Está en la página 1de 12

Tratamiento de Residuos Peligrosos

Existe un gran número de tratamientos físicos, químicos y biológicos a los que se


pueden someter los residuos tóxicos y peligrosos, cuya finalidad se dirige básicamente
a la recuperación de recursos (materiales y energéticos), la detoxificación, y la reducción
de volumen previa a su disposición en tierra. La tabla siguiente entrega una lista de
estos tratamientos.

Tratamientos físicos. Estos procesos incluyen diferentes métodos de separación de fases y


solidificación. En el nivel más básico, la separación de fases incluye el uso de lagunas de
decantación, secado de borras en lechos, y el almacenamiento prolongado en estanques de
proceso. Todos los anteriores dependen de la decantación gravitacional, y los dos primeros
permiten la remoción del líquido por decantación, drenaje y evaporación. El uso de lagunas y
estanques es ampliamente utilizado para separar aceites de agua en residuos húmedos,
después de un tratamiento preliminar con agentes rompedores de emulsiones y
ocasionalmente en el caso de estanques, combinados con calentamiento.

Solidificación o procesos de fijación. Estos procesos convierten al residuo en un material


insoluble y de características de roca dura, y se efectúan generalmente previos a la disposición
de vertederos. La conversión se logra mezclando el residuo con diferentes reactivos que
producen un producto tipo cemento.

El Asbesto que forma una clase de las fibras naturales hidratadas de silicatos, y que aún es
utilizado y que provoca enfermedades ocupacionales como asbestosis y cáncer al pulmón, se
debe disponer con mucha precaución en bolsas selladas de polietileno o en bloques de
cemento.

Procesamientos de barros. Una gran cantidad de residuos industriales contienen importantes


cantidades de agua. Por lo tanto la masa de residuo que requiere una disposición última pude
reducirse sustancialmente eliminado agua en forma eficiente. A menudo esto se puede lograr
en lagunas, lechos de secado, filtros al vacío o filtros prensa, centrifugas, etc. También se
puede proceder previo a la extracción del agua a un proceso de espesamiento, que se logra en
forma gravitacional o también a través de procesos biológicos o por medio del uso de
productos químicos como cal.

Tratamiento químico

a) Oxidación. Como ejemplo de oxidación química se pude mencionar el caso del Cianuro el
cual es un residuo venenoso que se puede presentar en soluciones liquidas o en forma sólida.
Debido a que los residuos con cianuro se pueden transformar fácilmente en productos no
tóxicos, existe poca necesidad de verterlos en depósitos o vertederos Los residuos acuosos de
cianuros que se producen en tratamiento de metales, incluyendo borras, se pueden tratar por
oxidación química con una solución alcalina con cloro o hipoclorito.

b) Precipitación de metales pesados. Los efluentes del tratamiento de metales, a menudo


contienen soluciones con distintos metales pesados tales como cobre, níquel o zinc. Estos
pueden ser removidos con un exceso de una solución de cal o hidróxido de sodio para
precipitarlos como compuestos insolubles en agua. Precipitantes alternativos para metales
pesados incluyen sulfuro de sodio, tiourea y ditiocarbonatos todos los cuales producen
precipitados insolubles de sulfuro. Usualmente la precipitación con sulfuros se usa como
proceso final después de una precipitación inicial con cal o soda cáustica.

c) Reducción química. El ácido crómico es un material corrosivo y altamente tóxico usado


profusamente en el tratamiento de superficies de metales y en el cromado de metales. Se pude
reducir químicamente a un estado relativamente no tóxico de cromo (III). Diferentes productos
químicos pueden servir como agentes reductores, incluyendo; dióxido de sulfuro (SO 2), sales
de sulfito (SO3-2), sales de bisulfito (HSO-3) y sales ferrosas (Fe+2).
d) Neutralización. Las soluciones acuosas de ácidos minerales se producen en grandes
cantidades a partir de industrias químicas. Muchas provienen del tratamiento de metales y
contienen metales tales como fierro, zinc, cobre, bario, níquel, cromo, cadmio, estaño y plomo.
Estos ácidos son extremadamente corrosivos pero pueden ser neutralizados, y usualmente se
utiliza cal como el álcali menos costoso en operaciones a gran escala. Las soluciones alcalinas
también se producen en la industria química, pero su composición varia más que en el caso de
los ácidos y esto hace su recuperación más difícil. Los residuos alcalinos también vienen de la
refinación del petróleo, fabricación de pinturas y limpieza especiales. Aparte de sólidos como
arcillas, catalizadores, hidróxidos metálicos, también pueden estar presentes fenolatos,
naftenatos, sulfonatos, cianuros, metales pesados, grasas, aceites, resinas naturales y
sintéticas, etc. De estos residuos actualmente solo se pueden recuperar los metales. Como
soluciones ácidas se pueden usar ácido sulfúrico y ácido clorhídrico. El ácido sulfúrico forma
precipitados más insolubles y genera más residuos que le ácido clorhídrico.

e) Separación de aceites y agua. Una gran cantidad de residuos de este tipo se descargan
constantemente. Algunos residuos que contienen productos orgánicos, pueden ser eliminados
por incineración después de separarlos del agua, otros contienen productos cancerígenos
(aceites lubricantes) y pueden contaminar las aguas superficiales y subterráneas. Sin embargo
el tratamiento de residuos de aceites y petróleos no es fácil, especialmente si se forman
emulsiones las que necesitan bastante tratamiento para ser separadas (Ej.: tratamiento de
emulsiones con sulfato de aluminio, con una borra de cal para formar los flóculos que absorben
el aceite que puede ser posteriormente quemado). En muchos casos es posible la recuperación
de los aceites, como en el caso de emulsiones de grasas en la industria de alimentos, donde se
liberan las grasas y se pueden quemar o reutilizar. También es posible que algunos suelos
descompongan materiales aceitosos en sustancias no dañinas, así como también el
tratamiento biológico es un método adecuado siempre que no contenga metales pesados.

f) Recuperación de Solventes y Combustibles. Los solventes combustibles orgánicos son


frecuentemente tóxicos y sus vapores cuando se mezclan con aire pueden ser explosivos. Este
tipo de residuos es generalmente recuperable y si no es así, se usa la combustión como el
mejor método de disposición. Solventes orgánicos no combustible incluyen las borras
aceitosas, borras con grasas de agentes desengrasantes y removedores de pinturas del tipo
hidrocarburos clorados, los cuales son altamente tóxicos. Aunque sean incombustibles, se
pueden incinerar a altas temperatura usando petróleo diesel u otro combustible auxiliar con la
precaución de usar absorbedores para remover el ácido clorhídrico formado.

Manejo de Residuos Hospitalarios


Para determinar el manejo de los residuos líquidos y sólidos generados en un Hospital General
se aplicaron encuestas en las principales áreas, referentes a la generación de los desechos.
Los resultados de estos cuestionarios arrojaron los siguientes resultados:
a) no existe un programa dentro del hospital para la minimización de residuos;
b) existe solamente como disposición para algunos de los residuos generados, la incineración;
c) no existe separación de residuos, de acuerdo a su naturaleza;
d) el procedimiento que se lleva a cabo en el hospital para el manejo de residuos es el
siguiente:
(1) la recolección de residuos se realiza en bolsas de plástico transparentes o de color
indistinto,
(2) los residuos punzo-cortantes se recolectan en bolsas de plástico, en algunas áreas
donde estos residuos son recolectados en contenedores adecuados existe reuso de los
mismos y estos no son incinerados de acuerdo a sus instrucciones de uso,
(3) no existe un almacén temporal para los residuos peligrosos adecuado.

Generación de desechos. Para cuantificar los residuos se analizaron las listas de materiales
entregados por el almacén a cada área, de acuerdo a dichas listas se clasificaron los residuos
en punzo-cortantes y no punzo-cortantes con el objeto de identificar las áreas que generen la
mayor cantidad de residuos tanto de una clase como de otra. Los resultados encontrados en
las distintas áreas médicas son los siguientes:

Recolección de desechos. Para conocer la cantidad de desechos que se generan, se analizan


de acuerdo al punto de vista del personal encargado de su manejo, que consta:
a) material contaminado;
b) material no contaminado. Su disposición final es la incineración, para los contaminados, y el
basurero municipal, para los no contaminados. Se cuantificaron y pesaron las bolsas de
desechos generadas por día en cada área con el fin de obtener un número y peso promedio de
bolsas.
De acuerdo a la tabla 3 se obtuvo el promedio de peso diario de desechos totales generados
en el hospital y el porcentaje correspondiente a los desechos en el área de hospitalización
(infectocontagiosos).

Los residuos que son enviados a incineración, son almacenados temporalmente. En esta área
se verificaron los pesos de bolsas con residuos y se obtuvieron los siguientes resultados:
En base al registro de pacientes en el hospital, se obtuvo el promedio mensual y se relacionó
con la cantidad de residuos generados en el área de hospitalización, para calcular el promedio
de residuo generado por paciente.

Conclusiones:

1) de acuerdo al concentrado mensual del almacén de abastecimiento, el área de urgencias


genera mayor cantidad de residuos no punzo-cortantes y el área de control de enfermeras en
residuos punzo-cortantes,
2) en hospitalización las áreas de cirugía y medicina interna son las que presentan una mayor
cantidad de residuos generados,
3) las áreas con mayor generación de residuos son: control de enfermeras, urgencias,
quirófano,
4) la distribución de residuos hospitalarios corresponde a un 27% de contaminados y un 73%
de no contaminados. Del total de desechos infectocontagiosos (contaminados) generados, un
52% corresponde a objetos punzo-cortantes y el 48 % a residuos no punzo-cortantes;
observándose que guardan una relación aproximada de 1:1,
5) de los desechos punzo-cortantes un 87% son residuos de plástico e implementos y 13% son
frascos con líquido,
6) el hospital genera un promedio diario de 455 Kg. de desechos (contaminados y no
contaminados), resultando un total de 13.65 toneladas/mes.

Recomendaciones:

1) se debe de realizar la clasificación de los residuos desde el área donde se generan en


peligrosos y no peligrosos. Los peligrosos se dividirán en bioinfectocontagiosos (tipo B) y
peligrosos (tipo C) de acuerdo al proyecto de Norma NOM-087-ECOL-1994.
2) los residuos sólidos hospitalarios deben recolectarse en bolsas de material impermeable
utilizando los colores que indiquen las características de los mismos. Se utilizaran bolsas de
color rojo y de espesor 120 micrones para el material infectocontagioso debiendo tener el
símbolo universal de Residuo Patológico peligroso y la leyenda correspondiente. Los residuos
punzo-cortantes deben de recolectarse en recipientes metálicos rojos o de plástico y deben de
ir debidamente etiquetados. Los residuos no peligrosos se colectarán en bolsas de color verde
(u otro color diferente al rojo y al amarillo). Los residuos patológicos deben recolectarse en
bolsas plásticas amarillas de espesor 300 micrones,

3) los residuos radioactivos deben manejarse de acuerdo a las disposiciones de la comisión de


energía nuclear y salvaguarda,

4) las bolsas no deben exceder el 80% de su capacidad (aproximadamente 35 Kg en bolsa


grande),

5) los residuos no peligrosos podrán disponerse en el relleno sanitario, o bien, pueden ser
dispuestos para reciclarse,

6) los materiales punzo-cortantes descartados sólo podrán ser incinerados si han sido
desinfectados con una solución de glutaraldehído al 2% en agua y
recolectados en recipientes especiales para este propósito, plásticos con bajo contenido de
metales pesados, si fueran desinfectados con cualquier otro antiséptico, incluyendo los
derivados del cloro deben disponerse sin incinerar en un confinamiento controlado,

7) el área de almacenamiento general para los residuos deberá de estar ubicada lejos de las
áreas de almacenamiento y preparación o consumo de alimentos, así como de almacén de
ropa limpia, contar con un espacio suficiente según el volumen generado y frecuencia de
recolección, con iluminación, ventilación, áreas definidas y separadas físicamente para
residuos peligrosos y no peligrosos, techadas y con revestimientos de fácil limpieza,

8) el personal deberá de cumplir con las siguientes prescripciones: (a) lavarse las manos
después de haber tenido contacto con material infectado, (b) depositar las agujas después de
utilizarse en recipientes rígidos, (c) utilizar cubre-bocas, guantes, botas quirúrgicas, mandil y en
su caso, anteojos protectores dependiendo de la actividad del personal, (d) identificar el equipo,
material y ropa contaminados para ser desinfectados, esterilizados o destruidos según sea el
caso, (e) identificar los líquidos corporales, excretas, tejidos y cadáveres potencialmente
infectados, (f) limpiar con hipoclorito de sodio al 0.5% o con otro desinfectante, las superficies
potencialmente contaminadas;

9) en el caso de las unidades de sangre o de sus componentes se utilizarán para su destino


final los procedimientos siguientes: incineración, inactivación viral por medio de esterilización
en autoclave a 121ºC durante 20 minutos previo a su desecho, utilizar soluciones de hipoclorito
de sodio del 4 al 7% de cloro libre y que agregadas a una proporción tal a la sangre o sus
componentes se obtenga una concentración final de cloro libre de 0,4 a 0,7% manteniéndose
de esta manera durante una hora previo a su desecho;

10) podrá utilizarse la cremación como destino final para los desechos y residuos anatómicos;

11) el personal involucrado en el manejo y control de residuos hospitalarios son principalmente


médicos y enfermeras que deberán de realizar la correcta separación y clasificación de los
residuos en sus respectivas áreas de trabajo, el personal de laboratorio y de banco de sangre
será el responsable de la separación de los residuos en su área, el departamento de
mantenimiento se encargará de las obras civiles necesarias para llevar a cabo el programa de
manejo y recolección de residuos, el departamento de administración deberá de dar el apoyo
económico y capacitación que se requiera para cumplir con dicho programa, el equipo de
intendencia será el responsable de la recolección final de los residuos y de llevarlos al sitio de
almacenamiento temporal. Se sugiere que se asigne a una persona por área que revise que se
este cumpliendo la clasificación y separación de los residuos.

Procedimientos para la recolección de la basura. Utensilios necesarios para la recolección


de basura: carro colector de basura, bolsas de plástico verde, roja y amarilla, una o dos cajas
de cartón, atomizador manual, fibra abrasiva de nylon, franela de algodón, detergente,
desinfectante, desengrasante, agua. El equipo de protección personal es: botas de seguridad,
con suela resistente a ácidos, guantes de plástico a prueba de ácidos, cubre-boca desechable,
lentes de seguridad, para recolección de basura húmeda. El procedimiento de recolección de
basura seca se realiza de la siguiente manera:

1) colocar la bolsa de plástico que corresponde al tipo de residuo y la caja de cartón en el carro
colector de basura antes de iniciar el recorrido;

2) trasladarse a la zona operativa asignada, iniciando el recorrido de recolección por el lado


derecho, separando los artículos de vidrio y se colocan en la caja de cartón;

3) retirar la bolsa del contenedor del área, cerrarla y colocarla en el carro colector;

4) asear el receptáculo en el lugar que se encuentra, limpieza rutinaria y/o exhaustiva según se
requiera;

5) cubrir el receptáculo con una bolsa nueva y del color correspondiente al área generadora.

6) una vez lleno el carro colector trasladarlo hacia el área destinada para el acopio de basura,
separando el vidrio limpio (tipo A) del resto de los desechos.

Procedimiento de recolección de basura húmeda. Las áreas que tienen este tipo de
desechos son: cocina, quirófanos y salas de labor.

1) colocar una bolsa doble de plástico en el carro colector de basura y se traslada al lugar
donde se encuentre este tipo de basura;

2) trasladarse a la zona operativa asignada, iniciando el recorrido de recolección por el lado


derecho;
3) vaciar el contenido de los receptáculos en la bolsa del carro colector, evitando derrames;

4) cerrar la bolsa con un nudo y trasladar el carro al lugar de acopio dentro de las instalaciones.

Desinfección de áreas. Esta práctica se debe llevar en forma rutinaria en las áreas de
quirófanos, sala de labor, y cualquier otra que lo requiera. Para poder saber la frecuencia de
dicha desinfección, el laboratorio deberá realizar las pruebas pertinentes para saber el tipo y
virulencia de los microorganismos presentes en cada área. Dependiendo de los resultados de
estos análisis se deberán tomar las medidas pertinentes, tales como aumentar la frecuencia de
la desinfección exhaustiva, revisión o sustitución de los filtros absolutos de las descargas de
aire, control sobre el personal que entra a las áreas restringidas, control sobre el equipo o
material quirúrgico, etc. Es necesario que el personal de los servicios de intendencia sea
debidamente capacitado para la realización de las desinfecciones, tanto rutinarias como
exhaustivas, a fin de homogeneizar criterios y lograr que se lleve a cabo un buen trabajo de
desinfección. Los utensilios y equipos utilizados en la desinfección de cualquier área se
utilizarán exclusivamente para ese lugar.
RESUMEN:

Manejo de Residuos Hospitalarios

El Programa de Manejo de Residuos Hospitalarios consiste en desarrollar los procedimientos y


procesos para un adecuado control y manejo de los residuos hospitalarios, teniendo como base
los reglamentos y las normas establecidas por los organismos oficiales. Los pasos a seguir son
los siguientes:

1.- Identificación de los residuos y áreas de generación, a) definir fuentes, cantidades y


tipos de residuos que se generen por área, b) cotejar información sobre las operaciones,
productos y su uso, c) observar las ineficiencias en los controles y áreas, d) identificar y
clasificar los residuos para quienes existen regulaciones especiales en su manejo.
Clasificación: Los residuos hospitalarios se dividen en dos grandes grupos: residuos peligrosos
y residuos no peligrosos. Se realiza una correcta caracterización desde la fuente de generación
de los mismos para reducir el riesgo de contagio y daños al personal que maneja los residuos,
así como establecer el tratamiento más adecuado para su disposición.

2.- Separación y Envasado de los Residuos Generados. Los residuos peligrosos se


separarán y envasarán de acuerdo a sus características físicas, biológicas e infecciosas; 1) la
sangre, cultivos y muestras almacenadas de agentes infecciosos y residuos no anatómicos
derivados de la atención a pacientes y de los laboratorios. Los residuos sólidos se almacenarán
en bolsas rojas de calibre 200. Los residuos líquidos, en recipientes herméticos de metal o de
plástico color rojo; 2) los objetos punzo-cortantes en recipientes de metal o de plástico color
rojo; 3) los patológicos si son sólidos en bolsas de plástico amarillas de calibre 300 y si son
residuos líquidos en recipientes herméticos de metal o de plástico color amarillo.

3.- Recolección y Transporte Interno. Destinar carritos manuales para la recolección y


depósito en el almacenamiento. Su diseño deberá prever la seguridad en la sujeción de las
bolsas y contenedores y no rebasar la capacidad de carga durante su uso. Se deberán
establecer rutas de recolección para su depósito en el almacenamiento temporal.

4.- Almacenamiento Temporal. En el área destinada al almacenamiento temporal se debe de


contar con contenedores rojos para el almacenamiento de los residuos peligrosos biológico-
infecciosos. Y deberá de cumplir con todas las especificaciones que marca el proyecto de
norma NOM-087-ECOL-1994.

Conclusiones: La distribución de residuos hospitalarios corresponde a un 27% de


contaminados y un 73% de no contaminados. Del total de desechos infectocontagiosos
(contaminados) generados, un 52% corresponde a objetos punzo-cortantes y el 48 % a
residuos no punzo-cortantes; observándose que guardan una relación aproximada de 1:1. De
los desechos punzo-cortantes un 87% son residuos de plástico e implementos y 13% son
frascos con líquido. El hospital genera un promedio diario de 455 kg. de desechos
(contaminados y no contaminados), resultando un total de 13,65 ton/mes.

SIAPAS
Fuente: www.femisca.org.mx

Manejo de Residuos Peligrosos


Además de la problemática general de cómo manejar, transportar y tratar los residuos
considerados peligrosos, se suma el peligro de la no unificación de criterios en cuanto a los
nombres asignados y la definición de los mismos. Esto provoca un considerable problema ya
que no da solución a la generación ni aporta algo productivo al posible tratamiento. A su vez la
falta de unificación permite actividades legales e ilegales que, en uno u otro caso, lo único que
logran es atentar contra el ambiente y contra la salud del ser humano.
Los Residuos: ¿Son residuos?
Encontramos en innumerables documentos la definición de residuos, pero donde se busca
definir más acotadamente los términos es respecto a los residuos peligrosos.
Generalmente uno toma las normas o documentos más aceptados a nivel mundial para unificar
criterios, siendo uno de ellos el Convenio de Basilea, que regula el movimiento transfronterizo
de residuos peligrosos.

Para el Convenio de Basilea son "desechos peligrosos" los desechos que sean objeto de
movimientos transfronterizos que:
A) Pertenezcan a cualquiera de las categorías del Anexo I, a menos que no tengan
ninguna de las características descriptas en el Anexo III; y
B) Los no incluidos en el apartado a), pero definidos o considerados peligrosos por
la legislación interna de la Parte que sea Estado de exportación, de importación o
de tránsito:
 Los desechos que pertenezcan a cualquiera de las categorías del Anexo II y que
sean objeto de movimientos transfronterizos serán considerados "otros
desechos".
 Los desechos que, por ser radiactivos, estén sometidos a otos sistemas de
control internacional, incluidos instrumentos internacionales, que se apliquen
específicamente a los materiales radiactivos, quedarán excluidos del Convenio.
 Los desechos derivados de las operaciones normales de los buques quedarán
excluidos del Convenio.

Algunas definiciones del convenio abarcan a los acotes involucrados en el manejo y gestión de
residuos. Según el convenio se entiende por "desechos" a las sustancias o objetos a cuya
eliminación se procede, se propone proceder o se está obligado a proceder según la legislación
de la nación generadora.

Por "manejo" se entiende la recolección, el transporte y la eliminación de los desechos


peligrosos o de otros desechos, incluida la vigilancia de los lugares de eliminación.

Por "movimiento transfronterizo" se entiende todo movimiento de desechos peligrosos o de


otros desechos procedentes de un Estado y destinado a otro Estado, siempre que el
movimiento afecte a dos Estados por lo menos.

Por "eliminación" se entiende cualquiera de las operaciones especificadas en el Anexo IV del


Convenio

Por "lugar o instalación aprobado" se entiende un lugar o una instalación de eliminación de


desechos peligrosos o de otros desechos que haya recibido una autorización o un permiso de
explotación de una autoridad competente del Estado en que esté situada la instalación.

Por "manejo ambientalmente racional de los desechos peligrosos o de otros desechos"


se entiende, la adopción de todas las medidas posibles para garantizar que los desechos
peligrosos y otros desechos se manejen de manera que queden protegidos el ambiente y la
salud humana, contra los efectos nocivos que pueden derivarse de tales desechos.

Por "Estados interesados" se entienden las Partes que sean Estados de exportación o
Estados de importación y los Estados de tránsito, sean o no Partes.

Por "transportista" se entiende toda persona que ejecute el transporte de desechos


peligrosos o de otros desechos.

Por "generador" se entiende toda persona cuya actividad produzca desechos peligrosos u
otros desechos que sean objeto de un movimiento transfronterizo o, si esa persona es
desconocida, la persona que esté en posesión de esos desechos y/o los controle.
Por "eliminador" se entiende toda persona a la que se expidan desechos peligrosos u otros
desechos y que ejecute la eliminación de tales desechos.
Una vez vistas estas definiciones veamos las que abarcan algunas normas argentinas. Cabe
acotar que muchos de los comentarios que se hacen están dirigidos hacia la mejora de la
normativa. Si bien normalmente no adhiero a la frase popular que dice "el que hace se
equivoca", pues muchas veces es mejor no hacer nada, pero en el caso de las normas el
hecho de que existan representa un paso importante: De un estado cero se pasa a un
precedente y sobre este se puede trabajar para mejorar e ir superando las imperfecciones. Por
lo tanto los comentarios están apuntando hacia una crítica constructiva de las definiciones.
Aclarado este punto pasemos a analizar brevemente algunas definiciones y sus alcances.

RESIDUO: Cualquier material o energía generada en los procesos de extracción,


transformación, producción, consumo, utilización, control o tratamiento cuya calidad no permita
utilizarlo nuevamente (Fuente: Proyecto de Código Ambiental de la República Argentina,
Glosario. Trámite Parlamentario Nº 1/92).
Nótese que se refiere a material generado por determinadas acciones pero no hace mención al
material que se trató originalmente, es decir, es incompleto en este aspecto ya que no abarca a
los residuos que sean pasibles de un tratamiento y por lo tanto dejan de ser residuo y se
transforman en una materia prima.

RESIDUOS SÓLIDOS: Son aquellas materias generadas en las actividades de producción y


consumo que no han alcanzado en el contexto en que son producidos ningún valor económico.
La falta de valor económico puede ser debida a la imposibilidad de ser reutilizados por no
existir una adecuada tecnología de recuperación, o también por no ser posible la
comercialización de los productos recuperados. La descarga de los residuos sólidos puede
originar riesgos potenciales para el hombre y el ambiente: Contaminación de las aguas
superficiales y subterráneas, del suelo y de la atmósfera; deterioro del paisaje; proliferación de
roedores, insectos, etc. El tratamiento de los residuos sólidos puede consistir en el vertido
sobre el terreno, el agua o su incineración, o también contemplar el aprovechamiento
energético o de las materias contenidas en los mismos (reciclado).
Aquí vemos que la definición ya no sólo se fundamenta en aspectos fisicoquímicos sino que
comprende el aspecto económico, lo cual transforma a la definición llevándola a ampliar su
marco de aplicación. Algo corrosivo es siempre corrosivo, pero algo sin valor económico
depende del contexto. Como ejemplo evaluamos ¿Cuál es el valor económico de la arena en
Arabia Saudita? ¿Cuál es el valor económico del agua en el mismo lugar? La arena como
material de construcción en países sin este recurso debe tener un valor elevado como el agua
en Arabia Saudita.

RESIDUO RADIACTIVO: Material radiactivo de vida media larga no utilizable como


combustible nuclear, que se obtiene como desecho final de combustible "utilizado" (quemado)
en los reactores nucleares. Aquí se discute respecto a tecnologías. Cuando se descubre una
tecnología que permite reutilizar un residuo, este deja de serlo.

RESIDUOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS: Es aquel desecho de composición y/o


características no totalmente conocidas pero que, por su origen, se presume peligroso.
Aquí tenemos nuevamente un caso discutible acerca de qué cosa es peligrosa y está en íntima
relación con la toxicología. Todo es peligroso y/o contaminante, se trata de una cuestión de
concentración.

RESIDUOS INCOMPATIBLES: A los efectos de la Ley de Residuos Peligrosos a la Argentina,


la Ley 24.051, son aquellos residuos peligrosos inadecuados para ser mezclados con otros
residuos o materiales, en los que dicha mezcla genere o pueda generar calor o presión, fuego
o explosión, reacciones violentas, polvos, nieblas, vapores, emanaciones o gases, y/o vapores
tóxicos o gases inflamables. (Fuente: Ley 24051 de Residuos Peligrosos, extracto del Artículo
29º). Aquí vemos, a modo de ejemplo, que si se mezclan dos residuos peligrosos (ya estamos
partiendo de que son "residuos peligrosos" los elementos que se mezclan, y que puedan
generar calor o presión, etc., se los llama residuos incompatibles. En realidad se debiera decir
"incompatibles entre si".

RESIDUOS PATOGÉNICOS: A los efectos de la Ley 24.051 de residuos peligrosos se


consideran residuos patogénicos los siguientes:
 Residuos provenientes de cultivos de laboratorios;
 Restos de sangre y de sus derivados;
 Residuos orgánicos provenientes del quirófano;
 Restos de animales producto de las investigación médica;
 Algodones, gasas, vendas usadas, ampollas, jeringas, objetos cortantes o punzantes,
materiales descartables, elementos impregnados con sangre u otras sustancias
putrescibles que no se esterilizan;
 Agentes quimioterapéuticos.

(Fuente: Ley 24.051 de residuos peligrosos, extracto del Artículo 19º). La citada ley considera a
los residuos patogénicos como residuos peligrosos.
Idénticos comentarios se hacen en referencia a estos residuos, ya que si hay "...u otras
sustancias putrescibles que no se esterilizan...", también caerían dentro de esta clasificación
los restos de comida. Se han hecho avances respecto a esto y se han acotado más los
alcances de esta definición.

RESIDUOS PELIGROSOS: Se denomina residuo peligroso a todo material que resulte objeto
de desecho o abandono y pueda perjudicar en forma directa o indirecta, a seres vivos o
contaminar el suelo, al agua, la atmósfera o el ambiente en general; y cualquiera de los
indicados expresamente en el Anexo I de la Ley 24.051 o que posea alguna de las
características enumeradas en el Anexo II de la misma ley.
Lista de características peligrosas, según el Anexo II de la Ley 24.051:
 Explosivos;
 Líquidos inflamables;
 Sólidos inflamables;
 Sustancias o desechos susceptibles de combustión espontánea;
 Sustancias o desechos que, en contacto con el agua, emiten gases inflamables;
 Oxidantes;
 Peróxidos orgánicos;
 Tóxicos (venenos) agudos;
 Sustancias infecciosas;
 Corrosivos;
 liberación de gases tóxicos en contacto con el aire o el agua;
 Sustancias tóxicas (con efectos retardados o crónicos).

La definición resulta tan amplia que sin hacer mención a las características de los materiales,
cualquier cosa que contamine (es decir, que altere el ambiente) es residuo peligrosos.

Para el caso, tómese un ejemplo simple (ejemplo llevado al extremo): ¿Usted consideraría un
residuo peligroso a un sistema que envía al aire CO2? Según la norma, analice el caso.
¿Es el CO2 un material que resulta objeto de desecho o abandono?: Sí
¿Puede perjudicar en forma directa o indirecta, a seres vivos o contaminar el suelo, al agua, la
atmósfera o el ambiente en general? Sí
El CO2 entraría dentro de la siguiente categoría: 6.1 [H6.1] Tóxicos (venenos) agudos:
Sustancias o desechos que pueden causar la muerte o lesiones graves o daños a la salud
humana, se ingieren o inhalan o entran en contacto con la piel.

También podría gustarte