Está en la página 1de 2

Glosario de términos teóricos sobre la tragedia griega

Anagnórisis: “reconocimiento”, revelación por la cual el héroe pasa de la ignorancia al conocimiento de la verdad. La
revelación de esta verdad cambia la perspectiva del héroe que acepta su destino y sus consecuencias.

Catarsis: Purificación del alma que se produce como resultado de la contemplación de la tragedia. Uno de los fines morales y
educativos de la tragedia. A través de esta catarsis el espectador logra limpiar de su cuerpo y alma las malas pasiones, que
representadas en los personajes existen en el hombre real. Al descargar esas malas pasiones, la contemplación de la tragedia
cumple una función educadora (constructiva e instructiva) en el espectador. Esta catarsis se produce a condición de respetar la
integración de una serie es aspectos normativos que debe tener en cuenta el artista (trama, amplitud de la obra, lenguaje,
etc.).
La tragedia, en la teoría aristotélica, no es imitación de una acción cualquiera. En la Poética (siglo IV a.C.) se lee más de más de
una vez que la tragedia imita acciones que inspiran temor y compasión. Justamente, a través de este temor y compasión se
«lleva a cabo la catarsis de las afectaciones del alma»
La compasión, según el Diccionario de la Lengua española, es un «sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia
quienes sufren penalidades o desgracias». Por tanto, es un sentimiento, un estado de ánimo afligido por un suceso triste o
doloroso que afecta a otra persona. Es importante reparar en la referencia al otro, al distinto. La compasión, según Aristóteles,
se refiere al inocente; a quien no merece recibir el mal que se compadece. Esta circunstancia hace que el distinto no sea
distante sino próximo.
El temor, según el Diccionario, es una «pasión del ánimo que hace huir o rehusar las cosas que se consideran dañosas,
arriesgadas o peligrosas». Es el «recelo de un daño futuro». Por lo tanto, es un sentimiento que hace referencia al tiempo
futuro. Esta referencia al futuro generaría en el espectador el deseo de evitar ese futuro trágico, la purificación a través de este
sentimiento permite evitar las cosas desfavorables.

Conflicto: el conflicto dramático es el enfrentamiento de dos o más personajes, dos o más visiones del mundo, o
varias actitudes frente a una misma situación. El conflicto hace referencia a las fuerzas contrapuestas que hacen
avanzar el desarrollo argumental de la tragedia. Sin conflicto no hay tragedia posible.

Coro: en griego es danza. Estaba constituido por un grupo de varones –nunca mujeres- que danzaban y cantaban en
escena al son de instrumentos musicales. En Esquilo estaba formado por doce coreutas, Sófocles lo amplía a quince.
El corifeo es un representante individual o jefe del coro. En general el coro representa a la ciudad y sus opiniones.
Estas opiniones pueden variar durante el transcurso de la tragedia. Estos cambios de opinión reflejan el estado de
ánimo supuesto del espectador frente a los cambios de la trama y los personajes.
Su función en la tragedia es múltiple: 1) ritual, oraciones de plegaria, ofrendas etc. 2) demarcadora, señala el inicio y
fin de cada episodio a través de sus intervenciones. 3) mediadora, entre la acción que se desarrolla en escena y el
público cuyo sentir interpreta y proclama. 4) narradora, preanuncia los derroteros por los que se va a encaminar la
acción, advierte a los personajes del peligro que corren con su conducta.
En Edipo rey y Antígona de Sófocles representa a los ancianos tebanos, es decir, el sector del pueblo que tiene más
experiencia.

Hamartia: (error o desvío) error trágico cometido por el héroe cuya conducta pone en marcha un proceso que lo
conducirá a su perdición. Si bien no hay intencionalidad, encontramos la fatalidad suficiente para que el héroe
trágico cometa este fallo o crimen ya que para cometer este error es necesario haber incurrido o caído en un exceso
(hybris). Es el error fatal en que incurre el "héroe trágico" que intenta "hacer lo correcto" en una situación en la que
lo correcto simplemente no puede hacerse. Enn síntesis, es una acción desacertada, de consecuencias
extraordinariamente dañinas y realizadas con ignorancia particular acerca de los resultados nocivos que entraña.

Hybris: desmesura, orgullo arrogante y obstinado del héroe de la tragedia griega que se mantiene en sus decisiones
y se niega a claudicar a pesar de las indicaciones y advertencias en su contra. Esta característica hace del héroe un
personaje con un carácter colérico, cuyas pasiones exageradas lo llevan a la irracionalidad y la falta de control de sus
propios impulsos. El hombre que comete hybris es culpable de querer más que la parte que le fue asignada en la
división del destino (moira). La desmesura designa el hecho de desear más que la justa medida que el destino nos
asigna.
Moira: aquello que está previsto por el destino para cada sujeto. Etimológicamente significa parte, es decir la parte
de la vida o destino que le toca a cada uno de los sujetos. No hacer lo que está previsto en el destino era para los
griegos considerado hybris.
Paideia: educación. La paideia se centraba en los elementos de la formación que harían del individuo una persona
apta para ejercer sus deberes cívicos.

Tragedia: Origen: el nacimiento de la tragedia tiene su punto de partida en los antiguos ritos y celebraciones en
honor a Dionisos (dios multifacético vinculado a los ciclos de renovación de la naturaleza, la procreación, la fertilidad
y el vino). Según la mitología ancestral del mundo griego Dionisos, hijo de Zeus y la mortal Semele, habitó la tierra
de los mortales estando acompañado de un conjunto de personajes míticos llamados sátiros. Estos personajes
mitológicos, mitad hombre y mitad cabra, vivían en relación directa con la naturaleza dentro de los bosques
sagrados. Las fiestas y celebraciones de los griegos hacían honor y recordaban el pasaje de Dionisos por la tierra.
Esta celebración era anual y de gran importancia para las aldeas. En ellas un grupo de hombres vestidos con pieles
de cabra, imitando a los sátiros, cantaban y bailaban en honor al dios. De allí se ha inferido que etimológicamente la
palabra tragedia tiene su raíz en la unión de dos palabras griegas: tragos (macho cabrio) y aéido (yo canto), es decir,
“canto de macho cabrio”.
El canto imitaba los sonidos de los animales y el desenfreno de la naturaleza. Poco a poco ese canto se fue tiñendo
de un sentido más comprensible dando lugar a un tipo de composición poética llamada ditirambo. Este canto
poético se realizaba justamente a través de un coro. Aproximadamente en el siglo VI a. C. Tespis, un poeta que
recorría los pueblos y aldeas, introdujo en las fiestas dionisiacas el ditirambo en los pueblos cercanos a Atenas.
Tespis sería también aquel que separando un miembro del coro del resto dio el primer paso hacia el dialogo entre
personajes, parte fundamental del teatro.
En el siglo VI a. C., Pisístrato, tirano de Atenas, impulsó el primer concurso de tragedias dentro de las festividades en
honor a Dionisos. Las celebraciones anuales se llamaban Grandes Dionisíacas y allí tres autores representaban tres
tragedias y una sátira. Al terminar las fiestas un jurado elegía un ganador. El ganador obtenía gran prestigio y era
también una forma de ascenso social y político. Las Grandes Dionisiacas era un evento central dentro de la política
del estado ateniense donde participaba toda la población. En un principio la entrada era gratuita y dentro del teatro
(con capacidad para casi 30000 espectadores) el pueblo asistía a un evento institucional donde se consolidaba la
moral y los valores des sistema social y político imperante.

Espacio teatral de la tragedia: se comenzó con el uso de las laderas de las montañas (por la acústica) y con el tiempo
se fue mejorando el terreno y se incorporaron gradas constituyéndose lo que se conoce como anfiteatro. La parte
principal del área de actuación se llama orquesta y allí se ubicaba el coro que danzaba y cantaba de espaladas al
público sentado en las gradas. En el medio de la orquesta existía un altar para los dioses al que le dedicaban
ofrendas.
Detrás de la orquesta se encontraba el proscenio donde se llevaba la acción dramática propiamente dicha. Allí
intervenían los actores. Detrás del proscenio se encontraba la skené o “decorado” que normalmente se trataba del
frente de una casa, de un palacio o un templo, existían tres puertas, una central y dos en los costados. Cada una
tenía un significado, las puertas laterales venían o iban hacia el campo o la ciudad y la puerta central eran la entrada
o salida de un edificio, sea un palacio o un templo. Las muertes sólo se sucedían dentro de estas puertas (no eran
exhibidas al público) y por lo tanto cualquier imagen cruenta era comunicada a través de un mensajero o esclavo
que salía de dicha puerta. Se llamaba párodo a las entradas laterales por donde ingresaba el coro.

Estructura de la tragedia: en el periodo clásico (Siglo V a. C) las tragedias se organizaban según partes fijas:
 Prólogo: introducción a la obra. Generalmente ubicaba al auditorio respecto al tema o recordándole el mito que
se retomaba en la obra.
 Párodo: momento, luego del prólogo, en el cual ingresaba el coro en la orquesta, organizado en dos semicoros.
 Episodios: partes dialogadas entre los actores. Uno de estos episodios era el agón (lucha) en el que el
protagonista y su rival se enfrentaban en un duelo verbal.
 Estásimo: aparecen entre cada episodio, son las danzas y los cantos del coro que recibían el nombre de estrofa.
 Estrofa: partes del estásimo. Si el coro danzaba hacia adelante se llamaba antiestrofa y si danzaban hacia atrás se
llamaba estrofa. También puede pensarse que la estrofa y la antiestrofa eran los dos semicoros.
 Éxodo: momento final en el que el coro abandona la orquesta entonado una canción de enseñanza que hace
referencia a las acciones que habían tenido lugar a lo largo de la tragedia.