Está en la página 1de 5

Aprendizaje Basado en

Competencias

Unidad de Innovación Docente


Aprendizaje Basado en Competencias

El Aprendizaje Basado en Competencias es un enfoque de enseñanza-aprendizaje


centrado en la propia actividad y responsabilidad del estudiante y en el desarrollo de su
autonomía.

Supone el desarrollo de competencias genéricas (comunes a diferentes titulaciones,


como trabajo en equipo o comunicación oral, por citar algunas) y competencias
específicas (propias de cada titulación) que permiten a la persona adquirir los
conocimientos científicos y técnicos propios de su profesión, aplicarlos en contextos
diversos y complejos, e integrarlos a su vez con sus propias actitudes y valores en un
modo propio de actuar personal y profesionalmente.

2
Este enfoque se ha ido introduciendo en el ámbito universitario europeo a partir de la
Declaración de Bolonia, en 1999, con la que comenzó el proceso de creación del
Espacio Europeo de Educación Superior y que está suponiendo grandes cambios
metodológicos y organizativos en las universidades.

El aprendizaje basado en competencias implica el paso del paradigma de la enseñanza


al paradigma del aprendizaje, de un sistema de educación basado en la transmisión de
conocimientos a un sistema de educación que pone en el centro de su acción educativa
el aprendizaje de los estudiantes. Se trata de una innovación para transformar a las
universidades en centros de aprendizaje más que en centros de enseñanza.

En definitiva, se trata de ofrecer con este enfoque una formación más sólida y más
acorde con lo que debe ser una buena formación universitaria, que ayude a los
estudiantes a saber, saber hacer, convivir y ser, y no sólo prepararles para acceder al
mercado laboral.

3
1

El Concepto de Competencia

El Aprendizaje Basado en Competencias (ABC) no debe entenderse como un


aprendizaje fragmentado, sino que hay que comprenderlo desde una perspectiva
integradora.

En la Universidad de Deusto se define el concepto de competencia como:


”el buen desempeño en contextos diversos y auténticos basado en la integración y
activación de conocimientos, normas, técnicas, procedimientos, habilidades y
destrezas, actitudes y valores”.

En nuestro concepto de competencia, existe una necesaria integración entre los


diversos elementos que la configuran: motivaciones, actitudes y valores,
conocimientos y habilidades, técnicas, normas y procedimientos, que diferencia a
las personas en su actuación o desempeño profesional. Es, por lo tanto, un
concepto integrador y, al mismo tiempo, difícil de definir y evaluar, pero busca el
sentido global y ontológico de la acción y de la tarea profesional con la finalidad
última de la mejora de la sociedad.

4
Unidad de Innovación Docente. 2016
innovacion.docente@deusto.es