Está en la página 1de 2

RESUMEN

PSICOLOGÍAS DE MASAS Y PROPAGANDA


(Gustave Le Bon Y Edward Bernays)

Por
Neimi Cubas Díaz

19 DE MAYO DE 2018
CIENCIA POLITICA
UNPRG – LAMBAYEQUE
LA PSICOLOGÍA DE LAS MASAS Y LA
PROPAGANDA
Conocer el arte de impresionar a las masas es el arte de gobernar, así los grandes hombres
de estado, los más absolutos y déspotas han considerado la imaginación popular como el sostén
de su poder. Actualmente hemos entrado a la era de las masas y la propaganda, de cómo esta
influye en el comportamiento, generando un desvanecimiento de la personalidad consiente, la
orientación de los sentimientos y los pensamientos de las personas.

Cuando una persona se une a una masa deja de pensar por el mismo es decir, la idea de
todas las unidades se orientan en una misma dirección, se somete a la ley de la unidad mental de
las masa, la cual ésta dotada de una especie de alma colectiva que les hace sentir, actuar y pensar
de un modo distinto de cómo lo harían por separado. Las masas no pueden realizar actividades
que necesitan de una elevada inteligencia ya que se basan en instintos, de ahí se puede deducir
que la masa es intelectualmente inferior al individuo aislado

Los dirigentes de las masas canalizan las voluntades y orienta a los instintos pasando a
no ser hombres de pensamiento sino de acción. Lo mismo pasa con la propaganda, ésta rastrea en
la persona las verdades íntimas y esenciales que conmueven a cualquier ser humano, y que se
relacionan con aquello que debe explicarse, provocando en la gente una identificación y
sentimiento, moldean nuestras mentes, definen nuestros gustos o sugieren ideas, haciendo que
nuestras posibilidades de elección se reduzcan a ideas y objetos que se presentan al público a
través de múltiples formas de propaganda.

Se ha visto que es posible que a través de la propaganda se puede moldear la mente de las
masas tal suerte que éstas dirijan su poder en la dirección deseada. Cualquier actividad de calado
social que se lleve a cabo tiene que servirse de la ayuda de la propaganda. La propaganda es el
brazo ejecutor del gobierno invisible.

La propaganda no sólo se ocupa del individuo o la mente colectiva, sino también y


especialmente de la anatomía de la sociedad, concibe el individuo no sólo como una célula en el
organismo social sino como una célula organizada en la unidad social. Basta tocar una fibra en el
punto sensible para obtener una respuesta inmediata de ciertos miembros específicos del
organismo. Si consideramos la constitución de la sociedad como un todo, más a menudo de lo
que se pueda pensar, la nueva propaganda sirve para focalizar y satisfacer los deseos de las masas.

La propaganda es el mecanismo por el cual se diseminan las ideas a gran escala, en el


sentido amplio de un proyecto organizado para extender una creencia o una doctrina en particular.
Si bien es cierto la propaganda posee ciertos sentidos técnicos que «no son buenos ni malos, y
que sólo el uso lo definirá.

La propaganda nos rodea por los cuatro costados y no cabe duda de que altera las
imágenes mentales que nos formamos del mundo, creando o dando forma a los acontecimientos
con el objetivo de influir sobre las relaciones del público. Los líderes de hoy que alcanzan el poder
en virtud de su posición o habilidad, tienen que lograr la aprobación de las masas, por lo que
recurren a la propaganda, una herramienta que resulta cada vez más poderosa cuando se trata de
lograr esa aprobación Los que diseñan la propaganda son grupos pequeños de personas los que
pueden y logran hacernos pensar a los demás lo que se les antoja sobre un tema determinado. Por
lo tanto, la propaganda ha llegado para quedarse.