Está en la página 1de 89
S UBSIDIO R ITUAL Y DEVOCIONARIO PARA LAS CELEBRACIONES JUBILARES EN EL OCTAVO CENTENARIO DE

SUBSIDIO RITUAL Y DEVOCIONARIO PARA LAS CELEBRACIONES JUBILARES EN EL OCTAVO CENTENARIO DE LA ORDEN DE LA MERCED

PROVINCIA MERCEDARIA MEXICANA SECRETARIADO DE PASTORAL

PRESENTACIÓN

Muy estimados hermanos, nos disponemos a iniciar el Jubileo de los ochocientos años de vida de nuestra Orden. Deseamos que este tiempo esté lleno de gozo y tenga por fruto una profunda renovación de nuestra identidad y vivencia mercedaria para un mejor servicio a los cautivos y oprimidos de estos tiempos. Ponemos en sus manos este subsidio de celebraciones jubilares esperando que sea de provecho para todas nuestras comunidades. En él se contienen los subsidios rituales, devocionales y de reflexión elaborados por la Comisión Preparatoria del Jubileo 2018 a nivel de la Orden. Exhortamos a todos ustedes a hacer uso del resto del material que la Provincia ha distribuido: pendones, posters y lámpara jubilar, tomando muy en cuenta las siguientes iniciativas:

- En nuestras iglesias se haga notar la celebración jubilar, elaborando un altar especial con las imágenes de nuestra Madre de la Merced y de san Pedro Nolasco, para todo el jubileo.

- Que la lámpara jubilar se coloque en un lugar visible de las iglesias, sobre una base decorosa. Cada comunidad deberá cuidar la lámpara y mantenerla en funcionamiento, proveyéndola de aceite y pabilos adecuados.

- Se han distribuido tres pendones a cada comunidad, es deseable que aquel que tiene la leyenda templo jubilary uno del otro par se coloquen en el exterior de la iglesia, al alcance de la vista de los fieles, con cuidado y decoro. El otro, debe colocarse al interior del templo, en un lugar visible, teniendo cuidado de exponerlo decorosamente.

- De igual manera, se han entregado un par de posters relativos a las indulgencias; conviene que los posters que reproducen el decreto de la Penitenciaría Apostólica se expongan, dignamente enmarcados, al ingreso de los templos. Los posters que explican la naturaleza y condiciones de la indulgencia ubicarse cerca de los primeros o en algún otro lugar conveniente. Ambos deben quedar muy a la vista de los fieles y protegidos de la interperie para que perduren a lo largo de todo el año jubilar.

- También distribuimos dos tipos de posters promocionales del jubileo, en un buen número por comunidad, que pueden servir para la ambientación de las iglesias y de las casas conventuales.

- Se han enviado vía e-mail los archivos de los pendones y de los cuatro tipos de posters, para quien desee imprimir más o en otros tamaños, lo cual es muy recomendable.

- En todas nuestras casas e iglesias debe hacerse notar este gozo de este año jubilar mediante una digna ambientación, haciendo uso de estos recursos y de todos aquellos que surjan de la iniciativa de cada comunidad local.

- La puerta principal de nuestras iglesias deberá adornarse para la celebración de apertura del jubileo, como lo señala el ritual propio para ese día (pág.9) y deberá tener algún signo distintivo a lo lardo de todo el año jubilar.

- Tanto la oración como el himno del jubileo deben de aprovecharse al máximo. Se sugiere elaborar estampas suficientes con ambos textos, para que los fieles los conozcan y utilicen. Puede rezarse la oración jubilar al finalizar cada misa, al menos en las misas con tinte mercedario, en las de las solemnidades y los domingos; también puede recitarse al final de alguna hora litúrgica o en algún acto comunitario. Lo mismo, es deseable que se

cante el himno jubilar al menos cada sábado, en las fiestas mercedarias y

desde luego, en las celebraciones propias del jubileo; los superiores, párrocos

y rectores hagan el esfuerzo por difundir el himno entre los ministerios de

música de sus iglesias y entre las Fraternidades Laicales Mercedarias.

- Para ayudar a que los fieles ganen la indulgencia, es necesario que en cada iglesia se establezcan horarios fijos y ampliados para la celebración del sacramento de la reconciliación y que los religiosos presbíteros estén muy dispuestos a confesar a las personas que lo soliciten aún fuera del horario.

- Las vicarías y zonas organicen jornadas de visita a las cárceles en las que los religiosos de una vicaría o zona o los más cercanos entre sí asistan a confesar, ofrecer alguna conferencia o predicación, celebrar la eucaristía y compartir los alimentos y momentos de convivencia con los internos.

- Los religiosos promuevan en los ámbitos decanales y diocesanos peregrinaciones a nuestras iglesias, para que todo el Pueblo de Dios aproveche la indulgencia en nuestras iglesias.

- Los superiores animen las celebraciones jubilares en sus comunidades, involucrando a todos los religiosos y fraternidades laicales mercedarias. Busquen hacer partícipes de las celebraciones del jubileo a los obispos y demás autoridades eclesiásticas y civiles.

- En este año, las acciones liberadoras y las obras de misericordia no deben disminuir, al contrario, deberán ser prioridad en nuestro trabajo apostólico. Puede destinarse una alcancía en cada iglesia para la obra redentora.

- Para dejar un testimonio palpable del año jubilar, cada comunidad puede develar una placa conmemorativa o una obra de arte de temática mercedaria.

- Cada vicaría, zona y comunidad local deben llevar a cabo sus propias actividades jubilares, tales como el acto de apertura, la recepción de la imagen peregrina, actos celebrativos, litúrgicos y culturales y la celebración de clausura. Los religiosos busquen participar en las celebraciones jubilares

a nivel de la Provincia y de la Orden. Motívese a los laicos mercedarios para que igualmente hagan acto de presencia en esas celebraciones.

- Que el logo jubilar se use en los membretes, sobres y documentos oficiales y

a las fechas de los documentos de añada la leyenda 2018 Año Jubilar

Mercedario.

- Las comunidades produzcan objetos y vestimentas litúrgicas y demás material publicitario con el logo y la temática jubilar.

- Que todas las festividades mercedarias sean enriquecidas con el tema del jubileo. Los religiosos aprovechen las homilías, las demás predicaciones y publicaciones en general para hacer alusión al año jubilar. Que se aprovechen los medios de comunicación y las redes sociales para difundir el gozo de nuestro octavo centenario.

- Este material se ha distribuido en formato impreso y digital. Difúndase mediante nuevas impresiones o fotocopias entre todos los religiosos y los laicos mercedarios. Puede descargarse también en la página web de la Provincia.

FR. FERNANDO DÍAZ AGUIRRE O. DE M. SECRETARIADO DE PASTORAL MERCEDARIA

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO A LA ORDEN DE LA MERCED CON MOTIVO DEL JUBILEO POR SU OCTAVO CENTENARIO

Al Reverendísimo Padre Fray Juan Carlos SAAVEDRA LUCHO Maestro General de la Orden de la Bienaventurada María Virgen de la Merced

Querido Hermano:

Vaticano, 6 de diciembre de 2017 Memoria de san Pedro Pascual

Al acercarse la fecha en que la Orden de la Merced, y todos los que se unen a ella con lazos espirituales, recuerdan el octavo centenario de la fundación de la misma por san Pedro Nolasco, quiero unirme a ustedes en acción de gracias al Señor por todos los dones

recibidos a lo largo de este tiempo. Deseo expresarles mi cercanía espiritual, animándoles

a que esta circunstancia sirva para la renovación interior y para impulsar el carisma recibido, siguiendo el camino espiritual que Cristo Redentor les ha trazado.

El Señor se hace presente en nuestra vida mostrándonos todo su amor y nos anima a que le correspondamos con generosidad, siendo este el primer mandamiento del santo Pueblo de Dios: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas» (Dt 6,5). En preparación a este año jubilar ustedes han querido resaltar a tres protagonistas de su historia que pueden significar tres momentos de respuesta al amor de Dios. El primero es san Pedro Nolasco, considerado el fundador de la nueva comunidad y el depositario del carisma entregado por Dios. En esa vocación está el corazón y el tesoro de la Orden, pues tanto la tradición de la misma como la biografía de cada religioso se fundamentan en ese primer amor. En el rico patrimonio de la familia mercedaria, iniciado con los fundadores y enriquecido por los miembros de la comunidad que se han sucedido a lo largo de los siglos, se concitan todas las gracias espirituales y materiales que ustedes han recibido. Este depósito se hace expresión de una historia de amor que se enraíza en el pasado pero que sobre todo, se encarna en el presente y se abre

al futuro, en los dones que el Espíritu sigue derramando hoy sobre cada uno de ustedes.

No se puede amar lo que no se conoce (cf. SAN AGUSTÍN, Trinidad, X,II,4), por ello los animo a profundizar en ese cimiento puesto por Cristo y fuera del cual nada se puede

construir, redescubriendo el primer amor de la Orden y de la propia vocación, para renovarlos continuamente.

El segundo protagonista en este tríptico es la Virgen Santa, Nuestra Señora de la Merced o, como también la llaman, del Remedio y de la Gracia en nuestras necesidades, que suplicamos a Dios y confiamos a su poderosa intercesión. En el original hebreo la

expresión que traducimos «amarás al Señor con toda el alma» tiene el sentido de «hasta la última gota de nuestra sangre». Por eso, el ejemplo de María se identifica con el verso del «Shemá». Ella se proclama como la «esclava del Señor», y se pone en camino

«apresuradamente» (Lc 1,38-39), para llevar la buena noticia del reino a su prima Isabel. Es

la respuesta de Dios al clamor del pueblo que espera la liberación (cf. Ex 3,7 y Lc 1,13). Así,

es maestra de consagración a Dios y al pueblo, en la disponibilidad y el servicio, en la humildad y la sencillez de una vida oculta, totalmente entregada a Dios, en el silencio y en la oración. Es un compromiso que nos evoca el sacrificio de los antiguos padres redentores, que se quedaban ellos mismos «en rehenes», como prenda de la libertad de los cautivos. Por ello, les ruego que este propósito de ser completamente suyos se refleje no

sólo en las obras apostólicas de vanguardia, sino en el trabajo cotidiano y humilde de cada religioso, como también en los monasterios contemplativos que, con el silencio orante y el sacrificio escondido, sostienen maternalmente la vida de la Orden y de la Iglesia.

El tercer protagonista que completa el cuadro de la historia del Instituto es Cristo Redentor; en él damos un salto cualitativo, pues pasamos de los discípulos al Maestro. Como el joven rico, Jesús nos interpela con una pregunta que nos toca profundamente:

¿Quieres ser perfecto? (cf. Mt 19,21; 5,48). No vale un conocimiento teórico, ni siquiera una adhesión sincera a los preceptos de la Ley divina «desde la juventud» (Mc 10,20); sino que Jesús nos mira a los ojos y nos ama, pidiéndonos que lo dejemos todo por seguirle. El amor se aquilata en el fuego del riesgo, en la capacidad de poner sobre la mesa todas las cartas y de apostar fuerte, por esa esperanza que no defrauda. Sin embargo, muchas veces, las decisiones personales y comunitarias que más nos cuestan son la que afectan a nuestras pequeñas y, a veces, mundanas seguridades. Todos estamos llamados a vivir la alegría que brota del encuentro con Jesús, para vencer nuestro egoísmo, salir de nuestra propia comodidad y atrevernos a llegar a toda periferia que necesita la luz del Evangelio (cf. Exhort. Apost. Evangelii Gaudium, 20). Podemos responder al Señor con generosidad cuando experimentamos que somos amados por Dios a pesar de nuestro pecado y nuestra inconsistencia.

Queridos hermanos y hermanas: el Señor Jesús les mostrará un camino hermoso, por donde transitar con un espíritu renovado. Podrán hacer crecer el don recibido personal

y comunitariamente, entregándolo y entregándose completamente, como el grano de

trigo que si no muere no puede dar fruto (cf. Jn 12,24). Pido al Señor que les dé la fuerza para abandonar lo que les ata y asumir su cruz, de modo que dejando el manto y agarrando su camilla (Mc 10,50; 2,1-12) puedan seguirlo por el camino y habitar en su casa por siempre.

Por favor, les ruego que no dejen de rezar por mí. Que Jesús bendiga a todos los miembros de la Orden y de la entera familia mercedaria, y la Virgen Santa los cuide.

Fraternalmente,

L.S.

Francisco

L OGO J UBILAR El primero de los elementos es un número ocho abierto. En

LOGO JUBILAR

El primero de los elementos es un número ocho abierto. En el origen del trazo, se encuentra una “llama de fuego de cuatro puntas” como las barras del escudo mercedario. Luego va transformándose en una “rama de árbol de olivo”, con una hoja y un brote final. Representa el “origen de la Orden, la vocación o carisma de san Pedro Nolasco”, que constituye un fuego que enciende otros fuegos y que deviene en una familia de casi 800 años que sigue creciendo y renovándose como el olivo de Nolasco.

Los dos eslabones encadenados sin cerrar forman “los dos ceros del número 800”, significan “las cadenas de la opresión que se rompen con la redención”. La idea de libertad o liberación en un mundo de opresiones, presentes en todos los tiempos de diferentes maneras. Esto habla de “La Merced como una respuesta siempre recreada desde hace 800 años”.

La cruz central alude a la tradición de los primeros tiempos. Además, la cruz se refiere a la centralidad en “Cristo Redentor, modelo de toda la Familia Mercedaria” (religiosos, religiosas, laicos y laicas), que no solo da la vida por sus amigos, sino que viene a dar vida y vida en abundancia.

Finalmente, el trazo de colores: naranja, rojo y amarillo, significa “la presencia de María de la Merced”, verdadera Madre de redentores y redentoras, y de cautivos y cautivas, con rostro humano que sostiene y a la vez ofrece en sus manos La Merced de Dios para su pueblo.

Debajo del número 800 está escrito “Jubileo de La Merced”, con el año de fundación y el año del Octavo Centenario: “1218-2018”.

ORACIÓN JUBILAR

Madre de la Merced, que suscitaste en tu servidor Pedro Nolasco el deseo de imitar a Cristo Redentor, poniendo su vida al servicio de los más pobres de entre los pobres, los cautivos; al celebrar el jubileo mercedario 1 , te pedimos que eleves nuestras oraciones al Padre, fuente de misericordia, para que seamos capaces de contemplar la faz de tu Hijo en el rostro de los cautivos de hoy y ofrezcamos, alegremente, llenos del Espíritu Santo, nuestras vidas como moneda de rescate por nuestros hermanos que viven privados de libertad y sin esperanza en las nuevas periferias de la cautividad. Amén.

1 Durante los años previos al Jubileo, esta parte decía al prepararnos a celebrar el Jubileo; en el año Jubilar debe recitarse al celebrar el Jubileo, tal como aparece en esta versión.

HIMNO JUBILAR

H IMNO J UBILAR 7
H IMNO J UBILAR 7
la- SOL+ CON MARÍA Y NOLASCO SEREMOS FA+ re- MI+ EVANGELIO, CAMINO Y VERDAD, la-

la- SOL+

CON MARÍA Y NOLASCO SEREMOS

FA+

re-

MI+

EVANGELIO, CAMINO Y VERDAD,

la-

SOL+

REDENTORES DE NUEVOS CAUTIVOS,

FA+

re-

MI+

NUEVOS CAUCES PARA LIBERAR.

la-

re-7

1.- Ochocientos años contemplan

SOL+

MI+

MI7

una inmensa aventura de amor,

la-

re-7

un carisma de Dios en la Iglesia,

FA+

MI7

una obra de liberación.

la-

re-7

Hubo un tiempo de lucha sin tregua,

SOL+

de cautivos sin patria ni hogar.

la-

Hubo un tiempo de sombras y guerras,

MI+

MI7

re-7

FA+

MI7

y una carisma por la libertad.

2.- Vamos juntos, hermanos y hermanas, todos juntos para celebrar esta obra de amor mercedario, hay cautivos para liberar. Somos gentes de fe y esperanza, somos gentes dispuestas a ser con María y Nolasco, en camino, mensajeros de amor y de fe.

(Voz Final en el último Coro) Con María y Nolasco, con María para liberar. Liberar…

17 DE ENERO DE 2018 APERTURA DEL JUBILEO MERCEDARIO

ANOTACIONES PARA LA CELEBRACIÓN

La celebración para la apertura del Jubileo de la Merced, puede celebrarse el 17 de enero o en los días previos, con la suficiente preparación y solemnidad, convocando al pueblo santo de Dios y en especial a los miembros de la Familia Mercedaria.

Este formulario prevé diversos momentos con la posibilidad de adaptarse a las diferentes realidades locales:

- Los gestos de la Apertura Jubilar

1 La Statio en una iglesia o en otro lugar apropiado,

2 El camino procesional,

3 La apertura de la Puerta Santa o la destrucción de las barras y candados y la entrada en la iglesia,

4 La memoria del bautismo,

- La celebración de la Eucaristía,

- El encendido de la lámpara jubilar,

- La entrega del compromiso jubilar.

La entrada a través de la puerta jubilar sea convenientemente solemne, adornada con ramos frondosos, flores, y si es oportuno con símbolos cristológicos/redentores. Sería conveniente colocar en el arquitrabe o centro del arco de la puerta de entrada un escudo significativo de la Orden de la Merced.

En la iglesia estacional se debe preparar:

1. Las vestiduras litúrgicas (blancas) para la celebración de la Misa, que el presidente y los presbíteros concelebrantes, los diáconos y los otros ministros

usarán.

2. La capa pluvial, si la va a utilizar el presidente durante la procesión.

3. La cruz procesional con los candeleros.

4. El Evangeliario.

5. El incensario y la naveta.

En la iglesia donde se celebra la Misa se debe preparar:

1. Lo necesario para la celebración de la Misa.

2. El agua bendita.

3. La lámpara jubilar, dignamente colocada en una base a la vista del pueblo.

4. Los elementos del compromiso jubilar.

GESTOS DE LA APERTURA JUBILAR

1-. Statio

En la iglesia de inicio de la celebración o en otro lugar conveniente, mientras el presidente y los ministros llegan a la sede preparada para ellos se canta el himno del Jubileo Mercedario.

El presidente, dirigiéndose al pueblo dice:

C. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

A. Amén.

Y saluda al pueblo:

C. La misericordia de Dios Padre, la paz de Cristo Redentor y la comunión del Espíritu Santo estén con todos vosotros.

A. Y con tu espíritu.

El presidente invita a bendecir y alabar a Dios:

C.

Gloria a ti Señor, que liberas de toda esclavitud y nos llevas a la libertad.

A.

Eterna es tu misericordia.

C.

Gloria a ti, Señor, Redentor de la humanidad, engendrada en el amor.

A.

Eterna es tu misericordia.

C.

Gloria a ti Señor, Padre lleno de ternura hacia tus hijos.

A.

Eterna es tu misericordia.

En este momento, el presidente dirige al pueblo reunido una breve exhortación con estas o similares palabras:

C. Queridos hermanos y hermanas, permanecemos con la mirada puesta en Jesús y en su Rostro Redentor. En comunión con toda la Familia Mercedaria, esta celebración inaugura solemnemente el Año Jubilar Mercedario, preludio de una profunda experiencia de gracia y de liberación. Escuchemos con gozo el evangelio de la Redención, que Cristo Señor, cordero inmolado para nuestra salvación, hace resonar siempre en medio a los hombres invitándonos a disfrutar de su amor anunciado incansablemente a toda criatura.

Terminada la exhortación, el presidente dice la siguiente oración:

Oración colecta Oh Dios, autor de la verdadera libertad que quieres reunir a todos los hombres en un solo pueblo libre de toda esclavitud, y ofreces a nosotros tus hijos el don de la Redención haz que tu iglesia, creciendo en la liberad y en la paz, resplandezca en todos como sacramento de salvación y revele a todos en el mundo el misterio de tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Sigue la proclamación del Evangelio:

+ Lectura del santo Evangelio según san Lucas

En aquel tiempo Jesús fue a Nazaret donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías, y desenrollándolo encontró el pasaje donde está escrito:

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para que dé la buena noticia a los pobres. Me ha enviado para anunciar la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos y para proclamar el año de gracia del Señor. Enrolló el volumen, lo devolvió al ayudante y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él empezó a hablarles:

Hoy se cumple ante vosotros esta palabra que acabáis de oír. Palabra del Señor.

4,16-21

Terminado el Evangelio se puede permanecer unos momentos en silencio; después del cual un lector lee una parte del Mensaje del Papa Francisco al Capítulo General de la Orden de la Merced 2016.

“La celebración del octavo centenario de la Orden es una memoria que evoca las grandes gestas cumplidas en estos ocho siglos: la obra de la redención de cautivos, la audaz misión en el nuevo mundo, así como a tantos miembros ilustres por santidad y letras que engalanan su historia. Ciertamente, mucho hay que recordar, y nos hace bien recordar. Pero este recuerdo no debe limitarse a una exposición del pasado, sino que ha de ser un acto sereno y consciente que nos permita evaluar nuestros logros, sin olvidar nuestros límites y, sobre todo, afrontar los desafíos que la humanidad nos plantea. Este capítulo puede ser una ocasión privilegiada para un diálogo sincero y provechoso que no se quede en un pasado glorioso, sino que examine las dificultades encontradas en ese camino, las vacilaciones y también los errores. La verdadera vida de la Orden ha de buscarse en el constante esfuerzo por adecuarse y renovarse, a fin de poder dar una respuesta generosa a las necesidades reales del mundo y de la Iglesia, siendo fieles al patrimonio perenne del que son depositarios. Con este espíritu, podemos hablar realmente de profecía, no podemos hacerlo de otro modo. Porque ser profeta es prestar nuestra voz humana a la Palabra eterna, olvidarnos de nosotros mismos para que sea Dios quien manifieste su omnipotencia en nuestra debilidad. El profeta es un enviado, un ungido, ha recibido un don del Espíritu para el servicio del santo Pueblo fiel de Dios. Ustedes han recibido también un don y han sido consagrados para una misión que es una obra de misericordia: seguir a Cristo llevando la buena noticia del Evangelio a los pobres y la liberación a los cautivos (cf. Lc 4, 18). Queridos hermanos, nuestra profesión religiosa es un don y una gran responsabilidad, pues lo llevamos en vasos de barro. No nos fiemos de nuestras propias fuerzas sino encomendémonos siempre a la misericordia divina. La vigilancia, la perseverancia en la oración, en el cultivo de la vida interior son los pilares que nos sostienen. Si Dios está presente en vuestras vidas, la alegría de llevar su Evangelio será vuestra fuerza y vuestro gozo. Dios nos ha llamado además a servirle dentro de la Iglesia y dentro de la Comunidad. Sosténganse en este camino común; que la comunión fraterna y la concordia

en el bien obrar testimonien, antes que las palabras, el mensaje de Jesús y su amor a la Iglesia.

El profeta sabe ir a las periferias, a las que hay que acercarse ligero de equipaje. El Espíritu es un viento ligero que nos impulsa hacia adelante. Evocar qué movió a vuestros Padres y hacia dónde los dirigió, los compromete a seguir sus pasos. Ellos fueron capaces de quedarse como rehenes junto al pobre, al marginado, al descartado de la sociedad, para llevarle consuelo, sufriendo con él, completando en carne propia lo que falta a la pasión de Cristo (Col 1,24). Y esto un día y otro, en perseverancia, en el silencio de una vida entregada libre y generosamente. Seguirles es asumir que, para liberar, debemos hacernos pequeños, unirnos al cautivo, en la certeza que así no sólo cumpliremos nuestro propósito de redimir, sino que encontramos nosotros también la verdadera libertad, pues en el pobre y el cautivo reconocemos presente a nuestro Redentor. En el octavo Centenario de la Orden, no dejen de «proclamar el año de gracia del Señor» a todos aquellos a los que son enviados: a los perseguidos por causa de su fe y a los privados de libertad, a las víctimas de la trata y a los jóvenes de sus escuelas, a los que atienden en sus obras de misericordia y a los fieles de las parroquias y las misiones que les han sido encomendadas por la Iglesia.”

2-. Camino Procesional

Concluida la lectura, para dar inicio a la procesión, el diácono u otro ministro idóneo dice:

Hermanos y hermanas, vayamos en el nombre de Cristo Redentor. Él es el camino que nos guía durante todo este año jubilar de la Merced.

El presidente pone incienso en el incensario. Se inicia la procesión hacia la iglesia en la que se celebrará la Eucaristía. Precede el turiferario con el incensario humeante, sigue el diácono u otro ministro idóneo que lleva la cruz procesional decorada elegantemente para la fiesta, a sus lados, los ceroferarios con los candeleros; detrás el diácono que lleva el Evangeliario, el presidente y detrás de él, los concelebrantes, los ministros y los fieles. Durante la procesión, el pueblo y la Schola cantan antífonas, salmos u otros cantos adecuados.

3A. Apertura de la Puerta Santa

Llegados a la puerta jubilar de la iglesia la procesión se para. El presidente aclama:

C. Abrid las puertas de la justicia, entraremos para dar gracias al Señor (cf. Sal 118,19)

Mientras la puerta se va abriendo, el presidente continúa:

C. Esta es la puerta del Señor: por ella entraremos para obtener libertad y redención.

3B. Destrucción de las barras y candados

Si la iglesia tiene una sola puerta o si se prefiere utilizar otra simbología, se propone crear unas barras (que pueden ser de cartón, poliespán, madera sencilla…) que permita que se rompan fácilmente. Se puede elegir a una o más personas de categorías “frágiles” (encarcelados, niños de la calle, pobres…) que destruyan las barras y cadenas como posibilidad de una vida nueva en Cristo. Romper las cadenas para atravesar los umbrales de la puerta como signo de una libertad reconquistada.

El presidente delante a la puerta donde están las barras dice:

Estáis llamados a la libertad; sólo que no utilicéis la libertad para vivir según la carne, sino que por medio del amor sed servidores los unos de los otros (Gal 5,13).

Después se rompen los barrotes, y el presidente dice:

Actuad como hombres libres, que no se sirven de la libertad como de un velo para cubrir la maldad, sino como siervos de Dios (1P 2,16)

El diácono entrega el Evangeliario al presidente. El presidente situado en el umbral lo mantiene elevado, mientras se canta una antífona o un canto apropiado.

Antífona Yo soy la puerta, dice el Señor, el que entra por mí, se salvará; entrará y saldrá y encontrará pasto (cf. Jn 10,9).

Durante la ostensión del Evangeliario, el diácono (u otro ministro) que lleva la cruz procesional se pone con la cruz al lado del presidente. Terminado el canto, se retoma la procesión hacia el altar; en primer lugar, el turiferario, la cruz y los ceraferarios, sigue el presidente con el Evangeliario, los sacerdotes, los ministros y los fieles. Mientras tanto, se canta la antífona de entrada u otro canto mercedario.

Antífona de Entrada El Espíritu del Señor está sobre mí; me ha enviado a proclamar la libertad a los cautivos, la liberación a los oprimidos y predicar un año de gracia del Señor. Aleluya.

El presidente, llegado al altar, deja el Evangeliario sobre el altar. Si durante la procesión ha usado capa pluvial, la deja y se reviste con la casulla. Besa el altar, lo inciensa y se dirige a la sede.

4-.

Memoria del Bautismo

Los ministros acercan un recipiente con agua delante del presidente, el cual invita a la oración con estas palabras u otras similares:

C. Queridos hermanos, supliquemos al Señor para que bendiga esta agua con la cual

seremos rociados en memoria de nuestro bautismo. Esa es la invocación de la misericordia y de la salvación en virtud del sacrificio redentor y de la resurrección de Cristo Jesús.

Todos rezan en silencio por algunos momentos. Y el presidente con las manos juntas continúa:

C. Dios omnipotente, origen y fuente de la vida, bendice + esta agua y haz que

nosotros tus fieles, rociados de esta fuente de purificación, obtengamos el perdón de nuestros pecados, la defensa de las asechanzas del maligno y el don de tu protección. En

tu misericordia danos, o Señor, una fuente de agua viva que salte hasta la vida eterna, para que libres de toda esclavitud podamos llegar a ti con un corazón purificado. Por Cristo nuestro Señor.

A. Amén.

El presidente toma el hisopo y se asperja a sí mismo, a los concelebrantes, los ministros y el pueblo a través de toda la nave de la iglesia. Mientras tanto, se canta un canto apropiado.

Llegado a la sede, el presidente dice:

C. Dios omnipotente nos libre de los pecados y por esta celebración de la Eucaristía

nos haga dignos de participar en la mesa de su Reino por los siglos de los siglos. Amén.

CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA

La misa continua como habitualmente Se dice o se canta el Gloria. Al terminar, el presidente canta o dice la oración colecta:

ORACIÓN COLECTA Oh Dios, que has revestido de la caridad de Cristo a nuestro Padre, san Pedro Nolasco y por medio de la Virgen María lo has constituido mensajero de amor y de libertad para los hermanos cautivos, concédenos de imitar sus ejemplos para la redención de todos los oprimidos y la edificación de tu iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

He bajado a librar a mi pueblo.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles

7,17-20.30-34

En aquellos días, Esteban, conducido ante el sanedrín, dijo: «Hermanos y padres,

escuchad:

A medida que se acercaba el cumplimiento de la promesa de Dios a Abrahán, el

pueblo crecía y se multiplicaba en Egipto; hasta que surgió un rey que, usando malas artes con nuestra gente, maltrató a nuestros padres. Por entonces nació Moisés, el hombre grato

a Dios.

Cuarenta años más tarde, estando en el desierto, en el monte Sinaí, se le apareció un ángel en la llama que abrasaba a una zarza. Moisés quedó sorprendido de lo que veía, y al acercarse para ver mejor, oyó la voz del Señor:

Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob. Moisés se echó a temblar y no se atrevía a mirar. El Señor le dijo:

Quítate las sandalias; la tierra que pisas es santa. He visto lo que sufre mi pueblo en Egipto, he escuchado su gemido y he bajado a librarlos. Y ahora ven, que te voy a enviar a Egipto». Palabra de Dios

SALMO RESPONSORIAL

Del Salmo 106

R. La misericordia del Señor es eterna.

Que lo confiesen los redimidos del Señor, los que él rescató de la mano del enemigo, los que reunió de todos los países:

norte, sur, oriente y occidente. R.

Yacían en oscuridad y tinieblas, cautivos de hierros y miserias; clamaron al Señor en su angustia

y los arrancó de la tribulación. R.

Den gracias al Señor por su misericordia, por las maravillas que hace con los hombres. Destrozó las puertas de bronce, quebró los cerrojos de hierro. R.

Estaban menguados y afligidos bajo el peso de infortunios y desgracias; pero él levanta a los pobres de la miseria:

los justos lo ven y se alegran. R.

SEGUNDA LECTURA

Habéis sido llamados a la libertad.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas

5,1.6.13-14.18.22-25

Hermanos: Para ser libres nos libertó Cristo. Manteneos, pues, firmes y no os dejéis oprimir nuevamente bajo el yugo de la esclavitud. En Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión tienen valor, sino solamente la fe que actúa por la caridad. Vosotros, hermanos, habéis sido llamados a la libertad; sólo que no toméis de esa libertad pretexto para la carne; antes, al contrario, servíos por amor los unos a los otros. Pues toda la ley alcanza su plenitud en este solo precepto: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo». Por mi parte os digo: Dejaos guiar por el Espíritu. Si os guía el Espíritu, no estáis bajo el dominio de la ley. El fruto del Espíritu es: amor, alegría, paz, comprensión, servicialidad, dominio de sí. Contra esto no va la ley. Los que son de Cristo Jesús, han crucificado su carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, marchemos tras el Espíritu. Palabra de Dios

ALELUYA

R.

Aleluya, aleluya.

V.

Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino: porque estuve en la cárcel, y vinisteis a verme.

R.

Aleluya

EVANGELIO

Heredad el reino preparado para vosotros.

Aleluya E VANGELIO Heredad el reino preparado para vosotros. Lectura del santo Evangelio según san Mateo

Lectura del santo Evangelio según san Mateo

25,31-40

E n aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando venga en su gloria el Hijo del

Hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria y serán reunidas ante él todas las naciones. Y separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá a los de su derecha: Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme. Entonces los justos le contestarán: Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?, ¿cuándo de vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?, ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte? Y el rey les dirá: Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis» Palabra del Señor.

ENCENDIDO DE LA LÁMPARA JUBILAR

Terminada la homilía el que preside la eucaristía se acerca a la lámpara jubilar; él mismo o el monitor dice:

Vamos a encender la lámpara que arderá a lo largo de todo este año jubilar en nuestra comunidad, para que constantemente recordemos la intención de este tiempo de gracia, de renovar nuestro compromiso redentor con la caridad y el entusiasmo de los primeros mercedarios.

Con la ayuda de algunos miembros de las fraternidades laicales mercedarias, el celebrante enciende la lámpara jubilar mientras dice:

Que el gozo y el agradecimiento a Dios por los ocho siglos de la amada Orden Mercedaria ardan en nuestros corazones y se transformen en fuerzas siempre vivas y arrebatadas en el calor del amor radical para el servicio de los cautivos.

Si parece oportuno se entona una estrofa del himno jubilar. Se dice Credo

Preces

C. Reunidos en nombre de Cristo en esta solemne celebración, elevemos confiados nuestras peticiones al Padre de las misericordias, que hizo de san Pedro Nolasco un mensajero de libertad y un modelo de caridad. Oremos juntos y digamos:

Danos la caridad de Cristo, oh Señor.

1. Para que la caridad de Cristo impulse la Iglesia a promover ardientemente para todos los hombres una vida digna de los hijos de Dios. Oremos.

2. Para que entre los pueblos reine la paz y la justicia, y a todos los hombres sea reconocido el derecho a la libertad. Oremos.

3. Para que la Orden de la Merced, y todos los Institutos mercedarios, viviendo el Jubileo redescubran el compromiso de estar al servicio de la fe y de la libertad de los hombres. Oremos.

4. Para que el Señor atraiga a la familia mercedaria numerosas vocaciones para un heroico servicio de caridad dirigido a mejorar las condiciones de la vida sobre la tierra. Oremos.

5. aPara que una fe indefectible, una esperanza cierta y una caridad ardiente, alimentadas por la Eucaristía, impulsen la familia mercedaria y nuestra comunidad al servicio de la Iglesia. Roguemos al Señor.

C.

Oh Señor y Padre de los hombres, escucha la oración de tus hijos, que quieren, como

Jesús, anunciar la salvación a los pobres, la liberación a los oprimidos y a los afligidos el consuelo. Por Jesucristo nuestro Señor.

LITURGIA DE LA EUCARISTÍA

Oración sobre las ofrendas Acepta, Señor, estas ofrendas en la solemnidad de tu servidor san Pedro Nolasco y concédenos ir a ti imitando su caridad al servicio de nuestros hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Prefacio

Carisma de san Pedro Nolasco en la Iglesia

V.

El Señor esté con vosotros.

R.

Y con tu espíritu.

V.

Levantemos el corazón.

R.

Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V.

Demos gracias al Señor nuestro Dios.

R.

Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.

Porque nos concedes la gracia de celebrar con gozo inmenso el Jubileo de nuestra Orden, fundada por san Pedro Nolasco, y de glorificar las maravillas de tu amor.

Por un designio de tu admirable bondad y providencia, y por medio de la Virgen María, Madre de misericordia, le inspiraste misteriosamente, que a imitación de la caridad de tu Hijo, se dedicase a la liberación de los fieles cautivos, dispuesto a ofrecerse como rehén y aún a dar la vida por ellos: así lo constituiste heraldo de tu benevolencia y portador de celestial consuelo y esperanza. Por eso, con todos los ángeles, entonamos juntos tu alabanza y te aclamamos diciendo:

Santo, Santo, Santo.

Antífona de comunión

Os aseguro que cuanto hicisteis con uno de estos mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis, dice el Señor, aleluya.

Cfr. Mt 25,40

Oración después de la comunión Nos has alimentado, Señor con el sacramento de la redención eterna; por eso, te pedimos que nos apremie siempre el amor hacia los hermanos, del que has dado a tu Iglesia un insigne modelo en tu siervo san Pedro Nolasco. Por Jesucristo nuestro Señor.

ENTREGA DEL COMPROMISO JUBILAR

Siguiendo el estilo de los compromisos bautismales se pide a los presentes de expresar la voluntad de ser mercedarios que viven siendo redentores en el mundo de hoy. Se puede preparar un folio o una pequeña estampa en la que se recogen los compromisos o eventualmente entregar algún pequeño recuerdo (cruz, escudo, adhesivo…) para entregar a todos los presentes.

Lector. Creer en Jesús Redentor hoy significa saber escoger, testimoniarlo y estar dispuestos casi a un nuevo martirio: el martirio de quien, hoy como ayer está llamado a andar contra corriente. Tal vez no habrá que derramar la sangre, pero si una fidelidad a Cristo de vivir en la vida cotidiana. Expresemos nuestra voluntad de ser mercedarios siempre y en todo lugar, a través de nuestras renuncias y fuertes deseos de una vida auténtica, una vida que sea testimonio del amor de Cristo.

C. ¿Renunciáis a ser instrumentos de violencia y de opresión?

A. Sí, renuncio.

C. ¿Renunciáis a aceptar un mundo en el cual los otros seres humanos sean esclavos, perseguidos o privados de libertad?

A.

Sí, renuncio.

C.

¿Queréis vivir y defender la fe cristiana, pagando incluso con vuestra propia vida?

A.

Sí, quiero.

C.

¿Queréis defender la libertad siempre y en todo lugar?

A.

Sí, quiero.

C.

¿Queréis esforzaros con todas las fuerzas para ser redentores unidos a Cristo Redentor?

A.

Sí, quiero.

C.

Que Cristo reine en vuestros corazones y en la humanidad entera. No tengáis miedo de

confiar en él. Él os guiará, os dará fuerza para seguirlo cada día y en cada circunstancia.

María santísima, la Virgen que ha dicho: “Sí” a Dios durante toda su vida, san Pedro Nolasco y todos los santos y santas que han dejado sus huellas a lo largo de la historia de la Orden y de la Familia Mercedaria, os conserven siempre en este santo propósito.

A. Amén.

Bendición solemne

Dios Padre, que nos has dado en san Pedro Nolasco, un admirable ejemplo de caridad, infunda en vuestros corazones un ardiente amor al prójimo.

R. Amén.

Por la gracia del Espíritu Santo y la intercesión de la Virgen María, os haga imitadores de

la

caridad con que Cristo os redimió.

R.

Amén.

Y

así, entregados de lleno al servicio de vuestros hermanos, podáis ser reconocidos por

todos como auténticos discípulos de Cristo.

R.

Amén.

Y

la bendición de Dios todopoderoso, Padre, + Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre

vosotros y os acompañe siempre.

R. Amén.

Se culmina la celebración con el canto de la Salve a nuestra Santísima Madre.

SUBSIDIO PARA EL ÚLTIMO SÁBADO DE CADA MES AÑO JUBILAR 2018

ENERO FUNDADOS PARA LIBERAR … me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los cautivos…

a)

Oración Jubilar

b)

Contextualización

Francisco pide un compromiso común para derrotar la esclavitud moderna El Mensaje del papa Francisco para la 48 Jornada Mundial de la Paz, que se celebra cada 1 de enero, se titula “No esclavos, sino hermanos”. Al comienzo de un nuevo año, el Santo Padre dirige a cada hombre y mujer, así como a los pueblos y naciones del mundo, a los jefes de Estado y de Gobierno, y a los líderes de las diferentes religiones, sus mejores deseos de paz, que acompaña con sus oraciones por el fin de las guerras, los conflictos y los muchos sufrimientos causados por el hombre o por antiguas y nuevas epidemias, así como por los devastadores efectos de los desastres naturales. En el texto difundido el pasado 8 de diciembre, el Pontífice aboga también por abolir “el flagelo cada vez más generalizado de la explotación del hombre por parte del hombre”, que “pisotea los derechos fundamentales de los demás y aniquila su libertad y dignidad”. Ya que, a pesar de que el derecho de toda persona a no ser sometida a esclavitud ni a servidumbre está reconocido en el derecho internacional como norma inderogable, “todavía hay millones de personas –niños, hombres y mujeres de todas las edades– privados de su libertad”. El Papa se refiere a “tantos trabajadores y trabajadoras, incluso menores, oprimidos de manera formal o informal en todos los sectores, desde el trabajo doméstico al de la agricultura, de la industria manufacturera a la minería, tanto en los países donde la legislación laboral no cumple con las mínimas normas y estándares internacionales, como, aunque de manera ilegal, en aquellos cuya legislación protege a los trabajadores”. Además, Francisco piensa “en las condiciones de vida de muchos emigrantes que, en su dramático viaje, sufren el hambre, se ven privados de la libertad, despojados de sus bienes o de los que se abusa física y sexualmente”; “en aquellos que son detenidos en condiciones a veces inhumanas”; “en los que se ven obligados a la clandestinidad por diferentes motivos sociales, políticos y económicos”; “en aquellos que aceptan vivir y trabajar en condiciones inadmisibles”; “en las personas obligadas a ejercer la prostitución, entre las que hay muchos menores, y en los esclavos y esclavas sexuales”; “en las mujeres obligadas a casarse, en aquellas que son vendidas con vistas al matrimonio o en las entregadas en sucesión”; “en los niños y adultos que son víctimas del tráfico y comercialización para la extracción de órganos, para ser reclutados como soldados, para la mendicidad, para actividades ilegales como la producción o venta de drogas, o para formas encubiertas de adopción internacional”; “en todos los secuestrados y

encerrados en cautividad por grupos terroristas, puestos a su servicio como combatientes o, sobre todo las niñas y mujeres, como esclavas sexuales”.Entre las causas que ayudan a explicar las formas contemporáneas de esclavitud, el Santo Padre se refiere en primer lugar a “una concepción de la persona humana que admite el que pueda ser tratada como un objeto”. A continuación, cita a “la pobreza, al subdesarrollo y a la exclusión, especialmente cuando se combinan con la falta de acceso a la educación o con una realidad caracterizada por las escasas, por no decir inexistentes oportunidades de trabajo”. Denuncia también “la corrupción de quienes están dispuestos a hacer cualquier cosa para enriquecerse. En efecto, la esclavitud y la trata de personas humanas requieren una complicidad que con mucha frecuencia pasa a través de la corrupción de los

intermediarios, de algunos miembros de las fuerzas del orden o de otros agentes estatales,

o

de diferentes instituciones, civiles y militares”. Y no se olvida de los conflictos armados,

la

violencia, el crimen y el terrorismo.

Así, el Pontífice pide un compromiso común para acabar con el “fenómeno abominable” de la esclavitud. “Debemos reconocer –indicaque estamos frente a un fenómeno mundial que sobrepasa las competencias de una sola comunidad o nación”. “Para derrotarlo, se necesita una movilización de una dimensión comparable a la del mismo fenómeno”, añade. Por esta razón, el papa Francisco hace un llamamiento urgente a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, y a todos los que, de lejos o de cerca, incluso en los más altos niveles de las instituciones, son testigos del flagelo de la esclavitud contemporánea, para

que no sean cómplices de este mal, para que no aparten los ojos del sufrimiento de sus hermanos y hermanas en humanidad, privados de libertad y dignidad.

c) Texto bíblico Lucas 4, 1 21

d) Iluminación mercedaria

…El devoto hijo de María de la Merced alcanzó a disfrutar en su convento de Barcelona la noticia de la confirmación pontificia de la Orden por él fundada. El papa Gregorio IX, el 17 de enero de 1235, en Perugia, con la bula Devotionis vestrae, dirigida al Maestre fray Pedro Nolasco y a los frailes de la Casa de Santa Eulalia de Barcelona, incorpora canónicamente la nueva Orden a la Iglesia universal. Acerca de la trascendencia de esta importante bula, hay que hacer notar:

La bula supone que, cuando se expidió, la Orden de la Merced ya existía como institución religiosa organizada, con su Maestre y sus Frailes viviendo en común, a semejanza de las Ordenes Militares, y era conocida como Casa de Santa Eulalia de Barcelona. Que la bula fue solicitada por el Maestre de la Orden, que lo era fray Pedro Nolasco, pues a él, como Maestre, está dirigida. Supone, también, que dicha organización religiosa funcionaba con la aprobación de la competente autoridad diocesana, de la cual aprobación constaba fehacientemente al Romano Pontífice. Supone, asimismo, que la Orden de la Merced, desde su fundación en 1218, al menos, se atenía, en cuanto a la organización de su vida en común, a la Regla de san

Agustín, pero que todavía no se había incorporado oficialmente a ningún grupo de las Religiones aprobadas por la Iglesia. (La Orden de Santa María de la Merced 1218-1992. Síntesis histórica, 42)

e)

Pautas para la reflexión

La confirmación pontificia de la Orden trajo consigo un reconociento de la labor realizada por San Pedro Nolasco y sus hermanos. Salen de las fronteras de los primeros años en Barcelona la misión redentora se expande, se abren nuevas casas y se organiza de mejor manera la recaudación de dinero que serviraran para comprar la libertad de tantos cautivos que sufren la opresión a causa de su fe. La nueva fundación es incorporada canonicamente a la Iglesia Universal y con ello se suma a toda la labor evangelizadora de la Iglesia

f)

Preguntas:

Desde los origenes de la Orden de la Merced, San Pedro Nolasco se preocupo de que toda su labor apostolica se hiciera con y para la Iglesia.

¿ Cómo me siento incorporado en la actualidad a la misión de la Iglesia ?

¿ Soy consiente de mi misión en la Iglesia ?

¿ Cómo colabora en las distintas iniciativas que se desarrolllan en mi comunidad y que

van en ayuda de la misión evangelizadora de la Iglesia y de los cautivos de tiempo ?

nuestro

g) Preces:

Llenos de confianza en el Dios Padre unamos nuestras voces, pideindo por toda nuestra Iglesia y especialemnte en este año Jubilar por toda nuestra Orden de la Merced.

-

Por toda la Familia Mercedaria esparcida por el mundo, que a ejemplo de nuestro fundador estemos siempre disponible a colaborar en toda la labor evangelizadora de la Iglesia . Roguemos al Señor.

-

En este año Jubilar en que cumplimos 800 años de servicio en la Iglesia, pidamos por todas nuestras obras esparcidas por el mundo, que con María nuestra madre podamos ser humildes colaboradores en la Redención de Jesucristo. Roguemos al Señor

-

Al cumplir 800 años te pedimos Padre Santo por el incremeento de las vocaciones en toda nuestra Familia Mercedaria, envia buenos y santos trabajadores para tu viña. Roguemos al Señor

h)

Salmo 90

Tú que habitas al amparo del Atísimo

i) Himno Jubilar

FEBRERO LA CAUTIVIDAD ESTÁ EN EL HORIZONTE Yahve le dijo : He visto la aflicción de mi pueblo en Egipto; he escuchado el clamor ante sus opresores y conozcos sus sufrimientos. He bajado para librarlos.

a) Oración Jubilar

b) Contextualización:

ACN Chile, martes 27 de febrero de 2017. (ACI Prensa) : Más de 300 cristianos coptos han huido aterrorizados de la península del Sinaí, Egipto, donde el pasado

jueves 23 de febrero tres cristianos murieron asesinados por terroristas de Estado Islámico. Este crimen coincide con la publicación, el domingo 19 de febrero, de un video por parte del Estado Islámico en el que amenazaba a la comunidad cristiana de Egipto con imágenes del terrorista que se suicidó con un coche bomba junto a la catedral copta de San Marcos, en El Cairo, el pasado mes de diciembre. Aquel atentado costó la vida a 27 cristianos. En total, en el mes de febrero han muerto 6 cristianos egipcios víctimas del terrorismo yihadista.

El Estado Islámico, y otros grupos terroristas, han conseguido hacerse fuertes en la

península del Sinaí. Los ataques contra la comunidad cristiana son constantes en esta región.

Desde el pasado 16 de octubre, el ejército egipcio está desarrollando una gran operación contra Estado Islámico en la península del Sinaí, sin que de momento hayan conseguido grandes resultados. Esta ofensiva yihadista contra los cristianos egipcios se produce en un momento en

el que, precisamente, el Estado egipcio está haciendo un esfuerzo para que los

cristianos tengan reconocidos todos sus derechos ciudadanos. Egipto, con casi 84 millones de habitantes, tiene una de las minorías cristianas más grandes del mundo islámico. El 5% de sus habitantes es cristiano, la mayoría de ellos de la Iglesia Copta

Ortodoxa, aunque también hay una minoría católica.

A pesar de estos ataques terroristas, la situación de los cristianos en Egipto ha

mejorado en los últimos años, sobre todo desde la aprobación de la Constitución

del año 2014 que consagra la igualdad de todos los egipcios con independencia de

su religión.

Las actuales autoridades egipcias se han comprometido a luchar contra el terrorismo, terminar con las discriminaciones y a garantizar a todos los ciudadanos sus derechos. http://www.acn-chile.org/?p=11703

c) Texto bíblico

Ex 3,1-12

d)

Iluminación mercedaria

San Pedro Nolasco, basándose en su experiencia personal y en las de sus compañeros de grupo, más las luces del Espíritu Santo, logró crear un mecanismo de liberación de cautivos cuasi perfecto. Su mayor logro fue haber sabido inculcar a sus seguidores, agentes de redención, los principios ideológicos y concretos que los dispusieran subjetivamente para acometer con éxito la empresa redentora. De manera que los frailes mercedarios estuvieran "alegremente dispuestos a dar sus vidas por los cautivos, si fuere menester, como Jesucristo la dio por nosotros".

La gran novedad que Pedro Nolasco introdujo en este sistema fue la de quedarse él mismo y sus frailes, en tierra de moros, como rehenes, avalando la cantidad de dinero en que se había concertado el rescate de los cautivos que habían regresado ya libres a las tierras y reinos cristianos.

e) Pautas para la reflexión

El texto de Éxodo y el de Lucas son perfectamente intercambiables. A través de ellos emerge un Dios diferente del que a veces imaginamos.

El Dios de la Biblia no es un dios ocioso o desinteresado por el hombre; es un Dios asociado con la tarea creativa y renovadora del hombre. Y como esta tarea tiene mucho de crudo y de difícil, el Dios de la Biblia es el que toma partido por el que la lleva adelante.

En Lucas ser seguidor de Jesús significa acción, marcha hacia adelante. Por eso el Dios que el texto de hoy transmite es un Dios de la acción, del camino, de la lucha; un Dios cercano y entrañable para el que vive en esas condiciones; un Dios que jamás defrauda al que está en la brecha. Ser seguidor de Jesús significa, entre otras cosas, vivir desde la experiencia de un Dios así.

f) Preguntas:

El encuentro con Yahve marco la vida de moises para siempre. ¿ He sentido algunas vez al Señor y que me llama para cosas grandes ? La experiencia de la zarza nos muestra un Dios cercano, preocupado por su pueblo y de su suerte. San Pedro Nolasco fue capaz de ver a Cristo sufriendo en los cautivos, porque pudo Acercarse al sufrimiento de los cautivos de su tiempo. ¿Soy capaz de ver a Cristo que continua padeciendo en los cautivos de nuestro tiempo ?

g) Preces

Llenos de confianza elebemos la oración al Padre rico en Misericordia, que se acuerda de su pueblo.

-

Por todas las personas que sufren algún tipo de cautividad y por todas las instituciones que se ocupan de ellas. Roguemos al Señor.

-

Por la familia mercedaria, para que cada día no pierda de vista a los cautivos. Los predilectos de San Pedro Nolasco y nuestros destinatarios actuales. Roguemos al Señor.

-

Concédenos vivir más profundamente el misterio de Cristo, para que podamos dar testimonio de él con más fuerza y claridad.

 

h)

Cántico Salmo 85 : Oración de un pobre ante las adversidades

i)

Himno Jubilar

MARZO MISTERIO PASCUAL DE CRISTO Mi siervo justificará a muchos., pues las culpas de ellos soportará

a)

Oración Jubilar

b)

Contextualización :

Terroristas mataron a sus familiares, ellos respondieron con amor y conmueven al Papa ACI Prensa, Viernes 24 de Febrero del 2017- Frente a la amargura, no buscaron venganza

y respondieron con amor. Este es el elogio del Papa Francisco a los familiares de los 9

italianos asesinados en el atentado terrorista de julio de 2016 en la capital de Bangladesh. La noche del 1 al 2 de julio, un grupo de hombres fuertemente armados entró en un

restaurante español de la ciudad de Dakka. Los yihadistas retuvieron durante la noche a los clientes que se encontraban en su interior, entre ellos los 9 italianos. Asesinaron a 40 personas y dejaron a otras muchas heridas. Los familiares, lejos de buscar revancha, emprendieron distintos proyectos para ayudar a

la población local.

“No habéis permanecido en la rabia, en la amargura y en el deseo de venganza, sino que habéis tomado, con el dolor dentro, el camino del amor para reconstruir y ayudar a la gente de Bangladesh, sobre todo los jóvenes para que puedan estudiar: esto es sembrar paz, os lo agradezco, para mí es un ejemplo”, dijo el Papa en el encuentro. El Pontífice abrazó uno a uno a cada familiar. “Es fácil tomar el camino que del amor lleva al odio, mientras que es difícil hacer lo contrario: de la amargura y del odio ir hacia el amor”, les dijo. Según publicó L’Osservatore Romano, acompañando al grupo estuvo Mons. Valentino Di Cerbo, Obispo de Alife-Caiazzo, quien presentó al Papa los perfiles de las víctimas. “Eran personas buenas, estaban en Bangladesh para trabajar, pero no para explotar a ese pueblo:

es más, hacían lo posible para ayudar a los más pobres colaborando con la comunidad católica local”. Por ello le fueron presentados al Papa algunos proyectos solidarios locales. Por ejemplo, Luca Monti, hermano de Simona, una de las víctimas de tan solo 30 años y que estaba embarazada, contó que él y su familia han ayudado a la construcción la iglesia de San Miguel en Harintana, una pequeña ciudad al sureste del país. “Los primeros fondos los hemos recogido en el funeral de mi hermana”, reveló. “Los 135 católicos de Harintana hasta ahora estaban obligados a travesar dos ríos para alcanzar una pequeña iglesia de madera, estropeada y demasiado pequeña para acoger a toda la comunidad”, explicó. Otra de las iniciativas es “ofrecer bolsas de estudio a los jóvenes de Bangladesh y esta es la mejor forma de recordar a nuestros seres queridos que habían dado vida a iniciativas para los más pobres, sobre todo para los niños”, dijo al Papa.

c) Textos bíblicos

Is 52 -53 y Lc 23,34.

d)

Iluminación mercedaria

Proemio de las constituciones 1272 ASÍ COMO DIOS, Padre de misericordia y Dios de todo consuelo y dador de alivio en toda tribulación, por su gran misericordia, envió a Jesucristo, su Hijo, a este mundo para visitar a todo el humano linaje que se hallaba como en cárcel, cautivo, en poder del

diablo y del infierno, y para visitar y librar a todos los amigos que le estaban esperando en la cárcel del Limbo, en poder del antedicho enemigo, y llevarlos a su gloria: a ellos y

a otros que, por su gracia, subirían a ocupar los puestos de los ángeles que, por orgullo,

cayeron del cielo y se convirtieron en diablos; por semejante manera, el Padre, el Hijo y

el Espíritu Santo, entre cuyas obras no hay distinción, por su misericordia y por su gran pie- dad, determinaron fundar y establecer esta Orden, llamada «Orden de la Virgen María de la Merced de la Redención de los cautivos de Santa Eulalia de Barcelona», de la cual disposición constituyeron servidor, mensajero y fundador y adelantador a fray Pedro Nolasco.El poder y entender de Fray Pedro Nolasco y de todos los otros maestres que le han sucedido, el esfuerzo y la obra de los frailes de toda la Orden se ha encaminado siempre a esto: a que el maestre y los frailes que han hecho profesión en esta Orden, con la fe de Jesucristo, con esperanza de su salvación y con verdadera caridad de Aquel que, tomando carne de la gloriosa Virgen Santa María, verdadero Dios y hombre verdadero en una sola persona, y sufriendo por nosotros muerte y pasión, visitó pues siempre visita a sus amigos y libró a los que estaban en el invierno, trabajen de buen corazón y de buena voluntad y con toda obra buena en visitar y librar

a los cristianos que están en cautividad y en poder de sarracenos o de otros enemigos

de nuestra Ley, según la determinación y buena voluntad del maestre de esta Orden. Por la cual obra de misericordia o merced, es decir: para seguir y para anticiparse y para visitar y para librar a los cristianos del poder de los enemigos de la Orden de Jesucristo, todos los frailes de esta Orden, como hijos de ver- dadera obediencia, estén siempre alegremente dispuestos a dar sus vidas, si es menester, como Jesucristo la dio por nosotros; a n de que en el día del juicio, sentados a la derecha por su gran misericordia, sean dignos de oír aquella dulce palabra que con su boca dirá Jesucristo:

Venid, benditos de mi Padre, a recibir el reino que os está preparado desde el comienzo del mundo: porque estaba en la cárcel y vinisteis a mí, estaba enfermo y me visitasteis,

tenía hambre y me disteis de comer, tenía sed y me disteis de beber, estaba desnudo y me vestisteis, no tenía posada y me recibisteis. Todas estas cosas ha ordenado Jesucristo que se cumplan en esta Orden, a n de mantener y hacer prosperar obra de tan gran misericordia como es visitar y redimir cautivos cristianos del poder de los sarracenos y de otros que militan contra nuestra Ley, para lo cual propiamente ha establecido Dios esta Orden.

e) Pautas para la reflexión

La pasión de Cristo, descrita proféticamente en Isaías e históricamente en los Evangelios tiene un mensaje especial para los tiempos que estamos viviendo. El mensaje es: ¡No a la violencia! El Siervo «no ha cometido violencia», si bien sobre Él se ha concentrado toda la violencia del mundo: fue golpeado, traspasado, maltratado, aplastado, condenado, quitado de en medio y finalmente arrojado en una fosa común («se le dio sepultura entre los impíos»). En todo ello no abrió la boca, se comportó como

cordero manso llevado al matadero, no amenazó con venganza, se ofreció a sí mismo en expiación e «intercedió» por los que le daban muerte: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». El amor en acción La grandeza del espíritu de Jesús ha sido descrita pocas veces en el Nuevo Testamento con tanta claridad y solemnidad como en las palabras pronunciadas desde la cruz:

«Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». Es la cúspide del amor. No comprenderemos plenamente el profundo sentido de la plegaria de Jesús hasta después de haber visto que el texto comienza por la palabra «entonces». En el versículo precedente leemos: «Cuando llegaron al lugar denominado Calvario, le crucificaron allí, y a los dos malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda». Entonces Jesús dice: «Padre, perdónalos». Entonces, cuando se precipitaba en los abismos de una agonía espantosa. Entonces, cuando el hombre se había rebajado hasta lo más ínfimo. Entonces, cuando las manos perversas de la criatura habían intentado crucificar al único Hijo del Creador. Entonces Jesús dice «Padre, perdónalos». Este entonces hubiera podido ser muy distinto. Hubiera podido decir «Padre, y destrúyelos». O incluso «Padre abre las esclusas de la justicia e inúndalos con la avalancha del merecido castigo».

f)

Preguntas:

-

¿Qué nos llama la atención de los textos?

-

El proemio de 1272, de alguna manera es nuestro texto fundacional. Dios envía a su Hijo a liberarnos de la cautividad. ¿Me considero un enviado (a) ?

-

¿Qué podemos aprender de este acto supremos de Amor por parte de Dios?

-

¿Qué compromiso nacen de este encuentro?

g)

Preces

Alabemos a nuestro Redentor, que por nosotros y por todos los hombres quiso morir y ser sepultado para resucitar de entre los muertos…

-

Señor y Maestro nuestro, que por nosotros te sometiste incluso a la muerte, Enseñanos a someternos simepre a la voluntad del Padre. Roguemos al Señor.

-

Tú que, siendo nuestra vida, quisiste morir en la cruz para destruir la muerte y tod su poder, haz que contigo sepamos morir tambien al pecado y resucitar contigo a una vida nueva. Roguemos al Señor.

-

Rey nuestro, que como un gusano fuiste el desprecio del pueblo y la vergüenza de la gente, haz que tu iglesia nos acobarde ante la humillación, sino que como tú, proclame en toda ciscunstancia el honor del Padre. Roguemos al Señor.

-

Salvador del todos los hombres, que diste tu vida por los hermanos, enseñanos a amarnos mutuamente con un amor semejante al tuyo. Roguemos al Señor.

h)

Cántico de alabanza

Flp 2, 6- 11 : Cristo, siervo de Dios, en su misterio pascual

i) Himno Jubilar

ABRIL LIBERTAD ES VIDA DIGNA A ti te digo, levantate (Mc 5, 41)

a)

Oración Jubilar

b)

Contextualización:

La esclavitud de las drogas SIAME. 04 de diciembre. - El 23 y 24 de noviembre, el Pontificio Consejo para las Ciencias reunió académicos, jueces y médicos para analizar los problemas y soluciones frente a la realidad del narcotráfico y las drogas. Desde la óptica de diversas especialidades, los expertos reunidos dieron cuenta de los desafíos a través del análisis histórico, el impacto cultural, los daños a consumidores, el tráfico ilícito, la producción y las consecuencias en el abuso de drogas contra niños y jóvenes. El problema del narcotráfico es cada vez es más complejo y, al parecer, las soluciones escasas. Sus redes llegan a niveles inconcebibles, pero en la realidad los últimos grandes perjudicados son quienes han caído en ellas, generalmente jóvenes consumidores, creando generaciones de farmacodependientes, esclavos de las drogas en medio de una guerra sin cuartel cuyos efectos colaterales comienzan a verse, particularmente en México, envuelto en esta batalla consumiendo recursos económicos y, sobre todo, vidas humanas. En septiembre pasado, el Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones de la Ciudad de México dio a conocer los resultados de distintas encuestas revelando cifras de terror por la gran destrucción que el consumo de drogas está realizando entre los jóvenes de nuestra sociedad. Desde los doce años comienzan las experiencias con el alcohol; a partir de los trece, con drogas inhalables y tabaco; hacia los catorce, cocaína, mariguana y las metanfetaminas. Por otro lado, la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en Estudiantes 2014: Reporte de Drogas de la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC) advirtió de la fácil disponibilidad de cocaína con un incremento importante en el consumo entre jóvenes de secundaria y preparatoria, así como del crack y de las metanfetaminas cuyo uso alcanza niveles de emergencia. Este panorama lamentable no se hizo de la noche a la mañana. México, por muchas décadas, llegó a consentir y ver, hasta de forma normal, el tráfico de drogas para satisfacer la demanda de un mercado externo. Las redes pudieron crecer al amparo de la corrupción y protección desde altas esferas del poder. Ahora, se presentan vías de solución como paliativos más que como respuestas contundentes. Desafortunadamente, la descomposición llega a niveles insospechados y los cauces políticos sólo muestran una cara mínima del problema al insistir en que la legalización de la mariguana sería de las mejores soluciones apaciguando a los demonios de la violencia para abrir un nuevo mercado legal de riqueza a costa del consentimiento de las adicciones. El problema no se resuelve de esta manera. No hay una sola causa que lleve al consumo de las drogas. Influyen muchos factores y desde el poder político, la corrupción y la protección del imperio del

crimen parecen solapar su crecimiento. Y el nuestro es un problema que no sabemos hacia dónde desembocará. Sin embargo, el Papa Francisco lo advirtió durante la reunión de especialistas reunidos en Roma al apuntar que “el sistema de distribución, más aún que la producción, representa una parte importante del crimen organizado, pero un desafío es identificar el modo de controlar los circuitos

de corrupción y las formas de blanqueo de dinero… Si bien la prevención es camino prioritario, es fundamental también trabajar por la plena y segura rehabilitación de sus víctimas en la sociedad, para devolverles la alegría y para que

día perdieron”.

http://blogs.periodistadigital.com/sursumcorda.php/2016/12/04/la-esclavitud-

de-las-drogas

recobren

la

dignidad

que

un

c) Texto bíblico Marcos 5, 21-43

d) Iluminación mercedaria

Palabras del Papa Francisco a los mercedarios “Queridos hermanos Les doy la bienvenida y agradezco al Padre Pablo Bernardo Ordoñe sus palabras. Encomiendo al Señor los trabajos de esta asamblea capitular y los proyectos de bien que se programan para este sexenio, confiando a la maternal protección de Nuestra Señora de la Merced el nuevo equipo de gobierno que surgirá de vuestra deliberación. Con el lema «La Merced: memoria y profecía en las periferias de la libertad» están afrontando este Capítulo General que se abre a la próxima celebración del octavo centenario de la Orden. Una memoria que evoca las grandes gestas cumplidas en estos ocho siglos: la obra de la redención de cautivos, la audaz misión en el nuevo mundo, así como a tantos miembros ilustres por santidad y letras que engalanan su historia. Ciertamente, mucho hay que recordar, y nos hace bien recordar. Pero este recuerdo no debe limitarse a una exposición de pasado, sino que ha de ser un acto sereno y consciente que nos permita evaluar nuestros logros, sin olvidar nuestros límites y sobre todo, afrontar los desafíos que la humanidad nos plantea. Este capítulo puede ser una ocasión privilegiada para un diálogo sincero y provechoso que no se quede en el pasado glorioso, sino que examine las dificultades encontradas en ese camino, las vacilaciones y también los errores. La verdadera vida de la Orden debe buscarse en el constante esfuerzo por adecuarse y renovarse, a fin de poder dar una respuesta generosa a las necesidades reales del mundo y de la Iglesia, siendo fieles al patrimonio perenne del que son depositarios. Con este espíritu, podemos hablar realmente de profecía, si no, no podemos, Porque ser profeta es prestar nuestra voz humana a la Palabra eterna, olvidarnos de nosotros mismos para que sea Dios quien manifieste su omnipotencia en nuestra debilidad. El profeta es un enviado, un ungido, ha recibido un don del Espíritu para el servicio del santo Pueblo fiel de Dios. Ustedes han recibido también un don y han sido consagrados para una misión que es una obra de misericordia: seguir a Cristo llevando la buena noticia del Evangelio a los pobres y la liberación a los cautivos. Queridos hermanos, nuestra profesión religiosa es un don y una gran responsabilidad, pues lo llevamos en vasos de barro. No nos fiemos de nuestras propias fuerzas sino

encomendémonos siempre a la misericordia divina. La vigilancia, la perseverancia en

la

oración, en el cultivo de la vida interior son los pilares que nos sostienen.

Si

Dios está presente en vuestras vidas, la alegría de llevar su Evangelio será vuestra

fuerza y vuestro gozo. Dios nos ha llamado además a servirle dentro de la Iglesia y dentro de la Comunidad. Sosténganse en este camino común; que la comunión fraterna y la concordia en el bien obrar testimonien, antes que las palabras, el mensaje de Jesús y su amor a la Iglesia. El profeta sabe ir a las periferias, a las que hay que acercarse ligero de equipaje. El Espíritu es un viento ligero que nos impulsa hacia adelante. Evocar qué movió a vuestros Padres y hacia dónde los dirigió, los compromete a seguir sus pasos. Ellos

fueron capaces de quedarse como rehenes junto al pobre, al marginado, al descartado de la sociedad, para llevarle consuelo, sufriendo con él, completando en carne propia

lo

que falta a la pasión de Cristo.

Y

eso un día y otro, en perseverancia, en el silencio de una vida entregada libre y

generosamente. Seguirles es asumir que, para liberar, debemos hacernos pequeños, unirnos al cautivo, en la certeza que así no sólo cumpliremos nuestro propósito de redimir, sino que encontramos nosotros también la verdadera libertad, pues en el pobre y el cautivo reconocemos presente a nuestro Redentor. En el octavo Centenario de la Orden, no dejen de «proclamar el año de gracia del Señor» a todos aquellos a los que son enviados: a los perseguidos por causa de su fe y a los privados de libertad, a las víctimas de la trata y a los jóvenes de sus escuelas, a los

que atienden en sus obras de misericordia y a los fieles de las parroquias y las misiones que les han sido encomendadas por la Iglesia. Para cada uno de ellos y para la entera familia mercedaria mi bendición. Y por favor no se olviden de rezar por mí.

https://es.zenit.org/articles/el-papa-a-los-mercedarios-les-pide-profecia-inspirados-

en-las-gestas-del-pasado/

e) Pautas para la reflexión

El Papa Francisco nos invita a mirar nuestro pasado y desde ahí proyectarnos continuando con el sueño de Nolasco. “han recibido un don y han sido consagrados para una misión que es una obra de misericordia: Seguir a Cristo llevando la buena noticia del evangelio a los probres y la liberación a los cautivos” Nuestra Orden de la Merced es un Don para la Iglesia y para los cautivos de nuestro tiempo.

Preguntas:

¿Cómo estamos constribuyendo para que nuestra Orden sea realmente un don para la Iglesia y especialmente para los cautivo de hoy? ¿Tenemos claro cuales son nuestros destinarios? ¿Somos capaces de apreciar a Cristo que sigue sufriendo en ellos? El octavo centenario es un posibilidad unica para volver a reafirmar nuestra misón en la Iglesia ¿Cuales deberian ser nuestras preocupaciones fundamentales a la hora de proyectarnos hacia el futuro como familia mercedaria?

 

f)

Preces

 

Demos gracias a Dios, Padre todopoderoso, cuya bondad ensalzan todas sus criatura, y llenos de reconocimeinto por los dones recibidos, digamos:

R. Gloria a ti Señor, por todos tus beneficios

-

Padre bondadoso, que en Cristo, tu hijo nos has colmado de beneficios, haz que nunca dejemos de alabarte. R.

-

Tú que con amor generoso desbordas los deseos de los que te suplican, concedenos cantar siempre con el corazón y con la boca tus maravillas.R

-

Tú que nos redimiste por medio de la cruz, recompensa los méritos de aquellos que han sabido llevar su cruz con valentía.R

-

Te damos gracias y te pedimos, Señor por la Orden de la Merced que celebra este años sus 800 años de servicio a los cautivos y a la Iglesia, haz que viva con gratitud y fidelidad la llamada divina que la ha convocado bajo el patrocinio de María, para el ejercicio de la caridad redentora.R.

 

g)

Cántico de alabaza

Cantico Is 2, 1-10 : Alegria de los humildes en Dios

j) Himno Jubilar

MAYO SAN PEDRO NOLASCO Y LOS CRISTIANOS PERSEGUIDOS No podemos dejar morir el sueño de Nolasco

a) Oración del Jubileo

b) Texto bíblico

2 Mac 7,1-41

c) Contextualización

Muchas personas están sufriendo debido a las acciones violentas del grupo denominado Estado Islámico. Una de ellas es la joven Mina, que es de Irak, pero hoy se encuentra en un campo de refugiados de Jordania. Ella cuenta el drama que vivió a manos de los combatientes desde que fue expulsada de su casa. Estábamos en el coche y un grupo del Estado Islámico nos paró. Ellos pegaron a mi marido que se llama Abu Rita, y nos llevaron a una caravana. Teníamos poco dinero, un teléfono, un reloj y medicinas para las niñas. Ellos lo robaron todo y nos dijeron: “Vosotros cristianos merecéis solamente ser asesinados”. Les imploramos que no nos hicieran daño y ellos nos dejaron. El día 6 de agosto, cuando ellos nos atacaron nuevamente: un disparo de mortero cayó en un complejo residencial, dos niños de 6 y 9 años murieron y también un joven de 30. Hubo enfrentamientos entre las fuerzas kurdas y el Estado Islámico. Mientras tanto, nosotros tuvimos que huir de nuevo. Durante la noche, oímos una voz por los altavoces que decía: “vosotros cristianos tenéis que escoger entre el islam, morir pagar el impuesto o dejar vuestras casas”. Pero, nosotros estamos firmes en nuestra fe en Jesucristo, por eso, lo dejamos todo y nos marchamos llevando nuestras ropas y algunas pequeñas cosas” (extraído de http://noticias.cancaonova.com/especiais/confira-relatos-de-cristaos-que- sofren-com-a-a-perseguicao/)

d) Iluminación mercedaria

El auténtico riesgo del cautiverio para un cristiano cautivo en poder de sarracenos era el peligro de renegar de la verdadera fe. Por eso el cautiverio fue un problema fundamentalmente religioso. Las circunstancias mismas del cautiverio eran una tentación real, constante y grave para la fe no siempre robusta del cristiano. Pues, la vida del cristiano cautivo en poder de moros no era ciertamente confortable, porque, aparte de la pérdida de la libertad, estaban todas las penalidades inherentes a la esclavitud: trabajos forzados, en la construcción y el campo, el infernal suplicio del remo en las galeras, la escasez de alimentos, las enfermedades, las mazmorras, el desprecio del vencedor y los malos tratos « adrede, para sacarles más rescate », y las tentadoras proposiciones de las ventajas que tendría si se convirtiera al Islam. Esas penalidades y la expectativa de una vida sin problemas y hasta placentera aquí, en la tierra, y después, en el paraíso de Alá, conllevaban el gravísimo riesgo de renegar de la fe cristiana, como la experiencia lo confirmaba cada día y la documentación de la época lo atestigua. (La Orden de Santa María de la Merced 1218-1992. Síntesis histórica, 17)

e) Pautas para la reflexión

El segundo libro de los Macabeos fue escrito en una época en la que el pueblo de Israel estaba dominado por el imperio griego. La situación era de persecución religiosa. La religión judía estaba prohibida y no podía practicarse. Muchos judíos, fieles a su fe, fueron martirizados. Los cristianos más tarde, sufrieron la misma persecución durante el imperio

romano. Cuando san Pedro Nolasco, inspirado por Dios, fundó la Orden de la Merced, los cristianos eran perseguidos y hechos cautivos por los musulmanes, situación que se repite hoy día, a través de la persecución religiosa musulmana a los cristianos que viven en el mundo árabe.

f) Preguntas

1. ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención del texto?

2. ¿Cuáles son las razones o justificación de la madre y de los dos hijos durante la persecución?

3. ¿Te ha tocado vivir alguna situación similar de persecución por tu fe?

g) Preces

Elevemos nuestra oración a Jesús, mártir del Reino de Dios y digamos:

Fortalécenos Señor con tu gracia.

1.

Señor, te pedimos por todos los cristianos perseguidos a causa de su fe. Que permanezcan firmes en la vivencia del Evangelio. Oremos.

2.

Señor, te pedimos por la Orden de la Merced. Para que sea señal de libertad en medio de los cristianos perseguidos en nuestro mundo. Oremos.

3.

Señor, te pedimos por todos los cristianos esparcidos por todo el mundo. Para que puedan vivir su testimonio evangélico en medio de las persecuciones cotidianas. Oremos.

h)

Himno de alabanza Ap 11,17-18; 12, 10b-12ª: Gracias te damos, Señor Dios omnipotente.

i)

Himno Jubilar

JUNIO PRISIÓN Y CÁRCELES Cristo clama por la liberación Estuve en la cárcel y vinisteis a visitarme

a) Oración del Jubileo

b) Texto bíblico

Mt 25,31-45

c) Contextualización

Filadelfia, Estados Unidos de América, 27 de septiembre de 2015 (Ecclesia). El papa Francisco ha visitado hoy a cerca de 100 preso del Instituto de Corrección Curran-

Fromhold, en Filadelfia, el cual se ha presentado como un hermano que está cercano en este período difícil para ellos y sus familias. “Una sociedad, una familia que no sabe sufrir con los dolores de sus hijos, que no los toma en serio, que los trata como cosas naturales considerándolas normales y previsibles es una sociedad condenada a permanecer prisionera de sí misma, prisionera de todo o que hace sufrir”. (extraído de

http://www.agencia.ecclesia.pt/noticias/internacional/america-2015-papa-visita-presos-

e-pede-que-sociedade-sofra-com-as-suas-dores/).

d) Iluminación mercedaria

Queridos reclusos, es el día de vuestro Jubileo. Que hoy, ante el Señor, vuestra esperanza se encienda. El Jubileo, por su misma naturaleza, lleva consigo el anuncio de la liberación (cf. Lv 25,39-46). No depende de mí poderla conceder, pero suscitar el deseo de la verdadera libertad en cada uno de vosotros es una tarea a la que la Iglesia no puede renunciar. A veces, una cierta hipocresía lleva a ver sólo en vosotros personas que se han equivocado, para las que el único camino es la cárcel. Os digo: cada vez que entro en una cárcel, me pregunto: «¿Por qué ellos y no yo?». Todos tenemos la posibilidad de equivocarnos: todos. De una manera u otra, nos hemos equivocado. Y la hipocresía hace que no se piense en la posibilidad de cambiar de vida, hay poca confianza en la

rehabilitación, en la reinserción en la sociedad. Pero de este modo se olvida que todos somos pecadores y, muchas veces, somos prisioneros sin darnos cuenta. Cuando se permanece encerrados en los propios prejuicios, o se es esclavo de los ídolos de un falso bienestar, cuando uno se mueve dentro de esquemas ideológicos o absolutiza leyes de mercado que aplastan a las personas, en realidad no se hace otra cosa que estar entre las estrechas paredes de la celda del individualismo y de la autosuficiencia, privados de la verdad que genera la libertad. Y señalar con el dedo a quien se ha equivocado no puede ser una excusa para esconder las propias contradicciones. (Francisco, Homilía en el Jubileo de los encarcelados, 6 de noviembre de 2016)

e) Pautas para la reflexión

En el evangelio de Mateo, Jesús e identifica con los presos y con todos los que sufren. Todo aquello que hacemos a los más pobres es al propio Jesús a quien se lo estamos haciendo. San Pedro Nolasco, reconoció en los cautivos la presencia de Jesús que clamaba por la liberación. En los cautivos encontraba la oportunidad de realizar casi todas las obras

de misericordia: dar de comer a los hambrientos, dar de beber a los sedientos, vestir a los desnudos, cuidar a los enfermos, visitar a los encarcelados, acoger a los extranjeros. La Orden de la Merced, a través de la pastoral penitenciaria, procura ser para los encarcelados una presencia humanizadora y liberadora, llevando la Palabra de Dios y la experiencia de Cristo resucitado a través de los sacramentos.

f)

Preguntas

1.

¿Cuál es la expresión del texto que más te ha llamado la atención?

2.

En tu realidad cotidiana, ¿reconoces la presencia de Cristo en los que sufren?

3.

¿Existe la pastoral penitenciaria en tu comunidad parroquial?

g)

Preces

A Jesús, que se identifica con los pobre y sufrientes de este mundo, elevamos nuestras oraciones diciendo:

Danos un corazón misericordioso, Señor.

1.

Por todos los encarcelados. Para que puedan ser tratados con dignidad y puedan reintegrarse nuevamente en la sociedad. Oremos.

2.

Por todos los que sufren. Para que puedan experimentar el consuelo y el cariño a través de nuestras comunidades cristianas. Oremos.

3.

Por la Orden de la Merced. Para que pueda, a través de la pastoral penitenciaria, ser señal y presencia de la misericordia divina junto a los encarcelados. Oremos.

h)

Himno de alabanza 2 Cor 1, 3-7: Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo

i)

Himno Jubilar

JULIO LLAMADOS A LA LIBERTAD Para ser libres os libertó Cristo

a) Oración del Jubileo

b) Texto bíblico Gal 5, 1.13-26

c) Contextualización

Por lo menos 45,8 millones de personas viven hoy una situación de esclavitud moderna en el mundo, según revele un informe de la ONG Walk Free Fondation. El Índice Global de Esclavitud cree que Brasil tenía 161.000 personas en condiciones similares a la esclavitud. Proporcionalmente a la población, el país tiene una tasa baja (0,078%, mejor que la de los países vecinos. Según este indicador, aparece en la posición 151 entre las 167 naciones del resto del planeta. En América está justo detrás de USA y Canadá. Cinco países del mundo (India, China, Pakistán, Bangladesh y Uzbekistán) comportan el 58% de los esclavizados. Solamente la India unos 18,4 millones de personas en esta situación. (extraído de http://g1.globo.com./mundo/noticia/2016/05/quase-46-milhoes-vivem- regime-de-escravidao-no-mundo -diz-relatorio.html)

d) Iluminación mercedaria

Avecindada la familia de Nolasco en Barcelona, aprendió éste, de su padre Bernardo, desde muy joven, el arte de mercadear. El padre Cijar lo llama mercader óptimo, y el mismo Gaver consigna que Pedro Nolasco fue mercader, antes de fundar la Orden. Efectivamente, desde su mayoría de edad se manifiesta ya en él su próxima misión carismática dentro de la Iglesia y de la sociedad. Seguirá siendo mercader, pero no comprará mercaderías, sino dedicará su vida a comprar seres humanos. Se asoció a algunos compañeros, partícipes de sus inquietudes en pro de los cautivos, y, como relata Zumel, «perseverando primero en la oración de Dios, se dedicaron, después, cada día, a

recoger limosnas de los piadosos fieles, por la provincia de Cataluña y por el Reino de Aragón para llevar a cabo la santísima obra de la redención. Lo cual se hizo así para que cada año se realizaran en adelante por el santísimo varón y sus compañeros no pequeñas

Todas estas cosas acaecieron el año 1203». (La Orden de Santa

María de la Merced 1218-1992. Síntesis histórica, 23)

liberaciones y redenciones

e) Pautas para la reflexión

La Familia Mercedaria tiene como modelo a Cristo que entregó su vida para que la humanidad pudiera vivir la libertad de los hijos de Dios. No existe vida plena si no se vive en libertad. También hoy, millares de personas viven en condiciones infrahumanas de

trabajo y de recursos, que bien se asemejan a situaciones de esclavitud y cautiverio. En su tiempo, san Pedro Nolasco se compadeció de los cristianos cautivos, y hoy la Orden Mercedaria procura ser, a través de sus obras carismáticas, una presencia de libertad y de dignidad humana junto a las nuevas formas de cautividad. De la misma forma como

Cristo Redentor, estamos dispuesto a dar alegremente nuestras vidas por la redención de los cautivos de los tiempos actuales.

f)

Preguntas

1.

Según el texto bíblico, ¿qué características tiene la verdadera libertad?

2.

Según el mundo contemporáneo, ¿qué sería la verdadera libertad?

3.

¿Tú estás dispuesto a dar tu vida para que las personas sean verdaderamente libres? ¿de qué forma?

g)

Preces

A Cristo Redentor, modelo e inspirador de la Familia Mercedaria, elevemos nuestras preces diciendo:

Señor, escucha nuestra oración.

1.

Por todos los que beben de la espiritualidad mercedaria. Para que inspirados en Cristo Redentor, estén dispuestos a dar su vida por la libertad de los hermanos cautivos. Oremos.

2.

Por todos los que actualmente están privados de la libertad. Para que encuentren en la Orden Mercedaria apoyo y ayuda para recuperar la dignidad perdida. Oremos.

3.

Por toda la humanidad redimida por Cristo. Para que aprenda a usar con responsabilidad el don de su libertad al servicio de los hermanos más necesitados. Oremos.

h)

Himno de alabanza Ef 1, 3-10: Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo.

i)

Himno Jubilar

AGOSTO DIOS INSPIRA LAS OBRAS DE LIBERACIÓN Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo

a) Oración del Jubileo

b) Texto bíblico

Jn 3,16-18

c) Contextualización

El tráfico de seres humanos es el acto de transferir, alojar, raptar o actuar por medio de la fuerza a personas de un lugar llevándolos a otro de dentro o de fuera del país, de manera legal o ilegal, voluntariamente o no. La finalidad es para explotarlas laboralmente, sea en el servicio de redes internacionales de explotación sexual, de mano de obra esclava o para la extracción y tráfico de órganos. El tráfico mundial de personas, que incluye, en su mayoría, a niños y adolescentes, mueve 12 millones de dólares. Es, por lo tanto, el tercer mercado criminal del mundo, siendo superado solamente por el tráfico de armas y drogas. (extraído de Http://www.infojovem.org.br/infopedia/descubra-e-aprenda/cultura-de- paz/trafico-de-seres-humanos/ ).

d) Iluminación mercedaria

El 10 de agosto de 1218, se constituyó oficialmente la nueva Orden Religiosa Redentora de Cautivos, con toda solemnidad y notoriedad, en el altar mayor, erigido sobre la tumba de santa Eulalia, de la Catedral de la Santa Cruz de Barcelona. El obispo Berenguer de Palou dio a Pedro Nolasco y compañeros la vestidura blanca que llevarían como propia de la Orden; les hizo entrega de la Regla de san Agustín, como norma de vida en común, y dio la autorización para que en el hábito de la Orden figurara el signo o serial de su catedral, la Santa Cruz. Luego Pedro Nolasco y los primeros mercedarios emitieron allí mismo, delante del obispo, la profesión religiosa. (La Orden de Santa María de la Merced 1218-1992. Síntesis histórica, 27-28)

e) Pautas para la reflexión

Según el evangelio de Juan, no hay mayor prueba de amor que dar la vida por los amigos. Jesús probó su amor por la humanidad entregando su vida, durante toda su vida pública con palabras y con gestos de solidaridad con los que sufren, culminándola con la entrega en la cruz. A través de la entrega de Jesús, era el Padre del cielo el que estaba mostrando su amor por la humanidad. De la misma manera, el Padre suscitó en el corazón del joven Pedro Nolasco el deseo de entregar su vida por la redención de los cautivos. Al celebrar los 800 años del nacimiento de la Orden, queremos renovar nuestro compromiso de entregarnos continuamente para que la humanidad sea más libre y fraterna, al ejemplo de Jesús, de Pedro Nolasco, de Ramón Nonato, cuyo ejemplo conmemoramos también en

este mes. Queremos en este día, rezar también por las personas que son víctimas del tráfico de seres humanos. Como en los tiempos de Pedro Nolasco, también percibimos actualmente, que el ser humano vuelve a ser considerado como una simple mercancía que beneficia al mercado capitalista. Como mercedarios nos posicionamos contra esta situación que consideramos absolutamente contraria a la dignidad y libertad humanas.

f)

Preguntas

1.

¿Qué signos de donación al prójimo notas en tu comunidad?

2.

¿Cómo podemos ser en nuestros días signos de libertad para los cautivos?

3.

¿Qué gesto concreto podemos hacer como compromiso con el carisma de Pedro Nolasco?

g)

Preces

A Dios Padre, que suscitó en el corazón de san Pedro Nolasco la fundación de la Orden de la Merced, a san Ramón Nonato, el ingreso en la orden redentora, elevemos nuestras

preces diciendo:

Señor, escucha nuestra plegaria.

1.

Por la Orden Mercedaria extendida por todo el mundo, que al cumplir sus 800 años de existencia renueve su compromiso de dar alegremente la vida por la redención de los cautivos actuales. Oremos.

2.

Por todas las madres en gestación, para que por la intercesión de san Ramón Nonato puedan dar a luz a sus hijos, ya destinados a ser hijos de Dios por el bautismo. Oremos.

3.

Por todos los que se encuentran en cautividad, de un modo particular, por las víctimas del tráfico de personas, para que encuentren en las comunidades mercedarias y cristianas el apoyo que necesitan para recobrar la dignidad perdida.

Oremos.

h)

Himno de alabanza Lc 1,46-55: Proclama mi alma la grandeza del Señor.

i)

Himno Jubilar

SEPTIEMBRE NUESTRA MADRE DE LA MERCED «Ahí tienes a tu madre».

a) Oración del Jubileo

b) Texto bíblico

Jn 19, 25-27

c) Iluminación mercedaria “La tradición mercedaria presenta a María no sólo como liberadora, sino como

aquella mujer (¡madre de Dios!) que sufre con los que sufren (como supone, desde Jesús, Mt 25, 31-46). Los grandes textos del dolor de María (Lc 2, 33-34, la espada de Simeón, y Jn 19,25-27, compasión bajo la cruz), incluyen diversos temas: ella ha sufrido su noche oscura por no entender a Jesús, por ver el rechazo de los judíos y de todos los no cristianos, por

Pues bien, en el fondo de esos textos, los mercedarios han visto

con Pedro Nolasco algo nuevo:

María sigue sufriendo hasta el fin de los tiempos allí donde sus hijos se encuentran cautivos: Así aparece como mujer y madre solidaria. Ella es con Jesús el recuerdo viviente de la herida que forma la opresión en este mundo; ella es la memoria viva de las injusticias que destruyen a los hombres y mujeres de la tierra. Así aparece como expresión viviente de la solidaridad de Dios, que penetra en la debilidad del mundo, para sufrir con los que sufren. Ella representa de algún modo a todos los cautivos del mundo. María es, al mismo tiempo, impulsora y garante de un movimiento de libertad. De esa forma anima, desde abajo, a partir de los mismos cautivos, un camino y proceso de liberación y así aparece como promotora y garante de liberación. Ella no se encuentra simplemente arriba, desentendida de la historia humana; no está en un cielo de felicidad ya conseguida, dejando a un lado los problemas de la humanidad sufriente, sino todo lo contrario: unida con los pobres y cautivos, a favor de ellos, promueve un movimiento de liberación cuyo primer hermano ha sido Pedro Nolasco. Esta ha sido la mayor aportación religiosa de Pedro Nolasco: él ha puesto su

sentir su dolor en la cruz

movimiento de liberación bajo el amparo y guía de la Madre de Jesús, a quien presenta como Madre de gracia y de Misericordia, es decir, Merced de Dios, principio y garantía del compromiso cristiano a favor de la liberación de los cautivos. Lógicamente, conforme a esta experiencia fundadora, María acaba diciendo a Pedro Nolasco:

"Es mi voluntad que fundes un grupo que se dedique a redimir cautivos, sabiendo que eso implicará dificultad y sufrimiento. También vosotros seréis un signo de contradicción, en este mundo que sigue oprimiendo a muchísimas personas; por eso, una espada os atravesará vuestra alma. Igual que yo he sufrido por Jesús, para que llegue el Redentor, deberéis sufrir vosotros, debéis llevar en el alma y en el cuerpo el dolor de los encarcelados y cautivos, de los excluidos y negados… para acompañarles y liberarles, para que la redención se complete y un día vivan en amor y comunión todos los humanos". El blog de X. Pikaza, 24.9.16 Virgen de la Merced ¡Soy la cautiva, encarcelada, excluida y hambrienta! (consultado el 14 de marzo de 2017)

d)

Pautas para la reflexión

María al pie de la Cruz es el signo más elocuente del amor de Dios. Entrega a su hijo, Redentor, y se une a él. No se desentiende de la entrega generosa de la vida, sino que su propia vida es también oferta, unida a la de Jesús. De esta manera, anticipa también la unión de los discípulos con el Maestro. Al acoger a la madre, el discípulo amado se compromete a vivir de la misma manera: acompañando al Redentor, amigo de los hombres, haciendo propios los sentimientos de la Madre. Ver las opresiones del hoy con la mirada de la Madre, con entrañas maternas, como las de María de la Merced, y ofreciendo la vida por los oprimidos como el Hijo

e)

Preguntas

-

En María se hace realidad, ser Madre de un crucificado, de un oprimido, de un excluido. María vive su drama al pie de la Cruz, en medio del dolor, con esperanza:

¿cómo vives tú las situaciones de pobreza, enfermedad, sufrimiento…?

-

Como Cristo da su vida, todos estamos llamados a dar vida, a dar la vida, a engendrar vida: ¿estás dispuesto a salir de ti mismo, a dejarte llevar por la mano del Señor, incluso cuando te invita a dar tu vida por los oprimidos, cuando te está invitando a mirar el mundo con entrañas maternas de misericordia?

-

En nuestro mundo de opresiones y exclusiones también participamos cada uno de nosotros. Todos somos responsables, de alguna manera. ¿Estás dispuesto a vivir plenamente, dándote cuenta de que las cosas que suceden a tu alrededor, especialmente el sufrimiento de los pobres y oprimidos también te afecta, que no te puedes desentender de ellos?

f)

Preces

En María, Madre de la Merced, encontramos los mercedarios de hoy el mejor ejemplo de mujer liberada y redentora. Ella nos enseña a ofrecer nuestra vida por los hermanos oprimidos bajo el yugo de las nuevas formas de cautividad. Madre del Redentor, ruega por los cautivos. Madre del género humano, ruega por los cautivos. Madre de los cristianos, ruega por los cautivos.

Madre de los cautivos, ruega por los cautivos.

ruega por los cautivos.

Madre de los oprimidos ruega por los cautivos.

Remedio de los necesitados,

Descanso en la fatiga, ruega por los cautivos. Refugio de los pobres, ruega por los cautivos. Salud de los enfermos, ruega por los cautivos.

ruega por los cautivos.

Madre de la misericordia,

ruega por los cautivos. ruega por los cautivos. ruega por los cautivos.

Faro en la noche oscura, ruega por los cautivos.

ruega por los cautivos.

Victoria de los que luchan,

Consuelo de los que sufren, Tutela de los abandonados, Estrella de los navegantes,

g) Cántico de alabanza Salmo 136: Junto a los canales de Babilonia

h) Himno Jubila

OCTUBRE LA MERCED MISIONERA

Id al mundo entero y predicad el Evangelio

a) Oración del Jubileo

b) Texto bíblico

Mt 28,16-20

c) Contextualización

Los alrededores de Kiculungo son muy pobres. Cuando viajamos a visitar otras aldeas se pueden ver villas formadas por casas de adobe cubiertas con placas de zinc o paja, las que en gran mayoría no tienen puertas ni ventanas. Tampoco tienen agua ni luz, y la comida diaria es constituida por “funge”, un puré hecho a base de harina de mandioca mezclada con agua. El nivel de desnutrición, sobre todo en los niños, se ve claramente en sus estómagos visiblemente inflados. Apenas visten ropas viejas y rotas, y juegan con lo que encuentran en la tierra. Fuimos a una aldea en la que los niños salieron a cantar y a bailar para recibir al Padre cuando llegamos a visitarlos. En la noche hicieron una fogata bajo un cielo estrellado y alrededor de ella rezaron, escucharon la palabra de Dios y cantaron con una fuerza y alegría que me emocionó hasta las lágrimas. Hemos visitado a los niños con malaria en el hospital. Un cariño, una sonrisa, o solo la simple visita crea en ellos una alegría y satisfacción que se lee a simple vista en la forma como te miran. Hace unos días pusimos un proyector con todas las fotos que les hemos sacado a las personas que viven aquí. Las risas que se transformaban en gritos de sorpresa y excitación fue una reacción que nunca antes había visto por el solo hecho de regalarles una simple foto. A pesar de que pareciera ser un lugar olvidado por el mundo, en el que la malaria es tan común como una gripe, donde no hay agua limpia para tomar, en un lugar donde se apaga la luz cuando se esconde el sol y donde apenas hay para comer cada día, uno pensaría que la hostilidad, el rencor y desgracia reinan. Sin embargo, algo especial caracteriza a este lugar en el que la gente es feliz con lo que tiene y con lo que hay. La gente que habita este lugar es sorprendentemente alegre y cariñosa. El saludo desinteresado acompañado siempre de una sonrisa es característico de quien se cruce por delante, mientras solo buscan tomarte la mano y agradecerte por el simple hecho de venir, de estar, de conversarles y entregar un poco del tiempo que aquí se transforma en algo tan valioso. Por mientras, continúo buscando la manera de cómo equilibrar, aunque sea un poco, lo mucho que se recibe tan solo a cambio de estar aquí. María José Terre, laica misionera en Angola

d) Iluminación mercedaria

En la escucha del Espíritu, que nos ayuda a reconocer comunitariamente los signos de los tiempos, del 7 al 28 de octubre de 2012 se celebró la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre el tema La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana. Allí se recordó que la nueva evangelización convoca a todos y se realiza fundamentalmente en tres ámbitos. En primer lugar, mencionemos el ámbito

de la pastoral ordinaria, «animada por el fuego del Espíritu, para encender los corazones de los fieles que regularmente frecuentan la comunidad y que se reúnen en el día del Señor para nutrirse de su Palabra y del Pan de vida eterna». También se incluyen en este ámbito los fieles que conservan una fe católica intensa y sincera, expresándola de diversas maneras, aunque no participen frecuentemente del culto. Esta pastoral se orienta al crecimiento de los creyentes, de manera que respondan cada vez mejor y con toda su vida al amor de Dios. En segundo lugar, recordemos el ámbito de «las personas bautizadas que no viven las exigencias del Bautismo», no tienen una pertenencia cordial a la Iglesia y ya no experimentan el consuelo de la fe. La Iglesia, como madre siempre atenta, se empeña para que vivan una conversión que les devuelva la alegría de la fe y el deseo de comprometerse con el Evangelio. Finalmente, remarquemos que la evangelización está esencialmente conectada con la proclamación del Evangelio a quienes no conocen a Jesucristo o siempre lo han rechazado. Muchos de ellos buscan a Dios secretamente, movidos por la nostalgia de su rostro, aun en países de antigua tradición cristiana. Todos tienen el derecho de recibir el Evangelio. Los cristianos tienen el deber de anunciarlo sin excluir a nadie, no como quien impone una nueva obligación, sino como quien comparte una alegría, señala un horizonte bello, ofrece un banquete deseable. La Iglesia no crece por proselitismo sino «por atracción». Juan Pablo II nos invitó a reconocer que «es necesario mantener viva la solicitud por el anuncio» a los que están alejados de Cristo, «porque ésta es la tarea primordial de la Iglesia». La actividad misionera «representa aún hoy día el mayor desafío para la Iglesia» y «la causa misionera debe ser la primera». ¿Qué sucedería si nos tomáramos realmente en serio esas palabras? Simplemente reconoceríamos que la salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia. En esta línea, los Obispos latinoamericanos afirmaron que ya «no podemos quedarnos tranquilos en espera pasiva en nuestros templos» y que hace falta pasar «de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera». Esta tarea sigue siendo la fuente de las mayores alegrías para la Iglesia: «Habrá más gozo en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse» (Lc 15,7). (Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, 14-15)

e) Pautas para la reflexión

La Orden de la Merced sintió desde sus orígenes la fuerza y el impulso a anunciar el evangelio de la libertad viviéndolo desde su compromiso redentor y con la palabra expresada y proclamada, especialmente en la defensa de la fe de los cautivos. Con el paso de los siglos fue orden misionera, llegando a las tierras de América con su blanco hábito y sus religiosos que quisieron que la luz del Evangelio resplandeciera en el corazón de aquellos hombres que no conocían a Cristo. Para ello no dudaron de entregar lo mejor de ellos mismos, su inteligencia para aprender los nuevos idiomas, su fuerza de voluntad para transitar todo un continente inmenso, de norte a sur, de este a oeste para llegar a todos los rincones; su entusiasmo para crear doctrinas, pueblos nuevos donde pudiera hacerse realidad el ideal de la Palabra de Dios. No tuvieron miedo a salir de su tierra, a salir de sus conventos, a recorrer los caminos difíciles o intransitables, a adentrarse por la selva o a atravesar cordilleras; y es que el fuego por el Evangelio los consumía.

f) Preguntas

1. Al escuchar en tu corazón las palabras de envío de Jesús, ¿qué te sugieren?, ¿a qué

te comprometen?

2. Al interiorizar las palabras de la exhortación del Papa, ¿qué gesto misionero crees

que tú y tu comunidad estáis llamados a realizar?

3. Con la memoria agradecida de tantos misioneros mercedarios a lo largo de la

historia, ¿cómo seguir siendo con nuestro testimonio misioneros que llegan a los límites y a las periferias para contagiar a Cristo a aquellos que no lo conocen, o lo han dejado de lado?

g) Preces

A Cristo, el primer misionero elevamos nuestra súplica y le pedimos:

Haznos portadores de tu palabra, Señor.

1. Señor, que nos has llamado a la misión. Te pedimos para que nunca nos desanimemos y formemos comunidades fraternas y misioneras. Oremos.

2. Señor, tú permaneces siempre con nosotros. Te pedimos que sintamos la fuerza de

tu palabra y con el testimonio de nuestra vida seamos sal y luz en el mundo. Oremos.

3. Señor, que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de

tu verdad. Te pedimos que sigas suscitando en los corazones de los jóvenes, vocaciones misioneras para anunciar la merced y misericordia del Padre. Oremos.

h) Cántico de alabanza Salmo 96: Canten al Señor un canto nuevo.

i) Himno Jubilar

NOVIEMBRE REFUGIADOS Y EMIGRANTES ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?

a) Oración Jubilar

b) Contextualización

Hanna Shakir Banoosha llegó, con su mujer Fadia y su hija Andrya de cinco años, a Jordania en marzo del 2014 procedente de Bartalah en Mosul. “El Daesh, Estado Islámico, habían ocupado gran parte de la ciudad y nos enterábamos que estaban expulsando a toda minoría étnica que no comulgase con su fe, sobre todo cristianos. Pintaban las paredes de las casas indicando nuestra religión. Saqueaban las viviendas que mis vecinos habían abandonado e incluso lo hacían con inquilinos dentro. La única salida que planteaban era convertirse al Islam o ser ejecutados. Decidimos irnos casi con lo puesto. Era una situación absurda pero peligrosa, estaba en juego nuestra vida. Era horroroso.” Difícil es, sobre todo, la terrible situación delos cristianos en Irak, de los que no han podido huir aún. “Viven su día a día entre escombros, violencia generalizada y pobreza como todos los demás los ricos se fueron los primeros, pero se enfrentan a la marginalidad que les profesan sus vecinos debido a su fe”, comenta el Padre Carlos. “Esta situación ha propiciado una huida masiva de la comunidad cristiana, que ha pasado de casi un millón de fieles a menos de 400.000. En diez años no habrá cristianos en Irak”. Por medio de otras familias procedentes de su pueblo y refugiadas en Ammán, Hanna conoce la situación de los que fueron sus vecinos. “El verano pasado la situación empeoró considerablemente, fueron más violentos: empezaron a matar cristianos sistemáticamente y hasta un arzobispo fue asesinado. El 7 de agosto llegamos a enterarnos que unas 120.000 personas de la llanura de Nínive y Mosul habían comenzado a huir”. Todos los meses se encuentran con gente que acaban de llegar de Irak. “Muchos han conseguido marchar después de haber estado ocultos y haber vendido lo poco que les quedaba para poder pagarse la huida”. Los comerciantes o vecinos de su barrio les avisan cuando ven deambulando por las calles del barrio a familias que parezcan ser refugiadas. “Nos vamos en su búsqueda y les

ofrecemos nuestra ayuda ya sean iraquíes o sirios. Les hablamos sobre un sacerdote católico que podrá ayudarles”, señala Hanna. El padre Carlos hace una llamada a diario para ayudar a todas las familias recién llegadas en la medida de lo posible. “Todos los días, al acabar la misa, pido que hagan venir a esta iglesia a las familias en apuros que conozcan, todos son bienvenidos. No tenemos bodega pero vamos viviendo al día como sea”. Los recién llegados son posteriormente presentados ante el resto de la comunidad iraquí, antes de la misa de las seis del sábado, día que se reúnen todos para mantener el contacto y organizar ayudas a los que se van sumando.

(El País, 19 de enero de 2016)

c) Texto bíblico Lc 24, 1-12

d)

Iluminación mercedaria

La situación de persecución religiosa está llevando a muchos cristianos a la muerte; otros se convierten en refugiados y emigrantes, obligados a largas travesías buscando un lugar donde poder establecerse con una cierta seguridad personal y familiar y a salvo. Situación harto compleja, y de difícil articulación. Salen de su tierra, donde son rechazados; no se les abren las puertas de las otras naciones porque son considerados peligrosos, extranjeros e invasores. El drama de la persecución de tantos cristianos, que por seguir profesando la fe en el Resucitado son obligados a emigrar, a convertirse en parias, en nadie, tiene que tocar la conciencia de los países cristianos, obligados por la fe compartida a acoger a aquellos hermanos obligados a huir con lo puesto. La Merced que

tanto sabe de misericordia y de acogida, porque ha mostrado durante 800 años el rostro de la ternura de la Madre, y ha abierto sus casas para que las heridas del cautiverio cicatrizaran quiere abrir las puertas de su casa para acoger a los refugiados y migrantes, obligados por la sinrazón del odio religioso a tener que vivir su fe en la clandestinidad, o en el exilio, o pagar el precio del martirio por su fidelidad a Cristo.

e) Pautas para la reflexión

Las noticias de cada día nos muestran el drama de tantas personas que deben abandonar sus hogares por razones religiosas, ideológicas, sociales o económicas. La Orden de la Merced no ha sido nunca ajena al sufrimiento humano, especialmente al que brota de situaciones de desarraigo. Los cautivos de la edad media eran separados de su patria, de su familia, de su fe… por la violencia ejercida por aquellos que los cautivaban. Hoy, la violencia de la pobreza, del hambre, del odio, de la guerra y de la persecución hace que muchos hombres se vean desplazados, convertidos en migrantes, o abandonados en auténticos campos de refugiados, en tierra de nadie, sin derechos y sin dignidad.

f)

Preguntas para la reflexión

1.

¿Desde qué posición contemplas el drama de los refugiados? ¿Cómo percibes su situación?

2.

¿Crees que todo lo pueden o lo deben solucionar los gobiernos?, o ¿podemos los cristianos y mercedarios poner nuestro granito de arena?

3.

¿Cómo crear en la Merced espacios de acogida para los cristianos refugiados, o para los migrantes que deben abandonar su patria y su hogar?

g)

Preces

En este mes de noviembre en el que recordamos a tantos hermanos que han dado testimonio de la fe con su vida, oremos especialmente por los refugiados y emigrantes, por

la intercesión de san Serapio, intrépido testigo de la fe de Jesucristo:

Señor, que sintamos siempre tu presencia junto a nosotros

1. Señor, que has sido refugiado en Egipto ante la persecución de Herodes, te pedimos por todos nuestros hermanos, que tienen que dejar su tierra, su patria y su casa, empujados por el odio y la sinrazón, para que la Orden de la Merced pueda ser casa de acogida para ellos. Oremos.

2.

Señor, que no tenías ni donde reclinar la cabeza, te pedimos por todos los

emigrantes, que en busca de un futuro mejor para ellos y sus familias se sienten

desarraigados. Haz que los cristianos nos preocupemos por construir una gran casa común donde todos podamos sentirnos hermanos. Oremos.

3. Señor, que te has hecho peregrino junto a los discípulos de Emaús, te pedimos

por todos los que andan por el mundo tristes y sin esperanza; haz que sientan siempre el gozo de tu compañía, la alegría de saberse ciudadanos del cielo y hermanos en la comunidad cristiana. Oremos.

h) Cántico de alabanza Ap 11, 17-18; 12, 10-12: Gracias te damos, Señor Dios omnipotente.

i) Himno Jubilar

DICIEMBRE PEDRO PASCUAL: EDUCACIÓN LIBERADORA Y contaron lo que había sucedido en el camino y como lo habían reconocido al partir el pan.

a) Oración Jubilar Madre de la Merced, que suscitaste en tu servidor Pedro Nolasco el deseo de imitar a Cristo Redentor, poniendo su vida al servicio de los más pobres de entre los pobres, los cautivos; al celebrar el jubileo mercedario, te pedimos que eleves nuestras oraciones al Padre, fuente de misericordia, para que seamos capaces de contemplar la faz de tu Hijo en el rostro de los cautivos de hoy y ofrezcamos, alegremente, llenos del Espíritu Santo, nuestras vidas como moneda de rescate por nuestros hermanos que viven privados de libertad y sin esperanza en las nuevas periferias de la cautividad. Amén.

b) Texto bíblico Lc 24, 13-35

c) Iluminación mercedaria

En este camino de educación para el amor y libertad ofrecen su palabra redentora los hermanos mercedarios, en un gesto que tiene, a mi entender, cuatro momentos primordiales que ahora presentamos como claves de una educación liberadora. La educación ha de empezar a realizarse como obra social, ayudando y promocionando a las personas, que, sin ella, no tendrían acceso a la cultura. Antes de hacer ninguna otra teoría, aquellos que se sienten redentores tienen que ofrecer educación gratuita, intensa, a los que nadie educa: a los que no tienen dinero ni posibilidades sociales para estudiar como los otros […] La educación será, en segundo lugar, proceso humanizante. La Iglesia puede plantear el sentido más profundo de su obra: ¿Por qué educa? No para integrar mejor a sus alumnos en el sistema del triunfo y competencia establecida por la sociedad, para dominar de esa manera dentro de ella. Educa a los hombres para la madurez humana: a fin de que ellos puedan realizarse como libres, en forma creadora, crítica, no impositiva. […] La Iglesia no educa para conseguir unos hijos obedientes que la sirvan; ella quiere simplemente que los hombres vivan, se desplieguen, se realicen como personas; así cumple su labor liberadora. En tercer lugar, la iglesia quiere educar a hombres cristianos. Sólo cuando les ha dado acceso a la cultura y libertad, puede proponerles la palabra y el camino de Jesús. No obliga a nadie, pero a todos ofrece el testimonio de la propia fe; sobre nadie se impone, pero a

todos quiere transmitir la gracia de Jesús como llamada al crecimiento filial, a la fidelidad creyente […] La iglesia debe educar a los discípulos de Cristo en el camino de la libertad, a fin de que ellos puedan mantener la fe entre circunstancias poco favorables, para que sigan creyendo en los valores de la pura gratuidad y de la vida. Finalmente, en línea mercedaria, la iglesia debe educar a sus creyentes para que ellos sean redentores, capaces de ofrecer su vida y libertad por los hermanos. No se educa sólo para crecer en humanidad, valer más, perfeccionarse, sino para convertirlos en mensajeros de liberación sobre la tierra. (X. PIKAZA, Camino de liberación. El modelo mercedario, 253-255)

d) Pautas para la reflexión

El texto bíblico de Lucas nos presenta no sólo el aspecto kerigmático de la resurrección de Cristo, sino el acompañamiento pedagógico que Jesús realiza con dos de sus discípulos. Se hace educador, acompañante, para que al final, salga del interior de ellos, aquellas palabras: ¿no ardía nuestro corazón? La tarea educativa de Jesús, hace de

aquellos dos discípulos unos auténticos apóstoles y evangelizadores. La tarea educativa de

la Merced, quiere también ponerse en esa misma actitud de acompañamiento, a los pobres,

a los cautivos, a los desorientados, en clave de educación liberadora. En este mes de

diciembre, la liturgia mercedaria recuerda al santos y sabio obispo Pedro Pascual, maestro de los cautivos, a los que fortalecía con sus escritos, y al final, con su propia vida. La Orden de la Merced ha hecho una apuesta fuerte en las distintas provincias por una educación liberadora y una formación integral de los niños y jóvenes. Al concluir este año jubilar queremos hacerlo con esta mirada de futuro. Educar es acompañar, generar procesos, estar al lado, y dar. La clave mercedaria que nos presenta el texto señala cuatro momentos que son interesantes tenerlos en cuenta.

e) Preguntas

1. ¿Qué valores o claves consideras que debe tener la educación o los colegios mercedarios?

2. ¿Cómo acompañar a los niños más desfavorecidos y cómo crear espacios

adecuado para ellos?

3. ¿A qué mayores compromisos educativos nos está empujando la celebración del

Octavo Centenario de la Orden?

e) Preces

Pidamos al Señor que nos educa como a los discípulos de Emaús para que lo reconozcamos en el camino de la vida, y digámosle:

Jesús, Maestro, escucha nuestra oración

1. Señor, te pedimos por los niños y jóvenes que no tienen acceso a la educación, para que

surjan siempre proyectos nuevos que alcancen a todos, y nadie se quede privado de la enseñanza. Oremos.

2. Señor, te pedimos por los educadores mercedarios, que sientan la gran responsabilidad

de su misión y se esfuercen por hacer llegar tu mensaje con sus palabras y con su vida. Oremos.

3. Señor, te pedimos por los niños y jóvenes que estudian en nuestros colegios, para que formen su corazón en la escuela de María de la Merced y aprendan a ser también ellos mensajeros de libertad como san Pedro Pascual. Oremos.

f) Cántico de alabanza 1P 2, 21b-24: Cristo padeció por nosotros.

g) Himno Jubilar

EPÍLOGO

Los desafíos actuales del mundo oprimido. Como expertos en humanidad, los religiosos, las religiosas y los laicos mercedarios no podemos desconocer las causas históricas, sociales, económicas, culturales y políticas de las esclavitudes que atentan contra la dignidad de los hijos de Dios. Con lucidez apasionada investiguemos sobre los principios y sistemas que se oponen al evangelio 2 y se imponen con la economía de la exclusión, la idolatría del dinero, la injusticia que genera violencia, los ataques a la libertad religiosa y las situaciones de persecución a los cristianos, que alcanzan niveles de odio y muerte alarmantes en el mundo globalizado 3 . Sigamos la sabiduría práctica de nuestro fundador:

hoy, como ayer, tenemos mucho que denunciar en un mundo oprimido por diversas y complejas formas de materialismo, para anunciar la Buena Noticia de un Dios Misericordioso que se hizo solidario y fraterno por la Pascua de Jesús, la gran noticia del nombre de un Dios cuyo apellido es Amor. (Actas y documentos del XVI Capítulo General de la Merced, Mensaje, 8)

2 Cf. COM, 16. 3 Cf. FRANCISCO, Evangelii Gaudium, 50-74.

VIGILIA DE ORACIÓN EN EL 8º CENTENARIO DE LA DESCENCIÓN DE NUESTRA MADRE SANTÍSIMA DE LA MERCED A BARCELONA 1-2 DE AGOSTO 2018

“Por su intervención en el principio y vida de la Orden que lleva su nombre, los mercedarios llamamos a María ‘Madre de la Merced’ y la veneramos como inspiradora de esta obra de redención.” (COM 7)

Al recordar la noche en la que nuestra Madre inspiró a Pedro Nolasco la fundación de la Orden de la Merced, en este año en el que se cumplen ocho siglos de tan sublime acontecimiento, la Comisión preparatoria del Jubileo 2018, propone esta Vigilia de Oración en gesto celebrativo y al tiempo de ejercicio que colabore a reavivar la centralidad de la oración como elemento fundamental de la espiritualidad de nuestro Padre, legada en herencia para todos y todas los que a lo largo de ochocientos años hemos seguido, atraídos por su ejemplo, las huellas de Cristo Redentor.

Se sugiere celebrar la vigilia ya entrada la noche del 1 de agosto de 2018, sin embargo, puede hacerse en otra fecha cercana, según convenga pastoralmente.

En este subsidio se proponen dos itinerarios; puede elegirse entre uno y otro o incluso usar ambos.

Conviene ambientar el lugar en el que se desarrolle la vigilia con una gigantografía de la descensión de nuestra Madre o de san Pedro Nolasco en oración, adornar con cadenas y algún signo mercedario como el escudo o el logo de los ochocientos años, también se pueden proyectar diapositivas o ubicar en un lugar adecuado imágenes referentes a situaciones que atentan contra la dignidad y la libertad de las personas, promuevan la violencia o la persecución a causa de la fe.

Puede iniciarse la vigilia con una representación del diálogo entre María y Nolasco o una procesión de la imagen de nuestra Madre hacia el presbiterio o presídium del lugar. Para concluir, conviene bendecir escapularios mercedarios que luego se distribuyan a los asistentes.

Deseamos que este subsidio anime nuestro gozo jubilar y ayude a renovar nuestra contemplación redentora.

MONICIÓN INTRODUCTORIA

Al celebrarse el octavo centenario del glorioso acontecimiento que dio origen a nuestra familia religiosa en la historia, ocurrido, según la más antigua tradición mercedaria, la noche del 1 al 2 de agosto de 1218, cuando la Madre de Dios se hizo presente ante Pedro Nolasco para pedirle la fundación de una orden religiosa dedicada a la redención de los cristianos cautivos, nos reunimos en actitud de oración silenciosa, atenta, agradecida y festiva, no solo para recordar aquel sublime momento, hoy queremos aprender a hundirnos, como Nolasco, en profunda oración, de la que brota la mística redentora, en la que se descubre a María como soporte y empuje, y que hace saltar a la realidad descarnada de las cautividades, sin miedos, con los corazones y las manos llenos de respuestas certeras al dolor de los oprimidos.

En este momento puede entonarse el Himno Jubilar.

ITINERARIO A

Celebración solemne de la hora litúrgica de las vísperas, usando los textos de las I Vísperas de la solemnidad de Nuestra Madre Santísima de la Merced.

Luego de la lectura breve, se recomienda hacer una homilía que haga alusión al acontecimiento de la inspiración de nuestra Orden, pudiendo partir del guion propuesto en el Itinerario B.

A continuación de la bendición, se puede hacer el canto de la Salve u otro a nuestra Madre de la Merced.

ITINERARIO B

1. Exposición del Santísimo Sacramento

2. Lectura de la Sagrada Escritura

Guía: Hermanos: en esta noche santa en la que recordamos la descensión de nuestra Madre para inspirar la fundación de la Orden a san Pedro Nolasco, nuestra reflexión se centra en las características de lo que ha de ser la oración redentora, propia de la espiritualidad de Nolasco. Posiblemente hemos descubierto con gozo que nuestra espiritualidad tiene una fuerza inmensa de actualidad, quizá hemos palpado, también la distancia que media entre el ideal propuesto y nuestra experiencia personal y comunitaria, limitadas. Podemos dar gracias al Señor por este inmerecido don de parecernos un poco más cada día a Él, el Redentor por excelencia. También podemos pedir su ayuda para “tener los mismos sentimientos” redentores que animaron toda la vida de Cristo, nuestro modelo. Los invito a disponernos interior y comunitariamente a vivir este momento de contemplación redentora. Escuchemos la Palabra de Dios.

Del libro del Éxodo (Ex 3, 7-12)

“El Señor dijo: "Yo he visto la opresión de mi pueblo, que está en Egipto, y he oído los gritos de dolor, provocados por sus capataces. Sí, conozco muy bien sus sufrimientos. Por eso he bajado a librarlo del poder de los egipcios y a hacerlo subir, desde aquel país, a una tierra fértil y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel, al país de los cananeos, los hititas, los amorreos, los perizitas, los jivitas y los jebuseos. El clamor de los israelitas ha llegado hasta mí y he visto cómo son oprimidos por los egipcios. Ahora ve, yo te envío al Faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los israelitas". Pero Moisés dijo a Dios: "¿Quién soy yo para presentarme ante el Faraón y hacer salir de Egipto a los israelitas?". "Yo estaré contigo, le dijo Dios, y esta es la señal de que soy yo el que te envía: después que hagas salir de Egipto al pueblo, ustedes darán culto a Dios en esta montaña". Palabra de Dios.

3. Meditación Guía: Acogemos esta Palabra fijándonos en aquellas situaciones que Dios hace suyas para transformarlas: el dolor de su pueblo y la opresión de los poderosos sobre los débiles. En silencio meditemos la Palabra de Dios.

4. Canto de meditación o alabanza

5. Tema. Se expone el tema conforme al guion propuesto a continuación.

LA MERCED NACIO DE LA CRISIS

Conforme a la más antigua tradición de nuestra Orden, la noche del 1 al 2 de agosto de 1218, Pedro Nolasco vivió una experiencia mística en la que la Madre de Dios le inspiró la fundación de una comunidad de religiosos dedicada en exclusiva a la redención de cautivos. Este acontecimiento forma parte fundamental del “itinerario vocacional de Pedro Nolasco y cumple una función clarificadora y decisiva en la orientación de su vida. Nolasco cree que ha agotado todos los medios para dedicarse a las necesidades de los cautivos. Sin embargo descubre una perspectiva insospechable: comprometer no los bienes sino la vida, en el servicio de Dios y del prójimo. No es otro el proyecto de Dios sobre él. Y la sorprendente respuesta del cielo tanto al grito de los oprimidos, como a la búsqueda apasionada de la voluntad de Dios por parte del joven Pedro. No faltan quienes ven en la aparición la solución a la duda angustiosa: ¿vida eremítica o actividad liberadora? En cuanto al significado global que puede atribuirse a esta aparición, me parece que acierta quien la presenta como «una profunda vida de oración», a través de la cual Pedro Nolasco consolida el propósito ya esbozado, si no formulado explícitamente- de «vender la propia libertad» y dedicar la vida, con nuevo empuje, al servicio de los oprimidos. Todos, aunque con acentos distintos, están de acuerdo en considerar la aparición como el símbolo fundamental del cambio decisivo en la existencia de Pedro Nolasco. Momento en que asume una decisión definitiva, irrevocable, acerca de su vocación personal en una dirección de creatividad liberadora. […] Me parece que esa fuerte experiencia espiritual llamada «aparición» constituye una confirmación destinada a Pedro para garantizar la validez de la orientación de fondo de su vida, orientación que ya se había delineado en su espíritu y en su actividad, pero que no estaba inmune de alguna comprensible incertidumbre. Y se convierte también en el símbolo, ofrecido a todos los creyentes, del Dios que escucha el grito de los pobres. En efecto, en el corazón de Pedro caben los sufrimientos y las esperanzas de liberación de tantos anónimos desgraciados. Y cuando él, en la oración más intensa, se desahoga pidiendo luz, su grito ya está amasado con el grito de tantos hermanos. Ya no

es sólo el suyo. Por eso la respuesta celestial va dirigida a él y, a través de él, a tantos otros. «El clamor de los hijos de Israel ha llegado a mí, y he visto la opresión que sobre ellos hacen pesar los egipcios. Ve pues…» (Ex 3, 9-10). La vocación nunca es un hecho individual. Afecta siempre a los demás. La vocación es «para» los otros. Dios llama y manda. Ser llamados significa ser enviados. La vocación coincide con la misión. La Biblia, en todos sus relatos de vocación, nos da una confirmación precisa en este sentido. Así, a través de la aparición, Pedro obtiene la seguridad acerca de la orientación de fondo de la propia vida. Y tantos otros, gracias a él, se siente más seguros… Todo bajo el amparo de María, madre de misericordia. La aparición mariana tendrá siempre un profundo significado en la tradición mercedaria y dará una impronta particular a su espiritualidad. En efecto, los hijos de Pedro Nolasco se sentirán testigos del Dios «misericordioso y compasivo», pero considerarán al mismo tiempo a María, madre de la Merced, madre de la gracia, madre de la compasión, inspiradora de su actividad de liberación. En todo tiempo, en cada ambiente, tendrán la seguridad de llevar, en medio de las necesidades de los pobres, la «merced» de María” 4 .

La experiencia de fe del joven Nolasco hunde sus raíces en la más pura tradición de la espiritualidad judeocristiana que descubre y vive a un Dios siempre cercano y actuante a favor de su pueblo. La oración permite a Nolasco, además de hacer propio el sufrimiento de los cautivos, entrar en un verdadero diálogo con Dios, que actualiza en su época y luego en la vida de cada mercedario y de cada mercedaria a lo largo de ocho siglos, los procesos de vocación de los grandes redentores de la tradición cristiana: Moisés, liberador de los hebreos y Jesús de Nazaret, el Redentor de la humanidad.

Podemos hacer un paralelismo entre el texto de Ex 3, 7-12, el itinerario seguido por Jesús y uno de los relatos más antiguos que consignan el diálogo tenido entre María y Nolasco aquella noche en la que nació la Merced.

El itinerario de Jesús, esbozado en los evangelios, presenta una toma progresiva de conciencia, por su parte, de la misión que su Padre le tenía proyectada: va desde la unción del Espíritu en el bautismo, la tentación en el desierto y la aceptación del proyecto del Padre con determinación absoluta, aun cuando la cruz está de frente, pasando por la crisis del huerto de los olivos ante la inminencia del derramamiento de su vida como ofrenda para que siga adelante el plan de Dios.

Nadal Gaver elaboró con los elementos tradicionales que tuvo a la mano, la siguiente recreación del diálogo entre Nolasco y la Madre de Dios:

- Dios, dice la Virgen Santa, Padre, Hijo y Espíritu Santo, por su gran misericordia y por la gran caridad con que amaron al género humano, quisieron que se fundara y estableciera una orden, que se intitulara orden de la bienaventurada María de la Merced de la redención de cautivos cristianos, para que los frailes profesos en ella, en la fe de Jesucristo y en la esperanza de la salvación y en el ejemplo de la verdadera caridad, el que verdadero Dios asumió la carne y hecho verdadero hombre visitó y redimió a los santos padres que estaban detenidos en poder del diablo en los limbos, imitando sus huellas por medio de las obras de misericordia visiten a los fieles cristianos que están y estarán cautivos en poder de los enemigos de la fe, y libren de su poder, dándose a sí mismos en precio de la redención de los fieles cristianos, a fin de que en el día del juicio final merezcan oír aquella palabra del Hijo

4 PRONZATO, A., Un mercader de libertad: Pedro Nolasco, págs. 177-179.

del Padre Eterno: Venid benditos de mi Padre, recibid el reino para vosotros preparado desde el origen del mundo.

- Él como prudente varón dice: ¿Quién eres tú que me encargas a mí siervo indigno de

méritos obra tan ardua de suprema caridad agradable a Dios?

- Y la Virgen Madre de Dios: Yo soy María en cuyo seno el Hijo de Dios tomó carne de mis

purísimas sangres para la reconciliación del género humano, a la que Siméon dijo cuando presenté a mi hijo en el templo: He aquí que este está puesto para perdición y restauración de muchos en Israel, y para signo al que se contradirá, y al espada traspasará tu alma. -Y el dicho santo varón: O Virgen María Madre de gracia, Madre de misericordia, ¿quién, digo, me va a creer?

- Y dijo la Virgen Madre de Dios: No dudes en absoluto, ya que es voluntad de Dios que

funde en mi honor esa orden, cuyos frailes y profesos a ejemplo de mi hijo Jesucristo se

expongan para ruina y redención de muchos. Y dichas estas cosas la Virgen Madre de Dios desapareció.” 5

En medio de una situación crítica (la esclavitud hebrea en Egipto, la esclavitud de la humanidad alejada de Dios y dominada por el pecado y la cautividad que padecían millares de cristianos), la misericordia de Dios aparece como el origen único e indiscutible de las acciones redentoras de las que estos tres hombres son encargados; la intervención directa del mismo Dios para manifestar su cercanía y deseo (en la Zarza, en la persona misma de Jesús y mediante la presencia de María que evoca el misterio de lo divino), el diálogo y la incertidumbre del vocacionado- enviado que se siente incapaz y limitado para desarrollar la misión que se le confía son elementos comunes entre estos tres relatos.

Y dos son las veces en estos hechos en los que el elemento “crisis” se hace presente: el contexto histórico-social en el que viven los protagonistas y la crisis personal que el reclamo de respuesta ante el llamado provoca en ellos.

La Orden de la Merced nace como respuesta a la crisis del cautiverio que se vivía en la Europa Medieval pero surge a la vez de la resolución de la crisis personal en el itinerario vocacional de Pedro Nolasco.

Crisis, que viene del griego κρίνειν (krínein), que significa cernir, colar, es decir, poner barrera a la nocivo y dejar pasar lo que es bueno. ¿Qué debe hacer Pedro Nolasco en su propia crisis? ¿Cómo decidir qué paso dar? ¿Quién puede ayudar en este discernimiento?

Los tres relatos confirman que la resolución de la crisis está totalmente ligada con la intervención directa de Dios, de quien proceden la intención de redención y el llamado: el “yo estaré contigo” dicho a Moisés se oyó también en Getsemaní y en Barcelona en medio de la oración franca y confiada de Jesús y de Nolasco. La misión viene dada por Dios y el dará cuanto sea necesario para llevarla adelante. Así no hay nada que objetar. Que no se haga mi voluntad sino la tuya…

La oración en medio de la crisis personal y comunitaria abre horizontes e implica la vida de los llamados a liderar la acción de Dios a favor de su pueblo que sufre. La Merced nació como respuesta a una situación crítica y desde un punto álgido en la vida de un hombre,

5 Cita en MILLÁN, J., Pedro Nolasco, el otro redentor, pág. 125.

mismo que le llevó a la determinación desde la fe en aquel que lo eligió para ser “fundador, servidor, mensajero, adelantador”.

6.

Silencio meditativo

 

7.

Canto de alabanza

8.

Ejercicio de reflexión.

A

continuación se presenta una serie de fragmentos de documentos mercedarios, referentes

a la oración, con la finalidad de elaborar un ejercicio de iluminación y complementación a

partir el texto del libro del Éxodo que se leyó previamente.

 

El

guía o un lector lee algunos de los fragmentos propuestos y guarda espacios de silencio

para propiciar la reflexión. De igual forma, pueden organizarse equipos, asignándoles un fragmento distinto para que desarrollen una reflexión compartida. Para ello se deja un espacio considerable de tiempo.

-

“La identidad mercedaria nos remite al gesto más original de nuestro pasado, expresado en la persona de nuestro fundador, quien por inspiración divina y, situado dentro de un contexto histórico concreto, supo discernir los signos de la voluntad de Dios, y poner libremente su vida al servicio de la redención de los cautivos…“ (Mensaje del Capítulo General 2010 no. 26).

-

“Esta contemplación redentora consiste en encontrar a Cristo en la opresión y muerte de los hombres de la tierra: venerarle en los cautivos, amándole al amar a los que están necesitados. Normalmente pasamos por la vida ciegos, sin llegar a descubrir la hondura y la tragedia de la muerte y opresión ajena. Pedro Nolasco nos enseña a mirar con ojos nuevos: descubrió en verdad a Cristo en los cautivos y allí quiso que nosotros le veamos, en gesto de oración y entrega que ahora van profundamente entrelazadas” (Los mercedarios y la Nueva Evangelización no. 61).

-

“Sin esta intensa oración liberadora, el compromiso de entrega mercedaria pierde su valor cristiano y fundamento: una acción de tipo redentor que no se encuentre fundada en el misterio de ese Cristo que padece en los cautivos corre el riesgo de perderse pronto en egoísmos personales o de grupo, en el cansancio impotente o en el puro juego de la política” (Los mercedarios y la Nueva Evangelización no. 62).

-

“Por tanto, si queremos ser liberadores tenemos que cuidar con gran empeño los momentos de contemplación, como experiencia de encuentro con Cristo, que sigue padeciendo en los cautivos” (Los mercedarios y la Nueva Evangelización no. 62).

-

“El profeta sabe ir a las periferias, a las que hay que acercarse ligero de equipaje. El Espíritu es un viento ligero que nos impulsa hacia adelante. Evocar qué movió a vuestros Padres y hacia dónde los dirigió, los compromete a seguir sus pasos. Ellos fueron capaces de quedarse como rehenes junto al pobre, al marginado, al descartado de la sociedad, para llevarle consuelo, sufriendo con él, completando en carne propia lo que falta a la pasión de Cristo (Col 1,24).” (Mensaje del Santo Padre

Francisco al Capitulo General de la Orden de la Merced 2016.

 

-

“Con renovado espíritu redentor, escuchemos a Dios en el clamor de tantos seres humanos para los que la libertad de los hijos de Dios sigue siendo un sueño poco menos que inalcanzable. ¡Hoy como ayer, la voz de Dios retumba en el grito y en el

dolor de todos los excluidos que son considerados sobrantes y desechables”

dolor de todos los excluidos que son considerados sobrantes y desechables”

(Mensaje del Capítulo General 2016 No. 7).

dolor de todos los excluidos que son considerados sobrantes y desechables” (Mensaje del Capítulo General 2016

9. Plenario. Si parece oportuno, se comparten las reflexiones generadas individualmente o en los equipos.

10. Canto de alabanza

11. Oración del jubileo mercedario

Madre de la Merced, que suscitaste en tu servidor Pedro Nolasco, el deseo de imitar a Cristo Redentor, poniendo su vida al servicio de los más pobres entre los pobres, los cautivos; al celebrar el Jubileo Mercedario, te pedimos que eleves nuestras oraciones al Padre, fuente de misericordia, para que seamos capaces de contemplar el rostro de tu Hijo en el rostros de los cautivos de hoy y ofrezcamos alegremente, llenos del Espíritu Santo, nuestras vidas como monedas de rescate por nuestros hermanos que viven privados de libertad y sin esperanza en las nuevas periferias de la cautividad. Amén.

12. Bendición y reserva del Santísimo Sacramento

13. Canto de la Salve u otro canto a nuestra Madre de la Merced

Monición final

Habiendo celebrado el amor de Dios que escucha el clamor de su pueblo y suscita personas que lleven delante su obra redentora, vayamos de regreso a la vida, con la certeza de que el Señor nos acompaña y de que nuestra Madre camina a nuestro lado, para que al escuchar el clamor de los oprimidos que hay en nuestro entorno, seamos como Nolasco, siempre dispuestos a dar todo lo que sea necesario con tal de ofrecerles alternativas concretas de libertad.

OCTAVARIO POR LOS CAUTIVOS BREVE ITINERARIO DE ORACIÓN EN EL OCTAVO CENTENARIO DE LA MERCED DEL 2 AL 9 DE AGOSTO DE 2018

Se recomienda que en las comunidades mercedarias, entre los días del 2 al 9 de agosto de 2018, se haga este ejercicio de oración, reflexión y celebración; puede realizarse al finalizar el rezo de alguna hora litúrgica, al final de la eucaristía o en otro momento del día, estando presentes todos los religiosos de la comunidad y de ser posible, convocando al pueblo de Dios.

PRIMER DÍA 2 DE AGOSTO ORAMOS POR LOS PERSEGUIDOS A CAUSA DE LA FE

a) HIMNO JUBILAR MERCEDARIO

b) SABÍAS QUÉ…

El número de cristianos perseguidos en el mundo se estimó entre los 500 millones en el 2017, recrudeciéndose la persecución en países del sudeste asiático. Durante 2016 alrededor de 90000 cristianos fueron asesinados a causa de su fe.

c) A LA LUZ DE LA PALABRA MERCEDARIA

“Seamos testigos de Jesús en esas fronteras donde los cristianos son mercantilizados o perseguidos por su fe, y estemos dispuestos a cruzar nuevas fronteras, en diálogo lúcido, respetuoso, competente, con las diversas culturas contemporáneas y todas las religiones, sobre todo con el Islam y sus interlocutores válidos. (Mensaje del Capítulo General 2016 No. 17).

d) ORACIÓN POR LOS CAUTIVOS

Oh Dios, tu Hijo tomó la condición de siervo para redimir al género humano de la esclavitud del pecado; concede a cuantos son perseguidos o se hallan cautivos, la libertad

que otorgaste a todos los hombres por ser hijos tuyos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

e) HIMNO DE ACCIÓN DE GRACIAS

Ant. Familia Mercedaria, bendice al Señor, que ha tenido misericordia de nosotros.

Por las obras de tus manos, tus hijos te bendicen. Por el mundo que creaste, oh Padre, te alabamos.

Por la tierra y por el cielo, tus hijos te bendicen. Por los campos y ciudades, oh Padre, te alabamos.

Por la humanidad salvada, tus hijos te bendicen.

Por la Madre redentora, oh Padre, te alabamos.

Por la vida consagrada, tus hijos te bendicen. Por el gozo de servirte, oh Padre, te alabamos.

Por los dones recibidos, tus hijos te bendicen. Por la Orden Mercedaria, oh Padre, te alabamos.

Por la audacia misionera, tus hijos te bendicen. Por las manos generosas, oh Padre, te alabamos.

Por la obra de Nolasco, tus hijos te bendicen. Por las manos que liberan, oh Padre, te alabamos.

Repartidos por el mundo, tus hijos te bendicen. Congregados en tu mesa, oh Padre, te alabamos.

Por la oración de la Iglesia, tus hijos te bendicen. Por el don de la unidad, oh Padre, te alabamos.

Por tus gracias abundantes, elevamos nuestro canto. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.

f) ORACIÓN DEL JUBILEO MERCEDARIO

Madre de la Merced, que suscitaste en tu servidor Pedro Nolasco, el deseo de imitar a Cristo Redentor, poniendo su vida al servicio de los más pobres entre los pobres, los cautivos; al celebrar el Jubileo Mercedario, te pedimos que eleves nuestras oraciones al Padre, fuente de misericordia,

para que seamos capaces de contemplar el rostro de tu Hijo en el rostros de los cautivos de hoy y ofrezcamos alegremente, llenos del Espíritu Santo, nuestras vidas como monedas de rescate por nuestros hermanos que viven privados de libertad y sin esperanza en las nuevas periferias de la cautividad. Amén.

SEGUNDO DÍA 3 DE AGOSTO ORAMOS POR LOS PRISIONEROS

a)

HIMNO JUBILAR MERCEDARIO

b)

QUÉ…

En el mundo hay cerca de 23 millones de personas encarceladas, y muchas de ellas sobreviven en sistemas penitenciarios rebasados y obsoletos, incapaces de generar la readaptación social, siendo en cambio escuelas de deshumanización.

c) A LA LUZ DE LA PALABRA MERCEDARIA

“En este apartado me gustaría hacer hincapié en nuestra misión y nuestra responsabilidad de portadores de esperanza en el mundo de la cárcel, recordando nuestra vocación de mensajeros de amor y de libertad que brotan del mismo Creador misericordioso para con todo pecador arrepentido. Quisiera, además, encarnar esta voz que clama en el desierto para que podamos cortar de raíz las causas que empujan a tanta gente, a tantos hermanos y hermanas nuestros a arrojarse al vacío, a cometer delitos que los conducen a la cárcel”. (Masabo, Damase, La Merced en la hora de la globalización y la interculturalidad, pág. 64).

d) ORACIÓN POR LOS CAUTIVOS

Oh Dios, tu Hijo tomó la condición de siervo para redimir al género humano de la esclavitud del pecado; concede a cuantos son perseguidos o se hallan cautivos, la libertad que otorgaste a todos los hombres por ser hijos tuyos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

e) HIMNO DE ACCIÓN DE GRACIAS

Ant. Familia Mercedaria, bendice al Señor, que ha tenido misericordia de nosotros.

Por las obras de tus manos, tus hijos te bendicen. Por el mundo que creaste, oh Padre, te alabamos.

Por la tierra y por el cielo, tus hijos te bendicen. Por los campos y ciudades, oh Padre, te alabamos.

Por la humanidad salvada, tus hijos te bendicen. Por la Madre redentora, oh Padre, te alabamos.

Por la vida consagrada, tus hijos te bendicen. Por el gozo de servirte, oh Padre, te alabamos.

Por los dones recibidos, tus hijos te bendicen. Por la Orden Mercedaria, oh Padre, te alabamos.

Por la audacia misionera, tus hijos te bendicen. Por las manos generosas, oh Padre, te alabamos.

Por la obra de Nolasco, tus hijos te bendicen.

Por las manos que liberan, oh Padre, te alabamos.

Repartidos por el mundo, tus hijos te bendicen. Congregados en tu mesa, oh Padre, te alabamos.

Por la oración de la Iglesia, tus hijos te bendicen. Por el don de la unidad, oh Padre, te alabamos.

Por tus gracias abundantes, elevamos nuestro canto. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.

f) ORACIÓN DEL JUBILEO MERCEDARIO

Madre de la Merced, que suscitaste en tu servidor Pedro Nolasco, el deseo de imitar a Cristo Redentor, poniendo su vida al servicio de los más pobres entre los pobres, los cautivos; al celebrar el Jubileo Mercedario, te pedimos que eleves nuestras oraciones al Padre, fuente de misericordia, para que seamos capaces de contemplar el rostro de tu Hijo en el rostros de los cautivos de hoy y ofrezcamos alegremente,

llenos del Espíritu Santo, nuestras vidas como monedas de rescate por nuestros hermanos que viven privados de libertad y sin esperanza en las nuevas periferias de la cautividad. Amén.

TERCER DÍA 4 DE AGOSTO ORAMOS POR QUIENES SON VÍCTIMAS DE ESCLAVITUD, EXPLOTACIÓN Y TRABAJO FORZADO Y CON BAJA O NULA REMUNERACIÓN

a) HIMNO JUBILAR MERCEDARIO

b) SABÍAS QUÉ…

Entre 2010 y 2012, la Oficina contra la Droga y el Delito de la ONU, identificó a víctimas de trata provenientes de 152 nacionalidades en 124 países. La Organización Internacional del

Trabajo estimó en 2012 que 21 millones de personas sufrían explotación laboral en el mundo.

c) A LA LUZ DE LA PALABRA MERCEDARIA

“Nos hallamos en el centro mismo de la contradicción económica y humana más sangrante de los últimos siglos. Hablando de manera formal, los países y sistemas capitalistas defienden la libertad, tanto en el plano de mercado económico como en nivel de religión y cultura…. Sin embargo, en la práctica, por presiones que derivan del mismo capitalismo, una gran parte de la población del Tercer Mundo vive en condiciones de semiesclavitud” (Los mercedarios y la nueva evangelización No, 8).

Ese interés profundamente solidario con el sufrimiento de los oprimidos es evangelio viviente para todos… Que por nuestro acercamiento a los cautivos y perseguidos actuales, desde la realización de nuestros diferentes ministerios y tareas, formemos una verdadera escuela de caridad redentora donde se viva y se enseñe con el ejemplo que el amor está más en las obras que en las palabras.” (Mensaje del Capítulo General 2016 No. 21).

d) ORACIÓN POR LOS CAUTIVOS

Oh Dios, tu Hijo tomó la condición de siervo para redimir al género humano de la esclavitud del pecado; concede a cuantos son perseguidos o se hallan cautivos, la libertad

que otorgaste a todos los hombres por ser hijos tuyos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

e) HIMNO DE ACCIÓN DE GRACIAS

Ant. Familia Mercedaria, bendice al Señor, que ha tenido misericordia de nosotros.

Por las obras de tus manos, tus hijos te bendicen. Por el mundo que creaste, oh Padre, te alabamos.

Por la tierra y por el cielo, tus hijos te bendicen. Por los campos y ciudades, oh Padre, te alabamos.

Por la humanidad salvada, tus hijos te bendicen. Por la Madre redentora, oh Padre, te alabamos.

Por la vida consagrada, tus hijos te bendicen. Por el gozo de servirte, oh Padre, te alabamos.

Por los dones recibidos, tus hijos te bendicen. Por la Orden Mercedaria, oh Padre, te alabamos.

Por la audacia misionera, tus hijos te bendicen. Por las manos generosas, oh Padre, te alabamos.

Por la obra de Nolasco, tus hijos te bendicen. Por las manos que liberan, oh Padre, te alabamos.

Repartidos por el mundo, tus hijos te bendicen. Congregados en tu mesa, oh Padre, te alabamos.

Por la oración de la Iglesia, tus hijos te bendicen. Por el don de la unidad, oh Padre, te alabamos.

Por tus gracias abundantes, elevamos nuestro canto. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.

f) ORACIÓN DEL JUBILEO MERCEDARIO

Madre de la Merced, que suscitaste en tu servidor Pedro Nolasco, el deseo de imitar a Cristo Redentor, poniendo su vida al servicio de los más pobres entre los pobres, los cautivos; al celebrar el Jubileo Mercedario, te pedimos que eleves nuestras oraciones al Padre, fuente de misericordia, para que seamos capaces de contemplar el rostro de tu Hijo en el rostros de los cautivos de hoy y ofrezcamos alegremente, llenos del Espíritu Santo, nuestras vidas como monedas de rescate por nuestros hermanos que viven privados de libertad y sin esperanza en las nuevas periferias de la cautividad. Amén.

CUARTO DÍA 5 DE AGOSTO ORAMOS POR LAS MUJERES VÍCTIMAS DE TRATA, EXPLOTACIÓN SEXUAL O LABORAL

a) HIMNO JUBILAR MERCEDARIO

b) SABÍAS QUÉ…

Dos terceras partes de las víctimas de trata son mujeres, en un estimado de 2.5 millones identificadas, siendo que por cada víctima detectada existen al menos 20 sin identificar,

según datos de la Oficina contra la Droga y el Delito de la ONU.

c) A LA LUZ DE LA PALABRA MERCEDARIA

“Esta forma de esclavitud no es nueva, ha existido siempre. Son sobre todo su forma y su dimensión las que han evolucionado. En efecto, se ha pasado de la trata de blancas a la trata de las mujeres pobres por las poblaciones ricas… Las cifras hablan por sí solas y son alarmantes. En efecto, según el informe de la ONU cuatros millones de mujeres son vendidas cada año para ser obligadas a prostituirse y reducidas al estado de esclavas o sometidas al matrimonio forzado…. Según datos de la INTERPOL, del mercado del sexo se gana más o menos entre 5 y 7 millones al año y cada mujer tratada vale entre 120-150 mil dólares al año” 46

(Mensaje del Capítulo General 2016 No. 21).

d) ORACIÓN POR LOS CAUTIVOS

Oh Dios, tu Hijo tomó la condición de siervo para redimir al género humano de la esclavitud del pecado; concede a cuantos son perseguidos o se hallan cautivos, la libertad que otorgaste a todos los hombres por ser hijos tuyos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

e) HIMNO DE ACCIÓN DE GRACIAS

Ant. Familia Mercedaria, bendice al Señor, que ha tenido misericordia de nosotros.

Por las obras de tus manos, tus hijos te bendicen. Por el mundo que creaste, oh Padre, te alabamos.

Por la tierra y por el cielo, tus hijos te bendicen. Por los campos y ciudades, oh Padre, te alabamos.

Por la humanidad salvada, tus hijos te bendicen. Por la Madre redentora, oh Padre, te alabamos.

Por la vida consagrada, tus hijos te bendicen. Por el gozo de servirte, oh Padre, te alabamos.

Por los dones recibidos, tus hijos te bendicen. Por la Orden Mercedaria, oh Padre, te alabamos.

Por la audacia misionera, tus hijos te bendicen.

Por las manos generosas, oh Padre, te alabamos.

Por la obra de Nolasco, tus hijos te bendicen. Por las manos que liberan, oh Padre, te alabamos.

Repartidos por el mundo, tus hijos te bendicen. Congregados en tu mesa, oh Padre, te alabamos.

Por la oración de la Iglesia, tus hijos te bendicen. Por el don de la unidad, oh Padre, te alabamos.

Por tus gracias abundantes, elevamos nuestro canto. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.

f) ORACIÓN DEL JUBILEO MERCEDARIO

Madre de la Merced, que suscitaste en tu servidor Pedro Nolasco, el deseo de imitar a Cristo Redentor, poniendo su vida al servicio de los más pobres entre los pobres, los cautivos; al celebrar el Jubileo Mercedario, te pedimos que eleves nuestras oraciones

al Padre, fuente de misericordia, para que seamos capaces de contemplar el rostro de tu Hijo en el rostros de los cautivos de hoy y ofrezcamos alegremente, llenos del Espíritu Santo, nuestras vidas como monedas de rescate por nuestros hermanos que viven privados de libertad y sin esperanza en las nuevas periferias de la cautividad. Amén.

QUINTO DÍA 6 DE AGOSTO ORAMOS POR LOS MENORES QUE SON VÍCTIMAS DE TRATA Y EXPLOTACIÓN

a) HIMNO JUBILAR MERCEDARIO

b) SABÍAS QUÉ…

La UNIFEC calcula que 1.2 millones de menores de edad son víctimas de trata cada año, convirtiéndose en objeto de prostitución, matrimonio forzado, adopción ilegal, fuerza esclava de trabajo y reclutamiento en grupos militares.

c) A LA LUZ DE LA PALABRA MERCEDARIA

“Ese interés profundamente solidario con el sufrimiento de los oprimidos es evangelio viviente para todos… Que por nuestro acercamiento a los cautivos y perseguidos actuales,

desde la realización de nuestros diferentes ministerios y tareas, formemos una verdadera escuela de caridad redentora donde se viva y se enseñe con el ejemplo que el amor está más en las obras que en las palabras.” (Mensaje del Capítulo General 2016 No. 21).

d) ORACIÓN POR LOS CAUTIVOS

Oh Dios, tu Hijo tomó la condición de siervo para redimir al género humano de la esclavitud del pecado; concede a cuantos son perseguidos o se hallan cautivos, la libertad que otorgaste a todos los hombres por ser hijos tuyos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

e) HIMNO DE ACCIÓN DE GRACIAS

Ant. Familia Mercedaria, bendice al Señor, que ha tenido misericordia de nosotros.

Por las obras de tus manos, tus hijos te bendicen. Por el mundo que creaste, oh Padre, te alabamos.

Por la tierra y por el cielo, tus hijos te bendicen. Por los campos y ciudades, oh Padre, te alabamos.

Por la humanidad salvada, tus hijos te bendicen. Por la Madre redentora, oh Padre, te alabamos.

Por la vida consagrada, tus hijos te bendicen. Por el gozo de servirte, oh Padre, te alabamos.

Por los dones recibidos, tus hijos te bendicen. Por la Orden Mercedaria, oh Padre, te alabamos.

Por la audacia misionera, tus hijos te bendicen. Por las manos generosas, oh Padre, te alabamos.

Por la obra de Nolasco, tus hijos te bendicen. Por las manos que liberan, oh Padre, te alabamos.

Repartidos por el mundo, tus hijos te bendicen. Congregados en tu mesa, oh Padre, te alabamos.

Por la oración de la Iglesia, tus hijos te bendicen. Por el don de la unidad, oh Padre, te alabamos.

Por tus gracias abundantes, elevamos nuestro canto. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.

f) ORACIÓN DEL JUBILEO MERCEDARIO

Madre de la Merced, que suscitaste en tu servidor Pedro Nolasco, el deseo de imitar a Cristo Redentor, poniendo su vida al servicio de los más pobres entre los pobres, los cautivos; al celebrar el Jubileo Mercedario, te pedimos que eleves nuestras oraciones al Padre, fuente de misericordia, para que seamos capaces de contemplar el rostro de tu Hijo en el rostros de los cautivos de hoy y ofrezcamos alegremente, llenos del Espíritu Santo, nuestras vidas como monedas de rescate

por nuestros hermanos que viven privados de libertad y sin esperanza en las nuevas periferias de la cautividad. Amén.

SEXTO DÍA 7 DE AGOSTO ORAMOS POR LOS MIGRANTES Y REFUGIADOS

a) HIMNO JUBILAR MERCEDARIO

b) SABÍAS QUÉ…

De acuerdo a la Agencia de la ONU para los Refugiados, el número de personas desplazadas a la fuerza ha aumentado considerablemente en las últimas dos décadas, calculando que a fines de 2016 la cifra alcana los 65.6 millones de personas en esa situación. Para 2013, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico estimo en 232 millones de migrantes.

c) A LA LUZ DE LA PALABRA MERCEDARIA

“Ese interés profundamente solidario con el sufrimiento de los oprimidos es evangelio viviente para todos… Que por nuestro acercamiento a los cautivos y perseguidos actuales, desde la realización de nuestros diferentes ministerios y tareas, formemos una verdadera escuela de caridad redentora donde se viva y se enseñe con el ejemplo que el amor está más en las obras que en las palabras.” (Mensaje del Capítulo General 2016 No. 21).

d) ORACIÓN POR LOS CAUTIVOS

Oh Dios, tu Hijo tomó la condición de siervo para redimir al género humano de la esclavitud del pecado; concede a cuantos son perseguidos o se hallan cautivos, la libertad que otorgaste a todos los hombres por ser hijos tuyos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

e) HIMNO DE ACCIÓN DE GRACIAS

Ant. Familia Mercedaria, bendice al Señor, que ha tenido misericordia de nosotros.

Por las obras de tus manos, tus hijos te bendicen. Por el mundo que creaste, oh Padre, te alabamos.

Por la tierra y por el cielo, tus hijos te bendicen. Por los campos y ciudades, oh Padre, te alabamos.

Por la humanidad salvada, tus hijos te bendicen. Por la Madre redentora, oh Padre, te alabamos.

Por la vida consagrada, tus hijos te bendicen. Por el gozo de servirte, oh Padre, te alabamos.

Por los dones recibidos, tus hijos te bendicen. Por la Orden Mercedaria, oh Padre, te alabamos.

Por la audacia misionera, tus hijos te bendicen. Por las manos generosas, oh Padre, te alabamos.

Por la obra de Nolasco, tus hijos te bendicen. Por las manos que liberan, oh Padre, te alabamos.

Repartidos por el mundo, tus hijos te bendicen. Congregados en tu mesa, oh Padre, te alabamos.

Por la oración de la Iglesia, tus hijos te bendicen. Por el don de la unidad, oh Padre, te alabamos.

Por tus gracias abundantes, elevamos nuestro canto. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.

f) ORACIÓN DEL JUBILEO MERCEDARIO

Madre de la Merced, que suscitaste en tu servidor Pedro Nolasco, el deseo de imitar a Cristo Redentor, poniendo su vida al servicio de los más pobres entre los pobres, los cautivos; al celebrar el Jubileo Mercedario, te pedimos que eleves nuestras oraciones al Padre, fuente de misericordia, para que seamos capaces de contemplar el rostro de tu Hijo

en el rostros de los cautivos de hoy y ofrezcamos alegremente, llenos del Espíritu Santo, nuestras vidas como monedas de rescate por nuestros hermanos que viven privados de libertad y sin esperanza en las nuevas periferias de la cautividad. Amén.

SÉPTIMO DÍA 8 DE AGOSTO ORAMOS POR LOS MENORES EN RIESGO DE CAER EN LAS CAUTIVIDADES

a) HIMNO JUBILAR MERCEDARIO

b) SABÍAS QUÉ…

Las más afectadas por el problema del consumo de drogas son las personas pobres en relación con las sociedades en que viven, como se observa claramente en los países más ricos. En términos amplios, existe una estrecha relación entre las situaciones de desventaja

social y económica y los trastornos relacionados con el consumo de drogas. También se observa ese paralelismo al examinar las distintas consecuencias de la marginación y la exclusión social, como el desempleo y los bajos niveles de educación. El consumo de drogas afecta con frecuencia a las personas en sus años más productivos. Cuando los jóvenes caen en el ciclo del consumo, e incluso en el tráfico, en lugar de aprovechar las posibilidades de empleo lícito y educación, se crean en realidad obstáculos manifiestos para el desarrollo de personas y comunidades. (Informe Mundial sobre las Drogas 2016 elaborado por la Oficina de la ONU contra la droga y el delito.

c) A LA LUZ DE LA PALABRA MERCEDARIA

“La esclavitud moderna lleva a la deshumanización, a la instrumentalización, a la comercialización y a la destrucción social del ser humano. En el derecho romano, existía la asociación, la asimilación del esclavo con un objeto. El esclavo no gozaba prácticamente de ningún derecho. Las víctimas de la esclavitud moderna se hallan fuera de todo marco jurídico en la medida en que esta negación no está prevista por el derecho. El no respeto de la dignidad humana y los tratos inhumanos son los únicos conceptos jurídicos actuales que más se aproximan a esta negación.“ (Masabo, Damase, La Merced en la hora de la globalización y la interculturalidad, pág. 49).

d) ORACIÓN POR LOS CAUTIVOS

Oh Dios, tu Hijo tomó la condición de siervo para redimir al género humano de la esclavitud del pecado; concede a cuantos son perseguidos o se hallan cautivos, la libertad que otorgaste a todos los hombres por ser hijos tuyos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

e) HIMNO DE ACCIÓN DE GRACIAS

Ant. Familia Mercedaria, bendice al Señor, que ha tenido misericordia de nosotros.

Por las obras de tus manos, tus hijos te bendicen. Por el mundo que creaste, oh Padre, te alabamos.

Por la tierra y por el cielo, tus hijos te bendicen. Por los campos y ciudades, oh Padre, te alabamos.

Por la humanidad salvada, tus hijos te bendicen. Por la Madre redentora, oh Padre, te alabamos.

Por la vida consagrada, tus hijos te bendicen. Por el gozo de servirte, oh Padre, te alabamos.

Por los dones recibidos, tus hijos te bendicen. Por la Orden Mercedaria, oh Padre, te alabamos.

Por la audacia misionera, tus hijos te bendicen. Por las manos generosas, oh Padre, te alabamos.

Por la obra de Nolasco, tus hijos te bendicen. Por las manos que liberan, oh Padre, te alabamos.

Repartidos por el mundo, tus hijos te bendicen. Congregados en tu mesa, oh Padre, te alabamos.

Por la oración de la Iglesia, tus hijos te bendicen. Por el don de la unidad, oh Padre, te alabamos.

Por tus gracias abundantes, elevamos nuestro canto. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.

f) ORACIÓN DEL JUBILEO MERCEDARIO

Madre de la Merced, que suscitaste en tu servidor Pedro Nolasco, el deseo de imitar a Cristo Redentor, poniendo su vida al servicio de los más pobres entre los pobres, los cautivos; al celebrar el Jubileo Mercedario, te pedimos que eleves nuestras oraciones al Padre, fuente de misericordia, para que seamos capaces de contemplar el rostro de tu Hijo en el rostros de los cautivos de hoy y ofrezcamos alegremente,

llenos del Espíritu Santo, nuestras vidas como monedas de rescate por nuestros hermanos que viven privados de libertad y sin esperanza en las nuevas periferias de la cautividad. Amén.

OCTAVO DÍA 9 DE AGOSTO ORAMOS POR LOS TODOS LOS HIJOS E HIJAS DE DIOS AMENAZADOS EN SU LIBERTAD, EN SU DIGNIDAD Y EN SU FE

a) HIMNO JUBILAR MERCEDARIO

b) SABÍAS QUÉ…

En 2014 4 de cada 10 gobiernos en el mundo restringieron la libertad de expresión de manera arbitraria; más de un tercio de los gobiernos del mundo encarcelaron a personas que ejercían sus derechos y libertades como presos de conciencia; el 58% de los países sometieron a personas a juicios injustos; en el 82% de los países del mundo se sometió a personas a torturas y otros malos tratos; 3400 personas murieron ahogadas en el mar Mediterráneo intentando llegar a Europa. Los pueblos originarios de América Latina, que representan el 10% de su población son el grupo humano más vulnerado en sus derechos humanos.

c) A LA LUZ DE LA PALABRA MERCEDARIA

“Queremos que la celebración de este octavo centenario nos impulse a proclamar con mayor fuerza y valentía, el año de gracia del Señor a los perseguidos, amenazados o privados de libertad por causa de su fe; a las víctimas de la trata de personas, a los seres

humanos con quienes se trafica despiadadamente, a los adictos y dependientes de sustancias o dolencias, a los jóvenes de nuestras escuelas, a los inmigrantes y refugiados que sufren el cierre de las fronteras y el alzamiento de vergonzosos muros, a los indígenas vulnerados en sus derechos, a aquellos especialmente mujeres y niños- que sufren violencia y maltrato, a los encarcelados, a todos los que atendemos mediante obras de misericordia en nuestras parroquias… a todos los que en definitiva, necesitan nuestra palabra mercedaria de aliento y liberación” (Mensaje del Capítulo General 2016 No. 5).

d) ORACIÓN POR LOS CAUTIVOS

Oh Dios, tu Hijo tomó la condición de siervo para redimir al género humano de la esclavitud del pecado; concede a cuantos son perseguidos o se hallan cautivos, la libertad

que otorgaste a todos los hombres por ser hijos tuyos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

e) HIMNO DE ACCIÓN DE GRACIAS

Ant. Familia Mercedaria, bendice al Señor, que ha tenido misericordia de nosotros.

Por las obras de tus manos, tus hijos te bendicen. Por el mundo que creaste, oh Padre, te alabamos.

Por la tierra y por el cielo, tus hijos te bendicen. Por los campos y ciudades, oh Padre, te alabamos.

Por la humanidad salvada, tus hijos te bendicen. Por la Madre redentora, oh Padre, te alabamos.

Por la vida consagrada, tus hijos te bendicen.

Por el gozo de servirte, oh Padre, te alabamos.

Por los dones recibidos, tus hijos te bendicen. Por la Orden Mercedaria, oh Padre, te alabamos.

Por la audacia misionera, tus hijos te bendicen. Por las manos generosas, oh Padre, te alabamos.

Por la obra de Nolasco, tus hijos te bendicen. Por las manos que liberan, oh Padre, te alabamos.

Repartidos por el mundo, tus hijos te bendicen. Congregados en tu mesa, oh Padre, te alabamos.

Por la oración de la Iglesia, tus hijos te bendicen. Por el don de la unidad, oh Padre, te alabamos.

Por tus gracias abundantes, elevamos nuestro canto. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.

f) ORACIÓN DEL JUBILEO MERCEDARIO

Madre de la Merced, que suscitaste en tu servidor Pedro Nolasco, el deseo de imitar a Cristo Redentor, poniendo su vida al servicio de los más pobres entre los pobres, los cautivos; al celebrar el Jubileo Mercedario, te pedimos que eleves nuestras oraciones al Padre, fuente de misericordia, para que seamos capaces de contemplar el rostro de tu Hijo en el rostros de los cautivos de hoy y ofrezcamos alegremente, llenos del Espíritu Santo, nuestras vidas como monedas de rescate

por nuestros hermanos que viven privados de libertad y sin esperanza en las nuevas periferias de la cautividad. Amén.

EUCARISTÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS POR EL 8º CENTENARIO DE FUNDACIÓN DE LA ORDEN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA DE LA MERCED 10 DE AGOSTO DE 2018

La Comisión preparatoria del Jubileo 2018 pone en sus manos esta misa propia para el día 10 de agosto de 2018, con la finalidad de presentar a la Trinidad beatísima, de la mano de nuestra Madre de la Merced, un solemne y sentido canto de agradecimiento y celebrar, en unidad con toda la Iglesia, en torno a la mesa de la Palabra y de la Eucaristía, el júbilo por el octavo centenario de la fundación de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced.

Los textos bíblicos se han elegido de entre aquellos en los que la mística redentora heredada de Pedro Nolasco ha bebido como principio de inspiración carismática; de igual forma, las oraciones y fórmulas propuestas se han confeccionado a partir de las fuentes más antiguas de la espiritualidad mercedaria y retomando el propio acervo litúrgico de la Orden. Es deseo de la Comisión 2018, que este material sea aprovechado en todas las comunidades de la Orden, enriquecido con la propia creatividad y adaptado a las propias circunstancias pastorales y culturales. Se sugiere que esta celebración eucarística sea solemnizada, como acto central del día del aniversario fundacional, convocando a los miembros de la Familia Mercedaria, con amplia participación de fieles, autoridades eclesiásticas y civiles. El templo o lugar en donde se desarrolle la eucaristía ha de estar convenientemente ambientado, haciendo uso de pendones con el escudo de la Orden y el isologo propio del Jubileo de la Merced 2018, así como de otros motivos mercedarios, teniendo muy en cuenta los rostros de los cautivos de hoy como centro de la oración, de la celebración y del compromiso redentor. En donde sea conveniente, puede hacerse la renovación comunitaria de la profesión religiosa, según el no. 29 de las Normas Generales y conforme al Ritual de la Orden de la Merced (NN. 129-135). Si parece oportuno, se puede incluir a las religiosas y laicos de la Familia Mercedaria, usando una formula común. En todo caso, la renovación tendrá lugar luego de la homilía. Si en torno a esta celebración habrá algún otro gesto conmemorativo, como ofrenda floral a nuestra Madre de la Merced o a san Pedro Nolasco, inauguración o bendición de cierta obra redentora, develación de placa u obra de arte conmemorativa, se sugiere hacerlo al final de la eucaristía, luego del canto de la Salve. Que las celebraciones del año jubilar de nuestra Orden sean para todos nosotros una oportunidad de renovación en el compromiso liberador y el gozo de sabernos llamados a tan excelsa familia religiosa en el conjunto de la Iglesia.

RITOS INICIALES

Estando todos los ministros reunidos y revestidos como de costumbre para la misa, con color litúrgico blanco, se dirigen en procesión hacia el presbiterio, encabezada la procesión, de ser posible, por el estandarte, pendón o bandera de la Orden o uno propio elaborado para el año jubilar, mismo que se colocará en un lugar visible de la iglesia.

Monición inicial El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, entre cuyas obras no hay distinción, determinaron fundar y establecer, hace ocho siglos, la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced para la redención de los cautivos. Sabiéndonos herederos del carisma de Nolasco, alabemos este don del amor divino, haciendo memoria agradecida de todos los beneficios que Dios ha suscitado en la historia y en la vida de la Iglesia a lo largo de ochocientos años por medio de nuestra Orden. Entonemos, llenos de gozo, el himno jubilar mercedario.

CANTO DE ENTRADA Himno Jubilar por el Octavo Centenario de la Orden de la Merced

Con María y Nolasco, seremos evangelio, camino y verdad, redentores de nuevos cautivos, nuevos medios para liberar.

Ochocientos años contemplan una inmensa aventura de amor, un carisma de Dios en la Iglesia, una obra de liberación. Hubo un tiempo de luchas sin tregua, de cautivos sin patria ni hogar, hubo un tiempo de sombras y guerras y un carisma por la libertad.

Vamos juntos, hermanos y hermanas, vamos juntos para celebrar esta obra de amor mercedario, hay cautivos para liberar. Somos gentes de fe y esperanza, somos gentes dispuestas a ser con María y Nolasco en camino mensajeros de amor y de fe.

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 110 El Señor envió la redención a su pueblo, ratificó para siempre su alianza, su nombre es sagrado y temible.

KYRIE

GLORIA ORACIÓN COLECTA Padre misericordioso, recibe nuestra acción de gracias por la Orden Mercedaria, que celebra con inmenso gozo el octavo centenario de su fundación;

enséñanos a reconocer los dones de tu amor

y a amarte hasta dar la vida, si fuere necesario,

por tus hijos que padecen opresión y persecución. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,

que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo

y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA

Monición a la liturgia de la Palabra Al encontrarse de frente con el dolor de los cautivos, Nolasco quedó inquieto. La Palabra de Dios, en la que leía “estuve preso y me visitaste”, fue para él luz y fuerza, guía que orientó su inquietud y la condujo a la acción liberadora. Oigamos la Palabra que el Señor nos dirige hoy y dejemos que ella sea también para nosotros, camino y verdad.

PRIMERA LECTURA Te envío como libertador de mi pueblo

Lectura del libro del Éxodo 3, 7-12

En aquellos días, el Señor dijo a Moisés:

-He visto la aflicción de mi pueblo en Egipto, y he escuchado su clamor en contra de sus opresores, me he fijado en sus sufrimientos. Y he bajado para librarlos de la mano de los egipcios y para sacarlos de esta tierra y llevarlos a una tierra fértil y espaciosa; a una tierra que mana leche y miel. El clamor de los israelitas ha llegado hasta mí y he visto además la opresión con que los egipcios los oprimen. Ahora marcha, yo te envío al Faraón, para que saques a mi pueblo, los israelitas, de Egipto. Moisés replicó a Dios:

-¿Quién soy yo para ir al Faraón y sacar de Egipto a los israelitas? Respondió Dios:

-Yo estaré contigo y esta será para ti la señal de que yo te envío: cuando hayas sacado al pueblo de Egipto daréis culto a Dios en este monte. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL Del Salmo 110 R. El Señor envió la redención a su pueblo

Doy gracias al Señor de todo corazón, en compañía de los rectos, en la asamblea. Grandes son las obras del Señor, dignas de estudio para los que las aman. R. Esplendor y belleza son su obra, su generosidad dura por siempre. Ha hecho maravillas memorables, el Señor es bondadoso y compasivo. R.

Él da alimento a sus fieles. recordando siempre su alianza; mostró a su pueblo la fuerza de su obrar, dándoles la heredad de los gentiles. R.

El Señor envió la redención a su pueblo, ratificó su alianza para siempre:

su Nombre es santo y digno de alabanza. R.

SEGUNDA LECTURA Por encima de todo, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los Colosenses 3, 12-17

Hermanos:

Como pueblo elegido de Dios, pueblo santo y amado, sea vuestro uniforme: la misericordia entrañable, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión.

Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor

os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada.

Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestros corazones: a ella habéis sido convocados en un solo cuerpo.

Y celebrad la Acción de Gracias: la Palabra de Cristo habite entre ustedes en toda su

riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; exhortaos mutuamente. Cantad a Dios, dadle gracia de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados.

Y todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre de Jesús, ofreciendo la

Acción de Gracias a Dios Padre por medio de él. Palabra de Dios.

ACLAMACIÓN AL EVANGELIO Jn 15, 13 No hay amor más grande que dar la vida por los amigos, dice el Señor.

EVANGELIO Me ha enviado para anunciar a los cautivos libertad

Del santo Evangelio según san Lucas 4, 16-22

libertad Del santo Evangelio según san Lucas 4, 16-22 En aquel tiempo Jesús fue a Nazaret,

En aquel tiempo Jesús fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres, para anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos. Para dar la libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor”. Jesús cerró el libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él. Entonces comenzó a decirles:

-Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír. Palabra del Señor.

PRECES

Demos gracias a Dios, Padre todopoderoso, cuya bondad ensalzan todas sus criaturas, y llenos de admiración por los dones recibidos, digamos:

R. Gloria a ti, Señor, por tus beneficios.

Tú que suscitas en la Iglesia diversidad de dones y carismas, acepta nuestra acción de gracias y escucha nuestras súplicas, Señor, por la Orden de la Merced, que llena de júbilo celebra hoy el octavo centenario de su fundación, haz que viva con gratitud y fidelidad la llamada divina, que la ha convocado bajo el patrocinio de María, para el ejercicio de la caridad redentora. R.

Te damos gracias, Padre, por toda la Familia Mercedaria, y te pedimos que no dejes de asistirla para que sea imitadora de la caridad de Cristo Redentor y sensible al dolor de los cautivos de nuestro tiempo. R.

Tú que en María, nuestra Madre y Fundadora, nos das un modelo de perseverancia, danos siempre su maternal protección en medio de la duda o el desaliento. R.

Padre de misericordia, que encomendaste a Pedro Nolasco la misión de visitar y redimir a los cristianos cautivos, haz que colaboremos con corazón generoso a la obra de la redención. R.

Tú que llamas a todo ser humano a salir de las tinieblas, fortalece la esperanza de quienes son perseguidos a causa de tu nombre, sufren opresión y viven amenazados en su libertad y dignidad de hijos tuyos. R.

Te alabamos, Señor, por todos los que se dedican a propagar la libertad, el amor, la paz y la fe. Suscita en todas partes corazones dispuestos a imitar la caridad de Cristo en nuestra Orden y Familia Mercedaria. R.

Tú que nos redimiste en la cruz, recompensa los méritos de aquellos que han sabido llevar su cruz con valentía y recibe en la Jerusalén celestial a todos aquellos hombres y mujeres que vivieron unidos a nosotros con el vínculo de la consagración religiosa, ofreciendo su vida por la libertad de los cautivos en la Familia Mercedaria. R.

Bendice, Señor, a esta familia religiosa y santifícala con tu gracia, para que, extendida por el mundo, lleve a todos la redención operada por Cristo en su misterio pascual. Por Jesucristo nuestro Señor.

LITURGIA EUCARÍSTICA

Si parece adecuado, se organiza una procesión con los dones para el sacrificio, y con otras ofrendas presentadas por los fieles, o bien, con signos alusivos a la vida y la misión de la Orden, añadiendo su descripción a la monición.

Monición al ofertorio Junto a las ofrendas de pan y vino para el banquete eucarístico, ofrecemos a Dios la fecunda vida que nuestra Orden ha recorrido a lo largo de ochocientos años, sellada con la sangre derramada en intercambio por la libertad de los cautivos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS Acepta, Señor, el sacrificio de alabanza que te ofrecemos al recodar aquel día glorioso de nuestra fundación. Te damos gracias por todos los beneficios que recibimos, que ellos nos sirvan para alabar siempre tu nombre. Por Jesucristo nuestro Señor.

PREFACIO

V.

El Señor esté con vosotros

R.

Y con tu Espíritu

V.

Levantemos el corazón.

R.

Lo tenemos levantado hacia el Señor

V.

Demos gracias al Señor, nuestro Dios

R.

Es justo y necesario

En verdad es justo darte gracias

y cantar himnos de alabanza en tu honor,

Padre, dador de consuelo en toda tribulación, porque en tu gran piedad determinaste establecer esta Orden redentora, para que, con la fe de Jesucristo, con la esperanza de la salvación

y

con verdadera caridad de aquel, que tomando carne de la gloriosa Virgen María,

y

sufriendo por nosotros muerte y pasión, visitó y liberó al humano linaje,

trabaje de buen corazón, ofreciendo alegremente la vida,

y cumpla la obra de tan gran misericordia

de visitar y redimir a los cautivos en peligro de perder su fe.

Por estos signos de tu bondad te alabamos y te bendecimos

y unidos a todos los ángeles y santos cantamos el himno de tu gloria.

RITO DE LA COMUNIÓN

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Col 3, 13. 16 Sea vuestro uniforme la misericordia entrañable, la bondad, la humildad, la dulzura. Cantad a Dios, dadle gracias de todo corazón.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN Señor, Dios nuestro, origen de toda bendición, al compartir en acción de gracias el cuerpo y la sangre de tu Hijo, te pedimos que por este santo alimento, obtengamos los frutos de la generosidad y la alegría en el ejercicio de nuestra misión redentora. Por Jesucristo nuestro Señor.

RITO DE DESPEDIDA

BENDICIÓN SOLEMNE

V.

El Señor esté con vosotros.

R.

Y con tu espíritu.

V.

Que Dios, que hoy nos ha reunido para celebrar

el octavo centenario de fundación de la Orden de la Merced, os colme con su gracia y su paz.

R.

Amén.

V.

Cristo, que en la cruz nos liberó de la esclavitud del pecado,

os dé la fortaleza y perseverancia para seguirlo e imitarlo al extremo de entregar la vida por los demás.

R.

Amén.

V.

El Espíritu Santo, que hace nuevas todas la cosas,

renueve vuestro compromiso y entrega a los cautivos de hoy.

R.

Amén.

V.

Y la bendición de Dios, todopoderoso

Padre, Hijo y Espíritu Santo

descienda sobre todos vosotros y permanezca para siempre.

R. Amén.

SALVE A NUESTRA MADRE SANTÍSIMA DE LA MERCED

Luego de la bendición, se entona el canto la Salve Regina en honor de nuestra Madre Santísima de la Merced, con su verso y oración respectivos, conforme al ritual de la Orden. Seguidamente se entona en honor de san Pedro Nolasco, nuestro Padre, la antífona Laudemus Virum o Hagamos el elogio, del oficio propio, u otro canto dedicado a él, con su verso y oración, como aparece en el ritual de la Orden.

ACOGIDA A LA IMAGEN PEREGRINA DE NUESTRA MADRE DE LA MERCED

- En el año 2018 cada provincia de la Orden tendrá una imagen oficial de nuestra Madre de la Merced para realizar estas peregrinaciones, Virgen de la Merced Peregrina.

- La imagen simbolizará el rostro de la Madre de Dios y Madre nuestra que nos visita y acude en ayuda de sus hijos que sufren las nuevas formas de cautiverio.

- A nivel Provincial se editará publicidad y material diverso (carteles, postales, estampas, etc) con la respectiva imagen peregrina acompañada del logo de los 800 años. Dicho material se distribuirá con ocasión de la llegada de la imagen a cada comunidad local.

- Además de las visitas a todas y cada una de las comunidades de religiosos mercedarios, se puede invitar a: Comunidades de monjas y religiosas mercedarias, parroquias y otros lugares que tengan o hayan tenido a lo largo de su historia una presencia mariana de la Merced.

- Póngase especial empeño en realizar esta ceremonia de peregrinación, con la imagen de Nuestra Madre de la Merced, en aquellos lugares donde es palpable el sufrimiento de los cautivos de nuestros días: capellanías de Centros Penitenciarios, Centros de Acogida a Menores, inmigrantes y refugiados, Hogares de acogida a Mujeres Víctimas de la Trata, Residencias de mayores y ancianos, territorios que sean de especial misión y evangelización, etc.

RECEPCIÓN Y PROCESIÓN

Es deseable que la imagen sea recibida en la entrada principal o en un lugar significativo de la población que la recibe. Se recomienda convocar a la ciudadanía e incluso a las autoridades religiosas y civiles para el acto de recepción, invitando a los fieles a llevar flores, banderines, velas y globos en las manos. A la hora establecida, estando el pueblo reunido, el comendador o el párroco inicia el acto de recepción con estas o semejantes palabras:

Con ocasión de los 800 años de la fundación de la Orden de la Merced, la familia mercedaria recuerda y agradece aquella visita que María nuestra Madre hizo en la ciudad de Barcelona -España- para salvar del cautiverio a aquellos cristianos del siglo XIII. Queremos que Ella nos visite y acoja ahora de nuevo.

Han transcurrido ocho siglos y la humanidad sigue doliente y cautiva, por eso necesitamos que Ella, con su amor de Madre, visite y rompa tantas cadenas que azotan a nuestro mundo. Su imagen, peregrinando de un lugar a otro, es símbolo de la Iglesia peregrina en la Tierra. Somos caminantes hacia la casa del Padre.

acoge con espíritu de hijos a aquella que es Madre,

Guía y Fundamento de toda nuestra familia mercedaria. Acojámosla en lo más profundo de nuestros corazones.

Nuestra comunidad de N

Puede hacerse una oración mariana o entonarse un canto en honor de Ntra. Madre. A continuación inicia la procesión hacia la comunidad mercedaria, la cual debe estar a distancia considerable del lugar en donde se tuvo la recepción, pudiendo pasar por otras iglesias y sitios representativos de la población. Durante la procesión puede hacerse el rosario con la letanía por los cautivos y entonarse cantos mercedarios.

LLEGADA AL TEMPLO

Tras atravesar los umbrales de la puerta y procesionar por todo el pasillo o nave central de la iglesia, la imagen irá acompañada con los cánticos y aplausos del pueblo. Una vez llegados hasta la zona del presbiterio la imagen se pondrá cara a la asamblea y se tendrá ante ella una celebración litúrgica. Previo a esto, se habrá preparado una mesa o altar donde la imagen quede dignamente colocada y sea visible por toda la asamblea.

CELEBRACIÓN LITÚRGICA

Para la eucaristía se recomienda usar las oraciones de las misas votivas a nuestra Madre de la Merced, según el misal propio de la Orden. En donde no sea posible celebrar la eucaristía, téngase al menos la celebración de la Palabra o bien un rezo mariano como el rosario u otro acto devocional de los que aparecen en ritual de la Orden. En todo caso inclúyase un gesto de veneración a la imagen, el canto del himno jubilar, la recitación de la oración del Jubileo y para concluir el canto solemne de la Salve.

ACTO O CELEBRACIÓN FESTIVO CULTURAL

En los lugares en los que se estime oportuno se puede tener un acto cultural de exaltación mariana en honor a nuestra Madre María de la Merced. Dependiendo de las tradiciones locales se puede tener un pregón mariano, recitación de poemas, una pequeña representación teatral, veladas, danzas y bailes autóctonos y otras series de actos que vengan a demostrar la viva devoción a nuestra Madre y el carácter materno-redentor que Ella posee.

CALENDARIO DE CELEBRACIONES JUBILARES EN LA PROVINCIA DE MÉXICO

ACTIVIDAD

 

FECHA

LUGAR

Inauguración del Año Jubilar en la Provincia de México. Bendición y envío de la Imagen Peregrina de Ntra. Madre de la Merced

14

de diciembre 2017

Basílica de Guadalupe

Misión Jubilar en la Vicaría de Honduras

7

al 14 de enero de 2018

Gracias Lempira

Peregrinación a Roma y Tierra Santa para la inauguración del Jubileo Mercedario

12

al 24 de enero 2018

 

Misa y acto de inauguración del Año Jubilar en cada comunidad local

17

de enero 2018

 

Inauguración del Jubileo en la Vicaría de Honduras

23

de enero 2018

Basílica de Nuestra Señora de Suyapa

Inauguración del Jubileo en la Vicaría de Cristo Redentor

7

de febrero 2018

La Merced de Guaycura, Tijuana

Inauguración del Jubileo para las etapas de formación

10

de febrero

Convento de la Santa Cruz de Toluca

Acto Penitencial en las comunidades de la Vicaría de Honduras

16

de febrero

 

Inicio de la peregrinación de la Imagen de Nuestra Madre de la Merced por la República Mexicana

17

de febrero 2018

Zona Bajío

Jornadas de Formación Permanente sobre Espiritualidad Mercedaria para los religiosos de la Provincia

20

al 23 de febrero 2018

Quinta San Ramón, Puebla

Encuentro Jubilar de la Familia Mercedaria

6

de Mayo 2018

Quinta San Ramón, Puebla

Encuentro Jubilar de la Juventud Mercedaria

7 y 8 de Julio de 2018

Acapulco

8 de Julio

Tegucigalpa

Peregrinación Extraordinaria de la Familia Mercedaria a la Basílica de Guadalupe en el 8º Centenario de la Orden.

10

de agosto de 2018

Basílica de Guadalupe

- Peregrinación al Tepeyac

 

- Conferencia

- Solemne Eucaristía

- Ágape fraterno

Inicio de los siete sábados mercedarios en el Año Jubilar, en cada comunidad local

11

de agosto 2018

 

Peregrinación “Camino de Nolasco” para participar en la fiesta de La Merced en Barcelona.

20

de septiembre al 1 de

 

octubre 2018

Encuentro Jubilar de Monaguillos Mercedarios

6

de octubre 2018

La Paz, Honduras

Encuentro Jubilar de las Fraternidades Laicales Mercedarias

15

de octubre 2018

La Paz, Honduras

Encuentro Jubilar de formandos de la Provincia

18

y 19 de noviembre

Quinta San Ramón, Puebla

Audiencia con el Santo Padre Francisco

6

de diciembre

Ciudad del Vaticano

Clausura del Año Jubilar en la Provincia de México

13

de diciembre 2018

Basílica de Guadalupe