Está en la página 1de 12

El Coquena: Fotografía de Alejandro Ahuerma

El Pájaro Cultural
N° 117 Mayo Junio del 2018
Publicación del Noroeste $ 50

Poesía y Pensamiento: Poesía del Perú Pavel Ugarte Cáceres/ El color de


Sucre Javier Ramos Aldana /Editorial: Luis Albeza Ilustrado por Picatto/ Al
final Borges tenía razón J.A.S / ligent. Sediam quiaeperum Desde España:
Encuentro en Valladolid por Javier Dámaso / exeribe aquias sequi abo El
Juramento por Fernanda Agüero./ Itaes acepelit in nistiorecti El Salteñazo,
el cordobazo y la Revolución Mundial por Alejandra Soler y Carlos Abrahan
/ officto taturer ovitat El Maestro Lito Garay, semblanza de Graciela Salim /
El Tano Ariel Petrocelli, texto de Carlos Escaándar , fotografía de Alejandro
Ahuerma /verrum expliciis et andis quia sitatemque perovid que dolorio od
quibeatet qui ratur?/ Nam elles et laborpo remporestis dipis et fuga. /Uptur
adi venecab il et voloreh enducilique vollo consed molupti a nis et ut fugit,
Pavel Ugarte Céspedes
(La Convención, Cuzco, Perú, 1985). Antropólo-
go, escritor y Poeta peruano. Premio Regional de
Cultura Cuzco 2015.

Del libro: Familia Peruana.

“Mi familia no tiene médico


Ni sacerdote ni visitas
Y todos se tienden en la playa
Saludables bajo el sol del verano.”
José Watanabe

Campo Santo
Aquí se ofrendaron huesos sin nombre ni apellido.
Mis ancestros descansan para siempre en estos montes.
El Perfume : Pintura de Javier Ra-
Y todo es nuevo. El árbol que desde la tierra crece mos Aldana
mientras sus raíces arden por inercia, los brotes Po es ía y Pens a mient o
que nacen cuando muere el horizonte.
No tengo retratos familiares, el fiel retrato de los míos
Orquídea Negra
se esconde en las riberas de los ríos y sus aguas aluviales. Recordaré sus ojos de orquídea negra
Allí donde aplauden mariposas, allí donde dan sermón las aves. así no se repitan con ternura
Así, sufrí escarificaciones y aprendí los salmos del huerto. en el niño que nuestro amor no tuviera.
Se ofrendaron mis risas de lirio e inocencia. Cual árboles
Vi la realidad más fuerte que los secretos de familia acariciamos nuestros frutos
como la primera mujer que conocí, veía mis ojos
y no poder recogerlos nos lacera.
presintiendo la madurez viril de mi núbil cuerpo.
Nace el silencio del niño que duerme
Aprendí a besar como quien se entrega al río
el fuego que renace
y se desborda junto a él.
el río que no muere.
No la juzgo y nunca lo haré pues no sabe cuánto hizo por mí.
Estrategas del dolor nos aguarda otra estación
Conocí la poesía y otras marcas del cuerpo.
en el ombligo de la tierra.
El campo santo donde quiero también
reposen anónimos mis restos. Donde hubo amor, cenizas queman.
Editorial
Historia de dos ciudades
Por Luis Albeza
Ilustración: Contra la pared, de Nicolás Picatto
Chocobar raspa los restos de locro pulsudo con un pedazo de bo- agarró en silencio la pala del fondo y se dirigió torpe por la bajada
llo que le mandó la Tía Azucena desde Cachi y que había prome- que daba a los Sarapura. De un palazo seco arrancó de cuajo el
tido descongelar para una ocasión especial que hace mucho no se pino y se volvió excitado y sucio a su casa en el alto. Estaba oscuro
presentaba y que tampoco hoy se presentaría. Dos platos cenó y pensó que su madre dormía y que su padre bebía en el pueblo
y sobre la mesa levitaban las facturas de servicios más una inti- por el misachico con algún borracho de turno. Entró por la puerta
mación con aviso de corte del cable local porque hace 2 años que trasera arrastrando el ramerío con poco sigilo y de puro incauto.
renovaba bonificaciones trimestrales y ya no estaban disponibles Su padre, que del otro lado avivaba una macha galopante, lo de-
desde que asumió la nueva gerencia. rribó de un trompazo que lo dejó tirado lagrimeando y desde el
Era 7 de Diciembre y en la tele estaban pasando un documental suelo, medio atontado y pataleando, observó en el reflejo del es-
de la BBC donde mostraban las intervenciones de los yanquis en pejo como su padre le pegaba a su madre embarazada con el Pino
distintos países y los ataques a civiles. Rarísimo pensó, la BBC Limón de los Sarapura. Al día siguiente Juan, su madre y sus cua-
de Londres descalificando a los yanquis. De pronto la pantalla se tro hermanos dejaron definitivamente la Salta de los golpes y se
puso azul y apareció la irritante leyenda: “NO SIGNAL”. fueron a la Buenos Aires que albergaba los sueños de los norteños
-La gran puta- exclamó Chocobar. como una nueva América. Juan nunca más pensó en la navidad,
Decidió guardar todo en la carpeta roja de las deudas y buscar decía a menudo que la navidad es una excusa para comprar rega-
en su cuarto alguna película pirata en DVD para pasar el rato y los con tarjeta de crédito y mentirse amor familiar.
no pensar en nada. Solo encontró el Rey León 2 y la trilogía de Chocobar sudaba más y más y sufría pesadillas tontas de justicia
Batman dirigida por Christopher Nolan. Ante las opciones clara- social y aniquilación. Abre o cree abrir sus ojos y le parece leer en
mente eligió ver Batman. Sacó de la mesa de luz una Ranitidina el aire como un panfleto la frase de Oscar Wilde, “Mis deseos son
300 y se sirvió una medida de Whisky barato para bajar los dos órdenes para mí”. Decide entonces levantarse, no sabe porque
platos de locro con bollos de la tía Azucena. Así inició la velada pero se viste para matar. Y es que hay cosas que se desean y otras
cinematográfica. que el universo nos prepara. Hay encuentros destinados para la
Batman comparte similitudes con la leyenda medieval de Robín gloria como el de San Martín y Belgrano y otros planeados para
Hood, quien trata de solucionar el mundo por su cuenta y termi- el caos como el encuentro de Chocobar y Kukoc. Borges expresa
nar con los abusos de los ricos sobre los pobres y las injusticias del algo así en el cuento de Juan y John:
sheriff de Nottingham, fundador de los sistemas de impuestos Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en
progresivos y prócer indiscutido del FMI. una ciudad demasiado famosa, y cada uno de los dos fue Caín,
Ciudad Gótica está entregada a la corrupción total. La bolsa ma- y cada uno, Abel. Los enterraron juntos. La lluvia y la nieve y la
neja al mundo y la pata clave es la justicia. Desde la justicia se corrupción los conocen. El hecho que refiero pasó en un tiempo
garantiza un régimen de licencias donde los criminales son libe- que no podemos entender.
rados sin juicio, los fiscales no acusan y el que se opone es entre- Juan a su vez se prepara para morir porque es 8 de Diciembre y
gado a los sicarios del sistema para su aniquilación inmediata. La Buenos Aires es ahora su enemiga tanto como su padre y la na-
esperanza esta pérdida y ciudad Gótica pertenece a las sombras y vidad.
a los cuervos, no es habitable para nadie con un poco de sentido Es quizás la corrupción de Buenos Aires Gótica la que apresura el
moral…. destino de estos dos hombres casi como una tesis espeluznante.
-Mierda que parecido a Buenos Aires che- vocifera Chocobar. En uno de los infinitos universos paralelos, Chocobar es policía en
Chocobar es policía de la ciudad y al día siguiente no trabaja tem- Quijano (Salta) y espera ansioso que suene el teléfono de la depen-
prano por lo que le alcanza el tiempo para completar la saga del dencia para que al menos lo manden a correr caballos de la ruta
Batman de Nolan. Todo era mejor que pensar en la carpeta roja y provincial, o que alguna vecina se queje de los ruidos molestos de
el cargo de re conexión de Telecentro para restablecer el servicio alguna guitarreada para ir en el nuevo móvil a exigir el cumpli-
de cable y sobre todo recuperar los partidos de los domingos que miento de la ordenanza municipal de ruidos molestos y satisfacer
permitían al menos la visita etílico-aficionada de algún compro- un poco su deber público. El teléfono no suena en toda la guardia,
vinciano sin cable codificado. como pasa a menudo cuando se espera que el teléfono suene, y
El locro había causado algunos gases y también un poco de fiebre Chocobar, al terminar su horario, se dirige en el colectivo interur-
y sudoración. De a ratos el policía se dormía y alucinaba que era bano a la fiesta del Tamal en Chicoana donde la cartelera promete
Batman. Tenía una capa negra pero en vez de portar armas ex- una alzada de las buenas.
trañas de superhéroe, tenía una Magnum S&W con balas de 12,7 Kukoc es limpia vidrio y trabaja en la Independencia e Irigoyen,
mm que no se acababan nunca y disparaba contra ladrones, viola- aprendió algunos malabares con naranjas y toca la guitarra. Le
dores, terroristas, asesinos comunes y sicarios. Chocobar dispara aplica al rock nacional y al folklore. Por ahí le afana alguna que
contra el sistema mientras la fiebre ascendía y el Batman de Nolan otra zapatilla a los machados del cruce cuando se duermen y las
se reproducía en el DVD como la Invención de Morel en la Isla vende para comprar algunos “pecosos” en el bajo pero solo cuando
imaginaria. se da la oportunidad. Dice no ser adicto.
Más tarde, Chocobar se encontraría con Kukoc, otro Salteño en Esa noche a la salida se arma la batalla de los machados entre los
ciudad Gótica, y el final de ese encuentro sería del todo lamenta- gauchos de Chicoana y el Carril y Kukoc termina, como siempre,
ble para ambos. Kukoc se había criado en el Interior de la provin- enredado a piñas con uno que lo miró fiero como le expresó en su
cia de Salta, su padre fue golpeador y alcohólico y su madre un declaración a la policía. Chocobar lo demora una media hora hasta
poco tosca y arisca. que se le pase un poco la macha y lo suelta luego por falta de mérito
Kukoc salió esa madrugada a buscar algún distraído para robar o y espacio en la comisaría de Chicoana.
alguna víctima de la metrópoli. Él detestaba los 8 de diciembre y Más tarde ambos se encuentran en el “After” del festival del Ta-
prefería ese día salir a la calle, normalmente evadirse con un buen mal, camino a Pulares en la guitarreada que arman los changos del
saque de polvo y alguna mala muchacha. Su trauma tenía origen fortín. Ninguno habla del entredicho y, como una escena de otro
en una vieja historia familiar ocurrida el mismo 8 de diciembre mundo, Kukoc saca una guitarra con el logo de la Renga y un dibu-
pero al Kukoc de 12 años y en la vieja Salta. jo de una hoja de marihuana y empieza a tocar, todos cantan, hasta
Juancito (Juan Kukoc) soñó una vez con adornar un árbol de na- Chocobar. El duende se asoma bajo la higuera como en todas las
vidad en su casa pero su padre no era aficionado a esas tonteras escenas mágicas y ambos Chocobar y Kukoc, Kukoc y Chocobar
de los árboles y los pesebres. Decidió escaparse la noche del 7 de comparten un vino con Pepsi y cantan la Chacarera del Expediente
diciembre, aprovechando que los vecinos estarían de misachico del Cuchi pero la versión del Dúo Salteño. Se escucha el chirrido
en el pueblo, para entrar en la casa de los Sarapura y robar el fla- de una lechuza y se huelen azares en invierno porque Pulares es
mante Pino Limón plantado por doña Berta esa primavera. Juan, mucho más espiritual que Buenos Aires y Ciudad Gótica.
Oh! La Noble Sociedad

Al final Borges tenía Razón


Por Juan Ahuerma Salazar
Los últimos noticieros sobre el escarnio que aparece como inherente al universo futbolístico y futbolero argentino, al que tan
proclives son sus habitantes, entre bufones y cornutos, como en las páginas de Petronio, aparecen adolescentes empobrecidos
arrojados al mundo de la pedofilia que atraviesa al Jet Set de la ciudad más parisina de Sudamérica: Buenos Aires. No es ex-
traña la semejanza con los relatos de Petronio, ya que ese misógino deporte naciera en Inglaterra, cuando el conquistador, el
vil romano, se estancara durante varios años entre el mar y la fronda. De las legiones romanas y sin nada que hacer para matar
el tiempo, nació este deporte que hoy compite con el clero en el ejercicio de la abyección y el abuso sobre el más débil. Todo
esto me hizo recordar a la última entrevista de Cacho Fontana para la Televisión argentina.
Hacia el final de la entevista en B y N, Cacho Fontana le pregunta a Borges qué opina del amor. –El amor –balbuceó Borges-, es
una gran tragedia. –Pero cómo –replicó Fontana buscando confrontar a la cámara fija-, ¿cómo es eso? – Y sí –le contestó el viejo
literato-, un instante de felicidad y toda una vida de sufrimiento.
Después del estupor, dijo Fontana: bueno, ya me están haciendo señas desde los monitores, tenemos que cerrar. Pero no nos
vamos a ir sin pasar de nuevo el momento aquél en que Borges afirma que el amor es una tragedia, del mismo modo que el
fin de semana se pasan los mejores goles de la jornada. –No se lo voy a permitir, señor Fontana -le dijo un Borges ofuscado-. No
voy a permitir que me compare con el fútbol. ¿Por qué Maestro, qué opina Jorge Luis Borges del fútbol? –¿Y qué puedo opinar –sen-
tenció el Maestro- de un deporte donde veintidós hombres corren atrás de una pelota y los dirije un hombre de negro que se pasa todo el
tiempo tocando el pito? Anonadado, Fontana trató de reaccionar a como dé lugar y dijo: Maestro, Usted está sugiriendo que el
fútbol es homosexual? –Yo no lo dije –contestó el maestro-, Usted lo dijo.
A esa entrevista suelen pasarla de vez en cuando por el canal Encuentro, pueden remitirse a ella. En lo que a mí concierne, me inspiró
un capítulo de la Novela El Diario del Quijote, adonde el que entrevista es el mismo pero, por licencia literaria y con perdón
de la rima, el entrevistado ha sido trasmutado.
Último reportaje de de la ciencia antropológica. -Supongo que sería una insen- ria teníamos un compañe-
Cacho Fontana para -Nadie se escapa de su kar- satez que nos opusiéramos al ro cuadripléjico de apellido
la ma. capitalismo, sin considerar Galíndez, que algún día será
Televisión argentina -Es más, tengo un tío segun- que hay un capitalismo bueno reconocido como un gran
do, Jaime Campero Arana, y un capitalismo malo. poeta. Pancho, le decíamos,
-Comandante Néstor un estudiante de Tarija, que -¿Y cuál sería el bueno? y le costaba mucho articular
¿Cuál es su concepto de cayó con la columna del -El que no existe. las palabras. Decirme Ernes-
la burocracia? Che en Ñancahuazu. Parece -Ajhá. ¿Y el Poder? to era muy dificultoso para
-Perdón, Señor Fontana, que sí, nadie se escapa de su -Una ilusión circense donde él. Era más fácil llamarme
pero no le voy a permitir karma. los enanos se patean entre sí, y Néstor. Eso es todo. Mi nom-
que se refiera a mí de esa -Gracias por sacarme de no incitan a la risa. La pérdida bre viene de una dificultad.
manera. una equivocación. Pero, del humor es el primer sínto- Como todos los progresos
-Disculpe, no era mi in- volvamos a lo nuestro. Así ma del fascismo. del ser humano, vienen de
tención la de ofenderlo. como ha tenido la gentile- Podríamos decir que el Poder una dificultad.
No entiendo por qué re- za de aclarar su condición no es otra cosa que ilusionis- -Bueno, me ha dejado usted
acciona usted de esa ma- humana ¿Podría aclararnos mo, estafa, la realización y la verdaderamente pasmado.
nera. su concepto de esa enferme- instalación de la mentira. Por Ya estaba pensando que era
-Yo no soy comandan- dad del siglo que se deno- lo general quienes lo detentan un poco extraño que siguiera
te de nada. Lo único que mina burocracia? esconden una profunda y no usando un nombre de gue-
hice fue seguir el manda- -Burocracia es cuando los reconocida impotencia. rra, cuando ya han pasado
to de mis antepasados, en enanos toman el control en Donde hay Poder, están ex- más de cuarenta años de los
particular de uno: el Mar- el universo de la carpa, que cluidas la verdad, la belleza, y acontecimientos en los que
qués de Tojo, guerrero es la vida social y cultural la fragancia de la vida. se viera involucrado, allá por
de la causa Güemesiana de cualquier grupo huma- -Bien, bien. Qué profundas los setenta. Por ejemplo el
en las luchas de la Inde- no. Y oprimen a la ecuyere, sus palabras, qué bien nos Proceso ¿En qué año ha ter-
pendencia. Solamente he a los payasos, al elefante, y habla usted. No puedo evitar minado?
seguido el mandato del a los tigres. Y quedan ex- decirle que es un gusto, y más -No sé de dónde saca usted
Don. Me pude haber esca- presamente prohibidas la que un gusto es un honor el eso. El proceso nunca termi-
bullido de todo eso. Pero admiración, la sorpresa, la estar sentado frente a usted, el nó. El Proceso aún no ha ter-
he aprendido que, al que risa y la inocencia dentro ser su interlocutor. minado.
se escapa del Don, le cae del circo. -De nada, lo mismo digo de Fontana mira con gesto incré-
el cielo en la cabeza. El -Bien. Prosigamos: ¿Cuál es, mi parte, Señor Fontana. dulo hacia las cámaras y dice:
concepto no es mío, per- Maestro, su criterio sobre el -Bien, su nombre original es las cosas que aún tendremos
tenece a los fundadores Capitalismo? Ernesto Vizgarra Campero, que aprender. Después vuel-
¿Sí? ve en sí, revisa los papeles.
-Exactamente, no le han men- -Néstor, hummm… ¿Cuál
tido. es su opinión sobre las jerar-
-Entonces ¿Por qué le llaman quías como condición social?
Néstor? Se trataba de su nom- -Bueno, la jerarquía no es otra
bre de guerra, supongo. cosa que una alucinación bu-
-Se trata nada más que de una rocrática. Una cuestión de fe.
circunstancia. En la secunda- Y cada uno es dueño de creer

4 El PájaroCultural
en lo que quiera, o no quiera. un ciego de vocación, no profesional, di- -La tercera es la Intuición, que tie-
-Y sí, coincido con usted, por ahí gamos. ne que ver con la creatividad y el
viene la cosa. -De todos modos, si de algo estoy seguro Arte. Sin la Gracia, ningún empren-
-Así parece. es que de la ceguera de la que hablamos dimiento humano puede llegar a
(Largo silencio entre los dos) no se refiere a la ignorancia. buen puerto.
-Veamos… Néstor, usted y la pro- -Tiene usted razón. Pero puede tratarse La cuarta es la Magia. Por eso siem-
verbial columna Dientes de Sable del error. Nadie está seguro de estar a pre se recomienda tener un Cha-
fueron conocidos a través de la salvo del error. No sería humano. mán en los equipos. El origen es el
prensa escrita, cuando saliera a la -Pero bueno, estamos hablando de lo que pensamiento, y las batallas se ga-
luz aquella nota sobre la hasta en- quedó de esa experiencia. nan en el cielo. Se trata de una ac-
tonces desconocida, y podríamos -A ver. Tal vez pudiéramos expresarlo de titud espiritual y opera en el plano
decir también fallida, Operación Pi- esta manera… Aquella historia nos dejó de un universo cultural. Todo lo
tecántropos Erectus, en los sucesos a la vista que una guerrilla tiene cuatro o demás es pirotecnia, ruido, sober-
dramáticos que transcurrieran en la cinco condiciones que son inherentes a su bia, o a veces mera consecuencia. Se
década de los setenta. naturaleza: trata de una cierta vibración. No se
-Ajhá. Se trataba del escritor y pe- La primera de esas condiciones es la In- trata de artillería, ni de ser pesados.
riodista Ricardo Zelarayán, encar- visibilidad. Y es esencial. No se trata de No se olvide usted que, en aquella
gado de la sección cultural del dia- proverbial operación que ha men-
rio Clarín. Muy amigo del Profesor cionado, lo único que no funcionó
Jamete Berenjen. fueron las armas.
-Sí. Y creo que él mismo tuvo que -Es verdad, las batallas primero se
enfrentar dificultades durante la ganan en el cielo.
dictadura, en esos tiempos. -La quinta, y la más importante, es
-Sí, pero no fue por esa nota, sino la Ingobernabilidad. Porque si se
por una investigación que realiza- politiza, el movimiento se paraliza
ra. Trataba de la prohibición que el o es traicionado. Y muere.
régimen militar impusiera sobre el -Excelente (mirando a la cámara).
coqueo en las provincias del norte. Por si a alguno no le ha quedado
-Lo recuerdo, un excelente trabajo. claro… Pero, perdón Maestro, usted
Pero volviendo a lo nuestro ¿Qué sabe que el tiempo de la televisión
lección nos deja la Operación Pi- es tirano. Ya me están haciendo se-
tecántropos Erectus, si es que nos ñas desde los monitores y tenemos
deja alguna? Digo, teniendo en que cortar. De todos modos estoy
cuenta que toda experiencia nos seguro que vamos a tener una se-
deja una enseñanza, en particular gunda oportunidad, las puertas del
la del fracaso. estudio están para usted siempre
-Solamente el fracaso, el éxito nos abiertas.
deslumbra. Y nadie aprende en el Maestro, créame que esta entrevis-
deslumbramiento, salvo que seas ta, como ansiosamente lo esperaba,
un místico, o una histérica. El fraca- ha superado mis expectativas.
so, en cambio, nos enseña. Venimos -Le agradezco –dijo el viejo, con
todos de la oscuridad, de la igno- su barbilla apoyada sobre las ma-
rancia. Y como la ameba, un bicho nos que aferraban el bastón, par-
unicelular, nos movemos hacia el padeando y con sus ojos inútiles
calor y hacia la luz. Pero una cosa “La Mediocridad es un Fracaso de la mirando al cielo-. En verdad, lo he
es la iluminación y otra es el des- Imaginación” disfrutado: muchas gracias, Señor
lumbramiento. Dibujo de Javier Ramos Aldana Fontana.
-Es extraño escucharlo hablar así, Sucre, Bolivia -No, de ninguna manera: gracias a
en lenguaje búdico. En particular usted Maestro, por habernos sor-
por el hecho de que hace bastante sacar la cabeza, se trata de tenerla. Y si prendido.
tiempo ha perdido usted la vista. la tienes no se trata de perderla, sino de
¿Y cómo hace para escribir, si es usarla y preservarla. La invisibilidad tie-
como dice usted, que no ve nada? ne que ver con la profundidad. Under,
-No se trata de ver, sino de saber es- cover, at night. Remember Al Pacino, en
cuchar. El mundo nos dice cosas. El El abogado del Diablo, diciéndole a Ke-
universo nos habla. anuv Reeves: “Si eres bueno, que no te
-Es verdad, el universo nos habla. vean venir”.
Tal vez en este momento a través -¿Nos puede dar algo sólido, como para
suyo, pero nos habla. Entonces, fundamentar el concepto?
¿Qué nos quedó de aquella tal vez -Por supuesto, por ejemplo: Ojos que no
lejana en el tiempo y, sin embargo, ven, corazón que no siente. Aunque el
tan próxima y mordiente experien- sistema no tiene ojos, espías tiene. No tie-
cia? ne sentidos, no tiene corazón. Tiene inte-
-Y bueno, algunos conceptos han reses.
quedado, un par quizá, tal vez un La segunda condición es la Movilidad:
poco más. que incluye la inmovilidad cuando fuera
-Estamos ansiosos de escucharlo. necesario. Ni más ni menos como el sexo.
-No sé si estoy en lo correcto. Tal Tiene que ser sexual. Hay un momento
vez pueda estar un poco equivoca- de moverse y otro de estarse quedo.
do. O equivocado del todo. No se -Interesante, no había pensado en la re-
olvide usted que está hablando con lación.

5 El PájaroCultural
Desde España
Javier Dámaso y el
Encuentro de Valladolid
Jornadas de Poesía y Migraciones en Valladolid
Por segundo año consecutivo se desarrollan las jornadas “Poesía en
Valladolid”, auspiciadas por el Ayuntamiento de la Ciudad. La con-
tinuidad es un valor y de ello hay que alegrarse por lo relevante de
intentar trazar un camino, esta vez con el tramo que hemos llamado
“Poesía y migraciones”. Para hablar del poeta italiano Guiseppe Un-
garetti como migrante, decía Margherita Lollini que “la condición del
migrante es esencialmente aquella del que se encuentra en un esta-
do paradójicamente inestable, experimentando con esto una situación
contradictoria, donde la mutación se convierte en la norma constante”.
Las migraciones son uno de los factores que condicionan nuestras vi-
das. Sean nacionales o internacionales no es relevante, el desarraigo
puede ser igual. La experiencia del desplazamiento, de la ruptura con
los lazos del origen se produce del mismo modo. El desarraigo de las
migraciones del campo a la ciudad así como el de las migraciones in-
ternacionales afecta al proyecto vital y a la identidad del sujeto. Y esa
experiencia se proyecta poéticamente de múltiples maneras. Este era
el objetivo de estas jornadas. Ahondar en la vivencia poética de las
migraciones y el desarraigo. Mostrar el lado humano y poético de esa
realidad.
El inicio de las Jornadas sobre “Poesía y Migraciones” tuvo lugar el
10 de abril, martes, en de la Casa de Zorrilla de Valladolid, a las 19,30
horas, con el homenaje al poeta zamorano Justo Alejo, con la ponencia
de Antonio Piedra, director de la Fundación “Jorge Guillén” y respon-
sable de la edición de la Obra Completa de Justo Alejo (editada por la
propia Fundación, en 1997). A continuación tuvo lugar la entrega de
premios del V Premio de Poesía Experimental Francisco Pino, con la Mundo inmundo: Tinta de Nicolás Picatto
entrega de los premios a Jaime Peña García, ganador del Premio, por
su poema Teorema Glitch, y a José Carlos Sanz Belloso, primer accésit múltiples contrastes y contrapuntos.
por su conjunto de poemas Todo lo soporto y aguanto- Sólo para fu- Finalmente hay que decir que el día 13, viernes,
madores. por la mañana, en el Salón de Grados de la Fa-
Durante los tres días siguientes se desarrolló la lectura de “Poesía en cultad de Derecho, se desarrolló el programa
Vivo”, donde se oyeron las voces de 18 poetas que escriben en español y sobre “Derecho y Literatura”, que contó con la
viven en España, que también explicaron la incidencia de su experiencia presencia del Catedrático de filosofía del De-
migratoria en su poesía, presentados por seis poetas distintos. El día 11, recho de la Universidad de Málaga, José Calvo
miércoles, en la Casa Revilla, a las 19.30, intervinieron los poetas Álva- González, que habló sobre “Escritura jurídica.
ro Valverde (español), Zhivka Baltadzhieva (búlgara) y Mahmud Sobh La institución literaria del Derecho”, el Profe-
(palestino), haciendo de presentador Javier Dámaso. Ese mismo día, a sor de investigación de Antropología del CSIC,
las 10 de la noche, en la Casa de Zorrilla, presentándolos Carmen del Luis Díaz Viana que habló sobre “Retornos, mi-
Río, leyeron sus poemas Roger Wolfe (inglés), Elisabetta Bagli (italiana) graciones e identidad”, el Catedrático de Teoría
y Abdul Hadi Sadoum(Irak). El día 12, jueves, en la Casa Revilla, a las de la Literatura comparada en la Universidad de
19.30, leerían sus poemas Rafael Flores (argentino), Ioana Gruia (ruma- Valladolid, David Pujante, que habló sobre “De
na) y Juan Riochí Siafá (ecuatoguineano), presentados por el también la ‘narratio’ judicial a la narración literaria” y el
argentino Boris Rozas. En la sesión de las 10 de la noche, en la Casa Profesor de Derecho Internacional Privado de la
de Zorrilla, intervendrían los españoles Luis del Álamo y Rosa María Universidad de Valladolid, Dámaso Javier Vi-
Martín Alonso y el cubano Luis Enrique Valdés Duarte, presentados cente Blanco, que por su parte habló de “Inmi-
por la poeta Belén Artuñedo Guillen. Finalmente, el día 13, viernes, en gración, literatura y Derecho en España”.
la sesión de las 19.30, en la Casa de Zorrilla, leyeron sus poemas Yulino Un intenso programa que permitió una verda-
Dávila (peruano), Carlos Medrano (español) y Niall Binns (inglés), a los dera inmersión no sólo en la lectura poética,
que presentó Luis Díaz Viana. La sesión de las 10 de la noche, como se- sino también en una reflexión sobre el fenóme-
sión de cierre, también en Casa de Zorrilla, contó con los españoles José no migratorio y la relación entre el Derecho y la
Malvís, Elisa Martín Ortega y Luis Alonso, presentados por la también
española Sara Caviedes. Un programa intenso y variado que permitió Literatura.

6 El PájaroCultural
JAVIER DÁMASO (Valladolid, 1964), es poeta y profesor de Derecho en la Universidad de Valladolid (España).
Recibió el segundo accésit al “I Premio Francisco Pino de Poesía Experimental” en 2011. Ha publicado cuatro li-
bros de poemas; La Edad de Hierro (2014), Incluso sin palabras (2015) Viajero inmóvil (2017) y recientemente El
ángel de la tempestad (2018). Ha publicado además en colaboración: Tras el cercado (2016) y Frágil Refugio (libro
de autor, 2016). Recogido en la antología Sentados o de pie. Nueve poetas en su sitio (2013), ha sido organizador y
director de las “Primeras Jornadas de Poesía en la Universidad” (1988) y de las “Jornadas de Poesía en Valladolid.

trayecto y extraño
Córdoba, lejana y sola silencio en el conductor. Aquí,
La “valija” pesa fue aquí
Para Rafael Flores al bajarla del “baúl” donde te encerraron
del auto. y te laceraron,
“Y el recuerdo dolía, daba miedo recordar.” El taxi se aleja indiferente mi amigo.
a mi destino.
Otumba Reviso el número “Mantengamos viva
del portal la memoria…”
I en mi nota de papel.
De Rosario a Córdoba Releo “treinta y cinco”. Otumba.
el ómnibus transita la planicie El dígito en la fachada Aquí fue.
como una oruga no coincide: “ciento Los tiempos oscuros.
procesiona bajo el pino treinta y nueve”. Que nunca retornen.
su rutina. Diez “cuadras”
La velocidad es nada difieren del lugar.
ante la inmensa ruta plagada Debo desandar
de campos y ganado. lo andado. Monasterio de San Juan de
Córdoba, la pícara. los Reyes (Toledo)
Once horas Un lazarillo taxista
usé, días atrás, hizo una larga carrera
también en ómnibus, lejos de mi destino. Señor de las Cruzadas,
de Rosario a Santa Rosa Pesan los bultos. este es tu esplendor;
en La Pampa: Camino en el sentido decae ante la vida.
Pergamino, Junín, hacia la estación tanto aparato desmedido,
Lincoln, General de ómnibus. tanta pompa,
Pico… Nombres
que hoy me indican tanto boato.
el camino, hasta entonces III
no decían nada. Aquí, Tu magnificencia,
fue aquí. Señor de la muerte,
De Rosario a Córdoba: Cabildo de Córdoba.
Cañada de Gómez, Marcos es una paradoja,
Pasaje de Santa Catalina.
Juárez, Villa María… un sinsentido
Imaginariamente, Fue aquí, en que te convirtieron
este mismo itinerario tras esos muros tus sirvientes,
debí seguir blancos y nobles igualados a ti.
de niño, frente a la catedral.
leyendo Corazón, Tan católicos reyes
La placa no desmiente:
de Edmundo d’Amicis, “En este lugar,
pugnaron contigo
y luego acompañando a Marco, Cabildo histórico de Córdoba…” en su poder.
en la televisión.
Tantas historias legadas La tortura no huele,
que pueblan nuestras Permanece en tu
la muerte y el crimen
cabezas. catafalco,
no dejan más huella
Todo lo humano que que el vacío goza de esta opulencia
no nos es ajeno. y la memoria. terrenal
Aquí, aquí. y seguirás
siendo instrumento
II “…funcionó (…) un centro clandes-
Córdoba, la docta. de su afán.
tino
Doy al taxista de detención, Alabado,
el destino. Largo tortura y muerte…” alabado serás.

7 El PájaroCultural
El juramento
cios, castillos de sábanas blancas en que acaba de abrirse. Domina la dé-
donde Catalina es siempre la reina. bil fuerza que interpongo cuando mi
Hasta que alguien llama a la puerta, vestido parece resquebrajarse en mil
tamborilea suavemente sobre el vi- pedazos y desaparece en medio de la
Fernanda Agüero drio y marca en el silencio de la tarde
los pasos de duendes invisibles. Un
bruma de un bosque inventado.
Tengo deseos de huir pero
poco asustada miro a Catalina, en- todo mi cuerpo se vuelve pesado y
tonces recuerdo que mamá, antes de los senderos se han borrado. De re-
salir, me dijo “tío Eduardo te cuida pente detrás de todos los árboles hay
hoy”, así que corro hasta la cocina un lobo esperándome con enormes

Fotografía de Rosana Flores


para hacerlo entrar. Allí está, con su dientes. Ahora solo hay oscuridad;
sonrisa dibujada como esos mani- las mariposas han huido. Mis ojos se
quíes de las tiendas, haciéndome mo- cierran y deambulo como una niña
risquetas para divertirme. Me levanta ciega. Estoy perdida y mamá está tan
en sus brazos y vuelo tan alto que pa- lejos para ayudarme.
rece que estoy cerca del cielo. Tío Eduardo respira en mi
Tío Eduardo dice que va cara y murmura cosas que no entien-
a contarme un cuento y que para eso do, entonces abro los ojos y lo veo.
debo estar en mi cama, lista para dor- Allí están esas horribles canicas gol-
mir una siesta. Corro a mi cuarto y le peando contra el cristal de su mirada,
digo a Catalina que debemos acos- enloquecidas, agitadas, a punto de es-
tarnos de prisa. Tío Eduardo, con su capar. Pero él esta vez no sonríe.
sonrisa estática, me observa desde la Tío Eduardo se levanta y me mira
puerta mientras desarmo mi castillo; con su rostro absurdo de maniquí.
sabe que me gustan los cuentos, los Pienso en Catalina y sus hermosos
Tío Eduardo siempre viene de de tanto trajín, le ato y le desato de niñas como yo que caminan por un ojos azules; tapo los míos y quiero
visita a casa, lo veo desde mi venta- sus trenzas doradas y brillosas. El sendero y temen a lobos malignos y a estar así para siempre.
na, cruza el patio sombreado por los té se enfría, le digo y Tío Eduardo las brujas que pueden transformarme Tío Eduardo dice que ahora
árboles inmensos y con sus dedos que conversa con mamá, de cuan- en alimaña, hasta que aparecen casi- tenemos un secreto entre los dos y
delgados tamborilea en la ventana do en cuando mira como juego tas de chocolate, bosques de miel, nu- que nadie debe saberlo. Catalina lo
de la cocina. Mamá responde desde con ella. El también se divierte. bes de azúcar. Mis ojos brillan cuan- sabe, le digo, muy bajito porque aho-
algún lugar de la casa “pasá Eduar- Sus ojos, siempre sus ojos, se van do tío Eduardo finalmente se recuesta ra mi voz se escucha tan débil. Cata-
do, está abierto” y él aparece en el transformando, se achican y pare- a mi lado. Corre las cortinas y el cuar- lina lo ve todo y ella que siempre me
marco de la puerta, pálido y sonrien- ce que comienzan a trazar un ca- to se vuelve penumbroso. Catalina acompaña, ahora también conoce el
te, como un muñeco de cera. Yo mino hacia mí, mientras mamá le parece estar tan ansiosa como yo por secreto. Pero él insiste en que no debo
siempre estoy con Catalina, mi mu- cuenta cosas de la abuela, de papá escuchar una historia, permanece ex- hablar nunca, que debo jurárselo por
ñeca. Tiene su largo cabello rubio que pareciera que de tanta ausen- pectante a los pies de mi cama. Al fin siempre jamás. Y así lo hago.
y los ojos bien azules. Tío Eduardo cia no hubiese existido nunca y tío Eduardo pone la cabeza sobre mi Cuando mamá vuelve está tan
siempre se queda mirándome mien- solo fuera esa foto del álbum en almohada y comienza su relato con cansada que no advierte que sigo en
tras yo visto y desvisto a mi muñe- donde se lo ve con el traje de ca- voz entrecortada, temblando extraña- la cama, con los ojos cerrados y los
ca, hija de mentira digo yo, amiga samiento con mamá. A veces Tío mente entre palabra y silencio, entre labios sellados por el juramento de tío
de la siesta larga en el patio, bajo el Eduardo simula que toma el té en suspiro y suspiro. Respiro pausada- Eduardo. Me he mordido tanto los la-
duraznero. mis tacitas de plástico y mamá lo mente cuando creo que tengo una bios que temo que mi secreto escape
Tío Eduardo aparece a toda hora mira conmovida; me prometió un capa roja y sé que el lobo está detrás por las comisuras, como un hilo fino
como un fantasma silencioso que de juego de tazas de porcelana chi- de alguno de esos árboles gigantes y y lento, que trepe las paredes, que
repente toca la puerta, o la ventana. na para mi cumpleaños, como las que mamá está tan lejos que no puede huya por la cerradura de la puerta,
Sonríe a veces sin motivo pero eso que tiene Paulina. Mercedes, me cuidarme. Y sin embargo sigo por se expanda y que mamá escuche su
parece agradarles a todos. Será por dice, ya te las voy a comprar, es un sendero de flores. La voz de tío murmullo. ¿Los secretos tienen voz?
eso que es recibido con tanta ale- un juramento, y se besa los dedos Eduardo se vuelve cada vez más leja- Catalina, que todo lo sabe, está
gría por mamá y la abuela. “Llegó con un chasquido. na. Sus dedos tamborilean sobre mi frente a mí mirándome. Está así desde
Tío Eduardo”, dicen y salimos a Mientras espero que llegue mi brazo, alrededor de mi cuello como si que tío Eduardo saludó con su sonri-
saludarlo alborotando toda la casa. cumpleaños porque según dice fueran pasos pequeños en la espesura sa de utilería, diciendo adiós con su
Catalina, que me acompaña a to- mamá, solo faltan dos semanas, del bosque. Por el camino más largo mano de dedos delgados como garras
dos lados, mira la escena cuando él juego a fabricar una casa de mu- o por el más corto, no sé qué hacer. filosas. Miro a Catalina otra vez; me
me levanta en el aire y después me ñecas, como la de Paulina. Ya Mi capa roja me cubre la cara mien- eriza su pasividad. No quiere hablar.
aprieta contra su cuerpo, me besa y vas a tener tu casita de muñecas tras huyo. La voz de tío Eduardo es No sé si está triste o enojada. No pue-
yo quedo frente a su rostro de mu- vos también, dice mamá. Amon- casi un susurro, un cuento en secreto do saber si será capaz de mantener
ñeco acerado, con su sonrisa dibuja- tono cajas y trapos y voy trans- solo para mí, con un timbre diferente, el secreto. Porque, dijo tío Eduardo,
da en una mueca graciosa. No se lo formando la nada en un castillo casi apagado. Parece que sus palabras cosas terribles ocurrirán si faltamos a
conté a nadie pero cuando lo tengo en donde la pobre Catalina debe se deslizaran por un tubo largo y re- nuestro juramento. Un juramento es
tan cerca veo unas sombras dando permanecer muy quieta para que botaran mientras caen, dan vueltas en así, para toda la vida.
vueltas por sus ojos, como si fueran nada se desplome. medio de su aliento y quedan en mi Catalina parece haber enmu-
diminutas canicas que salen del fon- Y es ahí, en nuestro cas- pelo en el mismo instante en que la decido, no quiere hablar más conmi-
do de un baúl oscuro y chocan una tillo, cuando puedo conversar capa roja deja de cubrirme y el cami- go, me mira desde sus ojos tan azules,
y otra vez contra el cristal de su mi- con Catalina. Yo sé que ella me no parece oscuro y frio; hay un lobo tan fríos y acusadores. No aparta de
rada. Es un instante en que lo miro entiende, que su boca rosada se cerca, dice. Un lobo de dientes de cu- mí su mirada. Ya no es como antes,
extrañada cuando aparecen, pero él esfuerza por contestarme, por chillos y garras filosas. como ayer ni esta mañana, ya no es
en seguida me hace dar vueltas, fin- decirme tantas cosas. Claro que De pronto no hay más pala- más la reina del castillo de sábanas
ge que va a arrojarme al vacío como cuando está mamá también pode- bras, solo un silencio con manos de blancas.
un aeroplano de papel y yo me olvi- mos salir a jugar a la vereda, con monstruos. La mano de tío Eduardo Me levanto silenciosamente. Bus-
do de todo y vuelvo a reír. ella y con Paulina que tiene una se esconde entre las sábanas. Tambo- co en el otro cuarto las tijeras de mamá
Cuando Catalina quiere tomar muñeca gigante con varios vesti- rilea y tamborilea como cuando toca y regreso decidida a arrancar de una
el té conmigo, con mamá y con Tío dos y cintas de raso. la ventana y mamá ya sabe que es él buena vez los ojos azules de Catalina.
Eduardo la siento en una silla junto Pero hoy mamá no está. y él sonríe y todos se ponen contentos Arranco el azul de su cielo, arranco su
a la mesa y me ubico siempre a su Juego un rato largo en medio del porque al fin llegó y salimos a recibir- boca pequeña para que el secreto per-
lado arreglándole el vestido rojo, el silencio, hago caminos en mi lo. Su mano está cálida, sube y baja, manezca a salvo. Porque los juramen-
de cuadritos, alisándole el pelo duro cuarto, trazo días y años, edifi- me aprisiona y sigue por un sendero tos son por siempre jamás.-

8 El PájaroCultural
“El Salteñazo, el Cordobazo, y la Revolución
Mundial”
Por Alejandra Soler y Carlos Abrahan
Hace 49 años, días antes de que en sus manos. cional. Ese mismo año tenía
se iniciara el conocido “Cordo- Más tarde, una misa en la Iglesia lugar el “verano caliente” ita-
bazo” de mayo de 1969, hecho San Francisco por los estudian- liano, un año antes había es-
que terminaría con el gobierno tes correntinos y rosarinos asesi- tallado el “Mayo Francés”, y
del Gral. Onganía, se desarrolla- nados, marcó una breve tregua. en EE.UU. las manifestacio-
ba en Salta una de las semanas Pero a su término, ya al anoche- nes en contra de la guerra de
menos conocidas y más intensas cer, una marcha de antorchas Vietnam tomaban forma vio-
de su historia de luchas. de mil quinientos manifestantes lenta. En México, el ejército
Ni en el caso de Salta ni en el de avanzaba de nuevo por la ciu- asesinaba en la plaza Tlate-
Córdoba se trató de hechos inédi- dad. Entre la policía rearmada, lolco a miles de estudiantes
tos en su historia. Sin entrar a re- el humo, los autos y bancos de la y docentes que protestaban
latar la larga historia de lucha de plaza volcados como barricadas, contra el recorte de la auto-
la clase obrera salteña (jalonada el gas, el fuego de las antorchas nomía universitaria. En Pra-
por las huelgas de 1949, 1959, o y varios manifestantes heridos, ga, la “primavera”, y en Boli-
1965), detengámonos en los pri- la ciudad apareció como un cam- via, la guerrilla del Che. Para
meros meses del 1969, cuando po de batalla. Casi al finalizar la el reconocido historiador in-
diferentes gremios salteños de- jornada, dos grupos de manifes- glés Eric Hobsbawm, fue el
nunciaban la política salarial del tantes decidieron encolumnar- período histórico, junto a la
gobierno, como la Asociación de Ilustración: Nicolás Picatto se hacia el Club 20 de Febrero, “primavera de los pueblos”
Empleados y Obreros de la Ad- símbolo del poder en Salta, don- de 1848, durante el que más
ministración Pública, que reali- tudiantes y otros salían por las de se encontraba reunido el go- cerca estuvimos de la Revo-
zó la “Marcha de Hambre”, una ventanas para participar de las bernador. Por poco fue tomado, lución Mundial.
de las primeras manifestaciones movilizaciones. Cientos de ma- y el pánico de los asistentes a la
contra el gobierno de Onganía. nifestantes provenientes del Na- recepción sólo se aplacó con la Y Salta no estuvo ausente.
Meses después, se manifesta- cional, la Plaza 9 de Julio y la irrupción de la policía federal.
ban los trabajadores metalúrgi- Normal, marchaban para encon- Luego de tres días de tensión,
cos en rechazo a la aplicación de trarse, previa provisión de pro- los enfrentamientos y el domin-
yectiles en forma de naranjas de
las “quitas zonales” (significaba
los árboles de la Plaza Güemes.
go 25 de mayo finalizaba con Consejo Editorial
salarios inferiores en las indus- un acto obrero-estudiantil bajo
trias metalúrgicas del interior). Y Ya unida, la columna recorrió la consigna: “Universidad y go- Juan Ahuerma Salazar
en abril, todos se sumaban a las todo el centro, escuela por es- bierno para el pueblo”. Cuatro Embajador Itinerante
movilizaciones en repudio por cuela, reagrupando estudiantes días después estallaba el Cordo-
y sorteando a la infantería, los Aníbal Aguirre
la represión y asesinato de los bazo en repudio a la supresión
estudiantes - obreros Juan José camiones de asalto, hidrantes, del “sábado inglés”, a las quitas Gráfica
Cabral, Adolfo Bello y Norberto los lanzagases y las armas lar- zonales y al asesinato de los es- Alejandro Ahuerma
Blanco, participantes de las ma- gas. Al mediodía, lograron lle- tudiantes y obreros.
gar a la Casa de Gobierno, don- Nicolás Picatto
nifestaciones en Rosario y Co- Tanto los hechos de Salta como Notas
rrientes. de reclamaron por la renuncia los de Córdoba representaron
Ese caldo de represión y hambre del gobernador Rovaletti. insurrecciones resultado de una Justo Salim
hizo estallar a la ciudad de Salta Desde las tres de la tarde, los acumulación de luchas, y de la Luis Albeza
el 21 de mayo. El enfrentamien- manifestantes volvieron a con- solidaridad y organización de
centrarse en distintas esquinas Miguel Rosales
to, iniciado por una “huelga es- las clases explotadas. Marcaron
tudiantil”, abarcó todo el centro céntricas, pero esta vez se vie- la apertura de un ciclo histórico Hugo Gaspar López
de la ciudad, convertido en esos ron envueltos en una verdadera donde comienza a experimen- José Sajama
días, según la prensa de la época, batalla que enfrentaron con tal tarse su acción independiente
organización que lograron en- Facundo Vallejos
en un “campo de batalla”. respecto del peronismo, partido
A primera hora del 21 de mayo, cerrar a grupos policiales listos que ha funcionado históricamen- Emilio Fernando Martínez
luego de clausurar con poxipol para reprimir pero sin más sali- te como institucionalizador de Diego Ramos Cayón
las entradas del Colegio Nacio- da que huir en autos particula- los conflictos, como movimien-
res o corriendo. Las barricadas Sebastian Diez
nal para hacer efectiva la adhe- to nacionalista burgués que es.
sión a la huelga, los estudiantes se multiplicaban acá y allá, las Este ciclo comenzó a cerrarse Corresponsal en Europa
iniciaron una marcha por Av. bombas lacrimógenas se aca- en 1973, cuando Perón volvió Silvia Reina
Belgrano. Mientras, la Escuela baron y las esquinas de la plaza al poder, e inició el descabeza-
Normal era tomada por sus es- central eran controladas por los miento y represión de las orga-
manifestantes: el centro quedó Correo: Elpajaroedito-
nizaciones de izquierda, de esa rial@gmail.com
generación de luchadores que
había surgido en 1969 concien- Tel: 3876089510
tes de que el problema era Quién
debía gobernar, concientes del El Pájaro en la Web
problema del poder.
Planteo que no fue exclusivo
de los que protagonizaron estas Sttp://www.elpajaro-
insurrecciones, sino que corres- cultural.com
pondió a una situación interna-

9 El PájaroCultural
El Maestro Lito Garay
Santiagueño para empezar, escritor, Artista plástico y Dramaturgo.
Si te hubieran dicho antes de que queda- Ciudad de historias multiplicadas
rías sin cuerpo y que tu perro saltaría por
vos el séptimo peldaño; si hubieras levan- de Heracles y de Medeas
tado a tiempo al elefante que perdiste en de historias de colectivos, pollitos y
el último vagón de la estación abandona- amores furtivos.
da, entonces tal vez no te hubieras muerto Pollitos alimentados con ansiolíticos
de un ataque en el impávido despertar de para poder caminar cada día
los helechos.
................................... y el amor que no aparece,
que no me atraviesa las vísceras
El hombre que pasa todos los días por la hasta despedazarlas,
vereda del frente de mi casa, con su som- como para un festín dominical
brero y su traje gris y su paraguas abierto con mucho vino.
siempre- aunque no llueva ni esté solea- Colectivos que transportan
do- me tira una señal inequívoca de que
el eterno retorno de lo mismo es una de seres pequeños
las pocas certezas del principio de incer- hacia una muerte rápida y minúscula.
tidumbre. Funeral con cuotas de lágrimas a bajo
................................... interés
y recuerdos a corto plazo
¿Y qué pasa entonces cuando fracasa porque la historia corre hoy más de pri-
nuestro intento de hacer volar un barrilete sa
en un cielo electrificado, mientras nuestro
hijo se encuentra hipnotizado frente a su y nadie se acuerda del muerto de ayer.
video juego? Ciudad que invade el cielo
................................... Ángel Emilio Garay con su cemento y sus vidrios,
acariciar un perro bueno. Es el
privatizando el reino de los pájaros
Despues del horror y de todos sus pu- y jactándose de su victoria
ñales, después del héroe cibernético que tiempo de adormecer al niño
hace estallar en mil pedazos las cabezas que habita inocente en el senti- fotografiándose en el ciberespacio.
de los niños, vuelvo a la casa de mis pa- miento noble. Porque en el espa- Mientras tanto abajo,
dres, que es la única isla tranquila que aún cio se están arrojando piedras a el hambre devora las barrigas de los in-
me queda en el mundo. las palomas y el viento sin due- visibilizados.
................................... ño sigue soplando en contra. Por la vereda los atravieso
...................................
Las gaviotas se van y se van también cier- y no sé qué hacer,
tas actitudes. Suelen quedarse la idealiza-Una mujer me llama y tengo mas que desviar a los peatones
ción de los sueños y el cortejo de los sen-miedo de escucharla. Otra mu- para que no los pisen,
timientos. jer me extiende una mano y yo mientras que de un patrullero bajan a
................................... escondo las mías. Así regreso, golpes
siempre triste, hasta mi casa
a un infeliz que robó un celular
Cuando un hombre encuentra una mujer blanca con muebles blancos y
perdida, es como su reencuentro después pisos blancos y paredes aguje- y un canillita anuncia que soltaron
de muchos años con un juguete muy que- readas por llantos de ecos, para a los inculpados del crimen de la tra-
rido que extravió durante su infancia. colgar en la puerta de entrada vesti y la prostituta.
................................. las guirnaldas de mi soledad Imposibilidad de cambiar,
pintada de blanco. ya no hay espíritus contentos,
Los pinos ...................................
como muertos cercanos la ciudad se ha convertido
miran a los bucaneros del espacio. Ella llegó al barco para dilucidar en un bosque de imposibles hirientes.
Los duendes terrenales su pasado. El capitán la recibió Mas ahora
ululan en el vestido de la señora de luto. con cierta espectativa y el viejo que acabo de perder mi diario y mi reloj
Todo está en mi con prosaica desconfianza. El en el colectivo de los jardines encanta-
esta eternidad. capitán le indicó su habitación dos
El silencio pictórico y ella se dirigió hacia allí, pero y cruzo la calle hasta la parada opuesta
y el orgasmo de la música. al abrir la puerta se cayó al mar
Vagan porque la habitación no tenia para esperar a ese otro,
cargados de electricidad piso ni paredes. El capitán escu- de corta distancia,
los pájaros de las sensaciones intensas. chó el grito mientras se dirigía de asientos rotos
................................... para esperar a la próxima mujer lleno de polvo y telarañas
que llegaría para dilucidar su y luces de 40 vatios
Es el tiempo de amansar el miedo y de pasado. de melancólica resistencia.
hacerlo agradable como la sensación de AEG AEG

10 El PájaroCultural
Obras de Teatro:
Arriba y abajo a la derecha: Escenas de ”El despertar
de los helechos.”
Lucia convertida en helecho al salir del Pozo de Var-
Ahora con Local en el gas, junto a Fronde, el helecho que la conducirá a la
Hiper Libertad
búsqueda de su verdadera identidad.
También ha escrito “El Jardín de la Memoria”.

Todos los pájaros son de los niños

A Lito Garay lo conocí en los años ‘70, cuando cursábamos las materias de la
Carrera de Artes en la Universidad Nacional de Tucumán, donde terminó su Licen-
ciatura en Artes (especialidad Grabado).
Años tan intensos, de tanta militancia y sueños compartidos, de mucha angustia y
dolor por nuestros compañeros desaparecidos.
Su compromiso social se plasma en su obra y trayectoria a nivel nacional. Ejerció
la docencia en Artes y actualmente trabaja como Coordinador de la Licenciatura en
Artes en Santiago del Estero.
Obtuvo premios en Pintura, grabado y dibujo en Salones provinciales y nacionales.
Realizó murales, escenografías, ilustraciones de libros de poesías.
Fue distinguido como Persona Ilustre en Sgo. del Estero y su Banda natal.
Fundó el Atelier Cultural y es Autor y Director teatral.
Sus obras se encuentran en Colecciones Privadas, museos y organismos oficiales.
...Y La lucha continúa, como él dice con tanta razón. “Pertenecemos a la última
generación de románticos del S.XX”.
Graciela Salim\Otoño de 2018.

La caverna virtual

11 El PájaroCultural
Ariel Petrocelli
Un nuevo espacio para el libro
y el lector

Texto de Carlos Rubén Escándar


Fotografía de Alejandro Ahuerma

Sorpresivamente llegaba Una tarde hablando de Güe-


y entraba siempre con fuerza mes y los traidores, hoy adue-
preguntando si tomábamos ñados del prócer, se sentó y
café, para nosotros una ale- me copió la letra de un poema
gría tremenda, más que verlo donde da a entender que fue
saber que íbamos a disfrutar la oligarquía la que lo mató, y
de su creación, su ingenio, es- hoy los enemigos del pueblo
cuchar la música que traía en son los mismos oligarcas que
su portafolio. asesinaron al héroe.
El tema surgía espontánea- Otro día hablábamos del Che,
mente, poesía, música, futbol nuevamente se sentó y con
(era fanático de Boca), polí- su buena letra copió una ana-
tica, siempre sensible y com- logía entre el Che y Güemes
prometido con la lucha acom- llamada De las Higueras a La
pañando al pueblo, lo que se higuerillas.
reflejaba en sus composicio- Solíamos jugar ajedrez, era un
nes, por ej. Cuando tenga la apasionado que gustaba del
tierra, tema que una tarde es- sacrificio y jugadas comple-
cuchamos juntos interpretado jas, tratando de sacar lo más
por Mercedes Sosa en el festi- bello de este juego. Y en cada
val por la Paz, en Nicaragua en “Dijo mi madre que cuando jugada lanzaba una estrofa,
1983. Terminamos abrazados la vida me lleve a la ruta del pan una frase o una broma hacia el
por la emoción; Un día entró habrá un ser a mi espalda rival de turno: escribe El can-
y sonaba en la radio un bolero con mi forma y con alas cionero del ajedrez, una obra
cantado por Cuco Sánchez, le y que ángel se llama y es mi bien.” con mucho contenido social.
agarró un ataque y movien- Nos conmovía escucharlo ha-
do las manos me decía “estos Zamba del Ángel blar de las madres, tema que
mejicanos ladrones aparte de (Con música de Hugo Díaz) lo resume expresándolo todo
adueñarse del bolero lo hacen en esa joya poética que es la
mierda, lo destruyen, el bole- Zamba Del Ángel.
ro es cubano”, y hurgando en
su portafolio sacaba un casete Un buen día nos dejó física-
con grabaciones de un conjun- mente, pero su espíritu jamás
to cubano Los Ases. Enton- se fue. Por las noches, cuando
ces nos poníamos a escuchar, suelo quedarme solo en mi
mientras nos explicaba el por- consumo, que no expresan nada. vieja farmacia, siempre me
qué de su afirmación. En una Solía leernos las coplas que componía para cada uno de los visita, como tantos otros ami-
de las canciones de Ariel, una pueblos y localidades de la provincia de Salta que creo que- gos que se fueron. Y así ama-
estrofa dice: “nos volvemos daron sin publicar nezco disfrutando de sus ocu-
multitudes tras los ídolos de Nunca paraba, o recitaba poesías, hablaba de tangos, contaba rrencias y canciones, y a veces
barro, y siendo mucho más anécdotas, nos explicaba el significado del nombre de los ríos hasta jugamos una partida de
libres somos mucho más es- y distintos parajes (hablaba quechua). Recordando anécdo- ajedrez.
clavos”, refiriendodose a las tas, Susana un día le preguntó para quien escribió esa zamba
masas siguiendo a falsos ído- tan bonita Para ir a buscarte, él mirándola a los ojos le dijo: Cuando son varios, los que vie-
los, creados por el mercado de “para el único amor de mi vida, Isamara”. nen, nos jugamos un truco.