Está en la página 1de 5

EL ORDEN DE LA SALVACIÓN

NOS DICE QUE PRIMERO SERÁN LAS PRIMICIAS (LA


IGLESIA)

¿Y porque Pablo coloca primero la iglesia que ha Israel,


viendo que Israel fue escogido primero que nosotros?

Porque el Señor Jesús en su infinita potestad así lo


determinó, el Señor Jesús nos enseñó en Lucas 13: 22-30 y
Mateo 20: 1-16 que de sus dos grupos de escogidos, los
primeros (Israel) serán postreros, y que los postreros (la
iglesia) serán primeros.

¿Y cómo sabemos que las primicias son la iglesia?

Porque el mismo pablo enseña que las primicias somos la


iglesia, leamos:
Romanos
Capítulo 08
22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a
una está con dolores de parto hasta ahora;
23 y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que
tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también
gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la
adopción, la redención de nuestro cuerpo.

Es a la iglesia a la que Dios le dio la primicia del Espíritu


Santo para el día de la redención (Efesios 4:30), y a esta
primicia se le llaman las arras (Efesios 1:13-14 y 2 de
Corintios 5:4-5)

Ahora hay que aclarar que Mateo 24:31 (aquí está la


confusión) nos dice que Jesús enviará sus ángeles
“mensajeros” y ellos juntaran sus escogidos de los cuatro
vientos, es decir de los cuatro puntos cardinales.

Estos escogidos que aparecen en mateo 24:31 no podemos


ser nosotros la iglesia, ya que el Señor Jesús, según el orden
de la salvación vendrá él mismo por nosotros y no enviara a
los ángeles “mensajeros”, y así lo dice su palabra, leamos:

Juan
Capítulo 14
3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os
tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros
también estéis.

El Señor Jesús nos dice en este verso que el mismo vendrá


y nos tomara, “aquí le habla a la iglesia”, él para llevar su
iglesia a las bodas del cordero no enviara a otro, ni mucho
menos los ángeles, él mismo vendrá hasta las nubes y
llamara su iglesia, su amada, y así lo ratifica Pablo:

1ra. a los Tesalonicenses


Capítulo 04
13 Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de
los que duermen, para que no os entristezcáis como los
otros que no tienen esperanza.
14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así
también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.
15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que
nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la
venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.
16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de
arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los
muertos en Cristo resucitarán primero.
17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos
quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las
nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos
siempre con el Señor.
18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas
palabras.
Y esto vuelve y lo ratifica el Señor en Apocalipsis 3:20,
donde nos dice que al final de las eras de la iglesia, él se
colocara a la puerta “el cielo apocalipsis 4:1” y llamará “a su
iglesia” y los que escuchen su voz, el entrará en él “según
Juan 1:3, ya que nos tomara a él mismo”, y cenaremos con
él y él con nosotros en las bodas del cordero.

Como podemos leer y entender, el Señor Jesús vendrá el


mismo por su iglesia, para presentársela a él mismo una
iglesia, santa, gloriosa y sin mancha según lo dice Efesios
5:25-27 (estos son los que escucharan su voz, ya que sin
santidad nadie verá al Señor Hebreos 12:14).

¿Y cuándo sucederá esto? ¿Antes, o en la gran tribulación,


o después de la gran tribulación?

La escritura también es clara al dar el tiempo exacto cuando


el venga por su iglesia hasta las nubes, y este tiempo será
minutos antes de la gran tribulación, leamos:

Nota: la escritura llama a la gran tribulación el día de


la ira (Apocalipsis 6:16-17)

1ra. a los Tesalonicenses


Capítulo 05
1 Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis
necesidad, hermanos, de que yo os escriba.
2 Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor
vendrá así como ladrón en la noche;
3 que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá
sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la
mujer encinta, y no escaparán. (LA GRAN TRIBULACIÓN)
4 Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que
aquel día os sorprenda como ladrón.
5 Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no
somos de la noche ni de las tinieblas.
6 Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y
seamos sobrios.
7 Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se
embriagan, de noche se embriagan.
8 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios,
habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la
esperanza de salvación como yelmo.
9 Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar
salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,
10 quien murió por nosotros para que ya sea que velemos,
o que durmamos, vivamos juntamente con él.

Pablo es claro al decirnos que el día del Señor vendrá (día


de la ira), como ladrón en la noche, que de un momento a
otro vendrá sobre la humanidad la destrucción repentina “sin
aviso”, pero Pablo hace un llamado a la iglesia para que
seamos sobrios y velemos debidamente en santidad para
que ese día no nos alcance a nosotros, y la razón es clara:

9 Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar


salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,

Dándonos a entender con esto el Señor por medio de Pablo,


que su iglesia no entrará en la gran tribulación.
Ahora, Pablo explicándoles este tema a los romanos les
dice:

Romanos
Capítulo 02
1 Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que
seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te
condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.
2 Más sabemos que el juicio de Dios contra los que practican
tales cosas es según verdad.
3 ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal
hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de
Dios?
4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia
y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al
arrepentimiento?
5 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido,
atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la
revelación del justo juicio de Dios,

6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras:


7 vida eterna a los que, perseverando en bien hacer,
buscan gloria y honra e inmortalidad,

8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no


obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia;
9 tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace
lo malo, el judío primeramente y también el griego,

10 pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno,


al judío primeramente y también al griego;

11 porque no hay acepción de personas para con Dios.

Y termina Pablo añadiendo a este tema:

Romanos
Capítulo 05
1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios
por medio de nuestro Señor Jesucristo;
8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que
siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
9 Pues mucho más, estando ya justificados en su
sangre, por él seremos salvos de la ira.
10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con
Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando
reconciliados, seremos salvos por su vida.

Entonces, como hemos podido leer en las escrituras, la


iglesia no ha sido salvada para entrar en la tribulación o en
la ira de Dios, la iglesia será arrebatada por el Señor Jesús
a las nubes antes de dar inicio a la gran tribulación y ser
llevada por el al tercer cielo a las bodas del cordero, mientras
el mundo entero sufrirá la ira de Dios o la gran tribulación.