Está en la página 1de 5

REFLEXIÓN

Función social de la enseñanza | 0 a 6

Educación infantil
y políticas de infancia
Vicenç Arnaiz

No basta con hablar de la calidad de la educación infantil. Son necesarias políticas de infancia.
Para ello se evidencian la transformación de la educación infantil y sus grandes dificultades:
graves desigualdades en la red pública y falsa equidad en su acceso. Así mismo, se señalan
sus dificultades para encarar las problemáticas de las infancias en riesgo de exclusión, la ne-
cesidad de empoderamiento educativo de las familias y la urgencia de la atención las niñas y
niños con «sufrimiento mental excesivo».

PALABRAS CLAVE: políticas infancia, equidad, sufrimiento, empoderamiento, servicios sociales.

Educación infantil

Calidad educativa y oferta


de plazas

En nuestro país se ha identificado la


educación infantil como el máximo
exponente de las políticas de apoyo
a la primera infancia. Esta idea se
ha centrado sobre todo en defender
unas referencias de la necesaria ca-
lidad educativa, así como la amplia-
ción de su oferta

Hitos más significativos

Se ha universalizado la escolariza-
ción gratuita a partir de los 3 años y,
para el conjunto de la educación in-
fantil, se ha logrado un reconoci-
miento indiscutible de su valor
Juan Guerrero

educativo y su función en la cohe-


sión social.

Aula de Infantil | núm. 75 | pp. 33-37 | mayo 2014 | 33


REFLEXIÓN

Sólidos modelos curriculares de Desigualdades de la red


educación infantil suficientemente pública de escuelas
acordados por la mayoría social y infantiles
referidos a ambos ciclos han lo-
grado que se considere una etapa Sin embargo, la potencialidad de los
de referencia por la firmeza de sus modelos pedagógicos no ha alcan-
planteamientos, por la atención per- zado los logros colectivos que po-
sonal al alumnado y por la colabora- dían esperarse, entre muchas
ción con las familias. causas por la tibieza de las políticas

Juan Guerrero
de apoyo a las familias, que ha aca-
En esta etapa como en ninguna rreado un escaso despliegue de la
otra, se ha aprendido a cuidar los red pública de centros de 1.er ciclo
espacios y los ambientes, tanto que, con importantes diferencias entre
con frecuencia, se cuenta con la comunidades autónomas y, sobre Políticas de infancia
configuración de estos como un re- todo, entre municipios. Así, entre te-
curso educativo de primer orden. rritorios del Estado han surgido
grandes desigualdades no solo en Insuficiencia de plazas
Se ha avanzado enormemente en la cuanto a extensión de la red, sino y, a menudo, ocupación
titulación y formación continua del también en lo que respecta a la cali- con escasa equidad social
profesorado, de forma que es el más dad educativa de los centros. In-
activo en responder a convocatorias. cluso el municipio de residencia La escasez de plazas se convierte en
Es el que más recurre a la consulta influye en las expectativas para con- mayor agravio por la escasa equidad
bibliográfica y a suscripciones a las seguir plazas y en la calidad educa- de la ocupación: a la no priorización
revistas especializadas. Este impor- tiva ofrecida. de las zonas deprimidas socialmente
tante hito profesional no ha ido hay que añadir que, amparados en
acompañado siempre por el recono- A ello hay que añadir que frecuente- los habitus1 de las familias, no se ga-
cimiento de unos derechos laborales mente en el despliegue de la red rantiza el acceso a aquellas en situa-
a la altura de la profesionalidad al- pública no se han priorizado las zo- ción de riesgo social.
canzada; especialmente en los cen- nas urbanas con mayor precariedad
tros privados o en los públicos de social, puesto que el 1.er ciclo se si- Se señalan prioritariamente dos
gestión externalizada es demasiado gue contemplando como un recurso causas: por una parte, la capacidad
frecuente la precariedad y escasez para la conciliación laboral y no de las clases medias, hasta hace
de reconocimiento laboral. como un recurso básico para la pocos años, para ser atendidas en
equidad en educación; por tanto, a sus necesidades como es la escola-
menudo no se considera necesario rización de sus hijos; y por otra, la
Se ha avanzado enorme-
en respuesta a las situaciones de percepción por parte de amplios
mente en la titulación y riesgo de pobreza y exclusión. A sectores de que la asistencia a los
formación continua del menudo ha prevalecido el desplie- centros de 1.er ciclo tiene que ver,
profesorado, de forma que gue de una red de centros en las sobre todo, con las necesidades de
es el más activo en respon- zonas con más trabajo estable por conciliación de las familias y no
der a convocatorias encima de los barrios con escasa como un derecho individual de las
ocupación laboral regular femenina. niñas y los niños.

Aula de Infantil | núm. 75 | mayo 2014 | 34


REFLEXIÓN
Función social de la enseñanza | 0 a 6

Añadamos que frecuentemente, fuera de los centros educativos el normalizar los análisis y los apoyos
para acceder a ayudas económicas análisis y la respuesta a las proble- de las familias y de los hijos.
para la escolarización, estas fami- máticas sociales de las familias, y
lias se encuentran que en la red de han terminado derivando estas a Es urgente una integración de los
servicios sociales no siempre se otros servicios. servicios para la infancia educativos
considera un derecho individual del y sociales. No basta con una simple
niño su acceso al sistema educativo Con demasiada frecuencia los cen- coordinación y no caben demoras.
y si la familia no puede justificar la tros educativos consideran que las Solo así podremos hablar de una
necesidad de acuerdo con obliga- familias en situación de riesgo no atención integral. Quizás deba ini-
ciones laborales, no suelen conse- son de su competencia o no se ciarse con la integración parcial de
guir el apoyo económico necesario. sienten capacitados para atender- algunos profesionales de los servi-
No olvidemos que estas familias fre- las. Así, se da la paradoja de que, cios sociales en los centros educati-
cuentemente se hallan con serias por un lado, se afirma la exigencia vos. Es tan absurdo decir que la
dificultades para obtener trabajos de atención globalizada a las nece- escuela debe cuidar la autonomía y
estables, además de tener que sidades del niño y, sin embargo, se los hábitos, entre ellos los de ali-
aceptar trabajos sin contrato, con lo excluye de esa globalidad la dimen- mentación, sin garantizar que el niño
cual no pueden demostrar la necesi- sión de «necesidades sociales». y su familia tengan qué llevarse a la
dad de escolarizar. boca.
Va siendo hora de ser capaces de in-
Y no son pocos los servicios de tegrar en los planteamientos institu- No es admisible que las familias que
atención a las necesidades sociales cionales la escucha y atención a las acuden a diario al centro educativo
de las familias los que las obligan a realidades de estas familias, dotán- sean derivadas a los servicios socia-
elegir entre recibir ayuda para el al- donos de competencias profesiona- les para tratar lo concerniente a la
quiler, la despensa familiar, los su- les para realizar un apoyo inteligente educación de sus hijos. Y es urgente
ministros o la escolarización en la y eficiente. Ya lo hicimos en el ámbito hacer competente al tejido escolar
escuela infantil. Como si los dere- de las diversidades del alumnado para que sea capaz de comprender
chos de los niños pudieran supedi- con capacidades personales distin- y acompañar a las familias en situa-
tarse a otras cuestiones.2 tas. Atender a estos alumnos y alum- ción de exclusión con la singularidad
nas en los centros supuso un reto y requerida para ayudarlas a ser y
Necesidad de integración una mejora para todos. Cuando ha- sentirse capaces de educar a sus hi-
de las distintas redes de blamos de necesidades y respuestas jos y encarar un futuro familiar opti-
atención a la infancia educativas, no cabe hacer distingos mista, posible y compar tido. Es
sobre «según de qué tipo de niños necesario que los profesionales
Inicialmente los centros que aco- hablemos» y sí cualificar la institu- cuenten con la capacidad de enten-
gían con intenciones educativas en ción y cualificarnos nosotros para der y ayudar a los niños a expresar
la primera infancia nacieron y de-
pendían de la red de servicios so- Es urgente una integración de los servicios para la infancia
ciales. La reivindicación de su educativos y sociales. No basta con una simple coordinación
carácter eminentemente educativo y
y no caben demoras. Solo así podremos hablar de una
una confrontación erróneamente di-
lemática entre «centros sociales o
atención integral
educativos» han acabado por dejar

Aula de Infantil | núm. 75 | mayo 2014 | 35


REFLEXIÓN

la pobreza como vivencia. Sobre cial y sus capacidades, alejándose No es necesario extenderse más en
todo es urgente que los centros es- de los estereotipos culturales que este punto, puesto que en este
colares no sean espacios de repro- ponen en riesgo su equilibrio y auto- mismo número se publica un mono-
ducción de los modelos de exclusión nomía. gráfico centrado en esta temática.
que se pretende que la educación
compense. Hay suficientes experien- En el entorno de la primera infan- Empoderamiento educativo
cias válidas como para divulgarlas e cia se mantienen algunas prácticas de las familias
incorporarlas a los procesos formati- educativas y, en especial, muchas
vos del profesorado. concepciones que empujan a unas Cada vez con más frecuencia tienen
a adoptar y privilegiar determina- hijos sin ninguna referencia previa y
Las experiencias de formación com- dos estilos afectivos y conducta fe- vemos cómo aparecen dificultades
partidas entre profesionales prove- meninos, mientras llevan a los relacionadas con el devenir padre o
nientes del ámbito social y otros del otros a polarizarse en modelos y madre y con la atención al niño o la
sector educativo abren el camino a referencias culturales de dominan- niña.
excelentes cooperaciones. cia social y adopción preferente de
est ilos a fe cti vo s co n si d e ra d o s Desde Freire se concibe el empode-
Educación desde la masculinos. ramiento como «un proceso de re-
perspectiva de género ducción de la vulnerabilidad y de
Actualmente es tan evidente, que incremento de las propias capacida-
La perspectiva de género es uno de frecuentemente cuando se describe des». Cuando hablamos de empo-
los requisitos clave para el empode- la conducta social de un pequeño deramiento educativo de las familias
ramiento de los niños y las niñas, y se puede inferir su identidad de gé- nos estamos refiriendo a los proce-
para que así fortalezcan su poten- nero. sos por los cuales las familias consi-
guen sentirse y ser capaces de
educar y de hacer frente adecuada-
mente a las incertidumbres, los con-
flictos y las exigencias en la
atención de sus hijos.

Comprender las necesidades de las


niñas y los niños pequeños es un re-
querimiento que debe acompañarse
con la capacidad de devenir padre o
madre. Son dos dimensiones del
mismo proceso que tienen exigen-
cias distintas. Hoy no es posible es-
perar que este proceso se dé sin el
apoyo desde las escuelas infantiles,
que necesitan enriquecerse profe-
sionalmente con comprensión y
Juan Guerrero

atención a las necesidades de los


adultos, facilitándoles su acceso a

Aula de Infantil | núm. 75 | mayo 2014 | 36


REFLEXIÓN
Función social de la enseñanza | 0 a 6

una vivencia positiva de la parentali- den pero no les contienen ni les líticas culturales dirigidas a las fami-
dad. Han surgido y se han consoli- sostienen, criaturas que son muy lias con niños pequeños, medios de
dado modelos como los espacios atendidas en la dimensión cognitiva comunicación, entre otras, que bien
familiares, los talleres de familias, y poco en las dimensiones afecti- merecerán en su momento ser trata-
las comunidades de aprendizaje, vas, criaturas que viven con una das de forma singular. Algunas ya
determinados modelos de tutorías, madre o un padre con enfermedad se han recogido en esta revista
redes espontáneas entre familias… mental no suficientemente compen- desde distintas perspectivas.
sadas (por ejemplo: progenitores
Desde una comprensión de las ne- con ansiedad, con depresión…), NOTAS
cesidades de la primera infancia, criaturas que viven inmersas en pro- 1. Por habitus Bourdieu entiende el con-
estas dinámicas deben configurar cesos de conflictos familiares o se- junto de esquemas generativos a partir
una red generalizada de apoyos a paraciones interminables y de los cuales los sujetos perciben el
las familias, tengan o no a sus hijos patológicas… mundo y actúan en él. Estos esquemas
escolarizados. La fortaleza de los generativos están socialmente estructu-
rados: han sido conformados a lo largo
modelos surgidos y lo reducido de Estas situaciones no siempre aca-
de la historia de cada sujeto y suponen
sus costos la hacen necesaria y po- rrean síntomas graves, puesto que a
la interiorización de la estructura social,
sible. menudo en las primeras edades la del campo concreto de relaciones socia-
misma sintomatología responde les en el que el agente social se ha con-
Detectar y hacer frente tanto a pequeños desajustes como formado como tal. Pero al mismo tiempo
al «sufrimiento mental a trastornos importantes en fase de son estructurantes: son las estructuras a
excesivo» configuración que acabarán estruc- partir de las cuales se producen los pen-
turándose como patologías e hipo- samientos, percepciones y acciones del
agente.
La primera infancia a menudo está tecarán gravemente su desarrollo y
2. Convención sobre los Derechos del
alejada de la imagen paradisíaca sus relaciones sociales. ¿Qué otra
Niño (ONU, 1989). Artículo 3.1: «En to-
que frecuentemente se le atribuye. cosa puede esperarse de quien das las medidas concernientes a los ni-
Si, por un lado, ha disminuido la debe «ingerir más de lo que puede ños que tomen las instituciones públicas
presencia de retrasos madurativos digerir»? o privadas de bienestar social, los tribu-
por falta de estímulos, por otro, en la nales, las autoridades administrativas o
misma medida han aumentado los El «sufrimiento metal excesivo» y los órganos legislativos, una considera-
pequeños que presentan dificulta- los primeros indicadores de psico- ción primordial a que se atenderá será el
des y trastornos, por lo que denomi- patología exigen poder acceder a interés superior del niño».

naremos genéricamente como profesionales de la salud mental de-


HEMOS HABLADO DE:
afectados por un sufrimiento mental bidamente formados en relación con - Función social de la enseñanza.
excesivo, que les lleva a padecer estas edades. A menudo, con pe- - Equidad.
- Intervención en situaciones de riesgo.
cuadros psicopatológicos que se queñas y oportunas reorientaciones
- Intervención con familias.
van agravando con el paso del se fortalecen resiliencias y se evitan
tiempo por falta de comprensión graves desequilibrios. AUTOR
adecuada. Vicenç Arnaiz Sancho
Psicólogo. Menorca
Otras cuestiones vicens.arnaiz@gmail.com
Haré una relación de las situaciones
Este artículo fue solicitado por AULA DE INFANTIL en
más comunes: criaturas cuidadas Quedan sin abordar cuestiones abril de 2014 y aceptado en abril de 2014 para su pu-
en entornos familiares que les atien- como las políticas de familia, las po- blicación.

Aula de Infantil | núm. 69 | marzo 2013 | 37