Está en la página 1de 31

A Thousand Suns

A Thousand Suns

Álbum de estudio de Linkin Park


Publicación 14 de septiembre de 2010
Grabación 2008-2010 en NRG Recording Studios, Los Ángeles, California
Rock electrónico, rock industrial, rock alternativo, rock progresivo, rap
Género(s)
rock
Duración 47:56 minutos
Discográfica Warner Bros. Records
Productor(es) Rick Rubin, Mike Shinoda
Cronología de Linkin Park
Minutes to Midnight A Thousand Suns Living Things
(2007) (2010) (2012)
Sencillos de A Thousand Suns
«The Catalyst»
Publicado: 2 de agosto de 2010
«Waiting for the End»
Publicado: 5 de octubre de 2010
«Burning in the Skies»
Publicado: 21 de marzo de 2011
«Iridescent»
Publicado: 27 de mayo de 2011
Sencillos promocionales de A Thousand Suns
1. «Wretches and Kings»
Publicación: 2 de septiembre de 2010
[editar datos en Wikidata]
A Thousand Suns — en español: Mil soles — es el cuarto álbum de estudio de la
banda estadounidense Linkin Park, lanzado el 14 de septiembre de 2010 bajo el sello
discográfico de Warner Bros. Records. La composición del álbum fue llevada a cabo
por la banda, mientras que su producción estuvo a cargo del vocalista Mike
Shinoda y de Rick Rubin, con quien el grupo había trabajado en su álbum de
estudio anterior, Minutes to Midnight (2007). Las sesiones de grabación tuvieron
lugar en los NRG Recording Studios en North Hollywood (Los Ángeles, California)
desde 2008 hasta principios de 2010.
A Thousand Suns es un álbum conceptual que trata principalmente sobre el miedo
a una guerra nuclear. La banda reconoció que, debido a la experimentación con
sonidos nuevos y distintos, fue un cambio radical con respecto a sus trabajos
anteriores. Shinoda afirmó en una entrevista de MTV que en su obra hacen
referencia a numerosos problemas sociales como la «mezcla de ideas humanas
con la tecnología» y los «temores [del hombre], el miedo de lo que va a ocurrir
en el mundo».1 El título del álbum proviene de una cita del texto
sagrado hinduista Bhagavad Gītā, recordada por Robert Oppenheimer tras la creación
de la bomba atómica: «Si cientos de miles de soles aparecieran en el cielo al
mismo tiempo, su brillo podría semejarse al de la refulgencia de la Persona
Suprema en esa forma universal».

El sencillo principal del álbum, «The Catalyst», se estrenó por radio y se publicó
en tiendas de música digitales el 2 de agosto de 2010. Alcanzó la primera
posición en las listas Alternative Songs y Rock Songs de Billboard, así como la
posición 27 en la lista Billboard Hot 100. Se publicaron tres sencillos más para
promocionar el álbum: «Waiting for the End», «Burning in the Skies» y «Iridescent»;
«The Catalyst» y «Waiting for the End» recibieron certificaciones de oro de
la RIAA. Además, la banda organizó A Thousand Suns Tour, una gira para
promocionar el disco, que se extendió desde octubre de 2010 hasta septiembre
de 2011.

Desde el momento de su publicación, el álbum recibió críticas favorables y


negativas debido a la división que generó la nueva dirección musical de la
banda en críticos y seguidores. A pesar de ello, fue un éxito comercial, ya que
debutó en el primer puesto de varias listas musicales. Además, recibió una
certificación de oro de la RIAA en febrero de 2011 y, para agosto de 2013,
había vendido más de tres millones de copias a nivel internacional.

Índice

[ocultar]

 1Composición y grabación
 2Estilo y descripción
 3Publicación y promoción
 3.1Sencillos
 3.2Presentaciones en vivo
 4Recepción
 4.1Comercial
 4.2Crítica
 4.2.1Reconocimientos
 5Lista de canciones
 5.1Contenido adicional en la versión de iTunes
 6A Thousand Suns – Live Around the World
 6.1Lista de temas
 7Créditos
 8Posición en las listas y certificaciones
 8.1Listas
 8.2Certificaciones
 8.3Listas de fin de año
 8.4Sencillos
 8.5Otras canciones en las listas
 9Lanzamientos
 10Referencias
 11Enlaces externos

Composición y grabación[editar]
A Thousand Suns contó con la producción discográfica de Mike Shinoda y Rick Rubin, quien ya había
trabajado con Linkin Park en su álbum anterior, Minutes to
Midnight.

En noviembre de 2008, el cantante Chester


Bennington afirmó durante una entrevista
que Linkin Park se encontraba trabajando
en un nuevo disco y que este sería un álbum
conceptual, decisión a la que habían llegado
influenciados por la idea de un amigo de la banda.2 Si bien sostuvo que la
presencia de una historia central con la que todo se relacionara le «parecía un
poco intimidante», concluyó en que era una idea inspiradora y tenía mucha
relación con las cosas sobre las que les gustaba componer.2Por su parte,
el bajista Dave «Phoenix» Farrell comentó que no estaba conforme con la etiqueta
de «álbum conceptual» porque para él «representa la idea de Tommy o The Wall».
Según su visión, el único concepto en el disco de Linkin Park es que hay un par
de hilos que conectan las canciones y está pensado para que los seguidores lo
escuchen de principio a fin.3Mike Shinoda, a su vez, dijo que cuando en el
proceso de grabación les preguntaban si sería un álbum conceptual, notaron
que no lo tenían claro y que, al terminarlo, se dieron cuenta de que no contaba
una historia y era «más abstracto» que los álbumes de ese tipo.4 Bennington
vio que las canciones del álbum, llenas de contenido político, espiritual y social,
tenían como hilo conductor una «secuencia mágica» que la banda encontró a
la hora de ordenar los temas. En su opinión, el disco fue producto de no
haberse forzado a seguir ninguna estructura, sino de haber dejado que las
cosas fluyeran naturalmente y con libertad. Afirmó que «sería divertido poner
el álbum en una sola pista de 48 minutos» en referencia a su unidad
compositiva. Comentó también que el propósito del grupo fue hacer un trabajo
que fuera una «experiencia multisensorial», similar a la que se obtiene tras
consumir drogas.5

Chester Bennington compuso canciones para el álbum mientras estaba de gira con Dead By Sunriseen 2009.

En mayo de 2009, Shinoda reveló información sobre el álbum en un artículo de


la revista estadounidense Billboard. Opinó que, si bien le parecía que tenían
mucho material escrito, no sabía exactamente cuándo terminarían y que
estaban trabajando en lo que más les atraía.6 Además explicó que la banda
experimentaría con sonidos nuevos, distintos a los de Hybrid Theory y Minutes to
Midnight, y esperaban que el disco tuviera «un sonido de vanguardia» que lo
hiciera único.6 Bennington continuó componiendo canciones para el álbum
mientras estaba de gira con Dead By Sunrise para promocionar su álbum de
2009 Out of Ashes.7 En una entrevista con MTV, afirmó que la banda estaba
todavía trabajando en un disco conceptual, al cual definió como una «locura
exagerada», y que esperaba no tener que pasar cinco o seis años más para
poder publicarlo.7 En una entrevista con Rolling Stone, Shinoda se mostró
preocupado por la calidad de las canciones y afirmó que si tenían que dar un
paso atrás para asegurar la máxima calidad según sus estándares, lo iban a
hacer.8

La grabación del álbum comenzó en 2008, poco tiempo después del


lanzamiento de Minutes to Midnight en el año 2007.2 Como en dicho álbum,
los productores fueron Mike Shinoda y Rick Rubin, y las primeras sesiones tuvieron
lugar en los NRG Recording Studios en North Hollywood (Los Ángeles, California).9
10 Shinoda sostuvo que, en el proceso de grabación, le dieron más importancia
a escuchar que a hacer música.11 Contó que al componer «Blackout» la banda
tuvo problemas para añadir una letra a la música, dado que todos sus intentos
«sonaban horrible». Rubin entonces les sugirió probar la escritura automática,
método que le había resultado con Tom Petty, Johnny Cash y Neil Young; le dijo a
Shinoda que tomara el micrófono y fingiera que sabía la letra, para soltarse y
así encontrar palabras «que encajaran» con la melodía.11 El músico también
mencionó que nunca escribieron la letra de ciertas canciones debido a que
aplicaron este método.11 Sobre el proceso de grabación se refirió de la
siguiente manera:

Desde un punto de vista conceptual, queríamos que este disco reflejara la vida moderna.
Queríamos referirnos a la manera en que los humanos y la tecnología interactúan en la
actualidad, pero no de una forma obvia o de prédica. Queríamos simplemente [mostrarla].
Viéndolo en retrospectiva, sucedió con bastante naturalidad que las voces, durante el
transcurso de una canción, se transformaban en algo más robótico, o la voz de Chester
(Bennington) se transformaba en la mía, o las baterías de sample en las de Rob (Bourdon).
Creo que eso es producto de tocar con herramientas geniales y tener mayor experiencia en el
estudio en este punto de nuestras carreras. Un montón de cosas se dieron naturalmente: la
mayor parte del tiempo al grabar este álbum, no hacíamos cada canción pensando en cómo
queríamos que terminara, sino que íbamos con la mente abierta y dejábamos que ella nos
guiara a donde quisiera ir. Creo que el crecimiento de cada canción se dio en parte gracias al
hecho de que nuestra banda quería oír sonidos nuevos y emocionantes. Así que siempre que
una canción daba un giro a la izquierda y empezaba a sonar como algo loco,
aprovechábamos esa oportunidad.11

El baterista Rob Bourdon comentó que los miembros de la banda tienden a ser
«perfeccionistas» y que componen mucho material cuando están en el
estudio.12 También dijo que les fue «difícil» hacer el álbum; como habían
pasado mucho tiempo escribiendo música, era un desafío «evolucionar» y
hacer a la vez algo que les divirtiera. Desligarse de las costumbres para
«crecer» también les fue costoso.12

Estilo y descripción[editar]
La gente sólo quiere consumir comida chatarra, comida desechable que los hará débiles y gordos.
Es genial ir a McDonald's de vez en cuando y con moderación, pero si comes allí todos los días te
convertirás en un cerdo. Para nosotros sucede lo mismo con la música, y es por eso que deseamos
movernos hacia una posición en la que podamos hacer música más significativa. Y aunque siempre
hemos sido capaces de ello, a veces ha habido distintas cosas que nos han emocionado en cada
disco sobre lo que queríamos escribir y el mensaje que queríamos dejar. En este álbum sin dudas le
prestaremos atención al contenido y la esencia, y esperamos hacer algo que sea realmente
innovador y diferente.
——Mike Shinoda.8
Shinoda comentó que, en comparación con Minutes to Midnight, el nuevo
álbum tendría un «hilo de consistencia» mayor, sonaría más experimental y,
«con suerte, más innovador». Además, negó el parecido del disco con «New
Divide», el sencillo que la banda compuso como parte de la banda
sonora de Transformers: la venganza de los caídos.13 Christopher Weingarten de The
Village Voice comparó al álbum con OK Computer, el tercer trabajo de estudio
de Radiohead, porque se componía de «hooks desinhibidos», exploraba la
«relación humana con la tecnología» y evitaba por completo el sonido del metal,
además de contener «al menos tres canciones que podrían ser "Fitter
Happier"».14 En cuanto a los elementos y estilos incorporados en A Thousand
Suns, Weingarten señaló que la banda reemplazó los pedales de distorsión por
el Vocoder de Imogen Heap, los sintetizadores de Yeasayer, el hip hop de carácter
apocalíptico de El-P y el house de Ibiza.14 Jordy Kasko de Review Rinse
Repeat comparó el estilo de A Thousand Suns con el octavo disco de estudio
de Pink Floyd, The Dark Side of the Moon, y con el cuarto de Radiohead, Kid A.15
James Montgomery de MTV, con un pensamiento similar, también lo comparó
con Kid Adebido a la ausencia de guitarras, el estilo totalmente distinto al de
trabajos anteriores y el mensaje del álbum, referido a los problemas y temores
humanos característicos de la época.16 Según el DJ Joe Hahn, el título del álbum
forma parte de una cita del texto sagrado hinduista Bhagavad Gītā: «Si cientos de
miles de soles aparecieran en el cielo al mismo tiempo, su brillo podría
semejarse al de la refulgencia de la Persona Suprema en esa forma
universal»,nota 1 cita popularizada por J. Robert Oppenheimer en referencia a
la bomba atómica, junto con «Me convertí en la muerte, la destructora de
mundos» (en inglés: I am become death, the destroyer of worlds).1819nota 2 En
las notas del disco, la banda mencionó que los comentarios de Oppenheimer
sobre la bomba nuclear influenciaron los temas apocalípticos de los que trata:

Las palabras de Oppenheimer resuenan hoy no solo por su significado histórico sino también
por su gravedad emocional. Por esto, A Thousand Suns lidia también con el ciclo personal de
orgullo, destrucción y arrepentimiento. En la vida, como en los sueños, esta secuencia no
siempre es lineal y, a veces, el remordimiento auténtico penetra este ciclo devastador. La
esperanza, por supuesto, surge de la noción de que la posibilidad de cambiar nace en
nuestros momentos más desgarradores.2223

Representación del momento en el que Krishna le revela su forma cósmica a Arjuna, descrita por la frase
de donde proviene el título del álbum.

En una reseña para el diario español El País, Manuel Cuéllar consideró el tema
«The Catalyst» como un ejemplo de «letras de orgullo, destrucción y
arrepentimiento».24Los integrantes de la banda «no sólo se apoyan en la
composición instrumental para la creación de atmósferas, sino que con este
tipo de letras nos introducen en un mundo oscuro, consumido y atormentado
por sus pecados», desarrollado a lo largo de todo el disco según Hipersónica.25
Irving Tan, de Sputnik Music, citó al gurú hinduista Eknath Easwaran para explicar la
temática del álbum; de acuerdo con la interpretación de este último,
el Bhagavad Gītā tiene como tema fundamental «la guerra interior, la lucha por
el autodominio que todo ser humano debe librar para salir victorioso en la
vida».26 Linkin Park, para el crítico, hizo su propia versión de dicho libro
sagrado al haber batallado por su música contra las expectativas del mercado
y a la vez conservar su identidad como banda. Además, según Easwaran,
el ego es causa de la tristeza de la vida y, por ello, es necesario combatirlo. Tan
estableció un paralelismo entre esta filosofía y la trayectoria del grupo debido a
que los seis músicos estaban al tanto de todo el odio y las burlas que
generaban «sus esfuerzos sinceros» en ese entonces.26 A Thousand Suns, de
esta forma, marcaría el fin de la «batalla épica de la banda contra sí misma y el
resto del mundo»; la prensa musical y los seguidores debían evaluar, según
Tan, si fue una victoria o una derrota.26 En conexión con esto, Bennington dijo
en una entrevista con el sitio web SuicideGirls que la banda no teme arriesgarse
y hacer algo distinto, ya que busca hacer música «artística y sustanciosa» y no
«canciones para la radio, pegadizas y del estilo de un jingle».5

A Thousand Suns contiene fragmentos de discursos famosos de J. Robert Oppenheimer (izquierda), Mario
Savio (centro) y Martin Luther King,
Jr. (derecha).

La banda también declaró


que el décimo tema,
«Wretches and Kings», es un
homenaje al grupo de hip
hop Public Enemy.27 En una charla con NME,
Shinoda confirmó que era un homenaje a Chuck D y la consideró una de las
canciones más «enérgicas» y con mayor cantidad de hip hop. También
comentó que admiraba a Public Enemy porque eran muy «tridimensionales» —
ya que en sus canciones tocaban muchos temas, incluida la política—, y eso lo
inspiraba a lograr lo mismo con su disco.27 Ian Winwood de Kerrang! comparó el
contenido de A Thousand Suns con el tercer álbum de estudio de Public
Enemy, Fear of a Black Planet, además de notar que había una referencia a la
canción «Fight the Power» en «Wretches and Kings».28 Chuck D, más tarde,
colaboró con su voz en una remezcla de esta última canción, hecha por
HavocNdeeD.2930

El álbum también contiene fragmentos de discursos famosos pronunciados por


figuras políticas estadounidenses, entre los que se incluyen Martin Luther King, Jr.,
J. Robert Oppenheimer y Mario Savio.1627 Shinoda dijo al respecto que en esos
discursos se ve cómo la humanidad se destruye a sí misma, aunque también
incluyen la ira y la esperanza.31 Con la inclusión de estos samples, el grupo
retomó el discurso político iniciado en su anterior álbum según Pop Culture
Monster.32 Sin embargo, para Hipersónica, estos fragmentos son un «modo de
expresión y a la vez de renovación de un sonido previo», ya que la banda
buscó «una tendencia más hacia el extremo, hacia la crudeza del estilo». Es
por esto que el sitio no los considera indicios de «compromiso político o
intelectual» en el álbum.25

Según la reseña del sitio Pop Culture Monster, el cambio de sonido de la banda
comenzó con Minutes to Midnight, dado que ese álbum incluye menos partes
de rap y menos gritos de Bennington; comentó también que A Thousand
Suns «iba en contra de todos los trabajos anteriores» de Linkin Park. Shinoda
afirmó, en consonancia con esto, que el álbum rompería el esquema de los
géneros musicales y la página web se mostró de acuerdo en cuanto a la
diferencia con los estilos de los otros discos de la banda.32 En una entrevista
con MTV que se refería al nuevo estilo de Linkin Park, Bennington afirmó que
cuando componían música que se parecía mucho «al Linkin Park de antes,
como la mezcla de hip hop y rock en un estribillo», buscaban una manera de
que pareciera natural y original y que sonara «como si fuera algo que no
hemos hecho en el pasado».1 James Montgomery añadió que aunque hay
canciones de hip hop en el álbum como «Wretches and Kings» y «When They
Come for Me», el álbum era muy diferente a los anteriores y lo definió como
«agresivo, crudo, oscuro y [...] extrañamente orgánico».1 En una reseña
de Rolling Stone Argentina, Juan Ignacio Provéndola destacó que en A Thousand
Suns «le escapan a la marca del rapcore melódico electroindustrial de consumo
masivo y abren un horizonte de experimentos con texturas e influencias de las
más diversas que trascienden a horas más agresivas».33 Varios críticos
resaltaron la presencia de diversos géneros musicales en el álbum, entre los
que se incluyen el rock electrónico, rock alternativo, rock industrial, rock experimental y rap
rock.115343536

El álbum trata principalmente sobre el miedo a una guerra nuclear y su título hace referencia a las
palabras pronunciadas por Oppenheimer tras la creación de la bomba atómica.

Comparado con su trabajo anterior, la cantidad de partes cantadas por Shinoda


aumentó considerablemente, mientras que los riffs de guitarra de Brad
Delson perdieron importancia y quedaron en segundo plano.3738 El mismo
Delson confirmó este hecho al afirmar que su principal contribución fue la
experimentación con los teclados y la música electrónica.38 El rap de Shinoda
está presente en tres temas: «When They Come for Me», «Wretches and Kings»
y «Waiting for the End».3739 Él y Bennington cantan de manera simultánea en
«The Catalyst», «Jornada del Muerto» y «Robot Boy», mientras que en
«Iridescent» se puede escuchar a todos los miembros de la banda cantando
juntos.324041 En un concierto de 2014 en Long Island, en Nueva York, Bennington
cantó esta última canción acompañado solamente por una guitarra acústica.42
En el álbum hay dos tipos de canciones: en primer lugar, las que tienen un
ritmo de compás de cuatro por cuatro, «más bailable», como «Burning in the
Skies» y «Blackout», mientras que las otras, de las que «Wretches and Kings»
es un ejemplo, tienen influencias de «la edad de oro del hip hop, [con] toques de
"Paul Revere" de Beastie Boys». Este sonido, relacionado con el hip hop más
clásico, proviene de las primeras influencias de Shinoda: la banda
mencionada, Run-D.M.C. y EPMD.11 Rock Sound también citó como influencias del
álbum a Nine Inch Nails, Skindred y 30 Seconds to Mars.43

Según la reseña de Examiner, mientras que el álbum comienza con un


«quejido» —«The Requiem»—, termina con un «susurro» —«The
Messenger»—.44 Para Pop Culture Monster, el disco contiene numerosas
«advertencias» para el público acerca del estado actual del mundo, entre las
que se incluyen «Burning in the Skies», «When They Come for Me», «Waiting
for the End», «Wretches and Kings» y «The Catalyst».32 El álbum tiene dos
pistas introductorias —«The Requiem» y «The Radiance»—45 y cuatro que
sirven como transición entre algunos de los temas: esta última, que da pie a
«Burning in the Skies»; «Empty Spaces», una introducción a «When They Come
for Me» de dieciocho segundos de duración;44 «Fallout», y «Jornada del
Muerto», donde Shinoda canta en japonés.3226 En dicha canción, la letra se
traduce como lift me up, let me go —«elévame, déjame ir»—, líneas que
también figuran en «The Catalyst». Además, el título hace referencia al lugar en
que se detonó por primera vez una bomba atómica.45 En esta canción, así
como en «The Requiem» y «Blackout», Shinoda empleó un sintetizador Juno.11
Según Emma Gaedeke, de Billboard, en «Waiting for the End» se ve el
costado existencialista de la banda.46 Con el verso de «When They Come for
Me» Once you’ve got a theory about how a thing works, everybody wants the
next thing to be just like the first —«Una vez que tienes una teoría sobre cómo
funciona una cosa, todos quieren que la siguiente sea igual a la primera»—,
según Pop Culture Monster, Shinoda «nos recuerda la dificultad de su nueva
dirección musical».32 Por su parte, Irving Tan vio ese verso como un mensaje
dirigido a los detractores del álbum.26 En «Robot Boy», aparece una nota de
esperanza en el verso Hold on, the weight of the world will give you the
strength to go —«Espera, el peso del mundo te dará la fuerza para seguir»—.32
Según Pop Culture Monster, en «Blackout», Bennington cambia de roles con
Shinoda y canta una parte de rap, lo cual deja con la sensación de «por qué no
intentaron esto antes». El medio también consideró que «Wretches and Kings»,
por su estructura, es «la canción más identificable de Linkin Park».32 Por su
parte, «The Messenger» es el único tema acústico grabado por el grupo y
Bennington se destaca en él. Cuando canta When life leaves us blind, love
keeps us kind —«Cuando la vida nos deja ciegos, el amor nos mantiene
amables»— le da «un cierre esperanzador» al disco.3247

Publicación y promoción[editar]

Joe Hahn dirigió un avance para «The Catalyst» cuando se anunció que aparecería en un videojuego
de Medal of Honor.

A Thousand Suns se publicó oficialmente el 10 de septiembre de 2010


en Alemania, Austria y Suiza mientras que en Estados Unidos se puso a la venta el
14 del mismo mes.484947 En un principio se pudo reservar una edición del
álbum en el sitio web de la banda en dos formatos titulados «CD-DVD» y «caja
de coleccionista».50 Este último incluía un libro, un CD, DVD y una edición
en vinilo, así como una copia digital.50 Asimismo, una edición limitada traía
una skate firmada por Linkin Park, junto con una camiseta.50 La compra de
cualquiera de estos productos también permitía adquirir las entradas para la
gira por Estados Unidos con mayor antelación.50

La banda promocionó A Thousand Suns incluyendo canciones del álbum en


varios videojuegos. Joe Hahn reveló que «The Catalyst» figuraría en Medal of Honor el
27 de julio.51 Además, anunció que dirigiría un avance para el juego, finalmente
lanzado el 1 de agosto de 2010,51 un día antes de la puesta a la venta del
sencillo.52 Dave «Phoenix» Farrell afirmó que la banda pensaba que los
«metamensajes oscuros [de la canción] [...] encajaban con el tema del juego» y
por ello su inclusión.52 El día del lanzamiento del álbum en Japón, el 15 de
septiembre, la sucursal japonesa de Warner Music anunció que dicha canción
sería el tema oficial de Mobile Suit Gundam: Extreme Vs.53 Según Shinoda, esta fue
la primera vez que un artista de Occidente figuró en un videojuego
de Gundam.54 La edición especial del videojuego, puesta a la venta por el
trigésimo aniversario de la franquicia y llamada «Gunpla», incluye un paquete
de lujo con A Thousand Suns, figuras de los personajes de Gundam y de los
miembros de la banda representados en el estilo característico de las series.55

«Blackout» figura en el videojuego de fútbol FIFA 11, que además ganó el premio
a mejor canción en un videojuego en los MTV Game Awards de 2011.5657 La
banda lanzó otro videojuego, llamado Linkin Park Revenge —una edición de Tap
Tap Revenge— que incluye cuatro canciones del álbum así como otras seis de
discos anteriores.5859 «Wretches and Kings» apareció en el avance del
videojuego EA Sports MMA.60 También se lanzaron como contenido descargable
para el videojuego musical Guitar Hero: Warriors of Rock seis canciones del álbum:
«Blackout», «Burning in the Skies», «The Catalyst», «The Messenger», «Waiting for
the End» y «Wretches and Kings».61 Este paquete de canciones salió a la venta
el 19 de octubre de 2010 en el PlayStation Store, el Bazar Xbox Live y el Wii Shop
Channel.61 Además, aquellos que compraron el videojuego en Amazon.com entre
el 17 y el 23 de octubre recibieron una copia de A Thousand Suns.61 También
se lanzaron las remezclas de tres canciones como contenido descargable para
el videojuego DJ Hero 2 en 2010.62 El 11 de enero de 2011 se publicó un
paquete de temas de Linkin Park para el videojuego Rock Band 3, que incluye
«Waiting for the End», así como cinco canciones más de sus discos
anteriores.63 El 5 de marzo de 2011 Shinoda anunció el lanzamiento para
Europa de A Thousand Suns +, una reedición limitada del álbum, que se puso a
la venta el 28 del mismo mes. Esta versión incluye un DVD del concierto entero
en los MTV Europe Music Awards en la Puerta de Alcalá, así como un
archivo MP3 del espectáculo.6465 Simon Milburn, del sitio The Metal Forge,
comentó sobre el DVD que aunque «la interpretación de la banda es de buena
calidad», no tenía mucha energía y la filmación estaba más pensada para los
televidentes que para los que quieren ver el «espíritu» de un concierto en
vivo.65
Sencillos[editar]

Cuando anunció la fecha de lanzamiento del álbum, la banda reveló que el


primer sencillo sería «The Catalyst», puesto a la venta y estrenado por radio el 2
de agosto de 2010.6667 Del 9 al 25 de julio del mismo año, Linkin Park llevó a
cabo el concurso «Linkin Park, Featuring You».68 En él, los seguidores podían
descargar fragmentos de «The Catalyst» para remezclarlos o componer partes
para la canción con cualquier instrumento.6768 Como el grupo solo había dado
a conocer elementos al azar de la canción, que aún no había sido lanzada, los
participantes debían imaginar cómo podría ser «The Catalyst». Varias de las
remezclas que la banda escuchó no tenían el mismo tempo que la versión
original, lo cual a veces les agradó y otras les pareció que sonaba mal.69
Posteriormente Shinoda publicó la lista de los veinte finalistas en
su blog oficial.70 Dos de las remezclas se lanzaron a través de la página oficial
de la banda en formato MP3 y otras dos fueron puestas a la venta en una
edición de «The Catalyst» para Alemania.7172 El ganador fue Czeslaw
«NoBraiN» Sakowski de Świdnica (Polonia), cuya remezcla aparece como pista
adicional del álbum, está en el lado B del sencillo «The Catalyst» y se lanzó
en Best Buy.697374 Los créditos del álbum mencionan que Sakowski realizó la
«programación suplementaria» en «When They Come for Me»; Shinoda explicó
que ayudó en la composición del tema y que grabaron todos juntos a través
de Skype e Indaba.com.226975

Linkin Park interpretó «The Catalyst» por primera vez en el Observatorio Griffith con motivo de los MTV Video
Music Awards de 2010.

El video musical de «The Catalyst», dirigido por Joe Hahn, se estrenó el 26 de


agosto de 2010.76 Sobre el video, Hahn comentó que al hacerlo, pensó «en el
fin» y añadió: «¿Cómo se vería y se sentiría si alguien apretara un botón para
decidir nuestro destino? ¿Cómo se sentiría si aceptáramos nuestro destino en
el momento de la devastación? Si tuviéramos un último momento para festejar
el final de nuestra vida, ¿cómo se sentiría eso?».66 En el video, que combina
planos en donde se utilizan efectos especiales para ver a Bennington
sumergido en el agua, Shinoda aparece cantando cubierto con una capucha
negra y en muchas escenas se pueden apreciar efectos de cámara lenta,
combinados con humo. Además, cuando empieza la parte de batería, aparece
gente con máscaras de gas y sobre el final, el humo, antes blanco, se vuelve
más colorido.76 La crítica de Billboard comparó el primer plano, en donde se ve
a Bennington gritando, con una aparición cinematográfica de Lord Voldemort.76 El
31 de agosto, la banda anunció que tocaría la canción en directo por primera
vez en la ceremonia de los MTV Video Music Awards, el 12 de septiembre.77 El
lugar de dicha presentación fue el Observatorio Griffith, utilizado en varias
películas de Hollywood.78 Este dato fue un secreto hasta el día de la
interpretación, aunque MTV había anticipado en una reseña sobre un ensayo
del grupo que se presentarían en un lugar «icónico» de Los Ángeles; el medio
afirmó además que «verlos cantar God bless us everyone ["Que Dios nos
bendiga a todos"] bajo un cielo nocturno que parecía el Paraíso prueba que no
solo están en la cima de su música, sino también en la cima del mundo».79 El
sencillo llegó al primer puesto en las listas de Billboard Rock Songs y Hot Modern
Rock Tracks,80 así como en la UK Rock Chart, donde permaneció tres semanas.8182
Además, ocupó el lugar 27 en el Billboard Hot 100 tras el lanzamiento de A
Thousand Suns y estuvo cinco semanas en la lista.83 Por otro lado, recibió un
disco de oro entregado por la Recording Industry Association of America en julio de
2011.84
Mike Shinoda fue quien confirmó que el último sencillo del álbum sería «Iridescent».

El 2 de septiembre Linkin Park lanzó el sencillo promocional «Wretches and Kings»


para quienes habían encargado el álbum con antelación.85 El 8 del mismo mes
la banda publicó «Waiting for the End» y «Blackout» en su página de MySpace.86
También anunció en su sitio oficial el estreno en MySpace y subieron allí el
álbum entero para streaming el 10 de septiembre.87 En la banda
sonora de Underworld: Awakening se incluyó una remezcla de «Blackout» realizada
por Renholdër.88 Como segundo sencillo del álbum se lanzó «Waiting for the
End» el 1 de octubre de 2010.89 Joe Hahn también dirigió su video, que se
estrenó el día 8 del mismo mes. James Montgomery comparó este video con el
de «The Catalyst» por su oscuridad, aunque en este vio «una belleza solemne».
Hahn filmó en blanco y negro a sus compañeros y con un efecto, hizo que sus
cuerpos parecieran tener «redes de proyecciones astrales vagas» para darle
«el aspecto de algo íntimo y casero».90 Emma Gaedeke, de Billboard, comentó
que en el video, descrito como «alucinante», los miembros de la banda
parecían estar «atrapados en un sistema solar oscuro y retorcido».46 El 5 de
febrero de 2011 la banda tocó el tema, así como «When They Come for Me»,
en Saturday Night Live.91 Según anunciaron en la cuenta de Twitter oficial de la
banda, «Waiting for the End» apareció en el programa de CBS CSI: Crime Scene
Investigation el 14 de octubre de 2010.92 El sencillo llegó al primer puesto de la
lista Hot Modern Rock Tracks y fue la décima canción en llegar a este lugar de
la banda. También estuvo en el número 2 de la lista Rock Songs y en el 42
del Billboard Hot 100, donde permaneció nueve semanas.80 Además, tuvo éxito
en otros países: en Austria llegó al número 34;93 en Bélgica, al 20;94 en Alemania,
al 29, y al 34 en Japón.9583 Recibió un disco de oro entregado por la RIAA en
abril de 2011.84 Cuando el tema llegó al primer puesto de la lista Alternative
Songs, Linkin Park se convirtió en la décima banda con más canciones que
llegaron al número uno en ella.96 El 22 de enero de 2011, el grupo anunció que
su próximo sencillo internacional sería «Burning in the Skies».9798 Su video,
también dirigido por Hahn, se estrenó el 22 de febrero y la canción se lanzó el
21 de marzo.99 Karheem Cabey de Caribbean Media Vision comentó que el
video, que trata acerca de «una explosión que cambia la vida de la gente»,
posee un «escenario único».100 Entró en las listas de varios países: llegó al
puesto 35 en Austria;101 al 35 en Portugal, y al 26 en Alemania.101

El 13 de abril de 2011, Shinoda confirmó que el último sencillo del álbum sería
«Iridescent» y que una versión nueva, algo más corta, sería parte de la banda
sonora de la película Transformers: el lado oscuro de la luna. También dijo que tendría
un video, dirigido nuevamente por Hahn;102 su estreno fue el 2 de junio de
dicho año.103 Al ser una «favorita de los seguidores» en los conciertos, Shinoda
opinó que encajaría «con naturalidad» en la película por su sonido «serio» y
«esperanzador».104 James Montgomery opinó que el video era «bastante
confuso», incluso para los miembros de la banda. Shinoda comentó que Hahn
le envió un correo electrónico diciéndole que «en el país de los ciegos, el tuerto
es rey», en referencia al rey de ojos blancos que aparece en varios planos.
También, en sus escenas, aparecen un perro y una serpiente, además de que a
Shinoda le crecen cuernos sobre los hombros y hay un trono lleno de astas.
Montgomery citó las historias de H. G. Wells como posible influencia; el rapero
afirmó al respecto: «A medida que avanzamos, los videos se han vuelto más
abstractos. [...] Creo que esto probablemente viene del hecho de que [Hahn]
creció leyendo un montón de historietas, mirando anime, esas cosas. Sobre todo
en un video como este, se puede decir que las influencias están allí».105 En el
estreno del video, Jason Newman lo consideró una buena alternativa a un video
«simple» y «obvio» con escenas de Transformers y lo definió como «una obra
estética visualmente impresionante, compleja y surrealista».106 La canción
llegó al puesto 81 en el Billboard Hot 100 y pasó tres semanas allí; además,
estuvo en el número 19 en la lista Alternative Songs y en el 29 en la Rock
Songs.80 También tuvo un moderado nivel de éxito en otros países: en Australia
llegó al puesto 39;107 al 10 en Israel,108 y al 2 en Corea del Sur y en el Reino
Unido.81109

Presentaciones en vivo[editar]

Linkin Park tocando en Berlín, Alemania, durante su gira mundial de 2010.

El 7 de septiembre de 2010, una semana antes de su estreno, la banda tocó el


álbum entero en una presentación de láseres en 3D en el Music Box
Theater de Hollywood.110 Sobre el concierto, Rick Florino del sitio Artistdirect.com
afirmó que «la experiencia de ver tocar el álbum completo sincronizado con un
alucinante espectáculo tridimensional de láseres consolidó realmente a A
Thousand Suns como el equivalente de Avatar en el rock'n'roll».110 En una
entrevista, Chester Bennington bromeó diciendo que todo era tan
impresionante que ni siquiera hacía falta que ellos subieran al escenario y
luego afirmó que querían brindar un espectáculo «que se vea genial» y que la
presencia de los láseres era un pequeño detalle «que ayuda a inspirarnos y
llevar nuestras actuaciones a otro nivel».5 También comentó que ninguno de
ellos estaba al tanto de cómo se vería y que todo había sido idea del mánager
de la banda, quien se basó en los espectáculos de láseres de Pink Floyd.5

Para promocionar el álbum, Linkin Park organizó una gira mundial llamada A
Thousand Suns Tour, que se extendió desde el 7 de octubre de 2010 hasta el 25 de
septiembre de 2011. Dicha gira comenzó en Sudamérica, con conciertos
en Argentina, Chile y Brasil el 7, 9 y 11 de octubre, respectivamente.111 Desde el
20 de ese mismo mes hasta el 11 de noviembre, la banda prosiguió por el
continente europeo; tocó en Alemania, Austria, Francia, Dinamarca, Suiza y el Reino
Unido.112 El 7 de noviembre y con motivo de la entrega de los MTV Europe Music
Awards 2010, dio un concierto en la Puerta de Alcalá en Madrid ante 88 000
espectadores y su interpretación de «Waiting for the End» se transmitió por
televisión.113114 El concierto tuvo una duración de una hora y catorce minutos
y en él tocaron temas como «Papercut», «Breaking the Habit», «Numb», «In the End» y
«What I've Done».115 Posteriormente, el 13 y 15 de ese mes, Linkin Park tocó
en Emiratos Árabes Unidos y en Israel.112116 Durante el concierto en Israel,
interpretaron una versión de «No Woman, No Cry» de Bob Marley como
introducción a «The Messenger».117 Finalmente cerraron el año 2010 con
conciertos a lo largo de Australia durante la primera mitad de diciembre.112

El 15 de noviembre de 2010 Linkin Park anunció las fechas de la gira por


Norteamérica.118119 Durante enero, febrero y marzo de 2011, dieron conciertos
por Estados Unidos y Canadá.112 Dado que no tocaban en suelo norteamericano
desde noviembre de 2008, decidieron celebrar el regreso otorgando a cada fan
una copia gratis de la grabación del concierto al que había asistido, accesible a
través de un código secreto.119118 Además, por cada entrada comprada,
decidieron donar un dólar a Music for Relief, una organización caritativa que busca
ayudar a víctimas de desastres naturales y concienciar sobre el calentamiento
global.118 El 4 y 5 de junio, participaron en dos festivales organizados por
emisoras de radio californianas: Weenie Roast de KROQ y BFD de Live 105.120121
Después de estos conciertos, regresaron a Europa, donde tocaron durante junio
y principios de julio; además de los países que ya habían visitado en 2010,
tuvieron presentaciones en Suecia, Finlandia, Noruega, Italia y Bélgica.112 El 23 de
junio tocaron una remezcla de «Iridescent» para el estreno de la
película Transformers: el lado oscuro de la luna en la Plaza Roja de Moscú.122
Durante aquel concierto, cuando en las pantallas del escenario apareció la cara
de Robert Oppenheimer repitiendo la frase de su discurso presente en el
álbum, Now I am become Death, the destroyer of worlds —«Ahora me convertí
en la Muerte, la destructora de mundos»—, los seguidores rusos mostraron
carteles en el público que decían Wisdom, Justice and Love —«Sabiduría,
justicia y amor»—.123 El gesto, organizado por los propios seguidores, resultó
conmovedor para la banda, especialmente por el contenido político del álbum y
el lugar en el que se daba.123 Bennignton lo contó de esta manera: «Aquí
estaba esta banda estadounidense tocando música con carga política y
emocional junto al Kremlin. Podía sentir el peso de los años de crianza en que
me decían que ese era un lugar fuera de nuestros límites, por lo que ver que
los chicos se expresaban de esa forma resultó conmovedor, algo que nunca
olvidaré porque fue increíble».123

Chester Bennington durante un concierto de 2011.

El 30 de agosto, regresaron a su país de origen dando un concierto con


entradas agotadas en el club The Joint de Hard Rock Hotel & Casino en Las Vegas.124
125 Al día siguiente, dieron un espectáculo especial para solo 1100 personas en
el Mayan Theater de Los Ángeles con el fin de recaudar fondos para las víctimas
del terremoto y tsunami en Japón.126 En julio habían anunciado que las primeras
quinientas personas que recaudaran un mínimo de 500 USD recibirían un par
de entradas para un concierto en un «lugar pequeño y privado» y que todo el
dinero sería donado a Save the Children, a través de Music for Relief.127 La banda
otorgaba obsequios a cambio de las recaudaciones: los cincuenta seguidores
con más fondos tendrían la posibilidad de conocer a la banda y tomarse una
foto grupal, los diez que más dinero hubieran reunido recibirían además
instrumentos autografiados de la gira europea y el mejor recaudador podría ver
el recital desde el escenario.127 El concierto, que además contó con la
participación de la banda japonesa B'z, fue un éxito y logró recaudar más de
350 000 USD en sesenta días.126128 Sobre este resultado, Bennington afirmó
con orgullo que era «increíble, considerando no solo la devastación en Japón,
sino también los problemas económicos de la gente en Estados Unidos».126
Finalmente la gira llegó a su último destino, el continente asiático: durante el
mes de septiembre se presentaron en Hong Kong, Corea del
Sur, Japón, Taiwán, Indonesia, Tailandia y Singapur.112 Para los conciertos en territorio
japonés, que fueron cinco, decidieron continuar con su obra de caridad por las
víctimas del terremoto y donaron a Save the Children cien yenes por cada
entrada vendida.129 Además, la empresa japonesa SoftBank se dispuso a donar
la misma cantidad y Music for Relief puso a la venta distintos productos de la
banda en cada concierto con el fin de recaudar fondos.129

Recepción[editar]

Comercial[editar]

Chester Bennington durante la gira A Thousand Suns Tour.

El álbum debutó en la primera posición de la lista estadounidense Billboard 200 y


vendió 241 000 copias en su primera semana en los Estados Unidos,130 con lo
que superó a Passion, Pain & Pleasure de Trey Songz por una diferencia de mil
ventas, según Nielsen SoundScan.131 De esta manera, se convirtió en el cuarto
álbum de la banda en alcanzar la primera posición en dicha lista,132 a pesar de
que estos números fueron mucho más bajos que los del trabajo anterior, Minutes
to Midnight (2007), que debutó en su primera semana con 623 000 copias
vendidas.130 El álbum también alcanzó la primera posición de las listas
de BillboardRock Albums,80 Alternative Albums,80 Hard Rock Albums,80 y Digital
Albums.80 El 11 de enero de 2011, recibió una certificación de oro de la Recording
Industry Association of America (RIAA) por la venta de cinco mil copias en los
Estados Unidos.84 Duró treinta y ocho semanas en el Billboard 200130133 y,
para mayo de 2012, había vendido 840 000 copias en dicho país.134 En
Canadá, el álbum alcanzó la primera posición de la lista Canadian Albums Chart con
23 000 ventas.135 El 11 de febrero el álbum recibió una certificación de platino
por parte de la Canadian Recording Industry Association por alcanzar las 80 000
unidades vendidas.136 En el Reino Unido, debutó en el segundo puesto y se
mantuvo allí diecisiete semanas. Durante su primera semana vendió 46 711
copias; el único álbum con más ventas que el de Linkin Park en ese tiempo
fue Science & Faith de The Script.137138 El 10 de septiembre de 2010, dos días
después de la publicación del álbum en el Reino Unido, recibió una certificación
de oro de la British Phonographic Industry (BPI), al superar las 100 000 copias
vendidas.139 En Australia también debutó en la primera posición de la
lista ARIA Top 50 Albums,140 y se mantuvo en dicha posición por cuatro
semanas.141 El álbum estuvo dieciocho semanas entre los cincuenta más
vendidos.141 A fines de 2010, A Thousand Suns recibió una certificación de oro
por parte de la Australian Recording Industry Association.142 En la lista de Promusicae,
de España, debutó en el tercer puesto.143 También llegó al primer lugar
en Austria, Hong Kong, Alemania, Corea del Sur, Japón, Portugal, Nueva
Zelanda, Tailandia, Suiza, Singapur y Sudáfrica.11

Crítica[editar]

Calificaciones profesionales
Calificaciones
Fuente Calificación
Allmusic 144
Artistdirect 145
Consequence of Sound 39
Cuchara Sónica 45
Entertainment Weekly B146
Esdmusic.com 147
Hipersónica 25
Kerrang! 28
New York Daily News 148
Pop Culture Monster 32
Review Rinse Repeat 15
Rolling Stone 149
Rock Sound 43
Spin 150
Sputnikmusic (De Sylvia) 40
Sputnikmusic (Tan) 26
The Harvard Crimson 151
The Metal Forge 152
Al publicarse, A Thousand Suns provocó una división de opiniones en los
críticos; algunos lo elogiaron mientras que otros lo reprobaron. En Metacritic,
donde se asigna un puntaje promedio sobre la base de las principales críticas,
el álbum recibió un total de 66 puntos sobre 100 basado en 10 críticas, lo que
indica «reseñas favorables en general».153

Rick Florino de Artistdirect le dio al álbum un puntaje máximo de cinco estrellas;


afirmó que «después de A Thousand Suns, todo el rock 'n' roll girará en torno a
Linkin Park» y elogió a la banda por haber creado un género propio.145 Ian
Winwood de Kerrang! le dio una calificación de «excelente» y señaló que «la
mejor manera de describirlo es como un álbum político».28 Alabó la
composición de los temas al decir: «Estas son canciones que han sido
tanto construidas como escritas» y expresó que su comparación más cercana
era el álbum de 1990 de Public Enemy Fear of a Black Planet.28 En su reseña
para BBCMusic del siguiente álbum, Living Things, Winwood se refirió a A
Thousand Suns como «una obra tan sorprendente que arriesgó todo el éxito
comercial que el grupo había conseguido desde su álbum debut, Hybrid
Theory, en 2000».154 Dave de Sylvia de Sputnikmusic lo consideró «un álbum
de rock hecho extremadamente bien» y afirmó que era un poco mejor que su
predecesor, Minutes to Midnight, pero que no llegaba a la altura de su álbum
debut, Hybrid Theory.40 Irving Tan, del mismo medio, consideró que el disco
era «excelente», elogió la interpretación de Bennington y Shinoda y destacó
temas como «When They Come for Me» o «Wretches and Kings». Sin embargo,
hizo notar que el álbum tenía como defectos su demora en comenzar
verdaderamente —«pasan siete minutos y treinta segundos antes de que
llegue el primer número en verdad memorable ["When They Come for Me"]»—
y su crudeza a la hora de transmitir su mensaje.26Según The Harvard Crimson, que
calificó al álbum con cuatro estrellas y media sobre cinco, «A Thousand Suns,
tomado como un todo, es un álbum ambicioso que va más allá de todo lo que
Linkin Park hizo antes. Tiene sencillos prometedores, pero mucho más
importante es su visión del trabajo como un todo».151
James Montgomery de MTV elogió el álbum y lo comparó con el de la banda
de rock alternativo Radiohead, Kid A; sostuvo que podía ser «caótico, disonante,
ambicioso y totalmente innovador» pero que a diferencia de aquel, A Thousand
Suns era más optimista.16 Según la reseña de Examiner, Linkin Park tuvo el
mérito de no haberse decantado por lo seguro: «Podrían fácilmente haber
grabado un cuarto volumen de Hybrid Theory y hubieran tenido millones de
ventas, incluso en esta época de descargas ilegales. Que ellos y el legendario
coproductor Rick Rubin hayan elegido no hacer esto lo dice todo». También el
medio afirmó que se trata de una rebelión «contra la gente a la que le gustaron
los tres primeros álbumes».44 Christopher Weingarten de The Village Voice lo
consideró «el mejor disco conceptual de rock vanguardista preocupado por lo
nuclear de 2010» y lo comparó con OK Computer de Radiohead.14 David
Medsker, de Esdmusic.com, le dio tres estrellas y media sobre cinco y lo
consideró mejor que su predecesor. También afirmó que era su álbum «más
melódico» en términos de música, el «más contrito» en cuanto a letras y el
«más maduro» en relación al sonido, aunque mantenía «sus raíces de glitch».147
Pop Culture Monster le dio una calificación de cuatro puntos sobre cinco y
afirmó: «Nadie puede decir que A Thousand Suns no cuenta una historia. En
ese sentido, es un álbum conceptual, lo recorren varios temas y al finalizar,
llegan a una conclusión». Además, comentó que esta fue «la vez que Linkin
Park sonó más optimista», aunque, para el medio, «el problema, para algunos,
será que no parece de Linkin Park». Por otra parte, para la página, «Waiting for
the End» es «uno de los momentos más valiosos del álbum» y «The Catalyst»,
una canción en la que «el punto fundamental» es que «suena diferente a
cualquier cosa que [la banda] hubiera hecho antes».32 Jordy Kasko en Review
Rinse Repeat le dio una calificación perfecta y lo llamó una «búsqueda
épica».15 Lo comparó con The Dark Side of the Moon de Pink Floyd y Kid A de
Radiohead en la siguiente afirmación:

A Thousand Suns es un ÁLBUM. No es una colección de canciones, no se supone que deba ser
escuchado así. La banda ha llegado al punto de publicar una versión de un único tema en
iTunes de 47 minutos y 56 segundos de duración. No es más "álbum" bajo normas
convencionales que Dark Side of the Moon o Kid A. Seguro, hay canciones identificables, pero
para entender o apreciar cualquiera de ellas hay que tomarlas en el contexto del álbum
entero.15

Algunos críticos compararon el contenido de A Thousand Suns con Kid A y OK Computer de Radiohead.

Mikael Wood en la revista Spin le dio seis de diez estrellas y comentó que
«contiene mucho material agresivamente artificioso»; también consideró que
«The Messenger» era «el tema más inesperado en este audaz A Thousand
Suns».150 Leah Greenblatt de Entertainment Weekly le otorgó una calificación de B
y sostuvo que, por momentos, la «rara mezcla» de música que la banda
exhibía en A Thousand Suns «sonaba discordante».146 Jody Rosen de Rolling
Stone lo calificó con tres de cinco estrellas y aseguró que la banda estaba
«percibiendo la dirección hacia su nueva identidad»; sin embargo, definió su
habilidad para la melodía como «obvia» y afirmó que «Wretches and Kings»
sonaba como «una genial banda de tributo a Linkin Park».149 David Buchanan
de Consequence of Sound dio al álbum una calificación de tres estrellas y media
sobre cinco y dijo: «Algunos pueden sostener que este nuevo sonido es
extravagante, una mutación total al punto del absurdo, pero en el diseño
artístico y los videos de la banda, la evolución se ha promocionado desde un
principio. Básicamente, Linkin Park siempre ha estado tras esto y ahora se ha
hecho tangible y completo».39 César Muela, del sitio Cuchara Sónica, le dio una
puntuación de seis estrellas y media sobre diez y comentó que sin importar la
opinión, era imposible que este álbum dejara a alguien indiferente. También lo
consideró «una producción de gran nivel» con «muy buenas canciones y otras
que aspiraban serlo» y concluyó que esto lo convertía en un «trabajo que
podría haber dado mucho más de sí» y que se quedaba a «mitad de camino»
por culpa de «tanta experimentación».45 Jason Treuen de la revista
australiana The Music Network le dio una reseña ambivalente al considerar que
era «un cambio radical para la banda pero también uno muy irregular»;
sostuvo que aunque había canciones destacadas como «The Catalyst» o
«Wretches and Kings», una mayoría de los temas parecían «experimentos más
que canciones completas».155 Mike Diver de BBC Music expresó sentimientos
encontrados sobre el álbum, al cual calificó como «una colección desordenada
de temas, pero una que escala nuevas alturas».156 Según la crítica de
Hipersónica, es un disco que «no entra a la primera» y exige ser escuchado con
calma y sin prejuicios debido a su carácter experimental. Para el sitio, las
canciones «más convencionales» y con «ese estilo tan marcado que tiene
Linkin Park» eran «Burning In The Skies», «Waiting for the End» y «Blackout».
Al final de la reseña, le dio una calificación de siete y comentó que era bueno
que un grupo tratara de «aportar algo diferente a su carrera» y se arriesgara
con un planteamiento «bastante distante de su zona de confort».25 Por su
parte, Rock Sound coincidió en estos planteos, le dio la misma calificación y
además dijo que se trataba de un disco «raro».43

Por otro lado, el sitio Antiquiet reprobó el álbum, al cual calificó como una
«farsa melodramática» y un «desorden mecanizado de sentimentalismo», y
concluyó que «la colección de 15 canciones no es para nada convincente como
exhortación al levantamiento y el activismo».157 Simon Milburn, de The Metal
Forge, le dio una puntuación de dos sobre diez y comentó que los fanes solo
comprarían el disco por el nombre de la banda y luego se arrepentirían.
También afirmó que no había nada memorable en él ni ningún tema que
sobresaliese; sostuvo que a las canciones les faltaba «hooks, riffs y melodía»,
cosas básicas para que «algo se pegue en tu cabeza» y que el álbum era
«suave, estéril y soso hasta el punto de aburrir la mayor parte del tiempo». De
todas maneras, consideró bien logrados algunos momentos de «Robot Boy» y
«Waiting for the End».152En su reseña para Allmusic, Stephen Thomas Erlewine juzgó
que el disco era una «clara continuación» de su predecesor; admiró a la banda
por su decisión de «cambiar la agresión por contemplación» pero señaló que
«el problema es que los suaves ritmos, riffs y raps de A Thousand Suns acaban
siendo monocromáticos».144 Shakefire.com le dio una calificación de D+ y
comentó que «sería fácil dormirse con el 90 % del álbum» y que era «casi
como si Mike estuviera harto de cantar rap y Chester, de gritar, así que
decidieron ponerse de acuerdo y cantar con desinterés».158 Jim Farber de Daily
News le dio una estrella de cinco y subrayó que «no menos de 15 cortes se
amontonan en los ajustados 47 minutos de duración del CD, la mayoría de ellos
fragmentos, o con mayor exactitud, non sequiturs musicales».148 Jamie Primack
escribió en el periódico The Badger Herald que «hay por lo menos cinco temas
de relleno que no contienen más que ruido y fragmentos de sonido [y] las
canciones completas no son particularmente atrevidas o interesantes».159

El bajista Dave Farrell comentó en una entrevista que a los seguidores les costaría trabajo ver qué hacer
con el álbum.

Al igual que los críticos, los seguidores de la banda se dividieron con A


Thousand Suns y los primeros síntomas de esta situación llegaron con la
publicación de «The Catalyst». MTV realizó una encuesta para medir de qué
manera recibían la canción y, aunque una mayoría se mostraba positiva, otra
gran cantidad estaba descontenta.160 Los fanes entonces opinaron sobre el
nuevo sonido; James Montgomery de MTV incluyó una selección de
comentarios extraídos del debate en la encuesta y resumió que «mientras
algunos seguidores de LP elogiaron a la banda (y al video de "Catalyst") por
ampliar sus límites, otros estaban algo aturdidos (o incluso preocupados) por la
nueva dirección».160161 Sara Ferrer de Orange County Reloaded indicó en su
reseña que el disco había dividido las opiniones de oyentes y críticos en
«grupos de tómalo o déjalo».162 Montgomery expresó un parecer similar al
decir que «alternativamente emocionó y disminuyó» el número de admiradores
de la banda dada su «vasta extensión musical».163 David Medsker mencionó
sobre esta dicotomía entre su trabajo debut y A Thousand Suns: «A corto plazo,
perderán más seguidores de los que ganarán con este, pero no caben dudas de
cuál tendrá una duración mayor».147

En una entrevista con MTV anterior a la publicación del disco, el bajista Dave
Farrell comentó: «Sabemos que [el álbum] será diferente y si los seguidores
esperan un Hybrid Theory o un Meteora, se sorprenderán. Les tomará tiempo
entenderlo y ver qué hacer con él».3 Con conceptos similares, Chester
Bennington afirmó que debido al sonido por el cual la banda era conocida
—«una mezcla de rap y heavy metal»—, resultaba «virtualmente imposible»
satisfacer a todos sus admiradores por igual.31 También comentó: «[A
Thousand Suns] era algo que sabíamos sin duda que la gente iba tener que
asimilar y superar el hecho de que no era lo que esperaban».132 De todas
maneras, expresó que se sentían muy bien al no preocuparse por lo que
pensaran los demás y que, por primera vez en sus carreras, sabían lo que en
verdad significaba eso.132 Mike Shinoda también compartió sus pensamientos
sobre la recepción dividida de los fanes en su sitio web oficial; agradeció a las
personas que aceptaron el álbum y se defendió de las críticas emitidas por los
detractores de A Thousand Suns.164 Sostuvo que desde hacía casi un año y
medio habían tomado la «decisión consciente» de llevar su música «por un
nuevo camino», que habían predicho que «el lanzamiento del álbum sería
incendiario» y que «la nueva dirección sería bienvenida por algunos y resistida
fervientemente por otros». Por otra parte, usó una alegoría de un padre que
siempre se afeitaba el vello facial y que al volver con barba de un viaje su hijo
no lo reconoce, para ejemplificar lo que varios de sus admiradores sentían con
este cambio. Concluyó diciendo que el verdadero Linkin Park seguía allí y que
su intención era idéntica a la del pasado: «En el estudio, estamos
constantemente buscando nuevos sonidos que nos emocionen y nos
inspiren».164 Dado que el disco había sido una innovación muy grande,
consideró que fue un éxito y que era más importante «expandir las
posibilidades de lo que la banda podía hacer» que la cantidad de ventas.165 Por
otro lado, el coproductor Rick Rubin contó que había reproducido el álbum para
gente a la que no le gustaba Linkin Park y que, aun así, lo habían disfrutado.
Además comentó que el disco acabaría siendo querido por los seguidores, que
le tomaría un tiempo a «la gente que le gustará esto el saber que les gusta» y
que estos serían aquellos «de mente abierta que han crecido con la banda».31

Reconocimientos[editar]

El álbum recibió numerosos reconocimientos y nominaciones en 2010 y 2011.


La revista Kerrang! eligió a A Thousand Suns como el decimonoveno mejor
álbum de 2010.166 Por otro lado, James Montgomery de MTV lo nombró el
vigésimo mejor álbum de dicho año, se refirió a él como «el disco de rock más
ambicioso del año» y que no se podía negar «el oscuro y denso poder que
posee».163 En 2011, en los MTV Video Music Awards Japan, A Thousand Suns fue
nominado a mejor álbum del año, mientras que «The Catalyst» lo fue a mejor
video de grupo y a mejor video de rock.167 El disco también recibió dos
nominaciones a los Billboard Music Awards, las de mejor álbum de rock y mejor
álbum alternativo; «Waiting for the End», por su lado, fue nominada como
mejor canción alternativa.168 Su video musical estuvo nominado en la
categoría de mejores efectos especiales en los MTV Video Music Awards;169 la
banda ganó el premio al mejor grupo internacional de rock o música alternativa
en los premios ECHO.170 «Blackout» recibió un reconocimiento a la mejor canción
en un videojuego en los MTV Video Game Awards por aparecer en FIFA 11.56
«Waiting for the End», además, fue nominada a mejor canción de rock y Linkin
Park, a mejor grupo de rock en los Teen Choice Awards.171172
Lista de canciones[editar]
Todas las canciones escritas y compuestas por Linkin Park144.

N.º Título Duración


1.«The Requiem» 2:01
2.«The Radiance» (presenta un discurso de Robert Oppenheimer) 0:57
3.«Burning in the Skies» 4:13
4.«Empty Spaces» 0:18
5.«When They Come for Me» 4:55
6.«Robot Boy» 4:28
7.«Jornada Del Muerto» 1:34
8.«Waiting for the End» 3:51
9.«Blackout» 4:39
«Wretches and Kings» (incluye el discurso de Mario Savio «Cuerpo y alma para
10. 4:15
parar la máquina»)
11.«Wisdom, Justice, and Love» (presenta un discurso de Martin Luther King) 1:38
12.«Iridescent» 4:56
13.«Fallout» 1:23
14.«The Catalyst» 5:39
15.«The Messenger» 3:01
47:48
[mostrar]Pista adicional de la edición de Best Buy74
[mostrar]Pistas adicionales de la edición japonesa173
[mostrar]Pista adicional de iTunes (versión de lujo)174
[mostrar]Pistas adicionales de la edición británica de iTunes175nota 3
[mostrar]Pistas adicionales del DVD176
[mostrar]Pistas adicionales de A Thousand Suns + (Live from Madrid)64177
Contenido adicional en la versión de iTunes [editar]

La edición de lujo puesta a la venta a través de iTunes. Incluye, además de


ciertas pistas adicionales, una serie de archivos multimedia:

 Veinte fotografías de la banda en el estudio.


 Un documental de treinta minutos acerca de cómo se hizo A Thousand Suns.
 Visualizadores de Linkin Park.
 Un acertijo con un código secreto.
 El video musical de «The Catalyst».
 «Blackbirds», una canción presente en su videojuego Linkin Park: 8 Bit Rebellion!.178

A Thousand Suns – Live Around the World[editar]


A Thousand Suns – Live Around the World es un álbum en directo lanzado en 2012
que contiene versiones en vivo de diez de las canciones de A Thousand Suns;
estos temas fueron grabados en varias ciudades entre 2010 y 2011. Justin
Farrar, del sitio web Rhapsody, lamentó que «Robot Boy» no se encontrara en
el disco y comentó que «puede que no se trate de material de estadio
necesariamente, pero el tema de cuatro minutos es por lejos uno de los
intentos más interesantes del grupo en el rockelectrónico con tintes
de ambient».179

Lista de temas[editar]

A Thousand Suns – Live Around the World180


N.º Título Duración
1.«The R
r

l
a

bn

vs
eq
gu
ae
cd
ia
ó
n