Está en la página 1de 5

Valor Agregado

El Valor agregado o valor añadido es un concepto utilizado en economía, finanzas


y contabilidad con dos significados diferentes.

Desde el punto de vista contable, la gran diferencia entre el importe de las ventas
y el de las compras, es decir, la diferencia entre los precios de mercado y costos
de producción. A nivel empresarial de análisis de coste-beneficio, significa la
diferencia entre el ingreso de una empresa y los costes de materia prima, el capital
fijo y variable. (ver Finanzas Corporativas).

En términos económicos, el valor agregado es el valor económico adicional que


adquieren los bienes y servicios al ser transformados durante el proceso
productivo. En otras palabras, el valor económico que un determinado proceso
productivo añade al que suponen las materias primas utilizadas en su producción.
El cálculo en términos de valor se usa en algunos cálculos de coste-beneficio,
eficiencia económica, productividad, etc

Impuesto único sobre inmuebles

El Impuesto Único Sobre Inmuebles, más conocido como IUSI (Decreto 15-98), es
la contribución que los guatemaltecos dueños de inmuebles proporcionan al
Estado y una de sus principales características es que la mayor parte de lo
recaudado tiene como destino las municipalidades del país, como lo veremos más
adelante.

De hecho, la mayoría de comunas ya lo recauda y administra, en tanto que para


las otras, corre a cargo de la Dirección de Catastro y Avalúo de Bienes Inmuebles
del Ministerio de Finanzas Públicas.
Según la ley, el impuesto recae sobre los inmuebles rústicos o rurales y urbanos,
incluyendo el terreno, las estructuras, construcciones e instalaciones del inmueble
y sus mejoras, así como los cultivos permanentes (los que tengan un término de
producción superior a tres años). Asimismo, el incremento o decremento
determinado por factores hidrológicos, topográficos, geográficos y ambientales, su
naturaleza urbana, suburbana o rural, población, ubicación, servicios y otros.

No se debe incluir la maquinaria o equipo y para las propiedades rústicas o


rurales, tampoco se deben incluir las viviendas, escuelas, puestos de salud,
dispensarios u otros centros de beneficio social.

Ley sobre impuesto sobre la renta


El impuesto sobre la renta es un impuesto que grava la utilidad de las personas,
empresas, u otras entidades legales. El impuesto a la renta es la columna
vertebral del sistema tributario porque liga el ahorro con la inversión, y tiene
repercusiones sobre los incentivos en los mercados laborales y los
emprendimientos.
El Impuesto Sobre la Renta también se puede conceptualizar de otras maneras,
de acuerdo a Cultura Tributaria (s.f.). La primera precisa que es la contribución,
gravamen, carga o tributo que se ha de pagar, por las tierras, frutos, mercancías,
industrias, actividades mercantiles y personales, para sostener los gastos del
estado. Éstos no pueden establecerse más que por el Organismo Legislativo. Otra
manera de explicarlo dice que es un recurso percibido por el Estado en forma
coactiva, de los sujetos pasivos obligados a ello, dentro del ámbito especial de
validez jurídico del Estado, del cual forma parte por rezones política, económica o
social, sin percibir el sujeto pasivo contraprestación directa o inmediata alguna.
Dichos recursos, agrega, serán utilizados por el Estado para cumplir con sus
obligaciones
Impuesto sobre distribución de petróleo y combustible

La distribución de petróleo y sus combustibles es hecho generador de un


gravamen, según el Decreto 38-92, que surge en el momento del despacho de
dichos productos. Las tasas del impuesto son las siguientes:

En la cadena de comercialización de combustibles el Impuesto a la Distribución de


Petróleo Crudo y Combustibles Derivados del Petróleo, no constituye costo para el
importador, ni para el transformador, ni para el distribuidor, ni para el expendedor
(gasolineras y otros), por lo que éstos no deben incluirlo en la determinación del
Impuesto al Valor Agregado, en los documentos que emitan por la venta de
combustible, ni tampoco como gasto deducible en el Impuesto Sobre la Renta.
Para el caso del consumidor final de los combustibles, el Impuesto a la
Distribución de Petróleo Crudo y Combustibles Derivados del Petróleo, sí
constituye gasto deducible del Impuesto Sobre la Renta, de acuerdo con el artículo
38 literal ll) de la ley del mencionado impuesto. Los contribuyentes deben verificar
para la correcta determinación del Impuesto a la Distribución de Petróleo Crudo y
Combustibles Derivados del Petróleo y el crédito fiscal del Impuesto al Valor
Agregado, que en la facturas, notas de débito y notas de crédito, por ventas de
combustibles, se describa la cantidad de galones, el tipo de producto y su precio,
así como indicar que el precio incluye el Impuesto a la Distribución de Petróleo
Crudo y Combustibles Derivados del Petróleo, por el tipo de producto, y que dicho
impuesto no forma parte de la base sobre la cual se calculó del Impuesto al Valor
Agregado, de conformidad con el artículo 15 del Decreto 38-92 y sus reformas, a
efecto de que los adquirientes del combustible (importador, transformador,
distribuidor, expendedor y consumidor final) identifiquen plenamente que para el
cálculo del Impuesto al Valor Agregado, se toma como base únicamente el valor
del combustible sin incluir el referido impuesto a la Distribución. Para darle
seguimiento a lo anterior, la Intendencia de Aduanas deberá rendir periódicamente
a la Intendencia de Fiscalización, los reportes que permitan el control de los
productos importados afectos por el Impuesto a la Distribución de Petróleo Crudo
y Combustibles Derivados del Petróleo, contra lo distribuido dentro del territorio
nacional.

Bienes y servicios del estado de Guatemala

Bienes del Estado es el título del Artículo 121 de la Constitución Política de


Guatemala, que indica cuáles son los bienes del Estado
de Guatemala(Constitución Política de la República de Guatemala, s.f.).
Los Bienes del Estado se encuentran detallados en el Artículo 121 de de la
Constitución Política de Guatemala. Éstos son (Constitución Política de la
República de Guatemala, s.f.):
– Los de dominio público.
– Las aguas de la zona marítima que ciñe las costas de su territorio, los lagos, ríos
navegables y sus riberas, los ríos, vertientes y arroyos que sirven de límite
internacional de la República, las caídas y nacimientos de agua de
aprovechamiento hidroeléctrico, las aguas subterráneas y otras que sean
susceptibles de regulación por la ley y las aguas no aprovechadas por particulares
en la extensión y término que fije la ley.
– Los que constituyen el patrimonio del Estado, incluyendo los del municipio y de
las entidades descentralizadas o autónomas.
– La zona marítimo terrestre, la plataforma continental y el espacio aéreo, en la
extensión y forma que determinen las leyes o los tratados internacionales
ratificados por Guatemala.
– El subsuelo, los yacimientos de hidrocarburos y los minerales, así como
cualesquiera otras substancias orgánicas o inorgánicas del subsuelo.
– Los monumentos y las reliquias arqueológicas.
– Los ingresos fiscales y municipales, así como los de carácter privativo que las
leyes asignen a las entidades descentralizadas y autónomas.