Está en la página 1de 8

La expresión partido político significa “parte de lo político”, es decir, parte de la cuestión pública y

que está relacionada con el poder. Esta noción de “parte” está muy lejos de significar fractura o
ruptura, ya que tiene que ver con la condición fundamental de la democracia: el pluralismo. En
toda sociedad convive una variedad de intereses distintos e incluso enfrentados; la democracia es
el sistema que permite que esa diversidad se exprese y canalice pacíficamente de modo de reducir
el conflicto y, en la medida de lo posible, alcanzar el acuerdo.

En efecto, los partidos políticos son organizaciones que surgieron al mismo tiempo que las
democracias modernas representativas se iban estableciendo. A medida que estas se ampliaban y
reconocían el derecho al voto de más sectores sociales, los partidos se multiplicaron y fueron
cambiando su organización y funciones.

Aunque todos tenemos incorporada la noción de partido político y sabemos a qué se refiere, no
hay un acuerdo entre los autores para definir este concepto desde la teoría política. Una posible
forma de definir a un partido es como “una agrupación de individuos que se reúnen por voluntad
propia para influir en las decisiones de gobierno y, por lo general, para llegar a ocupar lugares de
poder, fundamentalmente, cargos electivos”. Estas organizaciones, además, presentan algunas
características comunes.

En cuanto a sus funciones, su principal objetivo es expresar y canalizar los intereses de distintos
sectores de la ciudadanía. Pero, además, los partidos intentan crear un marco de intereses e ideas
que suelen expresar en sus plataformas políticas.

Desde el punto de vista organizativo, una vez superada la primera etapa histórica, los partidos se
volvieron organizaciones duraderas, estables y complejas. Esto significa que los partidos no se
crean solo para una elección ni cambian su estructura permanentemente, además, esa estructura
interna es fuertemente jerárquica. Para comprender el funcionamiento interno, hay que analizar
las relaciones de poder que se establecen entre los miembros.

En este sentido avanza el texto de Panebianco. Antes de avanzar, hagamos algunas clarificaciones
básicas en torno a cómo se estructuran los distintos grupos, de manera esquemática, al interior de
un partido. Algunas personas se vinculan formalmente a la estructura partidaria, otras de manera
más espontánea, pudiendo distinguir tres grandes grupos:

Los simpatizantes o electores: se refiere a los votantes fieles del partido. son militantes interesados en recompensas selectivas o individuales. Katz y Mair parten de la hipótesis de que los fundamentos de estas afirmaciones están equivocados. pagan las cuotas de inscripción y participan esporádicamente. -Los militantes: en este grupo Panebianco hace una doble distinción. El modelo de partido de masas está ligado a una concepción de democracia y a una particular forma de estructura social que los autores consideran anacrónica. avancemos un poco en una tipologización de los partidos políticos a través de la historia. es decir. Están insertos en una subcultura del partido. generalmente en silencio. en cambio. y son el núcleo duro del cual surgirán por ascenso o cooptación los futuros líderes del partido. Esto tiene dos implicancias: la primera es entender el partido de masas como el modelo estándar de partido y la segunda es la subestimación de cómo puede influir en los partidos sus relaciones con el Estado. señalando por un lado a los creyentes y por otro a los arribistas. Antes de volver sobre las relaciones internas de poder. que no se corresponden con las sociedades posindustriales. Además presupone un modelo de desarrollo lineal según el cual los partidos surgen y tienen dos posibles destinos: la estabilización o el declive. el desarrollo de los partidos se entiende a partir de una lógica dialéctica en la cual cada tipo de partido genera una reacción que conduce a otro tipo de partido. de las asambleas o reuniones del partido. -Los afiliados: en una zona más cercana al centro. se sienten cercanos a su organización e ideas y lo manifiestan públicamente. Se trata de una zona intermedia entre los electores y los militantes. . Katz y Mair Una constante que atraviesa los análisis sobre los partidos políticos parten de la idea de que deben ser comprendidos a través de las relaciones que establecen con la sociedad. Los creyentes son los que se encuentran atados a la consecución de los fines oficiales del partido.. con vínculos que tienen como norte al partido. identificados casi plenamente con la ideología o identidad partidaria. otorgando cierto status. por su parte. Los arribistas. Para estos autores. los afiliados son los que están inscritos al partido. Son la mano de obra principal en los enfrentamientos entre facciones al interior del partido. La afiliación es vivida como un honor.

Los que pertenecían a los lugares políticamente relevantes de la sociedad civil y los que . En consecuencia. 1) La primera es la del régimen censitario liberal de fines del siglo XIX y comienzos del XX. El comportamiento electoral pasó de ser pensado como predisposición a ser pensado como opción y los votantes comenzaron ser considerados como fluctuantes. transformándose en el vínculo esencial entre los ciudadanos y el Estado. además. La competencia electoral es más sobre la movilización que sobre la conversión.El énfasis en el partido de masas conlleva dos presupuestos: el significado de la democracia y los prerrequisitos para el éxito electoral. no comprometidos y disponibles. El partido de masas provee un control popular sobre las políticas ya que los votantes apoyan a uno u otro partido con programas definidos y el que gana tiene derecho a gobernar. El modelo arquetípico del partido de masas presupone la existencia de grupos sociales predeterminados y bien definidos a cuya pertenencia se vinculan todos los aspectos de la vida individual. Desde los años 50 pero sobre todo los 60. de modo que el requisito para un partido exitoso es aumentar el compromiso de los ya predispuestos. Etapas del desarrollo partidario Las relaciones entre partido. La política consiste básicamente en la competencia y el conflicto entre estos grupos y los partidos son los medios por los que los grupos participan y hacen demandas al Estado además de buscar su control. A esto se suma el rol de los medios de comunicación que hizo más visible a los líderes. Con esta nueva concepción partidaria. La emergencia del partido “catch-all” desafió la noción de partido de masas como representante de sectores sociales definidos y bien diferenciados. las identidades colectivas se vieron erosionadas. dificultando la identificación de sectores individualizados del electorado con intereses definidos. Estado y sociedad civil han atravesado distintas etapas a lo largo de la historia de la democracia contemporánea. con sufragio restringido y otras limitaciones a la actividad política para los no propietarios. En esta etapa. con el desarrollo del Estado de Bienestar las plataformas partidarias pudieron presentarse como beneficiarias de amplios grupos sociales. la distinción entre Estado y sociedad civil funciona en términos teóricos pero no tanto prácticos. los vínculos con el Estado comenzaron a ser pensados como accesorios o más contingentes. Se presupone también que los grupos tienen un interés articulado por “su” partido en el programa partidario en el que se expresan las políticas de forma coherente y lógica. la elección se transformó en elección de líderes y la elaboración de políticas quedó a cargo de ellos. desde mediados del siglo XIX.

Apareció una capa de población claramente separada de aquellos que mantenían vínculos estrechos con el Estado. aumentó el número de personas que cumplían los requisitos del régimen censitario y los mismos requisitos fueron relajados. es decir. La emergencia de los partidos de masas y el sufragio universal estuvo asociada a la definición de lo políticamente apropiado. Por un lado. Los partidos tradicionales no pudiendo adoptar el ethos de los partidos de masas. Así. Como elemento de los “excluidos” estos partidos estaban dominados por quienes tenían como principal base de apoyo al partido antes que el Estado. Ya no se trata . tendía a confudirse con sus intereses privados. tendieron a establecer organizaciones que en la superficie parecían partidos de masas pero que en la práctica continuaban mostrando una dependencia del partido de masas. Así. los derechos básicos se aseguraban y el Estado. esta etapa se caracteriza por una concepción de la política que entendía que el interés nacional era uno solo. Es decir. comités de aquellos que constituían tanto al Estado como a la sociedad civil. Los partidos eran de tipo de cuadros o grupos parlamentarios. una vez que se conseguían los objetivos de la lucha. 3) Paralelamente a que los partidos tradicionales adoptaban un modelo catch-all. aparece el partido de masas que es la estructura fundamental de esta segunda etapa. Al mismo tiempo los excluidos del sistema comenzaron a organizarse y los principios restrictivos empezaron a ser considerados contrarios a los regímenes liberales. ahora en su faceta de bienestar. y quienes participaban eran hombres en busca del interés público que. brindaba y expandía los derechos sociales. la representación de los intereses pasó más a tener que ver con los intereses sectoriales y su representación política antes que el interés nacional. los prerrequisitos para la existencia de partidos de masas de iban agotando. Implicó el pasaje de un sistema oligárquico a uno democrático y por lo tanto devino en un mecanismo mediante el cual el gobierno rinde cuentas al pueblo. A su vez. 2) Como resultado de la industrialización y la urbanización. Así el partido se transformaría en un vehículo de comunicación entre una sociedad civil y un Estado separados.ocupaban posiciones de poder en el Estado estaban conectados estrechamente por vínculos de familia y de interés. buscaban seguir ganando y mantener su posición más allá de sus reivindicaciones originarias. En ese contexto la necesidad de conformar estructuras partidarias formales o estructuradas era baja. por el otro los líderes que alcazaban a ocupar posiciones de poder en el Estado comenzaban a ver con mejores ojos las estrategias de los partidos atrapa todo. Así se inicia una tercera etapa en la que los partidos tradicionales de derecha y la izquierda de masas confluyen en el modelo catch-all.

que está . el partido cartel. El partido cartel. La hipótesis de los autores es que el movimiento de los partidos desde la sociedad hacia el Estado continúe hasta que los partidos devengan partes del mismo estado. las condiciones resultan ideales para la formación de un cartel en el cual todos los partidos comparten los recursos que les permiten subsistir. los partidos pueden subsistir conjuntamente y. Todos tienen acceso a cargos públicos. En este contexto. que está en proceso. 4) Hay múltiples factores que explican el corrimiento de los partidos hacia el Estado.de la representación sectorial. las relaciones entre los partidos y el Estado también cambia. El Estado se transforma en una estructura institucionalizada de apoyo: ya no se trata de intermediarios con la sociedad civil. Las elecciones son opciones entre equipos de líderes antes que competencia entre grupos sociales o ideologías. En esta perspectiva. Así. Cuando un partido es excluido del gobierno o se mantiene en la oposición por largo tiempo esto difícilmente le implique la falta de acceso a recursos. Los partidos construyen coaliciones cambiantes entre los intereses. Los partidos son menos agentes de la sociedad civil y más intermediarios entre ella y el Estado. la democracia resulta de la negociación entre diferentes intereses organizados de manera independiente. La noción de que los partidos actúan como intermediarios es apropiada a la concepción pluralista de la democracia. Este es el cambio más significativo en los últimos años. En esta etapa. Las diferencias entre ganadores y perdedores se ha reducido hoy drásticamente. Uno de ellos es el declive generalizado en la participación e involucramiento en las actividades partidarias. los partidos ahora son absorbidos por el Estado. El modelo de los partidos como intermediarios tiene otras consecuencias. En primer lugar. Esta transición implica una dilución en relación a las definiciones ideológicas o de políticas. Por ello los partidos han debido buscar financiamiento en otros lados siendo la principal estrategia el acceso a las subvenciones estatales. su posición como mediador hace que puedan tener intereses distintos a ambos lados. el partido busca miembros que acuerden con las políticas coyunturales antes que con las ideas. Puede decirse que casi todos los partidos importantes son considerados como partidos de gobierno. Esto constituiría la cuarta etapa del desarrollo partidario. El grupo de partidos de gobierno no está limitado como lo estaba en el pasado. En lugar de buscar la homogeneidad social. en este sentido. sino que la membrecía solo define un aspecto más de la vida del individuo. Es por ello que hablamos del surgimiento de un nuevo tipo de partido. La consecuencia más importante es la imposibilidad de solventar los costos de la actividad partidaria. el Estado es invadido por los partidos.

incluyendo. Entre las características principales de los partidos que han variado a través del tiempo están los objetivos políticos y la base de competencia interpartidaria. La . El Estado aporta el marco para la competencia. Con respecto a la competencia electoral. En otro sentido. se hacen más autorreferenciales. está en ciernes y varía dependiendo el país siendo más potente donde los partidos gozan de mayor acceso a fondos públicos y donde exista mayor tradición de cooperación. por lo menos por ahora. Se trata de una profundización del modelo de partido catch-all. con la política transformándose en una profesión en sí misma y en la cual la limitada competencia interpartidaria que resulta tiene lugar sobre la base de argumentos sobre la eficiencia y la efectividad de la gestión. Así se disminuye el tono de las derrotas pensando en desarrollar carreras de largo plazo y viendo a los competidores como colegas. o de un modelo elitista liberal. en el modelo de partido cartel los grandes partidos no quedan nunca completamente excluidos del gobierno. la democracia del partido cartel es profundamente diferente. como en los tiempos de los partidos tradicionales. Los partidos son grupos de líderes que compiten por la posibilidad de acceder al gobierno. contenida y gestionada. Así como sus antecesores. Se presenta también un cambio en la fuente de recursos de los partidos. como señalábamos el sostenimiento de los partidos. Se trata de elites que intenta ganarse el favor del público más que en el compromiso del público en la toma de decisiones colectivas. reconocen los autores. La democracia deja de ser vista como un proceso por el cual la sociedad civil le pone límites al Estado para transformarse en un servicio provisto por el Estado a la sociedad civil. la política se profesionaliza transformándose en un trabajo.caracterizado por la interpenetración del partido por el Estado y también por un patrón de colusión interpartidaria entre aparentes competidores. esta está otra vez. Hay un esfuerzo creciente por acceder a los medios no partidarios de comunicación y el recurso de empleo a publicistas profesionales. Los partidos compiten pero lo hacen sabiendo que comparten con sus “rivales” un interés mutuo en la supervivencia organizacional. Al mismo tiempo. Mientras la alternancia era un factor central en los modelos anteriores. Este proceso. el partido cartel está asociado a un modelo de democracia. Con la emergencia del partido cartel viene un período en el que los objetivos políticos. En este modelo la esencia de la democracia consiste en la capacidad de los votantes de elegir entre un menú fijo de partidos políticos. y el tipo de trabajo y campaña requeridos. Un fenómeno particular de esta situación se da al dejar de ser los partidos canales mediadores entre la sociedad y el Estado. El liderazgo político necesita ser renovado y las elecciones constituyen un marco pacífico para lograrlo.

De este modo. Los líderes están interesados no solo en que la gente participe sino en que lo haga de la . Panebianco parte de una definición de poder como “intercambio recíproco y desigual” en la cual los líderes siempre ganan más que los seguidores pero. La militancia. entendidas como verticales. o selectivos. se ve recompensada con una mezcla de incentivos de identidad. lo que se da verticalmente es un intercambio de incentivos por participación. su estructura de poder. Así. La materia del intercambio son los “incentivos” que pueden ser colectivos o selectivos. los líderes y militantes arribistas serán los destinatarios de los incentivos selectivos. sin embargo. que puede subdividirse en dos: materiales o de status. Tanto la manipulación de los líderes partidarios sobre los seguidores como a la inversa. En general.articulación de las demandas la asumen grupos de interés como sindicatos o cámaras empresariales. ejerciendo además un presión para el aumento de las diferenciaciones internas. se produce un orden jerárquico que asegura la distribución de los incentivos simbólicos y materiales. materiales y de status en todos los niveles. Los incentivos puede ser de tres tipos distintos: colectivos. es menester diferenciar las negociaciones entre líderes. los afiliados. la capacidad de estos de ejercer presiones sobre la conducción. el compromiso y el activismo tienden a incrementarse a medida que se sube en la escala jerárquica. concebidas como horizontales de las negociaciones entre líder y seguidores. los militantes creyentes y los intereses organizativos de los militantes arribistas. en resumen. Todos los actores al interior de un partido disfrutan de los tres tipos de incentivos aunque analíticamente puede distinguirse la predominancia de uno de ellos según el sector al que se pertenezca. que hacen referencia a la identidad. está siempre obligado a dar algo a cambio. dando lugar a un “neocorporativismo”. a partir de relaciones horizontales y verticales al interior del partido. De esta manera. La distribución de estos incentivos ayuda explicar cómo se forman las lealtades organizativas del electorado fiel. Esta jerarquización se plasma en la distribución diferenciada de incentivos. Con esta formulación los autores buscan contrarrestar la tesis de que los partidos se encuentran en declive o en crisis. La distribución diferenciada de incentivos selectivos de status ligada al sistema jerárquico implica que los puestos superiores sean mejor recompensados que los inferiores. Volviendo a lo que desarrollábamos al comienzo de la clase. en el texto de Panebianco se intenta llevar a cabo una problematización de cómo se distribuye y ejerce el poder al interior de los partidos. Al mismo tiempo.

Un problema que resaltan los textos es el referido al patronazgo partidario. Esta coalición dominante es difícil que se cristalice de forma duradera por lo que debe ser analizada a partir de su grado de cohesión interna. su estabilidad y el mapa de poder que configura en el partido. Distingue seis: 1) la competencia o capacidad. del intercambio de bienes públicos a cambio de apoyo. en general. Para entender cómo los líderes logran desequilibrar en su favor la competencia o los juegos de poder. . Entonces. es decir que existan posibilidades bajas de encontrar en la oferta política beneficios equiparables. Para que se de esta situación es necesario que los incentivos distribuidos sean difícilmente sustituibles. mientras que en las sociedades más modernas hay intermediaciones burocráticas como el partido que se transforma en el agente fundamental en la distribución de bienes y favores.manera adecuada para obtener ellos la mayor libertad de maniobra posible. de la designación de cargos dentro de las instituciones del Estado. En general se da entre un partido o un político individual y un adherente o un conjunto de potenciales adherentes. Este concepto hace referencia a un tipo de recurso organizativo de la política que intenta construir redes organizativas de los partidos en las esferas pública y semipública. 2) las relaciones con el entorno. una alianza transversal entre líderes nacionales y locales. 3) la comunicación partidaria. que no son otra cosa que los recursos cuyo control es indispensable para la organización partidaria. Es importante destacar que los autores diferencian al patronazgo partidario de otras formas de vínculos de patronazgos ligadas al clientelismo o directamente la corrupción. La diferencia principal es que los vínculos clientelares tradicionales se dan de manera personal. Quien logra el control hegemónico de estos factores se transforma en la coalición dominante. Se trata del reparto y distribución de empleos estatales. El control sobre la zonas de incertidumbre no puede ser total sino que tienden a concentrarse en grupos de poder que compiten entre sí. las relaciones entre líderes y seguidores pueden ser representadas en un continuo que va del desequilibrio total a favor de los líderes hasta una relación entendida plenamente en términos de influencia recíproca. cara a cara. Todo partido monopoliza una determinada identidad colectiva y cuanto más definida sea y más diferenciada del exterior se encuentre mayor poder tendrán los líderes en las negociaciones verticales. 4) el manejo de las reglas formales. 5) el control sobre la financiación y 6) el reclutamiento. Panebianco introduce la noción de “zonas de incertidumbre”. es decir. La primera de estas formas está vinculada con un fin meramente electoral y se trata.