.2.26. Turismo
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de turismo, que
incluye, en todo caso: la ordenación y la planificación del sector turístico; la regulación y la clasi-

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 127


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

ficación de las empresas y establecimientos turísticos y la gestión de la red de establecimientos


turísticos de titularidad de la Junta, así como la coordinación con los órganos de administración de
Paradores de Turismo de España en los términos que establezca la legislación estatal; la promoción
interna y externa que incluye la suscripción de acuerdos con entes extranjeros y la creación de ofi-
cinas en el extranjero; la regulación de los derechos y deberes específicos de los usuarios y presta-
dores de servicios turísticos; la formación sobre turismo y la fijación de los criterios, la regulación de
las condiciones y la ejecución y el control de las líneas públicas de ayuda y promoción del turismo.

3.2.27. Deportes, espectáculos y actividades recreativas


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de deportes y
de actividades de tiempo libre, que incluye la planificación, la coordinación y el fomento de estas
actividades, así como la regulación y declaración de utilidad pública de entidades deportivas.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de espectáculos
y actividades recreativas que incluye, en todo caso, la ordenación del sector, el régimen de inter-
vención administrativa y el control de todo tipo de espectáculos en espacios y locales públicos.

3.2.28. Políticas de género


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de políticas
de género que, respetando lo establecido por el Estado en el ejercicio de la competencia que le
atribuye el artículo 149.1.1 de la Constitución, incluye, en todo caso:
a) La promoción de la igualdad de hombres y mujeres en todos los ámbitos sociales, labo-
rales, económicos o representativos.
Se atribuye, expresamente a la Comunidad Autónoma la facultad de dictar normativas
propias o de desarrollo en esta materia.
b) La planificación y ejecución de normas y planes en materia de políticas para la mujer, así como
el establecimiento de acciones positivas para erradicar la discriminación por razón de sexo.
c) La promoción del asociacionismo de mujeres.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia compartida en materia de lucha
contra la violencia de género, la planificación de actuaciones y la capacidad de evaluación y
propuesta ante la Administración central. La Comunidad Autónoma podrá establecer medidas e
instrumentos para la sensibilización sobre la violencia de género y para su detección y prevención,
así como regular servicios y destinar recursos propios para conseguir una protección integral de
las mujeres que han sufrido o sufren este tipo de violencia.
La Junta de Andalucía ha aprobado la Ley 12/2007, de 26 de noviembre, para la promoción
de la igualdad de género en Andalucía (BOJA n.º 247, de 18 de diciembre).

3.2.29. Políticas de juventud


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de juventud,
que incluye, en todo caso:
a) La promoción del desarrollo personal y social de los jóvenes así como las actividades de
fomento o normativas dirigidas a conseguir el acceso de éstos al trabajo, la vivienda y la
formación profesional.
b) El diseño, la aplicación y evaluación de políticas y planes destinados a la juventud.
c) La promoción del asociacionismo juvenil, de la participación de los jóvenes, de la movili-
dad internacional y del turismo juvenil.
d) La regulación y gestión de actividades e instalaciones destinadas a la juventud.

128 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

3.2.30. Cajas de ahorro, entidades de crédito, bancos, seguros y


mutualidades no integradas en el sistema de Seguridad Social
Corresponde a la Comunidad Autónoma en materia de cajas de ahorro con domicilio en
Andalucía, cajas rurales y entidades cooperativas de crédito, la competencia exclusiva sobre la re-
gulación de su organización, sin perjuicio de lo establecido en los artículos 149.1.11 y 149.1.13
de la Constitución. Esta competencia incluye, en todo caso:
a) La determinación de sus órganos rectores y de la forma en que los distintos intereses
sociales deben estar representados.
b) El estatuto jurídico de sus órganos rectores y de los demás cargos.
c) El régimen jurídico de la creación, la fusión, la liquidación y el registro.
d) El ejercicio de las potestades administrativas con relación a las fundaciones que se creen.
e) La regulación de las agrupaciones de cajas de ahorro con sede social en Andalucía y de
las restantes entidades a las que se refiere este apartado.
Corresponde a la Comunidad Autónoma, en materia de cajas de ahorro con domicilio en
Andalucía, cajas rurales y entidades cooperativas de crédito, la competencia compartida sobre la
actividad financiera, de acuerdo con los principios, reglas y estándares mínimos que establezcan
las bases estatales, que incluye, en todo caso, la regulación de la distribución de los excedentes
y de la obra social de las cajas. Asimismo, la Comunidad Autónoma de Andalucía efectuará el
seguimiento del proceso de emisión y distribución de cuotas participativas, exceptuando los as-
pectos relativos al régimen de ofertas públicas de ventas o suscripción de valores y admisión a
negociación, a la estabilidad financiera y a la solvencia.
Corresponde a la Comunidad Autónoma, en materia de cajas de ahorro con domicilio en
Andalucía, cajas rurales y entidades cooperativas de crédito, la competencia compartida sobre
disciplina, inspección y sanción. Esta competencia incluye, en todo caso, el establecimiento de
infracciones y sanciones adicionales en materias de su competencia.
La Comunidad Autónoma, de acuerdo con lo establecido en la legislación estatal, colabora
en las actividades de inspección y sanción que el Ministerio de Economía y Hacienda y el Banco
de España ejercen sobre las cajas de ahorro con domicilio en Andalucía, cajas rurales y entidades
cooperativas de crédito.
Corresponde a la Comunidad Autónoma, en el marco de las bases del Estado el desarrollo
legislativo y la ejecución de las siguientes materias: ordenación del crédito, la Banca y los seguros,
mutualidades y gestoras de planes de pensiones no integradas en la Seguridad Social.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva sobre la estructura, la orga-
nización y el funcionamiento de las mutualidades de previsión social no integradas en el sistema
de Seguridad Social.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia compartida sobre la estructura, la
organización, el funcionamiento y la actividad de las entidades de crédito, distintas de las cajas
de ahorro y cooperativas de crédito, entidades gestoras y fondos de pensiones, entidades ase-
guradoras, distintas de cooperativas de seguros y mutualidades de previsión social y mediadores
de seguros privados.

3.2.31. Función Pública y estadística


En materia de función pública corresponde a la Comunidad Autónoma el desarrollo legislativo
y la ejecución en los términos del artículo 149.1.18 de la Constitución.
Corresponde a la Junta de Andalucía, en materia de función pública y personal al servicio de
la Administración, respetando el principio de autonomía local:
a) La competencia exclusiva sobre la planificación, organización general, la formación y la
acción social de su función pública en todos los sectores materiales de prestación de los
servicios públicos de la Comunidad Autónoma.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 129


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

b) La competencia compartida sobre el régimen estatutario del personal al servicio de las


Administraciones andaluzas.
c) La competencia exclusiva, en materia de personal laboral, sobre la adaptación a las
necesidades derivadas de la organización administrativa y sobre la formación de este
personal.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva sobre estadística para fines
de la Comunidad, la planificación estadística, la creación, la gestión y organización de un sistema
estadístico propio. La Comunidad Autónoma de Andalucía participará y colaborará en la elabora-
ción de estadísticas de alcance suprautonómico.

3.2.32. Notariado y registros públicos


Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia ejecutiva sobre:
1. El nombramiento de Notarios y Registradores y el establecimiento de demarcaciones
notariales y registrales.
2. Registro Civil.
3. Archivos de protocolos notariales, de libros registrales de la propiedad, mercantiles y civiles.

3.2.33. Consultas populares


Corresponde a la Junta de Andalucía la competencia exclusiva para el establecimiento del
régimen jurídico, las modalidades, el procedimiento, la realización y la convocatoria por ella misma
o por los entes locales en el ámbito de sus competencias de encuestas, audiencias públicas, foros
de participación y cualquier otro instrumento de consulta popular, con la excepción del referéndum.

3.2.34. Asociaciones, fundaciones y corporaciones de derecho público


Corresponde a la Comunidad Autónoma, respetando las condiciones básicas establecidas
por el Estado para garantizar la igualdad en el ejercicio del derecho y la reserva de Ley Orgánica,
la competencia exclusiva sobre el régimen jurídico de las asociaciones que desarrollen principal-
mente sus funciones en Andalucía.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva sobre las academias y el
régimen jurídico de las fundaciones que desarrollen principalmente sus funciones en Andalucía.
Corresponden a la Comunidad Autónoma en lo no afectado por el artículo 149.1.18 de la
Constitución competencias exclusivas sobre:
a) Cámaras de comercio, industria y navegación; cámaras de la propiedad, en su caso,
agrarias y cofradías de pescadores, y otras de naturaleza equivalente; consejos regula-
dores de denominaciones de origen.
b) Colegios profesionales y ejercicio de las profesiones tituladas de acuerdo con el artículo
36 de la Constitución y con la legislación del Estado.
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia sobre la definición de las corpo-
raciones, los requisitos para su creación y para ser miembros de las mismas en el marco de la
legislación básica del Estado.

3.2.35. Administración de Justicia


La Comunidad Autónoma tiene competencias compartidas en materia de administración de
justicia, de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica del Poder Judicial, que incluyen la ges-

130 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

tión de los recursos materiales, la organización de los medios humanos al servicio de la Adminis-
tración de Justicia, las demarcaciones territoriales de los órganos jurisdiccionales, los concursos y
oposiciones de personal no judicial, y cuantas competencias ejecutivas le atribuye el Título V del
presente Estatuto y la legislación estatal.

3.2.36. Juego
Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de juegos,
apuestas y casinos, incluidas las modalidades por medios informáticos y telemáticos, cuando la
actividad se desarrolle exclusivamente en Andalucía.
La autorización de nuevas modalidades de juego y apuestas de ámbito estatal, o bien la mo-
dificación de las existentes, requiere la deliberación en la Comisión Bilateral Junta de Andalucía-
Estado prevista en el Título IX y el informe previo de la Junta de Andalucía.

3.2.37. Protección de datos


Corresponde a la Comunidad Autónoma de Andalucía la competencia ejecutiva sobre protec-
ción de datos de carácter personal, gestionados por las instituciones autonómicas de Andalucía,
Administración autonómica, Administraciones locales, y otras entidades de derecho público y
privado dependientes de cualquiera de ellas, así como por las universidades del sistema univer-
sitario andaluz.

3.2.38. Denominaciones de origen y otras menciones de calidad


Corresponde a la Comunidad Autónoma, respetando lo dispuesto en el artículo 149.1.13 de
la Constitución, la competencia exclusiva sobre denominaciones de origen y otras menciones de
calidad, que incluye, en todo caso, el régimen jurídico de creación y funcionamiento, el reconoci-
miento de las denominaciones o indicaciones, la aprobación de sus normas reguladoras y todas
las facultades administrativas de gestión y control de la actuación de aquéllas.

3.2.39. Organización de servicios básicos


La Comunidad Autónoma podrá organizar y administrar todos los servicios relacionados con
educación, sanidad y servicios sociales y ejercerá la tutela de las instituciones y entidades en
estas materias, sin perjuicio de la alta inspección del Estado, conducente al cumplimiento de las
funciones y competencias contenidas en este artículo.
La Comunidad Autónoma de Andalucía ajustará el ejercicio de las competencias que asuma
en las materias expresadas en el apartado anterior a criterios de participación democrática de
todos los interesados, así como de los sindicatos de trabajadores y asociaciones empresariales
en los términos que la Ley establezca.

3.2.40. Ejercicio de las funciones y servicios inherentes a las competencias de


la Comunidad Autónoma
En el ámbito de las competencias que se le atribuyen en el presente Estatuto, le correspon-
den a la Comunidad Autónoma de Andalucía, además de las facultades y funciones expresamente
contempladas en el mismo, todas aquellas que, por su naturaleza, resulten inherentes a su pleno
ejercicio.
El ejercicio de las funciones y servicios inherentes a las competencias recogidas en el presen-
te Título se entenderá conforme a lo establecido en el Título VIII de la Constitución.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 131


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

3.2.41. Participación en la ordenación general de la actividad económica


La Junta de Andalucía participa en la elaboración de las decisiones estatales que afectan a la
ordenación general de la actividad económica en el marco de lo establecido en el Artículo 131.2
de la Constitución.

3.2.42. Procesos de designación de los miembros de los organismos


económicos y sociales
La participación de la Comunidad Autónoma de Andalucía en los procesos de designación
de los miembros de los órganos e instituciones del Estado de carácter económico y social que
se señalan a continuación se llevará a cabo en los términos que establezcan la Constitución y la
legislación estatal aplicable:
1. El Banco de España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la Comisión del Mer-
cado de las Telecomunicaciones, y los organismos que eventualmente les sustituyan, y
los demás organismos estatales que ejerzan funciones de autoridad reguladora sobre
materias de relevancia económica y social relacionadas con las competencias de la Co-
munidad Autónoma.
2. Organismos económicos y energéticos, las instituciones financieras y las empresas pú-
blicas del Estado cuya competencia se extienda al territorio de Andalucía y que no sean
objeto de traspaso.
3. El Tribunal de Cuentas, el Consejo Económico y Social, la Agencia Tributaria, la Comisión
Nacional de Energía, la Agencia Española de Protección de Datos, el Consejo de Radio y Tele-
visión, los organismos que eventualmente les sustituyan y los que se creen en estos ámbitos.
La participación en las designaciones a que se refieren los apartados anteriores corresponde
al Parlamento, o bien con su acuerdo, en los términos establecidos por Ley.
La Junta de Andalucía, si la naturaleza del ente lo requiere y su sede principal no está en
Andalucía, podrá solicitar al Estado la creación de delegaciones territoriales de los organismos a
que se refiere el apartado 1.1

3.2.43. Coordinación con el Estado


La coordinación de la Junta de Andalucía con el Estado se llevará a cabo a través de los me-
canismos multilaterales y bilaterales previstos en el Título IX.
CLASIFICACIÓN DE LAS COMPETENCIAS

COMPETENCIAS COMPETENCIAS COMPETENCIAS


ARTÍCULOS
EXCLUSIVAS COMPARTIDAS EJECUTIVAS
46 •
47 • • •
48 • •
49 •
50 • • •
51 • •
52 • •
53 • • •
54 • •
.../...
132 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I
LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

.../...
55 • • •
56 • • •
57 • •
58 • •
59 •
60 • •
61 •
62 • • •
63 •
64 • • •
65 •
66 • •
67 •
68 • •
69 • •
70 •
71 •
72 •
73 • •
74 •
75 • • •
76 • •
77 •
78 •
79 •
80 •
81 •
82 •
83 •
84 •

4. Reforma del Estatuto

4.1. CONSIDERACIONES GENERALES


El procedimiento o vía de reforma de los Estatutos es el mecanismo normativo dirigido a
modificar su propios Textos estatutarios. La Constitución española de 1978 establece dos vías
para la Reforma de los Estatutos de Autonomía, estando éstos en función, interrelacionados con
la clase de Autonomía obtenida:

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 133


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

Autonomía plena o de primer grado (a través del procedimiento establecido en el artículo


151), y Autonomía limitada o de segundo grado (a través de la vía del artículo 143).
a) El procedimiento establecido por la Constitución para la Reforma de los Estatutos de
Autonomía de aquellas Comunidades que accedieron a la misma por la vía del artículo
143 se establece expresamente en el artículo 147.3 que dice «la reforma de los Estatu-
tos se ajustará al procedimiento establecido en los mismos y requerirá, en todo caso, la
aprobación por las Cortes Generales, mediante Ley Orgánica».
b) El procedimiento para la reforma de los Estatutos de las Comunidades Autónomas de pri-
mer grado (Cataluña, País Vasco, Galicia y Andalucía), viene regulado en la Constitución
en el artículo 152 que prescribe «una vez sancionados y promulgados los respectivos
Estatutos, solamente podrán ser modificados mediante los procedimientos en ellos esta-
blecidos y con referéndum entre los electores inscritos en los censos correspondientes».
Por tanto, de lo expuesto se deduce una gran diferencia:
La necesidad de celebrarse referéndum para la reforma de los Estatutos de Comunida-
des que han alcanzado la Autonomía a través de la vía del artículo 151 de la Constitución
haciendo más rígida su reforma.

4.2. PROCEDIMIENTO
Andalucía, como hemos señalado anteriormente, accedió a su Autonomía a través de la vía
del artículo 151 de la Constitución, y en consecuencia para la reforma de su Estatuto, se exige
necesariamente un referéndum de los electores censados en el territorio de la Comunidad Autó-
noma, así como la aprobación por las Cortes Generales mediante Ley Orgánica.
El procedimiento de reforma del Estatuto viene regulado en el Título X del mismo, (artículos
248 a 250). Se diferencian dos tipos de procedimiento:
– Ordinario.
– Simplificado.

4.2.1. Procedimiento ordinario de reforma


La reforma del Estatuto se ajustará al siguiente procedimiento:
1.º La iniciativa de la reforma corresponderá al Gobierno o al Parlamento de Andalucía, a
propuesta de una tercera parte de sus miembros, o a las Cortes Generales.
2.º La propuesta de reforma requerirá, en todo caso, la aprobación del Parlamento de An-
dalucía por mayoría de dos tercios, la aprobación de las Cortes Generales mediante Ley
Orgánica y, finalmente, el referéndum positivo de los electores andaluces y andaluzas.
Si la propuesta de reforma no es aprobada por el Parlamento o por las Cortes Generales, o
no es confirmada mediante referéndum del cuerpo electoral, no podrá ser sometida nuevamente
a debate y votación del Parlamento hasta que haya transcurrido un año.
La Junta de Andalucía someterá a referéndum la reforma en el plazo máximo de seis meses,
una vez sea ratificada mediante Ley Orgánica por las Cortes Generales que llevará implícita la
autorización de la consulta.

4.2.2. Procedimiento simplificado de reforma


No obstante lo dispuesto en el artículo 248 del EA, cuando la reforma no afectara a las
relaciones de la Comunidad Autónoma con el Estado, se podrá proceder de la siguiente manera:
a) Elaboración y aprobación del proyecto de reforma por el Parlamento de Andalucía.
b) Consulta a las Cortes Generales.

134 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA

c) Si en el plazo de treinta días, a partir de la recepción de la consulta prevista en el apar-


tado anterior, las Cortes Generales no se declarasen afectadas por la reforma, se convo-
cará, debidamente autorizado, un referéndum sobre el texto propuesto.
d) Se requerirá finalmente la aprobación de las Cortes Generales mediante Ley Orgánica.
Si en el plazo señalado en la letra c) las Cortes Generales se declarasen afectadas por la re-
forma, se constituirá una comisión mixta paritaria para formular, por el procedimiento previsto en
el Reglamento del Congreso de los Diputados, una propuesta conjunta, siguiéndose entonces el
procedimiento previsto en el artículo 248 del EA, dándose por cumplidos los trámites del apartado
1.a del mencionado artículo.

4.2.3. Común a ambos procedimientos


En cualquiera de los dos procedimientos de reforma, el Parlamento de Andalucía, por ma-
yoría de tres quintos, podrá retirar la propuesta de reforma en tramitación ante cualquiera de las
Cámaras de las Cortes Generales antes de que haya recaído votación final sobre la misma. En tal
caso, no será de aplicación la limitación temporal prevista en el artículo 248.2.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 135


TEMA
4
Organización Institucional de la
Comunidad Autónoma de Andalucía
El Parlamento de Andalucía
El Presidente de la Junta de Andalucía y el
Consejo de Gobierno
El Poder Judicial en Andalucía
Otras Instituciones de autogobierno
En este tema analizamos los órganos institucionales básicos de
la Comunidad Autónoma de Andalucía.
En primer lugar el órgano legislativo, el Parlamento. Posteriormen-
te los órganos jurisdiccionales, básicamente el Tribunal Superior de
Justicia de Andalucía, indicando las competencias jurisdiccionales del
mismo y otras asignadas a la Comunidad Autónoma en esta materia.
En tercer lugar, los órganos principales del poder ejecutivo an-
daluz: el Presidente de la Junta de Andalucía y el Consejo de Go-
bierno. A continuación el Comisionado del Parlamento, que es el
Defensor del Pueblo Andaluz, y el órgano de fiscalización financiera
de la Comunidad Autónoma, también de extracción parlamentaria,
la Cámara de Cuentas de Andalucía.
Finalmente, examinamos el órgano más significativo de la Ad-
ministración Consultiva de la Comunidad Autónoma, el Consejo
Consultivo de Andalucía.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 137


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

ESQUEMA INICIAL

1. Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

2. El Parlamento de Andalucía
2.1. Consideraciones generales
2.2. Composición y elección
2.3. Organización
2.3.1. El Presidente o Presidenta del Parlamento, los Vicepresidentes o Vice-
presidentas y las Secretarias o Secretarios
2.3.1.1. Funciones del Presidente o Presidenta del Parlamento
2.3.1.2. Las funciones de los Vicepresidentes o Vicepresidentas
2.3.1.3. Atribuciones de los Secretarios o Secretarias
2.3.2. La Mesa
2.3.2.1. Consideraciones generales
2.3.2.2. Funciones de la Mesa
2.3.2.3. Funcionamiento y elección de los miembros de la Mesa
2.3.3. La Diputación Permanente
2.3.4. La Junta de Portavoces
2.3.5. Comisiones
2.3.5.1. Ideas generales
2.3.5.2. Elección de los miembros que la componen
2.3.5.3. Convocatorias
2.3.5.4. Asuntos de los que conocen
2.3.5.5. Funciones
2.3.5.6. Información periódica
2.3.5.7. Letrados del Parlamento
2.4. Funcionamiento
2.4.1. Órganos
2.4.2. Orden del día
2.4.3. Debates
2.4.4. Votaciones
2.4.5. Cómputo de los plazos y presentación de documentos
2.4.6. Declaración de urgencia
2.4.7. Las sanciones por el incumplimiento de los deberes de los Diputados
(art. 100 del Reglamento)
2.4.8. Las llamadas a la cuestión y al orden
2.4.9. El orden dentro del recinto parlamentario
2.5. Competencias
2.6. Disolución
2.7. El sistema electoral de Andalucía: procedimiento electoral

138 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

2.7.1. Su regulación
2.7.2. Sistema electoral
2.7.3. Juntas electorales

3. El Consejo de Gobierno y el Presidente de la Junta de Andalucía


3.1. El Consejo de Gobierno
3.1.1. Naturaleza
3.1.2. Composición
3.1.3. Incompatibilidades, cese y responsabilidad
3.1.4. Funcionamiento
3.1.5. Funciones
3.1.6. Impulso de la acción política y de gobierno
3.2. El Presidente de la Junta de Andalucía
3.2.1. Cuestión de confianza y moción de censura
3.2.2. Elección
3.2.3. Estatuto personal, incompatibilidades, responsabilidad y cese
3.2.4. Funciones
3.2.5. El Gabinete de la Presidencia

4. La Administración de Justicia en Andalucía


4.1. Consideraciones generales
4.2. Composición y jurisdicción
4.3. Competencias jurisdiccionales
4.4. Competencias del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía según el Estatuto
de Autonomía
4.5. Competencias de la Junta de Andalucía según el Estatuto de Autonomía en
ma-teria de Administración de Justicia
4.6. Otras competencias
4.6.1. Asunción competencial
4.6.2. Oposiciones y concursos
4.6.3. Medios personales
4.6.4. Medios materiales
4.6.5. Oficina judicial e instituciones y servicios de apoyo
4.6.6. Justicia gratuita. Procedimientos de mediación y conciliación
4.6.7. Demarcación, planta y capitalidad judiciales
4.6.8. Justicia de paz y de proximidad
4.6.9. Cláusula subrogatoria
4.6.10. Participación en la Administración de Justicia
4.6.11. Relaciones de la Administración de Justicia con la ciudadanía
4.7. El Consejo de Justicia de Andalucía.

5. Otras Instituciones de Autogobierno.


5.1. El Defensor del Pueblo Andaluz
5.1.1. Consideraciones generales
5.1.2. Carácter

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 139


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

5.1.3. Elección
5.1.4. Cese y sustitución
5.1.5. Prerrogativas e incompatibilidades
5.1.6. Funciones
5.1.7. Organización
5.1.8. Tramitación de las quejas
5.1.9. Tramitación de los informes
5.2. La Cámara de Cuentas de Andalucía
5.2.1. Composición
5.2.1.1. El Pleno
5.2.1.2. La Comisión de Gobierno
5.2.1.3. El Consejero Mayor
5.2.1.4. Los Consejeros
5.2.1.5. El Secretario General
5.2.1.6. Otros órganos de estructura interna
5.2.2. Competencias y funciones
5.2.3. Procedimiento
5.2.3.1. Documentación que debe remitirse a la Cámara de Cuentas
5.2.3.2. Iniciativa fiscalizadora
5.2.3.3. El plan de actuaciones
5.2.3.4. Trabajos preliminares
5.2.3.5. Documento de directrices técnicas
5.2.3.6. Programa de trabajo
5.2.3.7. Borrador de informe
5.2.3.8. Anteproyecto de informe
5.2.3.9. Proyecto de informe
5.2.3.10. Informe provisional
5.2.3.11. Alegaciones
5.2.3.12. Tratamiento de las alegaciones
5.2.3.13. Informe definitivo
5.2.3.14. Contenido del informe
5.2.3.15. Conocimiento del informe
5.2.3.16. Tratamiento parlamentario de los informes
5.2.4. Relaciones con el Parlamento.
5.3. El Consejo Consultivo de Andalucía
5.3.1. Consideraciones generales
5.3.1.1. Concepto de administración consultiva
5.3.1.2. Clasificación de los órganos consultivos
5.3.2. Regulación y carácter
5.3.3. Composición
5.3.4. Funciones
5.3.5. Procedimiento
5.3.6. Personal
5.4. El Consejo Económico y Social

140 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

1. Organización Institucional de la Comunidad


Autónoma de Andalucía
El punto de partida previo, para situarnos en este contexto, se encuentra en la idea básica de
que la Junta de Andalucía es una institución en la que se organiza políticamente el autogobierno
de la Comunidad Autónoma. Los órganos institucionales básicos, a través de los cuales se verte-
bra la Junta de Andalucía, según el Título IV del Estatuto de Autonomía (artículo 99) son:
– El Parlamento.
– El Presidente de la Junta.
– El Consejo de Gobierno.
También forman parte de la organización de Andalucía las siguientes instituciones:
– El Defensor del Pueblo Andaluz.
– El Consejo Consultivo.
– La Cámara de Cuentas.
– El Consejo Audiovisual de Andalucía.
– El Consejo Económico y Social.
El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía es el órgano jurisdiccional que, sin perjuicio de la ju-
risdicción que corresponde al Tribunal Supremo, culmina la organización judicial en el territorio andaluz.
La organización básica reseñada, como puede observarse, reproduce fundamentalmente el
esquema organizativo del Estado, siguiendo el mandato constitucional previsto en el artículo 152
para las Comunidades Autónomas que accedían a la autonomía plena por la vía del artículo 151
del Texto constitucional con el más amplio grado de descentralización política y administrativa.
Por tanto, la denominación, organización y sede de las Instituciones Autonómicas propias de
Andalucía se regulan en el Estatuto de Autonomía, sin perjuicio del desarrollo legislativo autonó-
mico correspondiente, dado que tiene competencia exclusiva para la organización y estructura de
sus instituciones de autogobierno.

2. El Parlamento de Andalucía

2.1. Consideraciones Generales


El Parlamento de Andalucía representa al pueblo andaluz; es el cauce de manifestación popu-
lar de la colectividad andaluza como titular de un poder de autogobierno. Asimismo cabe señalar
su carácter inviolable que significa la inmunidad de que goza la sede de la Asamblea legislativa
andaluza.
Conforme establece el art. 101.1 del Estatuto de Autonomía los miembros del Parlamento an-
daluz representan a toda Andalucía y no están sujetos a mandato imperativo, esto es, que durante
su gestión parlamentaria sólo están obligados a seguir los dictados de su conciencia aunque en
la práctica se sometan a la disciplina del partido o coalición en cuyo seno han resultado elegidos.
Respecto a la constitución del Parlamento de Andalucía, hay que reseñar lo siguiente:
– Celebradas las elecciones al Parlamento de Andalucía, éste se reunirá en sesión consti-
tutiva el día y hora señalados en el Decreto de convocatoria.
– La sesión constitutiva será presidida, inicialmente, por el Diputado electo de mayor edad
de los presentes, asistido, en calidad de Secretario, por los dos más jóvenes.
– La constitución del Parlamento será comunicada por su Presidente al Rey, al Senado, al
Presidente de la Junta de Andalucía y al Gobierno de la Nación.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 141


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

La organización y funcionamiento del Parlamento de Andalucía se rige, fundamentalmente,


por un Reglamento propio que contiene unas determinaciones mínimas según establece el propio
Estatuto de Autonomía de Andalucía, y que fue aprobado por el Pleno del Parlamento en la sesión
celebrada los días 21 y 22 de noviembre de 2007 (BOJA n.º 242, de 22 de noviembre de 2007),
en uso de la autonomía que ésta goza para establecer su organización y funcionamiento dentro
de los límites constitucionales y estatutarios. Su aprobación y reforma requerirán el voto de la
mayoría absoluta de los Diputados.

2.2. Composición y elección


Según el art. 101.1 del Estatuto de Autonomía el Parlamento estará formado por un mínimo
de 109 Diputados y Diputadas, elegidos por sufragio universal, igual, libre, directo y secreto.
El mandato parlamentario o periodo de duración es de cuatro años terminando el mismo una
vez transcurridos dichos cuatro años desde las elecciones.
La circunscripción electoral es la provincia y la distribución del número se ha efectuado en
virtud de la Ley 1/86, de 2 de enero, Electoral de Andalucía, que ya determinó que el número de
Diputados de que conste el Parlamento fuera de 109. Asimismo ninguna provincia tendrá más del
doble de Diputados que otra e igualmente se establece que a cada provincia le corresponde un
mínimo inicial de 8 Diputados.
El sistema de elección se efectúa atendiendo a criterios de representación proporcional. Se
utilizará para ello el mismo sistema que rige para las elecciones al Congreso de los Diputados que
actualmente es la regla de D’HONDT, fórmula electoral de representación proporcional, aunque
favorece en la práctica a los partidos políticos mayoritarios.
Las elecciones tendrán lugar entre los 30 y los 60 días posteriores a la expiración del man-
dato. Los Diputados electos deberán ser convocados para la sesión constitutiva del Parlamento
dentro de los 25 días siguientes a la celebración de las elecciones.
Serán electores y elegibles todos los andaluces mayores de 18 años que estén en el pleno
goce de sus derechos políticos; la Comunidad Autónoma facilitará el ejercicio del derecho de voto
a los andaluces que se encuentren fuera de Andalucía.
De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 5 del Reglamento del Parlamento de Andalucía,
los Diputados proclamados electos adquirirán la condición plena de Diputado o Diputada por el
cumplimiento conjunto de los siguientes requisitos:
1.º Presentar, en el Registro General del Parlamento, la credencial expedida por el corres-
pondiente órgano de la Administración electoral.
2.º Cumplimentar su declaración, a efectos del examen de incompatibilidades, reflejando los
datos relativos a profesión y cargos públicos que desempeñe.
3.º Efectuar declaraciones sobre actividades y bienes e intereses, y presentar copia de su
declaración-liquidación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y, en su
caso, del Impuesto sobre el Patrimonio, para su inscripción en el Registro de Actividades,
Bienes e Intereses.
4.º Prestar, en la primera sesión del Pleno a que asista, la promesa o el juramento de acatar
la Constitución y el Estatuto de Autonomía para Andalucía, si no lo hubiera hecho en la
sesión constitutiva.
Los derechos y prerrogativas serán efectivos desde el momento mismo en que el Diputado
o Diputada sea proclamado electo. Sin embargo, celebradas tres sesiones plenarias sin que el
Diputado adquiera la condición de tal, conforme al apartado 1 precedente, la Mesa declarará la
suspensión de los derechos y prerrogativas hasta que dicha adquisición se produzca. La Mesa,
no obstante, podrá, excepcionalmente, apreciar causa de fuerza mayor debidamente acreditada
y otorgar un nuevo plazo al efecto.
Los Diputados gozarán, aun después de haber cesado en su mandato, de inviolabilidad por las
opiniones manifestadas en actos parlamentarios y por los votos emitidos en el ejercicio de su cargo.

142 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Durante su mandato no podrán ser detenidos por los actos delictivos cometidos en el territo-
rio de Andalucía sino en caso de flagrante delito, correspondiendo decidir, en todo caso, sobre su
inculpación, prisión, procesamiento y juicio al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Fuera de
dicho territorio la responsabilidad penal será exigible, en los mismos términos ante la Sala de lo
Penal del Tribunal Supremo (esta prerrogativa se denomina inmunidad).
El derecho a la inviolabilidad e inmunidad parlamentaria anteriormente reseñados, constitu-
yen dos prerrogativas, que forman parte del llamado «Estatus parlamentario», si bien, esta última
no se consagra como inmunidad parlamentaria «strictu sensu», pues no se exige (en las Cortes
Generales sí se exige) un previo suplicatorio al Parlamento Andaluz, para decidir sobre el procesa-
miento, sino simplemente el sometimiento a un fuero especial privilegiado.
Las causas de inelegibilidad e incompatibilidad para ser elegido parlamentario se regulan en
la ley 1/86, de 2 enero antes citada, modificada por Ley 5/2005, de 8 de abril. No obstante, en
la Disposición final de esta última, se establece que el régimen de inelegibilidades e incompatibi-
lidades dispuesto en la presente Ley será de aplicación a partir del primer proceso de elecciones
al Parlamento de Andalucía que se convoque con posterioridad a su entrada en vigor.

A) Causas de inelegibilidad
Son inelegibles los incursos en algunas de las causas de inelegibilidad recogidas en las dis-
posiciones comunes de la Ley Orgánica sobre el Régimen Electoral General.
Son, además, inelegibles:
a) El Presidente del Consejo Consultivo, el Consejero Mayor de la Cámara de Cuentas y el
Presidente del Consejo Económico y Social, de Andalucía.
b) Los Consejeros electivos del Consejo Consultivo y los Consejeros de la Cámara de Cuen-
tas de Andalucía.
c) El Defensor del Pueblo Andaluz y sus Adjuntos.
d) Los Viceconsejeros, Secretarios Generales con excepción del titular de la Secretaría Ge-
neral de Relaciones con el Parlamento, Directores Generales de las Consejerías, y los
equiparados a ellos.
e) El Presidente, Vocales y Secretario de la Junta Electoral de Andalucía, así como los
miembros del resto de las Juntas Electorales con competencia en el proceso electoral
andaluz.
f) Los Delegados del Gobierno de la Junta de Andalucía.
g) El Director General de la Empresa Pública de la Radio y Televisión de Andalucía y los
Directores de sus sociedades filiales.
h) Los Presidentes, Directores y cargos asimilados de los Organismos Autónomos y de las
Entidades de Derecho Público con competencia en todo el territorio andaluz, salvo que
desempeñen tal función en su condición de Consejero del Gobierno.
i) Los Ministros y Secretarios de Estado del Gobierno de la Nación.
j) Los Parlamentarios de las Asambleas Legislativas de otras Comunidades Autónomas.
k) Los miembros de los Consejos de Gobierno de las demás Comunidades Autónomas, así
como los altos cargos de libre designación de los citados Consejos.
l) Los que ejerzan funciones o cargos conferidos y remunerados por un Estado extranjero.
No serán elegibles por las circunscripciones electorales comprendidas en el ámbito territorial
de su jurisdicción:
a) Los Delegados Provinciales de las Consejerías.
b) Los Directores Provinciales de Organismos Autónomos y Entidades de Derecho Público
de la Junta de Andalucía.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 143


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

c) Los Directores de los centros territoriales de la Radio y Televisión de Andalucía.


d) Los Secretarios Generales de las Delegaciones del Gobierno de la Junta de Andalucía.

B) Causas de incompatibilidad
Todas las causas de inelegibilidad lo son también de incompatibilidad.
Además de los comprendidos en el artículo 155.2 a), b), c) y d) de la Ley Orgánica del Régi-
men Electoral General, son incompatibles:
a) Los Diputados del Congreso.
b) Los Diputados del Parlamento Europeo.
c) Los Jefes de los Gabinetes de los miembros del Consejo de Gobierno de la Junta de
Andalucía.
d) Los titulares de las Autoridades Portuarias designados por la Comunidad Autónoma de
Andalucía.
e) Los miembros del Consejo de Administración de la Empresa Pública de la Radio y Televi-
sión de Andalucía.
f) Los Presidentes de los Consejos de Administración, Consejeros, Administradores, Direc-
tores Generales, Gerentes y cargos equivalentes y, en general, los miembros de órganos
unipersonales y colegiados de entes públicos, cualquiera que sea su denominación,
incluidos los entes descentralizados con personalidad jurídica propia previstos en la le-
gislación de Régimen Local, consorcios, fundaciones y empresas en los que sea ma-
yoritaria la representación o participación, directa o indirecta, del sector público, salvo
que desempeñaran tal función en su condición de Consejero del Gobierno, miembro de
Corporación Local, o su elección o designación corresponda directamente al Parlamento
de Andalucía. No obstante lo anterior, la Cámara podrá compatibilizar la actividad parla-
mentaria con el ejercicio de funciones públicas honoríficas, de carácter excepcional y por
tiempo limitado.
g) Los cargos mencionados en la letra anterior de entidades de crédito o aseguradoras o de
cualesquiera sociedades o entidades que tengan un objeto fundamentalmente financiero
y hagan apelación públicamente al ahorro y al crédito, con la excepción de los miembros
de las Asambleas Generales de las Cajas de Ahorro que sean elegidos por el Parlamento
de Andalucía.
El mandato de los Diputados del Parlamento de Andalucía se ejercerá en régimen de dedica-
ción absoluta, y será incompatible con el desempeño, por sí o mediante sustitución, de cualquier
otro puesto, profesión o actividad, públicos o privados, por cuenta propia o ajena, retribuidos
mediante sueldo, salario, arancel, honorarios o cualquier otra forma. El régimen de dedicación
absoluta y de incompatibilidades previsto en la Ley será aplicable sin que en ningún caso se pueda
optar por percepciones o remuneraciones correspondientes apuestos o cargos incompatibles.
Por lo tanto, y de acuerdo con lo establecido en el párrafo anterior, la condición de Diputa-
do del Parlamento de Andalucía es incompatible con el ejercicio de la función pública y con el
desempeño de cualquier otro puesto que figure al servicio o en los presupuestos de los órganos
constitucionales, de las Administraciones Públicas, sus organismos y entes públicos, empresas
con participación pública directa o indirecta, mayoritaria, o con cualquier actividad por cuenta
directa o indirecta de los mismos. En cualquier caso, no podrán percibir más de una retribución
con cargo a sus presupuestos, sin perjuicio de las dietas y gastos de desplazamiento que en cada
caso correspondan por las actividades que pudieran ser declaradas compatibles, sin que éstas
puedan superar el 10 por 100 en cómputo anual de las percepciones que como retribución fija y
periódica devenguen como Diputados del Parlamento de Andalucía. Se exceptúa de lo dispuesto
en el párrafo anterior a los altos cargos que ostenten la condición de Diputado, quienes en ningún
caso podrán percibir retribución o percepción de cantidad alguna que por cualquier concepto
pudieran corresponderles por su condición de Diputado.

144 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

No obstante lo dispuesto en el anterior, los parlamentarios que reúnan la condición de profe-


sores universitarios podrán colaborar, en el seno de la Universidad, en actividades a tiempo parcial
de docencia o investigación de carácter extraordinario, que no afecten a la dirección y control de
los servicios.
Asimismo son incompatibles las retribuciones como Diputado con la percepción, durante el
ejercicio del mandato parlamentario, de pensiones de derechos pasivos o de cualquier régimen de
Seguridad Social público y obligatorio. El derecho al devengo por dichas pensiones se recuperará
automáticamente desde el mismo momento de extinción de la condición de Diputado, de acuerdo
con lo dispuesto en la normativa reguladora del citado régimen.
En el mismo sentido, el mandato de los Diputados del Parlamento de Andalucía es incompa-
tible con el desempeño de actividades privadas. En particular, es en todo caso incompatible con
la realización de las conductas siguientes:
a) Las actividades de gestión, defensa, dirección o asesoramiento ante cualesquiera orga-
nismos o empresas del sector público estatal, autonómico o local respecto de asuntos
que hayan de resolverse por ellos, que afecten directamente a la realización de algún
servicio público o que estén encaminados a la obtención de subvenciones o avales
públicos. Se exceptúan las actividades particulares que, en ejercicio de un derecho reco-
nocido, realicen los directamente interesados, así como las subvenciones o avales cuya
concesión se derive de la aplicación automática de lo dispuesto en una ley o reglamento
de carácter general.
b) La actividad de contratista o fiador de obras, servicios, suministros y, en general, cua-
lesquiera contratos que se paguen con fondos de organismos o empresas del sector
público estatal, autonómico o local, o el desempeño de puestos o cargos que lleven
anejas funciones de dirección, representación, asesoramiento o prestación de servicios
en compañías o empresas que se dediquen a dichas actividades.
c) La prestación de servicios de asesoramiento o de cualquier otra índole, con titularidad
individual o compartida, en favor de organismos o empresas del sector público estatal,
autonómico o local.
d) La participación superior al 10 por 100, adquirida en todo o en parte con posterioridad
a la fecha de su elección como Diputado, salvo que fuere por herencia, en empresas o
sociedades que tengan contratos de obras, servicios, suministros o, en general, cuales-
quiera otros que se paguen con fondos de organismos o empresas del sector público
estatal, autonómico o local.
e) La prestación de servicios en entidades de crédito o aseguradoras o en cualesquiera
sociedades o entidades que tengan un objeto fundamentalmente financiero y hagan
apelación públicamente al ahorro y al crédito.
f) Y cualesquiera otras actividades que por su naturaleza sean incompatibles con la dedi-
cación y las obligaciones parlamentarias contenidas en el Reglamento del Parlamento de
Andalucía.
De la prohibición de ejercicio de actividades públicas y privadas, se exceptúan las siguientes:
a) La mera administración del patrimonio personal o familiar. Sin embargo, en ningún caso
tendrán esta consideración las actividades privadas cuando el interesado, su cónyuge o
persona vinculada a aquél en análoga relación de convivencia afectiva y descendientes
menores de edad, conjunta o separadamente, tengan participación superior al 10 por
100 en actividades empresariales o profesionales de toda índole que tengan conciertos,
concesiones o contratos con organismos o empresas del sector público estatal, autonó-
mico o local.
b) La producción y creación literaria, científica, artística o técnica, así como las publica-
ciones derivadas de ellas siempre que no se incurra en ninguno de los supuestos de
incompatibilidad antes señalados.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 145


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

c) Las actividades privadas, distintas de las específicamente declaradas incompatibles en el


apartado 5 del art. 6, podrán ser autorizadas por la Comisión del Estatuto de los Diputa-
dos, previa petición expresa de los interesados. En este caso, el Diputado no recibirá las
retribuciones fijas y periódicas establecidas para el resto de los miembros de la Cámara,
sin perjuicio de que puedan percibirse las ayudas e indemnizaciones por gastos necesa-
rias para el ejercicio de su actividad parlamentaria. La solicitud y la autorización que se
otorgue se inscribirán en el correspondiente Registro de Actividades, Bienes e Intereses.
Los Diputados, con arreglo a lo que determine el Reglamento de la Cámara, estarán obligados a
formular declaración de todas las actividades que puedan constituir causas de incompatibilidad con-
forme a lo establecido en esta Ley y de cualesquiera otras actividades que les proporcionen o puedan
proporcionar ingresos económicos, así como de sus bienes patrimoniales, intereses y retribuciones
íntegras que puedan percibir por el desempeño de actividades compatibles, tanto al adquirir como al
perder su condición de parlamentarios, así como cuando se modifiquen sus circunstancias.
Las declaraciones sobre actividades y bienes e intereses se formularán por separado con-
forme a los modelos que apruebe la Mesa de la Cámara y pasarán a formar parte de un Registro
de Actividades, Bienes e Intereses, constituido en la Cámara bajo la dependencia directa de su
Presidente, a los efectos del presente artículo y a los que determine el Reglamento de la Cámara.
La declaración de actividades incluirá:
a) Cualesquiera actividades que se ejercieran y que puedan constituir causa de incompati-
bilidad conforme a lo establecido en esta Ley.
b) Las que, con arreglo a la Ley, puedan ser de ejercicio compatible.
c) En general, cualesquiera actividades que proporcionen o puedan proporcionar ingresos
económicos.
El Registro de Actividades, Bienes e Intereses tendrá carácter público. El contenido de las
declaraciones inscritas en este Registro se publicará en el “Boletín Oficial del Parlamento de An-
dalucía” y en el “Boletín Oficial de la Junta de Andalucía”, y estará disponible en internet.
La instrucción y la resolución de todos los procedimientos relativos al mencionado Registro y
a las actividades de los Diputados corresponderán a los órganos parlamentarios que determine el
Reglamento de la Cámara.
La resolución sobre supuestos de posible incompatibilidad de los Diputados corresponde al
Pleno, siguiendo el procedimiento y con los efectos establecidos en el Reglamento de la Cámara.
Declarada por el Pleno la reiteración o continuidad en las actividades a que se refiere el apar-
tado a) o en la prestación de servicios a que alude el apartado c) del número 5 de este artículo, la
realización ulterior de las actividades o servicios indicados llevará consigo la renuncia al escaño, a
lo que se dará efectividad en la forma que determine el Reglamento de la Cámara.

2.3. Organización
El Parlamento elegirá de entre sus miembros al Presidente, que es el órgano unipersonal prin-
cipal; también la Mesa que constituye el órgano colegiado rector de la Institución, y la Diputación
Permanente. Asimismo existe la Junta de Portavoces.
La Mesa estará compuesta por el Presidente o Presidenta del Parlamento, tres Vicepresiden-
tes o Vicepresidentas y tres Secretarias o Secretarios.

2.3.1. El Presidente o Presidenta del Parlamento, los Vicepresidentes o


Vicepresidentas y las Secretarias o Secretarios
2.3.1.1. Funciones del Presidente o Presidenta del Parlamento
– Ostenta la representación de la Cámara.
– Asegura la buena marcha de los trabajos, y dirige los debates, manteniendo su orden.

146 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

– Ordena los pagos.


– Cumplir y hacer cumplir el Reglamento, interpretándolo en los casos de duda y suplién-
dolo en los de omisión. Cuando en el ejercicio de esta función supletoria se propusiera
dictar una resolución de carácter general, deberá mediar el parecer favorable de la Mesa
y de la Junta de Portavoces.
– Todas las demás funciones que le confieren el Estatuto de Autonomía y el Reglamento.
Será sustituido por los Vicepresidentes o Vicepresidentas, por su orden. El Presidente o Pre-
sidenta habrá de ser elegido por mayoría absoluta de los votos emitidos.

2.3.1.2. Las funciones de los Vicepresidentes o Vicepresidentas


Son la de sustituir, por su orden, al Presidente o Presidenta del Parlamento en el ejercicio de
sus funciones en caso de ausencia, vacante o imposibilidad aparte de cualesquiera otras que le
encomiende el Presidente o Presidenta o la Mesa.

2.3.1.3. Atribuciones de los Secretarios o Secretarias


– Supervisar y autorizar, con el visto bueno del Presidente o Presidenta, las actas de las
sesiones plenarias, de la Mesa y de la Junta de Portavoces, así como las certificaciones
que hayan de expedirse.
– Asistir al Presidente o Presidenta en las sesiones para asegurar el orden en los debates
y la corrección en las votaciones.
– Colaborar al normal desarrollo de los trabajos de la Cámara según las disposiciones del
Presidente o Presidenta.
– Cualesquiera otras que les sean encomendadas por el Presidente o Presidenta o por la Mesa.

2.3.2. La Mesa

2.3.2.1. Consideraciones generales


Tal y como vimos anteriormente, la Mesa es el órgano rector de la Cámara y ostenta la repre-
sentación colegiada de ésta en los actos a los que asista. Estará compuesta por el Presidente o
Presidenta del Parlamento, tres Vicepresidentes o Vicepresidentas y tres Secretarios o Secretarias.
Además de lo anterior y de acuerdo a la Disposición Transitoria Única del reglamento, durante
la VIII Legislatura del Parlamento de Andalucía (anteriormente se aplicaba a la VII mediante una
disposición adicional tercera), previo acuerdo unánime de la Junta de Portavoces, aquel Grupo
Parlamentario respecto del que se aprecie una clara desproporción entre su número de diputados
en el Pleno y su representación en la Mesa de la Cámara podrá contar con un Vocal o una Vocal
en la Mesa, que será nombrado por esta a propuesta del Grupo Parlamentario afectado. El Vocal
o la Vocal, con voz pero sin voto, tendrá derecho de asistencia y opinión en las reuniones de la
Mesa, recibirá la información necesaria para el desempeño de sus funciones, colaborará al nor-
mal desarrollo de los trabajos de la Cámara según las disposiciones de la Presidencia y ejercerá,
además, cualesquiera otras funciones que le encomiende aquella o la Mesa, sin computar a
efectos de quórum.
El Presidente o Presidenta de la Mesa dirige y coordina la acción de la misma.

2.3.2.2. Funciones de la Mesa


a) Adoptar cuantas decisiones y medidas requiera la organización del trabajo y el régimen y
gobierno interior de la Cámara.
b) Elaborar el proyecto de presupuesto del Parlamento y dirigir su ejecución.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 147


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

c) Aprobar la relación de puestos de trabajo del personal al servicio de la Cámara, las plan-
tillas y la determinación de funciones correspondientes a cada uno de dichos puestos.
d) Aprobar las bases que regulan el acceso del personal del Parlamento.
e) Autorizar los gastos de la Cámara.
f) Calificar los escritos y documentos de índole parlamentaria así como declarar la admisi-
bilidad o inadmisibilidad de los mismos.
g) Decidir la tramitación de todos los escritos y documentos de índole parlamentaria.
h) Programar las líneas generales de actuación de la Cámara, fijar el calendario de activida-
des del Pleno y de las Comisiones para cada periodo de sesiones y coordinar los trabajos
en sus distintos órganos, todo ello de acuerdo con la Junta de Portavoces.
i) Cualesquiera otras que le encomiende el Reglamento, y las que no estén atribuidas a un
órgano específico.
En relación con las funciones reseñadas en los apartados f) y g), si un miembro de la Cámara
o Grupo Parlamentario autor de la iniciativa discrepa de la decisión adoptada, podrán solicitar su
reconsideración dentro de los dos días siguientes a la notificación del acuerdo, y la Mesa decidirá
definitivamente mediante resolución motivada en la primera sesión que se celebre tras la solicitud
de reconsideración. La presentación del recurso suspenderá la tramitación.
No obstante, la Mesa no admitirá a trámite el recurso si el acto recurrido ha perdido su con-
dición originaria al haber sido votado en Comisión o Pleno.

2.3.2.3. Funcionamiento y elección de los miembros de la Mesa


Se reunirá a convocatoria del Presidente o Presidenta y estará asesorada por el Letrado o
Letrada Mayor, quien redactará el acta de las sesiones y cuidará, bajo la dirección del Presidente
o Presidenta, de la ejecución de los acuerdos.
El nombramiento del Letrado Mayor se realizará por la Mesa, a propuesta del Presidente o
Presidenta, entre los Letrados del Parlamento.
Los arts. 33 y siguientes del reglamento del Parlamento regulan la elección de los miembros.
A) Elección de la Mesa
El Pleno elegirá a los miembros de la Mesa en la sesión constitutiva del Parlamento.
Se procederá a una nueva elección de los miembros de la Mesa cuando las sentencias recaídas
en los recursos contencioso-electorales supusieran cambios en la titularidad de más del 10% de
los escaños de la Cámara, o la pérdida de la mayoría absoluta para un Grupo parlamentario. Dicha
elección tendrá lugar una vez que los nuevos Diputados hayan adquirido la plena condición de tales.
Las votaciones para la elección de estos cargos se harán por medio de papeletas que los
Diputados o Diputadas entregarán al Presidente o Presidenta de la Mesa de Edad para que sean
depositadas en la urna preparada con dicha finalidad.
Las votaciones de Presidente o Presidenta, Vicepresidentes y Secretarios se harán sucesivamente.
Concluida cada votación, se procederá al escrutinio.
El Presidente o Presidenta de la Mesa de Edad leerá en alta voz las papeletas y las entregará
a un Secretario o Secretaria para su comprobación.
El otro Secretario o Secretaria tomará nota de los resultados de la votación, así como de
todos los incidentes que se hubieran producido durante la misma.
B) Elección del Presidente o Presidenta
Para la elección de Presidente o Presidenta, cada miembro del Parlamento escribirá un solo
nombre en la papeleta, y resultará elegido el que obtenga la mayoría absoluta. Si no la hubiera, se
repetirá la elección entre los dos Diputados que se hayan acercado más a la mayoría, y resultará

148 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

elegido quien obtenga el mayor número de votos. En caso de empate, se celebrarán sucesivas
votaciones entre los candidatos igualados en votos y, si el empate persistiera después de cuatro
votaciones, se considerará elegido el candidato o candidata propuesto individual o conjuntamente
por los partidos, coaliciones o grupos con mayor respaldo electoral, atendiendo, incluso, al criterio
de lista más votada en las elecciones.
C) Elección de los Vicepresidentes o Vicepresidentas
Para su elección, cada Diputado o Diputada escribirá un nombre en la papeleta y resultarán
elegidos quienes por orden correlativo obtengan la mayoría de votos.
D) Elección de los Secretarios o Secretarias
De la misma forma vista anteriormente, serán elegidos los tres Secretarios.
E) Reglas generales
Si en alguna votación se produjese empate, se celebrarán sucesivas votaciones entre los
candidatos igualados en votos hasta que el empate quede dirimido.
Ningún partido, federación, coalición o agrupación de electores podrá presentar más de un
candidato o candidata para cada uno de los puestos de la Mesa.
Una vez concluidas las votaciones, las personas elegidas ocuparán sus puestos.
Todos los partidos, federaciones y coaliciones que, habiendo concurrido a las anteriores elec-
ciones, hubieran obtenido en las mismas representación suficiente para constituir Grupo parla-
mentario, tendrán derecho a estar presentes en la Mesa.
F) Vacantes
Las vacantes que se produzcan en la Mesa durante la legislatura serán cubiertas en la forma
establecida en los artículos anteriores, adaptados en sus previsiones a la realidad de las vacantes
que se deban cubrir.

2.3.3. La Diputación Permanente


La Diputación Permanente estará presidida por el Presidente o Presidenta del Parlamento
y compuesta por la Mesa de la Cámara y tantos miembros más como número complete el de
composición de Comisiones. Se elegirán, además, por cada uno de los Grupos Parlamentarios,
tantos Diputados suplentes como titulares le correspondan, que tendrán carácter permanente.
Será convocada por su Presidente o Presidenta a iniciativa propia o a petición de dos grupos
parlamentarios, pudiendo asistir a sus sesiones los medios de comunicación debidamente acre-
ditados, a menos que se declare el carácter secreto de la Comisión.
Su funcionamiento se produce cuando el Parlamento no está reunido por vacaciones parla-
mentarias o cuando haya finalizado el mandato parlamentario y hasta la constitución del nuevo
Parlamento. Especialmente le corresponde:
a) Convocar al Parlamento, ya sea al Pleno o a cualquiera de las Comisiones por acuerdo
de la mayoría absoluta de la Diputación Permanente.
b) Conocer de la delegación temporal de las funciones ejecutivas propias del Presidente o
Presidenta de la Junta en uno de los Consejeros.
En todo caso, la Diputación Permanente dará cuenta al Pleno del Parlamento de los asuntos
tratados y las decisiones adoptadas en la primera sesión ordinaria.

2.3.4. La Junta de Portavoces


La Junta de Portavoces se compone por los portavoces de los grupos parlamentarios, bajo
la presidencia del Presidente o Presidenta del Parlamento que la convocará a iniciativa propia, a
petición de dos grupos parlamentarios, o de la décima parte de los miembros de la Cámara. Se
reunirá, al menos, quincenalmente durante los periodos ordinarios de sesiones.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 149


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Se ha de dar cuenta de su convocatoria al Consejo de Gobierno a los efectos de enviar, si lo


estima oportuno, un miembro del mismo o un alto cargo en quien éste delegue, pudiendo estar
acompañado, en su caso, por la persona que lo asista.
Deberán asistir a las reuniones de la Junta, al menos, un Vicepresidente, un Secretario de
la Cámara y el Letrado o Letrada Mayor, o en su defecto, un Letrado o Letrada de la Cámara.
Asimismo, los Portavoces o sus adjuntos podrán estar acompañados de un miembro de su Grupo.
Sin perjuicio de otras funciones asignadas a la Junta de Portavoces, ésta deberá ser previa-
mente oída para:
a) Fijar los criterios que contribuyan a ordenar y facilitar los debates y las tareas del Parla-
mento.
b) Decidir la Comisión competente para conocer de los proyectos y proposiciones de Ley.
c) Fijar el número de miembros de cada Grupo Parlamentario, que deberán formar las Co-
misiones.
d) Asignar los escaños en el Salón de Sesiones a los diferentes Grupos Parlamentarios.

2.3.5. Comisiones

2.3.5.1. Ideas generales


Reguladas por el capítulo III del Título III del reglamento parlamentario, las Comisiones, salvo
precepto en contrario, estarán formadas por los miembros que designen los Grupos parlamenta-
rios en el número que, respecto de cada uno, indique la Mesa del Parlamento, oída la Junta de
Portavoces, y en proporción a la importancia numérica de aquéllos en la Cámara. Cada Grupo
parlamentario tiene derecho a contar, como mínimo, con un Diputado o Diputada que lo repre-
sente en cada Comisión.
Los Grupos parlamentarios pueden sustituir a uno o varios de sus miembros adscritos a una
Comisión por otro u otros del mismo Grupo, previa comunicación por escrito al Presidente o Pre-
sidenta del Parlamento.
Si la sustitución fuera sólo para un determinado asunto, debate o sesión, la comunicación se
hará verbalmente o por escrito al Presidente o Presidenta de la Comisión, y si en ella se indicara
que tiene carácter meramente eventual, se admitirá como miembro de la Comisión, indistinta-
mente, al sustituto o al sustituido.
Los miembros del Consejo de Gobierno podrán asistir con voz a las Comisiones, pero sólo
podrán votar en aquellas de las que formen parte.

2.3.5.2. Elección de los miembros que la componen


Las Comisiones eligen de entre sus miembros una Mesa, compuesta por un Presidente o
Presidenta, un Vicepresidente o Vicepresidenta y un Secretario o Secretaria. La elección se veri-
ficará de acuerdo con la normativa de elección de la Mesa del Parlamento, adaptada al número
de puestos que se pretenden cubrir.

2.3.5.3. Convocatorias
Las Comisiones serán convocadas por su Presidente o Presidenta, por iniciativa propia o a
petición de dos Grupos parlamentarios o de la décima parte de los miembros de la Comisión. La
Mesa de la Comisión se reunirá, al menos, una vez al mes. De la convocatoria se dará cuenta a la
Presidencia del Parlamento, a efectos de la coordinación de los trabajos parlamentarios.
El Presidente o Presidenta del Parlamento podrá convocar y presidir cualquier Comisión, aun-
que sólo tendrá voto en aquellas de las que forme parte.

150 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Las Comisiones se entenderán válidamente constituidas en sesión plenaria cuando estén


presentes, además de dos miembros de su Mesa, la mitad más uno de los Diputados que las
integran.
En el supuesto de que por inasistencia de dos miembros de la Mesa de una Comisión ésta
no pudiera constituirse, la Comisión, para esa única sesión, y con el fin de que la misma pueda
celebrarse, podrá elegir de entre sus miembros presentes a quien haga las veces de Presidente o
Presidenta o Secretario o Secretaria, según sea necesario.

2.3.5.4. Asuntos de los que conocen


Las Comisiones conocerán de los proyectos, proposiciones o asuntos que les encomiende,
de acuerdo con su respectiva competencia, la Mesa del Parlamento, oída la Junta de Portavoces.
La Mesa del Parlamento, por propia iniciativa o a petición de una Comisión interesada, podrá
acordar que, sobre una cuestión que sea de la competencia principal de una Comisión, una vez
oída su Mesa, se informe previamente a otra u otras Comisiones.
Las Comisiones deberán concluir la tramitación de cualquier asunto en un plazo máximo
de dos meses, excepto en aquellos casos en que el Reglamento imponga un plazo distinto o la
Mesa de la Cámara, atendidas las circunstancias excepcionales que puedan concurrir, acuerde
ampliarlo o reducirlo.
Las Comisiones o sus Mesas no podrán reunirse los días de celebración de sesión del Pleno
del Parlamento.

2.3.5.5. Funciones
Las Comisiones, por medio del Presidente o Presidenta del Parlamento, podrán:
1.º Recabar la información y la documentación que precisen de los Servicios de la propia
Cámara, del Consejo de Gobierno y de cualquier autoridad de la Junta de Andalucía y de
los Entes Locales andaluces, en las materias transferidas o delegadas de acuerdo con
el Estatuto de Autonomía o sobre las que tengan competencia propia las instituciones
andaluzas de autogobierno, incluyendo los supuestos de subvenciones recibidas de los
órganos de Gobierno de la Comunidad Autónoma.
Las autoridades requeridas, en un plazo no superior a los treinta días, facilitarán lo que
se les hubiera solicitado, o bien manifestarán al Presidente o Presidenta del Parlamento
las razones por las cuales no pueden hacerlo para que lo comunique a la Comisión soli-
citante.
2.º Requerir la presencia ante ellas de los miembros del Consejo de Gobierno, así como de
los presidentes de los Consejos de Administración, consejeros delegados, administrado-
res, directores generales, gerentes y otros cargos equivalentes de los organismos autó-
nomos, instituciones y empresas de la Junta de Andalucía, así como de los consorcios,
fundaciones y demás entidades con personalidad jurídica propia distintas de los anterio-
res, en los que sea mayoritaria la representación o participación directa, cualquiera que
sea su forma, de la Junta de Andalucía, para que informe acerca de los extremos sobre
los que fueran consultados.
3.º Requerir, con la misma finalidad, la presencia de las autoridades y funcionarios públicos
competentes por razón de la materia objeto del debate.
4.º Solicitar la presencia de otras personas con la misma finalidad.
Si los funcionarios o las autoridades no comparecieran ni justificaran su incomparecencia
en el plazo y la forma establecidos por la Comisión, o no se respondiera a la petición de la infor-
mación requerida en el período indicado en el apartado anterior, el Presidente o Presidenta del
Parlamento lo comunicará a la autoridad o al funcionario o funcionaria superior correspondiente,
por si procediera exigirles alguna responsabilidad.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 151


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

También podrá solicitarse información de las autoridades, organismos e instituciones de la


Administración del Estado y Administración local en las materias objeto de la competencia de la
Comunidad Autónoma. En tal supuesto, si se solicita información oral, se formalizará desde la
Cámara con el ruego de que, en un plazo determinado, se haga llegar al Parlamento la voluntad
o no de comparecer de las autoridades cuya presencia se solicita, y se abrirá, en caso afirmativo,
un plazo para presentar por escrito ante la Mesa de la Cámara las preguntas sobre las que los
Grupos parlamentarios desearían obtener respuesta.
Ésta se producirá en una sesión de Comisión puramente informativa, sin intervención poste-
rior de ningún Grupo parlamentario, salvo que se pidan meras aclaraciones.

2.3.5.6. Información periódica


La Mesa de la Cámara remitirá a la Comisión competente por razón de la materia la infor-
mación que periódicamente reciba del Consejo de Gobierno relativa a los siguientes extremos:
1.º Subvenciones a asociaciones, instituciones sin ánimo de lucro, empresas públicas y
privadas y Corporaciones locales.
2.º Contratos públicos de la Administración autonómica, con especificación de los de aseso-
ría externa.
3.º Relación de las adjudicaciones de los contratos, y de las ayudas, subvenciones y conve-
nios previstos en la legislación en materia de actividad publicitaria.
4.º Planes de medios de los contratos de publicidad superiores a ciento veinte mil euros.

2.3.5.7. Letrados del Parlamento


Los letrados prestarán en las Comisiones y respecto de sus Mesas y Ponencias el asesora-
miento técnico jurídico necesario para el cumplimiento de las tareas a aquéllas encomendadas, y
redactarán sus correspondientes informes y dictámenes, donde recogerán los acuerdos adoptados.

2.4. Funcionamiento
2.4.1. Órganos
A) El Pleno y las Comisiones
En cuanto al Pleno, el art. 103.2 del Estatuto de Andalucía establece que el Parlamento
funcionará en Pleno y Comisiones. El Pleno podrá delegar en las Comisiones legislativas la apro-
bación de proyectos y proposiciones de ley, estableciendo en su caso los criterios pertinentes.
El Pleno podrá recabar en cualquier momento el debate y votación de los proyectos o propo-
siciones de ley que hayan sido objeto de esta delegación.
Corresponde en todo caso al Pleno la aprobación de las leyes de contenido presupuestario y
tributario y de todas las que requieran una mayoría cualificada de acuerdo con el Estatuto.
Respecto a las Comisiones, estas pueden ser permanentes, legislativas y no legislativas.
Estas últimas son en la actualidad las siguientes:
– Comisión de Asuntos Europeos.
– Comisión de Control de la Agencia Pública Empresarial de la Radio y Televisión de Anda-
lucía y de sus sociedades filiales.
– Comisión de Desarrollo Estatutario.
– Comisión de Gobierno Interior y Peticiones.

152 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

– Comisión de Reglamento.
– Comisión de Seguimiento y Control de la Financiación de los Partidos Políticos con repre-
sentación en el Parlamento de Andalucía.
– Comisión del Estatuto de los Diputados.
En cuanto a las Comisiones Permanentes Legislativas, y de acuerdo a la Orden de Publica-
ción de 12 de septiembre de 2013 del Acuerdo de modificación de las comisiones permanentes
legislativas (BOPA del 13 de septiembre), estas son las siguientes:
  1.ª Presidencia.
  2.ª Administración Local y Relaciones Institucionales.
  3.ª Hacienda y Administración Pública.
  4.ª Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.
  5.ª Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
  6.ª Educación, Cultura y Deporte.
  7.ª Justicia e Interior.
  8.ª Fomento y Vivienda.
  9.ª Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.
10.ª Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.
11.ª Turismo y Comercio.
Además existen Comisiones no Permanentes (arts. 51 y ss. del Reglamento), las que se
crean para un fin concreto. Se extinguen a la finalización del trabajo encomendado y, en todo
caso, al concluir la legislatura.
Las Comisiones no Permanentes podrán ser de investigación o de estudio. La creación de
una Comisión de Investigación sobre cualquier asunto de interés público podrá ser solicitada por
el Consejo de Gobierno, un Grupo parlamentario o la décima parte de los miembros de la Cámara.
Admitida la solicitud por la Mesa, se ordenará su publicación en el Boletín Oficial del Parla-
mento de Andalucía.
Transcurridos siete días desde la fecha de la publicación sin que ningún Grupo parlamentario
manifieste su oposición, se entenderá creada la Comisión solicitada, de lo que la Presidencia dará
cuenta al Pleno de la Cámara.

B) Sesiones parlamentarias
El Parlamento Andaluz se reunirá anualmente en:
– Sesiones ordinarias.
– Sesiones extraordinarias.
Los períodos ordinarios de sesiones comprenderán cuatro meses y se celebrarán entre sep-
tiembre y diciembre el primer período, y entre febrero y junio el segundo.
Fuera de dichos periodos, las sesiones extraordinarias habrán de celebrarse previa convoca-
toria de la Presidencia, a petición de:
a) El Presidente o Presidenta de la Junta de Andalucía.
b) La Diputación Permanente.
c) La mayoría absoluta de los miembros de la Cámara.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 153


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

En la petición deberá figurar el orden del día que se programe para la sesión extraordinaria
solicitada.
Por su parte, el Estatuto de Autonomía de Andalucía, en el art. 103 establece al respecto lo
siguiente (debiendo prevalecer sobre el Reglamento al tener un rango superior el Estatuto): “Las
sesiones extraordinarias habrán de ser convocadas por su Presidente, previa aprobación por la
Diputación Permanente, a petición de ésta, de una cuarta parte de los Diputados o del número
de grupos parlamentarios que el Reglamento determine, así como a petición del Presidente de la
Junta o del Consejo de Gobierno”.
Las sesiones, por regla general, se celebrarán en días comprendidos entre el martes y el
viernes, ambos inclusive, de cada semana.
Podrán, no obstante, celebrarse en días diferentes de los señalados por decisión de la Mesa
del Parlamento.
Las sesiones del Pleno serán públicas con las siguientes excepciones:
1.º Cuando se debatan propuestas, dictámenes, informes o conclusiones elaborados en el
seno de la Comisión del Estatuto de los Diputados.
2.º Cuando lo acuerde el Pleno por mayoría absoluta de sus miembros, a iniciativa de la Mesa
del Parlamento, del Consejo de Gobierno, de dos Grupos parlamentarios o de la décima
parte de los miembros de la Cámara. Planteada la solicitud de sesión secreta, se someterá
a votación sin debate y la sesión continuará con el carácter que se hubiera acordado.

C) Grupos parlamentarios
Se establecen las siguientes previsiones en el Reglamento del Parlamento:
– Los Diputados, en número no inferior a cinco, podrán constituirse en Grupo parlamenta-
rio. Podrán, también, constituirse en Grupo parlamentario los Diputados de una forma-
ción política que hubiese obtenido un número de escaños no inferior a tres y, al menos,
el cinco por ciento de los votos emitidos en el conjunto de Andalucía.
– En ningún caso pueden constituir Grupos parlamentarios separados Diputados que, al
tiempo de las elecciones, hubieran concurrido a éstas en un mismo partido o coalición
electoral. Tampoco podrán formar Grupo parlamentario separado los Diputados que perte-
necieran a formaciones políticas que no se hayan presentado como tales en las elecciones.
– De acuerdo al art. 21 del Reglamento, la constitución de Grupos parlamentarios se hará
dentro de los cinco días siguientes a la sesión constitutiva del Parlamento, mediante
escrito dirigido a la Mesa de la Cámara.
En el mencionado escrito, que irá firmado por quienes deseen constituir el Grupo parla-
mentario, deberá constar la denominación de éste, los nombres de todos sus miembros,
así como su Portavoz titular y un máximo de dos adjuntos.
– Los Diputados sólo podrán integrarse en el Grupo parlamentario en cuya candidatura
hayan concurrido a las elecciones.
– Los Diputados que no quedaran integrados en un Grupo parlamentario adquirirán la
condición de Diputados No Adscritos, excepto si pertenecen a una candidatura que no
pueda constituir Grupo propio, en cuyo caso quedarán incorporados al Grupo Mixto.
Ningún Diputado o Diputada podrá formar parte de más de un Grupo parlamentario.
– Los Diputados que adquieran su condición con posterioridad a la sesión constitutiva del
Parlamento deberán incorporarse al Grupo en cuya candidatura hayan concurrido a las
elecciones dentro de los cinco días siguientes a dicha adquisición. Para que la incorpora-
ción pueda producirse, deberá constar la aceptación del Portavoz o la Portavoz del Grupo
parlamentario correspondiente.
En caso contrario, adquirirán la condición de Diputados No Adscritos o quedarán incor-
porados al Grupo Parlamentario Mixto.

154 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

– Una vez producida la adscripción a un Grupo parlamentario en el tiempo y forma regu-


lados, el Diputado que causara baja adquirirá necesariamente la condición de Diputado
No Adscrito.
– En cualquier momento el Diputado o Diputada No Adscrito podrá retornar al Grupo parla-
mentario al que hubiese pertenecido, siempre que medien el consentimiento y la firma de
su Portavoz.
– En el caso del Grupo Parlamentario Mixto, su Portavoz será designado atendiendo a un
criterio rotatorio, por orden alfabético, para cada período de sesiones, salvo acuerdo
adoptado por mayoría absoluta de sus miembros.
La Mesa de la Cámara resolverá, con carácter general o en cada caso, sobre las discre-
pancias que surjan entre los miembros del Grupo Parlamentario Mixto sobre sus reglas
de funcionamiento.
– Los Diputados No Adscritos gozarán únicamente de los derechos reconocidos reglamentaria-
mente a los Diputados individualmente considerados.
– La Mesa del Parlamento, oída la Junta de Portavoces, decidirá el procedimiento para la
intervención en el Pleno y las Comisiones de los Diputados No Adscritos, así como sobre
su pertenencia a éstas.
– Corresponde asimismo a la Mesa, oída la Junta de Portavoces, resolver cuantas cuestio-
nes pudieran plantearse en relación con su situación y posibilidades de actuación.
– El Parlamento pondrá a disposición de los Grupos parlamentarios locales y medios mate-
riales suficientes y les asignará, con cargo a su presupuesto, las subvenciones necesa-
rias para cubrir sus gastos de funcionamiento.
Las cuantías se fijarán por la Comisión de Gobierno Interior y Derechos Humanos, a
propuesta de la Mesa de la Cámara y oídos los Portavoces de los Grupos parlamentarios,
dentro de los límites de la correspondiente consignación presupuestaria.
– No obstante lo anterior, el importe de la subvención del Grupo Parlamentario Mixto será
establecido atendiendo al número de miembros que compongan dicho Grupo.
– Los Grupos parlamentarios estarán obligados a llevar una contabilidad específica de las
subvenciones parlamentarias que reciban, que pondrán a disposición de la Mesa del
Parlamento a requerimiento de ésta y, en todo caso, anualmente, antes del 1 de agosto
del año siguiente al que la declaración se refiera. La Mesa, con el detalle de presentación
que se decida, ordenará su publicación en el Boletín Oficial del Parlamento de Andalucía.
– En su caso, los Grupos parlamentarios deberán también comunicar anualmente a la
Mesa de la Cámara, antes del 1 de febrero del año siguiente al que la declaración se
refiera, las cantidades que abonen a cada Parlamentario o Parlamentaria, cualquiera que
fuese su concepto, que serán objeto de publicación en el Boletín Oficial del Parlamento
de Andalucía. Todos los Grupos parlamentarios, con las especificaciones reguladas en el
presente Reglamento, gozan de idénticos derechos.

2.4.2. Orden del día


El orden del día del Pleno será fijado por el Presidente o Presidenta, oída la Mesa y de acuer-
do con la Junta de Portavoces.
El orden del día de las Comisiones será fijado por su Presidente o Presidenta de acuerdo con
su respectiva Mesa, oídos los Portavoces de los Grupos parlamentarios en la Comisión respectiva.
De dicho acuerdo se dará traslado a la Presidencia de la Cámara para su conocimiento.
El Consejo de Gobierno podrá pedir que en una sesión concreta se incluya un asunto con ca-
rácter prioritario, siempre que éste haya cumplido los trámites reglamentarios que lo hagan estar
en condiciones de ser incluido en el orden del día.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 155


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

A iniciativa de un Grupo parlamentario o del Consejo de Gobierno, la Junta de Portavoces


podrá acordar por razones de urgencia la inclusión en el orden del día de un determinado asunto,
aunque no hubiera cumplido todavía los trámites reglamentarios.
Las sesiones plenarias no podrán ser levantadas antes de que el orden del día haya sido de-
batido en su totalidad, sin perjuicio de las alteraciones que se regulan en el Reglamento.
El orden del día del Pleno podrá ser alterado por acuerdo de éste, a propuesta del Presidente
o Presidenta o a petición de dos Grupos parlamentarios o de una décima parte de los miembros
de la Cámara.
El orden del día de una Comisión podrá ser alterado por acuerdo de ésta, a propuesta de su
Presidente o Presidenta o a petición de dos Grupos parlamentarios o de una décima parte de los
Diputados miembros de la misma.
En uno y otro caso, cuando se trate de incluir un asunto, éste tendrá que haber cumplido los
trámites reglamentarios que le permitan estar en condiciones de ser incluido, salvo que medie
unanimidad.
Con la excepción que el Reglamento prevea, los puntos del orden del día del Pleno o de una
Comisión no tratados por causa imputable a sus proponentes quedarán caducados.

2.4.3. Debates
Salvo lo dispuesto en el Reglamento, ningún debate que deba concluir en votación podrá co-
menzar sin la previa distribución, al menos con cuarenta y ocho horas de antelación, del informe,
dictamen o documentación que haya de servir de base para el mismo, salvo acuerdo en contrario
de la Mesa del Parlamento o de la Comisión debidamente justificado.
Ningún Diputado podrá hablar sin haber pedido y obtenido del Presidente la palabra. Si un
Diputado al ser llamado por la Presidencia no se encuentra presente, se entiende que ha renun-
ciado a hacer uso de la palabra.
Los discursos se pronunciarán personalmente y de viva voz, salvo que quien haya de intervenir
necesite utilizar la lengua de signos española, en cuyo caso estará asistido de un intérprete. Las
intervenciones se efectuarán desde la tribuna o desde el escaño.
Nadie podrá ser interrumpido cuando esté en uso de la palabra, excepto por el Presidente o
Presidenta de la Cámara para advertirle que se ha agotado el tiempo, para llamarle a la cuestión
o al orden, para retirarle la palabra o para hacer llamadas al orden a la Cámara, a algunos de sus
miembros o al público.
Los Diputados que hubiesen pedido la palabra en un mismo sentido podrán cederse el tur-
no entre sí. Previa comunicación al Presidente o Presidenta y para un caso concreto, cualquier
Diputado con derecho a intervenir podrá ser sustituido por otro del mismo Grupo parlamentario.
Los miembros del Consejo de Gobierno podrán hacer uso de la palabra siempre que lo
soliciten, sin perjuicio de las facultades que para la ordenación de los debates corresponden al
Presidente o Presidenta de la Cámara o de la Comisión.
Transcurrido el tiempo establecido, el Presidente o Presidenta, tras indicar dos veces al ora-
dor que concluya, le retirará la palabra.
Salvo los supuestos especialmente previstos en el Reglamento, toda iniciativa en debate que
deba concluir en votación puede ser retirada por sus autores hasta el instante mismo en que la
votación vaya a dar comienzo.
Cuando, a juicio de la Presidencia, en el desarrollo de los debates se hicieran alusiones que
implicasen juicios de valor o inexactitudes sobre la persona o conducta de un Diputado, podrá
concederse al aludido el uso de la palabra por tiempo no superior a tres minutos, para que, sin
entrar en el fondo del asunto en debate, conteste estrictamente a las alusiones realizadas. Si el
Diputado excediera estos límites, el Presidente o Presidenta le retirará inmediatamente la palabra.

156 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

No se podrá contestar a las alusiones sino en la misma sesión. Si el Diputado aludido no


estuviera presente, podrá contestar a la alusión en la sesión siguiente.
Cuando la alusión afecte al decoro o dignidad de un Grupo parlamentario, el Presidente o
Presidenta podrá conceder a un representante de aquél el uso de la palabra por el mismo tiempo
y con las condiciones que se establecen en el Reglamento.
En cualquier estado del debate, un Diputado podrá pedir la observancia del Reglamento. A
este efecto, deberá citar el artículo o artículos cuya aplicación reclame. No cabrá por este motivo
debate alguno y se deberá acatar la resolución que la Presidencia adopte a la vista de la alegación
realizada.
Cualquier Diputado podrá también pedir, durante la discusión o antes de votar, la lectura de
las normas o documentos que crea conducentes a la ilustración de la materia de la que se trate.
La Presidencia podrá denegar las lecturas que considere no pertinentes o innecesarias.
El Presidente o Presidenta, de acuerdo con la Junta de Portavoces, podrá ordenar el debate y
las votaciones y, valorando su importancia, ampliar o reducir el número y tiempo de las interven-
ciones de los Diputados o Grupos parlamentarios.
Asimismo, el Presidente o Presidenta, de acuerdo con la Junta de Portavoces, podrá, con
ponderación de las circunstancias, acumular en un debate específico las iniciativas que incidan
sobre un mismo asunto. La misma facultad corresponderá al Presidente o Presidenta de una
Comisión, de acuerdo con su Mesa, y previa consulta a los Diputados o Grupos parlamentarios
proponentes.
Si no hubiera precepto específico en el Reglamento, la duración de las intervenciones en una
discusión sobre cualquier asunto o cuestión no excederá de diez minutos.
Salvo disposición expresa en otro sentido, los debates se desarrollarán con una primera in-
tervención del Grupo parlamentario autor de la iniciativa, a la que seguirá el posicionamiento del
resto de los Grupos. El debate lo cerrará quien intervino en primer lugar.
Todos los turnos de intervención serán de diez minutos.
Si varios Grupos parlamentarios adujeran su derecho a iniciar el debate, la Presidencia deci-
dirá con arreglo al criterio de mayor representación.
Salvo regulación específica o acuerdo en contrario de la Junta de Portavoces adoptado por
mayoría al menos de tres quintos, los turnos de intervención de los Grupos parlamentarios serán
iniciados por el Grupo Mixto, si lo hubiera, tomando la palabra a continuación el resto en orden
inverso a su importancia numérica.
Las intervenciones del Grupo Parlamentario Mixto podrán tener lugar a través de un solo
Diputado y por idéntico tiempo que los demás Grupos parlamentarios, siempre que todos sus
componentes presentes así lo acuerden y hagan llegar a la Presidencia de la Cámara, por medio
del Portavoz o Diputado que lo sustituyera, el acuerdo adoptado. De no existir tal acuerdo, ningún
Diputado de este Grupo podrá consumir su turno por más de la tercera parte del tiempo estable-
cido para cada Grupo parlamentario, y sin que puedan intervenir más de tres Diputados. Si se for-
malizaran discrepancias respecto de quien ha de intervenir, el Presidente o Presidenta decidirá en
el acto atendiendo a las diferencias reales de posición. Podrá, incluso, denegar la palabra a todos.
La Presidencia podrá acordar el cierre de una discusión cuando estime que un asunto está
suficientemente debatido.
Cuando los miembros de la Mesa de la Cámara o de la Comisión vayan a intervenir en el
debate, abandonarán su lugar en la Mesa y no volverán a ocuparlo hasta que haya concluido la
discusión del tema de que se trate.

2.4.4. Votaciones
Para adoptar acuerdos la Cámara y sus órganos deberán estar reunidos reglamentariamente
y con asistencia de la mayoría de sus miembros.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 157


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

La comprobación de quórum sólo podrá solicitarse antes del comienzo de cada votación,
presumiéndose su existencia una vez celebrada la misma.
Si llegado el momento de la votación resultase que no existe el quórum a que se refiere el
apartado anterior, se pospondrá la votación por el plazo máximo de dos horas. Si transcurrido este
plazo tampoco pudiera celebrarse válidamente aquélla, el asunto será sometido a decisión del
órgano correspondiente en la siguiente sesión.
Los acuerdos serán válidos cuando hayan sido aprobados por la mayoría simple de los miem-
bros presentes del órgano correspondiente, sin perjuicio de las mayorías especiales que estable-
cen el Estatuto de Autonomía, las demás Leyes de Andalucía y el Reglamento.
En los casos de embarazo o parto reciente, y sólo en los supuestos en que el Reglamento
exija expresamente votación pública por llamamiento, podrá no ser requisito indispensable que la
Diputada afectada esté presente en la Cámara para que su voto sea válido.
Se entenderá que hay mayoría simple cuando los votos positivos superen los negativos, sin
contar las abstenciones, los votos en blanco y los nulos.
Se entenderá que existe mayoría absoluta cuando se expresen en el mismo sentido el primer
número entero de votos que sigue al número resultante de dividir por dos el total de los miembros
de pleno derecho del Parlamento.
El voto de los Diputados es personal e indelegable. Ningún Diputado podrá tomar parte en las
votaciones sobre resoluciones que afecten a su estatuto de Diputado.
Las votaciones no podrán interrumpirse por causa alguna. Durante su desarrollo la Presiden-
cia no concederá el uso de la palabra y ningún Diputado podrá entrar en el salón ni abandonarlo.
En los casos establecidos en el presente Reglamento y en aquellos que por su singularidad o
importancia la Presidencia así lo acuerde, la votación se realizará a hora fija, anunciada previamente.
Si llegada la hora fijada el debate no hubiera finalizado, la Presidencia señalará nueva hora para la
votación.
La votación podrá ser:
1. Por asentimiento a la propuesta de la Presidencia.
2. Ordinaria.
3. Pública por llamamiento.
4. Secreta.
Se considerarán aprobadas por asentimiento las propuestas de la Presidencia cuando, una
vez enunciadas, no suscitaran objeción ni oposición.
La votación ordinaria podrá realizarse, por decisión de la Presidencia, en una de las siguientes
formas:
1. Por procedimiento electrónico que acredite el sentido del voto de cada Diputado y los
resultados totales de la votación.
2. Levantándose en primer lugar quienes aprueben, a continuación los que desaprueben y
finalmente los que se abstengan. El Presidente o Presidenta ordenará el recuento por los
Secretarios si tuviese duda del resultado o si algún Grupo parlamentario lo reclamase.
La votación será pública por llamamiento o secreta cuando así lo exija el Reglamento o lo
soliciten dos Grupos parlamentarios o una décima parte de los Diputados o de los miembros de
la Comisión. Si hubiese solicitudes concurrentes en sentido contrario, prevalecerá la de votación
pública. La concurrencia de solicitudes en sentido contrario, entre votación ordinaria y pública por
llamamiento, se resolverá por la Presidencia atendiendo al criterio mayoritario.
En ningún caso la votación podrá ser secreta en los procedimientos legislativos.
Las votaciones para la investidura del Presidente o Presidenta de la Junta de Andalucía, la
moción de censura y la cuestión de confianza serán, en todo caso, públicas por llamamiento. En

158 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

esta modalidad de votación, un Secretario nombrará a los Diputados y éstos responderán Sí, No o
Abstención. El llamamiento se realizará por orden alfabético del primer apellido, comenzando por
el Diputado cuyo nombre sea sacado a suerte. Los miembros del Consejo de Gobierno que sean
Diputados y los de la Mesa votarán al final.
La votación secreta únicamente podrá realizarse por papeletas. En ella los Diputados serán
llamados nominalmente a la Mesa para depositar la papeleta en la urna correspondiente.
Cuando se trate de elección de personas la votación será siempre secreta.
Además de en los supuestos previstos en el Reglamento, la votación secreta podrá hacerse
cuando lo decida la Presidencia.
Cuando se produjese empate en alguna votación se realizará una segunda y, si persistiese
aquél, se suspenderá la votación durante el tiempo que estime necesario la Presidencia. Transcu-
rrido éste, se repetirá la votación y, si de nuevo se produjera empate, se entenderá desechado el
dictamen, artículo, enmienda, voto particular o proposición de que se trate.
En las votaciones en Comisión, se entenderá que no existe empate cuando la igualdad de
votos, siendo idéntico el sentido en que hubieran votado todos los Diputados de la Comisión
pertenecientes a un mismo Grupo parlamentario, pudiera dirimirse ponderando el número de
Diputados con que cada Grupo cuente en el Pleno.
No obstante, en los procedimientos legislativos en los que la Comisión actúe con compe-
tencia plena, el empate mantenido en las votaciones reguladas en el apartado 1 será dirimido
sometiendo la cuestión a la decisión del Pleno.
Verificada una votación o el conjunto de votaciones sobre una misma cuestión, cada Grupo
parlamentario podrá explicar el voto por tiempo máximo de cinco minutos, salvo que la votación
haya sido secreta o que todos los Grupos parlamentarios hayan tenido oportunidad de intervenir
en el debate precedente. No obstante, y en este último supuesto, el Grupo parlamentario que
hubiera intervenido en el debate y, como consecuencia del mismo, hubiera cambiado el sentido
de su voto tendrá derecho a explicarlo.
En los proyectos y proposiciones de Ley sólo podrá explicarse el voto tras la última votación,
salvo que se hubieran dividido en partes claramente diferenciadas a efectos del debate, en cuyo
caso cabrá la explicación después de la última votación correspondiente a cada parte. En los ca-
sos previstos en este apartado, la Presidencia podrá ampliar el tiempo hasta diez minutos.

2.4.5. Cómputo de los plazos y presentación de documentos


Salvo disposición en contrario, los plazos señalados por días se computarán en días hábiles,
y los señalados por meses, de fecha a fecha.
Se excluirán del cómputo los períodos en que el Parlamento no celebre sesiones salvo que el
asunto en cuestión estuviese incluido en el orden del día de una sesión extraordinaria o, excep-
ción hecha del mes de agosto, se trate de los plazos previstos en los artículos 7.2, 124.3 y 164.2
del Reglamento. La Mesa de la Cámara fijará los días que han de habilitarse a los solos efectos
de cumplimentar los trámites que posibiliten la celebración de aquélla.
La Mesa de la Cámara podrá acordar la prórroga o reducción de los plazos establecidos en
el Reglamento.
Salvo casos excepcionales, las prórrogas no serán superiores a otro tanto del plazo ni las
reducciones a su mitad.
La presentación de documentos en el Registro General del Parlamento deberá hacerse en los
días y horas que fije la Mesa de la Cámara.
Los Grupos parlamentarios o los Diputados podrán presentar documentos por medios infor-
máticos en el Registro General del Parlamento de acuerdo con las normas que al respecto se
establezcan por la Mesa.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 159


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Serán admitidos los documentos presentados dentro de plazo en las oficinas de Correos,
siempre que se refieran a actos y disposiciones en materia de personal, administración y gestión
patrimonial sujetos al Derecho Público adoptados por los órganos competentes de la Cámara y
concurran los requisitos exigidos en la Ley del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas
y Procedimiento Administrativo Común.

2.4.6. Declaración de urgencia


Siguiendo con la exposición del propio Reglamento del Parlamento, a petición del Consejo
de Gobierno, de dos Grupos parlamentarios o de la décima parte de los Diputados, la Mesa del
Parlamento podrá acordar que un asunto se tramite por el procedimiento de urgencia.
Si el acuerdo se tomara hallándose un trámite en curso, el procedimiento de urgencia se
aplicará para los trámites siguientes a aquél.
Sin perjuicio de lo establecido arriba al referirnos al cómputo de plazos y presentación de
documentos, los plazos en el procedimiento de urgencia tendrán una duración de la mitad de los
establecidos con carácter ordinario.

2.4.7. Las sanciones por el incumplimiento de los deberes de los Diputados


(art. 100 del Reglamento)
Por acuerdo de la Mesa del Parlamento, oída la Junta de Portavoces y previa resolución moti-
vada de la Comisión del Estatuto de los Diputados, el Diputado podrá ser privado de alguno o de
todos los derechos que le conceden el Reglamento, en los siguientes supuestos:
1. Cuando de forma reiterada y sin justificación dejara de asistir, voluntariamente, a las
sesiones del Pleno o de las Comisiones.
2. Cuando quebrantara el deber de secreto establecido en el artículo 14 del Reglamento.
3. Cuando omitiera o falseara actividades, bienes o intereses en las declaraciones a que se
refiere el artículo 16 del Reglamento.
El acuerdo de la Mesa, que será motivado, señalará la extensión y la duración de las sanciones.
La suspensión temporal de todos o de alguno de sus derechos como Diputado o Diputada podrá
acordarse por el Pleno de la Cámara, por razón de disciplina parlamentaria, en los siguientes supuestos:
1. Cuando, impuesta y cumplida la sanción prevista en alguno de los supuestos vistos an-
teriormente, el Diputado persistiera en su actitud.
2. Cuando el Diputado contraviniera lo dispuesto en el artículo 15 del Reglamento (estable-
cía que los Diputados y Diputadas no podrán invocar o hacer uso de su condición para
el ejercicio de actividad mercantil, industrial o profesional, ni para la colaboración con
fines lucrativos propios en el ejercicio por terceras personas de dichas actividades ante
las Administraciones públicas).
3. Cuando el Diputado, tras haber sido expulsado del salón de sesiones, se negara a aban-
donarlo.
4. Cuando el Diputado atentase de modo grave, en el ejercicio de sus funciones, al decoro
parlamentario.
Las propuestas formuladas por la Mesa de la Cámara, previo informe motivado de la Comi-
sión del Estatuto de los Diputados, se someterán a la consideración y decisión del Pleno de la
Cámara en sesión secreta.
En el debate los Grupos parlamentarios podrán intervenir por medio de sus Portavoces y la
Cámara resolverá sin más trámites.
Si la causa de la sanción pudiera ser, a juicio de la Mesa, constitutiva de delito, la Presidencia
dará cuenta al órgano judicial competente.

160 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

2.4.8. Las llamadas a la cuestión y al orden


Los oradores serán llamados a la cuestión siempre que estuvieran fuera de ella, ya por
digresiones extrañas al punto de que se trata, ya por volver sobre lo que estuviera discutido o
votado.
El Presidente o Presidenta retirará la palabra al orador al que hubiera de hacer una tercera
llamada a la cuestión en una misma intervención.
Los Diputados y los oradores serán llamados al orden:
1. Cuando profirieran palabras o vertieran conceptos ofensivos al decoro de la Cámara, de
sus miembros, de las instituciones públicas o de cualquier otra persona o entidad.
2. Cuando en sus discursos faltaran a lo establecido para la buena marcha de las delibera-
ciones.
3. Cuando con interrupciones o de cualquier otra forma alterasen el orden de las sesiones.
4. Cuando, retirada la palabra a un orador, pretendiera continuar haciendo uso de ella.
Al Diputado u orador que hubiera sido llamado al orden tres veces en una misma sesión, ad-
vertido la segunda vez de las consecuencias de una tercera llamada, le será retirada, en su caso,
la palabra, y el Presidente o Presidenta, sin debate, le podrá imponer la sanción de no asistir al
resto de la sesión.
Si el Diputado sancionado no atendiera al requerimiento de abandonar el salón de sesiones,
el Presidente o Presidenta adoptará las medidas que considere pertinentes para hacer efectiva la
expulsión. En este caso, la Presidencia, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 101, podrá
imponerle, además, la prohibición de asistir a la siguiente sesión.
Cuando se produjera el supuesto señalado en el punto primero del artículo anterior, el Presi-
dente o Presidenta requerirá al Diputado u orador para que retire las ofensas proferidas y ordenará
que no consten en el Diario de Sesiones. La negativa a este requerimiento podrá dar lugar a su-
cesivas llamadas al orden, con los efectos señalados en los apartados anteriores de este artículo.

2.4.9. El orden dentro del recinto parlamentario


Regulados por los arts. 105 y ss., el Presidente o Presidenta vela por el mantenimiento del
orden dentro de todas las dependencias del Parlamento. A este efecto puede tomar todas las
medidas que considere pertinentes, incluida la de poner a disposición judicial a las personas
responsables.
Cualquier persona que en el recinto parlamentario, en sesión o fuera de ella, y fuese o no
Diputado, promoviera desorden grave con su conducta de obra o palabra será inmediatamente
expulsada por el Presidente o Presidenta. Si se tratase de un Diputado, el Presidente o Presidenta
lo suspenderá, además, en el acto de todos o de alguno de sus derechos como Diputado por
plazo de hasta un mes, sin perjuicio de que la Cámara posteriormente, a propuesta de la Mesa y
de acuerdo con lo que se dispone el propio reglamento, pueda revisar la sanción.
En el ejercicio de sus funciones, y especialmente en las sesiones de Pleno o de las Comi-
siones, los Diputados estarán obligados a respetar las reglas de orden establecidas por el Regla-
mento, a evitar cualquier tipo de perturbación y a no entorpecer deliberadamente el curso de los
debates u obstruir los trabajos parlamentario.
El Presidente velará en las sesiones públicas por el mantenimiento del orden en las tribunas.
Quienes en éstas dieran muestras de aprobación o desaprobación, perturbaran el orden o
faltaran a la debida compostura, serán inmediatamente expulsados de las dependencias del Par-
lamento por indicación de la Presidencia, que ordenará, cuando lo estime conveniente, que los
servicios de seguridad de la Cámara levanten las oportunas diligencias por si los actos producidos
pudieran ser constitutivos de delito o falta.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 161


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

2.5. Competencias
Corresponde al Parlamento de Andalucía (art. 106 del Estatuto de Andalucía):
  1. El ejercicio de la potestad legislativa propia de la Comunidad Autónoma, así como la que
le corresponda de acuerdo con el artículo 150.1 y 2 de la Constitución.
  2. La orientación y el impulso de la acción del Consejo de Gobierno.
  3. El control sobre la acción del Consejo de Gobierno y sobre la acción de la Administración
situada bajo su autoridad. Con esta finalidad se podrán crear, en su caso, comisiones de
investigación, o atribuir esta facultad a las comisiones permanentes.
  4. El examen, la enmienda y la aprobación de los presupuestos.
  5. La potestad de establecer y exigir tributos, así como la autorización de emisión de deuda
pública y del recurso al crédito, en los términos que establezca la Ley Orgánica a que se
refiere el artículo 157.3 de la Constitución Española.
  6. La elección del Presidente de la Junta.
  7. La exigencia de responsabilidad política al Consejo de Gobierno.
  8. La apreciación, en su caso, de la incapacidad del Presidente de la Junta.
  9. La presentación de proposiciones de Ley al Congreso de los Diputados en los términos
del artículo 87.2 de la Constitución.
10. La autorización al Consejo de Gobierno para obligarse en los convenios y acuerdos de
colaboración con otras Comunidades Autónomas, de acuerdo con la Constitución y el
presente Estatuto.
11. La aprobación de los planes económicos.
12. El examen y aprobación de la Cuenta General de la Comunidad Autónoma, sin perjuicio
del control atribuido a la Cámara de Cuentas.
13. La ordenación básica de los órganos y servicios de la Comunidad Autónoma.
14. El control de las empresas públicas andaluzas.
15. El control de los medios de comunicación social dependientes de la Comunidad Autónoma.
16. La interposición de recursos de inconstitucionalidad y la personación en los procesos
constitucionales de acuerdo con lo que establezca la Ley Orgánica del Tribunal Constitu-
cional.
17. La designación, en su caso, de los Senadores y Senadoras que correspondan a la Comu-
nidad Autónoma, de acuerdo con lo establecido en la Constitución. La designación podrá
recaer en cualquier ciudadano que ostente la condición política de andaluz.
18. La solicitud al Estado de la atribución, transferencia o delegación de facultades en el
marco de lo dispuesto en el artículo 150. 1 y 2 de la Constitución.
19. Las demás atribuciones que se deriven de la Constitución, del Estatuto y del resto del
ordenamiento jurídico.

2.6. Disolución
De acuerdo con la Ley 6/2006, de 24 de octubre, del Gobierno de la Comunidad Autónoma
de Andalucía, el Presidente o la Presidenta de la Junta de Andalucía, previa deliberación del Con-
sejo de Gobierno y bajo su exclusiva responsabilidad, podrá disolver el Parlamento de Andalucía
mediante decreto.
No podrá decretarse la disolución del Parlamento de Andalucía cuando esté en trámite una
moción de censura.

162 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

No procederá nueva disolución del Parlamento de Andalucía antes de que haya transcurrido,
al menos, un año desde la última disolución de la Cámara.
El decreto de disolución del Parlamento de Andalucía se publicará en el Boletín Oficial de la
Junta de Andalucía y entrará en vigor el mismo día de su publicación. En él se fijará la fecha de
celebración de las nuevas elecciones y demás circunstancias previstas en la legislación electoral.

2.7. El Sistema electoral de Andalucía: Procedimiento


Electoral
2.7.1. Su regulación
De acuerdo con el artículo 105 del Estatuto de Autonomía, la Ley electoral, que requerirá
mayoría absoluta para su aprobación, regulará:
– La convocatoria de elecciones.
– El procedimiento electoral.
– El sistema electoral y la fórmula de atribución de escaños.
– Las causas de inelegibilidad e incompatibilidad para las elecciones al Parlamento de
Andalucía.
– Así como las subvenciones y gastos electorales y el control de los mismos.
Dicha Ley establecerá criterios de igualdad de género para la elaboración de las listas electo-
rales, y regulará la obligación de los medios de comunicación de titularidad pública de organizar
debates electorales entre las formaciones políticas con representación parlamentaria.
En desarrollo de las competencias atribuidas a la Comunidad Autónoma de Andalucía, el
Parlamento aprobó la Ley 1/1986, de 2 de enero, Electoral de Andalucía, modificada por la Ley
5/2005, de 18 de abril.
Podemos sintetizar el contenido de la citada Ley 1/1986, de 2 de enero, del siguiente modo:
– Título Preliminar: ámbito de aplicación y objeto, que es regular las elecciones al Parla-
mento de Andalucía.
– Título Primero: divido en dos capítulos, regula el derecho de sufragio en sus dos vertien-
tes, dedicando una especial atención a las inelegibilidades e incompatibilidades.
– El Título Segundo contempla la Administración Electoral. En esta materia y por imperativo
de la Ley Orgánica, únicamente se trata de la Junta Electoral de Andalucía.
– El Título Tercero trata de la convocatoria de las elecciones.
– El Título Cuarto, de capital importancia en el cuerpo de la Ley, recoge las previsiones
estatutarias sobre materia electoral y las desarrolla al regular todo lo concerniente al
sistema electoral.
– El Título Quinto regula, en sus diversos capítulos, todo el procedimiento electoral.
– El Título Sexto trata de los gastos y subvenciones electorales.
(En el apartado sobre el Parlamento de Andalucía estudiamos algunos aspectos regulados
en la Ley 1/1986 tales como, electores, elegibles, causas de inelegibilidad e incompatibilidad y
convocatoria de elecciones).

2.7.2. Sistema Electoral


Es un sistema de representación proporcional (sistema D´Hondt), el regulado en la Ley
1/1986, de 2 de enero, Electoral de Andalucía, modificada por Ley 5/2005,de 8 de abril; el mis-
mo que en los artos 162 y siguientes de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen
Electoral General, conforme prevé el artículo 28 del Estatuto de Autonomía.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 163


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

A) Normas generales
– La circunscripción electoral es la provincia.
– El Parlamento de Andalucía está formado por ciento nueve diputados.
– A cada provincia le corresponde un mínimo inicial de ocho diputados.
– Los cuarenta y cinco diputados restantes se distribuyen entre las provincias en propor-
ción a su población, conforme al siguiente procedimiento:
a) Se obtiene una cuota de reparto resultante de dividir por cuarenta y cinco la cifra
total de la población de derecho de las ocho provincias.
b) Se adjudican a cada provincia tantos diputados como resulten, en números enteros,
de dividir la población de derecho provincial por la cuota de reparto.
c) Los diputados restantes se distribuyen asignando uno a cada una de las provincias cuyo
cociente, obtenido conforme al apartado anterior, tenga una fracción decimal mayor.
– El Decreto de la convocatoria deberá especificar el número de diputados a elegir en cada
circunscripción.
– La presentación de candidaturas, en la que se alternarán hombres y mujeres, habrá de
realizarse entre el decimoquinto y el vigésimo días posteriores a la convocatoria, median-
te listas que deben incluir tantos candidatos como escaños a elegir por cada circunscrip-
ción y, además, cuatro candidatos suplentes, expresándose el orden de colocación de
todos ellos, ocupando los de un sexo los puestos impares y los del otro los pares.
– Los candidatos proclamados presentarán ante la Mesa del Parlamento de Andalucía,
antes del día trigésimo primero posterior al de la convocatoria, declaración sobre activi-
dades, bienes e intereses, conforme a los modelos que apruebe el Parlamento para los
Diputados electos, que se publicarán en el Boletín Oficial del Parlamento de Andalucía y
en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, y estarán disponibles en internet antes del
día trigésimo quinto posterior al de la convocatoria de elecciones.

B) Atribución de escaños
La atribución de los escaños en función de los resultados del escrutinio se realiza conforme
a las siguientes reglas:
a) No se tienen en cuenta aquellas candidaturas que no hubieren obtenido, al menos, el 3
por ciento de los votos válidos emitidos en la circunscripción.
b) Se ordena de mayor a menor, en una columna, las cifras de votos obtenidos por las
restantes candidaturas.
c) Se divide el número de votos obtenidos por cada candidatura por 1, 2, 3, etc., hasta un
número igual al de escaños correspondientes a la circunscripción formándose un cuadro
similar al que aparece en el ejemplo práctico. Los escaños se atribuyen a las candidaturas
que obtengan los cocientes mayores en el cuadro, atendiendo a un orden decreciente.
d) Cuando en la relación de cocientes coincidan dos correspondientes a distintas candida-
turas, el escaño se atribuirá a la que mayor número total de votos hubiese obtenido. Si
hubiera dos candidaturas con igual número total de votos, el primer empate se resolverá
por sorteo y los sucesivos de forma alternativa.
e) Los escaños correspondientes a cada candidatura se adjudican a los candidatos inclui-
dos en ellas, por el orden de colocación en que aparezcan.

C) Fallecimiento, incapacidad o renuncia


En caso de fallecimiento, incapacidad o renuncia de un Diputado, el escaño será atribuido
al candidato o, en su caso, al suplente, de la misma lista a quien corresponda, atendiendo a su
orden de colocación.

164 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

2.7.3. Juntas Electorales

A) Administración Electoral
Integran la Administración Electoral, la Junta Electoral Central, la Junta Electoral de Andalu-
cía, las Provinciales y de Zona, así como las Mesas Electorales.

B) Junta Electoral de Andalucía


La Junta Electoral de Andalucía es un órgano permanente y está compuesta por:
a) Cuatro vocales magistrados del Tribunal Superior de Justicia, designados por insacula-
ción celebrada ante su Sala de Gobierno.
b) Tres vocales Catedráticos o Profesores titulares de Derecho en activo, designados a pro-
puesta conjunta de los partidos, federaciones, coaliciones o agrupaciones de electores
con representación en el Parlamento.
Las designaciones deben realizarse dentro de los noventa días siguientes a la sesión consti-
tutiva del Parlamento.
Los miembros de la Junta Electoral de Andalucía serán nombrados por Decreto y continuarán
en su mandato hasta la toma de posesión de la nueva Junta Electoral, al inicio de la siguiente
legislatura.
Los vocales eligen, de entre los de origen judicial, al Presidente y Vicepresidente de la Junta
en la sesión constitutiva que se celebrará a convocatoria del Secretario.
El Secretario de la Junta Electoral de Andalucía es el Letrado Mayor del Parlamento, participa
en sus deliberaciones con voz y sin voto, y custodia la documentación correspondiente a la Junta
Electoral.
Tendrá su sede en la del Parlamento de Andalucía.

3. EL CONSEJO DE GOBIERNO Y EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE


ANDALUCÍA

3.1. EL CONSEJO DE GOBIERNO

3.1.1. Naturaleza
El Consejo de Gobierno es el órgano colegiado que, en el marco de sus competencias, ejerce
la dirección política de la Comunidad Autónoma, dirige la Administración y desarrolla las funciones
ejecutivas y administrativas de la Junta de Andalucía.
A tal fin, ejerce la iniciativa legislativa, junto con los diputados, y la potestad reglamentaria de
acuerdo con el Estatuto de Autonomía y las leyes.
Su naturaleza jurídica responde a un órgano de carácter bifronte, es decir, que tiene dos
aspectos; por un lado, se constituye en órgano político y por otro, también tiene un marcado
carácter administrativo.
En cuanto a la forma que adoptan las disposiciones y resoluciones de la Presidencia, de las
Vicepresidencias y Consejerías, y del Consejo de Gobierno, revisten las formas siguientes:
– Decretos de la Presidencia: son las disposiciones y actos cuya adopción venga atribui-
da a la Presidencia de la Junta de Andalucía. Estos decretos llevarán exclusivamente la
firma del Presidente o de la Presidenta de la Junta de Andalucía.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 165


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

– Decretos acordados en Consejo de Gobierno: son las decisiones que aprueben nor-
mas reglamentarias de éste y las resoluciones que deben adoptar dicha forma jurídica.
Estos decretos llevarán la firma de la persona titular de la Presidencia y de la Consejería
proponente. Si afectaran a varias Consejerías, además del Presidente o de la Presidenta
los firmará la persona titular de la Consejería competente en materia de Presidencia de
la Junta de Andalucía.
– Acuerdos del Consejo de Gobierno: son las decisiones de dicho órgano que no deban
adoptar la forma de decreto. Estos acuerdos irán firmados conforme a los criterios reco-
gidos en el número anterior.
– Ordenes de las personas titulares de las Vicepresidencias y de las Consejerías:
son las disposiciones y resoluciones de tales órganos. Las órdenes irán firmadas por la
persona titular del órgano. Cuando afecten a más de un órgano, serán firmadas conjun-
tamente por las personas titulares de todos ellos.

3.1.2. Composición
El Consejo de Gobierno está integrado por el Presidente, el Vicepresidente o Vicepresidentes
si los hubiere y los Consejeros y Consejeras titulares de las Consejerías previstas en el Decreto
de la Presidenta 4/2013, de 9 de septiembre, de la Vicepresidencia y sobre reestructuración de
Consejerías, con el siguiente orden de prelación:
– Consejería de la Presidencia.
– Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales.
– Consejería de Hacienda y Administración Pública.
– Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.
– Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
– Consejería de Educación, Cultura y Deporte.
– Consejería de Justicia e Interior.
– Consejería de Fomento y Vivienda.
– Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.
– Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.
– Consejería de Turismo y Comercio.

3.1.3. Incompatibilidades, cese y responsabilidad

A) Incompatibilidades
De acuerdo con el artículo 121 del Estatuto de Autonomía, el Presidente y los Consejeros
no podrán ejercer actividad laboral, profesional o empresarial alguna. Sus cargos son igualmente
incompatibles con cualquier otra función o actividad pública que no derive de aquéllos, salvo la
de Diputado.

B) Cese
De acuerdo con lo previsto en el artículo 120 del Estatuto de Andalucía, el Consejo de Gobier-
no cesa tras la celebración de elecciones al Parlamento, y en los casos de pérdida de cuestión de
confianza o aprobación de moción de censura, dimisión, incapacidad, condena penal firme que
inhabilite para el desempeño de cargo público o fallecimiento del Presidente. El Consejo de Gobierno
cesante continuará en funciones hasta la toma de posesión del nuevo Consejo de Gobierno.

166 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

La Ley 6/2006, de 24 de octubre, del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía


también regula el Consejo de Gobierno, cesando cuando cesa la persona titular de la Presidencia
de la Junta de Andalucía.
El Consejo de Gobierno cesante continuará en funciones hasta la toma de posesión del nuevo
Consejo de Gobierno.
El Gobierno en funciones facilitará el normal desarrollo del proceso de formación del nuevo
Consejo de Gobierno y el traspaso de poderes al mismo, limitándose su gestión al despacho
ordinario de los asuntos públicos de su competencia, salvo casos de urgencia o interés general
debidamente acreditados.
El Presidente o la Presidenta en funciones de la Junta de Andalucía no podrá ser sometido o
sometida a una moción de censura. Tampoco podrá ejercer las siguientes facultades:
a) Designar o separar a las personas titulares de las Vicepresidencias o de las Consejerías.
b) Crear, modificar o suprimir Vicepresidencias o Consejerías.
c) Disolver el Parlamento de Andalucía.
d) Plantear la cuestión de confianza.
El Consejo de Gobierno en funciones no podrá ejercer las siguientes facultades:
a) Aprobar el proyecto de Ley del Presupuesto de la Comunidad Autónoma.
b) Presentar proyectos de Ley al Parlamento de Andalucía

C) Responsabilidad
El Presidente o la Presidenta de la Junta de Andalucía es responsable políticamente ante el
Parlamento de Andalucía, de acuerdo con lo establecido en el Estatuto de Autonomía.
El Consejo de Gobierno responde políticamente ante el Parlamento de Andalucía de forma
solidaria, sin perjuicio de la responsabilidad directa de sus integrantes por su gestión.
La responsabilidad del Presidente o de la Presidenta de la Junta de Andalucía y la del Consejo
de Gobierno es exigible por medio de la moción de censura, que se sustanciará conforme a lo
previsto en el Estatuto de Autonomía y en el Reglamento del Parlamento de Andalucía.
La cuestión de confianza será tramitada y decidida de acuerdo con lo establecido en el Esta-
tuto de Autonomía y en el Reglamento del Parlamento de Andalucía.
La delegación temporal de funciones ejecutivas atribuidas al Presidente o a la Presidenta de
la Junta de Andalucía en la persona titular de una Vicepresidencia o de una Consejería no exime
a aquél o a aquélla de responsabilidad política ante el Parlamento de Andalucía. Igual criterio es
aplicable a los casos de delegación de funciones de su competencia del resto de quienes integran
el Consejo de Gobierno.
El Estatuto de Andalucía regula la responsabilidad ante los Tribunales de los Consejeros. La
responsabilidad penal de los Consejeros será exigible ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supre-
mo. No obstante, para los delitos cometidos en el ámbito territorial de su jurisdicción, será exigible
ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Ante este último Tribunal será exigible la respon-
sabilidad civil en que dichas personas hubieran incurrido con ocasión del ejercicio de sus cargos.

3.1.4. Funcionamiento
El Consejo de Gobierno se reúne al menos, quincenalmente, convocado por el Presidente. La
convocatoria irá acompañada del orden del día de la reunión y se efectuará al menos con cua-
renta y ocho horas de antelación salvo que en casos urgentes resulte imposible. También podrá
reunirse el Consejo de Gobierno, sin convocatoria previa cuando así lo decida el Presidente y se
hallen presentes todos los Consejeros.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 167


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Para la constitución del órgano y la validez de las deliberaciones y de los acuerdos, se reque-
rirá la presencia del Presidente o la Presidenta y de, al menos, la mitad del resto de las personas
miembros del Consejo de Gobierno. De no poder asistir las persona titular de la Presidencia, la
sustituirá las persona miembro del Consejo de Gobierno que corresponda según el orden previsto
en el apartado 2 del artículo 13 de la Ley 6/2006, de 24 de octubre, del Gobierno de la Comuni-
dad Autónoma de Andalucía.
Los acuerdos se adoptarán por mayoría y en caso de empate el voto del Presidente será
dirimente. Para la validez de las deliberaciones de los acuerdos se requerirá la presencia del Pre-
sidente y de al menos la mitad de sus miembros.
Los acuerdos del Consejo de Gobierno deberán constar en un acta que se extenderá por el
Secretario del mismo a tales efectos.
En cuanto a la documentación que se presente al Consejo de Gobierno para su conocimiento
y estudio, tendrá carácter reservado y secreto, salvo que el propio Consejo de Gobierno acuerde
hacerla pública. Igual carácter tendrán las deliberaciones del Consejo de Gobierno, así como las
opiniones o votos emitidos en él, estando obligados sus miembros a mantener dicha reserva y
secreto, aun cuando hubieran dejado de pertenecer al Consejo de Gobierno.
A las reuniones del Consejo de Gobierno podrán acudir personas que no sean miembros del
mismo debidamente autorizadas por el Presidente, para informar sobre algún asunto objeto de
consideración por aquél. Estas personas, así como las que asistan a la reunión por razones de
trabajo están obligadas a guardar secreto sobre lo tratado en el Consejo de Gobierno.
El Consejo de Gobierno podrá utilizar redes de comunicación a distancia o medios telemáti-
cos para su funcionamiento, estableciendo los mecanismo que permitan garantizar la identidad
de los comunicantes y la autenticidad de los mensajes, informaciones y manifestaciones verbales
o escritas transmitidas.
En la celebración de las reuniones en las que no estén presentes en un mismo lugar quienes
integran el Consejo de Gobierno, la persona titular de la Secretaría del Consejo de Gobierno hará
constar esta circunstancia en el acta de la sesión, y verificará el cumplimiento de los requisitos es-
tablecidos en esta Ley para la válida constitución del órgano y para la adopción de sus acuerdos.
La transmisión al Consejo de Gobierno de información y documentación podrá realizarse,
igualmente, por medios telemáticos de comunicación. Tales sistemas también podrán utilizarse
para la remisión de las decisiones y certificaciones de los acuerdos del Consejo de Gobierno a los
órganos destinatarios de las mismas.
Por otro lado, la persona titular de la Consejería competente en materia de Presidencia
ejercerá la Secretaría del Consejo de Gobierno. La Secretaría del Consejo de Gobierno remite las
convocatorias, levanta acta de las reuniones y da fe de los acuerdos mediante la expedición de
certificaciones de los mismos. Igualmente, vela por la correcta publicación de las disposiciones y
acuerdos que deban insertarse en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía.
En caso de ausencia, vacante o enfermedad, la Secretaría del Consejo de Gobierno será
ejercida por la persona titular de la Consejería que corresponda según el orden de prelación de
las Consejerías o por la persona miembro del Consejo de Gobierno que designe la Presidencia de
la Junta.
Sin perjuicio de lo establecido en el apartado anterior, existirá una Secretaría de Actas del
Consejo de Gobierno, que podrá levantar acta de las reuniones y expedir certificaciones de las
decisiones adoptadas por el Consejo de Gobierno.
Por último, señalar que el Consejo de Gobierno al objeto de conseguir un funcionamiento más
homogéneo y coordinado podrá crear en su seno Comisiones Delegadas (actualmente, y a través
del Decreto 389/2008, de 17 de junio, existen la Comisión Delegada para la Igualdad, el Bienes-
tar y la Inmigración, para Asuntos Económicos, para el Cambio Climático y Acción Territorial y para
la Innovación), con carácter permanente o temporal, al objeto de programar la política sectorial,
examinar asuntos de interés general o común a varias Consejerías, coordinar la elaboración de
directrices y en definitiva preparar las reuniones del Consejo de Gobierno.

168 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Su régimen de funcionamiento deberá ajustarse a los mismos criterios anteriormente seña-


lados para el Consejo de Gobierno.
Igualmente, otro de los órganos que existen es la Comisión General de Viceconsejeros, ór-
gano creado que puede actuar tanto en reuniones plenarias como restringidas, para preparar los
asuntos que vayan a ser debatidos por el Consejo de Gobierno y para resolver cuestiones de per-
sonal u otras de carácter administrativo que afecten a varias Consejerías y que no sean de la com-
petencia del Consejo de Gobierno. Su presidencia corresponde al Consejero de la Presidencia.
La Presidencia tanto de las Comisiones Delegadas de referencia como de la Comisión Gene-
ral de Viceconsejeros corresponderá al Presidente o Consejero en quien delegue o nombre.

3.1.5. Funciones
Corresponde al Consejo de Gobierno:
– Desarrollar el programa de Gobierno, de acuerdo con las directrices fijadas por el Presi-
dente.
– Aprobar los anteproyectos de Ley, autorizar su remisión al Parlamento y acordar, en su
caso, su retirada.
– Manifestar la conformidad o disconformidad con la tramitación en el Parlamento de An-
dalucía de proposiciones de Ley o enmiendas que impliquen aumentos de los créditos o
disminución de los ingresos presupuestarios, así como manifestar su criterio respecto a
la toma en consideración de cualesquiera otras proposiciones de ley.
– Deliberar sobre la cuestión de confianza del Presidente que la persona titular de la Pre-
sidencia de la Junta de Andalucía se proponga plantear ante el Parlamento de Andalucía
y sobre la solicitud de sesión extraordinaria de la Cámara que se vaya a formular.
– Deliberar sobre la decisión de la persona titular de la Presidencia de la Junta de Andalu-
cía de acordar la disolución del Parlamento de Andalucía y convocar nuevas elecciones.
– Elaborar los Presupuestos de la Comunidad Autónoma, mediante la aprobación de los
correspondientes proyectos de ley, remitirlos al Parlamento para su aprobación, y aplicar-
los.
– Adoptar las medidas necesarias para la ejecución de los tratados y convenios internacio-
nales que afecten a las materias atribuidas a la competencia de la Comunidad Autóno-
ma.
– Aprobar y remitir al Parlamento los proyectos de convenios y acuerdos de cooperación
con otras Comunidades Autónomas.
– Acordar la interposición de recursos de inconstitucionalidad y el planteamiento de con-
flictos de competencias ante el Tribunal Constitucional y personarse ante éste cuando le
corresponda.
– Resolver los recursos que se interpongan ante el mismo.
– Disponer la realización de operaciones de crédito y emisión de deuda pública, de confor-
midad con la normativa específica.
– Autorizar los gastos de su competencia.
– Aprobar la estructura de las Consejerías y de sus organismos autónomos, así como la
relación de puestos de trabajo de la Administración General de la Comunidad Autónoma
y de sus organismos autónomos.
– Acordar la creación de Comisiones Delegadas del Gobierno.
– Nombrar y separar, a propuesta de las personas titulares de las Consejerías correspon-
dientes, a las personas altos cargos de la Administración y aquellas otras que las leyes y
las disposiciones reglamentarias establezcan.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 169


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

– Designar la representación de la Comunidad Autónoma en los organismos económi-


cos, las instituciones financieras y las empresas públicas del Estado a que se refiere el
Estatuto de Autonomía para Andalucía, así como la representación en los organismos
institucionales y empresas dependientes de la Comunidad Autónoma, salvo que por ley
se atribuya a otro órgano la designación.
– Cualquier otra atribución que le venga conferida por las leyes, y en general, entender de
aquellos asuntos que por su importancia o naturaleza requieran el conocimiento, delibe-
ración o decisión del Consejo de Gobierno. Una de ellas es la prevista en el artículo 42
de la Ley 9/2007, de 22 de octubre, de la Administración de la Junta de Andalucía, por
el cual el ejercicio de acciones en vía jurisdiccional corresponde al Consejo de Gobierno.
A estas funciones, que son coincidentes con las establecidas en el Estatuto, se le han de
añadir las siguientes (reguladas por el estatuyente y no encontradas en la LGCA:
A) Dictar normas con rango de ley por delegación mediante ley parlamentaria, para la for-
mulación de textos articulados (decretos legislativos, art. 109 del Estatuto.
B) Dictar Decretos–leyes en caso de extraordinaria y urgente necesidad (art. 110).
C) Plantear conflictos de jurisdicción a los jueces y tribunales conforme a las leyes regula-
doras de aquellos (art. 119.5)
D) Ejercer la potestad expropiatoria conforme a la legislación estatal y autonómica vigente
en la materia.
E) El apartado 9 anterior se refería a materia convenial con las Comunidades Autónomas.
Pues bien, el Estatuto añade una precisión, que consiste en la posibilidad de suscribir
convenios para la celebración de actos de carácter cultural en otras Comunidades y Ciu-
dades Autónomas, especialmente dirigidos a residentes de origen andaluz (art. 227).

3.1.6. Impulso de la acción política y de gobierno


El impulso de la acción política y de gobierno se ejercerá por el Parlamento mediante la
aprobación de:
– Resoluciones.
– Mociones.
– Proposiciones de Ley.
Los miembros del Consejo de Gobierno, sin perjuicio de lo que establecen las normas del
Reglamento del Parlamento, deberán:
a) Acudir al Parlamento cuando éste reclame su presencia.
b) Atender las preguntas, interpelaciones y mociones que el Parlamento les formule.
c) Proporcionar al Parlamento la información y ayuda que precise del Consejo de Gobierno,
sus miembros o cualquier autoridad, funcionario, organismo, servicio o dependencia de
la Comunidad Autónoma.
Por último, significar que los miembros del Consejo de Gobierno tienen acceso a las sesiones
del Parlamento y la facultad de hacerse oír en ellas. Asimismo, podrán solicitar que informen ante
las Comisiones Parlamentarias los altos cargos y funcionarios de sus Consejerías.

3.1.7. Transparencia del Consejo de Gobierno.


El Acuerdo de 17 de diciembre de 2013, del Consejo de Gobierno, por el que se adoptan
medidas para la transparencia del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía (BOJA nº 249
de 23 de diciembre de 2013) determina una serie de reglas para mejorar la transparencia del
Consejo de Gobierno, ya que los órdenes del día de las reuniones del Consejo de Gobierno, los

170 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

documentos integrantes de los expedientes de los asuntos aprobados y los acuerdos adoptados
serán públicos:
– El día anterior a la celebración de las reuniones del Consejo de Gobierno, estarán dispo-
nibles los órdenes de día de las mismas a través del portal web http://www.juntadeanda-
lucia.es.
– Tendrán carácter público, y serán accesibles en los términos del Acuerdo, los documen-
tos que integran el expediente que el órgano competente haya elevado al Consejo de
Gobierno y hayan servido para fundamentar su decisión.
– En todos los asuntos que se eleven a la decisión del consejo de Gobierno la consejería
competente incorporará una propuesta motivada en la que indicará expresamente, y así
lo hará constar en el respectivo expediente, los acuerdos y documentos sobre los que
deba mantenerse el carácter de reservado total o parcialmente. A estos efectos, sólo
podrán aplicarse los límites aque veremo amás abajo.
– El consejo de Gobierno, cuando sea procedente, levantará el carácter reservado de los
documentos que se le presenten, conforme a lo establecido por el artículo 31.1 de la Ley
6/2006, de 24 de octubre.
– El texto de los acuerdos adoptados y los documentos que correspondan se publicarán en
el portal web de la Junta de Andalucía indicado anteriormente en un plazo no superior a
tres días desde la celebración de la reunión, correspondiendo a las personas titulares de
las Viceconsejerías competentes la adopción de las medidas necesarias para la efectivi-
dad de lo establecido en este punto.
– A los efectos de los límites de acceso a los acuerdos adoptados y a la documentación
integrante de los expedientes, se tendrán en cuenta los criterios relativos a la intimidad
de las personas, protección de datos de carácter personal, seguridad pública, funcio-
nes administrativas de vigilancia, inspección y control, secreto industrial y comercial,
así como la protección del interés general y de los derechos e intereses legítimos de
terceros.

3.2. EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA


El Presidente de la Junta dirige y coordina la actividad del Consejo de Gobierno, coordina la
Administración de la Comunidad Autónoma, designa y separa a los Consejeros y ostenta la supre-
ma representación de la Comunidad Autónoma y la ordinaria del Estado en Andalucía.
El Presidente podrá delegar temporalmente funciones ejecutivas propias en uno de los Con-
sejeros.

3.2.1. Cuestión de confianza y moción de censura


El Presidente o Presidenta de la Junta responde políticamente ante el Parlamento de Andalu-
cía, sin perjuicio de la responsabilidad directa de cada Consejero por su gestión.
Las dos técnicas parlamentarias fundamentales a través de las cuales se puede exigir la
responsabilidad del Consejo de Gobierno son la moción de censura y la cuestión de confianza, las
cuales se sustanciarán conforme a lo previsto en el Estatuto de Autonomía (artículos 125 y 126)
y en el Reglamento del Parlamento.

a) La cuestión de confianza
El Presidente o Presidenta de la Junta, previa deliberación del Consejo de Gobierno, puede
plantear ante el Parlamento la cuestión de confianza sobre su programa o sobre una declaración
de política general.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 171


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

La cuestión de confianza se presentará en escrito motivado ante la Mesa del Parlamento,


acompañada de la correspondiente certificación del Consejo de Gobierno.
Admitido el escrito a trámite por la Mesa, la Presidencia dará cuenta del mismo a la Junta de
Portavoces y convocará al Pleno.
El debate se desarrollará con sujeción a las normas establecidas para el de investidura, co-
rrespondiendo al Presidente de la Junta y, en su caso, a los miembros del Consejo de Gobierno,
las intervenciones allí establecidas para el candidato.
Finalizado el debate, la propuesta de confianza será sometida a votación a la hora que, pre-
viamente, haya sido anunciada por la Presidencia. La cuestión de confianza no podrá ser votada
hasta que transcurran veinticuatro horas desde su presentación.
La confianza se entenderá otorgada cuando obtenga el voto favorable de la mayoría simple
de los Diputados.
Si el Parlamento negara su confianza, el Presidente o Presidenta de la Junta presentará su
dimisión ante el Parlamento. El Presidente o Presidenta, en el plazo máximo de quince días, con-
vocará la sesión plenaria para la elección del nuevo Presidente o Presidenta de la Junta, conforme
a lo establecido en el capítulo primero de este título.

b) La moción de censura
El Parlamento de Andalucía puede exigir la responsabilidad política del Presidente de la Junta,
conforme a lo establecido en el artículo 117.3, 124 y 126 de Estatuto de Autonomía y en las
Leyes que lo desarrollen, mediante la adopción de una moción de censura.
La moción deberá ser propuesta, al menos, por una cuarta parte de los Diputados en escrito
motivado dirigido a la Mesa del Parlamento y habrá de incluir un candidato a la Presidencia de la
Junta que haya aceptado la candidatura.
La Mesa del Parlamento, tras comprobar que la moción de censura reúne los requisitos seña-
lados en el apartado anterior, la admitirá a trámite, dando cuenta de su presentación al Presidente
o Presidenta de la Junta y a los portavoces de los Grupos parlamentarios.
Dentro de los dos días siguientes a la presentación de la moción de censura podrán presen-
tarse mociones alternativas, que deberán reunir los requisitos señalados anteriormente y estarán
sometidas a los mismos trámites de admisión señalados en el apartado precedente.
El debate se iniciará por la defensa de la moción de censura que, sin limitación de tiempo,
efectúe uno de los Diputados firmantes de la misma. A continuación, y también sin limitación de
tiempo, intervendrá el candidato propuesto en la moción para la Presidencia de la Junta, a efectos
de exponer el programa político del Gobierno que pretende formar.
Tras la interrupción decretada por la Presidencia, en todo caso no inferior a veinticuatro horas,
podrán intervenir los Grupos parlamentarios que lo soliciten, por tiempo de treinta minutos. Todos
los intervinientes tienen derecho a un turno de réplica o rectificación de diez minutos.
Si se hubiera presentado más de una moción de censura, el Presidente o Presidenta de la
Cámara, oída la Junta de Portavoces, podrá acordar el debate conjunto de todas las incluidas en
el orden del día, pero habrán de ser sometidas a votación por separado, siguiendo el orden de
su presentación.
La moción o mociones de censura serán sometidas a votación a la hora que previamente
haya sido anunciada por la Presidencia, que no podrá ser anterior al transcurso de cinco días
desde la presentación de la primera en el Registro General.
La aprobación de una moción de censura requerirá, en todo caso, el voto favorable de la
mayoría absoluta de los miembros del Parlamento.
Si se aprobase una moción de censura, no se someterán a votación las restantes que se
hubiesen presentado.

172 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Aprobada una moción de censura, el candidato o candidata incluido en la misma se enten-


derá investido de la confianza de la Cámara.
Ninguno de los signatarios de una moción de censura rechazada podrá firmar otra durante el
mismo período de sesiones.
Si el Parlamento adoptara una moción de censura, el Presidente de la Junta presentará su
dimisión ante el Parlamento y el candidato incluido en aquélla se entenderá investido de la con-
fianza de la Cámara. El Rey le nombrará Presidente de la Junta.

3.2.2. Elección
El Parlamento, de entre sus miembros, elige al Presidente o a la Presidencia de la Junta de
Andalucía, de acuerdo con lo establecido en el Estatuto de Autonomía y en el Reglamento del
Parlamento de Andalucía.
El Presidente o Presidenta del Parlamento, previa consulta a los portavoces designados por
los partidos o grupos políticos con representación parlamentaria, propondrá un candidato o candi-
data a la Presidencia de la Junta. La propuesta deberá formularse, como máximo, dentro del plazo
de quince días desde la constitución del Parlamento o desde la dimisión del Presidente.
La sesión comenzará con la lectura de la propuesta por uno de los Secretarios.
A continuación, el candidato propuesto expondrá, sin limitación de tiempo, el programa polí-
tico del Gobierno que pretende formar y solicitará la confianza de la Cámara.
Concluida la intervención del candidato, la Presidencia suspenderá la sesión hasta el día
siguiente. Reanudada la misma, intervendrá un representante de cada Grupo parlamentario que
lo solicite por treinta minutos.
El candidato propuesto deberá contestar individualmente a cada uno de los intervinientes,
quienes tendrán derecho a réplica por diez minutos. En cualquier caso, el candidato podrá hacer
uso de la palabra cuantas veces lo solicite.
La votación se llevará a efecto a la hora fijada por la Presidencia.
Para ser elegido, el candidato deberá en primera votación obtener mayoría absoluta. De no
obtenerla, se procederá a nueva votación cuarenta y ocho horas después de la anterior, y la con-
fianza se entenderá otorgada si obtuviera mayoría simple en la segunda o sucesivas votaciones.
Caso de no conseguirse dicha mayoría se tramitarán sucesivas propuestas en la forma prevista
anteriormente. Si, transcurrido el plazo de dos meses a partir de la primera votación, ningún
candidato hubiera obtenido la mayoría simple, quedará designado Presidente de la Junta de An-
dalucía el candidato del partido que tenga mayor número de escaños.
Una vez elegido el candidato conforme al apartado anterior, el Presidente del Parlamento lo
comunicará al Rey, a los efectos de su nombramiento como Presidente de la Junta de Andalucía.
El Presidente electo tomará posesión de su cargo en el plazo de cinco días a partir de la
publicación de su nombramiento.

3.2.3. Estatuto personal, incompatibilidades, fuero procesal y cese

A) Estatuto personal
Constituido por el conjunto de prerrogativas y derechos inherentes al cargo, a estos efectos
cabe señalar los siguientes:
a) La precedencia sobre cualquier autoridad de la Comunidad Autónoma de Andalucía y la
que le reserve la legislación del Estado.
b) Los honores atribuidos en razón de su cargo.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 173


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

c) Utilizar la bandera y el escudo de Andalucía como distintivo.


d) Percibir las retribuciones que se fijen en las leyes del Presupuesto de la Comunidad Au-
tónoma.
e) Ocupar la residencia oficial que se establezca con el personal, servicios y dotación co-
rrespondiente.

B) Incompatibilidades
El ejercicio de la Presidencia de la Junta de Andalucía es incompatible con cualquier otra fun-
ción o actividad pública que no derive de aquélla, salvo la de diputado o diputada en el Parlamento
de Andalucía. También es incompatible con el ejercicio de toda actividad laboral, profesional o
empresarial, siéndole igualmente de aplicación el régimen propio de las incompatibilidades de las
personas altos cargos de la Junta de Andalucía.
Esta materia se regula pormenorizadamente en la Ley 3/2005, de 8 de abril, de Incompa-
tibilidades de Altos Cargos de la Administración de la Junta de Andalucía y de Declaración de
Actividades, Bienes e Intereses de Altos Cargos y otros Cargos Públicos.

C) Responsabilidad
El Presidente de la Junta es responsable políticamente ante el Parlamento. La responsabili-
dad penal del Presidente de la Junta será exigible ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.
La responsabilidad civil en que el Presidente hubiera incurrido con ocasión del ejercicio de su
cargo será exigible ante la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo (art. 118 del Estatuto andaluz).

D) Cese, efectos y suplencia


La persona titular de la Presidencia de la Junta de Andalucía cesa por las siguientes causas:
a) Tras la celebración de elecciones al Parlamento de Andalucía.
b) Aprobación de una moción de censura.
c) Denegación de una cuestión de confianza.
d) Dimisión comunicada formalmente al Parlamento de Andalucía.
e) Incapacidad permanente, física o mental, que le inhabilite para el ejercicio del cargo que
debe ser apreciada por el Consejo de Gobierno , excluida la persona titular de la Presi-
dencia de la Junta de Andalucía, por unanimidad, y propuesta al Parlamento de Andalu-
cía que, en caso de que la estime, deberá declararla por mayoría absoluta. El Consejo de
Gobierno que examine la incapacidad será convocado y dirigido por quien corresponda
según el orden de suplencia establecido en la Ley.
f) Fallecimiento.
g) Pérdida de la condición de parlamentario o parlamentaria.
h) Condena penal, mediante sentencia judicial firme, que lleve aparejada la inhabilitación
para el ejercicio del cargo.
i) Sentencia judicial firme de incapacitación.
En cuanto a los efectos del cese, en los supuestos de las letras a), b), c) y d) la persona titular
de la Presidencia de la Junta de Andalucía continuará en el ejercicio de sus funciones hasta que
quien le suceda haya tomado posesión del cargo.
En el resto de los casos, y en el caso de la letra d) si el Presidente dimisionario o la Presiden-
ta dimisionaria accediera a un cargo público incompatible con el desempeño de la Presidencia de
la Junta de Andalucía, su sustitución se realizará por las personas titulares de las Vicepresiden-
cias, si las hubiere, por su orden y, de no existir, por las de las Consejerías, según su orden. El
Presidente o la Presidenta del Parlamento de Andalucía, en todos los casos a los que se refiere

174 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

este párrafo, abrirá inmediatamente consultas con las personas portavoces designadas por los
partidos o grupos políticos con representación parlamentaria, para presentar un candidato o una
candidata a la Presidencia de la Junta de Andalucía, de acuerdo con el procedimiento estableci-
do en el Estatuto de Autonomía para Andalucía y en el Reglamento del Parlamento de Andalucía.
El Presidente o la Presidenta de la Junta de Andalucía en funciones ejercerá las atribuciones
del cargo, salvo las establecidas en el apartado 4 del artículo 37 de la Ley 6/2006, de 24 de
octubre, del Gobierno de la Comunidad.
En los supuestos de ausencia, enfermedad o impedimento temporal, la Presidencia de la Jun-
ta de Andalucía se suplirá en la forma prevista en el apartado 2 del artículo 13 de la Ley 6/2006,
de 24 de octubre, del Gobierno de la Comunidad.
Quien supla al Presidente o a la Presidenta de la Junta de Andalucía sólo podrá ejercer las
atribuciones que sean necesarias para el despacho de los asuntos de trámite, salvo casos de
urgencia o interés general debidamente acreditados.
El Presidente o Presidenta en funciones no podrá ser sometido/a a moción de censura, ni
podrá plantear la cuestión de confianza.

3.2.4. Funciones
Corresponde al Presidente de la Junta:

A) Como supremo representante de la Comunidad Autónoma de Andalucía


– Representarla en las relaciones con otras Instituciones del Estado y en el ámbito interna-
cional cuando proceda.
– Firmar los convenios y acuerdos de colaboración que suscriba la Comunidad Autónoma
en los casos que proceda.

B) En su condición de representante ordinario del Estado en Andalucía


– Promulgar, en nombre del Rey, las leyes de Andalucía y ordenar que se publiquen en el
Boletín de la Junta de Andalucía y en el BOE.
– Ordenar la publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, el nombramiento de
la persona titular de la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

C) En relación con el Parlamento de Andalucía


– Convocar elecciones en el Parlamento de Andalucía.
– Disolver el Parlamento de Andalucía.
– Plantear ante el Parlamento de Andalucía la cuestión de confianza.
– Solicitar que el Parlamento de Andalucía se reúna en sesión extraordinaria.
– Convocar la sesión constitutiva del Parlamento de Andalucía.

D) Como Presidente del Consejo de Gobierno


– Fijar las directrices generales de la acción de Gobierno y asegurar su continuidad.
– Coordinar el programa legislativo del Consejo de Gobierno y la elaboración de disposicio-
nes de carácter general.
– Coordinar la acción exterior del Gobierno.
– Facilitar al Parlamento de Andalucía la información que recibe del Consejo de Gobierno.
– Nombrar y separar a las personas titulares de las Vicepresidencias y de las Consejerías.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 175


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

– Convocar las reuniones del Consejo de Gobierno y de sus Comisiones Delegadas y fijar el
orden del día.
– Presidir, suspender y levantar las sesiones del Consejo de Gobierno y de sus Comisiones
Delegadas, y dirigir la deliberaciones.
– Dictar Decretos que supongan la creación de Consejerías, la modificación en la denomi-
nación de las existentes, en su distribución de competencias o en su orden de prelación,
así como la supresión de las mismas.
– Asegurar la coordinación entre las distintas Consejerías y resolver los conflictos de atri-
buciones entre las mismas.
– Encomendar a un Consejero o a una Consejera que se encargue de la gestión de otra
Consejería en caso de ausencia, enfermedad o impedimento de su titular.
– Establecer las normas internas que se precisen para el buen orden de los trabajos del
Consejo de Gobierno y para la adecuada preparación de los acuerdos que hayan de
adoptarse por aquél.
– Firmar los Decretos acordados por el Consejo de Gobierno y ordenar su publicación.
– Velar por el cumplimiento de los acuerdos del Consejo de Gobierno.

3.2.6. Delegación de atribuciones


El Presidente o la Presidenta de la Junta de Andalucía puede, en su caso, delegar sus atribu-
ciones en las personas titulares de las Vicepresidencias y de las Consejerías.
Son delegables las siguientes facultades y atribuciones de la Presidencia de la Junta de An-
dalucía o de su titular:
a) La representación en las relaciones con otras instituciones del Estado y en el ámbito
internacional cuando proceda.
b) La firma de los convenios y acuerdos de cooperación que suscriba la Comunidad Autó-
noma en los casos que proceda.
c) La orden de publicación, en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, del nombramiento
de la persona titular de la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.
d) La facilitación de información recabada por el Parlamento de Andalucía al Consejo de
Gobierno.
e) La convocatoria de las reuniones del Consejo de Gobierno y de sus Comisiones Delega-
das, así como la fijación del orden del día.
f) El establecimiento de las normas internas que se precisen para el buen orden de los
trabajos del Consejo de Gobierno y para la adecuada preparación de los acuerdos que
hayan de adoptarse por aquél.
g) Velar por el cumplimiento de los acuerdos del Consejo de Gobierno.
h) En su caso, las facultades y atribuciones a las que se refiere el apartado 2 del artículo
10 de la Ley 6/2006, de 24 de octubre, de Gobierno de la Comunidad, que se refiere a
las atribuciones del Presidente inherentes a la Presidencia del Consejo de Gobierno.

4. La Administración de Justicia en Andalucía


4.1. CONSIDERACIONES GENERALES
La Administración de Justicia en Andalucía viene regulada en el Título V del Estatuto, cum-
pliendo así, el precepto constitucional recogido en el art. 152 de la Constitución que señala que

176 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

las Comunidades Autónomas que accedan a la autonomía por la vía del art. 151 tendrán junto a
la Asamblea, Consejo de Gobierno y su Presidente, «Un Tribunal Superior de Justicia, en el que sin
perjuicio de la jurisdicción que corresponde al Tribunal Supremo, culminará la organización judicial
en el ámbito territorial de la Comunidad Autónoma».
El Tribunal Superior de Justicia ha sido la última institución constitucional y estatutaria previs-
ta en el Estatuto que ha sido creada y constituida. Ello ha tenido lugar tras la promulgación de la
Ley Orgánica del Poder Judicial 6/85, de la 1 de julio y de la Ley de Demarcación y Planta Judicial
38/1988, de 28 de diciembre.
El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía es el órgano jurisdiccional en que culmina la or-
ganización judicial en Andalucía y es competente, en los términos establecidos por la Ley Orgánica
correspondiente, para conocer de los recursos y de los procedimientos en los distintos órdenes
jurisdiccionales y para tutelar los derechos reconocidos por el presente Estatuto. En todo caso,
el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía es competente en los órdenes jurisdiccionales civil,
penal, contencioso administrativo, social y en los que pudieran crearse en el futuro.
El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía es la última instancia jurisdiccional de todos los
procesos judiciales iniciados en Andalucía, así como de todos los recursos que se tramiten en
su ámbito territorial, sea cual fuere el derecho invocado como aplicable, de acuerdo con la Ley
Orgánica del Poder Judicial – que determinará el alcance y contenido de los indicados recursos - y
sin perjuicio de la competencia reservada al Tribunal Supremo.
Corresponde al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía la resolución de los recursos ex-
traordinarios de revisión que autorice la Ley contra las resoluciones firmes dictadas por los ór-
ganos judiciales de Andalucía. Corresponde en exclusiva al Tribunal de Justicia de Andalucía la
unificación de la interpretación del derecho de Andalucía.
Tendrá su sede en aquella ciudad donde radique alguna de las dos Audiencias Territoriales
que existen en el territorio de la Comunidad Autónoma de Andalucía, las cuales quedan supri-
midas con la puesta en funcionamiento del Tribunal Superior de Justicia; a este respecto cabe
señalar que por los organismos correspondientes se ha designado como sede la de la Audiencia
Territorial de Granada.
El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía constituye una nueva instancia judicial, inserta
en la estructura general del Poder Judicial único del Estado, aunque adaptado en su competencia
territorial, material y funcional para y por razón de la Comunidad Autónoma en que se asienta,
en concordancia con el principio de unidad jurisdiccional, que proclama la Constitución, como la
base de la organización y el funcionamiento de los Tribunales. Por tanto el Tribunal Superior de
Justicia de Andalucía se puede considerar el vértice de la organización judicial en el territorio de
la Comunidad, sin perjuicio de la jurisdicción que corresponde al Tribunal Supremo como órgano
superior en todos los órdenes, excepto en materia de garantías constitucionales cuya competen-
cia está asumida por el Tribunal Constitucional.
Por otro lado, el Estatuto de Autonomía prevé la creación del Consejo de Justicia de Andalu-
cía, siendo el órgano de gobierno de la Administración de Justicia en Andalucía, de acuerdo con
la LOPJ, y sin que se trate de forma que se trate de un órgano territorial de gobierno del Poder
Judicial que no está descentralizado, y cuyas funciones se ejercerán o bien por delegación del
CGPJ o bien por ley. De manera que sus funciones se ejercerán de forma desconcentrada y su-
bordinada del CGPJ.

4.2. COMPOSICIÓN Y JURISDICCIÓN


El Tribunal Superior de Justicia, señala la Ley Orgánica 6/85, de 1 de julio, estará integrado
por 7 Salas: 1 de lo Civil y Penal, 3 de lo Contencioso- Administrativo y 3 de lo Social. Asimismo
se compondrá de un Presidente, que lo será también de la Sala de lo Civil y Penal, y tendrá la con-
sideración de Magistrado del Tribunal Supremo mientras desempeñe el cargo; de los Presidentes
de Sala y de los Magistrados que determine la Ley para cada una de las Salas y, en su caso, de
las Secciones que puedan crearse dentro de ellas.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 177


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Su puesta en funcionamiento y composición se ha determinado por la Ley 38/1988, de 28


de diciembre, de demarcación y planta judicial que establece la siguiente planta:
– Sala de lo Civil y Penal (Granada): (1 Presidente y 2 Magistrados).
– Sala de lo Contencioso- Administrativo de Sevilla (1 Presidente y 17 Magistrados).
– Sala de lo Contencioso- Administrativo de Granada (1 Presidente y 8 Magistrados).
– Sala de lo Contencioso- Administrativo de Málaga (1 Presidente y 5 Magistrados).
– Sala de lo Social de Sevilla (1 Presidente y 11 Magistrados).
– Sala de lo Social de Granada (1 Presidente y 8 Magistrados).
– Sala de lo Social de Málaga (1 Presidente y 5 Magistrados).
Tienen jurisdicción limitada a las provincias de Cádiz, Córdoba, Huelva y Sevilla las Salas de
lo Contencioso- Administrativo y de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que
tienen su sede en Sevilla; y a las provincias de Almería, Granada y Jaén, las que tienen su sede
en Granada. Las Salas de lo Contencioso-Administrativo y de lo Social del Tribunal Superior de
Justicia de Andalucía, con sede en Málaga tienen jurisdicción limitada a su provincia.
También en el orden territorial hay que citar a Ceuta y Melilla que, a efectos de demarcación
judicial, quedan integradas en la circunscripción del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía,
según dispone el artículo 2.5. de la citada Ley de Demarcación y Planta. Concretamente, las
Ciudades de Ceuta y Melilla quedan integradas en la circunscripción territorial de la Sección Sexta
de la Audiencia Provincial de Cádiz, con sede en Ceuta y de la Sección Octava de la Audiencia
Provincial de Málaga, con sede en Melilla, respectivamente, en virtud de lo dispuesto en el artículo
3.3. de la misma (esta integración es a efectos de cuestiones de gobierno, civiles y penales).
Desde el punto de vista de la jurisdicción contencioso-administrativa los acuerdos de los
órganos que radican en Ceuta y Melilla, serán impugnados ante los Juzgados de lo Contencioso-
Administrativo con sede en ambas ciudades o ante las Salas de lo Contencioso-Administrativo de
Sevilla y Málaga según la distinta naturaleza de los órganos administrativos que dicten los acuer-
dos impugnados. Las sentencias que dicten los referidos Juzgados serán apelables ante las Salas
de lo Contencioso-Administrativo de Sevilla y Málaga del Tribunal Superior de Justicia. Desde el
punto de vista de la Jurisdicción de lo Social las sentencias que dicten los Juzgados de lo Social
en Ceuta y Melilla serán apelables, en su caso, ante las Salas de lo Contencioso-Administrativo
de Sevilla y Málaga del Tribunal Superior de Justicia, respectivamente.
El Presidente del Tribunal Superior de Justicia ostenta la representación del Poder Judicial
en la Comunidad Autónoma siempre que no concurra el Presidente del Tribunal Supremo. Tiene
la consideración de Magistrado del Tribunal Supremo. Es nombrado por el Rey, a propuesta del
Consejo General del Poder Judicial, órgano de gobierno de este Poder, previsto en la Constitución,
y cuyas competencias alcanzan todo el territorio nacional, de forma que garanticen su unidad
e independencia al asumir el autogobierno del mismo. Como hemos dicho anteriormente, el
nombramiento propiamente dicho corresponde al Rey como consecuencia del artículo 117 de la
Constitución que indica que «la justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey...».
La Junta de Andalucía se limitará a ordenar la publicación de dicho nombramiento, por medio
de su Presidente, en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía.
Además de Juzgados de lo Social y Juzgados de lo Contencioso Administrativo, existen Juzga-
dos de Menores, Juzgados de lo Mercantil y Juzgados de violencia sobre la Mujer.

4.3. COMPETENCIAS JURISDICCIONALES


Las competencias que le asigna a cada Sala la Ley Orgánica 6/85, de la 1 de julio, del Poder
Judicial son:

178 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

A) Sala de lo Civil y Penal


1. Como Sala de lo Civil:
a) Del recurso de casación que establezca la ley contra resoluciones de órganos ju-
risdiccionales del orden civil con sede en la Comunidad Autónoma, siempre que el
recurso se funde en infracción de normas del derecho civil, foral o especial, propio
de la Comunidad, y cuando el correspondiente Estatuto de Autonomía haya previsto
esta atribución.
b) Del recurso extraordinario de revisión que establezca la ley contra sentencias dicta-
das por órganos jurisdiccionales del orden civil con sede en la Comunidad Autóno-
ma, en materia de derecho civil, foral o especial, propio de la Comunidad Autónoma,
si el correspondiente Estatuto de Autonomía ha previsto esta atribución.
2. Esta Sala conocerá igualmente:
a) En única instancia, de las demandas de responsabilidad civil, por hechos cometidos
en el ejercicio de sus respectivos cargos, dirigidas contra el Presidente y miembros
del Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma y contra los miembros de la
Asamblea legislativa, cuando tal atribución no corresponda, según los Estatutos de
Autonomía, al Tribunal Supremo.
b) En única instancia, de las demandas de responsabilidad civil, por hechos cometidos
en el ejercicio de su cargo, contra todos o la mayor parte de los magistrados de una
Audiencia Provincial o de cualesquiera de sus secciones.
c) De las cuestiones de competencia entre órganos jurisdiccionales del orden civil con
sede en la Comunidad Autónoma que no tenga otro superior común.
3. Como Sala de lo Penal, corresponde a esta Sala:
a) El conocimiento de las causas penales que los Estatutos de Autonomía reservan al
conocimiento de los Tribunales Superiores de Justicia.
b) La instrucción y el fallo de las causas penales contra jueces, magistrados y miem-
bros del Ministerio Fiscal por delitos o faltas cometidos en el ejercicio de su cargo
en la Comunidad Autónoma, siempre que esta atribución no corresponda al Tribunal
Supremo.
c) El conocimiento de los recursos de apelación contra las resoluciones dictadas en
primera instancia por las Audiencias Provinciales, así como el de todos aquellos
previstos por las leyes.
d) La decisión de las cuestiones de competencia entre órganos jurisdiccionales del or-
den penal con sede en la Comunidad Autónoma que no tengan otro superior común.
4. Para la instrucción de las causas a que se refieren los párrafos a y b del apartado anterior
se designará de entre los miembros de la Sala, conforme a un turno preestablecido, un
instructor que no formará parte de la misma para enjuiciarlas.
5. Le corresponde, igualmente, la decisión de las cuestiones de competencia entre Juzga-
dos de Menores de distintas provincias de la Comunidad Autónoma.
6. En el caso de que el número de asuntos lo aconseje, podrán crearse una o más sec-
ciones e incluso Sala de lo Penal con su propia circunscripción territorial en aquellas
capitales que ya sean sedes de otras Salas del Tribunal Superior, a los solos efectos de
conocer los recursos de apelación a los que se refiere el párrafo c del apartado 3 anterior
y aquellas otras apelaciones atribuidas por las leyes al Tribunal Superior. Los nombra-
mientos para magistrados de estas Secciones, a propuesta del Consejo General del
Poder Judicial, recaerán en aquellos magistrados que, habiendo permanecido durante
los 10 años inmediatamente anteriores en el orden penal, ostenten mayor antigüedad
escalafonal.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 179


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

B) Salas de lo Contencioso- Administrativo


Las Salas de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (según art. 74 de
la Ley Orgánica del Poder Judicial, redactado conforme a la Ley Orgánica 6/1998, de 13 de julio):
1. Conocerán, en única instancia, de los recursos que se deduzcan en relación con:
a) Los actos de las Entidades locales y de las Administraciones de las Comunidades
Autónomas, cuyo conocimiento no esté atribuido a los Juzgados de lo Contencioso-
Administrativo.
b) Las disposiciones generales emanadas de las Comunidades Autónomas y de las
Entidades locales.
c) Los actos y disposiciones de los órganos de gobierno de las Asambleas legislativas
de las Comunidades Autónomas y de las instituciones autonómicas análogas al Tri-
bunal de Cuentas y al Defensor del Pueblo, en materia de personal, administración
y gestión patrimonial.
d) Los actos y resoluciones dictados por los Tribunales Económico-Administrativo Re-
gionales y Locales que pongan fin a la vía económico-administrativas.
e) Las resoluciones dictadas en alzada por el Tribunal Económico-Administrativo Cen-
tral en materia de tributos cedidos.
f) Los actos y disposiciones de las Juntas Electorales Provinciales y de Comunidades
Autónomas, así como los recursos contencioso-electorales contra acuerdos de las
Juntas Electorales sobre proclamación de electos y elección y proclamación de Pre-
sidentes de Corporaciones locales en los términos de la legislación electoral.
g) Los convenios entre Administraciones públicas cuyas competencias se ejerzan en el
ámbito territorial de la correspondiente Comunidad Autónoma.
h) La prohibición o la propuesta de modificación de reuniones previstas en la Ley Orgá-
nica reguladora del Derecho de Reunión.
i) Los actos y resoluciones dictados por órganos de la Administración General del Es-
tado cuya competencia se extienda a todo el territorio nacional y cuyo nivel orgánico
sea inferior a Ministro o Secretario de Estado, en materias de personal, propiedades
especiales y expropiación forzosa.
j) Cualesquiera otras actuaciones administrativas no atribuidas expresamente a la
competencia de otros órganos de este orden jurisdiccional.
2. Conocerán, en segunda instancia, de las apelaciones promovidas contra sentencias y
autos dictados por los Juzgados de lo Contencioso-Administrativo y de los correspondien-
tes recursos de queja.
3. También les corresponde, con arreglo a lo establecido en la Ley, el conocimiento de los recur-
sos de revisión contra las sentencias firmes de los Juzgados de lo Contencioso-Administrativo.
4. Conocerán de las cuestiones de competencia entre los Juzgados de lo Contencioso-
Administrativo con sede en la Comunidad Autónoma.
5. Conocerán del recurso de casación para la unificación de doctrina en los casos previstos
en la Ley reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.
6. Conocerán del recurso de casación en interés de la Ley en los casos previstos en la Ley
reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.

C) Salas de lo Social
La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia conocerá:
1. En única instancia, de los procesos que la Ley establezca sobre controversias que afec-
ten a intereses de los trabajadores y empresarios en ámbito superior al de un Juzgado de
lo Social y no superior al de la Comunidades Autónomas.

180 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

2. De los recursos que establezca la ley contra las resoluciones dictadas por los Juzgados
de lo Social de la Comunidad Autónoma, así como de los recursos de suplicación y los
demás que prevé la ley contra las resoluciones de los Juzgados de lo Mercantil de la
Comunidad Autónoma en materia laboral, y las que resuelvan los incidentes concursales
que versen sobre la misma materia.
3. De las cuestiones de competencia que se susciten entre los Juzgados de lo Social de la
Comunidades Autónomas.

4.4. COMPETENCIAS DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE


ANDALUCÍA SEGÚN EL ESTATUTO DE AUTONOMÍA
Según el artículo 141 del Estatuto de Autonomía, la competencia de los órganos jurisdiccio-
nales en Andalucía se extiende:
– En el orden civil, penal y social, a todas las instancias y grados, con arreglo a lo estable-
cido en la legislación estatal.
– En el valor contencioso-administrativo, a los recursos que se deduzcan contra los actos
y disposiciones de las Administraciones Públicas en los términos que establezca la legis-
lación estatal.
Los conflictos de competencia entre los órganos judiciales de Andalucía y los del resto de
España se resolverán conforme a lo establecido en la Ley Orgánica del Poder Judicial.
De conformidad con lo dispuesto en el artículo 142 del Estatuto, corresponde al Tribunal
Superior de Justicia de Andalucía, de conformidad con lo previsto en las Leyes estatales:
1. Conocer de las responsabilidades que se indican en los artículos 101.3 y 122.
2. Entender de los recursos relacionados con los procesos electorales de la Comunidad
Autónoma con arreglo a las Leyes.
3. Resolver, en su caso, los conflictos de jurisdicción entre órganos de la Comunidad Autó-
noma.
4. Resolver las cuestiones de competencia entre órganos judiciales de Andalucía.
5. Resolver los conflictos de atribuciones entre Corporaciones locales.

4.5. COMPETENCIAS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA SEGÚN EL ESTATUTO


DE AUTONOMÍA EN MATERIA DE ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA
De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 80 del Estatuto, la competencia en materia de
administración de justicia se encuentra compartida.
En desarrollo de este artículo, el Estatuto lo concreta en mayor medida en los artículos 145
a 155, y siempre de acuerdo con lo que disponga la LOPJ.
Vamos a verlos de una manera breve y concisa:
a) Asunción competencial
La Comunidad Autónoma asume las competencias en materia de Justicia para las que la
legislación estatal exija una previsión estatutaria.
b) Oposiciones y concursos
Previa proposición al Gobierno del Estado, al Consejo General del Poder Judicial o al Consejo
de Justicia de Andalucía, según corresponda, la Junta podrá convocar plazas de:
– Magistrados.
– Jueces.
– Fiscales en Andalucía.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 181


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

El Consejo de Justicia de Andalucía convoca los concursos para cubrir plazas vacantes de
Jueces y Magistrados.
c) Medios personales
Siempre dentro del marco la LOPJ:
– Corresponde a la Junta de Andalucía la competencia normativa sobre el personal no
judicial al servicio de la Administración de Justicia, incluyendo la regulación de todo lo
relacionado con su vida administrativa como, por ejemplo, los procesos de selección, las
retribuciones, situaciones administrativas, régimen disciplinario, etc.
– Corresponde a la Junta de Andalucía la competencia ejecutiva y de gestión en materia de
personal no judicial al servicio de la Administración de Justicia, como aprobar la oferta de
ocupación pública, elaborar la relación de puestos de trabajo, etc.
– Pueden crearse por Ley del Parlamento cuerpos de funcionarios al servicio de la Adminis-
tración de Justicia, que dependen de la función pública de la Junta de Andalucía.
– La Junta de Andalucía dispone de competencia exclusiva sobre el personal laboral al
servicio de la Administración de Justicia.
d) Medios materiales
Corresponden a la Junta de Andalucía los medios materiales de la Administración de Justicia
en Andalucía, como la construcción y la reforma de los edificios judiciales y de la fiscalía y la
provisión de bienes muebles y materiales para las dependencias judiciales y fiscales, la gestión,
la liquidación y la recaudación de las tasas judiciales que establezca la Junta de Andalucía, etc.
e) Oficina judicial e instituciones y servicios de apoyo.
La determinación de las oficinas judiciales y de los órganos y servicios de apoyo a los órga-
nos jurisdiccionales, incluyendo la regulación de las instituciones, los institutos y los servicios de
medicina forense y de toxicología.
f) Justicia gratuita. Procedimientos de mediación y conciliación
Corresponde a la Junta de Andalucía la competencia para:
– Ordenar los servicios de justicia gratuita y de orientación jurídica gratuita.
– Establecer los instrumentos y procedimientos de mediación y conciliación en la resolu-
ción de conflictos en las materias de su competencia.
g) Demarcación, planta y capitalidad judiciales
La demarcación y planta judicial sigue este procedimiento:
– Tiempo  cada 5 años.
– Informe previo  del Consejo de Justicia de Andalucía.
– Órgano proponente  Gobierno de la Junta.
– Documentación a acompañar  el Proyecto de Ley.
– Órgano que resuelve  Gobierno del Estado.
A la Junta de Andalucía le corresponden las:
– Modificaciones de la planta judicial que no comporten reforma legislativa.
– La creación de secciones y juzgados, por delegación del Gobierno del Estado.
h) Justicia de paz y de proximidad
La Junta de Andalucía tiene competencia sobre:
– La justicia de paz.
– En las poblaciones que se determine, se podrá instar el establecimiento de un sistema
de justicia de proximidad que tenga por objetivo resolver conflictos menores con celeri-
dad y eficacia.

182 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

i) Cláusula subrogatoria
La Junta de Andalucía ejercerá, además, las funciones y facultades que la Ley Orgánica del
Poder Judicial reconozca o atribuya al Gobierno del Estado con relación a la Administración de
Justicia en Andalucía.
j) Participación en la Administración de Justicia
Los andaluces podrán participar en la Administración de Justicia, mediante la institución del
Jurado, en los procesos penales que se sustancien ante los órganos jurisdiccionales radicados en
territorio andaluz en los casos y forma legalmente establecidos, de conformidad con lo previsto
en la legislación del Estado.
k) Relaciones de la Administración de Justicia con la ciudadanía
La Ley regulará una carta de los derechos de los ciudadanos en su relación con el servicio
público de la Administración de Justicia.

4.6. OTRAS COMPETENCIAS

4.6.1. Asunción competencial


La Comunidad Autónoma asume las competencias en materia de Justicia para las que la
legislación estatal exija una previsión estatutaria.

4.6.2. Oposiciones y concursos


La Junta de Andalucía propone al Gobierno del Estado, al Consejo General del Poder Judicial
o al Consejo de Justicia de Andalucía, según corresponda, la convocatoria de oposiciones y con-
cursos para cubrir las plazas vacantes de Magistrados, Jueces y Fiscales en Andalucía.
El Consejo de Justicia de Andalucía convoca los concursos para cubrir plazas vacantes de
Jueces y Magistrados en los términos establecidos en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

4.6.3. Medios personales


Corresponde a la Junta de Andalucía la competencia normativa sobre el personal no judicial
al servicio de la Administración de Justicia, dentro del respeto al estatuto jurídico de ese personal
establecido por la Ley Orgánica del Poder Judicial. En dichos términos, esta competencia de la
Junta de Andalucía incluye la regulación de:
a) La organización de este personal en cuerpos y escalas.
b) El proceso de selección.
c) La promoción interna, la formación inicial y la formación continuada.
d) La provisión de destinos y ascensos.
e) Las situaciones administrativas.
f) El régimen de retribuciones.
g) La jornada laboral y el horario de trabajo.
h) La ordenación de la actividad profesional y las funciones.
i) Las licencias, los permisos, las vacaciones y las incompatibilidades.
j) El registro de personal.
k) El régimen disciplinario.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 183


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

En los mismos términos, corresponde a la Junta de Andalucía la competencia ejecutiva y de


gestión en materia de personal no judicial al servicio de la Administración de Justicia. Esta com-
petencia incluye:
a) Aprobar la oferta de ocupación pública.
b) Convocar y resolver todos los procesos de selección, y la adscripción a los puestos de
trabajo.
c) Nombrar a los funcionarios que superen los procesos selectivos.
d) Impartir la formación, previa y continuada.
e) Elaborar las relaciones de puestos de trabajo.
f) Convocar y resolver todos los procesos de provisión de puestos de trabajo.
g) Convocar y resolver todos los procesos de promoción interna.
h) Gestionar el Registro de Personal, coordinado con el estatal.
i) Efectuar toda la gestión de este personal en aplicación de su régimen estatutario y retri-
butivo.
j) Ejercer la potestad disciplinaria e imponer las sanciones que proceda, incluida la separa-
ción del servicio.
k) Ejercer todas las demás funciones que sean necesarias para garantizar una gestión efi-
caz y eficiente de los recursos humanos al servicio de la Administración de Justicia.
Dentro del marco dispuesto por la Ley Orgánica del Poder Judicial, por ley del Parlamento
pueden crearse, en su caso, cuerpos de funcionarios al servicio de la Administración de Justicia,
que dependen de la función pública de la Junta de Andalucía.
La Junta de Andalucía dispone de competencia exclusiva sobre el personal laboral al servicio
de la Administración de Justicia.

4.6.4. Medios materiales


Corresponden a la Junta de Andalucía los medios materiales de la Administración de Justicia
en Andalucía. Esta competencia incluye en todo caso:
a) La construcción y la reforma de los edificios judiciales y de la fiscalía.
b) La provisión de bienes muebles y materiales para las dependencias judiciales y fiscales.
c) La configuración, la implantación y el mantenimiento de sistemas informáticos y de co-
municación, sin perjuicio de las competencias de coordinación y homologación que co-
rresponden al Estado para garantizar la compatibilidad del sistema.
d) La gestión y la custodia de los archivos, de las piezas de convicción y de los efectos
intervenidos, en todo aquello que no tenga naturaleza jurisdiccional.
e) La participación en la gestión de las cuentas de depósitos y consignaciones judiciales y
de sus rendimientos, teniendo en cuenta el volumen de la actividad judicial desarrollada
en la Comunidad Autónoma y el coste efectivo de los servicios y en el marco de lo esta-
blecido en la legislación estatal.
f) La gestión, la liquidación y la recaudación de las tasas judiciales que establezca la Junta
de Andalucía en el ámbito de sus competencias sobre Administración de Justicia.

4.6.5. Oficina judicial e instituciones y servicios de apoyo


Corresponde a la Junta de Andalucía, de acuerdo con la Ley Orgánica del Poder Judicial, de-
terminar la creación, el diseño, la organización, la dotación y la gestión de las oficinas judiciales y
de los órganos y servicios de apoyo a los órganos jurisdiccionales, incluyendo la regulación de las
instituciones, los institutos y los servicios de medicina forense y de toxicología.

184 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

4.6.6. Justicia gratuita. Procedimientos de mediación y conciliación


Corresponde a la Junta de Andalucía la competencia para ordenar los servicios de justicia
gratuita y de orientación jurídica gratuita.
La Junta de Andalucía puede establecer los instrumentos y procedimientos de mediación y
conciliación en la resolución de conflictos en las materias de su competencia.

4.6.7. Demarcación, planta y capitalidad judiciales


El Gobierno de la Junta de Andalucía, al menos cada cinco años, previo informe del Consejo
de Justicia de Andalucía, propondrá al Gobierno del Estado la determinación y la revisión de la
demarcación y la planta judiciales en Andalucía. Esta propuesta, que es preceptiva, deberá acom-
pañar al proyecto de ley que el Gobierno envíe a las Cortes Generales.
Las modificaciones de la planta judicial que no comporten reforma legislativa podrán co-
rresponder al Gobierno de la Junta de Andalucía. Asimismo la Junta de Andalucía podrá crear
secciones y juzgados, por delegación del Gobierno del Estado, en los términos previstos por la Ley
Orgánica del Poder Judicial.
La capitalidad de las demarcaciones judiciales es fijada por una ley del Parlamento.

4.6.8. Justicia de paz y de proximidad


La Junta de Andalucía tiene competencia sobre la justicia de paz en los términos que esta-
blezca la Ley Orgánica del Poder Judicial. En estos mismos términos corresponde al Consejo de
Justicia de Andalucía el nombramiento de los Jueces. La Junta de Andalucía también se hace
cargo de sus indemnizaciones y es la competente para la provisión de los medios necesarios para
el ejercicio de sus funciones. Le corresponde también la creación de las secretarías y su provisión.
La Junta de Andalucía, en las poblaciones que se determine y de acuerdo con lo establecido
por la Ley Orgánica del Poder Judicial, podrá instar el establecimiento de un sistema de justicia de
proximidad que tenga por objetivo resolver conflictos menores con celeridad y eficacia.

4.6.9. Cláusula subrogatoria


La Junta de Andalucía ejercerá, además, las funciones y facultades que la Ley Orgánica del
Poder Judicial reconozca o atribuya al Gobierno del Estado con relación a la Administración de
Justicia en Andalucía.

4.6.10. Participación en la Administración de Justicia


Los andaluces podrán participar en la Administración de Justicia, mediante la institución del
Jurado, en los procesos penales que se sustancien ante los órganos jurisdiccionales radicados en
territorio andaluz en los casos y forma legalmente establecidos, de conformidad con lo previsto
en la legislación del Estado.

4.6.11. Relaciones de la Administración de Justicia con la ciudadanía


La ley regulará una carta de los derechos de los ciudadanos en su relación con el servicio
público de la Administración de Justicia.

4.7. EL CONSEJO DE JUSTICIA DE ANDALUCÍA


Dado el reparto competencial en materia de Justicia, y de acuerdo con el artículo 122 de la
Constitución, el órgano de gobierno es el Consejo General del Poder Judicial. Por lo tanto, el Con-

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 185


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

sejo ahora creado por el Estatuto Andaluz ha de entenderse como un órgano de carácter colegiado
cuyas atribuciones se ejercerán de manera desconcentrada y subordinada al CGPJ en Andalucía.
Está presidido por el Presidente/a del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y por los
demás miembros designados de acuerdo con la ley.
Las funciones del Consejo de Justicia de Andalucía serán las previstas en:
– La Ley Orgánica del Poder Judicial.
– El Estatuto (como, ejemplo, la convocatoria de concursos para cubrir plazas vacantes
de Jueces y Magistrados –art. 146.2– o el nombramiento de los Jueces de Paz –art.
152.1–).
– Las Leyes del Parlamento de Andalucía.
– Las que, en su caso, le delegue el Consejo General del Poder Judicial.
Las atribuciones del Consejo de Justicia de son:
a) Participar en la designación del Presidente/a del Tribunal Superior de Justicia de Anda-
lucía y de los Presidentes de Sala de dicho Tribunal Superior y de los Presidentes de las
Audiencias Provinciales.
b) Proponer al Consejo General del Poder Judicial y expedir los nombramientos y los ceses
de los Jueces y Magistrados incorporados a la carrera judicial temporalmente con fun-
ciones de asistencia, apoyo o sustitución, así como determinar la adscripción de estos
Jueces y Magistrados a los órganos judiciales que requieran medidas de refuerzo.
c) Instruir expedientes y, en general, ejercer las funciones disciplinarias sobre Jueces y Ma-
gistrados.
d) Participar en la planificación de la inspección de juzgados y tribunales, ordenar, en su
caso, su inspección y vigilancia y realizar propuestas en este ámbito, atender a las órde-
nes de inspección de los juzgados y tribunales que inste el Gobierno y dar cuenta de la
resolución y de las medidas adoptadas.
e) Informar sobre los recursos de alzada interpuestos contra los acuerdos de los órganos de
gobierno de los tribunales y juzgados de Andalucía.
f) Precisar y aplicar, cuando proceda, en el ámbito de Andalucía, los reglamentos del Con-
sejo General del Poder Judicial.
g. Informar sobre las propuestas de revisión, delimitación y modificación de las demarca-
ciones territoriales de los órganos jurisdiccionales y sobre las propuestas de creación de
secciones y juzgados.
h) Presentar una memoria anual al Parlamento sobre el estado y el funcionamiento de la
Administración de Justicia en Andalucía.
i) Todas las funciones que le atribuyan la Ley Orgánica del Poder Judicial y las Leyes del
Parlamento, y las que le delegue el Consejo General del Poder Judicial.

5. OTRAS INSTITUCIONES DE AUTOGOBIERNO

5.1. El Defensor del Pueblo Andaluz

5.1.1. Consideraciones generales


La Constitución Española de 1978 recoge en su artículo 54 la Institución del Defensor del
Pueblo, como alto comisionado de las Cortes Generales, regulándose por la Ley Orgánica 3/81,
de 6 de abril, que contempla la posibilidad de órganos similares en las Comunidades Autónomas.

186 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

El Estatuto de Autonomía para Andalucía señala en su artículo 128: «el Defensor del Pueblo
Andaluz es el comisionado del Parlamento, designado por éste para la defensa de los derechos
y libertades comprendidos en el Título I de la Constitución y en el Título I del presente Estatu-
to, a cuyo efecto podrá supervisar la actividad de las Administraciones públicas de Andalucía,
dando cuenta al Parlamento. El Defensor del Pueblo Andaluz será elegido por el Parlamento por
mayoría cualificada. Su organización, funciones y duración del mandato se regularán mediante
Ley. El Defensor del Pueblo Andaluz y el Defensor del Pueblo designado por las Cortes Generales
colaborarán en el ejercicio de sus funciones». Dicha disposición legal es la Ley 9/1983, de 1 de
diciembre (modificada parcialmente por Ley 3/1996, de 17 de junio, Ley 3/2001,de 22 de mayo
y Ley 11/2001,de 11 de diciembre, que aprueba y regula la Institución del Defensor del Pueblo
Andaluz y que ha tenido su desarrollo en el Reglamento de 20 de noviembre de 1985 sobre or-
ganización y funcionamiento de esta Institución, modificado parcialmente el 14 de abril de 1988,
por la Mesa del Parlamento Andaluz, y posteriormente por sendos Acuerdos de 12 de febrero de
1997 y 2 de septiembre de 2002.
También significar que por Resolución de 7 de octubre de 2003, del Defensor del Pueblo An-
daluz, se aprueba la Carta de servicios y buena práctica administrativa de la Institución. Contiene
los principios generales de buena conducta a los que se sujetarán las personas al servicio de esta
Institución en sus relaciones con la ciudadanía, la información sobre las funciones y servicios que
tiene encomendados, los compromisos de calidad en su prestación y los derechos ciudadanos de
las usuarias y usuarios en relación con estos servicios.

5.1.2. CARÁCTER
Es el Comisionado del Parlamento andaluz designado por el mismo para la defensa de los
derechos y libertades públicas, a cuyo efecto podrá supervisar la actividad de la Administración
autonómica, dando cuenta al Parlamento.
Sus funciones las ejercerá coordinando las mismas con el Defensor del Pueblo estatal y pres-
tando su cooperación cuando le sea solicitada y recabándola de aquél a los mismos efectos en
los términos previstos en la Ley Estatal 36/1985, de 6 de noviembre. Igualmente en el ejercicio de
sus propias competencias coordinará sus funciones con aquellas instituciones análogas de otras
Comunidades Autónomas de conformidad con las funciones reguladoras y según los acuerdos o
convenios que en orden a dicha coordinación y colaboración se concierten.

5.1.3. Elección
El Defensor del Pueblo andaluz será elegido por el Parlamento para un periodo de cinco años
y se dirigirá al mismo a través de su Presidente, que acreditará con su firma el nombramiento.
La Comisión de Gobierno Interior y Derechos Humanos del Parlamento de Andalucía, será la
encargada de relacionarse con el Defensor del Pueblo e informar al Pleno en cuantas ocasiones
sea necesario. Asimismo será la que propondrá al Pleno de la Cámara al candidato o candidatos
a Defensor del Pueblo andaluz. Los acuerdos de la citada Comisión se adoptarán por mayoría
simple rigiendo el sistema de voto ponderado.
Una vez propuesto el candidato o candidatos se convocará en el plazo mínimo de quince
días, al Pleno del Parlamento para proceder a su elección, siendo designado quien obtuviese una
votación favorable de las tres quintas partes de los miembros del Parlamento.
Si no se alcanzase el quórum indicado, la Comisión en el plazo de un mes se reunirá para
formular nuevas propuestas.
Conseguida la mayoría de las tres quintas partes de los miembros del Parlamento el candida-
to quedará designado Defensor del Pueblo Andaluz.
Requisito fundamental para ser elegido Defensor del Pueblo Andaluz será el que la persona
en cuestión se encuentre en pleno disfrute de sus derechos civiles y políticos y que con arreglo
al artículo 5 del Estatuto de Autonomía para Andalucía, goce de la condición política de andaluz.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 187


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

El nombramiento del Defensor del Pueblo Andaluz para tener validez deberá publicarse en
el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía y deberá el Presidente del Parlamento de Andalucía
acreditar con su firma el citado nombramiento. Asimismo deberá tomar posesión ante la Mesa del
Parlamento, prestando juramento o promesa de desempeñar fielmente sus funciones.

5.1.4. Cese y sustitución

El Defensor del Pueblo Andaluz cesará por alguna de las siguientes causas:
– Por renuncia.
– Por expiración del plazo de su nombramiento, sin perjuicio de que se le prorrogue en
el ejercicio de sus funciones hasta la toma de posesión del titular designado para el
siguiente mandato.
– Por muerte o por incapacidad sobrevenida.
– Por actuar con notoria negligencia en el cumplimiento de las obligaciones y deberes del
cargo.
– Por haber sido condenado a pena de inhabilitación absoluta o especial para cargo públi-
co, establecida por sentencia judicial firme.
– Por haber sido condenado, por delito doloso, a penas que no conlleven aparejada inha-
bilitación absoluta o especial, mediante sentencia judicial firme.
La vacante en el cargo se declarará por el Presidente del Parlamento, en los casos de renun-
cia, expiración del plazo de mandato, de muerte, incapacidad sobrevenida e inhabilitación absoluta
o especial. En los demás casos, se decidirá por mayoría de los tres quintos de los diputados, me-
diante debate y previa audiencia del interesado. Una vez declarado vacante el cargo, se iniciará el
procedimiento para nombrar nuevo Defensor del Pueblo Andaluz, en plazo no superior a un mes.
En el caso de expiración del plazo de su nombramiento, el Defensor del Pueblo Andaluz se
mantendrá en el ejercicio de sus funciones hasta la toma de posesión del titular designado para
el siguiente mandato.
En los demás supuestos de vacante en el cargo de Defensor del Pueblo Andaluz, en tanto el
Parlamento no proceda a una nueva designación, desempeñará sus funciones, interinamente, el
Adjunto al Defensor del Pueblo Andaluz que determine la Comisión de Gobierno Interior y Dere-
chos Humanos.

5.1.5. Prerrogativas e incompatibilidades

El Defensor del Pueblo Andaluz no estará sujeto a mandato imperativo alguno, no recibirá
instrucciones de ninguna autoridad, desempeñando sus funciones con plena autonomía y según
su criterio. Tiene tratamiento de Excelencia.
La Ley 36/1985, de 6 de Noviembre, que regula las relaciones entre la Institución del Defen-
sor del Pueblo y las figuras similares en las distintas Comunidades Autónomas establece en su
Artículo 1. Prerrogativas y garantías.
“Los titulares de las Instituciones autonómicas similares al Defensor del Pueblo, Comisio-
nados territoriales de las respectivas Asambleas Legislativas, gozarán, durante el ejercicio de su
cargo, de las garantías de inviolabilidad e inmunidad que se le otorgan a los miembros de aquéllas
en los respectivos Estatutos de Autonomía.
El aforamiento especial se entenderá referido a la Sala correspondiente de los Tribunales
Superiores de Justicia en cada ámbito territorial.”
Por tanto corresponde a la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía
conocer de la responsabilidad penal del Defensor del Pueblo Andaluz.

188 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

El Defensor del Pueblo Andaluz gozará de las prerrogativas y garantías necesarias para el
cumplimiento de su función de conformidad con la legislación vigente. Dichas garantías serán
también aplicables en su caso a sus Adjuntos durante el ejercicio de sus funciones.
A los efectos anteriormente señalados, el Parlamento de Andalucía expedirá un documento
oficial en el que se acreditará la personalidad y cargo del Defensor y de sus Adjuntos.
Asimismo señalar que el Defensor del Pueblo únicamente será responsable de su gestión
ante el Parlamento de Andalucía.
Respecto a las incompatibilidades podemos señalar los siguientes criterios básicos:
– La condición de Defensor del Pueblo es incompatible con todo mandato representativo;
con todo cargo político o actividad de propaganda política; con la permanencia en el ser-
vicio activo en cualquier Administración Pública; con la afiliación a un partido político o a
un sindicato, asociación o fundación, y con el empleo al servicio de los mismos; con el
ejercicio de las carreras judicial y fiscal, y con cualquier otra actividad profesional, liberal,
mercantil o laboral.
– A tales efectos el Defensor cesará dentro de los diez días siguientes a su nombramiento
y, en todo caso, antes de tomar posesión, en toda situación de incompatibilidad que
pudiera afectarle, entendiéndose en caso contrario que no afecta al nombramiento.
– Si la incompatibilidad fuere sobrevenida, esto es, una vez que se hubiese posesionado del
cargo, se entenderá que renuncia al mismo en la fecha en que aquélla se hubiera producido.
– Por último, señalar que la Comisión de Gobierno Interior y Derechos Humanos del Par-
lamento Andaluz será la competente para dictaminar cualquier estado de duda o con-
troversia sobre la situación de incompatibilidad que pudiera afectar al titular de esta
institución autonómica, elevando su dictamen al Pleno del Parlamento para la resolución
correspondiente.

5.1.6. Funciones
El Defensor del Pueblo Andaluz tiene competencias para:
a) Supervisar la actividad de la Administración Autonómica en el ámbito de sus competen-
cias.
b) Dirigirse al Defensor del Pueblo Estatal u organismos análogos de otras instituciones,
para coordinar actuaciones que excedan del ámbito territorial de Andalucía.
c) Dirigir al Ministerio Fiscal o al Consejo General del Poder Judicial las quejas relativas al
funcionamiento de la Administración de Justicia de Andalucía.
d) Instar al Defensor del Pueblo Estatal la interposición del recurso de inconstitucionalidad
contra las disposiciones normativas emanadas del Parlamento de Andalucía y del Conse-
jo de Gobierno de la Junta de Andalucía.
e) Realizar actividades directas para la estricta defensa de los derechos y libertades del
Título I de la Constitución; a tal efecto, el Defensor del Pueblo Andaluz, aún no siendo
competente para modificar o anular actos y resoluciones de la Administración Autonómi-
ca, podrá sugerir la modificación de los criterios utilizados para la producción de aquellos
e instar de las autoridades administrativas competentes el ejercicio de sus potestades de
inspección y sanción.
f) En relación con lo anterior, y con ocasión de sus investigaciones, el Defensor del Pueblo
Andaluz podrá formular a las autoridades y funcionarios de la Administración Autonómi-
ca, advertencias, recomendaciones, recordatorios de sus deberes legales y sugerencias
para la adopción de nuevas medidas. Las autoridades y funcionarios estarán obligados
a contestar en el plazo de un mes. Si no lo hacen así, el Defensor del Pueblo Andaluz lo
pondrá en conocimiento del Consejero competente, y si éste no respondiera adecuada-

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 189


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

mente, incluirá el hecho en el Informe Anual que ha de presentar al Parlamento, previo


examen en la Comisión de Gobierno Interior y de Peticiones.
A este respecto, las actitudes de las autoridades que fueran declaradas como hostiles
o entorpecedoras a la labor investigadora del Defensor del Pueblo Andaluz, serán dadas
a conocer públicamente por éste mediante la inserción de la resolución declarativa de
dicha actitud en el Boletín Oficial del Parlamento de Andalucía.
g) Asimismo, si el Defensor del Pueblo Andaluz, en el ejercicio de sus funciones, tiene cono-
cimiento de una conducta o de hechos presumiblemente delictivos, lo pondrá en inme-
diato conocimiento del Ministerio Fiscal; igualmente podrá, de oficio, ejercitar la acción de
responsabilidad contra cualquiera de las autoridades, funcionarios y personas al servicio
de la Administración Autonómica, sin necesidad de una previa reclamación por escrito.
Además de las funciones básicas anteriormente reseñadas, entendemos que deben citarse
otras de carácter general que responden más bien a los criterios de organización y funcionamiento
de la institución de referencia, y que son las que a continuación se indican:
a) Representar a la Institución.
b) Nombrar y separar a los Adjuntos previa conformidad de la Comisión de Gobierno Interior
y Derechos Humanos del Parlamento.
c) Proponer a la Mesa del Parlamento la plantilla del personal a su servicio y contratar las
obras y suministros.
d) Proceder al nombramiento y cese del Secretario General y demás personal al servicio de
la Institución.
e) Proponer a la Mesa del Parlamento el proyecto y presupuesto de la Institución.
f) Fijar las directrices para la ejecución del presupuesto.
g) Mantenerse en relación directa con el Parlamento de Andalucía a través de su Presiden-
te.
h) Relacionarse con la Comisión de Gobierno Interior y Peticiones del Parlamento de Anda-
lucía.
i) Mantener relación directa con el Presidente de la Junta de Andalucía y demás miembros
del Consejo de Gobierno.
j) Relacionarse con el Ministerio Fiscal que corresponda al ámbito Territorial de la Comuni-
dad Autónoma.
k) Mantener relación directa con el Presidente y Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia
de Andalucía.
l) Mantener relación directa con el Defensor del Pueblo de las Cortes Generales e Institu-
ciones análogas de otras Comunidades Autónomas, cooperando con ellos cuando fuere
necesario.
m) Convocar y fijar el orden del día de las reuniones de la Junta de coordinación y régimen
interior y registro de deliberaciones.
n) Aprobar las instrucciones de orden interno para la mejor ordenación de los servicios.
o) Supervisar el funcionamiento de la Institución.
p) Ejercer la potestad disciplinaria.
Por último, significar la importancia que tiene el informe que anualmente deberá presentar el
Defensor del Pueblo al Parlamento, relativo a la gestión realizada durante el periodo ordinario de
sesiones. Asimismo, cuando la gravedad o urgencia de los hechos lo aconsejen podrá presentar
informes extraordinarios que dirigirá a la Diputación del Parlamento si éste no está reunido.
Los citados informes anuales y, en su caso, los extraordinarios, serán publicados en el Boletín
Oficial del Parlamento de Andalucía.

190 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Sin perjuicio de los informes de referencia, el Defensor podrá dar cuenta periódicamente a la
Comisión de Gobierno Interior y Derechos Humanos sobre las actividades desarrolladas con rela-
ción a un periodo determinado a un tema concreto, pudiendo la Comisión solicitar que le informen.
Con carácter general, en los informes que se emitan no constarán datos personales que
permitan la pública identificación de los interesados e igualmente el informe contendrá un anexo
en el que se hará constar la liquidación del presupuesto de la Institución en el periodo que co-
rresponda.
Un resumen del Informe Anual será expuesto oralmente por el Defensor del Pueblo Andaluz
ante el Pleno Parlamento, pudiendo intervenir a continuación los grupos parlamentarios para fijar
su posición.
Podrá incorporarse al Informe Anual que debe presentar al Parlamento de Andalucía una
mención específica de aquellas entidades sociales que hubieran colaborado con esta Institución y
se hubieran destacado en la promoción y defensa de los derechos y libertades comprendidas en
el Título Primero de la Constitución.

5.1.7. Organización
El Defensor del Pueblo Andaluz, en el ejercicio de sus funciones, estará asistido por una
Junta de Coordinación y Régimen Interior; asimismo, estará auxiliado por cuatro Adjuntos, en los
que podrá delegar sus funciones, y entre los que designará al que le auxilie en el ejercicio de las
funciones que le corresponden como Defensor del Menor de Andalucía.
Los Adjuntos serán propuestos por el Defensor del Pueblo Andaluz, a través del Presidente del
Parlamento, a la Comisión de Gobierno Interior y Derechos Humanos. La propuesta se realizará
en el plazo de quince días naturales a partir de la toma de posesión de la persona que resulte
designada como Defensor del Pueblo Andaluz.
Obtenida la conformidad previa de la Comisión de Gobierno Interior y Derechos Humanos, el
Defensor del Pueblo Andaluz procederá a su nombramiento, en un plazo no superior a quince días
desde que se otorgó aquélla, procediéndose a la publicación de los nombramientos en el Boletín
Oficial del Parlamento de Andalucía y en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía.
Los Adjuntos cesarán por las mismas causas que el Defensor del Pueblo Andaluz. El cese se
publicará en el Boletín Oficial del Parlamento de Andalucía y en el Boletín Oficial de la Junta de
Andalucía.
El Defensor del Pueblo Andaluz estará asesorado y auxiliado por un Secretario General que
ejercerá la Jefatura del Personal dependiente de esta Institución y realizará funciones correspon-
dientes a dicho puesto, de carácter técnico- administrativo.
El personal al servicio del Defensor del Pueblo Andaluz tendrá la consideración de personal al
servicio del Parlamento de Andalucía con la categoría de personal eventual.
Asimismo significar que para el cumplimiento de las funciones que tiene encomendadas
dicha Institución y a efectos de mayor información y mejor resolución de los asuntos sometidos a
la consideración de la misma, la Junta de Coordinación y Régimen Interior podrá acordar la cons-
titución de órganos permanentes de asesoramiento y consulta al Defensor del Pueblo Andaluz, por
el tiempo de duración de su mandato, dando cuenta de estos acuerdos a la Mesa del Parlamento.

5.1.8. Tramitación de las quejas


El Defensor del Pueblo podrá iniciar la investigación de quejas bien de oficio o a instancia de
parte.
Cuando se detecten duplicidades por haberse dirigido simultáneamente el ciudadano al De-
fensor del Pueblo Andaluz y al Defensor del Pueblo de las Cortes Generales, las quejas serán
normalmente investigadas y resueltas por el Defensor del Pueblo Andaluz.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 191


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Estará legitimada para presentar escritos de queja ante el Defensor del Pueblo Andaluz toda
persona natural o jurídica, que invoque un interés legítimo, sin restricción alguna.
Igualmente, podrán solicitar, mediante escrito motivado, la intervención del Defensor del
Pueblo Andaluz, los Diputados individualmente, las Comisiones de Investigación o la de Gobierno
Interior y Derechos Humanos. Sin embargo, no podrán presentar quejas ninguna autoridad admi-
nistrativa en asuntos que sean de su competencia.
Asimismo, podrá iniciarse la tramitación de quejas de oficio por parte del Defensor del Pueblo
Andaluz para investigar aquellos asuntos que estime oportuno.
Toda queja se presentará firmada por el interesado, con la indicación de su nombre, apellidos y
domicilio, en escrito razonado, en papel común, en el plazo máximo de un año, contado a partir del
momento en que tuviera conocimiento de los hechos objeto de la misma. La presentación de una
queja, así como su admisión, no suspenderá en ningún caso los plazos previstos en las leyes para re-
currir, tanto en vía administrativa como jurisdiccional, ni la ejecución de la resolución o acto afectado.
Admitida a trámite una queja, se seguirá un procedimiento sumario e informal para la in-
vestigación y resolución correspondiente. A tal efecto, los poderes públicos y organismos de la
Comunidad Autónoma estarán obligados a auxiliar con carácter preferente y urgente al Defensor
del Pueblo Andaluz en sus investigaciones e inspecciones.
Investigados los hechos, el Defensor del Pueblo Andaluz podrá adoptar cualquiera de las
resoluciones, tendentes, en definitiva, al restablecimiento de los derechos o libertades violados
advertencias, recomendaciones, recordatorios de deberes legales, sugerencias, o declarar la in-
clusión de la queja en el Informe Anual al Parlamento).
Finalmente, significar que las quejas que no se admitan a trámite por el Defensor del Pueblo
Andaluz deberán comunicarse al interesado mediante escrito motivado.

5.1.9. Tramitación de los Informes


Elaborará un Informe Anual con las quejas admitidas y rechazadas en el ejercicio correspon-
diente y puede elaborar informes especiales o extraordinarios.

a) Informe anual
La Mesa del Parlamento, una vez recibido el informe anual que el Defensor del Pueblo Anda-
luz debe presentar a la Cámara, ordenará su publicación y lo enviará a la Comisión de Gobierno
Interior y Derechos Humanos.
El debate del informe en la Comisión se ajustará a las siguientes reglas:
1. Exposición general del Defensor del Pueblo Andaluz.
2. Intervención de los representantes de los distintos Grupos parlamentarios, de menor a
mayor, por diez minutos, para formular preguntas o solicitar aclaraciones.
3. Contestación del Defensor del Pueblo.
4. En su caso, nuevo turno de intervenciones de los representantes de los Grupos parla-
mentarios, a cuyo efecto el Presidente de la Comisión fijará el número y duración de las
mismas.
El debate en el Pleno del informe anual del Defensor del Pueblo Andaluz se ajustará al si-
guiente procedimiento:
1. Exposición por el Defensor del Pueblo de un resumen del informe.
2. Terminada dicha exposición, podrá intervenir, por tiempo máximo de quince minutos, un
representante de cada Grupo parlamentario, de menor a mayor, fijar su posición.
3. Con motivo de este debate no podrán presentarse propuestas de resolución, sin perjuicio
de las iniciativas reglamentarias a que posteriormente hubiese lugar.

192 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

b) Informes especiales
Los informes especiales que el Defensor del Pueblo Andaluz envíe al Parlamento se tramitarán
con arreglo al procedimiento establecido en los apartados anteriores. La Mesa, de acuerdo con
la Junta de Portavoces, decidirá si deben ser tramitados en Pleno o en la Comisión competente
por razón de la materia en consideración de la importancia de los hechos que hayan motivado el
informe. Cuando el trámite se realice en Comisión, podrán comparecer para exponer los informes
especiales los Adjuntos del Defensor del Pueblo Andaluz.

5.2. La cámara de cuentas de andalucía


El artículo 130 del Estatuto de Andalucía cita la Cámara de Cuentas como institución de
autogobierno de la Comunidad y que se creó por Ley 1/1988, de 17 de marzo, como el órgano
técnico dependiente del Parlamento de Andalucía al que corresponde la fiscalización externa de la
gestión económica, financiera y contable de los fondos públicos del sector público de la Comuni-
dad Autónoma, sin perjuicio de las funciones encomendadas al Tribunal de Cuentas.
La Cámara de Cuentas tiene su propio Reglamento de Organización y Funcionamiento de
la Cámara de Cuentas de Andalucía aprobado por Resolución de 25 de noviembre de 2003, de
la Presidencia, por la que se da publicidad al Acuerdo de la Comisión de Economía, Hacienda y
presupuesto (BOJA n.º 241, de 2003).
El artículo 2 de la Ley 1/1988, reformado por la Ley 4/2001, de 24 de mayo, determina qué
se entiende por sector público y fondos públicos a los efectos de esta Ley:
1. A los efectos de esta Ley, componen el sector público de la Comunidad Autónoma de
Andalucía:
a) La Junta de Andalucía, sus organismos autónomos, sus instituciones y empresas.
b) Las Corporaciones Locales que forman parte del territorio de la Comunidad Autóno-
ma, así como los organismos autónomos y empresas públicas de ellas dependientes.
c) Las Universidades Públicas de Andalucía.
d) Cuantos organismos y entidades sean incluidos por norma legal.
(Según el artículo 2.2 de la Resolución de 25 de noviembre de 2003, en todo caso,
se consideran incluidos en el sector público de la Comunidad Autónoma de Andalucía
todos los organismos o entidades, cualquiera que sea la forma jurídica que adopten, en
los que, directa o indirectamente, participen de modo mayoritario las Administraciones
Públicas mencionadas en el apartado anterior. Se entenderá que existe tal participación
mayoritaria siempre que el organismo o entidad de que se trate se financie mayorita-
riamente con fondos públicos o que más de la mitad de los miembros de sus órganos
de administración, dirección o vigilancia sean designados por dichas Administraciones
Públicas o por una entidad de ellas dependiente).
2. Son fondos públicos todos los gestionados por el Sector Público Andaluz, así como las
subvenciones, créditos, avales y todas las ayudas, cualquiera que sea su naturaleza,
concedidas por los órganos del Sector Público a cualquier persona física o jurídica.

5.2.1. Composición
La Cámara de Cuentas de Andalucía estará integrada por:

5.2.1.1. El Pleno
El Pleno, como órgano colegiado de la Cámara de Cuentas, lo compondrán siete Consejeros,
uno de los cuales será elegido Consejero Mayor.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 193


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

El Pleno no podrá constituirse, ni actuar, sin la asistencia del Consejero Mayor, o quien regla-
mentariamente le sustituya. En todo caso, será necesaria la presencia de cinco de sus miembros
para que quede válidamente constituido.
Los acuerdos serán adoptados por mayoría de los asistentes y dirimirá los empates, si los
hubiere, el voto del Presidente.
El Pleno se reunirá con la periodicidad que se considere necesaria y siempre que así lo estime
el Consejero Mayor o lo propongan tres de sus miembros.
La convocatoria deberá ser acordada y notificada con una antelación mínima de cuarenta y
ocho horas, salvo los casos de urgencia. A la convocatoria se acompañará el orden del día.
No podrá ser objeto de acuerdo ningún asunto que no figure en el orden del día, salvo que
estén presentes todos los miembros y sea declarada la urgencia del asunto por el voto favorable
de la mayoría.
En todo lo previsto en esta Ley, el funcionamiento del Pleno se regirá por los preceptos
contenidos en la Ley del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento
Administrativo Común.
Según la Resolución de 25 de noviembre de 2003, corresponde al Pleno de la Cámara de
Cuentas de Andalucía, las siguientes funciones:
a) Aprobar las normas necesarias para el desarrollo y aplicación del presente Reglamento,
así como las que resulten precisas para el funcionamiento interno de la Cámara.
b) Aprobar los proyectos y propuestas a que se refiere el artículo 7.º
c) Establecer los criterios y procedimientos que han de observarse en las actuaciones de la
propia Cámara de Cuentas.
d) Ejercer la iniciativa de la actividad auditora.
e) Aprobar el Plan Anual de Actuaciones y, en su caso, cualquier revisión del mismo que
resulte procedente.
f) Aprobar los informes que resulten del ejercicio de sus funciones.
g) Elegir entre sus miembros al Consejero Mayor y proponer su nombramiento.
h) Nombrar al Secretario General.
i) Aprobar la oferta de puestos de trabajo vacantes a cubrir, así como la asignación del
personal a los distintos departamentos y servicios de la Cámara.
j) Acordar, cuando proceda, la separación del servicio del personal de la Cámara.
k) Aprobar las modificaciones presupuestarias que resulten necesarias.
l) Autorizar los gastos a partir de los límites que por su importe o naturaleza se determinen,
actuando como Mesa de contratación cuando así esté establecido.
m) Cualquier otra función que legal o reglamentariamente le esté asignada.

5.2.1.2. La Comisión de Gobierno


La Comisión de Gobierno está formada por el Consejero Mayor y tres de los Consejeros de-
signados por el Pleno.
A la Comisión de Gobierno corresponde, según la Resolución de 25 de noviembre de 2003,
las siguientes atribuciones:
a) Ejercer la dirección superior del personal de la Cámara, de acuerdo con las directrices
generales establecidas por el Pleno.
b) Ejercer la potestad disciplinaria, imponiendo las sanciones que legalmente procedan,
excepto la separación del servicio.

194 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

c) Inspeccionar y coordinar los servicios de la Cámara para asegurar su buen funcionamien-


to, adoptando las medidas que en cada caso considere necesarias.
d) Informar la contratación de personal en régimen laboral a que hace referencia el artículo
83.º de este Reglamento.
e) Aprobar y fijar las convocatorias de pruebas selectivas para el ingreso del personal, así
como las bases de las mismas.
f) Ejercer cualquier otra función que le encomiende la Ley y este Reglamento.

5.2.1.3. El Consejero Mayor


Será nombrado por el Presidente de la Junta de Andalucía entre uno de los Consejeros, a
propuesta del Pleno.
El Consejero Mayor es el órgano a quien corresponde:
a) Representar a la Cámara de Cuentas de Andalucía.
b) Convocar y presidir el Pleno de la Cámara y la Comisión de Gobierno, y dirigir sus delibe-
raciones, decidiendo con voto de calidad en caso de empate.
c) Asignar a los Consejeros las tareas a desarrollar, de acuerdo con los programas de ac-
tuación que el Pleno apruebe.
d) Autorizar, con su firma, los informes o memorias que hayan de remitirse al Parlamento, a
los órganos rectores de las entidades del sector público andaluz o al Tribunal de Cuentas.
e) Informar, oralmente al Parlamento, sobre la documentación remitida, pudiendo, en todo
caso, estar asistido por el Consejero que haya dirigido las funciones de control y por el
personal de la Cámara que estime conveniente.
f) Acordar los nombramientos de todo el personal al servicio de la Cámara.
g) Cuanto concierne a la contratación, gobierno y administración en general de la Cámara,
autorizando los gastos propios de la misma y la contratación de obras, servicios, sumi-
nistros y otras prestaciones necesarias para su funcionamiento.
h) Decidir sobre cualquier otro asunto no atribuido expresamente a otros órganos de la
Cámara de Cuentas y sobre aquellos que, siendo de la competencia del Pleno, hayan de
resolverse con urgencia y ésta no permita la convocatoria del mismo. De tales asuntos se
dará cuenta inmediata al Pleno, al que se convocará para la ratificación de los mismos,
si procede.
El cargo de Consejero Mayor quedará vacante por:
a) Terminación del mandato.
b) Fallecimiento.
c) Renuncia, que deberá formularse ante el Pleno y comunicarse al Presidente de la Junta
de Andalucía y al Presidente del Parlamento.
d) Incompatibilidad sobrevenida.
e) Incapacidad apreciada por sentencia judicial firme.
f) Inhabilitación para el desempeño de cargos públicos declarada por sentencia judicial
firme.
g) Sentencia judicial firme condenatoria por delito o declarativa de responsabilidad civil
dolosa.
h) Incumplimiento de los deberes propios del cargo.
En estos casos, y en los de ausencia o enfermedad del Consejero Mayor, será sustituido por
el Consejero más antiguo, con preferencia por el de mayor edad.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 195


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Finalizado el mandato del Consejero Mayor, éste seguirá en funciones en su cargo hasta que
se produzca la designación y toma de posesión de nuevos Consejeros por el Parlamento; en caso
de ver renovado su mandato como Consejero de la Cámara de Cuentas, seguirá en sus funciones
hasta la elección, nombramiento y toma de posesión del nuevo Consejero Mayor.
Producida la vacante del cargo de Consejero Mayor, salvo en el supuesto previsto en el aparta-
do anterior, asumirá sus funciones el Consejero más antiguo, con preferencia por el de mayor edad.
Vacante el cargo de Consejero Mayor por cualquiera de las causas contempladas en el artí-
culo 24.º de este Reglamento, se procederá por el Pleno a la elección de nuevo Consejero Mayor.
A los efectos indicados en el párrafo anterior, dentro de los diez días hábiles siguientes a la
designación, cuando proceda, de nuevo Consejero por el Parlamento de Andalucía, los Consejeros
celebrarán un Pleno extraordinario, que será presidido por el Consejero de mayor antigüedad o,
siendo ésta igual, el de mayor edad y en el que actuará como Secretario el General de la Cámara,
teniendo como único punto del Orden del Día la elección de Consejero Mayor.
En primera votación se requerirá mayoría absoluta. Si ésta no se alcanzase, se procederá a
una segunda votación, en la que resultará elegido quien obtuviese mayor número de votos.
En el supuesto de renuncia, cuando ésta no comporte también la del cargo de Consejero, el
Pleno extraordinario a que se refiere el artículo anterior se celebrará dentro de los diez días hábiles
siguientes en el que se formalice completamente aquélla.
De conformidad con lo previsto en la Disposición Transitoria Tercera de la Ley, el nombramien-
to de Consejero Mayor por parte del Presidente de la Junta de Andalucía se efectuará dentro del
plazo de diez días hábiles contados desde el siguiente al de la recepción del certificado del Acta
del Pleno extraordinario a que se refiere el artículo anterior.
El nuevo Consejero Mayor, excepto en el supuesto de que el cese hubiera venido determinado
por la conclusión del mandato, será nombrado por el tiempo que falte para cumplir el período de
tres años para los que fue designado el anterior que produjo la vacante. No obstante, si el tiempo
a que se refiere la letra anterior es inferior a un año, el Pleno podrá acordar que, en funciones,
ejerza el cargo de Consejero Mayor el Consejero que legal y reglamentariamente le sustituya.

5.2.1.4. Los Consejeros


En número de siete, son nombrados por el Parlamento de Andalucía, teniendo cada Grupo
Parlamentario tiene derecho a que, como mínimo, elijan a uno de los Consejeros.
Son nombrados por un período de seis años, que se renovarán por tres y cuatro séptimas
partes.
En lo que refiere al régimen de los Consejeros, no podrán ser designados Consejeros quienes
en el año inmediatamente anterior hayan tenido a su cargo la gestión, la inspección o intervención
de los ingresos y gastos del sector público de Andalucía, ni quienes hayan sido perceptores de
subvenciones o beneficiarios de avales o exenciones concedidas por cualquiera de los entes que
componen el sector público de Andalucía.
Los Consejeros gozarán de independencia e inamovilidad. Serán elegidos entre personas de
reconocida competencia profesional.
El ejercicio del cargo de Consejero será incompatible con cualquier otra actividad pública o
privada, que no sea la administración de su propio patrimonio, así como con el desempeño de
funciones directivas, ejecutivas o asesoras en partidos políticos, centrales sindicales, organizacio-
nes empresariales y colegios profesionales.
El Consejero Mayor y los Consejeros no podrán ser cesados en sus cargos sino por termina-
ción de su mandato, renuncia aceptada por el Parlamento de Andalucía, incapacidad, incompa-
tibilidad sobrevenida o, por haber incurrido en responsabilidad disciplinaria, que se producirá por
incumplimiento grave de los deberes del cargo, o por haber sido declarados, en virtud de senten-
cia firme, responsables civilmente por dolo o condenados por delitos culposo-dolosos.

196 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

A los Consejeros, como órganos unipersonales de la Cámara, les corresponde:


a) Dirigir las actuaciones de control externo que les hayan sido asignadas.
b) Elevar al Consejero Mayor los resultados de las fiscalizaciones realizadas para que, en su
caso, sean aprobadas por el Pleno.
c) Aprobar las propuestas que les formulen las unidades de fiscalización que de ellos de-
pendan.
d) Proponer los gastos que sean necesarios para el funcionamiento de los servicios que de
ellos dependan.
e) Las demás funciones que les fueren encomendadas por el Pleno de la Cámara, la Co-
misión de Gobierno o por el Consejero Mayor y puedan corresponderles con arreglo a lo
dispuesto en la presente Ley.

5.2.1.5. El Secretario General


El Secretario General dirigirá la Secretaría General.
A la Secretaría General corresponderán las funciones propias de la organización y dirección
de los servicios, y específicamente:
a) La redacción de las actas y la ejecución de los acuerdos del Pleno y de la Comisión de
gobierno.
b) La elaboración del anteproyecto de presupuesto.
c) La redacción del proyecto de Memoria anual.
d) El asesoramiento jurídico al Pleno y a la Comisión de Gobierno.
e) El ejercicio de la jefatura superior del personal al servicio de la Cámara de Cuentas, sin
perjuicio de las competencias de la Comisión de Gobierno.
f) La autorización, mediante firma, de todas las certificaciones, que se expidan sobre los
antecedentes que obren en la Cámara de Cuentas.
g) La conservación y archivo de documentos.
h) Cualquier otra función que le pueda ser asignada por el Pleno, la Comisión de Gobierno
o el Consejero Mayor.

5.2.1.6. Otros órganos de estructura interna

A) Los Departamentos
Para el cumplimiento de sus fines, la Cámara de Cuentas podrá organizarse internamente en
Departamentos.
El número y cometido de los Departamentos se establecerá por acuerdo del Pleno, atendien-
do a las razones organizativas de los trabajos a desarrollar que se estimen pertinentes.
La dirección de los Departamentos corresponde a los Consejeros.
Los equipos de auditoría, formados por funcionarios especializados y personal de apoyo ad-
ministrativo, quedarán, en su caso, adscritos a los distintos Departamentos.

B) El Gabinete
El Consejero Mayor, para el ejercicio de sus competencias relativas a la representación y
superior dirección de la Cámara de Cuentas, está asistido por un Gabinete.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 197


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Corresponde al Gabinete desarrollar las siguientes actividades:


a) Relaciones institucionales.
b) Protocolo.
c) Relaciones con los medios de comunicación.
d) Cualesquiera otras que se le encomienden relativas a la imagen y relaciones de la Cá-
mara de Cuentas, tanto de ámbito externo como interno, y en general todas las que le
requiera el Consejero Mayor.
El Jefe del Gabinete es nombrado y separado libremente por el Consejero Mayor, cesando en
todo caso cuando lo haga éste, y su puesto tiene la consideración de cargo de confianza reserva-
do a personal eventual, por lo que, en caso de ser desempeñado por un funcionario, procede su
declaración en la situación de servicios especiales.
Al Gabinete quedará adscrito el personal funcionario de la Cámara que se considere necesa-
rio, pudiendo también nombrarse personal eventual para labores de especial confianza y asesora-
miento en las condiciones establecidas en el apartado anterior.

5.2.2. Competencias y funciones


Le corresponde a la Cámara de Cuentas de Andalucía el ejercicio de las siguientes compe-
tencias:
a) La regulación de cuanto afecta a su gobierno, organización y personal a su servicio, con
la siguiente particularidad: la determinación de la estructura orgánica del personal al
servicio de la Cámara, así como de sus retribuciones, corresponderá a la Mesa del Par-
lamento, sin perjuicio de las normas generales que puedan serle de aplicación.
b) La elaboración del proyecto de su propio presupuesto que se integrará en el general
de la Comunidad Autónoma como Sección Independiente, para que sea sometido a la
aprobación del Parlamento de Andalucía.
De acuerdo con la Resolución de 25 de noviembre de 2003, son funciones propias de la
Cámara de Cuentas de Andalucía, que ejercerá con total independencia:
a) La fiscalización de la actividad económico-financiera, mediante la realización de audito-
rías de regularidad.
b) La comprobación, mediante auditorías operativas, de la adecuación de la actividad públi-
ca a los principios de economía, eficacia, eficiencia y equidad en cuanto al cumplimiento
de los planes y programas establecidos, con especial atención a los relativos a ingresos
y gastos.
c) La comprobación del cumplimiento de la legalidad en los procesos de contratación.
d) La evaluación de los sistemas de control interno, incluidos los aspectos relativos al tra-
tamiento de la información.
e) El control de las subvenciones, créditos, avales y demás ayudas otorgadas por el sector
público.
f) La fiscalización de las subvenciones, créditos, avales y demás ayudas otorgadas por el
sector público andaluz a personas físicas o jurídicas, públicas o privadas.
La Cámara de Cuentas prestará especial atención a la evaluación del cumplimiento de la
normativa en materia de protección del medio ambiente en el desarrollo de la actividad pública.
Así mismo, la Cámara de Cuentas podrá realizar las siguientes funciones:
a) El asesoramiento al Parlamento de Andalucía en las materias que le son propias.
b) La instrucción de diligencias que le sean delegadas por el Tribunal de Cuentas en proce-
dimientos de enjuiciamiento contable.

198 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Conforme al recientemente reformado artículo 8 por la Ley 4/2001, de 24 de mayo, el ejer-


cicio de la función fiscalizadora se realizará, con sometimiento al ordenamiento jurídico, por los
procedimientos siguientes:
a) Examen y comprobación de la Cuenta General anual de la Junta de Andalucía a que se
refieren los artículos 94 y siguientes de la Ley 5/83, de 29 de julio.
b) Examen y comprobación de las cuentas de las Corporaciones Locales.
c) Examen y comprobación de las cuentas de las Universidades Públicas, así como de los
organismos autónomas, empresa públicas y demás instituciones o entidades a que se
refiere el artículo 2º.1 de la presente Ley.
d) Examen y comprobación de las cuentas y documentos correspondientes a las ayudas
concedidas por el sector público a personas físicas o jurídicas. Si fuera necesario, se
realizará, en la contabilidad de los beneficiarios, las comprobaciones suficientes hasta
ver que cantidades, objeto de financiación, se han aplicado a las finalidades para las que
fueron solicitadas.
La Consejería de Hacienda trasladará a la Cámara de Cuentas todos los contratos que se
celebren por la Junta de Andalucía, cuyo importe inicial exceda de 150.253,02 euros (25 millo-
nes de pesetas), para su examen y toma de razón. Dichos contratos deberán ser enviados a la
Consejería de Hacienda y Planificación por los órganos de contratación. Ahora bien, el importe
mencionado se ha visto modificado por el RD Legislativo 2/2000, de 16 de junio, de Contratos
de las Administraciones Públicas, cuyo artículo 57 establece la obligación de comunicación de los
contratos al Tribunal de Cuentas u Órgano de Control Externo Autonómico correspondiente distin-
guiendo según el tipo de contrato de que se trate: superior a cien millones de pesetas si es de
obras o de gestión de servicios públicos (601.012,10 euros), a setenta y cinco millones si se trata
de suministros (450.759,08 euros) y a veinticinco millones de pesetas (150.253,03 euros) para
los de consultoría y asistencia, en los de servicios y en los contratos administrativos especiales.
Además de la remisión de la documentación, los órganos fiscalizados están obligados a
facilitar cuanta información le sea requerida por la Cámara, quien en caso de reiterado incumpli-
miento, tras comunicarlo al Parlamento y al superior jerárquico del responsable de no remitirla,
puede llegar a dar traslado al fiscal por posible desobediencia o falta de colaboración tipificada en
el artículo 502 del vigente Código Penal.

5.2.3. Procedimiento

El procedimiento de las actuaciones de la Cámara de Cuentas se encuentra regulado en el


Título Primero de la Ley 1/88, artículos 5 a 15, desarrollado en el Título Segundo del Reglamento
de Funcionamiento y Organización, artículos 9 a 43.
Las distintas etapas que se van sucediendo dentro de ese procedimiento son las siguientes:

5.2.3.1. Documentación que debe remitirse a la Cámara de Cuentas


Hay que referirse al artículo 11 de la Ley 1/88, reformado por la Ley 4/2001, de 24 de
mayo, que establece la obligación de que se presente ante la Cámara de Cuentas, en las fechas
siguientes:
La General de la Junta de Andalucía, antes del treinta de septiembre inmediato posterior al
ejercicio al que se refiera.
Las de cuentas de las Corporaciones Locales se presentarán dentro del mes siguiente a su
aprobación por los respectivos Plenos y, en todo caso, antes del primero de noviembre inmediato
posterior al ejercicio económico a que se refieran.
Las cuentas de las Universidades Públicas se presentarán dentro del mes siguiente a su
aprobación por los respectivos Consejos Sociales.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 199


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Igualmente se presentarán en el plazo de un mes, desde su aprobación por los órganos


competentes para ello, las cuentas de los organismos autónomos, empresas públicas y demás
instituciones o entidades a que se refiere el artículo 2º.1 de la presente Ley, siempre que no de-
ban rendirse de manera consolidada con las cuentas de Administraciones de las que dependan y
que se mencionan en este mismo artículo.
La Cámara de Cuentas procederá al examen y comprobación de la Cuenta General de la Junta
de Andalucía, dentro del plazo de tres meses a partir de la fecha en que se haya presentado.

5.2.3.2. Iniciativa fiscalizadora


El artículo 5 de la Ley 1/88 prevé que la Cámara realice su función fiscalizadora según un pro-
grama previo confeccionado por ella misma, de acuerdo con su presupuesto y de cuya ejecución
pueda formarse juicio suficiente sobre la calidad y regularidad de la gestión económico-financiera
del sector público andaluz; a su vez, el artículo 12.1 habla de informes anuales o especiales de
actuación que precise las entidades del sector público y las distintas materias que vayan a ser
objeto de fiscalización.

5.2.3.3. El Plan de actuaciones


El Plan de Actuaciones se aprueba a principios de año por el Pleno, de conformidad con
las propuestas que realizan los distintos Consejeros y atendiendo a la necesidad de ir actuando
paulatinamente en todos los ámbitos del sector público, a la importancia de los entes o de las
materias a fiscalizar, al interés o relevancia que puedan suscitar y a los conocimientos previos que
se tengan; aunque el Plan sea anual, la Cámara se fija determinados objetivos con un alcance
temporal superior, si bien se concretan en actuaciones específicas cada año. Una vez aprobado
por el Pleno, el Plan Anual de Actuaciones se remite al Parlamento, donde será publicado en su
Boletín Oficial y se producirá la correspondiente comparecencia del Consejero Mayor para expli-
carlo ante la Comisión de Economía, Hacienda y Presupuestos.

5.2.3.4. Trabajos preliminares


Consisten en la recopilación y estudio de información sobre la entidad o materia a fiscalizar.

5.2.3.5. Documento de directrices técnicas


Es aquél en el que se plasma la planificación del trabajo. Deberá contener una referencia a
los antecedentes que motivaron la inclusión del trabajo en el Plan, una descripción de los trabajos
preliminares realizados, la determinación de las áreas que se van a fiscalizar con especial men-
ción a los aspectos de control interno que se van a contrastar en relación a dichas áreas, objetivos
concretos del trabajo, equipo que lo va a realizar, medios necesarios y calendario previsto.

5.2.3.6. Programa de trabajo


Supone un nivel más detallado de la planificación en el que, para cada área a fiscalizar, se
concretan los objetivos de las actuaciones encomendadas, los aspectos de control interno a com-
probar y los procedimientos de prueba a ejecutar, asignando tareas y plazos para su realización.

5.2.3.7. Borrador de informe


Concluidos los trabajos de campo, se inicia la redacción propiamente dicha del informe con
un primer borrador, cuyos aspectos más significativos se contrastarán con el interlocutor designa-
do por el ente fiscalizado.

200 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

5.2.3.8. Anteproyecto de informe


A la vista de dicho dictamen, con las modificaciones que estime procedentes el Consejero
responsable, se somete el anteproyecto al debate y aprobación del Pleno.

5.2.3.9. Proyecto de informe


El Pleno puede acordar nuevas correcciones del texto propuesto por el Consejero responsable
del informe, o incluso acordar su devolución al Departamento competente para ampliar o compro-
bar datos o conclusiones, antes de proceder a su aprobación provisional.

5.2.3.10. Informe provisional


El proyecto adquiere tal carácter cuando, una vez aprobado por el Pleno, se verifica por el
Departamento de Coordinación que se han realizado todas las correcciones acordadas y el Secre-
tario General lo certifica rubricando todas sus páginas.

5.2.3.11. Alegaciones
El Informe Provisional se remite a la entidad objeto de la fiscalización para que proceda a
emitir las alegaciones que se estimen convenientes. El artículo 29 del Reglamento de Funciona-
miento y Organización establece un periodo máximo de un mes para este trámite. El uso habitual
en la Cámara es conceder un mes para las alegaciones al Informe Anual de la Cuenta General
de la Comunidad Autónoma y diez o quince días hábiles, según el contenido del informe, en los
demás casos.

5.2.3.12. Tratamiento de las alegaciones


A la vista de las alegaciones recibidas, el Consejero responsable, previo su estudio por el
equipo que realizó el informe, propondrá la admisión total o parcial o la no admisión de aquéllas,
sometiendo todo ello a la decisión del Pleno, previo dictamen de la Comisión Técnica.

5.2.3.13. Informe definitivo


El informe pasa a ser definitivo una vez que se ha comprobado la inclusión en su texto de las
decisiones del Pleno sobre lo alegado por el ente fiscalizado. Sólo para el informe de la Cuenta
General de la Junta de Andalucía se prevé en el Reglamento un plazo determinado para este trá-
mite: un mes desde la recepción de las alegaciones.

5.2.3.14. Contenido del informe


Los informes deben ser claros y concisos, limitándose a la descripción objetiva de las evi-
dencias obtenidas, evitando los juicios de valor. Deben contener una breve introducción sobre la
entidad o materia fiscalizada, el alcance y los objetivos perseguidos así como una referencia a la
metodología empleada, las limitaciones al alcance que se hayan planteado y las incertidumbres
que se susciten sobre aquéllos aspectos de los que no se tenga plena certeza, una descripción
ordenada de la información obtenida y un apartado de conclusiones y recomendaciones.

5.2.3.15. Conocimiento del informe


Los informes definitivos son remitidos simultáneamente al organismo fiscalizado, al Parla-
mento de Andalucía, al Tribunal de Cuentas y al Boletín Oficial de la Junta de Andalucía para su
publicación.
Si se han observado indicios de la comisión de algún delito o falta susceptible de persecución
penal se pondrá el informe en conocimiento del Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de
Andalucía a los efectos que procedan.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 201


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

5.2.3.16. Tratamiento parlamentario de los informes


Se procede a la publicación en el Boletín del Parlamento para conocimiento de todos sus
Grupos y, en el plazo de treinta días, se procede a su exposición ante la Comisión de Economía,
Hacienda y Presupuestos mediante comparecencia del Consejero Mayor, necesariamente para el
informe de la Cuenta General de la Comunidad Autónoma, o de otro Consejero, si así lo ha decidi-
do el Pleno de la Cámara sólo para los restantes. En uno y otro caso, los Grupos podrán formular
propuestas de resoluciones que se someterán a la aprobación por la Comisión, pudiendo elevarse
a la consideración del Pleno del Parlamento las que se refieren a la Cuenta General; en ambos
supuestos, las resoluciones se publican en el Boletín Oficial del Parlamento y se remiten para
conocimiento de la Cámara de Cuentas y del ente auditado, publicándose también en el Boletín
Oficial de la Junta de Andalucía los acuerdos del Pleno del Parlamento sobre la Cuenta General.

5.2.4. Relaciones con el Parlamento


Anualmente, antes del día primero de marzo, la Cámara de Cuentas remitirá al Parlamento la
Memoria de Actividades realizadas durante el año anterior y su Plan de Actuaciones a desarrollar
en el año en curso, así como la liquidación de su presupuesto y las cuentas anuales a las que
se refiere el artículo 68. Para informar del contenido de la Memoria de Actividades y del Plan de
Actuaciones, el Consejero Mayor comparecerá ante la Comisión de Economía, Hacienda y Presu-
puestos cuando ésta se lo requiera.
Con independencia de la tramitación correspondiente de los informes de auditoría, el Parla-
mento podrá requerir la colaboración o el asesoramiento de la Cámara de Cuentas mediante la
emisión de informes sobre materias relacionadas con sus competencias. Si, una vez emitido el
informe solicitado, se requiriera comparecer ante algún órgano del Parlamento, le corresponderá
hacerlo al Consejero Mayor o Consejero al que le hubiera encomendado la dirección del informe
de la fiscalización.
Dentro del ámbito de materias que constituyen sus competencias, la Cámara de Cuentas, por
acuerdo de su Pleno, podrá someter a la consideración del Parlamento propuestas o mociones
tendentes a mejorar la gestión de los fondos públicos en Andalucía.

5.3. EL CONSEJO CONSULTIVO DE ANDALUCÍA


5.3.1. Consideraciones generales
5.3.1.1. Concepto de Administración Consultiva
Como señala el profesor Entrena Cuesta los órganos administrativos necesitan, en muchas
ocasiones, para tomar adecuadamente las decisiones, del asesoramiento de otros órganos espe-
cialmente capacitados para ello por su estructura y la preparación de su personal. Estos órganos
se denominan «consultivos», y su tarea la realizan mediante la emisión de dictámenes o informes,
verbalmente o por escrito, de carácter jurídico o técnico; también, muchos de estos órganos son,
además de consultivos, de carácter participativo y representativo de determinados sectores y
asociaciones.

5.3.1.2. Clasificación de los órganos consultivos


En el ámbito de la Administración de la Junta de Andalucía existe una gran variedad, funcional
y estructural, de órganos consultivos de naturaleza administrativa.
Atendiendo a las funciones que desarrollan cabe establecer las siguientes distinciones:
1. Mientras unos órganos tienen carácter consultivo (Consejo Consultivo de Andalucía),
otros, sólo de forma parcial, desarrollan funciones de esta índole (Consejo de los Consu-
midores y Usuarios de Andalucía, adscrito a la Consejería de Gobernación).

202 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

2. Las consultas emitidas pueden basarse en criterios exclusivamente jurídicos (Gabinete


Jurídico de la Junta de Andalucía, integrado en la Consejería de la Presidencia), técnicos
(Consejo Andaluz de Salud, dependiente del Servicio Andaluz de Salud) o en materia
económica y social (Consejo Económico y Social adscrito a la Consejería de Empleo).
3. Por otro lado, hay órganos de asesoramiento exclusivo a la Administración Autonómica
(así, el Consejo Andaluz de Relaciones Laborales, dependiente de la Consejería de Em-
pleo)o el Consejo Asesor para la modernización del Estado de las Autonomías, como
órgano de asesoramiento al Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de Anda-
lucía, adscrito a la Consejería de la Presidencia; mientras otros asesoran también a las
Corporaciones Locales Andaluzas (así, la Comisión de Protección Civil de Andalucía, que
depende de la Consejería de Gobernación).
4. Asimismo los órganos consultivos pueden ser centrales (así, el Consejo Andaluz de Medio
Ambiente, con sede en la Consejería de Medio Ambiente o el Consejo Andaluz de Muni-
cipios, adscrito a la Consejería de Gobernación) o periféricos (Consejos Provinciales de
Medio Ambiente, Forestal y de Caza, que tienen su sede en la Delegación Provincial de
Medio Ambiente respectiva).
5. Finalmente, dichos órganos pueden ser de competencia general (Consejo Consultivo de
Andalucía) o especial (así, el Consejo Andaluz del Agua, dependiente de la Consejería de
Medio Ambiente, el Consejo de la Juventud de Andalucía, dependiente de la Consejería
para la Igualdad y Bienestar Social, a través del Instituto Andaluz de la Juventud, o el Co-
mité Andaluz para la Sociedad del Conocimiento, adscrito a la Consejería de Innovación,
Ciencia y Empresa).

5.3.2. Regulación y carácter


La creación del Consejo Consultivo de Andalucía se llevó a cabo por Ley 8/1993, de 19 de
octubre. Esta ley se ha derogado por la nueva Ley 4/2005, de 8 de abril, del Consejo Consultivo
de Andalucía. Consta de 31 artículos estructurados en 6 Títulos, dos disposiciones adicionales,
una disposición transitoria, una disposición derogatoria y tres disposiciones finales.
El Estatuto de Autonomía le dedica el artículo 129.
Por Decreto 273/2005, de 13 de diciembre, se aprobó el Reglamento Orgánico del Consejo
Consultivo de Andalucía en ejecución y desarrollo de la citada Ley, en cumplimiento de la Dispo-
sición Final Primera.
Es el superior órgano consultivo del Consejo de Gobierno y de la Administración de la Junta de
Andalucía, incluidos los Organismos y Entes sujetos a Derecho Público de la Junta de Andalucía.
Asimismo, es el supremo órgano de asesoramiento de las Entidades Locales y de los Orga-
nismos y Entes de Derecho Público de ellas dependientes. También lo es de las Universidades
Públicas andaluzas y de las demás Entidades y Corporaciones de Derecho Público no integradas
en la Administración de la Junta de Andalucía, cuando las leyes sectoriales así lo prescriban.
Tiene su sede en la ciudad de Granada.

5.3.3. Composición
A) Estructura del Consejo
El Consejo consultivo está constituido por el Presidente, los Consejeros permanentes, los
Consejeros electivos y los Consejeros natos. Estará asistido por el Secretario General, que actuará
con voz y sin voto.
Su composición y posterior renovación responderán a criterios de participación paritaria de
hombres y mujeres. A tal efecto, ambos sexos deberán estar representados en, al menos, un cua-
renta por cien de los miembros en cada caso designados. De esta regla se excluirán aquellos que
fueren designados en función del cargo específico que desempeñen o hubieren desempeñado.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 203


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

El Consejo actúa en Pleno, en Comisión Permanente, y en su caso, en Secciones.


Además, para el estudio, propuesta y preparación de los dictámenes y acuerdos que corres-
pondan a dichos órganos podrán constituirse:
– Ponencias Ordinarias: las constituidas para la preparación de los dictámenes.
– Ponencias Especiales: las que con tal carácter se citan en el Reglamento o se constitu-
yan para asuntos que no competan a las Ponencias Ordinarias.

B) Presidente
Será nombrado libremente por Decreto del Presidente de la Junta de Andalucía, oído el Con-
sejo de Gobierno entre juristas de reconocido prestigio con una experiencia superior a diez años.
No hay establecido plazo de duración del nombramiento.
Vacante la Presidencia ésta deberá ser cubierta en el plazo razonable que garantice el normal
funcionamiento de la Institución.
En caso de vacante o ausencia, el Presidente será sustituido por el Consejero electivo más
antiguo, y en caso de concurrir varios en esta condición, por el de mayor edad de entre ellos.
El Presidente ostenta la representación del Consejo a todos los efectos y la presidencia del
Pleno y de la Comisión Permanente.
De acuerdo con el Decreto 273/2005, de 13 de diciembre, le corresponden las siguientes
atribuciones:
1. En el ejercicio de su función
Velará por el correcto funcionamiento del Consejo y por el respeto a las leyes y al Reglamen-
to, interpretándolo cuando fuere preciso para resolver las dudas surgidas en su aplicación, a cuyo
efecto podrá recabar el parecer de la Comisión Permanente.
2. En relación con la composición y organización del Consejo Consultivo
1.º Comunicar al Presidente de la Junta de Andalucía las vacantes que se produzcan entre
las Consejeras y Consejeros Electivos, así como, en su caso, la manifestación de vo-
luntad de los ex Presidentes de la Junta de Andalucía de incorporarse como Consejeros
Permanentes.
2.º Tratándose de componentes Natos por designación, se dirigirá a las Instituciones correspon-
dientes para que provean lo pertinente y pondrá en conocimiento del Presidente de la Junta
de Andalucía si aquellos han sido renovados o ratificados al finalizar el período temporal.
3.º Proponer al Consejo de Gobierno, oído el Pleno del Consejo Consultivo, el nombramiento
del Secretario o Secretaria General y su cese.
4.º Acordar la composición, cometido y ordenación general de funcionamiento de las Ponen-
cias Ordinarias, así como presidirlas cuando asista a ellas, y dar cuenta al Pleno y a la
Comisión Permanente de la constitución de Ponencias Especiales, según sus respectivos
ámbitos de competencias, siguiendo los criterios generales que, en su caso, se hayan
establecido.
5.º Designar al Letrado o Letrada Mayor, de entre los Letrados y Letradas del Consejo, y
revocar su nombramiento como tal.
3. En relación con el funcionamiento del Consejo
a) Dirigir, impulsar y coordinar la actuación de los órganos del Consejo, dictando, en su
caso, las oportunas instrucciones de servicio.
b) Encargar funciones específicas de representación del Consejo a cualquiera de sus com-
ponentes, así como a los Letrados o Letradas cuando se trate de reuniones de trabajo,
jornadas, cursos, conferencias, seminarios y actos de similar naturaleza.

204 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

c) Recabar antecedentes o la práctica de trámites que se estimen necesarios para la emi-


sión del dictamen y acordar, en su caso, la concesión del trámite de audiencia ante el
Consejo.
d) Interesar la emisión de informes ante el Consejo, verbales o escritos, de personas o en-
tidades de reconocida competencia técnica en la materia objeto de dictamen, instando
para ello, en su caso, la colaboración de las autoridades y funcionarios competentes.
e) Turnar la ponencia de asuntos y fijar, dando cuenta a la Comisión Permanente, la distri-
bución de éstos entre las Secciones.
f) Resolver sobre los supuestos de abstención y recusación.
g) Convocar las sesiones, apreciando, en su caso, la urgencia y fijando el orden del día.
h) Proponerla declaración de urgencia para tratar de asuntos que no figuren en el orden
del día.
i) Abrir y levantar las sesiones; presidirlas; ordenando su desarrollo; dirigir las deliberacio-
nes, concediendo o negando la palabra, y emitir su voto para la adopción de acuerdos,
que en caso de empate, tendrá carácter dirimente.
j) Coordinar la actividad de las Secciones y resolver sobre la propuesta de éstas para elevar
el conocimiento de un asunto a la Comisión Permanente, en atención a su relevancia o
a su repercusión futura.
k) Visar las actas y certificaciones de los acuerdos del Consejo.
l) Ejecutar los acuerdos del Consejo.
m) Informar oficialmente, en su caso, de las actividades del Consejo y autorizar, con su
firma, las comunicaciones oficiales.
4. Con respecto al régimen económico-presupuestario del Consejo
Le corresponde ejercer las competencias que la Ley General de la Hacienda Pública de la
Comunidad Autónoma, las respectivas leyes del Presupuesto, la legislación del patrimonio y la de
contratación administrativa y su normativa de desarrollo atribuyen a los titulares de las distintas
Consejerías de la Junta de Andalucía.
En especial, ostenta la condición de órgano de contratación, y le compete la autorización y
disposición de los gastos, el reconocimiento de las obligaciones y la propuesta de los pagos a
realizar. Asimismo, aprueba modificaciones presupuestarias y administra y conserva el patrimonio
adscrito al Consejo, con los límites que derivan de la normativa y equivalencia orgánica antes
expresadas.
5. En materia de personal
En particular, las siguientes:
a) Ejercer la jefatura superior del personal y la potestad disciplinaria.
b) Convocar y resolver los procedimientos de provisión de puestos de trabajo.
c) Resolver los recursos interpuestos por aspirantes o concursantes, o bien por el personal
del Consejo, así como las reclamaciones previas a la vía judicial laboral.
d) Nombrar y cesar libremente al personal de su Gabinete.
e) Impulsar y coordinar la elaboración y ejecución de programas específicos de formación
del personal del Consejo.
6. Otras funciones
Ejercerá las demás atribuciones que le confieran la Ley, el Reglamento o cualquier otra
disposición, así como aquellas otras que sean competencia del Consejo y no hayan sido espe-
cíficamente asignadas a otro órgano del mismo, salvo que por su propia naturaleza hayan de
corresponder al Pleno, a la Comisión Permanente o a las Secciones.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 205


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

c) Pleno
Integran el Pleno la Presidencia, los/as Consejeros/as Permanentes, Electivos y Natos. Estará
asistido por la Secretaría General.

d) Comisión Permanente
La Comisión Permanente estará constituida por la Presidencia y los miembros electivos con
dedicación a tiempo completo. Estará asistida por la Secretaria General.
Cuando, a juicio de la Presidencia, se considere de interés para la agilización de la emisión de
dictámenes, el Pleno podrá constituir Secciones, formadas por al menos dos miembros de la Co-
misión Permanente y por la Secretaría General, Letrado o Letrada en quien delegue, que actuará
con voz y sin voto. Serán presididas por quien designe, de entre sus componentes la Presidencia,
salvo que su titular asista a sus reuniones, en cuyo caso las presidirá, siendo dicho acuerdo pu-
blicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía.
A la Comisión Permanente le corresponde debatir y emitir dictámenes en las materias o asun-
tos previstos en la Ley del Consejo, con la excepción de los que puedan corresponder en su caso,
a las Secciones, y sin perjuicio de que éstos también pudieran ser elevados a su conocimiento,
por acuerdo de la Presidencia del Consejo a propuesta de la propia Sección actuante, en atención
a su relevancia o a su repercusión.
Asimismo, le corresponde emitir los dictámenes sobre consultas facultativas, excepto los que
deban ser emitidos por el Pleno.
Además de la emisión de los dictámenes a los que se hace referencia en el artículo anterior,
ostenta las atribuciones siguientes:
a) Proponer la suspensión de funciones de Consejeras o Consejeros.
b) Asistir a la Presidencia cuando ésta lo solicite en la interpretación del Reglamento y, en
todo caso, proponerle la adopción de acuerdos que permitan disipar dudas habidas en la
aplicación de sus preceptos.
c) Asumir la actividad colegiada institucional del Consejo en lo que no venga expresamente
conferido a favor del Pleno, respetando en todo caso el orden funcional establecido.
d) Constituir las Ponencias Especiales que deban atender asuntos de su competencia y
adoptar, en su caso, criterios generales sobre la constitución de las Ponencias Ordinarias
que le están adscritas.
e) Proponer las modificaciones en la Relación de Puestos de Trabajo cuando éstas sean de
escasa relevancia y así lo haya apreciado la Ponencia de Régimen Interior.

e) Consejeros
Consejeros permanentes
Serán Consejeros permanentes, hasta que cumplan sesenta y cinco años de edad, aquellas
personas que hayan desempeñado el cargo de Presidente de la Junta de Andalucía.
Su nombramiento se efectuará por Decreto del Consejo de Gobierno, previa aceptación del
interesado.
El nombramiento de Consejero permanente será incompatible con la condición de alto cargo,
con la de miembro electo de las Cortes Generales o de las Asambleas Legislativas de las Comuni-
dades Autónomas y con la de miembro de Corporaciones Locales. Tampoco podrá ser funcionario
público en activo o personal laboral al servicio de la Junta de Andalucía, salvo que lo sea en el
ejercicio de funciones docentes e investigadoras.

206 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Consejeros electivos
Los Consejeros electivos, en número de seis, serán nombrados por Decreto del Consejo de
Gobierno entre profesionales que se hayan distinguido en el campo del Derecho y en el que ten-
gan una experiencia superior a diez años.
Su dedicación será con carácter exclusivo y a tiempo completo.
Con independencia de éstos, y cumpliendo los mismos requisitos, el Consejo de Gobierno
podrá designar hasta seis Consejeros más que desempeñarán sus funciones sin exclusividad.
En ambos casos el nombramiento se efectuará por un período de cinco años, pudiendo ser
reelegidos por una sola vez.
Consejeros natos
Tendrán la consideración de Consejeros natos los siguientes:
a) El Presidente de una de las Reales Academias de Legislación y Jurisprudencia de Anda-
lucía, designado por el Instituto de Academias de Andalucía.
b) El Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.
c) Un representante del Consejo Andaluz de los Colegios de Abogados, designado de entre
los Decanos de dichos Colegios.
d) El Director General competente en materia de Administración Local.
e) El Jefe del Gabinete Jurídico de la Consejería de la Presidencia.
Los Consejeros permanentes y electivos cesarán por alguna de las siguientes causas:
a) Fallecimiento.
b) Renuncia.
c) Expiración del plazo de su nombramiento, en el caso de los Consejeros electivos.
d) Incompatibilidad de sus funciones.
e) Incumplimiento grave de sus funciones.
f) Incapacidad declarada por sentencia firme.
g) Condena por delito doloso en virtud de sentencia firme.
El cese será acordado por el Consejo de Gobierno. En los casos previstos en las letras d y e,
se seguirá el procedimiento que reglamentariamente se determine, requiriéndose en todo caso
audiencia del interesado e informe favorable del Pleno del Consejo por mayoría absoluta.
En caso de producirse vacante, se procederá a su cobertura por el órgano y procedimiento
que corresponda.
Los Consejeros natos conservarán su condición mientras ostenten el cargo que haya determi-
nado su nombramiento, sin perjuicio de la aplicación de las causas de cese previstas en las letras
a, b, e, f y g reseñadas anteriormente.
En los dos casos de designación que contempla el artículo 9, ésta deberá ser ratificada o
renovada cada cinco años por aquellos a quienes correspondan llevarla a cabo.
Los Consejeros podrán ser suspendidos en el ejercicio de sus funciones por el Consejo de Go-
bierno, a propuesta del Consejo Consultivo, durante el tiempo indispensable para resolver acerca
de la concurrencia de alguna de las causas de cese.
El Presidente del Consejo Consultivo, los Consejeros electivos a tiempo completo y el Secre-
tario General estarán sometidos al régimen propio de las incompatibilidades de los altos cargos
de la Administración de la Junta de Andalucía.
La condición de Consejero electivo será incompatible con el desempeño de cargos públicos
de representación popular.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 207


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

El régimen de incompatibilidades del resto de los Consejeros será el que les corresponda por
razón de sus cargos o actividad.
El Presidente, los Consejeros electivos a tiempo completo y el Secretario General tendrán
derecho a percibir las retribuciones en los conceptos y cuantías que anualmente se fijen en la Ley
de Presupuestos de la Comunidad Autónoma.
Los restantes Consejeros sólo tendrán derecho a la percepción de dietas, asistencias y gas-
tos de desplazamiento, de conformidad con lo que al efecto disponga el Reglamento Orgánico y
demás disposiciones de desarrollo de la Ley.

f) Secretario/a General
El Secretario/a General será nombrado y cesado por el Consejo de Gobierno, a propuesta de
la Presidencia del Consejo Consultivo, oído el Pleno del mismo. La designación ha de recaer en
un jurista funcionario/a de carrera al servicio de las Administraciones Públicas, quedando en su
Administración de origen en la situación de servicios especiales.
En caso de ausencia, enfermedad o cualquier imposibilidad temporal, será suplido por la
Letrada/o Mayor o, en su defecto, por la Letrada/o que designe el Presidencia.
Le compete:
a) Elaborar y cursar el orden del día de las sesiones de los órganos del Consejo, de acuerdo
con las instrucciones de la Presidencia.
b) Asistir con voz y sin voto a las sesiones de los órganos y demás unidades funcionales del
Consejo.
c) Levantar las Actas de las sesiones, autorizándolas con su firma.
d) Expedir, con el Visto Bueno de la Presidencia, certificaciones de Actas, acuerdos, dictá-
menes, votos particulares y demás documentos confiados a su custodia.
e) Llevar las Actas del Consejo debidamente ordenadas, y visadas por la Presidencia.
f) Someter a la aprobación del Pleno la Memoria anual.
g) Despachar la correspondencia ordinaria.
h) Custodiar la documentación del Consejo Consultivo.
i) Cuidar de los Registros de entrada y salida.
j) Auxiliar directamente a la Presidencia en las cuestiones de personal.
k) Elaborar el Anteproyecto de Presupuesto y controlar su ejecución.
l) Cualquier otra función que le encomiende la Ley, este Reglamento y las disposiciones de
desarrollo.

5.3.4. Funciones

En cuanto al ejercicio de sus competencias se establecen las siguientes normas:


– El Consejo Consultivo ejercerá sus funciones con autonomía orgánica y funcional, para
garantizar su objetividad e independencia.
– Las consultas al Consejo Consultivo serán preceptivas cuando así se establezca en la Ley
o en otra disposición de igual rango, y facultativas en los demás casos y los dictámenes
que aquél emita, vinculantes o no vinculantes.
– Los dictámenes no serán vinculantes, salvo en los casos que así se establezca en las
respectivas leyes.

208 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

– Las disposiciones y resoluciones sobre asuntos informados por el Consejo, expresarán si


se adoptan conforme con el dictamen del Consejo Consultivo o se apartan de él.
– Los dictámenes del Consejo se emitirán siempre por escrito y a solicitud formal de los
órganos legitimados para ello; y se fundamentarán en el ordenamiento jurídico. No po-
drán contener juicios de oportunidad o conveniencia, salvo que el órgano consultante lo
solicite expresamente.
– Los asuntos en que haya dictaminado el Consejo Consultivo no podrán ser remitidos
ulteriormente para informe a ningún órgano u organismo de la Comunidad Autónoma de
Andalucía.
Según la Ley reguladora el Consejo Consultivo de Andalucía será consultado preceptivamente
en los asuntos siguientes:
  1. Anteproyecto de reforma del Estatuto de Autonomía.
  2. Anteproyectos de leyes.
  3. Proyectos de reglamentos que se dicten en ejecución de las leyes y sus modificaciones.
  4. Recursos de inconstitucionalidad y conflictos de competencia ante el Tribunal Constitu-
cional.
  5. Convenios o acuerdos de cooperación con otra Comunidad Autónoma, contemplados en
el título V del Estatuto de Autonomía.
  6. Conflictos de atribuciones que se susciten entre Consejerías.
  7. Proyectos de Estatutos de las Universidades Públicas de Andalucía y sus reformas.
  8. Transacciones judiciales o extrajudiciales sobre los derechos de contenido económico
de la Administración de la Comunidad Autónoma, así como el sometimiento a arbitraje
de las cuestiones que se susciten respecto de los mismos, cuando, en ambos casos, la
cuantía litigiosa exceda de 300.000 euros.
  9. Revocación de actos de naturaleza tributaria cuando la deuda supere los 30.000 euros
y conflictos en la aplicación de la norma tributaria.
10. Expedientes tramitados por la Administración de la Comunidad Autónoma, en que la con-
sulta venga exigida por Ley, en los supuestos contenidos en la misma, que se refieran,
entre otras, a las materias siguientes:
a) Reclamaciones administrativas de indemnización por daños y perjuicios de cuantía
superior a 60.000 euros.
b) Anulación de oficio de los actos administrativos.
c) Recurso extraordinario de revisión.
d) Interpretación, modificación, resolución y nulidad de concesiones y contratos admi-
nistrativos, cuando el precio del contrato sea superior a 600.000 euros para la in-
terpretación y resolución, o que la cuantía de aquella exceda del 20% del precio del
contrato para la modificación, así como de los Pliegos de Cláusulas Administrativas
Generales.
e) Modificación de figuras de planeamiento, que tengan por objeto una diferente zo-
nificación o uso urbanístico de parques, jardines o espacios libres, dotaciones o
equipamientos previstos en un plan, así como los supuestos de suspensión de ins-
trumentos de planeamiento que competen al Consejo de Gobierno.
f) Creación y supresión de municipios o alteración de términos municipales, constitución
y disolución de Entidades Locales Autónomas y creación de Áreas Metropolitanas y
demás asuntos en que la consulta venga exigida por la legislación de Régimen Local.
11. Expedientes tramitados por instituciones, entidades, organismos, Universidades y em-
presas en que, por precepto expreso de una Ley, deba pedirse dictamen al Consejo
Consultivo.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 209


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

12. Conflictos en defensa de la autonomía local.


13. Transacciones de las Entidades Locales que superen el 5% de los recursos ordinarios de
su Presupuesto.
14. Tratándose de solicitudes de dictamen que versen sobre reclamaciones en materia de
responsabilidad patrimonial frente a Administraciones Públicas no pertenecientes a la
Administración de la Comunidad Autónoma de Andalucía, el Consejo Consultivo será
competente para dictaminar cuando la cuantía de la reclamación sea superior a 15.000
euros.
Podrá recabarse el dictamen del Consejo Consultivo en aquellos asuntos no incluidos en los
preceptivos anteriormente reseñados, que por su especial trascendencia o repercusión lo requieran.
Respecto a las consultas facultativas en la Ley reguladora se prevé lo siguiente:
– No podrán ser formuladas al Consejo consultas facultativas por aquellas entidades y
organismos a los que la Ley de creación del mismo sólo reconoce facultad de consultar
en los casos previstos por las Leyes.
– En todo caso, sólo podrá formularse consulta facultativa cuando, a juicio del órgano
consultante, el asunto lo requiera por su especial trascendencia o repercusión, debiendo
quedar estos extremos debidamente fundamentados en la petición.
El Consejo Consultivo elevará una memoria anual al Consejo de Gobierno, en la que expondrá
la actividad del mismo en el período anterior, así como las sugerencias que estime oportuno para
la mejora de la actuación administrativa.

5.3.5. Procedimiento
Se establecen las siguientes normas en la Ley reguladora:
– El dictamen del Consejo Consultivo será recabado por el Presidente de la Junta de Anda-
lucía, el Consejo de Gobierno o cualquiera de sus miembros.
– Corresponde a los Presidentes de las Entidades Locales de Andalucía solicitar el dicta-
men del Consejo Consultivo en los supuestos previstos en la legislación vigente. En el
caso de las Universidades la petición la realizará el Rector correspondiente y en el caso
de otras Corporaciones u Organismos Públicos quien ostente su representación.
– El Consejo Consultivo deberá evacuar las consultas en el plazo de treinta días desde la
recepción de la correspondiente solicitud de dictamen.
En el supuesto de Proyectos de reglamentos que se dicten en ejecución de las Leyes y
sus modificaciones, o cuando se traten de Recursos de inconstitucionalidad y conflictos
de competencia ante el Tribunal Constitucional, el plazo será de veinte días.
Cuando en la orden de remisión de los expedientes se haga constar la urgencia del dic-
tamen, el plazo máximo para su despacho será de 15 días, salvo que el Presidente de la
Junta de Andalucía o el Consejo de Gobierno fijen uno inferior. En los supuestos en que
el dictamen no tenga carácter vinculante, transcurridos los plazos establecidos en los
apartados anteriores sin haberse evacuado, se entenderá cumplido el trámite.
– En los recursos de inconstitucionalidad y en los conflictos positivos de competencia,
podrá solicitarse el dictamen simultáneamente a que sean adoptados los acuerdos de
interposición o de requerimiento, respectivamente.
– A la petición de consulta deberá acompañarse toda la documentación que requiera el
expediente administrativo de la cuestión planteada.
Si el Consejo Consultivo estimase incompleto el expediente, podrá solicitar en el plazo
de diez días desde la petición de la consulta y por conducto de su Presidente que se
complete con cuantos antecedentes, informes y pruebas sean necesarios. En tal caso se
suspende el plazo establecido legalmente.

210 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

– Por medio del órgano consultante o directamente por el Consejo Consultivo se podrá
recabar el parecer de órganos, entidades o personas, con notoria competencia técnica
en las materias relacionadas con los asuntos sometidos a consulta, así como acordar la
audiencia de las personas que tuvieren interés directo y legítimo en el expediente some-
tido a consulta, si así lo solicitaran.
– Las deliberaciones y acuerdos precisarán para su validez la presencia del Presidente o de
quien legalmente le sustituya, de un número de miembros que con el anterior constitu-
yan la mayoría absoluta y la del Secretario General o quien ejerza sus funciones.
– Los acuerdos se adoptarán por mayoría absoluta de votos de los asistentes. En caso de
empate decidirá el Presidente con su voto de calidad.
– Quienes discrepen del acuerdo adoptado podrán formular, dentro del plazo que regla-
mentariamente se determine, voto particular por escrito que se incorporará al dictamen.
– En todo lo no previsto en la Ley reguladora el Consejo Consultivo de Andalucía, el funcio-
namiento del Consejo Consultivo se regirá por las normas que regulan el procedimiento
administrativo en la Comunidad Autónoma de Andalucía.

5.3.6. Personal
Se determinan las siguientes prescripciones en la Ley reguladora:
– Al Consejo Consultivo se adscribirán los puestos de trabajo de Letrado que establezca la
relación de puestos.
Los Letrados que ocupen los mismos desempeñarán las funciones de asistencia técnica
y preparación de los proyectos de dictamen, así como cuantas otras, que siendo adecua-
das a su carácter, se determinen reglamentariamente.
Los puestos de trabajo de Letrados serán cubiertos en la forma y por el tiempo que se
determinen reglamentariamente. A los concursos podrán concurrir los funcionarios del
Cuerpo de Letrados de la Junta de Andalucía, así como juristas funcionarios de carrera
que ejerzan su actividad sometidos a una relación de Derecho Público.
– El Consejo Consultivo contará con el personal que se determine en la relación de puestos
de trabajo, así como aquellos medios materiales que se le asignen y los recursos que
figuren en su presupuesto.
– Tomando como referencia el marco previsto en la Ley reguladora de la Función Pública
de la Junta de Andalucía, el Reglamento Orgánico del Consejo establecerá el sistema de
méritos para la provisión de puestos de trabajo de su personal administrativo, la com-
posición de las Comisiones que hayan de baremarlos y las especialidades que resulten
necesarias en el procedimiento, a fin de garantizar la mayor adecuación y especialización
posible de los seleccionados para el desempeño de las funciones que deban realizar al
servicio de dicho órgano consultivo.

5.4. EL CONSEJO ECONÓMICO Y SOCIAL


Aunque no esté dentro del programa, y en sintonía con el propio tema que concluye con un órga-
no consultivo como el Consejo Consultivo de Andalucía, es preciso mencionar otro órgano del mismo
carácter obviado en el programa pero de gran importancia como es el Consejo Económico y Social.
El Consejo Económico y Social de Andalucía es un órgano colegiado de carácter consultivo del Go-
bierno de la Comunidad Autónoma en materia económica y social, adscrito a la Consejería de Empleo.
Como un auténtico cauce permanente de participación y diálogo de los interlocutores so-
ciales en el debate sobre cuestiones socioeconómicas y laborales se creaba por la Ley 5/1997,
de 26 de noviembre, el Consejo Económico y Social de Andalucía (CES-A). El nuevo Estatuto de
Autonomía lo recoge en su artículo 132.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 211


Organización Institucional de la Comunidad Autónoma de Andalucía

El nuevo Estatuto de Autonomía lo recoge en su artículo 132.


El CES de Andalucía nace como un órgano colegiado y con carácter consultivo para el Gobier-
no de la Comunidad Autónoma andaluza, tanto en materia económica, como en materia social,
actuando siempre con total autonomía e independencia en el ejercicio de sus funciones.
Estas funciones son:
– Emitir, con carácter preceptivo, informes sobre los anteproyectos de leyes que regulen
materias socioeconómicas y laborales y proyectos de decretos, que a juicio del Consejo de
Gobierno posean una especial trascendencia en la regulación de las indicadas materias,
exceptuándose los Anteproyectos de Ley de Presupuestos, sin perjuicio de que se informe
al Consejo de su contenido simultáneamente a su remisión al Parlamento de Andalucía.
– Realizar los estudios, informes o dictámenes que, con carácter facultativo, sean solicita-
dos por el Consejo de Gobierno, acerca de los asuntos de carácter económico y social.
– Elaborar estudios, dictámenes, informes y resoluciones por propia iniciativa, en materia
económica y social, conforme a los fines que le son propios.
– Aprobar la memoria de actividades del Consejo y elevarla, dentro de los cinco primeros
meses de cada año, al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía.
– Cuales quiera otras que las disposiciones legales puedan encomendarle.
El Consejo Económico andaluz está formado por dos órganos colegiados y tres unipersonales.
Son órganos colegiados:
– El Pleno: Órgano supremo de decisión y formación de la voluntad del Consejo, integrado
por su Presidente y 36 miembros, con la asistencia del Secretario General, agrupados de
la siguiente manera:
1. Grupo primero: Integrado por 12 miembros en representación de las organizaciones
sindicales.
2. Grupo segundo: Integrado por 12 miembros en representación de las organizaciones
empresariales.
3. Grupo tercero: Integrado por 12 miembros, cuya procedencia será la siguiente:
* Dos en representación de los consumidores y usuarios.
* Dos en representación del sector de la economía social.
* Uno en representación de las Corporaciones Locales.
* Uno en representación de las Universidades.
* Seis expertos en las materias competencia del Consejo.
– La Comisión Permanente: órgano de gobierno del Consejo, integrado por el Presidente,
dos Vicepresidentes y tres miembros en representación de los grupos, y estará asistido
por el Secretario General.
– Para el desarrollo de sus fines, el Consejo funciona también a través de Comisiones
de Trabajo. Actualmente son seis, cuatro de ellas creadas por el Reglamento del Consejo
(Economía y Desarrollo; Políticas Sectoriales; Empleo y Formación; y Políticas Sociales)
y otras dos creadas a instancias del Pleno (Consumo, Medio Ambiente y Ordenación del
Territorio; e Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación).
Los órganos unipersonales son:
– El Presidente: Ejerce la representación del Consejo Económico y Social de Andalucía y
dirige su actuación.
– Los Vicepresidentes: Colaboran con el Presidente en la dirección del Consejo sustitu-
yéndolo en caso necesario.
– El Secretario General: Ejerce la dirección administrativa y técnica de los órganos del
Consejo y vela porque éstos actúen conforme a los principios y normas que han de regir
su actuación.

212 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


TEMA
5
Organización de la Administración de
la Junta de Andalucía de Andalucía:
Principios de organización, actuación
y atención ciudadana Organización
Central y territorial de la Administración
de la Junta de Andalucía. Entidades
Instrumentales de la Junta de Andalucía
A lo largo de las siguientes líneas se va a proceder al desarrollo
de los órganos administrativos que intervienen en la toma de deci-
siones en la Junta de Andalucía, ya sean políticos o administrativos,
no sólo con relación a un nivel central, sino que veremos aquellos
que pertenecen a la esfera provincial o periférica e incluso tratare-
mos la Administración Institucional de la Junta de Andalucía como
base del principio de descentralización funcional, con acogida en la
organización administrativa de la Comunidad Autónoma Andaluza.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 213


La Administración de la Comunidad Autónoma de Andalucía

ESQUEMA INICIAL

1. La Organización de la Administración de la Junta de Andalucía. Principios de


Organización, actuación y atención ciudadana
1.1. Consideraciones previas
1.2. Principios informadores
1.2.1. Estudio de los principios más significativos
1.3. Organización General
1.3.1. Generalidades
1.3.2. Composición
1.3.3. Clasificación
1.3.4. Especialidades de los órganos superiores y directivos
1.3.5. Representación equilibrada y reglas especiales para la composición de
los órganos colegiados
1.3.5.1. Órganos colegiados de participación administrativa
1.3.5.2. Creación, modificación y supresión de órganos
1.3.5.3. Requisitos para la creación de los órganos
1.4. El régimen jurídico de los órganos y la actuación administrativa
1.4.1. Derechos de la ciudadanía ante la actuación administrativa
1.4.1.1. Derechos de información y petición
1.4.1.2. Archivos y registros
1.4.2. Régimen jurídico de los órganos administrativos
1.4.2.1. Órganos colegiados
1.4.2.2. Abstención y recusación
1.4.2.3. Instrucciones, circulares y órdenes de servicio
1.4.2.4. Competencia
1.4.3. Régimen jurídico de los actos y de los procedimientos administrativos
1.4.3.1. Tramitación de los procedimientos administrativos
1.4.3.2. Actos que agotan la vía administrativa
1.4.3.3. Notificación de los actos administrativos
1.4.3.4. Ejecución de los actos administrativos
1.4.3.5. Resolución de recursos y reclamaciones
1.4.3.6. Revisión de oficio
1.4.3.7. Potestad expropiatoria

2. Organización central y territorial de la Administración de la Junta de Andalucía


2.1. Organización central
2.2. Consejerías
2.2.1. Consejería de la Presidencia
2.2.1.1. Normativa e ideas generales
2.2.1.2. Organización

214 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Administración de la Comunidad Autónoma de Andalucía

2.2.1.3. Competencias
2.2.2. Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales
2.2.2.1. Normativa e ideas generales
2.2.2.2. Organización
2.2.2.3. Competencias
2.2.3. Consejería de Justicia e Interior
2.2.3.1. Normativa e ideas generales
2.2.3.2. Organización
2.2.3.3. Competencias
2.24. Consejería de Educación, Cultura y Deporte
2.2.4.1. Normativa e ideas generales
2.2.4.2. Organización
2.2.4.3. Competencias
2.2.5. Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo
2.2.5.1. Normativa e ideas generales
2.2.5.2. Organización
2.2.5.3. Competencias
2.2.6. Consejería de Hacienda y Administración Pública
2.2.6.1. Normativa e ideas generales
2.2.6.2. Organización
2.2.6.3. Competencias
2.2.7. Consejería de Fomento y Vivienda
2.2.7.1. Normativa e ideas generales
2.2.7.2. Organización
2.2.7.3. Competencias
2.2.8. Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural
2.2.8.1. Normativa e ideas generales.
2.2.8.2. Organización.
2.2.8.3. Competencias.
2.2.9. Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales
2.2.9.1. Normativa e ideas generales.
2.2.9.2. Organización.
2.2.9.3. Competencias.
2.2.10. Consejería de Turismo y Comercio
2.2.10.1. Normativa e ideas generales
2.2.10.2. Organización
2.2.10.3. Competencias
2.2.11. Consejería de Educación, Cultura y Deporte
2.2.11.1. Normativa e ideas generales
2.2.11.2. Organización
2.2.11.3. Competencias

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 215


La Administración de la Comunidad Autónoma de Andalucía

2.3. C
 onsejeros, viceconsejeros, directores generales, secretarios generales técni-
cos y órganos análogos
2.3.1. Consejeros
2.3.1.1. Naturaleza
2.3.1.2. Nombramiento, cese, incompatibilidades y responsabilidad
2.3.1.3. Estructura orgánica de cada Consejería
2.3.1.4. Competencias
2.3.2. Viceconsejeros
2.3.2.1. Carácter
2.3.2.2. Nombramiento y cese
2.3.2.3. Competencias
2.3.3. Directores generales
2.3.3.1. Carácter
2.3.3.2. Nombramiento y cese
2.3.3.3. Competencias
2.3.4. Secretarios generales técnicos
2.3.4.1. Carácter
2.3.4.2. Nombramiento y cese
2.3.4.3. Competencias
2.3.5. Secretarios generales
2.3.5.1. Carácter
2.3.5.2. Nombramiento y cese
2.3.5.3. Competencias
2.3.6. Otros órganos
2.3.6.1. Comisiones intedepartamentales
2.3.6.2. Órganos de participación ciudadana
2.4. La Administración periférica de la Junta de Andalucía
2.4.1. Consideraciones generales
2.4.2. Delegaciones provinciales
2.4.2.1. Regulación legal
2.4.2.2. Número actual
2.4.2.3. Competencias
2.4.2.4. Nombramiento y cese
2.4.2.5. Estructura de las Delegaciones Provinciales de las Consejerías
2.4.2.6. Titular de la Secretaría general de cada Delegación Provincial
2.4.3. Titulares de las Delegaciones del Gobierno de la Junta de Andalucía
2.4.3.1. Carácter, dependencia y rango
2.4.3.2. Nombramiento y cese. Incompatibilidades
2.4.3.3. Suplencia
2.4.3.4. Competencias, atribuciones y facultades
2.4.3.5. Comisión Provincial de Coordinación

216 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Administración de la Comunidad Autónoma de Andalucía

2.4.3.6. Subdelegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en el


Campo de Gibraltar
2.4.3.7. De las Secretarías Generales de las Delegaciones del Gobier-
no de la Junta de Andalucía
2.4.4. Las Delegaciones Territoriales de la Junta de Andalucía
2.4.4.1. Carácter, dependencia y rango
2.4.4.2. Nombramiento y separación de las personas titulares de las
Delegaciones Territoriales de la Junta de Andalucía
2.4.4.3. Incompatibilidades de las personas titulares de las Delega-
ciones Territoriales de la Junta de Andalucía
2.4.4.4. Régimen de suplencias de las personas titulares de las Dele-
gaciones Territoriales de la Junta de Andalucía
2.4.4.5. Funciones y competencias de las personas titulares de las
Delegaciones Territoriales de la Junta de Andalucía
2.4.4.6. Estructura de las Delegaciones Territoriales de la Junta de
Andalucía
2.4.4.7. El servicio de gestión de recursos comunes de las Delegacio-
nes Territoriales de la Junta de Andalucía
2.4.4.8. Las Secretarías Generales Provinciales de las Consejerías
2.5. Órganos no directivos de la administración de la Junta de Andalucía
2.5.1. Consideraciones generales
2.5.2. Ámbito competencial y funcional
2.5.3. Funciones

3. Entidades instrumentales de la Administración en la Junta de Andalucía


3.1. Consideraciones generales y clasificación
3.2. Regulación legal
3.3. Delimitación
3.4. Clasificación
3.5. Régimen jurídico
3.6. Análisis general de los entes instrumentales. generalidades
3.7. Tipología de los entes instrumentales. Análisis
3.7.1. Agencias
3.7.1.1. Concepto y clasificación
3.7.1.2. Creación
3.7.1.3. Plan inicial de actuación
3.7.1.4. Modificación y refundición
3.7.1.5. Extinción y liquidación
3.7.1.6. Patrimonio y contratación
3.7.1.7. Régimen presupuestario y control de eficacia
3.7.1.8. Régimen de impugnación y reclamaciones
3.7.2. Agencias administrativas
3.7.2.1. Concepto y régimen jurídico

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 217


La Administración de la Comunidad Autónoma de Andalucía

3.7.2.2. Requisitos de creación


3.7.2.3. Personal de las agencias administrativas
3.7.3. Agencias públicas empresariales
3.7.3.1. Concepto
3.7.3.2. Régimen jurídico y ejercicio de potestades administrativas
3.7.3.3. Personal de las agencias públicas empresariales
3.7.4. Agencias de régimen especial
3.7.4.1. Concepto y régimen jurídico
3.7.4.2. Contrato de gestión y comisión de control
3.7.4.3. Régimen presupuestario
3.7.4.4. Personal
3.7.5. Entidades instrumentales privadas
3.7.5.1. Sociedades mercantiles del sector público andaluz
3.7.5.2. Fundaciones del sector público andaluz
3.8. Entidades instrumentales dependientes de la junta de andalucía
3.8.1. Servicio Andaluz de Salud (SAS)
3.8.2. Patronato de la Alhambra y el Generalife
3.8.3. Instituto Andaluz de la Mujer (IAM)
3.8.4. Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía
3.8.5. Centro Andaluz de Arte Contemporáneo
3.8.6. Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ)
3.8.7. Servicio Andaluz de Empleo
3.8.8. Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Ali-
mentaria y de la Producción Ecológica
3.8.9. Agencia de Defensa de la Competencia de Andalucía
3.8.10. Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía
3.8.11. Agencia Andaluza del Conocimiento
3.8.12. La Agencia Tributaria de Andalucía
3.8.13. La Agencia Andaluza de Evaluación Educativa
3.8.14. Instituto Andaluz de Administración Pública (IAAP)
3.9. Agencias Públicas Empresariales y Agencias de Régimen especial

218 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Administración de la Comunidad Autónoma de Andalucía

1. La Organización de la Administración de la Junta


de Andalucía. Principios de Organización, actuación y
atención ciudadana

1.1. Consideraciones previas


La Junta de Andalucía, como institución en que se organiza políticamente el autogobierno
de la Comunidad Autónoma de Andalucía, necesita una base de medios humanos y materiales
para desarrollar las competencias asignadas en virtud de la Constitución, Estatuto de Autonomía
y Reales Decretos de Transferencias. Pues bien, ello supone contar con una organización que
sirva a la Comunidad política en la que está insertada para conseguir con objetividad y eficacia los
intereses generales de Andalucía.
A los efectos anteriores, la Administración Autonómica de la Junta de Andalucía se rige por
los principios básicos consagrados en la Constitución, Estatuto de Autonomía, en la Ley 9/2007,
de 22 de octubre, de Administración de la Junta de de Andalucía –LAJA en adelante– y en la Ley
6/2006, de 24 de octubre, de Gobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía, de acuerdo
con la legislación básica estatal según previene la Constitución.
Para la consecución de los fines e intereses generales, la Administración Autonómica actúa
con personalidad jurídica única, si bien está compuesta de órganos superiores con un doble
carácter: político y (Presidente/a, Vicepresidente/a(s), en su caso, el Consejo de Gobierno y los/
as Consejeros/as). Por otro lado, se integra mediante otros órganos jerárquicamente ordenados
y que funcionan bajo la dependencia de los órganos superiores anteriormente citados. A este
respecto, según el D 260/1988, de 2 de agosto, le corresponde a la Consejería de Gobernación
y Justicia (actualmente estas competencias se atribuyen a la Consejería de Justicia y Adminis-
tración Pública) la dirección, impulso y gestión de las atribuciones relativas a la organización y
modernización de la Administración Pública y la racionalización de los procedimientos adminis-
trativos de la Junta de Andalucía. Adscrita a la Consejería de Gobernación y Justicia (Consejería
de Justicia y Administración Pública) se crea la Comisión Interdepartamental de Coordinación y
Racionalización Administrativa, como órgano consultivo y de asesoramiento.

1.2. PRINCIPIOS INFORMADORES


La Administración de la Comunidad Autónoma se regula de acuerdo con los principios que re-
coge la Constitución española, tomando la legislación estatal como básica y de acuerdo con la ju-
risprudencia constitucional, según la interpretación del artículo 149.1.18 del Texto Constitucional.
Los principios informadores constituyen las técnicas de organización administrativa y organi-
zación científica del trabajo que han sido integrados y consagrados por el ordenamiento jurídico.
Se trata de principios instrumentales comunes y esenciales a la organización y actuación de las
Administraciones Públicas territoriales.
A continuación analizaremos brevemente cada uno de ellos en el contexto de la Constitución
española (art. 103.1) y del Estatuto de Autonomía, así como de conformidad con la previsión
contenida en el artículo 3 de la LAJA. Igualmente se recogen los principios rectores de las Admi-
nistraciones Públicas en el art. 3 de la LRJAP y PAC (Ley 30/92, de 26 de noviembre, de Régimen
Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, modificada
por Ley 4/99, de 13 de enero), y en el art. 3 de la Ley 6/97, de 14 de abril, de Organización y
Funcionamiento de la Administración General del Estado.
La Administración de la Junta de Andalucía sirve con objetividad al interés general a través de
sus órganos y entidades instrumentales, con sujeción a la Constitución y al resto del ordenamien-
to jurídico. Se organiza y actúa de acuerdo con los principios de:
a) Eficacia.
b) Jerarquía.

AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I 219


La Administración de la Comunidad Autónoma de Andalucía

c) Descentralización funcional.
d) Desconcentración funcional y territorial.
e) Coordinación.
f) Lealtad institucional.
g) Buena fe.
h) Confianza legítima.
i) Transparencia.
j) Colaboración y cooperación en su relación con otras Administraciones Públicas.
k) Eficiencia en su actuación y control de los resultados.
l) Programación de sus objetivos.
m) Coordinación y planificación de la actividad.
n) Racionalidad organizativa mediante simplificación y racionalización de su estructura or-
ganizativa.
ñ) Racionalización, simplificación y agilidad de los procedimientos.
o) Imparcialidad.
p) Igualdad de oportunidades y de trato de hombres y mujeres.
q) No discriminación.
r) Proximidad a la ciudadanía.
s) Responsabilidad por la gestión pública.
t) Buena administración y calidad de los servicios.

1.2.1. Estudio de los principios más significativos

A) Principio de eficacia
Supone el reconocimiento de que la Administración tiene que ir dirigida a cumplir los objetivos
establecidos del modo más capaz o competente. En tanto en cuanto la Administración tiene atribuido
como fin servir a los intereses generales, la eficacia debe ser un eje de su actuación. Como una medida
fundamental para conseguir la aplicación y cumplimiento de este principio cabe señalar la aprobación
del Decreto 317/2003, de 18 de noviembre, por el que se regulan las Cartas de Servicios, el sistema
de evaluación de la calidad de los servicios y se establecen los Premios a la Calidad de los servicios
públicos, cuyo seguimiento y supervisión corresponde a las Consejerías respectivas y a la Dirección
General de Inspección y Evaluación de Servicios de la Consejería de Justicia y Administración Pública.

B) Principio de jerarquía
Supone la ordenación vertical y gradual de los órganos de la Administración, de forma que
los inferiores están subordinados a los superiores. Como dice ENTRENA CUESTA es la técnica
empleada para reducir a la unidad la multiplicidad de los órganos. En nuestro Derecho la jerarquía
implica las siguientes atribuciones:
a) Posibilidad de dirigir, impulsar y fiscalizar a los inferiores.
b) Dictar Órdenes, Circulares, e Instrucciones para la ejecución por los subordinados.
c) Facultades de sancionar.
d) Resolución de conflictos entre órganos inferiores.
e) Posibilidad de anular, reformar o revocar actos dictados por los órganos inferiores; de
delegar en ellos funciones; avocar para sí las atribuciones o sustituirlos en su ejercicio.

220 AUXILIARES ADMINISTRATIVOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA. TEMARIO VOLUMEN I


La Administración de la Comunidad Autónoma de Andal