Está en la página 1de 3

Seminario "El Sello de Dios". Una guía para comprender y estudiar la Ley fundamental del Universo.

LECCION 2: LA LEY MORAL

Un estudio reciente publicado por la revista Time llevaba en grandes letras el


título: "El misterio de la conciencia". La pregunta elemental era "¿Qué es lo que
ocurre dentro del cerebro humano y sus redes de neuronas para dar lugar a lo que
conocemos como la "conciencia"?.
La conciencia y el ser moral del hombre están íntimamente ligados. A través de la
conciencia podemos captar y comprender lo que sucede en nuestro entorno y
podemos razonar si algo es moralmente bueno o malo, y en base a esta
comprensión somos capaces de tomar decisiones libre e inteligentemente, cosa
que los animales no pueden hacer, pues ellos actúan por instinto. La conciencia
es, por ello, una de las evidencias más notables de la mano de Dios. Jamás la
ciencia podrá explicarla. Sólo la Biblia puede darnos la respuesta. Ella nos dice
que Dios creó al hombre como un ser moral, y lo dotó de una conciencia moral
para distinguir el bien del mal. Por esta misma conciencia el hombre podría decidir
libremente sus actos, pero siempre sabría lo que es bueno o malo.

1) ¿De qué manera Dios expresó al hombre, en el Edén, la existencia del bien
y del mal, y la necesidad de obedecerle a El? (Gén.2:16,17)
R = Colocó en el huerto del Edén el árbol de la ciencia del bien y del mal. "Y
mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer;
Mas del árbol de la ciencia del bien y el mal no comerás; porque el día que de él
comieres, ciertamente morirás". Lógicamente si el hombre no hubiese tenido la
capacidad de comprender lo que es bueno o malo, de nada hubiera servido el
árbol en medio del huerto. Si lo puso ahí fue justamente porque quería que el
hombre decidiera libremente, de acuerdo con su propia conciencia.

2) ¿Qué relación hay entre esta libertad de elección y la Ley de Dios?


(Sant.2:11,12)
R = La ley de Dios es en realidad la Ley de la libertad. Este principio emana del
carácter de Dios, pues El no quiere que seamos autómatas sino que desea que
hagamos el bien porque le amamos. Véase tb. Lev.10:10. Siempre Dios ha creado
seres inteligentes, capaces de decidir y elegir, e inherentemente buenos,
moralmente íntegros. Pero Adán y Eva eligieron mal; optaron por desconfiar de
Dios.

3) ¿Cuál fue una consecuencia directa del pecado? (Sant.1:13-15)


R = Nuestra tendencia al mal. "Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado
de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;
sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y
seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el
pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte".

4) Después de la transgresión ¿Qué quedó de la Ley de Dios en nosotros


para decirnos lo que es bueno o malo? (Rom.2:15)

© 2001 Sello de Dios: http://sello.cjb.net/ Correo Electrónico: Decalogo@latinmail.com 1


Seminario "El Sello de Dios". Una guía para comprender y estudiar la Ley fundamental del Universo.

R = "Mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su


conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos". Al crear a Adán y
Eva, Dios escribió la ley en sus corazones. Ello implicaba estar en armonía con El.
El hombre estaba ampliamente capacitado para hacer lo bueno, pero el pecado
quitó la capacidad natural de hacer la voluntad de Dios.
Aunque ahora el hombre no tiene la ley de Dios en forma natural escrita en sus
corazones, Dios ha dejado una reminiscencia de ella a través de la obra que el
Espíritu Santo realiza en nuestra conciencia (ver Rom.2:14,15). La conciencia va
inherentemente unida a la naturaleza humana, es decir, el hombre nace como un
ser moral, y por tanto, es una facultad hereditaria. No obstante, el hombre a
medida que crece sólo tendrá más clara esta distinción entre lo que es bueno o
malo según se encuentre más cerca o más lejos de Dios. Esto, debido a que el
Espíritu Santo difícilmente puede ser escuchado por un corazón cada vez más
seducido por el pecado. Sin embargo una persona que permite que el Espíritu de
Dios trabaje en su corazón podrá llegar a tener un concepto mucho más claro de
la voluntad de Dios.

5) ¿Entonces en qué consiste la libertad que emana de la ley? (Deut.30:15,16)


R = En poder elegir entre lo bueno y lo malo, pero presentándonos claramente su
voluntad y la razón para andar por el camino correcto. "Mira, yo he puesto delante
de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal; porque yo te mando hoy que ames a
Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos...".

6) ¿Y cómo seremos juzgados? (Sant.2:12; Apoc.22:12; Ec.11:14)


R = "Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la
libertad". "He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a
cada uno según sea su obra"; "Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente
con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala".
Dios nos dio la libertad de decidir entre lo bueno y lo malo, pero nos hace presente
que seremos juzgados por el uso que hayamos hecho de esa libertad.

7) Si decidimos hacer lo bueno, es decir, hacer la voluntad de Dios, ¿dónde


la podemos hallar? (Rom.2:18)
R = En la ley. "... y conoces su voluntad, e instruido por la ley apruebas lo mejor".
En consecuencia, la misma ley que me dice que soy libre para elegir, es la que me
muestra el camino para elegir lo bueno. Los Diez Mandamientos revelan el patrón
divino de conducta para la humanidad.

8) Entonces ¿de qué única manera puedo obedecer la Ley? (Juan 14:15)
R = Por amor. "Si me amáis, guardad mis mandamientos".

9) ¿Cuál es la recompensa al que ama así a Cristo? (Sant.1:12)


R = "...Recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman".

CONCLUSION:
Dios siempre ha dado a sus seres creados la libertad de elección. Ello está
plenamente acorde con su carácter de amor. Pero siempre sabremos qué es

© 2001 Sello de Dios: http://sello.cjb.net/ Correo Electrónico: Decalogo@latinmail.com 2


Seminario "El Sello de Dios". Una guía para comprender y estudiar la Ley fundamental del Universo.

bueno o qué es malo por la influencia que el Espíritu Santo ejerce en nuestras
conciencias. Si optamos por el bien y por hacer su voluntad, ésta la encontramos
en su Ley y El gustosamente la volverá a escribir en nuestros corazones (véase
Jer.31:33 y Heb.8:10).

© 2001 Sello de Dios: http://sello.cjb.net/ Correo Electrónico: Decalogo@latinmail.com 3

Intereses relacionados