Está en la página 1de 6

LICENCIATURA EN HISTORIA DE LA FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS

Análisis iconográfico del sarcófago


de Junio Basso

ALUMNO: Hugo Zacapantzi Quintero

CATEDRÁTICO: Mtra. Zoila Patricia Montaño Quiroz

ASIGNATURA: Iconografía

6TO. SEMESTRE ENERO-JUNIO 2017


Análisis iconográfico del sarcófago de Junio Basso

El sarcófago de Junio Basso tiene escupidas diez narraciones bíblicas, cuatro de ellas se
refieren a temas del Viejo Testamento: el sacrificio de Isaac, la prueba de Job, Adán y Eva,
y Daniel entre los leones; las otras seis hacen referencia a temas del Nuevo Testamento: el
apresamiento de Pedro, Cristo entre Pedro y Pablo, el prendimiento de Jesús, Pilato
lavándose las manos, la entrada de Jesús en Jerusalén y el apresamiento de Pablo. En el
siguiente análisis se examinan cada uno de los cuadros numerándolos de izquierda a
derecha comenzando primero con los del piso superior y prosiguiendo con los del piso
inferior.
1. El sacrificio de Isaac

La escena muestra a Abraham levantando el puñal sobre su hijo Isaac, que arrodillado y con
las manos atadas a la espalda está a punto de recibir el golpe mortal. El significado
simbólico de la escena es el siguiente: 1. Abraham sacrificando a su único hijo es la imagen
de Dios Padre inmolando a su Hijo para la salvación de los hombres; 2. Isaac portando la
leña para el sacrificio representa a Jesús llevando su cruz; 3. El carnero inmolado en lugar
de Isaac representa a Cristo crucificado; 4. El sacrificio del carnero en sustitución del Isaac
es el tipo de sacrificio no sangriento de la Eucaristía que en el cristianismo reemplaza a los
sacrificios humanos. En el plano moral puede verse además el símbolo de la obediencia
total a la voluntad de Dios.

2. El Prendimiento de Pedro

En esta representación se le aprecia con una túnica larga y una toga antigua; barba corta y
rizada, frente despejada, los pies descalzos y las manos hacia adelante y atadas mientras es
conducido por dos soldados camino a la prisión. Su representación está ligada a la
esperanza de la salvación.

3. Cristo entregando la Ley a Pedro y Pablo

Jesús es mostrado en primer plano, flanqueado Pedro y Pablo. A Jesús se le representa


como un joven, sentado y con los pies posando sobre la bóveda celeste que es sostenida por
Urano y en sus manos sostiene la Nueva Ley que entrega a dichos apóstoles. La entrega de
la Ley es un tema simbólico que viene a sancionar lo que proclamaba la tradición: la unión
de Pedro y a Pablo junto a Cristo. A la derecha, San Pedro como nuevo Moisés recibe en
las manos, veladas en señal de respeto, el rollo de la Nueva Ley que le entrega Cristo y que
reemplazará a las tablas del Decálogo. A la izquierda, San Pablo levanta las dos manos en
gesto de aclamación.
4. Prendimiento de Jesús

Jesús vestido con toga porta el rollo de la Ley, que es un símbolo de máxima trascendencia,
mientras es conducido ante las autoridades judías y romanas por un soldado armado y un
magistrado togado, que representan respectivamente a Roma y a Israel.

5. Pilato se lava las manos

La escena es fácilmente reconocible por los elementos que la caracterizan: la tribuna y la


silla curul en la que se sienta Pilato, rodeado de sus consejeros; la clepsidra para determinar
el tiempo durante el cual se desarrolla el proceso, el sujeto que lleva el recipiente donde
Pilato se lava las manos. El lavatorio de las manos era ajeno a las prácticas romanas, era
más bien un gesto propio de los ritos hebreo. Después de un asesinato los judíos
incriminados tenían la costumbre de lavarse las manos para afirmar su inocencia..

La descripción cristiana de la conducta de Pilato puede deberse en parte al interés


ensalzador de presentar a un Jesús inocente frente a la autoridad romana, atribuyendo toda
la hostilidad contra él a la malicia y a las intrigas de los jefes judíos.

6. Job

Job aparece resignado y lleno de llagas, sentado en el muladar. A su lado se encuentra su


esposa que se tapa la nariz con la parte inferior del vestido (por la hediondez de las llagas
con las que fue atacado por Dios) y que le alarga el alimento con una caña, aparece también
en la escena un amigo en un segundo plano, al fondo. Job es representado como el hombre
virtuoso, prototipo de la paciencia, fidelidad y del sometimiento a la voluntad divina a pesar
de las adversidades de la vida y como testigo a favor de la resurrección.

Las pruebas de Job fueron interpretadas por el arte cristiano en dos sentidos: 1) como
presagio de la Pasión de Jesús o de las persecuciones de la Iglesia y, 2) como imagen de las
pruebas del alma cristiana, el ejemplo de la virtud de la paciencia, de la resignación y de la
constancia de la fe.

7. La caída de Adán y Eva

Adán simboliza en esta escena la falta original, la perversión del espíritu, el uso absurdo de
la libertad y el rechazo de toda dependencia. El rechazo de toda dependencia con el Creador
es lo que lo conduce a la muerte, porque esta dependencia es la condición misma de la vida.
La serpiente tentadora es el instrumento del demonio y es quien seduce a Eva a coger el
fruto prohibido y ofrecerlo a Adán que a su vez sucumbe a la tentación. Después del pecado
de Adán y Eva ocultan su desnudez con hojas de higueras y son sometidos al trabajo. En la
narración del sarcófago se contempla además de la caída la entrega de los símbolos del
trabajo: a la derecha de Adán el manojo de espigas y a la izquierda de Eva una oveja. Esta
representación indica la condición material de la humanidad después de la caída, las espigas
indican el trabajo en el campo, la oveja indica el tejido de la lana.

8. Entrada de Jesús en Jerusalén

Jesús aparece con túnica y manto montado a horcajadas, y casi tocando el suelo con los pies
colgantes, la posición de su mano derecha muestra actitud de hablar. Un hombre debido a
su baja estatura, para ver mejor se ha subido a una palmera y otro más enfrente de Jesús
extiende su túnica. Esta escena confirma las pretensiones mesiánicas de Jesús al entrar en la
ciudad santa, Jerusalén. Se está proclamando un mesianismo pacífico frente a aquellos que
querían un Mesías combativo.
9. Daniel entre los leones

El hombre entre los leones es Daniel, en el plano de fondo se hallan dos hombres colocados
simétricamente al lado izquierdo y derecho de Daniel. En el arte cristiano la escena de
Daniel entre los leones presenta a la figura de Cristo que ha vuelto inofensiva de la muerte.
Daniel es la imagen del Redentor en el sepulcro y es símbolo del alma salvada, el tipo del
hombre protegido por Dios cuya alma ha sido salvada del mal. Al mismo tiempo es el
símbolo de Cristo resucitado saliendo del sepulcro sellado. El foso de los leones es la
imagen del infierno.

10. Prendimiento de Pablo

Se representa a San Pablo conducido al suplicio y a la espera de que comience su juicio.


Los hombres que lo escoltan lo conducen apresuradamente a prisión. La inclinación de la
cabeza de Pablo indica la aceptación de su destino de ser martirizado por su fe y seguir así
los pasos de Jesucristo.

Bibliografía

Leal Lobón, Manuel, “El primer arte cristiano. El sarcófago de Junio Basso” en
Isidorianum, núm. 39, 2011, pp. 521-554.