Está en la página 1de 15

Revista Electrónica de Psicología Iztacala.

16, (1), 2013 144

Vol. 16 No. 1 Marzo de 2013

PERSONALIDAD EN CAOS O ENTRÓPICA


Y SU ASOCIACIÓN CON LA PRESENCIA
DE SÍNTOMAS SOMÁTICOS
Martha Adelina Torres Muñoz1, José Luis Valdez Medina2, Norma Ivonne
González Arratia López Fuentes3 y Sergio González Escobar4
Universidad Autónoma del Estado de México
México

RESUMEN
El objetivo de la presente investigación consistió en describir
las diferencias entre los niveles de caos o entropía y el sexo,
respecto de los síntomas somáticos que presentan las
personas. Se trabajó con una muestra no probabilística de tipo
intencional, no clínica (que no tenían un diagnóstico de
enfermedad al momento de la aplicación). Compuesta por 250
personas adultas, divididas en 125 hombres y 125 mujeres, de
la Cd. De Toluca, Edo. De México, con un rango de edad de 18
a 60 años (X=26, DE=8.34). Se aplicaron dos instrumentos, el
primero de personalidad en caos o entrópica, que consta de 20
reactivos y el segundo de somatización que contiene 53 ítems.
Así se encontró que las personas con más altos niveles de
caos o entropía, tienden a presentar más síntomas somáticos
que las personas que se acercan a niveles más bajos. Al

1
Licenciada en Psicología. Candidata a Maestra en Psicología por la Facultad de Ciencias de la
Conducta, de la Universidad Autónoma del Estado de México. Correo electrónico:
nina_156ch@hotmail.com
2
Doctor en Psicología Social. Profesor investigador de tiempo completo en la Facultad de Ciencias
de la Conducta, de la Universidad Autónoma del Estado de México. Miembro del Cuerpo
Académico de Cultura y Personalidad. Correo electrónico: ochocedros@live.com.mx;
jlvaldezm@uaemex.mx
3
Doctora en Investigación Psicológica. Profesor investigador de tiempo completo en la Facultad de
Ciencias de la Conducta, de la Universidad Autónoma del Estado de México. Miembro del Cuerpo
Académico de Cultura y Personalidad. Correo electrónico: nigalf@yahoo.com.mx
4
Maestro en Psicología. Profesor en el Centro Universitario UAEMex Atlacomulco. Correo
electrónico: sergioglz4@hotmail.com

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 145

realizar una comparación por sexo se encontró que las mujeres


presentan más síntomas somáticos que los hombres. Por lo
que se concluye que quienes viven con una tendencia de
personalidad con niveles altos de caos o entropía, son más
propensos a somatizar y que las mujeres al ser mayormente
expresivas de sus afectos y emociones muestran con mayor
frecuencia síntomas somáticos.
Palabras clave: Personalidad en caos o entrópica, síntomas
somáticos, hombres y mujeres.

PERSONALITY IN CHAOS OR ENTROPIC


AND ITS ASSOCIATION WITH THE
PRESENCE OF SOMATIC SYMPTOMS
ABSTRACT
The aim of this study was to describe the differences between
the levels of chaos or entropy and sex, for somatic symptoms
displayed by people. We worked with a nonrandom sample of
intentional type, nonclinical (who had no diagnosis of disease at
the time of application), composed of 250 adults, divided in 125
men and 125 women, from the city of Toluca, Estado de
Mexico, with an age range of 18-60 years (X = 26, SD = 8.34).
Applied two instruments. The first character in chaos or entropic
reagents consisting of 20 seconds somatization and containing
53 items. This found that people with higher levels of chaos or
entropy, tend to have more somatic symptoms than people who
are close to lower levels. When making a comparison by gender
found that women have more somatic symptoms than men. It is
concluded that people living with a trend of personality with high
levels of chaos or entropy, are more likely to somatize and
women to be mostly expressive of their feelings and emotions
more frequently show somatic symptoms.
Key words: Personality in chaos or entropy, somatic
symptoms, men and women.

El concepto de personalidad, que tiene su origen etimológico en la palabra


personae y que hace referencia a las máscaras que eran utilizadas por los actores
en las representaciones teatrales (Gómez de Silva, 2005), ha sido un tema muy
importante dentro de la psicología. A partir de su estudio se ha intentado dar
respuesta a una serie de interrogantes que plantean el ¿por qué la gente es como

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 146

es?, ¿por qué se comporta como lo hace?, ¿por qué es tan distinta y reacciona de
forma tan particular?
De manera general la personalidad hace referencia a aquellas características
biológicas y psicosocioculturales que subyacen al individuo, las cuales explican los
patrones permanentes en su forma de ser, hacer sentir, pensar y vivir (Balcázar,
Delgadillo, Gurrola, Mercado y Moysén, 2003; Valdez-Medina, 2009).
Por consiguiente Lawther (1987), comenta que la personalidad es un término
que se usa para caracterizar lo individual que surge a medida de que la persona
crece y reacciona a los estímulos ambientales, que emerge de la interacción entre
un organismo biológico y la psicosociocultura, en la cual vive y se desarrolla.
Según Baron, Byrne y Kantowitz (1980), el primer modelo de personalidad
fue elaborado por el médico griego Hipócrates, basado en cuatro temperamentos:
melancólico, colérico, sanguíneo y flemático. Cuando los cuatro humores (sangre,
bilis negra, bilis amarilla y flema) se desequilibraban, el individuo enfermaba hasta
que se recuperaba el equilibrio. Para él los humores conformaban la naturaleza
del hombre, determinaban sus posibles enfermedades y, por tanto, el aspecto
físico y predisposición de la personalidad.
A partir de esta concepción surgieron diversas teorías de la personalidad en
respuesta a métodos que definen los tipos, los rasgos y la constitución corporal;
sin embargo, debido a que la personalidad ha sido vista como un proceso
complejo, algunos teóricos consideran se trata de una estrategia que orienta el
comportamiento de las personas hacia la búsqueda y encuentro de un principio de
vida, lo cual le da sentido y dirección a todo el comportamiento que de ella emana.
De esta forma, se ha escrito que las personas buscan encontrar el placer y la
evitación del sufrimiento (Freud, 1986), el sentido de vida y la evitación del vacío
existencial (Frankl, 2001), la superioridad y la evitación de la inferioridad o
minusvalía (Adler, 1962), la búsqueda de la completud que los aleje de la falta de
algo (Lacan, 2001), el hallazgo de la felicidad y la evitación de una mala vida
(Savater, 2001), la llegada de la autorrealización y la evitación de la animalidad
(Maslow, 1988), el descubrimiento de uno mismo y la evitación de la pérdida
personal (Rogers, 1987), del amor y la libertad y la evitación del odio (Fromm,

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 147

1993) o bien al encuentro de la paz o equilibrio y la evitación del miedo (Valdez-


Medina, 2009).
La hipótesis subyacente a todas estas propuestas, indica que si se consigue
llegar a la parte positiva o favorable de dichos principios, se tendría una
personalidad más estable y por consiguiente un mejor nivel de salud mental. En
contraste, si no se llega a esta parte del principio y se obtiene su opuesto, los
niveles de salud mental, serían desfavorables para los individuos, habría un
desequilibrio (Valdez- Medina, 2009).
De esta manera, puesto que la salud y la enfermedad son el resultado de la
interacción al mismo nivel de factores biológicos y psicosocioculturales, es decir,
de la interacción entre el cuerpo y la mente (Sivik y Shoenfeld, 2001), se ha
observado que las personas que no son capaces de conseguir satisfacer sus
necesidades o carencias que requieren para sobrevivir y se encuentran en
desequilibrio, presentan tensión, inestabilidad, miedo, ansiedad, estrés,
desesperanza o depresión y conflicto en sus vidas, dando pie a que en ellos se
vayan construyendo y desarrollando características de personalidad con mayores
niveles de caos o entropía y menores niveles de paz o equilibrio (Valdez-Medina,
2011), que de acuerdo con Torres y Hernández (2010), se asocia con una mala
salud física y mental, llevando a la persona a somatizar e incluso a
enfermarse.Siendo las causas orgánicas y fisiológicas por lo general conocidas o
por estar expuestos a situaciones de caos o entropía, tensión, conflicto, estrés,
depresión, los trastornos de ansiedad y de personalidad (Valdez-Medina, 2009),
influyendo con ello también el sexo, las formas de afrontamiento, la autoeficacia, el
apoyo social, la autoestima y la alexitimia, (González y Landero, 2008),
provocando un desequilibrio físico, mental y social en quienes los padecen.
Al respecto, Vallejo (2003), menciona que el término somatización había sido
utilizado clásicamente para describir un proceso subconsciente por el que el
individuo traducía su malestar emocional en quejas somáticas. Así, aparecían una
serie de síntomas o signos físicos, de intensidad suficiente para ser consideradas
clínicamente, y para los que no existía una justificación médica, por lo que se les
suponía un sustrato psicológico.

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 148

En los últimos años se ha observado con mayor frecuencia la presencia de


los síntomas somáticos en la población en general, aproximadamente el 60% de la
población normal experimenta por lo menos un síntoma somático en una semana
determinada, como dolores de cabeza, palpitaciones, etcétera, así se han descrito
diversos mecanismos por los que pueden producirse estos síntomas en ausencia
de enfermedad física o lesión estructural persistente de los tejidos. La variedad de
síntomas somáticos producen un deterioro en el funcionamiento y la calidad de
vida de las personas, comparable a la producida por los trastornos ansiosos o
depresivos, y se asocian con el aumento de gastos y utilización de recursos
sanitarios, como resultado de visitas clínicas y pruebas diagnósticas excesivas,
prescripciones terapéuticas, remisiones a especialistas y procedimientos
quirúrgicos (Vallejo, 2003).
Así mismo se ha detectado que el sexo de las personas también influye en la
aparición de los síntomas somáticos. Al respecto Oyama, Paltoo y Greengold
(2008) indican que la somatización es más común en las mujeres que en los
hombres, debido a que los patrones de educación que permiten a la mujer ser más
expresiva de sus afectos, le facilita frecuentemente la manifestación de sus
malestares, en comparación con los hombres que deben destacar por su fortaleza
física y por tanto las demostraciones de malestar están limitadas (Díaz–Guerrero,
2003).
Con base en lo anterior el objetivo de la presente investigación consistió en
describir las diferencias entre los niveles de caos o entropía y el sexo respecto de
la presencia de síntomas somáticos.

MÉTODO
Participantes: Se trabajó con una muestra no probabilística de tipo
intencional, no clínica (que no estaban diagnosticados con enfermedad al
momento de la aplicación), conformada por 250 personas adultas, divididas en
125 hombres y 125 mujeres, trabajadores y estudiantes de la Universidad
Autónoma del Estado de México, de la Cd. De Toluca, con un rango de edad de
18 a 60 años de edad (X=26, DE=8.34).

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 149

Instrumentos
Se utilizó el Cuestionario de evaluación de la construcción y desarrollo de
una tendencia de personalidad entrópica, el cual consta de 20 reactivos con tres
opciones de respuesta que tienen que ver con el nivel de caos, desequilibrio,
conflicto, entropía, de paz o equilibrio, con el que se ha vivido (Valdez- Medina,
2011). El instrumento permite explicar el 51.378% de la varianza total, con una
consistencia interna de Alpha de Cronbach igual a .738.
Así mismo se empleó el Cuestionario de autorreporte de somatización
(Valdez-Medina, Moral, Gaona, González Arratia, Alvarado y González, 2011), el
cual consta de 53 reactivos que miden la frecuencia con que se presentan los
malestares que en este aparecen ante situaciones de caos o entropía, en una
escala tipo Likert con cinco opciones de respuesta que va de (1 = Nunca, 2 = Casi
nunca, 3 = Algunas veces, 4 = Casi siempre y 5 = Siempre). El instrumento
permite explicar el 53.91% de la varianza total, con una consistencia interna de
Alpha de Cronbach igual a .890.

Procedimiento
Una vez obtenido el consentimiento de los participantes, las aplicaciones se
llevaron a cabo individualmente, en un tiempo aproximado de 25 minutos por
persona, en las instalaciones de la Universidad Autónoma del Estado de México.

RESULTADOS
Se realizó un análisis factorial para la muestra total, de componentes
principales con rotación ortogonal varimax, con la finalidad de observar la forma en
que se agrupaban los diferentes síntomas somáticos. Con base en esto se en
donde se encontraron quince factores con valores eigen o autovalores mayores a
uno. De estos, se seleccionaron los primeros doce a partir de la claridad
conceptual y el quiebre de la varianza. Los datos psicométricos permiten observar
que esta solución factorial explica el 53.91% de la varianza total, con una
consistencia interna de Alpha de Cronbach igual a .890. Los factores que se
conformaron fueron tensión y labilidad emocional, cardio-respiratorio, genital,

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 150

cardiovascular, gripal, muscular, digestivo-urinario, pérdida del equilibrio,


gastrointestinal, reacciones tras emociones fuertes, artritis reumatoide y disfunción
sexual (ver tabla1).

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 151

Diges Pérdi- Gas- Emo-


Cardio- Cardio- -tivo- da del tro- ciones
Tensión/labilidad respira- vascu- Grip- Mus- urin- equi- intesti fuer- Artritis Disfunción
Síntomas emocional torio Genital lar al cular ario librio nal tes reumatoide sexual
falta de
.714
apetito
Depresión .706
llorar
.644
mucho
Nerviosism
.497
o
vista
.453
borrosa
dolor de
.710
pecho
dificultad
para .708
respirar
sensación de asfixia,
falta de aliento .667
temblor en las manos .533
sensación de nudo en
la garganta .508
taquicardias,
palpitaciones .501
Escalofríos .431
Disfunción eréctil -.827
Menstruaciones
dolorosas .824

dolor en el vientre .624

adormecimiento de
manos .675
dolor de manos .618
zumbido en los oídos .489

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 152

presión elevada .421


Gripe .763
cuerpo cortado .718
dolor de espalda .788
dolor de cuello .740
dolor muscular .576
dolor de cabeza .501
Diarrea .708
dolor de estomago .606
ganas de orinar
frecuentemente .526
Náuseas .736
Vómito .724
mareos, vértigo .426
Colitis .701
presión baja .636
Gastritis .430
parálisis facial .704
Desmayos .653
dolor de piernas,
brazos o articulaciones .732
dolor de huesos .690
dolor de hombros .459
indiferencia sexual .679
dolor o problemas
durante el acto sexual .513
Alergias .440
VALORES EIGEN 8.611 3.803 2.832 2.295 1.987 1.918 1.601 1.507 1.392 1.338 1.291 1.210
Varianza Total 53.91%
Alpha de Cronbach .890

Tabla 1. Análisis factorial general de síntomas somáticos.

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 153

Posteriormente se hizo una comparación a través de un análisis de varianza,


encontrándose que las personas con niveles más altos de caos o entropía
presentan mayores índices de somatización, particularmente en cuanto a los
dolores musculares y la pérdida del equilibrio (ver tabla 2).

Síntomas Niveles de _
entropía
X DE F P

Musculares Baja 2.1845 .72217

Media 2.5058 .63864 4.049 .019

Alta 2.4514 .65960

Pérdida del Baja 1.3968 .46700


equilibrio
Media 1.5911 .55856 4.246 .015

Alta 1.7685 .68461

Tabla 2. Análisis de varianza por factores de síntomas para los niveles de entropía.

Así mismo, se realizó una prueba t-student para muestras independientes,


con el objetivo de observar las diferencias por sexo, respecto de los factores de
síntomas somáticos obtenidos en el análisis factorial. Encontrándose que las
mujeres en comparación con los hombres dijeron haber tenido una mayor
abundancia y nivel de síntomas somáticos, puesto que se encontró que ellas
reportaron haber experimentado síntomas de tensión/labilidad emocional, cardio-
respiratorios, genitales, gripales, gastrointestinales, de artritis reumatoide y
disfunción sexual (ver tabla 3).

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 154

Síntomas T Sig. Hombres Mujeres

_ DE _ DE

X1 X2

Tensión/labilidad emocional 6.291 .000 1.6432 .54748 2.1504 .04897


Cardio-respiratorios 2.472 .014 1.5280 .45474 1.7029 .64722
Genitales 8.759 .000 1.0133 .43255 1.6400 .67282
Gripales 2.233 .026 2.0200 .79413 2.2440 .79214
Gastrointestinales 2.440 .015 1.8000 .73324 2.0507 .88400
Artritis reumatoide 2.529 .012 1.6213 .62554 1.8293 .67417
Disfunción sexual 3.234 .001 1.0560 .39511 1.2380 .48967
Tabla 3. Análisis t-student por factores de síntomas para sexo.

Con la finalidad de hacer un análisis más detallado de las respuestas dadas


por hombres y mujeres, se realizó una prueba t-student para muestras
independientes por reactivos. Encontrándose que las mujeres tienden a presentar
más síntomas somáticos como dolor de cabeza, cansancio, dolor de piernas,
brazos o articulaciones, dolor de cuello, presión baja, sensación de nudo en la
garganta, adormecimiento de piernas, nerviosismo, cuerpo cortado, escalofríos,
ganas de orinar frecuentemente, insomnio, erupciones en la piel, dolor en el
vientre, depresión, vista borrosa, llorar mucho, dificultad para respirar,
estreñimiento, intolerancia a alimentos, alergias, indiferencia sexual, sudoración y
menstruaciones dolorosas, en contraste con los hombres que sólo refieren
presentar síntomas somáticos como pérdida momentánea de la voz y disfunción
eréctil (ver tabla 4).

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 155

Síntoma T Sig. Hombres Mujeres

_ DE _ DE

X1 X2

Dolor de cabeza 3.237 .001 2.3121 .84640 2.6560 .83380


Pérdida momentánea de la voz 4.018 .000 1.6800 .84815 1.3120 .57304

Cansancio 3.235 .001 2.5680 1.04985 2.9520 .81177


Dolor de piernas, brazos y
articulaciones 2.279 .024 1.8160 .89248 2.0880 .99203
Dolor de cuello 2.648 .009 2.1440 .90433 2.4480 .91101
Presión baja 2.950 .004 1.5040 .83882 1.8720 1.11425
Sensación de nudo en la 3.235 .001 1.5600 .72290 1.9200 1.01282
garganta
Adormecimiento de piernas 3.387 .001 1.4400 .76622 1.7920 .87341
Nerviosismo 4.254 .000 2.1840 1.02693 2.7440 1.05421
Cuerpo cortado 2.450 .015 1.7040 .87089 1.9760 .88413
Escalofríos 5.03 .000 1.4640 .72450 1.9840 .89788
Ganas de orinar 2.546 .012 1.7040 .88010 2.0080 1.00399
frecuentemente

Insomnio 2.964 .003 1.8400 1.02705 2.2320 1.06359


Erupciones en la piel 2.658 .008 1.5520 .83720 1.8800 1.0996

Dolor en vientre 8.586 .000 1.3680 .71319 2.3520 1.06450


Depresión 5.838 .000 1.4080 .71950 2.0640 1.02975
Vista borrosa 2.280 .023 1.6240 .97272 1.9120 1.02403
Llorar mucho 6.873 .000 1.3360 .69496 2.1280 1.08491
Dificultad para respirar 2.080 .039 1.4160 .77443 1.6480 .97762
Estreñimiento 5.684 .000 1.5360 .85708 2.2720 1.16658
Intolerancia a alimentos 1.980 .049 1.4960 .76858 1.7200 1.00483
Alergias 2.488 .014 1.6160 .97372 1.9600 1.20081
Indiferencia sexual 2.070 .040 1.2800 .67918 1.4880 .89459
Sudoración 3.204 .002 1.2640 .66167 1.5920 .93409
Disfunción eréctil 14.944 .000 1.6720 1.04554 .000 .000
Menstruaciones dolorosas 22.488 .000 .000 .000 2.5680 1.27846
Tabla 4. Análisis t-student por reactivos de síntomas para sexo

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 156

DISCUSIÓN
Los resultados obtenidos concuerdan con lo expuesto por Sivik y Shoenfeld
(2001), al mencionar que la relación del cuerpo y la mente es permanente e
indisoluble, puesto que siempre se está interactuando al mismo nivel con los
factores biológicos y psicosocioculturales, llevando a las personas a buscar formas
de obtener recursos o satisfactores que no siempre resultan los adecuados,
viviendo con altos niveles de caos o entropía (Valdez Medina, 2009).
En este sentido el individuo al percibir algún grado de estrés puede llegar a
producir respuestas emocionales, conductuales y fisiológicas, lo cual está en
función de la valoración que hace de sí mismo (autoestima y autoeficacia), del
apoyo social que percibe y de la valoración de la situación (como amenazante,
desafiante, de daño o pérdida) (Sandín 1995).
Así se hace más evidente la aparición de síntomas somáticos del tipo
musculares, de pérdida del equilibrio, dolor de cuello y vómito en estas personas,
asociándose con el hecho de estar expuestos al estrés, a la depresión, a los
trastornos de ansiedad y de personalidad (Valdez-Medina, 2009), o como lo
reportan González y Landero (2008), relacionados con el sexo, las formas de
afrontamiento, la autoeficacia, el apoyo social, la autoestima y la alexitimia.
Los resultados dejaron ver que el sexo es una variable importante en cuanto
a la aparición de los síntomas somáticos. Hallazgos que son acordes con lo
encontrado por Oyama, Paltoo y Greengold (2008) que indican que la
somatización parece ser más común en las mujeres que en los hombres, esto
puede deberse a que a los hombres se les educa para mostrar mayor fortaleza,
ser independientes e instrumentales, en comparación con las mujeres que se les
educa para mostrar mayor debilidad, expresividad y dependencia social (Valdez-
Medina, Díaz Loving y Pérez Bada, 2006), lo cual explica una mayor presencia de
síntomas somáticos en ellas.
De manera concluyente se puede decir que efectivamente el vivir con altos
niveles de caos o entropía tiene una repercusión importante en el sistema
inmunológico, reflejándose en la posibilidad de somatizar así como de llegar
realmente a padecer alguna enfermedad (González y Landero, 2008). Por ello una

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 157

recomendación pertinente es el intentar vivir con el menor nivel de caos posible, lo


que seguramente tendrá un impacto favorable en los niveles de salud física y
mental de las personas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Adler, A. (1962). Conocimiento del hombre. Madrid: Espalsa-Calpe.

Balcázar, P., Delgadillo, L., Gurrola, M., Mercado, A. y Moysén, A. (2003). Teorías
de la Personalidad. Toluca, México: Universidad Autónoma del Estado
de México.

Baron, B. y Kantowitz, B. (1980). Psicología un enfoque conductual. México:


Interamericana.

Díaz-Guerrero, R. (2003). Psicología del Mexicano. México: Trillas.

Frankl, V. (2001). El hombre en busca de sentido. Barcelona: Herder.

Freud, S. (1986). Obras completas. Buenos Aires: Amorrortu.

Fromm, E. (1993). El miedo a la libertad. Barcelona: Planeta.

Gómez de Silva, G. (2005). Breve diccionario etimológico de la lengua


española. México: Fondo de Cultura Económica.

González, M. y Landero, R. (2008). Síntomas psicosomáticos y estrés:


comparación de un modelo estructural entre hombres y mujeres.
México: UANL.

Lacan, J. (2001). Escritos I. México: siglo XXI.

Lawther, J. (1987). Psicología del deporte y el deportista. Barcelona: Paidós.

Maslow, A. (1988). Motivación y personalidad. Madrid: Díaz de Santos.

Moral, J., Valdez Medina, J.L. y Alvarado Bravo, B.G. (2011). Instrumentación
del concepto de paz: estructura factorial, consistencia interna y
distribución. México: UANL, UAEMex.

Moral, J., Valdez Medina, J.L. y González Arratia, N. I. (2011). Psicología y


Salud. México: CUMex.

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin
Revista Electrónica de Psicología Iztacala. 16, (1), 2013 158

Oyama, O., Paltoo, C. y Greengold, J. (2008). ¿Cómo manejar los síntomas


psicosomáticos? Recuperado de:
http://www.intramed.com.ar/actualidad/contenidover.asp?contenidoID=50
156

Sivik, T. y Shoenfeld, R. (2001). Somatization and paradigm of psychosomatology.


Advances in Mind-Body Medicine, 14 (4), 263-266.

Rogers, C. (1987). Persona como centro. Barcelona: Herder.

Savater, F. (2001). El contenido de la felicidad. España: Suma de letras.

Sandín, B. (1995). El estrés. En Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. Eds. Manual


de psicopatología. Volumen 2. Madrid: Mc-Graw Hill.

Torres, M. y Hernández, M. (2010). Tendencias de la personalidad y los síntomas


somáticos, en personas que acuden a consulta externa del sistema de
salud estatal, Toluca, durante el 2009, tesis de licenciatura. Toluca,
México: UAEMex.

Valdez Medina, J. L., Díaz Loving, R. y Pérez Bada, M. (2006). Los hombres y
las mujeres en México: dos mundos distantes y complementarios.
Toluca, México: Universidad Autónoma del Estado de México.

Valdez Medina, J. L. (2009). Teoría de la Paz o Equilibrio: una nueva teoría que
explica las causas del miedo y del sufrimiento, y que nos enseña a
combatirlos. México: EDAMEX.

Vallejo, J. (2003). Introducción a la Psicopatología y a la Psiquiatría (5a


edición). Barcelona: Masson.

www.revistas.unam.mx/index.php/repi www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin