Está en la página 1de 7

HEMORRAGIAS

1. CONCEPTO

Una hemorragia es la salida de sangre desde el aparato circulatorio, provocada por la


ruptura de vasos sanguíneos como venas, arterias o capilares. Es una lesión que
desencadena una pérdida de sangre, de carácter interno o externo, y dependiendo de
su volumen puede originar diversas complicaciones

En toda Hemorragia hay que valorar:

 La cantidad de sangre perdida.


 La velocidad de pérdida sanguínea. Hay que tener en cuenta que una persona
Puede donar 500 ml. de sangre durante 15 -20 minutos sin que el organismo
se Resienta ya que la medula ósea roja dispone de tiempo para regenerarla.
Sin Embargo si se pierde esa misma cantidad en uno o dos minutos el
organismo Comienza a presentar síntomas de shock.
 El color de la sangre para saber su procedencia.
 El mecanismo de sangrado (a chorro, lentamente…), que también nos orienta
sobre sus orígenes.
2. CLASIFICACIONES DE LAS HEMORRAGIAS

Los diferentes tipos de hemorragias se clasifican según su origen anatómico, el tipo de


vaso sanguíneo afectado, o la causa que lo origino.

2.1. SEGÚN SU NATURALEZA (lugar donde se produce):

2.1.1.Externas.- Es la hemorragia producida por ruptura de vasos sanguíneos a


través de la piel, este tipo de hemorragias es producida frecuentemente por
heridas abiertas; provocadas por traumatismos directos con desgarros,
cortes o fracturas abiertas

2.1.2. Internas.- Se entiende como hemorragia Interna a aquella que por sus
características la sangre no fluye al exterior del cuerpo, sino que se queda
en el interior, generalmente acumulándose debajo de la piel o en una
cavidad orgánica, siendo éste caso el más grave. Las hemorragias Internas
incluyen las lesiones graves que pueden causar shock, ataque cardiaco o
falla pulmonar. Pueden ser provocados por aplastamiento, punciones,
desgarros en órganos y vasos sanguíneos y fracturas. Cualquiera que sea el
tipo de hemorragia se produce disminución de la sangre circulante, que el
organismo trata de mantener especialmente, especialmente en los órganos
más importantes como : corazón, cerebro y pulmones (provocadas por
impactos contundentes a nivel abdominal, torácico o craneal)
 Señales De Las Hemorragias Internas

o Palidez extrema del accidentado.

o Sensación de mareo o desvanecimiento.

o Pulso débil o imperceptible.

o Dificultad respiratoria en casos de sangrado torácico.

o Abdomen muy sensible o rígido, distendido, hematomas en


diferentes partes del cuerpo.

o Pérdida de sangre por recto o vagina.

o Vómito con sangre.

o Fracturas cerradas.

o Manifestaciones de shock.
2.1.3. Exteriorizadas.- Se producen en el interior del organismo, pero fluyen
hacia el exterior a través de los orificios naturales del cuerpo, la nariz,
la boca, los oídos, la vagina y el ano.

 Otorragia: Sangrado por oídos. Si la sangre tiene un color más claro de


lo habitual o si se acompaña de líquido transparente es señal de alarma
por un probable traumatismo de la base del cráneo.

La mayoría son debidos a introducción de cuerpos extraños o


por rascado con objetos. En otras ocasiones se pueden producir
por infecciones de oído (con fiebre, inflamación y dolor local), en
explosiones (por rotura de tímpano), por traumatismo
en la cabeza (posible fractura de la base del cráneo).

 Epístaxis: Sangrado por fosas nasales. En cuanto a la calidad del fluido


puede ocurrir lo mismo que en el caso anterior. Hay que tener
igualmente en cuenta que una buena parte del sangrado se puede
deglutir pasando a estomago con lo que la cantidad será mayor de lo
que aparenta. No obstante, las causas más frecuentes de epístaxis son el
traumatismo nasal y la hipertensión arterial.

Puede ser causado por golpes en la nariz, sequedad,


inflamación, erosiones de la mucosa, enfermos con trastornos
de coagulación

 Hemoptisis: Sangrado por boca procedente del aparato respiratorio. La


sangre es de un color rosado y habitualmente con burbujas de aire.
Suele salir con la tos y puede acompañarse de cosquilleo en el interior
del tórax. Son causa de hemoptisis el edema agudo de pulmón, la
tuberculosis o la rotura arterial a causa de un carcinoma
broncopulmonar.

 Hematemesis: Sangrado por boca de origen digestivo. La sangre es


oscura, con un olor desagradable pudiendo aparecer una especie de
grumos por lo que se le denomina “posos de café”. Son la causa de
hematemesis la ulcera gastroduodenal así como el tumor gástrico
sangrante.

 Melenas: Sangrado por ano de un color negro con heces de aspecto


pastoso y olor desagradable, pegajosas y brillantes llamadas “focos de
pez” Son causa de melenas la úlcera gastroduodenal y los procesos
infecciosos o tumorales del intestino.

 Rectorragia: Sangrado por el ano que proviene del tramo final del
intestino. La sangre es fresca y roja. Las causas más probables son las
hemorroides (en personas jóvenes sedentarias y estreñidas) y el cáncer
colorrectal (en ancianos).
 Hematuria: Presencia de sangre en orina. Si se ve a simple vista (orina
oscura), se habla de hematuria macroscópica y si se detecta por otros
métodos hematuria microscópica. Causas de hematuria son los cálculos,
los procesos infecciosos o tumorales del intestino. Diversos alimentos o
medicamentos pueden teñir la orina.
 Hemorragias ginecológicas: Se habla de menorragia cuando hay una
alteración en el sangrado durante los días de menstruación y de
metrorragia cuando la alteración se presenta en el periodo
intermenstrual, en el que ya no se sangra o después de la menopausia.

2.2. SEGÚN SU PROCEDENCIA O TIPO DE SANGRE

2.2.1. Venosa.- El sangrado procede de alguna vena lesionada y la sangre sale


de forma continua pero sin fuerza, es de color rojo oscuro.

2.2.2. Arterial.- Es la mas grave, si no se trata a tiempo, el sangrado


procede de alguna arteria lesionada y la sangre sale en forma de
chorro intermitente, es de color rojo rutilante.
2.2.3. Capilar.- Es la más frecuente y menos grave pues los capilares
sanguíneos son los vasos más abundantes y que menos presión de sangre
tienen. La sangre sale rezumando de la herida (múltiples puntitos
sangrantes).

2.3. SEGÚN SU GRAVEDAD

Depende de la cantidad y velocidad con la que se pierde la sangre.

2.3.1. Leves: entre 0,5 y 1 litro.


2.3.2. Graves: entre 1 y 2 litros.
2.3.3. Muy graves: superiores a 2 litros

3. ACTUACIÓN SEGÚN EL TIPO DE HEMORRAGIA


 Calmar a la víctima
 Antes de asistir a la víctima, el auxiliado deberá ponerse guantes desechables
 Acostar a la victima
 Descubrir la zona para evaluar el tipo de hemorragia (lavar y observar)
 Detener la hemorragia

3.1. Hemorragias Externas.- Su tratamiento se hará de forma secuencial,


siguiendo unos pasos muy precisos. Es importante realizarlo de este
modo, puesto que si un método es suficiente para detener la
hemorragia no se pasará al siguiente.

3.1.1. LaPresión Directa: Es la forma más eficaz de detener una


hemorragia. En caso de una hemorragia intensa se puede utilizar
cualquier paño limpio al alcance; si se puede elegir, se cogerán
gasas estériles. Esta presión se debe mantener 10 minutos,
haciéndolo directamente sobre el punto sangrante. Si continúa el
sangrado, añadir más gasas sin retirar las anteriores ni cesar en la
compresión (si quitamos los apósitos en contacto con la herida
destruiremos el coágulo que se está formando y aumentaría la
hemorragia). Se pueden sujetar con una venda de gasa, elástica
(vendaje compresivo) o con esparadrapo.
3.1.2. Elevación Del Miembro: Si la hemorragia se ha producido en una
extremidad (brazo o pierna) debe combinarse la presión con la
elevación del miembro afectado por encima del nivel del corazón;
Para ello se colocará al herido en decúbito-supino (boca arriba) con el
objeto de reducir la presión con que la sangre llega a la herida
3.1.3. Inmovilización Con Férula: A veces la causa de la hemorragia estriba en
que los extremos astillados de un hueso fracturado seccionan los vasos
sanguíneos de la zona. Por tanto, si alineamos el hueso fracturado mediante
la tracción y lo inmovilizamos, podemos evitar nuevos sangrados o
controlar el ya existente. Para ello hay varias posibilidades:
 Inmovilización con férula almohadillada y posterior vendaje de
sujeción.
 Entablillado con tiras de madera, palos, ramas, cartón o incluso
revista o periódico enrollado con una longitud adecuada (que
incluyan la articulación por encima y por debajo de la fractura)
 Inmovilización con férula de vacío, dejando a la vista la zona de
hemorragia para su control.
 Inmovilización con férula inchable por encima del vendaje
compresivo. No se recomienda en caso de fractura abierta.
3.1.4. La Compresión Arterial: Esta técnica es difícil de realizar, pues exige
un conocimiento de los puntos por donde pasan las arterias.
Presenta la ventaja de que se impide el paso de la sangre a través
de la arteria lesionada, pero no a través de otras arterias. Consiste
en localizar la arteria principal que irriga la extremidad afectada en
la raíz de esta y comprimir sobre ella con la palma de la mano o con
el puño contra el hueso (se puede colocar entre media una
compresa o apósito que permita comprimir disminuyendo el dolor
sobre la zona). Con esto se consigue una reducción importante del
aporte de sangre a esa zona, pero sin interrumpir el retorno venoso.
Puntos de compresión arterial:
 En el cuello se comprime la arteria carótida.
 Junto a la clavícula se comprime la arteria subclavia.
 En la axila se comprime la arteria axilar.
 En el brazo se comprime la arteria humeral.
 En la ingle se comprime la arteria femoral.
 En la parte posterior de la rodilla se comprime a arteria poplítea.
Observaciones:
 Aplastar la arteria contra el hueso lo más cerca posible de la herida.
 No aflojar nunca el punto de compresión.

3.1.5. ElTorniquete: Se considera el último recurso ya que suele ocasionar más


problemas que beneficios; si la vida del paciente corre peligro, se
recurre a él cuando han fracasado las medidas anteriores y la
hemorragia sigue siendo importante. Tiene el peligro de que impide
el paso de sangre a todo el miembro, pudiendo producir gangrena,
lesiones de nervios (parálisis), acumulación de sustancias tóxicas y
trombos plaquetarios que pueden ser liberados cuando se afloja el
torniquete.
La técnica para colocar un torniquete es sencilla. Basta con un
elemento que apriete circularmente el brazo o el muslo. No debe
emplearse cuerda, alambre u otros objetos finos que puedan
"cortar" al comprimir. Utilizar un pañuelo triangular plegado o algo
similar con suficiente anchura (5-10 cm. aproximadamente). La
venda que se utilice da dos vueltas a la raíz del miembro y
seguidamente se realiza un medio nudo. A continuación se coloca
sobre el mismo un objeto duro (palo, bolígrafo,..) y sobre el mismo
se realiza uno o dos nudos más. A continuación se retuerce el palo
con el fin de apretar el torniquete hasta que cese la hemorragia; una
vez conseguido esto, se inmoviliza el palo en esa posición con otro
vendaje.
Debe siempre colocarse por encima de la herida, sin tocar los
bordes de la misma. Una vez aplicado, debe quitarse sólo en
presencia de un facultativo.

Cuando se realiza un torniquete es muy importante:


 Anotar la hora en que se coloca en un lugar visible (ejemplo:
en la frente).
 Mantener fría la parte inferior del miembro en que se ha
puesto el torniquete mediante hielo o bolsas frías, que no
tocará directamente la piel, sino que se aislará mediante una
venda o un paño (para disminuir la temperatura del miembro
afectado y como consecuencia las necesidades de oxígeno,
consiguiendo ganar tiempo para que la posible necrosis tarde
más en producirse).
 Aflojar un poco el torniquete cada 20 minutos para que
circule la sangre por el resto del miembro durante 30
segundos (se supone que ya llegaron los servicios de
emergencia. Sino mejor consultar porque puede ser
peligroso).

Debe procurarse mantenerlo a la vista no ocultándolo con ropa u


otros objetos.

3.2. Hemorragias Internas: Las hemorragias internas se sospecharán si el


paciente presenta dolor tras un traumatismo. Está con piel pálida, fría y
sudorosa, pulso rápido y débil, respiración rápida, tensión arterial baja,
mareo o pérdida de conciencia (síntomas de shock).
Actuaremos de la siguiente forma:
 Si está consciente, tranquilice al enfermo.
 Abríguele.
 Acueste al enfermo en posición horizontal con las piernas
elevadas unos 40 cm., salvo que pierda el conocimiento. En este
caso se colocará en la posición lateral de seguridad.
 Trate la causa que lo originó.
 No darle nada por vía oral.
 Intentar conseguir lo antes posible atención especializada.

3.3. Hemorragias Exteriorizadas: La sangre sale al exterior a través de orificios

3.3.1. Epíxtasis: salida de sangre por la nariz


 Mantener erguido al paciente.
 Comprimir la fosa nasal afecta contra el propio tabique nasal
de ese lado durante 5 minutos.
 Si persiste el sangrado, realizar taponamiento mediante una
gasa empapada en agua oxigenada y seguir comprimiendo
contra el tabique.
 Opcional: Aplicar un paño frío sobre la nariz y frente.
 Puede ir acompañado de sangrado por la boca, ya que la
nariz y boca están comunicados.
 Si no remite, traslado para valoración facultativa.
3.3.2. Otorragia: salida de sangre por el oído.
 Posición lateral de seguridad sobre el oído sangrante.
 Almohadillado bajo la cabeza.
 No taponar.
 Si es por traumatismo en la cabeza, no movilizar al paciente,
mantener eje cabeza, cuello y tronco alineados
3.3.3. Hemoptisis: salida de sangre por la boca procedente del aparato
respiratorio
 se colocará al paciente semi-sentado o bien en decúbito supino con
la cabeza ladeada si se encuentra mareado o chocado. Esto último
se practica para evitar que aspire de nuevo o regurgite lo expulsado,
así mismo haremos uso del aspirador.
3.3.4. Hematemesis: salida de sangre por la boca procedente del aparato
digestivo
 Se trasladará en decúbito supino con la cabeza ladeada para evitar
la bronco-aspiración. Haremos uso del aspirador, sobre todo si
hematemesis es copiosa y el paciente está chocado o inconsciente.
3.3.5. Melenas: salida de sangre junto con las heces
 transportar sentado con piernas flexionadas
3.3.6. Hematuria: salida de sangre por la orina
 suele ser debida a infecciones, cálculos en el riñón u otras
enfermedades del aparato excretor (cáncer de riñón, úlceras,
etc.). Ir a consulta médica.
3.3.7. Rectorragia: salida de sangre por el ano

También podría gustarte