Está en la página 1de 309

La Naturaleza Ha Sido Hecha Ilegal

por John Kaminski


3 de Octubre de 2015

El futuro depende de los creyentes,


pero todo lo que creemos es falso.

Como yo lo veo, la única instrucción realmente válida que


recibimos en esta vida es la que proviene de nuestros padres cuando
somos pequeños. Ellos nos advierten para que no nos quememos,
para evitar ser atropellados por algún automóvil, y muy
especialmente, para que no mintamos, o la gente no creerá lo que
decimos, que es por lo cual siempre me ha desconcertado que toda la
información que recibimos de parte de la sociedad a través de todas
nuestras vidas procura anular esas instrucciones iniciales, esas
salvaguardas de sentido común dadas a nosotros por las dos
personas que más nos aman, nuestros padres.

Ahora, nuestro gobierno de pesadilla afirma amarnos más que


mamá y papá, mientras a la fuerza pone a niños en hospitales-
gulags insistiendo en que medicinas no probadas llenas de
ingredientes tóxicos son más razonables que los remedios
tradicionales que han demostrado ser eficaces por generaciones de
práctica común. Un Gobierno que busca protegernos de nosotros
mismos no es ningún gobierno en absoluto sino sólo nuestro
carcelero, y demasiado a menudo nuestro asesino.

Constantemente se nos exhorta a cuestionar el concepto de vida


que tienen nuestros padres (fume esto, beba aquello) porque
nuestros padres están "oprimiéndonos", negándonos nuestro derecho
a ser libres. Éste es el principio más importante de un infame grupo
de psiquiatras judíos llamado la Escuela de Frankfurt, que han
convencido el mundo de que la familia nuclear es mala y que debe
ser destruída.

De alguna manera el señuelo de lo ilícito y lo prohibido nos


cautiva cuando estamos creciendo. La rutilante sociedad, orientada
por la ganancia, nos enseña que es divertido cortejar al peligro e ir
contra las reglas, todos en busca de aquel evasivo santo grial que
todavía no podemos identificar de manera confiable que ha sido
llamado la libertad. Es principalmente esta filosofía la que ha
convertido al mundo en una gigantesca y aterradora prisión de
temor, esta búsqueda de una abstracta libertad que nunca podemos
definir satisfactoriamente.
Para gran consternación de nuestros padres, la sociedad nos hace
creer que tenemos el control de nuestras vidas mucho antes de que
realmente lo tengamos. De ese modo nos quemamos con bebidas
alcohólicas y drogas prohibidas. Algunos de nosotros nunca se
deshacen de esos hábitos y se convierten en pacientes médicos
permanentes o en engañadores sociopáticos. Si no somos
atropellados por un automóvil, conducimos borrachos y chocamos, o
cometemos delitos más serios, contra todos los consejos —si ellos
son sanos— de nuestros padres. Y, muchacho, realmente mentimos.
Nos quedamos fuera hasta tarde, hacemos cosas que no queremos
admitir, y algunos de nosotros sobreviven para enseñar estos
repugnantes hábitos a nuestros hijos, en lo que es conocido ahora en
círculos psiquiátricos como el ciclo de abuso, algunas formas de ello
más repugnantes y más perjudiciales que otras.

Aunque muchos de nosotros adoptemos códigos morales formales


cuando adultos, aquellos que no han tenido padres fuertes
abandonan dichos códigos cuando niños. Especialmente los hijos de
hogares rotos ven que sus padres, que trabajan tan duro como
pueden, no pueden competir con los peligros ilícitos y las
estimulantes recompensas de la calle, las llamativas tendencias de la
sociedad. Es más divertido ser malo. Los tipos malos tienen más
diversión y a menudo consiguen ser malos. Las muchachas siempre
han gravitado en torno a los tipos malos, y todavía lo hacen.

Hoy tenemos una situación donde la gente que está a cargo de la


sociedad son todos criminales, que participan en una estafa universal
y mienten tanto con respecto a ella en la medida en que pueden
salirse con eso. Ésta es la manera en que ellos son criados, y esto es
con lo que debemos tratar cuanto antes si debemos evitar un mundo
dividido en prisioneros y guardias, con la emoción conocida como la
compasión habiéndose extinguido.

Incluso aunque pueda salvar al mundo, la compasión ya no está


de moda porque no hay ninguna ganancia financiera en ello. O al
menos así nos lo enseña la sociedad. La sociedad, y todo lo que dicha
palabra implica, sin tener en cuenta la excusa competitiva que usa,
nos enseña a matarnos unos a otros, la mayor parte de ello de
manera innecesaria en esta supuesta época avanzada.

El peligro de la incredulidad

La reencarnación es la religión más antigua. Aunque haya sido


expurgada de la mayoría de las religiones occidentales en favor de
algún imaginario y onírico estado mental, la mayor parte de la gente
es chantajeada para aceptarla, la cual realmente es una prisión
mental creada por aquellos que controlan las creencias sociológicas.
Nuestro rechazo a aceptar los términos de la vida en este planeta
es tan antiguo como la vida misma.

Todas las especies lo exhiben. Se le conoce como el instinto de


supervivencia. También es llamado la negación de la muerte. Las dos
cosas no son lo mismo. Sobrevivir es instintivo. Negar la muerte es
demencial.

La presa se afana con tanta fuerza como los depredadores por


conservar su vida. Que los depredadores tengan éxito es el modo que
tiene la Naturaleza de equilibrar y aminorar el flujo de la vida misma.
De alguna manera, la Naturaleza lo ha diseñado y ajustado todo así.
El resultado de este equilibrio insondable de vida y muerte ha sido un
planeta de belleza y justicia incomprensibles. Ninguna especie alguna
vez consigue adelantar demasiado. Cuando lo hace, los sistemas de
la Naturaleza equilibran las cosas.

La muerte excesiva de una especie en último término reduce la


población de sus depredadores, porque finalmente no hay bastante
para que ellos coman. El exceso de población de una especie conduce
a una profusión de depredadores, al punto de que una especie
comenzará finalmente a consumirse a sí misma porque la mente
grupal sabe que las cosas se han salido de equilibrio, y su población
debe ser reducida para mantener el nivel de salud necesario para que
la Tierra misma mantenga su supervivencia.

Entre las subcategorías de este fenómeno, dos acciones se


destacan como particularmente relevantes para nuestra propia actual
difícil situación:

—La primera es que cuando se está en una situación de exceso de


población en relación al medioambiente disponible, algún pequeño
grupo de una especie se desarrollará como saboteadores que
trabajarán para reducir la población a fin de preservar los bienes de
la especie para su propio auto-seleccionado sub-grupo.

—La segunda es cuando una superabundancia de una especie


amenaza el bienestar de todas las especies en el mundo. Entonces,
todas las otras especies se volverán contra una especie
superabundante para trabajar por su desaparición. Cuando las abejas
mueren, nuestro futuro se oscurece. Y ahora usted sabe por qué.

Usted puede agujerear los dogmas de todas las religiones, pero lo


que usted no puede negar es que generalmente todas las religiones
universales intentan apoyar y venerar la belleza y el espíritu de vida,
aunque pueda no haber ninguna prueba verificable de la razón para
hacer eso sino sólo la comodidad que eso proporciona a aquellos que
deciden creer en las tradiciones.

Aquellos que deciden no creer en ellas terminan tratando de


denigrarlas, y generalmente cometen crímenes al tratar de hacer eso,
simplemente porque ellos no tienen ninguna base para creer que la
vida como existe y ha sido proporcionada para ellos es suficiente, o
justa o agradable; ellos quieren más, y harán cualquier cosa para
conseguirlo. Ellos quieren rascar una picazón que no puede ser
aliviada. Esa gente por lo general se convierte en saboteadores,
espías y estafadores, sin consideración por las otras criaturas
vivientes, todo porque ellos no han conseguido lo que ellos piensan
que deberían conseguir de la vida, aunque esté fácilmente disponible
si se siguen las reglas que existen.

Tener malos padres es el modo más rápido de encontrarse entre


los incrédulos. Es difícil especular cuánto del mundo cae en esta
categoría. Pienso que todos los padres aman a sus hijos; es sólo que
la vida y el donde ellos han estado no les permite dar a sus hijos lo
que éstos necesitan, y el ciclo hacia abajo continúa, todo porque sus
padres no están alrededor de ellos para demostrarles que los aman, y
realmente porque los padres no se aman a sí mismos. Porque ellos
tienen miedo. Porque ellos no creen.

¿Obedecerán los robots?

Los judíos quieren matar toda la vida natural sobre este planeta y
sustituírla por invenciones que ellos mismos han hecho. Los judíos
piensan que ellos pueden mejorar la vida, salvo que toda la evidencia
de la vida artificial que ellos han creado hasta ahora muestra que
ellos sólo pueden crear nuevas y complicadas formas de muerte, con
pastos genéticamente modificados que matan a las vacas en la
tercera generación y otras monstruosidades biotecnológicas que
dejan estériles a los animales que las comen. Así es cómo ellos
planean matar todo lo que vive y poblar la Tierra con robots que ellos
piensan que les obedecerán. Tal como tantos niños rebeldes.

La gente feliz acepta lo que mucha gente llama el plan de Dios.


Usted sigue ciertas reglas, cría hijos sanos, y vive vidas felices, y no
pregunta más que lo que la vida permite. Algunas personas, la gente
infeliz, no creen que esto sea suficiente. Ha sido una enfermedad
mental desde el alba de los tiempos el que la gente quiera vivir para
siempre. Ellos no aceptan los términos de la vida. Primero fue la
alquimia. Ahora es la singularidad. Descargar la propia conciencia en
cuerpos robóticos indestructibles. Usted sabe lo que pasará si aquello
alguna vez tiene éxito. El ser mecánico que los judíos crean matará
todo en la Tierra, y a cualquier cosa en todo otro sitio donde ellos
puedan conseguir meter sus manos insanas.

Aunque muchos millones de personas convincentemente afirmen


que ellos han vivido otras vidas antes de ésta, nadie que sepamos ha
vivido alguna vez para siempre. Al menos ellos no se han dado a
conocer. Nietzsche dijo que la Biblia decía que Dios odiaba la
Naturaleza. Y es verdad cuando usted la lee de aquella
forma. Dios dio a los humanos, o a su tribu favorita, el derecho de
hacer cualquier cosa que ellos quisieran con la Tierra, y lo que ellos
eligieron hacer fue abusar de ella y destruírla. Nunca un pensamiento
de que la Tierra sostenía sus vidas. Nunca la más ligera sugerencia
de que la frecuencia de la Tierra era idéntica a la frecuencia de los
humanos, y de que uno no podría existir sin el otro.

Sin embargo, incontables millones de otros creyentes en dogmas


reconocidamente defectuosos y plagiados han construído vidas
decentes para sí mismos, han criado hijos ejemplares, y se han ido
de este mundo rodeados por aquellos que los amaron y que
reverenciaron la maravillosa impresión que la vida de aquéllos había
hecho sobre aquellos que los rodeaban.

Dedicada a sus familias y amigos y su comunidad y su nación, la


gente de cada país ha utilizado las tradiciones religiosas que le fue
dada para vivir vidas decentes. Fue la traición de aquellos principios
lo que provocó todas las guerras, no la práctica de aquellos
principios. El trato brutal a los sistemas religiosos llevado a cabo por
revolucionarios por causa de la inevitable hipocresía de sus líderes ha
sido evidentemente injusto. No son dichos sistemas los que han
debilitado a las civilizaciones humanas sino los hombres que los
subvirtieron para sus propios objetivos egoístas.

Anti-natural versus natural

Es verdad. La gente más feliz son los creyentes. Su mundo está


ordenado. Sus preguntas son contestadas. Sus hijos tienen mejillas
sonrosadas, ellos están libres de enfermedades y sus padres son
fieles unos a otros.

Pero ¿cómo puede usted ser un creyente cuando todo lo que a


usted se le dice es una mentira? El Papa está de acuerdo con los
homosexuales. Y también los profesores de primer grado. "La tierra
del libre y el hogar del valiente"(EE.UU.) está haciendo volar países
enteros a diestra y siniestra y mintiendo acerca de ello. La comida
que usted ve anunciada por televisión lo está matando a usted, toda
ella.
Científicos enloquecidos están procurando rehacer el mundo.
Principal entre sus proyectos está la eliminación de la mayor parte de
la población humana del mundo. Ellos han practicado ya con la mayor
parte del resto de las otras especies, y éstas están a punto de
extinguirse. Todo este síndrome está basado en la noción errónea de
que los humanos realmente pueden mejorar la condición de vida en
el planeta, cuando ellos ni siquiera entienden cómo funciona el
proceso, en primer lugar.

Los líderes de nuestro país, Hillary Clinton y Barack Obama, se


ríen cuando se trata de matar gente inocente. Ellos se ríen cuando
matan a sus propios soldados, sus propios embajadores. Los policías
balean a los animales domésticos de la gente y asesinan a inofensivas
personas sin hogar. Los médicos a sabiendas prescriben medicinas
venenosas y practican cirugías innecesarias.

La única gente que cree en Estados Unidos son zombies.


Lamentablemente, ellos están en el poder.

La cosa más anti-natural alguna vez promovida de un modo


extendido es enseñar el homosexualismo a niños de primer grado.
Éstos no saben siquiera lo que eso significa, pero en unos pocos años,
cuando su sexualidad comience a despertar, ellos seguirán el primer
impulso que se les presente, que será un depredador más viejo
obsesionado con el abuso de niños que ellos mismos fueron. Como
una consecuencia, ellos destruirán cualquier posibilidad que algún
inocente niño víctima alguna vez haya tenido para criar una familia
normal. Los engañosos Bilderbergers llaman a esto "control
demográfico". Yo lo llamo la destrucción de la raza humana.

El enigma de las épocas

La mayoría de las cosas que nos han enseñado han sido falsas.
Especialmente lo relativo a la historia estadounidense. Y también lo
relativo a la religión. Como una consecuencia, es muy difícil creer en
algo. Cuando usted mira fuera en busca de alguna guía, todo lo que
usted encuentra son astutas estrategias envueltas en hipocresía,
gurúes que ocultan pervertidas psicopatologías, y seguidores ansiosos
que corren con certeza hacia su propia destrucción (y que llevan
grandes cantidades de otra gente con ellos).

Pero no conseguimos salir de esta difícil situación... no


conseguimos salir de esta vida... sin una creencia en algo. Entre toda
la escenificada confusión del mundo, debemos decidir creer en algo.
El gran engaño representado sobre cada uno es que esa verdad
puede ser encontrada en el dogma que alguien le da a usted. Éste es
un terrible error. Dicha verdad sólo puede ser encontrada dentro de
usted mismo.

Hacia dondequiera que nos volvamos vemos a nuestro Gobierno


declarando ilegales las cosas naturales, y ordenando que nosotros
tomemos medicinas anti-naturales, comamos alimentos anti-
naturales y que participemos en prácticas anti-naturales. Cuando el
Gobierno convierte en la ley de la tierra que nosotros debamos comer
alimentos envenenados y tomar medicinas venenosas, ha pasado
mucho tiempo para que debiésemos haber derrocado aquel gobierno.

Crea que usted tiene el derecho de defenderse a sí mismo contra


retorcidos burócratas que no se preocupan por vuestro bienestar. No
importa lo que la ley diga o lo que el juez le diga a usted que haga.
Los médicos mienten para hacer dinero. Salvar vuestra vida es
secundario para ellos.

Crea que usted tiene el derecho de defender su vida bajo


cualquier circunstancia, sin importar lo que alguien más le diga o
cuánta gente, o expertos o figuras de autoridad, le diga a usted que
haga cosas anti-naturales, como matar a gente inocente para hacer
dinero para adinerados psicópatas, o pretender que alguien del
mismo sexo es realmente su cónyuge.

Éste es un debate que se reduce entero a una pregunta: ¿quiere


usted crearle dificultades a alguien o quiere usted amar a alguien?.

Cualquiera que le diga a usted que haga cosas anti-naturales


como éstas tiene que ser terminado cuanto antes, y lo que es más
importante, usted no tiene que hacer caso de su consejo. La libido no
hace que una relación funcione. Sólo el respeto mutuo lo consigue.

Éste es sólo otro truco anti-natural que los judíos usan para
desestabilizar la sociedad, de modo que ellos puedan tomar el control
de cada uno y obligarlos a consumir su enfermiza agenda de la
malévola esclavitud.

Para ponerlo de otra forma, los judíos son la quintaesencia de las


prácticas anti-naturales, y nosotros tenemos que restaurar el mundo
natural, vivir vidas naturales, y en gran parte ignorar todo lo que los
judíos han dicho alguna vez. Pero primero tenemos que eliminarlos a
ellos y a sus enfermizas prácticas de la sociedad humana. Es el único
modo en que sobreviviremos como humanos reconocibles.–
0 0

 10/10/15--01:07: John Kaminski - La Mutilación del


Sueño Estadounidense

En el sitio 300spartans.com.aufue publicado hace dos días el


siguiente texto de John Kaminski donde, tras algunos hechos noticiosos
actuales, el autor se pregunta por el sentido de lo que fue conocido
como el Sueño Estadounidense(American Dream), que no parece haber
sido menos ilusorio que muchas de las actuales mentiras
gubernamentales, que precisamente acabaron con aquél.

La Mutilación del Sueño Estadounidense


por John Kaminski
8 de Octubre de 2015

INCONSCIENTES ESTADOUNIDENSES AVERGONZADOS


POR LAS MENTIRAS DE SU PRESIDENTE TRAIDOR
¿Qué puede esperar usted de un Gobierno que vuela en pedazos a
miles de sus propios ciudadanos en medio de su más grande ciudad y
luego pasa los próximos 15 años persiguiendo a un enemigo
fantasma que él inventó pero que fingió que nunca podría capturar?.

Bien; los rusos acaban de hacer volar en pedazos aquel cuento de


hadas entero mandándolo todo al diablo mediante la resolución de un
dilema en Siria que demostró qué engaño ha sido el viaje de terror
neoconservador entero, y los estadounidenses deben concluír que el
verdadero enemigo que amenaza sus vidas desde el principio han
sido los traidores que no tienen ninguna verdadera lealtad excepto a
sus propias cuentas bancarias, quienes se sientan en sus elegantes
departamentos en Washington y envían a sus hijas a vacaciones de
un millón de dólares mientras el resto de nosotros se preocupa de
tener la suficiente comida para que dure la semana.

Terroristas contratados que atacan Nueva York, terroristas


contratados que atacan Siria, ambos comprados y pagados por
vuestro dinero, a propósito. Mucha sangre empapó a muchos países
en el intertanto.

Y luego los coreografiados ataques terroristas en EE.UU., que


siempre ocurren para encubrir una embarazosa metedura de pata
política, como el éxito de los rusos donde los estadounidenses han
fracasado deliberada, notoria y sospechosamente.

De cada incidente doméstico de tiroteo se presume


automáticamente ahora que es un escenificado drama pasional del
Gobierno, diseñado para convencer a la gente estadounidense de que
su Gobierno no es estúpido ni malo, y que las estúpidas maniobras
que los imbéciles neoconservadores intentaron y que fallaron —y
luego tratadas de ser encubiertas con una historia noticiosa
sensacional pero falsa— realmente no ocurrieron.

Además, aquellos que son culpados por esos supuestos crímenes


nunca consiguen explicar sus motivos a la gente estadounidense. O
bien ellos consiguen el tratamiento de Lee Harvey Oswald y son
muertos inmediatamente, o son castigados con cadenas perpetuas
por abogados corruptos que ponen palabras en sus bocas, después de
lo cual ellos son drogados para ser reducidos al silencio.

La tercera opción, por supuesto, es que estos conocidos culpables


nunca existieron realmente, como aquel niño anémico en Connecticut
que supuestamente manejó armas pesadas que pesaban más que él
y que mató a 20 niños cuyos cuerpos nunca conseguimos ver.
Crueles crímenes y mentiras huecas

El horror avanza sigilosamente sobre nosotros gradualmente,


hecho tras hecho, demoliendo nuestras ilusiones consecutivamente,
una tras otra, año tras año, intensificando el gusto rancio en nuestra
boca por lo que estamos presenciando. Primero, las detestables
invasiones y masacres de las que no podemos creer que seamos
parte, luego las mentiras huecas que las siguen, tratando en vano de
convertir crueles crímenes en acciones valientes.

Pero pronto las narrativas egoístas se rompen en pedazos, ellas


no tienen sentido, alguien hace la denuncia —¡o Putin la pone de
manifiesto!— y quedamos sólo con nuestro incómodo remordimiento,
nuestra vergüenza cívica, y nuestra reputación arruinada. La mayor
parte de los estadounidenses busca un escape insensible en nuestras
adicciones y compulsiones a medida que tropezamos por el mundo
hacia un feo futuro en el cual nadie en el mundo cree lo más mínimo
de lo que decimos.

¿Quién en su sano juicio confiaría en lo que el EE.UU. de boca


espumeante dice hoy? Está bien que estos poseros políticos se tomen
en serio, porque nadie más lo hace, excepto los medios de
comunicación a quienes se les paga para hacer que todos estos
piratas parásitos vestidos con finas ropas parezcan genuinamente
gente honesta. La presentación es poco convincente. Estas basuras
son o fracasados cerdos capitalistas que viven de las ganancias de
sus propios paracaídas dorados de las compañías que ellos han
arruinado, o son funcionarios políticos que sobreviven del dinero en
efectivo de Israel que ellos consiguen por impulsar aquellos planes
judíos totalitarios.

Donde una vez los ojos del mundo entero nos contemplaron con
admiración y respeto, ahora ellos se dan vuelta por temor y
repugnancia por el futuro que hemos saboteado y las vidas que
hemos arruinado. Al asesinar a gente alrededor del mundo por
motivos que están siendo constantemente demostrándose como
falsos, los líderes de Washington han destruído cada trozo de
confianza que ellos pudieron haber tenido sólo por hacer sus trabajos
de manera honesta.

Usted no escuchará hablar de esto en los medios dominantes de


comunicación, y usted no verá esto en la televisión corriente, pero el
hecho simple es que Estados Unidos es realmente el tirano que los
estadounidenses siempre afirmaron que era la Unión Soviética, sólo
que mucho peor, porque EE.UU. realmente invade y destruye países
extranjeros inocentes mientras que los soviéticos pueden haber
ocupado y haber oprimido a diversos países de la Europa del Este,
con el permiso de Occidente, pero nunca aniquilaron más allá del
punto de reparación a ningún país extranjero como Estados Unidos lo
ha hecho con Siria, Libia, Yemen, Afganistán e Iraq, sólo para
nombrar unos pocos.

Sí, EE.UU. es peor que la Unión Soviética, que mató a 100


millones de sus propios ciudadanos no-judíos. El número de víctimas
de los estadounidenses todavía está siendo cuantificado a medida que
los computarizados programas terroristas consolidan los hechos de la
vida de cada persona en preparación de la gran bancarrota pronta a
suceder y la gran hambruna que debe seguir pronto.

La única verdadera diferencia entre las dos superpotencias


Frankensteinianas del siglo XX es que los rusos no apoyaron lo que su
gobierno les hizo a ellos, mientras que los estadounidenses están
demasiado ocupados haciendo compras y bebiendo como para
preocuparse de la gente de alrededor del mundo asesinada en su
nombre. Ellos están demasiado ocupados para preocuparse por su
propia salud o destino, realmente.

¿Quién piensa usted que lo hizo?

Era inevitable que EE.UU. finalmente apuntara el arma sobre sí


mismo. La razón es porque EE.UU., desde comienzos del siglo XX y
quizá antes, no ha sido dirigido por verdaderos estadounidenses. En
vez de ello la valerosa república y la tierra hermosa que ha devastado
han sido dirigidas por agentes de un poder extranjero, siendo aquel
poder por supuesto el Israel judío, cuyos cerebros criminales dominan
el mundo con su trinidad impía de soborno, chantaje y asesinato.

Incluso en esta fecha tardía, la mayoría de los estadounidenses


piensa que los judíos son sólo otro grupo étnico más, con costumbres
pintorescas y rituales extraños, divertidos en las fiestas y donantes
leales a candidatos políticos e instituciones benéficas.

Considere el férreo control de 360º que ellos tienen sobre el


mundo entero mediante su control de los bancos. La gente todavía no
entiende el asunto del dinero, lo cual ha permitido a los judíos
capturar el mundo entero.

Los judíos crean el dinero desde la nada, y luego cobran intereses


por ello. El interés que ellos cobran, la mayor parte del tiempo nunca
puede ser reembolsado, lo que les permite robar la propiedad que ha
sido hipotecada. Los judíos han estado haciendo esto durante miles
de años. Usted recuerda la historia de José, el primer trabajo judío,
cuando Egipto quedó en bancarrota.
La gente noble hoy habla acerca de comprar su propia comida,
criar su propio ganado y armarse a sí mismos en áreas lejanas de la
realidad suicida de las ciudades sofocadas por la hez, pero ellos se
engañan a sí mismos, porque mientras haya un banco poseído por el
judío o un político comprado por el judío, nadie está seguro en
ninguna parte. Usted nunca está lejos de la vigilancia satelital.

Con el control del dinero que los judíos han robado, ellos
controlan todos los gobiernos, todos los medios de comunicación,
todas las universidades, todas las denominaciones religiosas, la
judicatura, la profesión médica, y todas las mentes del mundo que
ellos han torcido para que obedezcan sus órdenes.

Piense en una profesión médica que nunca cura nada sino que
sólo reemplaza una aflicción por otra más cara.

Los medios predominantes de comunicación no le dirán nunca la


verdad porque están poseídos por la gente que comete los crímenes
masivos contra la Humanidad. Esa gente o son judíos o trabajan para
los judíos.

Ellos pueden hacerle creer a usted lo que ellos quieren que usted
crea, y hacerle a usted olvidar las cosas que ellos quieren que usted
olvide. Considere lo siguiente:

Los cínicos guardianes sauditas de los sitios más sagrados del


mundo islámico gasearon a 7.000 peregrinos musulmanes a fin de
poner sus manos sobre 225 técnicos misilísticos iraníes, con el
propósito de entregar a los israelíes a aquellos que hubiesen quedado
vivos, o así al menos lo reporta el asombroso Jim Stone
(http://www.jimstone.is). "El Peregrinaje a La Meca (Hajj) es ahora
un demostrado GRAN MODO de ser recompensado con un gratuito
pasaje sólo de ida a Tel-Aviv e ilimitado alojamiento y comida gratis
en Israel", escribió él.

http://aanirfan.blogspot.com/2015/09/mossad-organised-hajj-stampede-
reports.html
http://awdnews.com/top-news/report-mossad-and-saudi%E2%80%99s-pre-
coordinated-the-mina-stampede-to-abduct-key-members-of-the-iranian-
revolutionary-guards-corps-irgc
http://english.farsnews.com/newstext.aspx?nn=13940707001697

Los informes originales de las agencia de noticias decían que sólo


400 fueron muertos, pero en Oriente Medio ha sido impuesto un
virtual apagón noticioso. Ahora están comenzando a emerger
rumores de un golpe de Estado palaciego en la sub-capital judía
falsamente musulmana de La Meca.
Por supuesto, usted ya sabe cómo ellos encubren los
acontecimientos que ellos no quieren ver reporteados en Estados
Unidos, o, si se informa de ellos, ellos son por lo general ocultados
por una ostentosa andanada de reportajes que cubren otras historias
de noticias que llaman la atención, lo que en este caso fue un
asesinato de masas convenientemente programado en un centro
universitario en Oregon.

Así, mientras tratamos de determinar lo que le sucedió a los


desaparecidos funcionarios iraníes que fueron secuestrados por los
israelíes, y mientras también tratamos de averiguar si los
bombarderos rusos han acabado con los saboteadores de la CIA que
trabajan en concierto con los contratados mercenarios del Estado
Islámico que afanosamente tratan de desestabilizar Siria, nos
enteramos de otro tiroteo en una escuela que saca nuestras mentes
de las noticias reales.

Entonces no fue suficiente que Obama actuara como el completo


idiota cuando los aviones a reacción rusos trapearon el suelo con su
grupo variopinto de mercenarios contratados, y que los sauditas
revelaran su marca del Islam como un conveniente fraude para
capturar a sus enemigos y alimentar con ellos a los caníbales de
Israel.

Gays más importantes que Dios

Después de eso, Obama pronunció el comentario más insultante


en la historia estadounidense al declarar que los deseos de sus
congéneres homosexuales enloquecidos por el sexo tienen prioridad
por sobre la garantía constitucional de la libertad de religión. (No
recuerdo ninguna mención de pervertidos homosexuales en la
Constitución, aunque parezca haber una correlación directa entre las
prácticas abiertas de los sodomitas y la ascendente marea de
suciedad en la cultura estadounidense).

Por supuesto, en el momento en que fue escrito aquel pedazo de


papel conocido como la Constitución, la extensamente practicada
solución al problema homosexual consistía en que ellos eran muertos
por un pueblo asqueado. Hoy, gracias a los judíos, ellos están
enseñando a niños de primer grado cómo usar condones, ellos están
a punto de legalizar la pedofilia, y cientos de miles de niños están
desapareciendo en EE.UU. cada año.

Esto no es lo que nuestros padres y madres fundadores tenían en


mente. Pero ellos, nos dicen los medios judíos de comunicación, no
eran políticamente correctos.
La depravada presidencia de Barack Obama es la expresión
perfecta de lo que nuestros jefes supremos judíos han planeado para
EE.UU. y el mundo. Los derechos gay son más importantes que la
libertad religiosa.

Mientras no señalemos que la Reina de Inglaterra, el Papa y


varios otros linajes aristocráticos en todas partes de Europa y el resto
del mundo están trabajando en estrecha cooperación con los
Rothschild y las numerosas otras familias bancarias, no llevaremos a
cabo nada al tratar de desarraigar la putrefacción del mundo que
pretende reducir radicalmente la población mundial y robar al resto
de la gente que quede.

No importa cuán incisiva sea realmente su crítica del


comportamiento de Estados Unidos a menos que esté conectada con
un examen de la conexión judía que motiva la criminalidad de
Estados Unidos. Si la crítica deja de establecer ese vínculo, Israel y
los judíos realmente se benefician, porque tales historias denigran y
degradan a EE.UU. sin poner la culpa en los verdaderos culpables,
que son los poderes ocultos judíos que controlan a todos los políticos,
las universidades, los jueces y los banqueros.

Cualquier escritor que no haga esa conexión está, a sabiendas o


sin estar consciente, trabajando para el proyecto judío de
desestabilizar a Estados Unidos.

La mayor parte de los presuntos comentaristas de oposición


realmente beneficia a Israel y los judíos por su fracaso en señalar la
culpa a donde correctamente pertenece, sobre los judíos que
controlan nuestras mentes y nuestro dinero. Ellos en cambio se
enfocan en los despreciables inocentones Gentiles que anestesian sus
conciencias y reciben cheques judíos. Prácticamente cada político que
tenemos cae en esta categoría, incluso aquellos en los que creemos
que confiamos.

Este desagradable fenómeno también incluye a nuestros


predicadores y a nuestros periodistas, que están siempre listos a
distorsionar los hechos para ocultar a los verdaderos autores de casi
cada desastre que vemos desplegándose.

Donald Trump consiguió partir con el dinero Rothschild, y ahora es


la única esperanza para la sanidad estadounidense.

Dondequiera que estemos, estamos atrapados en nuestras cuatro


paredes. Los amigos pasan a través de nuestras vidas antes de
tambalearse como algún electrón atrapado que es repentinamente
puesto en libertad en una decisión en la cual ellos se sienten
traicionados.
El sueño estadounidense es una pesadilla

Tal vez no hay ningún sueño estadounidense. Tal vez es sólo algo
que inventé en mi cabeza. Tal vez he caído víctima de las leyendas
románticas del Viejo Oeste, o de la invectiva patriótica de las Grandes
Guerras y sus supuestas lecciones de sacrificio. Por supuesto, eso fue
antes de que yo descubriera que las Grandes Guerras eran unas
estafas tramadas por los judíos.

Sólo hubo una vez un tiempo, parece, en que realmente había


algo para proteger, algo ideal y lleno de significado, que valía la pena
proteger sin importar lo que fuese. Ahora, sin embargo, entre
ciudades ardiendo y retórica superflua y egoísta, contemplando vistas
de cadáveres hinchados y océanos envenenados, nos preguntamos si
aquel sueño estadounidense fue en gran parte una ficción, tan
fantasiosa como el libreto de que estamos luchando contra el
terrorismo, o haciendo al mundo más seguro para una democracia
que cada día se pone más fétida, más sospechosa y más totalitaria.

El futuro prometedor que pensamos que era el nuestro resulta ser


un incendio provocado de autoengaño que quema un agujero en
nuestros cerebros, con una jueza lesbiana lista a ponerlo a usted en
la cárcel por expresar el pensamiento de que cada niño se vería más
beneficiado al tener tanto una madre como un padre para prepararlo
para la vida en este psicótico y pervertido mundo.

La gente que afirma estar a cargo de vuestros hijos está


produciendo mucho más daño que ayuda a aquellos inocentes
pequeños seres que son la última esperanza de nuestro oscuro
futuro.

Ya ellos están envenenados, lavados de cerebro, se les ha


ordenado dar preferencia especial a los niños transexuales, y se les
ha enseñado a usar condones en la escuela primaria. Una vez que se
les enseñan estas cosas, ¿cómo supone usted que estos niños serán
usados por la gente enferma que insiste en enseñarle estas cosas?.

¿De quién es este país? Mío ya no lo es, y definitivamente no es


suyo. ¿Ha pensado usted en tratar de recobrarlo?, ¿o usted
simplemente se sentará allí y permitirá que ellos lo maten a usted?.–
0 0

 10/12/15--01:06: Freud, un Fraudulento


Subversivo

Presentamos en esta entrada la traducción de dos artículos que se


refieren a las poco científicas ideas y la corrosiva influencia del
neurólogo judío austriaco Sigmund Freud (1856-1939), creador del
psicoanálisis. El primero (Religious Counterintelligence), publicado
en phibetaiota.net hace casi dos años, más documentado que el segundo
(Freud the Fraud), aunque ambos deudores del estudio del profesor
estadounidense Kevin MacDonald "The Culture of Critique"(1998), aborda
diversos aspectos y los antecedentes del conflictivo personaje,
estudiándolo desde la perspectiva de su lucha manifiesta y encubierta
contra los valores occidentales, y en su relación con sus discípulos. El
segundo texto, publicado hace cuatro días entherightstuff.biz,
notoriamente más breve, son notas del capítulo cuarto del mencionado
libro de MacDonald, que enfatizan el papel freudiano en el
debilitamiento social occidental. Entre ambos textos se logra conformar
una imagen no tan corriente del creador de la plaga psicoanalítica a la
que tanto jugo le sacó la nefasta y judeo-marxista Escuela de Frankfurt,
y cuyo modelo crítico y desconstructivista seguimos padeciendo.
Contra-Inteligencia Religiosa:
¿Fue Freud un Subversivo Sionista?
por Jonas E. Alexis
25 de Diciembre de 2013

SIGMUND FREUD, EL PSICOANÁLISIS


Y LA GUERRA CONTRA OCCIDENTE

"Les estamos llevando la plaga"


(Sigmund Freud, camino a Estados Unidos en 1909, en Richard Noll,
The Jung Cult: Origins of a Charismatic Movement, 1994, p. 47).

Tal como Carl Jung, Sigmund Freud no basó el psicoanálisis, que


él defendió ante el mundo occidental entero, sobre premisas
científicas.

Cuando el psicoanálisis llegó a Estados Unidos, fue en gran parte


visto como un sistema no comprobado de pensamiento. Aunque
ninguna evidencia estuviera disponible, el psicoanálisis comenzó a
dominar la cultura estadounidense durante más de cincuenta años.

Además, el psicoanálisis comenzó a reemplazar el fundamento


occidental del alma. Cuando Freud apareció en escena, todo cambió.
El académico judío Andrew R. Heine argumenta:"Hasta que apareció
Freud, las nuevas comprensiones de la psique estaban entrelazadas
con variedades de la experiencia cristiana y el misticismo post-
cristiano"(Jews and the American Soul, Princeton, 2004, p. 51).
La psicología freudiana comenzó de manera lenta pero segura a
dominar la psicología clásica, que comenzó con los griegos y que
estaba en gran medida basada en la razón. La Psicología cada vez
más comenzó a ser vista como un ejercicio académico para pasar de
contrabando la ideología judía. Como dijo E. Michael Jones,

"La redefinición de la Psicología fue una revolución en el sentido


más verdadero de la palabra. Lo que estaba arriba quedó abajo, y lo
que estaba abajo subió. Antes de aquella revolución, la razón estaba
sentada sobre el instinto como un jinete sobre un caballo"(The Jewish
Revolutionary Spirit, p. 921).

Cuando la razón perdió su lugar apropiado, la psicología judía,


como veremos, comenzó a desatar una plétora de instintos sexuales
sobre la Humanidad. Jones prosigue:"La psicología judía estaba
basada en los instintos, ya de forma encubierta, como con Freud, o
abierta, como con Wilhelm Reich" (Ibid.).

Aquel instinto sexual se transformó en la revolución sexual, y


luego se reencarnó de una manera u otra en películas de David
Cronenberg, Eli Roth, Lars von Trier, etc.

Los psicólogos judíos desempeñaron un importante papel en


provocar esta guerra cultural. "Bajo la influencia judía, la psicología
estadounidense se hizo talmúdica también... ella fue vista como un
arma contra la cultura cristiana"(Ibid., p. 922).

La ética de esta forma de psicología, como argumenta Heinze, no


es ni griega ni alemana ni occidental, sino que tiene una
característica judaica (Jews and the American Soul, p. 72).Heinze
declara que el impacto de esta guerra psicológica comenzó a
formarse totalmente en el siglo XX, "ya que los pensadores judíos
introdujeron sus ideas en tensión con la sociedad cristiana"(Ibid., p.
56).

Según Heinze, "la psique de la juventud judía", como se ha visto


en las vidas de Freud y Adler en particular, está formada por "una
tensión siempre presente con el mundo cristiano"(Ibid., p. 72), pero
esta "tensión de la relación entre lo judío y lo cristiano afectó
profundamente la sensibilidad moral de los judíos austriacos y
alemanes a finales del siglo XIX"(Ibid., p. 74).

Freud estaba en una misión judía.El profesor judío de psiquiatría


Thomas Szasz de la Universidad de Nueva York escribe que "uno de
los motivos más poderosos de Freud en la vida era... aplicar una
venganza contra el cristianismo" [1].
[1] Thomas Szasz, The Myth of Psychotherapy: Mental Healing as Religion,
Rhetoric, and Repression, Syracuse, 1988, pp. 139, 146; también Moshe
Gresser, Dual Allegiance: Freud as a Modern Jew, Nueva York, 1994, pp. 10-
11.

Otros estudiosos judíos como Stanley Rothman y S. Robert Lichter


notaron lo mismo, añadiendo que

"aunque sea a veces olvidada hoy, la obra de Freud era


profundamente subversiva para los fundamentos culturales de la
sociedad cristiana europea... Hay evidencia de que algo del ímpetu
para la creación del psicoanálisis radicaba en su hostilidad hacia el
cristianismo" (Rothman y Lichter, Roots of Radicalism: Jews,
Christians, and the Left, New Jersey, 1996, p. 125).

El académico judío Peter Gay de Princeton fue aún más específico,


añadiendo que Freud estaba "orgulloso de sus enemigos... él se
comparaba con Anibal, con Ahasvero, con José, con Moisés, todos
hombres con misiones históricas, adversarios potentes y destinos
difíciles" (Kevin MacDonald, The Culture of Critique, 2002, p. 112).

Para el investigador judío David Bakan de la Universidad de York,


en Canadá, "Freud, consciente o inconscientemente, secularizó el
misticismo judío"(Bakan, Freud and Mystical Tradition, Nueva York,
2004, p. 25). El escritor judío Chaim Bermant escribió de manera
similar de Freud que

"su misma definición del Ello (Id), del Yo (Ego) y del Súper-Yo
(Super-Ego) corresponde desde muchos puntos de vista a las tres
gradaciones diferentes del espíritu —el nefesh, el ruaj y el neshamá—
delineadas en la Kábala, lo que no significa que Freud fuera un
kabalista, sino que algo de la tradición kabalística de investigación
parece haber afectado su perspectiva" (Bermant, The Jews, Nueva
York, 1977, p. 121).

Estudiosos como Michael Eigen sostienen opiniones similares


(Eigen, Kabbalah and Psychoanalysis, Londres, 2012).Freud de hecho
tenía una biblioteca secreta en la cual él alojaba libros sobre
la Kábala, y una copia del Zohar (Bakan, op. cit., p. XVIII), que es "el
documento más importante en el misticismo judío", y que, entre
otras cosas, "enseñaba a los judíos a sacrificar vírgenes cristianas
para el placer de Dios"(Ibid., p. 29).

Además, Freud participó en la logia B'nai B’rith en Viena, y "entre


sus recreaciones estaba su juego semanal de taroc, un popular juego
de cartas basado en la Kábala" (Ibid., p. 48).
Como veremos, Freud usó pretensiones científicas para desatar un
veneno —el psicoanálisis— sobre el mundo occidental, pero el
psicoanálisis no tiene casi nada que ver con la Ciencia.

Freud, al igual que Jung, dejó el campo científico y entró en la


religión, e incluso en el ocultismo. Cuando él comenzó a decir adiós a
la exploración científica que él había adquirido en anatomía y
fisiología, y comenzó a vagar en un sueño de fantasía,

"él se hizo más forastero para sus colegas. Ellos no podían ver
ningún vínculo en absoluto entre aquellos años de investigación
médica sólida y fructífera y sus nuevos intereses y métodos.

"Más tarde, muchos psicoanalistas solían tomar el punto de vista


opuesto a la primera parte de la vida de trabajo de Freud: ellos la
consideraron como un tiempo gastado en una tierra extranjera, a lo
sumo un período de preparación, y en el peor de los casos un
desperdicio de años preciosos en lo que al psicoanálisis se
refería"(Ibid., p. 8).

Como muchos escritores han argumentado, la infancia de Freud


fue atraída alrededor de héroes judíos y en realidad del judaísmo, y
Freud mismo se imaginaba como Aníbal, el guerrero semítico y líder
militar que desafió a Roma durante las guerras púnicas [2].

[2] Bakan, Freud and Mystical Tradition, pp. 177-178; Ernest Jones, Life and
Work of Freud, Nueva York, 1981, pp. 22-23; Moshe Gresser, Dual Allegiance:
Freud as a Modern Jew, Nueva York, 1994, pp. 10-11.

Cuando muchacho, Freud siempre se vio a sí mismo como un


semita que conquistaría el mundo Gentil. Esto llegó a ser posible
cuando Freud comenzó a usar el psicoanálisis como un arma. Freud
se identificó con Aníbal en parte debido a lo que él dijo que le sucedió
a su padre, Jakob. Freud escribió en La Interpretación de los Sueños:

«Yo puedo haber tenido diez o doce años cuando mi padre


comenzó a llevarme con él en sus paseos y me reveló en sus charlas
sus opiniones sobre las cosas del mundo en que vivimos. Así fue que
en una de tales ocasiones él me contó una historia para mostrarme
cuánto mejor eran ahora las cosas que lo que lo habían sido en sus
días.

«"Cuando yo era un hombre joven", dijo él, "di un paseo un


sábado por las calles de tu lugar de nacimiento; yo iba bien vestido, y
tenía una nueva gorra de piel sobre mi cabeza. Apareció un cristiano
y de un solo golpe hizo caer mi gorra en el barro y gritó: "¡Judío! ¡Sal
del pavimento!". "¿Y qué hizo usted?", pregunté. "Bajé al camino y
recogí mi gorra", fue su tranquila respuesta.
«Eso me golpeó como una conducta anti-heroica de parte del
hombre grande y fuerte que sostenía al pequeño muchacho de la
mano. Contrasté esta situación con otra que calzaba mejor con mis
sentimientos: la escena en las cual el padre de Aníbal, Amílcar Barca,
hizo a su hijo jurar delante del altar hogareño tomar venganza de los
romanos. Desde esa vez Aníbal había tenido un lugar en mis
fantasías» (Freud, The Interpretation of Dreams, Nueva York, 2010,
pp. 218-219).

Si Jakob simplemente estaba tratando de excitar a su pequeño


muchacho en cuanto a la venganza judía o si la historia realmente
tuvo lugar, no podemos asegurarlo.Como fuere, los biógrafos nos
dicen que ese momento dejó un efecto terrible en Freud
(Ernest Jones, The Life and Work of Sigmund Freud, pp. 22-23) y, en
el proceso, él comenzó a rechazar a los goyim, particularmente a
aquellos que habían abrazado el cristianismo.

Peter Gay declara que ese momento lo condujo a


desarrollar "fantasías de venganza" (Gay, Freud: A Life of our Time,
Nueva York, 1998, p. 22). Este punto está bien establecido:

«Yosef Yerushalmi hace notar que "Encontramos en Freud una


sensación de sentirse distinto a los no-judíos que no puede ser
explicada simplemente como una reacción ante el anti-judaísmo.
Aunque el anti-judaísmo periódicamente la reforzaría o modificaría,
este sentimiento parece haber sido primordial, heredado de su familia
y entorno temprano, y permaneció con él a través de toda su
vida"» (MacDonald, Culture of Critique, p. 107).

Esas "fantasías de venganza" fueron actualizadas durante el


desarrollo del psicoanálisis, al cual más tarde Freud etiquetó como "la
plaga". Tal como Aníbal, que había jurado hacer pagar a Roma, Freud
había jurado hacer pagar al cristianismo, al que él identificó con la
Iglesia Católica. De aquí que el psicoanálisis fue el epicentro de la
venganza de Freud contra el cristianismo.

****

Sin embargo, para "aplicar la venganza contra el cristianismo", los


revolucionarios intelectuales judíos como Freud no podían hacer el
trabajo por sí mismos, en gran parte porque la población judía es
demasiado pequeña para provocar una revolución arrolladora. Ellos
tuvieron que hacer uso de los goyim. Para Freud, éste fue Carl Jung,
un antiguo Protestante de quien Freud se referiría como "mi querido
hijo en quien me complazco"(Ibid., p. 126) [3].

[3] Ésa es la frase que pronunció una voz del cielo tras ser bautizado Jesús por
Juan: "Éste es mi hijo amado en quien tengo
complacencia"(cf. Mateo 3:17, Marcos1:11 y Lucas 3:22). NdelT.

El psicoanálisis era casi completamente un movimiento


revolucionario judío, y solía ser mencionado como una "ciencia judía".
Freud tuvo que encontrar algún Gentilpara hacer de dicho
movimiento algo más abarcador. Ésta es una razón de por qué él
trabajó infatigablemente para hacer de Jung un mascarón de proa del
movimiento psicoanalítico. Él dijo a Jung en una carta escrita en
1908:"Usted realmente es el único capaz de hacer una contribución
original [al psicoanálisis]"(citado en Richard Wolin, The Seduction of
Unreason, Princeton, 2006, p. 69).

Él también escribió a un psicólogo suizo llamado Ludwig


Binswanger, que "Cuando el reino que he fundado quede huérfano,
nadie sino Jung lo heredará" (Ibid.). Para Freud, según David Bakan,
Jung era "un puente hacia el mundo Gentil" (Bakan, p. 122).

Pero los colegas judíos de Freud no estaban satisfechos con Jung,


lamentando que Freud no hubiera elegido a un judío para dicha tarea.
Freud se esforzó mucho para asegurarse de que un gentil, Jung, se
convirtiera en la cabeza de su movimiento psicoanalítico, una decisión
que enfureció a sus colegas judíos de Viena, pero que estaba
claramente destinada a des-enfatizar la enorme sobre-representación
de judíos en dicho movimiento durante ese período.
Para persuadir a sus colegas judíos de la necesidad de que Jung
encabezase la sociedad, él argumentó:

«La mayoría de ustedes son judíos, y por lo tanto ustedes son


incompetentes para ganar amigos para la nueva enseñanza. Los
judíos deben estar contentos con el papel modesto de preparar el
terreno. Es absolutamente esencial que yo forme lazos en el mundo
de la ciencia...

«Como Yosef Yerushalmi destaca, "para ponerlo en términos muy


simples, Freud necesitaba un goy, y no sólo cualquier goy, sino uno
de estatura intelectual e influencia genuinas".

«Más tarde, cuando el movimiento fue reconstituído después de la


Primera Guerra Mundial, otro gentil, el adulador y sumiso Ernest
Jones, se convirtió en el presidente de la Asociación Psicoanalítica
Internacional» (MacDonald, op. cit., p. 109; también Bakan, op. cit.,
p. 58).

Los movimientos subversivos judíos siempre han trabajado de


aquella forma. Lenin tenía la clara intención de destruír
despiadadamente a la Iglesia, y había bastantes revolucionarios
judíos como él que tenían la misma intención. Sin embargo,

«él temía un contragolpe anti-judío si se veía que los judíos


estaban dirigiendo ese "pogrom al revés" contra los cristianos rusos,
de manera que un ruso étnico tenía que ser nominalmente
responsable de aplastar a la Iglesia. "Cualquier medida, la que fuera,
debe ser oficialmente anunciada sólo por el camarada Kalinin, y
nunca bajo ninguna circunstancia puede el camarada Trotsky hacer
alguna declaración pública de forma impresa o de cualquiera otra
forma"» (Donald Rayfield, Stalin and His Hangmen, Nueva York,
2005, p. 126).

Jung se convirtió en el presidente de la Asociación Psicoanalítica


Internacional en 1910, "con la bendición de Freud y para gran
consternación del contingente vienés", pero Jung rompió con Freud
cuatro años más tarde (Wolin, The Seduction of Unreason, p. 69).
Como fuese, Jung en realidad había trazado un plan en cuanto a
cómo el psicoanálisis iba a conquistar a intelectuales y académicos,
no por medio de la razón y pruebas empíricas, sino, como las
religiones de culto y los movimientos subversivos judíos, mediante la
seducción. Él escribió:

"Imagino una tarea mucho más fina y más completa [para el


psicoanálisis] que la alianza con una fraternidad ética. Pienso que
debemos darle el tiempo para infiltrarnos entre la gente desde
muchos centros, para vivificar de nuevo entre los intelectuales una
comprensión por el símbolo y el mito, de manera tan gradual como
para transformar a Cristo en el profético dios de la vid, lo que él era,
y de esa manera absorber aquellas fuerzas instintivas extáticas del
cristianismo con el solo propósito de hacer del culto y del mito
sagrado lo que ellos fueron alguna vez: una ebria fiesta de alegría
donde el hombre recobraba el ethos y la santidad de un animal. Ésa
era la belleza y el objetivo de la religión clásica"(Ibid., p. 71).

****

Una de las obras principales de Freud esLa Interpretación de los


Sueños, que, como veremos, son inteligentes tonterías. Freud creía
fuertemente que él no era el creador original del libro, sino que le fue
revelado (Bakan, op. cit., p. 12).

Freud afirma en la Introducción: "No creo que yo haya


sobrepasado el límite de la ciencia neuro-patológica". Ésta es una
pretensión científica, pero tenga presente que las pruebas o
investigaciones científicas son completamente diferentes de las
especulaciones u opiniones filosóficas.
Cuando Isaac Newton postuló la noción de la Gravedad, ello tenía
algún apoyo científico, y era y es todavía observable. En pocas
palabras, cualquier investigación científica tiene que pasar por
rigurosas pruebas científicas a fin de ser establecida como una teoría
razonable.

Los sueños, por definición, no pueden ser probados —o


refutados— por ningún método científico, mucho menos ser refutados
por inferencias científicas. Ésa es una empresa no científica y
cualquier interpretación estará basada en
una Weltanschauung particular y por lo tanto será puramente
subjetiva.

Aquí mismo podemos descartar la gran ilusión de Freud en La


Interpretación de los Sueños, ya que no hay ningún modo científico
de establecer explicaciones competentes en cuanto a por qué esta o
aquella hipótesis o es científicamente verdadera.

Pero la gran ilusión de Freud en La Interpretación de los


Sueños no radica en las ciencias, sino en su teoría psicoanalítica
conocida como el Complejo de Edipo.

Según la mitología griega, Edipo nació en Tebas, hijo del rey Layo
y de la reina Yocasta. Layo y Yocasta no podían tener hijos. Por
consiguiente, ellos decidieron consultar al Oráculo de Delfos. La
respuesta del Oráculo dada a ellos era simple: el hijo de ellos mataría
finalmente a Layo y se casaría con Yocasta.

Poco después de entonces, Yocasta dio a luz un niño. Layo,


temeroso de la profecía, entregó el niño a un pastor para que fuera
dejado en una montaña. En vez de dejar al bebé en la montaña para
que muriera, dicho pastor se lo pasó a otro pastor, quien alimentó y
crió a Edipo como si fuese su propio hijo. Edipo terminó por vivir en la
casa de Pólibo y Mérope, rey y reina de Corinto, quienes no tenían
hijos.

Edipo, que quería saber acerca de sus padres y cómo él


finalmente llegó al mundo, buscó el Oráculo y se le dijo que él estaba
destinado a matar a su padre y a casarse con su madre. Edipo, al
igual que su padre, no quería que aquello sucediese, y abandonó
Corinto a fin de evitar su "destino".

Cuando él dejaba el país, llegó a un camino donde él encontró a


un hombre en un carro y discutió con él acerca de quién debería
pasar primero. Edipo luchó intensamente, y finalmente mató al
hombre. Edipo siguió su viaje y se topó cara a cara con la Esfinge
quien paraba a los viajeros para hacerles una simple pregunta:
"¿Quién camina en cuatro pies por la mañana, en dos por la tarde
y en tres al anochecer?".

La respuesta incorrecta a la pregunta conduciría a un viajero a su


muerte, pero una respuesta correcta permitiría que él siguiera su
viaje.Cuando la Esfinge planteó la pregunta a Edipo, éste respondió:

"El Hombre: cuando niño, él avanza a gatas; cuando adulto, él


camina sobre dos piernas, y, en la vejez, él confía en un bastón".

Nadie había sido capaz de contestar a la Esfinge correctamente


hasta que apareció Edipo. La Esfinge, asombrada por la brillante
respuesta de Edipo, saltó desde un acantilado para terminar con su
propia vida. La gente de Tebas, viendo este milagroso
acontecimiento, coronó a Edipo como rey de Tebas y le pidió que se
casara con la reina de Tebas, una viuda.

Después de unos años, y después de tener cuatro hijos, Edipo


averiguó que el hombre al que él había matado en su camino a Tebas
era su propio padre, y que la reina de Tebas era su madre. La historia
termina en una desesperación completa y como una tragedia. Yocasta
terminó por colgarse en el palacio, y Edipo terminó por arrancar sus
propios ojos.

Este mito era una idea poderosa para Freud por dos motivos.
Freud vio que sin importar lo que los padres o Edipo hicieran para
impedir que la profecía llegase a suceder, el destino terminaba por
prevalecer. Segundo, Freud vio que Edipo casándose con su madre es
una ley universal. Como él escribe,

"El destino [de Edipo] nos conmueve sólo porque aquél podría
haber sido el nuestro propio, porque el oráculo pone sobre nosotros
antes de nuestro nacimiento la misma maldición que puso sobre él
(Edipo). Puede ser que todos estuviéramos destinados a dirigir
nuestros primeros impulsos sexuales hacia nuestras madres, y
nuestros primeros impulsos de odio y violencia hacia nuestros
padres; nuestros sueños nos convencen de que lo estamos.

"El rey Edipo, que mató a su padre Layo y se casó con su madre
Yocasta, no es ni más ni menos que un cumplimiento de deseos: el
cumplimiento del deseo de nuestra infancia"(Freud, The
Interpretation of Dreams, Nueva York, 2010, p. 171).

Recuerde a partir de esta historia que este componente sexual es


inevitable. En otras palabras, se trata de un determinismo psíquico.
Un muchacho, según Freud, no tiene ninguna otra opción sino tener
deseos sexuales hacia su madre y odio hacia su padre. Una
muchacha no tiene ninguna otra opción sino tener deseos sexuales
hacia su padre y odio hacia su madre.

E. Michael Jones sostiene que aquí Freud estaba proyectando su


propia liberación sexual sobre la Humanidad, ya que él tuvo amoríos
con su cuñada (E. Michael Jones, Libido Dominandi: Sexual Liberation
and Political Control, 2000, pp. 114-115). En su viaje a EE.UU., Freud
se vio confrontado por este hecho por Carl Jung, e inmediatamente
Freud terminó la discusión. "No puedo arriesgar mi autoridad", dijo
él. Jung tomó esto como una admisión de que Freud "estaba
colocando la autoridad personal por encima de la verdad" (Ibid., p.
115).

Louis Breger, del Instituto de Tecnología de California, escribe que


Freud usó la teoría edípica "para explicar su propia neurosis así como
la de cada uno"(Breger, A Dream of Undying Fame: How Freud
Betrayed His Mentor and Invented Psychoanalysis, Nueva York, 2009,
p. 95).Además, cuando fue confrontado para dar pruebas científicas,
Freud retrocedió, y persuadió a Jung para que no abandonara nunca
la teoría, sin importar lo que la comunidad científica dijese. A
diferencia de Charles Darwin, que elogió a algunos de sus críticos,
Freud no sólo silenció a sus críticos mediante sus habilidades
retóricas, sino que, como dijo Peter Gay,

"orquestó su galanteo de la mente pública por medio de un cuadro


leal de adherentes, fundó revistas y escribió popularizaciones que
difundirían la palabra autorizada, y dominó congresos internacionales
de análisis hasta que él se sintió demasiado frágil para asistir a ellos,
y después de eso nombró delegados, como su hija
Anna"(MacDonald, op. cit., p. 125).

Desde su mismo inicio, el psicoanálisis fue percibido como una


ciencia libre, y gente como John B. Watson de la escuela del
conductismo, Robert Woodworth de la Universidad de Columbia, y
Knight Dunlap, entre otros, era enormemente escéptica y crítica de
las implicaciones metodológicas del psicoanáliisis. Dunlap llegó tan
lejos como a decir que"el psicoanálisis intenta introducirse
sigilosamente usando el uniforme de la ciencia, y estrangularla desde
dentro"(Richard Noll, The Aryan Christ, p. 58).

A aquellos que criticaron al psicoanálisis, Freud les dijo: "Ellos se


pueden ir todos al infierno"(Jeffrey M. Masson, The Assault on Truth:
Freud’s Suppression of the Seduction Theory, Nueva York, 1998, p.
9), una declaración que parece sugerir que Freud estaba en el reino
de la religión y no en el de la ciencia. Y la gente que cayó de la gracia
dentro del movimiento fue calificada como "hereje", un término que
el mismo Freud usó (Noll, op. cit., p. 59).
Max Graf, quien fue culpable de ser un hereje, posteriormente
declaró que Freud estaba estableciendo su propia religión y, como un
líder de culto, "no permitió desviaciones de sus enseñanzas
ortodoxas" (Ibid., p. 59).

Las reuniones de los miércoles de Freud con sus seguidores,


declaró Graf, eran como ir a la iglesia para ser adoctrinados en el
culto freudiano:

"Las reuniones seguían un ritual definido. Primero, uno de los


miembros presentaba un informe... Después de un espacio social de
un cuarto de hora comenzaba la discusión. La palabra última y
decisiva siempre era dicha por Freud mismo.

"Existía una atmósfera de fundación de una religión en aquel


lugar. Freud mismo era su nuevo profeta quien hizo que los métodos
de investigación psicológica hasta entonces predominantes parecieran
superficiales. Los alumnos de Freud —todos inspirados y
convencidos— eran sus apóstoles...

"Sin embargo, después del primer período soñador y de la fe


incondicional del primer grupo de apóstoles, llegó el momento en que
fue fundada la iglesia"(Ibid., p. 59).

Graf estaba lejos de estar solo al hacer este tipo de


observaciones. Décadas más tarde, Richard Webster proclamó que el
fundador del psicoanálisis era un líder de un "culto mesiánico" y el
psicoanálisis mismo era "esencialmente una religión" y
definitivamente "debería ser tratado como tal" (Ibid.).

****
En varias de las cartas de Jung a Freud, claramente se indica que
Jung "expresó un deseo de transformar el psicoanálisis en algo
parecido a un movimiento religioso que liberaría una cultura entera
con sus poderosas apreciaciones"(Ibid., p. 64).

Frank Sulloway, un historiador de la ciencia y del movimiento


psicoanalítico, señala que el psicoanálisis no sólo ha sido visto como
una religión, sino que tenía un "clero secular de doctores del
alma"(Ibid., p. 60).

Rodney Stark y William Bainbridge, en su estudio The Future of


Religion, describen al psicoanálisis y a sus miembros como un
movimiento de culto (Stark y Bainbridge, The Future of Religion,
Berkeley, 1986, p. 185). Este movimiento de culto, como Jung lo vio,
buscaba reemplazar al cristianismo. Muchos estarían de acuerdo en
que esto es esencialmente judío, y Ernest Jones, por ejemplo, admitió
que Freud estaba muy consciente de su judeidad en su obra (Judith
M. Mishne, Evolution and Application of Clinical Theory, Nueva York,
1993, pp. 3-4), y que aquella parte era muy importante para él
(Jones, Life and Work of Freud, p. 22).

Pero, al igual que muchas sociedades secretas, como la


masonería, el psicoanálisis era un movimiento "confidencial", que
buscaba establecer credenciales dejando de ser abierto en cuanto a
sus actividades secretas. Muchos críticos lo vieron de esa forma, y
Jung en particular estaba orgulloso de aquellos críticos (Noll, op. cit.,
p. 66). Lo que era aún más interesante fue que el psicoanálisis no
reveló muchas de sus prácticas secretas:

«Era bien sabido dentro de los círculos freudianos que varios


analistas habían compartido intimidades sexuales con sus pacientes
femeninos, y tal información "confidencial" aparece con regularidad
como chismes en las cartas de Freud, Jung, Ernest Jones, Sandor
Ferenczi, Karl Abraham y otros en el círculo interior de adeptos.

«La historia del movimiento psicoanalítico está ensuciada con


suicidios, y esta atmósfera de olla a presión de chantaje implícito
puede haber desempeñado un papel en algunos de ellos» (Ibid., p.
59).

Jung mismo estuvo "eróticamente obsesionado" con


su "sexualmente preocupada" paciente judía Sabina Spielrein, a la
que nada le importaba si Jung tenía una esposa (Ibid., p. 89). Para
Jung, la poligamia lo liberaba de la esclavitud moral impuesta sobre
él por el cristianismo (Ibid., p. 99).
Si la moralidad, la cual para Jung está arraigada en el
cristianismo, debía ser abandonada, entonces Jung tenía que
encontrar un reemplazo. Para él, ése era el Sol:

"El Sol es, como comentó Ernest Renan, realmente la única


representación racional de Dios, ya sea si lo tomamos desde el punto
de vista de los bárbaros de otras épocas o de las modernas ciencias
físicas... El Sol es adecuado como ninguna otra cosa para representar
al Dios visible de este mundo. Es decir, aquella fuerza de conducción
de nuestra propia alma, que llamamos la libido"(Ibid., p. 132).

Freud declaró en la portada de La Interpretación de los Sueños la


máxima siguiente (Virgilio, EneidaVII, 312): "Flectere si nequeo
superos, Acheronta movebo", lo que significa "Si no logro conmover a
los dioses del cielo, moveré en mi favor al [río] Aqueronte [los dioses
del Infierno]". Ésas no deberían ser las palabras de un científico, sino
que eran las palabras de un hombre con una misión, y él hizo alusión
a tal misión en su último libro, Moisés y el Monoteísmo, de que el
cristianismo, más específicamente la Iglesia Católica, era su enemigo.

Investigadores como Morris Raphael Cohen han declarado que si


el libro no hubiera sido escrito por Freud, su autor habría sido
inmediatamente descartado "como un excéntrico obstinado que está
más interesado en su tortuosa especulación que en llegar a los
hechos verificables"(Bakan, op. cit., p. 138).

Además, como ya se ha sugerido, muchos en la comunidad


psiquiátrica fueron expulsados o castigados simplemente porque ellos
rechazaron aceptar el dogma de Freud como la verdad. Como Jung
mismo confesó, Freud, sonando como un líder de culto,
respondería: "Si ellos no entienden, deben ser aplastados en el
infierno" (citado en MacDonald, op. cit., p. 126). El profesor judío
Moshe Gresser escribe que como

«las controversias dentro del movimiento psicoanalítico


comenzaron a multiplicarse, amenazando la unidad del movimiento,
Freud trató de aferrarse a imágenes judías para caracterizar su
propia situación.

«Cuando él escribe a Pfister en 1910: "Construír el templo con


una mano y con la otra manejar armas contra aquellos que
pertubarían su construcción", creo que es una reminiscencia de la
historia judía» (Gresser, Dual Allegiance, p. 154).

Freud mismo dijo: "Tampoco es quizás completamente un asunto


de probabilidad el hecho de que el primer abogado del psicoanálisis
fuera un judío"(Bakan, op. cit., p. 43).
Hans Jurgen Eysenck y su esposa Sebil B. G. Eysenck una vez
visitaron a un "distinguido psicólogo estadounidense que trabaja en
un hospital psiquiátrico de Nueva York", y observaron que el
psiquiatra en privado estaba de acuerdo con Eysenck en cuanto a que
el psicoanálisis de Freud no sólo no era científico sino que era inútil
para los pacientes.Pero en público él no podía oponerse porque
perdería su trabajo. Sebil escribió en la Introducción del libro Decline
and Fall of the Freudian Empire que

"la principal objeción a todas las psicoterapias, y al psicoanálisis


en particular, era su carencia de teoría o validación científicas. Los
terapeutas se basaban en historias clínicas y ni siquieran intentaban
una prueba científica"(Hans J. Eysenck, Decline and Fall of the
Freudian Empire, New Jersey, 2004, Prefacio).

****

Al final, Freud de algún modo concibió la idea de que la teoría


simplemente no funcionaría. En una carta a su amigo Wilhelm Fliess,
él admitió que su teoría anterior simplemente no se ajusta ("Ya no
creo en mi teoría de la neurosis"), dando como sus motivos su
incapacidad para curar a sus pacientes con interpretaciones basadas
en la teoría... y el hecho de que demasiados padres respetables ("no
excluyendo al mío propio") tendrían que ser acusados de ser
perversos (Breger, A Dream of Undying Fame, p. 95).

Fue en aquel punto que Freud comenzó a hacer uso de la teoría


edípica, que él vio que actuaba en su propia vida:

"Una singular idea de valor general llegó a ser clara en mí. He


encontrado, en mi propio caso también, los fenómenos de estar
enamorado de mi madre y celoso de mi padre, y ahora lo considero
como un acontecimiento universal en la temprana infancia" (Ibid., p.
95).

Una vez más vemos que el psicoanálisis de Freud no tenía nada


que ver con la ciencia o con evidencias, sino con la racionalización de
Freud de sus propias aberraciones sexuales.

Al postular la teoría sin ninguna evidencia, Freud se estaba


psicoanalizando, pero él fue un paso más adelante: él proyectó su
psicoanálisis sobre toda la Humanidad, haciéndolo de esa manera
"universal".Breger escribe que Freud percibió la "universalidad" de
esa nueva teoría y que aquello haría de Freud un "gran científico" y le
daría una "fama eterna" con la cual él soñó durante toda su carrera.
Con la culminación del Complejo de Edipo, Freud finalmente
"conquistó" Roma como un "conquistador", y en realidad a gran parte
del mundo occidental. "Muchos de los sueños que Freud usó en su
autoanálisis", escribe Breger, "proporcionan algunas de las bases de
su libro La Interpretación de los Sueños", que fue publicado en 1900.

Con la publicaciónde La Interpretación de los Sueños, Freud ya


estaba en su camino a la realización de su "fama inmortal" (Ibid., p.
98), que una vez más tiene que ver con aplicar la venganza contra el
cristianismo.

Sin embargo, todavía queda el hecho de que las teorías de Freud


no tienen ninguna base científica. Breger, él mismo un profesor
emérito de estudios psicoanalíticos en el Instituto de Tecnología de
California y presidente fundador del Instituto de Psicoanálisis
Contemporáneo en Los Ángeles, se lamentó:

«Cuán diferentes habrían sido las cosas si, en vez de una "causa"
parecida a un culto, el psicoanálisis realmente hubiera sido la ciencia
que afirmaba ser, un campo en el cual nuevas ideas y métodos eran
examinados, probados a la luz de las observaciones, y bien recibidos
cuando ellos se demostraran fructíferos para producir posteriores
investigaciones y una terapia más eficaz»(Ibid., p. 114).

Otros de la misma estatura que Breger estuvieron de acuerdo.


Alan M. Stone era un psicoanalista y profesor de leyes y medicina en
Harvard, y estuvo bajo el hechizo del psicoanálisis durante más de
cuatro décadas. Fue con disgusto que él proporcionó una crítica
devastadora del edificio de su propia profesión (Ethan Watters y
Richard Ofshe, Therapy’s Delusions: The Myth of the Unconscious and
the Exploitation of Today’s Walking Worried, Nueva York, 1999).

****

Lo horroroso consiste en que uno tenía que o bien dedicarse a


Freud como un líder de culto, o acabarse como psicoanalista. Ernest
Jones, un devoto de Freud que más tarde escribió una biografía de
éste, sintió de la misma manera.

«Jones había comprendido el hecho de que ser un amigo de Freud


significaba ser un adulador. Significaba abrirse uno mismo
completamente a él, estar dispuesto a poner toda la confianza de uno
en él. "Jones creyó que discrepar con Freud (el padre) era
equivalente al patricidio (asesinato del padre)", de modo que cuando
Sandor Ferenczi discrepó con Freud acerca de la realidad del abuso
sexual contra menores, Jones lo calificó como un "maníaco
homicida"» (MacDonald, op. cit, 128; también Masson, The Assault
on Truth, p. 152).

Muchos que cuestionaron las teorías de Freud o que fueron


escépticos de ellas, estaban siendo etiquetados como "anti-sexuales",
y, como muchas otras religiones, otros «fueron expulsados del grupo.
Freud fue incluso más virulento en su correspondencia privada,
etiquetando a aquellos que discrepaban con él como impulsados por
una "ambición ilimitada", "neuróticos", "perversos" o
"locos"» (Breger, A Dream of Undying Fame, p. 113).

Entre aquellos que fueron excomulgados de la religión estuvieron


Joseph Breuer, el primer colaborador de Freud, Alfred Adler y Wilhelm
Stekel.

«Sintiendo que más "desviaciones" estaban en perspectiva, los


seguidores más leales —Ernest Jones, Karl Abraham, y unos cuantos
otros— formaron un grupo llamado "El Comité", cuyo propósito era
proteger al profesor y sus teorías. Jung, quien al igual que Adler
estaba trabajando en sus propias ideas, fue el siguiente en ser
excomulgado, en 1913» (Ibid., pp. 113-114).

Otros individuos fueron desterrados en los años siguientes,


incluyendo a Otto Rank, en 1924, y Sandor Ferenczi, en 1932, "a
pesar del valor significativo de sus contribuciones, su profunda
participación en apoyo del psicoanálisis durante muchos años, y sus
cercanos lazos personales con Freud" (Ibid., p. 114).

Ernest Jones en muchas ocasiones creyó a Freud sin cuestionarlo,


incluso cuando Freud no estaba diciendo toda la verdad. El hechizo de
Freud sobre otros individuos era como el de un padre tiránico que
siempre tiene razón y al cual sus hijos sólo tienen que obedecerle, sin
considerar las consecuencias. Freud llamaba a aquellos que lo
seguían ciegamente, sus hijos (MacDonald, p. 128). Sandor Ferenczi
y Kurt Eissler eran dos de aquellos hijos.

«"El pensamiento de un desacuerdo con Freud era insoportable".


"Había ocasiones en que él [Ferenczi] se rebelaba contra su
dependencia, pero siempre él volvía arrepentido y sumiso". La
situación era similar para Kurt Eissler, el confidente más cercano del
círculo interno de Anna Freud en los años '60: "Lo que él sentía por
Freud parecía lindar con la adoración"» (Ibid., p. 129).

Lo que es más importante, el psicoanálisis no sólo es anti-


cristiano, sino que Freud lo usaría para probar a sus seguidores a fin
de ver cuán lejos ellos podrían ir.
"Freud usó el psicoanálisis para humillar sexualmente a dos de sus
más fervientes discípulos, Ferenczi y Jones. El análisis de Freud de las
mujeres implicadas en relaciones con Ferenczi y Jones provocó que
las mujeres abandonaran a los hombres, pero permanecieron en
términos amistosos con Freud.

"Grosskurth sugiere que las acciones de Freud eran una prueba de


la lealtad de sus discípulos, y el hecho de que Jones siguiera en el
movimiento después de esa humillación indica el grado hasta el cual
los seguidores de Freud mostraban una obediencia incuestionada a su
maestro" (Ibid., p. 131).

No sólo eso, sino que Freud tuvo que falsear sus datos que son la
base de los principios de sus teorías sexuales (Ibid., pp. 121-122).
Finalmente, la comunidad científica se inclinó ante el dogma de
Freud. Pero incluso cuando muchos en la comunidad científica
dejaran de cuestionar el dogma de Freud, eso no significa que la
teoría tuviera algún respaldo intelectual serio en absoluto. Darwin fue
al menos honesto en varios puntos en su obra El Origen de las
Especies en tanto él dejó algún espacio para mejoramientos. Él
escribió:"Si pudiera demostrarse que existió algún órgano complejo,
que probablemente no podría haber sido formado por numerosas
modificaciones sucesivas y leves, mi teoría colapsaría
absolutamente"(Charles Darwin, Origin of Species, Nueva York, 1993,
p. 232).

Ha habido numerosos ejemplos de esos organismos complejos.


Pero Freud no dejó ningún espacio en absoluto para que
investigadores genuinos e independientes examinaran las
afirmaciones de él. En vez de ello, él sostuvo que él enviaría a aquella
gente al infierno —si él pudiera— si ellos se atrevieran incluso a
cuestionar sus hipótesis.

Desde un punto de vista científico, la teoría sexual de Freud no


resistiría una prueba sociológica, más particularmente en cuanto al
modelo de familia a través de los siglos.

Durante más de mil años el cristianismo ha condenado el incesto


en gran parte porque produce problemas serios, incluyendo defectos
de nacimiento y muerte temprana. En 1971 una organización de
estudios científicos demostró aquel caso (A Study of Children of
Incestuous Matings, en Human Heredity, vol. 21 Nº 2, 1971, pp. 108-
121). El incesto también produce problemas psicológicos serios.

Freud, como estamos comenzando a ver, estaba realmente


involucrado en algo cuando él se salió fuera del ámbito científico para
escribir acerca de liberación sexual y pasión (incluyendo el incesto)
sin restricción, algo que es completamente común entre
revolucionarios judíos.

Peter Gay, un admirador de Freud, declaró que éste había


encontrado muchos ejemplos que habrían dado un golpe mortal a sus
"interpretaciones de los sueños". Sin embargo él siguió adelante de
todos modos, a pesar de que estaba completamente consciente de los
defectos (Gay, Freud, pp. 108-116).

****

E. Michael Jones argumenta que

«El psicoanálisis y el Iluminismo eran, en efecto, el mismo


proyecto (el término iluminista Seelenanalyse es simplemente el
término germanizado de "Psicoanálisis" o viceversa) con los detalles
cambiados para satisfacer las sensibilidades de una época posterior,
una época que creía que la "ciencia" y la "medicina", más bien que
sociedades secretas, traerían el cielo a la Tierra.

«Tanto el psicoanálisis como el Iluminismo estaban involucrados


en lo que un crítico posterior llamó el "Seelenspionage", el espionaje
del alma... El psicoanálisis adoptó todas las características esenciales
del control iluminista de la mente, pero el Iluminismo puede muy
fácilmente ser visto como una forma temprana de psicoanálisis, un
proyecto largamente acariciado por la Ilustración»(E. Michael
Jones, Libido Dominandi, pp. 126-127).

Esto ciertamente tiene sentido, ya que Freud, según muchos


relatos, hizo alguna forma de pacto fáustico [4]. El académico judío
David Bakan encontró este aspecto de Freud muy extraño, y algunos
investigadores trataron de justificar algunos de estos fenómenos en
términos del Súper-Yo de Freud (Bakan, op. cit., pp. 211-212).

[4] Véase por ejemplo Paul Vitz, Sigmund Freud’s Christian Unconscious, 1993;
Armand Nicholi, The Question of God: C. S. Lewis and Sigmund Freud Debate
God, Love, Sex, and the Meaning of Life, Nueva York, 2002.

Pero Freud dio bastantes detalles a fin de ser tomado en serio. El


3 de Enero de 1897, él declaró que "No tengo miedo de que pueda
encontrarme con todos los diablos en el infierno", y sigue declarando
que la "sexualidad" sería una de sus armas "desde el cielo, pasando
por el mundo, hasta el infierno" (Ibid., pp. 222-223).

El uso que hizo Freud de la sexualidad como un arma comenzó a


tomar forma en el mismo mes, cuando Freud escribió a su amigo
Fliess:
«Los detalles han comenzado a agruparse, he encontrado la
explicación de por qué las brujas "vuelan"; su palo de escoba es
aparentemente el gran Señor Pene... Leí un día que el oro que el
diablo daba a sus víctimas se convertía con regularidad en
excremento...

«Estoy jugando con la idea de que en las perversiones, de las


cuales la histeria es la negativa, podemos tener los remanentes de un
culto sexual primitivo, que en el Este semítico puede haber sido
alguna vez una religión (Moloc, Astarté)» (Bakan, op. cit., pp. 223-
224).

Sabiendo muy bien que él ya no estaba embarcado en una


empresa científica, Freud le dijo a Fliess: "Usted se hace cargo de lo
biológico, yo de lo psicológico" (Ibid., p. 225). Freud, en sus propias
palabras, vio "el contorno de la Armadura de Lucifer apareciendo a la
vista en el centro más oscuro"(Ibid., p. 229).

Y esto se hace muy interesante cuando la historia comienza a


desplegarse. Freud —sonando como Karl Marx, quien hizo un pacto
fáustico a fin de llevar al mundo a la perdición (Robert Payne, Marx,
1968; Paul Johnson, Intellectuals, 1987)— se veía a sí mismo como
un semita que finalmente conquistaría Roma por causa de su
tradición "cristiana":

«Mi deseo para Roma es, a propósito, profundamente neurótico.


Está relacionado con mi adoración de los héroes, que data de mis
tiempos de escuela secundaria, del semítico Aníbal, y este año no
alcancé Roma más que él lo hizo desde el Lago Trasimeno.

«Desde que he estado estudiando el inconsciente, he llegado a


interesarme muchísimo en mí. Es una pena que uno siempre
mantenga la boca cerrada con respecto a la mayor parte de las cosas
íntimas: "Das beste was Du weisst, / Darfst Du den Buben doch nicht
sagen"».

La cita "Lo mejor de lo que usted sabe, usted se no atreve a


decírselo a los muchachos"es del Faustode Goethe, y una vez más se
nos da una referencia críptica a algo que Freud prefiere no decir en
voz alta, no sea que él pierda su autoridad...

«Freud, en su carta a Fliess, se refiere a su deseo de conquistar


Roma, su identificación con el semita Aníbal, y luego, con una
referencia a Goethe, dice que él no puede decirnos más, siendo la
implicación de esto el que él perdería su autoridad si él lo hiciera. Si
realmente supiéramos en qué estaba involucrado Freud, entonces él
no tendría ningún poder sobre nosotros.
«El psicoanálisis, en otras palabras, sólo puede funcionar como
una forma de manipulación desde detrás del escenario. A causa de
esto, él es esencialmente conspirador. Las conspiraciones funcionan
sólo si ellas son mantenidas en secreto. Si sus verdaderas intenciones
estuvieran claras, ellas serían ineficaces.

«Freud, nos dice Vitz, quemó sus papeles personales, no una vez
sino dos veces, como un modo de despistar a futuros investigadores.
La única conclusión segura que uno puede sacar del uso que hizo
Freud del verso de Goethe es que si una idea o fuente es importante
para Freud ("Das Beste was Du weisst") Freud no nos dirá lo que
es ("Darfst Du den Buden doch nicht sagen")» (Jones, Libido
Dominandi, pp. 124-125; Bakan, p. 177; Wolin, The Seduction of
Unreason, p. 70).

****

Hay un asombroso paralelo entre el deseo de Freud de conquistar


Roma y el rezo que los judíos solían recitar en los primeros siglos a
fin de poner una maldición sobre la cristiandad.

La historiadora Ruth Langer declara que rabinos como R. Elzar


sostenían que la maldición también era recitada como un rezo para el
colapso de Roma, a la que ellos consideraban como "el malvado
Edom"(Ruth Langer, Cursing on Christians, Nueva York, 2012, p. 71).

Esto también estaba dirigido hacia "la caída de los poderes


gobernantes cristianos", una práctica que era muy popular entre
judíos ashkenazis (Ibid., p. 72).

Para resumir, Freud estaba proyectando la liberación sexual, lo


que es coherente con la ideología masónica de la Ilustración. Aquella
litiasis sexual siempre hace daño a sus progenitores (véase p. ej. E.
Michael Jones, Monsters from the Id: The Rise of Horror in Fiction and
Film, 2000).

Ahora algunos en Occidente están comenzando a ver que la


liberación sexual simplemente al final no funciona. Después de
numerosos estudios sobre este mismo asunto, Kim Wallen, un
profesor de neuro-endocrinología en la Universidad Emory,
recientemente concluye:

"La noción de la liberación sexual, donde varones y mujeres


tienen igual acceso al sexo ocasional, suponía una probabilidad
similar de que aquel sexo fuera placentero. Pero aquella parte del
campo de juego está desnivelada" (citado en Natalie
Kirtroeff, "Casual Sex Leaves Women Unsatisfied", Globe and Mail, 13
Nov. 2013).

Aquella conclusión, por supuesto, no es sorprendente. Edmund


Burke escribió hace más de dos siglos que "los hombres de mentes
inmoderadas no pueden ser libres. Sus pasiones forjan sus
grilletes"(citado en Jones, Libido Dominandi, p. 607).

Si Burke está en lo cierto, entonces las pasiones sexuales sin


restricción forjan grilletes sexuales, y eso conduce a múltiples
enfermedades y a veces a muertes trágicas y horror, como en el caso
de Penteo en Las Bacantes de Euripides; de Mary Wollstonecraft
Shelley, que en cierta ocasión coqueteó con el suicidio y la magia y
terminó escribiendoFrankenstein; de Oscar Wilde, y más
recientemente Michel Foucault.

Ágave, después de que ella había decapitado a su propio hijo bajo


la influencia de Dionisio y del deseo sexual, repentinamente recobró
su juicio racional y comprendió que ella había cometido asesinato en
el sentido trágico. Ella se lamentó: "Veo... ¡el dolor más mortal!. ¡Oh,
ay de mí!"(Eurípides, Las Bacantes).

La liberación sexual, como hemos visto repetidas veces, siempre


termina en un "¡Ay de mí!". Quizás el viejo y polvoriento libro tenía
razón después de todo:

"Mientras ellos les prometen a ustedes libertad, ellos mismos son


esclavos de la corrupción: ya que aquello por lo cual un hombre es
vencido, por aquello mismo él es llevado a esclavitud"(2a
Pedro 2:19).–

FREUD EL FRAUDE
por Reactionary Tree
8 de Octubre de 2015

Una de las figuras más prominentes en el psicoanálisis, a menudo


considerado como el Padre de ese campo, es Sigmund Freud. Freud
es el ejemplo perfecto de un científico social judío con una fuerte
identidad judía que estaba motivado para combatir el anti-semitismo.

La participación judía en el psicoanálisis fue evidente desde su


inicio. A menudo era mencionado como la "ciencia judía". En 1906,
todos los 17 miembros del movimiento del psicoanálisis de ese
entonces eran judíos. En un estudio realizado en 1971, Henry, Sims y
Spray encontraron que el 62,1% de su muestra de psicoanalistas
estadounidenses se identificaba como teniendo una afinidad cultural
judía. Como usted puede ver, el campo fue fundado por y ha sido
dominado por pensadores judíos.

La Identidad Judía de Freud y Su Desdén hacia los Gentiles

Si bien Freud no era religioso, él tenía una identidad judía muy


fuerte. En una carta de 1931, él se describió como "un judío
fanático", y hacia ese tiempo llegó a simpatizar fuertemente con el
Sionismo. En una entrevista de 1935 con Joseph Wortis, Freud reveló
sus sentimientos de superioridad judía. Freud comentó que él veía a
los no-judíos como propensos a un "egoísmo despiadado", mientras
que los judíos tenían una vida familiar e intelectual superior. Wortis
luego le preguntó a Freud si él veía a los judíos como un pueblo
superior. Freud contestó:

"Creo que hoy día que ellos lo son... Cuando uno piensa que 10 ó
12 de los ganadores del Premio Nóbel son judíos, y cuando uno
piensa en sus otros grandes logros en las ciencias y en las artes, uno
tiene todas las razones para considerarlos superiores".

Freud se concebía a sí mismo como un líder en una guerra contra


la cultura Gentil. Él sentía mucha hostilidad hacia la cultura occidental
y la Iglesia Católica. En un notable pasaje de su libro La
Interpretación de los Sueños, Freud, intentando comprender por qué
él ha sido incapaz de poner el pie en Roma, propone que él ha estado
andando sobre las huellas de Aníbal, el líder semítico de Cartago
contra Roma durante las guerras púnicas:

"Aníbal... había sido el héroe favorito de mis últimos días


escolares... Y cuando en las clases superiores comencé a entender
por primera vez lo que significaba pertenecer a una raza foránea... la
figura del general semítico se elevó todavía más alto en mi estima.
Para mi mente juvenil, Aníbal y Roma simbolizaban el conflicto entre
la tenacidad de la judería y la organización de la Iglesia Católica".
Freud se veía a sí mismo como perteneciente a una "raza foránea"
en guerra contra Roma y la Iglesia Católica, una institución central de
la Cultura Occidental. En otro de sus trabajos, "Moisés y el
Monoteísmo", Freud otra vez despliega un sentido de superioridad
moral judía frente al cristianismo y su desdén por la Iglesia Católica:

"...la Iglesia Católica, que hasta ahora ha sido el enemigo


implacable de toda libertad de pensamiento y que se ha opuesto
resueltamente a cualquier idea de este mundo que haya estada
guiada por el progreso hacia el reconocimiento de la verdad".

Esto también reitera su opinión de que la religión no es nada más


que una sintomatología neurótica, una opinión que él primero
desarrolló en su obra "Tótem y Tabú". Esta cita también nos muestra
que Freud veía a la cultura occidental como extremadamente
represiva.

En sus libros "Tótem y Tabú"y "El Malestar en la Cultura"él


presenta la opinión de que la represión del sexo, tan obvia como un
aspecto de la cultura occidental durante la vida de Freud, es la fuente
del Arte, el amor, y hasta de la civilización misma. Sin embargo, la
neurosis y la infelicidad son el precio a pagar por estos rasgos,
porque la neurosis y la infelicidad, según él, son el resultado
inevitable de reprimir los impulsos sexuales.

La teoría freudiana procuraba curar al no-judío de su neurosis con


la liberación sexual. Freud se veía a sí mismo como un reformador
sexual contra las prácticas culturales occidentales de la castidad. Para
citar a Freud,

"La moralidad sexual, tal como la sociedad en su forma extrema


—la sociedad estadounidense— la define, me parece muy
despreciable. Abogo por una vida sexual incomparablemente más
libre".

Pseudo-Ciencia Freudiana

Ahora que hemos establecido que Freud era un judío vengativo


dispuesto a subvertir la civilización occidental con su psicoanálisis,
examinemos algunas teorías destacadas del pensamiento de Freud.
Las teorías del Complejo de Edipo, la sexualidad de la infancia y la
etiología sexual de la neurosis (el Id o Ello) son desperdicios y no
desempeñan ningún papel en la psicología contemporánea
predominante. Ellas son simplemente tentativas de Freud para
subvertir la cultura de los no-judíos.
El Complejo de Edipo equivale a la noción de que en secreto
queremos matar a nuestros padres de modo que podamos penetrar a
nuestras madres. Desde un punto de vista psicológico evolutivo, esto
es un total absurdo. Primero, tal relación entre una madre y un hijo
tendría como consecuencia una descendencia genéticamente inferior
producto de la endogamia, que sufriría depresión congénita y
desórdenes provocados por genes recesivos. Segundo, el asesinato
del padre negaría al niño el apoyo paternal de provisión de recursos y
protección.

Freud también desarrolló una teoría de la sexualidad infantil.


Freud a menudo confundió el amor y el placer con el deseo sexual.
Los placeres derivados de la satisfacción oral producto de la
alimentación por vía mamaria o derivados del amor, según Freud
eran realmente manifestaciones de placeres sexuales. Por supuesto,
no hay ningún dato para apoyar la idea de que esos lazos afectivos
que los niños tienen con sus padres son formas redirigidas del deseo
sexual. Esos lazos afectivos son importantes para los niños en cuanto
a su desarrollo. Ellos ayudan a formar niveles más altos de cohesión
social que son necesarios para proporcionar un alto nivel de apoyo
para los niños.

El Id (Ello) es una parte de la teoría freudiana de las estructuras


de la personalidad. El Id contiene nuestras tendencias instintivas
básicas. Es la fuente de nuestras necesidades corporales, deseos e
impulsos. Aquí vemos en juego la agenda política de Freud de la
crítica cultural: Nuestros impulsos sexuales tienen una profunda base
biológica (el Id), mientras que características como responsabilidad,
orden, confiablilidad y gratificación postergada son todas impuestas
sobre nosotros por una sociedad y una cultura represivas, que
inducen patologías.

Esto es también tonto porque ningún animal o humano ha


dedicado su vida entera completamente a la auto-satisfacción. No hay
ninguna prueba para sugerir que nuestra biología estaría únicamente
dirigida a la obtención de satisfacción inmediata y placer. En el
mundo real, el logro de diversos objetivos requiere algún grado de
preferencia del tiempo futuro, planificación a largo plazo, y
aplazamiento de la satisfacción.

El Psicoanálisis Freudiano como un Arma contra la Cultura de


los Gentiles

Es evidente que la intención de Freud era socavar las normas de


los no-judíos en cuanto al sexo y el matrimonio. El matrimonio
occidental ha sido durante mucho tiempo igualitario, monógamo y
exógamo, lo cual está en contraste con otras sociedades,
especialmente del Cercano Oriente, que son más estratificadas (los
machos alfa encima con su harem y los beta en el fondo sin
mujeres). La supuesta represión del comportamiento sexual ha
servido para apoyar relaciones monógamas socialmente impuestas.
Estas relaciones tienen como resultado una crianza de alta inversión
(high-investment parenting), y por ello en una descendencia más
competitiva.

Un importante efecto de las instituciones occidentales del sexo y


el matrimonio fue el facilitar la crianza de alta inversión. Ésta
generalmente tiene como consecuencia descendientes más
competitivos. Como ya se indicó, quizá el error más básico que
cometió Freud fue la sistemática confusión de sexo y amor. Éste fue
también su error más subversivo, y uno no puede exagerar
demasiado las consecuencias absolutamente desastrosas que ha
conllevado aceptar la opinión freudiana de que la liberación sexual
tendría efectos beneficiosos en la sociedad.

El énfasis psicoanalítico en legitimar la sexualidad "libre" y el sexo


pre-matrimonial es por lo tanto fundamentalmente un programa que
promueve estilos de crianza de baja inversión (low-investment
parenting). La crianza de hijos de baja inversión está asociada con la
sexualidad precoz, la reproducción temprana, la carencia de control
de impulsos, y lazos inestables de las parejas. Aplicado a la
cultura Gentil, el programa subversivo del psicoanálisis tendría el
efecto esperado de tener por consecuencia hijos menos competitivos;
a largo plazo, la cultura Gentil estaría crecientemente caracterizada
por la crianza de baja inversión, y hay pruebas de que la revolución
sexual inaugurada, o al menos enormemente facilitada, por el
psicoanálisis ha tenido en realidad este efecto.

Puesto que los judíos ashkenazistienen un CI más alto en


promedio que los europeos, ellos son menos dependientes de estos
apoyos culturales que los Gentiles. En la gran lucha darwiniana entre
judíos y no-judíos, la descendencia de estos últimos, menos
competitiva, tendría como consecuencia el éxito judío en la
competencia por los recursos. Hasta ahora, dicho programa
subversivo ha estado actuando con gran éxito.

La labor de Freud también llegaría a ser muy influyente en


la Escuela de Frankfurt. Tanto Freud como la Escuela de
Frankfurt veían a la cultura occidental como altamente represiva y
como necesitando una crítica cultural.

El rol central del psicoanálisis como crítica cultural puede ser visto
en el papel que desempeñó en la Alemania post-Segunda Guerra
Mundial, donde se usó el lenguaje de la ciencia social para combatir
el anti-semitismo y racionalizar el separatismo judío, siendo apoyado
por el Estado en Alemania, donde cada ciudadano era elegible para
hasta 300 horas de psicoanálisis. Así, los dos aspectos centrales de la
agenda psicoanalítica eran la patologización de los enemigos y la
centralidad de la crítica social, y el psicoanálisis sólo puede ser
justificado por su utilidad para dicha crítica, independiente de lo real
de su efectividad como terapia, a menos que se considere así el
lavado de cerebro individual y social.

Los psicoanalistas que emigraron a EE.UU. desde la Alemania


nacionalsocialista esperaban hacer del psicoanálisis "el arma final
contra el fascismo, el anti-judaísmo y toda otra tendencia anti-
liberal". Patologizando el anti-semitismo, el psicoanálisis es una
ideología universalista mesiánica que intenta subvertir las
tradicionales categorías sociales no-judías, a la vez que permite la
continuación de la cohesión grupal judía.

Freud propuso una naturaleza humana universal y luego teorizó


que todas las diferencias individuales se originaban en las influencias
medioambientales que emanaban finalmente de una sociedad
represiva e inhumana, negando la importancia de las diferencias
étnicas biológicamente basadas y los conflictos étnicos de cualquier
clase. En la teoría psicoanalítica, "ciencia" que es una interpretación
secular de temas religiosos judíos fundamentales, los conflictos
étnicos llegaron a ser vistos como fenómenos secundarios surgidos de
represiones irracionales, proyecciones y respuestas reactivas, y como
un indicativo de la patología de los no-judíos.

Como usted puede ver, el psicoanálisis freudiano ha sido


destructivo para la civilización occidental, en particular con su papel
en la facilitación de la revolución sexual de los años '60. El
psicoanálisis, como un movimiento intelectual dominado por judíos,
es un componente central de la guerra sobre los fundamentos
culturales de los Gentiles, a quienes Freud veía como genéticamente
predispuestos a ser esclavos de sus sentidos y propensos a la
brutalidad. Si bien la teoría freudiana ha sido mayormente
abandonada, todavía estamos sintiendo los efectos de ella.–

0 0
 10/14/15--03:01: Sobre Wahabismo, Arabia
Saudita e ISIS

Los siguientes dos artículos unidos que presentamos en castellano


fueron publicados hace poco más de un año como una primera y una
segunda parte (en huffingtonpost.com) de un análisis histórico de las
raíces de ISIS o Estado Islámico, aquella sanguinaria agrupación contra la
cual las ha emprendido el Presidente ruso con éxito tan resonante estos
últimos días y que algunos sostienen que realmente es un acrónimo
de Israeli Secret Intelligence Service, y su impacto sobre el futuro del
Medio Oriente. El autor de estos ensayos, Alastair Crooke (1950), es un
diplomático británico ex-oficial del servicio de Inteligencia MI-6,
bastante involucrado en los asuntos de Oriente Medio y en el estudio de
la lógica de los grupos islamistas combatientes. Además de los
antecedentes históricos el señor Crooke plantea la curiosa hipótesis de
que el verdadero amenazado por ISIS no es sino el reino saudita, por las
razones que se verá que él da.

Usted No Puede Entender al ISIS si No Conoce


la Historia del Wahabismo en Arabia Saudita
por Alastair Crooke
27 de Agosto de 2014

La dramática llegada de Da'ish (ISIS, Islamic State in Iraq and


Syria) a la escena de Iraq ha sobresaltado a muchos en Occidente.
Muchos han quedado perplejos, y horrorizados, por su violencia y su
evidente magnetismo para la juventud musulmana sunita. Pero más
que esto, ellos encuentran la ambivalencia de Arabia Saudí ante esta
manifestación algo a la vez problemático e inexplicable,
preguntándose: "¿No comprenden los sauditas que ISIS los amenaza
a ellos también?".

Parece, incluso ahora, que la élite dirigente de Arabia Saudí está


dividida. Algunos aplauden que ISIS esté combatiendo el "fuego"
chiíta iraní con "fuego" sunita; que un nuevo Estado sunita esté
tomando forma en el núcleo mismo de lo que ellos consideran como
un patrimonio sunita histórico; y ellos se ven atraídos por la estricta
ideología salafista de Da'ish.

Otros sauditas son más temerosos, y recuerdan la historia de la


rebelión contra Abd al-Aziz ibn Saud (1876-1953) llevada a cabo
por la milicia wahabista Ikhwan, que casi destruyó al wahabismo y a
los Al-Saud a fines de los años '20.

Muchos sauditas están profundamente inquietos por las doctrinas


radicales de Da'ish (ISIS), y están comenzando a cuestionar algunos
aspectos del curso y del discurso de Arabia Saudí.

LA DUALIDAD SAUDITA

La discordia interna y las tensiones de Arabia Saudí con respecto


a ISIS sólo pueden ser entendidas comprendiendo la inherente (y
persistente) dualidad que está en el núcleo del carácter doctrinal del
reino saudita y sus orígenes históricos.

Una variante dominante de la identidad saudita tiene que ver


directamente con Muhammad ibn Abd al-Wahhab (1703-1792, el
fundador del Wahabismo), y el uso que le dio Muhammad Ibn
Saud (m. en 1765) al puritanismo radical y excluyente de aquél. (Ibn
Saud era entonces simplemente un líder menor, entre muchos, de las
tribus beduinas que continuamente combatían y asaltaban en los
desiertos ardientes y desesperadamente pobres de la meseta del
Nejd).

La segunda variante de esta dualidad desconcertante se relaciona


precisamente con el subsecuente cambio del rey Abd al-Aziz hacia la
estructura del Estado en los años '20: su represión de la
violencia Ikhwani (a fin de tener una posición diplomática como un
Estado-nación con Gran Bretaña y EE.UU.); su institucionalización del
impulso wahabista original, y la posterior incautación de la
oportunamente surgida válvula de los petrodólares en los años '70,
para canalizar la volátil corriente Ikhwani lejos de casa hacia la
exportación, difundiendo una revolución cultural más bien que una
revolución violenta, a través de todo el mundo musulmán.
Pero esta "revolución cultural" no era ningún reformismo dócil. Se
trataba de una revolución basada en el odio de tipo jacobino de Abd
al-Wahhab contra la putrefacción y el desviacionismo que él percibía
alrededor suyo, y de aquí su llamada a purgar el Islam de todas sus
herejías e idolatrías.

IMPOSTORES MUSULMANES

El escritor y periodista estadounidense Steven Coll han escrito


acerca de cómo Abd al-Wahhab, ese discípulo crítico y austero del
erudito del siglo XIV Ibn Taymiyyah, despreciaba a la "decorosa,
artística, fumadora de tabaco, bebedora de hachís y golpeadora de
tambores nobleza egipcia y otomana que viajaba a través de Arabia
para rezar en La Meca".

En opinión de Abd al-Wahhab, éstos no eran musulmanes; ellos


eran impostores enmascarados como musulmanes. Ni tampoco, en
realidad, él encontró el comportamiento de los árabes beduinos
locales mucho mejor. Ellos enfurecieron a Abd al-Wahhab con su
veneración de santos, su erección de lápidas sepulcrales, y con sus
"supersticiones" (p. ej, el reverenciar tumbas o sitios que eran
considerados particularmente imbuidos de lo divino).

Todo este comportamiento Abd al-Wahhab lo denunció como bida,


prohibido por Alá.

Como Taymiyyah antes que él, Abd al-Wahhab creía que el


período de la permanencia del profeta Mahoma en Medina era el ideal
de la sociedad musulmana ("el mejor de los tiempos"), al cual todos
los musulmanes deberían aspirar a emular (esto, esencialmente, es el
Salafismo).

Ibn Taymiyyah (1263-1328) había declarado la guerra contra el


chiísmo, el sufismo y la filosofía griega. Él se expresó públicamente
también contra las visitas a la tumba del profeta Mahoma y la
celebración de su cumpleaños, declarando que todo ese
comportamiento representaba una mera imitación de la adoración
cristiana a Jesús como Dios(es decir, idolatría). Abd al-Wahhab
asimiló toda esta temprana enseñanza, declarando que "cualquier
duda o vacilación"de parte de un creyente con respecto a su
reconocimiento de esta interpretación particular del Islam
debería "privar a un hombre de la inmunidad de su propiedad y su
vida".

Uno de los principios básicos de la doctrina de Abd al-Wahhab se


ha convertido en la idea clave de takfir[excomunión]. Según la
doctrina takfiri, Abd al-Wahhab y sus seguidores podrían considerar a
sus correligionarios musulmanes como infieles si éstos se
involucraran en actividades que de alguna manera pudiera decirse
que usurpan la soberanía de la Autoridad absoluta (es decir, el Rey).
Abd al-Wahhab denunció a todos los musulmanes que honraban a los
muertos, los santos o los ángeles. Él creía que tales sentimientos
quitaban mérito al sometimiento completo que hay que sentir
hacia Alá, y sólo a Alá. El Islam wahabita de ese modo prohíbe
cualquier rezo a santos y seres queridos muertos, las peregrinaciones
a tumbas y mezquitas especiales, los festivales religiosos que
celebran a santos, la honra del cumpleaños del profeta musulmán
Mahoma, e incluso prohíbe el uso de lápidas cuando se sepulta a los
muertos.

Abd al-Wahhab exigió conformidad, una conformidad que debía


ser demostrada de una forma física y tangible. Él sostuvo que todos
los musulmanes deben jurar individualmente su fidelidad a un solo
líder musulmán (un Califa, si lo hubiera). Aquellos que no se
conformaran a este punto de vista deberían ser muertos, ser violadas
sus mujeres e hijas, y confiscadas sus posesiones, él escribió. La lista
de apóstatas que merecen la muerte incluía a los chiítas, los sufíes y
otras denominaciones musulmanas, a quienes Abd al-Wahhab no
consideraba en absoluto como musulmanes.

No hay nada aquí que separe al wahabismo y a ISIS. La grieta


surgiría sólo más tarde, de la posterior institucionalización de la
doctrina de Muhammad ibn Abd al-Wahhab de "Un Jefe, Una
Autoridad, Una Mezquita", siendo estos tres pilares tomados
respectivamente para referirse al rey saudita, la autoridad absoluta
del wahabismo oficial, y su control de "la palabra" (es decir, la
mezquita).

Es esta desavenencia —la negación de ISIS de estos tres pilares


sobre los cuales descansa toda la autoridad sunita actualmente— la
que hace de ISIS, que en todos los otros aspectos se conforma al
wahabismo, una profunda amenaza para Arabia Saudí.

BREVE HISTORIA 1741-1818

La defensa que Abd al-Wahhab hizo de estas opiniones radicales


extremas condujo inevitablemente a su expulsión de su propia
ciudad, y en 1741, después de algún vagabundeo, él encontró refugio
bajo la protección de Ibn Saud y su tribu. Lo que Ibn Saud percibió
en la novedosa enseñanza de Abd al-Wahhab fueron los medios para
desbancar la tradición y las convenciones árabes. Ibn Saud vio que
dicha enseñanza era un camino para la toma del poder.
El clan de Ibn Saud, valiéndose de la doctrina de Abd al-Wahhab,
pudo hacer entonces lo que ellos siempre habían hecho, que era
asaltar pueblos vecinos y privarlos de sus posesiones, sólo que ahora
ellos no lo estaban haciendo dentro del ámbito de la tradición árabe
sino más bien bajo la bandera de la yihad[guerra santa]. Ibn Saud y
Abd al-Wahhab también introdujeron de nuevo la idea del martirio en
nombre de la yihad, el cual concedía a los que fueran martirizados
entrada inmediata en el paraíso.

Al comienzo, ellos conquistaron unas pocas comunidades locales e


impusieron su dominio sobre ellas. (A los habitantes conquistados se
les ofreció una elección limitada: conversión al wahabismo o muerte).
Hacia 1790, la Alianza controlaba la mayor parte de la Península
Arábiga y repetidamente asaltó Medina, Siria e Iraq.

La estrategia de ellos —como la de ISIS hoy— era llevar a la


sumisión a los pueblos que ellos conquistaban. Su intención era
infundir el miedo. En 1801 los Aliados atacaron la Ciudad Santa de
Karbala en Iraq. Ellos masacraron a miles de chiítas, incluyendo
mujeres y niños. Muchos lugares sagrados chiítas fueron destruídos,
incluído el lugar sagrado del imán Hussein, el nieto asesinado del
profeta Mahoma.

Un funcionario británico, el teniente Francis Warden, observando


la situación de ese entonces, escribió: "Ellos la asolaron entera [la
ciudad iraquí de Karbala], y saquearon la Tumba de Hussein...
matando en el curso del día, con circunstancias de particular
crueldad, a más de cinco mil habitantes".

Osman ibn-Bishr Najdi, el historiador del primer Estado saudita,


escribió que Abdulaziz ibn-Muhammad ibn-Saud [m. en 1803,
hijo mayor y sucesor de Muhammad ibn-Saud] cometió una masacre
en Karbala en 1801. Él orgullosamente documentó aquella masacre
diciendo: «Tomamos Karbala y matamos y tomamos a su gente
(como esclavos); por lo tanto alabado sea Alá, el Señor de los
Mundos, y no pedimos perdón por eso, y decimos: "Y a los
incrédulos: el mismo tratamiento"».

En 1803 Abdul Aziz luego entró en la Ciudad Santa de La Meca, la


cual se rindió bajo el impacto del terror y el pánico (el mismo destino
le iba a acontecer Medina también). Los seguidores de Abd al-
Wahhab demolieron los monumentos históricos y todas las tumbas y
lugares sagrados en medio de ellos. Hacia el final, ellos habían
destruído siglos de arquitectura islámica cerca de la Gran Mezquita.

Pero en Noviembre de 1803 un asesino chiíta mató al rey Abdul


Aziz (tomando venganza por la masacre en Karbala). Su hijo, Saud
ibn Abd al-Aziz, lo sucedió y continuó la conquista de Arabia. Los
gobernantes otomanos, sin embargo, no podían sólo estar sentados y
mirando cómo su Imperio era devorado pedazo tras pedazo. En 1812
el ejército otomano, compuesto por egipcios, empujó a la Alianza
fuera de Medina, Jeddah y La Meca. En 1814 Saud ibn Abd al-Aziz
murió de fiebre. Su infortunado hijo Abdullah ibn Saud, sin embargo,
fue llevado por los otomanos a Estambul, donde fue espantosamente
ejecutado (un visitante de Estambul relató haberlo visto siendo
humillado en las calles de Estambul durante tres días, luego ahorcado
y degollado, su cabeza cortada lanzada desde un cañón, y su corazón
cortado y empalado sobre su cuerpo).

En 1815 las fuerzas wahabitas fueron aplastadas por los egipcios


(que actuaban de parte de los otomanos) en una batalla decisiva. En
1818 los otomanos capturaron y destruyeron la capital wahabita de
Dariyah. El primer Estado saudita no existía más. Los pocos
wahabitas que quedaron se retiraron al desierto para reagruparse, y
allí ellos permanecieron, inactivos durante la mayor parte del siglo
XIX.

LA HISTORIA RETORNA CON ISIS

No es difícil entender cómo la fundación del Estado


Islámico por ISISen el Iraq contemporáneo podría resonar entre
aquellos que recuerdan esta historia. En efecto, el espíritu del
wahabismo del siglo XVIII no sólo no se marchitó en la regón del
Nejd sino que resurgió a la vida cuando el Imperio otomano colapsó
entre el caos de la Primera Guerra Mundial.

Los Al-Saud —en este renacimiento del siglo XX— fueron


conducidos por el lacónico y políticamente astuto Abd al-Aziz, que,
uniendo las díscolas tribus beduinas, lanzó la "Ikhwan"saudita en el
espíritu de los anteriores combativos prosélitos de Abd al-Wahhab e
Ibn Saud.

La milicia religiosa Ikhwanfue una reencarnación del anterior


feroz y semi-autónomo movimiento de vanguardia de comprometidos
"moralistas" armados wahabistas que casi habían tenido éxito en
apoderarse de Arabia hacia principios del siglo XIX. De la misma
manera que antes, la Ikhwan una vez más tuvo éxito en capturar La
Meca, Medina y Jeddah entre 1914 y 1926. Abd al-Aziz, sin embargo,
comenzó a sentir que sus intereses más amplios estaban amenazados
por el "jacobinismo" revolucionario exhibido por la Ikhwan.
La Ikhwan se rebeló, lo que condujo a una guerra civil que duró hasta
los años '30, cuando el rey redujo a dichas milicias ametrallándolas.

Para este rey (Abd al-Aziz), las simples verdades de las décadas
anteriores se estaban erosionando. El petróleo estaba siendo
descubierto en la península. Gran Bretaña y EE.UU. estaban
cortejando a Abd al-Aziz, pero todavía estaban inclinados a apoyar a
Sharif Husain como el único gobernante legítimo de Arabia. Los
sauditas necesitaban desarrollar una postura diplomática más
sofisticada.

De ese modo, el wahabismo fue forzosamente cambiado desde un


movimiento de la yihad revolucionaria y la
purificación takfiri teológica, a un movimiento de da'wa [llamamiento
islámico] social, político, teológico y religioso conservador, y a la
justificación de la institución que defiende la lealtad a la familia Real
saudita y al poder absoluto del rey.

LA RIQUEZA DEL PETRÓLEO DIFUNDIÓ EL WAHABISMO

Con el advenimiento de la prosperidad del petróleo —como


escribe el investigador francés Giles Kepel— los objetivos sauditas
eran «extender y difundir el wahabismo a través del mundo
musulmán... para "wahabizar" al Islam, reduciendo de esa manera la
"multitud de voces dentro de la religión" a un "único credo", un
movimiento que superaría las divisiones nacionales». Miles de
millones de dólares estaban siendo —y siguen siendo— invertidos en
esta manifestación de poder blando.

Fue esta embriagadora mezcla de proyección del poder blando de


miles de millones de dólares, junto con la disposición saudita a
manejar al Islam sunita tanto para hacer progresar los intereses de
EE.UU. como concomitantemente insertar el wahabismo
pedagógicamente, socialmente y culturalmente a través de las tierras
del Islam, lo que llevó a cabo una política occidental de dependencia
de Arabia Saudí, una dependencia que ha durado desde la reunión de
Abd al-Aziz con el Presidente Roosevelt en un buque de guerra
estadounidense (al retornar el Presidente desde la Conferencia de
Yalta) hasta hoy.

Los habitantes de Occidente miraron hacia el reino saudí, y su


mirada fue capturada por la riqueza, por la aparente modernización y
por el liderazgo profeso del mundo islámico. Ellos prefirieron suponer
que dicho reino se estaba plegando a los imperativos de la vida
moderna, y que el manejo del Islam sunita llevaría al reino, también,
a la vida moderna.

Pero el enfoque de la Ikhwan saudita del Islam no murió en los


años '30. Ella se retiró, pero mantuvo su control sobre partes del
sistema; de ahí la dualidad que observamos hoy en la actitud saudita
hacia ISIS.
Por una parte, ISIS es profundamente wahabista. Por otra, es
ultra-radical de un modo diferente. Podría ser visto esencialmente
como un movimiento correctivo del wahabismo contemporáneo.

ISIS es un movimiento "post-Medina": se enfoca en las acciones


de los dos primeros Califas más bien que en el profeta Mahoma
mismo, como una fuente de imitación, y niega enérgicamente el
reclamo de los sauditas de tener autoridad para gobernar.

A medida que la monarquía saudita florecía en la época del


petróleo como una institución cada vez más inflada, el atractivo del
mensaje Ikhwan ganó terreno (a pesar de la campaña de
modernización del rey Faisal). El "enfoque Ikhwan" disfrutó —y
todavía disfruta— del apoyo de muchos hombres y mujeres
prominentes y jeques. En cierto modo, Osama ibn-Laden fue
precisamente el representante de un florecimiento tardío de este
enfoque Ikhwani.

Hoy, la debilitación por parte de ISIS de la legitimidad del rey no


debe ser vista como problemática sino más bien como un retorno a
los verdaderos orígenes del proyecto saudí-wahabita.

En el manejo colaborativo de la región por los sauditas y


Occidente en la búsqueda de los muchos proyectos occidentales
(opuestos al socialismo, el baathismo, el Nasserismo, la influencia
soviética e iraní), los políticos occidentales han destacado su lectura
elegida de Arabia Saudí (riqueza, modernización e influencia), pero
ellos decidieron ignorar el impulso wahabista.

Después de todo, los movimientos islamistas más radicales fueron


percibidos por los servicios de Inteligencia occidentales como más
eficaces en el derribamiento de la URSS en Afganistán, y en combatir
a los líderes y Estados impopulares del Medio Oriente.
¿Por qué deberíamos estar sorprendido entonces de que del
mandato saudí-occidental del príncipe Bandar para manejar la
insurrección en Siria contra el Presidente Assad haya surgido un tipo
de movimiento de vanguardia violento e inductor de miedo neo-
Ikhwan: ISIS?. ¿Y por qué deberíamos estar sorprendidos —sabiendo
un poco sobre el wahabismo— de que los insurgentes "moderados"
en Siria llegaran a ser más raros que un mítico unicornio?. ¿Por qué
deberíamos haber imaginado que el wahabismo radical crearía
moderados?. ¿O por qué podríamos imaginar que una doctrina de "Un
líder, Una autoridad, Una mezquita: sométanse a ello, o
perezcan" podría conducir finalmente a la moderación o la
tolerancia?.

O, quizás, nunca lo imaginamos.–

Bomba de Tiempo en Oriente Medio:


El Verdadero Propósito de ISIS Es Reemplazar
a la Familia Saud como los Nuevos Emires de Arabia
2 de Septiembre de 2014

ISISes en realidad una verdadera bomba de tiempo insertada en


el centro del Oriente Medio. Pero su poder destructivo no es como
comúnmente se ha entendido. No es en la "Marcha de los
Decapitadores", ni en las matanzas, ni en la captura de ciudades y
pueblos, ni en la más cruel de las "justicias"—terrible como pueda
ser—, donde radica su verdadero poder explosivo. Su poder es aún
más potente que su atracción exponencial sobre musulmanes
jóvenes, que su enorme arsenal de armas y sus cientos de millones
de dólares.

Su verdadero potencial para la destrucción está en otra parte: en


la implosión de Arabia Saudí como una piedra angular del moderno
Oriente Medio. Deberíamos entender que no hay realmente casi nada
que Occidente pueda hacer ahora con respecto ello, salvo sentarse y
mirar.

La clave de su potencial realmente explosivo, como el académico


saudita Fuad Ibrahim ha señalado (pero que ha sido pasado casi
totalmente por alto, o su significación ha pasado inadvertida), está en
el uso deliberado e intencional de ISIS, en su doctrina, del lenguaje
de Abd al-Wahhab, el fundador del siglo XVIII, junto con Ibn Saud,
del wahabismo y del proyecto saudita:

«[El agente] Abu Omar al-Baghdadi, el primer "príncipe de los


fieles" en el Estado Islámico de Iraq, en 2006 formuló, por ejemplo,
los principios de su previsto Estado... Entre sus objetivos está el
diseminar el monoteísmo, "que es el propósito para el cual los
humanos fueron creados y para cuyo propósito ellos deben ser
llamados al Islam...". Este lenguaje reproduce exactamente la
formulación de Abd al-Wahhab. Y no es sorprendente que los escritos
de este último y los comentarios wahabitas sobre sus obras sean
extensamente distribuídos en las áreas bajo el control de ISIS y que
sean hechos materia de estudio. Al-Baghdadi posteriormente iba a
percibir favorablemente "una generación de hombres jóvenes [que
han sido] entrenados basados en la olvidada doctrina de lealtad y
rechazo"».

¿Y cuál es esa "olvidada" tradición de "lealtad y rechazo"?. ¿Es la


doctrina de Abd al-Wahhab de que la creencia en un solo dios (para
él, uno antropomórfico) —el único digno de adoración— era en sí
misma insuficiente para hacer de alguien un musulmán?.

Nadie podría ser un fiel creyente, a menos que además negara (y


destruyera) cualquier otro objeto de adoración. La lista de tales
objetos potenciales de la adoración idólatra, que Al-Wahhab condenó
como idolatría, era tan extensa que casi todos los musulmanes
estaban en riesgo de caer bajo su definición de "incrédulos". Ellos por
lo tanto enfrentaban una disyuntiva: o se convierten a la visión que
Al-Wahhab tenía del Islam, o son asesinados, y sus mujeres, sus
hijos y su propiedad física tomados como despojos de la yihad.
Incluso expresar dudas sobre esta doctrina, dijo Al-Wahhab, debería
ameritar la ejecución.
El punto que Fuad Ibrahim está destacando, me parece, no es
simplemente enfatizar de nuevo el reduccionismo extremo de la
visión de Al-Wahhab, sino insinuar algo completamente diferente:
que por medio de su adopción intencional de este lenguaje
wahabista, ISIS está encendiendo a sabiendas el detonador para una
explosión regional más grande, uno que tiene una muy verdadera
posibilidad de ser encendido, el cual, si llegara a tener éxito,
cambiará el Oriente Medio decisivamente.

Esto, dado que fue precisamente esta formulación idealista,


puritana y proselitista de Al-Wahhab la que fue el "padre" del
"proyecto" saudita entero, uno que fue violentamente suprimido por
los otomanos en 1818, pero que resucitó espectacularmente en los
años '20, para convertirse en el reino saudita que conocemos hoy.
Pero desde su renacimiento en los años '20, el proyecto saudita
siempre ha llevado dentro de él el "gen" de su propia auto-
destrucción.

LA COLA SAUDITA HA MENEADO AL PERRO BRITÁNICO-


ESTADOUNIDENSE EN EL ORIENTE MEDIO

Paradójicamente, fue un funcionario británico inconformista el que


ayudó a insertar dicho gen en el nuevo Estado. El funcionario
británico agregado a Aziz era un tal Harry Saint John Philby (padre
del oficial del MI6 que espió para el KGB soviético, Kim Philby). Él
llegaría a convertirse en un consejero cercano del rey Abd al-Aziz,
habiendo dimitido como un funcionario británico, y fue hasta su
muerte un miembro clave de la Corte del gobernante. Él, como
Lawrence de Arabia, era un arabista. Él fue también un converso al
Islam wahabita y fue conocido como el jeque Abdullah.

Saint John Philby era un hombre en proceso: él estaba


determinado a hacer de su amigo, Abd al-Aziz, el gobernante de
Arabia. En efecto, está claro que al fomentar esta ambición él no
estaba actuando bajo instrucciones oficiales. Cuando, por ejemplo, él
animó al rey Aziz a expandirse al Nejd del Norte, a él se le ordenó
desistir. Pero (como señala el autor estadounidense Stephen
Schwartz) Aziz estaba muy consciente de que Gran Bretaña había
prometido repetidamente que la derrota de los otomanos produciría
un Estado árabe, y esto sin duda animó a Philby y a Aziz a aspirar a
convertirse este último en su nuevo gobernante.

No está claro exactamente lo que pasó entre Philby y el


gobernante (los detalles parecen de alguna manera haber sido
suprimidos), pero parecería que la visión de Philby no estuvo
confinada a la construcción de un Estado a la manera convencional
sino que más bien era una de transformar la ummah (comunidad de
creyentes) islámica más amplia en un instrumento wahabista que
aseguraría a los Al-Saud como los líderes de Arabia. Y para que eso
sucediera, Aziz tenía que ganar el beneplácito británico (y mucho más
tarde, el respaldo estadounidense). "Ésa fue la estratagema que Abd
al-Aziz convirtió en propia, con el consejo de Philby", señala
Schwartz.

EL PADRINO BRITÁNICO DE ARABIA SAUDÍ

En cierto modo, puede decirse que Philby es "el padrino" de ese


pacto trascendental mediante el cual los líderes sauditas usarían su
influencia para "manejar" el Islam sunita en beneficio de los objetivos
occidentales (conteniendo al socialismo, el baathismo, el nasserismo,
la influencia soviética, la de Irán, etc.), y a cambio, Occidente
consentiría la suave wahabización llevada a cabo por Arabia Saudí de
la ummah islámica (con su simultánea destrucción de las tradiciones
intelectuales y la diversidad del Islam y su siembra de profundas
divisiones dentro del mundo musulmán).

Por lo tanto —desde entonces hasta ahora— la política de


británicos y estadounidenses ha estado ligada a los objetivos sauditas
(tan fuertemente como a los suyos propios), y ha sido muy
dependiente de Arabia Saudí en cuanto a orientaciones en la
persecución de su curso en Oriente Medio.
En términos políticos y financieros, la estrategia Saud-Philby ha
sido un éxito asombroso (si se consideran sus propios términos
cínicos y egoístas). Pero siempre estuvo arraigada en la torpeza
intelectual británica y estadounidense: el rechazo a ver el "gen"
peligroso dentro del proyecto wahabista, su potencial latente para
mutar, en cualquier momento, de vuelta a su original, una variedad
sangrienta y puritana. En cualquier caso, eso acaba de
suceder: ISIS es ello.

Ganar el respaldo occidental (y el continuado respaldo occidental),


sin embargo, requirió un cambio de modo: el "proyecto" tuvo que
cambiar desde ser un movimiento de vanguardia islámico armado y
proselitista, hasta algo parecido a la política. Esto nunca iba a ser
fácil debido a las contradicciones inherentes implicadas (moralidad
puritana versus Realpolitik y dinero); y a medida que el tiempo ha
avanzado, los problemas de acomodar la "modernidad" que la
estructura del Estado requiere, ha producido que dicho "gen" se haya
hecho más activo, no más inerte.

Incluso Abd al-Aziz mismo afrontó una reacción alérgica, en la


forma de una seria rebelión de su propia milicia wahabi,
la Ikhwan saudita. Cuando la expansión del control por parte de
la Ikhwan alcanzó la frontera de los territorios controlados por Gran
Bretaña, Abd al-Aziz trató de refrenar a su milicia (Philby lo estaba
instando a buscar el patrocinio británico), pero los miembros de
la Ikwhan, ya críticos del uso de él de tecnología moderna (el
teléfono, el telégrafo y la ametralladora), "se indignaron por el
abandono de la yihad por motivos de una mundana Realpolitik... Ellos
rechazaron entregar sus armas, y en vez de ello se rebelaron contra
su rey... Después de una serie de choques sangrientos, ellos fueron
aplastados en 1929. Los miembros de la Ikhwan que habían
permanecido leales, fueron absorbidos más tarde en la Guardia
Nacional [saudita]".

El hijo y heredero del rey Aziz, Saud, afrontó una forma diferente
de reacción (menos sangrienta pero más eficaz). El hijo de Aziz fue
depuesto del trono por la institución religiosa —a favor de su
hermano Faisal— debido a su conducta ostentosa y extravagante. Su
estilo pródigo y ostentoso ofendió al establishment religioso que
esperaba que el "Imán de los Musulmanes" persiguiera un estilo de
vida piadoso y proselitista.

El rey Faisal, el sucesor de Saud, a su vez, fue baleado por su


sobrino en 1975, quien había aparecido en la Corte aparentemente
para hacer su juramento de lealtad, pero quien en cambio sacó una
pistola y disparó al rey en su cabeza. El sobrino había estado
perturbado por la invasión de creencias occidentales y las
innovaciones en la sociedad wahabita, en perjuicio de los ideales
originales del proyecto wahhabista.

LA TOMA DE LA GRAN MEZQUITA EN 1979

Mucho más seria, sin embargo, fue la revivida Ikhwan de


Juhayman al-Otaybi, que culminó en la toma de la Gran Mezquita de
La Meca por aproximadamente 400 a 500 hombres y mujeres
armados en 1979. Juhayman era de la influyente tribu Otaybi del
Nejd, que había liderado y había sido un elemento principal en
la Ikhwan original de los años '20.

Juhayman y sus seguidores, muchos de los cuales provinieron del


seminario de Medina, tenían el apoyo tácito, entre otros clérigos, del
jeque Abdel-Aziz ibn-Baz, el ex-mufti de Arabia Saudí. Juhayman
declaró que el jeque Ibn Baz nunca objetó sus
enseñanzas Ikhwan(que eran también críticas de la laxitud de los
clérigos [ulemas] hacia la "incredulidad"), pero que Ibn Baz lo había
culpado sobre todo por volver a insistir en que "la dinastía dirigente
Al-Saud había perdido su legitimidad porque era corrupta, ostentosa
y había destruído la cultura saudita por medio de una agresiva
política de occidentalización".

Significativamente, los seguidores de Juhayman predicaron su


mensaje Ikhwani en varias mezquitas en Arabia Saudí inicialmente
sin ser detenidos, salvo cuando Juhayman y diversos miembros de
la Ikhwanfinalmente fueron retenidos para ser interrogados en 1978.
Los miembros de los ulemas (incluyendo a Ibn Baz) los contra-
interrogaron por herejía, pero luego pidieron su liberación porque
ellos los vieron como no más que tradicionalistas que volvían a la
fuente de la Ikhwan —como el abuelo de Juhayman [Sultan ibn-Bajad
al-Otaibi, que luchó contra el rey Abd al-Aziz]— y por lo tanto no
como una amenaza.

Incluso cuando la toma de la mezquita fue derrotada y acabada,


permaneció un cierto nivel de tolerancia por parte de los ulemashacia
los rebeldes. Cuando el gobierno pidió una fatwa [decreto religioso]
para poder usar la fuerza armada en la mezquita, el lenguaje de Ibn
Baz y otro ulema mayor fue curiosamente de tono moderado. Los
eruditos no declararon a Juhayman y a sus seguidores como no-
musulmanes, a pesar de su violación de la santidad de la Gran
Mezquita, sino que sólo los llamaron al-jamaah al-musallahah (el
grupo armado).

El grupo que Juhayman condujo estaba lejos de ser marginado de


importantes fuentes de poder y riqueza. En cierto modo, nadó en
aguas amistosas y receptivas. El abuelo de Juhayman había sido uno
de los líderes de la Ikhwan original, y después de la rebelión contra
Abdel Aziz, muchos de los compañeros de armas de su abuelo fueron
absorbidos en la Guardia Nacional. De hecho, Juhayman mismo había
servido dentro de la Guardia, de modo que fue capaz de obtener
armas y experiencia militar de simpatizantes en la Guardia Nacional,
y las armas necesarias y los alimentos para sostener el sitio fueron
pre-colocados y escondidos, dentro de la Gran Mezquita de La Meca.
Juhayman fue también capaz de pedir a individuos adinerados que
financiaran la empresa.

ISIS CONTRA LOS SAUDITAS OCCIDENTALIZADOS

El punto de volver sobre esta historia es subrayar cuán inquietos


deben estar los dirigentes sauditas por el surgimiento de ISIS en Iraq
y Siria. Las manifestaciones Ikhwani previas fueron suprimidas, pero
todo esto ocurrió dentro del reino saudita.

ISISsin embargo es una protesta de rechazo neo-Ikhwani que


ocurre fuera del reino, y que, además, sigue la disidencia de
Juhayman en su crítica mordaz de la familia dirigente Al-Saud.

Éste es el profundo cisma que vemos hoy en Arabia Saudí, entre


la corriente modernizadora de la cual el rey Abdullah es parte, y la
orientación "Juhayman" de la cual son parte ibn-Laden, los partidarios
sauditas de ISIS y el establishment religioso saudita. Éste es también
un cisma que existe dentro de la familia Real saudita misma.

Según el periódico Al-Hayat poseído por los sauditas, en Julio de


2014 «una encuesta de opinión de los sauditas fue publicada en sitios
de redes sociales, afirmando que el 92% del grupo objetivo cree que
"ISIS se conforma a los valores del Islam y de la ley islámica"». El
principal comentarista saudita, Jamal Khashoggi, recientemente
advirtió acerca de los partidarios sauditas de ISIS que "miran desde
las sombras".

«Hay jóvenes enojados con una mentalidad y entendimiento


sesgados de la vida y de la sharia, y ellos están anulando una
herencia de siglos y las ganancias supuestas de una modernización
que no ha sido completada. Ellos se convirtieron en rebeldes, emires
y en un califa que invaden un área enorme de nuestra tierra. Ellos
están secuestrando las mentes de nuestros hijos y anulando las
fronteras. Ellos rechazan todas las reglas y legislaciones, arrojándolas
lejos... para su visión de política, forma de gobierno, vida, sociedad y
economía. Para los ciudadanos del auto-proclamado "comandante de
los fieles" o Califa, usted no tiene ninguna otra opción... A ellos no les
importa si usted se destaca entre su gente o si usted es un hombre
educado, o un conferencista, o un líder de tribu, o un líder religioso, o
un político activo, o incluso un juez... Usted debe obedecer al
comandante de los fieles y prometerle el juramento de lealtad
personal. Cuando sus políticas son cuestionadas, Abu Obedia al-
Jazrawi grita diciendo: "Cállense. Nuestra referencia es el Libro y la
Suna, y eso es todo"».

"¿Qué hicimos mal?", pregunta Khashoggi. Con entre 3.000 y


4.000 luchadores sauditas en el Estado Islámico hoy, él aconseja la
necesidad de "mirar dentro para explicar el ascenso de ISIS". Tal vez
es tiempo, él dice, de confesar "nuestros errores políticos",
para "corregir los errores de nuestros predecesores".

EL REY MODERNIZADOR, EL MÁS VULNERABLE

El actual rey saudita, Abdullah [fallecido en Enero de 2015, siendo


sucedido por Salman ibn Abdulaziz al-Saud], paradójicamente es
tanto más vulnerable precisamente porque él ha sido un
modernizador. El rey ha disminuído la influencia de las instituciones
religiosas y la policía religiosa, y de manera importante ha permitido
que las cuatro escuelas sunitas de jurisprudencia sean usadas por
aquellos que adhieren a ellas (Al-Wahhab, por contraste, objetaba
todas las otras escuelas de jurisprudencia aparte de la propia).

Incluso es posible también para los residentes chiítas de Arabia


Saudí del Este invocar la jurisprudencia Ja'afri y acudir a clérigo
chiítas Ja'afari en busca de resoluciones. En claro contraste, Al-
Wahhab sostuvo una particular animosidad contra los chiítas y los
consideró como apóstatas. Tan recientemente como los años '90,
clérigos tales como Ibn Baz —el ex-mufti— y Abdullah Jibrin
reiteraron la opinión usual de que los chiítas eran infieles.

Algún ulemasaudita contemporáneo consideraría tales reformas


como constitutivas casi de una provocación contra las doctrinas
wahabistas, o por lo menos otro ejemplo de occidentalización. ISIS,
por ejemplo, considera a cualquiera que busque jurisdicción aparte de
la ofrecida por el Estado Islámicomismo, como culpable de
incredulidad, ya que todas las "otras" jurisdicciones encarnan
innovaciones o "préstamos" de otras culturas, en su opinión.

La pregunta política clave es si es que el simple hecho de los


éxitos de ISIS y la manifestación plena (el florecimiento) de todas las
devociones originales y el vanguardismo del impulso arquetípico,
estimularán y activarán el "gen" disidente, dentro del reino saudita.

Si lo hacen, y Arabia Saudí es sumergida por el fervor de ISIS, el


Golfo Pérsico nunca será el mismo otra vez. Arabia Saudí va a ser
desconstruída y el Oriente Medio será irreconocible.
En resumen, ésta es la naturaleza de la bomba de tiempo
arrojada en el Oriente Medio. Las alusiones de ISIS a Abd al-Wahhab
y a Juhayman (cuyos escritos disidentes están circulando dentro
de ISIS) presentan una poderosa provocación: ellas presentan un
espejo a la sociedad saudita que parece reflejar para ellos una
imagen de "pureza" perdida y creencias tempranas y certezas
desplazadas por espectáculos de riqueza y auto-indulgencia.

Ésta es la "bomba"ISIS lanzada en la sociedad saudita. El rey


Abdullah y sus reformas son populares, y quizás él puede contener un
nuevo brote de la disidencia Ikwhani. Pero aquella opción ¿seguirá
siendo una posibilidad después de su muerte?.

Y aquí está la dificultad con el desarrollo de la política


estadounidense, que parece ser una de "dirigir desde atrás" otra vez,
y buscar que los Estados y comunidades sunitas se fundan en la lucha
contra ISIS(como en Iraq con los Consejos del Despertar [Awakening
Councils, combatientes tribales sunitas que se oponen a Al-Qaeda]).

Ésa es una estrategia que parece muy poco probable. ¿Quién


querría insertarse en esa delicada grieta intra-saudita? Y los
concertados ataques sunitas contra ISIS¿mejorarían la situación del
rey Abdullah, o podrían inflamar y enfadar a la disidencia saudita
doméstica aún más? Entonces ¿a quién exactamente amenaza ISIS?
No podría ser más claro. No amenaza directamente a Occidente
(aunque los occidentales debieran permanecer cautelosos, y no pisar
a este particular escorpión).

La historia de la Ikhwani saudita es clara: es como Ibn Saud y


Abd al-Wahhab la hicieron en el siglo XVIII; y como la Ikhwan saudita
la hizo en el siglo XX. El verdadero objetivo de ISISdebe ser la región
de Hijaz—la captura de La Meca y Medina— y la legitimidad que eso
conferirá a ISIScomo los nuevos Emires de Arabia.–

0 0

 10/16/15--02:18: Spengler, el Hombre que Veía


Más Lejos
El siguiente texto que presentamos es la Introducción al libro de
Oswald Spengler "Años Decisivos"que escribió Rodrigo Agulló, para una
edición castellana hecha en Madrid en 2005. Se trata de un interesante
análisis de algunos de los planteamientos de Spengler, orientado al lector
común, y sin embargo ecuánime y penetrante, que presenta una imagen
coherente y un rescate para el futuro de las ideas del visionario filósofo
alemán (1880-1936). Este texto fue publicado además en la edición Nº 62
de la revista española "Elementos. Revista de Metapolítica para una
Civilización Europea".

Oswald Spengler,
el Hombre que Veía Más Lejos
por Rodrigo Agulló

Toda buena familia que se precie cuenta, al menos, con un


pariente maldito: ese tío, primo o hermano cuya existencia se
prefiere pasar por alto, y al que todos se refieren de tapadillo, como
si su sola mención bastase para conjurar una presencia intempestiva.
Entre la familia de los pensadores del siglo XX, pocos miembros tan
intempestivos ha habido como Oswald Spengler.

Y no será por falta de éxito, o por la escasa repercusión de su


obra. En los años posteriores a la Primera Guerra Mundial, su obra
principal —La Decadencia de Occidente— vendió miles de ejemplares
y encendió considerables polémicas, catapultándole a la fama como
autor de uno de los mayores best sellerfilosóficos de todos los
tiempos. Pero el éxito no implica la aquiescencia: Spengler concitó en
sus obras la enemistad de casi todas las corrientes ideológicas de la
época: liberales, cristianos, socialdemócratas, nacionalsocialistas y
bolcheviques. No está nada mal.

Hoy en día Spengler es, quizá más que nunca, una lectura poco
menos que inconfesable. A ello contribuye no poco la sombra de
ambigüedad que, como en el caso de los otros pensadores de
la Revolución conservadora alemana, enreda a su obra en el nudo de
responsabilidades de todo lo que aconteció después. Un equívoco que
conviene despejar.

Spengler fue, no cabe dudarlo, un crítico acerbo del


parlamentarismo, del liberalismo y de la democracia. Pero no en
cuanto formas de gobierno per se, sino más bien en cuanto que en
ellas veía factores de erosión de lo que él denominaba «tradición»:
ese conjunto de fuerzas sociales, de autoridad de las instituciones y
de instinto de conservación que permiten que un pueblo se
mantenga en forma, esto es, que cumpla un determinado papel en la
Historia. Que ese instinto era para él lo esencial se pone de relieve,
por ejemplo, en los repetidos elogios que en Los Años Decisivos y
otras obras dedica a Gran Bretaña —esa cuna del democratismo—
cuando señala que «el pueblo inglés, por muy "liberalmente" que
hablara o pensara, ha sido en la práctica el más conservador de
Europa [...] en el sentido de mantenimiento de todas las formas de
poder del pasado, hasta en sus más mínimos detalles ceremoniales;
[...] mientras no se vislumbraba una forma nueva más fuerte, se
conservaban todas las antiguas: los dos Partidos, la manera en que el
Gobierno se mantenía independiente del Parlamento en sus
decisiones, la Cámara Alta y la Realeza como factores
contemporizadores en situaciones críticas. Ese instinto ha salvado
una y otra vez a Inglaterra». Porque para Spengler lo más importante
no era ésta o aquella fórmula política, sino una actitud que él
denominaba «disciplina del alma».

Se trata de una posición —la reivindicación de un determinado


tipo humano, la adhesión a un ideal aristocrático de excelencia— en
la que Spengler coincidió con los otros integrantes de la
llamada Revolución Conservadorade la Alemania de Weimar. Algo
que, en aquel contexto, sólo podía llevar a un corolario lógico: a la
hostilidad frente a la turba en camisa parda, frente al imperio de la
demagogia y de la fuerza bruta.

A lo largo de varios años los integrantes de la Revolución


conservadora fueron expresando su lejanía del nacionalsocialismo en
variedad de formas, y con mejor o peor fortuna personal. Spengler
fue el primero en hacerlo —no en vano él veía más lejos—, y lo hizo
con un inusual coraje, en su obra Los Años Decisivos. Publicada en
Agosto de 1933 —¡cinco meses después de la toma del poder por los
nacionalsocialistas!—, esa obra fue calificada, ya en el momento de
su publicación, como «el primer asalto ideológico de gran
envergadura contra la concepción nacional-socialista del mundo», y
muchos años más tarde como «el único manifiesto de la resistencia
interior conservadora aparecido bajo el Tercer Reich» [1].

[1] Johann von Leers, Spenglers weltpolitisches System und der


Nationalsozialismus, Junker u. Dünnhaupt, Berlin, 1934. Anton Mirko
Koktanek, Oswald Spengler in seiner Zeit, C. H. Beck, München, 1968. Una
aseveración esta última que podría discutirse, si tenemos en cuenta que Ernst
Jünger —figura de proa literaria de la Revolución conservadora— publicó en
1939 su novela Sobre los Acantilados de Mármol, una impresionante denuncia
en clave simbólica sobre la inhumanidad del nacionalsocialismo y la situación
de Alemania.

En efecto: lo primero que llama la atención en esta obra es la


cuidadosa omisión —hay silencios muy estridentes— de toda
referencia al «salvador providencial» que unos meses antes había
tomado el poder en Alemania... ¡y ello precisamente en un libro que
afirmaba que «Alemania está en peligro»! Pero mucho más
sorprendentes son las alusiones inequívocamente hostiles al
nacionalsocialismo que salpican continuamente el libro, alusiones que
tal vez sólo por venir de Spengler —el kultukritikerde celebridad
internacional— pudieron ver la luz en letra impresa.

Las referencias son abundantes. Si bien al comienzo del libro


Spengler —adversario furibundo del régimen de Weimar— afirma
que «nadie podía desear más que yo la revolución nacional de este
año», no tarda en cambiar el tono. Así, en referencia a las
revoluciones, afirma: «Advienen al poder elementos que consideran
como resultado el disfrute del poder, y quisieran eternizar un estado
que sólo momentáneamente es tolerable. Ideas excelentes son
extremadas por los fanáticos hasta su anulación en lo insensato».
Sobre la toma del poder por los nacionalsocialistas señala: «Me
alarma verla celebrada diariamente con tanto estrépito», y «no es
tiempo ni ocasión de embriaguez y sentimiento de triunfo. ¡Ay de
quienes confundan la movilización con la victoria!». Escribe
igualmente que «el pueblo de los poetas y los pensadores está en
vías de convertirse en un pueblo de charlatanes y agitadores», y
precisa: «los mismos eternos adolescentes han retornado hoy,
inmaduros, sin experiencia ninguna ni voluntad de acumularla, pero
escribiendo y hablando a troche y moche sobre política,
entusiasmados con los uniformes y las insignias y llenos de una fe
fanática en una teoría cualquiera. [...] Sólo en masa se sienten a
gusto, porque en ella pueden amortiguar, multiplicándose, el oscuro
sentimiento de su debilidad. Y a esto le llaman superación del
individualismo».

Igualmente ominosas a los oídos nacionalsocialistas debieron


sonar las consideraciones de Spengler sobre el término
«raza»: «La pureza de raza es un término grotesco ante el hecho de
que, desde hace milenios, todas las estirpes y las especies se han
mezclado»; y «el que habla demasiado de raza no tiene ya ninguna».
En cuanto al porvenir del Reich hitleriano, Spengler no se hacía
mayores ilusiones: «Alemania está en peligro. Mis temores por
Alemania no han disminuído». Y por si no quedaba suficientemente
claro, especificaba: «Los nacionalsocialistas creen poder arreglárselas
sin el mundo y contra el mundo, y edificar sus castillos en el aire sin
una reacción, silenciosa cuando menos, pero muy sensible, del
exterior». Ya en clave abiertamente profética, anunciaba: «Toda
revolución empeora la situación política exterior de un país, y sólo
para hacer frente a ésta son necesarios estadistas de la categoría de
Bismarck. Estamos quizá ya próximos a la segunda guerra mundial».
Unos años después de escribirse estas líneas, Alemania era un campo
de ruinas.

El éxito del libro, inmediatamente reconocido como un ataque


contra el régimen, fue fulminante. La reacción no se hizo esperar: a
partir de Septiembre 1933 las menciones a Spengler en la radio
fueron prohibidas, así como toda discusión pública sobre su obra. Se
emprendió una campaña de prensa contra él, y los turiferarios [que
portan incensarios] del régimen publicaron refutaciones y libros
condenatorios. Spengler murió tres años más tarde. La publicación de
sus obras nunca fue prohibida, si bien durante el resto del período
hitleriano —y durante muchos años después— su obra fue rodeada
por un muro de silencio [2].

[2] Los últimos años de la vida de Spengler fueron difíciles. En la «Noche de los
cuchillos largos» del 30 de Junio de 1934 (la purga en la que el régimen eliminó
al ala izquierda del NSDAP y a parte de su oposición de Derecha) varios
amigos de Spengler fueron asesinados, entre ellos el abogado Edgar J. Jung
—dirigente de los «jóvenes conservadores»— y el compositor y crítico musical
Wili Schmid. En nueva muestra de coraje, Spengler pronunciará el elogio
fúnebre de este último. En 1935 dimite del Comité director del «Archivo
Nietzsche» para protestar por la nueva orientación de esa institución, dirigida
por la hermana del filósofo, la pro-nacionalsocialista Elisabeth Förster-
Nietzsche. Los ataques en la prensa se suceden y algunos amigos le
aconsejan exiliarse, a lo que siempre se niega. Sus cartas y papeles privados
dan buena fe de la repugnancia que le inspira el nacional-socialismo, «ese
pseudo-socialismo que no es más que uniformización», ese «Reich de los mil
años que no será más que un Reich de los mil días». Spengler muere en
Múnich de un ataque cardíaco, el 8 de Mayo 1936, a los 56 años de edad.
Durante unos meses corre el rumor de que ha sido asesinado por los
nacionalsocialistas, extremo que nunca ha sido confirmado (Alain de
Benoist, Oswald Spengler et le Troisieme Reich, Nouvelle École, Nº 59-60,
2010, pp. 103-109).

El desprecio de Spengler por el nacionalsocialismo parte de


razones de fondo, que atañen al núcleo de la filosofía que desarrolla
en La Decadencia de Occidente. Desde su peculiar morfología de la
Historia—desde una visión que engloba milenios—, el
nacionalsocialismo no pasa de ser un accidente, un actor irrelevante,
incapaz de tomar la medida de las fuerzas en juego: «Un movimiento
acaba de iniciarse, no de lograr su fin, y esta sola iniciación no ha
cambiado en nada las grandes cuestiones de la época, que no atañen
únicamente a Alemania sino al mundo entero, ni son cuestiones de
estos años, sino de todo un siglo». Desde esa perspectiva, el
nacionalsocialismo no sólo no es la solución —el fascismo sería, a lo
sumo, una «fase transitoria»—, sino que es una ilustración de los
males que se denuncian: «El fascismo tiene su origen en la chusma
de las ciudades», es un producto del instinto de rebaño, del hombre-
masa; es por tanto otra forma de nihilismo, un síntoma más de
decadencia.

Y es que el centro de las preocupaciones de Spengler es


la decadencia. Una decadencia que se entiende no como un
acontecimiento cataclísmico —como una especie de hundimiento del
Titanic— sino más bien como un lento y grandioso Sol poniente [3].
La idea clave es que las culturas son organismos dotados de un
«alma» específica, alma que las sostiene y que los dota de
una forma. Ahora bien: cuando esa alma ha cumplido la suma entera
de sus posibilidades, la cultura muere. Y no se puede escapar a ese
destino. Al igual que las plantas, los animales y los hombres, cada
cultura lleva inscrita en su código genético la certeza de su
desaparición. El mundo que conocemos —nos viene a decir
Spengler— perecerá, y con él todas las conquistas que creemos
garantizadas, todos los avances que estimamos irreversibles. Adiós
por tanto al mito del «progreso». La obra de Spengler es un intento
de comprender esa dinámica que nos arrastra, querámoslo o no, así
como de atisbar los síntomas del inevitable declive de eso que él
llama Occidente, y que se refiere en realidad a Europa.

[3] La palabra empleada por Spengler —Untergang, crepúsculo— es, en este


sentido, reveladora. Tiene también el sentido
de «maduración» o «cumplimiento» (Alain de Benoist, Oswald Spengler, une
Introduction, Nouvelle École, Nº 59-60, 2010, p. 17).

Una perspectiva ciertamente melancólica. Un orden rígido de


fatalidades irreversibles, una cosmovisión omnisciente que enumera
las culturas, las estudia como un entomólogo, las divide en fases de
juventud, madurez, primavera, otoño... para estudiar sus
correspondencias y paralelismos, y para diagnosticar los signos
anunciadores de su extinción. Un empeño a escala épica que parece
chocar de bruces con nuestra realidad posmoderna, donde lo que
prima es el conocimiento minimalista y fragmentario: época de
ingravidez inducida en la que nadie se arriesga a proponer una
«cosmovisión» —ni falta que hace. ¿Es melancolía, acaso, lo que
necesitamos?. ¿Qué sentido tiene, hoy en día, leer a Oswald
Spengler?.

Sí, hoy más que nunca Spengler es un intempestivo. Un agorero


inoportuno, un aguafiestas que viene a decirnos lo que no
necesitamos oír, y que además nos lo dice en un tono que chirría en
nuestros oídos. La prosa de Spengler abunda en conceptos
como mundo blanco, raza, populacho, tradición, noble, vulgar,
fidelidad, honor, deber, sangre, destino. ¿Hay acaso algo más pasado
de moda que la idea misma de «decadencia»?.

Para acercarse a Spengler, el lector actual precisa de un esfuerzo


suplementario: el de liberarse de los preservativos mentales de
la corrección política. El de situarse en una dimensión donde las
palabras recuperen la inocencia perdida. Porque los prejuicios del día
no bastan para dictaminar si una palabra es culpable o inocente: eso
dependerá de los significados que se atribuyan a la misma. Y
además, eliminemos o no la palabra, la realidad es terca y
permanece, aunque la designemos con otro término que nos guste
más.

Tomemos por ejemplo el término decadencia. Decir que «vivimos


en una sociedad decadente» o que «Europa está en
decadencia»parece hoy cosa de reaccionarios recalcitrantes. Pero es
preciso discernir el sentido que Spengler le da a este término. Para
Spengler la decadencia supone el agotamiento del alma de una
cultura, la fase en la que la cultura ha pasado de ser realidad
orgánica a mera organización: construcción utilitaria en la que la
racionalidad instrumental reemplaza el alma del organismo. Es el
paso de la Cultura a la Civilización. ¿Cuáles son las características de
la civilización? Ésta es la fase en la que el progreso científico y
tecnológico predomina sobre las creaciones espirituales, en la que
éstas pierden sus fuentes de inspiración genuinas para devenir
formas de entretenimiento social (panem et circenses); es la fase en
la que las artes se reciclan en variaciones infinitas sobre un déjà-
vu que ya nada tiene de original: las nostalgias barrocas, las
fantasías exóticas, el eclecticismo y la mezcla de culturas; es la época
en la que todo se monetariza, y en la que los valores mercantiles son
el lenguaje universal. La civilización tiene siempre un carácter
urbano, intelectual e impersonal, es la Era de la mecanización y de la
aseptización total de la vida humana.
Ahora bien... ¿no son todas éstas, entre otras muchas,
características de lo que ha venido a llamarse posmodernidad?.

Spengler habla del «agotamiento del alma» de las culturas. Y ésta


se manifiesta en una racionalización de todos los órdenes de la vida,
lo que a su vez provoca la destrucción de los vínculos sociales, de los
sentimientos, de las costumbres y de las creencias tradicionales. Las
autoridades se cuestionan, las estructuras se desploman, y todo
aquello que los ancestros habían legado como grande y vigoroso se
anquilosa y se petrifica, para después hundirse y disolverse. Es la
época del igualitarismo y de la homogeneización. Es la época del
hombre desarraigado, del hombre-nómada, de las vidas
fragmentadas, de individuos flexibles y adaptables como partículas
elementales, listos para abandonar sin remordimientos lealtades y
compromisos en un cálculo constante de beneficios y costos, siempre
bajo el signo de la incertidumbre.

Ahora bien, todo esto, ¿no es lo que la sociología posmoderna ha


dado en llamar tiempos líquidos?.

¿Y si la posmodernidad y los tiempos líquidos no fueran sino


formas contemporáneas de designar la decadencia?.

¿Y si sustituyéramos la palabra decadencia—hoy pasada de


moda— por la palabra licuefacción, aderezada, eso sí, al gusto del día
y con las bendiciones de la sociología posmoderna? [4].

[4] Aunque bastante más pedante y sin la solera de la antigua palabra.

Las palabras cambian, la realidad siempre es la misma...

Tomemos otra palabra muy usada por Spengler: raza.

En Los Años Decisivos Spengler aclara: «Cuando aquí hablamos


de raza no es en el sentido que hoy está de moda entre los anti-
judíos de Europa y EE.UU., esto es, en un sentido darwinista,
materialista. La pureza de raza es un término grotesco». A Spengler
el sentido biológico o zoológico del término no le interesa —eso es
algo que, en su caso, sólo atañe a la ciencia— y afirma que «ningún
pueblo fue nunca llevado al entusiasmo por este ideal de pureza
racial», algo que, expresado entre el delirio nacionalsocialista, tenía
todo el valor de un desafío.

Spengler apunta a la «raza» como una cualidad espiritual. Tener


razasignifica para él «un sentido cósmico y direccional», «una
percepción de armonía con el Destino», una «vitalidad acompasada al
ritmo del Ser histórico». Los pueblos fuertes, los pueblos
nobles tienen raza. Y —añade en Los Años Decisivos— «precisamente
las estirpes guerreras, y por lo tanto sanas y ricas en porvenir, han
acogido en sí gustosas al extranjero cuando éste era “de raza”,
cualquiera que fuese la raza a que perteneciera». Porque «lo que
importa no es la raza pura, sino la raza fuerte que un pueblo
integra». En suma, tener raza supone para Spengler la fortaleza
mental de quien se reconoce en armonía con un orden superior. Sólo
en este sentido cabe interpretar la famosa imagen con la que cierra El
Hombre y la Técnica: la del vigía que permanece en su puesto frente
a la erupción del Vesubio, porque nadie lo ha licenciado. El soldado de
Pompeya: eso es tener raza.

¿Por qué leer, hoy en día, a Oswald Spengler?

El autor de La Decadencia de Occidente escribió en una ocasión


que su obra estaba dirigida a los hombres de acción—y no a los
críticos— y que su objetivo era presentar una imagen del mundo que
nos pueda acompañar en la vida, más que ofrecer materia de
cavilación a los filósofos profesionales. Y en la introducción a Los
Años Decisivos afirmaba: «Yo no doy una imagen optativa del
porvenir, y menos aún un programa para su realización, sino una
imagen clara de los hechos tal y como son, tal y como serán. Veo
más lejos que otros». Si, como ya hemos hecho, comparamos sus
descripciones de la «civilización» con nuestros tiempos
«posmodernos» y «líquidos», no podemos sino otorgar algún crédito
a sus palabras. Su perspectiva morfológica del devenir histórico —
junto con una extraña capacidad de percepción— le permitió expresar
intuiciones de un alcance y una profundidad inusitadas. Lo que
Spengler nos ofrece es una cartografía del ciclo de las civilizaciones,
la posibilidad de acotar el punto donde nos encontramos para
comprender aquello a lo que nos toca atenernos.

Entendámonos: nadie puede anticipar el porvenir, ni siquiera


Spengler. En sus prognosis hay insuficiencias y errores. Pero lo que sí
fue es un observador extraordinariamente agudo, y a veces, incluso
cuando se equivoca, acierta.

Para Spengler, Los Años Decisivos son la época tumultuosa que


comienza a partir de la Primera Guerra Mundial, y en la que se
despliegan los dos fenómenos que trata de analizar en esa obra: la
«revolución mundial del mundo Blanco» y la «revolución mundial de
color». La primera consiste en la revuelta de las masas urbanas
contra las élites tradicionales; la segunda, en una revuelta a escala
mundial destinada a poner fin a la supremacía occidental. Spengler
comete errores. Por ejemplo, el análisis de la «revolución de color» es
demasiado simplista, y tiende a considerar lo que hoy llamamos el
«Tercer Mundo» como algo homogéneo, en contraposición a un
Occidente también homogéneo. Y la alianza hipotética que vislumbra
entre el proletariado occidental y el Tercer Mundo no ha llegado a
materializarse, salvo en casos muy puntuales. Tampoco consiguió
anticipar la deriva reformista de las sociedades occidentales y el
debilitamiento «consensual» de la lucha de clases [5].

[5] Alain de Benoist, Oswald Spengler, une Introduction, Nouvelle École, Nº 59-
60, 2010, p. 25.

Entre las partes del libro que peor han envejecido están aquellas
en las que expresa su inquina contra el Estado de bienestar—al que
considera síntoma de una vitalidad en declive— y contra las luchas
sindicales. Son páginas que tienen un cierto tono de monserga
reaccionaria. Pero incluso aquí es preciso reconocerle intuiciones
acertadas. No hay más que ver su diagnóstico sobre el declive de la
responsabilidad individual, y su alusión a procesos que sólo se
generalizarían décadas más tarde: el frenesí reivindicativo frente a un
Estado reducido a máquina asistencial, la hipertrofia del victimismo,
la deriva sentimentalista del discurso político, fenómenos todos ellos
concomitantes a esa infantilización social y a esas patologías
depresivas tan características de nuestras sociedades posmodernas.

El análisis del libro adquiere ribetes proféticos al predecir —con


dos décadas de anticipación— el movimiento descolonizador; al
señalar que el Islam, con su dogmatismo guerrero y viril, se
impondría sobre el cristianismo en el Tercer Mundo; al constatar que
las grandes potencias emergentes —Estados Unidos, Rusia, Japón,
Tercer Mundo— son extra-europeas, y que es en la interacción entre
ellas —en eso que después se llamaría «política de bloques»— donde
reside el mayor peligro para Europa; al anunciar la despoblación del
campo y el crecimiento urbano; al alertar sobre las deslocalizaciones
industriales hacia el Tercer Mundo; al anticipar el papel decisivo que
la especulación financiera tomaría en detrimento de la economía
productiva; al describir el advenimiento de lo que después ha dado en
llamarse la «sociedad del espectáculo» (su crítica del panem et
circenses); al predecir el envejecimiento demográfico de Europa [6].

[6] En este punto, sus palabras son, más que nunca, actuales: «La abundancia
de hijos, señal primera de una raza sana, se hace molesta y ridícula. Es éste el
signo más grave del "egoísmo" de los hombres de las grandes urbes, átomos
independizados; del egoísmo, que no es la antítesis del colectivismo actual —
no hay entre ambos diferencia alguna: un conglomerado de átomos no es más
viviente que un átomo solo—, sino la antítesis del instinto de pervivir en la
sangre de la progenie, en el cuidado creador de la misma y en la duración de
su nombre».

Spengler reserva sus críticas más acerbas a la arrogancia de la


«inteligencia urbana desarraigada», a los «intelectuales», a los
líderes de opinión y a los medios de comunicación. No ahorra
referencias —en una época en la que todavía no se sabía gran cosa—
a ese «reino del terror» que era el régimen soviético, del que anunció
su fase imperialista y su política de alianzas en el Tercer Mundo [7].
Con singular perspicacia anunció que, a pesar de sus crímenes, ese
régimen mantendría intacto su prestigio entre los intelectuales y las
masas de occidentales deseosos de creer en utopías. Sus páginas
dedicadas al evangelio de la «lucha de clases» («nada aglutina más ni
mejor que el odio») son un análisis de ese latido poderoso que
recorre el curso inmemorial de la Historia, y que ya Nietzsche
identificó como uno de sus más eficaces motores: el resentimiento.
La guerra de clases, señala Spengler, es un fin sin porvenir: «No es la
construcción de algo nuevo, sino la destrucción de lo existente. La
desmoralización metódica es su instrumento, así como la creación de
"la clase" como elemento de combate. Y si ésta no existe, tiene que
ser creada». Aseveración esta última que podría mover a reflexión, a
tenor del celo con el que algunos hoy insisten en que Europa se
constituya en puerto de llegada para todos los desposeídos de
laTierra...

[7] Spengler señala que «todo socialismo que pasa de la teoría a la práctica, se
ahoga muy pronto en burocracia», y añade: «con una administración hostil y
burocrática de la agricultura [...] [no es de extrañar que] hoy en día los campos
estén en barbecho, la riqueza ganadera anterior reducida a una fracción, y el
hambre de estilo asiático convertida en un estado permanente, que sólo una
raza de voluntad débil, nacida para una existencia de esclavos, tolera». Estas
líneas, escritas en una época (1933) en que Stalin acometía el genocidio por
hambre de varios millones de ucranianos (el hoy llamado Holodomor) nos da
buena prueba de la agudeza de percepción de Spengler: esa masacre era un
hecho prácticamente ignorado en toda Europa, celosamente ocultado por el
hermetismo de la censura soviética. La intelligentsiaeuropea de la época se
deshacía, mientras tanto, en loores al «camarada Stalin», constructor del
socialismo.

No obstante, tampoco parece que, para Spengler, la hidra


revolucionaria vaya a tener la última palabra. En líneas un tanto
ambiguas señala que «la revolución mundial, por fuerte que sea en
su comienzo, no termina en victoria o derrota, sino en resignación de
las masas empujadas hacia adelante. Sus ideales no son
controvertidos; se hacen tediosos. Acaban por no mover a nadie a
molestarse por ellos. [...] Una sociedad "no burguesa" sólo puede ser
mantenida por el terror, y sólo por un par de años; al cabo de ellos
todo el mundo está harto de ella, sin contar con que mientras tanto
los jefes obreros se han convertido en nuevos burgueses». ¿Acaso
vislumbraba Spengler el crepúsculo del «socialismo real», la
insostenibilidad última de un sistema basado en la coerción, el íntimo
deseo de las masas proletarias de llegar a ser burgueses? De hecho,
añade: «El siglo del culto al obrero —1840 a 1940— llega
irrevocablemente a su fin. Quienes hoy cantan al "obrero" es que no
han comprendido la época. El trabajador manual se reintegra al todo
de la nación, no ya como su niño mimado, sino como la clase más
baja de la sociedad urbana. Las antítesis elaboradas por la lucha de
clases vuelven a ser diferencias permanentes de alto y bajo, y todos
se satisfacen con ello». Al final, las tensiones se diluyen en el panem
et circenses de una nueva época. Y Spengler pone el dedo en la llaga
al subrayar la identidad pequeño-burguesa común al comunismo y al
capitalismo, unidos ambos en su visión economicista de la
realidad: «El "capitalismo" y el "socialismo" tienen los mismos años,
son íntimamente afines, han surgido de la misma manera de ver las
cosas y se hallan tarados con las mismas tendencias. El socialismo no
es más que el capitalismo de la clase inferior».

Quizá el error más llamativo de Spengler —o el que más a


menudo se le achaca— es su predicción de una desintegración
general de los sistemas parlamentario-partitocráticos y el
advenimiento de un nuevo «Cesarismo». Así como en la antigua
Roma el ciclo de revoluciones y guerras civiles que comenzó tras las
guerras de Aníbal y con los hermanos Graco en el siglo II a.C.
desembocó finalmente en el Imperio de Augusto, de igual modo las
convulsiones de Occidente en los siglos XIX y XX marcan el fin del
orden tradicional y el paso a una fase de «civilización» que deja la vía
libre al advenimiento del Cesarismo.

Spengler describe el Cesarismo como la era del imperialismo, del


materialismo, de la supremacía de la técnica, del poder de los medios
de comunicación. Es la época de la «religiosidad segunda»: formas
degeneradas de la experiencia religiosa, hechas de amalgamas y
sincretismos. Es la época de la muerte del espírituque
originariamente animaba a los pueblos: las instituciones políticas
tradicionales, si bien se mantienen formalmente, ya no tienen ni
significado ni peso específico, y el único factor determinante es el
poder frío, tecnocrático, lejano, ejercido de forma personal por el
César.

Esta predicción de Spengler, que en su día hizo pensar en figuras


como Lenin o Mussolini, se habría visto desmentida por los hechos:
por la derrota de los totalitarismos y por el triunfo final de las
democracias parlamentarias. Sin embargo, una lectura más atenta
nos lleva a replantear su pertinencia actual en algunos aspectos.
¿Qué pensar de esta idea en el contexto de la globalización, o de la
supremacía imperial de Estados Unidos?. ¿Acaso las instituciones
democráticas no se han visto eclipsadas por la «gobernanza», por el
poder entre bastidores de los expertos, por las fuerzas del dinero?.
¿Acaso no existe una casta internacional cuyo poder se ejerce por
encima de fronteras y controles políticos?. ¿Acaso no nos estamos
deslizando hacia un «nuevo régimen» que algunos ya han
denominado invierno de la democracia?. ¿Acaso no se da hoy un
clamor creciente por una «democracia real»?; ¿o qué pensar de su
idea de la «religiosidad segunda», a la vista del espiritualismo new
age elaborado a gusto del consumidor? En una obra política de gran
repercusión, los autores neo-marxistas Antonio Negri y Michael Hardt
afirmaban, hace pocos años, que nos encontramos en plena época
del Imperio: el viejo orden de los Estados-nación ha sido sustituído
por una gobernabilidad global sin límites espaciales o temporales, por
una máquina biopolítica mundializada que no conoce un «exterior» a
la misma. Cierto, todo esto no es el Cesarismo del que hablaba
Spengler, pero en algunos aspectos no deja de recordarnos su
descripción.

No en vano la obra de Spengler —tan propicia a múltiples


lecturas— ha podido ser considerada como una serie de intuiciones de
gran calado mezcladas con divagaciones carentes de sentido. En
cualquier caso no puede negársele su carácter de revulsivo intelectual
intenso. Y por encima de consideraciones puntuales, contiene grandes
aportaciones, hoy más que nunca pertinentes.

En primer lugar, su intuición de la discontinuidad del tiempo


histórico, su ruptura con la idea positivista de una Historia lineal y
única, su recusación del mito del progreso. En segundo lugar, su
afirmación de que los grandes agentes del tiempo histórico no son las
naciones, ni las clases sociales, ni las razas, ni la economía, sino las
culturas. Son las culturas las que crean a los pueblos, y no viceversa.
Cada cultura es un núcleo autónomo de producción de valores, por lo
que no tendría sentido juzgarlas conforme a un criterio occidental y
único. Es el fin del etnocentrismo. Spengler rehabilita las culturas
orientales, asiáticas, la cultura árabe, y prefigura la moderna
«historia de las mentalidades». Son tesis de plena actualidad, en el
contexto de los debates en torno al choque/diálogo de
civilizaciones como paradigma explicativo de la realidad internacional.

En tercer lugar, destaca sobre todo la idea de que, si bien las


culturas y civilizaciones pueden variar, las fuerzas esenciales que
moldean y moldearán el futuro son siempre las mismas. Ahí reside el
punto de partida de toda una perspectiva realista de las relaciones
internacionales: en la idea de que mantenerse al margen de la «gran
política» del mundo —eso que el autor alemán llamaba «el pacifismo
tardío de una civilización cansada»— no protege de sus efectos. O
dicho de otra manera: quienes renuncian a hacer Historiadeben
limitarse a padecerla [8].

[8] Consideración hoy más válida que nunca, a la vista de la política exterior y
de defensa de los Estados europeos y de la situación general de la Unión
Europea.
Pese a todo lo anterior, es preciso subrayar que acercarse a
Spengler en busca de análisis histórico-geopolíticos de actualidad —
como si se tratase de un historiador o de un politólogo— supone
equivocar completamente la perspectiva. El valor de su obra reside
en otro plano. Si ésta todavía habla al hombre actual, lo hace
principalmente desde una dimensión ética, así como desde las
cualidades intrínsecas de su escritura.

Spengler es un filósofo de la decadencia. Muchas de sus


descripciones de la «civilización» como estadio terminal de la cultura
son una descripción precisa de nuestra realidad. Son «síntomas» que
reconocemos en nuestra vida cotidiana. El «último hombre» cree
haber inventado la felicidad... y guiña un ojo. Spengler nos recuerda
que torres muy altas ya han caído. Y lo que busca —ya lo sabemos—
es presentar una imagen del mundo que nos pueda acompañar en la
vida. Un empeño para el que acude no a una argumentación racional,
sino a una visión poética. Y nos ofrece una imagen recurrente:
las ideas sin palabras. «Aquello que de nuestros padres llevamos en
la sangre, lo único que asegura la solidez del porvenir». Ideas sin
palabras. ¿Qué hacía entonces este fecundo polígrafo, al rellenar
cientos y cientos de páginas?.

Para Spengler, de lo que se trata es de reactivar algo latente en el


alma del hombre occidental, en el alma de la cultura fáustica. Algo
que, en último término, no puede alcanzarse por los senderos del
discurso racional, pero que sí puede ser intuído, evocado, despertado.

La visión mitopoética de Spengler se traduce en un


término: prusianismo. Esta expresión, central en toda su obra, debe
ser cuidadosamente separada de una fácil caricatura: la del teutón
hirsuto con monóculo y casco de pincho, ladrando voces de mando en
el patio de un cuartel. El espíritu prusiano es, para Spengler, un
doble imperativo ético: un ideal individualista hecho de
responsabilidad personal, de autodeterminación y de capacidad de
decisión, unido a un sentido comunitario de autodominio, de fidelidad
y de renuncia de sí. Ser libre... y servir. Es el espíritu que alumbró el
milagro de aquella tierra tosca, llana y pantanosa que supo combinar
la eficacia en el campo de batalla con una singular tolerancia religiosa
e intelectual, y que con la audacia de sus reformas sociales
constituyó un ejemplo acabado de auténtico orden aristocrático: el de
la jerarquía según el valor personal.

Spengler comparaba el viejo estilo prusiano con el viejo estilo


español, que «forjó, él también, a un pueblo en el combate
caballeresco» [9]. Porque, conviene insistir, para Spengler la idea
prusiana no se identifica con una tierra concreta, sino con una actitud
ante la vida: «No todo nacido en Prusia es prusiano; este tipo es
posible por doquiera en el mundo "blanco" y existe realmente en él,
aunque en raros ejemplares». Lo específico de Prusia es que,
históricamente, fue en ese territorio donde se plasmó de forma más
acabada una simbiosis entre aristocracia y modernidad: el acceso a
ésta última no se hizo por la vía clásica del aburguesamiento de las
clases aristocráticas, sino que éstas permanecieron enraizadas entre
las clases populares y el medio rural, definidas no por un estatus de
privilegio, sino por un sentido de servicio. Prusia, en cierto modo,
escapó al modelo de la «sociedad burguesa».

[9] En su obra Prusianismo y Socialismo.

El prusianismo de Spengler tiene, no cabe dudarlo, una dimensión


política. «La idea prusiana—dice el autor alemán— se endereza tanto
contra el liberalismo financiero como contra el socialismo obrero.
Todo orden de masa y de mayoría [...] le es sospechoso. Apunta ante
todo contra la debilitación del Estado y contra el abuso del mismo en
favor de intereses económicos». Prusiana es, para Spengler, «la
primacía incondicional de la política exterior —de la dirección
afortunada del Estado en un mundo de Estados— sobre la política
interior, cuya única función es mantener en forma a la nación para
aquella tarea y se convierte en abuso y en delito cuando persigue,
independientemente, fines ideológicos propios».

Pero de ningún modo se trata de una supresión del individuo por


el colectivo. Estamos aquí muy lejos de cualquier apología totalitaria.
Pocos autores como Spengler han llevado tan lejos la exaltación de lo
que él llama «el individualismo germánico». Lo que el prusianismo
implica es un retorno de la política, su primacía sobre la economía, la
disciplina de ésta por un Estado fuerte, lo que a su vez presupone «la
libre iniciativa de la empresa privada, y no la organización partidista y
programática, con superorganización hasta la supresión de la idea de
la propiedad». Disciplinaes en suma la «educación de un caballo de
raza por un experto jinete, no la opresión del cuerpo económico
viviente en un corsé de planes económicos, o su transformación en
una máquina de acompasado golpear».

Una actitud ética hecha de conciencia del deber,


de impersonalidad activa y de sentido del honor. El «estilo prusiano»
es el ideal estoico, las «virtudes romanas» clásicas: la claridad, la
frialdad de juicio, la objetividad, la renuncia a todo entusiasmo
romántico e irracional, la autodisciplina, la austeridad.
Paradójicamente se trata de una sublimación del individualismo:
una renuncia libre por la que un «Yo» fuerte se inclina ante un gran
deber y una gran tarea. Es un acto de auto-gobierno. Frente a la
atomización social de la «civilización», lo que Spengler nos propone
es una reconstrucción del vínculo social. Frente al individualismo
egoísta, la recuperación de un horizonte de sentido compartido.
Frente al narcisismo estéril, la alegría del servicio a los
demás. Perderse uno mismo para hallarse uno mismo. Un mensaje
más revulsivo que nunca, en esta época de desconcierto y de baratillo
de manuales de autoayuda. Más allá de los ídolos de la modernidad,
el ideal aristocrático europeo de todos los tiempos. Prusianismo, he
ahí la respuesta de Spengler a la decadencia.

Pero el Spengler pensador, el politólogo, el moralista,


probablemente no habría llegado hasta nosotros —al menos no con la
fuerza con que todavía lo hace— si no llega a estar sostenido por el
Spengler escritor. Aquí reside para muchos toda la vigencia de su
palabra. Porque Spengler es ante todo un escritor. Un creador que
con la plasticidad de su prosa y con la potencia evocadora de sus
imágenes no nos convence tanto como nos seduce.

La obra de Spengler puede ser criticada desde muchos puntos de


vista. Para algunos ejemplifica la pesadez de un cierto tipo de
edificación dialéctica, típicamente germánica. Otros le achacan su uso
exagerado de las analogías históricas, su visión determinista de la
Historia, su estatismo rígido, sus críticas a la democracia, su fijación
excesiva con los «grandes hombres». Spengler, lo sabemos, está
muy lejos de convencer al historiador profesional. Pero da igual. No
es por sus análisis histórico-políticos por lo que hoy continuamos
leyéndolo —al menos no en primer término. Si Spengler resulta
atrayente para el lector de hoy, es, precisamente, porque no es un
historiador profesional. Se trata de un historiador —o filósofo— sui
generis. Spengler fue un «historiador nato», intuitivo, alguien que
creyó percibir el pulso de la Historia y de su época palpitando en sus
venas, alguien que no buscó explicar las cosas mediante una
investigación empírica sino aprehender su esencia con la claridad de
una visión. Spengler es un historiador-artista.

Y como artista, lo que hace es expresar un estado de ánimo


existente en su época. El tono crepuscular de La Decadencia de
Occidente encuentra su eco en obras como La Tierra Baldía, de T. S.
Eliot, o en algunas novelas de Kafka. Spengler era también un
maestro de la expresión concisa y vigorosa. Las numerosas páginas
que dedica al arte rebosan de intuiciones luminosas que sólo pueden
apreciarse desde una sensibilidad aguzada —y desde un equipaje
cultural adecuado. Para Spengler la Historia y la poesía van a la par,
y al final uno sólo puede lanzar una mirada poética sobre la Historia.
Sus descripciones del drama grandioso de las culturas y del ciclo
majestuoso de sus estaciones reverberan en nuestra imaginación. No
es de extrañar que la obra de Spengler haya encontrado su fortuna,
no entre historiadores o filósofos, sino ante todo entre artistas,
poetas y escritores. Scott Fitzgerald se describió una vez como «un
spengleriano norteamericano»; para Henry Miller su descubrimiento
tuvo un valor de revelación; los fundadores de la «generación Beat»
—William S. Burroughs, Jack Kerouac, Allen Ginsberg— hacían
lecturas colectivas de su obra...

«Ofrecer una imagen que nos pueda acompañar en la vida». Pero


mal compañero será este Spengler, habida cuenta de su reputado
«pesimismo». ¿Se trata verdaderamente de un pesimista?.

Spengler anuncia la decadencia, pero eso no hace de él un


pesimista... ni un optimista. Un diagnóstico no es, normalmente, ni
una cosa ni la otra. Pero además, habría que revisar los conceptos.
Probablemente haya pocas cosas más auténticamente deprimentes
que ese «pensar positivo» superficial y forzado, ese optimismo
bobalicón hecho de evasión y de sonrisa tonta, que parece querer
imponérsenos a todas horas del día. Si lo que queremos es otra cosa,
Spengler ofrece una fórmula para los espíritus fuertes. En primer
lugar, si es cierto que existe un determinismo global que pesa sobre
nuestra cultura, la última palabra todavía no está dicha: el ciclo de
Occidente aún no está agotado, y puede haber sorpresas. Pero
además, es que determinismo global no equivale a determinismo
individual. En uno de sus aforismos Spengler señalaba: «Cuando un
ser humano tiene una gran tarea que cumplir, ninguna desgracia
puede alcanzarle mientras no haya cumplido aquello a lo que estaba
destinado». Y en otro lugar afirmaba: «El pesimismo es la
incapacidad de percibir nuevas tareas. ¡Y yo veo tantas, y todavía por
cumplir, que temo que nos falten el tiempo y los hombres para ello!».
Poner un objetivo entre uno y la muerte; o, como decía Ortega, «el
valor supremo de la vida consiste en perderla a tiempo y con gracia».
Es la vieja divisa hanseática: Navegar es necesario, vivir no. La
garantía de éxito no es condición necesaria para emprender la lucha.
Y cada hombre siempre tiene la opción de permanecer fiel a la idea
que se ha hecho de sí mismo, sea cual fuere el resultado final. Amor
fati. Ahí está la única victoria inalienable. Una ética heroica, de la que
el esqueleto del soldado de Pompeya siempre podrá dar testimonio
[10].

[10] Una ética heroica en muchos aspectos similar a la que por aquellos
mismos años desarrollaba en España Ortega y Gasset. El filósofo madrileño
fue —conviene recordarlo— el introductor de Spengler en España, de quien
hizo traducir (por el profesor García Morente) y publicar en 1923 La
Decadencia de Occidente, con un prólogo del propio Ortega.

Y en último término, a fin de cuentas, tampoco cabe ponerse


demasiado serios. Como el propio Spengler nos dice en Los Años
Decisivos, «todos los revolucionarios carecen de humor, y ésta es la
causa principal de sus fracasos. Amor propio mezquino y falta de
humor, tal es la definición del fanatismo».
Refiriéndose al autor de La Decadencia de Occidente, Jorge Luis
Borges escribió en una ocasión: «Sus varoniles páginas, redactadas
en el tiempo que va de 1912 a 1917, no se contaminaron nunca del
odio peculiar de esos años». Otra vez, las virtudes romanas: virilidad,
auto-dominio, alzarse por encima de las pasiones de la época. Desde
una orilla lejana, un caballero prusiano nos observa.–

0 0

 10/17/15--01:58: El Socialismo de Oswald Spengler

El doctor español en Filosofía Carlos Blanco Martín tiene publicado en


su sitiodecadenciadeeuropa.blogspot.comel siguiente ensayo que,
tomando como referente al filósofo alemán Oswald Spengler, reflexiona
acerca de la corrupción que mucho le conviene a una casta parásita de
políticos y "revolucionarios" profesionales que de ningún modo le tocan
ni un pelo al sistema de saqueo económico, sea capitalista o socialista
marxista. Frente a esto, el autor hace notar alguna ideas de Spengler
que van en otra dirección en cuanto a sociedades más sanas.

El Socialismo de Oswald Spengler


por Carlos Blanco Martín
22 de Diciembre de 2012

«Con el siglo XIX, las potencias pasan de la forma del Estado


dinástico a la del Estado nacional. Pero ¿qué significa esto? Naciones,
esto es, pueblos de cultura, había ya desde mucho tiempo atrás. En
general, coincidían también con el área de poderío de las grandes
dinastías. Estas naciones eran ideas en en el sentido en que Goethe
habla de la idea de su existencia: la forma interior de una vida
importante que, inconsciente e inadvertidamente, se realiza en cada
hecho y en cada palabra. Pero "la nation"en el sentido de 1789 era un
ideal racionalista y romántico, una imagen optativa de tendencia
manifiestamente política, por no decir social.

«Esto no puede ya nadie distinguirlo en esta época obtusa. Un


ideal es un resultado de la reflexión, un concepto o una tesis, que
debe ser formulado para "tener" el ideal. A consecuencia de ello, se
convierte al poco tiempo en una frase hecha que se emplea sin darle
ya contenido mental alguno. En cambio, las ideas son sin palabras.
Rara vez, o nunca, emergen en la conciencia de sus sustratos y
apenas pueden ser aprehendidas por todos en palabras. Tienen que
ser sentidas en la imagen del suceder y descritas en sus
realizaciones. No se dejan definir. No tienen nada que ver con deseos
ni con fines. Son el oscuro impulso que adquiere forma en una vida y
tiende, a manera de destino, allende la vida individual, hacia una
dirección: la idea del romanticismo, la idea de las Cruzadas, la idea
faústica de la aspiración al infinito» (Spengler, Años Decisivos,
Madrid, 1982, p. 47).

Las naciones son "pueblos culturales" [Nationen, das heißt


Kulturvölker]. Hunden sus raíces en los tiempos oscuros de la
barbarie, pero en la Edad Media, como ideas que son de distintas
formas vitales. En Europa las naciones adquieren forma en el
medievo por medio de las grandes dinastías. Una idea, en la Historia,
es un impulso o fuerza directiva que no admite una expresión con
palabras [Ideen dagegen sind wortlos]. Las verdaderas naciones —en
el sentido europeo— son ideas y no ideales. Arrojan una sucesión de
realizaciones (Verwirklichungen). Las creaciones y logros
efectivamente llevados a cabo son las únicas cosas que admiten
descripción, mas las ideas por sí mismas —según Spengler— son
inaprensibles por medio del lenguaje y de los razonamientos. Se
opone aquí el razonamiento discursivo a la intuición. La nación se
vive, se intuye. Es una idea de una forma viviente, no un ideal. Pero
a partir de la Modernidad y, especialmente, a partir de la Revolución
Francesa, la idea se confunde con el ideal. Aquellos que construyen
discursos razonados en pro de un ideal, una utopía, un deseo al que
la inteligencia deba encaminarse, se mueven en la órbita del puro
racionalismo. Sus ideales siempre muestran el cariz artificioso y falso
de una mera construcción. Sus acciones son medios para un fin
racionalmente concebido.

La nación de ciudadanos, que son ciudadanos precisamente a


partir de la ley, la Constitución o el Pacto social originario, es nación
artificiosa, es una suerte de polis agrandada. La nación verdadera
brota del Pueblo y fue moldeada por sus nobles y príncipes y ante
todo, según Spengler, es impulso (Drang). Muchos nacionalismos,
muchos ideales soberanistas son hoy un simple resultado de
razonamientos y de discursos artificiosos. El Democratismo propala la
idea del derecho a decidir. Basta con que un colectivo de personas,
abstractamente separado de los demás por criterios a menudo
peregrinos, decida en votación subitánea constituírse en Nación para
acceder a un Estado. A esto lo llaman hoy derecho de
autodeterminación, derecho a decidir. Pero observando la Historia de
Europa a más largo plazo, y sin dejarse embaucar por los prejuicidos
del Racionalismo y del Romanticismo, la nación
es Impulso e Idea (ambos inexpresables) y no la conclusión de
silogismos o el resultado de distingos intelectuales.

El nacionalismo de los racionalistas y románticos es obra de un


grupo reducido de intelectuales que suelen hablar en nombre del
Pueblo, pero en realidad ese sustrato popular al que apelan no suele
hablar el mismo lenguaje que las élites. El pueblo no se expresa por
medio de conceptos sofisticados y discursos racionales. El pueblo da
la espalda a los intelectuales que pretenden dirigirlo como si fueran
pastores hacia un ideal si este ideal se contrapone a la idea de la que
ellos son sustancia. Idea e ideal se contraponen, y si no existe
coincidencia entonces el pueblo no llega a contar con Estado propio,
esto es, con un aparato que garantice la cohesión y la fuerza hacia
afuera. Sobre el Estado escribe Spengler:

«Los Estados son unidades puramente políticas, unidades del


poder que actúa hacia afuera. No están ligados a unidades de raza,
idioma o religión, sino por encima de ellas. Cuando coinciden o
pugnan con tales unidades, su fuerza se hace menor a consecuencia
de la contradicción interna, nunca mayor. La política exterior existe
tan sólo para asegurar la fuerza y la unidad de la exterior. Allí donde
persigue fines distintos, particulares, comienza la decadencia, el
"perder forma" del Estado» (Años Decisivos, p. 46).

La Decadencia (Verfall) se inicia, pues, con la contraposición entre


fines distintos, que llegan a hacerse incompatibles entre sí. Toda la
teoria marxiana de la Lucha de Clases podría releerse como teoría de
la decadencia de una civilización. La unidad de lucha ante el exterior
—que es el Estado— se transforma en una una superficie cuarteada,
pues las clases economicistas persiguen fines incompatibles. El
desenvolvimiento del Capitalismo es también el nacimiento de unos
ideales fantásticos —las clases internacionalistas— que se olvidan del
Estado, lo liquidan, lo manejan a su antojo, como instrumento para
ahogar y vencer a la clase enemiga, como medio de explotación,
como aparato de represión, o como ídolo al que derribar.

Anarquismo e instrumentalismo coinciden epocalmente. No están


solos los anarquistas en el vilipendio e inquina contra el Estado. Los
liberales y los socialistas parten de la doctrina del Estado civil como
mal menor, como instrumento a duras penas soportable y tolerado
siempre que pueda ser prostituído con algún concreto fin: la
fraternidad universal, el perfecto mercado autorregulado o lo que sea.
Socialismo, comunismo y liberalismo son ideologías que encuentran
una contradicción (Widerspruch) entre el Estado original y genuino —
creado hacia fuera, frente a un enemigo exterior— y el espíritu
industrial (Spencer) pacífico, cansado, que desea ante todo un
descanso en el trabajo, un orden público para producir más y mejor.

Los periodos de paz un tanto prolongados crean la ilusión de que


se puede vivir sin defensa, sin armas, sin dominio y contradominio.
Pero la política es la política de la paz y la política de la guerra, y
ambos estados se sitúan en un contínuo. Los Estados oscilan entre
acciones bélicas y acciones pacíficas. Hay guerras que avocan a una
paz, y hay tratados de paz que avocan a la guerra. En toda relación
entre estados hay —en cada momento— vencedores y vencidos, y los
puntos de equilibrio son pasajeros, son idealizaciones temporales,
imágenes posibles desde el punto de vista mental, pero cuya
realización histórico-física no puede durar más allá de un instante, a
la manera como se podría fotografíar un cono apoyado sobre su
vértice en la horizontal del suelo justo antes de caerse.

«La historia humana en la edad de las culturas superiores es la


historia de los poderes políticos. La forma de esta historia es la
guerra. También la paz forma parte de ella. Es la continuación de la
guerra con otros medios: la tentativa, por parte de los vencidos, de
libertarse de las consecuencias de la guerra en forma de tratados y la
tentativa de mantenerlos por parte del vencedor. Un estado es el
"estar en forma" (...) de una unidad nacional por él constituída y
representada para guerras reales y posibles. Cuando esta forma es
muy vigorosa, posee ya, como tal, el valor de una guerra victoriosa
ganada sin armas, sólo por el peso del poder disponible. Cuando es
débil, eqivale a una derrota constante en las relaciones con otras
potencias» (Años Decisivos, pp. 45-46).

El Estado como "unidad de pueblos" [völkischen Einheit] en forma


—en el sentido deportivo— constituye ya, en cierto modo, una guerra
ganada. Las fuerzas interiores se hallan dispuestas para la guerra
victoriosa, guerra que ni siquiera llega a estallar con armas, pues es
una autoridad de peso (Gewicht) la que se impone a las otras
potencias. En numerosas ocasiones históricas, el pacifismo se
convierte en la religión de los cansados y de los débiles. Muchas
veces es, también, el intento de una potencia antaño vencedora, por
imponer el statu quo a los vencidos o a los postergados, y extenderlo
idealmente hasta el infinito sin contestación y sin enemigos en el
horizonte se hace pasar por pacifismo. Así sucede con Occidente. En
un principio, su pacifismo fue el de las potencias aliadas y vencedoras
sobre Alemania en las dos Guerras Mundiales. Pacifismo fue imponer
el tratado de Versalles. Pacifismo también fue, en la segunda
contienda, imponer la repartición del mundo en dos grandes bloques
e instaurar la guerra fría.

Ahora que esos dos bloques, capitalista y comunista, se han


diluído y se vuelve a la política multilateral de potencias y al equilibrio
entre ellas, el pacifismo es la ideología —quizá— de la masa cansada,
del hombre inteligente de las grandes ciudades cosmopolitas donde
se mueve de arriba abajo un inmenso proletariado y, aún más
numerosa, una gran masa de sub-proletarios subvencionados,
mantenidos por servicios sociales y ayudas públicas. Acostumbrados,
todo lo más, a la jerga de la lucha de clases pero no a la jerga de la
lucha de naciones, ese proletariado y sub-proletariado cosmopolita
creciente sólo puede entender el mundo en el plano horizontal de
quienes son como ellos, ajenos a lo que Spengler considera "la
llamada de la sangre". Esa masa urbana desarraigada de la tierra y
de sus manantiales sanguíneos, que quedan muy remotos, es
siempre anti-nacionalista. En el caso de abrazar una ideología
nacionalista, ésta no se vive ni se siente como idea, en el sentido
explicitado más arriba, sino como ideal.

El Estado del Pueblo persigue siempre, hacia el interior, una


Economía Productiva, que lo haga sólido, fuerte y capaz de una
Acción Exterior: asegurarse un espacio entre enemigos. Por el
contrario, el Estado Plutocrático fomenta las tendencias anarquizantes
en la medida en que el afán particularista de ganancia sea satisfecho,
y para ello la manipulación de las grandes masas urbanas, proletarias
y sub-proletarias, se hace esencial. No importa nada que los
funcionarios, los pequeños productores, los campesinos, etc., sean
los que realmente sostengan la estructura gigante: al Estado
plutocrático le conviene difuminar la realidad de que son éstos
sectores los que realmente hacen que se paguen las cuentas que los
especuladores financieros no quieren, por principio, pagar.

El complemento necesario de los saqueadores de las finanzas que


se han adueñado del Estado, hasta el punto de arrebatarle toda
soberanía, es el endiosamiento de un supuesto proletariado
sindicalizado y mimado por mil y una ventajas, entre las que se
cuentan los liberados sindicales, la invención de puestos de
trabajo ad hoc, subvenciones y prebendas no basadas en el mérito
sino en la fidelidad partidista o sindical, etc. En realidad el
contingente de trabajadores reales que viven al margen de ese
clientelismo partidista o sindical no conoce ninguna de estas ventajas
del proletariado ficticio. Viven en condiciones de explotación que
nadie cacarea públicamente y apenas se reconocen en la forma de
vida y pensamiento de aquellos que dicen ser sus defensores. En
realidad, los más ardientes defensores de los valores "progresistas"
(una vez que el socialismo o el comunismo, como ideologías previas a
la Guerra Fría) son irreconocibles en Europa, no son obreros en
sentido estricto: son hijos de la clase media, profesionales liberales,
"intelectuales", productos de la gran ciudad desarraigada que buscan
en el trabajador un molde en el que llenar en realidad sus tendencias
anarquizantes. En ningún momento desearían organizar un Estado
fuerte, militarizado, compacto, como en su día lo pretendío la URSS.
El Estado en manos de plutócratas fomenta sus tendencias
anarquizantes, pues así no hay apenas un Pueblo que presente
resistencia a su saqueo constante, a su explotación:

«Esta alianza entre la Bolsa y el Sindicato subsiste hoy como


entonces. Está basada en la evolución natural de tales épocas,
porque surge del odio común contra la autoridad del Estado y contra
los directores de la economía productora, que se oponen a la
tendencia anarquista a ganar dinero sin esfuerzo» (Años Decisivos, p.
88).

Si analizamos el comportamiento de las fuerzas gobernantes en


Europa, vemos que —pese a los discursos— la tendencia ha sido
siempre desmantelar todos aquellos núcleos de economía productiva
[produktiven Wirtschaft]. El capital especulativo no tolera la
existencia de una sociedad civil independiente de sus manejos, como
puede ser la sociedad rural. Allí donde millones de personas —de
manera esforzada y austera— viven del cultivo de sus propias tierras
y del cuidado de sus ganaderías, con un sentido ancestral de la
propiedad, que no es el sentido "romano" o absolutista de propiedad,
el capital especulativo —con la mirada complaciente de las grandes
centrales sindicales obreras— entra arrasando, ávido de esclavizar y
proletarizar esas masas de población hasta ayer libres. El abandono
generalizado del campo, y muy especialmente la muerte demográfica,
guarda un relación íntima con esta alianza entre la Bolsa y el
Sindicato. A la masa, desde hace décadas, se le inculca la falsa —
pero interesada— idea de que se puede vivir sin trabajar, que es
posible una vida muelle llena de lujos y comodidades en todo punto
incompatible con la tradicional existencia en el campo, llena de
abnegación y esfuerzo, pero también de amor hacia la tierra, hacia el
caserío, hacia la familia y hacia todo cuanto se obra.
El democratismo es inherente a una sociedad de comunicación de
masas, donde existen aparatos de propaganda y la posibilidad urbana
de que puedan ser alzados líderes y portavoces del "pueblo",
entendida la palabra "pueblo" en el sentido de los revolucionarios
desde 1789: los "ciudadanos" que concentrándose en las calles, con
urnas o con guillotinas, dicen ser "nación". Mas ya hemos visto arriba
que hay un sentido previo y mucho más viejo de nación. Todavía hoy,
en aquellas regiones de Europa donde sigue con vida un cierto
despojo de la tradición campesina, contrasta vivamente a quien lo
quiera ver el sentido de la sangre y de la tierra que posee el
"paisano" frente al "ciudadano". Al paisano, al hijo de la propia tierra,
le resultarán siempre extrañas las consignas de los líderes de masas,
los jeroglíficos ideológicos que le hablan de "lucha de clases",
"proletariado universal", "soberanía popular", etc. Solamente
sucumbe a tales consignas cuando se desarraiga, emigra a la ciudad,
pierde sus raices y pisa el asfalto nivelador que cubre la verde
pradera. Todos entonces, como proletarios, se sienten nivelados
como proletarios y desean "gobernarse por sí mismos". En el caso de
surgir un nacionalismo con apoyo proletario, éste ha de consistir en
un nacionalismo donde ha operado una sustitución del pueblo por la
masa

«El nacionalismo moderno sustituye el pueblo por la masa. Es


revolucionario y urbano de parte a parte» (Años Decisivos, p. 48).

En la sociedad de masas los líderes invocan al Pueblo, y a la masa


que está dejando de ser Pueblo se le intenta convencer del derecho a
gobernarse por sí misma. En realidad hay ya toda una casta de
"representantes del pueblo" que viven a costa de él, casta parasitaria
y hostil al trabajo, la cúpula de los políticos profesionales y aun de los
revolucionarios profesionales. Se sirven del pueblo, y lo azuzan
sirviéndose de los elementos más manipulables y agresivos de la
chusma para conducir al rebaño. La oclocracia [gobierno de la
muchedumbre] es el complemento perfecto para los especuladores de
la Bolsa, para los depredadores financieros. Hace falta una sociedad
desorganizada y cada vez más dependiente, para que los empleados
al servicio del capital agiten y conduzcan a las masas. Los partidos de
masas se vuelven máquinas engrasadas y sostenidas por bancos y
empresas particulares, detrás de cada pancarta seguida por millones,
hay millones de dólares o de euros. Incluso los que dicen ser "anti-
capitalistas" y convocan —puntualmente— a millones de seguidores,
son con frecuencia unos mercenarios que han conseguido auparse
haciendo la labor del carnicero: despiezar el cuerpo social para que
tan suculento alimento llene las bolsas insaciables del Capital.

«Lo más funesto es el ideal del gobierno del pueblo "por sí


mismo". Un pueblo no puede gobernarse a sí mismo, como tampoco
mandarse a sí mismo un ejército. Tiene que ser gobernado, y así lo
quiere también mientras posee instintos sanos. Pero lo que con ello
se quiere decir es cosa muy distinta: el concepto de representación
popular desempeña inmediatamente el papel principal en cada uno de
tales movimientos. Llegan gentes que se nombran a sí mismas
"representantes" del pueblo y se recomiendan como tales. Pero no
quieren "servir al pueblo"; lo que quieren es servirse del pueblo para
fines propios, más o menos sucios, entre los cuales la satisfacción de
la vanidad es el más inocente» (Años Decisivos, p. 48).

Encontramos en estas líneas una crítica implacable al concepto de


Democracia. En realidad, siempre se trata de una manipulación por
parte de las masas. Y ¿quién manipula? Esas "gentes que llegan"
arrogándose la representación del Todo, sea cual sea su orígen. Esas
gentes mercenarias, que luchan contra la Tradición en cuanto ésta es
una forma de Cultura. El afán por presentar la Tradición como una
losa represiva y un grillete a la libertad es la tónica común en esos
lídes oclocráticos. Nunca se quiere ver en la Tradición la musculatura
y la médula de una Cultura aún digna y viva, un poso de antiguas
libertades conquistadas. Se propaga el principio fanático de erosionar
la Autoridad donde quiera y cuando quiera: los niños que empiezan
tuteando al maestro y terminan por insultarlo y agredirlo, la chanza
periodística hacia los sacerdotes que culmina en la quema de iglesias
con ellos dentro, la sorna del intelectual dirigida contra el matrimonio
unido, con vocación de tener hijos, que acaba convirtiéndose en
destrucción y sustitución étnicas y en degradación de la infancia...
Los líderes oclocráticos potencias las tendencias anarquizantes y aun
diríamos la tendencia entrópica de las sociedades. El nihilismo es
inherente a sus prédicas. Destruír y aniquilar lo forjado durante
siglos, y presentar todo el proceso disolutorio como proceso
emancipador.

«Combaten a los poderes de la tradición para ocupar su lugar.


Combaten el orden del Estado porque impide su peculiar actividad.
Combaten toda clase de autoridad porque ni quieren ser responsables
ante nadie y eluden por sí mismos toda responsabilidad. Ninguna
Constitución contiene una instancia ante la cual tengan que
justificarse los partidos. Combaten, sobre todo, la forma de cultura
del Estado, lentamente crecida y madurada, porque no la entrañan en
sí, como la buena sociedad, la society del siglo XVIII, y la sienten, por
lo tanto, como una coerción, lo cual no es para el hombre de cultura.
De este modo nace la "democracia" del siglo, que no es forma sino
ausencia de forma en todo sentido, como principio, y nacen el
parlamentarismo como anarquía constitucional y la república como
negación de toda clase de autoridad» (Años Decisivos, pp. 48-49).

La forma de la Cultura que posee un Estado (Kulturform) es un


lento resultado de desarrollo orgánico, que exige una maduración
(gereifen) y un enraizamiento (angewachsen). Recordemos que el
autor de La Decadencia de Occidente sostenía ya, en su magna obra,
que las culturas son como plantas, que exigen un enraizamiento. Los
pueblos dotados de un alma única hunden sus raíces en un territorio
y dejan afluír sus torrentes de sangre a lo largo de las generaciones,
llegando a asomar en la Historia por medio de sus realizaciones. Los
pueblos de Europa crearon los diversos Estados como creaciones
dinásticas de sus príncipes y de sus noblezas, adquiriendo cada uno
de ellos una estructura formal y un punto máximo de rendimiento y
plenitud, y sólo con el socavamiento del Principio de Autoridad
(primero Rousseau, después Robespierre) comenzó su curva a
declinar.

El estilo estentóreo y sangriento de hacer política viene de


Francia: es el estilo de la Revolución. A pesar de que ya no existen
fuerzas políticas revolucionarias dignas de consideración, y a pesar de
que los partidos comunistas o socialistas en Europa sólo aspiran a
ganar las elecciones, a ocupar los cargos con sus gentes y a ayudar a
los plutócratas a mantener el statu quo, todo el lenguaje y los gestos
se han heredado de aquel periodo de las revoluciones. Incluso al
Parlamento se llevan las arengas, los carteles y las pancartas,
confundiendo ámbitos, el ámbito de la lucha callejera y el ámbito de
la asamblea parlamentaria. La norma es "no respetar para ganar".
Solo ganar: la erosión del principio del Respeto, el no reconocimiento
de la Autoridad, es el fondo anarquizante que llevan consigo los
partidos y los sindicatos.

Como consecuencia de haber asumido un marxismo "cultural",


difuso o atmosférico (con poca relación con la obra de Marx, obra sólo
conocida por algunos académicos), el Estado, las instituciones, las
reglas del juego, la Constitución, los símbolos, la Corona, todo,
absolutamente todo es objeto de posible manipulación, susceptible de
convertirse en instrumento para una "lucha civil". Pero no se piense
que es la pugna de una clase proletaria contra las clases dominantes.
Se trata de la lucha de aquellos grupos sociales deseosos de vivir sin
trabajar, frecuentemente alimentados por un Poder financiero, contra
otros grupos que, en base a su propio sudor, pretenden defender una
meritocracia, esto es, una genuina Aristocracia.

Aristocracia es, literalmente, el Poder de los Mejores. En un


sistema productivo en el que los grupos mediocres y hostiles al
trabajo pretenden ganar posiciones y convertirse en pensionados de
la parte productiva de la sociedad, la Aristocracia se convierte en un
régimen odiado a muerte. No se reconoce el derecho a ser persona
de mérito. Es odiado quien consigue una fortuna —pequeña o
grande— por su esfuerzo o habilidad: sólo se ve que posee más. Es
odiado quien saca una plaza de funcionario tras una dura
preparación: sólo se ven privilegios en su cargo. Es odiado quien
sigue con raíces en su terruño, conservando la dignidad de su
caserío: es un atraso y una afrenta a la sociedad urbana y
cosmopolita. Es odiado, en fin, el obrero que trabaja duro cada día y
que no sigue las consignas y los eslóganes de sus supuestos
tuteladores, los obreros liberados y los funcionarios de la central
sindical: es un esquirol [persona contratada como rompehuelgas],
pues además anhela, con dejar de ser proletario, establecerse por su
cuenta, mejorar de posición social. Para el obrerismo, la mejor
condición del hombre es convertirse en obrero, "el héroe de nuestro
tiempo", como decía Spengler. Quien desea cambiar de clase es un
traidor.

El marxismo ha degenerado en obrerismo desde el principio,


traicionando los propósitos de su fundador, que no era un obrero y
que concibió muy vagamente el comunismo como una generalización
del Principio del Trabajo ("de cada uno según sus capacidades..."),
pero no una nivelación obrerista. En realidad, el absurdo despótico de
Mao Tse-Tung de mandar a los médicos, a los abogados y a los
profesores chinos a trabajar en los arrozales está más cerca del
marxismo "cultural" o vulgar y del democratismo europeos, que del
socialismo. Se trata de una nivelación absoluta, de un odio hacia la
diferencia intelectual existente entre las personas. Una nostalgia de
los tiempos salvajes. El socialismo, tal y como lo entiende Oswald
Spengler, no consiste en una uniformización de todos los individuos,
en un colectivismo absoluto. El socialismo consiste en erigir un Estado
en forma de cuerpo orgánico. Se trata de un Estado total, que no
totalitario, el cual habrá de agrupar a los distintos órganos
productivos, profesionales, territoriales, y en el que cada uno de ellos
velará por un estricto mantenimiento de su identidad, pero a la vez,
por un sometimiento a lo superior. El socialismo no puede ser el
mismo en cada pueblo, y el socialismo "prusiano" estaba llamado, a
su entender, a cumplir una alta misión:

«...el estilo prusiano es una renuncia por libre decisión, el


doblegarse de un vigoroso Yo ante un gran deber y una gran misión,
un acto de dominio de sí mismo, y en este sentido el máximo
individualismo de que el presente es capaz.

«La "raza" celto-germánica es la de más fuerte voluntad que


jamás viera el mundo. Pero este "Yo quiero"—¡Yo quiero!—, que llena
hasta los bordes el alma faústica en el pensamiento, la acción y la
conducta, despertaba la conciencia de la absoluta soledad del Yo en el
espacio infinito» (Años Decisivos, p. 182).

Convertirse en señores de sí mismos, el autodominio


(Selbstbeherrschung): he aquí la clave del Socialismo "Prusiano".
Solo obedece con grandeza quien posee un yo musculoso, pleno de
fuerza. En estas densas líneas resuena Nietzsche, pero transformado
por el nacionalismo alemán, ausente en este filósofo, lo que es una
gran diferencia respecto a Spengler. Al extender una nacionalidad
concreta en el sentido moderno (prusiana, alemana) a categorías
etnológicas pre- y proto-históricas ("raza" celto-germana), Spengler
lleva a cabo, sin explicitarla, una operación de vasta mirada hacia
atrás para así también poder ver lejos y hacia adelante. Realmente,
el autor de La Decadencia deOccidente es un gran filósofo de la
Historia. Y la Historia no ha de ser vista como una masa uniforme de
hechos dentro de los cuales el científico ha de rastrear causas, al
estilo de las causas mecánicas, que anteceden la sucesión temporal
de los hechos. Este método se lo cede nuestro filósofo a los
positivistas, evolucionistas y materialistas históricos, pues parientes
son entre sí, hijos del siglo XIX, el siglo desastroso en que la Cultura
Europea deviene Civilización cansada, vieja, siglo en que comienza el
proceso morboso de todo ser envejecido.

El envejecimiento comienza con la multiplicación ingente de


masas desarraigadas, de sub-proletarios que ignoran ya todo cuanto
tenga que ver con la patria, la tradición, la sangre, el suelo. Cada
individuo de esa masa ingente se auto-concibe él mismo como un
átomo, y la sociedad de consumo de masas pugna en todo momento
por que esa auto-concepción del sujeto responda a la realidad. Para
ello, es una prioridad fundamental en el sistema de masas, ya sea el
capitalista ya sea el bolchevique, provocar una debilitación progresiva
de la Voluntad, el Entendimiento y la capacidad de Atención. Debilitar
la Voluntad de pueblos primitivos o salvajes, es tarea relativamente
sencilla, pues cualquier individuo o institución dotados de "mana", de
fuerza mágica intrínseca, los doblega. Otra cosa sucede con los
pueblos europeos. En ellos, el concepto de persona y más aún, el
concepto de sujeto, entendido como centro de fuerzas volitivas que
pugnan por imperar, por afirmarse, ha tenido su más alta expresión.

Frente a las demás "razas" (recuérdese que en Spengler la


palabra adquiere un sentido espiritual y no biológico), la raza celto-
germánica se aparece como la más fuerte en cuanto voluntad [«La
"raza" céltico-germana es la de mayor fuerza de voluntad que el
mundo haya visto»] y esto se refleja en su Derecho personalista
(frente al Derecho puntiforme y meramente corpóreo de los
romanos), en su concepto de lealtad (frente al despotismo del Yo y su
derecho de "uso y abuso" sobre las cosas). Esa raza celto-germánica,
parcialmente sometida o colonizada bajo el Imperio de Roma, habría
de renacer —ya con las ventajas de asimilarse una idea imperial y
una cultura superior— al caer Roma como concreción, mas no como
ideal de Imperio mundial. Su especialísima manera de entender el
Derecho y la relación con la Naturaleza, la sitúa en antítesis con el
romanismo tardo-antiguo. Todavía hoy, es plástica esa antítesis
natural entre la España Atlántica y la España Mediterránea, la Italia
del Norte y la del Sur. Se trata del concepto y uso que se tiene de la
Tierra mientras se conserva la fuerza de la sangre y los individuos no
se han visto del todo urbanizados. En el Norte, al más puro estilo
celto-germánico, la tierra y la heredad están ahí para cuidar de ellas,
para habitarlas, para hacer de ellas morada donde echar raíces. En el
Sur, bajo el derecho romano y el despotismo del Yo, la tierra o la
heredad se asimilan mucho más fácilmente a la mercancía, a la cosa
de usar y tirar.

Pero en toda Europa asistimos a una debilitación sistemática de


esa Voluntad antaño fuerte, así como también una disminución de la
capacidad de Entendimiento y la de Atención. Al constituírse Europa
toda en una sociedad de masas, regida de manera oclocrática y
según los designios de oscuros poderes financieros, especulativos, se
ha ido generando todo un sistema educativo para las masas que, en
realidad, consiste en una neutralización de sus fuerzas volitivas. Las
sucesivas reformas educativas van encaminadas a la eliminación de
esas fuerzas, a disociar el esfuerzo y el conocimiento, a facilitar la
integración del niño y del joven en una sociedad pasiva de
consumidores, apenas capaces de otra cosa que de buscar la evasión.
Evadirse por medio del alcohol, las drogas y los artefactos
tecnológicos: esa es la única motivación de unas generaciones
hostiles al trabajo, abúlicas y sin capacidad ninguna para la escucha.
Pues la falta de Atención es la gran enfermedad de Europa, del
"mundo desarrollado". Nadie escucha: entre el ruido informativo, un
mensaje relevante queda sepultado, neutralizado, y cuando accede a
alguna conciencia dentro de márgenes minoritarios, ese mensaje es
sometido al escarnio sistemático.

Dentro del ruido informativo que se precisa en una sociedad de


masas ha de figurar en todo momento un apretado pelotón de
"progresistas" encargado de hacer mofa de todo cuanto ha sido
tradición, salud, cultura. Ya no hace falta esfuerzo para ser sabio, ya
no es menester tener hijos y cuidarlos, ya no importa el decoro de la
vida privada ni conductas nobles y recatadas. Todo se ha de sacrificar
en el altar del Progreso hasta que por fin se banalice por completo el
concepto de persona y sus extensiones: privacidad, sexualidad,
propiedad. En cierto modo el pelotón ruidoso del "Progresismo"
desea, sin cambiar una coma del dictado capitalista financiero, sin
rozarle un pelo al modo de producción-saqueo vigente, una
realización quintaesenciada del comunismo: desaparición de la
privacidad (a la que contribuyen las nuevas tecnologías, Internet,
etc.), prostitución generalizada (el sexo como mercancía a ofrecer y a
tomar por parte de todos), y banalización de la propiedad (incesante
retirada de escena de la Propiedad productiva a favor de la propiedad
abstracta, reducción a la condición de "mercancía").

Mientras este proceso se acelera, y se crean masas "sin raza",


debidamente mezcladas y desarraigadas en las grandes ciudades, al
principio, a la par que se despuebla y degrada el campo, acontecen
determinados procesos de aculturación y sustitución étnica. De
manera similar a la decadencia del Imperio Romano, el Imperio de
Europa declina al convertirse la ciudadanía en una mera expresión
formal que abarcaba a gentes muy diversas, arrancadas
violentamente o por grado de sus terruños, con modos de vida ya
sincréticos, mezcla de autoctonismo y romanismo. De la misma
manera, esta Europa llena de mezquitas y de frenéticos bailes
negroides, ya no es la Europa del gótico, ni la de Bach, Mozart o
Beethoven. La cultura del nativo, que hasta ayer se vio como Cultura
Superior, es hoy cultura del civilizado europeo cansado, dispuesto a
pagar mercenarios para defenderse y para que le traigan el pan a
casa. El cansado nativo de Europa ya le da la espalda a Cervantes o a
Shakespeare. Siente vergüenza de Wagner o de Leibniz. Rechaza a
Homero o a Lord Byron. Se arranca de la piel su ser y su esencia, y
quisiera ser "otro", en un proceso de alienación y masoquismo
interminable. Todas las glorias de la cultura de Occidente se arrojan
al vertedero de los trastos viejos, e incluso se destruyen
conscientemente en el medio educativo por temor a la ofensa de ese
"otro" al que se dice —hipócritamente— respetar. En los mismos
centros educativos españoles de los que está despareciendo el griego
y el latín, se introduce gradualmente el árabe. Allí donde se condena
inquisitorialmente a Nietzsche o a Wagner, se practica el tatuaje y la
danza del vientre.

Para que el sistema capitalista tardío funcione es preciso cometer


este atentado contra las raíces. De lo contrario sería imposible contar
con masas de consumidores-colaboradores, no habría posibilidad de
reclutar más y más adeptos. El verdadero respeto al "otro" nunca es
sincero si implica una renuncia a lo propio. El verdadero respeto
consiste en la aceptación de las diferencias, en la asunción de un
pluralismo cultural, en la crítica de la idea monolítica y absoluta de
"Humanidad". Que cada cultura o civilización se mueva en su propio
ámbito y gire en torno a su eje, aprendiendo de las demás pero no
mezclándose con ellas: en esto ha de consistir el respeto
intercultural.–

0 0
 10/19/15--01:10: Spengler y el Nacionalsocialismo,
Coincidencias y Diferencias

Presentamos en esta oportunidad una selección de tres capítulos (el


3º de la 1ª parte, el 2º de la 2ª parte y las conclusiones finales) del
escrito "Oswald Spengler, ¿Precursor del Nacionalsocialismo?" del
historiador Javier Abella Romero, tesis presentada en una universidad
venezolana en 2011. Aquí el autor analiza primeramente las ideas
contenidas en el ensayo de Spengler "Prusianismo y Socialismo" (1919),
que compatirían algunos lineamientos con el Nacionalsocialismo; y luego
se refiere a la obra "Los Años Decisivos" (1933), con la cual Spengler
manifestaría su distanciamiento oficial de dicho movimiento. Las
sucintas conclusiones aluden también a algunos otros temas que son
tratados en el resto de dicha tesis, pero sin embargo redondean
perfectamente lo planteado por el autor en este buen trabajo.

"PRUSIANISMO Y SOCIALISMO".
Sus Coincidencias con el Discurso Nacionalsocialista

Como ya hemos visto, la derrota de 1918 había acarreado


numerosas calamidades para Alemania. El Káiser había tenido que
abdicar y se había instaurado un gobierno presidido por el príncipe
liberal Max de Baden para tratar de salvar la monarquía, pero este
nuevo gobierno a su vez se desmoronó a los pocos días, cuando se
produjo un alzamiento de las tripulaciones de la flota alemana ante el
intento de los oficiales de marina de hacerse a la mar para salvar su
honor en una última batalla con los británicos. La revuelta pronto se
extendió a la población civil, y empezaron a organizarse "consejos de
soldados y obreros" siguiendo el modelo de los sovietsrusos. Ante la
emergencia, se formó un gobierno presidido por Friedrich Ebert, el
líder de la mayoría socialdemócrata en el Reichstag. Este nuevo
gobierno declaró la República y designó delegados para la firma del
armisticio el 11 de Noviembre. Así, fue al gobierno democrático a
quien correspondió enfrentar las consecuencias de la derrota, entre
ellas la firma del Tratado de Versalles, documento que imponía a
Alemania una serie de duras restricciones militares y políticas, así
como el pago de reparaciones de guerra a las potencias vencedoras.
Este hecho provocaría que muchos alemanes vieran a la nueva
República y a la democracia como traidores que habían entregado el
país al enemigo.

El Gobierno socialdemócrata procuró restablecer el orden, pero


continuaron produciéndose revueltas propiciadas por los socialistas
radicales. En Enero de 1919 se produciría en Berlín un alzamiento
armado del movimiento espartaquista—integrante del recientemente
creado Partido Comunista Alemán—, el cual pretendía llevar la
revolución marxista hasta sus últimas consecuencias. En Múnich se
produjo una serie de revueltas que se iniciaron con la declaración de
una República revolucionaria bávara (Noviembre de 1918) y que
fueron imponiendo consecutivamente Gobiernos cada vez más
radicales.

El gobierno del Reich, temiendo que se suscitara en el país el tipo


de "terror rojo" que imperaba por entonces en Rusia, y para detener
la anarquía, aprobó el reclutamiento de bandas fuertemente
armadas, formadas por una mezcla de veteranos de guerra y
hombres más jóvenes, grupos que serían conocidos como los
"cuerpos libres" o freikorps(esta misma medida sería adoptada por el
Parlamento bávaro). Esos grupos se encargaron de aplastar las
rebeliones, tanto en Berlín como en Múnich, y pronto actuarían fuera
del control del Gobierno socialdemócrata, convirtiéndose en la fuerza
de choque de la Derecha.

Esta serie de dramáticos acontecimientos afectaron sin duda


alguna a todos los alemanes. Algunos —los que militaban en la
Izquierda radical— se animaban porque creían en la posibilidad de
que la revolución marxista triunfaría finalmente en Alemania, y otros
—los del centro y la Derecha— temiendo que eso sucediera, buscaban
los medios de impedirlo. Oswald Spengler se ubicaba en el segundo
grupo, y por ello creyó su deber patriótico el intervenir de manera
más directa en la arena política para advertir a sus compatriotas
acerca del peligro marxista.
Las preocupaciones que asaltaban al autor de La Decadencia de
Occidente aparecen claramente expresadas en una carta que éste
escribió a su amigo Hans Klores el 18 de Diciembre de 1918. En ella
Spengler expresaba "el disgusto y la pena" que le habían causado
los "ignominiosos" eventos políticos ocurridos en los meses
subsiguientes al fin de la guerra. Tan afectado se había visto, que
decía: "he pensado con frecuencia que no sería capaz de sobrevivir".
No se trataba solo de la derrota que representaba "el colapso de todo
lo que yo había estimado y tenido por más querido", continuaba
Spengler, sino de "nuestro comportamiento durante estas semanas
de la mayor vergüenza que jamás nación alguna ha tenido que vivir,
cuando todo lo que es llamado honor y dignidad alemana ha sido
arrastrado en el fango por los enemigos externos e internos", y
Spengler se lamentaba de que "hemos probado que la mayoría de
nosotros, sin distingo de clase, somos una chusma vulgar y sin
honor". El autor de La Decadencia de Occidente afirmaba haber visto
de primera mano algunas de las escenas revolucionarias del 7 de
Noviembre y "casi haberme ahogado de horror". Se mostraba
igualmente escandalizado por la forma en que el Káiser Guillermo II
había sido "expulsado", y la vileza e ingratitud que las masas habían
mostrado hacia ese gran líder. Pero luego, afirmaba el autor, había
empezado a considerar las cosas con más calma.

Spengler había llegado a la conclusión de que los hechos que se


habían sucedido en Alemania a partir de la abdicación del Káiser
tenían gran similitud con lo sucedido durante la Revolución francesa,
pues ésta fue la culminación de un proceso de desgaste y deterioro
de la monarquía, iniciado mucho antes de 1789 por la burguesía
francesa, de tal forma que cuando el pueblo irrumpió en la escena
política —con acciones como la toma de La Bastilla—, se le hizo muy
fácil derribar las ya débiles bases de aquella monarquía. Luego, la
violencia y la anarquía se habían adueñado de la escena política —tal
como sucedía entonces en Alemania— hasta que un hombre fuerte
(Napoleón) se había hecho con el poder absoluto, instaurando una
dictadura, la única forma de gobierno capaz de restablecer la paz y el
orden internos. Spengler pronosticaba que esto mismo sucedería en
Alemania; por tanto era preciso esperar y mientras tanto aprovechar
las ventajas que el socialismo podía ofrecer: la organización de las
comunicaciones y la producción por parte del Estado, la conversión de
los ciudadanos en servidores del Estado y una conducción autoritaria
para controlar todo. Esto era lo que siempre había querido realizar la
dinastía Hohenzollern, y ahora el Estado socialista lo realizaría. Pero
paulatinamente "el viejo elemento prusiano con sus incalculables
reservas de disciplina, poder de organización y energía" tomaría la
conducción, acompañado de "la parte respetable de la población
trabajadora", para vencer la anarquía (Spengler Letters, pp. 68-70).
Estas ideas sobre el socialismo que, en forma embrionaria, bullían
en la mente de Spengler a finales de 1918, no se reservarían para
sus amigos. Muy pronto empezó a desarrollarlas y ponerlas sobre
papel para convertirlas en un ensayo político llamado "Prusianismo y
Socialismo". La importancia que revestía este tema para el autor lo
llevó a detener su trabajo en el segundo tomo de La Decadencia de
Occidente para dedicarse de lleno al nuevo libro, que se publicaría en
1919.

La obra se iniciaba afirmando que la polarización política y el caos


que sufría Alemania desde el final de la Primera Guerra Mundial se
había engendrado de un trágico malentendido. Los socialistas y los
conservadores alemanes, enemigos que se odiaban a muerte, eran en
realidad una y la misma cosa. Su mutua hostilidad había permitido a
sus verdaderos enemigos —los que apoyaban el parlamentarismo y la
democracia— ganar la batalla constitucional. Pero esta derrota era
necesariamente temporal, decía Spengler. Si los socialistas y los
conservadores pudieran llegar a darse cuenta de la semejanza de sus
objetivos, entonces podrían unirse para derrocar el gobierno
parlamentario de Weimar y establecer un tipo de gobierno acorde con
el espíritu alemán. El propósito de Prusianismo y Socialismo—como el
título implicaba— era probar la posibilidad cierta de esa alianza.

Basándose en los postulados de La Decadencia de Occidente,


Spengler afirmaba que así como cada cultura tiene un alma única, así
mismo cada nación o pueblo dentro de esa cultura tiene su propia
interpretación particular del espíritu general. Desarrollar ese modo de
vida, despertar las potencialidades de su determinado grupo cultural,
sería la misión histórica de cada pueblo. Según este mismo
razonamiento, todo esfuerzo que se hiciera para organizar una
sociedad en oposición al espíritu nacional obtendría naturalmente
resultados negativos.

Desde la primavera de la cultura occidental, tres naciones


europeas habían heredado ideas universales: los españoles
desarrollaron la idea del catolicismo militante; los ingleses
conquistaron otros pueblos en nombre de una visión depredadora y
mercantilista del imperialismo, heredada de sus ancestros vikingos;
los prusianos inventaron el Estado burocrático de servicio. En
oposición a estos tres destacados pueblos, los franceses y los
italianos —afirmaba Spengler— podrían concebir únicamente muy
pobres objetivos políticos y culturales.

En Prusianismo y Socialismo se afirmaba que el marxismo había


tergiversado el verdadero sentido del socialismo convirtiéndolo en
una teoría económica, en una doctrina del dinero y del estómago. El
verdadero socialismo consistía en que cada ciudadano antepusiera su
deber para con el Estado a sus intereses individuales, que los
gobernantes guiaran a este pueblo obediente con mano firme y le
indicasen el mejor camino, siempre pensando en la prosperidad y el
fortalecimiento del Estado. En este último sentido, el único pueblo
capaz de engendrar verdaderos socialistas era el pueblo alemán, que
había entendido e internalizado el estilo de vida prusiano. Cualquier
intento por establecer un tipo de gobierno distinto a este socialismo
prusiano, como lo era la democracia parlamentaria —que estaba
iniciándose en Weimar—, sería una especie de traición. Significaría
imponer a los alemanes un sistema de gobierno que era exitoso en
Inglaterra, porque expresaba el crudo individualismo del espíritu
inglés, pero que por esa misma razón estaría fuera de lugar en
Alemania. La democracia parlamentaria y constitucional sería un
veneno para la nación, y sus patrocinadores representaban una
invasión del espíritu inglés en el cuerpo político de la nación alemana.

"Entre todos los pueblos de la Europa Occidental", escribió


Spengler, "únicamente estos dos están marcados por una estricta
articulación social". El uno tiene una ética del éxito, el otro una ética
del deber."La sociedad inglesa se fundamenta en la distinción entre
pobre y rico; la sociedad prusiana en la distinción entre comando y
obediencia (...) La democracia en Inglaterra significa la posibilidad
para cualquiera de volverse rico; en Prusia, la posibilidad de alcanzar
los más altos rangos"(Spengler, Prusianismo y Socialismo, Santiago
de Chile, 1935, p. 93).

Para encontrar las bases de una sociedad alemana correctamente


organizada se debería volver la vista al pasado, a los tiempos de
Federico Guillermo, el padre de Federico el Grande y fundador de la
tradición prusiana basada en la disciplina burocrática y militar, hacia
quien Spengler extendía el paradójico título de "el primer socialista
consciente". En la misma tradición se ubicaría la gran máxima
familiar de Federico el Grande: "Yo soy el primer sirviente del
Estado". Bismarck también siguió este principio de jerarquía y
disciplina cuando fundamentó el ReichAlemán en la fuerza militar.
Visto en la perspectiva de un "socialismo prusiano", la subsecuente
política bismarckiana de legislación social no era una contradicción
sino más bien un complemento lógico a la tradición conservadora. Los
fundadores de las grandes industrias alemanas también hicieron una
contribución esencial, aunque en una forma distinta. Aún el mismo
August Bebel [1840-1913], líder de los socialdemócratas alemanes
durante la pre-guerra, estaba actuando dentro de la tradición
prusiana cuando organizó a la clase obrera alemana como una férrea
y disciplinada fuerza de batalla.

Si Bebel era un gran socialista alemán, esto era a pesar de su


dependencia ideológica de Marx, afirmaba Spengler, pues Marx nunca
entendió el verdadero principio del socialismo alemán; él nunca
hubiera podido apreciar el dictamen "todo verdadero alemán es un
trabajador". El autor de El Capital, quien vivió la última parte de su
vida en Inglaterra, basó su trabajo en las condiciones inglesas, y
desarrolló su concepto de socialismo en un contexto inglés. Su
doctrina se alimentó en base a la envidia del pobre hacia el rico,
típica de los ingleses. El ideal de los proletarios marxistas es
desplazar a los capitalistas —"expropiar a los expropiadores"— y
luego vivir como ellos una placentera vida de ocio. Es un ideal
privado, egoísta y realmente anti-socialista. "El marxismo es el
capitalismo de las clases trabajadoras" (Prusianismo y Socialismo, p.
99).

El verdadero socialismo —socialismo alemán— no significa


nacionalización mediante la expropiación o el robo, afirmaba
Spengler:

"En general, no es una cuestión de posesión nominal sino de


técnica en la administración. Comprar empresas sin moderación y sin
propósito en nombre de una consigna y ponerlas bajo la
administración pública en lugar de la iniciativa y responsabilidad de
sus propietarios, quienes perderán eventualmente cualquier
capacidad de supervisión, todo eso significa la destrucción del
socialismo. La vieja idea prusiana era poner bajo control legislativo la
estructura formal de toda la fuerza productiva nacional, preservando
al mismo tiempo cuidadosamente el derecho de propiedad y herencia,
y dejando espacio para el tipo de empresa personal, talento, energía
e intelecto desplegado por un hábil jugador de ajedrez, que juega
dentro de las reglas y disfrutando ese tipo de libertad que el mismo
dominio de las normas permite. Socialización significa la lenta
transformación —que toma siglos en completarse— del trabajador en
un funcionario económico y del empleador en un responsable
supervisor oficial"(Prusianismo y Socialismo, p. 49).

Para una sociedad concebida en estos términos, el corporativismo


sería la forma lógica de gobierno. Spengler manifestaba sus
requerimientos en términos inusualmente específicos cuando
afirmaba: "Cuerpos corporativos locales organizados según la
importancia de cada ocupación hacia el pueblo como un todo;
representaciones superiores en varias jerarquías hasta llegar a un
consejo supremo de Estado; mandatos revocables en cualquier
momento; sin partidos políticos, ni políticos profesionales, ni
elecciones periódicas" (Ibid. p. 50). Sobre este Estado "socialista",
sólo una monarquía hereditaria puede presidir propiamente. Pero al
mismo tiempo debe ser democrática. "La Democracia, sin importar lo
que uno piense de ella, es la forma política de este siglo, la cual no
puede dejar de establecerse con éxito. No hay alternativa... excepto
la democratización" (Ibid. p. 51). Esto debían entenderlo los
conservadores antes de que fuese demasiado tarde. Debían unirse
con los trabajadores para fundir en uno sólo los ideales del
prusianismo y el socialismo. Ninguno de los dos podría salvarse sin el
otro.

Se ve aquí claramente las implicaciones que tenía el discurso de


Spengler. Los intentos de establecer una República Parlamentaria,
como lo era Weimar, no podían tener éxito en Alemania, pues eran
más afines al espíritu inglés y no compaginaban con el alemán.
Tampoco el socialismo marxista podía triunfar pues era una
tergiversación del verdadero socialismo arraigado en el pueblo
alemán. Aunque Spengler reconocía que la democracia era la forma
política del futuro, planteaba más bien un tipo de Monarquía con
compromiso social y ciertos derechos de participación para el pueblo.
Este "socialismo autoritario" sería la única forma de gobierno que se
adaptaría al instinto prusiano, al sentir del pueblo alemán.

Todo lo anterior nos permite ver claramente por qué, tras la


publicación de Prusianismo y Socialismo, Spengler aumentó su
número de adeptos en la Derecha tradicional, pero también entre los
nacionalsocialistas, pues éstos se identificaban bien con la idea de un
Estado corporativista, disfrazado como una especie de socialismo
nacional pero comandado desde arriba con disciplina militar. Por otra
parte, aunque Spengler era favorable al sistema monárquico, el tipo
de monarquía que propugnaba era tan excéntrica que pudo ser
confundida con casi cualquier otra forma de gobierno autoritario,
como lo sería la posterior dictadura de Adolfo Hitler.

Aparte de este mensaje central, Prusianismo y


Socialismo reafirmaba algunas de las ideas expresadas por Spengler
en La Decadencia de Occidente, entre ellas, el desprecio por el
idealismo. Al hablar de la "Revolución" alemana, Spengler tildaba de
blandos a los socialdemócratas por no llevarla hasta sus últimas
consecuencias, y decía que sus acciones sólo confirmaron que su
patriarca (entiéndase Marx) no era un creador sino sólo un crítico. Su
herencia no era más que "una colección de ideas abstractas, y su
proletariado un concepto puramente literario" (Ibid. p. 51).

En la etapa que se iniciaba —la decadencia— se exigiría a los


hombres enfrentarse a los hechos duros de la vida, olvidándose de
ilusiones y esperanzas; solo la acción permitiría al hombre occidental
enfrentar con éxito los retos de esta época.

"El tiempo para ideologías elaboradas ha pasado. Nosotros,


quienes vivimos en plena Decadencia de la civilización occidental, nos
hemos vuelto escépticos. Nos negamos a ser confundidos por
sistemas ideológicos. Las ideologías son cosa del siglo pasado. No
deseamos ya más ideas ni principios" (Prusianismo y Socialismo, p.
11).
Spengler reafirmaba la inutilidad de las ideologías en la época de
la Decadencia. El escepticismo sería la actitud predominante en el
hombre de esta época.

En otro pasaje, Spengler habló del pragmatismo y la sangre fría


que habían mostrado los ingleses en momentos cruciales de su
historia, poniendo esto como ejemplo de la actitud a seguir en los
nuevos tiempos:

"El inglés trata de persuadir al enemigo doméstico de la debilidad


de su posición. Si no tiene éxito, simplemente toma la espada o la
pistola en sus manos y, evitando el melodrama revolucionario, le
presenta al enemigo sus opciones. Decapita a su rey porque el
instinto le dice que esto es requerido como un símbolo. Para él este
tipo de gesto es un sermón sin palabras"(Ibid. p. 25).

En esta obra también reaparecía la imagen heroica de la muerte.


En un pasaje en el cual Spengler criticaba a la "Revolución" alemana
de Noviembre de 1918, se expresaba lo siguiente:

"El escenario clásico de las revoluciones europeas occidentales es


Francia. La resonancia de frases altisonantes, los torrentes de sangre
sobre el pavimento, la santa guillotina, las penosas noches de los
incendios, la muerte heroica en las barricadas, las orgías de las
masas desquiciadas, todo esto viene a resumir el espíritu sadista de
esa raza. El repertorio completo de palabras y acciones simbólicas
para lograr una perfecta revolución proviene de París y nosotros sólo
hemos producido una mala imitación de ella. (...)

"Nosotros producimos pedantes, niños de escuela y chismes en el


palacio Real y en Weimar, penosas demostraciones en las calles, y en
el fondo una nación observando indiferente. Una verdadera
revolución debe involucrar a todo el pueblo: un solo clamor, un solo
furor, una sola meta. La verdadera Revolución Socialista Alemana se
escenificó en 1914. Transpirando con un legítimo estilo militar. (...)

"La grandes revoluciones se pelean con sangre y hierro" (Ibid. pp.


25-27).

Las ideas expresadas en Prusianismo y Socialismo parecen


realmente muy cercanas a las que luego aparecerían en los discursos
nacionalsocialistas. Veamos, por ejemplo, cómo Hitler atacaba al
parlamentarismo y hablaba del tipo de gobierno que el creía más
apropiado para Alemania:

"En oposición a ese parlamentarismo democrático está la genuina


democracia germánica de la libre elección del Führer, quien se obliga
a asumir toda la responsabilidad de sus actos. Una democracia tal no
supone el voto de la mayoría para resolver cada cuestión en
particular, sino llanamente la voluntad de uno solo, dispuesto a
responder de sus decisiones con su propia vida y hacienda" (Hitler, Mi
Lucha, p. 29).

En la introducción al Mein Kampf de una edición de 1933 un


prologuista anónimo afirma:

"El socialismo nacional que practica el actual régimen en


Alemania, revela, en hechos tangibles, la acción del Estado a favor de
las clases desvalidas; es un socialismo realista y humano, fundado en
la moral del trabajo, que nada tiene en común con la vocinglería del
marxismo internacional que explota en el mundo la miseria de las
masas"(Ibidem, p. 1).

Algo que suena bastante parecido a la idea de Spengler de un


Estado fuerte y autoritario, pero que también vela por el bienestar de
sus ciudadanos.

Alfred Rosenberg, quien fuera uno de los "ideólogos" del Partido


Nacionalsocialista (aunque no siempre aprobado por Hitler), describía
el Nacionalsocialismo en uno de sus escritos de la siguiente manera:

«¿Nacional-socialismo o socialismo-nacional? (...) Si se emplea el


concepto "socialismo nacional" en lugar de "nacional-socialismo",
podría fácilmente expresarse la idea de que el socialismo es la idea
principal, mientras que lo nacional no sería más que un adjetivo que
califica de una cierta manera al concepto más importante. Y en
realidad es más bien lo contrario: lo eterno, lo que nosotros
quisiéramos mantener a través de sus formas cambiantes es el
pueblo. (...) Desde este punto de vista, el socialismo, depurado del
marxismo, aparece como un medio político al servicio del individuo y
de la comunidad para proteger la unidad del pueblo de los apetitos
particulares desenfrenados» (Rosenberg, Alfred, "Nationaler
Sozialismus", Volkischer Beobachter 1/II/1927, cit. en T. Buron y P.
Gauchon, Los Fascismos, FCE, 1983, pp. 116-117).

Joseph Goebbels por su parte, explicaba en estos términos las


bases del nacionalsocialismo:

"El socialismo no es solamente un asunto que le atañe a la clase


oprimida; es más que esto, es el tema de todos aquellos para quienes
la liberación del pueblo alemán de su esclavitud constituye el sentido
y la finalidad de toda política de hoy. (...) (Sin el nacionalismo) el
socialismo no es nada, un fantasma, una teoría fraguada, un
espectro, un libro. ¡Con él es todo, el porvenir, la libertad, la patria!.
"Éste fue el pecado de la burguesía liberal: no haber visto en el
socialismo una fuerza creadora del Estado (...) El pecado del
marxismo fue el de rebajar el socialismo al nivel de una doctrina del
salario y del vientre, y manejarla para hacer de ella una enemiga del
Estado y de la existencia nacional"(Goebbels, Der
Angriff 16/VII/1928, cit. en Los Fascismos, p. 118).

También podemos mencionar un intercambio epistolar entre Hitler


y Otto Strasser (líder nacionalsocialista de tendencia izquierdista), en
el cual el primero habla —en términos muy similares a los utilizados
en Prusianismo y Socialismo— acerca del socialismo y el tipo de
gobernantes que necesita Alemania:

"Yo soy socialista, pero de un tipo de socialismo muy diferente


(...) Vuestra variedad de socialismo no es más que marxismo. La
masa de trabajadores no quiere más que pan y circo. Ellos no
comprenderán jamás el sentido de un ideal, y nosotros no podemos
esperar conquistarlos.

"Lo que nosotros tenemos que hacer es seleccionar entre una


nueva categoría de conductores de hombres que no se dejen
gobernar por la moral y la piedad, como vosotros. Los que gobiernan
deben saber que ellos tienen el derecho de gobernar porque
pertenecen a una raza superior"(Intercambio epistolar entre Hitler y
O. Strasser, reproducido en Los Fascismos).

En este fragmento hay ideas muy parecidas a las expresadas por


Spengler en sus obras, como cuando caracteriza al habitante de la
Ciudad Mundial, que llega con la Civilización para extinguir los últimos
vestigio de la cultura, "el panem et circenses que se manifiesta de
nuevo hoy en los concursos de boxeo y en la pista de deportes, todo
eso caracteriza bien, frente a la cultura definitivamente conclusa (...)
una forma nueva, postrera y sin porvenir, pero inevitable, de la
existencia humana" (La Decadencia de Occidente, p. 81). También
está presente el rechazo hacia el marxismo y un sentimiento elitista y
anti-democrático.

Como se ve, en Prusianismo y Socialismo hay ideas que parecen


acercar en gran medida el discurso spengleriano a aquel que
posteriormente usarían los nacionalsocialistas.

LOS AÑOS DECISIVOS:


El Distanciamiento Definitivo del Nacionalsocialismo
Desde el momento en que saltara a la palestra pública en 1918,
Oswald Spengler nunca dio muestras de apoyo hacia los
nacionalsocialistas, pero tampoco los rechazó abiertamente antes de
que llegasen al poder. Las ideas propagadas por Spengler a través de
sus obras y conferencias hicieron pensar a muchos que éste se
hallaba de alguna forma en sintonía con los nacionalsocialistas. En
1933, con el ascenso de Hitler a la cancillería del Reich—que
significaba el ascenso de los nacionalsocialistas a las esferas más
altas del poder—, llegaría el momento definitorio de la complicada
relación entre Spengler y aquéllos. Y en ese momento crucial, para
sorpresa de muchos, el autor alemán tomaría distancia frente al
nacionalsocialismo.

Esta postura quedaría expresada en Los Años Decisivos, obra


publicada a finales de 1933, que significaría un último intento de
Spengler por influír en el ámbito político. En los primeros párrafos de
esta obra, el autor parecía ubicarse en el bando de los
nacionalsocialistas, al afirmar:

"Nadie podría anhelar más que yo la subversión nacional de este


año. Odié, desde su primer día, la sucia revolución de 1918, como
traición infligida por la parte inferior de nuestro pueblo a la parte
vigorosa e intacta que se alzó en 1914 porque quería y podía tener
un futuro. Todo lo que desde entonces he escrito sobre política ha ido
contra los poderes que se habían atrincherado en la cima de nuestra
miseria y nuestro infortunio, con ayuda de nuestros enemigos, para
hacer imposible tal futuro" (Spengler, Años Decisivos, Madrid, 1962,
p. 11).

Sin embargo, luego de esa introducción, Spengler empezaba a


expresarse en forma poco halagadora hacia a los nacionalsocialistas.
Entre otras cosas, afirmaba que veía con preocupación la forma en
que el triunfo de Hitler era celebrado ruidosamente cada día y
afirmaba que "sería mejor guardar nuestro entusiasmo para un día de
reales y definitivos resultados (...) y si nadie más tiene el coraje de
ver y decir lo que ve, yo sí me propongo hacerlo. Tengo derecho a
criticar, porque a través de esto he demostrado repetidamente lo que
debe pasar, porque eso pasará"(Ibid., p. 15).

En este libro Spengler seguía la misma línea de pensamiento que


vimos en su carta de 1918, dirigida a su amigo Hans Klores: cuando
se produce una revolución siempre hay una tendencia a profundizar
el proceso revolucionario y mantener una especie de "agitación
permanente". Esta situación trastorna el orden y dificulta el
cumplimiento de las funciones básicas de gobierno. Cuando
la sociedad se ve sumergida en el caos, empieza entonces a tomar
fuerza un grupo más pragmático que sustituirá finalmente el "des-
gobierno" revolucionario sustituyéndolo por un gobierno autoritario.
En el caso de Alemania, esto significaba que el "elemento prusiano"—
las fuerzas conservadoras presentes en la sociedad alemana—
terminarían imponiéndose.

Así pues, parece que lo que buscaba Spengler era evitar el


proceso de agitación que necesariamente seguiría a la "revolución"
nacionalsocialista. Pretendía saltar una etapa del proceso para llegar
directamente a la fase final: el retorno a un gobierno conservador.

Spengler criticaba duramente a los nacionalsocialistas pues


pensaba que efectivamente estaban transitando la etapa de agitación
constante inmediatamente posterior al inicio de la "revolución" (la
que el autor quería evitar). Los acusaba de inmadurez política y no
dudaba en llamarlos "eternos muchachos" y acusarlos de "delirar
como frailes mendicantes" (Años Decisivos, p. 101).

Sin embargo, las principales críticas de Spengler apuntaban a la


preocupación excesiva de los nacionalsocialistas por la política
interna, que en apariencia dejaba en segundo plano a la política
externa. Para el autor de La Decadencia de Occidentelas verdaderas
victorias se lograrían en el terreno de la política internacional,
llevando adelante una política expansiva que le devolviera a Alemania
su nivel de primera potencia europea. Por supuesto que Spengler —
quien falleció en 1936— no pudo presenciar cómo aquella prioridad
de los nacionalsocialistas hacia la política interna evolucionó
rápidamente hacia una política expansionista cada vez más fuerte.
Hubiera sido interesante ver su reacción ante esa nueva realidad.

Por lo demás, el contenido de esta obra era en gran medida una


repetición de temas previos. Se mostraban los ya familiares ataques
a líderes marxistas y una más reciente obsesión de Spengler sobre el
peligro "de color", acompañado de una reiteración de la teoría de las
razas como "afinidades electivas"(Ibid. p. 58). Sin embargo, para el
desarrollo del pensamiento spengleriano, dos elementos son
significativos: la discusión del fascismo italiano, en la cual Spengler
por vez primera trata de interpretar el papel histórico de este nuevo
fenómeno político; y los planteamientos acerca de la situación política
de Alemania en el contexto internacional, la cual expresaba su
postura final acerca del imperio Faústico.

El fascismo, declaraba Spengler, era sólo un régimen de


transición:

"Lo que anticipa el futuro no es la simple existencia del fascismo


como partido sino simple y únicamente la figura de su creador.
Mussolini no es un líder de partido (...) él es el amo de su nación (...)
Mussolini es primero y ante todo un estadista, frío y escéptico,
realista, diplomático (...) Mussolini es un conductor de hombres con
la astucia de la raza sureña en él, igual que los condottieri del
Renacimiento, y es por ello capaz de presentar su movimiento en
total consonancia con el carácter de italia —ópera nacional— sin
llegar a ser intoxicado por él" (Ibid. p. 171).

"Como un partido de masas con ruido y disturbios y (...) oratoria",


el fascismo italiano se había mantenido atrás en la Era de la agitación
política. Pero en la figura de Mussolini había servido el futuro
proveyendo un modelo de los Césares por venir (Ibid., p. 172).

Retornando al tema de quién ocuparía el liderazgo en Occidente,


Spengler revisó y combinó sus actitudes previas, para dar a sus
compatriotas la más clara dirección posible. Su nueva creencia sobre
la preeminente importancia del peligro representado por las naciones
"de color" lo llevó a insistir con menos intensidad que antes en las
hostilidades entre naciones de Occidente. Los fáusticos, predicaba
Spengler, deben dejar sus disputas mezquinas y unirse para resistir
la amenaza bárbara desde fuera. Así que Los Años Decisivos no
repitieron la predicción de un inevitable enfrentamiento final entre
Alemania e Inglaterra con el que Prusianismo y Socialismohabía
concluído. Sin hacer ataques directos a los ingleses, Spengler
afirmaba que la nación inglesa no era lo suficientemente fuerte, jóven
o saludable, espiritual o racialmente, para combatir esta terrible crisis
con seguridad. Por otras razones, tanto Francia como Estados Unidos
se habían descalificado a sí mismos. Quedaba únicamente Alemania.

"¿Por qué es el pueblo alemán", preguntaba Spengler, "el menos


exhausto de los pueblos Blancos y por ello el único en el que deben
ser depositadas las mayores esperanzas? Porque su pasado político
no le ha dejado ninguna oportunidad para desperdiciar su valiosa
sangre y sus grandes habilidades. Ésta es la principal virtud de
nuestra miserable historia desde 1500: nos ha utilizado
escasamente". Frustrada de una gran historia, Alemania ha
mantenido un cierto "barbarismo", "una raza fuerte, la eterna figura
del guerrero en forma de animal de rapiña". Contra los nuevos
bárbaros, podrían servir como un escudo de una vieja civilización, al
reunir firmemente todo lo que quedara de sus primitivas virtudes
tradicionales (Ibid., p. 225).

Los nacionalsocialistas no reaccionaron de inmediato. Todavía en


Octubre de 1933 el mismísimo Joseph Goebbels (quien en su
juventud leyó a Spengler) escribió una corta misiva al autor de La
Decadencia de Occidente solicitándole un artículo que sirviera de
apoyo a los nacionalsocialistas en su campaña electoral de dicho año,
lo que podría verse como el ofrecimiento de una última oportunidad
de reivindicación. Spengler declinó la oferta.
Llegaron a venderse unas 12.000 copias antes de que las
autoridades finalmente tocaran la alarma. Algunos ataques de la
prensa sólo sirvieron para darle mayor publicidad al libro. Fue sólo
tres meses después de la publicación y con 150.000 copias en
impresión cuando el gobierno nacionalsocialista finalmente prohibió la
mención de Spengler en la prensa y tomó medidas para detener la
venta del libro. Estas medidas consiguieron el efecto deseado, pero
no pudieron prevenir la circulación sub-repticia de las copias que ya
estaban en manos del público (Kornhardt, "Deutschland in Gefahr", p.
6, cit. por Hughes, Henry Stuart, Oswald Spengler: A Critical
Estimate, p. 6)..

Entre el coro de voces nacionalsocialistas que se unieron para


condenar a Los Años Decisivos, al menos uno habló de manera oficial
por el Partido. En un panfleto que circuló ampliamente, Johan von
Leers, líder de la División de Política Exterior e Información Exterior
en el Colegio Alemán de Estudios Políticos, trató de desengañar al
público alemán de la impresión —aparentemente muy común— de
que la filosofía de Spengler era buen nacionalsocialismo. Lejos de ser
algo así, Leers afirmaba, Los Años Decisivosera una vía
contrarrevolucionaria. Su autor no era más que un escéptico
pesimista, un enemigo de los trabajadores, con un "helado desprecio
por el pueblo", cuyo verdadero deseo era retornar a la antigua
sociedad aristocrática del siglo XIX (Hughes, p. 131). Su teoría racial
sobre la "amenaza de color" era un peligroso error, pues le enseñaba
a Alemania a desconfiar de Japón, su aliado natural, descuidando a
sus enemigos reales en Europa.

Otros críticos advertían acerca del carácter oscuro y fragmentario


de los textos spenglerianos, que dejaba dudas en sus lectores menos
sofisticados acerca de su significado real.

Entre los ofendidos por la actitud de Spengler se contó Elizabeth


Forster-Nietzsche, hermana del célebre filósofo, protectora de su
archivo, convencida admiradora de Hitler y con quien el autor
mantuvo amistad por cerca de 15 años. En Octubre de 1935 Forster-
Nietzsche escribió a Spengler manifestándole:

"Con gran pena me he enterado de que Ud. se ha apartado del


Archivo Nietzsche y que no quiere tener más relación con él. Lamento
este hecho enormemente y simplemente no puedo comprender por
qué razón sucedió. Fui informada de que su actitud hacia el
Tercer Reich y su Führer es de una vigorosa oposición, y que su retiro
del Archivo Nietzche —que está ligado al Führer con gran devoción—
supuestamente está relacionado con ello. Ahora yo sé por experiencia
personal que Ud. ha acompañado firmemente nuestro más preciado
ideal. Pero es precisamente esto lo que yo hallo incomprensible.
¿Acaso no ofrece nuestro amado Führer el mismo ideal y los mismos
valores para el Tercer Reich que Ud. expresó en su Prusianismo y
Socialismo? Ahora, ¿qué es aquello que ha causado su fuerte
antipatía?" (Spengler Letters, pp. 304-305).

Muchos críticos de Spengler en esta etapa vieron las declaraciones


anti-nacionalsocialistas en Los Años Decisivos como una especie de
traición familiar. "Hipnotizado por su propia construcción intelectual y
cegado por el prejuicio", Spengler había fallado en reconocer a "sus
propios hijos"(Arthur Zweiniger, Spengler im Dritten Reich, 1933, p.
12, cit. en Hughes, p. 131).

Ésa era en el fondo la verdadera causa de la rabia


nacionalsocialista, pues los nacionalsocialistas siempre habían visto a
Spengler como uno de lo suyos, poco ortodoxo tal vez, pero en el
fondo un verdadero precursor de la "revolución nacional". Ahora,
justo en el momento en que él debía haber descartado sus antiguas
reservas, en el momento en que pudo incluso beneficiarse de esa
admiración que muchos líderes nacionalsocialistas tenían hacia él,
eligió alejarse definitivamente de ellos. La confusión y la indignación
de los nacionalsocialistas ante la actitud de Spengler puede
ejemplificarse claramente en la expresión de Elizabeth Forster-
Nietzche: "¿Acaso no ofrece nuestro amado Führer el mismo ideal y
los mismos valores para el Tercer Reich que Ud. expresó en
su Prusianismo y Socialismo?” (Spengler Letters, p. 305).

Lo cierto es que en "Los Años Decisivos" Spengler había hecho


dos cosas imperdonables: había repudiado abiertamente a los
nacionalsocialistas como la gente errada para liderar la revolución por
la cual tanto él como ellos habían trabajado durante quince años; y
había difundido abiertamente lo que Hitler iba finalmente a realizar
pero que en aquel momento no convenía que se ventilaran
públicamente, ni en Alemania ni en el exterior: la preservación de las
clases gobernantes tradicionales y la búsqueda de la expansión
alemana a través de la guerra. Y ésta fue la razón central por la cual
los nacionalsocialistas reaccionaron con amargas recriminaciones y
una fuerte censura sobre el autor.

Así pues, hemos visto cómo los elementos que alejan a Spengler
del Nacionalsocialismo no parecen tan claros cuando se analizan en
detalle, pues, en el tema de la raza y el anti-judaísmo, el discurso
oscuro y plagado de imágenes duras tan propio de Spengler, se
prestaba a diversas interpretaciones, mientras que en el caso de lo
expresado en Los Años Decisivos, su discurso no estaba muy alejado
de lo que pensaban los nacionalsocialistas, y sus discrepancias con
éstos fueron vistas más bien como ceguera política por parte del
autor.
CONCLUSIONES

En esta investigación hemos intentado desentrañar el verdadero


sentido de la relación entre Spengler y el nacionalsocialismo, relación
que ha levantado polémicas desde principios del siglo XX hasta estos
inicios del XXI.

Es innegable la gran influencia que en Alemania ejerció Oswald


Spengler sobre importantes actores políticos y sobre el público
general luego de la publicación de La Decadencia de Occidente. Esa
influencia no fue sólo una moda, sino que en realidad se manifiesta
bastante profunda cuando vemos que Spengler supo sintetizar,
engranar y exponer dramáticamente en sus obras muchas ideas y
sentimientos que —en forma fragmentaria y proviniendo de las más
variadas fuentes— ya circulaban entre los movimientos de la Derecha
alemana desde finales del siglo XIX.

Analizando en detalle todos los elementos que han sido


identificados por los especialistas como fundamentos o "pasiones
movilizadoras" del fascismo en general y el Nacionalsocialismo en
particular, hemos visto que muchos de dichos elementos aparecen de
manera recurrente en el pensamiento de Spengler, y al revisar los
discursos y hechos históricos del movimiento nacionalsocialista
hemos podido comprobar que —no sólo en cuanto a su fondo sino
también muchas veces en cuanto a su forma— la cercanía entre el
Nacionalsocialismo y el discurso de Oswald Spengler es evidente.

Adicionalmente, el análisis particular del libro Prusianismo y


Socialismo nos ha mostrado que esa obra puede ser señalada como
un hito en la proto-historia del Nacionalsocialismo, como un panfleto
premonitorio de muchas ideas y acciones que luego propugnaría y
llevaría adelante el Nacionalsocialismo.

Cuando pasamos a considerar los elementos aparentemente


incompatibles entre el pensamiento de Spengler y el
Nacionalsocialismo, nos hemos encontrado con que el contraste entre
uno y otros no era tan evidente, o que al menos pudo no serlo para
los contemporáneos que leyeron o escucharon a Spengler, debido al
lenguaje a veces críptico y confuso del autor y sobre todo debido a
que su pasión y dramatismo al tratar temas como la raza, dejaban un
sabor extrañamente cercano al posterior discurso nacionalsocialista.

El capítulo final en la vida política de Spengler y en su relación con


los nacionalsocialistas, marcado por la publicación de Años Decisivos,
nos ha mostrado que las ideas y aspiraciones del autor acerca del
papel de la nación alemana como potencia hegemónica mundial no
diferían en nada de los objetivos nacionalsocialistas, lo que se haría
evidente a partir de 1939. En realidad, el único elemento que parece
distanciar a Spengler es su desprecio por la pompa y teatralidad
nacionalsocialista, así como el cortejo a las masas en su discurso, sus
manifestaciones multitudinarias, y tal vez un poco la tosquedad de
sus dirigentes. Esto último se entiende por la preferencia del autor
hacia la nobleza como clase gobernante.

Vemos pues que en el discurso de Spengler, en sus concepciones,


ideas, temores y objetivos, se manifiesta una gran cercanía con los
que luego serían propios del nacionalsocialismo. El carácter
profundamente irracionalista de este último, así como lo fragmentario
de su "ideología", pudieron disminuír la influencia directa del
pensamiento spengleriano sobre los nacionalsocialistas. Sin embargo,
no debemos olvidar que el mismo Spengler era un irracionalista que
gustaba de sintetizar su pensamiento en poderosos y dramáticos
aforismos, en un estilo muy similar al que luego utilizarían los líderes
nacionalsocialistas.

Por otra parte, la gran relevancia que tuvieron las obras y


opiniones de Spengler en la sociedad alemana de la primera
posguerra, demuestran que, como mínimo, el autor contribuyó a
preparar el ambiente político alemán para la consolidación del
Nacionalsocialismo, razón por la cual puede ser señalado —aún a
despecho de él mismo— como uno de los precursores del movimiento
que se alzaría con el poder en 1933 y que llevaría a los hechos las
más terribles premoniciones alguna vez lanzadas por el autor de La
Decadencia de Occidente.

Esta investigación abre un abanico de posibilidades para el estudio


de la obra de Oswald Spengler. La teoría de las culturas y las etapas
de su desarrollo, la concepción del imperialismo como inseparable de
la cultura occidental, y otros temas presentes en las obras del autor
alemán, son materia que aún está por estudiarse a fondo. Por otro
lado, las reacciones que desde distintos sectores de la sociedad
alemana se generaron en torno a La Decadencia de Occidente—y
otras obras posteriores de Spengler—, permite vislumbrar la
posibilidad de estudios que evalúen la influencia del autor en grupos
distintos a los nacionalsocialistas.–
0 0

 10/20/15--00:32: John Kaminski - El Extremo del


Arcoíris

En el sitio renegadetribune.comel ensayista estadounidense John Kaminski


publicó hace dos días las siguientes reflexiones, las cuales, si bien derivan hacia
profundidades metafísicas, tienen como punto de partida la atemorizante
realidad que se ha creado en muchos países de Europa (y Estados Unidos)
producto de la gigantesca invasión de supuestos "refugiados" cuyo
comportamiento con cada día que pasa se vuelve más desagradable y delictivo,
según puede comprobarse recorriendo las noticias, y que evidentemente es un
plan deliberado al que están ayudando los hipócritas, traidores y sobornados
dirigentes políticos, que tendrán de algún modo que responder por ello. El
mensaje que entrega el señor Kaminski sobre el valor de toda vida debe
entenderse dirigido a los intolerantes y despreciadores de la misma.

El Extremo del Arcoíris


por John Kaminski
18 de Octubre de 2015

Una nueva filosofía es necesaria para evitar la catástrofe irreversible, que


está ocurriendo en este mismo momento

Los musulmanes que han asaltado Europa y han considerado


obligatorio violar a todas las mujeres que no llevan puesto pañuelos
en sus cabezas se han hecho a sí mismos un profundo perjuicio por
esta actitud fanática que los ha hecho indeseables en cada país no
musulmán en el planeta.
El comportamiento absurdamente malo demostrado por estos
falsos refugiados da un nuevo significado a la prohibición total que
Japón ha establecido contra presuntos inmigrantes musulmanes. Ya
se está discutiendo la aconsejable idea de repatriar a esa desafiante
horda a sus propias patrias, pero lamentablemente ello no está
siendo discutido por los líderes políticamente correctos que están
saboteando sus propias naciones y que traicionan a su propia
ciudadanía al dar la bienvenida a esos cínicos psicópatas dentro de
sus fronteras.

La debilitante afluencia de muchedumbres, predominantemente


de hombres jóvenes y brutales sobre una amplia extensión de
Europa, ha hecho que cada uno se pregunte lo que motiva a estos
deferentes líderes europeos para respaldar con entusiasmo esta ola
gigante de indigentes supuestos refugiados, cuando es más que obvio
que el costo de la estabilidad para sus propios países es
absolutamente la destrucción de la nación y el peligro para todas las
mujeres.

La actitud islámica consiste en que ellos no van a obedecer las


leyes del país que ellos han invadido, y con todo eso, algunos líderes
siguen dándoles la bienvenida e incluso desalojando a algunos de sus
propios ciudadanos para crear casas para esos miserables
desagradecidos.

Particularmente en Suecia y Alemania —pero usted también


podría mencionar a Estados Unidos— ¿cuál es el objetivo de dañar
severamente a su propio país simplemente para acomodar a gente
oprimida de Estados fracasados y dictaduras despiadadas a costa de
vigorosos ciudadanos Blancos que durante muchas generaciones han
creado sociedades estables, ahora amenazadas, y en algunos casos
abrumadas, por estos bárbaros violentos?.

¿Qué poder detrás del trono hace que todos estos países
prediquen la "corrección política" y básicamente cometan suicidio?
Sólo pregunte a Barbara Spectre.

"Creo que hay un resurgimiento del antisemitismo en este punto


de la historia. Europa todavía no ha aprendido cómo ser multicultural,
y creo que nosotros (los judíos) vamos a ser parte del lanzamiento de
esa transformación que DEBE ocurrir. Europa no va a ser esa
sociedad monolítica que una vez fue en el siglo pasado. Los judíos
van a estar en el centro de todo esto, Europa emprenderá una
transformación enorme. Ahora está entrando en un modo
multicultural y los judíos serán mirados con resentimiento debido a
nuestro papel de liderazgo, pero sin ese papel determinante y sin esa
transformación, Europa no sobrevivirá".
Vea el video "Cómo los Sionistas Dividen y Conquistan", subtitulado
en castellano,
en https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=2
MTyH28pYHMy el
artículo http://es.metapedia.org/wiki/Barbara_Spectre

Sí, usted ha visto el video y ha escuchado sus afirmaciones. No


importa cuán duro los medios judíos de comunicación traten de
encubrirlo, aquello es verdadero. Los judíos controlan todas las
naciones occidentales mediante su control del dinero y los sobornos
que ellos pagan a los políticos occidentales.

Los judíos pretenden inundar las naciones Blancas con salvajes


africanos y asiáticos para apresurar la llegada de la ley marcial del
Estado policíaco, inducir a los inmigrantes —sobornados con
atractivos beneficios e inconscientes de una forma más suave de
opresión, familiar para ellos— a votar a favor de gobiernos
represivos, y para diluír el poder de voto de los Blancos inteligentes,
disminuyendo así las probabilidades de que los caucásicos puedan
revertir estas diabólicas maniobras judías e impedir su propia
desaparición.

Hasta ahora esta subversiva táctica judía ha sido extremadamente


exitosa y tremendamente devastadora de las naciones occidentales
Blancas que ellos han arrojado en el caos.

Los recientes disturbios de negros en Estados Unidos son más de


lo mismo. Demagogos negros pagados encienden la cólera insensata
entre hipócritas negros malcontentos, quienes prontamente
prendieron fuego a sus propios vecindarios. La verdad es que los
provocadores gubernamentales desempeñan un papel grande en
esto, ya que ellos son pagados o bien por el Gobierno o por comités
de acción política para amplificar la violencia, proporcionando de ese
modo la falsa justificación para la represión policial sobre gente
inocente y para aumentar las restricciones de la libertad individual.

Tal como ocurre con las falsas tácticas terroristas furtivamente


generadas por nuestro propio Gobierno, los disturbios llevados a cabo
por la gente de color son todos instigados por fuerzas secretas que
tienen como objetivo convencer al público de que son necesarias
leyes más restrictivas de control de armas.

El único hecho que siempre falta en las historias en la campaña de


los medios de comunicación para demonizar la propiedad de armas es
la necesidad práctica de que toda la gente tenga su propio
armamento defensivo por una razón primaria: para impedir que un
Gobierno excesivamente agresivo convierta una república basada en
la libertad individual en un gulag donde toda la gente es incapaz de
resistir los abusos perversos de una autoridad monolítica.

El gulag estadounidense ya ha sido establecido, con una policía


sádica, jueces corruptos que reciben dinero bajo la mesa, y políticos
hipócritas que tuercen el sentido de las palabras para elevar a
pervertidos y acosar a la gente psicológicamente estable.

Chris Cantwell está exactamente en lo correcto con su video viral:


EE.UU. no tiene un problema de armas, tiene un problema con los
negros.

http://renegadetribune.com/disarm-black-males/

Comprender que los poderes que controlan a los Gobiernos están


tratando de diluír las poblaciones en el mundo occidental con salvajes
del Tercer Mundo escasamente alfabetizados, con toda razón debería
señalar un final a esta planeada coalición de arcoíris políticamente
correcta de razas diferentes que está destruyendo a EE.UU. y a
Europa con su gigantesca ola de salvajes que generan crímenes.

Con la ilógica neolengua que ha arruinado absolutamente lo que


antes era un país funcional, la mentira judía de que "Diversidad es
Fuerza"ha sido completamente desmentida por la consternación racial
que actualmente está devastando todas las naciones occidentales
Blancas.

Desafortunadamente es responsabilidad de la gente Blanca


impedir este siniestro complot. Pero ellos enfrentan una tarea difícil
para contrarrestar estas tendencias porque han sido en gran parte
privados de derechos por los medios judíos de comunicación, las
universidades judías y los políticos controlados por los judíos. (Si
usted objeta esta descripción, usted es parte de la apatía que ha
permitido a los judíos asumir el poder, apoderamiento que ha crecido
ahora hasta el punto de consignar a los Blancos al estatus de
esclavos en un país ahora gobernado por minorías raciales y
homosexuales de armario).

La coalición del arcoíris es un fraude. Todos los países serían


mucho más fuertes si ellos fueran homogéneos, carentes de la lucha
inter-racial y estando de acuerdo con su religión elegida. La frase de
Robert Frost "Buenas vallas hacen buenos vecinos"se aplica aquí.

Lo mismo vale para la filosofía de Adolf Hitler de tratar a sus


aliados con genuino respeto, lo cual es muy superior al actual
candado mental judío sobre una mayoría de naciones, que implica
chantajear a clientes financieramente esclavizados y luego forzarlos a
cometer crímenes contra el resto del mundo, del modo en que EE.UU.
es usado por Israel como un club para romper la oposición a la
hegemonía financiera kosher.

La sugerencia original de Abraham Lincoln de que los esclavos


negros debieran ser devueltos a sus hogares africanos o deportados
al Caribe, repentinamente cobra sentido dado el caos en Europa.
Sigue siendo innegable que el comportamiento de los negros en Saint
Louis, Baltimore, y otras ciudades por todo el país sería más
apropiado en los persistentes barrios marginales del continente
africano que el modo en que ellos se han comportado en la sociedad
creada por Blancos en Estados Unidos. Ésa es simplemente una
conducta poco civilizada.

La alternativa es que las grandes civilizaciones Blancas de los


estadounidenses y de Europa sean destruídas.

Otro aspecto de esta gran crisis con la gente no-Blanca ahora a


través del mundo occidental es que los negros deben su libertad a los
Blancos. Las leyes de derechos civiles en Estados Unidos fueron
elaboradas por Blancos, pero ahora los supuestos refugiados en
Europa quieren más que sólo libertad. Ellos quieren ser apoyados por
los Blancos sin tener que trabajar. Así, la libertad que les ha sido
dada ha conducido a una actitud donde ahora ellos esperan ser
mantenidos por los Blancos, quienes apenas pueden ayudarse entre
sí.

Sin embargo, aunque los actuales acontecimientos me obligaran a


aplicar a este ensayo el título de "El Extremo del Arcoíris"para esta
astuta invasión de Europa por una deliberada ola gigantesca de
escapados sin compromisos desde la zona de guerra en el Oriente
Medio, no era ése el sentido original que tuve en mente cuando la
frase primero se me ocurrió.

El verdadero final del arco iris del que quería hablar es lo que le
está sucediendo a cada uno de nosotros cuando pasamos desde aquel
tiempo esperanzadoramente mágico de nuestra infancia y nos
aventuramos en aquel reino a menudo doloroso conocido como la
adultez, donde ya no tenemos el paraguas protector de nuestros
padres y afrontamos el duro y frío mundo con toda su desalentadora
seriedad.

Aquello me ocurrió en este período de mi vida, y probablemente le


ha sucedido a muchos otros que no han tenido en su infancia una
cuchara de plata en sus bocas o que debido a precavidos padres
tuvieron su carrera profesional estacionada justo delante de ellos.
Encontrarse en la calle sin ningún lugar particular donde ir es un
modo inesperado de acabar con cualquier idealismo que usted
pudiera haber tenido en su protegido pasado.
Aquellos de nosotros que tienen una carrera profesional que
proseguir generalmente no pierden su idealismo en aquel momento,
aunque muchos lo pierden más tarde cuando sus carreras no resultan
o cuando ellos encuentran sólo el vacío en la línea de trabajo que han
elegido.

Mi argumento es que este punto de transición, donde usted tiene


que dejar atrás el idealismo adolescente a fin de sobrevivir, es
exactamente el punto en el cual usted se hace susceptible al soborno,
la elección que usted tiene que hacer para evitar pasar hambre en la
calle, aquella decisión de vivir, de acuerdo a la cual, a fin de
sobrevivir, usted debe hacer algo en lo cual usted realmente no cree.

¿Cuánto del mundo sigue este camino?. ¿Cuántos de estos


seguidores de caminos falsos tienen el control del resto del mundo?.
¿Y cuánto pierde el mundo al destruír los elevados ideales de los
jóvenes y sustituyéndolos por las corroídas manipulaciones del
mundo de los negocios, donde la gente se convierte sólo en números
y los ideales de los jóvenes buscadores de la verdad caen en espiral
por el fétido desagüe del capitalismo coercitivo?.

Eventualmente, esta secuencia de pensamiento afecta la opción


de religión de uno, y en casi cada caso, la opción de qué adorar
sabotea la propia capacidad de ser honesto y realista. La creencia en
una supervivencia mágica tras la muerte necesariamente confunde
cada decisión que usted hace acerca de las condiciones de vida. Y lo
peor de todo, esas opciones muy a menudo obligan a los individuos a
cometer crímenes y a matar gente por motivos que son menos que
válidos.

Sólo tenemos que volver atrás a la primera frase de esta historia


para demostrar este punto, que los refugiados que se escapan de la
miseria provocada por la guerra tienen el derecho de violar a víctimas
mujeres porque ellas no se adhieren a las criminalmente bárbaras
costumbres islámicas.

Pero la historia, y la vida, no son tan simples.

En mis años de investigar la historia de las religiones y de


descubrir, especialmente en las religiones monoteístas occidentales,
que los hechos históricos de cada una son fabricados, plagiados y
generalmente distorsionados para satisfacer las exigencias de la
estructura de poder sacerdotal que ha inventado todos esos
complicados mitos, he encontrado que la religión muy a menudo hace
a sus adherentes ciegos ante la realidad y, más importante aún,
completamente intolerantes de los practicantes de otros mitos que,
aunque en idiomas diferentes, dicen las mismas cosas y hacen los
mismos puntos que la religión que hace la condenación.

Incluso aunque el simple estudio y los análisis superficiales


puedan aclarar fácilmente la mayor parte de esas diferencias, esta
clase de comprensión es rara vez practicada porque, en su
naturaleza, el poder sacerdotal procura principalmente mantener su
propio dominio a toda costa. Cualquier interés en la exactitud
histórica y la legitimidad psicológica como una prioridad es para ellos
de muy segundo orden.

De esa manera, usted tiene las innumerables guerras de la


Historia, mayormente provocadas por diferencias semánticas
minúsculas, pero realmente causadas por egos que insisten en el
dominio político, usando su religión elegida como una excusa para
aplastar a su oposición.

Así, durante muchos años he visto con malos ojos el "oficio


sagrado", una opinión que se ha hecho aún más sombría por mi
entendimiento gradualmente adquirido del judaísmo, el cual, como
una filosofía de la vida, no tiene paralelo en todo el mundo por su
obsesión homicida, su ausencia total de conciencia, y varias otras
profundas enfermedades de la mente. A los judíos se les enseña a ser
asesinos innatos y a conseguir su dinero haciendo que otra gente
haga guerras unos contra otros, un arte que los judíos han dominado
más allá de la perfección y que han practicado durante al menos dos
mil años.

Cuando usted desafía a cualquier judío sobre estos asuntos, todo


lo que usted consigue es evasión y ofuscamiento. Los judíos son
completamente incapaces de decir la verdad sobre su propia historia,
o, en realidad, sobre su propio comportamiento actual. Después de
todo, su trabajo siempre ha sido el mismo durante la Historia:
destruír países, después de un largo período de fingir que ellos son
amigos de esos países mientras simultáneamente crean métodos y
tácticas para sabotear y socavar esos pueblos con quien ellos simulan
ser amigos.

Así es cómo nuestro coagulado vicepresidente Joe Biden puede


decir al mundo que los judíos han tenido un maravilloso efecto sobre
Estados Unidos al mismo tiempo en que el país se está deshaciendo
justo delante de nuestros propios ojos.

Mentimos a nuestros hijos, cada día, durante todas sus vidas. Les
enseñamos que todo va a estar bien cuando, sobre todo hoy en día,
sabemos que no será así.
Prácticamente a cada uno en el mundo sus padres le enseñan que
cuando ellos mueran van a ir a una clase u otra de cielo, y esto
significa que cuando ellos se conviertan en adultos estarán
irremediablemente en conflicto entre sus ilusiones y la verdadera
realidad. La parte fanática de la población cree que ellos tienen el
deber de matar para defender cualquier mentira que a ellos les hayan
dicho.

Al menos hoy, los musulmanes son los campeones en matar gente


por causa de su dios islámico, aunque a través de toda la Historia los
cristianos hayan sido igualmente sanguinarios. Los judíos han
establecido hace mucho que ellos matarán a cualquiera en cualquier
momento en todas partes, aunque su preferencia es conseguir a otros
inocentones, como el Ejército estadounidense, para que maten por
ellos.

Aunque yo pueda reconocer, usando el ejemplo despiadado de la


Unión Soviética, que las sociedades ateas son mucho más crueles que
las sociedades basadas en un sistema de creencias, la diferencia
entre ellas no es tan grande.

Cuando niño yo solía pensar que toda la gente tenía el potencial


para la bondad y la valentía, pero cuando adulto, el cinismo se
afianza y comenzamos a pensar que todo el mundo es malo.

Existe un tiempo en nuestras vidas en que tenemos las más altas


esperanzas, y el infinito parece estar a nuestro alcance. Luego la
realidad claustrofóbica se acerca, y nuestras vidas comienzan a
oxidarse. Los dulces días de la juventud se vuelven
insoportablemente amargos, y se requiere o mucho dinero o una
firme estructura de familia para sacar ese sabor de nuestras bocas.
Por eso tantos, en particular soldados, se suicidan.

El camino del mundo implica una carga pesada. Si no tenemos


cuidado, los demonios pueden apoderarse de nosotros. Un modo de
evitarlos es aferrarse febrilmente a alguna imagen del Todopoderoso,
para cerrar nuestros ojos ante el circo del mundo, que está inundado
de muerte injusta y enfermedades repugnantes.

El otro modo es mirar sin ningún temor toda la mierda, para ver
honestamente la locomotora de muerte que se dirige directamente
hacia nosotros para empujarnos dos metros bajo tierra, y
simplemente decir: confío en lo que el universo nos da. Nada que ha
sido tan maravilloso como la vida real puede nunca ser malo. Por
supuesto, a los inocentes en África y Asia les es más difícil aceptar
esta filosofía cuando ellos a menudo son torturados y abusados
cuando niños y mueren demasiado pronto para vivir una vida plena.
Y luego está ESTA pregunta: ¿usted cree realmente, o usted sólo
afirma que cree? (Se dice que ésta es la enfermedad de la duda que
afecta a muchos sacerdotes que lo han sido durante mucho tiempo).

Por extraño que pueda parecer, vendrá un día —y siempre viene


demasiado pronto— donde usted realmente tendrá que creer. Sólo
decir que usted cree no será suficiente para permitirle enfrentarse
con el desafío colosal de su propio fallecimiento.

Las religiones han hecho un caos del mundo al mentir sobre


nuestros orígenes. Entre las palabras más tempranas alguna vez
dichas estuvieron las explicaciones de cómo llegamos aquí. Hubo
historias de cometas, dragones, gigantes, monstruos y
extraterrestres, pero desde que los hebreos se involucraron y robaron
su libreto de los egipcios, no hemos tenido sino dictadores
competidores que prometen mutilar los órganos sexuales de sus
seguidores y aniquilar a sus enemigos, lo que nos ha dado nuestro
mundo de sangría perpetua que observamos hoy.

Estos hipócritas han compuesto sus mentiras construyendo falsas


fórmulas mágicas que nos convencen de que viviremos para siempre
sólo si pronunciamos el rezo apropiado, si sacrificamos al dios
correcto y si nos comportamos de la manera correcta. Ninguna de
estas cosas es verdadera.

Está perfectamente bien decir que no conocemos las cosas.

En vez de comprender que somos los más poderosos y


potencialmente los más beneficiosos de todos los seres en el
universo, manifestamos que somos las criaturas más destructivas que
hayan vivido alguna vez. Sólo observe la degradación que hemos
provocado sobre el planeta. Todo porque tenemos miedo de admitir
que moriremos, y que no sabemos lo que nos pasará entonces.

Si una especie extraterrestre alienígena llegara a aventurarse en


nuestra civilización y evaluara nuestra capacidad de merecer
confianza sobre la base de lo que hemos hecho a nuestros
congéneres de especie, ellos nos exterminarían inmediatamente.

Y mereceríamos enormemente que nos lo hicieran.

Matar a otros nos ayuda a mantener la ficción de que nunca


realmente moriremos. En vez de ello, insistimos en que
retornaremos, o que nos graduaremos en una realidad más alta.
Como Buda tan claramente declaró, una vez que reconocemos que
morimos, nuestras peleas cesan inmediatamente. La vida se
convierte entonces en una tentativa compartida de consolarnos unos
a otros puesto que moriremos realmente, y luego la bondad, la
compasión y el entendimiento comienzan a reemplazar a la crueldad,
el egoísmo y la depravación que están todos basados en el
conocimiento suprimido de que morimos realmente, y nuestra cólera
explota desde dentro porque ésta es nuestra situación.

Insistir en que Dios nos ha concedido privilegios especiales ya no


es aceptable en un mundo que evoluciona y que exige pruebas
tangibles e irrefutables de que lo que decimos es verdadero.

El reconocimiento de la inevitabilidad de la muerte es


irónicamente el único modo en que podemos garantizar una paz que
funcione en el planeta Tierra. Cuando vemos que la vegetación
aparece y desaparece en sus estaciones, y nuestros compañeros
animales por instinto saben cómo cuidar a sus jóvenes y viven sus
vidas totalmente y sin miedo, así también debemos nosotros
reconocer los términos restrictivos de nuestras existencias y dejar de
tratar de demostrar que podemos vivir para siempre mediante
palabras y fórmulas mágicas que resultan ser solamente aire caliente
que es sumamente perjudicial y por lo general fatal para cada uno y
para todo lo que está en todas partes cerca de ello.

En nuestro terror primitivo no debemos oponernos a la fórmula de


la Naturaleza de que nuestras vidas, nuestras encarnaciones, son
configuraciones temporales. Debemos dar gracias por los regalos que
nos han sido dados y planificar la comodidad y la seguridad de
nuestros hijos, quienes harán lo mismo por su descendientes.

Pero entonces debemos pensar en algo más. En nuestro orgullo


desmedido, ¿por qué nos hemos separado de todas las otras criaturas
de este planeta y nos hemos aislado en una invención imaginaria
separada donde los humanos son una clase de animales y todos los
otros son especies menores, aunque ellos en su mayoría tengan dos
ojos, dos oídos y sangre roja?.

¿No parece ridículo en algún grado que debiéramos preocuparnos


sólo de nuestras propias condiciones de vida, aparte de las
condiciones de vida de toda otra criatura en el planeta?. ¿Podríamos
ser más estúpidos y egocéntricos? ¡No!.

Lo cual nos lleva a una nueva idea radical que permite que
nosotros consigamos un mayor entendimiento de nosotros mismos y
de cómo podemos todavía sobrevivir y prosperar con una
comprensión mayor de la vida que la que hayamos tenido alguna vez
antes.

¿Cómo suena esto?: "Todo el ADN viviente hoy ha estado vivo


desde la primera vida".
http://www.onelife.com/onelife2.html

Piense en ello. Porque para reproducirse, el ADN debe estar vivo.


Usted desciende de ADN viviente. Y de igual forma cada otra criatura.
Por lo tanto, el ADN nunca ha muerto. Desde el principio del tiempo.
Usted está conectado con el principio del tiempo, porque el ADN tuvo
que estar vivo para atravesar todos aquellos muchos miles de
generaciones y finalmente conectarse con usted.

Todas las cosas vivas hoy están vivas en virtud del ADN viviente
en cada célula de sus cuerpos.

Hay que entender que las formas de vida producidas por la vida
son conceptuales y que es la vida misma la que impregna todas las
cosas vivas, y toda vida es una y la misma.

El ser humano es un producto de la vida, uno de muchos


productos, no una entidad separada aparte de la vida.

Somos un montón de tontos si pensamos que somos responsables


de nuestro propio destino. La vida está a cargo de nuestro destino,
una vida que nos creó a nosotros y a todas las otras formas de vida
en el planeta. Todos provenimos de la misma fuente, y ésa es el ADN
que nunca muere.

Hay sólo una vida, y es compartida por todas las cosas vivientes.

Escuche, y entienda.

No es que el humano tenga que cuidar de toda otra vida como


una obligación moral, aunque eso es ciertamente verdadero, sino que
el humano es una pequeña parte de la vida, pero una que posee una
característica (inteligencia) que es valiosa para la supervivencia y el
bienestar de toda vida. Fue la vida la que desarrolló aquella
inteligencia, no el humano, y por lo tanto su servicio es para toda
vida, no simplemente para la humana. El ser humano es, en ese
sentido, un sirviente de la vida, un cuidador al servicio de la vida,
el buen pastorpara toda vida.

Hay sólo una vida, y somos una parte de ella. Crea usted sólo
declaraciones demostrables y comience a entender que nuestras
obligaciones son mucho más importantes que nuestras necesidades y
deseos.

Actúe al servicio de la vida, y desaparecerá la tontería de dioses


imaginarios, la Tierra será restaurada a la salud, la vida prevalecerá,
y prosperaremos.
Estudie y entienda el vínculo, y las nubes de nuestra división se
apartarán. El fracaso de ello resultará en un cataclismo social sin
precedentes, a los signos de los cuales nos estamos enfrentando
claramente hoy. Comprenda que al luchar contra todo otro, estamos
luchando contra la vida misma, porque, de hecho, hay sólo una vida,
y somos profundamente privilegiados de ser una parte de ella.

Ésta es la olla con oro al final del arco iris que siempre hemos
estado buscando. Estréchela y la mayor parte de los problemas del
mundo desaparecerán justo delante de nuestros ojos.–

0 0

 10/23/15--01:56: El Efecto Ruso sobre Israel en


Siria

Presentamos en castellano ahora tres artículos que tienen que ver


con aspectos que han resaltado a partir de la intervención militar rusa
en Siria. El primero es una recopilación informativa de Webster Tarpley
(tarpley.net) de hace seis días, centrada en torno a las nuevas armas
rusas de intercepción electrónica, cuyos alcances aunque sólo se han
podido vislumbrar dan a entender que se tratan de innovaciones
absolutas. El segundo, aunque presentado por un autor, lo hemos
mezclado con otras versiones de la misma noticia de hace cuatro días, la
decidida amenaza rusa a aviones israelíes para que no ingresen a espacio
aéreo sirio. Y el tercero es un lúcido análisis aparecido hace cuatro días
en platosguns.com que examina la frustrante situación en que se
encuentran los sionistas israelíes con respecto a su plan del Gran Israel,
sueño malogrado precisamente por la aparición del oso ruso en la zona.
Nuevo Sistema Ruso de Interferencia
cerca de Latakia Bloquea Toda la Electrónica de la OTAN
dentro de una Burbuja de 600 Kilómetros de Diámetro;
Radar, Satélites, Comunicaciones, Todo Interrumpido;
Sistema Cambia Equilibrio Militar a Favor de Rusia
por Webster Tarpley
17 de Octubre de 2015

Una serie de amenazantes acontecimientos durante los días


recientes, sugiere que el partido neoconservador de la guerra y sus
aliados entre los partidarios de bombardeos "humanitarios" están
ganando poder sobre el Gobierno estadounidense, y cada vez más
haciendo a un lado al Presidente Obama.

Cuando se le preguntó en una aparición pública sobre si las botas


estadounidenses en el terreno serían necesarias en Siria, el ministro
de Asuntos Exteriores John Kerry contestó: "¿Tendremos que poner
posibilitadores en terreno? Creo que sí. El Presidente no ha tomado la
decisión aún".

Durante el mismo día, bajo la enorme presión del utópico


secretario de Defensa Ashton Carter, Obama admitió un compromiso
prácticamente sin límites determinados de las fuerzas
estadounidenses en Afganistán. Estos acontecimientos vienen como
consecuencia de anteriores arrebatos belicosos tanto de Carter como
de Kerry. Y en Naciones Unidas, la partidaria de bombardeos
humanitarios [la delegada estadounidense ante la ONU] Samantha
Power ha violado todas las normas de la decencia diplomática al
rechazar participar en la condena del bombardeo de la Embajada rusa
en Damasco en medio de una manifestación pro-Putin y pro-Assad,
como un acto de terrorismo, obviamente preocupada por las
sensibilidades de los grupos terroristas apoyados por la CIA.

Desde la zona de combate en el Norte de Siria llegan noticias del


despliegue de un nuevo sistema ruso de inteferencia electrónica que
supuestamente puede cegar los radares, interrumpir los sistemas
electrónicos de teledirección, e interferir con las imágenes satelitales
también. Por consiguiente, la OTAN está efectivamente cegada dentro
de una burbuja de 600 kilómetros de diámetro con centro en la base
rusa de Latakia, informa Thierry Meyssan desde Damasco.

Arma Secreta Rusa Desplegada en Siria

La tecnología en cuestión parece similar al sistema de la


compañía KRET [Radio-Electronics Technologies Concern] Richag-AV,
aunque por lo visto funciona a una escala más grande. Una versión
táctica de este sistema fue presentada a los periodistas en la ciudad
rusa de Kazan en Abril de 2015. Como la agencia
noticiosa Sputnik reportó entonces:

«Se dice que el sistema Richag-AV, montado en el helicóptero Mi-


8MTPR1 (una variante del Mi-8MTB5-1) no tiene ningún equivalente
global. Su sistema de contramedidas electrónicas está diseñado para
interferir el radar, el sonar y otros sistemas de detección que tienen
el objetivo de defender aviones, helicópteros, drones, y fuerzas de
tierra y navales contra sistemas de defensa aire-aire y tierra-aire
dentro de un radio de varios cientos de kilómetros. Puede ser
montado en unidades de cualquier rama de las fuerzas armadas,
incluso en helicópteros y aeroplanos, así como en tierra y fuerzas
basadas en barcos.

«La plataforma Richag-AV basada en el Mi8-MTPR1, usando series


de antenas de multi-señales con la tecnología DRFM, está diseñada
para interferir activamente y de ese modo "cegar" los sistemas de
radar a fin de defenderse contra sistemas de armas dirigidas radio-
electrónicamente. En una situación de combate, el sistema
funcionaría como parte de un grupo de aviación de ataque de choque
destinado a atravesar prácticamente cualquier sistema de defensa,
cegando todo lo involucrado e incluyendo el sistema misilístico
estadounidense antiaéreo MIM-104 "Patriot"» [1].
[1] http://sputniknews.com/military/20150304/1019042643.html#ixzz3omjOH4o2

El comandante supremo de la OTAN y general de la Fuerza Aérea


estadounidense Philip Breedlove probablemente estaba hablando de
este nuevo sistema KRET cuando él se dirigió ante el German
Marshall Fund el lunes 28 de Septiembre. Allí Breedlove había
advertido que Rusia estaba creando una "burbuja A2/AD" sobre la
costa siria y el Mediterráneo del Este. A2/AD es la abreviatura
para Anti-Acceso y Negación de Área. Breedlove indicó que Rusia ya
ha establecido tales burbujas sobre el Mar Báltico en el exclave ruso
de Kaliningrado, y también sobre Crimea y el Mar Negro.

«Si bien el objetivo indicado de Rusia al moverse en Siria es luchar


contra el Estado Islámico, el comandante supremo de la OTAN cree
que la nueva presencia de Rusia incluye las primeras piezas de una
intrincada capa de sistemas defensivos desplegados para obstaculizar
las operaciones de EE.UU. y su coalición en la región.

«"A medida que vemos que los muy capaces sistemas de defensa
aérea comienzan a desplegarse en Siria, estamos un poco
preocupados por otra burbuja A2/AD creada en el Mediterráneo del
Este", dijo Breedlove a un auditorio en el German Marshall Fund el
lunes.

«A2/AD significa anti-acceso / negación de área. Durante las


antiguas prácticas de la guerra, A2/AD podría haber sido un foso
alrededor de un castillo, o puntos excavados en la tierra, cualquier
cosa para mantener al enemigo fuera de una cierta franja de
territorio. En el siglo XXI, sin embargo, A2/AD es una combinación de
sistemas tales como baterías de misiles tierra-aire y misiles anti-
barcos desplegados para impedir que las fuerzas entren o crucen una
cierta área, de tierra, aire o mar.

«Según Breedlove, la introducción de una burbuja A2/AD en Siria


sería la tercera Negación de Zona desplegada por Rusia alrededor de
Europa. La primera y la más antigua, dijo él, fue en el Báltico, donde
la base naval rusa en Kaliningrado tiene robustas capacidades anti-
aéreas. La segunda zona, originada en la Crimea ocupada por los
rusos, cubre el Mar Negro.

«"Rusia ha desarrollado una capacidad A2/AD muy fuerte en el


Mar Negro", dijo Breedlove. "Esencialmente sus misiles de crucero
[anti-barcos] abarcan el Mar Negro entero, y sus misiles de defensa
aérea abarcan aproximadamente entre el 40% y el 50% del Mar
Negro"» [2].
[2] https://www.washingtonpost.com/news/checkpoint/wp/2015/09/29/top-nato-
general-russians-starting-to-build-air-defense-bubble-over-syria/

Además, los militares rusos habían proporcionado una


demostración de su capacidad de cegar incluso al sofisticado radar en
serie Aegisdividido en fases, que es parte del equipamiento de los
cruceros y destructores estadounidenses modernos. Este incidente
ocurrió durante la crisis de Crimea de la primavera de 2014, cuando
EE.UU. envió un destructor al Mar Negro. Ese barco fue
repetidamente contactado electrónicamente por un caza ruso a
reacción Sukhoi-24, que fue capaz de incapacitar la dirección de
radar de los sistemas del buque. Aquí está un resumen del incidente
de Live Leak:

"El destructor estadounidense USS Donald Cook, equipado con


misiles de crucero Tomahawk, entró en las aguas neutrales del Mar
Negro el 10 de Abril de 2014. El objetivo era una demostración de
fuerza e intimidación en relación a la posición de Rusia en Ucrania y
Crimea. La aparición de buques de guerra estadounidenses en estas
aguas está en contradicción con la Convención de Montreaux sobre la
naturaleza y la duración de la permanencia en el Mar Negro de
buques militares de países no bañados por ese mar.

"En respuesta, Rusia envió a un bombardero desarmado Su-


24 para volar alrededor del destructor estadounidense. Sin embargo,
los expertos dicen que ese avión estaba equipado con el último
sistema ruso de guerra electrónica. Según esta versión, el sistema
estadounidense Aegisdescubrió desde lejos al avión que se
aproximaba, y sonó la alarma. Todo iba normalmente, y los radares
estadounidenses calcularon la velocidad del objetivo entrante. Pero
de repente todas las pantallas quedaron en blanco. Aegis no estaba
funcionando más, y los cohetes no podían conseguir la información
del objetivo. Mientras tanto, el Su-24 voló sobre la cubierta del
destructor, dio una vuelta de combate y simuló un ataque con misiles
sobre el objetivo. Entonces dio vuelta y repitió la maniobra. Y lo hizo
así 12 veces" [3].

[3] http://www.liveleak.com/view?i=588_1398932554

Estos acontecimientos sólo se agregan a la urgencia de una purga


del gabinete de Obama, comenzando con Ashton Carter y John Kerry.
A fin de retener su autoridad, Obama tiene que llevar a cabo algunos
despidos de altos cargos, con especial énfasis en funcionarios
belicistas que han insistido en salirse de comedimiento. Obama
también sería bien aconsejado si cancelara el ejercicio de la
OTAN Trident Juncture2015 en el Atlántico y el Mediterráneo. Este
ejercicio presenta demasiado peligro de colisiones entre fuerzas de la
OTAN y rusas y no debería ser efectuado. Esté en guardia sobre todo
de un vuelo propiciado por neoconservadores enloquecidos.–

****

Rusia Intercepta Jets Israelíes y Amenaza Derribarlos


por Brandon Turbeville
20 de Octubre de 2015

Según informes de medios de comunicación libaneses, iraníes e


israelíes, la Fuerza Aérea rusa recientemente interceptó a un avión
israelí que volaba sobre El Líbano cerca de la frontera siria. Los
informes que vienen de estas fuentes de noticias afirman que los
rusos informaron a los israelíes que ellos se estaban acercaban al
espacio aéreo controlado por los rusos y que ellos serían derribados si
no cambiaban el curso. Los israelíes obedecieron.

Los aviones israelíes aparentemente estaban volando sobre la


región de Akkar del Líbano del Norte.

Los medios iraníes han reportado que la misión israelí era espiar a
barcos rusos actualmente atracados en el puerto de Tartus en Siria.

La publicación iraní Al-Alam también reportó el 19 de Octubre [1]


que los israelíes estaban intentando espiar a los aviones rusos que
vuelan desde la base aérea de Latakia y determinar si los rusos están
proporcionando armas a Hezbolá.

[1] http://en.alalam.ir/news/1750755

Aunque en Septiembre los rusos y los israelíes alcanzaron un


acuerdo en cuanto al espacio aéreo sobre Siria para no experimentar
ningún choque involuntario entre las dos fuerzas aéreas, los israelíes
han seguido entrando en las afueras del espacio aéreo controlado por
los rusos en varias ocasiones, incitando a los rusos a responder
ordenándoles que salieran del área.

El periódico israelí Yedioth Ahronoth citó a fuentes diplomáticas


libanesas que dicen que el acontecimiento ocurrió ayer después de
que radares rusos descubrieran a varios cazas sionistas volando cerca
del territorio sirio.Según el diario, los aviones de combate rusos
bloquearon inmediatamente el curso de los cazas israelíes que
sobrevolaban la región de Akkar, en el Norte del Líbano, y enviaron
una clara advertencia de que abrirían fuego sobre ellos si violaban el
espacio aéreo sirio.
Como Mint Press News reporta el 19 de Octubre [2], el ministerio
de Defensa de Rusia dijo el jueves [15 de Octubre] que sus fuerzas
en Siria habían establecido una "línea directa" con los militares de
Israel para evitar choques en el cielo sobre el país azotado por la
guerra.

[2] http://www.mintpressnews.com/russia-blocked-israeli-military-fights-over-
syria-lebanon/210449/

Un mecanismo de "compartir información""ha sido establecido


mediante una línea directa entre el centro ruso de comando de
aviación en la base aérea Hmeimim (en Siria) y un puesto de
comando de la fuerza aérea israelí", dijo el ministerio en una
declaración, añadiendo que los dos lados se estaban entrenando
sobre cómo cooperar.

Rusia lanzó una campaña de bombardeo en Siria el 30 de


Septiembre a petición de su antiguo aliado Bashar al-Assad que
Moscú dice que está orientada a yihadistas del Estado Islámico y
otros grupos "terroristas".

El periódico As Safir citó a funcionarios diplomáticos libaneses que


estaban "en conocimiento", diciendo que la advertencia fue publicada
después de que el radar ruso identificó a la aviación israelí
acercándose al espacio aéreo controlado por los rusos hace dos
semanas.

"El avión ruso inmediatamente bloqueó el camino de los aviones a


reacción israelíes mientras volaban encima de la región de Akkar en
Líbano del Norte. Los rusos inmediatamente enviaron una clara
advertencia a los israelíes de que la entrada en el espacio aéreo sirio
sería un pretexto para abrir fuego", dijo la fuente.

Los funcionarios libaneses citados en el reporte dijeron que los


aviones israelíes vuelan frecuentemente sobre el Norte del Líbano
cada día, "y han tendido a volar en un camino encima de la región de
Akkar, llevando a cabo más tarde reconocimientos sobre un patrón
circular por sobre las aguas territoriales libanesas, alcanzando
eventualmente las aguas territoriales sirias".

El informe citó a un funcionario diciendo que "El objetivo de los


israelíes era observar el movimiento de barcos en el puerto de Tartus,
así como rastrear el tráfico aéreo entrante y saliente del aeropuerto
de Latakia, por preocupación por posibles transferencias de armas a
Hezbolá" [3].

[3] http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4712443,00.html
El mismo funcionario afirmó que el ejército libanés había notado
una disminución en los sobrevuelos israelíes desde que la advertencia
fue publicada el 1º de Octubre, pero clarificó que los vuelos en el
área permanecían en curso

Después de décadas de tener su dominio del lugar, parece que a


los israelíes finalmente se les está diciendo que se queden en su
propio sitio, incluso si el sitio pertenece realmente a algún otro.

Mientras sin duda es un paso positivo ver a los israelíes obligados


a actuar en una manera civilizada, una confrontación militar directa
entre Israel y Rusia sin duda sería una peligrosa intensificación en el
conflicto sirio así como en las tensiones entre Rusia y Estados Unidos.

****

Rusia Destruye el Sueño del Gran Israel


por Taxi
19 de Octubre de 2015

El magnífico plan estaba yendo a las mil maravillas. El concepto


de guerras interminables para el Gran Israel estaba funcionando y
estaba produciendo resultados impresionantes. Tomando ventaja de
las oportunidades, mediante el agravamiento de guerra tras guerra,
trozo tras trozo de tierra árabe fue usurpado, y el mapa del Gran
Israel estaba lentamente materializándose. A pesar del caos inestable
que ha rodeado al Estado de Israel durante las siete décadas
pasadas, y a pesar de la eterna resistencia palestina y las
violentas Intifadas que erupcionaron internamente, el sueño sionista
de un Gran Israelpermaneció sistemáticamente intacto y estaba
progresando continua e intensamente y sin desafiado por nadie.

Pero los sueños, por su naturaleza diáfana, son fácilmente


interrumpibles, y pueden convertirse fácilmente en repentinas
pesadillas. En efecto, los sueños, en un abrir y cerrar de ojos,
simplemente se terminan.

Nadie esperaba que el sueño sionista llegara a un alto repentino


como éste. Nadie. Nadie esperaba que Rusia, literalmente en un abrir
y cerar de ojos, se afirmara de repente militarmente en el Levante y
que en el proceso convirtiera el sueño sionista en una pesadilla
geopolítica y existencial. Ninguna expansión territorial adicional es
siquiera remotamente posible ahora con la presencia militar de Rusia
en el Levante. El ejército ruso está en el Levante para quedarse, y los
israelíes lo saben. En el universo sionista, es como si un poderoso
contrincante con pies grandes hubiera aparecido de repente en el
sueño e instantáneamente hubiera pisado el mapa del Gran
Israel como si fuese un castillo hecho de arena.

Rusia no es un enemigo declarado de Israel. Rusia no aplastó el


sueño del Gran Israel a propósito. La destrucción del sueño sionista
es el resultado de una consecuencia involuntaria que únicamente
sirve a los intereses regionales y globales de Rusia. Fue una
casualidad que el sueño sionista se interpusiera en el camino de las
ambiciones rusas, eso es todo. Es el mundo del despiadado auto-
interés.

¿Pero cuáles son los intereses de Rusia al lacear el Levante?.

Bien; primero, Putin tiene la intención de cumplir de nuevo el


viejo sueño ruso de establecer fundamentos y bases militares
importantes en las "aguas cálidas" del mundo, en el Mediterráneo,
para ser más preciso, a fin de girar y proyectar el poder en dirección
Oeste con facilidad práctica. Y también, para usar bases navales en el
Mediterráneo como una primera línea de defensa contra un
deslizamiento occidental hacia su propio territorio.

La creciente presencia militar de Rusia en Siria es un asunto de


"seguridad nacional", ha declarado Putin varias veces. El
establecimiento de múltiples bases en el Mediterráneo no ha sido algo
posible de hacer para Rusia desde la guerra árabe-israelí de 1967,
cuando perdió el juego de ajedrez de Oriente Medio a manos de
EE.UU., simbolizado por Egipto, un importante cliente soviético de
entonces que vio su implementación militar soviética devastada por el
armamento manejado por los israelíes y hecho en Estados Unidos.

Rusia hoy considera su creciente presencia en Siria como la


maniobra geopolítica más vital para restablecer una sede de poder
otra vez en el Oriente Medio, en conjunto con su progreso hacia su
futura súper-potencialidad. En el actual caos incontrolable del
Levante, ésta es una ambición que Rusia debe comenzar a poner en
práctica inmediatamente, no sea que la región caiga peligrosamente
bajo ISIS y el conservadurismo sionista (Zioconism), haciendo así
más difícil que el viejo sueño de Rusia sea realizado.

En segundo lugar, Putin ve la tela del Imperio estadounidense


como perdiendo rápidamente su color, sobre todo en Oriente Medio, y
él está tomando ventaja de eso, desplegando una proposición
desafiante para el Emperador estadounidense. Sí, Vladimir Putin, el
Presidente de Rusia, un hombre considerado como un realista de
sangre fría, está consciente de las debilidades de EE.UU., pero él está
también consciente de la fuerza actual de éste, y él está en Siria
como un vendedor de poder: él está en Siria para hacer un trato con
el Imperio estadounidense. Respetuosa pero firmemente él le está
recomendando al Imperio:

"Vean, ustedes siguen siendo sumamente poderosos, pero se


están desangrando en Oriente Medio, y la situación es crítica ahora.
Ustedes no pueden permitirse una nueva guerra en gran escala en
Oriente Medio que puede o no reafirmar vuestro control sobre la
región; y ustedes han perdido todas sus guerras delegadas allí
también. No hay más naipes comodines en vuestra baraja. Ustedes
no pueden seguir ese desventajoso camino; ustedes no pueden
quedarse quietos y tampoco pueden retirarse de la región. Todas
ésas son opciones estratégicamente inferiores que no detendrán la
sangría de vuestros poderes. La única salida es mediante el
pragmatismo. El único remedio es compartir el control del Oriente
Medio con nosotros, los rusos. Hemos compartido juntos el poder en
el Oriente Medio bajo la sombra de la Guerra Fría, y sí, eso creó
peligros y complejidades para ambos países en el pasado. Pero hoy
es diferente: no hay ninguna Guerra Fría oficial entre nosotros, y por
eso nuestra nueva sociedad sólo puede servir para reforzarnos a
ambos".

Éste, querido lector, es el lenguaje diplomático de Rusia, recibido


con un tranquilo alivio por la Casa Blanca, y maldecido y despreciado
por los conservadores sionistas (Ziocons) en Washington DC. Dicho
de manera simple, Putin está en Siria y su mensaje realista a EE.UU.
es: "Compartan el Oriente Medio con nosotros ahora o ambos
fracasaremos en el futuro". Y parece que Obama le ha prestado
atención silenciosamente, por interés del Imperio y por realismo, y no
por cobardía o sumisión a Putin. El problema de Obama es que
aunque él a regañadientes esté de acuerdo con el análisis y la
solución de Putin, él no puede ser visto apoyándolo en público,
porque los neoconservadores inmediatamente soltarían los perros de
la traición contra él, empantanándolo con interferencias políticas y
campañas de difamación en sus últimos 15 meses de poder,
probablemente dañando las posibilidades de que su partido gane en
las próximas elecciones.

En tercer lugar, en mi opinión, Rusia está en Siria también con el


propósito de reparar la imagen y la historia militar rusa. Después del
devastador fracaso de la Unión Soviética a manos de
los muyahedinesafganos con respaldo estadounidense, y
considerando el profundo nacionalismo que siente la sociedad rusa
especialmente hacia sus instituciones militares, le es necesario por lo
tanto a cualquier líder ruso moderno concebir y crear una victoria
militar contra una versión moderna del mismo viejo enemigo que los
había derrotado antes, un impulsor de la moral militar tanto para las
poblaciones rusas como para los libros de Historia, una utilización de
los sentimientos de "el muchacho que regresa" para el consumo de
masas, para incrementar los niveles de lealtad de la nación. Rusia,
siendo la nación más grande en el mundo, en cuanto a masa de
tierra, tiene que hacer regularmente grandes espectáculos y gestos
en nombre de mejorar la unidad nacional. La matanza de
terroristas takfiris en Siria, y no simplemente hacerlos añicos con el
poderío aéreo ruso, es un acontecimiento oportuno para equilibrar y
actualizar positivamente los libros rusos de Historia.

Sí, la concentración militar rusa en Siria, sobre todo en poder


marino y aéreo, ahora parece ser, relativamente hablando,
permanente. Y esto es lo que le está causando a Israel y a sus
amigos Ziocons en Washington noches insomnes y enfebrecidas y
malvadas sesiones grupales de búsquedas creativas. Ellos saben que
el sueño de un Gran Israel no puede ser realizado con Rusia
dominando los cielos y las aguas del Levante. Ésta es la actual y
silenciosa realidad inevitable. Ésta es la pared que repentinamente
apareció y que separó instantáneamente a los sionistas de su querido
sueño de un Gran Israel. Por causa de una "muralla", el sueño es
imposible ahora.

Algunos llamarían a esto justicia poética.

Siendo la actual realidad tácita el "sueño destruído", Israel ha


quedado sin opciones oportunas y transformadoras. No puede ir a
una guerra directa con una Rusia más poderosa y reconquistar el
dominio sobre los cielos y las aguas del Levante. Ni siquiera pudo
derrotar a Hezbolá, el cual carecía de cualquier forma de poderío
aéreo allá en 2006. Y de manera más frustrante para Israel, no puede
chantajear, presionar o comprar al Presidente Putin tampoco.
Además, actualmente bajo el mando de Obama, está claro que
EE.UU. no está preparado para ir a una guerra directa con ninguna
nación, mucho menos contra Rusia, de parte de Israel. Los actuales
arquitectos del sionismo expansionista están en una pérdida completa
y total para reconocer todos estos factores estrangulantes: la sangre
se está yendo de sus caras. No más reuniones acerca de qué país
árabe genocidar después para robar más tierra y recursos. La
cuestión ahora no es cuándo y cómo puede ser finalmente realizado
el sueño sionista, sino cómo resucitar sin peligro el sueño-cadáver sin
que nadie lo note.

Desafortunadamente, no hay ideas sionistas inteligentes en la


mesa de los arquitectos. Ellos están verdadera y absolutamente en
un completo shock carente de palabras.

Y lo que hace más intensa esta agitada catatonia que


los sensei sionistas están experimentando actualmente es el hecho de
que ellos saben que la credibilidad global de Israel está en su nivel
más bajo de siempre, y que tarde o temprano, la comunidad
internacional —viendo la debilidad geopolítica de Israel— comenzará
a presionar con fuerza, imponiendo incluso la solución de Dos Estados
en Israel, basados en las fronteras de 1967. Éste es el doble clavo en
el ataúd del sueño del Gran Israel. Israel no sólo será incapaz de
expandir su territorio sino que también será forzado a devolver
territorio actualmente bajo su (ilegal) control, algo para lo que el
público israelí no está psicológicamente preparado, ni tampoco hay
ninguna voluntad política en los salones israelíes del poder para hacer
eso tampoco.

Las observaciones de la manera de comportarse de los sionistas


nos dicen que lo que ellos no pueden cambiar, ellos por lo general
procuran estropearlo. Y la única cosa que ellos son todavía capaces
de hacer es arruinarlo para los árabes. Ellos intentarán
indudablemente expandir los actuales conflictos regionales hacia
otras guerras de cien años de árabes contra árabes. Esto es un
hecho: ellos respiran para arruinar la vida de sus vecinos árabes. Y
también observamos que cuando los sionistas no están dispuestos o
no son capaces de ir a la guerra, ellos por lo general procuran enviar
a la guerra, en nombre de ellos, a otras naciones capaces y
dispuestas. Pero, como ya lo hicimos notar, esto es imposible
actualmente bajo la administración de Obama. El sueño del Gran
Israel permanece destrozado.

¿Qué hacer entonces?. ¿Cuál es la solución final?. ¿Preferiría


Israel que EE.UU. directa y militarmente confronte a Rusia en el
Levante? Yo diría que sí. ¿Incluso a costa de provocar la Tercera
Guerra Mundial? Sí. ¿Incluso a riesgo de encender una guerra
nuclear? Sí.

Sí, un triple sí. La patología del congreso sionista global muestra


cada indicación de esto. "La tribu sobre todo" es su creencia principal.
Ellos son ISISianos suicidas vestidos para ello, con sótanos llenos de
bombas nucleares. Sus intenciones narcisistas están siempre claras:
nunca se puede confiar en sus motivos y sus maniobras.

Estamos actualmente en un punto muy serio y preocupante en los


dramas rápidamente evolucionantes que están teniendo lugar en el
Levante y el Oriente Medio en general. Todos los que están
involucrados están hombro con hombro con lo desconocido. Esta
alineación de abrumadores hechos desconocidos es rara en la
Historia. La tensión geopolítica y los niveles de angustia —a pesar de
la compensadora presencia rusa en el Levante— permanecen
insoportablemente altos para todas las partes involucradas. Todos los
actores tienen mucho que perder con sólo un movimiento incorrecto.
Un conjunto de hechos desconocidos está forzando a cada uno a
tomar una precaución extrema. Los pasos indecisos son entonces
rápidamente deshechos. Si usted preguntara en privado a Obama o a
Putin lo que le sucedería al mundo el día después de que se inicie una
guerra entre sus dos naciones, ambos probablemente lo mirarían a
usted sombríamente a los ojos y dirían: "No lo sé".

Lo desconocido está sobre nosotros y nosotros estamos sobre lo


desconocido.

Por el momento, los cerebros sionistas planean mantener la


muerte del sueño del Gran Israel como un secreto, con la esperanza
de que el siguiente Presidente estadounidense sea más maleable y
más reaccionario que Obama. Ellos estarán aguardando
silenciosamente su tiempo y esperando que el siguiente Presidente de
EE.UU. sea más sionista que Theodore Herzl, más ideológicamente
violento que ISIS y Tarantino, esperando contra toda esperanza que
el diminuto Estado de Israel sobrevivirá a una catástrofe de Tercera
Guerra Mundial con poco daño dentro de sus fronteras. Esperando
contra toda esperanza que el mundo árabe que rodea a Israel, todo
él, será literalmente bombardeado hasta regresarlo a la Edad de
Piedra, mientras Israel sigue siendo la novia de alta tecnología del
Oriente Medio. Esperando contra toda esperanza que Rusia será otra
vez derrotada por EE.UU. en el Oriente Medio, sólo para que Israel
pueda dominar otra vez los cielos y las aguas del Levante,
permitiéndole así revivir el cadáver del proyecto del Gran Israel.
Esperando contra toda esperanza que encender la Tercera Guerra
Mundial realmente solucionará todos los problemas de Israel.

¿Una sugerencia fantástica? Tal vez no.

Esto es lo que sucede cuando sueñan los dementes tribales.–

0 0

 10/24/15--00:39: Sobre el Ingeniero Fred Leuchter

El sitio inconvenienthistory.comque publica interesantes y


documentados estudios históricos de la época contemporánea, presentó
en su volumen 5 Nº 4 de finales de 2013 el siguiente texto del escritor
Joseph P. Bellinger (1949-2013), publicado poco después de su
fallecimiento, y que ofrecemos aquí en castellano. Trata de diversas
vicisitudes por las que ha pasado el ingeniero estadounidense Frederick
(Fred) A. Leuchter (1943) tras prestar testimonio en el juicio contra Ernst
Zündel en 1988 en Canadá, que dio origen al ya famoso "Informe
Leuchter", que desbanca completamente la mentira de las cámaras de
gas de Auschwitz y otros lugares, labor que han continuado otros
investigadores, confirmando las conclusiones de las pruebas químicas
que Leuchter llevó a cabo con muestras tomadas de dichos sitios. La
posterior campaña de difamación y persecución en contra suya es el tema
de este artículo.

La "Indiscreción" de Fred Leuchter


por Joseph P. Bellinger, 2013

Actualmente no hay ninguna ley referida a la "negación


del Holocausto" en Estados Unidos, aunque repetidamente se han
hecho intentos detrás del escenario por organizaciones e individuos
judíos para juzgar y castigar, por diversos medios, a los "negadores".
Cuando uno se aventura en la arena de la "negación del Holocausto",
invariablemente se producen consecuencias desagradables.

Contra aquellos cuyas opiniones y pruebas desafían las


conclusiones de los historiadores predominantes, la difamación, el
acoso electrónico, la pérdida de empleo, las denuncias ante los
empleadores, el asesinato de la reputación y cartas envenenadas son
los métodos habituales empleados por los grupos e individuos
empeñados que procuran aplastar la libre expresión y el debate
abierto. En algunos raros casos, se ha usado abierta violencia como
una tentativa de sacar de circulación a los "negadores".

Por ejemplo, el 4 de Julio de 1984, incendiarios prendieron fuego


al depósito del Instituto para la Revisión Histórica (IHR), lo que
resultó en un daño de aproximadamente 400.000 dólares [1]. Los
incendiarios sospechosos eran antiguos miembros de la Liga de
Defensa Judía (JDL), cuyo líder en ese entonces, Irv Rubin, fue
detenido más tarde y acusado de conspiración para bombardear una
mezquita de Los Ángeles en Diciembre de 2001. Rubin, de 56 años, y
su socio, Earl Kugel, de 59, fueron detenidos posteriormente y
citados ante un tribunal bajo acusación de conspiración para
bombardear propiedad privada y del Gobierno. En Noviembre de
2002, Rubin, de quien se dijo que estaba desesperado y aterrorizado
por la perspectiva de un inminente juicio, supuestamente se suicidó
cortando su propia garganta y cayendo a plomo desde un balcón a 6
metros de altura en la cárcel del condado de Los Ángeles. Su
cómplice, Earl Kugel, se declaró culpable y fue condenado a veinte
años en una prisión federal, donde él posteriormente fue asesinado
por otro presidiario.

[1] "Arsonists Devastate Revisionist Publisher",


4/Julio/1984: http://codoh.com/library/document/307 Vea también el IHR
Newsletter de Octubre de 1984, Nº 28.

Los revisionistas en Estados Unidos y Canadá de hecho han sido


sometidos a una multiplicidad de inescrupulosas estratagemas
diseñadas para desalentarlos de publicar o diseminar sus creencias y
llevarlos al desprecio público. Aunque hasta ahora no se ha formado
ningún comité en la Cámara baja o en el Senado para abordar el
asunto de la "negación del Holocausto", el acoso a los revisionistas
trae a la mente una desagradable forma de intolerancia usualmente
asociada con la Era McCarthy, cuando los comunistas puestos en la
lista negra y los simpatizantes comunistas eran sujeto de
investigaciones por parte del Senado y la Casa de Representantes
públicamente ventiladas.

Quizás el ejemplo más pronunciado de tales tácticas de presión en


EE.UU. es el caso de Fred Leuchter, cuya vida personal y carrera
profesional fueron arruinadas a consecuencia de su decisivo examen
forense de Auschwitz y Majdanek en Febrero de 1988 [2].

[2] En
castellano http://www.oocities.org/ar/ciudadanosalerta/problema_judio/camaras
_gas.pdf y enhttp://es.scribd.com/doc/58642126/Informe-Leuchter#scribd

La ordalía de Leuchter comenzó en Enero de 1988, cuando él fue


contactado por miembros del equipo de la defensa de Ernst Zündel.
En un esfuerzo para preparar la mejor defensa posible para Zündel,
quien había sido acusado de diseminar "noticias falsas" en Canadá,
Robert Faurisson razonó que el lugar más obvio para buscar a un
testigo calificado acerca del funcionamiento de cámaras de gas
homicidas sería Estados Unidos, donde los criminales condenados
eran todavía sometidos en varios Estados a la ejecución en cámaras
de gas.

Los abogados de Zündel a partir de entonces se pusieron en


contacto con diversos funcionarios de prisiones en Estados Unidos con
la esperanza de contar con el testimonio de un experto sobre el
funcionamiento de cámaras de gas homicidas. William M. Armontrout,
alcaide de la Penitenciaría del Estado de Missouri, contestó a la carta
indagatoria de ellos el 13 de Enero de 1988, recomendando a Fred A.
Leuchter como el experto más calificado en ese campo. En esa carta,
Armontrout declaró:

"Tengo considerable conocimiento en aquella área; sin embargo,


sugiero que usted se ponga en contacto con el señor Fred A.
Leuchter. (...) El señor Leuchter es un ingeniero especializado en
cámaras de gas y ejecuciones. Él está bien versado en todas las
áreas y es el único asesor en Estados Unidos que conozco"[3].

[3] Barbara Kulaszka, Did Six Million Really Die? – Report of the Evidence in
the Canadian “False News” Trial of Ernst Zündel– 1988, (Toronto, 1992), p.
502. Online en http://ihr.org/books/kulaszka/falsenews.toc.html y
http://www.balderexlibris.com/index.php?post/Kulaszka-Barbara-Did-Six-Million-
Really-Die-Report-of-the-Evidence-in-the-Canadian-False-News-Trial-of-Ernst-
Zundel

Los abogados de Zündel confirmaron el hecho de que Leuchter


había trabajado como asesor en la fabricación y uso de equipos de
ejecución durante un periodo de nueve años, y que era el único
experto calificado en ese campo en Estados Unidos.

Cuando más tarde se le pidió explicar por qué él decidió hacerse


cargo de lo que se le pedía, Leuchter declaró:

"Declaré en Canadá por dos motivos: Primero, dicho proceso


judicial era una cuestión de libertad de expresión y libertad de
creencia. Como un estadounidense, uno que apoya la Declaración de
Derechos [Bill of Rights], creo que el señor Zündel tiene el derecho
de creer y decir lo que quiera. Yo tengo ese derecho en Estados
Unidos. En segundo lugar, el señor Zündel no estaba siendo
procesado por un delito de menor cuantía. Éste era un crimen
principal. Él podría haber afrontado hasta 25 años en prisión por
imprimir un documento que declaraba que no hubo ninguna cámara
de gas en Auschwitz. Creo que cualquier hombre, no importa lo que
él haya hecho, tiene derecho a un proceso justo y a la mejor defensa
posible que él pueda reunir. Yo, lamentablemente, era el único
experto en el mundo que podía proporcionar aquella defensa. No
había nadie más" [4].

[4] Greg Raven, "Flawed Documentary of Execution


Expert": http://www.ihr.org/jhr/v18/v18n5p62_Raven.html

A pesar de las malévolas afirmaciones de sus detractores, las


credenciales profesionales de Fred Leuchter eran impecables, y sus
conocimientos fueron repetidamente confirmados por fuentes
respetables como The Atlantic Monthly (Febrero de 1990), que se
refirió a Fred Leuchter como

"el ùnico proveedor comercial de la nación de equipamiento para


ejecuciones... Un ingeniero entrenado y capacitado, él es versado en
todos los tipos de equipamiento para ejecuciones. Él hace máquinas
de inyección letal, cámaras de gas, y horcas, así como sistemas de
electrocución...".

Un artículo de cinco páginas en el New York Times (el 13 de


Octubre de 1990), describió a Leuchter como "el pricipal consejero
nacional en el tema de la pena de muerte".

En su libro America’s Capital Punishment Industry (La Industria de


la Pena de Muerte de Estados Unidos), el director de cine y escritor
Stephen Trombley confirma el hecho de que Fred Leuchter es

"El más importante proveedor en EE.UU. de instrumental de


ejecución. Sus productos incluyen sillas eléctricas, cámaras de gas,
horcas, y máquinas de inyección letal. Él ofrece el diseño, la
construcción, la instalación, el entrenamiento del personal y el
mantenimiento" [5].

[5] Mark Weber, "Probing Look at Capital Punishment Industry Affirms Expertise
of Auschwitz Investigator Leuchter", http://codoh.com/library/document/2746/ .
Véase también Stephen Trombley, The Execution Protocol: Inside America's
Capital Punishment Industry (Nueva York, 1992).

De hecho, Fred Leuchter también había diseñado y construído el


primer sextante electrónico, y había desarrollado un codificador
óptico de sector de tambor (optical drum sector encoder), único,
compacto y barato, para su uso en instrumentos de inspección y
medición. Él diseñó y trabajó en astro-rastreadores utilizados en los
sistemas de teledirección a bordo de ICBMs (misiles balísticos
intercontinentales), y estaba entrenado en la lectura e interpretación
de fotografías aéreas. Leuchter también tenía una licencia de
investigación médica tanto de gobiernos estatales como del federal, y
había suministrado los fármacos necesarios para su uso en
programas de apoyo de las ejecuciones.

A pesar de sus logros, o quizás debido a ellos, Leuchter fue puesto


en la mira para la difamación pública, estigmatizado, expulsado de su
casa, despojado de su propiedad y negado su derecho fundamental a
la "vida, libertad y búsqueda de la felicidad". De hecho, ningún
estadounidense en la memoria reciente ha sido tan vilipendiado como
Fred Leuchter, simplemente debido a que, tras completar su
investigación de las presuntas cámaras de gas en Auschwitz,
concluyó que las instalaciones probablemente no podían haber sido
usadas como cámaras de gas homicidas.

Leuchter presentó muestras tomadas de las supuestas cámaras de


gas de Auschwitz, Birkenau y Majdanek a Alpha Analytical
Laboratories, un importante laboratorio forense de Massachusetts a
fin de examinarlas en búsqueda de residuos de cianuro. Las muestras
fueron analizadas para determinar el contenido total de hierro y de
cianuro. Cada muestra recibió un número de identificación. Los
resultados de las pruebas fueron alarmantes, ya que ellos revelaron
poca o ninguna presencia real de compuestos de cianuro en la mayor
parte de las muestras presentadas.

Después de recibir los resultados de la prueba, Leuchter preparó


una monografía, conocida a partir de entonces como el Informe
Leuchter, que combinaba su conocimiento personal de las
instalaciones de cámara de gas y su funcionamiento en Estados
Unidos, con la información que él había recolectado tras su inspección
local de Auschwitz, Birkenau y Majdanek.
En la opinión profesional de Leuchter, las instalaciones
supuestamente usadas para gasear a más de un millón de personas
en Auschwitz, eran toscas, ineficaces, rudimentarias e inseguras.

Las conclusiones de Leuchter fueron confirmadas más tarde por


diversos investigadores independientes, como el ingeniero profesional
Walter Lüftl de Austria, y Germar Rudolf, antes asociado con el
prestigioso Instituto Max Planck de Alemania.

El doctor William B. Lindsey, un químico estadounidense jubilado


que había sido empleado durante 33 años por la DuPont Corporation,
realmente anticipó el testimonio de Leuchter en el primer proceso
judicial de Zündel en 1985. Basado en su propia investigación del
sitio en Auschwitz, Lindsey declaró bajo juramento:

"He llegado a la conclusión de que nadie fue voluntariamente o a


propósito muerto con Zyklon-Bde esa manera. Lo considero
absolutamente imposible"[6].

[6] The Globe and Mail, Toronto, 12 Feb. 1985, p. M3.

Un posterior examen conducido por el Instituto Forense de


Cracovia a petición del Museo Principal de Auschwitz y llevado a cabo
en Septiembre de 1990, llegó a conclusiones paralelas a las
contenidas en el Informe Leuchter. Este hecho es especialmente
pertinente ya que su informe fue aparentemente emprendido para
refutar las conclusiones de Leuchter.

Con el juicio a Zündel detrás de él, el primer pensamiento de


Leuchter fue retornar a su profesión normal y seguir con sus negocios
como de costumbre. Sin que Leuchter lo supiera, su vida iba a ser
cambiada para siempre. La "indiscreción" de Leuchter había puesto
en movimiento poderosas fuerzas determinadas a desacreditar no
sólo sus conclusiones en cuanto a Auschwitz, sino a desacreditar al
hombre mismo y a arruinar su vida.

Fred Leuchter más tarde comentó:

«Como yo era algo ingenuo entonces, no estaba consciente de


que por testificar yo estaba ofendiendo a la comunidad judía mundial
organizada. Proporcionando la prueba final y definitiva de que no
hubo ninguna ejecución en cámaras de gas utilizadas para objetivos
genocidas por los alemanes en esos campos del tiempo de la guerra,
establecí el hecho simple de que la historia del "Holocausto"no es
verdadera. Lo que yo no sabía era que cualquiera que expresara tales
creencias es culpable de un crimen capital: el de pensar y decir la
verdad indecible sobre la mayor mentira de nuestra época.
«Yo tendría que pagar por ese crimen. Mientras inocentemente
dije la verdad en Toronto, se hicieron planes, y posteriormente fueron
puestos en práctica, para un importante esfuerzo para destruírme. Si
yo pudiera ser destruído y desacreditado —ése era el razonamiento—
nadie aceptaría mis conclusiones profesionales, no importa cuán
verídicas fueran» [7].

[7] Fred A. Leuchter, "Is there Life after Persecution? – The Botched Execution
of Fred Leuchter":http://www.vho.org/GB/Journals/JHR/12/4/Leuchter429-
444.html

Las aprehensiones de Leuchter con el tiempo resultaron ser bien


fundadas. A medida que lentamente surgían detalles de estas
maquinaciones entre bastidores, Leuchter descubrió que:

«Un complot insidioso estaba siendo instigado por varios grupos


judíos, principalmente la organización "Sobrevivientes del Holocausto
y Amigos en Búsqueda de Justicia" [Holocaust Survivors and Friends
in Pursuit of Justice], encabezada por Shelly Shapiro y con sede en
Latham, Nueva York, y su organización madre, la Fundación Beate
Klarsfeld, encabezada por Beate Klarsfeld y con sede en París.
Además se les unió la Liga Anti-Difamación del B'nai B’rith, formando
una Trinidad más bien impía y anti-estadounidense» [8].

[8] Fred A. Leuchter, "Witch Hunt in


Boston": http://www.ihr.org/jhr/v10/v10p453_Leuchter.html

La Fundación Klarsfeld solicitó los talentos del farmacéutico


francés Jean-Claude Pressac, en una tentativa de contradecir la
información contenida en el Informe Leuchter. Dicha Fundación
proporcionó financiamiento y abrió todas las puertas necesarias para
ayudar y apoyar la tarea de Pressac, puertas que están
rutinariamente cerradas para los investigadores revisionistas.

Para su completa consternación, Leuchter descubrió una red de


engaño y subversión que estaba orientada a destruír
permanentemente su vida y su carrera. Los métodos usados por los
detractores de Leuchter eran quíntuples:

1— Amenazas políticas a los funcionarios de prisiones con quienes


Leuchter tenía negocios.
2— Difamación por contactos privados y en la televisión y los
periódicos.
3— Trabajo entre bastidores para impulsar una legislación para
impedir que Leuchter practicara su profesión.
4— Incitación para procesar a Leuchter por intentar practicar su
profesión.
5— Diseminación de maliciosos chismes, difamaciones y asesinato
de la reputación, tanto abiertamente como en privado.

En algún momento a finales de 1988 las organizaciones judías


comenzaron a ponerse en contacto con funcionarios de prisiones y
otros funcionarios del Departamento de Correccionales en Estados
donde la pena de muerte todavía era ordenada por la ley. Su objetivo
era sacar a Leuchter del negocio y desprestigiar su reputación.
Amenazas veladas de naturaleza política fueron hechas a funcionarios
de prisiones si ellos imprudentemente optaban por firmar un contrato
comercial con Leuchter en el futuro.

Leuchter describió esos bien orquestados intentos de destruírlo


como sigue:

"He sido vilipendiado tanto en privado como en público en todas


las formas en los medios de comunicación. Mis clientes han sido
embaucados y amenazados para que no hagan tratos conmigo.
Oficiales de policía de alto nivel, actuando por motivos personales,
han mentido sobre mí y han impedido a los clientes tratar conmigo.
Mi persona y reputación han sido profanadas por mentiras e
insinuaciones. Mi familia y yo hemos sido repetidamente
amenazados".

"Detrás de esta campaña para castigarme y suprimir la verdad


acerca de las cámaras de gas, han estado diversas organizaciones
judías, que han jurado públicamente hacerme callar destruyendo mi
capacidad de ganarme la vida".

"Fui acusado de ejercer como ingeniero sin tener una licencia. De


hecho, no se requiere una licencia en Massachusetts, o en ningún
otro Estado, a menos que el ingeniero esté implicado en la
construcción de edificios, y acredite el cumplimiento de las
especificaciones. Hay también una exención estatutaria para
ingenieros que no tratan con el público general... Debido a la exitosa
conspiración de esos grupos judíos, estoy completamente fuera del
negocio, incapaz de encontrar trabajo para alimentar a mi familia. A
pesar de todo, sin embargo, estoy todavía aquí, y todavía estoy
diciendo la verdad. Además, tengo la intención de seguir diciendo la
verdad. Si la comunidad judía organizada quiere frenarme, tendrá
que esforzarse mucho más duro" [9].

[9] "Germans Want to Try Leuchter - If He Would Only Let Them", The Week in
Germany, 23 Sept.
1994:http://www.fpp.co.uk/Auschwitz/Leuchter/WeekinGermany230994.html

Leuchter intentó llevar a cabo sus negocios como de costumbre,


pero notó una definitiva disminución en nuevos contratos. En 1990
Leuchter fue contactado por un escritor que trabajaba para la
revista Atlantic. El reportero le pidió a Leuchter información con
respecto al equipamiento para ejecuciones en Estados Unidos y
solicitó esfuerzos de Leuchter para hacer que las ejecuciones fueran
más humanas sustituyendo el equipo anticuado por equipo moderno.
Ninguna mención fue hecha en el momento del proceso de Zündel o
en el momento del Informe Leuchter, pero poco después de que el
artículo fuera publicado, comenzaron a surgir furiosas quejas,
principalmente de la comunidad judía.

A consecuencia de ese artículo, a Leuchter se le pidió aparecer en


el horario estelar en directo en ABC News. En el momento de la
entrevista, Leuchter fue informado por el personal de ABC News que
los funcionarios de prisiones en los lugares donde la entrevista había
sido grabada habían sido contactados y amenazados con
consecuencias políticas si se permitía que la entrevista siguiera.

Dentro de poco a partir de entonces, ABC News recibió amenazas


similares, pero para su crédito, ellos rechazaron echarse atrás, e
incluso fueron tan lejos como a informar a Leuchter que esos grupos
estaban determinados a interferir con su modo de vida como
ingeniero.

La campaña de difamación tuvo su efecto cuando crecientes


cantidades de funcionarios de prisiones rechazaron hacer negocios
con Leuchter. Los funcionarios de prisiones ya no contestaban sus
llamadas telefónicas, y los viejos amigos se hicieron
inquietantemente silenciosos cada vez que se planteaba el asunto de
llevar a cabo negocios anteriores como de costumbre.

Hubo repercusiones internacionales también.

Cuando Leuchter intentó hablar en reuniones públicas en


Alemania y Gran Bretaña, él fue detenido y arrestado. Mantenido bajo
"detención investigativa" en Alemania durante varias semanas [10],
él y su esposa también fueron acosados y detenidos en Gran Bretaña,
en un intento de privarlo de su derecho a expresar su opinión con
relación a las cámaras de gas homicidas en Auschwitz y Birkenau.

[10] Leuchter, "Is There Life after Persecution?", op cit..

Incapaz de aguantar la humillación pública y la mala fama por


más tiempo, la esposa de Leuchter, Carolyn, deprimida y enferma,
posteriormente solicitó el divorcio y lo abandonó.

Para consternación completa de Leuchter, él descubrió que había


sido introducida una legislación que estaba expresamente diseñada
para sacarlo a él del negocio para siempre en el Estado de
Massachusetts. El individuo primario responsable de la legislación,
Eric Redock, apareció en televisión como un representante
de Amnistía Internacional, y usó la ocasión para lanzar un ataque
sobre Fred Leuchter, admitiendo que era su intención, así como la de
aquellos a quienes él representaba, "sacar a Fred Leuchter del
negocio" [11].

[11] Leuchter, "Witch Hunt in Boston", op.cit, p. 74.

En quizás el acontecimiento más engañoso relacionado con este


sórdido asunto, Leuchter fue invitado a aparecer en el Canal 2 de
Boston, aparentemente para "hablar del inadecuado equipamiento de
ejecuciones en uso a través de Estados Unidos". Completamente
engatusado, Leuchter consintió en aparecer en el programa, habiendo
sido llevado a creer que la petición era legítima e inofensiva, sólo
para ser encarado en el aire en el último momento con Shelly Shapiro
y Beate Klarsfeld, quienes procedieron a difamar al señor Leuchter
como un "nazi". A Leuchter no se le dio ninguna oportunidad para
contestar a sus detractores.

Poco después de ese episodio televisado, Leuchter fue contactado


por el Consejo de Ingeniería del Estado de Massachusetts después de
una queja formal entablada por la organización Sobrevivientes del
Holocausto y Amigos en Búsqueda de Justicia, de Shelly Shapiro. Los
detalles de la queja le fueron ocultados a Leuchter hasta que el
asunto fue resuelto en el tribunal, pero el Consejo añadió
siniestramente que Leuchter tendría que dejar de practicar su
profesión en el Estado de Massachusetts o enfrentar acusaciones por
criminalidad.

Leuchter apareció en el tribunal e intentó que la queja fuese


desestimada como prosecución maliciosa, pero cuando el actuario
recibió el comentario de que la queja había sido presentada por la
organización Sobrevivientes del Holocausto y Amigos de la Justicia, el
asunto fue entregado a un juez. Finalmente, Leuchter fue legalmente
proscrito de practicar nunca más su profesión en el Estado de
Massachusetts, donde él reside.

Mientras tanto, Leuchter siguió sufriendo una pérdida devastadora


de negocios a través de todo Estados Unidos, ya que los contratos
fueron cancelados bajo diversos pretextos.

Ed Carnes, ex-ayudante del ministro de Justicia para el Estado de


Alabama, generó un memorándum que él envió a todos los Estados
que aplicaban la pena de muerte, advirtiéndoles que Leuchter era
peligroso y que no deberían hacerse tratos con él porque él mantenía
opiniones "no-ortodoxas" con respecto a las ejecuciones. Carnes
retrató a Leuchter como un estafador avaro. Puesto que las opiniones
de Leuchter con respecto a las ejecuciones en Estados Unidos eran
ampliamente conocidas como humanas, parece razonable sugerir que
Carnes sólo pudo haber estado aludiendo a las opiniones "poco
ortodoxas" de Leuchter en cuanto a las presuntas ejecuciones en
Auschwitz-Birkenau.

En Illinois, el Representante Ellis Levin (Demócrata, de Chicago),


afirmó que permitir que Leuchter siguiera trabajando para el
Estado "sería una afrenta para la comunidad judía"[12]. El señor
Levin dejó de explicar la correlación entre la comunidad judía y la
ejecución de criminales condenados en Estados Unidos, o cómo la
reconocida experiencia de Leuchter en ese campo debería afectar
negativamente a la comunidad judía. De hecho, Leuchter más tarde
postuló que la interferencia de ellos en el derecho de él de practicar
su profesión provocó que varias ejecuciones se viesen arruinadas
debido a la maquinaria de ejecución anticuada.

[12] Chicago Daily Law Bulletin, 17 de Agosto 1990.

El periódico Chicago Sun-Timesintervino con la creciente crítica


dirigida al señor Leuchter, y comentó que "el Estado [de Illinois] cortó
sus lazos con él por sus declaraciones de que las cámaras de gas
nacionalsocialistas, incluyendo las de Auschwitz, no pudieron haber
sido usadas para ejecutar a judíos"[13].

[13] Mark Weber, "Fred Leuchter: Courageous Defender of the Truth":


http://www.ihr.org/jhr/v12/v12p421_Weber.html

Chi niente sa, di niente dubita [Quien no sabe nada, no duda de


nada].

Ellos también dejaron de proporcionar una explicación convincente


en cuanto a por qué las conclusiones publicadas de Leuchter con
respecto a Auschwitz eran erróneas o de alguna manera lo
descalificaban para practicar su profesión en Estados Unidos.

El consenso general de los medios de comunicación parecía ser:


No importa si el Informe Leuchter es exacto; él lo escribió, y por lo
tanto él debe ser castigado.

Tales reacciones ante el Informe Leuchter enfatizan la naturaleza


irracional del ataque sobre su autor. En vez de enfocar la atención
sobre la evidencia tecnológica y científica contenidas en el informe,
los críticos hostiles exigieron su libra de carne [alusión a El Mercader
de Venecia, de Shakespeare], como si fuera mejor que ningún judío
en absoluto hubiera sobrevivido al "Holocausto", evidenciando un
deseo incomprensible de buscar o perpetuar una creencia de que
millones perecieron incluso si ellos no perecieron.
Acentuando su papel en la ruina de la carrera de Leuchter,
la Fundación Klarsfeld y la organización Sobrevivientes del Holocausto
y Amigos en Búsqueda de Justicia posteriormente publicaron en 1990
un libro titulado Truth Prevails: Demolishing Holocaust Denial: The
End of the Leuchter Report (La Verdad Prevalece: Demoliendo la
Negación del Holocausto: El Final del Informe Leuchter).

El título era pretencioso y absurdo, y gastaba demasiada energía


en intentar desacreditar personalmente, por medio de la difamación,
al hombre responsable de escribir dicho Informe. Beate Klarsfeld, en
su auto-proclamado papel como Censor deputatus [censor delegado,
cargo católico de la censura de libros], quizás resumió mejor la
intención que impulsaba a dicha publicación cuando ella comentó que
Leuchter "tiene que entender que al negar el Holocausto, él no puede
permanecer impune"[14].

[14] Jewish Telegraphic Agency dispatch, Detroit Jewish News, 1º de Marzo


1991.

Leuchter Se Convierte en el "Señor Muerte"

En 1998 Fred Leuchter fue contactado por el director de cine Errol


Morris, quien expresó su interés en filmar su historia, permitiendo a
Leuchter una oportunidad para responder a sus detractores, lo cual él
hizo en los términos siguientes:

"Por supuesto no soy un anti-judío. Tengo muchos amigos que son


judíos. He perdido amigos judíos también, debido a lo que ha pasado.
No tengo ningún rencor contra ningún judío en ningún lugar, ni en
Estados Unidos ni en el extranjero. Sí guardo mucho rencor contra
aquella gente que ha ido tras mi persona, aquella gente que me ha
perseguido y me ha procesado, pero eso no tiene nada que ver con
que ellos sean judíos. Esto sólo tiene que ver con el hecho de que
ellos han estado interfiriendo con mi derecho a vivir, pensar, respirar
y ganarme la vida... Ellos han expresado su indiscutida intención de
destruírme simplemente porque testifiqué en Canadá, no porque yo
tenga alguna otra afiliación con alguna organización anti-judía, no
porque yo me haya afiliado a alguna organización nazi o neo-nazi".

Cuando Morris le pregunta a Leuchter, hacia el final de la película


[documental de 1999 titulado "Mr. Death. The Rise and Fall of Fred A.
Leuchter Jr."], "¿Ha pensado alguna vez que usted podría estar
equivocado, o piensa usted que pudo haber cometido un error?",
Leuchter contesta:
"No, ya pasé por eso. Cuando yo intenté ver si aquellas
instalaciones podrían haber sido instalaciones de ejecución por gas y
fui incapaz de ello, tomé una decisión en aquel punto, de que no me
equivoqué. Y quizás por eso lo hice. Al menos eso aclaró mi mente,
de modo que sé que no dejé ninguna piedra sin remover. Hice todo lo
posible para corroborar y demostrar la existencia de las cámaras de
gas, pero fui incapaz" [15].

[15] El video en MP4 (287 MB si se lo descarga), de 1h30m,


subtitulado en castellano, está
en https://archive.org/details/Mr.Death.The.Rise.and.Fall.of.Fred.A.Le
uchter.Jr.DVDRip La transcripción en inglés del documental-
entrevista "Mr. Death" puede verse en
http://www.errolmorris.com/film/mrd_transcript.html NdelT.

Morris fue acusado más tarde de reeditar la película después de


que ella recibió críticas positivas en el Sundance Film Festival. En una
reseña de la película, Greg Raven del Instituto para la Revisión
Histórica (IHR), escribió:

«Leuchter aparece en la película tan directo y honesto en la


película como él lo es en la vida real. Por consiguiente, algunos
espectadores de las versiones anteriores presentadas en el Festival
Sundance, el Festival de Cine de Toronto y en la Universidad de
Harvard, comenzaron a cuestionar las historias de exterminio
del "Holocausto" que les habían sido contadas, mientras que otros
sospechaban que Morris mismo podría haber sido convertido al
revisionismo del "Holocausto". A último momento, Morris reeditó la
película en un esfuerzo para enfatizar su punto de vista anti-
revisionista. Difamación aparte, permanece la pregunta en cuanto a si
las conclusiones de Leuchter relativas a las presuntas cámaras de gas
nacionalsocialistas en Auschwitz y Birkenau son correctas o no» [16].

[16] Greg Raven, op. cit.

En una crítica concisa de la película de Morris, Robert Faurisson


comentó:

"Fred Leuchter es descrito en palabras como una especie de


técnico de la muerte administrada de cuatro modos: electrocución,
ejecución en la horca, inyección letal y gaseamiento. Pero mientras
Morris tiene cuidado para ilustrar los tres primeros métodos de
ejecución con numerosas imágenes, él evita cuidadosamente mostrar
siquiera una sola imagen de una cámara de gas de alguna
penitenciaría estadounidense. Y él tiene razón para hacer aquello, ya
que la mera representación de la imponente puerta de tal cámara
sería... suficiente para permitir que el espectador atento
comprendiera que llevar a la muerte a un hombre por gaseamiento
con ácido cianhídrico [o cianuro de hidrógeno] es algo que requiere
extensas medidas de seguridad y una técnica altamente
sofisticada" [17].

[17] Robert Faurisson, "Mr. Death",


http://robertfaurisson.blogspot.com/2000/12/mr-death-film-by-errol-morris-
about.html.

La campaña orquestada para destruír a Fred Leuchter fue exitosa.

Difamado, desacreditado, privado de sus medios de subsistencia,


con su matrimonio en caos, el hombre que fue reconocido como el
principal experto estadounidense en el diseño y el funcionamiento de
las cámaras de gas y el instrumental de ejecución usado en Estados
Unidos; el hombre confirmado por el alcaide de la Penitenciaría del
Estado de Missouri, que declaró bajo juramento que él había
consultado con Leuchter para el diseño, mantenimiento y
funcionamiento de la cámara de gas de Missouri; el hombre quien,
según su entender, era "el único de tales asesores en Estados
Unidos"... ahora trabaja como un conductor de autobús.

Doblado, pero no roto, Fred Leuchter sigue de manera optimista


estando confiado en que el Informe Leuchterresistirá el paso del
tiempo y que la verdad finalmente prevalecerá. En palabras de Fred
Leuchter,

«He sido vilipendiado por los custodios del dogma


del "Holocausto" cuya táctica desesperada demuestra el fracaso de
sus argumentos. Mis medios de subsistencia han sido destruídos, mi
reputación ha sido impugnada y mi vida puesta patas arriba. Pero no
doblaré mi rodilla. No ahora, no mañana, nunca. El tiempo y la razón
justificarán el Informe Leuchter» [18].–

[18] Mark Weber, "Courageous Defender of Historical Truth", op. cit., p. 428.

0 0

 11/01/15--20:02: John Kaminski - El Virus del


Islam
Se publicó ayer en 300spartans.com.auel siguiente texto y crónica de
John Kaminski que presentamos en castellano y que examina la
preocupante situación que se ha creado en Europa, y también en Estados
Unidos, con la llegada masiva de falsos refugiados, invasores en su
mayoría varones en edad militar, y principalmente musulmanes, cuyos
malos modales y conductas abusivas, como si hubieran sido adoctrinados
con antelación, ya está colmando toda la hospitalaria paciencia que
pudiera tenerse hacia ellos. Como se sabe, el señor Kaminski siempre
apunta un poco más allá del blanco específico mismo, y nos lo hace
saber.

E L V IRUS DEL ISLAM


por John Kaminski
1º de Noviembre de 2015

Los judíos manipulan a un archienemigo para atacar al otro


y destruír a ambos.

LA INTOLERANTE RELIGIÓN MUSULMANA,


INCOMPATIBLE CON UNA SOCIEDAD LIBRE

Los estúpidos humanos pasan todo su tiempo luchando y


matándose unos a otros por causa de los nombres de seres
imaginarios que ellos han inventado para convencerse de que ellos no
morirán.

La Historia mundial es el abuso por parte de los astutos y carentes


de conciencia contra la gente respetuosa y de principios.
Cuando los países son destruídos, lo son desde dentro por gente
que simula ser leal y de confianza pero que no lo es. Nunca ha habido
escasez de gente que traicionará a su propia especie y venderá sus
almas a poderes extranjeros.

¿Cuántas veces vamos a seguir siendo engañados para creer la


palabra de los mentirosos y mirar nuestro mundo devastado debido a
ello?.

Parece que no podemos impedir que sucumbamos a propuestas


que explotan nuestra compasión y pagan nuestra sinceridad con
tragedia y traición.

La técnica se remonta a un largo tiempo atrás, cuando un astuto


judío llamado Saúl cambió su nombre a Pablo e inventó a un Mesías
que garantizaba la vida eterna si usted sólo abandonaba a su familia
y creía lo que él decía.

La estafa fue tan exitosa que otros judíos inventaron un poderoso


espectro al que ellos llamaron Alá, que convenció a todos sus
seguidores de matar a todo el que no creyera que él era verdadero.

Estas dos maniobras judías arruinaron la sociedad humana a


perpetuidad, estableciendo una situación de guerra permanente que
ahora está en el proceso de convertir al mundo en un montón de
escombros donde nadie está seguro y donde no se puede confiar en
nadie.

Todo esto sucedió porque nadie tuvo el coraje para admitir que
morimos y que estábamos dispuestos a sacrificarlo todo a favor de
una falsa promesa de vida eterna.

Aquellos que vendieron estas tonterías se enriquecieron, mientras


los imbéciles que las creyeron fueron robados y asesinados, y se les
dijo que ése era su deber santo, sufrir en la cruz por decir la verdad,
o alcanzar el cielo muriendo por un dios que predicaba la matanza
interminable de infieles.

Un poco después en el futuro...

Los judíos se trasladaron a Estados Unidos a principios de los años


1900, compraron a todos los políticos, falsificaron unos cuantos
pánicos bancarios, y crearon un sistema en el cual ellos ganaron el
control de todo nuestro dinero a perpetuidad. No les habríamos creído
si no hubiera sido porque los periódicos en que confiábamos
insistieron en que aquello era un buen trato, y los supuestos líderes
de nuestro país estuvieron de acuerdo en que aquello era lo correcto
que había hacer. Pero no lo fue.
Eso le permitió a un pequeño grupo de judíos crear una constante
inflación, depresiones y guerras, y convertir a nuestras mejores
mujeres en prostitutas después de que todos los hombres fueron
desnaturalizados. Su truco maestro fue conseguir que les pagásemos
por el derecho a usar nuestro propio dinero.

Casi cada líder que hemos tenido desde aquel tiempo le ha


seguido el juego a dicho engaño, habiéndose enriquecido en el
proceso, y matado lentamente a una nación... a varias naciones.

Después de medio siglo de guerra en el Oriente Medio, la cínica


invasión de Siria por el Estados Unidos controlado por los judíos ha
producido una nueva forma de guerra. No diferente de la institución
de la esclavitud que fue impuesta a Estados Unidos durante el siglo
XIX, este influjo de refugiados que hoy está barriendo con todo a
través de Europa e interrumpiendo a cada uno y todo en su camino,
es la última arma en el arsenal sociológico de la plantilla judía de
desestabilización.

Si usted inunda el mundo con salvajes insensatos, el gobierno


representativo se hace imposible, y el debate público se disuelve en
un violento barboteo de una confusión incomprensible. Más
importante aún, esto requiere que una presencia policial represiva
regule a las masas rebeldes, algo que nuestros controladores judíos
desesperadamente quieren poner en práctica en todas partes.

Con líderes traicioneros pagados por los judíos en posiciones


claves en todas partes del mundo occidental, las políticas oficiales del
gobierno que dan la bienvenida a los supuestos refugiados son la
traición última contra las poblaciones ciudadanas que no estaban lo
suficientemente alertas para comprender que de sus gobiernos se
habían apoderado agentes de un poder extranjero, a saber, Israel.

El proceso fue hecho posible por el complejo bancario


internacional judío que tenía, por medio de la complicidad de los
medios de comunicación —que también están dominados por los
judíos—, completamente embaucadas a poblaciones pobremente
educadas, engañadas por sistemas escolares y aparatos
educacionales judíos.

Uno sólo tiene que observar la epidemia de violaciones en Suecia


o la expropiación de grandes partes de Francia por musulmanes
radicales, para comprender que una invasión deliberada de Europa y
el Oeste ha sido facilitada por políticos judíos que pretenden socavar
el dominio democrático Blanco de las sociedades existentes y sustituír
aquel proceso por parásitos sub-educados de naciones menos
civilizadas del Tercer Mundo, lo cual le da a los relativamente más
sofisticados y engañosos judíos una mejor posibilidad para robar el
control de estas naciones occidentales mediante la imposición de la
ley marcial, la aumentada vigilancia de cada uno y la pérdida de la
libertad individual, objetivos que ya en gran parte han sido llevados a
cabo.

La idea radical y sin precedentes de inundar Occidente con gentes


que parecieran ser víctimas de la guerra en países devastados,
parece augurar un rápido cambio en el gobierno de esas naciones, y
ya algunos bastiones musulmanes en Estados Unidos están exigiendo
cambios radicales en los sistemas educativos y sociales que están ya
sobrecargados en ciudades y pueblos que no tuvieron voz en la
importación de estos escapados del Tercer Mundo.

Algunos podrían decir que ésta es una consecuencia de tener un


Presidente del Tercer Mundo que no puede demostrar su propia
ciudadanía, que procura importar a gente como él para saquear la
percibida enorme riqueza de Occidente del mismo modo en que él y
su familia se han enriquecido, superando los límites de la decencia
con sus frecuentes vacaciones y corruptas artimañas financieras con
sus amigos y socios, para no mencionar su persistente demolición de
las protecciones constitucionales que han estado vigentes durante
siglos.

Nunca Estados Unidos había sido tan estafado por el


comportamiento antojadizo de su supuesto líder.

Como alguien que ha sido galardonado con un Premio Nóbel de la


Paz por un simple discurso que prometía un mejor trato en el mundo
para los musulmanes, Barack Obama ha traicionado su juramento al
asumir su cargo simplemente instigando la inmigración islámica en
Estados Unidos, debido a un simple hecho: los musulmanes no creen
en la libertad de religión. De hecho, su religión les ordena que ellos
maten a todos los infieles, muy de la misma manera en que a los
judíos su libro santo [el Talmud] les ordena matar o esclavizar a cada
uno en el mundo, y considerar a los no-judíos como nada más que
animales para ser explotados y abusados.

Estas actitudes invalidan directamente el tesoro inestimable de la


libertad estadounidense, aquella promesa increíblemente valiosa de la
libertad de religión en todo el territorio. La inmigración musulmana es
una clara violación de esa promesa.

Aunque los judíos y los musulmanes parezcan ser enemigos, las


reglas que gobiernan la conducta de ambos en el mundo real son
alarmantemente similares. Y aunque los musulmanes parezcan ser
los archienemigos de los judíos —y viceversa— esta invasión masiva
y deliberada de Europa por parte de refugiados islámicos sirve
perfectamente al objetivo judío central de desestabilizar los países
antes de su esclavitud y explotación, lo cual ha sido el objetivo judío
establecido durante al menos cientos de años en su distorsionada
tendencia a controlar el mundo entero.

De esta manera, los musulmanes, algunos inconscientemente,


están sirviendo a los objetivos judíos. Los musulmanes son todos
agradables y corteses cuando están en minoría, pero déjelos que
consigan una posición ventajosa, como lo han hecho en muchos
países europeos, y nada sino una tiranía caótica es el resultado.
Violaciones masivas, robos arbitrarios y disturbios incontrolados.

Lo cual no es muy diferente de lo que ocurre en


los ghettos estadounidenses poblados por descendientes de africanos
y otros habitantes del Tercer Mundo.

Francia hoy ha sido fragmentada por áreas musulmanas a las


cuales la policía no irá porque simplemente es demasiado peligroso.
Esto deja a la ciudadanía francesa tradicional encarcelada por el
Islam en su propio país.

Permitir musulmanes en Estados Unidos fue una movida tan


estúpida y traicionera como el tratado NAFTA, la ley NDAA [National
Defense Authorization Act], o el acuerdo TransPacific
Partnership (TPP), todas las cuales fueron iniciativas para destruír
deliberadamente a EE.UU., impulsadas por funcionarios elegidos que
claramente estaban cometiendo traición y que estaban trabajando
para aquel perverso poder extranjero que procura absorber todas las
cosas en su vórtice venenoso.

Luego está el no tan pequeño asunto de la burqa, una reliquia


draconiana de la Edad Media que indica que todos los hombres
musulmanes son violadores, al menos considerando las
demostraciones gráficas presenciadas recientemente en Suecia e
Inglaterra, donde las mujeres que no van cubiertas son
automáticamente consideradas elegibles por ellos para ser violadas,
comportamiento que es aprobado por el sagrado Corán.

https://themuslimissue.wordpress.com/2013/10/13/muslims-raped-
over-300-swedish-children-and-700-women-in-seven-months-of-
2013/

En Dinamarca se le están ofreciendo clases a los inmigrantes,


tratando de enseñarles que no está bien violar a mujeres en las
calles.
http://www.dailymail.co.uk/news/article-3297021/Migrants-
Denmark-mandatory-sex-education-lesson-consent-woman-allegedly-
raped-three-Eritrean-men.html

Ya en Alemania las colegiales europeas han sido instadas a


vestirse más modestamente, no sea que las libidos de los recientes
inmigrantes se inflamen y las estadísticas de delitos sexuales
aumenten posteriormente. Ésta es sólo una prueba más de que la
inmigración islámica cambia permanentemente el carácter y la
calidad de los países puestos en la mira para la invasión coránica.

http://chicksontheright.com/blog/item/30858-rape-culture-school-
girls-told-to-cover-up-so-they-don-t-offend-muslim-boys

En Gran Bretaña, escandalosas historias acerca de pandillas de


paquistaníes violadores que seducen a pre-adolescentes para una
vida de prostitución están abrumando a un sistema legal inepto que
imparte condenas chocantemente breves a pandilleros violadores en
serie.

http://www.jihadwatch.org/2015/06/uk-cops-knew-muslim-rape-
gangs-were-targeting-schools-5-years-ago-did-nothing

El momento crucial que ahora se está desplegando en vista de los


apetitos insaciables de estos mismos escapados del Tercer Mundo,
probablemente dejará en ruinas a Europa y al mundo occidental, a la
vez que simultáneamente establecerá a la creencia musulmana como
la religión de los violadores. Sólo los judíos quedarán para recoger los
pedazos cuando el escenario de prisión mundial que ellos han
planeado durante siglos finalmente llegue a darse.

Realmente, ya ha llegado a suceder.


No fue hace mucho tiempo cuando yo mismo me compadecí de la
grave situación de los musulmanes que trataban de establecer un
punto de apoyo en países que los consideraban como parias. Los
musulmanes que encontré en Estados Unidos eran ciudadanos
cordiales, sinceros y generosos, respetuosos de las tradiciones de
otros, ya que ellos eran visitantes espirituales en una cultura ajena.

Pero el comportamiento de los musulmanes a través de toda


Europa durante esta sospechosa y siniestra odisea de los refugiados
ha hecho que cambie mi opinión. Incapaces ellos de enfrentarse con
las condiciones en sus propios países, se han convertido en un azote
en los países que ellos han decidido que deberían apoyarlos.

Debido a las guerras que han sido hechas descender sobre sus
cabezas por el criminal Nuevo Orden Mundial, usted podría, en primer
lugar, culpar a las potencias occidentales controladas por los judíos
por su necesidad de emigrar. Pero persiste el hecho de que aquellos
refugiados musulmanes de África y del Oriente Próximo exigen
servicios y condiciones en sus nuevos países que ellos nunca
realmente tuvieron en sus antiguos países, provocando sospechas de
que esta migración forzada es un plan deliberado y bien construído
para desestabilizar las naciones que los migrantes están invadiendo.

Aunque la invasión musulmana de Europa está acaparando toda la


prensa por estos días, el mismo problema existe en Estados Unidos y
ha existido durante los últimos años, particularmente en Minneapolis,
Minnesota [1] y en Lewiston, Maine [2].

[1] http://renegadetribune.com/minneapolis-minnesota-magnificent-
marxist-multicultural-mecca/
[2] http://www.frontpagemag.com/point/214052/maine-struggles-
cut-welfare-somali-migrants-daniel-greenfield

Esta demolición de la sociedad occidental llevada a cabo por los


líderes izquierdistas de estos países es una evidencia definitiva de la
traición controlada por los judíos que motiva el comportamiento de
todos aquellos líderes como Cameron, Merkel y Obama, quienes
están saboteando a sus propios países.

Este virus del Islam que ahora está infectando a todos los
continentes del mundo nos está conduciendo hacia una nueva Edad
Media, un mundo en el cual nosotros ya no podemos pensar sino sólo
obedecer las órdenes políticamente correctas que inevitablemente
conducen a nuestra perdición como individuos pensantes,
responsables y creativos.
Esta nueva Edad Oscura en la cual nosotros ya no podemos
pensar sino sólo obedecer, ya está, por si usted no lo ha notado,
aquí.–

0 0

 11/03/15--02:23: Entrevista a Gerd Honsik (2005)


+ Información

En el sitio adelaideinstitute.org (de Fredrick Töben) hemos encontrado


la siguiente entrevista realizada al escritor austriaco y revisionista
histórico señor Gerhard (Gerd) Honsik (1941). Esta entrevista, realizada
en Octubre de 2005 en su exilio en España por el desaparecido
sitio wpmp3.skadi.net, fue traducida desde el alemán al inglés por dicho
sitio y de allí la hemos trasladado nosotros. Ella, que cuenta algo de la
historia de vida de Honsik, nos ayuda a entender por qué las fuerzas del
Sionismo y el Globalismo están tan absortas en hacerlo callar. En seguida
ofrecemos también en castellano un breve artículo que relaciona a Ho nsik
con su petición a Benedicto XVI para que abriese al público los
documentos relativos a Auschwitz. Luego la traducción de los
antecedentes que en alemán están en Wikipediay en Metapedia, y,
finalmente, de una crónica de 2010 que comenta ilustradamente los
últimos padecimientos del señor Honsik a manos del tribunal inquisitorial
austriaco. Hay que señalar que actualmente él está nuevamente en
libertad, viviendo en Málaga al parecer, tras ser liberado anticipadamente
en Septiembre de 2011, continuando con sus publicaciones.

Entrevista a Gerd Honsik


por WPMP3
Octubre de 2005

—WPMP3: Camarada Gerd, me gustaría comenzar agradeciéndole por


esta entrevista en un medio virtual. Puesto que algunos nacionalistas
podrían no estar familiarizados con usted, sobre todo los más
jóvenes, por favor dénos un breve esbozo autobiográfico suyo.

—GERD HONSIK: Nací el 10 de Octubre de 1941 en Viena, hijo del


doctor en jurisprudencia Hans Honsik y su esposa Irene Honsik.
Tengo 23 condenas y he estado encarcelado 5 años y medio debido a
mis delitos políticos, la mayor parte de los cuales estaba relacionado
con los medios de comunicación. He estado empleado como un
trabajador durante 25 años, y auto-empleado como un escritor desde
1988. He vivido en el exilio los últimos 13 años, en España.

—WPMP3: Gerd, usted es familiar para nosotros como escritor y


poeta, pero usted también ha sido un activista político desde los años
'60. ¿En qué papel preferiría usted verse, como poeta o como
político? Háblenos un poco sobre sus actividades artísticas y políticas.

—GH: Durante los 23 primeros años de mi participación me vi


exclusivamente como un activista en la causa para la liberación
alemana. Yo consideraba las reuniones políticas, los megáfonos, los
folletos, el balde de pegamento y los carteles, más importantes que
los medios de comunicación u otras actividades.
Di los primeros pasos en el camino político en 1958, en la
pequeña ciudad austriaca de Waidhofen en el río Thaya. Se produjo
un escándalo local considerable cuando dejé la organización
estudiantil austriaca y católica Rugia, a la que yo me había unido el
año anterior creyendo que ella siempre apoyaría al Volkalemán. Bajo
los mismos ojos del director de escuela y de la asociación de
alumnos, a la cual la mayor parte de los instructores pertenecían, casi
todos los miembros estudiantes de la asociación la abandonaron
conmigo para fundar la rama de Waidhofen de la Pennale Deutsche
Burschenschaft Markomannia(Asociación Alemana de Estudiantes
"Markomannia"). Con una entusiasta ceremonia de fundación a la que
asistieron aproximadamente 250 participantes, esperábamos un
futuro espléndido para nuestra asociación. Sin embargo, después de
sólo un año de actividades filosóficas e ideológicas, durante las cuales
los fines de semana la ciudad entera se vio adornada con nuestros
colores alemanes de oro, rojo y negro, y efectuamos animadas
conferencias y reuniones, "el Imperio contraatacó".

Aquello ocurrió sólo tres años después de que las tropas de


ocupación soviéticas se habían retirado, y los funcionarios en esa
zona fronteriza estaban temerosos de que el nacionalismo alemán no
sería tolerado. Fui expulsado de la escuela preparatoria bajo
pretextos falsos y seguí sintiendo el largo brazo de mis perseguidores
incluso después de que retorné a Viena. Aunque yo nunca quise ser
considerado como un político, difícilmente ha pasado una semana en
mi vida —excepto los años en prisión y en el exilio— en que no haya
participado en al menos un acontecimiento político.

La principal motivación para mis convicciones políticas es la última


carta de mi padre a mi madre, escrita en Marzo de 1944. Él le
encargó: "¡Si resulto muerto, cría a nuestros hijos en mi
espíritu!"(Wenn ich fallen sollte, erziehe die Kinder in meinem
Geiste!). Al comienzo del día siguiente él murió la muerte de un
soldado a la cabeza de su unidad mientras conducía el ataque contra
la cabeza de playa Nettuno [batalla de Anzio, en la costa centro-
occidental de Italia]. Tengo el recuerdo de la ejemplar actitud y
dedicación de mi madre para agradecer por mi firmeza de propósitos,
ya que ella me crió como mi padre solicitó. A ella le debo también mi
dedicación al Hogar, la Nación y la Patria (Heimat, Volk und
Vaterland).

Permítame decir también que el mismo Humanismo alemán que


formó el carácter de mi madre me ha inspirado durante toda mi vida.
Ella se unió al movimiento de Hitler en su juventud y permaneció leal
hasta el final, lo que parece entrar en conflicto con el hecho de que
después de la Anschluß (anexión) austriaca ella escondió de
la Gestapo a su amiga judía Martha Baath a fin de salvarla del
internamiento. Ella también ayudó a escapar a su amiga.
Al final de Mayo de 1945, mientras llevaba una pesada lata con
leche, ella por impulso la lanzó a una larga columna de prisioneros
alemanes muertos de hambre que estaban siendo conducidos al Este.
Aparentemente ella fue superada por el deseo de aliviar el
sufrimiento de ellos. Ante los ojos de sus hijos, los soldados
soviéticos la golpearon hasta la muerte con las culatas de sus rifles.
¡Qué ejemplo puso mi madre!. ¡Qué legado nos dejó ella!.

Escribí mi poesía casi exclusivamente en la prisión o en mis años


de exilio. Después de mi primera condena a prisión tuve que apoyar a
mi familia como un obrero de la construcción, como metalúrgico y
como trabajador industrial por turnos. Además de eso, mis esfuerzos
políticos y los 47 años posteriores de persecución me dejaron muy
poco tiempo para las musas. No fue sino hasta la publicación en 1981
de mi primer conjunto de poesías, "Lüge, Wo Ist Dein
Sieg?"(Mentiras, ¿Dónde Está Vuestro Triunfo?), ante 400 visitantes
invitados en el Viena Hilton en 1981, que reconocí el significado de la
poesía como un arma política.

En 1961, cuando comenzó la lucha de liberación en Tirol del Sur,


mis camaradas y yo decidimos que también deberíamos convertirnos
en activistas. Sin embargo, mis folletos políticos iban más allá de la
situación y de los acontecimientos en el Tirol del Sur. Describiendo al
Gobierno austriaco como un régimen marioneta impuesto por los
Aliados, e identificándome como un partidario del Reich,
involuntariamente dañé la causa tirolesa. Además de eso, mis amigos
y yo abrimos fuego en la fachada del Parlamento austriaco a fin de
demostrar nuestra determinación. Desde luego tomamos grandes
precauciones para evitar herir a alguien. Obstruíamos el tráfico de la
calle y permanecíamos en el lugar hasta que el peligro pasara, en
contraste con los cobardes asesinos de los sombríos círculos de la
organización Baader-Meinhof, Schilly, Joschka Fischer y Bendit. Sin
embargo, nuestra acción fue un error político.

Tal como (la banda) Baader-Meinhof o los golpistas del 20 de Julio


[de 1944, atentado con bomba contra Hitler], actuábamos sin la
aprobación clara de la mayoría, lo cual contrastaba enormemente con
las acciones de los tiroleses, las guerrillas españolas o Robin Hood. Yo
describiría la actitud de la Generación de la Guerra hacia nuestras
acciones en aquel tiempo como un "rechazo benévolo". Como
sabemos, el revolucionario debe ser capaz de "nadar entre la
población" tal como un pescado nada en el agua.

El requisito previo para la victoria en una elección democrática es


el mismo que para la victoria en una lucha de liberación armada: la
aprobación y apoyo del Volk. ¡Ay de aquel que actúa sin ese
mandato! Después de mi condena a cuatro años de prisión en Agosto
de 1961, la periodista austriaca Barbara Coudenhove-Kalergi escribió
en el Weekend Kurier: «Él asumió toda la responsabilidad e insistió
en que una frase particularmente incriminatoria quedara anotada en
el registro del tribunal... Aquella frase era: "Desde mi más temprana
juventud ha sido mi objetivo derrocar al régimen marioneta de
Austria"».

Aunque yo incluso entonces estuviera de acuerdo con las actuales


opiniones de Horst Mahler en cuanto a los orígenes y las historias de
nuestras repúblicas, aquella "frase incriminatoria" fue sin embargo un
error político. Es fácilmente demostrable que la separación de Austria
de Alemania fue llevada a cabo por la fuerza bruta y contra la
voluntad de la gente. Sin embargo, es fácilmente verificable también
que, después de un tiempo, la mayoría de la gente otorga una cierta
aceptación y legitimidad a los regímenes impuestos.

Esto es verdadero incluso si el régimen es impuesto por medio de


mentiras, traición y fuerza bruta. Este proceso de aceptación se vio
acelerado con el comienzo de la Guerra Fría entre EE.UU. y la URSS,
cuando se permitió que los regímenes de ocupación en Austria y
Alemania se esforzaran para ponerle fin al genocidio de hambre que
los Aliados habían impuesto durante el período de la posguerra.

Los regímenes de ocupación también se esforzaron por la


liberación de millones de prisioneros alemanes que realizaban trabajo
esclavo tanto en el Este como en el Oeste. ¡La Voluntad del Pueblo
debe ser obedecida, aun cuando el pueblo esté cometiendo un error!
Desde aquel tiempo he visto mi tarea como cambiar la voluntad de la
mayoría convenciéndolos de nuestras ideas, mientras se cumple con
la ley existente tanto como sea posible. He seguido este curso sin
tener que cambiar mi visión histórica objetiva de la situación como lo
representé al Tribunal.

Ahora por fin, el virtual reconocimiento, por parte de los


alemanes, del régimen que fue instalado después de la Segunda
Guerra Mundial, está llegando a un final. Esto es porque los Estados
nacionales europeos han sido demolidos y las economías nacionales
sacrificadas a los intereses de criminales "inversionistas globales"
contra la voluntad de la gente. Estos bandidos son justamente
llamados "langostas" porque ellos compran en grandes cantidades los
empleos europeos a fin de destruírlos.

Hoy el mismo proceso de demolición está ocurriendo tanto en las


naciones que lucharon contra el Reichcomo en las que lucharon con
nosotros. La abolición de las monedas nacionales también ocurrió
contra la voluntad de la gente, tal como la privación de poder de los
Estados europeos causada por las criminales "privatizaciones".
Además, EE.UU. ha intentado forzar a toda Europa a invadir Iraq
contra la voluntad de la gente.

Ahora nuestros políticos, conducidos por abiertos y endurecidos


estafadores electorales, han intentado conducir
negociaciones "Ergebnisoffen" (de resultado incierto) para la
aceptación de Turquía en la Unión Europea. ¿Han escuchado hablar
ellos alguna vez de negociaciones "Nichtergebnisoffen"(con resultado
no-incierto)? El Dictado de Paz de Versalles muy ciertamente no fue
de "resultado abierto", ni tampoco lo serán las "negociaciones" con
Turquía. Aquellos políticos que inician tales negociaciones contra la
voluntad del 90% de la población son infractores criminales contra la
voluntad de los pueblos. Por este el peor de los crímenes ellos serán
condenados algún día a los castigos más severos por "Crímenes
contra la Democracia y la Humanidad".

En ningún otro gobierno de los pasados dos mil años han tenido
las masas menos parte en la toma de decisiones que hoy, cuando los
tiranos de Bruselas amenazan con hacer del Plan Kalergi un hecho
consumado. Pronto, sin embargo, reconquistaremos las mayorías.
Una vez que el enemigo ha sido desenmascarado, él nunca ganará
otra vez tales elecciones. Esto es porque los medios de comunicación
ya no serán manipulados por potencias extranjeras y usados como
vehículos para las mentiras de nuestros enemigos. En vez de eso,
dichos medios serán devueltos al Estado —¡y nosotros somos el
Estado!— y ellos permanecerán para siempre como el Cuarto Poder
del Estado.

En países de habla alemana, la liberación anticipada como es


ofrecida a criminales comunes es rara vez ofrecida a los prisioneros
políticos. El 29 de Diciembre de 1965, sólo 48 horas después de que
completé mi condena entera, me integré al Partido Demócrata
Nacional liderado por el tirolés del Sur luchador por la liberación
doctor Norbert Burger.

En 1968, como funcionario del PDN, fui el primer alemán en exigir


que la cuestión del asentamiento de extranjeros fuera colocado en el
centro de las luchas políticas. Yo había comprendido que las razones
dadas para traer extranjeros al país para tratar con la escasez de
mano de obra eran falsas y engañosas. La "escasez de mano de obra"
es realmente una situación ideal, que debería ser el objetivo
permanente de nuestra política económica. La escasez de mano de
obra significa que hay una superabundancia de trabajo. Eso provoca
salarios óptimos así como empleadores felices cuyos libros de pedidos
para productos manufacturados ¡están llenos!.

Las políticas de los imperialistas, por contraste, han estimulado la


inmigración de mano de obra no calificada, que nos ha llevado al
borde del colapso económico. Estas políticas de inmigración
reemplazaron la feliz condición de una escasez de mano de obra con
una de exceso de ella. Este exceso de trabajadores ha provocado un
exceso de desempleados, un exceso de fábricas que dejan el país, un
exceso de "insolvencias" y un exceso de industrias desesperadas. En
la Convención del Partido Demócrata Nacional austriaco en Linz en
1971, presenté un memorándum pidiendo "la lucha contra la ilusión
de una Europa Unida" y un retorno al ideal del Estado nacional.

En 1980, junto con Herbert Schweiger y un gran número de


activistas jóvenes, abandoné el Partido Demócrata Nacionalen
protesta por el curso pro-estadounidense del PDN, y
fundamosel Nationale Front Partei (Partido Frente Nacional). Nuestro
primer objetivo era poner un alto a la impuesta política de
colonización que había resultado de nuestro bajo índice de natalidad y
la constante inmigración. Sentí que mi tarea más importante no era
tratar como enemigos a los extranjeros que inundaban nuestro país
sino más bien exponer a los verdaderos culpables en la política y
encararlos a ellos y a sus promotores financieros. "Los trabajadores
extranjeros son tanto víctimas como instrumentos del capitalismo
despiadado", era nuestro lema de campaña. Hoy yo añadiría que los
inmigrantes son víctimas e instrumentos del Plan Coudenhove-
Kalergi así como del Plan Morgenthau. Ellos son instrumentos sin
saberlo del racismo anti-alemán y anti-europeo.

Déjeme añadir que en las numerosas confrontaciones que


ocurrieron en aquel tiempo, nunca vi que nuestros activistas jóvenes
(junto con los primeros skinheads) asaltaran a un extranjero.
Nosotros usábamos la fuerza física sólo en defensa propia.

—WPMP3: Tanto sus logros políticos como artísticos lo han puesto a


usted en conflicto con las leyes tiránicas de los regímenes de la
ocupación Aliada en los territorios del Reich. ¿Puede usted resumir
para nosotros esas persecuciones?

—GH: Bajo la presión de los Aliados después de la Segunda Guerra


Mundial, el concepto de "prisionero político", tal como había existido
durante el Tercer Reich,fue abandonado. "Prisionero político" había
implicado un tratamiento favorable para los opositores políticos del
régimen, comparado con los delincuentes criminales.

Desde entonces, los disidentes políticos generalmente han sido


castigados con mayor severidad que los delincuentes comunes y, en
lo que tiene que ver con la liberación anticipada de la prisión, han
estado en desventaja. No obstante, los jueces investigadores, los
jueces de proceso e incluso los funcionarios de policía y judiciales,
han aliviado a veces esta discriminación disminuyendo el castigo de
los disidentes políticos de manera discreta.
Por esta razón, desapruebo amenazarlos "preventivamente" o
negar categóricamente su legitimidad. Es mucho mejor encarar a esa
gente tranquilamente, firme y cortésmente, e intentar convencerlos
de la legitimidad de nuestra posición.

Hubo tiempos en que fuimos capaces de persuadir a sirvientes


leales del Estado en favor de nuestra posición. La cortesía que acabo
de describir debería ser la regla general, pero esto por supuesto no se
aplica a las bestias en forma humana que condenan a personas
inocentes a insensibles condenas de prisión. Hablo de personas
inocentes como el SS Weise, personas que actúan por convicción
como Gottfried Küssel, o historiadores como Erhard Kemper, Udo
Walendy o Günter Deckert.

Las persecuciones políticas de aquellos que cometen "delitos" de


opinión por lo general no son instigadas directamente por la
judicatura austriaca o alemana sino más bien por la prensa
"occidental" dirigida por la CIA y por perjuros semi-oficiales cuya
lealtad está con los diversos así llamados "institutos para la Historia
moderna". Actuando en consorcio, estas instituciones han
desarrollado una energía criminal monstruosa que da origen a la
persecución severa de patriotas, sobre todo historiadores, mediante
mentiras, difamación y engaño.

Le pongo sólo tres ejemplos de tales persecuciones que he


experimentado personalmente:

Primer ejemplo: En 1993 escribí un libro titulado Schelm und


Scheusal (Demonio y Criminal) [1] en que expuse a Simon Wisenthal
(de nombre real Szymon Wizental) debido a su satisfacción por la
carta-bomba enviada desde Austria al antiguo SS Alois Brunner en
Siria, que destruyó su ojo y le mutiló ambas manos.

[1] "Fiend and Felon", como se conoce la versión en inglés, está en


http://radioislam.org/historia/honsik/honsik.htm y en
https://archive.org/details/PerjuryAndMurderInSzymonWizenthalsFootsteps
Puesto que Wizental se había jactado abiertamente acerca de
detalles de la bomba y de la víctima, llamándolo su "más buscado
asesino de judíos", presenté una demanda ante el Fiscal de Distrito
de Viena. Él era obviamente un sospechoso en un crimen violento.
Varios meses después de eso, comenzó una serie de bombas por
correo que duró años, y la primera bomba fue enviada desde muy
cerca de mi casa. Desde el comienzo, la prensa y la televisión me
presentaron como el cerebro de esos asesinatos.

Cuando él retornó a Austria, mi colega y asesor histórico Franz


Radl fue detenido y encarcelado durante dos años. Yo había dictado el
libro en su computador y él había rastreado entonces un gran número
de fuentes. Entonces vino un proceso judicial que fue un espectáculo
político que duró tres meses e incluyó el testimonio de 150 testigos
para el procesamiento. Ni un solo testigo pudo proporcionar ninguna
prueba para sus acusaciones, y Franz fue liberado. Uno de los autores
fue aprehendido más tarde cuando él perdió ambas manos en una
explosión de bomba. Mientras estaba bajo detención, él fue
"suicidado" por ahorcamiento. Me sentí muy satisfecho por el hecho
de que, gracias a la declaración justa y honesta del funcionario
policial más alto de Austria, Michael Sika, gané un proceso contra el
periódico pro-estadounidense News mientras yo estaba en el exilio.
Aquel proceso destapó numerosas falsedades de prensa y me
concedió una compensación simbólica.

Segundo ejemplo: Yo no huí del país en el verano de 1992 debido


a mi libro. El hecho es que yo me había marchado ya en Enero de
aquel año, después de ser falsamente difamado por el jefe de los
"Archivos Documentales de la Resistencia Austriaca", el doctor W.
Neugebauer. Él me acusó de encabezar un planeado golpe de Estado
militar cuyos "actores" estaban en custodia. Neugebauer, quien era
conocido en todo el país como un informador, hizo esas acusaciones
por televisión en presencia del ministro del Interior y de un
funcionario de policía.

Varios meses más tarde, las personas detenidas fueron liberadas


sin cargos. Las armas que les habían sido falsamente atribuídas eran
solamente objetos plásticos de utilería robados por una banda de
criminales durante un robo en un teatro. Sólo entonces retorné a
Austria a fin de asistir al proceso judicial por mi libro.

Tercer ejemplo: Durante años los medios de comunicación se han


referido falsamente a mí como el sobrino de un tal Amon Göth, el
comandante de un campo de concentración, que es descrito como un
asesino sádico en la película de Hollywood "La Lista de Schindler". Los
medios de comunicación insinúan que la única razón por la que me
convertí en un "revisionista" es para rehabilitar a mi querido "tío
Amon". La verdad es que este Amon Göth nunca ha sido mi tío. El
Estado, la Iglesia y el Papa anularon el breve matrimonio de mi tía
por razones de crueldad mental. Fue anulado tres años antes de
la Anschluss (anexión de Austria a Alemania), ¡seis años antes de que
yo naciera! [2].

[2] Según información que circula, Amon Goeth se casó en Enero de 1934
con la empleada bancaria Olga Leopoldyna Janauschek, de la que se divorció
poco tiempo después (Julio de 1936), para casarse por segunda vez en
Octubre de 1938, ahora con Anny Geiger, de la que se divorciaría en 1944. Su
primer matrimonio fue anulado también por la Iglesia. Así, Janauschek sería el
apellido de soltera de la madre de Honsik, Irene, suponiendo que la tal Olga
fuese hermana de esta última, como para que la llame "tía". NdelT.

La misma energía criminal que se ha empleado en la falsificación


de la historia alemana (como la masacre en el bosque Katyn) está
siendo dirigida ahora a la persecución de los revisionistas históricos.
Invito cordialmente a todos nuestros opositores que en el pasado han
creído estas falsificaciones y verdades a medias, a volver al camino
de la honestidad y la franqueza.

—WPMP3: Usted recientemente huyó a España, después de otra


condena. ¿Por qué España?. ¿Cuál es su relación con la gente y el
gobierno de España?

—GH: En 1949 mil niños austriacos severamente desnutridos


cruzaron la frontera española en un tren especial, escapando del
genocidio más extenso y mejor documentado de la Historia. Esta la
peor de todas las atrocidades fue realizada contra el pueblo alemán
por una alianza de enemigos conducidos por Estados Unidos, usando
el hambre como su principal arma de asesinato, a la vez que los
almacenes estadounidenses estaban rebosantes con alimentos. Esa
hambruna de la posguerra impuesta por EE.UU. sobre el ámbito
alemán entero causó la muerte de 5,7 millones de víctimas, y a ellas
deben ser añadidos los 6 millones de víctimas de las expulsiones de
posguerra, más el millón y medio de prisioneros de guerra a los que
nuestros "libertadores" deliberadamente privaron de comida hasta la
muerte.

Yo fui uno de los niños de ese tren que cruzó la frontera española,
y recibí el primer plátano que alguna vez comí, en nuestra primera
parada en España. Una monja me lo dio a través de la ventana. Una
familia española entonces me acogió durante un año y me alimentó
hasta que recuperé la salud. Hoy, 56 años más tarde, todavía
estamos ligados por una amistad y un afecto profundos; y mi
conocimiento de la lengua española se remonta a ese tiempo.

Es completamente natural buscar refugio en un país que ha


ofrecido refugio en el pasado. Yo siempre he tenido buenas relaciones
con los españoles, tanto de la Derecha como de la Izquierda. Es
verdad que los tribunales españoles han negado mi petición de asilo,
obviamente preocupados por sus relaciones con Austria, pero ellos
han legalizado mi presencia aquí. La oficina del fiscal ha rechazado
extraditarme a Austria: ellos han determinado que mi libro Freispruch
für Hitler? (¿Absolución para Hitler?) [3], por el que estoy siendo
procesado en Austria, no viola la ley española, ya que no tiene
contenido anti-judío y no incita al odio.

[3] Freispruch für Hitler? se encuentra en http://vho.org/dl/DEU/ffh.pdf y en


castellano de puede descargar desde
http://www.mediafire.com/download/tkt242inqq5albt/Gerd+Honsik+-
+%C2%BFAbsolucion+para+Hitler+%28Libro+completo%29.rar
—WPMP3: Retrospectivamente, ¿qué puede decir usted sobre su
exilio? Usted está lejos de casa y no será capaz de volver en el futuro
previsible. A esta altura usted pudo haber cumplido su condena de
prisión y podría estar viviendo una vida "normal", como otra gente.
¿Es nostálgico usted, y lamenta a veces usted su partida al exilio?

—GH: Todo el que tiene que dejar su tierra natal experimenta la


nostalgia. Mi vuelta a casa es una certeza, eso ocurrirá algún día. Mi
principal preocupación no son los 18 meses impuestos por el
veredicto de 1992, sino más bien los procesos y sentencias
posteriores. Conforme a la Ley de Prohibición del Nacionalsocialismo
me esperan más juicios-espectáculo, con condenas adicionales que
van entre 10 y 20 años por cada uno de lo siguiente:

a) Debido a mi balada Der Blumenkrieg (La Guerra de las Flores). Esa


investigación ha continuando durante 20 años;

b) Mi expresión de dudas sobre gaseamientos de judíos en el campo


de concentración de Mauthausen. Eso ha continuando durante 18
años;

c) La acusación por mi libro Schelm und Scheusal. Meineid, Macht


und Mord auf Wizenthals Wegen(Demonio y Criminal Wizenthal) ha
estado vigente durante once años.

Si el gobierno aplica el "Ausserordentliches Milderungsrecht”


(artículo 266 del Código Penal Austriaco, que estipula la atenuación
de circunstancias y también anula leyes de prescripción), yo podría
ser condenado a un encarcelamiento de diez años por cada uno de
estos tres cargos.

—WPMP3: Gerd, usted es también conocido por su trabajo en el área


del Revisionismo Histórico. ¿Cómo evalúa usted el significado del
Revisionismo para la supervivencia de nuestra nación?
—GH: El Revisionismo Histórico es muy significativo. Sin embargo,
aconsejo contra el específico "Revisionismo del Holocausto" por dos
razones: en primer lugar, hay ya bastantes alemanes valientes
encerrados en la cárcel. En segundo lugar, hay indicaciones de que
viene un cambio.

En relación al caso del coronel Gudenus, el Presidente de Austria


recientemente dijo que las "dudas" acerca del "Holocausto"son
permitidas. Ésa es la dirección que deberíamos tomar. En vez de
negación absoluta, deberíamos eliminar el diluvio de contradicciones
que incluso los escritores del "Establishment"como el editor
del Spiegel Fritjof Meyer y Jean-Claude Pressac han desencadenado.
Cuando el camino está abierto pero el destino está prohibido, el
camino mismo se convierte en el destino. Por otra parte, las mentiras
del enemigo acerca de la "liberación" deben ser revisadas
inmediatamente, sin ninguna vacilación.

Es sumamente importante que Alemania y el mundo se enteren


de que el objetivo de guerra estadounidense desde el principio fue
diezmar la población alemana en al menos veinte millones, mediante
el hambre, la expropiación y la expulsión. Además, el pueblo alemán
y el mundo entero deben saber que la alianza conducida por EE.UU.
asesinó a más de 13 millones de alemanes después de la Segunda
Guerra Mundial. ¿Cuánta gente está consciente de que más alemanes
fueron asesinados después de la guerra que durante la guerra?.Vea
mi monografía Das Geheimnis des Westens (El Secreto del Oeste)
[4].

[4] Ha sido recientemente publicada (en alemán) en


http://300spartans.com.au/de/books/geschichte/850053-das-geheimnis-des-
westens

Los alemanes, así como el resto del mundo, deben comprender


que el genocidio de 1945-1948 es el genocidio más grande y mejor
documentado en la Historia humana. El mundo debe saber que los
alemanes fueron víctimas del peor genocidio de la Historia y no
autores, como la propaganda enemiga continúa afirmando. Sólo
cuando los alemanes comprendan esto podremos nosotros entender
la completa depravación de los "institutos para la Historia moderna"
que han ignorado completamente este el más atroz de todos los
genocidios.

—WPMP3: ¿Podemos todavía comprar sus publicaciones?. ¿Podemos


comprarlas directamente a usted?

—GH: Por consideración hacia mis lectores, no estoy publicitando mi


libro revisionista histórico Freispruch für Hitler? (¿Absolución para
Hitler?) en Austria o Alemania. Este libro modesto y de bajo perfil no
viola ninguna ley secular o moral, y seguiré vendiéndolo el día
después de la apelación exitosa de mi veredicto. Con 37.000 copias
vendidas a pesar de la prohibición, es el trabajo revisionista más
extensamente vendido. Me dicen que copias usadas se venden por
tanto como 100 euros, y copias pirateadas en castellano son
ofrecidas por 50 dólares en Iberoamérica.

Aquí está una lista de mis libros publicados por la empresa


editora "Bright-Rainbow" que están disponibles:

1. Rassismus Legal? Der Plan Kalergi (¿Racismo Legal? El Plan


Kalergi), segunda edición. Acerca de los secretos del siglo XX
[Publicado en castellano como "Adiós Europa").
2. Von Deutschlands Kampf und Fall (La Lucha y el Fracaso de
Alemania), Baladas.
3. Im Alcazar Nichts Neues! (Nada Nuevo en el Alcázar), la singular
epopeya del siglo XX, 250 versos.
4. Ein Prophet Entkam (Un Profeta Escapado), los ensayos más
importantes del periódico combativo"Halt".
5. Sein Letzter Fall (Su Último Caso),el abogado Dr. Schaller
defendiendo a Honsik contra Wiesenthal.

En total, alrededor de 87.000 de mis libros han sido vendidos


fuera de los canales oficiales. La mayor parte de ellos han sido
prohibidos o al menos designados como "dañinos para lectores
jóvenes".

—WPMP3: A los opositores del Revisionismo les gusta usar el


argumento de que ellos están impacientes por debatir pero que los
revisionistas rechazan debatir con ellos. Ellos dicen que los
revisionistas, dondequiera que pueden (por ejemplo en EE.UU. donde
ellos disfrutan de "libertad de expresión"), se retiran de la discusión o
fracasan miserablemente. ¿Cuál es su respuesta a estas acusaciones?

—GH: Yo diría que el miedo de los sionistas a Ernst Zündel, quien


padeció años de detención y aislamiento en espera de su deportación,
demuestra lo contrario. Los gobernantes de EE.UU. y Canadá
estuvieron tan aterrorizados por Ernst Zündel que violaron sus
principios más venerados a fin de deportar a este pacifista y
filántropo, que está casado con una ciudadana de Estados Unidos.

Yo favorecería llevar a cabo tal discusión por medios legítimos. Yo


evitaría la "Negación del Holocausto" dondequiera que fuese posible.
En cambio, yo enfatizaría las contradicciones que hay entre los
campeones reconocidos del "Establishment" de posguerra como
Fritjof Meyer, Jean-Claude Pressac, el profesor Jagschitz y el profesor
Yehuda por un lado, y, por otro, Jean-Claude Pressac y Yehuda Bauer
(¡algunos "campeones" están a ambos lados de la cuestión!) así como
Simon Wiesenthal.

Yo solicitaría entonces la resolución de las dudas e indecisiones


intolerables. ¿Quién podría rechazar tal petición? Aunque los
escépticos y los defensores de la verdad oficial persigan dos objetivos
diferentes, el mismo camino conduce a ambos. Es el camino de la
investigación científica.

—WPMP3: Estamos viviendo en el año 2005 y, lo hayamos querido o


no, hemos sido formados por la cultura de posguerra y la
"reeducación" (o "des-educación", como sería el caso). ¿Cuál es su
opinión de las corrientes políticas nacionales recién desarrolladas, la
condición del espectro nacionalista en general y las posibilidades para
la supervivencia del Volk alemán?

—GH: Cuando veo a jóvenes alemanes "derechistas" en la televisión,


y cuán disciplinadamente ellos se oponen a los violentos "anarcos",
patrocinados por la CIA, a fin de mantener nuestras calles alemanas
abiertas para nosotros, entonces estoy profundamente impresionado.

Me acuerdo de numerosas reyertas y pendencias en salas de


reuniones que presencié, así como de los primeros "skinheads" que
nos ayudaban ya en 1980 a abrirnos camino en salas de reuniones y
en las calles.

Estoy muy orgulloso de que nunca fuimos los agresores y nunca


predicamos el odio contra nuestros oponentes.Pero el trabajo de
todos los demás también debe ser reconocido:El trabajo de cada uno
en el NPD (Partido Nacional Alemán) y la DVU (Unión
del Volk Alemán) durante décadas, así como los esfuerzos culturales,
periodísticos y de relaciones públicas, todo esto ha sido parte de
nuestra larga marcha.

Tenga presente que nuestra salvación podría llegar


anticipadamente desde una dirección totalmente diferente, como un
de político patriótico o de un partido establecido. ¡La Historia nos da
muchos ejemplos de eso! Todos los esfuerzos serán un día
considerados importantes, porque están ayudando hoy a preparar el
terreno. Alrededor del 70% de los alemanes todavía pertenecen a la
cultura alemana. Éste es un porcentaje bastante grande, de modo
que si Alemania se despertara, nuestra cantidad bastaría para acabar
con el programa de asentamiento de extranjeros y para dar voz y
peso a la repatriación de los extranjeros.

El enemigo debe saber que incluso si él tiene éxito en hacer de


nuestro Volk alemán una minoría en nuestra propia tierra gracias a su
continuación ya de décadas del Plan Kalergi, que sigue ocurriendo
ahora, no abandonaremos nuestra lucha por un Estado alemán.
Todavía será posible para nosotros forjar una "Alianza
Indogermánica" con otras naciones europeas que están enfrentando
el mismo peligro.

No debemos permitir el hecho de que millones de inmigrantes


estén inundando actualmente nuestro sistema social para que nos
convirtamos en los enemigos del Islam o de cualesquiera otros
semitas. Esto es particularmente verdadero de los árabes. ¡Al diablo
con los odios nacionales del señor Samuel P. Huntington y su
invitación a un "Choque de Culturas"!.

El enemigo debe saber que, a fin de preservar al Volk alemán,


estamos listos para aliarnos con cada nación y cada raza: el hombre
negro, el hombre amarillo y el hombre rojo. Debemos trabajar juntos
para forjar un nuevo "Ciudadano Internacional" contra la tiranía del
dinero, contra la plutocracia ante la cual la pseudo-democracia
estadounidense sucumbió en 1913 (cuando el Banco de la Reserva
Federal derrocó la Democracia en el Golpe de Estado de la Navidad de
1913). Desde aquel tiempo, la represión humana y la oposición a la
democracia y a la auto-determinación han emanado desde Estados
Unidos.

—WPMP3: ¿Cuál es su opinión de la propuesta de Haider para la


posibilidad de una política nacional para Austria?

—GH: La ley anti-democrática que prohíbe el punto de vista


nacionalsocialista hace de la fundación de un partido nacionalista algo
muy difícil.

Durante décadas esta prohibición ha sido aplicada no sólo contra


los simpatizantes de Hitler que estánactivos fuera del Partido del
Pueblo Austriaco (alrededor de 400.000) y del Partido Socialista
(alrededorde 750.000), sino también contra los inoportunos
revisionistas históricos.
Después de la exposición de Jörg Haider como un traidor contra
los votantes, contra la Democracia y laWehrmacht, veo al
purgado Partido del Pueblo Austriaco con renovada simpatía y
esperanza:Sería poco realista esperar logros inmediatos de él (como
la retirada de la Unión Europea conjuntamente con Alemania, los
Estados del Benelux [Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo] y Francia).
Tampoco podemos esperar un retorno inmediato a un Estado nacional
normal, o un rechazo del fraudulento dinero de la reserva, el dólar, o
la formación de un futuro eje entre Madrid, París, Berlín, Moscú,
Teherán, Pekín, Kabul, Calcuta, Tokio y Brasil.

Más importante aún, debe ser un partido comprometido con


el Volk alemán, un partido que sobre todo se oponga a la política
imperialista y globalista de asentamiento de extranjeros.

El destino de Haider y de Heide será una llamada de atención y


una advertencia para la dirigencia del partido. Seremos muy
observadores, y los guardianes austriacos de la cultura alemana
¡están preparados para monitorear los acontecimientos muy de
cerca!.

—WPMP3: Gracias por esta entrevista, camarada Gerd. En nombre de


los camaradas de todas partes, cordialmente le deseo todo el éxito.
Para concluír, lo invito a resumir lo que le gustaría que amigos y
enemigos por igual rescataran de esta entrevista.

—GH: Me gustaría recordar a la minoría resuelta que cuando


ganemos la mayoría, empezaremos inmediatamente a abolir las leyes
que despreciamos y a las que nos oponemos, pero las aboliremos sin
haberlas quebrantado, si eso es posible.

Debemos ser "astutos como la serpiente", porque la estupidez


frente el enemigo no es una virtud. ¡Tenemos que aceptar la voluntad
de la mayoría, incluso si aquella mayoría adora hoy a dioses falsos!
Debemos recordar que la mayoría nunca está equivocada cuando
saca su sabiduría desde fuentes incontaminadas.

Incluso después de vagar en el desierto durante sesenta años,


todavía es necesario para los ciudadanos del Reichmantener viva
nuestra fe.

¡Recuerde que la reconquista de España requirió más de


quinientos años! Es absolutamente necesario persuadir a la mayoría
del Volk, porque sin ellos no somos nada. No debemos hacernos
cargo del mandato para luchar activamente hasta que, y a menos
que, la mayoría haya dado su aprobación.
¡Esto, por supuesto, no se aplica al mandato espiritual para
persuadir los corazones y las mentes de los alemanes! La
recompensa que nos espera al final de la larga lucha es una
democracia liberada de la pústula política de los partidos, la
recompensa que tendremos después del despertar nacional de
Alemania, después de que nuestras heridas hayan sido sanadas. Será
una democracia como la de los antiguos griegos o los pastores de
Somalia, como la Loya Jirgaafgana y el Thing germánico.

Después de este despertar, las divisiones de nuestro pueblo en


"Derecha" contra "Izquierda", viejo contra joven, hombres contra
mujeres, y los nuestros contra los forasteros, divisiones que el
enemigo ha creado a fin de controlar el mundo, podrán ser
superadas.

Nuestra recompensa también incluirá una Economía nacional


liberada y unos medios de comunicación que serán devueltos a su
dueño legítimo, el Estado nacional. Al final, la mayoría estará en el
lado de los justos, ¡en una patria liberada!.

Creo que la Providencia quiere para el Volkalemán, como víctimas


del mayor genocidio de la Historia, que esté a la cabeza de las
naciones y conduzca el levantamiento no violento del mundo contra el
Imperio de los Fariseos, es decir, el Imperio sionista-estadounidense.

La Providencia nos ha elegido para conducir al mundo en la


resistencia al odio implacable del Imperio, a las mentiras
interminables y para sacarse de encima el yugo esclavizador de su
falso dólar.–

****

http://globalfire.tv/nj/10en/persecution/the_honsik_case.htm

Gerd Honsik, el Sacerdote Knirsch y el Papa Benedicto

Gerd Honsik, el austriaco poeta, escritor e investigador


del "Holocausto"publicó en 1988 un libro titulado "¿Absolución para
Hitler? 36 testigos No Escuchados versus las Cámaras de Gas". Su
amigo el sacerdote católico Viktor Knirsch escribió el siguiente
prefacio al libro:

«Como sacerdote católico le digo a usted... investigue la


existencia de cámaras de gas en el Tercer Reich.Es el derecho de
aquellos que buscan la verdad el que les sea permitido dudar,
investigar y evaluar. Dondequiera que esta duda y evaluación están
prohibidas, dondequiera que alguien exige que deba creérsele, surge
una arrogancia sacrílega que hace dudar de que sea patentemente
correcta. Por esto, si aquellos de quienes usted duda tienen la verdad
de su lado, aceptarán cualquier pregunta tranquilamente y la
contestarán con paciencia. Ellos no esconderán sus pruebas y sus
archivos. Pero si aquellas personas mienten, ellos gritarán pidiendo al
juez. Así es cómo usted los reconocerá. La verdad está siempre
serena, mientras que la mentira clama por un tribunal mundano.

Suyo sinceramente, con saludos cordiales,


Viktor Robert Knirsch

Kahlenbergerdorf (Austria), 2 de Junio de 1988».

Ambos hombres, Gerd Honsik y el sacerdote Viktor Knirsch


(Knirsch bautizó a los hijos de Honsik), estaban planeando otro libro
sobre el "Holocausto". Honsik se enteró de que Knirsch había tenido
acceso a varios informes, archivados por ministros católicos que
realizaron en ese entonces labores pastorales en el campo de
Auschwitz. Esos innumerables informes están archivados por el
Vaticano, pero mantenidos bajo llave.

"Por casualidad", poco después de la publicación del libro de


Honsik "¿Absolución para Hitler?", el sacerdote Knirsch llegó a estar
muy enfermo y fue llevado a un claustro donde él luego murió de
cáncer cerebral. Cuando su amigo Honsik lo visitó, le hizo entender
que él ya no estaba en condición de ponerse en contacto con aquellos
que tenían los informes pastorales de Auschwitz. El sacerdote Knirsch
murió poco después detrás de gruesas paredes, incapaz de hablar de
lo que él sabía.

Honsik fue juzgado por el libro "¿Absolución para Hitler?"en Viena


en 1992 y condenado a 18 meses de prisión. Antes de la detención él
se fue a España donde le concedieron asilo político no oficial.

A él le estaba yendo bien en España, con ningún acoso por parte


del sistema, hasta que él escribió al Papa en 2006 en cuanto a la
"apertura" del Vaticano de los Archivos de Auschwitz. Cuando se hizo
público (mediante Der Spiegel) que el Papa había "abierto" los
llamados Archivos de Auschwitz, Honsik quedó perplejo tras leer que
el período 1939-1945 estaba todavía bajo llave. Lo que le pareció
incluso más contradictorio fue que los centros de poder judíos e
Israel, el cual estuvo pidiendo a gritos durante aproximadamente 20
años que esos archivos "deben ser abiertos", aplaudió el cierre
continuado de esos documentos. Obviamente ellos están
completamente felices de que los documentos del Vaticano acerca del
supuesto "Holocausto"permanezcan guardados.

Desde el día en que Honsik apeló a Benedicto en una carta abierta


para que desclasificara todo el material sobre el período 1939-1945,
aumentó la presión sobre él. El sistema español comenzó a trabajar
en la extradición de Honsik a Austria. Tras la petición de Honsik al
Papa, el entonces Primer Ministro israelí Ehud Olmert voló el 12 de
Diciembre de 2006 a Roma para una visita especial con el Papa.
Ambos, el Papa y Olmert, acordaron recordar el "Holocausto"por toda
la eternidad. No se anunció ninguna apertura adicional de archivos
durante aquella reunión; y tampoco nunca después.

Honsik afirmó en su carta al Papa: "Aceptaré cualquier hecho que


esos documentos puedan revelar", y, si las opiniones de Honsik
quedasen refutadas, él pediría perdón a la judería y humildemente
cumpliría su condena de prisión. La respuesta que él recibió no fue
una réplica a su carta sino una solicitud de extradición. Él desde
entonces sufre encarcelamiento en Austria por publicar un libro no
refutado y por una petición al Papa para que abriera los Archivos
"Auschwitz". En conjunto él debe cumplir casi seis años en prisión,
pero nuevas acusaciones están en curso.–

****

https://de.wikipedia.org/wiki/Gerd_Honsik

Gerd Honsik

Gerd Honsik (nacido el 10 de Octubre de 1941 en Viena) es un


austríaco neo-nacionalsocialista que ha sido condenado por negar
el "Holocausto".Honsik proviene, según su propia declaración del 27
de Abril de 1992 ante el Tribunal Regional de Viena, de "una
honorable familia de nacionalsocialistas".Honsik es miembro de la
fraternidad de Viena "Rugia - Markomannia" y del Círculo de
Estudiantes Reformistas (Ring Freiheitlicher Studenten).

Actividades de Extrema Derecha

En 1961 participó en ataques en Viena; entre otras cosas, él lanzó


a Günther Kümel y a Peter Melzer una bomba incendiaria y libelos
contra la Embajada italiana. Por esto él fue condenado a un período
en prisión.

Desde 1967 él fue un funcionario principal del Partido Demócrata


Nacional (NDP, Nationaldemokratische Partei) en Austria, que fue
prohibido en 1988. En 1976 él fue elegido para la Junta Directiva
Nacional. Ese mismo año fue condenado a 15 meses de prisión por
arrojar una bomba de humo en la Künstlerhausde Viena.

En 1979 Honsik fue miembro del equipo editorial de la revista "Die


Babenberger",y en 1980, del equipo editorial de la revista
sucesora "Halt. Periódico Mural de la Lucha Defensiva Austriaca". En
ella, él escribió bajo el seudónimo "Gerhon Endsik", que recuerda la
frase alemana —usada ya en la Primera Guerra Mundial— "Victoria
Final" (Endsieg). En 1983 él fundó la "Sociedad Knut Hamsun de
Viena" y su publicación "El Círculo Literario Babenberger".

En 1984 él intentó fundar un partido, "Nationale Front",


organizado, de acuerdo a su programa, "para la destrucción del
sistema". El Ministerio del Interior austriaco prohibió su reunión
inaugural.

En 1986 Honsik llamó en su periódico "Halt" a que "el mundo


árabe" promoviera la "desmitificación del gaseamiento de judíos
como el mayor fraude de propaganda en la Historia mundial". La
convocatoria se publicó además en el diario kuwaití Al-Balagh.
En Octubre de 1987 fue "asesor jurídico e ideológico" del
austriaco "Movimiento Popular" (también conocido como "Movimiento
Popular contra la Sobreinmigración" o Movimiento "Alto a los
Extranjeros", Ausländer-Halt). Entre Marzo de 1988 y Abril de 1991
fue su presidente. En 1990 el Tribunal de distrito de Múnich condenó
a Honsik por "sedición, incitación al odio racial, e insulto y difamación
de la memoria de los muertos".

En 1988 Honsik imprimió el libro "¿Absolución para Hitler? 37


Testigos No Escuchados contra la Cámara de Gas", en el cual negaba
el "Holocausto", y que contenía una entrevista con el capitán SS Alois
Brunner, que había sido ayudante de confianza de Adolf Eichmann, y
que estaba en la clandestinidad. Por dicho libro un jurado en Viena lo
condenó el 5 de Mayo de 1992 por Resurgimiento de Actividades
Nacionalsocialistas(NS-Wiederbetätigung) a una pena de prisión de
18 meses. La Corte Suprema de Justicia de Austria rechazó, sin
embargo, su petición de nulidad y su apelación en contra.

Como resultado de eso, Honsik huyó a España, donde la negación


del "Holocausto"no es castigable. Desde allí publicó la revista "Halt" a
intervalos irregulares, sacando a luz cuestionamientos
del "Holocausto" y artículos anti-judíos y enviando correos
electrónicos de extrema Derecha.

En Diciembre de 2005 Honsik pidió al embajador de Irán en


Alemania asistencia jurídica para Ernst Zündel, que había sido
acusado entonces de negar el "Holocausto". Esos contactos debieron
haber proporcionado el impulso para la «Conferencia Internacional
para la Revisión del "Holocausto"»realizada en Diciembre de 2006 en
Teherán, a la que asistió el abogado de Honsik, Herbert Schaller.
El 23 de Agosto de 2007 Honsik fue detenido en Málaga en base a
una orden de detención europea emitida por la corte de Viena y
entregado el 4 de Octubre de 2007 a la Justicia de Austria.
Anteriormente España había rechazado dos veces la extradición de
Honsik; la Orden de Detención Europea permite la extradición por
"racismo" y "xenofobia", incluso si en el Estado en que se encuentra
el requerido ello no es punible.

El 3 de Diciembre de 2007 tuvo lugar la audiencia de apelación


cancelada antes por "No comparecencia de la persona en cuestión" en
el juicio de 1992 ante el Alto Tribunal regional de Viena. Dicho
recurso fue desestimado y se confirmó la condena a prisión
incondicional por 18 meses.

En Mayo de 2008 la Fiscalía de Viena nuevamente presentó cargos


contra Honsik por "resurgencia de actividades nacionalsocialistas". En
el caso de culpabilidad en el sentido de la acusación, la amenaza de
arresto es hasta por 20 años. El 27 de Abril de 2009 Honsik fue
sentenciado a 5 años de prisión. El veredicto de culpabilidad fue
confirmado por la Corte Suprema y la cantidad de la pena fue
reducida el 1º de Marzo de 2010 a 4 años por el Tribunal de
Apelación de Viena.

En Julio de 2010 continuó el proceso por ciertos pasajes de dos


libros de Honsik, "Schelmund Scheusal"(Sinvergüenza y Monstruo)
y "Der Juden Drittes Reich? Halt dem Kalergi-Plan" (¿El Tercer Reich
de los Judíos? Alto al Plan Kalergi), donde sostiene que Simon
Wiesenthal y otros judíos habían inventado el "Holocausto" para
beneficiarse de su comercialización. El 9 de Septiembre un juicio de
primera instancia (no vinculante) fue emitido por otros dos años en
prisión, con lo que la pena total puede abarcar 6 años.

El 8 de Septiembre de 2011 Honsik fue liberado prematuramente


de la prisión debido a su avanzada edad y a su integración social en
España.–

****

http://en.metapedia.org/wiki/Gerd_Honsik
http://de.metapedia.org/wiki/Honsik,_Gerd

Gerd Honsik fue condenado en varios procedimientos judiciales de


Austria a multas en dinero y penas de prisión.

En 1990 Honsik fue condenado por el Tribunal de Distrito de la


República Federal Alemana en Múnich por supuesta "incitación a la
gente, incitación al odio racial y difamación y denigración de la
memoria de los muertos".

A causa de la publicación de su libro "¿Absolución para


Hitler?"Honsik fue condenado el 5 de Mayo de 1992 en Viena a un
año y medio de prisión. Honsik pudo escapar de dicha sentencia a
prisión huyendo a España.

El 23 de Agosto de 2007, por medio de una orden de detención


europea emitida por el Tribunal Penal de Viena, Honsik fue detenido
en Málaga por la policía española. En el pasado, España había
rechazado dos veces entregar a Honsik, por intervención personal del
rey Juan Carlos. La extradición de Honsik a Viena tuvo lugar el 4 de
Octubre de 2007.

El 3 de Diciembre de 2007 tuvo lugar la audiencia de apelación


por el juicio de 1992 ante el tribunal Oberlandesgericht de Viena. El
recurso fue desestimado y confirmó la pena de prisión incondicional
de 18 meses. En Mayo de 2008 el fiscal de Viena volvió a presentar
acusaciones por supuestos "delitos nacionalsocialistas", donde en
caso de ser declarado culpable por lo tanto, lo amenazaban hasta 20
años de prisión.

El 20 de Abril de 2009, ante el Tribunal Regional de Viena se inició


el juicio de Gerd Honsik. Honsik fue condenado a cinco años de
prisión el 27 de Abril de 2009 a causa de sus opiniones, que ponen en
duda la existencia de cámaras de gas en los campos de trabajo
nacionalsocialistas de la 2ªGM, y piden un examen forense del
supuesto "Holocausto".

El 1º de Marzo de 2010 fue apelada la sentencia a cuatro años. En


Julio de 2010 continuó el proceso debido a pasajes en los libros de
Honsik "Canalla y Monstruo" y "Rassismus Legal. El Tercer Reich
Judío". Los textos y las citas en los libros fueron sacados de contexto
y reinterpretados por el prejuicioso fiscal marxista como
resurgimiento de actividades nazis. El 9 de Septiembre Gerd Honsik
fue condenado a dos años más de prisión, lo que resulta en una pena
total de seis años.

El 8 de Septiembre de 2011 Honsik, debido a su vejez y su


integración social en España después de haber cumplido 2/3 de su
condena en prisión, salió anticipadamente de la prisión, y se le
permitió viajar a España donde ya ha vivido con su familia durante
años.–

****
http://globalfire.tv/nj/10en/persecution/honsik_trial.htm

Honsik de Nuevo ante el Tribunal de la Inquisición

El 20 de Julio de 2010 fue la fecha de otro proceso judicial contra


Gerd Honsik, del cual nada bueno podría esperarse. Recordamos su
escandaloso juicio-espectáculo en 2009, cuyo comienzo fue
programado para el 20 de Abril [1]. Aquella farsa legal terminó con
un encarcelamiento adicional de cinco años para el patriótico poeta y
escritor.

[1] http://globalfire.tv/nj/09de/verfolgungen/honsik1.htm

¿Qué mensaje está enviándonos la Comunidad Cultural Israelí de


Austria con esta fecha del 20 de Julio? [la fecha del intento de
asesinato de Hitler en 1944]. Al elegir esa fecha histórica para el
comienzo del último juicio-espectáculo contra Honsik, Ariel Muzikant
aparentemente quiere enfatizar su triunfo sobre los científicos y
activistas de derechos humanos que se atreven a oponerse a las
mentiras del lobby sionista.

Una vez más la acusación contrasta sorprendentemente con las


normas de justicia que debieran prevalecer en una nación legalista. El
débil pretexto para el último "Proceso 3g" contra Honsik son dos de
los libros de Honsik: "Schelm und Scheusal. Meineid, Macht und Mord
auf Wizenthals Wegen"(Demonio y Criminal. Perjurio, Poder y
Asesinato en las Huellas de Wizenthal) y "Rassismus Legal? Der
Juden Drittes Reich?"(¿Racismo Legal?. ¿El Tercer ReichJudío?). Los
"Procesos 3g" son aquellos efectuados bajo la Sección 3g de
la Verbotsgesetz austriaca (Ley de Prohibición) de 1947, que reprime
severamente la "Wiederbetätigung im Nationalsozialistischen
Sinne"(Revitalización de la mentalidad nacionalsocialista).
El libro acerca de Wiesenthal, basado en fuentes oficiales,
documenta irrefutablemente las mentiras y crímenes de dicho
personaje. En una nación constitucional de leyes, el libro no sería
acusable, ya que está basado en fuentes oficiales; y lo mismo vale
para "¿Racismo Legal?". A causa de la inatacable documentación de
ambos libros, el Establishmenteligió una acusación basada en el
"párrafo mágico" 3g de la Verbotsgesetz(Ley de Prohibición) de 1947
como fue dictada por los victoriosos enemigos de Austria y Alemania.
Una "Acusación 3g" priva a las personas procesadas del derecho de
defenderse con presentaciones evidenciales, lo cual claramente es
una violación de todas las normas internacionales de derechos
humanos.

Peor aún, cada tentativa de defenderse en los "Procesos 3g" tiene


como resultado una condena adicional, al igual que con las
acusaciones por el "Parágrafo 130" en la República Federal de
Alemania. En Austria, las condenas bajo la Sección 3g prevén el
encarcelamiento por hasta 20 años, ¡más riguroso que por asesinato!.
Considere que este castigo draconiano es impuesto únicamente para
expresiones de opinión y referencias a hechos históricos indiscutibles.

Lo medular del asunto es: cuando los hechos acerca de delitos y


estafas judíos son hecho públicos, la verdad es castigada con la
cadena perpetua y el acusado es procesado sin el derecho a
demostrar su inocencia por medio de una defensa basada en pruebas
forenses y documentales. En opinión de los observadores
internacionales de procesos judiciales por razones políticas, este
ejercicio austriaco y alemán en la tiranía supera incluso a los célebres
juicios-espectáculo estalinistas: "Tales disposiciones requerirían una
declaración de guerra por parte de Naciones Unidas. Nunca he visto
tal degradación de la justicia", dijo un observador de Noruega.

Cuando consideramos que ambos libros fueron incluídos ya en la


acusación en el proceso precedente de Honsik (Abril de 2009), esto
nos quita completamente el aliento. En 2009 el juez Andreas Böhm
sabía que los juristas se sobreexigirían para poner a Honsik entre
rejas por más de cinco años, ya que él no estaba condenado por
ningún delito sustancial. Böhm dio por sentado que la poca conciencia
residual y el profesionalismo que quedaba en sus juristas se rebelaría
contra un castigo de entre siete a diez años y trabajaría contra una
condena.

Por esta razón él instruyó al fiscal de distrito Stefan Apostol para


retener los libros incriminatorios de la acusación y ahorrarlos para un
posterior proceso con una sentencia adicional: «En opinión de la
Fiscalía, las obras incriminadas "Schelm und Scheusal" y "Rassismus
Legal?"claramente cumplen los elementos de un delito como está
establecido en la Sección 3g de la Ley de Prohibición. Ellos fueron
incluídos en la acusación durante el juicio anterior, pero fueron
suprimidos entonces a fin de evitar retrasar las
medidas»(diepresse.at, 9 de Julio de 2010).

Eso funcionó perfectamente para el Tribunal Inquisitorial del juez


Böhm. Los juristas impusieron "sólo" una condena de prisión de cinco
años a Honsik, quien era inocente de cualquier delito. Eso fue
después de que él había cumplido ya 18 meses por su libro más
conocido "Freispruch für Hitler?"(¿Absolución para Hitler?). Con esto,
queda claramente expuesta la intención de Apostol de obtener un
veredicto total más rígido en base a la misma acusación mediante un
nuevo proceso. En el proceso del 20 de Julio de 2010 los libros fueron
incriminados por separado y con nuevos juristas, a fin de conseguir
un encarcelamiento extra.

Pudimos observar un acontecimiento inesperado en ese proceso


del 20 de Julio, sin embargo. Ya que Honsik no tenía nada más que
perder, él lanzó un ataque frontal contra el Tribunal Inquisitorial. Al
comienzo de los procedimientos Honsik comentó: "No soy yo el gran
mentiroso, el moderno Münchhausen. Es Simon Wiesenthal. Cada
persona entendida sabe que no hubo ni una sola cámara de gas
homicida en suelo alemán o austriaco. La mentira de 65 años sobre
las cámaras de gas homicidas en Mauthausen y Dachau ha llegado a
un final, mientras usted está contento de suprimir la evidencia de seis
millones de alemanes asesinados y presentándome como el gran
mentiroso".

El mentiroso barón del "Holocausto"Simon Wiesenthal hizo


asesinar bestialmente al comandante del Campo de Mauthausen,
Franz Ziereis, ahorcado desnudo en la cerca y con lemas escritos en
cuerpo. En su libro "KZ Mauthausen" (Linz, 1946) Wiesenthal afirma
que, cuando Ziereis estaba agonizando, el martirizado comandante le
confesó que cuatro millones de personas habían sido gaseadas en
Mauthausen: "En mi estimación, como he inspeccionado los archivos
en el sótano, aproximadamente cuatro millones de personas fueron
gaseadas (en Hartheim / Mauthausen) con monóxido de carbono
durante un año y medio, incluyendo a retrasados mentales".
Notemos al pasar que "los "libertadores" estadounidenses
dispararon al desarmado Ziereis tres veces en el abdomen y
permitieron que él muriera muy lentamente en una gran agonía. Ellos
negaron sus súplicas de un golpe de gracia, e incluso le dieron
infusiones de su propia sangre a fin de prolongar su agonía. Sólo
después de que él había "confesado"que "cuatro millones habían sido
gaseados" en Mauthausen, ellos permitieron que él muriera. Después
su cuerpo desnudo fue colgado en la cerca del campo, cubierto con
frases y dejado descomponerse, lo que Simon Wiesenthal
orgullosamente relató durante el resto de sus días.

El 4 de Febrero de 2006 el Österreichische Nachrichten reportó en


la página 3: "Hacia fines de Abril de 1945, más de cuatro mil
personas habían sido asesinadas en Mauthausen". Es importante
notar el significado del uso de la palabra "asesinadas" más bien que
"gaseadas". Está claro que nuestro "Münchhausen del Holocausto"
despreocupadamente añadió a 3.996.000 víctimas al total de Ziereis,
y él obviamente ignoró además la supuesta mención del monóxido de
carbono.

El cuento de hadas sobre el "jabón hecho con judíos" es otra


invención de Wiesenthal. La "Mentira del Jabón" realmente fue
propaganda anti-alemana resucitada de la Primera Guerra Mundial,
salvo que en la versión más temprana los alemanes arrojaban bebés
belgas en tinas de jabón hirviendo. Todas estas absurdas mentiras
propagandísticas todavía son ofrecidas como la verdad oficial en
Austria, donde depravados inquisidores con lazos cercanos con la
Comunidad Cultural Israelí, como Stefan Apostol, procesan a
científicos, escritores e investigadores como Gerd Honsik como
importantes criminales.
Honsik eligió una comparación inapropiada cuando él comparó la
persecución a su persona con la de Nelson Mandela: "Tal como
Nelson Mandela, fui perseguido durante 25 años", dijo él al Tribunal.
Mandela fue, después de todo, un asesino y un saboteador, y no
perseguido injustamente como Honsik. El 20 de Abril de 1964
Mandela declaró ante el Tribunal sudafricano que él y sus compañeros
conspiradores estaban luchando por derrocar al gobierno de Sudáfrica
mediante sabotaje y violencia, incluyendo numerosos asesinatos.
Como Mandela declaró en el estrado de los acusados, la resistencia
no violenta habría resultado en la capitulación del Congreso Nacional
Africano. En contraste con Mandela, Honsik es un hombre de palabras
más bien que de violencia.

En cuanto a los puntos de vista de Honsik con respecto a las


presuntas cámaras de gas, las fuentes oficiales hace mucho
admitieron que no hubo ninguna cámara de gas homicida en Dachau
o en Mauthausen. Así, las explicaciones de Honsik no eran nuevas
para el Tribunal. Tales procesamientos, a pesar de las admisiones
oficiales, serían muy significativos en otros países, pero no en Austria
donde prevalecen "las condiciones más libres de toda la
Historia". Aquí, las mentiras de la propaganda Aliada sobre
gaseamientos masivos todavía son aceptadas como la verdad oficial.
Al concluír el juicio contra Honsik hace un año, él fue condenado a
cinco años por exponer y denunciar públicamente estas mentiras
oficiales.

Como era de esperarse, los mendaces medios austriacos de


comunicación todos publicaron artículos titulados "Honsik Niega en el
Tribunal la Existencia de Cámaras de Gas". Honsik por supuesto no
estaba "negando la existencia" de todas las "Cámaras de Gas", sino
que él estaba señalando específicamente las mentiras oficiales acerca
de las "cámaras de gas" en Dachau y Mauthausen. Fue oficialmente
confirmado hace mucho que no existió ninguna de tales
instalaciones: "En respuesta a su pregunta, deseamos informarle que
no ocurrieron gaseamientos (homicidas) en el Campo de
Concentración de Dachau"[Stadt Dachau, AZ: 4.2/Ra/Sa,
14.11.1988].

Honsik tomó una decisión jurídica al seguir la línea del antiguo


editor del Spiegel Fritjof Meyer y admitir la existencia de "cámaras de
gas" en "dos casas de granja" en el recinto de Birkenau en Auschwitz.
No hay ninguna evidencia física de que tales cámaras alguna vez
existieran, como fue establecido a principios de los años '90 en un
informe experto preparado por la compañía alemana de estudios
aéreos Hansa-Luftbild. A causa de la aceptación judicial en cuanto a
la "cámara de gas de la casa de granja", el juez Andreas Böhm y el
fiscal de distrito Stefan Apostol pueden encontrar difícil de acusar a
Honsik de "negar la existencia de todas las cámaras de gas". Sin
embargo, por obediencia a sus amos, los periodistas que sirven a los
intereses del lobby sionista entonces lanzaron otra diatriba llena de
odio contra el poeta patriótico, mintiendo: "¡Honsik niega la
existencia de las cámaras de gas!".

La verdad simple es que no hubo ninguna "cámara de gas" en


Dachau ni en Mauthausen. ¡Por lo tanto Honsik no puede
probablemente "negar" tales fabricaciones, sino simplemente
cuestionarlas. [Nota: el verbo alemán "leugnen"(derivado de "lügen",
"mentir") tiene un sentido ligeramente diferente del inglés "negar o
cuestionar". "Leugnen"implica negar algo que se sabe que es
verdadero].

A pesar de la verdad fáctica científicamente probada y la


evidencia empírica, las clases escolares todavía son canalizadas por el
complejo de mentiras acerca de Dachau y Mauthausen y a los niños
se les hace creer, mediante explicaciones ambiguas, que los
presidiarios eran "gaseados" allí. Muy recientemente el Gobierno
incluso comenzó a obligar a alumnos musulmanes a someterse a este
mendaz lavado de cerebro, lo cual traumatiza y envenena sus almas.

Desafortunadamente no sabemos exactamente lo que Honsik dijo


en la sala del tribunal, ya que no se puede confiar en los medios de
comunicación controlados por el Lobby. Todos los periódicos
del Establishment citaron a Honsic diciendo que "niego que las
atrocidades cometidas abiertamente fueran autorizadas por el Estado
(del Tercer Reich)".

Ésta es evidentemente otra fabricación, que no tiene sentido en


absoluto, ya que Honsik nunca habría usado la
palabra "leugnen": "leugnen" se deriva del verbo "lügen", que
significa "mentir". Honsik es inteligente, entendido y elocuente. Él
habría dicho "Ich widerlege"("cuestiono") más bien que "Ich
leugne". (Es muy improbable que él hubiera usado las
frases "atrocidades abiertamente cometidas" o "autorizadas por el
Estado"). Una vez más los medios de comunicación
del Lobby falsifican deliberadamente lo que dice Gerd Honsik.

El juez obviamente fue incapaz de intimidar a este acusado. El


juez Böhm estaba sumamente agitado y advirtió a Honsik una y otra
vez: "Usted está caminando por una delgada capa de hielo. Sin
embargo, Honsik no hizo caso de las advertencias y siguió sus
ataques contra Simon Wiesenthal"(periódico en
línea Österreich, oe24.at, 20.07.2010).

El hecho de que el juez cada vez más nervioso dificultara a ambos


abogados de Honsik realizar su mandato para defender a su cliente,
da una buena indicación de cuán "democrático" es el procedimiento
de la sala del tribunal austriaco. El juez intentó burlar al doctor
Schaller y engañarlo para que diera una respuesta que reflejara las
conclusiones científicas sobre las presuntas "cámaras de gas": "El
abogado de la defensa siempre evitó dar una respuesta a la repetida
pregunta del juez en cuanto a si él, el doctor Schaller, afirmaba que
no hubo ninguna cámara de gas" (oe24.at, 20.07.2010).

Esto da un buen ejemplo del sentido de justicia de nuestro "Holo-


sistema". Es obvio que la Defensa debe ser capaz de creer en hechos
irrefutables y en las conclusiones de la libre investigación científica.
Es igualmente obvio que también al abogado debe permitírsele
expresar sus convicciones ante el Tribunal, tal como su cliente las
experimenta. Si el doctor Schaller hubiera respondido con hechos
científicamente probados, él habría sido arrestado en la sala del
tribunal. Incluso en vista de estas condiciones, estos desvergonzados
secuaces hablan incoherentemente acerca de la "democracia" y de
una "nación legalista".

Honsik fue capaz de propinar algunos golpes contra el Sistema del


cual no se recuperará fácilmente. Él presentó 65 mociones
probatorias, todas documentos estatales oficiales, que contradicen las
mentiras oficiales sobre las "cámaras de gas" en Mauthausen y
Dachau. Además, sus mociones probatorias incluyen pasajes de los
libros de Wiesenthal y otros escritos que él había usado en su libro
acerca de Wiesenthal como evidencia apuntaladora de sus
revelaciones. Además, puesto que Honsik "aceptó" la existencia de
las supuestas "cámaras de gas de la casa de granja" de Birkenau, él
no puede ser inculpado con acusaciones adicionales de "negación"
conforme al Párrafo 3g.

Si las mentiras propagandísticas acerca de las "cámaras de gas"


de Mauthausen y Dachau colapsan debido a los mociones probatorias
de Honsik, la sentencia que lo condenó a 5 años en su juicio de 2009
tendrá que ser anulada. Esto es porque la sentencia fue impuesta
específicamente debido a sus afirmaciones históricamente correctas
pero políticamente incorrectas acerca de esas falsas "cámaras de
gas". Si la sentencia fuera anulada, esto le daría un golpe mortal a
las mentiras oficiales del "Holocausto".Y si una muralla de mentiras
acerca del "Holocausto" colapsa, las paredes restantes del templo
entero de mentiras deben inevitablemente colapsar también.

Es muy sorprendente que el juez Böhm no descartara


sumariamente las 65 mociones probatorias de Honsik, como él lo hizo
en Abril de 2009. En vez de ello, él pospuso los procedimientos del
juicio hasta el 9 de Septiembre, específicamente debido a dichas
mociones. Por supuesto, Böhm todavía puede rechazar todas las
mociones probatorias de Honsik. ¿Pero durante cuánto tiempo
todavía la "muralla de mentiras" del Gobierno será capaz de estar de
pie, puesto que las administraciones de los museos tanto de
Mauthausen como de Dachau apoyan inequívocamente las opiniones
de Honsik?.

Esto no puede persistir durante más tiempo. Esperemos que estas


mentiras oficiales, que son una amenaza para toda la Humanidad,
estén respirando su último aliento.–

0 0

 11/05/15--02:49: Sobre la Misión Civilizadora de


Occidente

Publicado originalmente en el vol. 17 Nº 3 del Journal of Historical


Review, de Mayo-Junio de 1998, el siguiente breve texto que ofrecemos
en castellano plantea una reivindicación de la obra civilizadora del
hombre occidental, contrastándola aquí con algunos testimonios
historiográficos del pasado que dejan entrever comportamientos que a
aquél no le parecen adecuados. La reivindicativa reflexión tiene que ver,
primero, con la ola de críticas contra la occidentalidad (que suele
arreciar cada 12 de Octubre), y, segundo, con la falta de fe que se
quiere inculcar para superponer otros modos de vida, válidos segú n el
relativismo cultural y moral.
Estilos de Vida: Nativos e Impuestos
por Kevin Beary, 1998

"El Reproche que Os Hacen Vuestros Superiores"


("The blame of those ye better", Rudyard Kipling, 1899)

Durante décadas los líderes afro-estadounidenses han estado


pidiendo una disculpa formal por parte de Estados Unidos por el papel
que éste jugó en el comercio de esclavos, con algunos incluso
solicitando reparaciones. Las tribus indias norteamericanas proclaman
su estatus exento de impuestos como algo que a ellos se les debe
tras un legado de persecución por parte de Estados Unidos. Los
estadounidenses de origen mejicano en el Sudoeste de Estados
Unidos procuran incorporar esa región, incluyendo California, a
Méjico, o incluso establecer una nación independiente, Aztlán, que
recreará las glorias del Imperio azteca, destruído hace siglos por los
imperialistas españoles.

Que vivimos en una época de resentimiento y victimización no es


nada nuevo. Pero estos pueblos —estos estadounidenses de origen
mejicano, estos indios norteamericanos, estos afro-
estadounidenses— ¿realmente perdieron más de lo que ellos ganaron
en su confrontación con Occidente?. ¿Fueron ellos privados de su
nobleza, y embrutecidos?, ¿o la subyugación Blanca los obligó a dejar
de lado el salvajismo y el estado de barbarie, y los llevó, aunque de
mala gana, hacia la humanidad civilizada?.

Hoy a nuestros hijos se les enseña que la gente que vivía en el


hemisferio occidental precolombino no eran "salvajes indios
despiadados"(como Jefferson los llama en la Declaración de
Independencia), muchos de los cuales se deleitaban con la tortura y
el canibalismo, sino más bien "nativos estadounidenses"
espiritualmente iluminados cuya nobleza sabia y pacífica fue
salvajemente destruída por la invasión de bárbaros europeos; que los
aztecas no eran practicantes de sacrificios humanos y canibalismo a
una escala tan enorme que a la mente del estadounidense del siglo
XX le cuesta comprender, sino más bien los defensores de una
civilización avanzada que fue destruída por los brutales
conquistadores españoles; y que los africanos no eran incultos y
caníbales comerciantes de esclavos sino poco apreciados
constructores de grandes Imperios.

Pero precisamente ¿cómo vivían esos pueblos antes de que ellos


entraran en contacto con europeos? Aunque el mito histórico está
cada vez más rápidamente reemplazando a la Historia basada en
hechos, no sólo en la cultura popular sino también en nuestras
escuelas y universidades, todavía podemos encontrar relatos
históricos exactos sepultados en grandes bibliotecas o en librerías de
segunda mano.

Civilización Azteca

En su famosa obra La Conquista de la Nueva España, Bernal Díaz


del Castillo describe la marcha sobre Méjico con su capitán, Hernan
Cortés, en 1519. Las fuerzas españolas partieron desde el Golfo de
Méjico, y una de las primeras ciudades que ellos visitaron fue
Cempoala, situada cerca de la costa, donde Cortés le dijo a los jefes
que "ellos tendrían que abandonar sus ídolos en los cuales ellos
equivocadamente creían y adoraban, y no sacrificar más almas a
ellos". Como relata Díaz:

"Cada día ellos sacrificaban delante de nuestros propios ojos tres,


cuatro o cinco indios, cuyos corazones eran ofrecidos a aquellos
ídolos, y cuya sangre empastaba las paredes. Los pies, los brazos y
las piernas de sus víctimas eran cortados y comidos, tal como
nosotros comemos carne de vaca de la carnicería en nuestro país.
Incluso creo que ellos la vendían en los tianguez o mercados".
De su permanencia en Tenochtitlán, la actual Ciudad de Méjico y
núcleo del Imperio azteca, Díaz describe lo que los sirvientes del
emperador Moctezuma preparaban para su señor:

"más de treinta platos se cocinaban en su estilo nativo... He oído


que ellos solían cocinarle la carne de muchachos jóvenes. Pero como
él tenía tal variedad de platos, hechos de tantos ingredientes
diferentes, no podíamos decir si un plato era de carne humana o de
otra cosa... Sé con seguridad, sin embargo, que después de que
nuestro capitán habló en contra del sacrificio de seres humanos y de
comer su carne, Moctezuma ordenó que aquello ya no le fuera
servido".

Al renunciar al canibalismo, Moctezuma ¿estaba cooperando en la


destrucción de sus "raíces culturales" aztecas, o estaba ayudando a
una victoria de las costumbres civilizadas por sobre las bárbaras?.

Algunas páginas más adelante, Diaz proporciona una detallada


descripción de

"la manera de sus sacrificios [de los aztecas]. Ellos abren el pecho
del miserable indio con cuchillos de sílex y rápidamente arrancan el
corazón palpitante que, junto con la sangre, ellos presentan a los
ídolos en cuyo nombre ellos han realizado el sacrificio. Luego ellos
cortan los brazos, los muslos y la cabeza, comiendo los brazos y los
muslos en sus banquetes ceremoniales. La cabeza ellos la cuelgan en
una viga, y el cuerpo del hombre sacrificado no es comido sino dado
a las bestias de presa".
Díaz también describe el gran mercado de Tenochtitlán, y sus

"comerciantes en oro, plata, y piedras preciosas, plumas, capas y


artículos bordados, y esclavos hombres y mujeres que también son
vendidos allí. Ellos llevan a tantos esclavos para ser vendidos en
aquel mercado como los portugueses llevan negros de Guinea.
Algunos son llevados allí atados a largos postes por medio de collares
alrededor de sus cuellos para impedirles escapar, pero otros son
dejados sueltos".

Claramente fueron los españoles los que acabaron con el sacrificio


humano y el canibalismo entre la gente del Méjico pre-Cortesiano. En
cuanto a la esclavitud, es muy obvio que los europeos no la
introdujeron en el Nuevo Mundo sino que ellos la erradicaron, aunque
no inmediatamente. Además, el impulso moral para ponerle fin a la
esclavitud vino de Occidente, específicamente de Inglaterra. Si los
aztecas, indios y africanos hubieran sidos dejado a sus propios
recursos, la esclavitud bien podría haber seguido existiendo en Norte
y Sudamérica, como lo hace en algunas partes de la actual África.

IMAGEN: Después de la ceremonia en la cual son sacrificados seres


humanos a sus dioses, los aztecas de alto rango comen la carne de
las víctimas. (Ilustración española contemporánea, del Códice
Magliabechiano).Un testigo español de aquella época comentó: "Esta
figura demuestra la cosa abominable que los indios hacían en la
época en que ellos sacrificaban a sus ídolos. Después [del sacrificio]
ellos colocaban muchas grandes vasijas de tierra de cocina con
aquella carne humana delante del ídolo que ellos llamaron
Mictlantecuhtli, que significa Señor del Lugar de los Muertos, como es
mencionado en otras partes [de este libro]. Y ellos la daban y
distribuían a la nobleza y a los capataces, y a aquellos que servían en
el templo del demonio, que ellos llamaban Tlamacazqui. Y éstos
distribuían entre sus amigos y familias aquella carne y aquellas
personas que ellos habían dado [al dios como una víctima humana].
Ellos dicen que sabía como la carne de cerdo. Y por esta razón la
carne de cerdo es muy deseable entre ellos".

Nativos Norteamericanos

En su épica obra France and England in North America, el gran


historiador estadounidense Francis Parkman describe los hábitos
culinarios y recreacionales de principios del siglo XVII de los indios
Iroqueses (también conocidos como las Cinco Naciones, de quienes,
dicen algunos, Estados Unidos sacó elementos para su Constitución).
Él dice que los Iroqueses, junto con otras tribus del Noreste de
Estados Unidos y de Canadá, "estaban experimentando aquel proceso
de exterminio, absorción o expatriación que, como hay razón para
creer, había formado durante muchas generaciones la historia
sombría y sin sentido de la mayor parte de este continente". Parkman
describe un ataque llevado a cabo por los Iroqueses sobre un grupo
cazador Algonquino, a fines del otoño de 1641, y el tratamiento de
los Iroqueses a sus prisioneros y víctimas:

«Ellos amarraban la manos y los pies de los prisioneros,


reavivaban el fuego, ponían los calderos, cortaban en pedazos los
cuerpos de los asesinados, y los hervían y devoraban delante de los
ojos de los desventurados sobrevivientes. "En pocas palabras", dice la
narradora [es decir, la mujer Algonquina que escapó para relatar la
historia], "ellos comían a los hombres con tanto apetito y más placer
que los cazadores cuando comen un cerdo o un venado...".

«Los vencedores banqueteaban en la choza hasta casi el


amanecer... entonces comenzaba su marcha a casa con sus
prisioneros. Entre éstos había tres mujeres, de las cuales la narradora
era una, que tenían cada una un hijo de pocas semanas o meses. En
la primera detención, sus captores les arrebataron sus bebés, los
ataron a unas varas de madera, los colocaron para morir despacio
delante de un fuego, y se deleitaron con ellos ante los ojos de las
madres atormentadas, cuyos chillidos, súplicas y esfuerzos frenéticos
por romper las cuerdas que las sujetaban se encontraron con burlas y
risas...».

Los Iroqueses llegaron a su pueblo con sus prisioneros, cuya


tortura estaba

«diseñada para causar todo el sufrimiento posible sin tocar la vida.


Consistía en golpearlos con palos y garrotes, cortarle sus miembros
con cuchillos, cortarle sus dedos con conchas de almeja,
chamuscarlos con brasas, y otros tormentos indescriptibles. Las
mujeres eran desnudadas completamente y obligadas a bailar el
canto de los prisioneros varones, entre los aplausos y la risa de la
muchedumbre...

«A la mañana siguiente, ellos fueron colocados en un gran tablado,


a la vista de toda la población. Era un día de gala. Jóvenes y viejos se
habían congregado desde lejos y desde las cercanías. Algunos
subieron al andamio y los quemaron con antorchas y tizones;
mientras los niños, que estaban debajo de la plataforma, aplicaron
fuego a los pies de los prisioneros entre las grietas... El estoicismo de
uno de los guerreros enfureció a sus captores sobremanera... ellos
cayeron sobre él con furia redoblada, hasta que sus cuchillos y teas
no dejaron en él ninguna apariencia de humanidad. Él fue desafiante
hasta el final, y cuando la muerte llegó para su alivio, ellos
arrancaron su corazón y lo devoraron; luego cortaron su cuerpo en
pedazos, e hicieron su banquete de triunfo con sus miembros
destrozados.

«Todos los hombres y todas las ancianas del grupo fueron muertos
en una manera similar, aunque muy pocos mostraron la misma
asombrosa valentía. A las mujeres más jóvenes, de quienes había
aproximadamente treinta, después de pasar sus ordalías de tortura,
se les permitió vivir; y, desfiguradas como estaban, fueron
distribuídas entre varios pueblos, como concubinas o esclavas de los
guerreros Iroqueses. De este número era la narradora y su
compañera, quienes... escaparon durante la noche hacia el
bosque...».

De este relato, Parkman escribe: "Repugnante como es, es


necesario contarlo. Baste decir que está respaldado por el cuerpo
entero de la evidencia contemporánea en cuanto a las prácticas de
los Iroqueses y algunas tribus vecinas".

El "gran tablado" en el cual los prisioneros fueron colocados, está


en otra parte en su narrativa mencionada por Parkman como "los
andamios de tortura" de los indios, el equivalente indio del escenario
teatral europeo, mientras que las torturas realizadas por los indios
sobre sus vecinos —y sobre el raro misionero que resultó aparecerse
en su camino— eran el equivalente de la puesta en escena europea
de aquellos nobles salvajes.

Si los descendientes de las tribus de Nueva Inglaterra ahora


dedican su tiempo a la venta de cigarrillos libres de impuestos, a
hacer girar ruedas de ruleta o a repartir barajas de naipes, más bien
que a la captura, tortura y consumo de los miembros de sus vecinos
tribales, ¿no deberíamos dar gracias a aquellos valientes jesuítas que
sacrificaron todo para redimir a esos "estadounidenses nativos"?.
Africanos Nativos

¿Qué tipo de vida vivía el africano en su tierra natal, antes de que


él fuera traído a América y presentado a la civilización occidental?
Que la esclavitud era extensamente practicada en África antes de la
llegada del hombre Blanco está fuera de toda duda. ¿Pero qué clase
de civilización autóctona disfrutaba el africano?.

En A Slaver's Log Book, que es una crónica de las experiencias del


autor en África durante las décadas de 1820 y 1830, el capitán
Theophilus Conneau (o Canot) describe una celebración de victoria
tribal en un pueblo que él visitó después de un ataque efectuado por
una tribu vecina:

«Al invadir el pueblo, algunos guerreros habían encontrado en la


casa del Jefe varias vasijas con ron, y ahora la botella daba la vuelta
con rapidez asombrosa. El baile feroz y salvaje fue sugerido
entonces. Las campanas de guerra y los cuernos habían sonado a la
llegada de las mujeres guerreras, quienes durante el asalto de un
pueblo generalmente hacen su entrada a tiempo para participar en la
división de la carne humana; y cuando los muertos y heridos estaban
listos para el cuchillo, ellas llegaban como furias, y en perfecto estado
obsceno de desnudez, realizaban el baile victorioso que, por sus
crueldades y barbaridades no tiene paralelo.

«Aproximadamente unas veinticinco hicieron su aparición con sus


caras y cuerpos desnudos embadurnados con tiza y pintura roja.
Cada una llevaba un trofeo de su naturaleza caníbal. La matrona o
líder... llevaba un bebé recién arrancado del vientre de su madre al
cual ella lanzó alto en el aire, recibiéndolo con la punta de su cuchillo.
Otras Medeas siguieron, todas llevando algún miembro mutilado de
cuerpos humanos.

«Ron, pólvora y sangre, una mezcla bebida con avidez por estas
Bacantes, las había dejado borrachas, y el baile brutal las había
intoxicado hasta la locura. Cada una iba armada también con algún
instrumento de tormento, y, no contentas con la matanza fuera de la
ciudad de las mujeres fugitivas, ellas ahora rodeaban al grupo de los
presos heridos, durante mucho tiempo mantenidos en la
incertidumbre para el golpe de gracia. Un anillo fue formado por esas
tigresas de dos piernas, y acompañada por gritos horribles y el grito
alentador de los hombres, comenzaba la danza circular. La velocidad
del giro pronto rompió el repugnante círculo, cuando cada una caía
sobre sus víctimas y comenzaba la masacre. Los hombres y las
mujeres caían sobre los gimientes heridos para asesinarlos con las
crueldades más repugnantes.
«He visto el ataque del tigre sobre la inofensiva gacela, y en su
propensión natural de amor a la sangre, estrangula a su víctima,
sacia su sed, y a menudo abandona al animal muerto. Pero no es así
con estas caníbales. Los vivos y los agónicos tenían que soportar un
tormento y una bárbara mutilación, mostrando las mujeres una
mayor naturaleza caníbal en la disección de los muertos que los
hombres. El golpe de gracia era dado por los hombres, pero en un
caso la víctima sobrevivió unos minutos, momento en que una de
aquellas furias femeninas atormentó la agonía del hombre
postrándose sobre su cuerpo y allí representando el acto del coito.

«La matrona, comandante de estas antropofagias, con sus


cincuenta años y su corpulento cuerpo, lideraba las crueldades con su
ejemplo. El bebé aún no nacido había sido dejado de lado para una
buena boca, y ahora, adornada con una serie de partes genitales
masculinas, ella coleccionaba en una calabaza los cerebros de los
cuerpos decapitados. Mientras la asquerosa operación continuaba, los
hombres arrancaban la carne sólida de los miembros de los muertos,
arrojando aparte las entrañas.

«Hacia el mediodía la matanza llegó a su fin, y tuvo lugar un asado


general. El olor de la carne humana, tan asquerosa para el hombre
civilizado, era para ellos el placentero olor tan peculiarmente
agradable para un gastrónomo...

«Acabado el asado, tuvo lugar una comida antropófaga, cuando la


sobreabundante carne conservada fue recogida en hojas de plátano
para ser enviada al interior para los amigos de los guerreros. Paso en
silencio las crueldades adicionales que fueron practicadas ese día
sobre los desafortunados achacosos y heridos que los diferentes
grupos exploradores llevaron durante el día, suponiendo que el lector
está lo bastante enfermo en el fondo de su corazón por la
representación referida».

Historia que Desaparece

Ésta es la Historia que nos ha sido transmitida por hombres que


estuvieron presentes cuando ocurrieron los acontecimientos
registrados —es decir, Díaz del Castillo y Conneau— o que tuvieron
acceso a documentos de la época —es decir, Parkman. Pero esta
Historia basada en hechos ha sufrido enormemente en las manos
de políticamente correctos traficantes de mitos. Los libros mismos
están desapareciendo de los anaqueles: el libro de Conneau ha
estado fuera de imprenta durante casi una generación; quizás Díaz y
Parkman seguirán en los próximos 20 años. En su lugar, los
sustituyen las fantasías históricas más absurdas. A medida que las
fuerzas aparentemente inexorables de la corrección política hacen su
labor de molienda, podríamos quedarnos con tanto conocimiento de
nuestra Historia verdadera como la que tenía Winston Smith
(de 1984de Orwell) de la suya.

Si no hubiera sido por su subyugación por parte de europeos, los


mejicanos quizá habrían seguido practicando las tradiciones aztecas
de esclavitud, sacrificio humano y canibalismo; muchos amerindios
probablemente todavía vivirían su vida triste y peligrosa de
nomadismo, agricultura de subsistencia, y guerra; y los africanos
probablemente estarían expirando en aún mayores cantidades en los
campos de caos y matanza (como el mundo ha notado para su horror
en Ruanda, Liberia y Congo), cuando no, siendo comprados y
vendidos como esclavos (como todavía es hecho en Sudán y
Mauritania).

En su obra de 1965 The Course of Empire: The Arabs and their


Successors el sagaz Glubb Pacha escribió en defensa del colonialismo
occidental:

"La conquista militar extranjera no sólo ha permitido a la gente


atrasada adquirir las habilidades y la cultura de sus conquistadores,
sino que a menudo ha administrado un choque beneficioso a la
mentalidad letárgica de los habitantes, entre quienes el deseo de
elevarse a la igualdad con los extranjeros ha despertado un nuevo
espíritu de energía... Gran Bretaña ha impregnado Asia y África con
sus ideas de gobierno, de la ley y de la civilización ordenada.
Hombres de razas que hace menos de cien años andaban desnudos
son ahora abogados, médicos y políticos en el escenario del mundo".

Pero si continúa la tendencia actual de denigrar la misión


civilizadora de Occidente, los logros de aquella gran empresa
civilizadora bien podrían ser desperdiciados y perdidos para siempre.
Si permitimos que costumbres y tradiciones inhumanas se reafirmen,
la disolución final del Occidente mismo no es una imposibilidad. En su
famoso poema de 1899 "La Carga del Hombre Blanco"(White Man’s
Burden), Rudyard Kipling explicó elocuentemente el destino de una
cultura que pierde la fe en sí misma y en su misión:

«Y cuando tu objetivo esté muy cercano,


el ansiado propósito en favor de los otros,
mira la pereza y la estupidez de los salvajes
convertir toda tu esperanza en nada».–
0 0

 11/06/15--03:00: Sobre la Ciencia de la Etología

Presentamos aquí un artículo que fue publicado por CEDADE en 1979


en un volumen titulado "Thule, la Cultura de la Otra Europa", disponible
en la red, que hace referencia a la ciencia denominada Etología,
fundada modernamente por el zoólogo austriaco Konrad Lorenz (1903-
1989), que ejemplifica algunos de los aportes de aquél así como de otros
precursores y continuadores, conceptos que contradicen a varios
sostenidos por la "corrección política" predominante. Y al final incluímos
una brevísima historia de la Etología que se encuentra en el número 18
de la excelente revista "Elementos de Metapolítica para una Civilización
Europea", que aclara más el panorama para quienes es nueva esta
materia.

LA REVOLUCIÓN ETOLÓGICA
por J. A.

Quizás se pregunte el lector por qué utilizamos el término


"revolución" para referimos a los progresos logrados en estos últimos
años en el campo de esta ciencia biológica llamada Etología, que
estudia el comportamiento de los seres vivos. Si nos paramos a
considerar la trascendencia de los trabajos de Lorenz, de Ardrey, de
Irenaus y demás etólogos, nos daremos cuenta de que han
sobrepasado, en mucho, a lo puramente científico y académico, y han
irrumpido en forma violenta e intempestiva en el mundo de la
Antropología filosófica, de la ética, de la pedagogía, de la psicología,
de la concepción del Hombre en general, mostrando cuántos errores,
cuántas falsedades y prejuicios existen sobre la imagen del Hombre
que tenemos actualmente, heredada directamente de la Revolución
Francesa y de unos cuantos pensadores románticos, soñadores,
llenos de ilusiones y de utopías, pero desligados totalmente de la
realidad biológica del Hombre.

La reacción contra el etologismo no se ha hecho esperar. Desde


campos muy diversos, desde ideologías aparentemente divergentes,
aunque emparentadas, voces inquisitoriales de la "ortodoxia"
dieciochesca —rousseauniana o marxistoide— han lanzado furibundos
ataques contra estos "herejes" que sostienen, y han demostrado, que
los hombres no nacen iguales, que la educación no lo es todo, sino
que existen caracteres e instintos innatos, que el instinto de territorio
y de propiedad tienen raíces biológicas, etc.

Sin embargo, ninguno de estos defensores del pensamiento


"moderno", ninguno de estos pseudo-humanistas, ha podido apoyar
alguno de sus argumentos con experiencias científicas, con hechos
concretos. Diletantismo, teorías vagas y nebulosas, incluso ataques
personales contra los etologistas, todo, menos hechos
experimentales, que en la Ciencia Natural es lo único que cuenta.

Pero ¿por qué las doctrinas etologistas son tan peligrosas? Vamos
a intentar explicarlo. El Mundo Moderno, el que curiosamente se
llama a sí mismo "Mundo Libre", vive bajo una monstruosa forma de
dominación, la Tecno-burocracia, en su forma "democrática" en
Occidente y "socialista" en Oriente. Este Sistema Dominante, para ser
eficaz a nivel de cada individuo, se basa en una Ideología, en unos
Mitos, en una concepción del Hombre y de la Sociedad.

Existe una serie de dogmas básicos, de ideas-fuerza, que el


Sistema debe mantener a toda costa, ideas que nos repiten
machaconamente no sólo los medios de comunicación o los políticos,
sino que incluso muchos intelectuales y científicos que presumen de
independientes hacen suyas. Es fácil resumir estas ideas:

—los hombres son iguales,


—el comportamiento y el carácter son fruto de la educación,
—la agresividad es producto de la "represión",
—los factores culturales lo son todo y los biológicos no cuentan nada,
—las diferencias entre pueblos o razas son culturales, no biológicas,
—la Economía es el único factor de la Historia,
—el progreso histórico tiende al progreso, etc.

Pero de repente, y gracias a una serie de experimentos, trabajos


y estudios, una serie de científicos están demostrando que todos
estos pilares ideológicos no son más que patrañas, utopías,
elucubraciones de cerebros narcisistas y soñadores, y construyen una
imagen nueva del Hombre, de su dimensión histórica y de su futuro.

La reacción no se hace esperar. Un "clásico" del anti-etologisino


es el libro de John Lewis y Bernard Towers "¿Mono Desnudo u Homo
Sapiens?". Dadas nuestras limitaciones de espacio, no
podemospararnos a desglosarlo, pero lo recomendamos al lector para
que compruebe por símismo. Sus autores, discípulos del pseudo-
místico Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955), elaboran unacuriosa
mezcla de argumentos paracientíficos, rasgaduras de vestiduras
inquisitoriales yataques personales a los científicos etologistas.
Desafiamos al lector a que encuentre entodo el libro un solo hecho
científico objetivo en que apoyar las elucubracionesmentales teóricas
de sus autores. Con esto está todo dicho.

Obra de Konrad Lorenz y Su Escuela

No cabe duda alguna de que a Konrad Lorenz debemos la


existencia del Etologismo. La ciencia de la Etología existía antes que
él, pero fueron sus estudios, premiados por el Nóbel de Medicina, los
que lanzaron el Etologismo a la polémica, los que le dieron
actualidad, y fue su genio científico, sin duda alguna, el que dio forma
al Etologismo como doctrina. Su obra ha tenido continuadores y
discípulos, como Carthy Leyhausen y otros.

El pensamiento lorenziano se basa en dos pilares básicos: el


concepto de lo innatoy la idea de que el impulso agresivo es el
impulso elemental del que surgen todos los demás impulsos o pautas
de comportamiento, por ritualización, redirección o transformación.

El primero, la idea de lo innato, es común en todo el pensamiento


etológico, tal como veremos después en Irenäus Eibl-Eibesfeldt y en
Robert Ardrey. La idea es que las especies biológicas son fruto de una
complicada serie de procesos de transformación y de adaptación
progresiva al medio en que se mueven. Una especie biológica, en un
momento dado de su historia, lleva un mensaje genético que la
condiciona en sus pautas de comportamiento y que la obliga a
reaccionar ante unos estímulos determinados de una forma concreta.

El Hombre no escapa a esta ley, contrariamente a lo que afirman


los conductistas, psicólogos que en su mayoría no saben Biología; la
mente humana no es una hoja en blanco donde la experiencia y la
educación van escribiendo cosas, sino que el Hombre lleva en su
dotación genética una complicada serie de instintos y pautas que lo
obligan en determinados momentos a reaccionar de una manera
concreta, y muchos aspectos del comportamiento humano, que
creemos que son puramente culturales, tienen base biológica.

El Concepto de Agresividad

Lorenz distingue dos tipos bien diferenciados de comportamiento


agresivo: la agresión inter-específica y la intra-específica. La primera
se da solamente en las reacciones depredador-presa, pues es muy
raro observar conflictos entre animales de especie diferente por
cuestiones de territorio o por disputa de presas.

Una diferencia fundamental entre los dos tipos de agresión


podríamos decir que es de orden psico-fisiológico: si observamos a
dos individuos de una especie cualquiera empezados en una disputa,
sea por territorio, por presas o por hembras, observaremos que en
cada uno de ellos se produce una compleja serie de reacciones psico-
fisiológicas y que actúan con una complicada serie de pautas. Antes
de luchar, cada uno intenta asustar al otro; incluso en muchas
especies es raro el enfrentamiento directo entre dos individuos co-
específicos, a menos que no estén muy igualados en status social,
fuerza o tamaño, Cada individuo está sometido a una tensión causada
por lo que se llama el stress de ataque-huída de la adrenalina,
producido por esta hormona, mediante el cual actúan en él dos
fuerzas contrapuestas: por un lado el impulso agresivo, que lo lleva a
luchar, y por otro su instinto de conservación, que lo lleva a huír.

Todo esto tiene como finalidad, o como consecuencia, que en los


conflictos intra-específicos raras veces lleguen dos individuos a
hacerse daño, quedando uno de ellos muerto o mal herido, pues se
establecen siempre unas relaciones de tipo jerárquico. Las especies
sociales han desarrollado también lo que se llaman rituales de
pacificación, que consisten en una serie de pautas que desarrolla el
individuo más débil y que inhiben la agresividad del más fuerte, y que
suelen consistir en actitudes sumisas y en exponer las partes del
cuerpo más débiles sin defensa alguna.

Por el contrario, en la agresión inter-específica en general, aunque


también se dan casos diferentes, los procesos psico fisiológicos del
individuo son diferentes. Un predador, cuando ataca a una presa,
aunque sea grande y tenga que luchar contra ella, no responde a los
mismos impulsos que en una lucha con un congénere. Nunca intenta
maniobras de tipo intimidatorio, sino que va con toda la rapidez
posible a darle muerte y no está sometido al stress fisiológico ni a la
tensión que sufre en un combate intra-específico.

Nosotros vamos a centrarnos en el estudio de la agresividad inter-


específica, que es la que más nos interesa. Como hemos dicho antes,
para Lorenz y su escuela, la agresión constituye la pulsión elemental,
a partir de la cual se elaboran todas las demás. Esta "transformación"
de pulsiones se realiza a través de una serie de procesos, siendo uno
de ellos, quizás el más importante, la llamada ritualización.

Lucha Ritualizada

Ya hemos hecho mención anteriormente a este fenómeno, pero


ahora vamos a analizarlo en profundidad. La lucha ritualizada es una
serie de pautas de comportamiento, de amenazas, de demostraciones
de fuerza, que en el enfrentamiento co-específico sustituye del todo,
o casi del todo, al combate. A nivel individual sirve como descarga a
las pasiones agresivas del individuo, y a nivel de especie evita que en
cada enfrentamiento quede uno de los contendientes muerto o
malherido.

La lucha ritualizada es fruto de un proceso selectivo. En general la


agresión cumple en cada especie biológica una serie de funciones
muy importantes: espacia los individuos de una especie en el hábitat
de una especie; selecciona al mejor por lucha de rivales para lo
concerniente a la defensa de la familia o de la sociedad por el macho;
establece un orden social de jerarquías, de particular importancia en
los animales sociales, y otras de menor importancia. Muchas de estas
funciones no podrían realizarse sin la lucha ritualizada.

Por ejemplo, en los animales que viven en comunidad se


establece, como hemos dicho, una jerarquía que es fruto de la
agresividad. Es ya clásica la observación realizada en un gallinero de
lo que se llama "jerarquía del picotazo": las gallinas de casta superior
picotean a todas las demás; otras son picoteadas por las superiores,
pero a su vez picotean a las inferiores, y finalmente las de status
inferior son picoteadas por todas sin que ellas a su vez puedan
picotear a ninguna. Si los animales se enfrentaran en lucha abierta
que sólo pudiera acabar al quedar uno de los contendientes fuera de
combate, esta jerarquización sería imposible.

Por el contrario, existe toda una programación genética del


comportamiento, que varía de los animales sociales a los que viven
aislados: el enfrentamiento en general sólo se produce entre
animales de status similares. En los animales que viven aislados,
suele producirse por una disputa de territorio: por regla general, el
dueño del territorio tiene siempre las de ganar, inicia un simulacro de
ataque y el invasor se da a la fuga.

La huída del contrario inhibe inmediatamente la agresividad.


Experiencias realizadas con animales de este tipo, concretamente con
varias especies de peces en cautiverio, han mostrado que si los
contendientes están encerrados en un espacio pequeño (una pecera)
y el vencido no puede darse a la fuga, el vencedor continúa en sus
ataques, que suelen acabar con la muerte del vencido, Pero lo curioso
del caso es que la muerte de éste no se produce por las heridas que
el otro pueda infringirle, sino que muere como consecuencia de la
tensión psicológica a la que se ve sometido al no poder huír.

En los animales que viven en sociedad, el mecanismo es


diferente. El vencido no huye, sino que realiza una serie de actos que
tienen como finalidad inhibir la agresividad del contrario. Se les
conoce con el nombre de "rituales pacificadores" y son de dos clases
principales: unos consisten en exhibir partes vulnerables del cuerpo
sin defensa al adversario. Son frecuentes en las luchas entre iguanas
macho. El vencido expone el vientre a los ataques del agresor, e
inmediatamente la agresividad de éste se apacigua.

Otros imitan el comportamiento sexual. Son clásicos en los


primates: el vencido se comporta como una hembra y presenta su
trasero al vencedor, que lo monta e incluso realiza movimientos
copulatorios. Este comportamiento se da incluso entre hembras: la de
status superior se comporta como un macho y monta a la de status
inferior.

Agresión Reorientada

Una pauta de comportamiento agresivo puede ritualizarse y


perder completamente su significado original. Lorenz explica, a partir
de este fenómeno, pautas muy complejas, cuyos componentes
simples son pulsiones agresivas ritualizadas. Lorenz estudió el
comportamiento de galanteo y formación de pareja del ganso salvaje,
y vio que los complicados ritos de cortejo estaban formados por
pautas agresivas ritualizadas. Así, por ejemplo, el macho que quiere
cortejar a una hembra inicia a su alrededor una especie de danza que
no es más que un ataque a imaginarios rivales.

La hembra responde con otro ritual que consiste en salir huyendo


del macho para después dar la vuelta y situarse junto a él pero por el
lado opuesto. Lorenz observó que en los enfrentamientos entre dos
parejas de gansos era frecuente que una hembra cargara contra la
pareja rival, pero al alejarse del macho y perder su protección se
asustara, diera media vuelta y corriera a situarse detrás de él
buscando su protección. El comportamiento de la hembra en la
formación de la pareja no sería más que una ritualización de esta
forma de ataque-huída.

Estos fenómenos de agresión reorientada pueden hacerse cada


vez más complejos, y entretejerse con ellos complicadas pautas. Así
Lorenz explica que, por ejemplo, el instinto gregario de muchas
especies a formar grupos no es nada más que la agresión reorientada
hacia afuera e inhibida hacia adentro. Los grupos, ante la presión
exterior, aumentan su cohesión interna en forma proporcional.

El Concepto de lo Innato

Con la gran base empírica que le proporcionaban sus ingentes


investigaciones sobre los gansos silvestres, los córvidos y otras
especies, Lorenz entró en el terreno teórico de los conceptos de
lo innato y lo aprendido, sentando las bases del pensamiento
etologista.

Frente a la opinión conductista, que sostiene que la diferenciación


innato-adquirido carece de validez analítica, y a la actitud de los
etólogos ingleses (Timbergen) que sostienen que lo innato y lo
adquirido son casos extremos de una serie sin solución de
continuidad, Lorenz define claramente ambos conceptos, sosteniendo
que el individuo llega al mundo con una serie de pautas y pasiones
innatas, fruto de la historia evolutiva de la especie, y que esas pautas
se desencadenan a través de estímulos-signo que proceden del medio
externo.

Innumerables experiencias apoyan sus afirmaciones. Los gansos


jóvenes, que nunca han visto un gavilán, muestran signos de pavor
ante cualquier objeto volador que recuerde a esa ave. Sólo después,
mediante la experiencia, aprenden a distinguirlos. Muchas especies
de aves reconocen como madre al primer ser vivo que ven al salir del
huevo. Pollitos incubados artificialmente pueden tomar a un ser
humano como su madre, o incluso a la misma incubadora. Las pavas,
al criar, matan a cualquier otro animal que encuentren en su nido que
no sean sus crías, pero las pavas sordas, que no oyen piar a su prole,
pueden también darles muerte. Reconocen a los hijos por su voz, y
esto inhibe su agresividad. Al no poderlos oír piar, los toman por
enemigos y les dan muerte. Podríamos llenar cientos de páginas con
las experiencias de Lorenz, Leyhausen y su escuela.

El concepto de lo innato aplicado al hombre da lugar a un


biologismo antropológico de importantes consecuencias, y en aguda
contradicción con las doctrinas en boga (marxismo, psicoanálisis,
conductismo, las doctrinas antropológicas de Lévi-Strauss y demás).
El Hombre, pues, lleva en su material genético una serie enorme de
pautas de conducta que se desencadenan ante estímulos-signo.
Muchos aspectos del comportamiento humano que nos quieren hacer
creer que son fruto de la educación, son en realidad de origen
biológico. Es típica la interpretación de la psicología conductista del
comportamiento agresivo en el hombre, al que ve como consecuencia
de una educación represiva, cuando es fruto de una memoria
genética de especie de cazadores tribales o territoriales. En el mismo
orden, podemos situar el supuesto "tabú" que existe en todas las
sociedades humanas ante el incesto, que se quiere explicar mediante
el "complejo de Edipo", cuando no es más que el mecanismo
biológico de defensa de la especie ante los cruzamientos
consanguíneos, en los que la frecuencia de alelos recesivos letales es
mucho mayor que en los cruzamientos normales.

El concepto de lo innato es la gran aportación del etologismo al


mundo de la Antropología y del pensamiento en general, pues
revoluciona toda una serie de creencias elevadas a la categoría de
dogma por el Mundo Moderno. Resulta aquí que la validez de la
Tradición como legado de conocimiento milenario, de la "Ley
Natural", vuelve en muchos casos a cobrar un significado, no como
una elucubración religiosa o mística sino con un respaldo científico.

Robert Ardrey: El Imperativo Territorial

Como antes hemos indicado, el etologismo no constituye un


cuerpo de doctrina monolítico sino una aceptación de unos hechos y
doctrinas básicas, pero con matizaciones diversas en los diversos
autores y escuelas. Konrad Lorenz, creador y máximo impulsor del
etologismo con su Premio Nóbel, basa todo su pensamiento, como
antes hemos visto, en la función de la agresividad.

Con Robert Ardrey aparecen interesantes variaciones sobre el


tema lorenziano, pues el autor basa su obra en el estudio del instinto
de territorialidad como elemento básico de las motivaciones del
comportamiento. Ardrey inicia su carrera intelectual como escritor y
dramaturgo, para dedicarse después a la Antropología y la Etología;
esto lo ha hecho blanco de los ataques de mucho enano mental anti-
etologista, que al no poder rebatir sus doctrinas lo han llamado
"advenedizo", "biólogo aficionado" y otras lindezas. Sin embargo, su
obra principal "El Imperativo Territorial"es un clásico en el
pensamiento etologista y es una obra elaborada con todo el rigor
científico.

Concepto de Imperativo Territorial

La honda ligazón del ser vivo a un determinado espacio fue


descubierta por Elliot Howard en 1920, en sus estudios sobre aves.
Ardrey define el imperativo territorial como el impulso que lleva a
todo ser viviente a conquistar y defender su propiedad contra
violaciones de miembros de su especie. Las motivaciones del
comportamiento territorial son de orden bio-psíquica más que
fisiológica. El territorio satisface principalmente la necesidad de
identificación que todos los animales sienten. Tienden a identificarse
con una parcela mayor que ellos y más duradera.

Demarcación y Conflicto

De la misma manera que el hombre delimita fronteras y límites de


propiedad, los animales disponen de una variada serie de métodos
para demarcar sus propiedades. Esto evita conflictos innecesarios
para la intrusión inadvertida de un individuo en el espacio de otro.

Son formas de demarcación las advertencias sonoras de las aves,


que cuidan siempre de cantar en lugares bien visibles (así como el
rugido del león, que evidencia una presencia eficaz a varios
kilómetros de distancia). Otros utilizan el método olfativo, mediante
glándulas con secreciones especiales, o bien con orina o
excrementos. Entre los animales que demarcan de esta manera
tenemos la gacela de Thomson, el venado rojo de Escocia, la hiena,
diversas clases de antílopes, el león, etc.

Las señales visuales son emitidas por los dueños de territorios que
se colocan en posición destacada y bien visible para sus vecinos.

En general, cada especie pone en juego un tipo de señalización


más adecuada en su medio mediante una combinación de procesos,
pero con un objetivo definitivo: la eliminación de ambigüedades en la
frontera para una afirmación clara del poseedor. La demarcación del
territorio no es fija ni estática sino que está en función en cada
momento de las relaciones del individuo, o de la comunidad, si nos
encontramos con una especie social-tribal, con sus vecinos. La
demarcación se realiza a través del conflicto, y la frontera es una
realidad de tensión, un equilibrio de fuerzas que evoluciona con el
tiempo. Así pues los territorios tienden a aumentar o disminuír en
consonancia con la energía de los propietarios, la violencia de su
agresividad. Un factor de equilibrio reside en el hecho de que cuanto
más pequeño es el espacio ocupado, tanto mayor es el empeño
empleado en su defensa y más elevadas las posibilidades de triunfo.

Un animal fuera de su territorio pierde coraje y manifiesta una


clara tendencia a la fuga; por el contrario, cuanto más cerca se
encuentra del centro geométrico de su coto, más se multiplican sus
esfuerzos para vencer en el combate: del equilibrio de estas dos
tendencias, que vienen controladas por el efecto ataque-huída de la
adrenalina, provienen las leyes de la conquista y del ataque
territoriales.
Otro aspecto curioso de este sistema es la constitución de los
grupos en los animales tribales mediante el esquema de sumisión-
huída. En los animales que viven aislados, cuando se da un conflicto,
el vencido huye, pero en los que precisan formar grupos, el conflicto
individual ha dado como consecuencia la formación de un ritual
pacificador: el vencido no huye sino que realiza una serie de actos
encaminados a pacificar al vencedor, y queda viviendo a su lado en
calidad de subordinado. Estos rituales de pacificación son muy
complejos, pero en general tienen dos componentes sencillos: el
exponer partes vulnerables del cuerpo sin defensa, y después
componentes de tipo sexual: el vencido aunque sea macho, se
comporta como hembra. Este caso es común en los primates, donde
machos dominantes montan a machos inferiores, como si copularan,
para demostrar su status dominante.

También es frecuente el caso, como en muchos cérvidos, de


especies que viven normalmente en grupos numerosos pero que al
llegar la época del celo cada macho crea su propio harem y expulsa
de su territorio a los machos más débiles.

En muchos animales, la posesión del territorio va unida


íntimamente a la función reproductora. Tal es el caso del
"territorio lek", cuyo papel es predominantemente sexual. La
descripción de Buechner del cob de Uganda [un tipo de antílope] es
modélica en esta materia: los machos poseen una parcela cuyo valor
es inversamente proporcional a la distancia del centro del área en que
vive el rebaño. El macho más fuerte ocupa el territorio central y los
demás se distribuyen por los alrededores a través de rudos
combates. La hembra en celo sólo responde a los machos en el
territorio dentro del área, y con más intensidad a los animales
centrales, o sea, aquellos cuya fuerza física les permite la defensa
permanente de un territorio central.

Este fenómeno, juntamente con el aumento o disminución de


agresividad de un individuo al aproximarse o alejarse del centro de su
territorio, nos muestra de forma evidente cómo funciones fisiológicas
de naturaleza hormonal (agresión, impulso sexual) pueden estar
determinadas por la situación espacial del animal en su territorio, lo
que prueba su naturaleza bio-psíquica.

Vemos pues que la influencia del imperativo territorial en la


conducta puede variar de una especie a otra, pero siempre existe.
Veremos ahora el comportamiento territorial de la especie humana y
su influencia en la Antropología.

El Hombre, Animal Territorial


La concepción etológica del Hombre, basada en el imperativo
territorial que desarrolla Ardrey, partiendo del Darwinismo, desmonta
completamente la ingenua concepción "progresista" Hombre-primate
de cerebro superior, y cuestiona muy seriamente la teoría de una
evolución lineal y progresiva hacia un "paraíso en la Tierra".

El pensamiento de Ardrey sobre el hombre es desarrollado


principalmente en su libro "La Evolución del Hombre: La Hipótesis del
Cazador".

Ardrey sitúa la aparición de los primeros homínidos en África. No


vamos a extendernos sobre este punto, pues no es el origen del
Hombre el tema del presente trabajo. Sin embargo, lo que sí es
realmente importante es resaltar el cambio enorme, la solución de
continuidad que existe entre nuestros próximos parientes, los monos
arborícolas y comedores de frutas, y el hombre (o los primeros
homínidos), habitantes de la sabana, cazadores, carnívoros y
territoriales.

Investigadores de la inmunología y de la genética molecular han


demostrado nuestra estrecha relación con el chimpancé. En el curso
de un amplio estudio sobre chimpancés salvajes, realizado cerca del
lago Tanganika, se produjo una epidemia de poliomielitis, que se
extendió muy pronto a los animales en estudio, matándolos de la
misma forma que a los seres humanos. Sin embargo, esto es prueba
de parentesco, pero no, como quieren algunos biólogos obsesionados
con la idea de la evolución lineal, que los póngidos sean nuestros
antepasados. Por otra parte, estudios embriológicos realizados con el
chimpancé han mostrado que, en el curso de su desarrollo
ontogénico, el animal sufre una involución, de formas de cráneo más
próximas al hombre a formas más características de los demás
mamíferos.

También el estudio craneano infantil del orangután permite


reconocer más rasgos antropomorfos que el cráneo adulto
correspondiente. La región del hocico está ya adelantada (en el recién
nacido es más corta), pero el neurocráneo domina claramente al
esplactocráneo, que parece tan sólo un anexo relativamente
insignificante del neurocráneo fuertemente abombado. La frente es
vertical, las aberturas de las órbitas oculares están dirigidas hacia
adelante y ligeramente inclinadas, el foramen magnum se abre hacia
abajo, las protuberancias articulares se hallan en la base craneal en
posición bastante anterior, la línea temporal tiene una posición
inferior, y las mandíbulas son cortas y casi en herradura.

El problema de las relaciones y parentescos entre póngidos


(grandes monos) y homínidos es complejo, y queda aún mucho por
resolver, pero no es lo que ahora nos ocupa. Lo único claro es que los
póngidos descienden de seres más homínidos que ellos, y que son el
producto de una involución.

Después de este inciso, pasemos a lo que realmente nos interesa.


Los primeros hombres, pues, vemos que invaden un nuevo espacio
vital, completamente distinto: de la vida arborícola pasan a vivir en la
sabana, y de la alimentación frutícola-omnívora pasan a la carnívora.
Existe la hipótesis de que la alimentación de los primeros hombres
era vegetariana, argumento usado para atacar la "hipótesis del
cazador"; sin embargo, Ardre demuestra de forma magistral lo pueril
de esta hipótesis: es evidente que la cocina y el control del fuego son
relativamente recientes en la historia de la Humanidad, por lo menos
que nosotros conozcamos.

Ninguno de nuestros alimentos vegetales puede ser comido crudo


sin que aparezcan importantes perturbaciones digestivas. Así, por
ejemplo, los frijoles y toda la familia de las legumbres, cuando están
maduros, incorporan a sus proteínas y féculas una sustancia
llamada proteasa, que es una enzima que sirve a la semilla en
germinación para digerir sus sustancias de reserva. La proteasa debe
ser destruída mediante la oxidación que se produce en el cocimiento,
de lo contrario produce acidez. Otras semillas, como el ñame o la
mandioca, están provistas de enzimas tan fuertes que desquician
todo nuestro metabolismo. La mandioca incluye entre sus féculas una
importante dosis de cianuro. Es evidente pues que el cocimiento, y
sólo el cocimiento, permitió disponer del mundo de alimentos
vegetales de elevadas calorías de que hoy disponemos.

A todo esto hay que añadir las investigaciones de Crawford que


mostraron que sólo con los ácidos grasos presentes en la carne
pudieron evolucionar los nueve mil millones de neuronas de nuestro
cerebro. Si nuestro conocimiento de la Época Glacial es correcto, está
claro que éramos seres pre-adaptados desde hacía tiempo —a través
de nuestra experiencia ecuatorial— para sobrevivir en los inviernos
helados, de inimaginable duración, en los que sólo nos
alimentábamos de carne.

Otra objeción corriente a la hipótesis de la caza es que la


alimentación exclusivamente carnívora durante esa época glacial
produciría deficiencias vitamínicas; a esto contesta Stefanson
demostrando la existencia de ácido ascórbico (vitamina C) y otras
vitaminas en la carne cruda, que eran destruídos por la cocción.

El Hombre pues empezó a ser hombre y a diferenciarse del simio,


o de su misterioso antepasado animal, en el paso de la vida
arborícola a la terrestre. Se adaptó a la marcha bípeda, lo que liberó
sus manos, que pronto aprendieron a manejar un arma, que después
se convertiría en herramienta, pero que fue un arma antes que nada.
El hombre se convirtió en carnívoro y cazador, y defendió su territorio
frente a otros grupos hostiles, como lo hace cualquier cazador. Este
modo de vida de guerrero-cazador le permitió sobrevivir en el largo
período invernal y modeló al hombre tal como llegaría a nuestros
días, con un poderoso legado genético de ser tribal, agresivo y, sobre
todo, ligado a un territorio.

El instinto territorial es común a todos los animales, pero en el


cazador es vital, pues en la competencia por las presas está la
condición para su supervivencia. La agresividad del ser humano no es
solamente fruto de unas circunstancias socio-políticas, sino que tiene
raigambre biológica. A menudo se ha dicho que el sentimiento
nacional y las guerras que puede acarrear es solamente fruto de los
demagogos que responden a intereses económicos. Sin embargo, si
no existiera el instinto de territorio, el "imperativo territorial", no
existiría esa fibra sensible que puede mover a pueblos enteros hacia
gigantescas y a veces terribles empresas. Está ahí y de nada sirve
ignorarlo.

Irenäus Eibl-Eibesfeldt: Agresión y Cooperación

La obra de este autor, discípulo de Lorenz y sucesor suyo en


el Instituto Max Planck, viene a completar definitivamente la gran
obra del Etologismo como concepción del Hombre, destruyendo los
últimos argumentos de sus adversarios. Lorenz realizó todos sus
trabajos experimentales sobre el reino animal —las aves
concretamente—, y por inducción extendió al Hombre los resultados.
Por el contrario, la amplia obra de investigación de Eibl-Eibesfeldt se
realizó sobre material humano, creó la Etología Antropológica y ha
demostrado, con ligeras variaciones conceptuales, que las grandes
conclusiones de Lorenz para el Hombre eran ciertas.

Al contrario que Lorenz, Eibl-Eibesfeldt no cree que la agresividad


sea el único impulso primario, sino que afirma que existen dos
pulsiones primarias que interactúan con igual fuerza: agresividad y
sociabilidad.

Facultades Innatas del Hombre

Cuando vimos la obra de Lorenz, ya hablamos del concepto de


lo innato. Con las experiencias de Eibl-Eibesfeldt se desvanece
cualquier duda que pudiera haber al respecto: sus observaciones
sobre niños de pocos días, ciegos y sordomudos, muestran cómo la
expresión de emociones elementales responde a mecanismos innatos.
Estos niños lloran, ríen o muestran tranquilidad en su rostro, según
su estado de ánimo. Por otra parte, el autor muestra expresiones,
ritos y pautas comunes en culturas muy diversas, que sólo pueden
ser explicados mediante el concepto de lo innato. Por ejemplo, para
saludar a distancia, los pueblos más diversos alzan y bajan
rápidamente las cejas y al mismo tiempo sonríen. También existen
como patrimonio común a muchas culturas otros modos de
comportamiento del contacto amistoso, como el abrazo y el beso; los
cuales, por cierto, pueden también observarse en el chimpancé, lo
que prueba que son muy antiguos filogenéticamente y que proceden
de nuestros remotos antepasados.

A partir de todo esto él elabora lo que llama "modelo pre-


programado del comportamiento humano", y nos muestra
interesantes ejemplos de cómo se forman pautas de comportamiento
a través de procesos de ritualización. Así, por ejemplo, nos dice Eibl-
Eibesfeldt que las pautas de comportamiento que aparecen en el
fenómeno del coqueteo, en las hembras, son ritualizaciones de
pautas mucho más complejas: es frecuente en muchas especies de
mamíferos que la hembra huya al ser cortejada por el macho. Cuando
la hembra humana coquetea, mirando al varón que la corteja, y
apartando después la vista rápidamente, imita, de forma
inconsciente, a sus remotos antepasados animales, y en el acto de
"huír con la mirada" ritualiza la pauta de huír.

Se ha pretendido que el modelo pre-programado del


comportamiento del hombre es una restricción a su libertad, y se ha
intentado también equiparar el concepto de instinto con las bajas
tendencias del hombre. No hay nada más falso: las mayores
aberraciones de las que el ser humano es capaz rara vez las
observamos en los animales cuando éstos viven libremente, y es la
tendencia existente en el ser humano a rechazar sus pautas naturales
de comportamiento y actuar según sus "propias normas", elaboradas
por su "razón", lo que mayores desviaciones ha producido. Por otra
parte, el comportamiento altruísta, el sacrificio por la familia o por la
comunidad, puede tener un fundamento biológico. Nuestros instintos
son a la vez restricción y fundamento de nuestra libertad.

Agresividad y Sociabilidad

Ya hemos visto antes, al tratar la obra de Lorenz, la naturaleza y


la función de la agresividad. Pero Eibl-Eibesfeldt aporta un nuevo
elemento al defender la tesis de que también existe una tendencia
innata a la sociabilidad. Los mismos mecanismos filogenéticos que
han fijado en el material hereditario las tendencias agresivas, han
hecho lo mismo con los ritos y pulsiones vinculadoras, cuya finalidad
es la inhibición de la agresividad. Un ejemplo típico es la inhibición de
la agresividad que producen los caracteres infantiles, y que es
perfectamente explicable con un proceso filogenético de fijación
temprana, con un gran valor selectivo, pues una especie que no lo
poseyera correría el peligro de perder a muchos de sus jóvenes en
manos de los adultos.

Eibl-Eibesfeldt ha realizado entre sus muchos estudios de Etología


Antropológica uno clásico en la materia, que es el que trata de la
fiesta del Pijiguaoentre los waikas, que son unos indios que habitan
en el alto Orinoco. Esa fiesta se produce entre dos tribus que quieren
sellar lazos de amistad para la colaboración en la caza o el
intercambio comercial. En el curso de la fiesta, se realiza una serie de
danzas que no son más que ritos de pacificación, y muestra que entre
los ritos culturales y los biológicos no hay solución de continuidad. La
fiesta se inicia con una danza en que los guerreros danzan con sus
armas y con pinturas de guerra delante de sus anfitriones, en una
actitud que puede parecer agresiva, pero detrás de cada guerrero va
bailando un niño, que subraya con su aparición las intenciones
pacíficas del guerrero. Intimidación y conciliación, dos funciones
básicas del comportamiento humano, se ven aquí entrelazadas.

El comportamiento conciliador y amistoso madura en el hombre


desde su infancia. En la relación madre-hijo aprende el individuo la
relación y la cooperación amistosa con miembros de su especie.
Recuérdese la importancia del troqueladoque estudiamos
anteriormente, cómo un ave recién nacida puede reconocer como
madre a cualquier ser vivo, o no vivo, que esté cerca.

La primera modelación de pautas conciliadoras se produce, según


Eibi-Eibesfeldt, a través de los intercambios de alimento. Es frecuente
ver en los primates, y en muchas culturas primitivas, a las madres
dándoles comida a medio masticar de su propia boca a sus hijos.
Según Eibl-Eibesfeldt, este comportamiento imprime en el futuro
pautas de comportamiento sexual, tal como es el beso. De forma
análoga se troquelan otras pautas.

Epílogo

Hemos visto, pues, aunque de forma muy somera, las líneas


generales del pensamiento etológico, y quizás ahora entendamos el
porqué lo llamamos "Revolución Etológica", por el cambio tan radical
de conceptos que aporta a la concepción del Hombre.

El comportamiento humano no es fruto del entorno en que


vivimos, de la educación que recibimos, de la cultura en que nos
desenvolvemos, sino al contrario: todos o casi todos nuestros actos
tienen profundas motivaciones biológicas, condicionados por la
memoria genética de la especie desde la noche de los tiempos.
Existe pues lo que antes llamaban Ley Natural, y no "todo es
normal", como afirman muchos pseudo-intelectuales modernos: hay
criterios biológicos para definir la normalidad de un comportamiento.

Sin embargo, el Hombre, porque tiene libertad de escoger, puede


elegir entre vivir de acuerdo con la Naturaleza, o elaborarse él mismo
sus normas de vida, confiando en su supuesta y omnipotente Razón.

Muchas religiones y leyendas e incluso, a su manera, doctrinas


modernas como el marxismo y el psicoanálisis, nos hablan del trauma
primigenio de la especie humana, donde perdió el contacto con una
realidad superior, con una inocencia primordial en la que era feliz.
Puede que haya en esto algo de verdad, y ese trauma inicial fuera
cuando el Hombre quiso dejar su instinto biológico como norma de
vida y elaborar su conducta de modo racional. Quizás el futuro nos
aclare estas dudas.–

HISTORIA DE LA ETOLOGÍA
por Fernando García Mercadal

No cabe duda de que ha sido KONRAD LORENZ, Premio Nóbel de


Medicina en 1973, quien ha popularizado los estudios etológicos,
acercando al gran público una ciencia que era prácticamente
desconocida hasta hace unos años. De su mano la Etología, o Biología
del comportamiento comparado entre el Hombre y los animales, ha
irrumpido con fuerza en el ámbito de nuestra cultura, revolucionando
los planteamientos clásicos sobre los que descansa la Ciencia del
Sistemay reforzando con sus postulados los principios de orden y
jerarquía defendidos por la sociedad tradicional.

Nacimiento de la Etología

Pero ¿cuándo surgió y de dónde procede la Etología? Para


WILLIAM THORPE, historiador de esta disciplina, la respuesta es muy
clara: apareció en Francia a finales del siglo XVIII, aunque existían
precedentes más remotos en la Zoología y en las Ciencias Naturales
cultivadas en las centurias anteriores. Será un aficionado, G. G.
LEROY (1723-1789), guardabosques de Versalles, quien con su
obra La Inteligencia y Afectabilidad de los Animales desde un Punto
de Vista Filosófico, con unas pocas palabras sobre el Hombre se
convierta en el precursor de esta ciencia, aún cuando fue JEAN-
BAPTISTE LAMARCK (1744-1829) su primer propagador al sostener
en su obra Filosofía Zoológica (1809) que el impulso animal era un
factor muy importante en la adaptación de las especies.

No obstante, la primera presencia de la Etología —en el sentido


actual del término— en la discusión científica europea no tendría
lugar sino hasta los célebres debates sostenidos durante 1830 en la
Academia de París entre ÉTIENNE GEOFFROY SAINT-HILARIE,
defensor de la causa lamarckiana, y su colega GEORGE COUVIER,
figura principal de la biología francesa de su tiempo. Años más tarde
ALFRED GIARD (1846-1908), fundador de varias estaciones
biológicas en suelo galo, utilizaba por vez primera la
expresión Etologíapara referirse a sus investigaciones.

La contribución anglosajona al desarrollo de la Etología ha sido


también importante. En 1872 aparece publicado en la
revista Natureun trabajo sobre el instituto cuyo autor —un joven
llamado DOUGLAS SPALDING— inicia la lista de científicos británicos
dedicados al estudio de la psicología animal. El mismo año se
editaba La Expresión de las Emociones en el Hombre y los
Animales, de CHARLES DARWIN. Ambos influirán en los trabajos de
LLOYD MORGAN, algunas de cuyas obras, como Hábito e
Instinto(1896) y Comportamiento Animal(1900), tuvieron una
enorme repercusión entre los científicos de su tiempo.

Por lo que respecta a Estados Unidos son ya clásicos los tratados


de CHARLES WHITMAN y WALLACE CRAIG sobre el aprendizaje de las
palomas y los estudios de WILLIAM MORTON WHEELER sobre las
comunidades de insectos. Sin embargo, el tremendo éxito de la teoría
del condicionamientode PAVLOV y la difusión de las ideas
conductistas —pese a los intentos de KARL SPENCER LASHEY por
contrarrestar su influencia con su análisis de la función cortical—
explican el largo período de ostracismo en el que entrará a partir de
este momento la Etología estadounidense. De la mano de etólogos
como Ardrey, Von Frisch y otros, la Etología ha asestado un golpe de
muerte a las ideologías de la uniformidad.

Lo Innato y la Agresividad

Esta situación será el motivo de que corresponda a los


investigadores europeos —austriacos y alemanes principalmente— la
consolidación final de la Etología tal como la conocemos hoy. Entre
los mismos citaremos a JAKOB VON UEXKÜLL (1864-1944), que en
un intento por acabar con el enfoque antropocéntrico que todavía
tenían las investigaciones sobre los animales, propone una nueva
nomenclatura para designar sus conductas; a KARL VON FRISCH,
cuyos trabajos sobre el lenguajede la abeja de la miel son muy
conocidos; y sobre todo a OSCAR HEINROTH, por quien KONRAD
LORENZ siempre tuvo especial predilección considerándolo maestro
suyo.

Es precisamente LORENZ, nacido en Viena en 1903, la figura clave


de todo este movimiento, tal y como apuntábamos al principio. Desde
temprana edad fue un observador infatigable de la Naturaleza y un
paciente domesticador de animales, los cuales —especialmente los
gansos— tuvieron una importancia decisiva en sus prácticas
biológicas. Estudió Medicina, Zoología y Filosofía en la capital
austriaca y en Estados Unidos. Durante la Segunda Guerra Mundial se
incorporó al ejército alemán como oficial metódico, cayendo
prisionero de los soviéticos en el frente oriental.

Dos son los pilares básicos sobre los que se ha desarrollado toda
su obra científica: el concepto de lo innato(el instinto o patrón
heredado de comportamiento), y el concepto de agresividad,
entendida como impulso indomable pero con la posibilidad de ser
reconducido mediante el rito y la jerarquía.

Se replantea de este modo la polémica entre ambientalistas y


partidarios de la herencia, polémica que tenía en el campo de la
Filosofía una respetable antigüedad (recuérdese el innatismo
kantiano y la tabula rasade Locke, por poner un ejemplo) y que se
prolongará en el ámbito de la Psicología, entre quienes resaltan los
factores de aprendizaje y la Escuela de la Gestalt, que destaca la
maduración. LORENZ pondrá en cierto modo fin a la discusión al
demostrar que el Hombre no es un ser aislado sino que nace y vive
condicionado por sus genes.

La Revolución Etológica

Discípulos de LORENZ y contemporáneos suyos son VON HOLST,


primer director del Instituto Max Planck, dedicado al estudio de la
fisiología del comportamiento, y el holandés NIKOLAS TINBERGEN,
durante muchos años profesor en Oxford y animador de la Etología
inglesa de la posguerra.

Con una obra científica muy original no podemos dejar de citar a


IRENÄUS EIBL-EIBESFELT, quizás el etólogo que ha expuesto con
mayor profundidad el tema de la agresividad humana, impulso que lo
hace coexistir con un instinto de sociabilidadigualmente poderoso, y a
ROBERT ARDREY, formulador de la teoría del imperativo
territorial, que vincula a todo ser vivo con una determinada
demarcación natural.

De la aplicación de la Etología a las Ciencias Sociales ha surgido la


SOCIOBIOLOGÍA, nacida formalmente en 1975, fecha en la que E. O.
WILSON publica su obra Sociología, la Nueva Síntesis. Disciplina
híbrida, demuestra el error de quienes creen en el ambiente y la
cultura como determinantes de la aparición de las razas, la tendencia
social o antisocial de los hombres y su vocación sacerdotal, guerrera,
artesana o campesina. Con sus postulados se han derribado muchos
de los planteamientos de la Sociología convencional.

En definitiva, la Etología —la Revolución Etológica, como han


preferido referirse algunos escritores—, con su respaldo científico a
quienes combaten por un mundo ordenado y creador, ha atestado un
golpe de muerte a las ideologías de la uniformidad. No es de extrañar
por tanto que los ambientes que se han rebelado con mayor
virulencia a sus aportaciones sean los dominados por el marxismo y
el psicoanálisis.–

0 0

 11/07/15--00:41: Sobre la Violación de Europa

Se publicó hace dos días en renegadetribune.comel siguiente texto


que presentamos en castellano y que se refiere a la sombría realidad que
están experimentando muchos países de Europa ahora con la invasión
descontrolada de "refugiados", entre los cuales se ha constatado un
masivo uso de documentación falsificada, proporcionada por una
maquinaria bien financiada, que les posibilita presentarse con
identidades nuevas. Los autores del artículo, que constituye un llamado,
aluden al comportamiento criminal que exhiben casi por norma los
foráneos (de dramáticas proporciones en los países escandinavos), y lo
equiparan a los planes implementados durante y después de la 2ªGM para
conseguir el genocidio del pueblo alemán, esta vez dirigido contra la
población europea entera. Es un artículo completamente recomendable
por su lucidez y pragmatismo.
La VIOLACIÓN DE EUROPA Impedida:
El Surgimiento de las Brigadas Autónomas
por Wolf Blazer y Marlena Blitz
5 de Noviembre de 2015

Un mito griego asocia el nombre de Europa con un incidente en


las aventuras amorosas de la deidad patriarcal Zeus. El mito dice que
el dios del amor, Eros, inflamó a Zeus con el deseo por una noble
mujer llamada Europa. Para poseerla, el inmortal Zeus se transformó
en un enorme toro blanco y surgió del mar en Tiro, en Fenicia, ahora
conocida como Líbano. Encantada por esa visión, Europa subió sobre
la espalda del toro para un grato paseo. Zeus nadó con ella a Creta
donde él reveló su forma humana. A partir de entonces, actuando con
Europa como su reina, él fundó una nueva dinastía de la civilización
cretense.

El nombre "Europa" quiere decir "de ojos amplios", con la


connotación de "visión de lejos, de gran alcance". Extrañamente, este
mito a menudo es conocido como la "Violación de Europa", aunque no
ocurre ningún acto de violación sexual. Europa montó
voluntariamente sobre el toro, y no fue forzada a la cópula. Mediante
su consentimiento a una unión teógama (la cópula de un dios y un
mortal), ella fundó la nueva civilización. La civilización cretense
(minoica) sobrevivió durante un largo período, remontándose a 3600
a.C. El mito de Europa puede reflejar acontecimientos históricos de
alrededor de 1300 a.C. cuando Fenicia colonizó de nuevo Creta
después de la devastación producida por la explosión volcánica en
Santorini, alrededor de 1640 a.C., tres siglos y medio antes.

Aunque el antiguo mito realmente no cuenta un caso de violación,


la Violación de Europa puede ser vista hoy en día como un mito en
progreso, una narrativa en tiempo real claramente reflejada en los
acontecimientos actuales. Nuestra intención en este ensayo es llevar
aquella narrativa a una expresión moderna, como representada en
realidades históricas, y extraer de ello un llamado imperativo a la
acción.

La invasión de Europa por hordas de "refugiados" de África,


Oriente Próximo y otras partes desconocidas, está siendo llevada a
cabo a un ritmo feroz mientras escribimos estas palabras.
Melodramáticas historias en los medios liberales e izquierdistas de
comunicación dirigidos por los judíos intentan forzar la compasión de
los preocupados europeos que presencian ola tras ola de detritus
humano que llega a sus países. Innumerables incidentes de conflictos
se producen cada hora de cada día, mientras los medios de
comunicación muestran a europeos saludando a los invasores con
canciones, dulces y globos, lacrimosamente agradecidos de ser
invadidos y eliminados por los extranjeros. A medida que el asalto se
intensifica, es imposible seguir la pista de lo que está sucediendo de
un momento a otro. Sin embargo, algunos acontecimientos no
pueden ser escondidos. Por ejemplo, una muchedumbre alemana que
está bajo la lluvia, abucheando a Angela Merkel y haciéndola callar
mientras ella promete convertir en un delito criminal ofender la
dignidad de los supuestos refugiados, y exige que a ellos se les
conceda asilo, sin tener en cuenta el costo para la gente alemana.
Usted no tiene que ser Nostradamus para ver que hay dos
consecuencias ciertas que provendrán de esta catástrofe en el futuro
próximo: los europeos se levantarán con violencia contra los
invasores, y, al mismo tiempo, ellos se volverán contra los supremos
jefes políticos que los traicionaron. Merkel parece estar flaqueando
emocional y físicamente, quizá debido a estar siendo chantajeada
para adoptar la posición de línea dura en favor de la inmigración por
la cual ella ahora aboga, después de declarar hace un par de años
que el multiculturalismo en Europa ha fracasado [1]. Merkel es una
hamburguesa recocida [2]. Inserte un tenedor en ella y voltéela. Pero
otros políticos a través de Europa ahora enfrentan el riesgo de ser
arrastrados por las calles y golpeado, colgados, o baleados. En
resumen, tanto los invasores como aquellos que apoyan la agenda de
invasión han sido puestos en la mira ahora para represalias violentas
por parte de la gente común. Tal acción rencorosa es inevitable.
Usted puede empujar a seres humanos decentes sólo hasta cierto
punto.

[1] Véase por


ejemplohttp://www.bbc.com/mundo/noticias/2010/10/101016_angela_merkel_m
uticulturalismo_falla_alemania_med.shtmlohttps://actualidad.rt.com/sociedad/vi
ew/18434-Angela-Merkel-La-sociedad-multicultural-alemana-fracas%C3%B3-
por-completo
[2] Angela Kasner (1954) efectivamente nació en Hamburgo, con lo que resulta
el juego de palabras. El original en inglés dice en esta comparación que ella es
una "overcooked Bratwurst", una salchicha requemada.

Entre las innumerables confrontaciones cotidianas entre europeos


y las hordas invasoras, un tipo de incidente se destaca con énfasis
flagrante: las violaciones. Los "refugiados" entrantes son animales
con armas, desplegados para un plan de guerra que ellos no pueden
comprender, pero ellos están seguros de ejecutar aquel plan
mediante la explotación de sus impulsos sexuales. De acuerdo a
algunos informes, no menos del 70 u 80% de las hordas llegadas son
hombres jóvenes en edad militar, por lo tanto la principal edad en
cometer violación. En la guía definitiva para el Islam, "The Reliance of
the Traveller" [3], sección 0.94, dice: "Aquellos que son convocados
son todo hombre de cuerpo apto que ha alcanzado la pubertad",
declarando quién está calificado para la Yihad [el deber sagrado de la
guerra santa]. Turbo-cargados con testosterona, los africanos y los
árabes se desbordan por Europa desde tierras diversas donde el
lavado de cerebro islámico incrementa el deseo sexual violento
mediante la represión de los impulsos naturales y prohibiendo la clase
de asociación entre los sexos que es típica y dada por hecho en
Occidente.

[3] https://ia700702.us.archive.org/35/items/RelianceOfTheTraveller-
TheClassicManualOfIslamicSacredLawumdat/RelianceOfTheTraveller-
TheClassicManualOfIslamicSacredLawumdatAl-salikByAhmadIbnNaqibAl-
misri.pdf

La denigración islámica de las mujeres no-musulmanas como


prostitutas le da a los invasores una total licencia para acosar,
molestar y violar a mujeres europeas Blancas, incluídas las niñas.
Predicadores, panfletos y anuncios en el mundo musulmán les
aseguran que tendrán mujeres esclavas sexuales rubias, pudiendo
elegir entre ojos azules o verdes. "Cuando un niño o una mujer son
tomados cautivos, ellos se convierten en esclavos por el hecho de su
captura, y el matrimonio anterior de la mujer queda nulo"(Reliance of
the Traveller 0.913, "Objetivos de la Yihad"). Y que quede claro aquí,
la traducción literal de "Islam" es "sumisión". La definición
de "paz" en el Islam es "sumisión total".

En este momento, otoño [boreal] de 2015, Europa se prepara


ante la agresión física de la ola de violaciones, comparable a la que
golpeó a Escandinavia durante la década pasada. Bajo la forzada
inmigración masiva, las violaciones en Suecia se han intensificado a
un nivel astronómico, ubicándola segunda en la estadística mundial
después de Lesotho en África del Sur [4]. Recientemente, un
incidente en la vecina Finlandia destacó el horror: cinco muchachos
somalíes de entre 15 y 18 años violaron a una muchacha finlandesa
de 15 años en una estación de metro fuera de Helsinki. El incidente
desató una protesta pública cuando la cobertura inicial de los medios
de comunicación y el reporte de la policía intentaron ocultar la
identidad étnica de los violadores [5].

[4] Véase un interesante artículo


en http://es.gatestoneinstitute.org/5379/suecia-violaciones
[5] http://www.burbuja.info/inmobiliaria/temas-calientes/664637-sentencia-
ridicula-tres-de-cinco-somalies-acusados-de-violar-a-joven-finlandesa.html

Llamemos a aquella muchacha finlandesa Liv, un nombre


escandinavo común. La violación de Liv es la violación de Europa hoy.
Las mujeres Blancas de etnicidad ario-caucásica de la Europa "de
amplios ojos" son todas ejemplos vivos de Liv. Las mujeres de Europa
del Norte de todas las variedades serán puestas en la mira. Si la
violación de una sola de estas mujeres no puede ser impedida, ¿qué
puede impedir la destrucción de Europa delante de nuestros propios
ojos, aquí y ahora?.

El Multiculturalismo es una mentira perniciosa en diversos


aspectos, pero en dos en particular. Primero, no logra la coexistencia
de culturas diferentes, definidas por variaciones en el color de la la
piel y étnicas. Absolutamente no. Ésa es una afirmación falsa. En
realidad, sólo implica la sumersión y la eliminación de la cultura
Blanca por medio de la imposición forzada de otras etnicidades no-
Blancas y no-europeas. Imagine la paleta de un artista donde todos
los colores no-blancos se mezclan en el pigmento "blanco de titanio"
hasta el punto de la eliminación de aquél: una paleta multicolor sin el
blanco puro, eso es el multiculturalismo. En el segundo aspecto, el
argumento de la "diversidad" es una mentira que actúa como un
señuelo que desvía la atención con respecto al enorme rango de
diversidad que existe entre los pueblos Blancos. La diversidad dentro
del linaje racial ario-nórdico-caucásico iguala y puede incluso exceder
al espectro de los colores no-blancos de dicha paleta.

Liv no es sólo una muchacha blanca con el pelo rubio y ojos


azules. Ella representa todas las variantes de mujeres europeas
Blancas de linaje ario-nórdico-caucásico, incluyendo las innumerables
variantes de color de ojos, color de cabello, rasgos faciales y tipos de
cuerpo. (Esta rica serie excluye a las judías incrustadas en la vida
europea, ya que los judíos ashkenazi-jázaros no son Blancos, sino
que ellos simplemente se han mezclado en el pigmento blanco de la
paleta racial donde ellos se disfrazan y se esconden, haciéndose
pasar por Blancos cuando ello sirve para conseguirles beneficios). Liv
puede ser encontrada en todos los continentes; dondequiera que una
Liv es violada, Europa está siendo violada también. Su violación
asegura la dilución y la eventual eliminación del linaje genético de la
raza blanca. Se trata del instrumento de genocidio.

¿Cómo puede alguien prevenir una circunstancia tan horrible?


Imagine que usted va caminando en alguna ciudad y usted pasa por
un edificio arruinado donde un grupo de somalíes es visto violando a
una mujer Blanca, delante de sus ojos. ¿Cómo podría usted
intervenir?; ¿qué quisiera o podría hacer usted en aquella situación?.

Hay dos formas, y sólo dos formas, garantizadas para prevenir la


violación o cualquier clase de violencia predadora en la especie
humana: la disuasión del acto, y la eliminación de aquellos que
perpetran el acto. Para impedir que la violación de Europa continúe y
para acabar permanentemente con la violencia que irrumpe desde los
invasores de color sobre todos los europeos, ambas medidas tienen
que ser puestas en práctica. La eliminación requiere o bien remover a
los autores de violación mediante su expulsión desde las tierras
europeas, o bien matarlos en suelo europeo. La disuasión implica
mostrarles una amenaza que pueda ser llevada a cabo. Por ejemplo,
saludar a los invasores con carteles que digan: "¡Viole a Nuestras
Mujeres y Usted Es un Hombre Muerto!".

La prevención de la violación de mujeres europeas por africanos y


árabes puede ser considerada como una táctica primaria e imperativa
en contra de esa guerra. La guerra siempre conlleva violaciones.
Acabar con las violaciones es resistir y acabar con la guerra. Punto.
La forzada inmigración masiva es una guerra racial impuesta a los
pueblos europeos, y la violación, un muy practicado instrumento del
genocidio. Considere las autorizadas violaciones de las mujeres
alemanas después de terminada la Segunda Guerra Mundial, parte
del plan deliberado de diezmar a Alemania y al pueblo alemán. Los
acontecimientos actuales siguen muy de cerca el precedente sentado
al final de la Segunda Guerra Mundial.

Ilya Ehrenburg (1891-1967) fue un prolífico propagandista judío


de los comunistas soviéticos. Hitler lo calificó como "el judío de casa
de Stalin". Sus panfletos anti-alemanes fueron distribuídos por
millones al final de la guerra cuando los bolcheviques se derramaron
por Europa. Ehrenburg incitaba expresamente la violencia contra las
mujeres alemanas: "¡Matad!, ¡matad! En la raza alemana existe
solamente el mal; ¡entre ninguno de los vivos ni de los aún no
nacidos existe otra cosa que el mal! Seguid los preceptos del
compañero Stalin. ¡Acabad con la bestia fascista de una vez para
siempre en su madriguera! Aplicad la fuerza y romped el orgullo
racial de esas mujeres alemanas. Tomadlas como vuestro botín
legal".

Mujeres entre 8 y 80 años de edad fueron puestas en la mira y


en muchos casos repetidamente violadas, a veces violadas hasta la
muerte. Las mujeres de Alemania masivamente violadas contaron
muchos casos de sus hombres que no pudieron enfrentar la condición
de víctimas de ellas, sintiendo compasión pero a la vez repulsión por
sus quebrantadas mujeres. El llamado de Ehrenburg a romper el
espíritu de las mujeres alemanas comparte oscuros paralelismos con
el adoctrinamiento islámico.

En aquel mismo momento histórico, 1944, comunistas judíos en


EE.UU. formularon el Plan Morgenthau con el único objetivo de la
destrucción económica total de Alemania y la esclavitud de su gente.
Algunos historiadores consideran ese plan como habiendo sido
inspirado por "¡Alemania Debe Perecer!", un influyente libro auto-
publicado en 1941 por Theodore Neumann Kaufman. Pocas personas
saben que el libro de Kaufman contiene la primera aparición impresa
del término "solución final", aplicado por un judío al pueblo alemán.
Kaufman pedía la extinción total de la raza alemana por medio de la
esterilización forzosa.

No es ninguna casualidad que hoy el maremotode "refugiados",


o "tsunamigration", esté dirigido principalmente hacia Alemania
donde 800.000 de ellos son esperados que lleguen en 2015. Al darles
la bienvenida, Merkel está pidiendo abiertamente la continuación
del Plan Morgenthau y la "solución final" de Kaufman para el linaje
racial germánico. La fórmula está clara: provocar la conciencia de
culpa en los alemanes, llevar a cabo la guerra económica y violar a
las mujeres, todo trabajando en conjunto para el plan maestro. La
destrucción de Europa no puede ser llevada a cabo sin la aniquilación
total de la antigua fortaleza y geográficamente central del heroísmo
autóctono que es Alemania.

Hoy, Europa enfrenta una guerra que los europeos no eligieron.


Los supremos jefes políticos y los ideólogos la eligieron, los
defensores de la agenda inmigracional de la supremacía judía la
eligieron, no el pueblo, no aquellos que deben sufrir las
consecuencias de aquella opción y aquella agenda. Aquellos que
afirman que la "Crisis de los Refugiados" es la consecuencia de lo que
los europeos han hecho en otros países, se equivocan. Los Gobiernos
europeos, no la gente en su conjunto, han emprendido la guerra en el
Oriente Medio y África, que ha provocado un diluvio de refugiados.
Sub-raye la palabra "Gobiernos". Estados Unidos lidera el asalto,
luchando una guerra por medio de delegados para materializar la
pesadilla sionista de un "Gran Israel". No los ciudadanos y ciudadanas
estadounidenses, sino el ilegal y traicionero Gobierno.

Por otro lado, una gran parte de los "refugiados" son oportunistas,
no gente que huye de las zonas de guerra creadas por la agresión
estadounidense-europea al servicio de la supremacía judía. Los
europeos no son culpables de lo que Estados Unidos, el Reino Unido y
los jefes supremos franceses hacen para hacer progresar el
imperialismo sionista. No es su culpa, pero es su responsabilidad
afrontar la situación que tienen al frente y salvar a Europa.
La defensa de Europa y el estilo de vida europeo basado en la
libertad es principalmente un esfuerzo opuesto a la guerra. Tiene que
ser promovido y puesto en práctica como tal: un movimiento opuesto
a la guerra obligado a aplicar una clase de violencia para derrotar
otra clase. Éste no es un movimiento de no-violencia, sino más bien
de contra-violencia, como ha sido definido. Es decir, el uso de la
violencia como un remedio homeopático, comparable a usar veneno
de serpiente para hacer un antídoto contra la mordedura de la
serpiente. La contra-violencia no es simplemente una opción poco
ética entre otras: es excepcional e imperativa. La resistencia no-
violenta y el cambio revolucionario dentro del sistema político pueden
desempeñar un papel en la auto-preservación racial, pero la acción
obligatoria y decisiva usa la violencia selectiva para la causa de la
supervivencia. Todas las especies hacen lo mismo para su auto-
conservación. La Humanidad no es ninguna excepción. Que somos
animales que viven entre otras especies no-humanas es un hecho
incuestionable. Que seamos animales racionales y responsables,
capaces de proteger nuestras propias asociaciones y agrupaciones,
queda aún por demostrar.

La acción estratégica contra la guerra que se ha emprendido


contra Europa ahora entra existencialmente en la definición, una
situación a la vez. La expulsión y el uso de la fuerza letal, o la
amenaza de usarla como disuasión, son acciones necesarias y
moralmente inevitables a ser demostradas frontalmente contra la
situación catastrófica que los europeos no invocaron sobre ellos
mismos. La moralidad en el sentido cristiano no tiene nada que ver
con ello; pero entonces, recordemos que Europa era puramente
pagana, milenios antes de que se hiciera cristiana. Consecuente con
la moralidad pagana, con un código de honor y con el coraje, sería
inmoral no defender las tierras y los pueblos autóctonos de Europa,
no vengar la violación de incluso sólo una muchacha europea.

Para ir al punto, o mejor dicho, a la decisión, la catástrofe que


está enfrentando Europa no es simplemente una crisis de un estado
cognitivo, una lucha individual para llegar a estar consciente de lo
que está sucediendo, para luego despertar y advertir a otros. Más
importante aún, es una crisis de conciencia. Darse cuenta de ello y
crear conciencia no es suficiente, ni mucho menos. Una vez que usted
lo capta, usted tiene que enfrentarse al dilema que se deriva de lo
que usted ve y sabe que es verdadero.

¿Quién se enfrenta a aquella disyuntiva hoy, y cómo?. ¿Quién va


a emprender medidas de resistencia contra la guerra, y medidas de
auto-defensa social a fin de contrarrestar la violencia que está
irrumpiendo sobre las tierras europeas? Las autoridades no pueden
hacer eso, y en muchos casos son cómplices del asalto. En primer
lugar, ellas son los mercenarios de aquellos que han orquestado el
caos entero. Sólo grupos de voluntarios, auto-designados vigilantes
organizados en bandas que actúen fuera de la ley, pueden enfrentar
y dominar esta crisis. Por el bien de un término, llamémoslas
las "brigadas autónomas" (freelance brigades). (El término "brigadas
por la libertad" [freedom brigades] se ha visto comprometido, ya que
fue adoptado por el "Ejército Sirio Libre" [Free Syrian Army, que
busca derrocar a Assad]).

"Freelance"es un término derivado de la época de la Caballería en


la Edad Media europea. Un Caballero que permanecía libre e
independiente, con sus habilidades guerreras en el uso de la lanza, la
espada, y en el combate mano a mano, tenía una "lanza libre" (free
lance). Moralmente, él no estaba obligado a servir a ninguna otra
autoridad aparte de la conciencia misma. Él no estaba obligado a
servir ni a mantener lealtad ni fidelidad a ningún jefe supremo. Si él
no era un mercenario que buscaba su propio bien, tal Caballero no
debía responder ante ningún señor humano, sino que estaba obligado
a un código heroico de honor y coraje. Los Caballeros freelanceeran
principalmente conocidos por defender a mujeres contra su violación.
Muchos cuentos de guerreros europeos medievales, incluyendo a
Parzifal, relatan tales incidentes. El hombre heroico demuestra su
honor, antes que nada, por la defensa de las mujeres contra la
violación sexual por otros hombres.

El renacimiento de este código puede ser lo que salve a Europa en


el futuro próximo. ¿Pero dónde está el hombre heroico en Europa?
Adolf Hitler fue acusado de idear un programa de genocidio contra los
judíos, promoviendo un equivalente alemán del término "raza
superior" (master race). Más bien, Hitler invocó el "Herrenvolk".
Usted encontrará muchas definiciones intencionadamente engañosas
de esta palabra, tales como "una raza que se considera superior a
todas las otras y capacitada para gobernar las demás". De acuerdo a
la definición estricta, ése es el status auto-asumido por los judíos que
está en el origen de la ideología de la "raza superior": el concepto
de Pueblo Elegido destinado a dominar a todas las otras naciones
(goyim). Las declaraciones de los judíos de ser la raza superior
encomendada por su dios para dominar y esclavizar a todas las razas
no-judías quedan demostradas por la plétora de escrituras judías y
las muchas declaraciones de aquellos que ponen en ejecución aquella
ideología.

Pero "Herrenvolk", como Hitler entendía el término, se refiere al


"pueblo heroico" que puede ser un ejemplo de excelencia para otros,
y que lidera precisamente por su preeminente cualidad y su logro
superior. En otras palabras, un pueblo tal pone un alto ejemplo o una
elevada moral y un logro creativo para toda la Humanidad. Tal pueblo
heroico no domina por medio de la fuerza, o mediante una auto-
legitimación sobre la base de un mandato divino, pero puede usar la
fuerza cuando es requerida.

"Herren"es la variante germánica de la palabra griega "hero",


relacionada con el indoeuropeo "vira"= "héroe, valiente". La cualidad
del héroe es "virya"= "energía, entusiasmo". Ésta es la cualidad
compartida por hombres y mujeres por igual, cuando ellos aceptan y
materializan la responsabilidad de usar la violencia en la causa de la
vida, la libertad y la sanidad. La raíz "vir-"está presente en las
palabras "virilidad", "virginidad" y "virago", y de ahí que abarque a
ambos géneros en el alcance de la moralidad heroica. Sin embargo,
cuando las mujeres son violadas, los hombres enfrentan un caso
especial de poner en práctica su potencial heroico.

La violación de Liv y de Europa es un llamado a la virilidad entre


los pueblos europeos. ¿Durante cuánto tiempo las mujeres Blancas
del linaje europeo tendrán que preguntar "quién nos defenderá"?.
¿Dónde están los hombres que puedan responder a ese llamado y
actuar en consecuencia?.–
0 0

 11/10/15--00:23: Claudio Mutti - Sombart, los


Judíos y el Capitalismo

El siguiente texto (Sombart,gli Ebrei e il Capitalismo) que presentamos de


Claudio Mutti (1946), conocido filólogo y escritor italiano, lo hemos traducido
del sitio thule-italia.net, y lo hemos afinado y complementado con la versión en
francés que está en el sitio del autor (claudiomutti.com), publicada en
Noviembre de 2005. El artículo es, al parecer, la Introducción a la traducción
(según dice la versión francesa) de la obra Los Judíos y la Vida Económica, del
conocido sociólogo e historiador alemán Werner Sombart (1863-1941). Aquí el
señor Mutti, con toda su erudición académica, nos da a entender que la obra de
Sombart en conjunto adquiere el valor de un manifiesto anti-capitalista, sistema
considerado por él como el súmmum de la decadencia y la bajeza humana,
ocupándose en dicha obra del papel fundamental que desempeñaron los judíos
en la construcción del capitalismo moderno, la que respondería en último
término a una especial conformación psíquica, que, aunque propia de los judíos,
también puede ser hallada en otras etnias, alma racial que, sin embargo, no
sería la única fuente de la mentalidad capitalista, como lo deja ver el capitalismo
surgido del Protestantismo, sino que en lo profundo radicaría en un espíritu de
negación de lo Tradicional, como sostiene el señor Mutti. Al final del artículo
hemos agregado un pertinente texto complementario titulado "Max Weber y
Werner Sombart", publicado en 2013 por el español Jorge Álvarez
(rindfleischknight.blogspot.com) como parte de una serie de artículos sobre los
judíos, además de otro referido a Calvino del mismo autor.

Sombart, los Judíos y el Capitalismo


por Claudio Mutti
17 de Noviembre de 2005
El tema de la participación judía en la edificación del capitalismo
ha sido tratada por Werner Sombart en más de una de sus obras.
Además de ocuparse de ello en Die Juden und das
Wirtschaftsleben(Los Judíos y la Vida Económica, Leipzig, 1911),
Sombart ha debatido ese tema, aunque de una manera más sintética
y resumida, en Zukunft der Juden (El Futuro de los Judíos, Leipzig,
1912), en el artículo "Der Bourgeois" (Múnich-Leipzig, 1913) —inserto
en la antología que hemos publicado de Sombart en las Edizioni di
Ar [1]—, en la segunda edición de Der Moderne Kapitalismus(Múnich-
Leipzig, 1916), y en las ediciones sucesivas de esa misma obra.

[1] W. Sombart, «Metafisica del Capitalismo», Padua, 1977.

La presencia de un capítulo sobre los judíos como vehículos del


espíritu capitalista en la edición definitiva de Der Moderne
Kapitalismus—un estudio de carácter histórico, económico y
sociológico sobre la formación del capitalismo— reviste un valor
emblemático en cuanto a las conclusiones sugeridas por el autor a
partir de las investigaciones precedentemente realizadas acerca del
papel desempeñado por los judíos en la vida económica, cuyos
resultados vemos orgánicamente expuestos en Die Juden und das
Wirtschaftsleben; y tales conclusiones han sido resumidas al principio
del capítulo mencionado, el Nº 62 del primer volumen:

"En mi libro sobre los judíos creo haber demostrado que su


importancia específica para la Historia moderna reside en el impulso
dado por ellos a esa forma de la evolución capitalista que yo llamo
la comercialización de la vida económica, cuya generalización
caracteriza el paso a la época del capitalismo avanzado. La particular
y decisiva importancia de los judíos debe pues ser buscada en el
hecho de que su actividad va anexa a la aceleración del paso desde la
forma del capitalismo primitivo a la forma del capitalismo
desarrollado" (W. Sombart, Il Capitalismo Moderno, Turín, 1967, p.
286).

En "Los Judíos y la Vida Económica" Sombart ha mostrado, sin


embargo, que la contribución judía a la instauración del capitalismo
no se reduce a dicha transición sino que se manifiesta ya en los
comienzos de la economía moderna, y aquello, dado que ya el
período proto-capitalista presenta, con particular evidencia, formas
de actividad económica características de los judíos. La intervención
de la actividad emprendedora judía en la época del capitalismo
primitivo, sobre todo desde la verificación de que las corrientes
comerciales fueron transferidas desde la región mediterránea hacia la
del Norte de Europa, consistió esencialmente, según Sombart, en la
importante participación cuantitativa de los judíos en el volumen de
los negocios, y más aún en la calidad de su comercio, que tenía que
ver especialmente con productos de lujo, productos de gran
consumo, artículos nuevos que revolucionaban los procedimientos
tradicionales. La participación de los judíos en tanto empresarios se
manifestó, además, en su papel masivo en la colonización de
América, donde ya habían desembarcado a fines de 1492; y, en
tercer lugar, en la función desempeñada por los mercaderes judíos
como proveedores de los ejércitos durante los siglos en que se
formaron los Estados modernos.

Sombart no se limita a destacar el aporte empresarial que


llevaron a cabo los judíos en la formación del capitalismo, sino que él
considera que se debe tener en cuenta como imprescindible la
actividad de ellos en el sector de los créditos, ejercitada y
perfeccionada en el curso de los siglos por la práctica de la usura. De
hecho, Sombart considera al crédito como "una de las más
importantes raíces del capitalismo" (Ibid., p. 304), y de esa manera
él puede concordar tranquilamente, al reconocerle objetivamente a la
civilización occidental moderna una matriz cultural judía, con el judío
Karl Marx, del cual cita, en Deutscher Sozialismus (Berlín-
Charlottenburg, 1934), las célebres afirmaciones: "El espíritu judío se
ha convertido en el espíritu práctico de los pueblos cristianos"; "Los
judíos se han emancipado en la medida en que los cristianos se han
transformado en judíos", y "La verdadera naturaleza de los judíos se
ha manifestado en la sociedad burguesa" (W. Sombart, Il Socialismo
Tedesco, Florencia, 1941, p. 235).

La diferencia entre Marx y Sombart, aunque ambos estuvieran


lúcidamente conscientes de la equivalencia que progresivamente se
fue estableciendo entre la mentalidad judaica y la mentalidad
occidental moderna, reside en la absoluta e irreductible antítesis de
sus juicios de valor en cuanto a la civilización capitalista bajo el signo
de la usura. En efecto, Marx, en razón del fundamental criterio
progresista e historicista que condiciona toda su elaboración
ideológica, ve un factor de progreso histórico —es decir, un
acontecimiento positivo— en la expansión planetaria de la civilización
burguesa, por lo cual se revela, más coherentemente que sus
epígonos, que aparentan ser "anti-imperialistas" y partidarios del
"Tercer Mundo", como un convencido y fanático apoyador del
colonialismo, como cuando exalta la obra de devastación de las
tradiciones por parte del imperialismo británico en India, o al tomar
abierto partido por Estados Unidos en la guerra de éste contra Méjico,
lanzándose, en un artículo aparecido en el Rheinische Zeitung, contra
los "salvajes mejicanos" y, de una manera más general, contra los
movimientos de liberación sudamericanos ("un miserable y un
canalla"son, por ejemplo, los títulos que Marx da a Simón Bolívar).
Sombart, por el contrario, en destacada polémica con ciertos
fanáticos contemporáneos de la expansión occidental como condición
de la hegemonía mundial de la "raza blanca", considera al
colonialismo como un vehículo de exportación de la decadencia. Su
condena del fenómeno colonialista es, por lo tanto, clara e
incondicional:

«Los europeos occidentales no pueden ofrecer a los pueblos


subyugados por ellos nada más que los valores problemáticos de su
civilización, como por ejemplo, cañones, pólvora, agua potable,
retretes, tranvías, máquinas, instalaciones telefónicas, Constituciones
parlamentarias, etc., a la vez que destruyen preciosas culturas en
África, América y Asia. Se han comportado allí como elefantes en una
tienda de porcelanas; en vez de una diversidad multiforme, han
impuesto la gris uniformidad de su incultura. Este desagradable
período de la Historia humana, como se debía esperar, ya ha pasado,
y la dominación de la raza blanca sobre la Tierra llega a su fin, pero
no porque los europeos occidentales hayan reconocido sus
equivocaciones, sino porque los otros pueblos comenzaron a pensar
por sí mismos de acuerdo a su naturaleza particular. El pensamiento
de nación se difunde cada vez más y encuentra sus apóstoles» (Ibid.,
p. 246).

Fue así que, durante los años en los que Sombart formulaba tales
opiniones, los "apóstoles del pensamiento de nación"—si quisiéramos
usar esa cruda expresión, con la cual el pasaje referido intenta
designar más que nada a los exponentes de las diversas formas
tradicionales— se inspiraron en aquel mismo "socialismo alemán" del
cual el economista Sombart esperaba una superación de la "Era
económica". Y fue así que, en el intento de detener la difusión
contaminadora del "foetor judaicus" [hedor judaico, frase de la
Antigüedad romana], de los bienes culturales producidos por el
Occidente moderno, y de salvar las regiones de la Tierra que todavía
no habían sido apestadas, los ambientes más conscientes y
representativos del hinduísmo, de la tradición japonesa y del Islam
adhirieron a la guerra proclamada por el Tercer Reich contra las
potencias sometidas a la usura, dando así al combate del
nacionalsocialismo el carácter de una "guerra santa" y transformando
el duelo desigual entre Alemania y los Aliados en una confrontación
entre el mundo de la Tradición y el mundo moderno.

Considerada a la luz de tales acontecimientos históricos, la obra


de Sombart —desde "Capitalismo Moderno" hasta "Los Judíos",
desde "Socialismo Alemán" a su célebre ensayo antropológico "Sobre
el Hombre" [2]—, incluso si sus horizontes específicos pueden parecer
limitados y parciales, adquiere el valor de un manifiesto que se
articula espiritualmente de la misma manera que "La Decadencia de
Occidente", y anuncia, con tonos análogos aunque diferentes, la
decadencia del sistema instaurado por el hombre fáustico y, entre los
modelos alternativos al Estado capitalista —representados en aquella
época por el Estado soviético o por el Estado "völkisch"—, se orienta
a las soluciones propuestas por los partidarios del segundo modelo,
reconociéndole a éste una contribución rectificadora.

[2] Vom Menschen, Versuch einer geisteswissenschaftlichen Anthropologie,


Berlin-Charlottenburg, 1938.

La obra "Los Judíos y la Vida Económica" ejerció también una


importante influencia sobre los ambientes "völkisch", como lo
confirma un eminente investigador judío, George L. Mosse, quien
escribe a propósito de eso:

"Los prejuicios económicos, siempre estimados en los círculos


anti-judíos, recibirán la consagración académica con el ensayo de
Werner Sombart (...) Sombart no pronunció un juicio condenatorio
contra los judíos: su intención era simplemente formular un análisis
histórico de la evolución del capitalismo, pero los escritores y los
propagandistas del campo nacional-patriótico aprendieron
rápidamente a utilizar su obra y a adaptarla a sus propios fines. Esta
obra coincidía, grosso modo, con la imagen que ellos se habían hecho
de los judíos como seres incapaces, desarraigados, deshonestos,
intermediarios y especuladores, únicamente preocupados de
acumular oro y de desangrar a Alemania" (George L. Mosse, Le
Origini Culturali del Terzo Reich, Milán, 1968, pp. 207-208).

En efecto, "Die Juden und das Wirtschafsleben" constituye un


importante punto de referencia para Theodor Fritsch, el inventor de la
ciudad-jardín, el cual, en su "Manual de la Cuestión Judía"[3] —un
texto que alcanzó 40 ediciones y que los nacionalsocialistas
consideraban como la obra de un viejo maestro—, utilizó en diversos
puntos el ensayo de Sombart sobre los judíos, a fin de describir el rol
económico de ellos en la sociedad moderna; y el libro de Fritsch,
junto con el de Sombart, figura entre los títulos más citados en un
opúsculo de Dietrich Eckart, publicado después de su muerte, en el
cual algunos han creído detectar la fuente de la polémica anti-judía
de Hitler [4].

[3] Handbuch der Judenfrage, Leipzig 1933. El trabajo de Sombart sobre «Los
Judíos»está citado en las págs.54, 72 passim, y 290 passim.
[4] Cf. Ernst Nolte, Eine frühe Quelle zu Hitlers Antisemitismus, en Historische
Zeitschrift, CXCII, 3 (Junio de 1961), pp. 584-606.

Sin embargo, se ha rechazado la posibilidad de definir la obra de


Sombart como un "preludio intelectual del nacionalsocialismo" [5] y
se han enfatizado las diferencias entre la "ideología del
nacionalsocialismo" y el "espiritualismo de sello romántico y religioso
de un Sombart, es decir, de un hombre de cultura, y no de
acción" [6], como si las teorías de las que deriva el fenómeno
nacionalsocialista no hubieran sido elaboradas por hombres de
cultura. Ahora, aparte de la solapada intención, transparente en
cierta sociología, principalmente católica [7], de recuperare
instrumentalizar ciertos aspectos del pensamiento sombartiano —una
intención que implica la necesidad de separar artificialmente la
"responsabilidad" de Sombart de la del nacionalsocialismo—, no es
ciertamente en tales términos simplistas que la cuestión debe ser
planteada.

[5] F. Rizzo, Werner Sombart, Nápoles, 1974, p. 48.


[6] A. Cavalli, Introducción a W. Sombart, Il Capitalismo Moderno, op. cit. p. 48.
[7] Sobre este asunto, parece ser instructiva la atención prestada por Fanfani a
la obra de Sombart; Cf. p. ej.: A. Fanfani, Introduzione allo Studio della Storia
del Pensiero Economico, Milán 1960.

Por el contrario, habría que examinar qué tendencias en aquel


fenómeno heterogéneo que fue el nacionalsocialismo alemán, se
reconocen espiritualmentente afines a la obra de Sombart y que
impregnan la obra de éste, y qué elementos de dicha obra han
influído sobre las diversas tendencias del movimiento histórico en
cuestión. Para poner un ejemplo: no se podría excluír que el ya citado
juicio sombartiano sobre el colonialismo, si es que no fue compartido
por el ala occidentalista y anglófila del nacionalsocialismo, haya
podido haber contribuído a la formación de una posición anti-
colonialista entre el ambiente de las SS, puesto que en la época de la
aventura italiana en Etiopía, el periódico oficial de la Orden, Das
Schwarze Korps, criticó fuertemente la iniciativa italiana, haciéndose
eco de los argumentos de Sombart.

Un punto en el cual los ya mencionados "recuperadores" se han


esforzado en ver un contraste irreductible entre Sombart y el
nacionalsocialismo es el que se refiere a la raza, como si los
teorizantes nacionalsocialistas de la raza no ofrecieran una
multiplicidad de opiniones. Según Rizzo, por ejemplo, Sombart
formuló "un formidable argumento contra el racismo al observar que
la población alemana está compuesta por cinco razas diferentes y de
un número impreciso de sub-razas" (F. Rizzo, op. cit., p. 59); para
apoyar su tesis, el académico en cuestión cita el siguiente pasaje
de "Socialismo Alemán":

"No se podría demostrar científicamente que una determinada


raza alberga un solo espíritu, ni que un determinado espíritu pueda
ser encontrado solamente en una determinada raza. Un espíritu
alemán en un Negro es posible, como un espíritu Negro en un
alemán. Se podría demostrar solamente que hombres con un espíritu
alemán son mucho más numerosos en el pueblo alemán que entre los
Negros, y viceversa"(Sombart, Il Socialismo Tedesco, op. cit. p. 234).

Pues bien, ¿qué diferencia esencial existe entre la posición de


Sombart y la mejor doctrina de la raza, que niega y supera el
materialista racismo biológico para reconocer en el hombre una
realidad que no está hecha sólo de cuerpo y para considerar, al final,
todos los elementos constitutivos del ser humano? El "formidable
argumento contra el racismo" invocado triunfalmente por Rizzo,
Sombart lo dedujo de la clasificación antropológica formulada por un
autor de primer rango en los estudios raciales: Hans F. K. Günther,
profesor de antropología social en la universidad de Friburgo, que en
1942 fue incluído por Évola "entre los más notables y citados racistas
alemanes" (J. Évola, Il Mito del Sangue, Milán, 1942, p. 123).

¿Proporcionó Gunther, él también, un "argumento formidable"


contra el racismo? En cuanto al pasaje ya citado de "Socialismo
Alemán", los puntos de vista que encontramos allí constituyen
exactamente una adhesión a las orientaciones más positivas que
expresa la doctrina de la raza. Preguntamos nuevamente: ¿qué
diferencia esencial existe entre tales opiniones y las que sostenía el
psico-antropólogo Ludwig Ferdinand Clauss?. ¿Se puede seriamente
considerar a Clauss, con su contribución rectificadora aportada por él
a la doctrina de la raza, como un adversario del nacionalsocialismo?.

La idea —herética tanto para el racismo "zoológico" como para el


anti-racismo democrático— de una "raza del alma", idea que se
encuentra exactamente en la base de la teoría de Clauss y que está
sumariamente expresada en el pasaje citado más arriba, es
fundamental para comprender la noción sombartiana del "espíritu
judío". Así como es posible encontrar un "espíritu Negro en un
alemán" y viceversa, así es también posible encontrar un espíritu
judío en muchos "goyim":

"Los más grandes magnates de la finanza mundial son de la más


pura sangre aria, y muchos de los más grandes escándalos bursátiles
o bancarios están ligados a nombres no judíos" (Sombart, Il
Socialismo Tedesco, op. cit. p. 235).

En el más lejano origen del capitalismo, los judíos cuentan menos


como individuos o como realidad colectiva que actúa sobre la
Historia, que como una idea platónica (Sombart la llama Geist), que
corresponde a una tendencia particular del espíritu, una particular
conformación psíquica (Sombart la llama Gesinnung, mentalidad): es
ésta la "raza del alma" a la cual Otto Weininger —"el único judío
honesto", según un juicio del Führer referido por Dietrich Eckart—
denomina "judeidad": "Ésta—escribe él— representa para cada
hombre una posibilidad, y sólo en el judaísmo histórico ha encontrado
su realización más grandiosa" [8] . Esta última idea se encuentra
también en Sombart:

«Este espíritu [el espíritu judío] tiene desde un principio su raíz en


el pueblo judío y se difunde ampliamente, quizás porque, como se
puede suponer, corresponde a un carácter congénito o de "sangre"
bastante frecuente en el pueblo judío» (Sombart, Il Socialismo
Tedesco, op. cit. p. 236).

[8] O. Weininger, Sesso e Carattere, Roma, 1956, p. 415. Para un estudio de la


"cuestión judía" basado en cuestión de la judeidad, vea nuestro
ensayo «Ebraicità ed Ebraismo – I Protocoli dei Savi di Sion», Ed. di Ar, Padua,
1976.

****

La judeidadno es, sin embargo, para Sombart, la única fuente de


la mentalidad capitalista:

"No estamos tan desprovistos de sentido crítico como para atribuír


todas las peculiaridades del hombre económico moderno a la
influencia de la moral judía (por considerable que ella pueda
ser)"(Sombart, Il Borghese, Milán, 1950, p. 403).

Junto al espíritu judío han actuado, en tal sentido, otros factores,


como ciertas filosofías, ciertas religiones y ciertas Iglesias, además de
conquistas intelectuales como lo fue la técnica, y factores psicológicos
tales como la envida social de los burgueses —el "resentimiento" de
que hablaba Nietzsche—, y otras fuerzas más, entre las cuales en
primer lugar está el Estado, una entidad que ninguna interpretación
racional podría explicar, porque "La comprensión del sentido del
Estado entra en el campo de la trascendencia" (Sombart, Il
Socialismo Tedesco, op. cit. p. 214).

El hecho de que Sombart se esfuerce en no hacer de ninguno de


estos factores algo absoluto —ni siquiera del espíritu judío— sino que
se esfuerce en dar relevancia al impacto global de cada uno de los
diversos factores, lleva a establecer una comparación entre el autor
de "Los Judíos" y Max Weber, el autor de "La Ética Protestante y el
Espíritu del Capitalismo". En efecto, Weber, haciendo notar
particularmente al papel jugado por la ética Protestante en la
formación de la mentalidad capitalista, hubiera podido igualmente
destacar el significado convergente de otras fuerzas espirituales. En
lugar de ello, Weber estableció una relación de filiación muy
preponderante entre la ética Protestante y la mentalidad capitalista,
lo que disminuyó la importancia del judaísmo, reducido a un aporte
moral limitado proporcionado por este último al Puritanismo:
"El judaísmo se encontraba del lado del capitalismo de los
aventureros, orientado en un sentido político y especulativo; su ética
era, en una palabra, la del capitalismo de los parias; el Puritanismo
aportó la ética de la industria nacional burguesa y de la organización
racional del trabajo. De la ética judía, él tomó sólo lo que le convenía
dentro de esos límites" (M. Weber, L'Etica Protestante e lo Spirito del
Capitalismo, Florencia, 1977, p. 279).

Tal punto de vista es confirmado por Weber en su escrito sobre la


profecía y la ética judía, donde el capitalismo judío difiere claramente
del capitalismo Protestante, el cual es considerado como el único
precursor del capitalismo moderno. El capitalismo de los judíos es
considerado como "típico de un pueblo paria": él"se encontraba igual
de bien en el comercio y en la usura, así como en las formas
aborrecidas por el Protestantismo, es decir, en el capitalismo de
Estado y en el capitalismo predatorio" [9].

[9] M. Weber, Gesammelte Aufsätze zur Religionssoziologie, Tübingen, 1920,


vol. III, p. 359. Cf. M. Weber, Le Sette e lo Spirito del Capitalismo, Milán 1977,
p. 165.

Weber se había propuesto analizar en seguida, de manera


profunda, el papel jugado por los judíos en el desarrollo de la
economía occidental moderna, porque no estaba satisfecho por el
tratamiento sombartiano de la cuestión. Pero el problema no pudo ser
tratado, a causa de la muerte de Weber, sobrevenida en 1920. Sin
embargo, en "Economía y Sociedad"un pasaje [10] vuelve sobre el
asunto y explica cómo se ha atribuído a los judíos la introducción de
ciertas formas de actividad económica en Europa, principalmente la
del préstamo.

[10] M. Weber, Wirtschaft und Gesellschaft, Tübingen, 1922, vol. I, p. 598.

En realidad, si prescindimos de la especial consideración que


Sombart y Weber prestaron respectivamente a la judeidad y a la ética
Protestante, vemos que las teorías formuladas por los dos
sociólogos, a pesar de la pretensión de exclusividad observada en
Weber, pueden muy bien complementarse sin que una niegue
esencialmente a la otra. Nosotros podríamos por lo tanto suscribir la
afirmación de Rizzo según la cual

«...las investigaciones de Weber con respecto a los elementos


pre-capitalistas en la profundidad de la cultura Protestante y las de
Sombart en cuanto a las consecuencias de la "cacería" contra los
heréticos, convergen y se complementan; sobre este punto, la
descripción de Sombart toma el aspecto de una "continuación" del
análisis de Weber» (F. Rizzo, op. cit., p. 58).
Rizzo habla de la cacería contra los herejes, pero, si se mira bien,
para evitar todo malentendido, hay que considerar que Sombart pone
a los judíos grosso modoen la categoría de los heréticos: «Los
"herejes" en Europa eran en primer lugar los Protestantes (y los
judíos)» (Sombart, Il Capitalismo Moderno, op. cit. p. 276).

Podríamos, por lo tanto, concluír que, en el panorama compuesto


por los estudios de Weber y de Sombart, los actores y los vehículos
históricos del espíritu capitalista son los extranjeros, los herejes, los
judíos, los emigrantes, los perseguidos por motivos religiosos, los
desarraigados, es decir, todos aquellos que, animados por el deseo
de una nueva vida y por un espíritu de revancha, y ejercitados en las
capacidades individuales dentro de una continua confrontación contra
un ambiente hostil, ven en el país al que han llegado una tierra
extraña, sin alma y desolada.

Un ambiente tal sólo puede ser considerado como un objeto de


explotación, como un medio para conseguir el fin que es la riqueza, y
en el cual, por esa misma razón, pueden ser empleados
tranquilamente los métodos más viles, como la usura. Pero, entre
todos los "extranjeros", son los judíos los que practican ese método
como un deber religioso, porque así se los prescribe un versículo
del Deuteronomio: "Cóbrale interés a los extranjeros, pero no a tu
hermano, para que Yahvé, tu dios, te bendiga en todo aquello a lo
que pongas mano, en el país donde estás por entrar para tomar
posesión"(Deuteronomio 23:21).

Es claro que el estudio de la contribución judía a la edificación del


capitalismo no puede considerarse agotado por la obra de Sombart
sobre "Los Judíos y la Vida Económica". De allí que la presente
traducción de "Die Juden..."invita a la continuación, a la puesta al
día y a la completación de la investigación sombartiana.

Eso no quiere decir ciertamente que si es plenamente aclarada la


función desempeñada por el "pueblo elegido" en la instauración del
capitalismo, en su consolidación y su expansión, la significación
completa del fenómeno capitalista queda automáticamente
dilucidada. Un fenómeno tal puede en efecto ser representado por
una ecuación con varias incógnitas, donde la solución de una sola
incógnita no significa de ninguna manera la solución de toda la
ecuación.

El capitalismo constituye el estado más ignominioso de la


civilización humana, el grado más envilecido del proceso de la
decadencia de lo humano, el nivel más bajo de la degeneración, que
para Plotino era parecido a un "dios revestido de carne"(théos en
sarki). La acción del "espíritu judío" no es ciertamente la única causa
de la descomposición que ha conducido a la Humanidad occidental a
este resultado: él funciona, más bien, si quisiéramos emplear una
imagen bastante adecuada a la culpabilidad que pretendemos
expresar, a la manera de una levadura.

Pero, para ser más precisos, es necesario decir que la


descomposición de la cual el judaísmo fue el agente histórico, se ha
verificado previamente en el alma judía misma: aquello es
confirmado claramente en las vicisitudes históricas de los "hijos de
Israel". Éstas manifiestan, en efecto, una tendencia irresistible a
separarse de la esencia de la Tradición para adherirse a una forma de
ser cada vez más vacía: una tendencia que encuentra en la hipocresía
farisaica su expresión más evidente y que justifica y explica el gran
número de profetas surgidos en el seno del pueblo judío con la misión
de corregirlo y llevarlo de vuelta a las enseñanzas abrahámicas
primordiales. Frente al equilibrio entre el "espíritu" y la "letra" que
éstas implicaban, los judíos prefirieron romper ese equilibrio a costa
del espíritu, y cayeron de ese modo en un formalismo vacío, en una
idolatría de la cáscara vacía, en una sumisión ciega y conformista a
una Ley que ya no fue considerada como un instrumento de
realización espiritual sino que fue objetivamente reducida a la
condición de un instrumento de grosera cohesión social [11].

[11] Este equilibrio que privilegia la letra debía necesariamente provocar una
reacción en sentido opuesto: la predicación de Jesús, a partir de la cual se
desarrolla una religión que sustituye el orden social por el orden espiritual, con
la inevitable consecuencia de una legislación social que ya no correspondía a
las exigencias sociales. Con el Islam, después, se logró un retorno a la
tradición primordial (bajo la forma del monoteísmo de Abraham), de manera
que la forma islámica restablece el equilibrio entre el «espíritu» y la «letra», al
instituír una legislación sagrada para «este mundo» y al confirmar el papel
central del esoterismo.

Si el capitalismo es por lo tanto en gran parte un producto del


"espíritu judío"—el cual está expresado en el formalismo ya
mencionado—, una auténtica restauración de lo humano no podría
ser llevada a cabo mediante un simple combate contra los efectos
últimos, sean ellos la organización capitalista de la economía o los
judíos mismos. En otras palabras, sería ingenuo pretender que el
proceso de la decadencia caído en la ignominia capitalista puede ser
resuelto con simples medidas anti-judías, por más drásticas que ellas
puedan ser; las lamentables "persecuciones" de los judíos tienen en
realidad, a lo sumo, el sentido de un proceso superficial que deja
intacta la raíz del mal, un mal cuyo verdadero origen reside en el
espíritu de negación anti-tradicional.

De aquí que una oposición eficaz al capitalismo y al "espíritu


judío" sólo puede desarrollarse allí donde se asuma y se vivan
coherentemente, como puntos de referencia en la batalla a librarse,
las enseñanzas de la Tradición. Es solamente así, oponiéndose a la
anti-tradición en el mismo plano metahistórico donde ella tiene su
principio, que será posible restituír al hombre la función de
representante de Dios en la Tierra, una función que el proceso de la
decadencia histórica ha erosionado poco a poco, hasta que, como
resultado final, el estado extremo de la degeneración representado
por "Era económica" de que hablaba Sombart, ha reservado al ser
humano un único papel: el rol bestial de productor y consumidor de
objetos, de acumulador y traficante de cosas materiales.–

MAX WEBER Y WERNER SOMBART


Los Judíos y los Calvinistas,
el Capitalismo y el Fin del Mundo Antiguo
por Jorge Álvarez
1º de Abril de 2013

En 1903 el intelectual alemán Max Weber en su emblemática


obra "La Ética Protestante y el Espíritu del Capitalismo" atribuyó a la
ética emanada del calvinismo el origen de la mentalidad que generó
el modelo económico capitalista. Ese ensayo, que a pocos dejó
indiferentes, generó debates y polémicas que llegan a la actualidad.
Para Weber, la actitud ante la vida que generó la teología calvinista
forjó sociedades alejadas del pensamiento generado por el
catolicismo, y fue en esas sociedades de individuos reconciliados con
el dinero, la riqueza y el beneficio, en las que se destruyó la
economía tradicional asociada a los estamentos y a los gremios, y se
la sustituyó por un nuevo modelo, basado en una concepción del
trabajo como una actividad central de la vida y orientada no a
obtener lo razonable para vivir sino a conseguir lucro y riqueza sin
límite.

En 1911 el ilustre sociólogo Werner Sombart publicó un ensayo


como respuesta a la teoría de Weber (del que era amigo),
titulado "Los Judíos y el Capitalismo Moderno" (The Jews and Modern
Capitalism). Para Sombart, no había sido la ética calvinista la
enterradora de las formas económicas tradicionales y la impulsora del
nuevo modelo capitalista. Los impulsores de esa revolución habían
sido los judíos. Tradicionalmente excluídos del sistema económico
gremial, según Sombart, fueron ellos los que introdujeron las nuevas
formas y relaciones económicas que darían lugar al capitalismo
moderno.
En 2002 el economista judío-francés Jacques Attali escribió la
obra "Los Judíos, el Mundo y el Dinero". Para Attali, los judíos
contribuyeron de forma decisiva a lo largo de la Historia al desarrollo
de prácticas y relaciones comerciales y financieras que
desembocaron en la economía del mundo moderno occidental.
Curiosamente, a Attali no le gusta la tesis de Weber, para quien los
judíos apenas contribuyeron al desarrollo del capitalismo moderno,
pues sus innovaciones nunca pasaron de constituír una especie
de "capitalismo paria e irracional". Pero tampoco lo convence la teoría
de Sombart, que atribuye a los judíos la responsabilidad exclusiva de
la destrucción del modelo económico tradicional católico y su
sustitución por el modelo capitalista moderno.

«El debate rápidamente lanzado alrededor de su imponente obra,


hace reconocer a Max Weber como el mayor sociólogo de su época. Y
todavía hoy muchos citan con respeto esa suma de ignorancia e
ingenuidad, sin ver que —con Marx, a quien detestaba— es una de
las principales fuentes del anti-judaísmo alemán.

«En 1911, otro universitario alemán, mucho más marginal, el


historiador y economista Werner Sombart, le responde con "Los
Judíos y la Vida Económica", donde pretende rehabilitar el papel de
estos últimos en el nacimiento del capitalismo: de hecho se trata de
otra caricatura, más desmesurada todavía que la de Weber o la de
Marx. Para Sombart —en ello coincide con Marx y discrepa con
Weber— los judíos inventaron el capitalismo; pero para Sombart,
como para Weber, la moral judía no constituye el fundamento sino de
uno de los capitalismos: el propio de la especulación financiera.

«Sombart habla de los judíos sin decir casi nada acerca de su


estatus de prestamistas forzados, de la expoliación multisecular de su
ahorro, de la obligación en que se vieron de disimular todo su
patrimonio, de la obsesión anti-judaica de la Iglesia y de los
príncipes, de la ética solidaria y exigente del Talmud, de su papel en
la innovación industrial» (Jacques Attali, op. cit., pp. 338-340).

A Attali y a los judíos en general les gusta que los


autores gentilesreconozcan todo lo mucho de bueno que (según ellos)
los judíos han aportado al desarrollo y al progreso de la Humanidad.
Sin embargo, rasgan vestiduras cuando se atribuye a los judíos más
importancia de la que ellos consideran que se les debe atribuír o
cuando se achaca a los judíos la responsabilidad de algún
acontecimiento negativo. Entonces se incurre de lleno en el terrible
pecado del anti-judaísmo, que tanto puede consistir en decir que los
judíos no aportan gran cosa a una determinada actividad en un
determinado período o, paradójicamente, en decir lo contrario, es
decir, que resultan decisivos. Weber incurrió en el primer pecado,
Sombart en el segundo. De forma que dos de los más grandes
intelectuales en el campo de la Historia y el de la Sociología,
unánimemente reconocidos por la comunidad académica de su época
y por la actual, se convierten para los judíos como Attali, un autor de
infinita menos talla intelectual que cualquiera de ellos, en "ignorante
e ingenuo" el primero, en "marginal" el segundo... y en anti-judíos
ambos.

El hecho de que Weber y Sombart coincidiesen en reconocer a los


judíos cierto protagonismo en el capitalismo especulativo y
aventurero y se lo negasen en el capitalismo industrial, por mucho
que moleste a Attali y a sus hermanos, no es más que la constatación
de una realidad absolutamente incuestionable. La diferencia entre
ambos radica en que, para Weber, el auténtico capitalismo debe su
desarrollo a la ética calvinista, siendo el papel de los judíos marginal,
mientras que para Sombart, son los judíos los auténticos padres de la
criatura.

La realidad es que el sistema económico tradicional-gremial-


estamental llevaba conviviendo desde la Edad Media con las prácticas
capitalistas de los judíos sin que éstas hubiesen podido mellar en lo
sustancial sus fundamentos. Las prácticas judías, toleradas y
fomentadas casi exclusivamente por reyes, príncipes y grandes
señores en su exclusivo beneficio (y en el de los judíos que tomaban
como consejeros, financieros y recaudadores), eran absolutamente
despreciadas por las masas cristiano-católicas, los campesinos, los
artesanos, los comerciantes, los concejos de pueblos, villas y
ciudades, el bajo clero...

Esas prácticas judaicas y las de la economía general del mundo


cristiano eran en gran medida compartimentos estancos. Los judíos
despreciaban la forma de actuar de los cristianos tanto como éstos
despreciaban la de aquéllos. El andamiaje sobre el que se sustentaba
el modelo económico cristiano apenas resultaba contaminado por las
prácticas de los judíos, que eran visceralmente mal vistas por la
inmensa mayoría de la sociedad. Los judíos se situaban al margen de
la vida económica cristiana, y la escasa influencia que ejercían sobre
ella era, además, considerada como negativa.

Los judíos no eran más que minorías de individuos infieles,


tolerados en mayor o menor medida según el momento y el lugar,
pero rechazados por la sociedad y en general despreciados. Y por lo
tanto, su capacidad para cambiar las reglas del sistema desde esta
posición exógena y marginal era mínima. Recurrir a la usura de los
prestamistas judíos no era algo de lo que un cristiano se sentía
orgulloso. Nadie acudía al préstamo a interés de buena gana y con la
conciencia limpia. Las prácticas económicas judías, netamente
capitalistas, constituían un universo aparte respecto al cual existía un
consenso en considerarlas nocivas. Pero, con la herejía Protestante y
su expansión por media Europa, ese consenso se quebró y la división
de la cristiandad fue la cuña a través de la cual las prácticas
económicas judaicas comenzarían de verdad a contaminar al mundo
cristiano, hasta que, en un lento proceso que llega hasta hoy, éste
acabó asumiéndolas como propias.

¿Cómo era el sistema económico cristiano-católico que los judíos


contribuyeron decisivamente a destruír? Era un sistema basado en
reglas tradicionales emanadas de la ética católica. Los artesanos y
comerciantes trabajaban para vivir decorosamente, pero no hacían
del trabajo un fin en sí mismo ni concebían su actividad profesional
como un medio para obtener riquezas y beneficios ilimitados. Las
prácticas económicas se basaban en relaciones fundamentadas en la
tradición y en la costumbre, según eran percibidas por los
estamentos y las instituciones de la sociedad, los gremios y los
concejos. Artesanos y comerciantes trabajaban las horas justas para
obtener lo necesario para vivir dignamente. En su mentalidad no
cabía la idea de sustraer tiempo al ocio habitual ni a los días festivos
para aumentar la producción, o cerrar más operaciones comerciales
de las necesarias, ni tampoco la idea de competir con otros artesanos
o comerciantes de los alrededores. Cada uno tenía sus clientes
habituales y no aspiraba a conseguir más a costa de sustraérselos a
otro. Y cada uno debía circunscribir su actividad profesional a su
localidad y no intentar salir de ella ampliando su negocio a las
localidades vecinas.

Tampoco se consideraba ético salir a la "caza" del cliente. El


comerciante debía permanecer en su establecimiento y vender al
cliente que entraba en él. Las prácticas agresivas de captación de
clientes saliendo en su busca para ofrecerles productos en las calles o
visitándolos en sus domicilios era algo absolutamente fuera de lugar.
La competencia era una práctica considerada desleal. Y lo mismo
cabe decir de utilizar los precios como reclamo para vender más. Las
mercancías valían lo que valían y los precios eran los que tanto los
vendedores como los compradores consideraban justos según la
tradición y la costumbre del lugar. Bajar los precios para vender más
y captar clientes de otros vendedores era igualmente una práctica
deshonrosa. La estabilidad de precios era un valor que había que
respetar y conservar. La norma central era contentarse con unas
ganancias justas, las necesarias para mantener el nivel de vida digno
que correspondía al estatus de la persona según la tradición y las
costumbres locales, emanadas de la ética católica.

El trabajo no era más que un medio al que había que dedicar el


tiempo estrictamente necesario para alcanzar ese fin. Trabajar más y
competir mejor para ampliar la cartera de clientes a expensas de
otros colegas y expandir el negocio fuera de sus límites habituales
para obtener cada vez más beneficios, sólo podía conducir a romper
el equilibrio sobre el que se sustentaba la sociedad, y a generar
desigualdades y conflictos permanentes. El mayor valor no era la
acumulación de riqueza a cambio de esfuerzo y riesgo, sino la
existencia tranquila en un entorno de seguridad. Según Sombart,

"Éste fue el mundo que los judíos asaltaron. En cada etapa


actuaron contra los principios del orden económico. Esto resulta
bastante evidente a la luz de las quejas unánimes de los
comerciantes cristianos en todas partes" (Sombart, op. cit., p. 127).

No obstante, ni Weber ni Sombart aciertan en su análisis. Y


mucho menos aún Attali. Las prácticas económicas de los judíos eran
capitalistas cuando el capitalismo era algo despreciado por el mundo
cristiano-católico. Pero, para imponerse, necesitaban un cambio de
paradigma en la cristiandad, y la herejía Protestante se lo dio. El
calvinismo fue el terreno abonado sobre el que germinó el capitalismo
judío. Ocurre que tanto Weber como Sombart eran alemanes
luteranos y en consecuencia, ambos sentían poco respeto por el
judaísmo. Para Weber, el capitalismo fue algo positivo, para Sombart,
no tanto. Por lo tanto, el primero restó protagonismo a los judíos y el
segundo se lo otorgó en exceso.

La realidad es que la respuesta a la pregunta por el origen del fin


del mundo antiguo es evidente: la simbiosis calvinismo-judaísmo.–

JUAN CALVINO
Su Delirante Teología Favoreció el Triunfo de la Cosmovisión
Talmúdica entre Gran Parte del Mundo Cristiano
por Jorge Álvarez
25 de Octubre de 2011

La Reforma Protestante, y sobre todo en su vertiente calvinista,


supuso una evidente judaización del cristianismo. La idea de Lutero
de retornar a una Iglesia más auténtica, idea que está en la base de
todos los movimientos religiosos de carácter integrista, desembocó
en una serie de reformas teológicas, doctrinales y litúrgicas que
rechazaban gran parte de la evolución de la Iglesia en los siglos
anteriores, acercando el cristianismo reformado a las formas
semíticas de la Iglesia primitiva.

En las sectas calvinistas, que pronto se convertirían en las


mayoritarias dentro del Protestantismo, esa involución se hizo
absolutamente evidente. La obsesión por la literalidad de
la Biblia condujo a los calvinistas a una interpretación del Antiguo
Testamentoprácticamente idéntica a la que hacen los judíos. Mientras
la Iglesia Católica interpretaba el Antiguo Testamento a la luz
del Nuevo y ponía el acento en el Dios Misericordioso, en el Padre del
que hablaba Cristo, los calvinistas recuperaron a Yahvé, el dios celoso
y vengativo de los hebreos y lo colocaron en un primer plano de su
devoción.

"Otra ventaja para los judíos, no menos importante que las


anteriores, estaría constituída por el hecho de que las sectas
protestantes se volviesen hacia la Biblia como instrumento dotado de
una autoridad fundamental. La tendencia humanista de acudir a los
documentos originales asumiría en este caso un aspecto religioso.
Para los cristianos, la Biblia comprende por igual el Antiguo
Testamento y el Nuevo. Pero la aspiración de construír una sociedad
cristiana mejor y un Estado más perfecto haría que varias sectas
cristianas y destacados pensadores Protestantes retornasen a los
sistemas y los objetivos de la Ley tal como se hallan expresados en
el Antiguo Testamentopor medio de la conducta de los jueces, los
profetas y los reyes de Israel. La Bibliahebrea y el idioma hebreo
pasaron así a erigirse en valores religiosos, sociales y políticos de
primordial significado en la sociedad Protestante y en su cultura
propia" (Hayim H. Ben-Sasson, A History of the Jewish People, p.
761).

La obsesión por la letra del Antiguo Testamento los condujo, como


a los judíos, al rechazo de las imágenes en los templos, por
identificar, equivocadamente, esa presencia como idolatría. Al negar
la existencia del magisterio de la Iglesia y abogar por el libre examen
de la Biblia, entendieron que no debía haber "intermediarios"
entre Dios y los fieles, y acabaron con el sacerdocio y con las órdenes
religiosas. Las comunidades calvinistas prescindieron de los clérigos,
sus oficios religiosos los presidían "pastores", una figura casi idéntica
a la de los rabinos, y se regían por consejos de ancianos o notables,
como las juderías de la diáspora. La identificación con el Antiguo
Testamento también traspasó a los calvinistas —a través de la
demencial doctrina de la predestinación— el concepto de "pueblo
elegido" y el sectarismo inherente al mismo, traducido en un absoluto
desprecio por los paganos y por los "idólatras papistas", en la misma
forma en la que el judaísmo rabínico desprecia a los gentiles.

La idea de la predestinación habría de provocar en los calvinistas


una actitud ante la vida muy similar a la de los judíos. Según esta
cruel doctrina, Dioshabría elegido de forma caprichosa ("porque le
plugo"), desde antes de la creación, a un reducido grupo de almas
para la salvación, y de forma igualmente arbitraria habría condenado,
para la eternidad, al resto. Éstos, los réprobos, nacen "muertos" por
el pecado, y como los "muertos" no pueden darse la vida a sí
mismos, nada pueden hacer para evitar su fatal destino. Los elegidos,
en cambio, han sido tocados por la gracia divina, y como ésta, al ser
un don de Dios, es irresistible, hagan lo que hagan, se salvarán.

El fatalismo de esta doctrina provocó en los calvinistas una


angustia asfixiante y los empujó a intentar encontrar alguna forma de
tener la certeza de que pertenecían al grupo de los predestinados
para la salvación. Naturalmente ellos estaban convencidos de que
todos los paganos y los católicos eran réprobos, y que los
predestinados para la salvación necesariamente serían miembros de
las comunidades calvinistas. Pero eso no era suficiente, debía haber
algún signo externo que pudiese otorgar la certeza de pertenecer al
reducido colectivo de los elegidos. Y de forma increíble, llegaron a la
conclusión de que un buen calvinista de vida austera y esforzada que
se hacía rico, agradaba a Dios, y esto era señal inequívoca de
salvación.

Naturalmente, un católico podía ser rico, pero como era un


idólatra, no agradaba a Diosy, en consecuencia, necesariamente sería
uno de los réprobos. Aunque esta argumentación, no ya para un
católico sino para cualquier conciencia no enferma, resulte
disparatada, constituye sin embargo un dogma entre los calvinistas
de todo el mundo. La ética del calvinista se convierte así en la misma
ética del judío. Frente a la doctrina católica que tradicionalmente
valoró la humildad y la pobreza, una gran parte de la cristiandad
comenzó a rechazar estos valores para asumir los del judaísmo
talmúdico. Dejemos que un judío ilustre, como Attali, lo explique:

«Luego, los reformadores proponen una revisión mayor de la ética


económica. El dinero deja de ser sucio; está permitido hacerlo
trabajar. Calvino autoriza que los "pastores" practiquen el préstamo a
interés en virtud de los "piadosos esparcimientos que dispensa a los
ministros del culto". ¡Exactamente lo que dicen los rabinos desde
hace quince siglos!» (Jacques Attali, op. cit., p. 245).

Paul Johnson, ferviente admirador de los judíos y del capitalismo


especulativo, manifestó con admiración indisimulada:

"Una de las principales contribuciones de los judíos al progreso


humano consistió en obligar a la cultura europea a reconciliarse con
el dinero y su poder" [1].

[1] Paul Johnson, Historia de los Judíos, p. 253. No hay más que ver, en esta
época de crisis generada por la falta de control sobre el capital especulativo,
hasta dónde nos ha conducido el poder del dinero.

Y también,
"Juan Calvino estaba mejor dispuesto hacia los judíos, en parte
porque tendía a coincidir con ellos en la cuestión del préstamo a
interés" (Ibid., p. 249).

Para Calvino y sus sectarios, la Ley cristiana y la Torá judía son


exactamente la misma cosa, y rechazan frontalmente la doctrina
católica que defiende una prevalencia del Nuevo Testamento sobre
el Antiguo al afirmar que el primero completa y da luz al segundo.

"Los que no comprendieron esto se imaginaron que Cristo era otro


Moisés, que había promulgado la Ley evangélica para suplir los
defectos de la Ley mosaica. Y de ahí nació la sentencia tan difundida
de la perfección de la Ley evangélica, como mucho más ventajosa
que la antigua, doctrina que es en gran manera perjudicial. Pues
claramente se verá por el mismo Moisés, cuando expongamos en
resumen, los mandamientos, cuán gran injuria se hace a la Ley
de Dios al decir esto. E igualmente se sigue de semejante opinión que
la santidad de los padres del Antiguo Testamento no difería mucho de
una hipocresía. Y, en fin, esto sería apartarnos de aquella verdadera
y eterna regla de justicia.

"Cosa muy fácil es refutar este error. Pensaron los que admitieron
esta opinión que Cristo añadía algo a la Ley, siendo así que
solamente la restituyó a su perfección, purificándola de las mentiras
con que los fariseos la habían oscurecido y mancillado"(Juan
Calvino, Institución de la Religión Cristiana, libro II, capítulo VIII).

Esta admiración por la literalidad del Antiguo Testamento, como


ya vimos, acercó a los calvinistas a los judíos. Éstos comprendieron
rápidamente que los cambios revolucionarios que introducía la
Reforma en las sociedades en las que se imponía, jugaban
claramente a su favor. En concreto, la prohibición de las órdenes
religiosas acarreaba la desaparición de frailes y monjes, los brazos
ejecutores de la ortodoxia católica, los guardianes de la Fe, a quienes
tanto odiaban los judíos.

Además, la doctrina calvinista impuso una cosmovisión


básicamente idéntica a la del judaísmo: Dios no es padre de todos los
hombres sino sólo de unos pocos escogidos; en consecuencia, los
demás, los no elegidos, los réprobos, no merecen la más mínima
atención de los elegidos, pues, si Dios mismo los ha rechazado nada
se puede hacer por ellos. Y si nada se puede hacer por ellos, dado
que están condenados por Dios, no es pecado explotarlos como
esclavos ni asesinarlos para quedarse con sus tierras.

De esta forma los puritanos anglosajones que colonizaron América


del Norte se veían a sí mismos como las tribus de Israel
exterminando a los paganos idólatras de Canaán liderados por Josué.
La interpretación literal del Antiguo Testamento les permitía
encontrar una justificación moral a su política de exterminio de las
comunidades indígenas. Dioslos había elegido a ellos, igual que a los
antiguos israelitas, para ocupar la nueva tierra prometida, establecer
en ella una comunidad de santos elegidos y efectuar una limpieza de
paganos salvajes réprobos e idólatras.

Mientras los españoles llegaban a América con misioneros para


convertir a los indígenas, los calvinistas anglosajones llegaban como
el nuevo pueblo elegido por Diospara exterminarlos y quedarse con
sus tierras, tal y como Josué había hecho con los paganos cananeos.
Y tal y como los israelíes han hecho en Palestina desde 1947 hasta
hoy.–

0 0

 11/11/15--01:26: Profesor de EE.UU. contra la


Corrección Política

En Agosto se hizo pública en Estados Unidos una parte de una clase


inaugural dada en una universidad de Carolina del Norte por el profesor
estadounidense de criminología sociológica y autor de tres libros y
diversos artículos doctor Mike S. Adams (1964). Lo desafiante de su
crítica, políticamente incorrecta a propósito, produjo eco en algunos
medios, y Tyler Durden (zerohedge.com) recogió aquello hace tres días
y, después del texto de Adams, que nosotros tomamos directamente de
su autor (en townhall.com), hace ulteriores reflexiones y da diversos
consejos con respecto a la tiranía del marxismo cultural que está
desangrando a Estados Unidos. Todo esto que presentamos en castellano
lo precedemos con un par de difusiones de dicha noticia.
Profesor Destroza la Ola de "Corrección Política"
que Está Barriendo a Estados Unidos
por Tyler Durden
8 de Noviembre de 2015

"Una Minoría de Piel Delicada Está Arruinando a Esta Nación"

Épica Clase Introductoria de un Profesor

El profesor Mike Adams le dio tarea al liberalismo y al progresismo


en su clase introductoria que lo dejará a usted aclamándolo.En un
momento en que los estudiantes universitarios se sienten ofendidos
por casi todo, un profesor en la UNC-Wilmington [University of North
Carolina at Wilmington] decidió pasar por sobre la retórica e hizo
saber a sus alumnos que ellos no son los especiales cristales de nieve
liberales que sus padres les hicieron creer que eran.Su épica clase
inicial se ha vuelto viral, y por una buena razón: ésta es la
conferencia de mayor sentido común que ha salido de alguna
universidad en mucho tiempo.El profesor Mike Adams previamente
hizo noticia [2014] cuando él ganó una batalla legal después de ser
sometido a una acción vengativa por parte de la universidad después
de que él expresó opiniones religiosas cristianas y políticamente
conservadoras. El jurado encontró que ésos fueron los factores
motivantes detrás de la decisión de la universidad de no promover a
Adams, a quien se le concedieron reparaciones por daños.

(http://www.thefederalistpapers.org/us/professors-epic-class-intro-has-gone-
viral-heres-why)

Profesor Da una Épica Clase Introductoria


que Destruye a los Liberales...
4 de Noviembre de 2015

El profesor Mike Adams puso las cosas en perspectiva durante el


primer día de clases cuando él dejó saber a los quejumbrosos y
fácilmente ofendidos liberales que ellos no tenían ningún lugar en su
sala de clases.Esto es exactamente lo que necesita ser enseñado en
cada escuela secundaria y universidad en Estados Unidos.–

(http://conservativetribune.com/professor-epic-introduction/)

***

http://townhall.com/columnists/mikeadams/2015/08/28/get-out-of-my-class-and-
leave-america-n2044785

SALGA DE MI CLASE Y ABANDONE EE.UU.


por Mike Adams
28 de Agosto de 2015

Nota del Autor: La siguiente columna consiste


en extractos tomados de mis primeras conferencias durante el primer
día de clases este semestre en la UNC-Wilmington. Reproduje estos
comentarios con la esperanza de que ellos serían útiles a otros
profesores que enseñan en universidades públicas a través de todo
Estados Unidos.

«¡Bienvenidos de vuelta a clases, alumnos! Soy Mike Adams, su profesor de


criminología aquí en la UNC-Wilmington. Antes de que comencemos con el
curso tengo que abordar un asunto que está causando problemas aquí en la
UNCW y en la enseñanza superior a través de todo el país. Estoy hablando de
la creciente minoría de estudiantes que creen que ellos tienen
derecho a estar libres de ser ofendidos. Si no revertimos esta peligrosa
tendencia en nuestra sociedad, pronto habrá una mayoría de gente joven que
tendrá que andar por ahí vestida con trajes plásticos como una burbuja para que
los proteja en caso de que ellos entren en contacto con algún punto de vista
discrepante. Aquella mentalidad es indigna de un estadounidense. Es
difícilmente digna de un francés.

«Seamos algo francos ahora mismo. Usted no tiene ningún derecho a


no ser ofendido. Usted tiene derecho a ser ofendido con
regularidad.Ése es el precio que usted paga por vivir en una sociedad
libre. Si usted no entiende eso, usted está confundido y de manera
muy peligrosa. En parte, culpo a sus profesores de escuela secundaria por no
haberle enseñado a usted educación cívica básica antes de que usted recibiera su
diploma. La mayor parte de ustedes fueron a escuelas secundarias públicas, las
que son un desastre. No me diga que eso lo ofendió a usted. Yo fui a una escuela
secundaria pública.

«Por supuesto, su escuela secundaria podría no ser el problema. Es


perfectamente posible que la razón principal de por qué tantos de ustedes están
confundidos con respecto a la libre expresión sea aquel pedazo de papel que
cuelga en la pared allá afuera. Por favor preste atención a aquel ridículo
documento que está enmarcado y colgado en la puerta. De hecho, tómese unos
minutos para leerlo antes de que usted abandone la clase hoy. Ése es el código
de expresión de nuestro campus. Específicamente dice que es un requisito el
que cada uno sólo deba hacer uso de un modo de expresarse que sea
"respetuoso". Aquella aseveración es tan absurda como ilegal. Planeo romper
aquella cosa en cada aula del campus antes de que yo me retire.

«Uno de mis abuelos sirvió en la Primera Guerra Mundial. El marido de mi


abuela sirvió en la Segunda Guerra Mundial. Mi sexto bisabuelo se alistó en la
Revolución estadounidense cuando él tenía sólo trece años. Esos grandes
hombres no lucharon para que simplemente pudiéramos abandonar
nuestros derechos ante el enemigo dentro de nuestras fronteras.
Aquel enemigo son los marxistas que dirigen nuestras universidades
públicas. Si usted es un marxista y recién lo ofendí a usted, bien, qué
lamentable. Adivino que ellos no hacen hoy comunistas como solían.

«Por supuesto, esta prohibición del discurso "irrespetuoso" es realmente sólo


ilusoria. La universidad que creó estas restricciones de la expresión luego se da
vuelta y patrocina "obras" como "Los Monólogos de la Vagina", la cual está
cargada de blasfemias, incluyendo las palabras más ofensivas e irrespetuosas
que probablemente una persona podría aplicar alguna vez a una mujer. Esto no
es más que pura hipocresía.

«De este modo, la posición de la universidad puede ser aproximadamente


resumida como sigue: los administradores de la universidad pública tienen
derecho a la Primera Enmienda para usar la blasfemia irrespetuosa, pero los
estudiantes de la universidad pública no. Esto pone a la Primera Enmienda de
cabeza. La universidad tiene su análisis de la libre expresión completamente
invertido. Y por eso ellos tienen que ser demandados judicialmente.

«Antes de que vayamos, ocupemos unos minutos para mirar la última página
de vuestro programa de estudios donde explico la importancia de llegar a clase a
tiempo, apagar su teléfono celular, y abstenerse de hablar durante las
exposiciones. En aquella sección, explico que cada uno de ustedes tiene talentos
dados por Dios y que vuestro Creador los dotó a ustedes con un propósito en la
vida que se ve frustrado cuando usted desarrolla esos malos hábitos.

«Increíblemente, un estudiante una vez se quejó ante la presidente del


Departamento de que mi mención de Diosy un Creador era una violación de la
Separación de Iglesia y Estado. Permítame ser tan claro como pueda: Si alguno
de ustedes realmente piensa que mi decisión de parafrasear la
Declaración de Independencia en el programa de estudios del curso
es inconstitucional, entonces usted sufre de una severa hernia
intelectual.

«En realidad, se requiere un duro trabajo para llegar a ser lo


bastante estúpido como para pensar que la Declaración de
Independencia es inconstitucional. Si usted está de acuerdo con el
estudiante que hizo aquella queja, entonces usted probablemente es sólo un
fanático anti-religioso. Por lo tanto, voy a pedirle a usted que haga exactamente
tres cosas, y que las haga en el orden exacto que especifico.

«Primero, salga de mi clase. Usted puede llenar la solicitud de retiro


en James Hall. Sólo dígales que usted no cree en la verdadera diversidad y que
usted quiere estar rodeado por gente que esté de acuerdo con su deformada
interpretación de la Constitución, simplemente porque ellos son la clase de
gente que lo protegerá de ver desafiadas sus creencias o heridos sus
sentimientos.

«Segundo, retírese de la universidad. Si usted encuentra que usted realmente


se siente aliviado porque ya no estará en una clase donde sus creencias podrían
ser cuestionadas, entonces usted no está listo para la universidad. Vaya y
consiga un trabajo construyendo casas, de modo que usted pueda trabajar con
algunos extranjeros ilegales que lo ayudarán a conseguir una mejor apreciación
de lo que este país tiene para ofrecer.

«Finalmente, si eso no funciona, entonces yo le pediría simplemente


que salga del país. La siempre creciente minoría de piel delicada a la
que usted se ha unido, simplemente está arruinando la vida en esta
alguna vez gran nación. Por favor trasládese a algún lugar como Cuba donde
usted pueda disfrutar de la compañía de comunistas y conseguir excelente
asistencia médica. Sólo salte a un agujereado bote y comience a remar camino
hacia su utopía. Usted no será echado de menos.

«Gracias por su tiempo. Veré a la mayor parte de ustedes cuando las clases
continúen el lunes».

***

El profesor Adams —teniendo una cátedra— está muy abierto a


atacar el Marxismo Cultural en curso que está barriendo a la nación.
Pero, como previamente notamos, hay muy pocas divisiones
culturales legítimas en el mundo. La mayor parte de ellas son
arbitrariamente creadas, no sólo por élites políticas y financieras, sino
también por los tontos útiles y los acólitos descerebrados que
infestan las manchadas salas de la academia.

Quizás no es ningún error que los Marxistas Culturales, en


la forma de "guerreros de la Justicia Social", los
entrometidos políticamente correctos, y las feministas,
tienden a crear divisiones artificiales entre la gente creando
"clases", a la vez que atacan y hacen homogéneas las
divisiones muy reales y naturales que existen entre los
individuos, que se basan en la realidad biológica y en la
capacidad genética y psicológica inherente.

Esto es lo que hacen los Marxistas Culturales: dividir y


conquistar, u homogeneizar y triunfar, cualquiera sea la
situación que resulte ser invocada.

Ellos hacen esto muy comúnmente mediante su


designación arbitraria del "status de víctima" de varias clases
sociales, dividiéndolas así unas de otras en base a cuán
"oprimidas" ellas supuestamente son. Mientras menos
prominente, estadísticamente hablando, es un grupo particular
(menos representado en un campo de trabajo, en los medios de
comunicación, en la educación, en la población, etc.) en cualquier
sociedad occidental, basado en su color, pertenencia étnica,
orientación sexual, género, etc., generalmente se le permite un
mayor statuscomo grupo-víctima por los guardianes de la Justicia
Social. Los Blancos y los varones (varones heterosexuales) están por
supuesto lejos en el fondo de su lista de gente que tiene razones para
quejarse, y somos repetidamente puestos en la mira, por
organizaciones de "guerreros de la Justicia Social" y gentuza en
la web, como suministradores de alguna absurda teoría llamada "el
patriarcado".

Aunque el Marxismo Cultural en realidad apunte a cada


individuo y dañe a cada individuo a largo plazo, mi lista de
soluciones personales delineadas en este artículo estará
dirigida en gran parte a las categorías de personas más
atacadas hoy en día por el culto de la Justicia Social.

***

Ya no es suficiente simplemente seguir señalando la locura


de la Corrección Política; también debemos tomar medidas
útiles a fin de revertir la destrucción ya obrada.

Y así, aquí están mis soluciones, que deben ser puestas en


práctica por los individuos en sus vidas diarias, sin tener en cuenta
las potenciales repercusiones negativas. ¿Tiene usted amigos o
miembros de su familia que sean izquierdistas? Eso no importa. ¿Está
usted empleado en un lugar de trabajo que hierve de ideólogos de la
Justicia Social? Deje de verlos como parte de la ecuación, porque
ellos no importan. ¿Está preocupado por perder una relación si usted
adopta una postura? Diga "Adiós, gracias a Dios" [good
riddance]. Esto es lo que debe ser hecho por los pensadores
libres si ellos van a contrarrestar e invertir la pesadilla
colectivista del Marxismo Cultural:

No sienta vergüenza: La Justicia Social se basa en tácticas de


avergonzamiento, por lo general difamando a un oponente con una
etiqueta que realmente no se aplica a él, a fin de controlar sus
argumentos y su comportamiento. Si a usted no le importa ser
llamado un intolerante, un racista, un sexista, un misógino, un
homosexofóbico, etc., entonces no hay realmente mucho que ellos
puedan hacerle a usted.

No se autocensure: Esto no significa que usted debería salir de


su modo de ser para ser antagónico o actuar como un asno, pero la
policía del pensamiento sólo tiene poder si usted le da poder. Diga lo
que usted quiere decir cuando usted quiera decirlo, y hágalo con una
sonrisa. Deje que la policía políticamente correcta espumee y grite
hasta que les de un aneurisma. Los Marxistas Culturales son
generalmente débiles. Ellos evitan la confrontación física tal como
evitan la lógica; de manera que ¿por qué temerles?.

Comprenda que no hay tal cosa como privilegio Blanco o


privilegio masculino: En realidad, sólo hay "privilegio"
institucionalizado para grupos con status de víctima. No hay ningún
privilegio para Blancos, varones, varones Blancos o varones Blancos
heterosexuales. Cuando se vea encarado con tales afirmaciones, exija
ver la prueba de tal privilegio. Invariablemente usted conseguirá una
larga lista de problemas del Primer Mundo y quejas respaldadas
solamente por temas de conversación fácilmente desacreditados y
estadísticas falsificadas. La gente no debería sentirse culpable por
haber nacido como es, y esto nos incluye a nosotros, los "diablos
masculinos Blancos".

Exija hechos para respaldar afirmaciones: Los Marxistas


Culturales tienden a discutir sobre la base de opiniones más bien que
de hechos. Presente hechos para responder a las afirmaciones de
ellos, y demande hechos y pruebas a cambio. Las opiniones son
irrelevantes si la persona no está dispuesta a presentar hechos que
las apoyen cuando se les pide.

No juegue al juego de la "tendencia inconsciente": Si los


miebros del culto de la Justicia Social no pueden responder a vuestra
posición con hechos o con lógica, ellos invariablemente acudirán al
viejo recurso de que usted está limitado en su percepción porque
usted no ha vivido en los zapatos de algún grupo víctima. Estoy de
acuerdo. De hecho, yo señalaría que esta realidad de la percepción
limitada también se aplica a ELLOS. Ellos no han vivido en MIS
zapatos, y por lo tanto no están en condiciones de afirmar que yo
disfruto de algún "privilegio" mientras que ellos no. Por esto los
hechos y la evidencia son tan importantes, y por eso la evidencia
anecdótica y los sentimientos personales son irrelevantes en lo que
tiene que ver con el Marxismo Cultural.

Deje que los Marxistas Culturales sepan que los miedos y


los sentimientos de ellos no interesan: Nadie tiene derecho a que
sus sentimientos sean abordados por otros. Y además, los miedos de
una persona son en último término sin importancia. Si el asunto es la
no existente "cultura de la violación” o el desprecio que los Marxistas
Culturales sienten por la posesión de armas privadas, los miedos
irracionales de ellos no son de nuestro interés. ¿Por qué debería
algún individuo abandonar sus libertades en nombre de aplacar a
unos asustados nadies?.

Exija que la sociedad respete vuestros derechos


individuales inherentes: El mensaje propagandístico último del
colectivismo es que no hay tal cosa como derechos o libertades
inherentes, y que todos los derechos son arbitrarios y sometidos a los
caprichos del grupo o del Estado. Esto es falso. La libertad es una
concepción innata con aspectos universalmente entendidos.
Punto. Ningún grupo o colectivo es más importante que la
libertad individual. Ninguna sociedad artificial tiene
preeminencia sobre los individuos dentro de aquella
sociedad.Mientras una persona no esté impidiendo directamente la
vida, la libertad, la prosperidad y la intimidad de otra persona, él
debería ser dejado en paz.

Defienda sus derechos; ellos no hacen daño a otra gente:


Los miembros del culto de lo políticamente correcto argumentarán
invariablemente que cada persona, lo sepa o no, daña indirectamente
a otros con su actitud, sus creencias, su rechazo a asociarse, e
incluso con su misma respiración. "Vivimos en una sociedad", dicen
ellos, "y todo lo que hacemos afecta a todos los demás...". No tome
tales acusaciones en serio; esa gente no entiende cómo funciona la
libertad.

Digamos, por ejemplo, hipotéticamente, que yo rechazo hornear


un pastel para una boda gaypara una pareja y soy acusado de violar
sus derechos en nombre de preservar los míos propios. Yo señalaría
inmediatamente que nadie tiene derecho a un pastel de boda gay,
horneado por mí o algún otro, y que tengo todo el derecho a elegir
mis asociaciones, basado en cualquier criterio que yo considere
adecuado. Ahora, una corrupta entidad del Gobierno puede afirmar
que no tengo aquel derecho. Pero el hecho es que lo tengo, y nadie
—ni siquiera el Gobierno— puede obligarme a hornear un pastel si no
quiero hacerlo. Además, yo indicaría que la pareja gay en cuestión
tiene todo el derecho en una sociedad libre a hornear su PROPIO
maldito pastel o a abrir su propia pastelería para competir con la
mía. Así es cómo funciona la libertad. No está basado en el
derecho colectivo; está basada en la responsabilidad personal.

No niegue el hecho científico del género biológico: El género


es prioritariamente un imperativo genético. La sociedad no determina
los roles de género; la Naturaleza lo hace. Un hombre que recorta su
cuerpo y toma píldoras hormonales para parecer una mujer no es y
nunca será una mujer. Una mujer que aplasta sus pechos y se corta
su cabello nunca será un hombre. No hay tal cosa como gente
"transgénero". Ninguna cantidad de Justicia Social o buenos deseos
permitirá alguna vez que ellos inviertan sus propensiones genéticas.
Sus inclinaciones psicológicas y sexuales no cambian su realidad
biológica innata.

Por extensión, deberíamos rechazar seguirle el juego a estas


tonterías. Nunca me referiré a un hombre con peluca y con un
vestido, como "mujer". Nunca me referiré a una mujer con problemas
de identidad, como "transgénero". Ellos son lo que la Naturaleza los
hizo, y no deberíamos controlar el uso que hacemos de los
pronombres sólo para asegurarles falsamente que ellos pueden negar
la Naturaleza.

Niegue la ilusión de la utópica igualdad: No hay tal cosa como


la igualdad pura. La sociedad no es una entidad homogénea, sino que
es una abstracción construída alrededor de un grupo de individuos
únicos. Los individuos pueden ser naturalmente dotados, o
naturalmente desventajados. Pero siempre habrá algunas personas
que son más aptas para el éxito que otras.

No tengo ningún problema en absoluto con la idea de la igualdad


de oportunidades, que es exactamente lo que tenemos en este país
(excepto en el mundo de las elitistas finanzas, que son
exclusivamente conducidas mediante nepotismo). Sí tengo realmente
un problema con la mentira de la igualdad universal mediante medios
diseñados.

Los estándares del éxito no deberían ser rebajados a fin de


acomodar a gente menos experta para facilitar una paridad artificial.
Por ejemplo, constantemente escucho el argumento de que a más
personas con el status de grupo-víctima se le debería dar mayor
representación en posiciones de influencia y respeto dentro de
nuestra cultura, desde ciencia e ingeniería, hasta los medios de
comunicación, presidentes comerciales, política, etc. La palabra clave
aquí es "dar", más bien que "ganar". No hay nada incorrecto con un
grupo de gente que sobresale en un campo más que otro grupo, y no
hay nada incorrecto con la desigualdad cuando se trata de un logro
individual. Debemos comenzar a rechazar el recompensar a la gente
por su mediocridad y el castigar el éxito simplemente porque los
ganadores no son parte de un designado grupo-víctima.

Si usted es un hombre, acepte su papel: Yo soy un hombre y


no puedo afirmar saber qué soluciones específicas deberían tomar las
mujeres para responder al Marxismo Cultural. Me encantaría leer un
artículo sobre el asunto escrito por una mujer del Movimiento de
Liberación. Diré que los hombres en particular tienen una tarea
considerable por delante, en términos de sus esfuerzos personales, si
ellos esperan reparar la destrucción causada por la Justicia Social.

Durante miles de años, los hombres han sido la fuerza industrial


primaria detrás del progreso humano. Hoy, ellos han sido relegados a
cubículos y servicio a clientes, a juegos de video y fantasías web, a
drogadicciones y a una carencia de responsabilidad. Si tenemos
alguna posibilidad de deshacer el daño del Marxismo Cultural, los
hombres modernos deben tomar sus roles originales como
productores, inventores, empresarios, protectores, constructores y
guerreros otra vez. Ellos deberían hacer esto para su propio
beneficio, y no para la validación de otros.

Usted no tiene que demostrar a nadie que usted hace "cosas


viriles", sólo salga y hágalas. Más importante aún, llegue a ser
peligroso. Los hombres se supone que son seres peligrosos. Eso no
significa que estamos destinados a ser indiscriminadamente violentos
(tal como tampoco las mujeres), pero se supone que nosotros
debemos ser amenazantes para aquellos que nos amenazan. La
sociedad moderna NO ha eliminado la necesidad de la masculinidad, y
creo que la gente comenzará a comprender esto mientras más se
hunda nuestra cultura en la desesperación económica. Entrénese en
artes marciales, aprenda a manejar armas de fuego tácticas, vaya a
cazar y no acepte insolencias de la gente. En mi opinión, cada
hombre debería saber matar cosas, incluso si él nunca planea usar
aquellas capacidades.

Déles enseñanza escolar en casa a sus hijos: Es simple: si


usted no quiere que sus hijos sean propagandizados, si usted
realmente quiere que ellos estén libres del condicionamiento
colectivista, entonces usted hará el sacrificio y los sacará de la
educación pública. Con la introducción del Common Core en las
escuelas estadounidenses en particular, no hay ningún otro recurso
sino la educación de casa para impedir el lavado de cerebro del
Marxismo Cultural. Si usted no hace esto, usted está confiando en la
esperanza de que sus hijos se escaparán con sus capacidades de
pensamiento crítico intactas. Algunos lo hacen, y otros no. Otros se
convierten en descerebrados zombies de la Justicia Social. Usted
puede darles una ventaja sacándolos de un ambiente venenoso, y eso
es lo que importa.

La mentira demencial con la que los Marxistas Culturales parecen


haberse engañado a sí mismos y a otros, es que su "activismo" es de
alguna manera anti-establishment. De hecho, la Justicia Social es
constantemente mimada y apoyada por el establishment.
Desde políticos a jueces, desde expertos de los medios de
comunicación a la blogósfera, la gran mayoría de la gente en
posiciones de poder tradicional (incluso en círculos supuestamente
conservadores) ha estado más que feliz de haberse convertido en los
ejecutores de la agenda de los guerreros de la Justicia Social, una
agenda que representa a una parte minúscula del público. No hay
ningún establishment contra el cual luche el ejército políticamente
correcto; la tendencia del establishment trabaja inmensamente más a
favor de su ideología que cualquier otra cosa. Los Marxistas
Culturales SON el establishment.

***

Finalmente, ¿todavía tiene problemas con los "Guerreros de la


Justicia Social?.¿A quién va a llamar usted?.–

Tyler Durden

0 0

 11/12/15--23:58: J. Bruce Campbell - ¿Cuál Es el


Plan de Ellos para Nosotros?

Publicado actualmente en americandefenseparty.com y fechado en


Marzo de 2014, el siguiente escrito (What Is Their Plan for Us?) del señor
Campbell, de quien ya hemos presentado otros textos, hace una serie de
reflexiones acerca del no tan contingente deseo de muchos judíos del
Gobierno estadounidense y sus marionetas, de desarmar a dicha
población, especialmente después de posibilitar de tiempo en tiempo
masacres realizadas generalmente por tipos solitarios que están bajo
prescripción farmacológica psiquiátrica, todos ellos, y de usar dichos
eventos como justificadores para leyes que regulen fuertemente y
finalmente prohíban la tenencia y porte de armas, último escollo que
impide la imposición de su tan ansiada dictadura judeo-comunista en
Estados Unidos. El señor Campbell, que hace un tiempo organizó el
Movimiento de las Milicias estadounidenses, teniendo él mismo
experiencia militar, no razona como los pusilánimes y comprados
vasallos del sistema sino que apela al inmortal deseo de supervivencia y
a un auténtico y razonado sentimiento viril, denunciando claramente a
quienes están escondidamente moviendo los hilos de todo esto.

¿Cuál Es el Plan de Ellos para Nosotros?


por John Bruce Campbell
21 de Marzo de 2014

Algunas personas tienen toda la suerte. La gente de Connecticut,


por ejemplo. Los policías estatales dicen que ellos están yendo a
confiscar las armas. La matronesca nueva jefe dice que no, pero el
detestable teniente Paul Vance, el testaferro de la fábrica de mentiras
de [la escuela] Sandy Hook [sitio de una aparentemente falsa
masacre, en Diciembre de 2012], dice que eso es verdad y que
además es anti-estadounidense oponerse a ellos de cualquier modo.
Y no sólo eso: él dijo que él es el amo. ¿Qué demonios quiso decir
con eso?.

Digamos que la Abuela Jefe piensa que ella no está mintiendo. Si


el 80% de la gente rechaza obedecer "la ley", ¿qué va a hacer el
arma de un policía? Ellos saben que usted tiene un rifle o municiones
"ilegales", y ellos saben dónde vive usted. ¿Van ellos a permitir que
eso suceda?.

El incompetente gobierno de Maryland ha entrado a actuar,


declarando que sus policías están viniendo en busca de 110.000
dueños de rifles y municiones antes legales.

Eso probablemente no va a ocurrir aquí en Idaho. Nuestros


senadores estatales recién votaron unánimemente para proscribir
todas las nuevas leyes federales de armas y para detener y procesar
a cualquier policía —local, estatal o federal— que viole esta orden. El
lector podría recordar un discurso que di aquí hace aproximadamente
un año, titulado "Control de Armas en el Condado Teton", más
conocido como "Control de Armas Es Traición". Entre la audiencia
estaba el sheriff y un comisario y algunos FBI de Jackson.
El sheriff se dirigió a la audiencia, diciendo que eso lo había dejado
sin palabras, citando mi prescripción para una injustificada invasión
de algún hogar, que consistía en cuatro o cinco rondas de balas
zumbando por el vestíbulo mientras la policía esté forzando la
entrada. El discurso fue bien cubierto, incluso en los lejanos
periódicos de Boise.

El proyecto de ley de Idaho es bueno, pero no tan radical como


los proyectos de ley de Florida y Arizona, que anularán todas las
leyes federales de armas.

Un resultado del discurso fue que nuestra vecina de al lado fue


atacada con bombas incendiarias tres meses más tarde. Ella había
sido seguida alrededor del área durante varias semanas antes del
ataque por un vehículo todo-terreno blanco con vidrios negros. Unas
horas después del ataque ella fue nuevamente acechada por ese
vehículo, pero esta vez fue capaz de ponerse detrás y anotar la
patente. Una llamada a un pariente en el gobierno federal resultó en
la información de que el SUV [Sport-Utility Vehicle] estaba registrado
a nombre de la FBI en Jackson, Wyoming, a sólo unos kilómetros de
distancia. El sheriff le dijo que no se preocupara demasiado por esos
ataques ya que estaban destinados a los Campbell y ellos se habían
equivocado de casa. ¡Entonces el sheriffcomenzó a acecharla!.

Si ese discurso tuvo algo que ver con los senadores de Idaho que
proscribieron las nuevas leyes federales de armas, no se sabe. Lo que
Idaho está haciendo, bloqueando las nuevas leyes federales, no es
tan significativo como aquellos proyectos de ley pendientes en Florida
y Arizona, que anularían todas las leyes federales de armas.

Connecticut, de todos los Estados, el hogar original


de Colt, Winchester y la sub-ametralladora Thompson, entre otros,
está preparando invasiones a hogares para recolectar las armas ex
post facto ilegales. Connecticut las declaró ilegales desde el 1º de
Enero [de 2014]. Para mí, la única arma ilegal es un arma robada.
Pero declarar ilegales a las armas y las municiones es una traición
estatal, una traición contra todos nosotros. Hay sólo un modo de
tratar con ello, y es la resistencia total.

Ya vimos cómo eso funcionó en Boston el año pasado [tras el falso


bombazo durante la maratón]: una manada de matones militarizados
asalta su casa, lo saca a usted a punta de rifles con sus manos arriba,
y luego entra para buscar armas. Y aquellos payasos no tenían listas
de dueños de armas registrados, de la manera en que las tienen en
Connecticut y Maryland. A los residentes de aquellos dos Estados se
les ha ordenado destruír las armas y municiones, entregarlas a la
policía, vendérselas al Estado, o ser atacados. Pero aquella gente
será atacada, invadida y revisada de todos modos, sólo para
asegurarse. No hay cómo estar en el lado correcto una vez que usted
es visto como una potencial amenaza.

El único modo de tratar con esta traicionera policía es la


emboscada y el fuego cruzado. Una persona disparándoles desde
dentro tan pronto como ellos fuerzan la entrada (ellos deben forzar la
entrada), con una segunda persona disparando sobre ellos desde
atrás (desde fuera) simultáneamente. Esto es garantizado que le
quita toda la diversión a las invasiones de hogares. Media docena de
estos incidentes terminará con todas las invasiones de casas a escala
nacional. La famosa profecía de [el almirante Isoroku] Yamamoto [1]
se convertirá en un chasco de realidad para la policía de las armas,
las babosas más traidoras de Estados Unidos. Ellos retrocederán
lentamente hacia sus guaridas de iniquidad y tratarán de pensar en
otra cosa.

[1] "Temo que lo que hemos hecho es despertar a un gigante dormido, y lo


hemos llenado de un deseo de venganza", frase de Yamamoto de carácter
profético, de 1941. O bien la cita apócrifa que se le atribuye, que podría ser la
aludida por Campbell, "Usted no puede invadir el Estados Unidos continental,
porque habrá un rifle detrás de cada brizna de hierba". NdelT.

Los tipos que hacen esta resistencia heroica deben dirigirse


entonces hacia el más cercano Fusion Center [2], o dondequiera que
la orden ilícita se haya originado, y aniquilarlo. Así es probablemente
cómo comenzará la revolución en Estados Unidos.

[2] Centros de información compartida, creados entre 2003 y 2007 por


el Departamento de Seguridad Interior (DHS) y el Ministerio de Justicia, que
colectan y coordinan información de la CIA, la FBI, la Justicia, el Ejército y los
Gobiernos estatales y locales. NdelT.
California tiene una fuerza militarizada de babosas que anda por
ahí robando armas. La llaman el Sistema de Personas Armadas
Prohibidas. Ellos atacan a gente que compró armas legalmente sólo
para ser puesta más tarde en la lista de personas prohibidas.
Veremos aumentar las cantidades de personas prohibidas en aquel
Estado maldito. Las babosas necesitan seguridad en su trabajo y sus
jefes quieren mantenerlos felices. A las babosas son a las que se les
debe prohibir llevar armas, y hay sólo un modo de hacer eso (vea
más arriba).

La idea aquí es desgastarnos y desmoralizarnos, de modo que nos


sometamos a su dictadura. Tenemos que mirar aquello como nuestra
mayor oportunidad para ser buenos estadounidenses, tal vez por
primera vez en doscientos años, más o menos. Tal vez por primera
vez de siempre. Realmente no puedo señalar un momento en que los
estadounidenses hayan sido buenos. "Bueno" significa resistir a los
tiranos estadounidenses. Una vez que los ingleses rebeldes se
convirtieron en estadounidenses, ellos se deshicieron de todo esto.
Los Confederados resistieron a la tiranía estadounidense, pero
técnicamente ellos ya no eran estadounidenses cuando lo hicieron.
Tal vez los mejores estadounidenses fueron los indios
norteamericanos, porque ellos resistieron para derrotar al infierno.
Aquellos tipos nos dejaron a todos en vergüenza. Considere
cómo Hollywood convirtió a estas víctimas de la agresión y la limpieza
étnica en terroristas que merecían todo lo que recibieron.

¿Le suena familiar? Los indios norteamericanos fueron los


objetivos originales de aquella mortal combinación de yanquis y
judíos que ha azotado la Tierra y ha robado todo lo de valor.

Hablando de tiranos, nuestros judíos hacen rodar los dados y


ponen todas sus fichas en apoderarse de otros países, basados en su
apoderamiento de Estados Unidos. Es decir, todo en Estados Unidos,
excepto la gente con armas. Los tiranos judíos y sus lacayos no lo
están haciendo demasiado bien actualmente, sobre todo en Ucrania.
Es difícil creer que ellos pudieran ser tan condenadamente estúpidos
como para pensar que podían engañar a Vladimir Putin para que les
permitiera robar Ucrania y poner misiles de la OTAN en la frontera
con Rusia. Pero entonces, una vez más: ellos son judíos. Y los judíos
son conocidos por no tener auto-control ni sentido común, para no
hablar de moral. Ellos son como pirañas: no dejan de morder sino
hasta que se ha acabado todo.

Los judíos quieren una tercera Guerra Mundial. ¿Por qué? Ellos
son los destructores. Eso es todo lo que saben hacer. Y les gusta eso.
Ellos han destruído todo lo que han tocado. Y no hay ninguna
excepción a esta regla. Ellos se apoderaron de Rusia en 1917:
destrucción total de la sociedad y de millones de rusos, seguidos de
ucranianos, uzbekos, kazajos, bielorrusos, azerbaiyanos, georgianos,
tayicos, moldavos, kirguizos, lituanos, turkmenos, armenios, letones,
estonios y abjasios. Luego siguieron los europeos del Este. Luego el
comunismo judío fue impuesto a Corea del Norte, Vietnam del Norte
y China, Laos y Camboya... por los estadounidenses. En medio de
esas pesadillas políticas, Estados Unidos puso a Palestina bajo el
Terror Judío.

Por alguna clase de karma o justicia cósmica, el propio Estados


Unidos está descendiendo ahora al Terror Judío, del tipo que EE.UU.
puso sobre todos aquellos pueblos durante casi cien años. Así es
cómo los judíos dicen "gracias" por la ayuda estadounidense.

El actual recadero de los judíos en la Casa Blanca recién anunció


mediante una Orden Ejecutiva que si usted expresa o escribe su
disgusto sobre la cagada de él en Ucrania, él puede confiscar
vuestros bienes. Eliminarlo a usted completamente. Eso ya le ha
sucedido a este escritor —no la confiscación, sino la aniquilación. He
sido puesto en la lista negra a través del país en mi trabajo como
asesor de perforaciones (petroleras), estando ya siete meses
desempleado. Y no sólo yo sino cualquiera que esté asociado
conmigo. Ayer, un colega me llamó para decir que le habían dicho
recién que se olvidara de trabajar en el yacimiento petrolífero. La
razón era que él me tenía como una referencia en su curriculum
vitae. Por suerte para él, él había encontrado ya trabajo en una
industria diferente. Ahí es donde tengo que ir.

De este modo, cualquiera que esté pensando en organizar


el Partido de Defensa Estadounidense (American Defense Party),
ahora es el momento. Esto no es ninguna broma: realmente es el
momento para apoyar el único plan en EE.UU. para revertir nuestro
deslizamiento hacia la dictadura. Hay muchos que describen lo que
está sucediendo, muchos que analizan lo que está detrás de ello,
quién lo está haciendo y por qué. Pero nadie más tiene un plan para
derrotar a los sionistas que han destruído a Estados Unidos. Es un
plan bastante simple. No se requiere ser un genio para entenderlo.

Se requirieron los últimos cien años para metamorfosear a EE.UU.


desde ser una potencia industrial y agrícola con una clase media
fuerte, hasta convertirse en un decrépito belicista que vive de la
sangre y la fortaleza de sus millones de víctimas en países que la
mayor parte de los estadounidenses no podrían encontrar en un
mapa, con cien millones de aquellas personas estadounidenses ahora
sin empleo. Desempleados pero sometidos a una vigilancia total por
parte de insaciables fanáticos del control que están en la "comunidad
de Inteligencia".
Los judíos pusieron a un prostituto homosexual de Chicago en la
Casa Blanca, y ahora esta delicada persona está publicando
amenazas de parte de sus amos judíos a un ex-coronel del KGB no
sonriente y de hablar franco. Los amos de Obama quieren la guerra
total con Rusia. Tendrá que ser total (nuclear) porque la infantería y
la fuerza aérea estadounidenses no podrían derrotar a un puñado de
luchadores del siglo XVIII en Afganistán. Tendrá que ser total porque
los mismos judíos nos prometieron un paseo tapizado de flores en
Iraq. Imperturbables frente a la realidad, sus mentirosos neo-
conservadores nos están exhortando a la guerra total contra cada
uno en el mundo que desafíe sus demandas de rendición.

La próxima guerra judía tendrá que ser nuclear porque ahí es


donde los judíos nos han puesto con su poder ilícito sobre el Gobierno
estadounidense. Ése fue su plan desde el alba de su Era nuclear,
articulada por su demente estratega Herman Kahn en su libro de
1960 Sobre la Guerra Termonuclear (On Thermonuclear War). Kahn
fue el modelo para el personaje "Dr. Strangelove" [de la película
homónima de Stanley Kubrik] porque la "estrategia" de él era que la
guerra nuclear es ganable.

La más alta expresión de la creatividad judía fue la bomba


atómica. Ella es la esencia de la mentalidad judía. Einstein impulsó a
Roosevelt a construír un arma nuclear. Szilard, Bohr, Meitner, Frisch,
Zinn y otros judíos hicieron la investigación teórica. J. Robert
Oppenheimer estuvo a cargo del Proyecto Manhattan para construír
las bombas atómicas. Edward Teller nos dio la bomba de hidrógeno
en 1952. Luego los espías judíos dieron todo esto a Stalin para que
así pudiera haber unaDestrucción Mutua Asegurada (MAD, Mutual
Assured Destruction).

En 1958 Samuel Cohen produjo el arma judía perfecta, la bomba


de neutrones, que mata a toda la gente pero deja intactos los bienes
inmuebles.

Dos años más tarde, Herman Kahn dijo: "Usemos estas


maravillosas armas. No será el fin del mundo. La vida
continuará".Aquí hay algo de su pensamiento, de Wikipedia:

«Debido a su tendencia a expresar las posibilidades más brutales,


algunos llegaron a desagradarse de Kahn, aunque él fuera conocido
como una persona afable en privado. A diferencia de la mayoría de
los estrategas, él estaba completamente dispuesto a plantear la
forma que podría asumir un mundo post-nuclear. Las consecuencias
negativas, por ejemplo, serían simplemente otro de los muchos
aspectos desagradables [sic] e inconvenientes de la vida, mientras
que el muy cacareado aumento de los defectos de nacimiento no
condenaría a la Humanidad fatalmente a la extinción, porque una
mayoría de sobrevivientes permanecería no afectada por ellos. Los
alimentos contaminados podrían ser destinados para el consumo de
los ancianos, quienes probablemente morirían antes del inicio
retrasado de cánceres causados por la radiactividad. Un grado de
preparación incluso modesto —a saber, los refugios contra las
partículas radiactivas, los planes de evacuación y ejercicios de
defensa civil, ahora vistos como emblemáticos de los "paranoides
años '50"— daría a la población tanto el incentivo como el estímulo
para la reconstrucción. Él incluso recomendaba al Gobierno que
ofreciera a los propietarios de casas seguros contra daños producidos
por bombas atómicas. Kahn pensaba que tener un fuerte programa
de defensa civil en funcionamiento serviría como una fuerza disuasiva
adicional, porque eso obstaculizaría el potencial del otro bando para
causar destrucción y así disminuír el atractivo de la opción nuclear.
Una disposición a tolerar tales posibilidades, argumentaba Kahn,
podría valer la pena, ahorrándole a Europa el intercambio nuclear
masivo, más probable de ocurrir conforme a la doctrina pre-MAD».

[https://en.wikipedia.org/wiki/Herman_Kahn]

Por esta razón la gente toma en serio Los Protocolos de


Sión como revelaciones o descripciones exactas del programa judío.
Los acontecimientos han mostrado que cuando los judíos tienen el
poder, cuando ellos están a cargo, el resultado es siempre la
catástrofe. En Levítico y el Deuteronomio, en el Talmud, en
la "Instrucción del Sanedrín a los Judíos de España",en losProtocolos,
vemos la misma cosa: cómo los judíos describen en su propia
literatura su llegada al poder y lo que ellos hacen cuando están en el
poder. Pero en 1918, en Rusia, lo vimos en tiempo real, cómo los
judíos se deleitaron en su sed de sangre, con la sangre de
los Gentiles corriendo hasta los tobillos en Lubianka y otros
mataderos kosher; y cómo ellos deliberadamente privaron de comida
a millones de personas en Ucrania en los años '30. La realidad de la
Unión Soviética judía hizo parecer a losProtocolos algo
completamente moderado.

Y luego llegamos a 1960 y a los demenciales escritos de Herman


Kahn (otra vez de Wikipedia):

«Si cientos de millones morían o "simplemente" unas pocas


ciudades principales resultaban destruídas, argumentaba Kahn, la
vida continuaría, como lo había hecho, por ejemplo, después de la
Peste Negra en Europa durante el siglo XIV, o en Japón después del
limitado ataque nuclear de 1945, contrariamente a los convencionales
y prevalecientes escenarios de día del juicio final. Varios resultados
podrían ser mucho más horribles que cualquier cosa hasta entonces
presenciada o imaginada, pero algunos de ellos sin embargo podrían
ser mucho peores que otros. No importa cuán calamitosa fuera la
devastación, Kahn sostenía que los sobrevivientes en última instancia
"no envidiarían a los muertos" [frase común falsamente atribuída
al Apocalipsis de Juan], y creer otra cosa significaría que en primer
lugar la disuasión era innecesaria. Si los estadounidenses fueran
reacios a aceptar las consecuencias, sin considerar cuán horribles
fuesen, de un intercambio nuclear, entonces ellos ciertamente no
tendrían interés en proclamar su disposición a atacar. Sin una
disposición irrestricta y definida a "apretar el botón", toda la serie de
preparativos y despliegues militares era simplemente una elaborada
bravata».

Irónica resulta la comparación de la Peste Negra con el


envenenamiento por la radiación. A los judíos se les culpó por la
Peste Negra allá a fines de la década de 1340, plaga que borró a la
mitad de la gente de Europa.

De esta manera, aquí es donde nos encontramos hoy, en 2014...


Todo un montón de Hermans Kahn en EE.UU. nos están impulsando
hacia la guerra nuclear con una Rusia des-judaizada. Los arquitectos
judíos de la guerra nuclear son los mismos mercaderes de la muerte
que nos dieron Iraq: Perle, Wolfowitz, Kristol, Feith, Abrams, Kagan,
Ledeen, Senor, Nuland, Rubin, Muravchik, Lieberman, y muchos más.
Como siempre, ellos usan a no-judíos como Brzezinski, Obama y
McCain para ocultar la naturaleza completamente judía de la agresión
estadounidense contra Rusia, Irán, Siria, etc. El AIPAC mantiene
alineados a los "elegidos".

¿Qué podrían probablemente esperar ganar los judíos al destruír


el mundo con su guerra nuclear? Bien, eso los convertiría en los
ganadores. Por favor, recuerde: destrucción es todo lo que ellos
saben hacer. Ellos viven para destruír. Arte, música, literatura,
banca, medicina, la paz y la vida misma. No olvide Stuxnet y
Fukushima. Yo comprendo que la mente humana retrocede ante tal
concepto, pero eso es todo lo que su literatura indica. Ellos planean
destruír toda resistencia a su gobierno. ¿Y luego qué? No importa:
ellos serían los jefes indiscutibles de lo que quede.

Salvo, que no lo serán. Los judíos han soñado un sueño que no


puede ser. El sueño judío depende del desarme de la gente
estadounidense. Los judíos son los arquitectos del desarme de
nosotros, son los que están dando las órdenes a las babosas para
atacarnos. Feinstein, Boxer, Schumer, Bloomberg. Antes de éstos
eran Celler, Metzenbaum, Lautenberg, Kohl, Specter. Siempre judíos
que tratan de controlar, dominar, desarmar. Como de costumbre,
ellos se han roto el culo para lograr aquello. Ellos lo han exagerado
una vez más, porque ellos no tienen auto-control. Como pirañas, ellos
no saben cuándo detenerse.
Ellos han destruído en gran parte la vida tal como la conocíamos,
pero ellos no van a ser los aristócratas que sueñan con ser. Jamás.
Ellos han sido gobernadores sobre pueblos que ellos han desarmado.
Ellos han gobernado a EE.UU. desde detrás del escenario porque ellos
comprenden que la gente normal naturalmente sólo quiere matar a
los judíos. ¿Quién puede mirar o escuchar a Rahm Emanuel o a
Charles Schumer o a Dianne Feinstein y no querer cortar sus
gargantas?.

En su camino a la guerra nuclear total contra Rusia, los judíos


quieren guerras genocidas contra Siria e Irán, entre otros países
musulmanes, y por supuesto contra Ucrania. Para provocar tales
pequeñas guerras, los judíos han creado, han armado y han animado
a algunos de los asesinos más sádicos que hayamos visto en nuestras
vidas, sobre todo en Siria. Ellos pueden ser comparados con los
judíos de la Chekade Lubianka. ¡Israel y Washington admiten
haberlos armado y apoyado! Los francotiradores de Kiev que mataron
tanto a policías como a manifestantes estaban trabajando para la
comisaria estadounidense Victoria Nuland. Esta cruel y despiadada
judía, la que derrocó a Yanukovich, también quiere gobernar EE.UU.
en la misma manera no elegida. Pero ella sabe que eso no es posible
mientras permanezcamos armados y peligrosos.

¿Conseguirán los judíos su deseada guerra total? Si el Congreso


estadounidense le abre su camino, sí. Las prostitutas del Congreso
estadounidense trabajan para el AIPAC, como vimos hace tres años
cuando ellos dieron saltos arriba y abajo, como focas entrenadas, por
Netanyahu (veintinueve ovaciones de pie). Pero ahí es donde el poder
político judío comienza y termina, produciendo para sus prostitutas
un rating de aprobación de un solo dígito. El dinero falsificado de
la Reserva Federal canalizado por medio del AIPAC puede controlar
definitivamente a un club de 535 miembros en el río Potomac, y
aquellas putas pagadas pueden definitivamente aprobar leyes que
desarmarían a los estadounidenses, pero ahí es donde eso termina.
Los estadounidenses, podemos ver ahora en Connecticut y Maryland,
no están interesados en ser desarmados por los judíos o sus rápidos
perros, como el teniente Paul Vance.

El punto central de este ensayo son las armas y quién las


controla. Los judíos son los que no deben controlarlas, desde
revólveres a bombas nucleares. Eso debería ser bastante obvio.
Cualquiera, sea un judío o un Gentil que sirva a los judíos, que
participe en el programa de desarme personal forzoso conseguirá la
pena de muerte. Siempre debemos preguntarnos ¿cuál es su plan
para nosotros que requiere que nosotros seamos desarmados?.

Igualmente importante, cualquiera que planee o participe en una


guerra agresiva no provocada, también conseguirá la pena de
muerte. Para nuestra propia defensa y la de otros pueblos normales
en todas partes, éste es el modo en que tiene que ser.–

0 0

 11/13/15--00:04: J. Bruce Campbell - Castigo a los


Abusadores

El sitio americandefenseparty.com del señor Campbell, que pretende


ser un partido de auto-defensa de los estadounidenses, contiene la
siguiente declaración (Punish All Who Abuse Power) en su página de
entrada que presentamos ahora en castellano y que continúa
naturalmente la entrada anterior. Se trata de un análisis realista de los
abusos de poder a que ha conducido, según él, la estructura misma del
gobierno de tipo federal que hay en Estados Unidos, con todas sus
agencias y departamentos que actúan en contra de la mayoría,
manejados por manos ocultas que sirven a agendas secretas. Los
planteamientos del señor Campbell apelan en no menor medida a
quienes juraron defender los derechos consagrados y a todos a quienes el
sistema tiene bajo temor y oprobio y amenaza, para restablecer el sano
orden de las cosas después del deliberado proceso de putrefacción.
Castigo a Todos los que Abusan del Poder
por John Bruce Campbell

La historia reciente ha mostrado que Estados Unidos es una


dictadura presidencial, instigada por un Congreso cobarde y
favorecida por una Corte Suprema corrupta. Esta dictadura se ha
enmascarado como una democracia y como una república y como
una nación dirigida por "el imperio de la ley". Pero la ley es sólo para
que nosotros, la gente, la obedezcamos y seamos controlados. Los
legisladores y los ejecutores de la ley elaboran y hacen cumplir la ley
por órdenes de nuestros enemigos mortales. La ley es un arma en las
manos de nuestros enemigos. Estamos actualmente bajo la ley del
revólver.

Hay dos filosofías políticas en Estados Unidos. Una filosofía es que


el Gobierno es necesario, y como tal, merece ser votado y validado
periódicamente. Esta filosofía incluye la idea de que el Gobierno es un
mal necesario que tiene que ser temperado mediante la elección de
"nueva gente buena" para mantenerlo bajo control, debido a la
naturaleza naturalmente corruptora del Gobierno. Pero como
podemos ver, con los innumerables billones de dólares de deuda
pública que se le deben a la privadaReserva Federal, a la China
comunista y a otros, el Gobierno está fuera de control y lo ha estado
durante cien años.

El Gobierno nos miente con guerra tras guerra, y ha matado a


millones de personas sólo en los últimos veinte años, y ha producido
un millón de bajas estadounidenses en los dos millones y medio de
soldados que han estado en las dos guerras musulmanas. El Gobierno
nos ha mentido con una versión fraudulenta de la medicina socialista,
que ha provocado ya que millones de personas pierdan sus políticas
de seguro médico duramente ganadas, con nada que las sustituya.
Esta nueva tentativa de medicina socialista fue planeada para ser
manejada por el IRS (Internal Revenue Service, Servicio de
Impuestos Internos), que no puede ni siquiera gobernarse a sí mismo
sin cometer importantes delitos. Todo esto y mucho más fue hecho
posible por cien años de votaciones. Digo cien años porque ése es
exactamente el tiempo que ha transcurrido desde que nuestros
representantes elegidos votaron para convertir en "ley" la Ley de la
Reserva Federal [23 de Dic. de 1913]. Ese acto criminal condujo
inmediatamente a un siglo de horrorosas guerras que continúa en
curso.

Al final de cuentas, hay aproximadamente 150 millones de


votantes registrados. Aproximadamente 127 millones de ellos votaron
en la elección de 2012. Hay aproximadamente 207 millones de
estadounidenses que son elegibles para votar, y de ellos
aproximadamente 80 millones no votaron en aquella elección. Muchos
de los votantes votan por hábito o resignación, con la excusa de que
el menor de dos males sería mejor que tenga el poder sobre
nosotros. Una vez en el cargo, sin embargo, el mal menor siempre se
convierte en el gran mal.

La otra filosofía es que el Gobierno es nuestro principal y más


peligroso enemigo y no debe ser apoyado de ningún modo,
especialmente mediante votación. Aquellos 80 millones de no-
votantes componen nuestra base, cualesquiera sean los motivos
reales por los cuales no votaron. Al menos ellos no contribuyeron a la
corrupción votando.

Un partido político de los que no votan, dedicado a la clausura del


suicida y catastrófico sistema federal, daría a los estadounidenses un
medio real de sacarnos a los parásitos homicidas de nuestras venas y
cuentas bancarias. Todo gobierno es un cáncer destructor de la vida,
pero nada se compara con el Gobierno federal estadounidense por
sus fraudes, robos, derroches, espionaje y asesinato de masas. Un
partido que no vota formalizaría la idea de que el federalismo debe
ser proscrito. La cuestión sería Gobierno o Ningún Gobierno, o lo uno
o lo otro, porque podemos ver fácilmente dónde nos ha puesto el
gobierno constitucional. El nuevo partido no pondría a la gente en
cargos federales porque queremos suprimir el gobierno federal y
usted no puede hacer eso si es parte del Gobierno.

El clima político en EE.UU. está maduro para el cambio radical.


Los neo-conservadores que tomaron el control de las
administraciones Bush y Obama han traído sólo el caos y las
privaciones a EE.UU. y la muerte de masas y la miseria a los pueblos
del mundo. Los neo-conservadores han conspirado durante décadas
para gobernar el mundo, pero una vez en el poder han demostrado
sólo ineptitud y fracaso en todo aparte de la destrucción.

El American Defense Party reemplazaría la Constitución por


Artículos de la Confederación, una versión moderna del original. No
habría ningún gobierno central para imponer un banco central
privado, los cuales serían abolidos ambos para siempre. La única
función legítima del Ministerio de Economía restante —apropiado por
la Confederación— sería crear y distribuír el dinero sin deuda (los
biletes estadounidenses de Kennedy de 1963). Ése sería uno de los
primeros principios de la plataforma del partido.

El partido eliminaría la red de control usada por el Gobierno


federal central para destruírnos a nosotros y a otros mediante
implacables leyes, regulaciones y órdenes ejecutivas totalitarias. Los
jefes militares de Washington deben ser puestos fuera del negocio
permanentemente. La industria bélica y todos sus satélites serían
proscritos por la Confederación. La Confederación misma sería
voluntaria: cualquier Estado que no desee unirse sería libre de
aquello.

¿Por qué tener un partido si no hay nadie que vote por él? Por un
sentido de identidad y camaradería y comunicaciones y organización
y una declaración común y un acuerdo de propósitos. Y para la
defensa organizada contra la agresión. Los miembros del partido
serían apoyados y defendidos por los miembros asociados si son
atacados. Una posición sobre la subversión y la traición puede ser
establecida una vez que nuestros enemigos tradicionales
inevitablemente reaccionen del modo en que siempre lo hacen.

El partido afrontaría mucho peligro y violencia. Eso en sí mismo


justificaría su existencia y su anunciado propósito de defensa propia.

El partido apoyaría todo lo que es sano, y estaría en contra de


toda la brutalidad y corrupción en el Gobierno. Estados Unidos perdió
todos sus buenos empleos debido al gobierno federal. Entonces si
alguien llegara a decir: "¿Pero qué haremos sin un gobierno federal?",
la respuesta sería: "Prosperaremos". Hemos perdido nuestro derecho
básico a la privacidad por causa del gobierno federal, y ésa
justamente es razón suficiente para abolirlo para siempre. Ningún
gobierno central era la idea entera detrás de la Revolución
estadounidense. El Gobierno central ha anunciado sus planes de
arrestarnos y matarnos, atraparnos en un sistema médico socialista
que no funciona que sólo destruiría nuestra salud, dirigido por los
terroristas financieros más célebres en la historia estadounidense, el
IRS, y no necesito seguir. De este modo, no, no necesitamos un
gobierno central, y probablemente no podremos sobrevivir mucho
más con el que tenemos. Debe ser desmantelado y prohibido para
siempre. Eso puede ser hecho por un partido político fuerte y bien
armado cuando el número de sus miembros se acerque al del
Movimiento de Milicias de los años '90.

El partido sería muy militante; tendría que ser capaz de


sobrevivir. Cuando consiga el tamaño, supongamos, del movimiento
de milicias de los años '90, sería lo bastante fuerte para derrocar al
Gobierno federal, lo cual nunca fue el objetivo declarado de las
milicias. Un partido político militante así de grande realmente no
necesitaría la violencia: simplemente podría publicar un ultimátum.
Pero habría violencia a lo largo del camino con ese masivo tamaño, y
la violencia atraería a gente ruda al partido.

El partido estaría preocupado por la defensa nacional contra la


traición, y estaría en contra de toda agresión militar, sabotaje y
espionaje, lo que significaría el final de la mortal industria militar
apoyada por los impuestos. Todo el gobierno federal terminaría
realmente, así como la ayuda externa, la protección a Monsanto y a
la mortal American Medical Association. Todo, porque una cosa que el
gobierno federal no hace ahora es suministrar nuestro dinero, la
única cosa que debería hacer.

Se me hizo una pregunta: "¿Cómo podría ser conseguido


esto?". Yo contesté: "Probablemente de la manera en que comencé el
movimiento de milicias a fines de los años '80, con provocativas
entrevistas en radio (y televisión). En ese entonces la vida estaba
todavía bastante bien en EE.UU., pero logré persuadir a millones de
personas para que se consideraran parte de aquel movimiento nuevo
y totalmente inesperado. Hoy, el ciudadano medio no es exitoso y
tiene muchas más probabilidades de apoyar a un movimiento y un
partido que conduciría a la reindustrialización (empleos) y a la no-
agresión".

Hoy, 24 años más tarde, Estados Unidos está en una condición


crítica, al borde de la ley marcial, siendo reducidas las entregas
alimentarias del Gobierno, con los neo-cons manipulando a los
militares para atacar a más países amistosos... Esto no debe suceder.

La gente decente entre los militares necesita una identidad, más


que sólo "la resistencia". Millones de civiles necesitan lo mismo. La
gente que está haciendo algo bueno pero peligroso necesita verse a sí
misma como parte de una fuerza política legítima. Aquella fuerza
requiere representantes capaces que hablen por ella al principio. En
este momento, pocos estadounidenses han demostrado la voluntad
para conducir tal partido, debido a la sensación de temor y
desesperación en este país. Debemos desarrollar la capacidad de
reforzar a la gente más bien que atemorizarlos, para que sean
capaces de tratar con las mentiras y las sucias tácticas de los
sionistas, que son los mentirosos más peligrosos y crueles de la
Historia humana.

Esta idea necesita apoyo, como todos los movimientos políticos lo


necesitan para seguir adelante. Ella será muy eficaz si tiene un fuerte
apoyo inicial. Estados Unidos está listo para esto. Los neo-cons están
haciendo todo lo que pueden para arruinar toda la diplomacia y
conseguir que los militares ataquen varios países más.

Ésta sería la primera razón urgente dada para comenzar


el Partido de Defensa Estadounidense, para impedir la guerra nuclear
contra gente amistosa mediante la persuasión de los militares para
que rechacen participar en más agresiones militares. La agresión
militar es ya un asunto criminal aquí, de modo que ¿quién podría
oponerse razonablemente? Nadie, pero los sionistas por supuesto se
opondrán, y eso creará una gran controversia y el crecimiento de este
nuevo partido, dado que ya existe una rebelión pacifista en las filas.
Un partido legitimaría la rebelión.

Esto requeriría gente con experiencia que pueda hablar


claramente y de modo persuasivo, que no tenga miedo de los
sionistas y sus agentes. Esto también necesita un apoyo financiero al
principio y la capacidad de difundir la idea rápidamente, ya que es el
momento de hacer esto ahora. Es obviamente el interés de muchos
países promover un movimiento político orientado hacia la paz en
Estados Unidos, uno que prohibiría cualquier agresión estadounidense
futura contra otros y que convertiría a EE.UU. en un buen vecino por
primera vez en la Historia. Hemos comenzado a solicitar el apoyo de
varios países que están opuestos al malévolo Imperio
estadounidense. Los revolucionarios estadounidenses originales
nunca habrían derrotado a los británicos sin el generoso apoyo de
Francia, lo cual siempre debemos tener presente.

Una actividad primaria del American Defense Party sería animar al


personal militar estadounidense a unirse al movimiento de resistencia
contra los totalitarios que controlan el gobierno estadounidense. Ésta
es una táctica valiente y agresiva, pero refleja las prevalecientes
actitudes anti-guerra entre los militares. Esto también disminuirá la
amenaza que afrontamos proveniente de los militares
estadounidenses que son usados contra la gente cuando la ley
marcial sea declarada por nuestro Presidente-dictador, que se jacta
de que él es "realmente bueno matando gente".

El movimiento de resistencia necesita su propia identidad, un


partido político que no busca poder sobre la gente, sino el poder total
de la defensa propia contra los totalitarios. Ésta sería la primera
expresión del espíritu revolucionario original que condujo a
independizarse de Inglaterra en el siglo XVIII.

El objetivo último del American Defense Party sería el


derrocamiento del Gobierno federal. Con la terminación del monstruo
federal, veríamos el fin de miles de destructivos ministerios, agencias
y políticas y prácticas que nos han llevado a la bancarrota, tanto
económica como moral. Algunos cambios notables incluirían:

• Proscribir las vacunaciones de niños;

• Educación masiva en medicina alternativa y prácticas de salud


preventivas, prohibición de envenenar la población mediante la
fluoración de los suministros de agua;

• Un final a las plantas y animales genéticamente modificados, un


final al fraudulento y subvencionado combustible de etanol;
• Un final a la modificación meteorológica (chemtrails, HAARP, etc.);

• Traer a todo el personal militar a casa y cerrar todas las bases


extranjeras, destrucción de todas las armas de destrucción masiva y
desmovilización del personal militar regular (ningún ejército
permanente en tiempo de paz);

• Naciones Unidas sería desalojada de EE.UU. y deslegitimada.


Estados Unidos se retiraría de todas las obligaciones internacionales;

• Un final a toda la ayuda externa y ayuda militar, de todo lo cual ha


sacado provecho Wall Street;

• Un final a la agresión militar y a actividades de "Inteligencia"


(sabotaje), p. ej., Stuxnet;

• Un final a las regulaciones federales e impuestos y a la medicina


socialista;

• El control de armas clasificado como traición, el derecho a portar


armas no será infringido;

• Energía nuclear prohibida, reactores nucleares sacados de servicio y


descontaminados;

• Industrializar de nuevo EE.UU. y recrear empleos bien pagados;

• Ninguna restricción para viajar;

• Un final a las lucrativas guerras contra las drogas, contra el


terrorismo, las armas de fuego, la pobreza y la salud natural.

El Gobierno de Estados Unidos se ha mostrado como el enemigo


mortal de la Humanidad. Nuestros dictadores presidenciales,
obedeciendo a sus jefes-banqueros, han hecho que nosotros demos
tumbos desde la guerra mundial a la depresión y a la guerra perpetua
con la mayor parte del mundo, para gran ganancia de los bancos y
las corporaciones basadas en la guerra, lo que ha tenido como
resultado la destrucción de nuestros ahorros, nuestro sistema
monetario y nuestro estilo de vida. Los acontecimientos han
mostrado que no existe ningún método sistemático y legal para hacer
más lenta esta actividad ilícita, mucho menos para ponerle fin. El
único modo de hacer esto, terminarla para siempre, es con un
resuelto partido político anti-federal que no busque ningún poder
sobre la gente, sino el poder total sobre los totalitarios.
El primer paso positivo tomado por el partido será incorporar en él
a los miembros de las fuerzas armadas que mantendrán sus
juramentos de proteger a la gente contra enemigos domésticos,
algunos de los cuales están en las fuerzas armadas. Los miembros del
partido civiles y militares se unirán para eliminar a los miembros de
sociedades secretas que se han infiltrado y han subvertido el
Gobierno federal y lo han influído hacia el totalitarismo y la teocracia,
como claramente lo vemos en las academias militares y en la
creación del Departamento de Seguridad Interior (DHS), que fue
creado por Israel y que permanece bajo el control sionista. Vemos
esta subversión en muchos departamentos de policía
estadounidenses que se entrenan en Israel y otros que permiten que
los israelíes determinen las políticas de departamentos y
procedimientos, haciendo de su sádico tratamiento contra los
palestinos el modelo para que la policía estadounidense imite.

Este primer paso positivo del Partido de Defensa


Estadounidenseestará orientado a frenar toda la agresión militar y el
sabotaje de Inteligencia contra Gobiernos extranjeros.

El ingreso en el partido no requerirá nada más allá de una


antipatía natural frente al abuso de poder y una completa ruptura con
los partidos pro-gubernamentales, independientemente de sus
anteriores asociaciones o empleos. Llegaremos al partido desde todas
las diferentes direcciones e historias pasadas. Debemos simplemente
compartir una dedicación a la liberación nacional de manos del
despiadado Gobierno federal y de las sociedades secretas que lo
controlan.

El slogan del American Defense Party podría ser: "Castigo a Todos


Quienes Abusan del Poder". Esto incluiría a los aspirantes a
constructores de Imperios que podrían ver al partido mismo como un
camino al poder personal. Sus miembros pueden ser cualquier cosa,
formales, abiertos o simplemente simpatizantes. De los miembros
actuales se esperará, pero no se les obligará, que participen en
actividades anti-federales, y se esperará de todos los miembros que
presten apoyo de cualquier modo que sean capaces.

Se esperará que todos los miembros protejan el partido contra


sus enemigos, a saber, agentes federales, policía, informadores,
provocadores y espías. Ésta será la gente más peligrosa con la que
tenemos que tratar, además de los mentirosos pagados en los
prostituídos medios de comunicación, todos los cuales se unirán para
destruír al partido, coligados con nuestro objetivo principal, el
Gobierno federal. La perfidia y la traición son crímenes capitales y
serán castigados severamente.
El Gobierno federal está basado en la Constitución
estadounidense, que es un programa de siete partes para hacer
funcionar aquel Gobierno. Éste, contrariamente a la mitología
popular, nunca ha sido nuestro amigo. Fue desde el comienzo tan
draconiano que la gente tuvo que ser protegida de él con
la Declaración de Derechos (Bill of Rights). La Constitución nos dio el
Presidente, las dos Casas del Congreso, y la Corte Suprema. Los
innumerables y mortales ministerios y las agencias que han brotado
como hongos venenosos están autorizados por la Constitución, y
fueron creados sobre todo por el Congreso y establecidos para ser
"constitucionales" por la Corte Suprema. Ahora nos vemos
enfrentados con numerosas amenazas para nosotros conocidas como
"Órdenes Ejecutivas", que son completamente ilegales, pero sin
embargo establecidas para ser constitucionales por la Corte Suprema.
Esto nos deja en ninguna parte y completamente desprotegidos por
nuestros supuestos protectores. Depende de nosotros y de nuestro
partido de defensa propia el protegernos.

El Partido de Defensa Estadounidense está basado sólo en eso:


defensa. Una vez que sabemos que estamos bajo ataque, con,
digamos, la Ley Patriota o la Ley de Comisiones Militares o la NDAA
(National Defense Authorization Act) o la Ley de Protección al
Paciente (PPACA), entonces por definición estamos a la defensiva.
Cuando usted está a la defensiva, por temor de su vida o su
seguridad, todo vale. Por eso el nombre del Departamento de Guerra
fue cambiado a Departamento de Defensa. Ése fue un engaño para
justificar la agresión —en nombre de la defensa— porque EE.UU. en
ese entonces no tenía ningún enemigo que lo pudiera amenazar. La
única vez que los 48 Estados actuales fueron atacados por
extranjeros lo fue por los atracadores de Pancho Villa en Columbus,
Nuevo Mexico, en 1916, hasta que Israel y sus ayudantes
estadounidenses atacaron el Centro Mundial de Comercio y
el Pentágono en 2001.

Pero en nuestro caso, defensa significa la defensa propia en todos


los niveles de la vida estadounidense. Estamos bajo ataque mortal
por parte de las fuerzas federales, principalmente la NSA (National
Security Agency), la FBI (Federal Bureau of Investigation), la ATF
(Bureau of Alcohol, Tobacco and Firearms), la DEA (Drug
Enforcement Administration), la TSA (Transportation Security
Administration) y la CIA (Central Intelligence Agency), entre muchas
otras agencias secretas de policía. De hecho, hay 73 agencias
federales que tienen equipos SWAT (Special Weapons and Tactics)
militarizados con licencia para matarnos.

Es tiempo para que el American Defense Party conduzca la


defensa de lo que hemos dejado de defender.–
0 0

 11/13/15--21:17: Gerd Honsik - "Adiós Europa. El


Plan Kalergi" (1)

El escritor y político austriaco Gerd Honsik (1941) publicó en 2003 su


libro "Der Juden drittes Reich? Halt dem Kalergiplan!" ("¿El
Tercer Reich de los Judíos? ¡Alto al Plan Kalergi!"), que en su segunda
edición, de 2005, apareció con el título de "Rassismus Legal? 28 Thesen
Coudenhove-Kalergis. Eine Bittschrift an die deutschen
Parlamente" ("¿Racismo Legal? 28 Tesis de Coudenhove-Kalergi. Una
Petición al Parlamento Alemán"). Ese mismo año se publicó, también en
España, la versión en castellano bajo el nombre de "Adiós Europa. El
Plan Kalergi. Un Racismo Legal". Teniendo como base esta última
versión, la hemos mejorado teniendo a la vista el original alemán.
Presentamos en este blog, en tres partes, una gran selección de dicho
libro. En esta primera entrega ofrecemos el Prólogo y las Cartas
(capítulos) 1, 3, 5, 6 y 7, que presentan dicho plan, algunas mentiras
que se han difundido para su implementación, el papel de los judíos y de
algunos movimientos en su materialización, y las prácticas más comunes
del que el autor llama el "Imperio" judeo-estadounidense, brazo ejecutor
y beneficiario de este siniestro Plan Kalergi, ideado en los años '20 para
el apoderamiento y destrucción de Europa, con miras al establecimiento
de una clase judía dirigente. Muy importante para dicho fin es la
disolución étnica y cultural de los pueblos europeos mediante la
importación forzada de elementos completamente ajenos, asiáticos y
africanos, que sólo acentuarán las diferencias, creándose así la
desorganización deseada para la toma del poder por cierta élite, la que
sólo podría dominar sobre una masa mestizada y tras la anulación de las
razas europeas, y especialmente de la nórdica.
Adiós Europa. El Plan Kalergi
(Parte 1 de 3)
por Gerd Honsik, 2005

Prólogo

En el duodécimo año de su exilio y a los 42 años de su


persecución [actividad] política, Gerd Honsik, poeta, humanista e
historiador de origen germánico, ha escrito este libro. ¿Qué nos
revela? Pues nada menos que el secreto de la largamente planeada
destrucción del mundo occidental. Por primera vez saca a la luz el
importante papel que juega un hombre, desconocido del público, en
la creación de la «Europa multicultural». Un hombre al que, sin
embargo, los dirigentes sí conocen, como lo demuestra el autor. El
nombre del gran desconocido al que veneran es: Richard
Coudenhove-Kalergi.

Después de siete años de investigación, Honsik deshace el nudo


gordiano del secretismo y aclara cómo el Imperio estadounidense
intentó hacer caer «la Europa de las patrias» y cómo forzó a
Alemania en dirección a Maastricht. No se trata de un desliz aislado
sino de un plan preparado desde hace décadas. No es un plan
concebido por una sola persona, sino que fue ideado por Otto de
Habsburgo, por Edvard Benesch —el homicida de los alemanes de la
región de los Sudetes—, por Konrad Adenauer, por Winston Churchill,
por la Banca Warburg, por los mayores diarios estadounidenses y,
finalmente, por la masonería y el servicio secreto de la CIA
estadounidense. Descubrimos que nuestros Gobiernos fueron
obligados a acordar convenios secretos para fomentar una
inmigración constante y progresiva.

Honsik muestra cómo altos funcionarios como Jean-Claude


Juncker, el Primer Ministro de Luxemburgo, y el ex-canciller Kohl,
elogian a Kalergi como fundador de Europa, y descubre que la
bandera de la Unión Europea fue diseñada por Kalergi: las Doce
Estrellas amarillas que la adornan no simbolizan a los primeros
Estados miembros de la Unión Europeasino a las Doce Tribus de
Israel. Tras mencionar al jinete, Honsik también nombra al caballo,
que es el plan de criar una raza mestiza en Europa, de la que Kalergi
cree que será cruel pero fácilmente gobernable, y que los judíos
dominarán esta Europa como una nueva «nobleza» de hombres
superiores. El autor rechaza ese afán de dominación del acentuado
racismo judío, que generalmente aparece enmascarado como «anti-
racismo», pero también constata de manera sólida que este plan
demencial no goza de la aprobación unánime de los sionistas y
todavía menos de los humanistas judíos.

Finalmente, Honsik no responsabiliza a "los judíos" por llevar a


cabo el Plan Kalergi, sino al Imperio de Estados Unidos, que
reemplazó el Plan Morgenthau por las maquinaciones de Kalergi, y
trata de realizarlas para subyugar Europa. Pone su esperanza en la
insurrección de los estadounidenses y en la solidaridad de los
gobiernos con sus naciones. Así, a la tiranía del imperialismo opone la
dictadura del pueblo.

Con esta visión de la democracia salvada por una nueva


Constitución que prevé la restricción del poder de los partidos, la
vuelta de la economía a manos del pueblo y la estatización de la
prensa como cuarto poder, Honsik pisa un nuevo terreno, un terreno
en el que las huellas de los antiguos romanos y de los germanos le
indican el camino.

Göran Holming, oficial sueco, Mayor retirado.

Carta 1ª
El "Plan Kalergi" - La Acusación
1. La Idea del Apoderamiento Judío

Pocos saben que el racista más poderoso del siglo XX no fue Hitler
sino el conde Coudenhove-Kalergi. En ningún libro escolar se
menciona su nombre, y la mayoría de nuestros «intelectuales» jamás
oyeron hablar de él.

Sólo algunos entendidos en política han oído hablar algo de este


tema. Según ellos, desde el fin de la Primera Guerra Mundial, una
raza aristocrática de judíos exigiría el poder para dominar a un pueblo
mestizo que surgiría de la fusión artificial de blancos, negros y
asiáticos.

Sin embargo, el plan completo y su silenciosa realización, así


como su parecido con los «Protocolos de los Sabios de Sión»,
calificados como falsificación anti-judía, han quedado sin descubrir
hasta ahora.

2. La Relación con los Acontecimientos Actuales

También quedaron en la sombra las gestiones que altos políticos


llevaron a cabo a la luz del Plan Kalergi, así como la relación
inexorable con nuestra historia contemporánea. Su aceptación por
parte del Imperio estadounidense es ignorada, y los pueblos no son
conscientes de su actual ejecución en Occidente.

¿Quién puede sospechar que Richard Coudenhove-Kalergi, en


contra de la voluntad del pueblo y a sus espaldas, trate de cambiar
irreversiblemente la identidad de Europa?; ¿y que su racismo, el peor
de todos, se mantenga intocado por los ataques de los anti-racistas,
que ni siquiera lo perciben?.

3. «¡Llego con pies de paloma!»

Quiero dar a conocer tres cosas: primero, qué es lo que Kalergi


pretendía; segundo, la relación de este plan con lo que sucede
políticamente hoy en día; y tercero, la admiración que nuestros
políticos sienten por ese plan. De esta forma, quiero demostrar su
importancia.

Entre los pocos que saben de Kalergi, se encuentran muchos que


lo consideran un loco sin importancia, un fantasma cuyas tesis, que
no están falsificadas como los «Protocolos de los Sabios de Sión»,
aunque contienen un pletórico racismo judío y el sueño del dominio
judío sobre el mundo, no son tomadas en serio por nadie.
En realidad, el oscuro personaje dirigía a Parlamentos y Gobiernos
con «pies de paloma» [1], y su Plan se está cumpliendo
irremediablemente hasta nuestros días.

[1] Coudenhove-Kalergi, Pan-Europa 1922 bis 1966, p. 66: «El Movimiento


Europeo avanzó silenciosamente con pies de paloma...».

4. Benesch, Warburg, Churchill, Stresemann...

Entre sus adeptos de primera hora se encuentran los políticos


checos Masaryk y Benesch, así como el banquero Max Warburg, que
puso a su disposición los primeros 60.000 marcos de oro.

El canciller austríaco monseñor Ignaz Seipel y el más tarde


Presidente austríaco Karl Renner después se encargaron de liderar
el "Movimiento Paneuropa". Kalergi mismo indicaba que altos políticos
franceses apoyaban su movimiento para reprimir la revancha
alemana. Así, el Primer Ministro francés Edouard Herriot y su
Gobierno, al igual que líderes británicos de todos los sectores
políticos, y entre ellos el redactor jefe del «Times», Noel Baker,
cayeron en las maquinaciones de este conspirador y sus oscuros
planes. Finalmente, incluso consiguió atraer a Winston Churchill.

En 1926 Kalergi volvió de dar unas conferencias por Estados


Unidos con la certeza de haber convencido a la opinión pública
estadounidense del plan de apoderamiento judío de Europa. Aquí le
esperaban dos nuevos seguidores: el ministro de asuntos exteriores
francés, Aristide Briand, y el canciller alemán, Stresemann. En el
mismo año, el que más tarde se convertiría en el genocida checo de
300.000 alemanes de los Sudetes, Edvard Benesch, fue nombrado
presidente honorario del Movimiento Paneuropa. El hasta entonces
casi desconocido Kalergi, también negociaba con Mussolini para
restringir el derecho de autodeterminación de los austríacos y
favorecer todavía más a las naciones vencedoras, aunque fracasó.

Sin respetar los fundamentos de la democracia y con la ayuda


del «New York Times» y el «New York Herald Tribune», Kalergi
sometió al Congreso estadounidense a sus planes. Su desprecio por
el principio del gobierno popular lo manifiestó en una frase de 1966,
en la que recuerda sus actividades de posguerra: «Los siguientes
cinco años del Movimiento Paneuropa se dedicaron principalmente a
esta meta: con la movilización de los Parlamentos, se trataba de
forzar a los gobiernos para que construyeran
Paneuropa»(Coudenhove-Kalergi, op. cit. p. 76).

Ayudado por Robert Schuman, ministro francés de Exteriores de


aristocrático linaje judío, Kalergi logró quitarle al pueblo alemán
después de 1945 la gestión de su producción de acero, hierro y
carbón, y la pasó a soberanía supranacional, o sea, anti-democrática.
Aparecieron otros nombres: Degasperi, el traidor de la
autodeterminación de los tiroleses del Sur, y Spaak, el líder socialista
belga.

Kalergi fingió querer establecer la paz entre el pueblo alemán y el


francés a través de los herederos de Clemenceau, quien ideara el
genocida plan de Versalles.

Ya en los años '20 Kalergi determinó el color azul para la bandera


de la Unión Europea («el cielo azul como imagen de la paz
inalterable», op. cit. p. 58). El papel líder de Kalergi en la creación de
la Europa multicultural y de la restricción del poder ejecutivo de
Parlamentos y Gobiernos, queda patente hasta nuestros días, y se
manifiesta en el otorgamiento del «Premio Coudenhove-Kalergi» al
canciller Helmut Kohl como agradecimiento por seguir dicho plan, así
como en el elogio y la adulación del poderoso personaje por parte del
masón y euro-político el Primer Ministro de Luxemburgo, Juncker.

5. La Esencia del Plan Kalergi

En sus primeros manifiestos escritos entre 1923 y 1925, el Plan


Kalergi exigía que los judíos tomasen el poder, primero en Europa y
después en todo el mundo (op. cit., p. 103). El plan se basa en un
racismo judío utópico y se refiere a una «raza superior»
(Herrenrasse) judía. La expresión «Herrenrasse», achacada
erróneamente por los historiadores a Adolf Hitler, en realidad fue
inventada por Coudenhove-Kalergi para corroborar la reivindicación
de la soberanía judía en Europa y en el mundo. También el
término «noble raza judía» es utilizado constantemente.

Con motivo de la creación de este Imperio mundial judío, Kalergi


proclama la abolición del derecho de autodeterminación de los
pueblos y, posteriormente, la eliminación de las naciones por medio
de movimientos étnicos separatistas o migraciones alógenas en
masa.

Para que Europa sea dominable por los judíos, pretende


transformar los pueblos homogéneos en razas mezcladas de blancos,
negros y asiáticos. A esos mestizos les atribuye crueldad, infidelidad
y otras características que, según él, deben ser creadas
conscientemente porque son indispensables para conseguir la
superioridad de los judíos.

Mucho antes que Hitler, Kalergi compartía la opinión del alto


rendimiento de la «raza nórdica», pero no aspiraba al fomento de la
misma, sino a su destrucción. Por este motivo, pretende influír en la
Creación, porque piensa que al cruzar las razas, se eliminarán
talentos y características admirables de cada una de ellas. A pesar de
su valoración positiva de la raza nórdica, crea el plan de su
exterminio únicamente porque dice necesitar a mestizos "fácilmente
manipulables" para cuando los judíos tomen el poder.

En la actualidad, encontramos otra fea palabra en los medios de


comunicación estadounidenses cuando se refieren a la colonización de
Afganistán e Iraq, otro de los muchos signos que prueban que la
semilla de Kalergi sigue germinando: Se trata de la «nation-
building», y significa algo así como la creación artificial de naciones a
manos del hombre.

En cuanto a la idea de Kalergi sobre el hombre cruzado


consanguíneamente, encontramos grandes conocimientos sobre la
evolución y la cría de razas que en algunos puntos concuerdan
asombrosamente con las investigaciones de Darwin y las, todavía no
redactadas, teorías del Tercer Reich.

También la ciencia moderna, impulsada sobre todo por Israel, que


con el análisis del ADN puede distinguir a los judíos de sus primos, los
árabes, confirma los conocimientos de Kalergi, sin que se pueda
averiguar la proveniencia de dicha sabiduría.

Sin embargo, la constatación de la inferioridad en las capacidades


de los mestizos, según creo, nunca se pudo probar. La superioridad
de carácter de cualquier raza, incluída la judía, nunca ha podido ser
verificada. Las experiencias en todo el mundo contradicen esas
conclusiones.

Kalergi se declara en pro de un «pacifismo», que exige la paz de


las naciones pero permite la violencia del poder judío. Sólo apoya la
declaración de igualdad ante la ley, hasta que el sistema judicial
actual sea abolido. A esto lo llama él eliminación de la injusta
desigualdad.

Tras la toma del poder por parte de la «noble raza judía»,


conseguida gracias a la exigencia de igualdad, esta última quedará
anulada. A partir de entonces, los judíos consolidarán su soberanía
sobre los no-judíos con la «justa desigualdad».

Este tipo de Justicia se parece bastante a la interpretación del


dictador estadounidense Bush Junior: Él también desdeña leyes y
cláusulas que el propio país defiende y exige, cuando se trata de
atacar a otros pueblos.
Kalergi declara a los hombres incapaces de gobernarse a sí
mismos, y de ahí que proclame un nuevo orden mundial. Con la
abolición global de la democracia, los judíos pretenden llevar la paz,
la cultura y la alimentación a toda la Humanidad. Califica de
«afortunada providencia» el hecho de que la Humanidad puede ser
dirigida por esta «noble raza judía». Considera a los judíos como
líderes del socialismo, del comunismo y del capitalismo (op. cit., pp.
27-28), coincidiendo en esto con el punto de vista de los
nacionalsocialistas.

La gran influencia judía en el gobierno estadounidense o en los


servicios secretos es fácilmente comprobable. Así, un 37% de los
miembros del NKVD [policía soviética] pertenecía a la etnia judía,
sobre todo en el caso de los altos mandos, si bien, en términos
generales, y en relación a su participación desmedida en estas
ideologías, los judíos quedaron en minoría. Así, Kalergi no ofrece
suficientes pruebas sobre la superioridad de los judíos. Stalin los
destituyó con la represión de la «rebelión de los médicos», de manera
que, incluso hoy en día, el Partido Comunista guarda sentimientos de
hostilidad contra ellos.

Cuando propuso su plan y se jactó del liderazgo judío dentro del


comunismo y el capitalismo, los bolcheviques ya habían matado a
millones de enemigos políticos.

Kalergi quiere ver reunidos «pólvora, oro y tinta» en las manos de


la «raza superior judía». Con esto expresa esas palabras clave,
achacadas a los nacionalsocialistas mucho antes de la aparición
política de Hitler.

En general, confirma una sed de poder judía, como hasta


entonces sólo la habían denunciado los anti-judíos. Ahora se trata de
comprobar hasta qué punto sus planes se han llevado a cabo.

Según el principio de la democracia, el poder pertenece a la


mayoría, y la minoría está irremediablemente apartada del mando.
Cuando la minoría más pequeña está en la cúpula, es cuando se
habla de tiranía.

Sin embargo, en el plan de Kalergi del apoderamiento judío, una


minoría reclama la inmunidad ante cualquier reprimenda política.
Como la «raza superior judía» es la minoría más pequeña que jamás
haya aspirado al poder, Kalergi, con sabia previsión, ya a principios
del siglo pasado reivindicaba la protección de actividades políticas
judías por medio del Derecho penal. Exigía la penalización
de «campañas difamatorias contra minorías religiosas o raciales» en
toda Europa. Si miramos a nuestro alrededor, parece haber alcanzado
su meta: Hasta donde llega Europa, se puede reprender e incluso
insultar a las mayorías impunemente, pero las minorías están
protegidas por la ley contra cualquier crítica.

El yugo creado por Kalergi en 1924 para reprimir a las mayorías,


otorga poder a las minorías y así impide cualquier crítica al mando
judío, y está siendo efectivo hasta en el nuevo milenio.

6. La Creación de los Infrahombres

Como veremos, el Plan Kalergi es un proyecto de una influyente


minoría judía. Eliminando primero la democracia, o sea, el gobierno
del pueblo, y después al pueblo mismo mediante el cruzamiento
étnico, la raza blanca debe ser sustituída por una raza mestiza
cómodamente dominable.

Aboliendo el principio de la igualdad de todos ante la ley y


evitando cualquier crítica de minorías con leyes extraordinarias que
las protejan, se conseguirá reprimir a las masas.

Los políticos de su tiempo escucharon a Kalergi, las potencias


occidentales se basaron en su plan, y los bancos, la prensa y el
servicio secreto estadounidense financiaron sus cometidos. Los
principales políticos europeos saben hoy que él es el autor de esta
Europa que se dirige a Bruselas y Maastricht.

Kalergi, desconocido por la opinión pública, en las clases de


Historia y hasta entre los diputados, ha de ser considerado como el
padrino de Maastricht y de la «Multi-culturalidad». Su vil racismo
judío va a ser desvelado al gran público, y por primera vez de forma
completa, en este libro.

Lo innovador de su Plan no es que acepte el genocidio como


medio para alcanzar el poder, sino que pretenda criar una Humanidad
inferior la cual, gracias a sus características negativas como debilidad
e inestabilidad, garantice la tolerancia y aceptación del señorío de esa
«noble raza».–

«El resultado es que, en los mestizos, se unen la falta de carácter,


el desenfreno, la debilidad de la voluntad, la inestabilidad, la crueldad
y la infidelidad, con la objetividad, la universalidad, la agilidad
mental, la falta de prejuicios y la amplitud de horizontes» (Richard
Coudenhove-Kalergi, Praktischer Idealismus, 1925, p. 21).

«El hombre del futuro será un mestizo (...) La futura raza afro-
euroasiática que se parece exteriormente a la del antiguo Egipto,
reemplazará la diversidad de los pueblos por la diversidad de las
personalidades. Según las leyes genéticas, con la diversidad de los
antepasados crece la versatilidad, mientras que con la homogeneidad
de los antepasados, crece la uniformidad de los descendientes. En
familias con cruzamiento consanguíneo, un hijo se parece al otro, ya
que todos poseen los mismos rasgos familiares. (...) La
consanguinidad crea rasgos característicos, y el cruzamiento crea
personalidades características» (Richard Coudenhove-
Kalergi, Praktischer Idealismus, 1925, pp. 22-23).–

Carta 3ª
El Falso Testimonio

1. Sobre el «Irreversible» Decrecimiento de la Natalidad

A finales del año 2000, los medios de comunicación emitieron


discretamente la recomendación de la ONU de acoger a 650 millones
de inmigrantes en la Unión Europea en un plazo de 50 años para
compensar la baja natalidad en los propios países de Occidente
(Kurier, 31.12.2000). Pero lo cierto es que no es Europa la que
necesita esto sino el Plan Kalergi, que precisa de 650 millones de
inmigrantes para destruírla.

La equilibrada natalidad francesa demuestra que estas noticias no


son verídicas. El sistema de atención a los niños, cuidados desde la
cuna hasta su formación profesional, permite que la mujer, forzada a
trabajar por la sociedad industrial moderna, pueda seguir ejerciendo
su derecho a la reproducción. Así, en Francia se reduce el radio de
acción para el Plan Kalergi.

Si hicieran caso a los proyectos de avalancha extranjera de la


ONU, los 300 millones de europeos tendrían que renunciar a la
reproducción para traspasar pacíficamente su país y su cultura, a
otras etnias. Sólo así sería posible —extinguiéndose dos veces en dos
generaciones— hacerle sitio a la inmigración, como la ONU y el Plan
Kalergi pretenden.

2. La Mentira sobre la Jubilación. ¿Quién Es Rainer Münz?

Como compensación, los profetas de esta política colonizadora,


como el profesor Rainer Münz, el profesor Bert Rürup y Rita
Süßmuth, prometen que los nuevos pobladores serán capaces de no
sólo mantener a sus propios padres sino también a nuestros
ancianos, y que financiarán cuidadosamente a nuestro pueblo en
desaparición (la mentira sobre la jubilación). Pero en realidad, los
nuevos colonos no disponen ni de los medios ni de la voluntad para
asegurarle una pensión próspera a nuestras dos últimas
generaciones.

Los incorruptos no pueden entender nuestro suicidio étnico:


mientras parejas sin hijos disfrutan de catorce sueldos y dos
vacaciones anuales, familias enteras viven por debajo de la media
como minorías desdeñadas.

Aquí nos preguntamos: ¿quién es el profesor Münz?. ¿Es israelí,


es vienés, es berlinés?. ¿Quién le da voz y voto para emitir
libremente el mensaje de la irremediable desaparición étnica de los
alemanes?.

El «político demográfico» Rainer Münz, al principio todavía vienés,


ya dio que hablar hace una generación, cuando todavía los índices de
natalidad no estaban tan mal y, aun así, ya entonces propuso «la
inmigración compensatoria» como único remedio. En los años '80, ya
reconocido por la prensa como eficiente analítico del futuro, su obra
dejó trascender que la despoblación de Occidente ya estaba planeada
desde hacía tiempo.

También el bajo índice de natalidad del 2020, contra el que Münz,


ahora como berlinés, sigue apostando con la inmigración, se podría
evitar desenmascarando la mentira generacional.

El 17 de Septiembre de 2002 Münz se lució desmesuradamente:


En el canal televisivo NTV explicó que uno de cada tres alemanes
tendría que trabajar hasta los 78 años si no aumenta la inmigración.
Pero no dijo la verdad: desde comienzos de la forzada política
migratoria, jefes de Estado [1] habían constatado que, en un tercio
de siglo, la cantidad de extranjeros había aumentado
considerablemente mientras la cantidad de trabajadores foráneos se
quedó igual. En otras palabras, esto significaba que los extranjeros
no llegaban a Alemania para ocupar un puesto de trabajo, sino para
NO trabajar. En vez de entrar en el mercado laboral, entran en
el sistema socialalemán.

[1] Canciller Ludwig Erhard: «La acogida de más trabajadores extranjeros tiene
sus límites. Al final lleva al encarecimiento y a una carga adicional de nuestra
balanza de pagos» (Declaración de Gobierno, 10.11.1965). En la campaña
electoral para el Congreso Alemán en 2002, el presidente de Baviera, Edmund
Stoiber, advirtió que la cifra de extranjeros aumenta constantemente mientras
el índice de los extranjeros empleadosestá estancado desde hace diez años.

Si Münz fuera honesto, debería haber dicho que si la inmigración


sigue a este ritmo, pronto cada alemán tendría que trabajar hasta los
100 años para financiar esta avalancha. Sin embargo, un cambio en
la política familiar sólo costaría una quinta parte de lo que cuesta la
inmigración forzada.

3. ¿Ventajas por Emplear a Inmigrantes?

Los falsos profetas del Imperio nos cuentan que la política


migratoria no podría amenazar el «terreno económico alemán» ¡ya
que los recién llegados serían una bendición!. Semejantes rumores en
la prensa alimentan la falsa esperanza de que los pueblos
tercermundistas son más aplicados y más esforzados que el pueblo
alemán. Pero con esto, la Ocupación estadounidense destruyó el
izquierdista principio de la Igualdad que ella misma había erigido.

Lo cierto es que los no instruídos, que nos llegan hambrientos de


Estados ricos en recursos naturales, desde un principio, están
sobrecargados con el esfuerzo de adaptarse a nuestros países que
han sido capaces de crear comunidades más ricas en unos suelos
pobres de recursos naturales.

Por supuesto, los pobladores de África, Anatolia (Turquía) y Asia


influirán así en las costumbres de nuestro país, tal como los alemanes
influyeron en algunas regiones de Rusia, Brasil o Estados Unidos. Al
pueblo de los poetas, pensadores, ingenieros y artesanos se le
imprimirán las costumbres del recolector, el cazador y el pastor.

Esto podrá sorprender a los alemanes, pero los ejecutores


del Plan Kalergi ya ven la meta final: el «terreno económico» alemán
no preocupará a nadie, una vez que los alemanes hayan
desaparecido.

4. La Mentira del Enriquecimiento

Los profetas de esta nueva política migratoria, cuyo fin último


obviamente es hacer desaparecer las grandes etnias europeas,
pretenden endulzarnos con la mentira del enriquecimiento cultural:
que nuestro arte y nuestras costumbres se fecundarían, y en vez de
tener una sola cultura, ¡tendríamos una "diversidad" de culturas!.

Pero ya en 1942 los edificadores de Europa habían decidido


acabar con la soberanía de la música alemana como uno más de los
muchos ataques culturales contra este país.

La monotonía y la falta de calidad cultural se manifiesta ya hoy en


los vasallos manipulados, puesto que la multi-culturalidad nunca pudo
existir en ningún lugar, ni tampoco podrá arraigarse en Europa.
Desde la monocultura de Estados Unidos surge ante nuestros ojos el
barbarismo, como ya está previsto en el Plan Kalergi.

5. La Mentira de la Falta de Mano de Obra

«La economía necesita mano de obra extranjera, pero sólo para


"trabajos inferiores"», se le dijo al pueblo asombrado al ver llegar los
primeros inmigrantes, según lo planteado por el Plan Kalergi. Sin
embargo, la búsqueda de mano de obra inexperta y barata siempre
daña a la Economía.

Así, la falta de empleados en realidad indica un estado paradisíaco


de exceso de empresarios sin preocupaciones por obtener nuevos
pedidos y de trabajadores sin miedo a perder su puesto. Ese estado
paradisíaco que cualquier Economía pretende alcanzar, fue
destrozado por los políticos que siguieron el Plan Kalergi.

La falta de mano de obra exige la racionalización y el avance


técnico. Pero como nuestros políticos no actúan para nuestro bien,
sino para eliminarnos, se reemplaza adrede la falta de trabajadores
por la falta de trabajo. El agradable estado de falta de mano de obra
se convirtió en la maldición del exceso de desempleo.

6. La Mentira del Asilo y el "Humanitarismo"

Cuarenta y cuatro de mis amigos y conocidos fueron condenados


a 108 años de prisión, en conjunto, por expresar su opinión
pacíficamente. La libertad condicional, a la que cualquier criminal
tiene derecho, les fue denegada a ellos y a mí mismo por tratarse de
"presos políticos".

Los gobiernos en Alemania que sistemáticamente persiguen sin


escrúpulos a miles de personas por sus opiniones [2], y no se
avergüenzan de encarcelar durante años a reputados historiadores
ancianos, no son creíbles cuando tratan de justificar la avalancha
masiva de refugiados políticos por «razones humanitarias».

[2] El «Informe de Protección Constitucional 2000» hace constar que, aparte de


delitos no violentos, el 65,4% (en 1999, el 66,9%) de todas las faltas son delitos
de propaganda (§§ 86, 86a, p. 29).

Después de haberme tenido que ir de mi país, no sólo


la Interpol sino también el juez que me inculpó, me comunicaron que
fui perseguido por razones políticas. Aun así, un liberal ministro de
Justicia llamado Dr. Böhmdorfer, que permitió el asentamiento de
10.000 forasteros alógenos bajo el pretexto del asilo político, exigió
mi extradición a Austria tras doce años de exilio político.

Quien persigue a los propios no puede fingir compasión por los


foráneos.

Es la vieja canción de todos los tiranos del mundo: protegen a los


que los apoyan, y persiguen a los que opinan de otra manera, y así lo
siguen haciendo los "liberales" de hoy.

7. Integración Es Genocidio

Los judíos y los gitanos sólo persistieron como etnia porque se


negaron sistemáticamente y durante dos mil años a la integración. El
hecho de que todavía existan irlandeses en el Norte de Irlanda,
chechenos en Chechenia, kurdos en Kurdistán, alemanes en Tirol del
Sur y Alsacia, bretones en la Bretaña y apaches en Arizona, se debe
al decidido rechazo de los oprimidos a la integración.

Si nuestros políticos prometen la «integración de los extranjeros»,


nosotros y los propios forasteros tenemos razones de sobra para no
creer en lo que dicen. La integración forzosa, la renuncia a la propia
lengua y cultura y al recuerdo de una comunidad de parentesco
ancestral es —así está escrito [3]— un genocidio.

[3] United Nations, «The Crime of Genocide». «Convención sobre Prevención y


Castigo del Genocidio»: «Genocidio. § 32 1, (1) "El que, con la intención de
destruír total o parcialmente un grupo nacional, racial, étnico o religioso como
tal, mate a un miembro del grupo, le cause daños físicos o mentales graves,
someta al grupo a condiciones de existencia apropiadas para ocasionar su
destrucción física total o parcial, imponga medidas destinadas a impedir los
nacimientos en el seno del grupo, traslade por la fuerza a un niño del grupo a
otro grupo, será castigado con la pena de privación de libertad de por vida".

Quien no reconoce nuestro Estado alemán y nos obliga a


compartir el territorio usurpado en 1945 con otros, ha de saber que
no nos queremos integrar en la cultura de los desplazados y que los
alentaremos a que también ellos mantengan su lengua materna, su
religión y su cultura, mientras vivan entre nosotros.

Después de pretender que el retorno de los judíos a Palestina


estaba justificado por 2.000 años de nostalgia por su país, no es
sabio pretender que los forasteros venidos a Alemania anulen su
añoranza de retorno a sus patrias. Vivir en otro país, en este caso en
Alemania, no es el máximo deseo de ningún forastero. La esperanza
de volver a su territorio autóctono es, ante todo, la meta más firme
que cohesiona toda su comunidad. Por ello, el negarse a la
integración supone tanto la salvación del nativo como del que fue
atraído, y ése es el primer deber de cada pueblo.

8. La Mentira de la Criminalización

Según se nos dice, impedir la entrada al país a un extranjero es


inhumano y xenofóbico y es síntoma de una posición anormal,
penalizable y, en cualquier caso, una manera de pensar prohibida.
Esto es una doble mentira: la Historia de la Humanidad se basa en
movimientos migratorios constantes y a la vez en guerras de defensa
contra todo tipo de inmigraciones.

Los conflictos entre autóctonos y extranjeros nunca fueron


provocados por ningún tipo de ideologías, sino que fueron
condicionados por la naturaleza de los hombres y el comportamiento
territorial de todos los seres evolucionados.

La política actual no se orienta a una armonía supuestamente


pedida, ni la declaración de la integración, sino hacia unas
previstas irremediables tensiones; en definitiva, a la crispación de la
sociedad.

Así es la política británica de equilibrio de poder, mucho más


sofisticada y mejorada: solamente cuando en un Estado se combaten
entre sí autóctonos y forasteros, derechistas e izquierdistas, viejos y
jóvenes, hombres y mujeres, entonces una pequeña minoría racial se
puede mantener en el poder, siempre que sea hermética y tenga el
control sobre el oro y la prensa.

En un Estado democrático sólo puede ser establecida la


prohibición de opiniones contrarias si se criminalizan las ideas ajenas
al interés del Estado.

Cuando se aproximan las elecciones y se trata de engañar o


tranquilizar a los votantes, la opinión prohibida, es decir, la de los
que se oponen a la inmigración masiva, está permitida de forma
limitada, aunque sólo a los políticos colaboracionistas. Entonces,
propagan sin tapujos exigir las limitaciones de acogida de inmigrantes
que expresan los perseguidos.

Mientras dure la campaña electoral, hay que llenar el «bote», y el


incumplimiento de promesas puede esperar hasta que las urnas
rebosen. Pero cuando grupos de «Derecha» piden frenar la
inmigración, corren peligro de ser acusados de sublevación popular o
de incitar el racismo. De esta manera, los poderosos ganan las
elecciones para poco después faltar a su palabra y seguir con la
política del Plan Kalergi.
9. La Mentira del Concepto Anticuado de "Nación"

Desde hace un tiempo, nuestros gobernantes han cambiado


sigilosamente la ley de la nacionalidad. Justificaron este paso
considerando que la definición de la nacionalidad alemana por origen,
cultura y lengua materna, era "anticuada" y que debía ser suplantada
por una nación de modernos ciudadanos.

Por consiguiente, en lugar del origen y el idioma materno como


lazo de unión para el pueblo, debe constar en su lugar el de
«patriotismo constitucional». En lugar del orden divino, debe haber
una «nación» artificialmente creada por el hombre (Brzezinski, «Die
einzige Weltmacht»). Aquí hay que tener en cuenta que la
Constitución le fue impuesta al pueblo alemán por las potencias
vencedoras.

Tan absurdo cambio de la definición de Nación fue apoyado


enérgicamente por personalidades judías en Alemania, como Daniel
Cohn-Bendit, Michel Friedman y Paul Spiegel. Hay que hacer notar
aquí que los tres políticos, líderes judíos en Alemania, son partidarios
incondicionales de la política de Israel, que precisamente sí conserva
el antiguo concepto de Nación, al igual que la opositora Palestina, que
es el concepto de la ONU, basado en el origen, la raza y la cultura.

El vehemente empeño por introducir, en Alemania primero, la


nueva definición, tuvo éxito: La
palabra «Volksdeutscher» (perteneciente al pueblo alemán) con la
que se llamó a los compatriotas expulsados tras la Segunda Guerra
Mundial, se borró de la noche a la mañana del lenguaje de los
defensores de derechos humanos, periodistas y políticos.

Los compatriotas alemanes de Rusia pasaron a llamarse


rápidamente «emigrantes» y se dificultó su regreso a Alemania. Los
políticos alemanes iniciaron una política migratoria sin precedentes, y
frenaron la vuelta de los grupos de población alemana de Rusia,
reduciendo sus derechos, mientras fomentaban la inmigración
racialmente selectiva de judíos rusos hacia Alemania.

Y, a pesar de todo, la «anticuada» definición de la nacionalidad es


la única válida y está reconocida por Naciones Unidas.

El término «nation-building» (creación de una nación de manera


controlada y artificial), fue creado en un acto de sacrilegio, para que
el Imperio estadounidense mantuviera el poder en las zonas europeas
de ocupación. Serán imprevisibles las consecuencias para las
minorías de este mundo si no nos defendemos ante el crimen que se
comete con nosotros.

La falsa definición de Nación a la que se obliga a los alemanes


también supone una amenaza para todos los pueblos del mundo.
Imagínese si la nacionalidad prevaleciera sobre el origen popular,
entonces en Turquía no habría kurdos, sino sólo turcos; en Israel no
habría palestinos, sólo judíos; en EE.UU. no quedarían indios, sólo
estadounidenses; en el Tíbet no habría tibetanos, sólo chinos; y la
lista se podría prolongar interminablemente.

La nueva ley alemana de nacionalidades niega las etnias y


legitima su eliminación —cuando menos— de forma no violenta.
También hace ininteligible para Europa el deseo de separación
territorial de palestinos y judíos entre el Jordán y el Mediterráneo. ¿Es
esto acaso intencionado?.

10. La Mentira del «Patriotismo Constitucional»

Para tapar el hueco dejado por la negación de las etnias y las


comunidades consanguíneas, y seguir legitimando el mantenimiento
de cada uno de los Estados, los seguidores del Plan Kalergi se vieron
obligados a encontrar un sustituto al patriotismo constitucional. Como
modelo para esta palabra clave, se utilizó la situación
estadounidense.

En realidad, el pueblo no tiene por qué servir a la Constitución,


sino que la Constitución ha de servir al pueblo. El patriotismo
constitucional sería idolatría, mientras que la fidelidad al pueblo
sería servicio a la Humanidad. Si un pueblo pierde el derecho de
poder cambiar su Constitución cuando quiera, ésta deja de ser un
instrumento de servicio y se convierte en una atadura impuesta que
amenaza la democracia y la soberanía del pueblo.

Entonces también surgirá la pregunta: ¿De dónde provienen


nuestras Constituciones y quién nos las impuso y con qué fin?.

11. Conclusiones de la Tercera Carta

Todas las explicaciones que nos deben hacer deseable la


constante inmigración son falsas y fueron pensadas para dominar a
Occidente. Los bajos índices de natalidad son intencionados y
preparan el camino.

Los inmigrantes no calificados que se benefician de un provechoso


desempleo subvencionado por el Estado, cuestan diez veces más al
contribuyente que lo que el Gobierno reserva para el cuidado y la
enseñanza de nuestros hijos.

Nuestro ocaso ha de ser financiado por nosotros mismos, a costa


de nuestros hijos y nuestro futuro, a costa de nuestra economía y su
situación geográfica, a costa de nuestro nivel de cultura y nuestra
persistencia. Aquí no hay cabida para los pensamientos humanitarios,
ni siquiera la referencia a los extranjeros que se convierten en
víctimas e instrumentos en el juego de la subordinación de Occidente.

Si el Plan Kalergi se cumpliese, sería una vía sin retorno para


todas las etnias de Europa.–

«La prominente posición de la que goza el judaísmo hoy en día, se


debe únicamente a su superioridad intelectual que lo capacita para
vencer a una inmensa mayoría de rivales privilegiados, hostiles,
envidiosos. (...) Como pueblo, el judío vive la eterna lucha de la
cantidad contra la calidad, de grupos inferiores contra individuos
superiores, de mayorías inferiores contra minorías
superiores» (Richard Coudenhove- Kalergi, Praktischer Idealismus,
1925, p. 52).

«Salvo en raras excepciones, la esclavitud milenaria privó al judío


del gesto soberano. La constante represión inhibe el desarrollo de la
personalidad... Gran parte de los judíos sufre esta carencia física y
psicológicamente. Esa es la razón principal por la cual el instinto
europeo se niega a aceptar a los judíos como raza noble» (Richard
Coudenhove-Kalergi, Praktischer Idealismus, 1925, p. 53).

Carta 5ª
Sobre la «Toma Amistosa del Poder»

1. El Imperio Dirige la Oposición contra Sí Mismo

Con seis ejemplos quiero demostrar que, en muchos casos,


personalidades judías ejercieron tomas de poder geniales y
ejemplarmente incruentas, con las que se apropiaron de posiciones
claves.

Generalmente, ellos mismos llevaban el mando sobre la oposición


contra el propio imperialismo judío. En esto, no todos los líderes
judíos de movimientos obreros eran colaboradores de una
conspiración, sino que la mayoría fueron utilizados sin saber nada en
el fondo y sin que tuvieran que traicionar sus ideales.
A causa de la notable solidaridad de la etnia judía en la diáspora
—conservada durante más de dos mil años— crecieron unas
relaciones tan estrechas que incluso resistieron ante cualquier
divergencia ideológica. El afán por ayudarse es típico entre
pertenecientes a etnias esparcidas, y es una actitud que admiro y
quiero bautizar como «anticipada solidaridad étnica».

2. El Golpe contra la Democracia en EE.UU.

El 22 de Diciembre de 1913 tuvo lugar una genial jugada contra


EE.UU. en la que silenciosamente y sin notarse se sacrificó la
democracia de ese país. Lugar del hecho: el Congreso
estadounidense. La fecha fue muy bien elegida. De cara a la
inminente fiesta de Navidad, gran parte de los diputados cristianos
había abandonado la ciudad de Washington para volver a casa con
sus familias. Los conspiradores parecían haber estado esperando ese
momento y aprobaron una ley en el Parlamento que otorgaba a unas
pocas familias banqueras el derecho de emitir dinero.

Desde la Antigüedad, el derecho de acuñar monedas y mandar


milicias habían sido los dos elementos más importantes del poder
ejecutivo en la historia de los Estados. Con este golpe y con la
creación del Sistema de la Reserva Federal, uno de estos elementos
fue así arrancado de las manos del poder ejecutivo estadounidense y,
por tanto, del pueblo.

De esta manera, los golpistas se inventaron la gallina de los


huevos de oro: desde entonces, imprimen billetes de dólares de papel
verdoso y lo prestan al Estado estadounidense a cambio de intereses.
Esta fuente inagotable otorga a los conspiradores un poder ilimitado
sobre los medios de comunicación, el comportamiento electoral y, por
tanto, sobre todo lo que pasa en el país. Había nacido la dictadura del
dinero.

Pero hay algo que nos hace pensar: la lista de banqueros que
desde entonces manejan los acontecimientos mundiales no contiene
exclusivamente nombres judíos. Por primera vez, topamos con un
acuerdo secreto entre grupos judíos y anglosajones Protestantes que
luchan por la soberanía de EE.UU.

La hipótesis de la total dominación judía sobre EE.UU. se


tambalea.

3. Los Judíos y el Comunismo


El comunismo declaraba como enemigo al capitalismo, al que
debía combatir. Con asombro, los hombres descubrieron que no sólo
el capitalismo o el Sistema de la Reserva Federal estadounidense se
encontraban principalmente en manos judías, sino que también la
Revolución mundial comunista estaba dirigida
desproporcionadamente por judíos [1].

[1] Coudenhove-Kalergi, Praktischer Idealismus, pp. 28, 33, 45, 51. El líder
obrero judío S. Gomper declaró alChicago Tribune del 1º de Mayo de
1922: «Las bancas anglo-germanas son el elemento más peligroso del
bolchevismo; los fondos para éste son millonarios». Extensa documentación
sobre la financiación de la Revolución Rusa procede de Anthony C.
Sutton, «Wall-Street and the Bolshevik Revolution», Nueva York, 1974.Armand
Hammer, «Mein Leben», Bern / München / Wien, 1988. Arséne de
Goulevitch, «Tsarisme et Révolution», Paris 1931, traducción inglesa: «Czarism
and the Revolution», California, 1961. Y Alexander Solyenitzin, «Lenin in
Zürich».

Encontramos al pensador judío Karl Marx, que acusa a la cúpula


financiera judía y crea el fundamento para la Internacional
Socialista con su obra «El Capital». Seguramente en todo el mundo
muchos judíos idealistas se entusiasmaron con esta rebelión contra la
dominación judía.

Pero también otros personajes obscuros llegaron a la cumbre:


Según el Frankfurter Allgemeinen Zeitung, entre los miembros de la
policía secreta soviética, NKVD, que fue responsable de la matanza
de 40 millones de opositores políticos, un total de un 37% fueron
colaboradores de ascendencia judía. Por su capacidad, esos judíos
ocupaban generalmente los puestos más altos en la maquinaria del
asesinato. (En el Imperio ruso los judíos representaban el 2% de la
población).

De todo lo dicho se puede concluír: los judíos, como amos y


defensores del capitalismo, también encontraban a los suyos entre
los peores enemigos ideológicos. Seguramente de otra manera un
pacto entre Stalin y EE.UU. no hubiera sido posible.

Hay que tener en cuenta que la mayor y más sangrienta dictadura


de la Historia mundial, que ya entonces había causado 20 millones de
víctimas y que se proponía expropiar a todos los millonarios y
propietarios en tanto eran el "Imperio del Mal", fue considerada apta
para pactar con la "democracia" estadounidense en contra de la
Alemania de Hitler. Todavía no existía la acusación de genocidio
contra la Alemania hitleriana, donde el Jefe de Estado había sido
elegido democráticamente, y la propiedad y las Iglesias estaban a
salvo. Aun así, fue posible convencer a la población estadounidense y
soviética de la necesidad de ese pacto soviético-estadounidense, un
milagro que no hubiera sido posible sin la confraternización de judíos
capitalistas y comunistas.

La relación entre Wall Street y el Kremlin, por cierto, nunca se


terminó del todo con el comienzo de la Guerra Fría. Hasta hoy, la
dirección de los intereses comunistas en Europa del Este forma parte
de las actividades de la política exterior estadounidense. El anti-
comunismo estadounidense sólo fue inexorable en sus zonas de
influencia sudamericana y africana.

Sólo el Nacionalsocialismo siguió estando siempre en


contradicción con el alma del Imperio. En éste, nunca se intentó en
serio una infiltración o lucha en su contra.

La persecución, supresión y difamación de los partidos de


«Derecha» en Alemania, y el reconocimiento de los comunistas como
demócratas, son testimonios de una política que se basa en la
comunicación entre judíos de los dos bandos enemigos. (...)

5. Apoderándose de los Verdes

El que investigue a los precursores de la protección de la


Naturaleza y el medioambiente, irremediablemente topará con
biólogos e investigadores alemanes del comportamiento, que habían
vencido espiritualmente al marxismo hacía ya tiempo.

Para los fundadores de los Verdes austríacos, el investigador del


comportamiento y Premio NóbelKonrad Lorenz era una figura clave.
Lorenz sabía cuatro peligrosas verdades que trató de propagar, pero
cuya difusión en los medios de comunicación y la política fue
eficientemente combatida y evitada. Esas cuatro verdades,
simplificadas, son:

• Primero: No existe en este mundo el crecimiento eterno, ni para el


hombre, ni para el animal, ni para la planta ni para el mineral, ni
tampoco para ningún poder y, en consecuencia, tampoco para la
Economía. Sin embargo, nuestro fraudulento sistema monetario se
basa en un crecimiento económico constante con natalidad
decreciente e intereses interminables. Por ello, el profesor Lorenz era
un peligroso testigo contra el sistema, al que había que silenciar.

• Segundo: La educación sólo puede fomentar lo que ya existe. El


talento y el carácter se heredan. Esta conclusión hace tambalear el
fundamento de la súper-potencia, ya que ésta sabe de su certeza.
Con ello, pierde su sentido la política de la constante inmigración
ordenada a Europa por el Imperio, al igual que la exclusividad de
Israel, sus escuelas judías o sus auto-aislados ghettos en todo el
mundo.

• Tercero: El sentido de la vida es engendrar más vida. Esta verdad


cuestiona el fin último de la reducción de la natalidad, que sería el de
crear espacio para la inmigración. Y es que Lorenz contradice al
Imperio, que nos quiere hacer creer que el sentido no es tener hijos
sino ganar dinero y placer personal.

• Cuarto: Uno de los pecados capitales de la Humanidad civilizada es


la pérdida de tradiciones. Pero esta verdad tampoco debe ser
difundida, ya que justamente la destrucción de las culturas europeas,
sobre todo la pintura, la poesía y la música alemanas, conforma la
base para imponer a la Humanidad el yugo del sistema monetario
usurero. Todos los proyectos culturales de la CIA en Europa, así como
el invento del arte moderno, estarían amenazados por estas
verdades.

El ministerio de Educación austríaco se subordinó de tal manera al


imperialismo norteamericano, que tachó el mantenimiento de
tradiciones como «fascista», enfocándolo como un crimen [2].

[2] En los libros austriacos de colegio para Historia y Ciencias Sociales se


enfatiza que el mantener tradiciones es una característica del "fascismo".

Debido a la influencia de Lorenz sobre el movimiento Verde, se


creó una situación amenazante para el Imperio, de manera que éste
decidió infiltrarse en dicho Partido. Resultó ser un error de la CIA el
no haber formado a biólogos y protectores de animales, ya que tenía
que recurrir a miembros leales y competentes de la Izquierda para
que afrontaran una asignatura totalmente nueva. No hay que
desestimar los logros en tan poco tiempo de gente como Daniel
Cohn-Bendit y Joschka Fischer en Alemania.

Estos nuevos gurúes que fueron enviados hacia los Verdes sólo
dominaban el lenguaje de la agitación marxista y anti-fascista, y
abarcaron un nuevo campo, aunque se integraron rápidamente. En
pocas semanas habían aprendido de alguna manera el nuevo
vocabulario, y procedieron a la toma de poder infiltrando el círculo.
Hoy, los Verdes apenas hablan de proteger animales, bosques o de
los ciclones. Ahora otra vez hay que creer que el ser humano es
producto de la educación y no de su material genético.

Los intereses del medioambiente y de la protección a animales


tuvieron que ceder discretamente su terreno al "anti-fascismo". Ya no
hay nada que se interponga en el camino de la cacería de la oposición
al Imperio calificada bajo el título de «extremismo de Derecha».
Ninguna fuerza política está a salvo contra la intervención del
Imperio, pero éste tampoco puede fiarse siempre de sus vasallos.

Hoy, los "Verdes" de toda Europa luchan como pioneros a fevor de


la constante inmigración y, en consecuencia, para la realización
del Plan Kalergi. Ahora ya ni hace falta fingir entusiasmo por la fauna
y la flora, que ya antaño parecía artificial.

Sin embargo, de las filas de los Verdes alemanes surgió el rechazo


por participar en la segunda guerra contra Iraq. El legado de Konrad
Lorenz se mantuvo ajeno a aquellos que se habían aprovechado de su
nombre.

6. Apoderándose de la Unión Demócrata Cristiana (CDU)

Ya hace años el socialdemócrata Egon Bahr, un hombre de


ascendencia judía, proclamó abiertamente que cualquiera que no
hubiera colaborado antes con la CIA, no podría convertirse en
Canciller alemán (Egon Bahr, en Stern, Nº 47, 1996).

A lo largo de la segunda Guerra del Golfo, los políticos Merkel,


Rühe y Schäuble defendieron con las mentiras estadounidenses de
siempre la guerra de agresión y saqueo contra el desarmado e
indefenso pueblo de Iraq, no respetando la voluntad del 80% de los
alemanes ni la del Papa.

El Presidente federal Richard von Weizsäcker fue objeto de un


considerado tratamiento por parte de la prensa alemana, vasalla de
los estadounidenses: aunque en 1991 se hubiera revelado su
intervención en la exportación masiva de Dioxina para la guerra de
Vietnam, gas tóxico de destrucción masiva que implicó la matanza y
mutilación de cientos de miles de civiles vietnamitas, a él se le
permitió seguir siendo la primera autoridad moral del "anti-
fascismo"alemán.

7. «Amnesty»Sólo para los Hijos del Sistema

Aquellos 44 de mis amigos antes mencionados que fueron


condenados a un total de 108 años de cárcel por formular su opinión,
no pudieron contar, en ningún caso, con la ayuda de «Amnistía
Internacional». «Amnesty»sólo se preocupa por los hijos del sistema
y niega la existencia de la oposición.

Hace años, yo mismo me dirigí al entonces presidente


de «Amnesty» en Viena, Goldmann, sólo para comprobar que no era
ninguna organización partidaria de ayuda a presos, sino un
instrumento del Imperio. Mis condiciones de encarcelado como preso
político, el trabajo forzado, la equiparación con criminales, el rechazo
de mi libertad condicional —como es también el caso de otros
reclusos políticos, Ochensberger, Deckert, Walendy, Kemper, etc.—,
mi acusación como consecuencia del falso testimonio de un
informante de la policía, no interesaban.

De cualquier modo, no me suena ningún caso en el mundo


donde «Amnesty» haya intercedido por alguien de «Derecha».
Una «amnistía internacional» consiguió aislar magistralmente el
trabajo del Imperio estadounidense contra cualquier crítica. Con
simples procedimientos supo mantener crímenes judíos en secreto,
abogar mundialmente por la «Izquierda», los negros y los
comunistas, mantener la persecución de «derechistas» en silencio o
iniciar su caza encubiertamente.

Como supuestamente sólo defienden «delitos de opinión» de


personas que nunca defendieron o ejercieron la violencia, mantienen
abierta la importante puerta del partidismo: la más ligera indicación
de su pertenencia al NSDAP (Partido Obrero Nacionalsocialista
Alemán en la época nacionalsocialista) bastó para no ocuparse de
Rudolf Hess. Este héroe de la paz pasó casi medio siglo en una celda
individual antes de fallecer de muerte violenta. Por el contrario, la
ideología comunista, la confesión de lucha armada, nunca fue un
obstáculo para acoger a los de «Izquierda».

Camuflada como «organización de ayuda supra-partidaria» a los


presos, entierra las acusaciones de genocidio contra Israel y EE.UU.
con unas pocas páginas, mientras que reserva su poder mediático
para campañas que inculpen a los enemigos.

De esta manera, protestó contra el gobierno argentino o contra el


Chile de tiempos de Pinochet, después de que Occidente había
zanjado el tema de las persecuciones de terroristas comunistas. Su
estatus de observador en la ONU y su existencia misma se lo debe
precisamente a su partidismo.

Los 114 millones de víctimas del anti-fascismo [3] no cuentan,


pues las víctimas pertenecientes a la Derecha no se ven. Los
culpables siempre proceden de la Derecha, mientras que las víctimas
son de la Izquierda. De los 114 millones de víctimas del anti-
fascismoen el siglo XX no quiere oír ni hablar.

[3] «Die größen Massenmörder sind Diktatoren, nicht Kriege!», en Kurier,


31.7.1986. «Una investigación sobre las víctimas de la violencia política en el
siglo XX resultó chocante. El mayor derrame de sangre no lo causaron las
Guerras Mundiales, sino sobre todo las limpiezas étnicas —sobre todo, pero no
exclusivamente— en dictaduras comunistas. Aquí el terror en cifras: desde
1900 murieron cerca de seis millones en guerras civiles, 29,7 millones en
conflictos internacionales, pero más de 119 millones en regímenes totalitarios.
Alrededor de 40 millones de ciudadanos soviéticos fueron asesinados, sobre
todo, por Stalin. La China de Mao Tse-Tung cuenta con un promedio de 45
millones de víctimas. En la guerra de Vietnam que duró 10 años hubo 1,2
millón de muertos, pero 2,3 murieron tras la toma de poder comunista. Sin
duda, los regímenes comunistas llevaron a cabo los mayores asesinatos en
masa». Neue Kronen-Zeitung, 3.8.1992: «Según un grupo ruso-español de
expertos de la Universidad de Madrid, en total, durante el "Terror Rojo" en la
Unión Soviética fallecieron violentamente 56 millones de personas».

Contra la tortura, el asesinato y el secuestro de los talibanes


(Guantánamo) sólo habrá silenciosas líneas de lamento sobre un
modesto papel que no llegará a la difusión ante el gran público.

8. Los Liberales, un Caballo de Troya

La revolución alemana de 1848, en Viena y Berlín proclamó en sus


banderas la unión de todos los alemanes en el Estado Nacional. El
lema fue Libertad para una Alemania Unida. Libertad de expresión y
libertad para pensar de otra manera.

Los "liberales" de hoy representan lo contrario: la renuncia al


Estado Nacional, la renuncia a los territorios robados, la persecución
de todos los patriotas alemanes, la condena por opinar, y la
subordinación del pueblo alemán bajo las pretensiones de dominio del
poder financiero. Por consiguiente, en la campaña electoral de 2002
la cúpula directiva del FDP (Freie Demokratische Partei) confirmó la
solidaridad alemana con EE.UU. y declaró cualquier crítica a Israel
como anti-constitucional.

Los liberales de Europa, obviamente dirigidos por el Imperio,


defienden el debilitamiento del Estado y la libertad absoluta del
individuo mientras éste no sea patriota. Sólo le importan los derechos
del extranjero, que es equiparado al de los propios ciudadanos.

Ellos fomentan a débiles conductores de Estado, que cuentan con


una escasa mayoría. Sin embargo, calumnian como anti-demócratas
a los fuertes que tienen detrás a la gran mayoría.

Los liberales anteceden a la anarquía. Su afán por eliminar la


función protectora de cualquier Estado sacrificará la autonomía
empresarial privada, la que fingen fomentar, con los agricultores en
primer lugar, quienes serán entregados desprotegidamente a los
intereses de la economía mundial. Ellos son el mejor caballo troyano
en el establo del Imperio.
9. Anti-Globalización y «Greenpeace»

En el número 27 de 2002 del periódico semanal Der


Spiegel apareció un artículo sobre los «dirigentes de los anti-
globalistas». En él aparecieron los nombres de cinco intelectuales
judíos en cada continente, y en dos casos el autor apuntó
expresamente al origen judío de los activistas.

Hace años leí en la revista CODE que «Greenpeace» había llevado


una campaña contra la empresa química Dupont por la liberación de
gases de dióxido de carbón. Esa campaña había dañado tanto a la
marca, que gran parte de las acciones tuvieron que ser vendidas.
Como comprador actuó una empresa del presidente del Congreso
Judío Mundial(WJC), Edgar Bronfman. CODE decía que,
anteriormente, justo ese Bronfman había sido uno de los mayores
inversores en donativos benéficos para «Greenpeace».

En el ejemplo de la República Federal Alemana se ve que nadie


está a salvo de ser corrompido o subyugado por el Imperio, sus
organizaciones o sus servicios secretos.

10. Conclusiones de la Carta 5ª

No se puede demostrar, y parece improbable, que el Imperio


estadounidense esté implicado en todos los casos de apoderamiento
de la propia oposición. Seguramente, el entusiasmo de jóvenes
intelectuales judíos, por ejemplo por el marxismo, no fue fingido ni
fue algo acordado con el capitalismo. No es raro que jóvenes
hombres idealistas se encuentren en una posición opuesta a la de sus
padres. Por lo tanto, no parece ilógico que justo los hijos de judíos, o
sea de la casta de los supuestos capitalistas, se hayan declarado a
favor de las necesidades obreras. Bruno Kreisky y Viktor Adler son así
dos ejemplos de Austria.

En otros casos, como en los partidos europeos de Izquierda,


incluídos los Verdes, está demostrada la influencia directa del servicio
secreto de la CIA.

De cualquier forma, Kalergi tiene razón: los judíos han tenido


papeles líderes en el mundo occidental y en el comunismo. En
política, cultura, prensa y —como hoy sabemos— en los servicios
secretos.

Esa permanente presencia de intelectuales judíos parece estar en


relación con la excepcionalidad de la cultura judía, su arraigo en el
poder financiero y la diáspora. A menudo su interacción global no se
debe tanto a acuerdos secretos como a su avanzada solidaridad
étnica y religiosa, que también se observa en otras etnias que tienen
que subsistir en un entorno extranjero.

Sea como fuere, en muchos casos el Imperio se controla a sí


mismo. Organiza la oposición contra sí mismo, y de ahí que el
capitalismo del Imperio estadounidense se pudiera sostener.

En el comunismo, en la socialdemocracia, en el anti-globalismo,


en el pacifismo, dentro de «Amnesty International», en las Iglesias,
en la prensa independiente y en las filas de «Greenpeace», el Imperio
tiene colocada su Quintacolumna de «tontos útiles» hasta en las más
altas esferas. Ellos son los caballos de Troya de la toma secreta del
poder.

Así, desde hace cien años, cualquier resistencia contra la


dictadura mundial del capital es anulada ya antes de siquiera
consolidarse.–

«Así, el pueblo judío, líder de la élite intelectual, tiene que sufrir


los rasgos del hombre esclavizado, acuñados en él a través de su
evolución histórica... En una Europa futura más amigable, la
aristocracia perderá su carácter guerrero y adoptará uno más
pastoral. Cuando Occidente sea pacificado y socializado, no precisará
amos ni dominadores sino sólo guías, maestros, ejemplos. En una
Europa oriental, el noble del futuro se asemejará más a un brahmán
y a un mandarín que a un Caballero» (Richard Coudenhove-
Kalergi, Praktischer Idealismus, 1925, p. 54).

«La instigación chauvinista contra las naciones extranjeras ha de


ser combatida sin piedad en los colegios y en la prensa, a través de
un acuerdo internacional» (Richard Coudenhove-Kalergi, Praktischer
Idealismus, 1925, p. 178).

«Este desarrollo y, en consecuencia, el caos de la política


moderna, encontrará pronto su fin cuando una aristocracia intelectual
se apropie de los medios de poder de la sociedad —la pólvora, el oro
y la prensa— y los administre para el bien de todos. Una etapa
decisiva para esta meta la constituye el bolchevismo ruso, donde un
pequeño grupo de nobles espirituales gobierna el país y rompe
conscientemente con la democracia plutocrática, que reina en el resto
del mundo. la guerra entre capitalismo y comunismo por la herencia
de la nobleza de la sangre es una lucha fraterna de la victoriosa
aristocracia intelectual, una guerra entre espíritu individual y
socialista, egoísta y egocéntrico, pagano y cristiano. El Estado mayor
de ambos partidos se compondrá de la raza líder en Europa: los
judíos» (Richard Coudenhove-Kalergi, Praktischer Idealismus, 1925,
pp. 32-33).–

Carta 6ª
Apoderándose del Enemigo

1. Sobre la Guerra

Antes de que el Imperio hubiera iniciado la guerra, ya sabía cómo


justificar sus confrontamientos bélicos a través de sus fuerzas
secretas y los medios de comunicación. Asesinaba con armas
convencionales, químicas, biológicas o atómicas, y cubría todo el
globo terrestre de violencia, todo bajo la bandera de la
«democracia», que es como llama a su dictadura mundial monetaria.

En sus guerras es característica la demonización absoluta del


enemigo, con la que manipula al propio pueblo para que apoye sus
batallas y esté dispuesto incluso a la aniquilación de la población civil.
La caballerosidad europea, practicada en las guerras de Napoleón, de
Carlos XII de Suecia y por los alemanes hasta la Segunda Guerra
Mundial, es desconocida en el Imperio estadounidense.

Rommel hizo invitar a su tienda a valientes presos ingleses para


desayunar, y almirantes británicos declararon judicialmente a favor
de marinos alemanes. El perito judicial austríaco y profesor
universitario Dr. Gerhard Jagschitz sostiene incluso que bajo el
término de «tratamiento extraordinario» Adolf Hitler entendía un
trato especialmente generoso a enemigos políticos. La dirección del
Estado del Imperio estadounidense no conoció nunca nada parecido.

El respeto al enemigo fue menospreciado como «fraternización».


En lugar de la caballerosidad se practicaba el odio al enemigo. Ahora
se entiende por qué después de 1945 los soldados de la impecable
división de élite alemana fueron apaleados, despojados de sus
medallas y cruelmente torturados durante su cautividad en manos de
los estadounidenses.

La caballerosidad, típica de los pueblos germánicos y conocida


desde sus comienzos, también se encuentra en otros pueblos, como
por ejemplo entre los indios aborígenes de Estados Unidos. Suelen
regalarle la vida al enemigo valiente y desprecian al cobarde.
Semejantes consideraciones son insoportables para el Imperio: el
enemigo no debe ser respetado ni caballerosamente vencido, sino
odiado y aniquilado.
La intolerancia y el odio ancestral que fueron sembrados en
EE.UU. por los puritanos europeos, se juntaron a la sobrevaloración
del Antiguo Testamentode los fundamentalistas judíos, y se tradujo
en una crueldad y severidad contra el enemigo.

2. Sobre el Terrorismo

Nadie ha formulado mejor que el Presidente estadounidense G. W.


Bush el concepto prehistórico que hace retroceder 4.000 años nuestra
civilización. Él creó el término «Eje del Mal», con el cual identifica a
«Estados villanos» ya desde el año 2000, como Iraq, Irán, Libia,
Siria, Sudán, Afganistán, Corea del Norte, China y Rusia. Esto se
desprende de documentos secretos que fueron filtrados a la opinión
pública (Sunday Herald, Londres, 13.9.2002).

El Imperio —hasta ahora el único en utilizar armas nucleares en


conflictos bélicos— tanteó la posibilidad de un ataque atómico
sorpresa contra todos esos países. Con esto, conmocionó los
corazones de todas las madres, ejerciendo el terror como ningún
Estado lo había hecho antes.

La demonización del enemigo, previa a la guerra, es un signo del


Imperio y delata sus futuras intenciones. Las calumnias
propagandísticas contra Alemania nunca han llegado a su fin en
Estados Unidos. ¡Alemania, cuidado!.

3. De la Culpa Colectiva y la Capitulación Incondicional

Incluso después de la Primera Guerra Mundial, el Imperio


norteamericano trató de declarar culpable a Alemania, Austria y a sus
emperadores y pueblos. En los tratados de paz de Versalles y St.
Germain se los culpó colectivamente de genocidio. Ahora se nota el
parentesco espiritual entre el Imperio y el Antiguo Testamento(1
Samuel, 15:3).

El Imperio intenta paralizar todos los instintos de inhibición, que


heredamos de los animales, con respecto a los rivales, sobre todo
frente a las hembras y sus crías. Esa carencia de principios y ese odio
enemigo también se reflejan en los objetivos bélicos. Por eso, el
Imperio siempre exige capitulación incondicional, obediencia
incondicional, inspección de armas incondicional, solidaridad
incondicional...

Parece como si Cristo, Buda, Lao-Tsé, Sócrates, Lutero, Galileo,


Montesquieu, Beethoven, Schiller, Rudolf Hess y la Madre Teresa de
Calcuta no hubieran existido nunca.
4. Sobre el Embargo

El bloqueo es un genocidio. Es una sanción típica del Imperio: en


Iraq, según los artículos de prensa, el embargo pedido por EE.UU. y
llevado a cabo por la ONU costó la vida a cerca de dos millones de
niños que murieron por inanición o falta de medicamentos. La
cantidad de víctimas infantiles que fallecieron por el bloqueo realizado
a Cuba se desconoce.

Después de la Segunda Guerra Mundial y como castigo colectivo,


la distribución de alimentos para la población civil alemana fue
bloqueada con alevosía por EE.UU.

Cinco millones de personas murieron después de 1945 a


consecuencia de la inanición provocada por los Aliados. Estados
Unidos recién se distanció del Plan Morgenthau cuando Stalin se
decidió por dejar vivos a los alemanes del Este que habían
sobrevivido a las expulsiones y las matanzas acordadas con Estados
Unidos. A partir de entonces, querían hacerse pasar por
«liberadores», de manera que fue impedida cualquier constatación de
estadísticas de muertes de mujeres, ancianos y niños. Hay que
agradecerle al historiador canadiense James Bacque (Other Losses)
que esas cifras sí se hicieran públicas.

Así también salió a la luz que, durante tres meses, el general


estadounidense Eisenhower había impedido la llegada de alimentos
para presos de guerra alemanes. La cifra oculta de muertos fue de un
millón, quienes fallecieron miserablemente de inanición bajo el cielo
abierto.

La propaganda de EE.UU. generalmente suele responsabilizar a


los supuestos «dictadores» (como llama a los jefes del Estado
enemigo) por las víctimas de las medidas genocidas. Así intentaron
encontrar otros culpables para su genocidio en Dresden, Hiroshima,
Kabul y Bagdad. Y así lo harán hasta que el Imperio caiga.

5. Sobre el Asesinato

El asesinato es una costumbre del Imperio. Ya lo cometieron los


grandes Imperios de la Historia, pero nunca lo justificaron basándose
en la democracia.

El Imperio conoce dos tipos de asesinato: uno sería el asesinato


convencional, como el ordenado por Henry Kissinger y ejecutado por
la CIA contra el Presidente chileno Allende; o como el atentado contra
el secretario general de Naciones Unidas, Dag Hammarskjöld. Como
los intentos con pastillas venenosas o un cigarro explosivo contra
Fidel Castro. Como el practicado, año tras año, contra los líderes del
movimiento de liberación palestino «Hamas». Como el que fue
reivindicado por el Presidente George W. Bush contra Saddam
Hussein y los jefes talibanes («vivos o muertos»).

En el año clave de 2002, el portavoz del gobierno de George


Bush, Ariel Fleischer, pidió oficialmente el asesinato del Presidente
iraquí. Un año más tarde, durante la guerra ofensiva estadounidense,
se intentó el llamado «golpe de decapitación», o sea, el asesinato del
Jefe de Estado.

También el asesinato de John F. Kennedy, quien quería evitar


el Sistema de la Reserva Federal y cuyo padre había simpatizado con
el Tercer Reich, es parte de la lista, así como los atentados contra
Martin Luther King y el Papa Karol Wojtyla [1].

[1] El ministro presidente italiano, Giulio Andreotti, manifestó la sospecha de


que el atentado contra el Papa pudiera haber sido una acción encubierta de la
CIA o sus servicios asociados. Frankfurter Allgemeine Zeitung, 1.12.1992, p. 7.

6. Sobre el Asesinato Judicial. Venganza en vez de Justicia

Para disimular su política de expansión y violencia, el Imperio


siempre se aprovechó de la justicia. Antiguamente, por ejemplo, los
jefes indios ahorcados eran despojados de sus tótems, sin los que no
podían alcanzar los «eternos cotos de caza» de su religión. La
presencia de una asistencia sacerdotal parecía una burla.

Otra vez encontramos despiadadas faltas de caballerosidad y


demonizaciones del enemigo, que se extienden como una roja estela
por la historia estadounidense: venganza sin piedad, como la Justicia
de la Revolución francesa, como bajo Josef Stalin y en el tribunal de
Núremberg.

Cuando en el año 2002 Naciones Unidas lamentó que EE.UU. se


negara a someterse al Tribunal de Justicia Internacional, que debía
sancionar crímenes de guerra y genocidio, sólo los necios se
asombraron: justamente EE.UU. se había hecho pasar por ferviente
defensor de los derechos humanos, proclamando la persecución de
crímenes de guerra. El ejemplo actual: en La Haya EE.UU. acababa
de pedir la extradición al «Tribunal de Justicia Internacional» del
Presidente yugoslavo Milosevic, consiguiéndola con dinero y
amenazas.
El destrozo de la industria química servia, en el que tres millones
de personas fueron intoxicadas irremediablemente de por vida por las
fugas de dioxina, es un hecho reciente.

También el insistir en la desigualdad ante las leyes es un rasgo


típico del Imperio: recordemos los procesos de Núremberg, con sus
testigos torturados y con fiscales que habían cometido los mismos
crímenes que ahora estaban denunciando.

La Justicia torcida que juzga al vencido y declara no culpable al


vencedor es otro signo identificador del Imperio. Por muy nuevo que
suene, es el eterno principio de la fuerza: la ley del más poderoso.

7. El Apoderamiento Incruento del Enemigo

La meta de la globalización imperialista fue romper los


mecanismos de protección nacional de la economía popular y ganar
influencia sobre fábricas, bancos, compañías, televisión y prensa,
junto con sus asociados. En este sentido, el tribunal de justicia
«europeo» ya había dictaminado: «Las regulaciones nacionales que
protejan ciertas sociedades capitales, como las relacionadas con el
término "acciones en oro", ya no tendrán más validez. Como ya
exigió la Comisión Europea, en un futuro no habrá empresas que
estén a salvo de ser tomadas por el enemigo».

Pero también soborno y fraude pueden ser utilizados si son


discretos y no hay posibilidad de demostrarlos. Un ejemplo: en el año
2002, los «Aliados» estadounidenses se apropiaron por absorción
empresarial, y en contra de la voluntad del Gobierno alemán y la
oposición, de tres importantes innovaciones de técnica
armamentística [2]. Mientras estén en juego los «intereses
estadounidenses», la alta sede judicial siempre está en Estados
Unidos. Allí, los tribunales siempre son establecidos por la política, y
cualquier juicio llevado por una compañía extranjera se pierde, ya
que sobre la sede judicial de EE.UU. aguarda la Sexta Flota.

[2] El tanque Leopard, un buque bélico inmune al radar, y el submarino 31.


Véase Der Spiegel, N° 25, 2002, p. 74, «Jagd auf U 31».

8. Conclusión de la Carta 6ª

Hay unos primeros indicios de que no existe realmente en EE.UU.


una dominación exclusivamente judía. Más bien, los anglosajones y
los judíos se reparten el poder. La lucha por el primer puesto todavía
no está decidida. A primera vista, la Izquierda europea y la Derecha
iberoamericana parecían los peones del Imperio estadounidense y la
CIA. Pero, entre tanto, esa teoría se confirmó como falsa: desde que
Schröder se opuso a la guerra de Iraq, se puede observar una
sublevación de los partidos de Izquierda contra el Imperio
estadounidense. La CIA y sus agentes infiltrados son impotentes, y
esperan poder poner bajo control otra vez a miembros de partido
indignados y a la dirigencia renegada.

El ciudadano estadounidense medio, independientemente de si es


negro, blanco, de origen africano, europeo o judío, cree firmemente
que su país es bueno e intenta salvar al resto del mundo del mal.
Puede que solamente los restos de la población indígena de piel roja
tengan sus dudas al respecto. La mayoría de los ciudadanos
estadounidenses no sospecha que el resto del mundo —incluídos los
aliados de los estadounidenses— ve a EE.UU. como lo que es: una
potencia violenta que desde hace cien años no ha dejado pasar uno
sin empezar algún conflicto o mantener ocupado militarmente algún
país. El ciudadano estadounidense que considera como democracia a
la dictadura financiera, y como información a la propaganda
ininterrumpida, no encuentra fuerzas propias para formar su voluntad
democráticamente.

En ese estado de indefensión e inconsciencia, la nación


estadounidense no puede percibir la deplorable actitud de su
minoritaria clase dominante.

El sistema de dominación estadounidense sólo puede ser


reconocido desde fuera, o sea, por el resto del mundo. Su usurero
sistema monetario, anormal, anticristiano, antisocial y anti-islámico,
es impuesto a la Humanidad inocente, y exige un constante
crecimiento que contradice las leyes de la Naturaleza.

Así, el Imperio se ve obligado a empezar una guerra regularmente


cada vez que una crisis económica vuelve como la marea. Una guerra
por materias primas —como el petróleo—, una guerra por mercados
de venta, para mantener el fraudulento dólar que esclaviza a la
Humanidad. En consecuencia, el dólar vive de la guerra, y muere con
la paz.–

Carta 7ª
Leyes Falseadas

1. La Fraudulenta Bandera Europea.


¡Estrellas de David sobre Occidente!

«Muchas veces, el ataque a un Estado es precedido por un ataque


a sus símbolos». Así está escrito en el derecho penal austríaco de
protección a la bandera nacional. Un ataque de este tipo sucedió
contra la «Europa Unida» en sus comienzos. La mayoría de los
europeos piensa que las doce estrellas amarillas en su bandera
significan la cantidad de países de la Unión. Esto no parece lógico, ya
que la cantidad de miembros ha aumentado hace tiempo mientras
que la cantidad de estrellas se ha mantenido igual.

Paul Levi, gerente del departamento de cultura del Consejo


Europeo, había introducido secretamente esas doce estrellas en
memoria de las doce tribus de Israel. Sólo unos pocos lectores
atentos se enteraron de la verdad a través de un pequeño artículo en
la prensa diaria [1].

[1] Die Welt, 26.8.1998, p. 12: «La suma 12 de las estrellas es un guiño a las
doce tribus de Israel y al pueblo elegido de Dios».

En realidad, el único signo válido para la bandera de unos Estados


que se unen voluntariamente en una federación del continente
europeo sería la cruz, que ya fue famosa en la Era pre-cristiana como
cruz celta y lideró todos los ejércitos europeos, incluída
la «Wehrmacht» alemana. Únicamente si una bandera reúne un
símbolo relacionado con todas las tradiciones europeas, es válida. La
historia de Europa no tiene nada en común con tribus judías que
reclaman «la tierra prometida». Europa nunca les fue prometida ni
concedida.

Los falsificadores de la bandera planearon un segundo golpe


secreto: también quisieron poner la estrella de David en la bandera
de la Cruz Roja Internacionalen lugar de la cruz, aunque permitieron
a las asociaciones nacionales seguir con ésta (Neue Zürcher Zeitung,
13.4.2000). Según informaciones actuales, por el momento ese
atentado pudo evitarse.

2. Desigualdad ante la Ley

Otro hecho sucedido en 2002 que reafirma las conclusiones sobre


la política de Estados Unidos en el último siglo es la manera del
Presidente estadounidense George Bush de justificar su guerra contra
Iraq: que Iraq había desdeñado 14 resoluciones de la ONU, que tenía
armas químicas, que planeaba la producción de armas nucleares y
que tenía «armas de destrucción masiva». Esto les pareció razonable
a los estadounidenses.

Que Israel, por otra parte, haya actuado en contra de 800


resoluciones de la ONU, que EE.UU. e Israel hayan sido los países
más armados de la Tierra con un récord mundial en armas de
destrucción masiva de tipo químico, biológico y nuclear, no es algo
sabido por el ciudadano estadounidense, al igual que el uso en el
pasado o la amenaza de uso en el futuro, de este tipo de armas.

En este caso vemos que el Imperio no apuesta por la justicia sino


por la violencia. La guerra es el terrorismo de los poderosos, y el
terrorismo es la guerra de los desposeídos.

De esta manera, el Imperio se parece a un torpe estafador que se


cree a cubierto aunque todos lo observen.

3. El Timo del Derecho Popular

La política del Imperio es una justicia basada en la violencia y en


el «derecho del vencedor», el genocidio perpetrado impunemente, y
el someter al vencido a juicio por fechorías cometidas reales o
inventadas ante un tribunal dependiente. En lo referente al trato a los
vencidos, se difuminan sucesivamente las diferencias entre EE.UU. e
Israel.

Después de 1945 EE.UU. fue responsable del mayor crimen de


expulsión de la Historia de la Humanidad contra Alemania. Nunca se
arrepintió del gigantesco genocidio histórico ni pensó en
indemnizarlo. Incluso lo aprueba, y ve la continuación de las
injusticias como condición para la paz en Europa.

Con la aceptación de los crímenes cometidos por los vencedores


contra Alemania en 1945, el mundo se declaró culpable ante todos
los pueblos. Debido a eso, este silencio abrió la caja de Pandora: el
ejemplo de Alemania parece demostrar que los vencedores pueden
matar y limpiar étnicamente. Mientras ellos escriben la Historia, hasta
las más tontas de sus víctimas los adoran como liberadores.

De la misma manera, EE.UU. apoya el genocidio anti-palestino de


los israelíes mediante la limpieza étnica, quienes, siguiendo la política
judía de asentamientos, destruyen las aldeas palestinas y liquidan a
sus habitantes. Mientras no reconocen la exclusividad del territorio
alemán y proclaman que hay que compartirlo con todos los pueblos
de la Tierra, mientras declaran que nuestro pueblo debe renunciar a
la continuidad del Estado alemán por razones morales, ellos insisten
en el Estado judío y en su expansión por territorio ajeno.

4. Juego Hipócrita. Tirol del Sur y el Tíbet

Después de un conflicto ante Naciones Unidas en los años '60 del


siglo XX, se acordó el «Pacto de Tirol del Sur» entre Italia y Austria.
Es un acuerdo todavía vigente que rechaza la entrada de italianos en
Tirol del Sur, garantizando la conservación del territorio cultural para
los tiroleses del Sur.

Los luchadores por la libertad de esa parte del Tirol, el


paracaidista Sepp Holzinger y el Dr. Norbert Burgers, fueron llamados
«terroristas» por la prensa internacional del Imperio, pero el
dictamen de un experto los ayudó en el juicio: el famoso profesor de
Derecho Felix Ermacora, que más tarde trabajó para Naciones
Unidas en Afganistán, les concedió un derecho de auxilio para
conservar la zona alemana, por el cual todos los acusados fueron
declarados inocentes aun habiendo hecho uso de violencia armada.

Si hoy día en Alemania alguien insistiera en ese derecho para


frenar la impuesta política de inmigración perpetua, ese tipo de
resistencia sería considerada un crimen. No sólo el Estado alemán
sino todo el Imperio intercedería a mano armada en un caso así para
asegurar la permanente inmigración «a la que nos hemos visto
obligados» [2]. Cualquiera después de la resistencia legitimada por el
profesor Ermacora según el Derecho sería declarada como
«terrorismo» para asegurar el Plan Kalergi con su extinción étnica por
natalidad insuficiente e inmigración.

[2] Richard von Weizsäcker, en conversaciones con Der Spiegel, Nº 26, 1994.

El derecho a un territorio intacto que los dirigentes alemanes no le


quieren conceder al propio pueblo, es concedido a otras etnias. ¡Los
políticos alemanes y europeos sí lamentaron la colonización china del
Tíbet!.

Para guardar las apariencias de una supuesta objetividad, hubo


quejas por las colonias judías en el Oeste del Jordán. ¿Cómo es
posible que las migraciones de judíos, africanos y asiáticos sean una
obligación moral para Europa, mientras la Margen Occidental del
Jordán es sólo de los palestinos, Tíbet de los tibetanos e Israel de los
judíos?.

El líder judío-alemán Paul Spiegel se atrevió a afirmar, en un


programa televisivo a fines de Septiembre de 2002, que el anti-
judaísmo y la xenofobia son parejos en Alemania. ¡Qué error tan
lamentable el relacionar a la población judía con la constante
inmigración y declarar colectivamente al judaísmo de ser seguidor
del Plan Kalergi!. Eso será agua que moverá el molino de aquellos
que culpan por la impuesta inmigración no al Imperio sino a la
pequeña minoría judía, inocente colectivamente.

Ahora el Estado judío debería cambiar el rumbo de la política


migratoria anti-europea, antes de que sea demasiado tarde y de que
el anti-judaísmo global reemplace al nacionalismo por causa de las
masas desarraigadas y nómadas.

5. El Concepto Trucado de Nación

El ex-ministro de Justicia austríaco, Foregger, cuando todavía era


docente universitario, publicó algunos escritos sobre Derecho penal
en los que define el término «genocidio». Explica el
tecnicismo «ethnic group» como un conjunto delimitado en el que no
sólo la cultura, por ejemplo la lengua materna, sino también el origen
y la raza o el color de la piel, son determinantes.

El futuro ministro decía con esto lo que todo el mundo sabe: que
no es el pasaporte sino el origen el que hace al pueblo, y que también
los rasgos raciales pueden demostrar ese origen. Si fuese distinto, si
el lugar de nacimiento prevaleciera sobre la nacionalidad, entonces
sería sabido que el gato nacido en la tienda de peces es un lenguado,
ya que de otra manera en Palestina no habría judíos, pues serían
palestinos o viceversa. Podría ser cuestionada la existencia de
cualquier etnia, como vascos, tiroleses del Sur, kurdos o tibetanos.

6. La Amenaza a Todas las Etnias

Para los indios supervivientes del genocidio de aborígenes, los


estadounidenses reservaron territorios en semi-desiertos y áreas
montañosas. Por el contrario, ni al alemán, ni a los europeos, ni a los
holandeses sudafricanos, ni siquiera al hombre Blanco en EE.UU., se
les concedieron reservas o áreas reservadas. El reportero judío de
Viena Georg Hoffmann-Ostenhof escribió: «El Washington Post no
puede comprender por qué "la muchacha que nació en Alemania no
es considerada alemana desde siempre"» (Hysterische Welt?,
en Profil, Nº 41, 10.10.1999). Sería conveniente que el Washington
Postprimero se extrañara de por qué los palestinos nacidos en Israel
no son judíos ni los judíos nacidos en la Margen Occidental del Jordán
son palestinos, al mismo tiempo que los Protestantes
estadounidenses no son apaches.

Asombra que últimamente en Israel un análisis de ADN determine


si un sujeto cuya sangre judía pudiera no ser «pura» es digno de
recibir la ciudadanía israelí.

Una vez al periodista austríaco Hans Rauscher, un incansable


seguidor de EE.UU. y el «Nuevo Orden Mundial», se le escapó la
verdad cuando escribió: «La existencia de Israel sigue amenazada...
La natalidad árabe es notablemente mayor que la israelí. Dentro de
poco vivirán más árabes que israelíes bajo el mando israelí... ¿Acaso
el Estado de Israel se fundó para esto?» (Kurier, 29.12.1987).

¿Cómo es que Israel, señor Rauscher, está amenazado por


pobladores ajenos si éstos suponen una ventaja?. ¿Por qué la sangre
y el origen pueden ser el criterio principal para conseguir la
nacionalidad hebrea, mientras Alemania no puede ni decidir a quién
acoger?.

7. Sobre la Ambigüedad de los Seguidores de Kalergi

Otro seguidor empedernido del Plan Kalergi es el profesor


Oberndörfer. No es casualidad que sea miembro de la Fundación
Konrad Adenauer a la vez que experto durante una década del
canciller Helmut Kohl sobre cuestiones de la sociedad «multicultural».
Oberndörfer proclamó la «eliminación» de los residuos nacionales en
el «basurero de la Historia». Por ello recibió las ovaciones de
escritores judíos (semanario judío Der Aufbau, Nueva York, Nº 19,
2002). Los mismos se sienten a salvo de miradas ajenas y advierten
a sus lectores contra los matrimonios mixtos con no-judíos, haciendo
gala de un incuestionable racismo judío.

8. La Resolución 677 de la ONU

Las leyes trucadas del Imperio estadounidense no pueden estar


mejor documentadas que en la resolución 677 de la ONU del 28 de
Noviembre de 1990 referentes a Kuwait. Se informa allí de la
preocupación de Naciones Unidas y trata de las medidas de fuerza de
los iraquíes que, siendo una nación ocupante, pretenden modificar la
composición demográfica del pueblo kuwaití. Naciones Unidas pide el
restablecimiento de esa composición demográfica según registros
populares.

Los alemanes tendríamos el mismo derecho a ese tipo de


resoluciones. Por ello me guardé las guías telefónicas alemanas y
austríacas de 1960 para que, si llegara la liberación, un día los
crímenes raciales sean registrados y la composición demográfica
pueda ser restablecida en Alemania y toda Europa, según lo reclama
la resolución 677.

9. Conclusiones de la Carta 7ª

La definición de la nacionalidad que fue impuesta a Alemania y


Europa es una mentira contra la Humanidad y un concepto utópico
que amenaza la supervivencia de todas las etnias. Su meta es
eliminar el derecho de autonomía regional, el voto popular y, en
consecuencia, la democracia, anulando las etnias. Así es puesto en
práctica el Plan Kalergi.

Esa falsa definición que, por el contrario, no se aplica al Cercano


Oriente, al Tíbet, al Kurdistán ni naturalmente a los judíos, se
convierte en el lema que servirá de propósito para el mayor genocidio
de la Historia mundial. La estrategia sigue a la ilusión del Plan
Kalergi, que pretende consolidar no necesariamente la absoluta
hegemonía judía pero sí la estadounidense, por medio de la
eliminación de todas las etnias. En realidad, la continuación de tales
proyectos supondría la innecesaria caída, primero, del Imperio
estadounidense y, luego, de Israel, si no es demasiado tarde ya para
las potencias responsables.

En su afán de darle la vuelta a todas las leyes y normas populares


en tan sólo una generación y ante los ojos de todos, la potencia
mundial llegó tan lejos como a criminalizar hace unos años como
«bastión del apartheid» a la región del Tirol del Sur donde los
mencionados convenios supervisados por Naciones Unidas entre
Roma y Viena impedían la infiltración italiana en territorio alemán
(Dolomiten, 23.11.2001).

El ex-presidente de la comunidad del Tirol del Sur, Magnago,


dijo: «Durante siglos, la región trentina de Tirol formó parte de
Austria y siguió siendo italiana. Nadie reprocha a los trentinos el
haber seguido siendo italianos. ¿Por qué se nos reprocha a nosotros
el querer seguir siendo alemanes?».

La judeidad debe saber: el Estado judío vivirá si los judíos de todo


el mundo reconocen el principio del Estado nacional, el Estado
normal, para todo el mundo. Pero si sigue en su intento de instaurar
mundialmente la Multicultura mientras reclama el territorio
exclusivamente judío para sí, entonces —y esto lo pronostico con
gran preocupación— Israel y todas las zonas exclusivamente judías
como sus escuelas y ghettos, el mundo ha jurado, se hundirán en esa
misma Multicultura que precisamente fue ideada para dominar
Alemania y Europa.

Ésta es la única solución: ¡una ley para todos los pueblos!. ¡Fuera
con las cartas trucadas y unas reglas injustas del juego!.

Los siguientes puntos serían los únicos a tener en cuenta:


condenación de todas las limpiezas étnicas, de todos las políticas
inmigratorias y de todas las medidas multiculturales en Europa desde
1945, como el mayor crimen racista de la Historia mundial, y la
curación de los efectos de este crimen mediante la reimplantación
internacional de la resolución 677 de la ONU de 1990, que se refiere
a la integridad étnica de Alemania. La desigualdad es la semilla del
anti-judaísmo mundial, mientras que la igualdad es el principio de su
superación.–