Está en la página 1de 13

AREA DE MINERÍA

Y METALURGIA

Drenaje ácido en tranques de relave


Drenaje de minas

Asignatura: Ventilación de minas y drenaje

Sección: 475

Nombre del docente: Claudio Rojas Díaz

Nombre de los integrantes del grupo: Yannara Garrido – Gabriel Gatica – Pablo Nuñez

Fecha de entrega 18/07/2018


Índice
INTRODUCCIÓN ..............................................................................................................................................3
DESARROLLO ..................................................................................................................................................4
Cobre como parte del proceso ...................................................................................................................4
Relave .........................................................................................................................................................5
Drenaje ácido .............................................................................................................................................6
Drenaje acido en las minas.........................................................................................................................7
Depósitos de relaves ..................................................................................................................................9
CONCLUSIÓN ................................................................................................................................................12
BIBLIOGRAFÍA ...............................................................................................................................................13

Índice de ilustraciones
Ilustración 1. Cátodos de cobre..................................................................................................................... 5
Ilustración 2. Tranques de relave con espesadores. ..................................................................................... 6
Ilustración 3. Tranque de relave El Mauro, tercer tranque más grande del mundo. ................................... 6
Ilustración 4. Drenaje ácido........................................................................................................................... 7
Ilustración 5. Aguas contaminadas con drenaje ácido .................................................................................. 8
Ilustración 6. Drenaje acido........................................................................................................................... 9

Drenaje ácido en tranques de relave.


2
INTRODUCCIÓN
El drenaje acido de rocas es el drenaje resultante del proceso natural de meteorización de los minerales
sulfurados. La oxidación de estos minerales ocurre cuando las rocas se encuentran expuestas a condiciones
atmosféricas, ya sea a través de procesos geológicos o actividades antropogénicas que involucren
remoción de material.

La acidez generada a través de las reacciones de oxidación d los sulfuros puede llevar a la disolución de
distintos metales, y que en ciertas condiciones estos puedan ser descargados en corrientes de agua.

Dependiendo del pH que se registre en la solución efluente, se establecen tres etapas en la formación del
drenaje acido. En las primeras dos etapas, caracterizadas por valores de pH moderados (pH>3,5), el
material mantiene la capacidad de neutralizar parcial o totalmente el ácido generado, y la oxidación de los
sulfuros se produce principalmente por el oxígeno. Al termino de las etapas 1 y 2 el pH de la solución a
disminuido y la actividad bacteriana ha aumentado, observándose la transición desde la oxidación química
a biológica de los minerales sulfurados. En la tercera etapa y final, el material expuesto a meteorización
ya agoto gran parte de la capacidad neutralizadora d los minerales alcalinos presentes, y se observa una
mayor solubilidad de los iones metálicos, en particular del ion férrico. En esta etapa la oxidación biológica
es predominante, y la velocidad de oxidación de sulfuros y consecuente generación de ácido es mayor.

Para prevenir o mitigar los nocivos efectos del drenaje acido es fundamental una correcta predicción. Los
test estáticos constituyen el primer acercamiento, estos otorgan información cualitativa, basándose en el
balance entre el potencial de generación de ácido y la capacidad de neutralizar este por parte del mineral.
Por otro lado, los test cinéticos permiten seguir la dinámica de acidificación de la muestra en el tiempo. El
denominado test confirmativos se realiza posterior a los test estáticos, cuando no existe claridad respecto
a la clasificación de las muestras. Este busca determinar si las bacterias hierro y azufreoxidantes pueden
generar más acido del que pueda ser consumido por los componentes neutralizadores. El teste
confirmativo utilizado a la fecha considera actividad microbiana al inocular las muestras con bacterias, en
un medio de cultivo a pH 2,8, considerando la actividad de los microorganismos solo en una etapa ya
avanzada dl proceso de meteorización. Se ha observado, sin embargo, que las etapas iniciales de formación
del drenaje acido pueden durar años e incluso décadas, por lo que en la mayor parte de los casos los test
de predicción son realizados cuando aún las muestras exhiben condiciones cercanas a la neutralidad.

Los microorganismos de mayor implicancia en la generación de drenaje acido a pH inferior a 3, debido a


que pueden ser rápidamente cultivables en estos ambientes, son las bacterias acidófilas hierro y
azufreoxidantes, tales como, Acidithiobacillus ferrooxidans, Leptospirillum ferrooxidans y, en algunos
casos, la especie autotrófica facultativa Sulfobacillus. El drenaje ácido minero es considerado por la
Agencia de Protección del Ambiente (EPA) como una de las tres principales amenazas al ecosistema, razón
por la cual, en los últimos años ha aumentado el desarrollo y optimización de los programas de predicción
de drenaje, con el objetivo superior de adoptar las medidas necesarias para su prevención.

Drenaje ácido en tranques de relave.


3
DESARROLLO
Cobre como parte del proceso

El cobre se encuentra de manera natural en la corteza terrestre en una concentración promedio de 50


mg/kg, siendo la comercialización mundial de cobre fino, durante el año 2010, de 16,2 millones de
toneladas métricas.

La extracción del cobre depende de la forma en que se encuentre el mineral, ya sea como sulfuros u óxidos.
Cerca del 80% del cobre mundial se encuentra en forma de mineral sulfurado. Este mineral no se disuelve
fácilmente en soluciones acuosas, por lo que la mayoría de su extracción es a través de la pirometalurgia,
proceso que produce cátodos a través de concentración por flotación, fundición y electro-refinación. Del
20% restante, correspondiente a mineral oxidado, se generan cátodos por hidrometalurgia, técnica que
consiste en lixiviación en pilas, extracción por solventes y electro-obtención.

Chile es el principal país productor de cobre, con más de un tercio de la producción mundial. COCHILCO
informó que, durante el año 2009, la producción chilena de cátodos de cobre obtenidos por electro-
refinación y electro-obtención alcanzó 3.184 miles de toneladas métricas. La producción de los cátodos de
cobre resulta en la generación de residuos como material estéril, ripio y relaves. En la producción de una
tonelada de cátodos de cobre provenientes de mineral sulfurado (≈ 1% de cobre), se generan
aproximadamente 200-300 toneladas de material estéril y 97 toneladas de relaves. Si la tonelada de
cátodos proviene de mineral oxidado (≈1,5% de cobre), se produce una cantidad aproximada de 100 a 200
toneladas de material estéril y 80 toneladas de ripio. Los relaves son uno de los principales residuos
mineros masivos generados en la producción de cátodos provenientes de minerales sulfurados, debido a
la cantidad, al contenido y a la forma de almacenaje.

Los procesos de concentración por flotación permiten, a partir de un mineral que contienen en promedio
1% de cobre, obtener un concentrado sulfurado donde se recupera la mayor parte de los sulfuros cobre,
llegando a concentraciones de cobre del orden del 30%. El resto del mineral (ganga), junto con los sulfuros
de cobre no recuperados, otros sulfuros metálicos y parte del agua utilizada en el proceso, se descarta
como relave. Los relaves son generalmente almacenados en grandes áreas denominadas tranques o
embalses, que se conforman por un muro de contención conformado por la fracción más gruesa del relave
(arenas), y una cubeta donde se deposita la fracción fina o lamas. En los tranques, grandes volúmenes de
materiales, con contenidos significativos de minerales sulfurados, se encuentran expuestos a la
meteorización.

Drenaje ácido en tranques de relave.


4
Ilustración 1. Cátodos de cobre.

Relave

El relave (o cola) es un conjunto de desechos tóxicos de procesos mineros de la concentración de


minerales, usualmente constituido por una mezcla de rocas molidas, agua y minerales de ganga (o sin valor
comercial), aunque también se encuentran bajas concentraciones de metales pesados, tales como cobre,
plomo, mercurio y metaloides como el arsénico.

Los relaves contienen altas concentraciones de productos químicos y elementos que alteran el medio
ambiente, por lo que deben ser transportados y almacenados en «tranques o depósitos de relaves», donde
los contaminantes se van decantando lentamente en el fondo y el agua es recuperada mayoritariamente,
y otra parte se evapora. El material queda dispuesto como un depósito estratificado de materiales sólidos
finos. El manejo de relaves es una operación clave en la recuperación de agua y para evitar filtraciones
hacia el suelo y napas subterráneas, ya que su almacenamiento es la única opción. Para obtener una
tonelada de concentrado, se generan casi 30 toneladas de relave.

Dado que el costo de manejar este material es alto, las compañías mineras intentan localizar los "tranques
o depósitos de relaves" lo más cerca posible a la planta de procesamiento de minerales, minimizando
costos de transporte y reutilizando el agua contenida.

Drenaje ácido en tranques de relave.


5
Ilustración 2. Tranques de relave con espesadores.

Ilustración 3. Tranque de relave El Mauro, tercer tranque más grande del mundo.

Drenaje ácido

El drenaje ácido es un fenómeno que se origina cuando minerales que contienen sulfuros metálicos entran
en contacto con el oxígeno, agua y bacterias. Ante nuevos desafíos, producto de expansiones de faenas
mineras, también surgen nuevas soluciones para su manejo.

Es un proceso latente y silencioso. Puede ser prevenido y controlado, sin embargo, frente a un descuido
provoca grandes impactos en el entorno y sus secuelas pueden perdurar durante décadas.

Las aguas ácidas son generadas debido a un fenómeno denominado “drenaje ácido”, el que a su vez es
originado cuando minerales que contienen sulfuros metálicos, entran en contacto con el oxígeno, agua y
bacterias, como la thiobacillus ferrooxidans. Sus principales fuentes de generación por intervención

Drenaje ácido en tranques de relave.


6
humana son los botaderos y depósitos de relaves en fase de cierre, cuando el drenaje escurre hacia aguas
superficiales o desciende al nivel freático.

Entre los principales impactos que puede generar el drenaje ácido se encuentran el daño a los sistemas
acuáticos; inhibir el crecimiento de las comunidades vegetales; afectar la calidad de las aguas superficiales
y subterráneas y acuíferos poco profundos, hecho que perjudica a las comunidades locales ya que les
impediría utilizar estos recursos hídricos para su consumo personal o riego.

En el caso de los botaderos, el proceso de formación del drenaje ácido es mucho más rápido, en
comparación con los depósitos de relaves. Estas estructuras presentan diversos conductos y su
granulometría es mucho más gruesa, por lo cual el oxígeno tiene más fácil acceso a los sulfuros, y con ello
la velocidad del proceso cinético de oxidación es más veloz. Los botaderos se caracterizan por presentar
una composición mineralógica heterogénea, a diferencia de los depósitos que son más homogéneos
debido a los procesos de chancado, molienda y flotación.

El parámetro principal es la composición mineralógica del material, el cual se divide entre el potencial para
producir acidez (PA) y el potencial para neutralizar la acidez (PN). El PA está integrado por sulfuros
(calcopirita, pirita, calcosina, entre otros); sulfatos y metales que pueden hidrolizarse. En el caso del PN,
está compuesto por carbonatos y silicatos.

Ilustración 4. Drenaje ácido

Drenaje acido en las minas

El drenaje acido generado por las actividades mineras es el motivo principal de preocupación en muchas
minas de metales, ya que metales como el oro, cobre, plata y molibdeno, son frecuentemente encontrados
en rocas que contienen también minerales de sulfuros. Cuando los súlfuros presentes en las rocas que son
excavadas por las actividades mineras se dejan expuestos a la intemperie, y entran en contacto con el agua
y aire, reaccionan formando ácido sulfúrico. El agua acidificada con el ácido sulfúrico puede disolver a su
vez otros metales tóxicos que también se encuentran en las rocas. Si esto no se controla, el drenaje acido
de las minas corre y llega a los arroyos o ríos o se infiltra en los acuíferos contaminándolos. El drenaje
acido puede ser generado por cualquier parte de la mina donde haya sulfuros expuestos al aire y agua,

Drenaje ácido en tranques de relave.


7
esto incluye las pilas de rocas de desecho o roca estéril conocida como “terreros” o “tepetates” las presas
de jales, los túneles o de derrames desde los estanques de lixiviación.

El drenaje ácido también disuelve metales pesados o tóxicos como el cobre, aluminio, cadmio, arsénico,
plomo y mercurio de las rocas con las que entren en contacto. Estos metales, particularmente el hierro, se
pueden llegar a acumular en el fondo de un arroyo formando una especie de cubertura de limos o
limaduras y dándole al arroyo un color entre anaranjado y rojizo. Estos metales, aún en muy pequeñas
cantidades, pueden ser muy tóxicos para los humanos y para la vida silvestre. Los metales pueden
movilizarse y llegar lejos, al ir suspendidos en el agua, contaminando arroyos y acuíferos, contaminado
éstos a lo largo de grandes distancias. Los impactos a la vida acuática pueden variar desde mortalidad
inmediata de peces hasta impactos menos letales en los que afectan el crecimiento, comportamiento o la
habilidad de reproducirse de los organismos. Los metales son particularmente problemáticos porque no
se descomponen o degradan en el medio ambiente. Se asientan en el fondo de los arroyos y persisten ahí
por periodos largos de tiempo, constituyendo en el largo plazo una fuente de contaminación para los
insectos acuáticos que habitan ahí, y los peces que se alimentan de ellos.

Las aguas ácidas generadas por la minería actual o pasada resultan de la oxidación de minerales sulfurados
principalmente pirita en presencia de aire, agua y bacterias. La pirita es uno de los sulfuros más comunes
y abundantes asociados a mineralización hidrotermal y normalmente es parte de la ganga siendo
incorporada en los deshechos mineros (desmontes o relaves) y su oxidación produce ácido sulfúrico y
óxidos de hierro. Las aguas ácidas atacan otro minerales, produciendo soluciones que pueden acarrear
elementos tóxicos al medio ambiente, Ej. cadmio o arsénico. La generación de aguas ácidas puede ocurrir
durante la exploración, operación y cierre de una mina. Esta agua pueden venir de tres fuentes principales:
sistemas de desagüe de minas, tranques de relaves y desmontes. Estas descargas pueden producir desde
algunos efectos menores como decoloración local de suelos y drenajes con precipitación de óxidos de Fe,
o llegar a una extensa polución de sistemas de ríos y tierras de cultivo. En algunos distritos mineros el
problema es mayor después del cierre de las operaciones mineras. Esto se debe a la recuperación del nivel
de aguas subterráneas después que se remueve el equipo de bombeo que mantenía secas las labores
mineras.

Ilustración 5. Aguas contaminadas con drenaje ácido

Drenaje ácido en tranques de relave.


8
Ilustración 6. Drenaje acido.

Depósitos de relaves

Toda planta cuyo proceso de concentración es Flotación, produce residuos que se denominan relaves, y
que corresponden principalmente a material arenoso constituido fundamentalmente por sólidos que no
presentan mayor interés económico tales como: arenas de sílice, micas, feldespatos, óxidos y sulfuros, una
variedad de sustancias de origen rocoso y otros, que contiene un porcentaje importante de agua y roca
molida sedimentada, que se presenta en forma de pulpa líquida o semi líquida, o en estado sólido una vez
extraído el exceso de agua. Esta pulpa fluctúa, en la práctica, con una razón de agua/sólidos que van del
orden de 1:1 a 2:1. Las características y el comportamiento de esta pulpa dependerá de la razón
agua/sólidos y también de las características de las partículas sólidas. Los relaves suelen ser identificados
como el más importante de los impactos ambientales en muchos proyectos mineros.

Las plantas de concentración de minerales producen un volumen de relaves que es por lo general superior
a dos terceras partes del volumen de mineral extraído de la mina. Por este motivo se debe contar con un
área suficientemente grande para su almacenamiento.

La administración y el manejo de los depósitos de relaves, tanto en su etapa de construcción, operación,


mantención y cierre, merece una especial atención desde el punto de visto ambiental. Esto debido a que
si existe algún evento no previsto se podrían generar riesgos de daño al entorno, como son al agua, al aire,
al suelo, a la flora y fauna, al valor paisajístico, a la imagen corporativa y lo más importante a poblaciones
del entorno.

En otros tiempos, muchas faenas mineras depositaron sus relaves sin control alguno en sitios desérticos y
deshabitados, en cursos de agua como ríos, mar, lagos o cerca de las plantas de concentración, provocando
la contaminación tanto de los cursos de aguas superficiales como de aguas subterráneas. Sin embargo,
hoy en día, los criterios de ubicación de los depósitos de relaves han evolucionado ya que se encuentran
regulados por el Decreto Supremo N° 248, en el que se establece el tipo de construcción aceptada.

Otro punto importante por considerar es el transporte del relave desde la planta concentradora hasta los
depósitos. Para este transporte existen obras de ingeniería llamadas canales de relaves, los que corren

Drenaje ácido en tranques de relave.


9
riesgos durante la operación, debido a que usualmente recorren largas distancias y sus instalaciones se
pueden encontrar en zonas con alta probabilidad de impacto ambiental y social.

Comúnmente los relaves alcanzan concentraciones de sólidos en peso al 50%. Sin embargo, es cada vez
más común realizar procesos para recuperar agua, en especial en zonas donde hay escasez. Dependiendo
de la concentración en peso de sólidos del relave lograda mediante la recuperación de agua, se tienen
distintas denominaciones tales como relaves espesados, en pasta o filtrados.

El relave espesado corresponde al relave sometido a un proceso de sedimentación mediante espesadores


en donde se le quita gran parte del agua que contiene, quedando aproximadamente con una
concentración en peso de sólidos de 70%.

El relave en pasta corresponde al relave integral, al cual se le quita una gran cantidad de agua,
diferenciándose del relave espesado por la concentración en peso de sólidos final, que corresponde
aproximadamente a un 75%.

El relave filtrado corresponde al relave integral, al cual se le quita una gran cantidad de agua por proceso
de filtración, mediante equipos especiales de filtro, diferenciándose del relave espesado y en pasta por la
concentración en peso de sólidos final que es mayor al 80%.

El relave es transportado desde la planta concentradora hasta el depósito a través de una estructura
llamada canal de relaves. Esta estructura posee gran relevancia al momento de evaluar los posibles
impactos ambientales que puede generan los relaves en la componente hidrogeológica de una zona. Los
relaves son transportados a través de este canal en forma de pulpa (mezcla de agua y sólidos) en
concentraciones que suelen ir entre 45% y 59% de sólidos en peso. Para su construcción y operación se
debe considerar que estos canales pueden atravesar distintos lugares y que tal vez deban recorrer grandes
distancias en zonas cordilleranas. Todos estos factores, hacen que el emplazamiento se encuentre
vulnerable a condiciones topográficas y climáticas lo cual exige que estas sean eficientes y seguras
mientras operen.

La conducción segura de los relaves desde la planta hasta su lugar de disposición final depende de variables
que dependen tanto del proceso desarrollado en la planta concentradora como las instalaciones físicas
asociadas al transporte y manejo que se dé al flujo.

Los procesos de una planta concentradora involucran alteraciones químicas del mineral. En la
concentración mediante flotación se agregan una variedad de químicos orgánicos los cuales en general
tienen bajas concentraciones y baja toxicidad por lo que no suelen generar mayores problemas. Lo que si
puede tener efectos significativos sobre los constituyentes inorgánicos del efluente de la planta es el ajuste
del pH que se realiza durante la flotación, y su efecto es acentuado si se utiliza una lechada alcalina o acida.
Los constituyentes químicos mineralógicos presentes en la roca mineralizada son los factores más
importantes en la determinación de la naturaleza química del efluente de la planta, y el ajuste del pH
durante el tratamiento puede liberar un número de esos constituyentes de la roca madre. Como resultado,
el pH es con frecuencia un indicador útil de los tipos generales de constituyentes en el efluente de la
planta.

Drenaje ácido en tranques de relave.


10
Los principales impactos relacionados con la componente hidrogeológica, producto de la actividad minera,
son los siguientes:

✓ Drenaje Acido: el material depositado contiene minerales sulfurados, los que al entrar en contacto
con oxigeno y agua liberan protones (se oxidan), lo que podría derivar en la formación de drenaje
acido, el cual puede llegar a infiltrar hacia el acuífero contaminándolo. El drenaje acido se
caracteriza por tener altas concentraciones de metales y sulfatos, los cuales se pueden transportar
alterando la calidad de las aguas subterráneas. Además, como parte de las reacciones de
generación de drenaje acido se libera hierro férrico (Fe+3), el cual es un agente altamente
oxidante. Si este hierro férrico se dispersa se contaminarán las aguas y además el hierro férrico
comenzará a reaccionar con los minerales sulfurados que se encuentran en los estratos rocosos
que alcanza a cubrir la pluma de dispersión, oxidándolos y produciendo liberación de protones.
Luego, la generación de drenaje acido es catalizada y se van produciendo nuevos focos de
generación. El drenaje ácido también puede llegar a afectar la integridad del muro (en caso que
éste esté, por ejemplo, conformado por material calcáreo) lo cual incide fuertemente en la
estabilidad del depósito.
✓ Los depósitos de relaves pueden alterar la calidad del agua subterránea debido a infiltraciones de
aguas de contacto desde la superficie del depósito de relaves. Además puede alterar el nivel
freático en el área, ya sea aumentándolo o deprimiéndolo, 28 dependiendo del balance que haya
entre agua infiltrada desde los relaves y el agua que es captada por las instalaciones de manejo de
los relaves. La cantidad de agua que se infiltra depende de, entre otras cosas, del tipo de relave
utilizado: convencional, espesado, filtrado. A menor cantidad de agua que tenga el relave menor
será la infiltración. También influye la permeabilidad de la superficie donde se ubican los relaves,
y el si existe alguna membrana impermeabilizable en ella. Con respecto al agua que es captada
tenemos que esta es captada en canales perimetrales, drenes, etc.

Drenaje ácido en tranques de relave.


11
CONCLUSIÓN
Como se vio en el desarrollo del presente trabajo, la extracción minera de cobre es un proceso bastante
complejo, que involucra distintas disciplinas y que puede generar impactos en diversas componentes.
Todo tipo de extracción ya sea de óxidos o de sulfuros de cobre, generara algún tipo de impacto en la zona
donde se emplaza. En el caso particular de los sulfuros de cobre, existen distintas unidades que generan
impactos, como los botaderos de estériles o el depósito de relaves. Este último es uno de los componentes
que genera mayor impacto, y que no se genera en el caso de minerales que no se concentran por medio
de la flotación. Los impactos generados dependen de cómo las actividades mineras se superponen con la
hidrogeología de la zona.

El drenaje acido en las minas es considerado una de las amenazas más serias que las actividades mineras
pueden generar sobre los recursos hídricos. Una mina generadora de drenaje acido tiene el potencial de
tener impactos devastadores en el largo plazo sobre los ríos, arroyos y vida acuática presente en estos.

Drenaje ácido en tranques de relave.


12
BIBLIOGRAFÍA

https://www.cochilco.cl

https://www.codelco.com

Drenaje ácido en tranques de relave.


13