Está en la página 1de 17

La cavidad interna en hornos de microondas.

Horno de microondas MW840WA. Samsung.

PRESENTACIÓN

La Cavidad Interna en hornos de microondas es el sitio destinado para la colocación de


bebidas y alimentos sujetos al calentamiento a través de la energía de microondas. Se
trata de un compartimiento metálico sellado cuyo diseño y dimensión, está sintonizado
a una frecuencia de operación de 2 450 Mhz. La Cavidad interna está acoplada
al Magnetrón por medio del Guía de Ondas.

En esta ocasión, se hará mención a los desperfectos acontecidos en la cavidad interna


y elementos asociados en hornos de microondas y al modo adecuado para corregirlos.
El prospecto de referencia, es el mismo de otros artículos de reciente publicación en
nuestra web: La unidad de Samsung modelo MW840WA.

Advertencia: El horno de microondas está considerado como el aparato más mortífero


de todos los que existen en el hogar. Por tanto, el usuario común y corriente deberá
de abstenerse en practicar cualquier recomendación de servicio aquí descrita.
GENERALIDADES DE LA CAVIDAD INTERNA

Horno de microondas MW840WA de Samsung, Cavidad Interna.

Por lo común, la pared lateral izquierda de la Cavidad Interna tiene un conjunto de


perforaciones que son parte del Sistema de Ventilación. A mano derecha, en la pared
contraria, también existe un conjunto de perforaciones por donde, además de la
circulación de aire, penetra la iluminación de una pequeña lámpara incandescente de
unos 18 watts de potencia.

En la misma pared, se localiza una cubierta fabricada en plástico o de alguna fibra en


especial instalada en la salida del Guía de Ondas.

Justo al centro del piso, en la misma cavidad interna, existe un orificio de


aproximadamente media pulgada por el que al quitar la cruceta en color café, se
distingue una flecha de plástico que pertenece a un Pequeño motor de C.A. instalado
por la parte inferior del horno de microondas.

DISPOSITIVOS ASOCIADOS CON LA


CAVIDAD INTERNA
El Guía de Ondas es un conducto interno cuya función consiste en orientar la energía
de microondas enviada desde la antena del magnetrón hacia la cavidad interna.

La Puerta del Horno de Microondas. Esta pieza tan fundamental en la seguridad del
usuario, está debidamente sellada y al cerrar, se convierte en parte de la cavidad
interna. Todas las puertas en hornos de microondas, cuentan con una ventana
rectangular aprovisionada de una malla metálica perforada que, además de permitir la
observación directa del cocimiento de alimentos, impide el escape de la energía de
microondas hacia el exterior. Las perforaciones en este artificio tienen un diámetro
menor a tres milímetros en tanto la longitud de la onda electromagnética en un horno
de microondas es de doce centímetros, una dimensión muy grande como para viajar al
exterior por cualquier orificio. La malla metálica perforada e instalada en la ventana
de la puerta, refleja la energía de microondas hacia los interiores.

El borde interior derecho en la puerta de un microondas, está proveído de un par de


ganchos retráctiles que sirven para accionar a los interruptores del Sistema de
Seguridad justo en el momento en que se cierra la unidad.

El Sistema Giratorio. Con el auxilio de una cruceta, un aro circular con tres ejes y
ruedas y un plato fabricado en vidrio templado, el motor eléctrico instalado en la parte
inferior del horno de microondas hace posible el giro de los alimentos o bebidas
colocados en la superficie de éste último. En conjunto, los elementos descritos
conforman El Sistema Giratorio el cual, al ponerse en marcha, origina un adecuado
confinamiento de las microondas para lograr un calentamiento uniforme.

El Sistema de Ventilación. El Sistema de Ventilación en hornos de microondas tiene


como encomienda principal la de enfriar las aletas de disipación de calor del
Magnetrón. Al mismo tiempo, éste sistema mantiene seco al resto de los dispositivos
de funcionamiento, entre ellos el Sistema de Control y los Circuitos de Seguridad y
Protección. Además, el Sistema de Ventilación produce circulación de aire al interior
de la Cavidad Interna.
CAUSA DE DETERIORO EN LA CAVIDAD INTERNA

La falta de cuidado por parte del usuario constituye la causa primordial de que en la
CavidadInterna, en el Guía de ondas, en el Sistema Giratorio y en la misma puerta del
horno de microondas, aparezca con frecuencia una importante cantidad de males que,
de no atenderse a tiempo, producen daños aún mayores en otros sitios, por ejemplo,
en el Sistema de Alto Voltaje.

Si el usuario accediera a limpiar el horno de microondas con la misma frecuencia con


que hace uso de él, es seguro que alargaría significativamente la vida de su
electrodoméstico. Sin embargo, esto jamás ocurre. En el taller de servicio, es muy
habitual recibir unidades oxidadas producto del derrame de líquidos y acumulación de
residuos de alimento y grasa en paredes, piso y techo. El Sistema de Ventilación y
otros elementos de prevención, se ven impedidos y rebasados como para corregir las
omisiones en que incurre el usuario porque éste jamás seca ni limpia los interiores.

SERVICIO A LA CAVIDAD INTERNA Y ELEMENTOS


ASOCIADOS.

La Cavidad Interna. Las partes metálicas de la cavidad interna, están recubiertas


de pintura epóxica y con un acabado en esmalte resistente -hasta cierto punto- al
óxido y la corrosión. La pintura epóxica es el resultado de la mezcla de tres elementos
químicos: la pintura base, el endurecedor y el diluyente.

Tal como ya se explicó, la Cavidad Interna en hornos de microondas es susceptible de


sufrir daños que son imputables al usuario descuidado. Son muchos los casos de
servicio localizados en este importante compartimiento y que a cuenta de la oxidación
o acumulación de residuos de alimentos en él, producen significativos arqueos de Alto
Voltaje. A falta de mantenimiento, estos eventos aumentan progresivamente su
intensidad al grado de que podrán ser observados a simple vista: El interior se ilumina
con unas chispas refulgentes.
Referente a recursos de reparación en donde se evidencia el deterioro del esmalte de
la pintura en el horno y por tanto hay arqueo de Alto Voltaje, primero es necesario
retirar toda impureza mediante el uso de una espátula o cepillo de alambre y
enseguida, remover la pintura residual con lija de agua. La superficie metálica del área
dañada, quedará al descubierto en su totalidad y libre de polvo y grasa antes de
aplicar pintura nueva. Es muy importante evitar la aplicación del recubrimiento nuevo
sobre la pintura anterior, no importa si esta última, en apariencia, luce en buen
estado.

A propósito del tema, surge una pregunta en cuanto a la clase de pintura que será
utilizada en la restauración de las partes internas de un horno de microondas. La
respuesta se ha citado en el párrafo anterior. No existe método seguro de aplicación
que no sea el uso de pintura epóxica. La pintura de aceite que normalmente se
adquiere en ferreterías, se fabrica a base de un alto contenido de plomo por lo que es
imperante establecer que la sustancia es inapropiada para recubrir un compartimiento
destinado al calentamiento de bebidas y alimentos.

Adquirir en el mercado un producto de recubrimiento epóxico, es un trabajo un tanto


complicado en vista de que su costo oscila entre un 75 y un 100% por encima de el
precio que ostenta la pintura de aceite común y corriente. Por lo demás, es difícil
conseguir pintura epóxica en pequeñas cantidades. En un sentido y otro, el reparador
frecuente de hornos de microondas no tiene más opción que la de obtener el producto
en las cantidades establecidas para su comercialización y además, disponer de una
compresora de aire y pistola de aplicado.
Si el técnico de servicio se dedica ocasionalmente a reparar hornos de microondas y no
cuenta con pistola de aplicado ni compresora de aire, hallará en FUSIMEX el producto
envasado en un bote de Spray de 312 gramos.

De acuerdo con el fabricante, el bote será útil para el resarcimiento de un promedio


de 4 a 6 hornos de microondas, dependiendo por supuesto, de la suma del área de
oxidación por restaurar entre una y otra unidad.

En el Valle de México, el producto se encuentra a la venta en el Centro Japonés de


Información Electrónica. Para otras regiones del país, la alternativa de compra está
en Mercado Libre.

En asuntos de hornos de microondas en donde la oxidación es tan severa hasta el


punto de existir perforaciones o aberturas entre las paredes de la cavidad interna, es
deber del personal de servicio informar al usuario sobre la imposibilidad de realizar
cualquier reparación y sobre todo, apercibirlo del riesgo por radiación electromagnética
si hay intención de utilizar la unidad así como está. Sobre esto último, es importante
tomar en cuenta a ciertas unidades que no obstante la situación descrita,
asombrosamente siguen funcionando y sin presentar arqueos de Alto Voltaje.

El Guía de Ondas. Al igual que la Cavidad Interna, este conducto intrínseco también
es sensible si el horno de microondas se trabaja en condiciones adversas producto de
la falta de higiene y cuidado.

Un buen ejemplo de lo anterior, sucede con el usuario que está acostumbrado a


introducir alimentos vertidos en recipientes si tapa. Cuando los alimentos alcanzan un
punto de cocción determinado, la energía de microondas los hace brincar por todas
partes. Debido a la grasa que contienen, algunas partículas quedan atrapadas entre la
Cubierta del Guía de Ondas y la pared del horno. De este modo, al continuar
utilizando la unidad, las partículas se carbonizan hasta el grado de
deteriorar la Cubiertadel Guía de Ondas y más tarde, ocasionan los Arqueos de Alto
Voltaje que se encargan de dañar la pintura de acabado interno en el Guía de Ondas.
Si existe evidencia de Arqueos de Alto Voltaje, sobre todo cuando se trata de eventos
no localizables a simple vista, lo conveniente será retirar la cubierta del Guía de
Ondas y revisar el estado del conducto interno: Un porcentaje importante de Arqueos
de Alto Voltaje, suceden en este sitio. En la mayoría de los casos, es necesario cambiar
la cubierta del Guía de Ondas y además, resarcir la pintura dañada aplicando el
método ya descrito.

La labor, no termina ahí. Al descubrir un Guía de Ondas dañado por Arqueo de Alto
Voltaje, lo que sigue sin duda y sin dilación, es desmontar el Magnetrón para revisar el
domo de su antena. El domo de la antena en Magnetrones modernos, está fabricado
de cobre por lo que es frecuente que los Arqueos de Alto Voltaje lo desintegren hasta
el punto en que es necesario el reemplazo de la unidad completa. Sin embargo, en
algunos casos, el problema se resuelve con tan solo cambiar el domo.
Retomando el tema de la
técnica de pintado ya descrita, hay que tomar en cuenta que los bordes o filos de la
circunferencia por donde ingresa la antena del Magnetrón, queden libres de todo
recubrimiento de pintura.

Además, es importante recordar que el propio Magnetrón cuenta con una malla circular
metálica en color amarillo la cual, rodea a la base de la antena.

Pues bien: Al unirse la


circunferencia metálica del Guía de Ondas con la malla circular del Magnetrón, se crea
un sello que evita un posible escape de radiación de energía de microondas.
Por lo común, las dos partes unidas se van a Tierra y ésta es la razón por la cual los
filos metálicos de la circunferencia del Guía de Ondas, no deben cubrirse con pintura.
Y si ya se hizo, es importante lijarlos hasta que éstos recobren su conductividad.

La puerta de la unidad. Aunque con menor frecuencia, también hay casos de


servicio en donde es necesario hacer algunas reparaciones en la puerta del horno de
microondas. Algunos arqueos de Alto voltaje tienen lugar en sus esquinas,
particularmente en el ángulo situado cerca de la bisagra inferior. De existir deterioro
en el esmalte, las labores de pintado serán mucho más efectivas si la puerta se
desmonta por completo de la unidad. Bastará con aflojar el par de tornillos que
sujetan sus bisagras.

Antes de aplicar la pintura, conviene cubrir con periódico y masking tape, las partes de
la puerta que están fabricadas en plástico y todo material susceptible de ser dañado
por el solvente. La sugerencia es clara: sólo se deja expuesta el área metálica a
resarcir, y entonces se aplica la pintura mediante el método descrito. De uno u otro
modo, los resultados son apremiantes porque la puerta de horno de microondas vuelve
a quedar como nueva.

En ciertas ocasiones, son los ganchos de la puerta quienes por alguna razón dejan de
ser retráctiles, sobre todo cuando el cochambre quedó atrapado entre sus partes
móviles o si el horno de microondas fue seriamente invadido por una plaga de
cucarachas. En uno u otro suceso, es ineludible efectuar el desarme del bastidor
rectangular interno que rodea a la puerta el cual está asido a ella por una serie de
grapas metálicas, ver un ejemplo sobre cómo hacerlo dando un click aquí. Hecho lo
anterior, se tiene acceso pleno al mecanismo de los ganchos y entonces se ejecutan
las labores de mantenimiento concernientes. Si los ganchos de la puerta están rotos,
no hay más remedio que reemplazar todo su montaje.

Tanto para el usuario como para el personal de servicio, una puerta rota o estrellada,
representa un peligro de radiación por energía de microondas. Jamás se debe utilizar
un horno de microondas en condiciones tan temerarias. No hay forma segura de
resarcir una puerta estropeada por lo que resulta conveniente su reemplazo total. Si
no existe manera de cambiarla, será pertinente hacer un exhorto al cliente para que
adquiera una unidad nueva.

El Sistema Giratorio.
Muy a pesar de que el motor del Sistema Giratorio viene aprovisionado con un sello de
goma insertado en su eje, se ha comprobado que se trata de un elemento susceptible
de sufrir deterioros frecuentes.

El constante derramamiento de líquidos calientes hacia el piso del horno de


microondas, produce que el sello de goma termine por deformarse.

Una vez que esto ocurre, el líquido vertido ingresa al interior del motor dañándolo sin
remedio.
Motor eléctrico de un Sistema Giratorio, 120 V.C.A, 60 Hz y 3 RPM.

Existen motores de C.A. utilizados en el Sistema Giratoriocon especificaciones


diferentes. Por ejemplo, algunos de ellos son fabricados para trabajar con 120 V.C.A. y
otros más, funcionan con 21 V.C.A.

En ambos casos, las revoluciones por minuto son de 2.5 a 3 y un consumo de 2.5 a 3
watts.

El horno de microondas modelo MW840WA fabricado por Samsung, cuenta con un


motor de 21 V.C.A.
Motor eléctrico de un Sistema Giratorio, 21 V.C.A.

Muy a propósito del motor del Sistema Giratorio, en esta y otras unidades fabricadas
por Samsung, cabe preguntar:

¿De dónde toma el suministro de 21 V.C.A. esto, considerando que el horno de


microondas se alimenta con los 120 V.C.A. de la red eléctrica?

Al revisar con atención el diagrama eléctrico, se verá que la tensión de 21 V.C.A.,


procede del motor del Sistema de Ventilación a cuenta de un devanado secundario
montado en él, veamos:
Alimentación del motor del Sistema Giratorio con 21 V.C.A. representada en el diagrama eléctrico.

Rincón de soluciones.
En cuanto a desperfectos en el motor del Sistema Giratorio, los síntomas son claros.
Dependiendo de la gravedad del caso, un motor que ha sufrido deterioro por
derramamiento de líquido en su interior, funcionará correcto o de manera intermitente
aunque podrá emitir un ruido molesto al interior del horno de microondas y que no es
tan fácil de descubrir.

Otro caso, el más evidente, es cuando el motor deja de funcionar por completo.
Interiores de un motor del Sistema Giratorio en hornos de microondas.

En ambos escenarios, no existe más alternativa que cambiar la unidad por una nueva.
Los daños interiores están en la rotura de alguno de sus engranes o al deterioro
general de la unidad por oxidación.

En opinión de expertos en la materia, resulta inconveniente el empleo del horno de


microondas sin el auxilio del Sistema Giratorio. Hay usuarios a quienes se les rompió el
plato de vidrio templado o ignoran que el motor que lo impulsa, está averiado. Una u
otra condición provoca que ellos retiren el aro y el plato y entonces optan por colocar
los alimentos directamente en la superficie de la cavidad interna, modo inadecuado
para el correcto confinamiento de la energía de microondas cuyo resultado es un
calentamiento deficiente.

Para el reemplazo del motor descrito, primero hay que asegurarse de retirar el plato y
el aro de la Cavidad Interna. Enseguida, se coloca el horno de microondas en posición
vertical; es decir, apoyado en la superficie de la mesa de trabajo por cualquiera de sus
costados. Justo en el centro de la parte inferior, se encontrará una pequeña puerta en
forma cuadrangular sujetada por un par de lengüetas de un lado y por el opuesto,
asegurada por otra lengüeta atornillada al piso.
Puerta inferior: Remoción y nueva colocación.

Aunque parezca absurdo, existen puertas que están unidas de fábrica al resto de la
superficie metálica. Así ocurre en el horno de microondas modelo MW840WMfabricado
por Samsung.

Para quitar esta clase de puerta, primero es necesario cortar las cuatro pequeñas
aletas que la unen por sus esquinas con el resto de la superficie metálica. Para
hacerlo, sólo es necesario el empleo de unas pinzas de corte. Una vez que se ha
revisado o cambiado el motor del Sistema Giratorio, la pequeña puerta de acceso
podrá colocarse de nuevo, esta vez, haciéndola girar 90 grados hacia la derecha. De
este modo, se verá que una de las lengüetas entrará en un pequeño cerrojo y la otra,
quedará asida a un orificio del piso mediante la colocación de un tornillo de cuerda
estándar tomado a cuenta de nuestra propia herramienta.
El Sistema de Ventilación. Este dispositivo está conformado tan sólo por un motor
eléctrico el cual, raras veces es sujeto de deterioro, a no ser cuando entre sus aspas,
queda atrapado algún plástico cercano que se ha derretido a consecuencia de un
sobre-calentamiento en las inmediaciones del Magnetrón.

Si el motor del Sistema de Ventilación deja de funcionar, lo primero en deteriorarse es


el Magnetrón. Un Magnetrón sin enfriamiento de sus aletas de disipación de calor, se
dañará sin remedio y a los pocos minutos de que el horno de microondas entre en
operación.

Las pruebas del motor del Sistema de Ventilación, son dos. La primera de ellas
consiste en comprobar continuidad en su embobinado. Algunos embobinados están
protegidos por un fusible térmico colocado en serie y en el interior del propio
arrollamiento por lo que no resulta fácil su localización. La segunda prueba, consiste
en conectar en directo el suministro de C.A. en las terminales del propio motor para
cerciorarse si éste funciona o no. Son excepcionalmente raros los casos en donde se
constata un daño en el motor del Sistema de Ventilación. Esta unidad, es muy
resistente.

Por ahora, es todo. Muchas gracias por su amable atención.

¡Hasta la próxima!