PROPUESTA PARA LA CREACIÓN DEL MINISTERIO DE CIENCIA, TECNOLOGÍA

E INNOVACIÓN DE COLOMBIA

(Productividad y Competitividad del País en el Nuevo Gobierno)
La Ciencia, Tecnología e Innovación (CTeI) integrados a la Educación y las Tecnologías de la
Información y las Comunicaciones (TIC) para la Productividad y Competitividad del país en el
nuevo gobierno

Las siguientes son algunas reflexiones y premisas que sería conveniente ser consideradas en el
gobierno del cuatrienio 2018 – 2022, y muy principalmente desde la Comisión Sexta del Congreso, y
están relacionadas con un nuevo modelo de Ciencia, Tecnología e Innovación - CTeI, que debería
estar soportado en el Sistema Educativo Nacional (No la CTeI dependiente de la Educación, sino
eficientemente articulada) y con un intensivo, productivo, eficiente e innovador uso de las TIC, que
haga posible de manera pragmática y asertiva una real productividad y competitividad de Colombia
hacia la internacionalización. Lo que significa, pasar de una vez por todas del papel a los hechos.

Actualmente, a nivel mundial la productividad y competitividad incide mucho más profundamente en
el desarrollo de las distintas naciones, y es por eso que cada vez más países que buscan superar
la pobreza y el subdesarrollo deciden invertir con mayor énfasis principalmente en la Educación, en
la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, porque generan un impacto directo e indirecto en
prácticamente todos los ámbitos de desarrollo de cualquier nación, lo cual es ya innegable.

Desde cualquier punto de vista tiene injerencia en todos los sectores económicos y puede influir de
gran manera al desarrollo de un país; de hecho, las grandes potencias mundiales lo son hoy, gracias
al desarrollo de estos aspectos.

Si queremos estar a la vanguardia e insertarnos en las corrientes transformadoras de la
productividad hacia la competitividad nacional e internacional, tanto la Educación en Colombia como
la Ciencia, la Tecnología y la Innovación requieren profundas reformas institucionales y en sus
modelos de concepción.

Cabe hacernos la pregunta. ¿Si nosotros los colombianos somos tan creativos, tenemos mucha
imaginación y el talento abunda por doquier, porqué aún no somos ingeniosos para construir el mejor
modelo para la productividad y competitividad del país hacia la internacionalización de Colombia y sus
departamentos, si además tenemos una posición geográfica envidiable y unas condiciones naturales
excepcionales?

Para comprender el momento que vivimos y ponernos en ese contexto, además de entender el reto
que tenemos como país, no podemos desconocer que nuestro presente hoy en el mundo, es la 4a
Revolución Industrial que ya está caracterizada por: La Big Data, Internet de las Cosas (IoT), Internet
de Todo (IoE) que relaciona datos, personas, objetos y procesos, Inteligencia Artificial, Robótica
Humanoide, Vehículos Autónomos, Impresión 3D, Nanotecnología, Movilidad celular de 5G, Ciencia
de los Materiales, Almacenamiento Inteligente de Energía, Computación Cognitiva, la Realidad
Aumentada y Mezclada, Transformación Digital, Cyberseguridad, Blockchain, Drones, Smart Grids y
Datos Abiertos, con orientación en la estructuración y desarrollo de Territorios Inteligentes y Territorios
del Conocimiento en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Colombia está haciendo muy
poco para adaptarse a esa realidad.

Es importante recordar que la 1ª Revolución fue la del Vapor y la Producción Mecánica (1784); La 2ª
fue sobre la División del trabajo, la electricidad y la producción en masa (1870); La 3ª fue la Electrónica,
las Tecnologías Informáticas – IT y la producción automatizada (1969).

Pero igualmente, debido al calentamiento global y la sostenibilidad del planeta tierra hacia el año 2050
se imponen grandes retos en alimentación, en mitigación del calentamiento global, en el crecimiento
de los municipios, la modernización de las ciudades, la infraestructura de transporte, la producción y
racionalización de la energía eléctrica, la optimización de los servicios públicos y la disposición de los
residuos sólidos, entre muchos otros.

O actuamos ya frente a cómo vamos a enfocar la Educación, la Ciencia, la Tecnología y la Innovación
(CTeI), la efectiva apropiación de las TIC, la creación de valor agregado y la comercialización de
nuestros productos, el desarrollo industrial, agrícola, minero, energético y turístico y la adecuada
gestión y control del agua, o seremos inviables en el corto plazo frente a varios países de la región
que ya lo están entendiendo.

Está previsto que la población mundial crezca hasta los 9.300 millones de personas en el año 2050
desde los actuales 7.500 millones, lo que requerirá un incremento aproximadamente del 70 por ciento
en la producción agrícola para la alimentación de esta población, y de acuerdo con los estimativos de
la ONU, el 80%, de la población mundial vivirá en zonas urbanas en el año 2050, con lo cual se plantea
un enorme desafío respecto al suministro de alimentos, agua y energía para estas poblaciones, con
garantías de una sostenibilidad social, ambiental y económica, lo cual conlleva a que el país entero
deba mejorar sustancialmente la eficiencia con la que administran y optimizan el uso de sus recursos,
que requiere un eficiente Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación acompañado de un Nuevo
Modelo Educativo y uso óptimo de las TIC.

Como vamos en Colombia a abordar estos temas, si además de una creciente escasez de recursos
naturales como tierra, agua y biodiversidad, la agricultura mundial tendrá que hacer frente a las
consecuencias del cambio climático, en especial el aumento de las temperaturas, una mayor
variabilidad del régimen de lluvias y fenómenos climáticos extremos cada vez más frecuentes, entre
ellos inundaciones y sequías.

El cambio climático reducirá la disponibilidad de agua y llevará a un incremento de las plagas y
enfermedades de animales y plantas. Los efectos combinados del cambio climático pueden llevar a una
reducción potencial de la producción de hasta el 30 por ciento en África y del 21 por ciento en Asia, de
acuerdo con la FAO.

Esos son los retos que tenemos que afrontar en nuestro país en el corto y mediano plazo para ser
productivos y competitivos y generar desarrollo y crecimiento económico con un nuevo modelo de
Ciencia, Tecnología e Innovación, un Nuevo Modelo Educativo nacional y una efectiva apropiación social
de las TIC, en el contexto de la nueva Agenda de Desarrollo Sostenible de la ONU hasta el año 2030,
que integra 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con 169 sus metas.

INSTITUCIONALIDAD POTENTE PARA LA TRANSFORMACIÓN PRODUCTIVA DEL PÁIS

La institucionalidad de COLCIENCIAS y su imagen están ya desgastadas y permeadas por la
ineficiencia, la politiquería y la corrupción y es un actor de tercera en el gobierno como actor para la
transformación productiva del país, por lo cual requiere urgentemente ser transformado en un
Ministerio.

La solución pragmática es estructurar todo un ecosistema para la productividad y competitividad
del país hacia la internacionalización con alto impacto en el PIB, que integre de manera armónica,
holística, sistémica e integral a COLCIENCIAS, con el Ministerio de Educación (el cual además
debe implementar con urgencia un Nuevo Modelo Educativo Nacional concertado -Antioquia como
piloto, que ya lo estamos gestionando-, de acuerdo con las tendencias y buenas prácticas
mundiales, porque lo que hay ya no es pertinente para un país que pretende ser modelo
económico de la región latinoamericana).

Es en este ecosistema generador de conocimiento de alto impacto (Ministerio de Ciencias
Tecnología e Innovación - MinCTeI y MinEducación), donde debe estar soportado todo el Sistema
de Ciencia, Tecnología e Innovación – SNCTeI, que se articule conjuntamente con las entidades
que están llamados a la transformación productiva del país como lo son los Ministerios de Minas y
Energía, Agricultura y Comercio, Industria y Turismo (sin hablar de otros ministerios transversales
como el de Medio Ambiente y el de Transporte, entre otros). Estos deberían ser los tres (3) aliados
naturales del futuro Ministerio de CTeI y del Ministerio de Educación, y que hoy no lo son. Con ese
empoderamiento gerencial debería funcionar por fin la CTeI que es factor determinante y probado
de transformación en todos los países que han alcanzado el desarrollo.

Y esos cuatro aliados apoyando a Colciencias como Ministerio, TIENEN que convencer de una vez
por todas al Ministro de Hacienda y al Director del DNP, que no habrá DESARROLLO ECONÓMICO
de Colombia sino permiten que la entidad de CTeI (hoy Colciencias) deje de ser un actor de tercera
categoría; es importante que no le generen más obstáculos presupuestales y de una buena vez dejen
que esta institución sea un MINISTERIO.

La Ciencia, la Tecnología y la Innovación en Colombia deben ser de choque ante las actuales
circunstancias que amenazan una recesión del país. Pero con la actual institucionalidad esto se queda
en un saludo a la bandera, y así los hechos lo han demostrado en toda la historia de Colciencias.

Mientras COLCIENCIAS no tenga la talla ministerial, no será importante para el Ministerio de Hacienda
y el Departamento Nacional de Planeación quienes son los que al final proyectan y deciden el
presupuesto del país.

Es indispensable tener un enfoque más de construcción integral y menos discurso, exigiendo
protagonismo transformador con esos tres ministerios fundamentalmente, y sin desconocer que NO
ES POSIBLE la Ciencia, la Tecnología y la Innovación - CTeI sin la efectiva articulación con el
Ministerio responsable de la Educación. La CTeI solo es posible desde el ecosistema de educación
nacional, PERO CON INDEPENDENCIA ADMINISTRATIVA Y FINANCIERA del Ministerio de Ciencia,
Tecnología e Innovación - MinCTeI. Para crear capacidades hacia la transformación productiva de un
país, cualquiera que este sea con CTeI, se hace es desde la Educación, a través principalmente de
las Instituciones de Educación Superior - IESs.

Y es precisamente desde las Instituciones de Educación Superior donde se genera la investigación,
la mayor cantidad de patentes y la formación de doctorados. No es posible la CTeI sin las
universidades. Por esta razón es que la Ciencia, la Tecnología y la Innovación deben estar articuladas
armónicamente con el Ministerio de Educación. Enfatizando eso sí, que la CTeI no debe ser una
dependencia adscrita al Ministerio de Educación sino como un Ministerio independiente como los
demás y que se articulan para el desarrollo productivo del país con los Ministerios de Minas y Energía,
Agricultura y Comercio, Industria y Turismo, que hoy actúan como ruedas sueltas para la
productividad y competitividad del país.

En lo operativo para dinamizar la creatividad, el talento y la innovación hay que hacer un plan de
choque con TODAS las universidades. Que vayan más allá de su papel formador y sean entes de
transformación productiva de la mano con el sector empresarial, haciendo transferencia real y efectiva
de conocimiento a partir de las investigaciones, la generación de patentes, la vinculación de más
doctorados y la creación de empresas de valor agregado desde las Spin-off.

Sería de gran importancia con gran impacto, hacer un efectivo y bien planeado acompañamiento a las
mejores 10 universidades del país para que incrementen su capacidad de investigación, número de
patentes y doctorados y se puedan ir posicionando rápidamente entre las mejores de Latinoamérica, lo
cual requiere de la participación articulada del Estado, la academia, el sector productivo y la sociedad
civil organizada en el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación – SNCTeI.

Esto con el propósito de buscar mejorar los distintos rankings mundiales para que en al menos cinco
años podamos subir 15 o 20 posiciones en el continente americano y ponernos como meta, por
ejemplo, que, entre las 500 mejores universidades de este continente, siquiera tengamos entre cinco
y ocho universidades colombianas en los próximos tres o cuatro años.

JUSTIFICACIÓN

Lo anterior está justificado en algunos hechos que se presentan a continuación, con indicadores
preocupantes, que nos deben retar a ser novedosos y creativos para incrementar el PIB a través de
los mecanismos institucionales propuestos:
 El 82% de los incrementos en la productividad en los países en desarrollo se basa en
tecnología y conocimiento disponible (Mc Kinsey, Remes, 2015). Nos encontramos frente a
una gran revolución digital potenciada por la innovación.

 La adopción de productos digitales aumentó en el mundo en un 600% entre el 2010 y el 2015,
de acuerdo con un estudio de la Revista Forbes. Estamos ante toda una Revolución Digital,
ante una nueva Economía Digital.
 A mediados de junio de 2017 se conoció el resultado del Índice Global de Innovación (GII)
que analiza a 127 países. Colombia cayó dos puestos, al pasar del lugar 63 al 65 y quedó
en el quinto lugar de América Latina, superado por Chile, Costa Rica, México y Panamá,
cayendo un puesto entre los más innovadores.

 Menos del 1% de las exportaciones de Colombia son sofisticadas, lo cual evidencia la falta de
innovación del sector productivo.

 De acuerdo con la Encuesta de Desarrollo e Innovación Tecnológica (EDIT) del DANE del
período 2014 – 2015, el 73,6% del aparato productivo colombiano no está innovando y solo el
0,2% lo hace.

 Es indispensable invertir más en CTeI. Hoy más que nunca, se exige que el país dé el paso
decisivo hacia la innovación. No obstante los avances, es claro que 0,71% sobre el PIB que
se alcanzó en 2016 es insuficiente (apenas 35% viene del sector privado) y sitúa a Colombia
en niveles por debajo del promedio de Latinoamérica.

 Es evidente que Colombia no ha logrado superar las brechas en relación con la innovación y
otros estudios también han evidenciado las debilidades del país en este campo: en el Informe
de Competitividad del Foro Económico Mundial, nuestro país ocupa el puesto 79 en innovación,
entre 138 países; El Reporte Mundial de Ciencia publicado por la Unesco evidencia que mientras
el país tiene un poco más de 192 investigadores por millón de habitantes, en Argentina hay
1.154, en Brasil 692 y en México 384.

 El estado de la innovación empresarial en Colombia, concretamente en industria y servicios, se
evidencia según las estadísticas del DANE 2014 y 2015, en que el 20,7 % de las empresas
logran innovaciones para ellas mismas, el 1,2% logran innovaciones para el mercado nacional,
el 4% son potencialmente innovadoras, el 74,5% de las empresas no innovan, lo que indica que
algo más de 70% todavía no ve en la innovación la ruta para su crecimiento y sostenibilidad; y
para el mercado internacional sólo hay 12 empresas que generan innovaciones, entre un
conjunto de 14.972 empresas.

 Todo el mundo habla de innovación, pero casi nadie la aplica, la mayoría de empresas en
Colombia confunden la innovación con mejorar los procesos ya existentes. O los empresarios
cambian de paradigma o son parte del problema.

 En el primer gobierno del presidente Santos, la Innovación fue catalogada como una de las
locomotoras de crecimiento económico del país. Sin embargo, no tuvo doliente y los
resultados aún no se concretan en los indicadores internacionales. Aun Colciencias NO está
preparado para liderar procesos de Innovación que transforme empresas hacia la
productividad y competitividad con carácter exportador.

 Otro dato del sistema de Educación Superior de Colombia: Solo 47 universidades cuentan
con Acreditación de Alta Calidad de 516 Instituciones de Educación Superior – IESs que hay
en el país entre privadas (330) y públicas (186) y tan solo 32 son universidades públicas.
Según estos datos la oferta real y pertinente para crear capacidades de investigación en los
municipios y departamentos de Colombia es muy baja.
FINANCIACIÓN DEL MINISTERIO DE CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN
Crear un Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación implica importantes recursos para su
funcionamiento y el cumplimiento de su misión. Lo ideal es arrancar con al menos 2 billones de pesos
de presupuesto. La apuesta del nuevo gobierno debe ser ambiciosa para transformar productivamente
el país hacia la competitividad internacional.

Por ello es conveniente considerar que los recursos de las regalías para Ciencia, Tecnología e
Innovación sean incorporados directamente al presupuesto de dicho ministerio, con el fin de
administrar estos recursos de manera más óptima y acabar con la ineficiente administración actual de
estos dineros.

Se debe incrementar las tasas impositivas a las empresas internacionales que explotan nuestros
recursos naturales.

Otra posible fuente de financiación puede ser la de “Programas y Proyectos de Ciencia, Tecnología e
Innovación por impuestos”: Es decir, el pago de impuestos de empresarios mediante la realización de
programas y proyectos de CTeI en los municipios con destinación hasta el 50% en este propósito, del
impuesto a la renta. Y para que sea rentable y atractivo para ellos tendrán un descuento en los pagos
de impuestos a la DIAN.

Otra fuente: Fomentar y hacer atractiva (a través de ciertas exoneraciones o descuentos tributarios)
la inversión mediante la responsabilidad social empresarial en Ciencia, Tecnología e Innovación.

Se propone igualmente, pasar del 10% al 20% de las regalías asignadas para los programas y
proyectos de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Y el más importante, incrementar sustancialmente el presupuesto para Ciencia, Tecnología e
Innovación en el Plan de Desarrollo Nacional del nuevo gobierno nacional para el próximo cuatrienio.

CONCLUSIONES

Estas son algunas conclusiones que justifican la creación del MinCTeI con suficientes recursos y un
adecuado desarrollo organizacional:

 Colciencias NO es un eficiente ejecutor de proyectos de investigación. Una estructura
organizacional adecuada con independencia de todos los ministerios y demás dependencias
del Estado debe permitir incrementar la eficiencia, mediante la ejecución de un Plan
Estratégico de CTeI que integre toda la institucionalidad del Estado en todos sus niveles.

 La CTeI requieren de un eficiente sistema de planeación a largo plazo que involucre de
manera real y efectiva al Sistema Nacional de CTeI.
 Colombia requiere de políticas de Estado en CTeI, y de acuerdo con las nuevas tendencias
mundiales.

 El Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología debe ser independiente de todo Ministerio.

 La ciencia y la tecnología deben estar en todos los ministerios y ser consideradas como una
actividad transversal, como también lo es la planeación nacional.

 El Ministerio de Educación tiene sus propios grandes problemas que resolver. Se requiere que
la institucionalidad que dirige la Ciencia, la Tecnología y la Innovación del país, administrativa
y financieramente no dependan del Ministerio de Educación en absoluto.

 El Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación NO TIENE gestión del Conocimiento.

 El Consejo Superior de Educación Superior y el de Ciencia, Tecnología e Innovación, deben
ser mecanismos institucionales que articulen las estrategias de desarrollo productivo para la
competitividad y desarrollo económico del país.

 Se requiere reactivar y darle una nueva dinámica más incluyente y participativa a la Red
Colombiana de Investigadores en el Exterior.

 Se debe reducir al mínimo posible la evaluación y aprobación de los proyectos de CTeI.

 Falta mayor coordinación y articulación del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e
Innovación.

 El Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología debe ser una estructura institucional que sea
capaz de ejecutar políticas que integren a todo el Estado.

 Si bien la educación sin la ciencia y la investigación no se puede concebir, es indispensable
darle autonomía institucional a la CTeI para desligarla de la problemática institucional y misional
que tiene el Ministerio de Educación. Tanto el futuro MinCTeI como MinEducación deben
complementarse, como hoy se complementa el Ministerio de las TIC con otros ministerios.

 Es necesario incrementar significativamente y de manera concertada las exenciones y
descuentos tributarios por inversiones en CTeI.

 Colciencias viene invirtiendo importantísimos recursos de las regalías en FORMACION en
doctorados. El Nuevo Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación no debe hacerlo, pues
es una función del Ministerio de Educación cuya misión es FORMAR.

 Es indispensable fortalecer la investigación en ciencias básicas para alcanzar niveles de
aplicación y desarrollo tecnológico patentables.

 Se debe crear una estrategia para integrar los doctorados a la industria. La inmensa mayoría
están en las universidades y son mal remunerados.
 En los últimos años en Colciencias se ha demostrado con creces que los científicos,
académicos y doctorados son pésimos gerentes. Se requiere gerenciar con un enfoque
sistémico, holístico e integral, concibiendo en efectivo Sistema Nacional de Ciencia
Tecnología e Innovación que articule armónicamente y eficientemente varios ministerios y
toda la institucionalidad en todos sus órdenes territoriales que le aporten a la productividad y
competitividad del país.
En resumen, aunque Colombia ha venido incorporando en su agenda competitiva las Actividades de
Ciencia, Tecnología e Innovación, el impacto de ellas aún es limitado en el desarrollo económico del
país. Falta camino por recorrer para capitalizar la economía del conocimiento y consolidar una oferta
productiva de bienes y servicios cada vez más sofisticados y en el contexto de las realidades y
tendencias mundiales.

Francisco Javier Roldán Velásquez

Ingeniero Mecánico, Magíster en Ciencias Técnicas (RUDN de Moscú), Especialista en Proyectos de
Desarrollo, Administración Financiera, Gerencia Pública y Control Fiscal. Investigador y experto en
Territorios del Conocimiento y Territorios Inteligentes con Desarrollo Sostenible; Innovación Abierta y
Gestión del Conocimiento. Director de Proyectos Estratégicos para la Educación en la Gobernación
de Antioquia, Fundador y Presidente del Centro de Innovación y Desarrollo Tecnológico 'País del
Conocimiento’; Miembro y Jurado Internacional del Intelligent Community Forum (ICF) y de la Red
Europea de Living Labs – EnoLL. Autor de varias publicaciones en Tecnologías de la Información y
las Comunicaciones (TIC) y Apropiación social de la Ciencia, Tecnología e Innovación en Colombia.

Teléfono: 311 835 85 19
Correo electrónico: frajaro@paisdelconocimiento.org
Sitio Web: www.paisdelconocimiento.org
Blog: http://frajaro.blogspot.com.co
Facebook: www.facebook.com/paisdelconocimiento
YouTube: www.youtube.com/paisdelconocimiento
Twitter: @PaisdelSaber

Bogotá, Mayo 3 de 2018