Está en la página 1de 19

Diplomatura en Pedagogía y Educación Social.

Modulo: Grupos y Equipos de Trabajo

Guía de preguntas para el módulo de Grupos y Equipos de Trabajo.


1. Realizar una síntesis de las distintas concepciones de grupos que se presentan en
el capítulo 1, punto 1 (1.1)
Kurt Lewin (1944): “ No es una simple colección o sumatoria de individuos, sino que
es una unidad que se manifiesta como un todo, y este todo (grupo) es más que la suma
de sus partes (integrantes); el grupo se caracteriza por la interdependencia de sus
miembros y es considerado un medio para la consecución de objetivos”.
Natalio Kisnerman (1972): “conjunto de personas que interactúan con referencia a un
objeto determinado”.
Jean Paul Sartre (1978) “es movimiento, lucha contra lo inerte, totalización siempre en
curso, nunca acabada, es siempre acto por devenir”.
Enrique Pichon Rivière (1977), “un grupo es un conjunto restringido de personas que,
ligadas por constantes espacio temporales y articulado en su mutua representación
interna, se propone en forma implícita y explícita una tarea que conforma su finalidad,
interactuando a través de complejos mecanismos de asunción y adjudicación de roles”.
Ana María Fernández (1985) propone tres momentos epistémicos no cronológicos ni
lineales.
-Primer momento: se organiza a partir de pensar al grupo como un todo.
-Segundo momento: epistémico está marcado por los aportes de la teoría
psicoanalítica, tanto en el plano teórico como en el diseño y difusión de dispositivos
grupales en el área de la clínica psicoterapéutica.
-Tercer momento: se perfila en el campo grupal, en la búsqueda de su legitimidad.
2. Definir psicología social.
La psicología social es una rama de la psicología que estudia la conducta y el
funcionamiento mental de un individuo como consecuencia de su entorno social. La
psicología social estudia la manera en cómo piensa, siente y actúa el ser humano
influido por la presencia o ausencia de otras personas en su medio ambiente.
Según el psicólogo y psicoanalista Enrique Pichon Riviere, la psicología social se
caracteriza por ser una inter-ciencia operativa e instrumental que se encarga del
estudio de las interacciones orientada hacia un cambio social planeado.
En consecuencia de lo anterior, podemos observar que la psicología social estudia a la
persona en sus 3 dimensiones: el individuo como tal y sus posibilidades de
sociabilización, la persona en sus diferentes formas de sociabilidad y el ser humano en
relación a situaciones concretas.
3. ¿Cuál es la concepción de sujeto según Pichón Rivière y Antonio Gramsci?

 Pichón Rivière (1973): “Nada hay en él que no sea la resultante de la


interrelación entre individuos, grupos y clases: El sujeto es un ser de
necesidades que se resuelven con los otros en relaciones que lo determinan.
Por tanto, no solo es un sujeto relacionado, sino que es un sujeto producido, y a
su vez productor, capaz de transformar y construir. Es decir, la necesidad
aparece como fundamento motivacional de toda experiencia de contacto con el
mundo exterior, de todo aprendizaje, de todo vínculo; siendo a su vez esta
experiencia la base y el fundamento de la subjetividad”.

 Antonio Gramsci (1970) sostiene que “el hombre en general, la naturaleza


humana, es una abstracción. El hombre no es un punto de partida, no hay
esencia de lo humano, el hombre es un punto de llegada en permanente
construcción, diferente en cada momento histórico, en cada formación con-
creta. El hombre se construye entonces, en la relación dialéctica con el mundo,
relación cuyo motor es la necesidad.”
4. ¿Cuáles son los tipos de roles que pueden existir dentro del grupo? Describir cada
uno.
Existen cuatro roles básicos, a saber: portavoz, chivo emisario, líder y saboteador.

 Portavoz: es el individuo que enuncia algo que pasa en el grupo.


 Chivo Emisario: es el individuo depositario de aspectos negativos.
 Líder: Es el individuo que transmite aspectos positivos de la tarea.
 Saboteador: Es aquel integrante que se encarga de sabotear toda propuesta de
modificación de la realidad grupal.
5. ¿Cuáles son las condiciones necesarias para que se origine un grupo?
Un grupo se organiza cuando existe una necesidad común cuya satisfacción depende
de otros; es decir, los recursos para satisfacer dicha necesidad no están disponibles o la
satisfacción de esta necesidad no depende de una decisión personal o será más
efectiva si la ejecución se realiza junto a otros.
Todo conjunto de personas que se reúnen en un lugar y horario determinado es un
grupo. Para serlo es necesario que se den ciertas condiciones:

 Compartir objetivos, valores, ideas y proyectos.


 Experimentar un sentido de pertenencia; considerarse y ser considerado como
parte del grupo. En el lenguaje, un indicador de pertenencia es la utilización de
la primera persona del plural en expresiones como “nosotros decidimos juntar
fondos para…”
 Ponerse de acuerdo para resolver conflictos y realizar acciones.
 Asumir responsabilidades y cumplirlas como forma de lograr objetivos
propuestos.
6. ¿Qué es el grupo operativo?
“El grupo operativo trabaja centrado en la tarea. Es decir el vínculo fundamental,
establecido o a establecer, es la relación entre un grupo y sus miembros con una tarea
determinada, dejando un poco de lado los problemas personales del grupo, centrado
en el individuo y los problemas totales, que están incluidos también como suma de las
partes” (Pichon Rivière, 1984).
7. ¿Cuáles son las fuerzas que actúan dentro de un grupo? Describir cada una de
ellas.
FUERZAS QUE ACTUAN EN EL GRUPO PARA LA EFECTIVIDAD DE LA TAREA

 Afiliación y pertenencia: Grado de identificación que los integrantes del grupo


tienen entre sí y con la tarea.
 Cooperación: Operar en conjunto, ayudarse mutuamente, desarrollar roles
diferenciados y complementarios.
 Pertinencia: Capacidad del grupo para situarse en direccionalidad al objetivo y
no perder de vista la tarea.
 Comunicación: proceso por el cual dos personas o más se influencian
mutuamente
 Aprendizaje: Produce un salto cualitativo, una integración de los fragmentos del
conocimiento que cada persona aporta desde su verticalidad.
 Telé: se refiere a un monto de afectividad que puede ser tanto positiva
(empatía) como negativa (agresividad o rechazo). Por ejemplo: cuando
interviene en el grupo un participante que no conozco, su intervención me
molesta, no me cae bien, siento rechazo, prefiero no escucharlo, o cuando
interviene busco interrumpirlo (estas reacciones no puedo explicarlas).
El coordinador debe reflexionar sobre la relación en tre los integrantes (roles) y la
tarea. En este aspecto, los roles se identifican en relación a las funciones de facilitación
y coordinación de las actividades para la solución de problemas del grupo (tarea). Cada
miembro puede desempeñar más de un rol en cualquier intervención o gran cantidad
de roles en intervenciones sucesivas.
8. ¿Cómo define Marta Souto al proceso grupal?
Marta Souto (1993) define el proceso grupal como el transcurso de historicidad
evolutiva de un grupo, que nace en el encuentro de personas (primera reunión) y está
atravesada por coordenadas de tiempo (historia) y de espacio (última reunión), en
donde, durante la construcción del desarrollo individual, adquieren especificidad y
singularidad: “Es el desarrollo y evolución desde un momento inicial (encuentro) hasta
el momento final (cierre). En donde aparecen momentos sucesivos con características
dinámicas diversas y fenómenos posibles de ser percibidos, sentidos y conocidos tanto
desde el interior (sus miembros) como desde el exterior.”
9. Según Pichón Rivière ¿Qué son los procesos de aprendizajes?
Los procesos de aprendizaje, para Pichon Rivière (1978) son procesos psicológicos y
fenómenos sociales, por lo tanto se convertirán en objeto de una investigación
sistemática, con una metodología destinada a trabajar sobre los obstáculos que
emergen en la relación del sujeto cognoscente y el objeto de conocimiento. Es decir
que el aprendizaje surge de una acción, la de transformar el contexto, provocando con
ello que nos transformemos nosotros.
El aprendizaje es producto de una larga práctica entre el sujeto y la realidad, como
consecuencia de la relación dialéctica existente entre ambos. La educación es un
proceso. Por lo tanto, la práctica educativa es el gran elemento educador.
10. Reflexionar sobre la frase: “formarse en un grupo implica un aprender a
aprender”.
Si consideramos que aquel educador que logra apropiarse del objeto de conocimiento,
en este caso, noción y estrategia de trabajo en grupo, se apodera de esas herramientas
de trabajo y opera en la realidad con ellas, se vale de ellas para la realización de su
tarea. Su conocimiento no es enunciativo; sino que es operativo y factible de provocar
transformaciones en el propio educador, en los otros (educandos) y en la realidad
(contexto inmediato). Hoy somos el punto de llegada de una trayectoria de
aprendizajes. En esta trayectoria hemos ido desarrollando habilidades, incorporando
información, hemos dado saltos cualitativos, hemos aprendido a aprender. ¿Qué quiere
decir? Que a través de una multiplicidad de experiencias que tenemos a lo largo de
nuestra vida, hemos ido construyendo un modelo, una matriz de aprendizaje.
11. Pensando en el aprendizaje:
a. ¿Cómo define Ana Quiroga la matriz de aprendizaje?
Ana Quiroga (1980: 35) define matriz de aprendizaje como “matriz o modelo interno de
aprendizaje a la modalidad con la que cada sujeto organiza y significa el universo de su
experiencia, su universo de conocimiento. Esta matriz o modelo es una estructura
interna, compleja y contradictoria y se sustenta en una infraestructura biológica. Está
socialmente determinada e incluye no solo aspectos conceptuales sino también
afectivos, emocionales y esquemas de acción Este modelo construido en nuestra
trayectoria de aprendizajes, sintetiza y contiene en cada aquí y ahora nuestras
potencialidades y nuestros obstáculos. Estas matrices no constituyen una estructura
cerrada sino una gestalt-gestaltung, una estructura en movimiento, susceptible de
modificación salvo casos de extrema patología.”
b. ¿Cuáles son los obstáculos en el proceso de aprendizaje?
Los obstáculos en los procesos de aprendizaje surgen cuando se moviliza la vivencia de
“con-fusión”, cuando no hay discriminación entre yo y no-yo, entre sujeto y objeto,
cuando no hay posibilidad de objetivar, de pensar.
Los obstáculos pueden ser:

 Epistemológico: referido a la naturaleza del objeto de conocimiento.


 Epistemofílico: cuando se toma una distancia frente al objeto de conocimiento.
Está ligado más a lo afectivo.
c. ¿Qué son los aprendizajes explícitos y cuáles los implícitos?
Los aprendizajes explícitos se relacionan con la forma de abordaje del objeto de
conocimiento. Dejan una huella mnémica4 recordemos que solo podemos decir que
hemos aprendido cuando esta experiencia pasa a formar parte de nuestro mundo
interno.
Los aprendizajes implícitos se vinculan con nuestras sensaciones, emociones, y
percepciones en el proceso de aprendizaje. Son la base de la conformación de modelos
internos (de las matrices de aprendizaje); es decir, la forma de relación del sujeto con el
mundo, con la realidad.
12. ¿Cómo surge la dinámica de los grupos?
El fundador de las dinámicas de grupo fue Kurt Lewin. Es en 1944 cuando da el nombre
de dinámica de grupos para caracterizar a los pequeños grupos en la vida y la dinámica
que en ellos se desarrolla.
La investigación en el campo de la psicología, le llevó a plantear distintas hipótesis, a
aportar instrumentos de investigación y técnicas de aprendizaje. Debido a la muerte en
1947 de Lewin no pudo seguir investigando.
La dinámica de grupos ha avanzado en forma de observación, análisis y universalización
de la vida de pequeños grupos son científicamente estudiados.
El grupo se convirtió en objeto de análisis, ante los datos de su actitud y
comportamiento.
El trabajo de Lewin fue continuado por Cartwright.
13. ¿A qué hace referencia la dinámica interna de los grupos?
L a Dinámica Interna de los grupos está constituida por las fuerzas internas del grupo,
actuales o potenciales que están afectando o pueden afectar al grupo y sus funciones.
La dinámica surge de considerar al grupo como un todo y por lo tanto no es propiedad
de los integrantes.
14. Describir los siguientes indicadores: tamaño del grupo, atmósfera grupal,
comunicación grupal, participación y motivación.
Tamaño del grupo: es importante tener en cuenta la cantidad de integrantes de un
grupo ya que va a influir decididamente en el comportamiento de este, en sus logros,
su actividad interna, sus métodos de trabajo, etc. Así, será más factible que la
interacción y vínculos sean más cercanos en grupos pequeños que cuanto mayor sea el
número de miembros. Esto se produce porque las oportunidades de comunicación de
un sujeto con cada uno de los componentes del grupo se ven reducida por su cantidad.
Atmósfera grupal: Se refiere al estado de ánimo y los sentimientos de un grupo, que
varían según sus interacciones. Si la atmosfera del grupo es positiva, habrá mayor
rendimiento y satisfacción por las tareas realizadas.
Cuando los individuos se encuentran y trabajan juntos, ya no se comportan solo como
unidades individuales, sino que responden como todo un colectivo a la atmosfera
grupal prevaleciente.

Atmosfera Democrática y Permisiva:

Es donde hay una activa participación, tanto de los conductores como de los
integrantes del grupo. La conducción es compartida por todos. Los individuos se
esfuerzan por conocer y desempeñar los papeles necesarios para la producción
grupal.

Atmosfera de Temor o Sospecha:

Es aquella donde se teme a ser rechazado, de que se burlen o sean puestos en


ridículo. Puede haber un sentimiento de sospecha en el sentido que la gente confié
entre sí, de sus motivos, o de su buena voluntad para decir lo que realmente piensa.

Atmosfera Agresiva:

Es aquella donde todos los integrantes del grupo están reñidos entre sí

Atmosfera Apática:

Es aquella donde no existe una vida o vitalidad, todos esperan que alguien diga o
haga algo.

Comunicación grupal: La comunicación grupal se refiere al proceso interactivo que


ocurre entre un grupo de tres o más personas que intercambian mensajes. Su intención
es alcanzar las metas definidas en común por el grupo, sea de forma personal, (cara a
cara) o intervenida por otro(s).Es un elemento indispensable en las relaciones sociales,
las cuales son base fundamental para la existencia de familias, empresas, y gobiernos.
Puesto que existe gran variedad de factores que influyen en la formación de grupos, se
han diseñado diferentes técnicas para perfeccionar la acción de los grupos y para
facilitar la consecución de sus objetivos.
La red de comunicación es el conjunto de los canales de comunicación que existen en
el grupo, es decir, el conjunto de posibilidades materiales de comunicarnos en un
grupo. Los esquemas se diferencian por el recorrido que realiza el mensaje antes de ser
recibido por el receptor. Pueden ser:
Red lineal, o en cadena: A debe obligatoriamente pasar por B, después por C,
después por D, para comunicarse con E, de manera que no se cierra el círculo de la
comunicación. Este esquema facilita la tergiversación de la información y producción
del rumor, se graficaría:

A B C D
Red radial: una persona centraliza la información pero
entre los miembros del grupo no hay comunicación. Este
esquema permite la productividad grupal pero no la
satisfacción de los miembros.

Red circular: la emisión y recepción de


mensajes es solo con el que está a su lado. Es
poco productivo pero hay gratificación
personal.

Red en letra Y: Todos los miembros se comunican entre sí


pero hay dos posiciones centralizadas que tienen más
posibilidades de emitir y recibir que el resto del grupo.

Red de circuitos múltiples: Todos tienen la


posibilidad de comunicarse con todos.

En todo grupo, hay factores que favorecen u obstaculizan la comunicación. Los factores
que tenemos que tener en cuenta para favorecer la comunicación en un grupo son:

 Escucha activa: es importante en la comunicación grupal mantener una escucha


activa. Esta consiste en estar atento a lo que se percibe tanto de forma oral
como no verbal (posturas, gestos, tics, etc.), a lo que se dice y a lo que se
silencia. Captar, valorar y dar receptividad a la información para poder
interpretarla.
 Escucha eficaz: Para que la escucha sea eficaz no solo hace falta desear
comunicarse con los otros, sino sostener una actitud corporal que dé cuenta de
ello a través del contacto visual, la atención, el asentimiento.
 Habilidades básicas para la comunicación grupal: respetar el orden de la
palabra, escuchar al otro, estar dispuestos a cambiar de posición, poder pensar
junto a otros, poder descentrarnos de nuestros intereses personales y trabajar
con los grupales, observar a nuestro interlocutor para captar los gestos,
capacidad de síntesis, optar por no interrumpir, ser comprensivo, escuchar.
 Mostrar empatía: ponernos en lugar del otro, no significa estar de acuerdo, solo
entender lo que a la otra persona le pasa y hacérselo saber.
 Saber preguntar: las preguntas pueden ayudar a avanzar, sintetizar, destrabar
una situación comunicacional u obstaculizar la misma. Para saber preguntar hay
que hacer preguntas cortas, claras y directas, una sola pregunta cada vez,
esperar la respuesta, no responder las propias preguntas.
Y los factores a los que tenemos que prestar atención para que no obstaculicen la
comunicación grupal son:

 Factores de estructura y organización: son los factores ambientales, ruidos,


dificultades acústicas, disposición u obstáculos ambientales (columnas,
paredes, carteles) que les impide a los integrantes el contacto visual o
comunicarse.
 Factores personales: la ausencia de las habilidades comunicacionales grupales,
las experiencias anteriores de los integrantes, las emociones, valores, las
representaciones y significaciones que tengan los integrantes sobre el tema que
se trata.
 Factores grupales: son los obstáculos propios de la dinámica y del proceso
grupal, del manejo del poder y diferentes estrategias de resolución de conflictos
que existan al interior de cada grupo.
Participación:
Etimológicamente, participar significa formar parte de algo. Una de las fuerzas internas
más importantes en la dinámica grupal es la participación de los miembros en la vida y
el proceso del grupo.
Tiene que ver con una posición activa “de hacer”, de ser protagonista.
Se reconocen diferentes grados de participación, así, hablamos de:
• Participación real o efectiva: es la posibilidad de incidir en el proceso de toma de
decisiones.
• Participación simbólica o pseudoparticipación: es el “como si” de la participación, las
personas involucradas realizan acciones para objetivos que otros deciden. Algunos
autores califican a esta modalidad como mano de obra barata.
En la vasta producción teórica de E. Ander Egg (1993) se han establecido distintos
“niveles” de participación, a modo de escala, conforme intensidades y también,
conforme orientación sociopolítica:
• La participación como oferta/invitación: Es el grado o nivel más bajo de
participación. En sentido estricto, podría hablarse de una forma de
pseudoparticipación, ya que lo que se pretende es que las personas tomen
parte en decisiones ya tomadas “desde arriba” que se ofrecen a los que
están “abajo”.
• La participación como consulta. En este caso, los responsables de diseñar y
ejecutar un programa, por ejemplo, consultan solicitando sugerencias o
alentando a la gente a expresar sus puntos de vista sobre lo que se va hacer
o se está haciendo. La cuestión es qué se hace y cómo el producto de esa
consulta modifica o no las decisiones.
• Otra forma es la llamada participación por delegación, que puede darse en
el interior de una organización. Se delegan facultades de decisión, o bien
responsabilidades para que las personas involucradas, en ciertos ámbitos o
actividades puedan tomar decisiones autónomamente. Esta modalidad
también se instrumenta cuando se tiene la posibilidad de integrar un órgano
de decisión mediante la elección o el nombramiento de representantes.
• La participación como influencia / recomendación se expresa a través de la
posibilidad y capacidad de influir mediante propuestas acerca de lo que
conviene hacer o presionando sobre los que, en última instancia, tienen el
poder de decisión.
• Otro nivel de participación es el de control de gestión. Esto es importante
porque hace a la consideración de los bienes como públicos y por ello al
dominio colectivo sobre ellos. Fundamentalmente, es utilizado en las
decisiones públicas para transparentarlas. No obstante, a menudo ha sido
usado solo como estrategia de legitimación de decisiones ajenas al ámbito
que controla favoreciendo aún más la reproducción de mecanismos o
resultados distributivos no incluyentes del conjunto -o sea, contrario a sus
fines.
• Un mayor grado de participación es la cogestión, estableciendo mecanismos
de co-decisión, por los cuales la participación se transforma en algo
institucionalizado y compartido.
• Por último, la participación como autogestión. En este nivel cada uno
interviene indirectamente en la toma de decisiones conforme a las líneas
generales establecidas conjuntamente por todas las personas involucradas.
Implica también el control operacional de todo cuanto se realiza. Se trata de
protagonizar los procesos y gestionar según las propias normas, siempre
que ello no afecte los legítimos intereses del conjunto de la sociedad.
Motivación:
Etimológicamente, motivación proviene de la palabra motivo que nos remite a la
palabra mover.
Así, el motivo es relativo al movimiento que causa o provoca la acción, pero no es la
acción en sí.
La enciclopedia Encarta (2004) define motivación como la causa del comportamiento
de un organismo, o razón por la que un organismo lleva a cabo una actividad
determinada.
El concepto de motivación aplicado a las ciencias sociales surge y se fortalece en las
teorías conductistas, arraigadas en el positivismo y con profunda influencia de la física,
que consideran que las conductas son una respuesta a un estímulo determina- do. El
estímulo provoca en el sujeto un estado de tensión y por la tanto la necesidad de
recuperar su estado de equilibro. De este modo la conducta sería considerada como
una reacción para recuperar un estado anterior.
El esquema básico es:
E R
Siguiendo esta línea teórica, el psicólogo estadounidense Abraham Maslow (1943)
diseñó una jerarquía motivacional en seis niveles que explicarían la determinación del
comportamiento humano, según el orden de sus necesidades: (1) fisiológicas, (2) de
seguridad, (3) amor y sentimientos de pertenencia, (4) prestigio, competencia y estima
sociales, (5) autorrealización, y (6) curiosidad y necesidad de comprender el mundo
circundante.
Como vemos, la motivación se refiere a las causas del comportamiento. Se habla de
motivos, móviles, tendencias, necesidades, fuerzas y energías capaces de poner en
marcha una conducta determinada o de modificar el esquema de comportamiento
presente. En los seres humanos, la motivación engloba tanto los impulsos conscientes
como los inconscientes.
Desde su nacimiento, la primera contradicción que se le presenta al sujeto es la de
"necesidad-satisfacción". Para resolverla, deberá salir de sí mismo y buscar
satisfactores en el mundo exterior. Así, la madre será la primera que satisface la
necesidad del bebé al brindarle alimento. En busca de gratificaciones, el sujeto
despliega acciones materiales y simbólicas que constituyen su conducta, que le
permiten transformar el contexto y transformarse a sí mismo en un hacer-haciendo.
Decíamos que es la necesidad lo que lleva al sujeto a la acción y al encuentro con los
otros para la búsqueda de su satisfacción; esto permite la percepción recíproca de los
otros, el desarrollo del juego comunicacional, es decir, la interacción posibilitada por el
vínculo, donde hay un reconocimiento del otro, diferenciado y al mismo tiempo
relacionado con el sujeto. El grupo, particularmente, se estructura sobre la base de
necesidades, objetivos y tarea que constituye un principio organizador. El análisis de
estos organizadores pretende dar cuenta de algo de lo esencial del grupo. Dijimos que
la necesidad es el motor de la acción del sujeto. El objetivo es definido desde la
necesidad, significaría su satisfacción, es lo que se carece y hacia lo que se tiende. La
tarea es la transformación de la carencia en aquello que lo satisface. Es la marcha hacia
los objetivos. Es un hacer y un hacerse dialéctico hacia una finalidad. Implica la
transformación de una realidad externa e interna, gestar nuevas formas de vinculación
y pensamiento. Su realización exige que los integrantes reconozcan necesidades y
objetivos comunes; de esto depende la productividad grupal.
La aceptación de este principio organizador tiene sus implicancias metodológicas: la
técnica de centrar la interacción en la tarea potencializando la acción grupal.
15. ¿A qué hace referencia la dinámica externa del grupo?
Todo grupo es social; es decir, surge como expresión de prácticas sociales y para dar
respuestas a necesidades personales y de la comunidad, por lo que el grupo es y está
en un medio social.
Aun si manejáramos expertamente la dinámica interna de los grupos, no podríamos
entender el pro- ceso grupal sin considerar cómo es el juego con la dinámica externa.
La dinámica interna y externa no se refieren a fenómenos intrínsecos y extrínsecos al
grupo, pues lo externo al grupo está presente siendo parte de cada uno de los
indicadores grupales. Con fines didácticos y de análisis consideraremos dos aspectos:
las relaciones generales y las relaciones intergrupales.
Para analizar las relaciones generales, tendremos en cuenta:
• El medio social y geográfico en el que está inserto un grupo: ¿Es un medio
rural o urbano? ¿Qué actividad económica se desarrolla en la zona? ¿Son
propietarios de la tierra y de los medios de producción? ¿Son obreros? Las
respuestas a estas preguntas nos permiten inferir diferentes configuraciones
grupales.
• La cultura local, entendiéndose como conjunto de valores, creencias y
comportamientos esperables de una comunidad. El grupo responderá a la
comunidad de donde surge.
• Si pertenece a una institución que le da un marco referencial. Por ejemplo,
los grupos religiosos, militares, escolares, etc., tendrán el espíritu de la
organización marco.
• La variable sociohistórica: la relación histórica entre hombres, naturaleza y
sociedad.
Para analizar las relaciones intergrupales, consideraremos las relaciones entre grupos
de una comunidad que se da a partir de compartir objetivos, intereses o características
semejantes. Esta situación permite la colaboración y la interacción para alcanzar metas
en beneficio de la comunidad o para desarrollar cierta actividad común a los grupos.
Pero también la competencia entre los grupos influye en el comportamiento de cada
grupo, pues provoca una reacción en ellos. Los grupos con fines y tareas diferentes
pueden complementarse en la labor social que desempeñan. De esta manera, las
relaciones apuntadas establecen un tipo de dinámica externa que incide en la dinámica
general de todo grupo.
Tener en cuenta, al momento de analizar un proceso grupal, la dinámica interna y
externa, nos posibilita una mayor comprensión de este complejo proceso y nos brinda
elementos para reflexionar sobre nuestras intervenciones en las diferentes situaciones
que puedan presentarse.
16. En cuanto a la “reunión grupal”, ¿Cuáles son sus momentos?
La instancia de reunirnos con los compañeros de grupo es donde se materializa el
proceso grupal, por esto vamos a dedicarle este apartado donde incluiremos algunas
recomendaciones útiles para nuestro trabajo cotidiano.
El espacio de reunión con otros es un espacio de comunicación y participación. La
reunión no siempre es espontánea; en general, hay una persona o grupo que convoca y
tiene a su cargo la preparación de la misma. A la hora de convocar a una reunión grupal
es importante tener en cuenta lo siguiente:
• Hacer las invitaciones, llamados o mensajes de correo electrónico para la
convocatoria con tiempo suficiente.
• Ser claros, precisos y detallados en la fecha, hora y lugar de la reunión.
• Establecer el objetivo de reunión lo más claramente posible, de modo que
nuestros convocados puedan decidir si les interesa asistir o no.
• Verificar que la información haya llegado a los destinatarios.
Y en el momento de preparar la reunión, estos son los aspectos que recomendamos
considerar:
• El objetivo de la reunión. Para qué nos reunimos. Qué queremos de esta
reunión.
• El orden del día. Qué temas vamos a tratar. Los temas deben estar en
concordancia con los objetivos.
• Cuándo y dónde será la reunión. Horario de inicio y finalización. Espacio
físico.
• Quiénes serán invitados. Debe estar relacionado con los objetivos.
• Metodología de trabajo. ¿Cómo se desarrollará la reunión? Ver elementos
necesarios y si el espacio físico es adecuado para lo que se está pensando.
Momentos:
Cada reunión, cualquiera sea su objetivo, tema e integrantes, tendrá un momento de
apertura, un desarrollo y un cierre. A continuación presentamos los aspectos a tener
en cuenta en cada uno de ellos y los indicadores que el coordinador deberá poder
identificar para que no obstaculicen el desarrollo de la reunión.
Apertura
Aspectos a tener en cuenta:
• Lograr empatía en el grupo
• Hacer un diagnóstico de situación: ¿cómo están los integrantes hoy? ¿Hay
algo que debemos saber antes de empezar?
• Encuadre grupal
• Resumen de la reunión anterior
Indicadores:
• Ansiedad: cuchicheos, hipo y/o hiperactividad, ri- sas inmotivadas
• Tensión ambiental
• Traer temas secundarios, hablar de bueyes perdidos
• Imposibilidades de centrarse en la tarea
Desarrollo
Aspectos a tener en cuenta:
• Plantear objetivos y temas a tratar
• Dar lugar a que se planteen más temas
• Estimular al grupo para que se cumplan objetivos
• Concretizar
Indicadores:
• Comunicación. Contenido y relación
• Participación
• Posibilidad de centrarse en la tarea
• Tensión grupal
Cierre
Aspectos a tener en cuenta:
• Verificar que todos tengan la misma información
• Que los acuerdos queden claros
• Datos de nueva convocatoria y objetivos
Indicadores:
• Atención a indicadores corporales.
• Disminución de la tensión ambiental y grupal.
Al terminar la reunión, es importante hacer una síntesis de lo trabajado con los
siguientes puntos:
• Definir claramente las tareas a realizar y quiénes serán los responsables,
procurando que participen la mayor parte de los integrantes y que no se
acapare en algunos pocos. Esto ayuda a crear sentimiento de pertenencia.
• Hacer un resumen de los acuerdos logrados de manera que a todos les
quede claro la información.
• Acordar fecha, hora y lugar de la próxima reunión.
• Procurar que el cierre sea siempre agradable de manera que esta sensación
de bienestar motive a volver a las reuniones.
17. ¿Cuál es la diferencia entre grupo y equipo de trabajo?
La distinción entre grupo y equipo no es fácil de precisar, se puede decir que todo
equipo es un grupo, pero no todo grupo es un equipo.

Un equipo de trabajo es un grupo pequeño de sujetos que mantienen un contacto


permanente y realizan una acción coordinada. Los grupos pueden convertirse en
equipos siempre que todos los miembros trabajen en la consecución de un objetivo
común, es decir, siempre que los integrantes del grupo aúnen sus esfuerzos y
habilidades hacia la consecución de unos objetivos compartidos y no actúen como
individuos aislados.

El equipo de trabajo genera una sinergia positiva por medio de un esfuerzo coordinado.
Sus esfuerzos individuales dan como resultado un nivel de desempeño mayor que la
suma total de las contribuciones individuales. En los anteriores cuadros se presentan
las diferencias entre los grupos y los equipos de trabajo (Robbins, 1996).
Para obtener la meta, los grupos tan sólo comparten información mientras que los
equipos la procesan conjuntamente; la sinergia en los equipos es positiva mientras que
en los grupos es, en el mejor de los casos, neutra; la responsabilidad en los miembros
del equipo es al mismo tiempo individual y colectiva mientras que en los grupos es tan
sólo individual; finalmente, las habilidades de los miembros del equipo son
complementarias mientras que en los grupos son aleatorias.
El equipo responde de los resultados obtenidos pero goza de libertad para organizarse
como considere más conveniente. Dentro de ciertos márgenes el equipo tomará sus
propias decisiones sin tener que estar permanentemente solicitando autorización a los
estamentos superiores.
18. ¿Qué son las estrategias y técnicas grupales?: desarrollar la clasificación y sus
errores más comunes.
La Real Academia Española (2001) define técnica como: “Conjunto de procedimientos y
recursos de que se sirve una ciencia o un arte”. “Pericia o habilidad para usar de esos
procedimientos y recursos”. “Habilidad para ejecutar cualquier cosa, o para conseguir
algo”.
Las técnicas son un medio, nunca un fin en sí mismas: no todas las técnicas sirven para
todos los objetivos y no todas las técnicas pueden usarse en todas partes. Las técnicas
son herramientas dentro de un proceso que ayude a fortalecer la organización y
concientización, no son herramientas aisladas, aplicables mecánicamente a cualquier
circunstancia, contexto o grupo, pues se corre el riesgo de caer en un uso simplista,
generar conflictos y tensiones grupales y no lograr los objetivos esperados.
El uso de técnicas grupales nos permite alcanzar tanto los fines relacionados con la
productividad como aquellos relacionados con el aprendizaje y con la formación y
mantenimiento del grupo.
A través de las técnicas, se puede trabajar la comprensión específica o global de un
tema; se puede trabajar la expresión y la argumentación; la comunicación de las ideas
propias, el trabajo individual y grupal. A su vez, estas actividades permiten desarrollar
la responsabilidad, la autonomía y el trabajo cooperativo por medio de la discusión, la
planificación, la toma de decisiones, la búsqueda, selección y tratamiento de la
información y la autoevaluación.
A través del aprendizaje de técnicas se pueden alcanzar una variedad de objetivos
entre los cuales podemos mencionar:
• Habilidad para obtener información y comprender con profundidad un tema
determinado.
• Desarrollo de la habilidad para juzgar críticamente.
• Cambios de actitudes y conductas (saber escuchar al otro, respeto,
valoraciones).
• Análisis de temas desde otros puntos de vista y enfoques.
• Elaboración de ideas originales (creatividad).
• Habilidades para la toma de decisiones (tanto en lo grupal como en lo
individual).
• Posicionamiento en el rol de administrador o de otros roles.
Pero, por supuesto, cada técnica contribuye de distinta manera a la obtención de
determinados objetivos. Por ejemplo, si la meta es promover la participación de todos
los miembros, se puede aplicar la técnica llamada “Phillips 66”; si se quiere desarrollar
la creatividad, podemos utilizar la técnica de “Brainstorming”; para fomentar el espíritu
crítico y la toma de decisión en situaciones de escasa información, utilizaremos la
“metodología de casos”; si el objetivo es la presentación y la defensa de opiniones, la
técnica elegida será “el debate parlamentario”, etcétera.
Clasificación y aplicación de las técnicas grupales:
Existen diversos criterios para clasificar las técnicas grupales. Nosotros utilizaremos una
clasificación en función de los objetivos que se quieren alcanzar. De este modo,
proponemos clasificarlas en: técnicas de presentación y animación; técnicas de
diagnóstico; técnicas de planificación; técnicas de evaluación y técnicas de análisis.
Para elegir qué técnicas nos conviene utilizar en cada caso, tenemos que tener en
cuenta varios aspectos: la madurez y entrenamiento del grupo; su composición y
tamaño; las características del espacio físico y del medio externo; la capacitación del
conductor y las características y los papeles que desempeñan los integrantes del grupo.
Existen diversas técnicas grupales que pueden servir a objetivos diferentes; algunas son
adecuadas para iniciar un tema (“Cuchicheo”, “Phillips 66”); otras son más útiles para
profundizar o terminar el desarrollo de una unidad (“Debate Parlamentario”, “Casos”).
Cualquiera sea el objetivo y técnica a utilizar, recomendamos seguir los siguientes
pasos:
• Definir los objetivos y buscar estratégicamente la técnica a utilizar.
• Conocer las características del trabajo grupal y del grupo con que se trabaja.
• Definir los contenidos, las actividades, las relaciones necesarias.
• Determinar la técnica grupal a utilizar.
• Efectuar las actividades grupales dando lineamientos generales de lo que se
va a hacer pero sin especificar demasiado a fin de no crear expectativas
negativas (resistencia a participar, miedo a hacer el ridículo).
• Determinar los procedimientos de trabajo.
• Diseñar los mecanismos de seguimiento y control.
• Efectuar las actividades grupales.
• Arribar a conclusiones generales.
Errores más comunes:
Aplicar una técnica grupal no garantiza el éxito de su utilización. Hay varios aspectos
que debemos considerar para que la técnica funcione y cumpla los objetivos buscados.
A continuación, les presentamos brevemente una síntesis de los errores más comunes
que debemos evitar a la hora de trabajar con técnicas participativas.
• Improvisación: la falta de claridad en el “para qué” de la técnica y cómo
lograrlo lleva a este error. En este punto, se deben tener en cuenta las
condiciones físicas y estructurales; por ejemplo, elegir técnicas
audiovisuales cuando no existen luz eléctrica.
• Superficialidad: se utiliza la técnica por la técnica misma, sin saber a dónde
se va. Se pierde la profundidad y la riqueza que podría tener el proceso de
aplicación de una técnica.
• Premura: se corre hacia las conclusiones, omitiendo la riqueza del proceso.
• Exclusión: se omite integrar algún miembro de la comunidad, sobre todo a
los más marginados. En el momento de la elección de la técnica deben
considerarse las características del grupo. Por ejemplo, evitar técnicas de
expresión corporal cuando existen personas con discapacidad que tendrán
dificultad para llevarlas a cabo.
• Imposición: cuando se hace primar la opinión y la voluntad del coordinador
o referente sobre de las participantes o no se toma en cuenta la opinión de
la minoría.
19. ¿Cuáles son los métodos y procedimientos de registros?
En nuestra tarea cotidiana, es importante poder mantener registros de los sucesos y
emergentes dentro de los grupos con los que trabajamos, así como de los recursos con
los que contamos para generar nuestras redes vinculares con otros grupos o
instituciones. Algunos instrumentos que pueden servirnos para esto son:
• Cuaderno o diario de campo: En él se consignan de modo sintético las
actividades realizadas diariamente como también los hechos relevantes de
la vida de los grupos con los que trabajamos. Esta herramienta nos permite
reconstruir la historia de los aconteceres grupales de los espacios en los que
trabajamos. Es por ello que cada registro no debe omitir la fecha, el nombre
de los participantes, la temática trabajada, y recuperar los relatos
significativos registrando quién habla en cada caso y, de este modo, poder
considerar, recordar y revalorizar la “voz de los participantes”. Este método
conjuga los relatos objetivos de los aconteceres grupales y los registros
subjetivos que dan cuenta de esos aconteceres.
• Ficha o cuaderno de recursos: Allí constarán los recursos físicos, humanos e
institucionales con los que contamos, ordenados según temática o ámbitos
de intervención. De cada uno de nuestros recursos, por ejemplo,
instituciones, consignaremos el nombre, los datos de contacto, las
problemáticas específicas que atienden, y el nombre de sus autoridades o
personas de contacto.
• Mapas: Sobre un mapa de nuestra zona, podemos indicar las ubicaciones
geográficas de las instituciones claves con las que se articula nuestro
trabajo. Así, obtendremos una mirada integral sobre el territorio educativo,
es decir, sobre todos aquellos espacios e instituciones por donde circulan los
chicos y jóvenes que concurren a nuestros espacios de enseñanza-
aprendizaje. Y, al conocerlos, nos familiarizaremos con las diversas
propuestas educativas, culturales y comunitarias a las que pueden
accederse en los barrios y comunidades en los que trabajamos.
20. Explicar que es la configuración de redes sociales. ¿Cuáles son los niveles en la
construcción de niveles?
El trabajo en redes y su vinculación con lo grupal es un proceso que se construye
haciendo eje en los vínculos entre actores, en función de una visión común y de
objetivos compartidos. Requiere la construcción de un marco de horizontalidad y
confianza mutua e implica una decisión, voluntad y deseo de la organización de
involucrarse en el compartir con otros. La decisión lleva implícita la voluntad de
expandir los efectos y alcances de la acción en un espacio mayor al de incidencia de
cada organización. Dice Mario Rovere (2006): “Vivimos inevitablemente enredados y es
posible que no lo advirtamos hasta que nos sintamos afectados por alguna necesidad o
dificultad, y esto nos movilice en busca de la solución.”
Esta definición se ajusta a la concepción de sujeto que trabajamos en los capítulos
anteriores, razón que permite pensar que la propuesta de generar espacios grupales en
cada aula o sitio donde trabajamos se sustenta en una base epistemológica que
reconoce el valor del trabajo con otros como herramienta de transformación, y a la vez,
como concepción de realidad y de entender lo humano.
“La red social, en tanto forma la trama de la vida, no es una sino múltiple, está en
perpetuo flujo, cambia su configuración y permite diversos modos de abordaje, tanto
conceptualmente como en la práctica profesional y vital de cada cual […] Cada uno
alumbra su red al recorrerla y es fecundado por ella en su caminar” (Dabas y
Najmanovich, 1995).
En nuestras tareas cotidianas, es importante que esté en nosotros el motor para
conocer la red social de los jóvenes y niños con los que trabajamos. Esa red permitirá
conocer más a los asistentes, en su valor humano y cultural, en las prácticas cotidianas
de reunión con otros, de vínculos con los sujetos, que son significativos en la vida
cotidiana de los niños y jóvenes que a diario comparten el aula con nosotros.
Recordemos que estos datos son herramientas importantes a rescatar en nuestros
cuadernos de campo y listados de recursos, de los que hablamos en el apartado
anterior. Toda la información que podamos conocer del territorio es un recurso
importante para armar estrategias de abordaje tendientes a promover el
fortalecimiento y armado de la red vincular de sostén comunitario.
Niveles en la construcción de redes:
La construcción de una red implica pensar en un proceso formador que requiere
tiempo, constancia en las reuniones y en los espacios destinados para su formación y,
sobre todo, promover instancias
Niveles en la construcción de redes proclives al encuentro y
reconocimiento de los miembros.
Supone y
RECONOCE Genera Aceptación
R CONOCER Interés
COOPERAR Solidaridad
COLABORA Reciprocida
R d
ASOCIARSE Confianza
Fuente: Dr. Adrián Díaz. Material presentado en el Foro de
Niñez y Adolescencia. San Miguel de Tucu- mán. 2002.
La concepción de Red social:
Llamamos red social a un tipo de organización diferenciada de otras organizaciones
clásicas. Por ejemplo: si la directora de una escuela se acerca al centro comunitario,
solicitando un espacio para la generación de acciones para prevenir el abandono
escolar, no modifica su institucionalidad en función de este vínculo. Pero si convoca a
las autoridades para plantear que se realicen actividades compartidas que respondan a
la necesidad del barrio, comienza a construir una serie de intercambios múltiples que
potencian tanto la función pedagógica de la escuela como las posibilidades de
convocatoria y actividad del centro comunitario.
La “red” es una metáfora que permite hablar de relaciones sociales aportando los
atributos de “contención”, “sostén”, “posibilidad de manipulación”, “tejido”,
“estructura”, “densidad”, “extensión”, “control”, “posibilidad de crecimiento”, “ambición
de conquista”, “fortaleza”, etcétera, tomados en préstamo de su modelo material (red
de pescar). También se puede ver la analogía en la definición que dieron Felix Guattari
y Gilles Deleuze (1972) de rizoma. “Un rizoma es un modelo descriptivo o
epistemológico en el que la organización de los elementos no sigue líneas de
subordinación jerárquica -con una base o raíz dando origen a múltiples ramas, de
acuerdo al conocido modelo del árbol de Porfirio-, sino que cualquier elemento puede
afectar o incidir en cualquier otro”. De esta analogía es posible pensar que trabajamos
con grupos cuyos integrantes, a la vez, son integrantes de nuevos grupos y es una tarea
de los maestros comunitarios reconstruir ese mapa de relaciones.
Recuerden que formamos parte de esa red de relaciones; por ello, podemos tener el
rol de ser nodos para nuevos grupos, ser posibilitadores de encuentros y generadores
de actividades que promuevan el fortalecimiento y creación de nuevos vínculos entre
los sujetos que forman parte de la misma comunidad.

También podría gustarte