Está en la página 1de 8

Es clave una discusión correcta: en 2019 el gasto público

nacional debería crecer entre $280.000 millones y


$330.000 millones para cumplir la meta de déficit
primario de 1,3% del PIB.

INFORME ECONÓMICO

Autor:
Nadin Argañaraz
Ariel Barraud
Valentín Mongi

Julio de 2018

Área de Finanzas Públicas y Federalismo Fiscal

Instituto Argentino de Análisis Fiscal


www.iaraf.org/ @IarafArg/e-mail: contacto@iaraf.org/ Tel. (0351) 4815037
ISSN 2250-7329

1
Es clave una discusión correcta: en 2019 el gasto público nacional debería crecer
entre $280.000 millones y $330.000 millones para cumplir la meta de déficit primario
de 1,3% del PIB.

La intención del gobierno nacional de converger al equilibrio fiscal en menor tiempo


que el definido originalmente es un hecho. Lo que resta definir es cuánto se hará por el
lado de los ingresos y cuánto por el lado del gasto público primario. Lo concreto es que
para el año 2019 debe llegarse a un déficit primario de 1,3% del PIB, partiendo de uno
de 2,7% del PIB de este año.

Dado que se está transitando el año fiscal 2018, primero resulta importante analizar la
dinámica fiscal de este período, que es la base para proyectar las variables del año
2019.

Durante este año el déficit primario debe bajar desde un 3,8% del PIB de 2017 a un
2,7% del PIB. En el cuadro siguiente se presentan los valores que en términos del PIB
adquirirían al final del año los principales componentes del ingreso y del gasto
primario, permitiendo apreciar la magnitud de las variaciones de cada uno. Como
puede apreciarse, el gasto primario nacional caería este año unos 1,6 puntos
porcentuales del PIB, destacándose la caída en el Gasto de Capital (-0,9p.p.) y los
Subsidios Económicos (-0,5p.p.). Es decir que el año 2018 sería un año más de caída del
peso del gasto público primario en la economía, como elemento clave para alcanzar la
meta del 2,7% del PIB.

2
Cierre Fiscal 2018: componentes Gasto Primario.

En Términos del PIB y variación en p.p. respecto a 2017.

Fuente: IARAF en base a Ministerio de Hacienda e INDEC.

En tanto, se observa que los ingresos totales caerían 0,1p.p. con respecto a 2017 y el
resultado primario alcanzaría la meta del 2,7% del PIB su vez, el componente del gasto
primario que se encuentra subordinado automáticamente a la inflación bajaría 0,2p.p.
del PIB en 2018, mientras que el componente no indexado automáticamente
experimentaría una caída de 1,4 puntos porcentuales.

Cierre Fiscal 2018: Ingresos Totales, Gasto Primario y Resultado Primario.

En Términos del PIB y variación en p.p. respecto a 2017.

Fuente: IARAF en base a Ministerio de Hacienda e INDEC.

3
Las claves para el logro de la meta de déficit primario del 1,3% del
PIB en 2019

Partiendo del cierre fiscal 2018, debe proyectarse el próximo año 2019. La reducción
del déficit primario para alcanzar la meta del 1,3% del PIB debe ser de 1,4 puntos
porcentuales del PIB.

Dado que está en marcha un proceso de rebaja de impuestos nacionales, resulta


relevante trabajar con dos escenarios alternativos 2019, en función de la pauta de
ingresos que se considere. En el primer escenario, denominado No suspensión de baja
de impuestos, se supone que la recaudación tributaria nacional disminuye un 0,5% del
PIB. En el segundo, llamado Suspensión de baja de impuestos, se considera que la
recaudación tributaria nacional mantiene la misma participación en el PIB que durante
este año 2018.

En ambos escenarios debe considerarse que durante el próximo año todas las
provincias (excepto Córdoba, Santa Fe y San Luis) van a tener una participación mayor
en la masa coparticipable, en función del acuerdo de devolución gradual del 15% que
se destinaba íntegramente a la ANSES. Esta situación implica una menor recaudación
efectiva para la Nación.

En materia de gasto primario, hay un aspecto central que debe tenerse en cuenta a la
hora de hacer proyecciones. Es el hecho que una importante porción del gasto
(aproximadamente un 58%) se ajusta o indexa automáticamente por inflación pasada.
Las jubilaciones, pensiones, asignaciones universales por hijo y otros subsidios sociales
ajustan por la inflación de trimestres previos. Dado que en 2019 se espera que la
inflación punta a punta baje desde un 30% este año a un 17%, todo este componente
del gasto tendrá un crecimiento real positivo y consecuentemente también en
términos del PIB. Según las proyecciones de IARAF, este gasto crecería en una
magnitud equivalente a alrededor de 0,55 puntos porcentuales del PIB durante 2019.

Siguiendo con el resto del gasto primario (aproximadamente un 40%), el no ajustable


automáticamente por inflación, se aprecia que debe disminuir en una proporción del
PIB tal que, dado el nivel de ingreso proyectado, posibilite el logro de la meta de déficit
primario del 1,3% del PIB.

4
En todos los casos se supone que el PIB nominal tiene un crecimiento del 20% durante
2019, en línea con la inflación y el nivel esperado de actividad económica real.

Como puede apreciarse en el cuadro, en el escenario No suspensión de la baja de


impuestos, el nivel de ingresos crecería un 17% durante 2019. Para cumplir con la
meta de déficit primario, el gasto primario total debería crecer un 9,5% nominal en
2019. El gasto primario ajustable automáticamente por inflación crecería un 25%, lo
que obligaría a que el gasto no ajustable automáticamente deba bajar en términos
nominales un 12%. En plata esto significa una baja del gasto de $148.000 millones. De
este modo es factible cumplir con la meta de déficit primario.

Cierre Fiscal 2019: Escenario NO suspensión de la baja de impuestos.

En millones de $, términos del PIB y variación interanual.

Fuente: IARAF en base a Ministerio de Hacienda e INDEC.

Por su parte, en el escenario Suspensión de la baja de impuestos, el nivel de ingresos


crecería un 19% durante 2019. Para cumplir con la meta de déficit primario, el gasto
primario total debería crecer un 11% nominal en 2019. El gasto primario ajustable
automáticamente por inflación crecería un 25%, lo que obligaría a que el gasto no
ajustable automáticamente deba bajar en términos nominales solamente un 12%. En
plata esto significa una baja del gasto de $103.000 millones. De este modo es factible
cumplir con la meta de déficit primario.

5
Cierre Fiscal 2019: Escenario suspensión de la baja de impuestos.

En millones de $, términos del PIB y variación interanual.

Fuente: IARAF en base a Ministerio de Hacienda e INDEC.

Distribución Componente Gasto Indexado: 2018 y escenarios alternativos 2019.

En millones de $.

Fuente: IARAF en base a Ministerio de Hacienda e INDEC.

6
Distribución Componente Gasto No Indexado: 2018 y escenarios alternativos 2019.

En millones de $.

Fuente: IARAF en base a Ministerio de Hacienda e INDEC.

Reflexiones Finales.

La discusión relativa a cómo lograr el cumplimiento de la meta de déficit primario de


1,3% del PIB en 2019 ha comenzado. Por ahora se observa una danza de números
aislados que no contribuyen a un entendimiento claro por parte de la sociedad
respecto a la magnitud del esfuerzo que se debe realizar.

Es imperioso que se ordenen los números fiscales para una discusión clara. Y sobre los
mismos números que todos los actores pueden proponer alternativas.

Para alcanzar la meta de déficit primario en términos del PIB, es preciso que tanto el
gasto como los ingresos fiscales sean de una magnitud tal que, al relativizarlos con el
PIB de 2019, se obtenga el ratio deseado.

Como el PIB nominal de 2019 va a crecer, básicamente por inflación, los ingresos
también van a crecer en términos nominales. Y esto ya brinda un escenario distinto
para el ajuste nominal del gasto. Cuando actualmente se menciona de manera
reiterada que el gasto público primario debe bajar en una determinada magnitud
nominal, se comete el error de estar relativizando con el PIB nominal de 2018 y
consecuentemente estar suponiendo un nivel constante de ingresos fiscales. Al

7
proyectar el 2019, los ingresos fiscales nominales son mayores y la discusión pasa por
cuánto margen tiene el gasto primario para crecer y permitir cumplir con la meta de
déficit del 1,3% del PIB. Como un 60% del gasto se indexa automáticamente por
inflación, durante 2019 esta porción del gasto va a crecer un 25%. Como todo el gasto
debe crecer en una magnitud menor, se requiere que el 40% restante del gasto
disminuya en valores nominales.

Como pudo apreciarse en el desarrollo del análisis, en el escenario de No suspensión


de la baja de impuestos el gasto primario no ajustable debería bajar $148.000
millones. Mientras que en el escenario de Suspensión de la baja de impuestos debería
hacerlo en $103.000 millones.

La discusión se va a centrar básicamente en qué subcomponentes de esta porción del


gasto hacer la baja, para que en total se logren las reducciones necesarias. Los
componentes van a ser subsidios a la energía, subsidios al transporte, obra pública y
transferencias no automáticas a provincias.

Este análisis pretende aportar elementos concretos a la relevante discusión fiscal que
está por iniciarse. Es clave considerar el cuadro fiscal de manera integral, evitando el
uso de números aislados que no ayudan a comprender la verdadera magnitud del
esfuerzo que la sociedad va a tener que realizar.