Está en la página 1de 6

CONSIDERACIONES FINALES: conclusiones

- Hemos llegado a una conclusión negativa sobre la incidencia del uso de los
auriculares en la pérdida auditiva. Pero dicho resultado hay que tomarlo con
precaución: tamaño de la muestra reducido, poco tiempo global de uso de los
auriculares por personas jóvenes, uso a un volumen no excesivamente alto,…
Además esto no nos debe relajar en cuanto a ver los peligros, para nuestra
capacidad auditiva, de una práctica que se extiende cada vez más. Es
necesaria una labor de concienciación sobre los riesgos de esta práctica.

- Dado que puede ser posible que la conclusión obtenida esté condicionada por
el hecho de que el alumnado de la muestra lleva pocos años utilizando sus
auriculares, es necesario estar alerta sobre esta cuestión, estudiando su
evolución en un ambiente cada vez más non hai ningunha evidencia
significativa, ao nivel do 5%, que nos permita afirmar que as perdas auditivas
no grupo que usa máis os auriculares sexan maiores que no grupo que utiliza
menos os auriculares. 16 ruidoso, que provoca la reacción por parte de los
usuarios de subir cada vez más el volumen de los auriculares para atenuar el
ruido ambiente.

- A los especialistas en audición acuden personas con problemas auditivos. Por


este motivo, según nos informaron los médicos que colaboraron con nosotros,
no se dispone de una base de datos con la evolución de personas teóricamente
sanas. Poe este motivo, sería una satisfacción para nosotros pensar que los
datos aportados puedan servir como base de datos para estudios posteriores.

- Por último, mencionar que también fue un motivo de satisfacción ser capaces
de relacionar la Estadística con la medicina y la salud y con un problema de
nuestra edad.

http://www.edu.xunta.gal/centros/iesfernandowirtz/system/files/Traballo%20%2
0enviado%20a%20SGAPEIO.pdf
RECOMENDACIONES para reducir riesgo de pérdida de audición

Este 3 de marzo se conmemora el Día Internacional del Cuidado del Oído y la


Audición, fecha escogida, debido a la similitud del número 3 con la forma de la
oreja.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud hasta 2013, 360


millones de personas presentaron pérdida de la audición, lo que representa
un 5,3 % de la población mundial, y de esta cifra, 32 millones fueron niños y
niñas.
En Colombia cerca de cinco millones de colombianos, 11 % de la población
total, padecen este problema. De acuerdo con las cifras del DANE,
las deficiencias auditivas se presentan más en los hombres que en las
mujeres.
A nivel mundial preocupa a las autoridades de salud, el uso inadecuado que
hacen los jóvenes de los audífonos, los cuales utilizan a altos niveles de
presión sonora ya sea en sus celulares o reproductores musicales.
El Instituto Nacional para Sordos afirma que los jóvenes son considerados
como la población vulnerable por el uso de estos dispositivos, ya que no
aplican medidas de cuidado porque escuchan música con un volumen alto y el
tiempo de uso diario es bastante, lo que ocasiona daños graves en su
audición a mediano y largo plazo.
Por ejemplo, un joven que usa audífonos cuatro horas al día, tres veces por
semana desde los 15 años hasta los 30, tiene probabilidad de perder el 30 %
de la audición en algún grado. Es decir, que uno por cada tres casos,
presentará problemas de audición a los 30 años.
Estas son las recomendaciones:
- Escuchar la música a un nivel que permita oír la conversación de gente a su
alrededor y que ellos no tengan que gritar para ser escuchados.

- Utilizar auriculares de diadema o de casco. Los auriculares de inserción en el


oído, aumentan la intensidad del sonido.

- Limitar la cantidad de tiempo y volumen de escucha. No es necesario


interrumpir su uso definitivo, sino hacerlo de forma prudente.
- Realizar exámenes auditivos periódicos especialmente si presenta alguna
dificultad para discriminar los sonidos del habla o del ambiente.

- Las autoridades competentes en vigilancia de la salud deben exigir a los


fabricantes de reproductores musicales, que éstos lleguen con niveles de
exposición seguro de audición para el usuario.

- El uso continuo de audífonos puede generar infecciones en los oídos debido a


la proliferación de bacterias y hongos, esto es a causa de la humedad y del
sudor que se genera en el canal auditivo; por eso se deben mantener limpios
los audífonos.

En 2007 se decidió declarar el 3 de marzo como el Día Internacional del


Cuidado del Oído y la Audición debido a la similitud del número 3 con la
forma de la oreja, por ello, el 3 del mes 3 (marzo), que representa las dos
orejas del cuerpo humano.

Cuidados y limpieza del oído

Los oídos son la ventana hacia una vida llena de sonidos y sensaciones. Por
este motivo, son muy importantes los cuidados y la limpieza del oído desde
edades tempranas, siguiendo las revisiones recomendadas y evitando
someterlos a ruidos intensos, para evitar problemas auditivos e infección de
oídos. Aquí te mostramos algunas recomendaciones:

 Reduce el número de aparatos ruidosos que funcionan al mismo tiempo.

 Si es posible, baja el volumen de los aparatos eléctricos sonoros.

 Baja el volumen de la televisión, la radio, el equipo de sonido y el


reproductor MP3.

 No abuses del uso de reproductores de música durante más de una hora


al día y con un volumen por debajo del 60% del máximo posible.

 Compra productos más silenciosos. Compara la potencia acústica: cuanto


menor sea mejor.

 No te expongas a ruidos fuertes o hagas uso de audífonos a todo


volumen.
 Vete de un lugar cuando el sonido sea muy alto.

 Si trabajas con equipos ruidosos, ponte protección auditiva.

 Ten especial cuidado con tus oídos cuando se presenten catarros, gripes
o infecciones, que a la larga pueden causar pérdida auditiva.

 Recuerda que las infecciones están consideradas como la segunda causa


de pérdida de la audición.

 Sécate los oídos después de cada baño, para evitar la humedad en el


conducto auditivo y a su vez, la posible infección por hongos.

 Cuando te bañes o si practicas natación, usa tapones a medida para


protegerte de la humedad en el conducto auditivo externo. A poder ser,
de material hipoalergénico, flexible y ligero. Con ellos puedes evitar
problemas en el oído.

 No introduzcas objetos en el oído, ni siquiera los bastoncillos de algodón,


ya que puedes dañar la membrana, el interior o provocar tapones con el
cerumen acumulado.

 Si se detectan retrasos tanto en el aprendizaje como en el habla de los


niños deben realizarse estudios para identificar posibles problemas
auditivos.

 Visita a tu médico especialista cuando notes alguna molestia en tu/s


oído/s y evita la automedicación.

 Realiza tests auditivos preventivos, sobre todo si tienes antecedentes de


enfermedades degenerativas. Es importante conservar lo que se tiene
para que el problema no vaya a más.

 Es recomendable realizar una revisión auditiva si tienes 50 años o más,


a esta edad se puede empezar a presentar la pérdida auditiva por vejez.

Prevención

Es muy importante tener en cuenta que la prevención primaria puede evitar la


mitad de los casos de sordera y defectos de la audición. Está más que
comprobado que una gran parte de los casos se pueden tratar si se
diagnostican a tiempo y se someten al tratamiento apropiado.
Las soluciones frente al problema de los defectos de audición se centran en la
atención primaria para promover los conceptos de prevención, detección
temprana, tratamiento y rehabilitación.
Resaltamos algunas estrategias de prevenciones útiles y sencillas:
 Vacunar a los niños contra las enfermedades propias de la infancia, en
particular el sarampión, la meningitis, la rubéola y la parotiditis;
 Aplicar la vacuna contra la rubéola a las mujeres adolescentes y en edad de
procrear antes de que se embaracen;
 Efectuar pruebas de detección para descartar la sífilis y otras infecciones en las
embarazadas;
 Mejorar la atención prenatal y perinatal, en particular mediante la promoción de
los partos sin riesgos;
 Evitar el uso de medicamentos ototóxicos a menos que sean recetados por un
médico calificado y la posología sea vigilada cuidadosamente;
 Cuando sea necesario, remitir a los bebés con riesgo elevado de sufrir estos
problemas (por ejemplo, los que presentan antecedentes familiares de sordera,
peso bajo al nacer o han sufrido asfixia del parto, ictericia neonatal, meningitis,
etcétera) para la evaluación y el tratamiento;
 disminuir la exposición (por motivos de trabajo o personales) a los sonidos y
ruidos excesivamente altos mediante la concientización, el uso de dispositivos
de protección personal y la aplicación de leyes adecuadas.
Los defectos de audición conductivos se pueden prevenir mediante prácticas
higiénicas para cuidar los oídos y la audición. Se los puede tratar
apropiadamente mediante la detección temprana, seguida del tratamiento
médico o quirúrgico que corresponda.
En los bebés y los niños pequeños, la detección temprana y el tratamiento
oportuno evitan problemas con la adquisición del lenguaje y el
aprovechamiento escolar.
Como podemos observar, la prevención es de suma importancia, y podría ser
el mejor remedio. Además, como hemos visto, la buena salud auditiva depende
mucho de cómo tratamos a nuestro oído, a que lo exponemos, cómo, con qué
frecuencia y a que duración, especialmente a lo que se refiere ambientes de
ruidos excesivos. Así que, el cuidado temprano de nuestro oído, garantizará
la calidad auditiva de mañana.
https://www.elespectador.com/noticias/salud/recomendaciones-reducir-riesgo-
de-perdida-de-audicion-articulo-547278

http://www.viviendoelsonido.com/prevencion

http://www.monografias.com/trabajos100/salud-auditiva/salud-
auditiva.shtml#prevencioa