Está en la página 1de 15

Boletín de la

R e n o va c i ó n
Carismática Católica
en el Espíritu
Número 12 Febrero de 2007

Palabra de Dios
Crecimiento
Él mismo dispuso que unos fue-
ran apóstoles; otros profetas; otros
evangelizadores; otros, pastores y Este boletín se presenta de nuevo ante vosotros con el tema del crecimiento
maestros, para la adecuada organi- espiritual y los sacramentos, que continuará en los próximos números de este
zación de los santos en las funcio- año.
nes del ministerio, para edificación El crecimiento espiritual es lo contrario a la idea que tiene el mundo y nues-
del cuerpo de Cristo hasta que lle- tra carne de lo que significa crecer en el Señor.
guemos todos a la unidad de la fe y
del conocimiento del Hijo de Dios, Crecer como nos dice la palabra es “llegar todos a la unidad de la fe y del
al estado de hombre perfecto, a la conocimiento pleno del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la ma-
plena madurez de Cristo. durez de la plenitud de Cristo”
Nuestra meta es Cristo y solo a través de Él se realiza el crecimiento en Dios
Para que no seamos ya niños, lle- para llegar a la perfección.
vados a la deriva y zarandeados por
cualquier viento de doctrina, a mer- Para el camino, Jesús nos dejó los sacramentos que con la sabiduría de la
ced de la malicia humana y de la Iglesia están distribuidos en los distintos tramos de la vida del cristiano, de tal
astucia que conduce al error, antes forma que no nos falte nunca las gracias necesarias para seguirle a El.
bien, con la sinceridad en el amor, Pero para llegar a la meta tendríamos que tener en cuenta que:
crezcamos en todo hasta aquel que
es la cabeza, Cristo, de quien todo el - Crece el que se hace pequeño como un niño. Ese que todo lo espera .Que
cuerpo recibe trabazón y cohesión cree sin límites. Confía sin limites y ama sin límites.
por la colaboración de los ligamen- - Crece el que se despoja de todas sus "posesiones" y se pone rápido el man-
tos, según la actividad propia de dil y de rodillas besa y sirve a todos, sobretodo a los pequeños, a los indefen-
cada miembro, para el crecimiento
sos, los débiles, los inseguros, los enfermos.
y edificación en el amor
- Crece el que se introduce en el corazón del Señor despojado de toda sabi-
(Ef 4, 11-16 ) duría, de toda seguridad, de toda imagen preconcebida de Dios.
m
- Crece el que tiene hambre, sed, oscuridad, el que llora, el perseguido, el
apartado, el incomprendido por todos menos por el Señor.
Índice - Crece el que permanece fiel, sin escandalizarse de la pobreza del otro y de
su comunidad. El que no juzga, sino que acoge con gozo en el corazón, a los
Crecimiento 1 hermanos que el Señor le ha concedido y los guarda como un tesoro.
Enseñanza: Crecimiento en el Espíritu 2 - Crece el que ama lo imposible, lo descarriado, lo sucio, lo inútil.
- En fin, hermanos, crece sin limites el que se deja guiar por el Espíritu San-
Este Mes: Sacramento de la Reconcilia- 5 to.
ción
- El que es fiel a las mociones limpias de su corazón.
Para Meditar 9
- Quien está alegre y confiado en que el Dios a quien el ama, le acompaña,
El Rincón de los Testimonios 10 le instruye y le introduce en la intimidad más profunda y seria de su vida y
sabe que jamás le va a abandonar.
Recordemos qué es la Renovación 12 "Venid a Mi". Venid confiados, seguros, alegres. Venid con todo lo que te-
néis, queréis, soñáis y Yo os daré un mundo nuevo, rico en piedad y miseri-
Noticias…Noticias...Noticias 13 cordia.
Rico siendo pobre. Rico no queriendo nada que no sea el Señor. Rico en lo
Ideas para tu Biblioteca 14 que no brilla. Rico en la espesura del ovillo de tu vida. Rico en perdonar. Rico
en su reino en medio de este mundo. Rico en Mí.
A Tu Servicio 15
Enseñanza: Crecimiento en el Espíritu

Mi primera experiencia del Espíri- ción carismática, que ha sido la plata- Al ir ahondando en la acción del
tu Santo se dio en la Renovación ca- forma desde donde he podido tener un Espíritu nos damos cuenta de que todo
rismática. Antes lo conocía, había oí- encuentro con el Espíritu Santo. Ni lo dicho es una gran verdad y viene
do hablar de él, lo había estudiado, estaba preparado, ni me urgía, ni po- como gracia de lo alto. Sin embargo,
incluso había actuado en mí, pero no día imaginar siquiera que tal cosa pu- también nos percatamos de que todas
lo supe reconocer conscientemente. diera darse. Lo recibí todo como pura estas cosas se pueden dar en nosotros
No es que en mi juventud se mencio- gracia, sin mérito alguno, pero mi vi- sin que crezca al mismo nivel la expe-
nara mucho su nombre; era, si no el da quedó abierta a panoramas total- riencia de gracia, de caridad, de entre-
gran desconocido, sí el gran posterga- mente inéditos para mí. Lo más bello, ga y compromiso, en definitiva, de
do. Nuestra educación voluntarista no sin embargo, fue que pronto me di santidad. El peligro está en quedarnos
lo requería. Las relaciones con Dios cuenta de que el mismo Espíritu ac- apegados a unos dones tan reales y tan
se basaban sobre todo en los actos tuaba en gente mucho más sencilla bellos, pero no esenciales. Podemos
morales y en las buenas obras y esta que yo, muchos de ellos venidos de la buscar los efectos secundarios olvi-
tarea apelaba, en especial, a la fuerza increencia, de la droga, del ateísmo y dándonos de los primarios, con lo que
de voluntad. La perfección buscaba el de otras muchas taras sociales de la
comportamiento intachable. actualidad.
Estos hechos revolucionaron mis
Sin embargo, los dones y
Cuando el Espíritu llega, convicciones espirituales. No eran los carismas se pueden dar en
siempre viene acompañado mejores, los más dignos, los más pre- nosotros sin que crezca al
parados, a los que se les daba este mismo nivel la experiencia
de sus dones, carismas y
don. En la Renovación me encontré
frutos. con mucha gente que nunca había as- de gracia, de caridad, de
pirado en serio a la perfección ni sabí- entrega y compromiso, en
La Renovación carismática vio la an lo que era eso. Estábamos ante una definitiva, de santidad.
luz después del Concilio, con otros auténtica revolución en la espirituali-
planteamientos. El núcleo de tal nove- dad. Ya no eran los esforzados los que
dad venía dado por la reaparición en llegaban a las altas metas sino la gente pasamos a formar parte de una especie
escena del Espíritu Santo. En algunas sencilla que abría su corazón. Es más, de iglesia del Espíritu, alejándonos de
épocas de la historia se necesita de esta gente, ajena totalmente a tales la encarnación y de lo pobre. Conozco
manera especial la reaparición del expectativas, al recibir la experiencia muchas personas que aborrecen la
Espíritu. Cuando lo hace, la vida espi- del Espíritu se encontraban dotados de Renovación porque nos creen gente
ritual vuelve a la gracia y al anuncio auténticos dones místicos. iluminada y escapista, sin compromi-
de la salvación gratuita en Cristo. En efecto, cuando el Espíritu llega, so y sin contacto con la realidad y sin
Cuando parece que se ausenta, los siempre viene acompañado de sus aceptar el peso de la vida y de la en-
hombres volvemos a nuestra invetera- dones, carismas y frutos, y es un carnación. Creen que lo que nos in-
da tendencia de salvarnos por noso- hecho que la mística se da al nivel de teresa son las sanaciones, los descan-
tros mismos confiando en nuestras los dones del Espíritu. Esta gente, y sos en el Espíritu y todo género de
obras y fuerza de voluntad. Ahora yo mismo, nos dábamos cuenta de que efectos extraordinarios.
estamos en una época en la que el Es- fuimos colocados en una onda distin- Si fuera así, seríamos gente muy
píritu Santo, como decía Pablo VI, se ta, con una experiencia viva del Resu- frívola y más nos valdría no haber
hace casi tangible. No ha venido por citado, con un lenguaje nuevo, con conocido nunca al Espíritu. Pero no es
obra de algún programa pastoral, síno- espíritu de revelación para leer la Bi- así. Ahora bien, lo nuestro tampoco es
do diocesano o capítulo provincial, blia, descubriendo la oración de ala- un compromiso ante la realidad y la
sino por sí mismo, por su decisión banza y de lenguas, viendo a los de- encarnación, basado en la bondad y en
soberana, ante la sorpresa de todos los más como regalo y comunidad, nece- las buenas obras nacidas de la filan-
que queríamos evangelizar el mundo sitando dar y escuchar testimonios, tropía política o de cualquier simple
desde nuestros proyectos, cálculos y experimentando múltiples carismas. humanismo. No nos interesa el simple
buenas intenciones. La aparición de Toda esta irrupción y cúmulo de expe- hecho de ser buenos por serlo, ni de
tal personaje, sin que él lo busque, riencias nos llenó de gozo, disfrutando ser solidarios o comprometidos con
divide, discrimina y denuncia los frau- en nuestras almas de un privilegio las causas de la humanidad desde no-
des en que estábamos incurriendo. inmerecido. sotros mismos. Sería, como en las
Yo tuve la gracia, a mis cuarenta sanaciones, otra forma de buscarnos a
años, de encontrarme con la Renova- *** nosotros mismos y aprovecharnos de

2
los demás para darnos buena concien- a la Renovación que me haya enseña- todo, nuestro pecado no entregado del
cia. El Espíritu nos lleva a otro sitio. do a entonar, ya aquí en la tierra, este todo, no nos dejan sentirnos de verdad
¿Dónde nos lleva? A la humanidad cántico nuevo de alabanza. Gracias a salvados, con lo que nuestra alabanza
de Jesucristo. La gran obra del Espíri- Dios en la Renovación crece cada día se trasforma en una hipocondría en la
tu consiste en recordar a la Iglesia que la certeza de que vivimos en ese mun- que en realidad nos miramos solo a
la santidad y el crecimiento no están do. Sentirnos como rescatados, frente nosotros mismos.
en determinados actos morales sino en al mar de cristal, entonando el cántico El descubrimiento de esta humani-
la persona de Cristo. Nuestra conver- del Cordero, es el máximo crecimien- dad salvadora es imposible sin el Es-
sión siempre será a Él, no a las obras to al que aspira la Renovación como píritu. Te tiene que ser revelada. Cual-
buenas. Identificar a Cristo con la rec- pueblo de alabanza. quier contacto con Cristo sin el Espíri-
titud moral ha convertido al cristianis- El Vaticano II nos confirma todo tu es puro humanismo, destinado a
mo en una religión de obras y no de esto al decirnos (Sacrosanctum Conci- escuchar aquellas palabras: “Aléjate
gracia. La persona de Cristo es la gra- lium, 7-8. 106) de la oración pública de mí, no te conozco”. En realidad, el
cia en la que nos sentimos salvados. de la Iglesia que “en la liturgia terrena que nos salva es Dios, el cual, por
En ella se une el cielo con la tierra, en participamos, pregustándola, de aque- medio de su Santo Espíritu nos regaló
ella las cosas de este mundo son acep- lla alabanza celestial que se celebra en al hombre Jesús y nos configura con
tadas por Dios, en ella y por ella Dios la ciudad santa de Jerusalén, hacia la él para poder amarnos. Nada sucede,
derrama su caridad y su salvación so- cual nos dirigimos como peregrinos, y pues, sin Espíritu Santo pero a dicho
bre el mundo. Querer conectar con donde Cristo, ministro del santuario y Espíritu no le gusta hablar de sí mis-
Dios por las obras sin pasar por la de la tienda verdadera, está sentado a mo, no nos conduce hacia él, no se
humanidad de Jesucristo es, como en la derecha de Dios. Con todos los co- nos presenta como el modelo que te-
el mito de Sísifo, irritar a los dioses, ros celestiales cantamos el himno de nemos que imitar o realizar. Él nos
sufriendo por ello el castigo de la ce- la gloria del Señor”, es decir, el Cánti- lleva a Jesús y a los demás.
guera y de llevar la roca una y otra co del Cordero. Lo que se dice de la El crecimiento no consiste, pues,
vez hasta la cúspide de la montaña Liturgia oficial se dice, a su nivel, de en hacernos semejantes al Espíritu
viendo cómo, irremisiblemente, vuel- cualquier oración comunitaria donde Santo sino a la humanidad de Jesu-
ve por sí sola a rodar hasta el abismo. haya dos o tres reunidos en el nombre cristo. Esta santa humanidad es el mo-
Solo en Jesucristo el mundo y sus es- del Señor, porque en medio de ellos delo que el Espíritu va a perfilar en
fuerzos de salvación pierden su vani- está Jesucristo. nosotros. Nos va a hacer semejantes a
dad y frivolidad innatas nacidas del Al ser bautizados en Cristo, al se- Cristo. Quiere que nos revistamos de
pecado. sus sentimientos, de su talante, de su
Lo que más valoro de la Renova- El crecimiento consiste forma de ver las cosas y el mundo, en
ción es que haya sido cauce para mi en hacernos semejantes a definitiva, de su caridad o amor. Quie-
descubrimiento de esta santa humani- la humanidad de Jesucris- re que esta santa humanidad unida en
dad muerta y resucitada, único lugar la persona al Verbo de Dios nos intro-
de encuentro entre Dios y los hombres
to. Esta santa humanidad duzca en el misterio de la Santa Trini-
y entre los hombres y Dios. Desde ella es el modelo que el Espíritu dad. A Dios nadie le ha visto jamás.
cobra sentido la lucha por la justicia, va a perfilar en nosotros. No puede ser nuestro modelo. Hacién-
por la fraternidad, por la igualdad, por donos semejantes a Jesús y, desde él,
la paz en el mundo. Desde ella tam- sí que podemos entrar en el misterio
bién, la misma Renovación deja de ser pultarnos con él en el bautismo y la de la familia de Dios y en el de una
sospechosa de frivolidad e iluminis- efusión del Espíritu, sometemos nues- familia humana hecha a semejanza de
mo. El agradecimiento a la humanidad tra vida al señorío de Jesús o, con la Trinidad.
de Jesucristo se basa en que hemos otras palabras, le entregamos nuestros Hay por tanto dos modos de creci-
sido salvados en su cuerpo de carne. pecados, no queremos vivir ya más de miento en el Espíritu: como pueblo de
Esto no va a suceder en el futuro; ya ellos. Por eso, en la cruz son asumidos alabanza y como comunidad. Para ser
estamos salvados. El que acoge esta y resucitados y dejan de tener dominio pueblo debemos primero crecer en
salvación ya no anda luchando para sobre nosotros, con lo que entramos comunidad. La comunidad necesita,
ganarse el cielo, despreciando la obra bajo la cobertura de la gracia. No de- de una parte, los dones y carismas.
de Cristo, sino que pertenece ya a un jamos de ser pobres y pecadores pero Debemos de estar siempre abiertos a
mundo nuevo, a una nueva creación. no queremos vivir de sus halagos. El que el Espíritu nos utilice en este sen-
Como dice San Agustín, es una criatu- pecado da vida y muchos en el mundo tido. Ahora bien, nuestro crecimiento
ra nueva que puede entonar el cántico quieren conseguirla. Nosotros, no; en comunidad, como vamos a ver, no
nuevo. El que, iluminado por el Espí- hemos aprendido a vivir ya en Cristo vendrá dado por estos dones sino por
ritu, acepte en él esta obra de Cristo y por eso el Espíritu nos capacita para la caridad de los unos para con los
pertenece ya al pueblo de los salvados ser un pueblo de salvados que entona otros en Cristo Jesús. En Cristo somos
y redimidos, está en la otra orilla, y un cántico distinto. Lo importante es amados por Dios, en él somos justifi-
entona, como en el Apocalipsis, el que nos creamos todo esto para no cados, y todo lo que hagamos fuera de
cántico del Cordero. ¿Dónde se da frustrar la acción del Espíritu. Nues- él no tiene valor.
hoy en día esta alabanza? Yo le debo tras culpabilidades, racanería y, sobre ***

3
Hay dos modos de creci- la encarnación tienen que verificarse día más. Aunque crezca nuestra co-
en la realidad. Por eso Cristo no es munidad hasta el infinito siempre
miento en el Espíritu: como alguien que se fue sino que vive entre habrá pobreza y pecado para que la
pueblo de alabanza y como nosotros por medio de su cuerpo, que gracia y la fuerza se realicen en nues-
comunidad. es la comunidad. La comunidad es el tra debilidad.
auténtico baremo para saber el nivel Para terminar debemos recalcar
de gracia o de santidad o de caridad o que en las épocas en las que el Espíri-
Dios actúa con una sensibilidad de mérito. Las relaciones humanas tu se hace muy presente, el crecimien-
exquisita al identificarse con una son esenciales para este cometido. Yo to o la perfección se aleja de los es-
humanidad semejante a la nuestra, puedo predicar maravillosamente y quemas protocolarios y se acerca a las
haciéndose de ese modo aspiración y tener otros muchos dones, pero si en personas por medio de la caridad. La
anhelo real del corazón del hombre. la vida real soy un egoísta intratable primera persona que el Espíritu nos
En Jesús, Dios tiene ojos, labios, oído, mis dones no me aprovechan sino que revela mediante el amor es a Jesucris-
corazón, cercanía. En Jesús se puede me sirven de condenación. Es como to en su humanidad, por medio de la
amar a Dios. En Jesús se hace encar- utilizar a Dios en provecho propio. cual tenemos acceso al Padre. Segui-
nación como la de cualquiera de noso- Debajo de los dones, incluso de autén- damente nos hace sentir a los herma-
tros. En Jesús nos hace santos y dig- ticos dones y sabiduría del Espíritu, nos en la comunidad como parte esen-
nos de él. Tanto es así que el mismo puede haber mucho pecado, muchos cial de nuestro camino hacia la cari-
Jesús se atrevió a decirnos que aspirá- celos, muchos egoísmos, desprecios y dad. Sin hermanos no hay fe ni espe-
ramos a ser semejantes a nuestro Pa- búsquedas de sí mismos. ranza ni caridad. Con hermanos llega-
dre celestial. Evidentemente, a esa He escrito recientemente un libro y remos a ser un pueblo en el que se
meta solo puede conducirnos un hom- en sus páginas he formulado vivencias respire la brisa de la otra orilla.
bre que, aunque humano por naturale- que se les han hecho claras a otras Lo que sí nos debe quedar claro es
za, es de personalidad divina. personas. Ahora bien, una cosa es for- que los carismas se dan para la cons-
El Espíritu Santo nos constituye mularlas y otra vivirlas. Puedo tener
como pueblo de alabanza para entonar la capacidad de formular bien y acla- La santidad y el creci-
el cántico del Cordero, pero para rar cosas a otras personas que las vi- miento están en la caridad,
hacernos verdaderamente pueblo, pri- ven mucho más profundamente que
mero nos tiene que hacer comunidad. yo. No sabrán pensar como yo, pero
y se expresan mediante los
Hay varias palabras que, en orden al pueden vivir con mucha más gracia y frutos del Espíritu y las
crecimiento, significan casi lo mismo: caridad que yo y, por lo tanto, estar bienaventuranzas. Estas
gracia, santidad, caridad, mérito. Lo más crecidas en el Espíritu y ser más actitudes configuran a un
que uno tenga de gracia tendrá de san- santas.
tidad, caridad y mérito, y así de cada Por eso, para seguir a Cristo y cre- cristiano con la personali-
una de ellas. Dichas palabras se apli- cer en el Espíritu lo primero es tener dad de Jesucristo.
can en primer lugar a la persona de comunidad y hermanos. Sin ellos
Jesús, porque se la puede amar con nuestra vida religiosa no pasa de ser
vivencias humanas que el Espíritu fantasía platónica. Dios no da a nadie trucción de la comunidad. En ellos, de
acrecienta según vamos siendo fieles. fe ni le hace santo sin regalarle a la por sí, no está la perfección ni la san-
A Dios no se le puede amar con vi- vez una comunidad, por muy pequeña tidad, si bien, ejercidos con fidelidad
vencia humana, a Cristo sí porque es que sea. En segundo lugar, es impres- y perseverancia, engendran mucho
hombre y, en su corazón, nosotros cindible perseverar en la comunidad. amor y, por otra parte, si no existen, la
conocemos y amamos a Dios. Cual- Yo esto lo vi claro un día que no tenía comunidad se muere de frío y se an-
quier otro conocimiento de Dios es ganas de ir al grupo. Sentí que el Se- quilosa y nunca llegará a ser pueblo
filosofía. En el corazón de Jesús pode- ñor me decía con fuerza: “Ir al grupo que marche hacia parte alguna. Debe-
mos entrar en contacto con la Trini- y perseverar en ello es la forma de mos agradecerlos y cultivarlos con
dad, elevándose nuestras vivencias seguirme”. El seguimiento de Cristo todo cariño. Ahora bien, la santidad y
humanas tocadas por la gracia a nivel es el único camino de crecimiento. La el crecimiento están en la caridad, y se
de visión mística, casi beatífica, sin perseverancia en ese crecimiento co- expresan mediante los frutos del Espí-
dejar de ser humanas. munitario nos constituirá como pueblo ritu y las bienaventuranzas. Estas acti-
Para saber que estos amores no nos de alabanza. tudes configuran a un cristiano con la
alienan y nos sacan de la pobreza y de Las tentaciones de abandono serán personalidad de Jesucristo.
continuas y, casi siempre, muy razo-
...los carismas se dan nables. Por eso, si te vas, te irás lleno
para la construcción de la de razón pero sin Jesucristo. Él se
queda en el lugar de la injusticia y la
comunidad. En ellos, de sinrazón, porque fue sometido a toda
por sí, no está la perfec- injusticia. Ese es el lugar, aunque a tu
ción ni la santidad... razón le parezca imposible, donde el Móstoles, 20 de Enero de 2007
Espíritu Santo te lo va a revelar cada Chus Villarroel, O.P.

4
Este Mes: El Sacramento de la Reconciliación

“Al atardecer de aquel primer día de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos,
las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de
ellos y les dijo: La paz con vosotros. Dicho esto les mostró las manos y el costado. Los discí-
pulos se alegraron de ver al Señor. Jesús repitió: La paz con vosotros. Como el Padre me en-
vía también yo os envío. Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: A quienes les perdonéis los
pecados, les quedarán perdonados. A quienes se los retengáis, les quedarán retenidos.”
Jn 20, 19-24

Queridos hermanos: Coello o en la calle Maldonado, un de Paredes. ¡Imposible dejar el coche.


Los que tenemos que hablar con sitio para dejar el coche. ¡Imposible! Señor, ¿es posible?
alguna frecuencia, en más de una oca- Doy otra vuelta. ¡Imposible otra “Voy a ver si esta vez en los Jesui-
sión -al menos a mí me pasa-, no sa- vez! tas está mejor”. Y me acuerdo que en
bemos cómo empezar. Y así me en- Digo: “Bien, me voy a los Agusti- la calle Claudio Coello, cerca de los
contraba yo cuando empezamos la nos de la calle Príncipe de Vergara.” Dominicos hay un parking. Llego y…
oración. Encarna dijo que las vísperas Eran las doce y pico. Estaban en Misa. ¡completo! Y no os miento en nada.
de los días que tiene que hablar aquí Se me había pasado ya media hora. Todo esto me pasó ayer.
lo pasa mal. Y después nos dijo que Veo un curita confesando y digo: Decidido, dejo el coche en el par-
había estado viendo a un paciente ter- “Bendito sea Dios”. Había dejado el king de la Clínica del Rosario, donde
minal y sintió que tenía que comuni- coche mal aparcado, en un sitio de me han operado tantas veces y de allí
car al pueblo de Maranatha que tenía- esos de carga y descarga. Me dije: “… me voy a los Jesuitas”. A las 13.00
mos que dar gracias a Dios por infini- bueno, voy a descargar yo…y luego horas dejaba el coche en el parking. A
dad de cosas. recojo el coche”. Pregunté a la gente las 13.15 llegaba a los Jesuitas y justo
¡Qué bueno es el Señor que así que había allí: “¿Están ustedes para en ese momento se había marchado el
tenía que empezar! porque hoy hace confesarse?”…y cuatro personas tenía último confesor… Peripecias de un
tres años que yo me encontraba en la delante. “No puede ser padre - me di- cura que quiere confesarse y no pue-
UVI. Una noche como ayer me opera- go- ¡hala!, para afuera”. No podía es- de... porque los curas también se con-
ron de una obstrucción intestinal. Hay perar. fiesan.
motivos para que dé gracias a Dios: a Me digo otra vez: “Voy a dar una Llamo a mi compañero a Móstoles
los tres años puede estar hablando vuelta más por los Jesuitas”. Y ¡me y le digo: “Oye, que no puedo ir a co-
quien estaba mudo tres años atrás. metí en un “pitote” de coches en la mer, tengo que terminar de arreglar
Ayer me acordé mucho de José calle Maldonado…! Nada, otra vez unos asuntos y a ver si por la tarde
Luis Martín Descalzo, que escribió un me tuve que ir. puedo ir”.
libro que se titulaba “Un cura se con- Consigo salir de la calle Serrano y A las 16.30 me voy a Jesús de Me-
fiesa”. Y como vamos a hablar del me digo de nuevo: “Me iré a las mon- dinaceli. Al llegar veo un cartel: Ce-
Sacramento de la Reconciliación, me jitas de la calle Fernández de la Hoz”, rrado hasta las 18.30. “Bien, vale”.
acordé de él. ¡Y qué víspera me dio el que alguna vez me he confesado allí: Yo tenía que estar a las 18,30 en Mós-
Señor! ¡Qué víspera! Yo podría escri- ¡la iglesia cerrada! toles, en mi parroquia, para la exposi-
bir otro libro que se titulara: Siguiendo la calle Fernández de la ción del Santísimo.
“Peripecias de un cura que quiere con- Hoz, hay otra iglesia en la calle García Así que decidí irme a Santa Gema,
fesarse y no puede.” que es la abogada de los imposibles o
A las 11.30 me vine a Madrid. algo parecido. Y yendo para allí -¡pero
Tenía que hacer unos recados y me cómo prueba el tentador para que no
gusta confesarme antes de hablar en te confieses…!”- un coche se pone a
público; no sé, para que sea más el mi izquierda, se para delante de mí y
Señor el que hable y no un pecador, empieza a increparme, sin saber por
que a pesar de todo va a ser pecador. qué, durante un buen rato, hasta que al
Y me dije: “Bueno, hago los reca- fin se cansó y se fue.
dos y me confieso.” A las 11.30 tenía Continué hacia Santa Gema donde,
tiempo suficiente para confesarme e por fin, pude confesarme a las 17.30...
ir a comer a Móstoles. Era mi plan.
Me voy a los Jesuitas de la calle Voy a hablar de la confesión, por-
Serrano. Siempre he tenido suerte de que los curas también se confiesan.
encontrar por allí, en la calle Claudio Hoy, por la mañana, volví a hacer-

5
me “planes”: pretendía prepararme Jesús de Nazaret ha Llevo aquí tres o cuatro años y no has
un poquito esta charla… ¡pues no se- pasado aún por el confesionario…
ñor! Me llamó una persona y me dijo: muerto por ti y por mí, pe- -Jesús Mari, no me voy a confesar.
“Yo le quiero ver a usted hoy. Llevo cadores. Y Él ha saldado tu -¿Y eso?
unos días intranquila y quiero confe- cuenta y la mía. Y desde -Una vez fui a confesarme, me gri-
sarme”. entonces ya no cabe el mie- tó el cura y ya desde entonces no me
¡Vaya hombre, no habrá mas curas confieso más.
en Móstoles para confesar! No le dije do en el corazón cuando -¡Vaya hombre, vaya! No apruebo
nada de esto, pero lo pensé. ¡Pues tu- uno está liberado por la la postura del cura... pero vamos a
ve que confesar a la hermana! De pe- muerte y resurrección de ver, si tú vas a un médico y te grita
nitente a confesor. ¿ya no vas a ningún otro médico más?
Esta es la introducción a la que me
Cristo. -¡Hombre no! Busco otro médico.
ha dado pie Encarna al comenzar la -¡Busca otro cura! Si buscas otro
oración. cen: “Señor, dale la unción y perdóna- médico que no te grite, busca otro
A continuación, se ha cantado le los pecados?” No, llaman al sacer- cura que no te grite. ¡Alguno encon-
“Ven, Señor, a tu pueblo que te espe- dote. ¿Por qué? ¿Es que el sacerdote trarás…!
ra”. Esta es la oración que hago ahora: es para el prójimo y no es para él? ¡Cómo nos defendemos! ¡Cómo
que venga al corazón de este pueblo ¿Por qué tantas preguntas? nos retorcemos para justificar algo
que le necesita. Porque para mí, her- No os quiero dar, ni puedo, una injustificable: el miedo que tengo a
manos, el sacramento de la reconcilia- clase de teología sobre el sacramento encontrarme con el amor de Dios!
ción es tan precioso que me da miedo de la reconciliación, ni sé si sería con- Una de las facetas del sacramento
hablar de él, por no poder transmitir y veniente. Me parece que es más im- de la reconciliación es que a través de
hacer llegar a vuestro corazón todo lo portante llegar al corazón, hablar pas- un ministro pecador, Dios te perdona
que el Señor quiere comunicaros. toralmente. Pero, metiendo algo de los pecados.
El sacramento de la reconciliación teología: Santo Tomás de Aquino, El mismo Santo Tomás, hablando
es un sacramento traumático para mu- hombre santo y sabio, dijo hace mu- de nuevo del sacramento de la recon-
chas personas y produce el efecto con- chos siglos, y sus palabras las corro- ciliación, dice que es un juicio. Y pa-
trario para lo que está hecho. bora nuestro querido Papa Juan Pablo rece que los cristianos nos hemos tira-
El sacramento de la reconciliación II en una exhortación que se titula: do a lo negativo del juicio nada más.
es para encontrarse con la misericor- “La Reconciliación y la Penitencia”, Y es que, ¿quién va a un juicio hoy?
dia y el amor de Dios. Y yo, como publicada en 1984; dicen, el uno y el Yo tengo la experiencia de uno
sacerdote, os puedo decir, y mis her- otro, que “solamente uno puede llegar realmente horroroso: tenía todo a mi
manos sacerdotes podrán decir lo mis- a Dios para recibir el perdón a través favor, todos me lo decían. Y llego allí
mo, que muchas veces el amor y la del sacramento de la reconciliación y y el otro me dice todo lo contrario,
misericordia de Dios no pueden llegar por medio de sus ministros”. Así es. que yo era el culpable.
al corazón de su pueblo, porque son De ahí que yo haya elegido este texto ¿Es posible?, me digo. Pues sí,
tantas las toneladas de miedo que hay del Evangelio: “A quienes perdonéis dice mi abogado. Es que a veces uno
en el corazón de los hijos, que no pue- los pecados, les quedarán perdona- tiene que defender al otro mintiendo.
den experimentar el amor del Padre. dos”. Y el mismo Papa dice que “es Estos son los juicios humanos.
Por eso le pido al Señor que venga precioso que el mismo Señor transmi- Y ¿dónde puede ver Santo Tomás
al corazón de su pueblo y que yo os ta el perdón a través de un pecador”, el juicio? Muy fácil: el pecador -yo
pueda hablar a vuestro corazón. como yo, que ayer quiso confesarse y ayer cuando iba a confesarme- es el
Me gusta hablar del sacramento casi no se pudo confesar. Es precioso. reo que necesita de un juez. Y tiene
del perdón porque lo he sentido en mí ¿Lo pudo hacer de otra manera? que haber una sentencia. Pero no
y porque el Señor me usa. Me usa. ¡Claro que lo pudo hacer! ¿Por qué hemos descubierto esto: LA SEN-
Cuando oigo a mucha gente que dice: “A quienes perdonéis los peca- TENCIA SIEMPRE LA TENEMOS
sufre, y se pregunta: “¿por qué yo ten- dos, les quedarán perdonados?” No lo GANADA. ¡Ay si todos los juicios de
go que decir los pecados a otro hom- sé, hermanos míos, no lo sé. la tierra fueran así…! No me importa-
bre?” Es curioso. ¡La de preguntas “Es que, Padre -dicen algunos- hay ría que me juzgaran cada día si tengo
que se hace la gente…! Y: “¿Por qué algunos sacerdotes… ¡hay algunos todos los juicios ganados.
yo no puedo confesarme directamente curas…! Cierto, cierto. Lo grandioso La sentencia siempre la tenemos
con Dios?” es eso. Si todos fuéramos tan acoge- ganada ¿por qué? Porque ha habido
Y yo digo que por qué esa gente dores y tan buenos, entonces sería alguien, Jesús de Nazaret, que ha
que se pregunta no dice: “¿por qué no hasta agradable irse a confesar. Pero muerto por ti y por mí, pecadores. Y
consagro yo? Digo: Este es el cuerpo hay que pasar por eso. Él ha saldado tu cuenta y la mía. Y
de Cristo, y comulgo”. No, esa gente Me acuerdo que estando yo en la desde entonces ya no cabe el miedo
acude a la Eucaristía. parroquia de Cárcar (Navarra) le dije en el corazón cuando uno está libera-
Y me pregunto: ¿Por qué esa gen- un día a un amigo mío, en plan de do por la muerte y resurrección de
te, cuando alguno de su familia está broma: Cristo.
enfermo, en sus últimos días, no di- -Oye, a ver cuándo te confiesas. Otra de las facetas, y así doy pin-

6
celadas para ver si puedo llegar a los hombre tiene poder para decir: tus Y ¡cuántas veces sale Él a la espera y
corazones, porque me temo que más pecados te son perdonados, a ti te di- no encuentra al hijo!, porque ni voso-
de una persona esté sufriendo también go: coge la camilla y vete a tu casa”. tros ni yo nos hemos atrevido a decir:
en este pueblo de Maranatha por cues- Y la gente se quedó con la boca abier- Padre, volveré. Y decir “Padre, volve-
tión del sacramento de la reconcilia- ta. ¿Por qué? Porque lo curó física- ré” no es cosa vuestra ni mía, es cosa
ción, es que tiene un valor terapéuti- mente, lo otro no importa. Si aquí sa- de la fuerza y la gracia del Espíritu. A
co. liéramos por ahí sanando a las perso- nosotros ya no nos queda más que
En la Renovación tenemos la expe- nas cojas, dirían: este hombre tiene un seguir la fuerza del Espíritu para en-
riencia de la intercesión, que es un poder extraordinario. Pero como el contrarnos con el abrazo del Padre.
regalo del Señor y, cuántas personas, corazón ni se ve y las heridas del co- ¿Qué es lo que dice Pablo en la
con sus heridas, sus problemas… lla- razón no se sienten, solo las siente segunda carta a los Corintios?:
marlo como queráis… a través de una uno mismo…. ¡Si tuviéramos unos “Dejaos reconciliar por el Señor”.
imposición de manos y de una oración rayos X para ver nuestro corazón, Como casi pidiéndonos el Señor:
de intercesión, se han sentido libera- nuestras mentes, nuestras amarguras, “Deja que yo te sane, deja que te ame,
das y sanadas. ¡Cuánto más a través nuestras tristezas…! ¡Qué de cosas! deja que te libere, deja que te dé la
del sacramento de la reconciliación, Todo esto lo sana el Señor y nadie paz, deja que llene tu corazón, deja
donde hay un poder extraordinario de más que el Señor. que me cargue yo con todos los trau-
Dios que perdona los pecados, libera Por eso os digo, hermanos, que mas, deja que mi sangre en la cruz…
los traumas y sana los corazones! Es sería realmente precioso que descu- Eso me pertenece a mí, no me lo ro-
el paralelismo de la enfermedad física briéramos ese don y que nos encon- bes. ¡No me lo robes!”. ¡Que nos ten-
con la enfermedad espiritual. No nos tráramos con el sacramento de la re- ga que pedir el Señor, casi por favor,
da miedo ir al médico, porque voy conciliación, con ese poder sanador y que nos dejemos reconciliar…!
buscando mi sanación. liberador. Me acuerdo en este momento de
San Agustín, recuerdo, hombre Y yo me pregunto por qué nos un hombre, al que queríamos mucho,
sabio y santo también, decía, que costará tanto acercarnos. ¡Como si y le queremos. Un hombre que habló
cuando se iba a confesar, él iba a cu- tuviéramos que tener algún impulso mucho aquí y que predicó mucho
rarse. ¡Cómo lo conocía! ¡Qué precio- especial o como si fuéramos nosotros aquí: Pedro Fernández Reyero. Pues
so don de sabiduría tenía el Santo! los artífices de esto! Cuando uno Pedro, en una de las asambleas nacio-
¡Cómo descubrió toda la profundidad piensa un poquito, vemos a través de nales, hablando del sacramento de la
y la grandeza del sacramento de la la palabra de Dios que es Dios quien reconciliación, decía: “¿Qué tenemos
reconciliación! Iba a curarse. da los pasos por nosotros. Yo así lo que hacer?: lo que hace la ropa en la
¿Os acordáis de aquel pasaje pre- descubro a través de la Palabra. lavadora. Y ¿qué hace la ropa en la
cioso, cuando le presentan un paralíti- En la parábola que hemos oído, lavadora? Nada. Yo, que tengo que
co al Señor y le meten por el tejado, leído y meditado tantas veces, esa lavar la ropa en Móstoles en la lava-
porque la casa estaba llena? El Señor parábola del hijo pródigo, ¿vosotros dora, cojo la ropa, que es algo man-
le dice: “Tus pecados están perdona- creéis que, por casualidad, el día que chado, como mi ser pecador es algo
dos”. La gente se escandaliza. Ahí el hijo se acerca es que le tocaba salir manchado, y la meto allí, en la lava-
están las dos realidades, las dos sana- aquel día al padre de paseo? ¡Es que dora y la ropa no hace nada, solamen-
ciones: física y espiritual. El poder de el padre salía todos los días! El padre te dejarse bambolear por la lavadora.
perdonar los pecados. La gente se es- daba el paso adelante a ver si venía el La lavadora es el Señor, decía Pedro.
candaliza. ¿Qué es más fácil, que di- hijo. El primer paso siempre lo da Él. Así de sencillo. ¡Déjate manejar por la
ga: “levántate y anda” o “tus pecados
están perdonados”? El Hijo del hom-
bre tiene todo el poder.
Cuando voy al médico, no me im-
porta que este me diga: “Padre Piti-
llas, tiene usted que desnudarse”. Pues
bien, ¡lo que usted mande! Y me da
vergüenza desnudarme un poco ante
el Señor que, en definitiva, es el que
me perdona; porque el sacerdote, co-
mo nos dirá el Papa, está allí “in per-
sona Christi” como en todos los sacra-
mentos. Está en lugar del Señor. Es
Cristo el que perdona. Es Cristo el
que dice: “Tomad y comed, esto es mi
cuerpo”. Es Cristo. Y el sacerdote está
ahí “in persona Christi”.
Entonces, ahí aparece muy claro:
“...para que veáis que el Hijo del

7
dulzura y el cariño del Señor! Deja Si algún sacerdote os grita, en lu- pude casi confesar y hoy, a la primera,
que te vaya sanando, que te vaya lim- gar de salir de allí gritando y decirle a ¡a confesar! ¡Habrá más sacerdotes…
piando, que te vaya purificando, que la gente: “no te confieses con ese, que hay diez parroquias en Móstoles!”
te vaya mimando… Ese es el Señor tiene una mala uva de miedo”. Vete al ¿Sabéis lo precioso que es cuando una
dando vueltas a tu vida de pecador primer banco y dile: Señor, cambia el persona se marcha y te dice: “¿Sabes
para que se manifieste en tu nada toda corazoncito del padre para que al que que me marcho la más feliz del mun-
su acogida, toda su misericordia, todo venga detrás de mí le acoja de otra do y que nunca he sentido lo que he
su cariño, todo su amor. ¡No hay más manera distinta. Rezar. Eso es recibir sentido esta mañana?” ¿Sabéis lo que
que hacer! ¿Es que ni nos vamos a la misericordia, para ser transmisores los sacerdotes os tenemos que agrade-
dejar que nos metan en la lavadora? de misericordia. Esta es mi experien- cer que nos hagáis partícipes de vues-
¿Es tan difícil? ¿Qué tiene que hacer cia del sacramento de la reconcilia- tras gracias?
el Señor para que le dejemos acercar- ción en cuanto penitente. Me acuerdo de que, hace unos diez
se a nosotros? ¿Qué tiene que hacer? Y en cuanto a mi experiencia de años, estando en la parroquia de la
Decídmelo. ¿Es que lo puede poner sacerdote, puede que sea un don que calle Conde de Peñalver en Madrid,
más fácil? ¿Por qué nos complicamos para hablar del sacramento de la re- de donde me han desterrado para la
tanto? ¿Por qué un sacramento que conciliación sea un sacerdote quién lo otra, lo digo con todo el cariño, una
tiene que ser de acogida, de goza- haga, y os doy las gracias a los que persona me llamó por teléfono una
da…? mañana y me dijo:
Como penitente yo tam- - Oye, Pitillas, quiero hablar
bién he sufrido alguna vez contigo.
como sufrió mi amigo de Cár- - Pues bueno – contesté.
car. Una vez fui a confesarme - ¿Cuándo puede ser?
a Pamplona y no sé, tendría Me acuerdo en este momento
algún pecado de esos gordos, que Juan Pablo II, en un dis-
porque también todos somos curso del 20 de abril de 1979,
humanos, los curas no somos decía a los sacerdotes: “No os
santos. ¡Ay madre, si tuviéra- enfadéis, mis hermanos queri-
mos rayos X, igual me daba dos, el sacerdote muchas veces
vergüenza que me vierais! No, tendrán que dejar reuniones
no me importaría, porque el porque no tiene tiempo, pero el
amor de los hermanos viene sacerdote nunca podrá decir no
del amor de Dios y me com- tengo tiempo cuando alguien
prenderíais. Pues yo me con- le llame para confesar”. Es un
fesé y aquel buen hombre em- don del Señor. A veces nos
pezó a gritarme y yo le dije: cuesta, pero es un don.
“Padre, ¿usted cree que el Señor me me habéis mandado hablar de él. Es Y aquella persona me llama y me
recibiría como usted me recibe?”. Y el precioso hacerlo. dice:
padre cambió el tono de su voz. Hoy, Os puedo decir que los momentos - Oye, quiero hablar contigo.
también os digo, no diría nada de eso, más difíciles, más alegres y más tris- ¿Cuándo me puedes recibir?
son etapas de la vida de uno. ¿Por qué tes, los he vivido con el sacramento de - ¿Te parece esta tarde?
hoy no diría nada? Porque yo siento la reconciliación. Y ni para unos ni - Bueno; pero, a lo mejor, después
que ahí el sacerdote está en la persona para otros tengo yo la culpa. Yo he de hablar contigo ya no me quieres
de Cristo y si el Señor a través del sentido en mi propia vida esa gozada hablar más.
sacerdote me tiene que gritar, yo me del sacramento y he sentido una pena Y me dije: “vaya, esto sí que es
voy a confesar y digo: “Señor, sal por enorme porque hay hermanos que no más complicado”. Colgué el teléfono.
donde quieras y si me tienes que gri- quieren dejar que el amor del Padre Me quedé cuestionado. No sabía si no
tar, me gritas. Yo quiero sanarme. Yo llegue a ellos. Me diréis, ¿es posible? le iba a hablar porque me iba a contar
quiero experimentar tu amor. Yo quie- Pues sí. Hay personas enfermas, sobre algo de mí que no me iba a gustar…
ro experimentar tu perdón. Yo quiero todo con escrúpulos, a los que uno “igual me va a decir que estoy liado
gozarme en ti”. quiere transmitir la paz, la acogida y con alguna mujer y yo no lo sé”.
Ese es el sacramento del amor. Y el perdón, y se van a confesar en la Vino por la tarde, compungido, y
si algún sacerdote os grita, hacer co- misma misa dos veces. Existen. Y uno me dice:
mo diría el padre Darío Betancourt, ahí se siente pobre e inútil y lo pasa - Es que me quiero confesar. Llevo
no sé si habéis tenido la suerte de co- muy mal. mucho tiempo queriendo confesarme
nocerle, yo creo que muchos de voso- Pero también he tenido momentos y siempre me cuesta dar el paso. Me
tros sí. Darío Betancourt decía: “Que muy felices en mi vida de sacerdote daba miedo porque a lo mejor no me
si el padrecito es malo, vete a la pri- con este sacramento. El último, preci- hablabas más.
mera banca de la iglesia y machaca al samente, esta mañana con esa persona Se confesó de sus pecados. De esas
Señor para que cambie su corazón. Y que me llamó y que en un principio confesiones sustanciosas, dicho así, en
ese corazón cambiará”. dije para mí: “Pero, Señor, ayer no me el plano humano, porque toda confe-

8
sión es divina. Yo recé por él. Y lo hermanos sacerdotes, porque es una contréis en nuestro corazón, un cora-
único que le dije es: “Lo que siento en bendición; pero no os paséis… porque zón que dé la imagen, aunque lejana,
este momento es no poderte demostrar a lo mejor tenemos cola para confe- del corazón amoroso, misericordioso
todo el amor que Dios te tiene. Lo sar… Dadnos trabajo, pero poquito a y acogedor de Dios. Que os pueda
único que te digo es que si Pitillas te poco. Es una bendición, no cabe duda, recibir como el Señor recibió a aque-
quería antes, ahora te quiere mucho el poder gozar de la presencia del Se- lla mujer pecadora y que os pueda
más, porque le has concedido la dicha ñor. enviar con su paz: “Vete en paz, el
de experimentar, aquí, juntos los dos, Y si encontráis sacerdotes de los Señor te ha perdonado”. ¡Gloria al
y palpar, el amor y la misericordia de otros, de los que gritan, rezad por Señor!
Dios. ellos. Y rezad por los sacerdotes de
Por eso, aunque muchas veces los este pueblo de Maranatha para que, en
sacerdotes nos quejemos de que nos todo momento, cuando nos sentemos
dais la lata, tenemos que daros las gra- en el confesionario, en una silla o ten-
cias. Y lo hago yo en nombre de mis gamos que confesaros paseando, en- Jesús María Pitillas, O.P.

Para Meditar...

Del tratado de San Ambrosio, obispo, sobre la huída del mundo


(Unirse a Dios, único bien verdadero)

Donde está el corazón del hombre divino, y todo lo divino es bueno; por ñor, si tu alma se adhiere a él; si andas
allí está también su tesoro; pues el ello se dice: Abres tú la mano y sacias tras sus huellas con tus pensamientos,
Señor no suele negar la dádiva buena de favores a todo viviente; pues por la si sigues sus caminos con la fe y no a
a los que se la han pedido. Y ya que el bondad de Dios se nos otorgan efecti- base de apariencias; si te refugias en
Señor es bueno, y mucho más bueno vamente todos los bienes, sin mezcla él, ya que él es refugio y fortaleza,
todavía para con los que le son fieles, alguna de mal. Bienes que la Escritura como dice David: A ti, Señor, me aco-
abracémonos a él, estemos de su parte promete a los fieles, al decir: Lo sa- jo: no quede yo derrotado para siem-
con toda nuestra alma, con todo el broso de la tierra come-réis. pre.
corazón, con todo el empuje de que
seamos capaces, para que permanez-
camos en su luz, contemplemos su Hemos muerto con Cristo y lleva- Conque si Dios es nuestro refugio
gloria y disfrutemos de la gracia del mos en nuestro cuerpo la muerte de y se halla en el cielo y sobre los cie-
deleite sobrenatural. Elevemos, por lo Cristo, para que la vida de Cristo se los, es hacia allí hacia donde hay que
tanto, nuestros espíritus hasta el Sumo manifieste en nosotros. No vivimos ya huir, donde está la paz, donde nos
Bien, estemos en él y vivamos en él, aquella vida nuestra, sino la de Cristo, aguarda el descanso de nuestros afa-
unámonos a él, ya que su ser supera una vida de inocencia, de castidad, de nes y la saciedad de un gran sábado,
toda inteligencia y todo conocimiento, simplicidad y de toda clase de virtu- como dijo Moisés: El descanso de la
y goza de paz y tranquilidad perpe- des; y ya que hemos resucitado con tierra os servirá de alimento. Pues la
tuas, una paz que supera también toda Cristo, vivamos en él, ascendamos en saciedad, el placer y el sosiego están
inteligencia y toda percepción. él, para que la serpiente no pueda dar en descansar en Dios y contemplar su
en la tierra con nuestro talón para felicidad. Huyamos, pues, como los
herirlo. ciervos, hacia las fuentes de las aguas;
Este es el bien que lo penetra todo, que sienta sed nuestra alma como la
que hace que todos vivamos en él y sentía David. ¿Cuál es aquella fuente?
dependamos de él, mientras que él no Huyamos de aquí. Puedes huir en Óyele decir: En ti está la fuente viva.
tiene nada sobre sí, porque es divino; espíritu, aunque sigas retenido en tu Y que mi alma diga a esta fuente:
pues no hay nadie bueno, sino solo cuerpo; puedes seguir estando aquí y ¿Cuándo entraré a ver el rostro de
Dios y, por lo tanto, todo lo bueno es estar, al mismo tiempo, junto al Se- Dios? Pues Dios es esa fuente.

9
El Rincón de los Testimonios

“Te basta mi gracia” la oración en la que nos


invitaba a entregarle
Parece que el lema de la Asamblea todo al Señor.
estuviera hecho pensando en mí. Sí, el
Señor una vez más me ha hecho com- En realidad, durante
prender que sólo Él es mi Señor, mi toda la celebración
Salvador y Redentor. había dirigido una su-
plica constante al Se-
Fueron para mí días inolvidables, ñor: que se hiciera en
ya que todas las enseñanzas, celebra- mi su voluntad, que se
ciones de la Eucaristía y la Adoración manifestara con su
significaron y están significando un fuerza salvadora y sa-
renacer, un renovar mi vida cristiana y nadora. Que quería ser
de consagrada. como el barro en ma-
nos del alfarero… y fue
“Te basta mi gracia”… cantado u entonces cuando se
orado se iba grabando en lo más pro- hizo presente el Señor
fundo de mi e invadiéndome con una con su amor misericor-
gran alegría, haciendo que brotara la dioso, con su brisa sua-
alabanza de forma espontánea, unién- ve. Sentí que las lágri-
dome a la asamblea con un entusias- mas aparecían y traté
mo que no había experimentado antes. de retenerlas, entonces sentí junto a cada uno y que son para enriqueci-
Pero sobre todo lo viví con una gran mi la presencia de dos de mis herma- miento de todos.
paz. nas, especialmente amadas y bendeci-
das por el Señor, mi Fundadora y otra Doy gracias a Dios por haberme
Hubo dos momentos en que de hermana cuya causa de beatificación dado la gracia de conocer la Renova-
forma especial sentí la presencia del se está viendo en estos días. Las sentí ción, por contar con esos hermanos
Señor. Uno fue en la Adoración y es- junto a mi, dentro de mi, apoyándome que aunque no nos conozcamos ense-
pecialmente en el momento en que con su fuerza como si el Señor a tra- guida sintonizamos. ¡Es el Señor
pasó el Santísimo por las gradas ben- vés de ellas me dijera: Hija mía, eres quien lo hace! ¡Gloria a Él¡.
diciéndonos. No sé lo que me pasó. mía, yo te amo así como eres y te he
Me puse en la presencia del Señor, elegido para que sigas llevando mi Todo esto me sigue ayudando
abandonándome en sus manos, deján- mensaje de amor, de paz y reconcilia- a vivir el día a día con otro sentido.
dole que Él hiciera en mí su obra. ción por el mundo. No tengas miedo, Ha revitalizado mi vida de oración,
sé valiente, te basta mi gracia, te basta me ayuda a vivir mejor la Eucaristía,
Todo lo que en ese momento suce- mi gracia… a pesar de no poderla celebrar con la
día, los cantos, la misma oración, todo calma y tranquilidad que me gustaría.
me iba llenado de una sensación de Brotó entonces una fuerte alabanza He comprendido que el mensaje de
alegría, de paz, de sentirme amada y acción de gracias por el amor tan Jesús llega a la gente cuando se habla
como nunca antes lo había sentido. La grande que el Señor me tiene y que desde lo que se vive y se ora y no des-
alabanza iba surgiendo, el canto en con tristeza no correspondo en la mis- de lo que se aprende en los libros.
lenguas… ma medida. Ahí ví también mis po- Esto lo sabía de forma teórica, pero
breza, mis debilidades y mi pecado, ahora lo estoy experimentando. Y es
Se me hizo corto y hubiera seguido pero una vez más sentí: Te basta mi por ello que no me cansaré de agrade-
así toda la noche, pero había que ir a gracia, te basta mi gracia. Yo te amo cérselo al Señor y a los hermanas y
descansar. Sin embargo esa sensación así como eres. hermanos que ha puesto en mi cami-
perduró durante toda la noche y cuan- no. ¡Gloria a Dios!
do me despertaba volvía a la alabanza, Entendí qué gran bendición es sen-
a cantar alguna de las canciones que tir a otros hermanos y hermanas que
había escuchado. oran, alaban, dan gracias, cantan la
misma melodía, se sienten unidos y
El otro momento fue en la Eucaris- hermanos. Es una gran suerte de ver-
tía de clausura de la Asamblea. Fue dad, creedme, poder compartir con H. Angeles Antolín
después de comulgar, en el momento otros lo mismo que tú vas viviendo, Religiosas de Jesús Redentor
en que el celebrante estaba haciendo los dones que el Señor nos regala a Zamora

10
En este primer Boletín de 2007, haciéndonos eco de la Semana de Unidad de los Cristia-
nos vivida en el mes de Enero, queremos presentar el testimonio de Cesar Vidal, doctor en
Historia, Teología y Filosofía y licenciado en Derecho y autor de numerosos libros. Desde
aquí le agradecemos sinceramente aceptase la petición que le hicimos.

FUE HACE TREINTA AÑOS dificultades iniciales se fueron desva- prendí por qué Pablo señalaba que
neciendo y comencé a leer casi de “somos salvos por la gracia a través
Cuentan las crónicas que en el corrido aquellos textos. de la fe y no por obras para que nadie
curso de un viaje transatlántico a me- se jacte” (Efesios 2, 8-9) o por qué
diados del s. XVIII, un emigrante que No recuerdo si fue a la segunda o a Jesús nos había comparado con una
se dirigía a las Indias occidentales se la tercera vuelta – desde luego, no fue oveja incapaz de regresar al redil, una
acercó a otro viajero llamado John en la primera – al Nuevo Testamento moneda perdida que no puede volver
Wesley y le preguntó: “¿Sabes que cuando me topé de una manera muy al bolsillo de su dueña o un hijo que
Jesús murió por ti?”. Wesley le echó especial con la carta de Pablo a los despilfarra la fortuna familiar (Lucas
una mirada y le dijo: “Sé que Jesús Romanos. Por supuesto, conocía el 15). En todos los casos, es Dios el
murió por todos los hombres”. El texto, pero en aquella ocasión se abrió que acude a buscarnos no porque lo
emigrante repuso entonces: “No te ante mi con una luminosidad desco- merezcamos o porque nos lo hayamos
estoy hablando de todos los hombres. nocida. Primero, me encontré con el ganado sino, simplemente, porque nos
Te pregunto si sabes que Jesús murió hecho irrefutable de que era pecador ama y lo hace – siento ser tan insis-
por ti”. Aunque pueda parecer que la (Romanos 3, 9); segundo, con la terri- tente – no porque seamos sus amigos
discusión no pasaba de ser una pérdi- ble certeza de que la ley de Dios no sino a pesar de que somos sus enemi-
da de tiempo por matices sin impor- podía salvarme ya que, por el contra- gos (Romanos 5, 1-11).
tancia, giraba en torno a algo tan deci- rio, me cerraba la boca al mostrarme
sivo como es pasar de crecer, de ma- Cuando capté todo aquello, me
nera más o menos adaptada, en un puse de rodillas y recibí por fe la sal-
ambiente religioso a experimentar una vación que Dios me ofrecía en Jesús y
conversión cuyo centro es Jesús. mis pecados fueron totalmente limpia-
dos. Como afirmó Jesús, en ese mo-
Este año se cumplirá el trigésimo mento pasé de muerte a vida (Juan 5,
aniversario de mi paso por esa expe- 24). Decía antes que a partir de en-
riencia. La manera en que tuvo lugar tonces cambió mi existencia y es ver-
resulta, a mi juicio, mucho más intere- dad. Como señala Pablo, el amor que
sante que los antecedentes educativos Dios me había dado en Jesús era tan
o familiares. Sin embargo, debo decir grande que me sentí más que impulsa-
que éstos también tuvieron su peso. do a vivir como El enseña (2 Corin-
Había estudiado el bachillerato de tios 5, 14).
letras con bastante aprovechamiento y
cuando entré en la universidad para Por supuesto, no hace falta que
cursar Derecho me daba pena la idea diga que en tres décadas no he dejado
de perder mis conocimientos de grie- cuanto me apartaba de ella en mi con- ni de equivocarme ni de ser un peca-
go. Quizá si hubiera podido comprar ducta cotidiana (Romanos 3, 19-20) y dor. Son muchas las veces en que
una Odisea o un Hesíodo mi vida tercero, descubrí que podía ser justifi- tengo que volver a arrodillarme y a
hubiera discurrido por otros rumbos, cado por Dios no por mis obras sino pedir perdón. Sin embargo, a lo largo
pero en aquellos momentos el único por aceptar mediante la fe el sacrificio de estos treinta años Jesús no ha deja-
texto relativamente accesible en grie- expiatorio de Cristo en la cruz do un solo instante de estar a mi lado
go era el Nuevo Testamento. Me cos- (Romanos 3, 21-28). y Su Espíritu ha seguido gravitando
tó 125 pesetas en una edición muy de mil y una maneras sobre mi vida.
manejable que forré con el mismo Aquella enseñanza sencilla descri- Ésa es la verdadera clave de lo que
papel en que me la envolvió la vende- ta por Pablo me mostraba a un Dios pienso, siento, escribo, digo o hago.
dora de las Sociedades bíblicas y des- ante el que yo no podía comparecer Y es que, como diría mi releído Pa-
de el día siguiente, dediqué una parte con mis méritos, mis acciones o mis blo, disto mucho de haber alcanzado
de las primeras horas de la mañana a obras, sino ante el que sólo podía la perfección, pero prosigo hasta la
leerlo. Comencé por el libro de los arrodillarme para aceptar el perdón meta (Filipenses 3, 12).
Hechos y recuerdo, por ejemplo, mis que él me concedía de manera gratuita
dificultades al desentrañar el discurso e inmerecida en Jesús. Captar ese
de Esteban al segundo o tercer día de aspecto cambió radicalmente mi vida.
iniciar aquel plan de preservación del
griego. Sin embargo, poco a poco, las A partir de ese momento, com- César Vidal

11
Recordemos qué es la Renovación
Lamentaba la falta de fe entre su pro-
La dimensión institucional y carismática de la Renovación pia gente, e incluso regañaba a los
Allan Panozza apóstoles: "¿Dónde está vuestra
fe?" (Lucas 8, 25).
Sólo después de la venida del Es-
En el documento Tertio Millennio que existe al estar abierto a la acción píritu Santo en Pentecostés estos mis-
Adveniente el Santo Padre se refiere a del Espíritu Santo, especialmente en mos hombres fueron realmente capa-
la importancia tanto de la dimensión la búsqueda de una fe más profunda ces de poner su fe en el Cristo resuci-
institucional como carismática de la en Jesucristo. tado, hasta el punto de que cada uno
Iglesia. Afirma: "Los aspectos institu- Consideremos por un momento estaba preparado para morir por él.
cionales y carismáticos son consus- dos dogmas importantes de nuestra Los milagros realizados por los após-
tanciales a la constitución de la Igle- tradición católica: la Eucaristía y la fe toles sucedieron por su confianza en
sia. Ambos contribuyen, aunque dife- en Jesucristo. Siempre he tenido una Jesús y por el convencimiento de que
rentemente, a la vida, renovación y devoción profunda por el sacramento él estaba todavía con ellos a través de
santificación del pueblo de Dios". de la Eucaristía, pero después de ser su fe "carismática" en su presencia.
Creo que la esencia de esta afirmación bautizado en el Espíritu Santo, experi- Por el don "carismático" de la fe, la
del Papa es también aplicable a la menté una revelación poderosa de la Iglesia primitiva creció a diario en
misma Renovación carismática. realidad de este misterio. Una maña- número, y al derramar su sangre los
La Renovación Carismática Cató- na, al salir de una iglesia después de mártires demostraron no solo su fe,
lica se entiende correctamente como misa, las palabras de Jesús en el evan- sino su total confianza en Jesús.
uno de los nuevos movimientos ecle- gelio de San Juan me golpearon de Muchas veces, orando con otros,
siales nacidos del Concilio Vaticano pronto como una bomba. Fui literal- he compartido con ellos la llamada de
II. Sin embargo, la Renovación caris- mente vencido por el poder absoluto Jesús a creer en él. He contemplado
mática es realmente mucho más que de su promesa: dentro de mi propia vida lo que signi-
eso. Se define mejor como una "El que come mi carne y bebe mi fica confiar en Jesús, y ahora experi-
"moción" del Espíritu Santo, en donde sangre, permanece en mí y yo en mento por la dimensión "carismática"
la gente que responde rindiéndose a él…" (Jn 6, 56). de la Renovación que no solo debo
su poder, puede experimentar la pre- Hasta ese momento mi compren- creer en Jesús, sino que también debo
sencia del amor y la acción de Dios en sión "institucional" de la Eucaristía "confiar" en él. Es la intervención del
sus vidas. Tenemos clara evidencia de había sido una creencia que simple- Espíritu Santo en mi vida la que me
la gracia poderosa que fluye del ser mente aceptaba como un hecho. ¡Sí, conduce a decir con fe absoluta
"bautizado" o "liberado" en el Espíritu esto es realmente Jesús!: cuerpo, san- "Confío en ti, Jesús", incluso cuando
Santo. Millones de católicos por todo gre, alma y divinidad, presente bajo la mis oraciones no parecen ser respon-
el mundo han visto sus vidas transfor- apariencia de pan. Sin embargo, en didas como yo deseo.
madas por una simple oración de ese momento de certeza absoluta, re- Por la misión continua que la Re-
abandono al Espíritu Santo, cuyo cibí una revelación "carismática" en la novación Carismática Católica tiene
efecto principal es entrar en una rela- verdad y poder de la presencia de Je- de conducir a la gente a una relación
ción nueva y mucho más profunda sús viviendo en mí y yo en él. Para mí más profunda con Jesús, es importan-
con Jesucristo. fue una efusión de gracia, en la que el te que le pidamos a Dios todopodero-
Esta transformación de su vida Espíritu Santo inflamó la esencia mis- so dos dones especiales: primero, un
espiritual ha otorgado a muchos una ma de mi ser con un "saber" que esta- amor y una fidelidad "institucionales"
nueva capacidad de reconocer y utili- ba más allá de poder alcanzar por mi por la Iglesia, que es el Cuerpo de
zar los dones del Espíritu Santo. De la intelecto humano. ¡Jesús vive real- Cristo; segundo, e igualmente impor-
misma forma, muchos han experimen- mente en mí! ¡Yo vivo realmente en tante, continuar en la dimensión
tado también un nuevo amor por la Jesús! Pídele al Espíritu Santo ahora "carismática", que pone de manifiesto
Iglesia y su vida sacramental. mismo que te convenza de la realidad una “vertiente profética”, en donde el
Yo siempre he amado mi fe católi- de esta verdad. Espíritu Santo demuestra la realidad
ca, pero después de ser bautizado en De modo similar, la Iglesia procla- de Jesús vivo hoy en el mundo a tra-
el Espíritu Santo, experimenté un ma la invitación evangélica de Jesús. vés de su pueblo, que es la Iglesia.
amor y una devoción más profundos "No se turbe vuestro corazón. Creéis
por la santísima Eucaristía. He encon- en Dios, creed también en mí" (Juan
trado una gran paz simplemente sen- 14, 1).
tándome en la presencia de Jesús en el Esta es la dimensión
Santísimo Sacramento, y relacionán- "institucional" de la llamada de Jesús
dome con él como mi amigo. Tam- a creer en él. Una y otra vez Jesús
bién empecé a experimentar el poder invitó a sus discípulos a creer en él. Allan Panozza
12
Noticias...Noticias...Noticias

ENCUENTRO REGIONAL para compartir las bendiciones del Señor, bajo el lema:

“VELAD Y ORAD” Mt 26, 41

Fecha: 24 de Febrero

Lugar: Madrid. Colegio del Sagrado Corazón C/ Alfonso XIII, nº 127, esquina a C/ Paraguay
(Entrada al colegio por Paraguay)

Transporte: Metro: Colombia (línea 9). Desde la plaza de la Republica Dominicana, coger la calle
Costa Rica y la tercera calle a la izquierda es Paraguay. Autobuses: 51, 40, 52 y 11.

Horario: Comenzaremos a las 9.30 con la acogida y terminaremos nuestro encuentro con Eucaris-
tía a las 18.00

Inscripción: La inscripción será de 5 € por el alquiler del local y el pago se hará en la mesa de acogida
a vuestra llegada.

Os esperamos a todos para compartir la alabanza a nuestro Dios.

RETIRO EN VALLADOLID RETIRO DE PENTECOSTÉS


Predicará el Padre Manolo Tercero Predicará el Padre Vicente Borragán

LUGAR: En el Centro de Espiritualidad de VALLADO- LUGAR: En Villagarcía de Campos, pueblo cercano a


LID. Valladolid, en la casa de retiros de los Padres Jesui-
CALENDARIO: 17 y 18 de Febrero tas. Es una casa que acoge desde hace muchos años los
HORARIO: Comenzaremos el sábado 17 a las 10 con la retiros de la renovación en Castilla y León.
acogida y a las 11 los laudes. Terminaremos con la comi- CALENDARIO: 26 y 27 de Mayo
da del domingo. TRANSPORTE: Hay autobuses de línea y pondrán un
PRECIO: 45 € autocar.

Para cualquier información sobre ambos retiros de Valladolid están a vuestra disposición:
Mary Cruz Fernández: 983206469
Nines: 983224252

13
PASCUA EN HERENCIA

LUGAR: "CASA DE ORACION SANTA MARIA". Avenida Alcázar 55, Herencia. tfno: 926-573464
CALENDARIO: Del 5 al 8 de Abril
HORARIO: Entrada la tarde del jueves y salida antes de comer el domingo.
TRANSPORTE: El precio del autobús que pondremos (Madrid-Herencia ida y vuelta) estará INCLUIDO. Para
más información Beatriz Carrasco: BEACARRASCO@telefonica.net
COMO LLEGAR:Autovía de Andalucía (A-4), a la altura del Km. 119-120 aparece el desvío hacia la autovía de
los viñedos CM-42 (Tomelloso - Alcázar de San Juan -Toledo), en la salida nº 89 de ésta hay que desviarse
(Alcázar - Herencia), corresponde al segundo rotulo donde anuncia “Herencia”. Se llega a una rotonda, cogiendo
dirección Herencia a la entrada del pueblo a la derecha esta la casa.

RETIRO DE PENTECOSTÉS EJERCICIOS ESPIRITUALES


PARA RELIGIOSAS
LUGAR: Madrid. Colegio del Sagrado Corazón C/ Los dirigirá el Padre Chalo González
Alfonso XIII, nº 127, esquina a C/ Paraguay (entrada al
colegio por Paraguay) LUGAR: Villagarcía de Campos
CALENDARIO: 27 de Mayo CALENDARIO: Del 1 al 9 de Agosto
TRANSPORTE: Metro: Colombia (línea 9). Desde la PRECIO: 223 €
plaza de la Republica Dominicana, coger la calle Costa
Rica y la tercera calle a la izquierda es Paraguay. Auto-
Enviad vuestra inscripción a: Gloria Pastor C/ Felipe
buses: 51, 40, 52 y 11.
II, nº 6 - 47003´- VALLADOLID

Nueva pagina www.maranatha-rcc.com En el grupo de Maranatha, se ha formado una nueva página


Web, donde podéis consultar y bajar toda la documentación que en ella existe, y que esperamos os sirva
para evangelizar y ser evangelizados.

Igualmente recordaros la página Web del grupo de Móstoles, y que ya conocéis www.Frayescoba.info

Ideas Para Tu Biblioteca

Autor: María Jesús Casares Guillén


Título: María Madre de la Gracia

Qué maravilla entender cómo es la Virgen grávida, está preñada de misericordia, está
preñada de compasión, está preñada de salvación porque Jesucristo se hace carne en
ella para tocar toda carne de labios impuros y decirle: "Tu culpa y tu pecado han sido
borrados"

14
Autor: Chus Villaroel O.P.
Título: Cristo, mi Justicia

“En Cristo somos justificados, por sus méritos nos salvamos, si confesamos con los
labios y creemos con el corazón que el es el Señor”

Este libro aparte de ser un comentario de los ocho primeros capítulos de la Carta a los
Romanos nuestro hermano Chus, nos expone un libro totalmente testimonial y viven-
cial, partiendo de su experiencia en la Renovación Carismática Católica.

Es éste un libro, según algunos de los que ya lo han leído, para hacer una primera lec-
tura “de un tirón” y después leer una y otra vez mas despacio.

Chus es un dominico entusiasta de San Pablo, como lo era Santo Domingo, que sabía
de memoria sus Epístolas, las vivía y las predicaba. Y vive a tope algo que para san Pablo era el abecé de su fe
cristiana: la gratuidad de la salvación, porque CRISTO ES NUESTRA JUSTICIA. En Cristo somos justificados,
por sus méritos nos salvamos, si confesamos con los labios y creemos con el corazón que El es el Señor.

Aunque este libro es un comentario de los ocho primeros capítulos de la Carta a los Romanos – con mención a
otras cartas, sobre todo a los Gálatas- nada mas lejos del objetivo, y del logro, del autor que ofrecer un libro de
exégesis o de teorías teológicas. Es una obra vivencial, fruto de la experiencia y de la evolución espiritual del
Padre Chus Villarroel, especialmente en la Renovación Carismática Católica, que tanto bien le ha hecho, y tanto
bien ha hecho y hace él a la Renovación- Desde sus estudios y docencia de la filosofía del siglo XX hasta su de-
dicación exclusiva a la verdadera sabiduría, Jesucristo, vivido y predicado, han pasado años de búsqueda y de
encuentro que el mismo Cristo ha propiciado gratuitamente.

Al hilo de la Carta a los Romanos, van apareciendo vivencias de gratuidad, experimentadas por el autor o por
gentes de su entorno pastoral. Y hasta la situación de nuestra sociedad descristianizada y anticristiana encuentra
una respuesta desde la fe para quien opta por Cristo.

Un libro para leer de un tirón y releer despacio, porque cada capitulo, cada frase de Pablo, tiene una actualidad
asombrosa para el hombre del siglo XXI.

A Tu Servicio
Queridos hermanos: simplemente recordaros que este boletín ha nacido con la vocación de ser distribuido por
correo electrónico GRATIS.
Somos conscientes de que muchos de vosotros todavía no tenéis acceso a este sistema de correo. Por ello,
permitidnos apelar de nuevo a los hermanos que ya lo tenéis para que contribuyáis a hacer llegar este Boletín a todos
aquellos que les pueda interesar. Os damos las gracias por anticipado.
Recordaros también, que en las direcciones que ponemos debajo de estas líneas podemos recibir tus sugerencias y
comentarios.
Dinos si el documento te ha servido para algo, qué te gustaría que incluyera o qué te sobra. Si tienes alguna
colaboración que hacer, noticias, carta, testimonio, etc., estos son los sitios a los que enviarlas. Desgraciadamente, no
te podemos garantizar su publicación, pero sí trataremos de encontrar el mecanismo para mencionarla, por si alguien la
quiere conseguir por correo o e-mail.

Teléfono de contacto: 914395071 (Irene Laín) Tu equipo de servidores en la zona centro:


e-mail secretaría: beacarrasco@telefonica.net
Correo ordinario: Irene Laín Martinez Mamen Sánchez, Clara Albert, María de la Fuente, Dori
C/ Marroquina, 72 1ºA –28030– Madrid Fernández, Mabel Suárez, Encarna Arnedo, Irene Laín

15