Está en la página 1de 6

MOTIVACION DE LAS SENTENCIAS

CORTE PROVINCIAL DE JUSTICIA DE TUNGURAHUA

Juicio No: 18334-2017-05526,

Fecha: 08 de febrero de 2018, las 16h14,

La parte final del artículo 89 del COGEP dice que “La nulidad por falta
de motivación única y exclusivamente podrá ser alegada como
fundamento del recurso de apelación o causal del recurso de
casación”, lo que precisamente ocurre en este caso.

3.4. La Corte Constitucional, en cuanto a la motivación, ha dicho


que <<la disposición contenida en el literal l del numeral 7 del
artículo 76 de la Constitución, relacionada con la motivación de las
sentencias, radica en que los jueces deben exponer los motivos o
argumentos en todas las providencias que constituyan un
pronunciamiento de fondo sobre los que fundamenta su decisión, ya
que de esta manera los litigantes conocen las razones que tuvo para
hacerlo. (…) La motivación de las sentencias está contenida en
dos partes: antecedentes de hecho y fundamentos de
derecho:// - Los antecedentes de hecho tienen que ver con la
obligación del juzgador en consignar los presupuestos fácticos
alegados por las partes, esto es, lo expresado en la demanda, así
como la contestación a la misma, ya que no debe presumirse que los
antecedentes de hecho se refieren únicamente a los expuestos
inicialmente por la parte actora, sino que también están dados por las
excepciones o contestación formulada por la parte contraria, los que
van a ser objeto de resolución. A lo que debe adicionarse el estudio
de la prueba aportada al proceso, sin adelantar valoración de la
misma, sino tendiente a establecer si existe o no vulneración del
debido proceso o las normas procesales aplicables al caso.// - Los
fundamentos de derecho constituyen la obligación del examinador
en apreciar los argumentos de derecho estimados por los
contendores, establecer los hechos que considera probados según los
resultados de las pruebas, sobre los que debe aplicar las normas
jurídicas del caso, dando las razones y fundamentos que tiene para
hacerlo, citando la normativa, la doctrina, la jurisprudencia que
estime necesarios para resolver el caso aplicando la norma adjetiva
que sea procedente al mismo. Para finalmente resolver aceptando o
negando las pretensiones aludidas en forma clara, precisa,
congruente y completa entre las pretensiones y el derecho aplicado.
>> (CASO No. 0986-11-EP, SENTENCIA No. 103-12-SEP-CC de 03 de
abril del 2012, Suplemento del Registro Oficial 735 de 29 de junio de
2012). Posteriormente la misma Corte Constitucional ha dicho que
<<La motivación de las resoluciones o fallos es un mecanismo de
aseguramiento de la racionalidad en las decisiones de los organismos
que ejercen potestades públicas; es decir, es la garantía que permite
a quienes son los directamente afectados por una decisión o la
sociedad en general, tener la certeza que la decisión del órgano
jurisdiccional, en este caso, responde a una justificación debidamente
razonada. En este sentido, la motivación se convierte en una pieza
clave en la elaboración de las decisiones judiciales, sin la cual, estas
se tornarían arbitrarias y cuyo efecto, devendría en la nulidad de las
mismas. (…) Al respecto, esta Corte ha sostenido qué: (...) las
decisiones judiciales para que se consideren debidamente
motivadas deben contener al menos tres requisitos, a saber:
a) Razonabilidad, el cual implica que la decisión se encuentre
fundamentada en principios y normas constitucionales, sin
que puedan incluirse criterios que contradigan dichos
principios; b) Lógica, en el sentido de que la decisión se
encuentre estructura de forma sistemática, en la cual las
premisas que la conforman mantenga un orden coherente y, c)
Comprensibilidad, requisito que exige que todas las decisiones
judiciales sean elaboradas con un lenguaje claro y sencillo,
que permita su efectivo entendimiento por parte del auditorio
social>> (Acción Extraordinaria de Protección 232, Suplemento del
Registro Oficial 423 de 23 de Enero del 2015).

3.5. Para resolver el caso, procederemos a determinar si en la


resolución venida en grado se cumplen o no los requisitos de
razonabilidad, lógica y comprensibilidad. LA RAZONABILIDAD
exige que la resolución se halle fundada en normas y principios
constitucionales, legales o en criterios jurisprudenciales. En este
sentido, menciona el juez a quo que <<es cierto que la parte actora
cumple con los requisitos de forma contenidos en el artículo 142 del
Código Orgánico General de Procesos, mas esto no libera al juzgador
a verificar si los documentos basamentos de la acción, cumplen con
los requisitos que la exige dicho cuerpo normativo en su artículo 356
para la procedencia del proceso monitorio, que al respeto prescribe
“La persona que pretende cobrar una deuda determinada de dinero
liquida, exigible y de plazo vencido cuyo monto no exceda de los
cincuenta salarios del trabajador en general que no conste en título
ejecutivo, podrá iniciar un procedimiento monitorio, cuando se prueba
la deuda de alguna de las siguientes formas”; véase de la norma
transcrita que no se necesita únicamente el comprobar la deuda
sobre la base de los documentos que en forma taxativa indica el
artículo 356 del Código Orgánico General de Procesos, en sus cinco
números; sino a más de ello la obligación que contenga estos
documentos debe ser liquida exigible y de plazo vencido; requisitos
que no cumplen en su totalidad LAS COPIAS DE LOS CHEQUES
ADJUNTOS, en los que sustenta su acción la parte actora, pues en los
mentados documentos no se puede colegir que se encuentre de plazo
vencido…>> La decisión, entonces, se funda en normas del COGEP,
que son aplicables al caso, con lo que se cumple el requisitos de la
razonabilidad.

3.6. La lógica tiene relación “no solo con la coherencia que debe
existir entre las premisas con la conclusión final, sino también con la
carga argumentativa que debe existir por parte de los juzgadores en
los razonamientos, afirmaciones y finalmente en la decisión que vaya
a adoptar” (Corte Constitucional, Sentencia 379-17-SEP-CC del 22 de
noviembre del 2017, caso 2283-16-EP). En este aspecto tenemos que
el juez a quo manifiesta que de los documentos adjuntos a la
demanda “no se puede colegir que se encuentre de plazo vencido”,
sin que exista ninguna explicación en torno a por qué la deuda
reclamada no es de plazo vencido. Adicionalmente dice que la
obligación “debe ser líquida exigible y de plazo vencido; requisitos
que no se cumplen en su totalidad”, pero sólo termina afirmando que
no se puede colegir que sea de plazo vencido, SIN EXPLICAR POR
QUÉ SE INCUMPLEN LOS DEMÁS REQUISITOS. Dice finalmente,
en este aspecto, que “Con lo manifestado, salta a la vista que la
acción formulada por PATRICIO RODRIGO PORTERO LOPEZ, en la
calidad que comparece, es improcedente”. De lo señalado aparece
que no se cumple el elemento de la lógica, pues la resolución
carece de la carga argumentativa que permita entender el por
qué la obligación que se pretende cobrar no es de plazo vencido y
que lleva a la conclusión que la demanda es improcedente; no se dice
nada en torno a si existe o no plazo que fluya de los documentos; en
los documentos, al ser formularios de cheques, existe un espacio
para la fecha, mas nada se dice al respecto. No está por demás
señalar que si bien como regla general, en este estado del
procedimiento sólo deben calificarse los elementos formales, como
manda el artículo 146 del COGEP, tratándose del procedimiento
monitorio, como el mismo juez a quo lo dice, en cumplimiento del
artículo 356 del mismo Código, debe analizarse también elementos
como que la deuda que se reclama cumpla con los requisitos de ser
determinada de dinero, liquida, exigible y de plazo vencido, lo cual se
explica, pues en caso de que el deudor no comparezca dentro del
término legal o lo haga sin manifestar oposición, el auto inicial tendrá
el efecto de cosa juzgada y se procederá a la ejecución, conforme al
inciso final del artículo 358; sin embargo, en la especie no hay
ninguna argumentación que permita sustentar la conclusión
de que la deuda no es de plazo vencido, argumento necesario a
fin de que la parte actora conozca los motivos de la inadmisión, para
que no parezcan arbitrarios, para que los pueda impugnar, y que en
caso de impugnación, esos motivos puedan ser controlados por el
juez de apelación.

3.7. La falta del elemento lógico lleva a la conclusión de que la


resolución venida en grado tampoco es clara, entendible, pues
no permite conocer los motivos por los que se califica a la
obligación de no ser de plazo vendido, ni, por lo mismo, se puede
entender la conclusión a la que se llega, de inadmitir a trámite la
demanda.

3.8. Conforme se señaló, según el artículo 76 de la Constitución,


literal l), numeral siete, “Los actos administrativos, resoluciones o
fallos que no se encuentren debidamente motivados se considerarán
nulos”; lo que es reiterado por el artículo 130.4 del Código Orgánico
de la Función Judicial, que dice, en la parte pertinente, que “Las
resoluciones o fallos que no se encuentren debidamente motivados
serán nulos”. La falta de motivación de la resolución de primera
instancia ha sido expresamente reclamada por el actor, por lo
que procede declarar la nulidad del acto procesal o llamado auto
interlocutorio de inadmisión de la demanda, según la parte final del
artículo 89 del COGEP, aceptándose con ello el recurso de apelación,
lo cual vuelve innecesario analizar el otro cargo. De este modo, se
retrotraen las actuaciones al estado de que el juez correspondiente
decida motivadamente lo que corresponda, respecto a la demanda de
PATRICIO RODRIGO PORTERO LOPEZ.

4.- DECISIÓN: Con base a lo expuesto, el Tribunal RESUELVE


aceptar el recurso de apelación y, en consecuencia, declara la nulidad
del auto de inadmisión del lunes 18 de diciembre del 2017, las
11H51, venido en grado, por falta de motivación, a fin de que el juez
al que corresponda conocer la causa, se pronuncie acorde a derecho,
respecto a la demanda propuesta por el ahora recurrente. Sin costas,
en atención al estado del proceso, y sin perjuicio de las
responsabilidades administrativas que puedan corresponder al juez a
quo, para lo cual se notificará al juez a quo, previniéndoles de éstas.-

El señor Secretario proceda a notificar esta sentencia en legal forma,


en los domicilios señalados por las partes.