Está en la página 1de 17

ROFMAN Y ROMERO. LA PRODUCCIÓN DE BIENES PRIMARIOS EXPORTABLES.

(1852-1930)

El crecimiento industrial de los países centrales (EE. UU. y Europa Occidental) fue tal que abarco a
los países periféricos, de esta forma se desarrolla la división internacional del trabajo, en donde los
países periféricos se encargaban de vender materia prima a los países centrales, y estos vendían
en productos manufacturados a los primeros. Durante este periodo la Argentina vive un acelerado
crecimiento económico; la incorporación de la Argentina al sistema mundial, como productora de
materias primas alimenticias, se vio favorecida; Para realizar esta adaptación recibió del exterior
importantes contingentes de inmigrantes (italianos y españoles) y gran cantidad de capitales (que
se usaron para la infraestructura de ferrocarriles y puertos, para el control del sistema de
comercialización y para el financiamiento del estado nacional).

La expansión económica es dirigida por la oligarquía terrateniente, siendo la intermediaria entre


los estímulos externos y el sistema nacional. Esta expansión se realizó al ritmo de la conquista y
ocupación de territorios entregados por el Estado a precios muy bajos a lo que ya eran grandes
propietarios. Los excedentes originados en la expansión agropecuaria fueron canalizados por la
oligarquía, a través de etapas:

1. Con la victoria de Mitre en Pavón en 1862, el Estado deja de estar dividido en Bs. As. y la
Confederación.

2. Entre 1862 y 1880 se consolida el poder del Estado nacional.

3. Roca logró articular el Partido Autonomista Nacional, formando diversos grupos de la


oligarquía.

La función de la oligarquía en el plano político fue organizar el Estado nacional. Correspondió a un


programa iniciado en 1852 y acelerado luego de la pacificación roquista de 1880:

1. Se consolidó la unidad política nacional.

2. Armazón político institucional que comprendió la sanción de la Constitución y la creación


de los poderes nacionales.

3. El Estado nacional se apoyó en la fuerza militar.

4. El Estado actuó como intermediario de la inversión extranjera, evitando inferencias en la


actividad privada.

5. Laicización de algunas actividades, el registro civil, etc.

6. La oligarquía tiene que lograr un cierto consenso del conjunto de la población para los
valores y objetivos de los grupos dirigentes.

Durante esta etapa la oligarquía gobernante recibía su poder tanto del control interno de la
producción como de su capacidad para negociar eficazmente con el exterior, quedando el
productor local como último eslabón de la cadena de beneficiarios. El crecimiento del sector
primario exportador provocó una expansión económica global de la sociedad y la inmigración
masiva (centrada en el Litoral) permitiendo el desarrollo de la clase media, a tal punto que en su
condición de marginalidad crearon partidos como la UCR, exigiendo el sufragio universal y la
vigencia de la constitución. Luego de varios movimientos revolucionarios, la oligarquía entiende el
riesgo de no aceptar su participación política y sanciona la Ley Sáenz Peña en 1912, la que
otorgaba el sufragio universal.

El radicalismo asume el gobierno sin cambiar los elementos básicos del poder permaneciendo en
manos de los viejos sectores. En 1930 la oligarquía a través de un Golpe de Estado termina con el
periodo de gobiernos radicales para poder adaptarse a la nueva situación del mercado global,
originado por la crisis mundial.

LA SUSTITUCIÓN DE IMPORTACIONES. (1930-1952)

La crisis y la Guerra Mundial aflojaron los vínculos de dependencia y elevaron el nivel de la


frontera interna permitiendo a los grupos dominantes locales mayor autonomía en sus decisiones.
La nueva organización del mercado mundial impulsó un cambio lento en la producción argentina,
volcándose en el mercado interno. Este cambio, conocido como la sustitución de importaciones
(ISI), fue acompañada por el cambio en la estructura del poder, el Golpe Militar primero y el
peronismo después, la respuesta de la oligarquía a la crisis mundial fue recuperar el poder político
y desalojar del gobierno al radicalismo. De esta manera, se comienza un proceso de exportación y
desarrollo industrial.

La oligarquía, durante el gobierno de Uriburu (‘30/’32) se caracterizó por utilizar el aparato estatal
para salvar el modelo económico en su conjunto. Adoptó la política para regular la producción y
comercialización de productos agrícolas mediante la creación de la Junta Nacional de granos y la
Ley de Carnes, otra medida empleada fue el tratado Roca/Runciman luego fueron necesarias otras
medidas que ampliaran la base de sustentación del sector, para la protección y estímulo a la
industria local.

El periodo de nacionalismo popular de 1943 surgió cuando ya estaban colmadas las posibilidades
del proceso de sustitución de importaciones. La coyuntura favorable para los productos
agropecuarios otorgó al país una gran cantidad de divisas y saldo comerciales favorables. Por esto
la Argentina se convierte en acreedora de los países centrales. En este periodo, el movimiento
peronista se presenta como una alianza entre los sectores nuevos de la burguesía industrial y la
clase obrera, brindaba su apoyo a los sectores hegemónicos. Una de sus políticas iniciales fue la
redistribución de ingresos, para sostener al mismo tiempo la política distributiva y la acumulación
de capital se echó mano a la reserva de divisas acumuladas durante la guerra y a la transferencia
de ingresos desde el sector rural al industrial. El Estado debió expandir sus funciones e intervenir
ampliamente en la vida económica; el agotamiento de la sustitución de las exportaciones y de las
divisas acumuladas originó tensiones en el sistema de producción y distribución, llevando a una
modificación política peronista y luego a la disgregación del sistema.

EL PROCESO DE SUSTITUCIÓN DE IMPORTACIONES.

La crisis de 1929/30 disminuyó la demanda de alimentos y el precio de estos en el mercado


mundial. El flujo de capitales externos decrece, esto sumado a las medidas empleadas para
ahorrar divisas reduciendo las importaciones, hizo que las producciones se enfocaran en el
mercado interno; Así se provoca un crecimiento económico y un desarrollo industrial por medio
del ISI que se mantuvo de manera acelerada hasta 1943 y con un ritmo más lento hasta 1950 y
terminando con la Ley de radicación de capitales extranjeros en 1953. Este proceso se caracterizó
por la coexistencia de grandes empresas monopólicas u oligopólicas con infinidad de pequeñas
empresas. El sector agrícola participó de dos modos distintos en la inversión industrial. Los que ya
estaban ligados al capital financiero y los que estaban obligados a participar debido a las políticas
de transferencia de ingresos. Las inversiones estatales, fueron reducidas provocando que, por ej.,
la falta de estructura o tecnología repercutiera en un futuro, impidiendo la expansión industrial a
causa de productos costosos comparados con los del mercado exterior.

Los motivos de que este proceso se terminara fueron la escasez de divisas, debido al
estancamiento de la producción agraria; El desarrollo enfocado a la industria de bienes de
consumo, y no a otras industrias; la falta de inversión en bienes de capital (infraestructura-
tecnología). Esta falta de desarrollo deriva en una mayor dependencia con el exterior.

LA PENETRACION DEL CAPITAL INTERNACIONAL (1952- 1970).

Agotado el proceso de sustitución, la industria no pudo soportar la doble política de acumulación y


redistribución de ingresos. Se hicieron frecuentes los enfrentamientos entre el sector obrero y la
burguesía industrial, la respuesta oficial a esta situación fueron los Congresos de la Productividad,
lo cual no le sirvió para ganarse el apoyo del sector propietario ni para evitar enfrentamientos con
sectores militares y con la iglesia. La salida intentada por el gobierno peronista fue abrir las
puertas a las inversiones con la Ley de Radicación de Capitales Extranjeros y con los contratos
petroleros, sin embargo, al tener un poder tan disminuido y contradictorio, estas medidas y el
levantamiento militar (revolución libertadora) determinaron la caída de Perón.

En la revolución Libertadora concluyó un conglomerado de intereses contradictorios, el grupo que


con Leonardi había accedido a la presidencia trato con poca fortuna de reditar el acuerdo entre el
ejército y la clase obrera, fue desplazado cuando fracciones de la burguesía reconstituyeron su
dominio; Se adoptaron planes de estabilización monetaria, restricciones salariales y reducción de
gastos públicos. La revolución fue incapaz de encontrar una solución a los problemas políticos.

El gobierno Frondizista, que accedió al poder en 1958, intentó desarrollar las industrias básicas con
el apoyo del capital internacional. Lo que en realidad hizo fue marginar a los sectores industriales
salidos del periodo de sustituciones, que habían prosperado y ahora resultaban ineficientes frente
a las corporaciones. El flujo de capitales estuvo condicionado por las políticas de estabilización
impidiendo un real desarrollo. Los problemas políticos se agudizaron, el movimiento obrero exigía
mejoras salariales, la legalización del peronismo impulsaba medidas de lucha intensas, el ejército
asumía el programa de autoritarismo y modernización. Así cayó el gobierno de Frondizi.

A partir de 1963 el gobierno de Illía represento el último intento por salvar el sistema
democrático/ representativo. La UCRP trato de encontrar la forma de incorporar el peronismo sin
entregarle el poder y realizar la obra modernizadora. Pero en 1965, la amenaza de un triunfo
peronista se agravaba por la radicalización de los métodos de lucha que precipitaron su caída.

El nuevo orden político debía encontrar la forma de articularse en torno del capitalismo
monopólico internacional; la solución más coherente la ofreció la revolución Argentina, instaló las
fuerzas armadas en el control del Estado; se definió como autoritario y no democrático, asumió la
función de organizar políticamente a las distintas fracciones de la burguesía sin la mediación de los
partidos políticos mediante un juego de represión y soborno a los sectores más privilegiados del
movimiento obrero y a su burocracia. El onganiato logró cierta “paz”, pero el “Cordobazo”, en
mayo de 1969, marcó el límite de ese intento.

LA ACCIÓN DE LAS INVERSIONES EXTRANJERAS.

Desde 1953 (gobierno de Perón) el Estado adoptó políticas para estimular y regular la entrada de
capitales internacionales. La Ley de Radicación de Capitales propició inversiones externas dirigidas
a actividades mineras e industriales, estableciendo restricciones para el rendimiento del capital, al
tiempo que se sancionaba un régimen de promoción industrial que beneficiaba con exenciones a
algunas actividades. En 1958 el nuevo régimen (gobierno de Frondizi) autorizó la libre
transferencia de utilidades y capitales, reiterando las exenciones para la promoción de industrias
básicas. Estas medidas se complementaron con las garantías a las inversiones y otros estímulos
que buscaban inversiones en EE UU. O Europa; estas inversiones crearon una nueva forma de
dependencia al sector externo, y serios problemas en la balanza de pagos; el agro se demostró
incapaz de suministrar las divisas necesarias, las exportaciones de productos industriales chocaban
con las barreras arancelarias en los países centrales, las inversiones extranjeras acentuaron la
independencia general del sistema nacional, para la propia estructura productiva. La
concentración monopólica se afianza en el sector productivo, en la comercialización y en las
finanzas. La acción del capital internacional modificó la totalidad del síntoma productivo, dentro
de esta política se estimuló la liquidación de zonas cuya producción era ineficiente.

El problema central, que ocupa la atención de los sucesivos gobiernos, es el de la inflación, cuyo
control se considera indispensable para la estabilidad del sistema económico. Las medidas
reiteradas en función a esto fueron, el congelamiento de los salarios, la devaluación monetaria y la
privatización de empresas estatales.

HUGO QUIROGA (1880- 1981)

1. LA ORGANIZACIÓN DE LA HEGEMONÍA OLIGÁRQUICA.

Hegemonía: capacidad política que cuenta una clase social, para ejercer una función de dirección
la sociedad.

1. 1880- 1930 LA HEGEMONÍA OLIGÁRQUICA

En el siglo pasado se estructura en la Argentina una economía agroexportadora. Se conforma una


burguesía agraria, ligada a la propiedad de la tierra y a la comercialización de los productos
agrícolas, cuyo sector dominante era el exportador. Entre 1812 y 1930 el país no conoció ningún
golpe de Estado y las instituciones funcionaron con continuidad pese a sublevaciones armadas
militares y civiles que no lograron interrumpir ese proceso. Durante la hegemonía oligárquica el
país conoció un progreso sorprendente a través de la inmigración, el capital extranjero y la
demanda internacional de materias primas. En el terreno político, la clase conservadora se apoya
entre 1880 y 1912 en un régimen democrático restringido. El periodo abierto en 1916 significará la
apertura de un paréntesis en el sistema político oligárquico al extenderse la participación popular
(Ley Sáenz Peña); pese al crecimiento económico, la oligarquía no podrá fundar un orden estable y
consensual.
1. 1930-1943 LA CRISIS DE HEGEMONÍA DE LA OLIGARQUÍA

La crisis internacional hace perder a la Argentina la inserción estable que tenía en el mercado
mundial. Con el golpe de 1930, el Estado oligárquico liberal entra en crisis definitivamente. Por un
lado, el viejo conservacionismo llega al gobierno merced al fraude electoral, por el otro, con Justo
y una serie de transformaciones podremos afirmar que la Argentina moderna nace en la crisis de
los años 30. Características de la sociedad argentina: 1) Crecimiento industrial 2) Intervención
estatal 3) El crecimiento de la clase obrera 4) El nacimiento de una nueva fracción de la burguesía
industrial.

Con Justo entra al gobierno la fracción más poderosa de la burguesía que busca reconstruir el
capitalismo argentino. Hay una reformulación del binomio industrial-agro, pero con un alcance
limitado, a su vez se impulsa un proceso de desarrollo industrial por sustitución de importaciones.
Se trata de adaptar el viejo proyecto a las nuevas condiciones, y por ello la industria pasaba a
ocupar un lugar más importante en la economía nacional. A partir de 1935 se verifica un
crecimiento de la economía y una acumulación de reivindicaciones sociales y obreras., el
peronismo satisface esto. La oligarquía no logra recomponer en la sociedad su quebrada
hegemonía, por lo que tiene que gobernar por medio de un régimen democrático
fraudulento. Esta crisis se agrava y se extiende, en 1955, al conjunto de la clase dominante cuando
el golpe de estado destruye el sistema hegemónico creado por el peronismo, y no puede surgir
otro grupo que lo recomponga.

1. 1945-1955 LA RECONSTRUCCIÓN DE UNA NUEVA HEGEMONÍA

El gobierno peronista logrará organizar un orden político legítimo y estable. La burguesía industrial
se apodera del aparato del Estado, este sector de la clase dirigente logrará crear un sistema
político consensual. La especificidad del estado populista consistirá en ampliar la acción
económica y financiera del estado y la esfera social. Se trata ahora de un estado distribucionista
que favorecerá la integración económica de amplias capas de la población y la política ideológica.

El golpe militar de 1955 desalojará al peronismo del poder del estado, pero no podrá desintegrarlo
como movimiento de masas y como dirección de los sectores populares. Se redefine, entonces, la
ecuación Estado y sociedad, por la cual la supremacía de un grupo social ya no se encuentra
vehiculizada solamente por el estado, sino que es ejercida también por la sociedad civil a través de
la hegemonía.

1. 1955- 1981 LA CRISIS DE HEGEMONÍA DEL CONJUNTO DE LA CLASE DOMINANTE

Pese a que ha disminuido sensiblemente el poder de la oligarquía sigue conservando importancia


en la vida política y económica del país. Los golpes de 1966 y 1976 apuntaron a estabilizar
institucionalmente y de manera estable a los sectores concentrados de la burguesía en el poder
del Estado y en la sociedad; la caída del régimen peronista (1955) suscita a una crisis de
hegemonía en el interior de la clase dominante.

A la situación de emergencia nacional se le une la coyuntura internacional de posguerra, lo que


repercute en el balance de pagos del país. Decae la inversión privada y se estanca relativamente el
crecimiento del PBI, por lo que el régimen peronista actúa reduciendo la acción social del “Estado
benefactor”.
De la crisis de 1952/53 nacerá la política desarrollista que muestra el tope del régimen populista
cuando se hace difícil armonizar las necesidades de acumulación del capitalismo argentino con la
distribución social; Entra en crisis el proyecto peronista, el golpe de 1955, dirigido por la
oligarquía, no da tiempo para que la necesidad de acumulación y la función de legitimación se
profundice y ratifica la crisis del sistema hegemónico estructurado por el sistema de
representación de partidos, no logran reunir la capacidad de organizar y construir una dirección
político- cultural para el conjunto social. De aquí en adelante ningún partido político y ningún
régimen militar podrán lograr lo que logro el peronismo, el consenso de la sociedad.

1. LA BASE MATERIAL

La crisis de hegemonía en el interior de la clase dominante encuentra su raíz en la estructura


económica, de manera que los conflictos producidos por el choque de los distintos proyectos
económicos conforman la base material de la crisis. Por lo tanto, nacerá la especificidad del
desarrollo capitalista argentino, con sus limitaciones y distorsiones. La industria argentina ha
estado vinculada al crecimiento de las exportaciones agrarias, cuando la industria ocupa un lugar
importante en la economía, su expansión y crecimiento dependerá de la capacidad de importar
del país; Por lo tanto, el déficit en la balanza de pagos va a delimitar el desarrollo industrial, esto
muestra el valor estratégico del agro sobre la actividad económica global del país.

LA CRISIS ECONÓMICA

1. LAS ESTRUCTURAS AGRARIAS E INDUSTRIAL EN LA ECONOMIA ARGENTINA

La importancia del agro y la industria para la expansión económica están íntimamente


relacionadas. El agro continúa siendo el único que provee divisas al país; las condiciones de la
producción agropecuaria desempeñan un papel fundamental en la determinación interna de los
salarios y de su poder adquisitivo.

1. El sector industrial ha estado ligado al sector agrario, basado en una política económica de
redistribución del ingreso del agro a la industria, en la aplicación de aranceles protectores
a esta actividad; Mientras el sector agrario produce tanto para el mercado interno como el
externo, la industria lo hace solo para el interno; la producción agrícola no requiere
insumos importados, la industria requiere insumos importados y bienes capitales.

2. DISMINUCIÓN DE LA PARTICIPACIÓN DEL AGRO EN LA ACTIVIDAD ECONÓMICA

Se remonta a la crisis mundial de 1930, Argentina era un país productor y exportador de bienes
primarios, esta crisis afecta la división internacional del trabajo, modificándose el comercio de los
productos agropecuarios; en consecuencia, se origina una tendencia a la disminución de las
exportaciones. El lento crecimiento de la actividad agropecuaria relacionado con la evolución
económica de la región de la pampa húmeda. La crisis de esta región influye directamente en el
nivel de las exportaciones.

1. CAUSAS DEL ESTANCAMIENTO AGROPECUARIO

2. Contracción del mercado externo, por un lado, la política proteccionista de los países
centrales y la formación de bloques. Por otra parte, la difícil competencia que se produce
en el mercado mundial.
3. Estancamiento de la producción pampeana, que incide en el volumen de los excedentes
exportables.

 El aumento de la demanda interna, provocado por el crecimiento de la población y el


proceso acelerado de la urbanización lo cual hace disminuir los saldos exportables.

1. Diversificación de la producción agropecuaria.

2. Régimen de tenencia de la tierra y técnica de explotación, grandes explotaciones y


sistema de arrendamiento.

El estancamiento del agro, en tanto causa estructural y de fondo reside en la propia estructura
económica argentina en el tipo de relaciones sociales de producción; Por un lado, la concentración
de grandes extensiones de tierra en pocas manos y, por otro lado, porque esa alta concentración
de las mejores tierras determina que adquiera una importancia fundamental la renta del suelo.

1. LAS ETAPAS DE LA INDUSTRIALIZACIÓN

1º Etapa (1930- 1945) fácil del ISI definida por la modificación de la división internacional del
trabajo, en consecuencia, la disminución de la capacidad de importar a la Argentina se comienza a
producir localmente aquellas mercancías que normalmente se importaban; el tipo de importación
que se sustituye es el de la producción textil, se procuraba evitar el déficit de la balanza comercial
por la contracción del mercado externo.

2º Etapa (1945- 1958) compleja del ISI, con el crecimiento industrial se va aumentando
rápidamente el empleo industrial y el crecimiento de la clase obrera. Con la llegada del peronismo
en 1946 se fomenta la producción de bienes de consumo masivo. Por un lado, están las
inversiones que realiza el ente estatal, y por el otro, el régimen populista define una clara política
industrialista que comprende un tipo de cambio favorable a los requerimientos de importación de
la industria, créditos orientados a impulsar esta actividad, una política proteccionista a través del
aumento de los aranceles aduaneros, la creación del IAPI, etc. Este crecimiento se apoya en la
ampliación del mercado interno, mediante la distribución del ingreso, la incorporación progresiva
de mano de obra, el desarrollo de la industria liviana, el fortalecimiento del capital nacional y la
mayor participación del Estado en la economía. A fines de la década del 40, el desarrollo industrial
de industria liviana tocaba fondo, la crisis nacional de 1952 inicia la política desarrollista del
peronismo. Por un lado, había que reducir la acción social del Estado benefactor y por otro reducir
la participación de los asalariados en el ingreso nacional. La penetración masiva de capitales y la
instalación de las firmas multinacionales se realizará a partir de 1958 durante el gobierno de
Frondizi.

3º Etapa (1958- 1976) de desindustrialización. Frondizi, con su ley de inversiones extranjera de


1958, abre las puertas al capital extranjero. El hecho de que el capital extranjero invierta en este
periodo directamente en la producción no es más que la expresión de un modelo de acumulación
definido por el capital internacional. Se trata de la internacionalización de las grandes firmas
multinacionales, ingresa masivamente en la Argentina en dos momentos diferentes, en el primero
se autorizan radicaciones esto constituye una gran ola de inversiones que lleva a la creación de
nuevas industrias; en un segundo momento, se produce otra ola de inversiones donde se llega a la
compra de paquetes accionarios existentes.
Por otra parte, la crisis de 1952 demanda el inicio de un profundo proceso de sustitución de
trabajo por capital en la industria, la nueva estrategia consistió en una débil incorporación de
mano de obra, en una redistribución regresiva del ingreso y en el desarrollo de una industria de
bienes de capital e intermedio con sectores dinámicos. Podemos concluir que en la Argentina el
sector industrial encuentra un conjunto de límites a su expansión, por un lado, el carácter atrasado
de la estructura industrial; por el otro lado la estrechez del mercado argentino limita la expansión
de la industria, hay que valorar la dependencia de la industria de la capacidad de importar del país.

1. ALGUNOS RASGOS ESPECÍFICOS DEL DESARROLLO ECONÓMICO ARGENTINO

Para Aldo Ferrer el estancamiento del país se explica por la insuficiente capitalización de los
sectores básicos de la economía, por el creciente atraso relativo del Interior del país y por la
subsistencia de un régimen de tenencia de la tierra que obstaculiza el desarrollo rural. Para Oscar
Braun, el crecimiento insuficiente de las exportaciones en los últimos años es la causa principal del
lento crecimiento de la economía. Para Guillermo Flichman la renta del suelo es el problema
fundamental. Para Moisés Ikonicoff se encuentra en la estrechez de la demanda interna y el déficit
exterior, agregando las limitaciones en la oferta de las exportaciones y los problemas financieros
externos, generando inflación.

Por nuestra parte se trata de un país que tiene una formación social dependiente que se articula
con una economía y una estructura de clases determinadas. De manera que ha dado lugar a un
desarrollo deformado y limitado en su economía, por la forma particular en que la argentina se
integra en el mercado mundial. Otro rasgo es que ha necesitado de la intervención creciente del
Estado para poder darle continuidad a su desarrollo, han sido firmas multinacionales las que
instaladas en los bienes de consumo durable han influido decisivamente en el sistema económico,
en definitiva, la dependencia externa de los bienes de capital e insumos provoca una reproducción
ampliada de capital insuficiente para alentar un crecimiento económico sostenido.

2. EL ESTADO ARGENTINO

3. GÉNESIS DEL ESTADO NACIONAL

Después de la derrota de Rosas por Urquiza en la batalla de Caseros, son diez años de intento de
reorganización nacional, la falta de unidad política divide al país en la Confederación, que nuclea al
interior y el litoral por un lado y Buenos Aires por otro. Se caracteriza por una lucha permanente y
enfrentamientos armados entre los caudillos del interior y el poder central de Buenos Aires; la
Argentina de la época era la sumatoria de estados regionales autónomos. Hizo falta un nuevo
enfrentamiento armado entre Bs. As. y el interior para poner fin a la reorganización nacional, las
fuerzas del interior son derrotadas por Mitre en la batalla de Pavón, se inicia la fundación del
Estado nacional en 1862, se impone en consecuencia una hegemonía y una subordinación.

Estructuración del Estado nacional 1862- 80:

1. La federalización de Buenos Aires y la aduana

2. La formación del mercado nacional, integrándose ciertas economías regionales.

 La conformación del Ejército Nacional termina con los ejércitos de los caudillos.
1. Se completa la estructura jurídica institucional del Estado nacional, creándose el Poder
Judicial, Federal y Legislativo Nacional.

2. El triunfo del gobierno nacional en la campaña contra el indio, se rescatan territorios


productivos.

3. La consolidación en 1880 de un proyecto hegemónico nacional, con la presidencia del


Gral. Roca se consolida la república oligárquica e inicia la expansión y modernización.

4. ESTADO, NACIÓN Y CLASES SOCIALES

Con la inserción en el mercado capitalista mundial, comienzan a generarse las condiciones


materiales que harán posible el surgimiento de un Estado nacional y un mercado nacional; Por un
lado, el componente material de la nacionalidad, y por el otro el componente inmaterial, el rol del
Estado ha sido el de dirigir la lucha por la unidad nacional y el de fomentar esa identidad colectiva.
El Estado argentino ha generado clase social; La naturaleza de clase del Estado está otorgada por
la inserción de la economía en el mercado mundial, y es a través de él que la burguesía agraria se
organiza como clase dirigente. El estado nacional dejará su impronta en la constitución de las
clases sociales y en el proceso de formación, evolución y modernización de la sociedad.

1. EL ESTADO COMO REFUGIO DE LA CLASE DOMINANTE

Es válido afirmar que se trata de una clase social llamada oligarquía o burguesía agraria, que se
desarrolla en estrecha dependencia, de la intervención estatal, el carácter global que asume esta
intervención es una intervención masiva en la vida pública, mediante los golpes de Estado.

A partir de 1935 la debilidad económica de la clase dominante a la par que aumenta la relación de
dependencia con el capital extranjero, requiere mayor intervención en la producción y a nivel de la
circulación, el aumento de las funciones económicas del Estado tiende a restablecer las
condiciones de valorización de capital. Desde el punto de vista político institucional, los estratos
más concentrados en la clase dominante, no les queda otro recurso que el golpe de Estado. El
circulo vicioso de gobiernos civiles interrumpidos por gobiernos militares no ha sido todavía
borrado de su historia política, el Estado participa en la formación de la naciente burguesía
industrial de las décadas del 30 y 40 a través de una política de distribución de ingresos, pero
actúa también como empresario, realizando diversas actividades productivas o bien controlando la
producción de energía.

1. LAS DIFERENTES MODALIDADES DE INTERVENCIÓN

Período de 1880- 1930 Es un Estado liberal porque su acción principal es dejar en libertad al
mercado, favorecer la libre empresa y el libre comercio. La especificidad pone en énfasis en el
autonomismo del mercado que tiene que ponerse al servicio del desarrollo capitalista, el Estado
no era tan sólo el árbitro y guardián del orden público, está activo en la formación de empresas
privadas, principalmente de las extranjeras; en el caso de la inversión más importante de la época
la construcción de las líneas férreas.

El Banco de Nación era un banco privado bajo tutela del Estado, su directorio estaba compuesto
por los miembros más destacados de la oligarquía nativa y los importadores ingleses, alemanes y
franceses. La preocupación de la oligarquía fue la de incorporar al inmigrante a la actividad
económica pero no a la política. La Constitución Nacional de 1853 no estableció limitaciones para
la emisión del sufragio. La primera Ley de elecciones de 1857 establecía el voto universal para los
varones, el período de 1857 a 1912 se caracteriza por la exclusión política de la mayoría, de ella
surgen lo que serán en el futuro los partidos políticos, en el año 1912 se estableció el voto
obligatorio y universal, lo cual permitirá en 1916 el ascenso del radicalismo al gobierno. Algunos
sectores marginados del sistema político actuaban o como grupos de presión o bien defendiendo
intereses sectoriales al estar excluidos de la actividad política. Las elecciones de 1916 fueron las
primeras en las que hubo una participación casi total de la población, aunque el voto femenino
estaba excluido. El régimen radical, no sale de la modalidad que caracteriza el Estado liberal,
aunque si bien produce una seria fisura en el interior de la república conservadora como la crisis
de ese Estado liberal.

Período 1933- 1943 El surgimiento de la Argentina moderna, el crecimiento industrial, el


crecimiento de la clase obrera y de la población urbana como las nuevas modalidades de
intervención del Estado son definidas de esta década. La crisis del Estado liberal con su modelo de
desarrollo económico está estrechamente vinculada a la gran depresión de 1929. Se inicia así un
proceso de transformaciones económicas y sociales irreversibles íntimamente asociados a la
organización del capitalismo mundial.

En 1935 nace el Estado intervencionista en el país, que define una política más clara en materia de
obras públicas, y también en el control de la producción y precios, creándose las Juntas
Reguladoras que adaptaron medidas concretas de reglamentación y contralor de las principales
actividades agropecuarias del país, con la creación en 1935 del Banco central y del Instituto
Movilizador de inversiones bancarias se establece un nuevo ordenamiento monetario, la caída de
la moneda argentina crea necesidad de establecer el control de cambios como instrumento nuevo
de la política económica. La intervención creciente del Estado se explica en sus orígenes por la
función anticrisis. En estos otros años nace el Estado Moderno argentino como resultado de la
crisis del Estado oligárquico, el intervencionismo estatal acontece fundamentalmente en el
terreno económico y en beneficio de las clases poseedoras.

Período 1946- 1955 la llegada del gobierno peronista en 1946 se hará sobre la base de una nueva
alianza de clases en el poder, la burguesía de apodera del aparato del Estado, definiendo y
planificando por primera vez en la historia del país una verdadera política industrialista. La
finalización de la segunda Guerra Mundial plantea a la Argentina el peligro de la disminución del
volumen de las exportaciones, la ampliación del mercado interno impide la recesión y se asegura
el ritmo creciente de la producción industrial.

El populismo, será el régimen que modificará el patrón de distribución social, una nueva
modalidad de intervención es la que se modificará permitiendo la formulación de una ecuación
política capaz de articular una nueva relación entre el Estado y la sociedad. Su participación en la
actividad económica por un lado financia el desarrollo industrial a través del traslado de ingresos
del Estado agrícola al manufacturero; el IAPI por otra parte define una política de redistribución
del ingreso a favor de los asalariados que mejora objetivamente su situación, incrementando
notablemente los ingresos a través del llamado salario indiscreto. La especificidad del Estado
populista consiste en ampliar la esfera económico- financiera y la social bajo asignaciones.
Período 1958- 1973 se puede hablar de un país semiindustrial izado, se hace evidente la necesidad
de reorientar el proceso de industrialización que inicia en 1958 como las grandes firmas
multinacionales. Europa Occidental se encerraba en una política proteccionista, la creación del
mercado común europeo con su barrera aduanera impedía competir a los productos agrícolas
extranjeros y con Inglaterra, fuera del mercado común; de alguna manera, Argentina quedaba
afuera de la reestructuración del mercado internacional. Por otro lado, la crisis económica de
1952, además un año de gran sequía en el país determina una emergencia económica y social.

La burguesía debe asociarse al capital extranjero y buscar la reinserción en las nuevas condiciones
de la economía mundial. La necesidad de un plan de contención de salarios y los gastos públicos,
el estado juega un rol fundamental en el apoyo y ampliación del esfuerzo industrializante como en
la política de ingresos que reduce los costos salariales ese Estado pasa a ser el interlocutor local
privilegiado de las grandes firmas; del resultado emergerá una nueva capa social tecnocrática, en
el terreno político el peronismo después del derrocamiento y exilio de Perón el partido y el
movimiento justicialista fueron proscriptos de la escena política argentina. La oligarquía y los
sectores más reaccionarios de la clase dirigente no podrían pensar un retorno al funcionamiento
pleno de la democracia sin imaginarse el triunfo peronista, la única salida de la encrucijada política
era el recurso al estatuto prescriptivo. En la elección de 1951, la democracia no podrá de nuevo
funcionar en plenitud.

El régimen Frondizista va a organizar el ingreso del capital extranjero, la represión al movimiento


obrero y el plan Conintes, fueron componentes de este gobierno. El gobierno de Illía, constituye
un intento moderador de la política desarrollista y modernizante de Frondizi. Esta experiencia
pone en práctica una administración respetuosa de las libertades públicas y de los principios
republicanos, dificultando a la clase política la tarea de estructuración de un sistema político
hegemónico acorde con la etapa de acumulación de capital.

SARA LIFSZYC. EL CAPITALISMO. HACIA UNA REDEFINICIÓN.

El capitalismo se considera como un sistema cuyo funcionamiento está regido por leyes del
mercado, basado en la libre empresa y en la iniciativa, también se categoriza como un fenómeno
presente en las sociedades urbanas e industrializadas, en las que el poder político y el ejercicio de
la dominación se encuentran centralizando en un estado nacional; se consideran capitalistas las
sociedades modernas en las que predominan las libertades individuales, estos significados son
parciales, para Marx el capitalismo es un fenómeno integral caracterizado por un tipo de
organización de la sociedad en su conjunto, en el que las relaciones sociales asumen la forma de
relaciones entre los propietarios y no propietarios de los medios de trabajo.

EL CAPITALISMO UN CONCEPTO Y UN DESARROLLO HISTÓRICO.

El análisis de Marx del capitalismo comienza por la mercancía por la forma concreta que adopta el
resultado del trabajo y al mismo tiempo expresa las relaciones sociales de producción que esa
clase de trabajo requiere; estas categorías constituyen la base de la sociedad, la estructura sobre
la cual se va configurando la otra dimensión social, la superestructura jurídica, política e
ideológica. En la sociedad capitalista las relaciones de producción adaptan la forma de relaciones
entre propietarios aparentemente iguales, que intercambian libremente sus productos. La
aparición del trabajador libre como categoría ha sido el resultado de un proceso histórico, la
separación del productor de su producto y de sus instrumentos comienza en el mundo feudal.

Entre los siglos XII y XIV el productor delegará la venta de sus productos en el mercader,
aprovechando las diferencias de precios entre la compra y la venta para obtener sus ganancias y
como forma de incrementar sus beneficios, extenderá los límites hacia lugares cada vez más
lejanos. A partir del siglo XV las innovaciones científicas, los descubrimientos de territorios, la
circunnavegación, la colonización y los mercados, dieron al comercio un nuevo impulso. La
manufactura vino a ocupar el lugar del artesanado, que no podía abastecer la demanda de los
nuevos mercados extranjeros, la introducción de la máquina a vapor revolucionará la producción y
la gran industria sustituirá a la manufactura. Los pequeños productores independentistas no
podrán resistir la competencia del capital y los transformará en obreros industriales y la economía
del mercado comenzará a transitar hacia una más amplia y desarrollada, la economía capitalista.

Entre los siglos XVII y XIX culminó con dos grandes revoluciones que dieron sustento político,
jurídico y tecnológico a la consolidación del capitalismo moderno. La revolución francesa en el
siglo XVII, porque liberó a los individuos de las relaciones de propiedad personal estableciendo la
libertad y la igualdad de las personas. La revolución industrial en el siglo XIX con la adopción de la
nueva tecnología.

EL VALOR DEL TRABAJO Y EL TRABAJO COMO VALOR

El trabajo es la actividad que realiza el ser humano con la ayuda de instrumentos- herramientas
para transformar en un tiempo y espacio un objeto en producto. Cuando los productos son
consumidos o usados por su propio productor se le da un valor de uso, pero cuando lo producido
es vendido en el mercado, el producto además de un valor de uso contiene el valor de cambio, el
producto adopta la forma de mercancía. El trabajador vendió al propietario de los medios de
producción su fuerza de trabajo y éste la compro por su valor equivalente en dinero, pero a lo
largo de su jornada produce un valor superior al que ha sido comprado. La diferencia entre el valor
que ha producido y el valor por el cual fue comprado es la ganancia del propietario de los medios
de producción. Este recupera el capital invertido más el plus de ganancia que será nuevamente
invertido, para continuar y ampliar el ciclo productivo y reproductivo; el capitalismo se caracteriza
por la apropiación del plus- valor que es el motor de su funcionamiento, la continuidad del
capitalismo se centra en el aumento permanente de la productividad del trabajo, con el fin de
obtener cada vez mayor ganancia. Si bien la creación del plus- valor se inicia en la producción
culmina en el mercado con la venta de la mercancía, cuando se transforma en capital. La
acumulación de capital provendrá del trabajo-realizado-no-remunerado. El valor del trabajador se
calcula como la cantidad de medios de vida suficientes para volver a trabajar. Aristóteles descubrió
en la expresión en el valor de la mercancía una relación de igualdad.

La expansión e integración constante del mercado exterior en una gran unidad económica más el
creciente aumento de la productividad del trabajo, por la permanente innovación tecnológica, son
los mecanismos que organizan su continuidad. Considerando que la sociedad actual es una
sociedad capitalista, y teniendo en cuenta las transformaciones que en todos los planos de la vida
social se están desarrollando desde hacía varias décadas algunos autores sostienen que estos
cambios, propios del capitalismo, corresponden a su nueva etapa, la globalizadora, para otros
autores son el fin del capitalismo.
Debido a la mayor automatización es posible inferir que está desapareciendo un tipo de trabajo, el
asalariado creador de valores de cambio propio del capitalismo industrial. Podría ser el fin en
tanto actividad como forma de hacer o como forma de concebir el trabajo, pero no es el fin del
trabajo concebido como potencialidad creadora y transformadora propio del ser humano; el
trabajo como tal seguirá persistiendo. Por más especulaciones que se hagan es prematuro prever
el desenlace de este proceso.

SERGIO NICANOFF. EL ESTADO MODERNO. PRIMERA PARTE.

1) EL NACIMIENTO DEL ESTADO MODERNO

A partir del siglo XVI en Europa se comenzaron a sentar las bases del estado moderno. La sociedad
feudal se caracterizaba por la estructura de dominación social feudal piramidal y fragmentada.
Con el tiempo se empieza a centralizar el poder político y los ejércitos (dominación por coerción).
Así nace el Estado absolutista, mientras que se mantiene la estructura feudal y aparecen las
relaciones sociales de producción basadas en el capital. La revolución francesa y la industrial
inglesa inauguraron la era del despliegue pleno de la sociedad capitalista.

2) EL ESTADO MODERNO CAPITALISTA

Sociedad capitalista, la relación entre empleadores y trabajadores se representa bajo una relación
entre hombres libres e iguales y de derechos formales. Clase dominante es aquella que a partir del
control de determinados medios de producción y del despliegue de su poder militar, político y
cultural se garantiza la apropiación mayoritaria para su clase de la plus- valía. El Estado moderno
es la forma política que adquiere la dominación en la sociedad capitalista, de esa manera el
conflicto en las sociedades es inherente al tipo de sociedad estructurada en clases diferentes que
disputan por la riqueza social; El Estado es el garante de la relación global del capital y esa relación
implica la relación capitalistas- trabajadores, debe garantizar el beneficio, la ganancia de capital
pero también ciertos derechos de los trabajadores para lograr que el sistema siga funcionando.

La necesidad de construir la legitimidad estatal requiere una serie de acciones materiales y


simbólicas destinadas a las clases populares. El Estado está atravesado por ese conflicto, por las
relaciones de fuerzas existentes entre las clases sociales en pugna por el reparto del excedente.

3) LAS DIMENSIONES DEL ESTADO

1. LA DIMENSIÓN MATERIAL DE ESTADO

Compuesto por instituciones que posibilitan el uso legítimo de la coerción, de la extracción de


recursos cohesión entre gobernantes y gobernados. Las instituciones funcionan gestionadas por
una tecno burocracia que las administra.

1. LA DIMENSIÓN IDEAL DEL ESTADO

El poder estatal y el funcionamiento del conjunto del sistema requiere de una serie de creencias
de percepciones, de concepciones, de ideas que se interiorizan en cada individuo por medio de
complejos procesos sociales que buscan lograr el acatamiento consensual de la población de
determinadas acciones políticas y situaciones.
Ningún sistema de dominación puede descansar en el ejercicio de la violencia, necesita
consenso de la población. Concepto de hegemonía, consiste en una capacidad político cultural de
una clase o grupo que permite convencer a la mayoría de la población que los intereses de esa
clase son intereses del conjunto de toda sociedad. El Estado como fórmula: Estado = sociedad
política + sociedad civil, esto es hegemonía revestida de coerción. Una clase se torna dirigente
cuando conduce y no solo impone o reprime. Una clase dominante se vuelve dirigente cuando
supera su mirada corporativa, para incorporar la capacidad de otorgar concesiones materiales a
las clases sobre las que ejerce la hegemonía. Cuando se produce una crisis del sistema en su
máximo grado de intensidad se vuelve una crisis orgánica.

1. EL ESTADO COMO CORRELACIÓN DE FUERZAS

Todo el entramado institucional, la dimensión material e ideal, ideas y cosmovisiones, en la


sociedad son fruto de luchas entre clases sociales diferentes. De acuerdo con la correlación de
fuerzas resultante se condensan ideas fuerza e instituciones son fruto de procesos históricos.

LA CRISIS ORGÁNICA

Cuando se habla de una crisis de hegemonía se hace referencia a una situación donde la clase
dominante no logra recrear las condiciones para lograr que su dominio se basa en condiciones de
legitimidad y consenso mayoritario, dominan, pero no son dirigentes. Las clases subalternas, la
dinámica de la conflictividad se traslada a un enfrentamiento más explícito entre las clases
dominadas que ven amenazada la totalidad del sistema de dominación que han construido y es el
trasfondo que posibilita el desarrollo de actores sociales que impugnan el orden establecido.

UNA CRÍTICA A CIERTAS MIRADAS SOBRE EL ESTADO.

En primer lugar, descartamos las perspectivas que ubican al Estado como portador de una
supuesta neutralidad y como instancia situada al margen y por arriba de la sociedad, en segundo
lugar, no hay que confundir Estado y gobierno, en tercer lugar, quienes conciben al Estado como
un aparato de instituciones dejan de lado su dimensión ideal. Finalmente, un problema de
abordaje se presenta con la dupla Estado- Nación.

El problema radica en que los Estados modernos ejercen su soberanía sobre una población que
habita un territorio, esto significa que los estados nación modernos son una experiencia muy
específica.

Para Aníbal Quijano, se trata de sociedades políticamente organizadas como estado nación.

Para Oscar Oszlak, los atributos que hacen que un Estado sea Estado requiere la capacidad de
difundir e internalizar en la población una identidad colectiva, así el Estado construye una
identidad nacional, que es un elemento central de la acción ubicada en el plano de lo ideal. La
construcción de la nación también requiere de un plano material vinculado a la integración de la
actividad económica dentro de un espacio territorialmente delimitado, de esa manera es
necesario diferenciar las categorías Estado y nación.
SEGUNDA PARTE

1) ESTADOS LATINOAMERICANOS

La constitución de los Estados latinoamericanos siguió en la conquista de américa y la constitución


de un sistema mundo, se caracteriza por el desarrollo del sistema capitalista, implica la existencia
de países centrales que explotan al resto de los países, países semiperiféricos que son explotados,
pero a su vez explotan a otros y países, países periféricos son dominados sin explotar a otros, esa
economía se articula y se sostiene conectada con relaciones sociales, políticas y culturales.

Para Quijano, la conquista de américa se basó en el genocidio de indios; esto fue pieza
determinante de la acumulación originaria, remite a cuando se produce el despojo de millones de
productores directos del control de sus medios de producción, los que se ven empujados hacia
vender su fuerza de trabajo para poder sobrevivir. Complementario con ese mecanismo, el
eurocentrismo eligió un nuevo patrón en esa perspectiva Europa es ubicada como el punto
máximo de la civilización humana, su lugar de llegada y de evolución más acabada.

Progreso, el predominio de los patrones eurocéntricos se derramó sobre los pensamientos


emancipadores opuestos a las burguesías europeas de la mano del crecimiento de la clase obrera.
En el caso del anarquismo el rechazo de muchas de sus vertientes al mundo cultural y simbólico de
las clases populares no obreras tuvo episodios tremendos en Latinoamérica. El ciclo de
revoluciones independentistas rompió con el colonialismo, pero no con la colonialidad del poder.

Las clases criollas mantuvieron la sociedad colonial heredada sin modificaciones, la colonialidad
del poder se mantuvo viva como sostén de desigualdad social. En las últimas décadas del siglo XIX,
la transformación del sistema capitalista que ingresaba en su fase imperialista configura la división
internacional del trabajo, la categoría de imperialismo refiere a procesos expansivos de ocupación
y de control de algunos Estados sobre otros.

En el siglo XIX se termina de configurar la división internacional del trabajo, en la forma que
postuló el eurocentrismo, cada país debía especializarse en producir aquello que hacía mejor y
más barato para venderlo en el mercado mundial y adquirir el resto. Se recomendaba el abandono
de las protecciones aduaneras. Latinoamérica ingresa al esquema como productora de alimentos,
materia prima e importadora de manufacturas. Con esto, los países industrializados se benefician
del nuevo orden mundial aumentando sus riquezas, mientras que los países latinoamericanos
aumentan su dependencia debido al intercambio desigual. Teoría de la dependencia se trata de
una relación de subordinación entre naciones independientes en cuyo marco las relaciones de
producción de las naciones subordinadas son modificadas o recreadas para asegurar la
reproducción ampliada de la dependencia.

2) LA CONSTITUCIÓN DEL ESTADO ARGENTINO Y EL ESTADO OLIGÁRQUICO

En américa latina la consolidación de los Estado Nación fue posterior a las revoluciones
independentistas de principios del siglo XIX ciertos niveles de centralización se dieron en la región,
pero fueron débiles, efímeras y no lograron cuajar en una instancia del poder del Estado Moderno.
El predominio de Rosas en nuestro país expresa el peso de los grandes propietarios que tenían
como preocupación asegurar las salidas de sus bienes exportables y mantener el control de los
recursos aduaneros y el puerto más que lograr una unificación nacional.
La caída de Rosas estuvo lejos de generar condiciones para la centralización, se reeditó el conflicto
entre una Buenos Aires que pretendía continuar siendo hegemónica frente a una Confederación
del resto de las provincias lideradas por Urquiza, la discusión era sobre el peso de cada una de
ellas en el Estado nacional y el reclamo para asegurar la libre navegación de los ríos, con la
aparición de la división internacional del trabajo la mayor demanda de materias primas y
alimentos aseguraba un mercado externo en expansión; la existencia de excedentes financieros en
los países centrales garantizaban capitales dispuestos a invertir en la periferia. Estas
transformaciones aceleraron la preocupación de las clases dominantes locales, quienes
controlaron la producción de los bienes primarios para la exportación y se aliaron con los capitales
ingleses tuvieron los mayores beneficios. El proceso se dará durante los gobiernos de Mitre,
Sarmiento, Avellaneda y Roca.

Por medio de la modalidad represiva se consolidó un ejército nacional para garantizar esa
superioridad de los gobiernos. Aprovechando la velocidad de despliegue que les daba la creciente
expansión de las líneas ferroviarias, las fuerzas militares sofocaron a sangre y fuego diversos
levantamientos populares en el interior, en paralelo libraron una guerra internacional aliados con
Brasil y Uruguay contra el Paraguay, el ejército nacional llevó adelante la Campaña del Desierto, la
esclavitud fue restaurada en esos días, en nombre del progreso y de la civilización contra la
barbarie, las tierras resultante de la expulsión indígena engrosaron rápidamente, fue a través de
esos pasos que se consolidó el Estado legítimo de la coerción.

La modalidad optativa buscó negociar e integrar a las oligarquías provinciales, puso en marcha un
proceso fundamental dado que un estado nacional capitalista requiere de una clase dominante
nacional que se piense a sí misma en términos no locales, ese proceso no fue lineal sino, contó con
variados momentos de crisis.

Roca fundó el PAN que actuó como representante de los intereses de todas las oligarquías
provinciales, al mismo tiempo montó un régimen político, el voto cantado y no obligatorio dentro
de la propia clase dirigente, tenía como objetivo resguardar a las clases dominantes para que
mantuvieran el control estricto del gobierno y del Estado. La modalidad material ubicó al Estado
como articulador de la llegada de inmigrantes de la atracción de capitales extranjeros y de
garantizar la transferencia de tierras a manos de la burguesía agraria.

En la esfera material el Estado jugó un rol activo en la formación de las empresas privadas,
generaba condiciones monopólicas y desiguales de los mercados, para una vez garantizado esto
“retirarse” y dejar el escenario para el libre juego de la oferta y la demanda. El Estado fue
concebido como refugio para cubrir las debilidades políticas y económicas de la clase dominante.
Finalmente, la modalidad ideológica permitió a la clase dominante generar instrumentos para una
construcción hegemónica sobre la población.

La Ley que establecía la educación pública, gratuita, laica y obligatoria fue central para conseguir la
nacionalización de los inmigrantes. De la misma manera el servicio militar obligatorio, se tornó un
dispositivo esencial en la disciplina miento de los varones jóvenes de las clases populares. El
recorrido de la hegemonía oligárquica no estuvo exento de resistencias, el modelo agroexportador
plasmó condiciones sociales para la aparición de nuevas clases que desarrollaron conflictos. La
emergencia de fracciones de clase media urbana y rural generó la base social para la aparición de
la UCR. Exigió nuevas reformas que posibilitaran un acceso de las clases medias a la educación y el
empleo público, su represión fue tal que se sancionó la Ley Sáenz Peña de 1912 que estableció el
voto secreto obligatorio universal, permitió el triunfo de Yrigoyen iniciando un ciclo de gobiernos
radicales hasta el Golpe de 1930, mantuvieron sin cambios los elementos celulares y
determinantes del modelo.

Las clases medias y sectores minoritarios de grandes propietarios apoyaban al radicalismo,


pugnaban por ser parte del modelo y por no modificarlo ni por erradicarlo; el movimiento obrero
en el país formó los sindicatos por oficio, por medio de la huelga y la movilización, se fue
construyendo un repertorio de lucha de clases populares, las ideologías anarquista y
socialista desarrollaron una organización de la clase trabajadora de la época, el anarquismo se
tornó un desafío para el poder, la respuesta desde el Estado combinó la represión con la
profundización de estrategias de nacionalización de la población, en un giro ideológico se
desarrolló un discurso para ver en los trabajadores extranjeros un peligro para el sistema.

La perspectiva del peligro rojo y la conspiración revolucionaria a la que se “enfrentaba” el país


llegaba a que cualquier demanda obrera se reprimiera. Los limites estructurales del modelo se
manifestaron cuando al comienzo de una crisis mundial del sistema capitalista provocaron el
derrumbe de la economía y evidenciaron cuanto dependía de factores externos que no
controlaba, la primera respuesta de la clase dominante consistió en derribar el segundo gobierno
de Yrigoyen, iniciando los golpes de Estado de la historia argentina.

3) ESTADO Y MODELO AGROEXPORTADOR

Las visiones de las ciencias sociales exaltan el crecimiento del PBI, la expansión del comercio
exterior; la modernización económica y el progreso serían el corolario de este proceso. El
deterioro de la Argentina fue posterior, fruto del abandono de esta senda de desarrollo, el
conflicto social es enfocado como una problemática secundaria, el modelo permitió posibilidades
de ascenso social. El Estado se mostró eficaz en la resolución de las demandas de apertura política,
críticas:

En primer lugar, el Estado resultante de estos procesos y la nueva estructura económica y social
que este contribuyo a crear se edificaron sobre la base de genocidios, funcionales al poder
dominante, lo mismo se puede afirmar para el tratamiento del conflicto social entre los
trabajadores, el capital y el Estado.

En segundo lugar, la economía agroexportadora sometió el país a variables externas y construyó


un mercado interno y una industria totalmente subordinados al sector exportador. El control de
áreas estratégicas por parte del capital extranjero marcó un proceso de modernización.

En tercer lugar, la concentración de la tierra en pocas manos bajo la propiedad latifundista y el


consiguiente control de una minoría social sobre la producción y distribución de alimentos se
terminó de edificar.

Finalmente, si todo Estado articula la dominación y genera condiciones para hacerla posible al ser
la Argentina un país capitalista dependiente de desarrollo desigual y combinado eso se manifiesta
e interioriza en el tipo de estructura estatal dependiente del mercado mundial y la naturaleza
desigual del sistema mundo.