Está en la página 1de 14

FACULTAD DE CIENCIAS CONTABLES, FINANCIERAS Y ADMINISTRATIVAS

ESCUELA PROFESIONAL DE ADMINISTRACION


CENTRO ULADECH – SULLANA

ASIGNATURA:
ADMINISTRACION PÚBLICA
DOCENTE TUTOR:
MAGÍSTER CARLOS DAVID RAMOS ROSAS
TEMA:
LA CORRUPCION
CICLO:
VI
INTEGRANTES:
CRISANTO DELAGADO ROCISELA
ZAPATA VERA ALBANIA GRACIELA

SULLANA-2018
INDICE:
1. INTRODUCCION

2. CONCEPTO DE CORRUPCION

3. TIPOS DE CORRUPCION

4. CAUSAS DE LA CORRUPCION

5. CONSECUENCIAS DE LA CORRUPCION

6. RESPONSABLES DE LA CORRUPCION

7. ESTRATEGIAS PARA ATACAR LA CORRUPCION

8. CONCLUSION

9. REFERENCIAS

10. ANEXOS
1. INTRODUCCIÓN

La corrupción es un fenómeno que afecta la gobernabilidad, la confianza en las instituciones y


los derechos de las personas. Se trata de un fenómeno que no es unitario ni unidireccional, en tanto
no se concentra en un solo sector económico, en una sola institución, y no se explica por un solo
factor.

Por el contrario, la corrupción tiene diferentes formas y aparece de manera diversa en el escenario
social, político y económico de nuestro país. Desde la afectación en el acceso
a servicios ocasionados por prácticas de pequeña corrupción, hasta los grandes desvíos de fondos
públicos que la gran corrupción ha producido en los últimos años, es claro que la corrupción afecta a
la economía del país y a la economía doméstica de los ciudadanos, pero también afecta derechos,
acceso a servicios, así como a la gobernabilidad y la confianza en el Estado y en sus funcionarios.

El Estado es incapaz para responder a las exigencias de la sociedad, sus respuestas no corresponden
a las expectativas de los grupos sociales o de los individuos o no respetan el procedimiento debido.
Muchas veces, aun cuando este procedimiento es respetado y la respuesta es la adecuada, la
intervención del Estado genera, a causa de la corrupción, resultados diferentes de los que deberían
producirse regularmente.

Los medios a través de los cuales la corrupción es provocada son irrelevantes: pagos ilegales,
chantaje, extorsión, connivencia, exacción.

Es igualmente indiferente el hecho que aquellos que participan en la corrupción se encuentren


dentro o fuera de la administración del Estado. Lo que es decisivo para caracterizar la corrupción es
la valoración que permite considerar que la actuación o la intervención del Estado no son conforme,
ni en el fondo ni en la forma, a las normas establecidas previamente y de acuerdo a las vías
regulares.
2. CONCEPTOS DE CORRUPCIÓN

Corromper significa dañar, alterar, echar a perder, viciar, pervertir. Cambiar el


propósito originario de una cosa.

Morris ha definido "como el uso ilegitimo del poder público para el beneficio privado";
"Todo uso ilegal o no ético de la actividad gubernamental como consecuencia de
consideraciones de beneficio personal o político"; o simplemente como "el uso
arbitrario del poder".

La corrupción es un acto ilegal que ocurre cuando una persona abusa de su poder para
obtener algún beneficio para sí mismo, para sus familiares o para sus amigos. Requiere
de la participación de dos actores: uno que por su posición de poder pueda ofrecer algo
valioso y otro que esté dispuesto a pagar un o soborno para obtenerlo.

"Se designa a la corrupción como un fenómeno social, a través del cual un servidor
público es impulsado a actuar en contra de las leyes, normatividad y prácticas
implementados, a fin de favorecer intereses particulares".

Los actos de corrupción no siempre benefician únicamente intereses particulares. La


corrupción puede beneficiar a familiares, amigos o incluso a una organización, a una
causa o movimiento social, político o cultural. Debido a lo anterior, algunos autores han
diferenciado la corrupción egoísta de la solidaria. Para efectos de razonamiento la
corrupción se define como un acto racional ilegal, ilegitimo y no ético por parte de
servidores públicos, en perjuicio del interés común de la sociedad y del gobierno, y en
beneficio de un interés egoísta o solidario de quien lo promueve o lo solapa directa e
indirectamente.

Estos actos los observamos diariamente desde que abordamos cualquier transporte, en
el mercado, al realizar trámites oficiales, etc.; puede suceder en los lugares menos
pensados y con las personas menos esperadas. En la escuela, por ejemplo, la corrupción
puede producirse entre profesores y alumnos ejemplo: venta de calificaciones, entre
padres y maestros ejemplo: compra de notas aprobatorias para sus hijos, entre directores
y padres de familia ejemplo: venta del derecho de ingreso a una escuela, entre directores
y profesores ejemplo: venta de plazas, entre autoridades de las escuelas ejemplo:
compra de permisos, etc.
Aunque ilícita, hay quienes piensan que la corrupción puede ser útil. Argumentan que
ayuda a esquivar las reglas excesivas, a acelerar los trámites y a ahorrar tiempo. Así,
por ejemplo, dicen que sirve a los alumnos que tienen problemas con una materia para
poder aprobarla, pues gracias a la corrupción pueden comprar al profesor. También
dicen que sirve para establecer un criterio para determinar quiénes ingresan a las
escuelas con mayor demanda. Sin embargo, los partidarios de este argumento no se dan
cuenta de que en el largo plazo, la corrupción nos perjudica a todos.

3. TIPOS DE CORRUPCIÓN

Existen diversas tipologías de la corrupción desde la que hace sólo referencia a la


extorsión y el soborno, hasta las que se refieren a tipos específicos y especiales. Estos
tipos son:
Extorsión.- Es cuando un servidor público, aprovechándose de su cargo y bajo la
amenaza, sutil o directa, obliga al usuario de un servicio público a entregarle también,
directa o indirectamente, una recompensa.
Soborno.- Es cuando un ciudadano o una organización, entrega directa o
indirectamente a un servidor público, determinada cantidad de dinero, con el propósito
de que obtenga una respuesta favorable a un trámite o solicitud, independientemente si
cumplió o no con los requisitos legales establecidos.
Peculado.- Es cuando una persona se queda con el dinero público que debía administrar.
Colusiones.- Pacto que acuerdan dos personas o una organización con el fin de
perjudicar a un tercero.
Fraude.- Es cuando servidores públicos venden o hacen uso ilegal de bienes del
gobierno que les han confiado para su administración.
Tráfico de influencias.- Es cuando un servidor público utiliza su cargo actual o sus
nexos con funcionarios o integrantes de los poderes ejecutivo, legislativo o judicial,
para obtener un beneficio personal o familiar, o para favorecer determinada causa u
organización.
La falta de ética.- Es un tipo especial de corrupción que si bien no tiene que ver
directamente con la apropiación ilegal de recursos del gobierno y de ciudadanos
usuarios, sí entraña entre algunos servidores públicos, una conducta negativa que va en
contra de los propósitos y metas de las instituciones públicas. Esta falta de ética se pude
observar cuando determinado servidor público no cumple con los valores de su
institución, es decir, cuando no conduce sus actos con: honestidad, responsabilidad,
profesionalismo, espíritu de servicio, por citar algunos.

4. CAUSAS DE LA CORRUPCION
Las causas pueden ser endógenas (internas) o exógenos (externas).

CAUSAS ENDÓGENAS (las que tienen que ver con el individuo):


Falta de valores humanistas
Carencia de una conciencia social.
Falta de educación.
Desconocimiento legal.
Baja auto estima.
Paradigmas distorsionados y negativos (consumistas, materialistas).

CAUSAS EXÓGENAS (los que dependen de la sociedad):


La impunidad de los actos de corrupción.
Los modelos sociales que transmiten anti- valores.
Un excesivo poder discrecional del funcionario público.
La concentración de poderes y de decisión en ciertas actividades del gobierno.
EL soborno internacional.
El control económico o legal sobre los medios de comunicación que impiden se
exponga a la luz pública los casos de corrupción.
Salarios demasiado bajos.
Falta de transparencia en la información concerniente a la utilización de los
fondos públicos y de los procesos de decisión.
La poca eficiencia de la administración pública.
Y una extrema complejidad del sistema.
5. CONSECUENCIAS DE LA CORRUPCIÓN

La clase política sufre las consecuencias de la corrupción en la falta de confianza de la


gente hacia los partidos, que sólo se explica a partir de que la sociedad civil se percata
de que los políticos han beneficiado indebidamente a sus allegados y a sus familias, y
que una vez que éstos salen del ejercicio activo del poder político, lo hacen en
condiciones substancialmente mejoradas como producto del enriquecimiento ilícito en
el que participaban y promovían, justificándose a partir de la impunidad de que se han
rodeado. Quizás es el efecto más pernicioso de la corrupción, ese falseamiento del
sistema democrático y un clima de desconcierto en la sociedad que observa cómo su
funcionamiento diario gira en torno a escándalos, abusos, y en general conductas que
distan mucho de la gestión eficaz. Con la consecuencia de que se corrompan los demás,
se genera de esta manera una situación de caos en la que se hace muy difícil identificar
al culpable y darle su correspondiente castigo.

Otro inconveniente, aunque no derivado directamente de la corrupción sino de la mala


visión, es la obsesión por combatir la corrupción que puede distraer la atención de
donde debería estar, pues a pesar de todo, no es la raíz de todas las trabas del país.
Como argumenta Denise Dresser, profesora de Ciencias Políticas del ITAM: “es obvio
que la corrupción tiene costos y el país los paga, es claro que la corrupción debe ser
combatida y castigada, pero es un síntoma de males más complejos y más difíciles de
curar: instituciones débiles, rendición de cuentas inexistente, capitalismo rapaz”. Para
aliviar la pobreza no bastará con combatir a quienes se apropian indebidamente de la
riqueza, para asegurar el progreso no es suficiente con tener un líder honesto. Esa
obsesión con la corrupción puede distraer la atención de donde debería estar. Se necesita
un presidente con calidad moral, pero que además tenga la capacidad política suficiente
para conducir a un país por un mejor camino.

Desgraciadamente la corrupción también daña indirectamente a la salud física y mental


de la población. Actualmente vemos en la televisión programas de entretenimiento o
anuncios comerciales que no cumplen con ningún aspecto necesario para transmitirse y
que influyen negativamente en la educación moral; vemos productos alimenticios con
nulo valor nutricional y una gran red distribuidora que los hace llegar a todos los
rincones del país, y empeorando la situación, los medios de comunicación que presentan
mensajes para que la gente consuma lo que las compañías necesitan vender. Todo esto
siendo permitido en contra de nuestras leyes. Otro efecto, no menos grave, es que la
corrupción aleja de las tareas públicas a aquellas personas que podrían prestar un
servicio al bien común con su participación. Y por el contrario, fomenta las comisiones
ilegales a los partidos políticos.

En definitiva, un clima social de engaño y mentira en el que todo se mide en función del
dinero y del poder, y en el que se pierde, poco a poco, la referencia que tan importante
es, y que a pesar de todo, es la referencia fundamental del sistema democrático. Por lo
tanto, la corrupción inhibe el desarrollo de los pueblos, debilita la institucionalidad
democrática, crea la desconfianza de la gente hacia la clase dirigente, erosiona la
formación de valores ciudadanos y brinda la oportunidad para que broten otros tipos de
corrupción como la administrativa y la económica; creándose así un círculo en el que
también se incluye a la pobreza y la seguridad pública.

6. RESPONSABLES DE LA CORRUPCION

La legislación designa a los partidos como los únicos instrumentos para acceder al poder
político, pero si tales instrumentos están viciados, en poco o nada podrán contribuir a
que se fortalezca la democracia de nuestras naciones, pues la corrupción encontró
puertas abiertas en las diferentes administraciones públicas, enfrascadas en atender los
problemas de seguridad interna. Esos grandes problemas de la corrupción tienen su base
en la ausencia de la ética. Se ofrece al funcionario público cualquier objeto de valor u
otros beneficios como favores, promesas o ventajas, a cambio de que realice u omita
cualquier acto en el ejercicio de su función pública, relacionado con una transacción de
naturaleza económica o comercial que lo beneficie injustamente. Ahí es donde éste
demuestra su falta de valores, tales como la responsabilidad, la lealtad, el respeto y la
honestidad, y es una pena que personas con tan baja calidad representen a nuestro
pueblo, legislen o vigilen nuestras leyes y puedan llegar a cargos importantes. Con temor
a salirme del tema, quiero subrayar que esa manera errónea de jerarquizar el valor de las
cosas es también el origen de incontables problemas sociales y de salud actualmente;
provoca encumbrar lo material (dinero, prestigio, belleza, etc.) y no cultivar el verdadero
valor de una persona, que se encuentra en sus principios. Ejemplos son la anorexia, la
bulimia, el narcotráfico, el secuestro, los asaltos, los homicidios y claro, la corrupción.
Aún recordamos las palabras del presidente Ollanta Humala Tasso, cuando apenas
asumió su mandato, planteando la “imprescriptibilidad” de los delitos de corrupción en
agravio del Estado, además de la inhabilitación perpetua de todo funcionario que los
cometa.

En el Congreso, lamentablemente, el proyecto de Ley de Imprescriptibilidad de


estos delitos aún duerme el sueño de los justos.

La lucha contra la corrupción, sin duda, es una tarea pendiente y urgente en este
gobierno. Según datos del MINJUS, existen a la fecha más de 19,000 procesos abiertos
por corrupción, que incluyen a funcionarios (del gobierno central, entidades públicas,
gobiernos locales y regionales) de ésta y anteriores administraciones; lo irónico del caso
es que hasta el 2010 apenas un centenar de estos funcionarios corruptos había sido
hallado culpable.

El resto, aún sigue con procesos abiertos, pero lo más seguro, según fuentes de
la Procuraduría Anticorrupción, es que muchos de ellos salgan libres por la
desidia e irresponsabilidad del Poder Judicial y la Fiscalía.

7. ESTRATEGIAS PARA ATACAR LA CORRUPCIÓN

 “La táctica para combatir la corrupción es muy parecida a una guerra de


guerrillas, se necesitan múltiples frentes y estrategias de combate para emboscar
al enemigo. No basta con fortalecer legislativamente al Estado, ni crear
incentivos para que los servidores públicos actúen éticamente, ni educar mejor
en las escuelas y universidades; es más, no son suficientes la cooperación
internacional, ni el actuar personal. El trabajo individual de cada iniciativa es
inútil para conseguir un cambio global, es necesario que todas estas estrategias
se dirijan a crear un universo que prevenga la mutación regenerativa de la
corrupción.”

 La corrupción política es un hecho que está a la vista de todos, por lo tanto,


estamos todos obligados a participar en su combate. Naturalmente los gobiernos,
elegidos para representar al pueblo y velar por el desarrollo de las naciones, son
los primeramente obligados a adoptar la normatividad ética, para que la
conducta de sus funcionarios sea transparente, efectiva y legitimada por la
opinión pública. El servidor público debe tener claro para qué y al servicio de
quién trabaja y claridad de ideas que también tiene que existir en el ámbito
privado. La corrupción crece y llega, si no se la detiene a tiempo, a ser una
práctica normal. Por eso la sensibilidad hacia lo público exige, además de una
formación adecuada, el ejercicio, por parte de los funcionarios y gestores
públicos, de unas conductas ejemplares. Es decir, predicar con el ejemplo. Y
para ello es necesario que aquellos que tienen la responsabilidad realicen una
autocrítica, analicen en qué fallan, se enmienden y sean capaces de aportar
soluciones.

 Los gobernantes deben dar muestras de voluntad para castigar ejemplarmente a


los funcionarios involucrados en actos de corrupción, los cuales deben ser
castigados con más rudeza que un ciudadano común por cargar con mayor
responsabilidad.

 Es necesario establecer un código de ética para la función pública. Una


campaña permanente para llegar a una toma de conciencia, por parte de todos
los mexicanos, sobre la necesidad de la ética para la supervivencia de la
democracia. Hoy más que nunca se hace necesaria una mayor sensibilidad hacia
los derechos humanos, una mayor conciencia ecológica y una mayor
operatividad del concepto de la dignidad de la persona.

 Los gobiernos deben rendir cuentas de sus actos en todos los niveles jerárquicos
y brindar al pueblo la información sin restricciones. En consecuencia, del
gobierno se requiere tolerancia; de la sociedad civil se exige participación y una
actitud.
8. CONCLUSIONES

 Es un problema de carácter económico, por cuanto los bajos salarios que


normalmente se paga a los funcionarios y empleados públicos
constituyen un aliciente importante a las prácticas corruptas.

 Es también un problema de carácter administrativo, por cuanto la existencia de


estructuras y procesos administrativos arcaicos y anacrónicos dificultan la
relación entre el Estado y el contribuyente o el ciudadano, promoviendo con
ello la existencia de mecanismos alternativos, informales e ilegales, a través de
los cuales se supera esa dificultad.
 Es un problema de carácter legal, por cuanto la ausencia de leyes o la existencia
de leyes débiles y atrasadas permiten que ciertos comportamientos no puedan
ser perseguidos y sancionados o no puedan serlo adecuadamente. Si bien es
cierto que la aplicación de las leyes depende en gran medida de la voluntad
política para hacerlo, no es menos cierto que a veces sucede que hay voluntad
política, pero no existe un marco legal adecuado para aplicar las leyes
correspondientes.
 Es un problema de gestión, por cuanto la ausencia de controles o la
existencia de controles obsoletos promueven la existencia de sistemas
caracterizados por el dispendio, la ineficiencia y la corrupción
 La corrupción puede y debe ser tratada sociológicamente.
 El enfoque sociológico de la sociología instrumental es una solvente alternativa
teórica que, entre otras cosas, permite acceder a una adecuada conceptualización
y tipologización del complejo fenómeno de la corrupción. Por su carácter
multiparadigmático y su alcance científico intermedio tiene valor descriptivo y
explicativo de muchos otros aspectos de la dinámica social.
9. BIBLIOGRAFIA
 Eigen, Peter (2003) Presentación del Informe Global de la Corrupción 2003.
 Rose-Ackerman, S. (2001). La corrupción y los gobiernos: causas, consecuencias y
reforma. Siglo Veintiuno,.
 Pásara, L. (2010). Tres claves de la justicia en el Perú: jueces, justicia y poder en el Perú La
enseñanza del Derecho Los abogados en la administración de justicia (No. 34 (07)
340.071185).
 Loayza, N. (2008). Causas y consecuencias de la informalidad en el Perú. Revista Estudios
Económicos, 15, 43-64.
 Quiroz, A. W. (2014). Historia de la corrupción en el Perú. Instituto de Estudios peruanos.

 Kaufmann, D. (2000). Corrupción y reforma institucional: el poder de la evidencia


empírica. Revista Perspectivas, 3(2), 367-387.
10. ANEXOS