Las ideas b´ asicas

del c´ alculo
Sebastià Martín Molleví
P01/75005/00101

© FUOC • P01/75005/00101 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
´
Indice
Introducci´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
1. Las ideas de continuidad y de límite . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.1. Ejemplos de discontinuidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.2. La noci ´ on de continuidad de una funci ´ on en un punto. . . . . . . 11
1.3. Clasificaci ´ on de discontinuidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
1.4. C´ alculo de los l´ımites m´ as sencillos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
1.5. Estudio de la continuidad de una funci ´ on. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
1.6. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
1.7. Solucionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
2. La medida de la variaci´ on de una funci´ on:
la derivada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
2.1. Volvemos a la definici ´ on de derivada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
2.2. Interpretaci ´ on geom´ etrica de la derivada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
2.3. Interpretaci ´ on f´ısica de la derivada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
2.4. Diferentes notaciones para la derivada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
2.5. Las unidades de la magnitud derivada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
2.6. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
2.7. Solucionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
3. El cálculo automático de derivadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
3.1. Las primeras reglas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
3.2. La derivada de las potenciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
3.3. La regla de la cadena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
3.4. Aplicaci ´ on de la regla de la cadena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
3.5. Derivadas exponenciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
3.6. Derivadas de funciones trigonom´ etricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
3.7. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
3.8. Solucionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31

© FUOC • P01/75005/00101 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
4. Aplicaciones de la derivada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
4.1. La derivada de la derivada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
4.2. Derivaci ´ on impl´ıcita . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
4.3. La derivada como aproximaci ´ on lineal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
4.4. Aproximaci ´ on de segundo orden . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
4.5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
4.6. Solucionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
5. La integral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
5.1. La integral como ´ area. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
5.2. El signo de la integral definida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
5.3. M´ as sobre la integral definida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
5.4. La integral indefinida. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
5.5. Notaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
5.6. Propiedades de la integral indefinida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
5.7. Solucionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
6. Relaci´ on entre la derivada y la integral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
6.1. La diferencia entre dos primitivas de una misma constante . . . 54
6.2. C´ alculo de ´ areas mediante primitivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
6.3. Aplicaciones de la integral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
6.4. Las unidades de la integral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
6.5. Todav´ıa algo m´ as sobre notaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
6.6. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
6.7. Solucionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
7. El c´ alculo de integrales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
7.1. Integrales de funciones polin´ omicas y potenciales . . . . . . . . . . . . 59
7.2. Integrales definidas e integrales indefinidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
7.3. Integrales impropias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
7.4. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
7.5. Solucionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
8. M´ etodos generales de c´ alculo de integrales . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
8.1. Integraci ´ on por partes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
8.2. Cambio de variable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
8.3. Cambio de variables en integrales definidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
8.4. Integraci ´ on de funciones racionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
8.5. M´ etodo general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
8.6. Integrales racionales de uso frecuente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
8.7. Integrales racionales en las que el denominador
s´ olo tiene ra´ıces reales simples. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70

© FUOC • P01/75005/00101 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
8.8. Integrales racionales en las que el denominador s´ olo tiene
ra´ız real m´ ultiple . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
8.9. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
8.10. Solucionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
9. Los principales teoremas del c´ alculo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
9.1. Teoremas de continuidad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
9.2. Teoremas sobre la derivada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
9.3. Teoremas sobre la integral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
9.4. Teorema fundamental del c´ alculo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
9.5. Solucionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
Ejercicios de autoevaluaci´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
Solucionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
Sumario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91

© FUOC • P01/75005/00101 7 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Introducci´ on
Dedicamos este m´ odulo al estudio sistem´ atico y m´ as formal de los concep-
tos y las t´ ecnicas del c´ alculo infinitesimal.
Algunos de los conceptos que se estudiar´ an ya se hab´ıan introducido en el
m´ odulo “Las funciones de una variable”, en el que se centraba la atenci ´ on
en las familias de funciones y sus aplicaciones. No obstante, en el presente
m´ odulo presentaremos el concepto de l´ımite, una herramienta necesaria
para definir la mayor parte de las nociones fundamentales del an´ alisis:
continuidad, derivabilidad e integrabilidad.
A grandes rasgos, vamos a hacer hincapi´ e en tres conceptos b´ asicos: el
l´ımite de una funci ´ on en un punto, la derivada de una funci ´ on en un
punto y la integral de una funci ´ on en un intervalo.

© FUOC • P01/75005/00101 8 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Objetivos
La finalidad del m´ odulo es que adquir´ ais las t´ ecnicas b´ asicas del c´ alculo,
que se pueden concretar en los siguientes objetivos:
1. Reconocer las funciones continuas.
2. Saber calcular l´ımites sencillos.
3. Identificar los diferentes tipos de discontinuidades que se presenten.
4. Derivar las funciones m´ as usuales y aplicar las reglas de derivaci ´ on
elementales, incluyendo la regla de la cadena.
5. Calcular integrales sencillas y utilizar las t´ ecnicas de integraci ´ on por
partes y por sustituci ´ on.
Adem´ as, ten´ eis que conocer y saber aplicar con precisi ´ on los teoremas
relacionados con estos conceptos, que se presentan al final del m´ odulo.

© FUOC • P01/75005/00101 9 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
1. Las ideas de continuidad y de límite
.
En este apartado veremos c´ omo se caracteriza el hecho elemental de que la
gr´ afica de una funci ´ on se pueda dibujar con un sola l´ınea y analizaremos
qu´ e inter´ es puede tener esto desde el punto de vista de las aplicaciones.
Adem´ as clasificaremos las situaciones en que esto no sucede.
1.1. Ejemplos de discontinuidad
Ejemplo 1.1.
Unvendedor, tambi´ enconocidocomodirector comercial de zona, de la empresa Sobresalto,
S.A. cobra comisi ´ on sobre las ventas mensuales seg´ un se muestra en la siguiente tabla:
Ventas % comisión
hasta 500.000
de 500.000 a 1m
de 1 m a 1,5 m
más de 1,5 m
7%
10%
12%
15%
Podemos expresar la funci ´ on C(v) que proporciona la comisi ´ on que se debe cobrar por
unas ventas de v millones de pesetas de la siguiente manera:
C(v) =





0, 07v si v ≤ 0, 5
0, 10v si 0, 5 < v ≤ 1
0, 12v si 1 < v ≤ 1, 5
0, 15v si v > 1, 5
(1.1)
La funci ´ on no es continua. ¿Qu´ e quiere decir eso? ¿C´ omo lo sabemos? Vemos que por
unas ventas de 500.000 pesetas, el vendedor cobra 35.000 y, en caso de que venda 500.001
pesetas, ya cobra 50.000. As´ı, una pequeña modificaci ´ on en la variable independiente
provoca un salto en la dependiente.
Podemos ver la gr´ afica de la funci ´ on en el programa de gr´ aficas, y all´ı encontraremos
algunos problemas, puesto que el programa de gr´ aficas espera que la mayor parte de
las funciones con que trabajamos vengan dadas por una ´ unica expresi ´ on. En algunas
ocasiones, nos encontramos con funciones parecidas a ´ esta:
f(x) =

0, 07x si x ≤ 0, 5
0, 10x si x > 0, 5
En el programa de gr´ aficas, esto significa que para calcular f(x) es necesario comprobar
si x ≤ 0, 5 y que si esto es cierto, f(x) vale 0,07, y que si no lo es, tiene que valer 0, 10x.

© FUOC • P01/75005/00101 10 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
El resultado puede no ser satisfactorio por completo. Para entendernos, tenemos que saber
que lo que hace el programa de gr´ aficas para dibujarlas es calcular, dentro del intervalo
de las x, 100 puntos igualmente separados unos de otros; despu´ es, calcula el valor de la
funci ´ on en los 100 puntos y, por ´ ultimo, une con una l´ınea los puntos del plano que se
hayan obtenido. Todo esto provocar´ a que el salto que sufren las comisiones, cuando las
ventas llegan a 0,5 millones, se vea como una pequeña rampa m´ as que como un salto.
Una soluci ´ on ser´ıa calcular con el programa de gr´ aficas no 100, sino (pongamos por caso)
1.000 puntos de la gr´ afica.
Podemos ver que el resultado mejora bastante; ahora, los saltos aparecen como segmentos
pr´ acticamente verticales. No obstante, podemos mejorar todav´ıa m´ as el aspecto de la
gr´ afica, si le pedimos al programa de gr´ aficas que no una los puntos con las l´ıneas, sino
que se limite a dibujar los puntitos que ha calculado:
Tenemos, por lo tanto,...
... una funci ´ on que est´ a
definida en todos los x ≥ 0 y
que es continua para todos
los puntos, a excepci ´ on de
x = 0, 5, x = 1, x = 1, 5.
Ejemplo 1.2.
Existen algunas funciones discontinuas que se utilizan con frecuencia en modelos mate-
m´ aticos y que poseen nombre y notaci ´ on propios. Por ejemplo, la parte entera de un
n´ umero real positivo x es el entero mayor que no supera x, es decir:
[x] = max{z ∈ Z : z ≤ x}.
Mediante el uso de esta funci ´ on se pueden construir modelos sencillos para situaciones
como la que hemos visto. Por ejemplo, la funci ´ on:
f(x) = x[x]
se comporta de forma similar a la del ejemplo anterior, la del vendedor. Observad este
comportamiento en el programa de gr´ aficas.
Ejercicio 1.1.
A pesar de que se pueden definir los intereses continuos, en la realidad siempre se aplican
los intereses simples. Podemos tener un dep´ osito en el banco con estas condiciones:
1) El capital inicial es de 1.000 u.m., y la tasa de inter´ es es del 5%.
2) Si retiramos el dinero antes de acabar el año, nos lo devuelven junto con la parte
proporcional de los intereses en funci ´ on el tiempo que haya transcurrido.
3) Al final de cada año, si no hemos tocado el dinero, al capital se le acumulan los
intereses.
Elaborad una funci ´ on definida a trozos que sea del mismo tipo que (1,1) y con la que se
obtenga el dinero que recaudar´ıamos si retir´ asemos el dep´ osito en el momento correspon-
diente a x años, para 0 ≤ x ≤ 3. Es muy probable que os convenga plantear por separado
cada uno de los años. Dibujad un croquis de la gr´ afica de la funci ´ on y determinad c´ omo
podr´ıais introducirla en el programa de gr´ aficas. ¿Es continua la funci ´ on resultante? ¿Es
derivable en todos los puntos? ¿Es continua su derivada?

© FUOC • P01/75005/00101 11 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
En la realidad, a menudo se presentan situaciones donde algunas magnitu-
des cambian su valor de repente. Las tarifas el´ ectricas se modifican seg´ un
el consumo, la legislaci ´ on puede exigir medidas de seguridad diferentes en
funci ´ on de la energ´ıa el´ ectrica consumida y su coste puede ser, tambi´ en,
muy diferente. Las discontinuidades no son f´ aciles de tratar, as´ı que lo
que se suele hacer es estudiar por separado los tramos del modelo donde
las variables se comporten de forma continua.
1.2. La noci´ on de continuidad de una funci´ on en un punto
No entraremos en un an´ alisis demasiado formal del concepto de l´ımite,
aunque s´ı hablaremos del comportamiento de los valores cuando nos acer-
camos a unvalor de x. Si tenemos unvalor x = a que nos interesa, podemos
tomar una serie de valores que se vayan aproximando a a y observar qu´ e
pasa con los valores correspondientes de f(x). En caso de que veamos que
se est´ an acercando a un valor A, diremos que A es el l´ımite de f(x) cuando
x tiende a a.
Con mayor precisi ´ on, diremos que A es el l´ımite de f(x) cuando x tiende
a a si, dado un entorno cualquiera V del valor A, existe un entorno U del
punto a, tal que ∀x ∈ U se tiene que f(x) ∈ V . En tal caso, escribiremos:
lim
x→a
f(x) = A.
Ilustremos esta definici ´ on con la gr´ afica que ten´ eis a continuaci ´ on:
(existe)
(dado)
En el c´ alculo de l´ımites, a medida que nos acercamos al punto a, en muchas
ocasiones ser´ a de gran utilidad distinguir si lo hacemos por la derecha
(es decir, considerando valores de x mayores que a) o por la izquierda
(considerando valores de x menores que a). Escribiremos:
lim
x→a

f(x) = A

© FUOC • P01/75005/00101 12 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
para designar el l´ımite de f(x) cuando x tiende a a por la izquierda, y:
lim
x→a
+
f(x) = A
para designar el l´ımite de f(x) cuando x tiende a a por la derecha.
Cuando los dos l´ımites laterales (el l´ımite por la derecha y el l´ımite por
la izquierda) existen y coinciden, entonces su valor es el l´ımite de f(x)
cuando x tiende a a.
Para finalizar, podemos definir el concepto de continuidad de una funci ´ on
en un punto.
.
Una funci ´ onf es continua enunpunto a si el l´ımite de f(x), cuando
x tiende a este punto, existe y coincide con f(a).
Por ejemplo, si observamos la gr´ afica de las comisiones del vendedor de
Sobresalto, S.A., podremos afirmar que:
lim
v→0,5

C(v) = 0, 035, lim
v→0,5
+
C(v) = 0, 05,
lim
v→2
+
C(v) = lim
x→2

C(v) = lim
v→2
C(v) = 0, 3.
Cuando v se acerca a 0,5, decimos que el l´ımite de C(v) no existe, s´ olo
existen los l´ımites laterales y son diferentes. En cambio, cuando v tiende a
2, los l´ımites laterales coinciden y, en consecuencia, diremos que el l´ımite
de C(v), cuando v tiende a 2, existe y es 0,3. As´ı pues, la funci ´ on no es
continua para x = 0, 5, pero s´ı lo es para x = 2.
Ejercicio 1.2.
Calculad los l´ımites laterales de las siguientes funciones y determinad si son continuas o
no en el punto en cuesti ´ on. Pod´ eis comprobar, dibujando las gr´ aficas de las funciones
cerca del punto correspondiente, que el resultado obtenido concuerda.
a) f(x) =
x
|x|
cuando x →0, donde |x| indica el valor absoluto.
b) f(x) =
x+1
x−1
para x →1.
c) f(x) =
x
2
−16
4

x−8
cuando x →4.
1.3. Clasificaci´ on de discontinuidades
Una funci ´ onpuede dejar de ser continua enunpuntode diferentes maneras;
las repasaremos y aportaremos algunos ejemplos.

© FUOC • P01/75005/00101 13 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
1) Discontinuidad evitable: cuando los l´ımites laterales en un punto
coinciden, pero la funci ´ on o bien no est´ a definida en aquel punto o bien
toma un valor diferente del de los l´ımites laterales. El apartado c del ejerci-
cio anterior es un buen ejemplo de esta situaci ´ on. En definitiva, decimos
que la funci ´ on f tiene una discontinuidad evitable en x = a, cuando, tras
cambiar o añadir el valor de f(a) adecuadamente en la definici ´ on de f(x),
la funci ´ on ya es continua en a.
2) Discontinuidad de salto. Cuando los dos l´ımites laterales existen, pero
resulta que son dos n´ umeros diferentes, diremos que tenemos una discon-
tinuidad de salto. La funci ´ on de las comisiones del vendedor presenta una
discontinuidad de salto finito en tres puntos y la funci ´ on del apartado a
del ejercicio 1.2 tambi´ en presenta este tipo de discontinuidad. Observad
que no importa que la funci ´ on est´ e definida o no en el punto conflictivo,
ni qu´ e valor tenga en ´ este.
3) Discontinuidades con as´ıntota vertical: puede ser que alguno de los
l´ımites laterales sea infinito.
´
Esta es una manera de decir que cuando x se
acerca a a, los valores de f(x) se hacen cada vez mayores. Puede ser que
os encontr´ eis con valores grandes a ambos lados, o s´ olo en uno de ellos, y
tambi´ en puede ser que los l´ımites laterales sean infinitos del mismo signo
o de signo diferente. Como ejemplos sencillos, pensad en las funciones
1
x
o
1
x
2
cuando x →0
+
o x →0

. Un ejemplo curioso es la funci ´ on
[x]
x−[x]
.
1.4. C´ alculo de los l´ımites m´ as sencillos
Para calcular el l´ımite de una expresi ´ on algebraica f(x) conformada con
las operaciones habituales cuando x →a, lo primero que hay que hacer es
comprobar si se puede evaluar en a. Si en esta sustituci ´ on no encontramos
ning´ un problema, podemos decir que cuando x se acerca a a, f(x) tender´ a
a f(a).
!
Uno de los problemas que se pueden presentar al efectuar la sustituci ´ on
es que se anule el denominador. En este caso, si el numerador no se
anula tambi´ en, la funci ´ oncerca de aquel punto toma valores infinitamente
grandes, cuyo signo se tendr´ a que estudiar por separado cuando x sea
mayor o menor que a.
Si tanto el numerador como el denominador se anulan al sustituir x por a,
tenemos una indeterminaci ´ on
0
0
que trataremos en el m´ odulo “Profundi-
zaci ´ on en las t´ ecnicas del c´ alculo”.

© FUOC • P01/75005/00101 14 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Haced los ejercicios que encontrar´ eis al final de este apartado, en especial
si no ten´ eis pr´ actica con el c´ alculo de l´ımites.
1.5. Estudio de la continuidad de una funci´ on
La regla m´ as usual para saber si una funci ´ on es continua es la que nos
asegura que la suma, la diferencia y el producto de las funciones continuas
tambi´ en son funciones continuas. El cociente de dos funciones continuas
es continuo en todos los puntos donde no se anule el denominador, y
la composici ´ on de funciones continuas es continua en todos los puntos
donde est´ a definida.
Esto significa que, por regla general, las expresiones algebraicas que se
pueden evaluar sin problemas aritm´ eticos tampoco tendr´ an problemas de
continuidad. Como hemos visto, uno de los problemas que pueden surgir
es que se anule un denominador.
1.6. Ejercicios
1.3. Calculad los siguientes l´ımites:
a) lim
x→2

x
2
+ 1
x
2
−1

2x+3
b) lim
x→2

x
x
2
−4

3x −1
x
2
−3x + 2

c) lim
x→∞

4x
2
+x −2x

1.4. Estableced cu´ al es el dominio de definici ´ on de cada una de las funciones que tenemos
a continuaci ´ on e indicad en qu´ e puntos presentan problemas de continuidad. Explicad qu´ e
tipo de discontinuidad es la que se presenta.
a) f(x) = x
4
−3x
2
+ 1
b) f(x) =
x
x−1
c) f(x) =
1

2−x
d) f(x) =
x
x
2
+1
e) f(x) =
x
8
−3x
2
+1
x
2
+2x−2
f) f(x) =

x+1
x−1
1
2
g) f(x) =

x+
1
x
x
2
+2x+2
h) f(x) = |x| +
1
|x|
i) f(x) =
1

x
+x
7
(x + 2)

3
2

© FUOC • P01/75005/00101 15 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
1.7. Solucionario
1.1. Igual que en (1.1), ser´ a una funci ´ on definida por trozos con discontinuidades en x = 1
y x = 2. Sea D(x) el l´ıquido que obtenemos si retiramos el dep´ osito en el momento igual a
x años. En el primer año, 0 ≤ x < 1, tendremos:
D(x) = 1.000 + 0, 05 · 1.000x,
ya que x nos da de manera directa la parte de año transcurrida. Tendremos D(1) = 1.000 +
+ 50 = 1.050. En el segundo año, ser´ a:
D(x) = 1.050 + 0, 05 · 1.050(x −1) = 1.050 + 52, 5(x −1), 1 ≤ x < 2.
Y, dado que D(2) = 1.102, 5, para el tercer año ser´ a:
D(x) = 1102., 5 + 0, 05 · 1102, 5(x −2) = 1102, 5 + 55, 125(x −2), 2 ≤ x < 3.
En resumen:
D(x) =



1000 + 50x si 0 ≤ x < 1
1050 + 52, 5(x −1) si 1 ≤ x < 2
1102, 5 + 55, 125(x −2) si 2 ≤ x < 3
(1.2)
La funci ´ on es continua en todos los puntos; nos es derivable en x = 1 o x = 2, ya que la
pendiente cambia bruscamente en estos puntos.
Si hac´ eis la gr´ afica, ver´ eis que la diferencia entre las pendientes en los tres tramos es casi
inapreciable, incluso puede que teng´ ais que poner el borde de una hoja de papel sobre la
pantalla para notar con claridad la diferencia.
1.2.
a) Si hab´ eis hecho la gr´ afica mediante el programa de gr´ aficas, os habr´ eis dado cuenta de que
x
|x|
es igual a 1, cuando x toma valores positivos , y a −1, para x negativas. Por lo tanto:
lim
x→0
+
x
|x|
= lim
x→0
+
x
x
= lim
x→0
+
1 = 1
lim
x→0

x
|x|
= lim
x→0

x
−x
= lim
x→0

−1 = −1
b) Prestad atenci ´ on al hecho de que cuando nos acercamos a 1 el denominador disminuye y
el numerador permanece cercano a 2. El signo del denominador depende de si nos acercamos
por la derecha o por la izquierda. Por lo tanto:
lim
x→1
+
x + 1
x −1
= +∞
lim
x→1

x + 1
x −1
= −∞
c) Para extraer la ra´ız del denominador partimos de (4

x −8)(4

x + 8) = 16(x −4).
lim
x→4
x
2
−16
4

x −8
= lim
x→4
(x −4)(x + 4)(4

x + 8)
(4

x −8)(4

x + 8)
=
= lim
x→4
(x −4)(x + 4)(4

x + 8)
16(x −4)
=
= lim
x→4
(x + 4)(4

x + 8)
16
= 8.
Observad que, en este caso, los l´ımites por la derecha y por la izquierda coinciden.
1.3.
a) S´ olo es necesario sustituir la x por el valor al que tendemos.
lim
x→2

x
2
+ 1
x
2
−1

2x+3
=

5
3

7
.

© FUOC • P01/75005/00101 16 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
b) Observad que si efectuamos la sustituci ´ on por x = 2, nos queda un l´ımite indeterminado
de la forma
0
0
. En este caso, lo primero que hay que hacer es averiguar el denominador com´ un
y simplificar los factores que aparecen en el denominador y el numerador.
lim
x→2
x
x
2
−4

3x −1
x
2
−3x + 2
= lim
x→2
x(x −1)(x −2) −(3x −1)(x −2)(x + 2)
(x
2
−4)(x
2
−3x + 2)
=
= lim
x→2
x(x −1) −(3x −1)(x + 2)
(x + 2)(x −1)(x −2)
= −∞.
c) Aqu´ı aparece la indeterminaci ´ on ∞− ∞; aplicaremos el m´ etodo de multiplicar y dividir
por la expresi ´ on conjugada.
lim
x→+∞
(

4x
2
+x −2x) = lim
x→+∞
(

4x
2
+x −2x)(

4x
2
+x + 2x)
(

4x
2
+x + 2x)
=
= lim
x→+∞
(4x
2
+x −4x
2
)
(

4x
2
+x + 2x)
= lim
x→+∞
x
(

4x
2
+x + 2x)
=
= lim
x→+∞
1

4 +
1
x
+ 2
=
1

4 + 2
=
1
4
.
1.4.
a) Al ser un polinomio, el dominio ser´ a Domf = IR y no presentar´ a ninguna discontinuidad.
b) Recordad que, para un cociente de polinomios, los puntos que anulan el denominador
(y no el numerador) no pertenecen al dominio, adem´ as de ser puntos con problemas de
continuidad. As´ı, en este caso, Domf = IR−{1}, y la funci ´ on tiene una discontinuidad con
as´ıntota vertical en x = 1.
c) Aqu´ı encontramos uncociente conunnumerador definido para todo IRy una ra´ız de ´ındice
par en el denominador. Por tanto, para encontrar el dominio hay que considerar para qu´ e
puntos el radicando ser´ a estrictamente positivo (no puede ser cero porque se encuentra en el
denominador). El dominio ser´ a, entonces, Domf = {x ∈ IR : x < 2} y, en consecuencia, no
habr´ a ning´ un punto con problemas de continuidad.
d) Prestad atenci ´ on al hecho de que el denominador no se anula nunca y que, por lo tanto,
Domf = IR y no hallamos puntos problem´ aticos por lo que respecta a la continuidad.
e) Puesto que no hay ra´ıces comunes entre el denominador y el numerador, el dominio
vendr´ a dado por todo IR menos las ra´ıces del denominador. As´ı, resolviendo x
2
+2x −2 = 0
obtenemos x
1
= −1 +

3, x
2
= −1 −

3. Por lo tanto, Domf = IR −{x
1
, x
2
}. Tendremos
dos discontinuidades con as´ıntota vertical en los puntos x
1
, x
2
.
f) Para definir bien la ra´ız, es necesario que el radicando

x+1
x−1

≥ 0 y, adem´ as, que el
denominador sea diferente de cero. De este modo, estas condiciones nos definen los dos
sistemas de ecuaciones que vemos a continuaci ´ on:
x + 1 ≥ 0
x −1 > 0

x + 1 ≤ 0
x −1 < 0

de donde obtenemos, respectivamente, las condiciones x > 1 y x ≤ −1. As´ı, podemos escribir
el dominio como Domf = (−∞, −1] ∪ (1, ∞). En cuanto a la continuidad, no hay puntos
problem´ aticos.
g) Observad que el denominador no tiene ra´ıces reales y, por tanto, no se anula nunca. En
el caso del numerador, por otro lado, la ra´ız impone x ≥ 0 y, por otra, la funci ´ on
1
x
no est´ a
definida para x = 0. De estas dos condiciones se desprende que Domf = (0, +∞).
h) Observad que esta funci ´ on se puede presentar como:
f(x) = |x| +
1
|x|
=

x +
1
x
x > 0
−x −
1
x
x < 0
que no est´ a definida para x = 0. Por lo tanto, Domf = IR − {0}. Por lo que respecta
a la continuidad, x = 0 es una discontinuidad c on as´ıntota vertical donde lim
x→0
+
f(x) =
= lim
x→0
− f(x) = +∞.
i) Los dos radicandos deber´ıan ser positivos, para lo que ser´ıa necesario que x ≥ 0 y x ≥ −2,
que se reduce x ≥ 0. Por otra parte, cada una de las ra´ıces est´ a en un denominador, de manera
que la desigualdad tiene que ser estricta. As´ı, Domf = (0, +∞) y no encontramos puntos
que presenten discontinuidades.

© FUOC • P01/75005/00101 17 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
2. La medida de la variaci´ on de una funci´ on:
la derivada
.
En este apartado volveremos a estudiar c´ omo cambia una funci ´ on o, mejor
dicho, c´ omo est´ a cambiando en un momento dado. En el m´ odulo anterior
ya lo hab´ıamos estudiado para los polinomios. A pesar de que las ideas
siguensiendo las mismas, el enfoque que daremos ser´ a unpoco m´ as general
con el fin de poderlo usar en cualquier contexto.
2.1. Volvemos a la definici´ on de derivada
.
Una funci ´ on f es derivable en un punto a si existe el siguiente l´ımite:
lim
h→0
f(a +h) −f(a)
h
.
El valor de este l´ımite es la derivada de la funci ´ on f en a y se
representa f

(a).
La derivada de una funci ´ on en un punto es un n´ umero real que mide c´ omo
est´ a creciendo la funci ´ on en el punto, con relaci ´ on al cambio de la variable.
Ya hemos visto numerosos ejemplos en los apartados anteriores y todav´ıa
veremos m´ as en ´ este. Antes, sin embargo, veamos un par de cuestiones
importantes.
.
Si una funci ´ on presenta una discontinuidad en un punto, no existe
la derivada de la funci ´ on en aquel punto.
Dicho de otra manera, si una funci ´ on es derivable en un punto,
tiene que ser continua en este punto.

© FUOC • P01/75005/00101 18 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Es muy importante que teng´ ais claro que una cosa es la derivada de una
funci ´ on en un punto, que es un n´ umero, y otra es la funci ´ on derivada. La
funci ´ on derivada de una funci ´ on f (que se representa con f

) es la que nos
da, para cada valor de x, la derivada f

(x). En algunas ocasiones se utiliza
la expresi ´ on derivada de f, tanto en el sentido de derivada num´ erica como
en el de funci ´ on derivada.
A continuaci ´ on presentamos una serie de ejemplos en los que interpreta-
remos la derivada en diferentes contextos.
2.2. Interpretaci´ on geom´ etrica de la derivada
De entre todas las interpretaciones de la derivada, una de las m´ as claras y
f´ aciles de entender y de explicar es la geom´ etrica, que ya hemos entrevisto
anteriomente.
.
La derivada de una funci ´ on f en un punto a se puede representar
como la pendiente de la recta tangente a la gr´ afica de f en el punto
(a, f(a)).
La recta tangente...
... a una curva en un punto P
es la que se obtiene cuando
tomamos un punto Q sobre
la curva, trazamos la secante
que pasa por P y por Q y
despu´ es desplazamos Q hacia
P. Justo en el momento en
que Q llega a P, la posici ´ on
de la secante nos da la
tangente. Si repetimos la
operaci ´ on poniendo el punto
Q en la otra parte,
obtendremos la misma recta
tangente. En la figura de la derecha se ve claro que, a pesar de que en el punto P la
curva y la tangente tienen exactamente la misma pendiente, cuando la x
aumenta una unidad, la curva aumentar´ a todav´ıa m´ as que la tangente. La
tangente s´ olo nos proporciona una aproximaci ´ on al valor de f(a + 1).
La interpretaci ´ on geom´ etrica nos puede servir para ver un primer caso
donde la derivada no existe (no olvid´ eis que en la definici ´ on hemos pun-
tualizado “en caso de que exista”).

© FUOC • P01/75005/00101 19 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Ejemplo 2.1.
La funci ´ on f(x) = 1 − |x| tiene una forma familiar: es continua en todos los puntos de
Nota
Si la gr´ afica de una funci ´ on es
puntiaguda, la funci ´ on no es
derivable.
Intentad dibujar la gr´ afica de
esta funci ´ on.
su dominio, que es todo IR. En el punto x = 0 presenta un problema: es puntiaguda y
en un punto puntiagudo de una curva no se puede dibujar la tangente. Imaginad que el
punto P que aparece en los gr´ aficos, est´ a situado en la punta de la gr´ afica. Dependiendo
de si el punto m´ ovil Q se acerca por la derecha o por la izquierda, obtenemos dos rectas
tangentes diferentes. Si intentamos calcular el l´ımite del cociente de incrementos en el
punto x = 0, tendremos:
lim
h→0
f(0 +h) −f(0)
h
= lim
h→0
(1 −|h|) −1
h
= lim
h→0
−|h|
h
,
y este l´ımite ya lo conoc´ eis del ejemplo 1.2. No se puede calcular, ya que obtenemos
valores diferentes por la derecha y por la izquierda.
La interpretaci ´ ongeom´ etrica de la derivada tambi´ ennos sirve para entender
de manera intuitiva (lo haremos m´ as formalmente en el m´ odulo “Profun-
dizando en las t´ ecnicas del c´ alculo”) lo siguiente:
.
Si f es una funci ´ on derivable:
1) All´ı donde la gr´ afica de f es ascendente al recorrerla de izquierda
a derecha, la funci ´ on es creciente, la recta tangente tiene pendiente
positiva y la derivada es positiva.
2) Donde la gr´ afica es descendente, la funci ´ on es decreciente, la
recta tangente tiene pendiente negativa y la derivada es negativa.
3) En los puntos en que la funci ´ on ni sube ni baja (que son, entre
otros, las cumbres y las hondanadas), la tangente en el grafo de f
es horizontal y, por tanto, la derivada vale cero.
2.3. Interpretaci´ on f´ısica de la derivada
La velocidad instant´ anea es la interpretaci ´ on cl´ asica. De hecho, nace con
el descubrimiento de la idea de derivada que debemos a Newton y Leibniz.
Cuando un m´ ovil describe su trayectoria, solemos tener una funci ´ on s(t)
que nos proporciona el espacio recorrido en cada momento. La posici ´ on
inicial es s(0), y s(t +h) −s(t) es la distancia recorrida entre el momento t
y el momento t +h. Por lo tanto:
s(t +h) −s(t)
h
es la velocidad media durante aquel per´ıodo de tiempo.

© FUOC • P01/75005/00101 20 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Si queremos hablar de la velocidad en un momento dado (t
0
), podemos
hacer el c´ alculo anterior para un intervalo [t
0
, t
0
+h] con un valor pequeño
de h, y as´ı obtendremos una buena aproximaci ´ on. Sin embargo, si que-
remos un mayor grado de precisi ´ on, tendremos que tomar un intervalo
menor, es decir, que h sea cada vez menor, lo cual nos proporcionar´ a
valores cada vez m´ as cercanos a nuestro objetivo, que es la velocidad justo
en el momento t
0
, ni antes ni despu´ es. Observad que la velocidad ins-
tant´ anea tiene las mismas unidades que la velocidad media (por ejemplo,
kil ´ ometros por hora si s(t) se da en kil ´ ometros y t, en horas).
Ejemplo 2.2.
Las noticias del d´ıa 12 de julio de 1995 dec´ıan que la nave espacial Galileo hab´ıa enviado
una sonda suicida hacia J ´ upiter. Seg´ un la informaci ´ on del peri ´ odico, al entrar en la
atm´ osfera de J ´ upiter el d´ıa 7 de diciembre, la sonda habr´ a recorrido ochenta millones
de kil ´ ometros y tendr´ a una velocidad de 170.000 kil ´ ometros por hora. El modelo m´ as
sencillo para describir el movimiento parte de la suposici ´ on de que el espacio recorrido
por la sonda viene determinado por una ecuaci ´ on de segundo grado tal que:
s(t) = at
2
+bt +c,
en la que pondremos t en horas y s(t) en kil ´ ometros. Si ponemos t = 0, cuando la
sonda se env´ıa a J ´ upiter, tendremos c = 0; el d´ıa 7 de diciembre habr´ an pasado 178
d´ıas y tendremos t
0
= 178 · 24 = 4.272. Por lo tanto, en este momento encontramos
s(t
0
) = 80 · 10
6
y la velocidad ser´ a s

(t
0
) = 170 · 10
3
. Con esto podemos plantear dos
ecuaciones para resolver las dos inc´ ognitas, a y b.
No obstante, lo que ahora nos interesa no es tanto construir y resolver el modelo como
interpretar qu´ e quiere decir que cuando la sonda entra en la atm´ osfera de J ´ upiter ir´ a a
una velocidad de 170.000 kil ´ ometros por hora. Se trata de una velocidad instant´ anea,
y eso significa que para calcularla de manera aproximada hay que tomar dos momentos
muy poco separados en el tiempo y calcular la velocidad media entre estos momentos.
La velocidad instant´ anea la interpretamos de la siguiente forma: tal como est´ a viajando

© FUOC • P01/75005/00101 21 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
el m´ ovil en este momento, si continuase con el movimiento que lleva ahora mismo, en
la hora siguiente recorrer´ıa 170.000 kil ´ ometros (aunque no estamos diciendo que en la
siguiente hora recorrer´ a esta distancia, ya que es probable que recorra menos kil ´ ometros
debido al efecto retardador de los gases de la atm´ osfera).
Ejemplo 2.3.
En la central de protecci ´ on civil se ha decretado estado de alerta roja debido a la subida
del nivel del r´ıo. El jefe de servicio pregunta: “¿Cu´ al es el nivel actual del r´ıo?”, “3 metros
y 50 cent´ımetros”, le responden. Cuando le comunica esta informaci ´ on al alcalde, ´ este le
dice: “¡Pero si eso no representa ning´ un peligro! ¡Otras veces ha llegado a 4 metros!”. El
jefe de protecci ´ on responde: “El problema no es el nivel actual, ¡el problema es c´ omo est´ a
creciendo el nivel! ¡Hemos calculado que en este momento est´ a creciendo 10 cent´ımetros
cada hora!”.
¿C´ omo podemos interpretar este caso? ¿Nos dice cu´ anto tardar´ a en llegar a 4 metros?
¿Nos dice qu´ e pasar´ a durante las siguientes horas? Pues no, porque la informaci ´ on de una
tasa instant´ anea de crecimiento s ´ olo es un retrato, una fotograf´ıa instant´ anea del estado
de las cosas en aquel momento. En tal caso, los miembros de protecci ´ on civil permanecen
en alerta roja, ya que si todo continuase de la manera indicada por la derivada en aquel
momento, las aguas no tardar´ıan demasiado en desbordarse.
2.4. Diferentes notaciones para la derivada
Hasta ahora hemos utilizado la notaci ´ on m´ as habitual, f

, para la derivada
de una funci ´ on f.
Sin embargo, existen notaciones alternativas que pod´ eis encontrar en otros
contextos y que tambi´ en son ´ utiles. La notaci ´ on diferencial de Leibniz es
la que, cuando tenemos que y = f(x), escribe:
dy
dx
en lugar de f

(x)
Esta notaci ´ on cuenta con la ventaja de que no necesita ning´ un s´ımbolo
para la funci ´ on, s´ olo aparecen las variables involucradas. Sin embargo,
tiene el inconveniente de que no queda tan claro en qu´ e punto se calcula
la derivada.
Todav´ıa hay otra notaci ´ on que los f´ısicos, as´ı como algunos economistas,
utilizan mucho. La introdujo Newton cuando describi ´ o las fluxiones, que
son lo que conocemos como derivadas. Si la posici ´ on de un m´ ovil en el
momento t es x(t), la notaci ´ on de Newton se escribe simplemente ˙ x para
indicar x

(t).

© FUOC • P01/75005/00101 22 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
2.5. Las unidades de la magnitud derivada
Cuandoutilizamos las funciones para modelizar situaciones reales, las mag-
nitudes que intervienen se tienen que expresar en unidades determinadas:
las longitudes, en metros o en kil ´ ometros; las cantidades monetarias, en
pesetas, d´ olares o euros; el tiempo, en segundos, horas, meses o años, etc.
Si tenemos dos variables relacionadas por una funci ´ on, y = f(x), puede ser
que cada una represente una magnitud medida con su unidad correspon-
diente. Los incrementos de las variables y el cociente de incrementos se
corresponder´ an con el cociente de unidades. Cuando tomamos el l´ımite
del cociente incremental, las unidades no var´ıan y, por tanto, la derivada
se mide en las “unidades cociente” de las variables originales.
Por ejemplo, si t es el tiempo en años y f(t) son los beneficios en millones
de pesetas en el momento t, f

(t) ser´ a millones de pesetas por año. Por
otra parte, si P(q) es el precio de producci ´ on en euros que corresponde a q
toneladas de acero producidas, P

(q) se medir´ a en euros por tonelada. O
si f(t) mide el espacio recorrido por el m´ ovil en t unidades de tiempo, f(t)
se medir´ a en unidades de longitud dividido por unidades de tiempo.
2.6. Ejercicios
2.1. Aplicaremos la definici ´ on de derivada para calcular directamente la derivada de algunas
funciones potenciales:
a) Comprobad que (

x +h −

x)(

x +h +

x) = h.
b) Sustituyendoel resultadoanterior enel denominador, demostradque el cociente de incrementos
de la funci ´ on f(x) =

x es igual a
1

x+h+

x
.
c) Utilizando este ´ ultimo resultado, demostrad que:
si f(x) =

x entonces f

(x) =
1
2

x
.
Observad que si ponemos x
1
2 en lugar de

x, obtenemos:
d
dx
x
1
2 =
1
2
x

1
2 =
1
2
x
(
1
2
−1)
y, por tanto, la regla es id´ entica a la que vimos en el apartado 3.5 del m´ odulo “Las funciones
de una variable” para otras funciones potenciales.
d) Demostrad que el cociente incremental en el punto x de la funci ´ on f(x) =
1
x
se puede
anotar como −
1
x(x+h)
.
e) Y, por ´ ultimo, deducid que
d
dx
1
x
=
−1
x
2
.
2.2. Un operario de una f´ abrica que empieza a trabajar a las 8 de la mañana tiene una curva
de rendimiento P(t) = −t
3
+ 8t
2
+ 15t, donde t es el tiempo en horas transcurrido desde
que ha llegado y P(t) es el n´ umero de unidades producidas por unidad de tiempo, es decir,
la productividad en el momento t. Calculad la tasa de variaci ´ on de la productividad P

(t)
y realizad una interpretaci ´ on acerca de qu´ e quiere decir. Dibujad la gr´ afica de las funciones
P(t) y P

(t) y explicad la relaci ´ on que encontr´ ais.
2.3. En la siguiente figura se muestran los grafos de dos funciones y = A(x) e y = B(x). ¿Es
posible que A sea la derivada de B? ¿Es posible que B sea la derivada de A? Responded de

© FUOC • P01/75005/00101 23 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
manera razonada a estas preguntas, haciendo hincapi´ e en señalar los tramos en los que las
funciones son positivas o negativas, crecientes o decrecientes, etc.
2.7. Solucionario
2.1.
a) Recordad que suma por diferencia es diferencia de cuadrados; por lo tanto:
(

x +h −

x)(

x +h +

x) = x +h −x = h.
b) El cociente de incrementos de f(x) =

x es igual a
f(x+h)−f(x)
h
=

x+h−

x
h
, donde
utilizamos el resultado del apartado anterior:

x +h −

x
h
=
(

x +h −

x)(

x +h +

x)
h(

x +h +

x)
=
1

x +h +

x
.
c) Es muy simple, s ´ olo hay que hacer el l´ımite cuando h →0:
lim
h→0
1
(

x +h +

x)
=
1
2

x
.
d) Sustituyendo en
f(x+h)−f(x)
h
, f(x) =
1
x
, tenemos:
1
(x+h)

1
x
h
=
x −(x +h)
hx(x +h)
=
−1
x(x +h)
.
e) Como antes, tomaremos el l´ımite cuando h →0:
lim
h→0
−1
x(x +h)
=
−1
x
2
.
2.2. La tasa de variaci ´ on de la productividad ser´ a: P

(t) = −3t
2
+ 16t + 15. Representa la
variaci ´ on instant´ anea en la productividad para un incremento unitario del tiempo.
Gr´ afica de la funci ´ on
y tasa de variaci ´ on
Como se puede observar en
la gr´ afica, mientras que la
productividad aumenta, la
derivada es positiva hasta
llegar al m´ aximo, momento
en el que la derivada se anula
(alrededor de las 6 horas). A
partir de aqu´ı, la
productividad empieza a
decrecer, hecho que queda
reflejado en el signo negativo
de la derivada.

© FUOC • P01/75005/00101 24 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
2.3. B no puede ser la derivada de A, ya que en la parte central de la gr´ afica vemos que A
es decreciente y B no es negativa. Adem´ as, cuando x = 0, la pendiente de A no es cero. Si
hici´ esemos una representaci ´ on del tri´ angulo de las pendientes, m´ as bien ser´ıa A

(x) ≈ 0, 2.
Es posible que A sea la derivada de B, puesto que:
1) En x = 0, vemos que la pendiente de B es aproximadamente 0,1.
2) El primer tramo de la gr´ afica de B es creciente y A es positiva.
3) En el momento en que B llega a su valor m´ aximo, tiene una pendiente 0, es decir, la
funci ´ on A vale efectivamente 0.
4) Desde este punto hacia la derecha, B es decreciente y A es negativa.

© FUOC • P01/75005/00101 25 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
3. El cálculo automático de derivadas
.
Ahora que ya tenemos una idea bastante clara de lo que es la derivada y cu´ al
es su utilidad, tenemos que hacer una puesta a punto de las herramientas
que nos van a permitir calcularlas sin tener que pensar demasiado en eso.
Con el fin de que las derivadas sean f´ aciles de aplicar, es necesario que
las sepamos calcular, como se suele decir, “con los ojos cerrados”. As´ı,
dedicaremos este apartado al c´ alculo de funciones derivadas.
3.1. Las primeras reglas
Ya hab´ eis utilizado estas primeras reglas, de manera que ya las conoc´ eis:
La derivada de una constante es cero.
No hay que dar muchas m´ as explicaciones; si la derivada mide c´ omo
cambia una funci ´ on, entonces una funci ´ on constante no experimenta
ning´ un cambio.
.
La derivada de una suma es la suma de derivadas. Formalmente, se
puede expresar as´ı: si f(x) = g
1
(x) +g
2
(x), f

(x) = g

1
(x) +g

2
(x). Esto
tambi´ en se cumple para la diferencia.
La regla de la suma se puede comprobar como mostramos a continuaci ´ on:
f(x +h) −f(x)
h
=
g
1
(x +h) +g
2
(x +h) −(g
1
(x) +g
2
(x))
h
=
=
g
1
(x +h) −g
1
(x)
h
+
g
2
(x +h) −g
2
(x)
h
,

© FUOC • P01/75005/00101 26 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Esto nos indica que, cuando calculemos los l´ımites, la derivada de f ser´ a
la suma de las otras.
.
Nota
Solemos memorizar esta
regla diciendo: “La derivada
del primero por el segundo
sin derivar m´ as el primero sin
derivar por la derivada del
segundo’’.
La derivada del producto de dos funciones, f(x) = g
1
(x) · g
2
(x), se
calcula seg´ un:
f

(x) = g

1
(x) · g
2
(x) +g
1
(x) · g

2
(x).
En consecuencia, si c es constante:
d
dx
cf(x) = c
d
dx
f(x).
Podemos comprobar la regla del producto de la siguiente manera:
f(x +h) −f(x)
h
=
g
1
(x +h)g
2
(x +h) −g
1
(x)g
2
(x)
h
=
=
g
1
(x +h)g
2
(x +h) −g
1
(x +h)g
2
(x) +g
1
(x +h)g
2
(x) −g
1
(x)g
2
(x)
h
=
= g
1
(x +h)
g
2
(x +h) −g
2
(x)
h
+g
2
(x)
g
1
(x +h) −g
1
(x)
h
.
Ejemplo 3.1.
Si f(x) = xln x:
d
dx
xln x = 1 · ln x +x
1
x
= ln x + 1.
Ejemplo 3.2.
Sea P(t) una funci ´ on que indica los precios del petr ´ oleo en d´ olares por barril en el
momento t; la cotizaci ´ on del d´ olar en pesetas tambi´ en cambia en relaci ´ on con el tiempo.
Y sea D(t) las pesetas que vale un d´ olar en el momento t. De este modo, P(t)D(t) nos
da el coste de un barril de petr ´ oleo en pesetas en el momento t. P

(t) nos indica c´ omo
aumenta (o disminuye, si es negativo) el precio del barril en d´ olares y D

(t) nos da la
variaci ´ on de la cotizaci ´ on del d´ olar. Si queremos saber c´ omo aumenta el coste de un
barril de petr ´ oleo en pesetas, tenemos que calcular:
d
dt
(P(t)D(t)) =
dP
dt
D(t) +P(t)
dD
dt
.
Con el objetivo de conseguir una interpretaci ´ on de todo esto algo m´ as clara, apuntamos
el caso en que en un momento determinado el barril vale 50 d´ olares y aumenta 3 cada
d´ıa. Contamos tambi´ en con que el d´ olar est´ a a 150 pesetas y aumenta a un ritmo de 10
pesetas diarias. As´ı, diremos que el incremento que nosotros notamos se expresa:
3 · 150 + 50 · 10.
Este incremento tiene dos componentes: por un lado, el incremento del precio del barril,
que tenemos que multiplicar por lo que nos cuesta un d´ olar y, por el otro, el incremento
del precio del d´ olar, que tenemos que multiplicar por los d´ olares que nos cuesta cada
barril.

© FUOC • P01/75005/00101 27 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
3.2. La derivada de las potenciales
La derivada de x
2
, aplicando la regla del producto que acabamos de ver, es:
d
dx
(x · x) = 1 · x +x · 1 = 2x;
la derivada de x
3
:
d
dx
(x · x
2
) = 1 · x
2
+x · 2x = 3x
2
;
y la de x
4
:
d
dx
(x · x
3
) = 1 · x
3
+x · 3x
2
= 4x
3
;
de este modo, vemos que la regla que ya dimos en el apartado 3.5 del
m´ odulo “Las funciones de una variable” se cumple:
d
dx
x
n
= nx
n−1
para cualquier n = 2, 3...
y esto tambi´ en se cumple para cualquier exponente real siempre que x > 0.
La segunda parte no se ha comprobado todav´ıa de una manera general,
pero s´ı que la dejaremos anotada. De hecho, ya la hab´ eis comprobado un
par de veces en casos concretos, x
−1
y x
1
2
, en el ejercicio 2.1.
3.3. La regla de la cadena
´
Esta es la regla m´ as importante de todas, la que nos da una mayor capacidad
para calcular cualquier derivada que se nos presente. Se denomina regla de
la cadena porque el hecho de componer funciones es como encadenarlas.
.
Si tenemos una funci ´ on compuesta f(x) = g
1
(g
2
(x)), la derivada ser´ a:
f

(x) = g

1
(g
2
(x)) · g

2
(x).
En notaci ´ on diferencial, si z es funci ´ on de y e y es funci ´ on de x,
tenemos:
dz
dx
=
dz
dy
·
dy
dx
.
La segunda formulaci ´ on de la regla es m´ as sencilla, peligrosamente sencilla
incluso, porque hay que saber interpretarla bien para no caer en errores.
Podemos decir que la derivada de la funci ´ on compuesta es el producto de

© FUOC • P01/75005/00101 28 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
derivadas, pero volvemos a simplificarlo demasiado y corremos peligro de
equivocarnos.
!
Ejemplo 3.3.
Sea f(x) =

ln x. f es una composici ´ on de dos funciones, ln y ra´ız cuadrada. En la
notaci ´ on de la regla anterior, g
2
(x) = ln x y g
1
(x) =

x. Tendremos, en consecuencia
g

1
(x) =
1
2

x
y g

2
(x) =
1
x
. En definitiva:
f

(x) = g

1
(g
2
(x)) · g

2
(x) =
1
2

ln x
1
x
.
Si utilizamos la otra notaci ´ on en este mismo ejemplo, diremos que y = ln x y que
z =

y = =

ln x. Por lo tanto:
dz
dx
=
1
2

y
1
x
=
1
2

ln x
1
x
.
Ejemplo 3.4.
Supongamos que la demanda de un producto depende de su precio seg´ un D(p) y que el
precio var´ıa en el tiempo seg´ un p = p(t). De este modo, la variaci ´ on de la demanda a lo
largo del tiempo ser´ a:
dD
dt
=
dD
dp
dp
dt
.
Concret´ emoslo un poco: supongamos que en un momento determinado (t
0
) el precio
es de 10 monedas y la variaci ´ on del precio respecto del tiempo es de 2 monedas por
d´ıa, hecho que, por otra parte, ya sabemos interpretar. Y tambi´ en imaginemos que la
variaci ´ on de la demanda cuando el precio es de 10 viene dada por D

(10) = 500 toneladas
por moneda. Podemos escribir:
dD
dt

t
0
= D

(p(t
0
)) · p

(t
0
) = 500 · 2.
Es decir, que la tasa instant´ anea de variaci ´ on de la demanda respecto del tiempo ser´ a de
1.000 toneladas por d´ıa.
3.4. Aplicaci´ on de la regla de la cadena
La regla de la cadena nos permite deducir otras reglas. Por ejemplo, si
consideramos que para un exponente c cualquiera:
x
c
= e
ln x
c
= e
c ln x
,
podemos deducir que:
d
dx
x
c
= e
c ln x
· c ·
1
x
= c
x
c
x
= cx
c−1
,
lo que nos demuestra la regla que ya hab´ıamos adelantado en el apar-
tado 3.2.

© FUOC • P01/75005/00101 29 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Todav´ıa podemos generalizar un poco m´ as esta regla:
.
Si f(x) = g(x)
c
, cuando c es una constante cualquiera y g(x) es
positiva:
f

(x) = cg(x)
c−1
g

(x).
En particular:
d
dx
1
g(x)
=
−g

(x)
g(x)
2
.
Esto nos permite deducir una regla que tambi´ en es famosa, la de la derivada
de un cociente. Si U y V dependen de x, aplicamos la regla del producto y
la anterior:
d
dx
U
V
=
d
dx

U
1
V

=
dU
dx
1
V
+U

dV
dx
V
2
=
dU
dx
V −U
dV
dx
V
2
.
O de manera equivalente:
U

V −UV

V
2
.
3.5. Derivadas exponenciales
En el apartado 1.7. hemos aceptado como definici ´ on que la derivada de la
funci ´ on exponencial f(x) = e
x
es ella misma. Y hemos demostrado en el
mismo apartado que
d
dx
ln x =
1
x
. Una sencilla aplicaci ´ on de la regla de la
cadena nos permite calcular ahora:
da
x
dx
=
d
dx
e
ln a
x
=
d
dx
e
(x ln a)
=
= e
(x ln a)
ln a = a
x
ln a.
3.6. Derivadas de funciones trigonom´ etricas
Recordemos la derivada de las funciones seno y coseno:
(sin x)

= cos x
(cos x)

= −sin x
!
Apartir de estas dos expresiones, podemos deducir las derivadas del resto de
las funciones trigonom´ etricas, comopuedenser la tangente y la cotangente:
tan x =
sin x
cos x
, cot x =
cos x
sin x
.

© FUOC • P01/75005/00101 30 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Utilizaremos la f ´ ormula de la derivada de un cociente:
U = sin x, V = cos x, tan x =
sin x
cos x
.
(tan x)

=
U

V −UV

V
2
=
cos xcos x −sin x(−sin x)
cos
2
x
=
cos
2
x + sin
2
x
cos
2
x
.
Esta expresi ´ on se puede simplificar de dos formas distintas:
1)
cos
2
x + sin
2
x
cos
2
x
=
cos
2
x
cos
2
x
+
sin
2
x
cos
2
x
= 1 + tan
2
x.
2) Recordando que sin
2
x + cos
2
x = 1, ∀x, y por lo tanto:
cos
2
x + sin
2
x
cos
2
x
=
1
cos
2
x
.
En resumen:
(tan x)

= 1 + tan
2
x =
1
cos
2
x
Y, de manera an´ aloga:
(cot x)

= −1 −cot
2
x = −
1
sin
2
x
Para acabar, explicitaremos la derivada de algunas funciones trigonom´ e-
Comentario
La función arcsin x
proporciona el ´ angulo entre

π
2
y
π
2
que tiene por seno
el valor x. Ejemplo:
arcsin1 =
π
2
.
tricas inversas, ya que nos ser´ an de utilidad m´ as adelante, por ejemplo en
el c´ alculo de primitivas de funciones.
(arcsin x)

=
1

1−x
2
, (arccos x)

= −
1

1−x
2
, (arctan x)

=
1
1+x
2
3.7. Ejercicios
3.1. Calculad la derivada de las siguientes funciones:
a) f(x) = (x
2
+x)(2x
3
−x
2
+ 4x + 2).
b) f(x) =

x

x+1
.
c) f(x) =
1
x
+e
x
.
d) f(x) = xln x
2
.
e) f(x) = 2
x+3
.
f) f(x) = xtan x.
g) f(x) = ln(sin x).

© FUOC • P01/75005/00101 31 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
3.2. El n´ umero de individuos de una poblaci ´ on evoluciona a lo largo del tiempo de la forma
que indica la ecuaci ´ on:
P =
LP
0
P
0
+ (L −P
0
)e
−Lkt
,
donde P
0
es el valor inicial cuando t = 0 y L es una constante positiva. Calculad la tasa de
crecimiento de la poblaci ´ on y la tasa relativa de crecimiento,
P

P
. Comprobad que se cumple:
P

P
= k(L −P).
3.3. Los impuestos que una empresa se ve obligada a pagar dependen de los beneficios seg´ un
la funci ´ on T(B). Los beneficios (B) se expresan como I − C, donde los ingresos (I) y los
costes (C) est´ an en funci ´ on de la cantidad producida (c). Lo que ten´ eis que hacer es calcular
y desarrollar la derivada de T con respecto a c.
3.4. Ya definimos la tasa relativa de crecimiento de una funci ´ on como el cociente
f

f
. De-
mostrad ahora que si la funci ´ on f es un producto de dos funciones, f(x) = g
1
(x)g
2
(x), su
tasa relativa de crecimiento es la suma de las tasas relativas de las dos funciones g
1
y g
2
.
3.8. Solucionario
3.1.
a) S´ olo hay que aplicar la regla del producto:
f

(x) = (2x + 1)(2x
3
−x
2
+ 4x + 2) + (x
2
+x)(6x
2
−2x + 4).
b) Aqu´ı ´ unicamente tendremos que aplicar la regla del cociente:
f

(x) =
1
2

x
(

x + 1) −

x
1
2

x
(

x + 1)
2
=
1
2

x(

x + 1)
2
.
c) f

(x) = −
1
x
2
+e
x
.
d) Es necesario que apliquemos la regla de la cadena y la del producto:
f

(x) = ln x
2
+x
1
x
2
2x = ln x
2
+ 2x
2
1
x
2
= ln x
2
+ 2.
e) En este caso derivaremos una funci ´ on potencial:
f

(x) = ln2 2
x+3
.
f) Aplicaremos la regla del producto:
f

(x) = 1. tan x +x
1
cos
2
x
= tan x +
x
cos
2
x
.
g) Hay que aplicar la regla de la cadena:
f

(x) = −
1
sin x
(sin x)

=
−cos x
sin x
= −cot x.
3.2. La tasa de crecimiento no es m´ as que la derivada de P con respecto a t, siendo L, P
0
, k
constantes. Por tanto:
P

=
dP
dt
= −LP
0

(L −P
0
)(−Lk)e
−Lkt
(P
0
+ (L −P
0
)e
−Lkt
)
2

=
L
2
P
0
k(L −P
0
)e
−Lkt
(P
0
+ (L −P
0
)e
−Lkt
)
2
.
Por otro lado, a partir de la definici ´ on, la tasa relativa de crecimiento ser´ a la expresi ´ on anterior
dividida por P. Entonces tendremos:
1
P
dP
dt
= −
L
2
P
0
k(L−P
0
)e
−Lkt
(P
0
+(L−P
0
)e
−Lkt
)
2
LP
0
P
0
+(L−P
0
)e
−Lkt
=
Lk(L −P
0
)e
−Lkt
P
0
+ (L −P
0
)e
−Lkt
= k

L(L −P
0
)e
−Lkt
P
0
+ (L −P
0
)e
−Lkt

,
y es f´ acil comprobar que
L(L−P
0
)e
−Lkt
P
0
+(L−P
0
)e
−Lkt
= L −P.

© FUOC • P01/75005/00101 32 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
3.3. Para resolver este problema, tendremos que usar la regla de la cadena. Observad que los
impuestos (T) son una funci ´ on de los beneficios (B), que, a su vez, dependen de los ingresos
(I) y los costes (C), los cuales son funciones de la cantidad (c). Por lo tanto, T(B(c)) =
= T(I(c) −C(c)). As´ı, la derivada de T respecto de q ser´ a:
dT
dq
=
dT
dB
dB
dq
=
dT
dB

dI
dq

dC
dq

.
3.4. Queremos demostrar que cuando f(x) = g
1
(x)g
2
(x), entonces
f

f
=
g

1
g
1
+
g

2
g
2
, que se
obtiene de manera directa aplicando la regla del producto:
f

f
=
g

1
g
2
+g
1
g

2
g
1
g
2
=
g

1
g
1
+
g

2
g
2
.

© FUOC • P01/75005/00101 33 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
4. Aplicaciones de la derivada
.
En este apartado justificaremos por qu´ e la noci ´ on de derivada y las t´ ecnicas
que hemos desarrollado para computarlas son realmente ´ utiles cuando se
trata de modelizar de manera matem´ atica la realidad. Veremos qu´ e ocurre
cuando volvemos a derivar la derivada de una funci ´ on y, por ´ ultimo, nos
miraremos las derivadas como una herramienta que nos permite determi-
nar aproximaciones polin´ omicas de una funci ´ on alrededor de un punto.
4.1. La derivada de la derivada
La derivada f

de una funci ´ on f es una nueva funci ´ on y, por lo tanto, la
podemos volver a derivar.
.
La derivada de la derivada f se conoce como derivada segunda
de f y se escribe f

. En notaci ´ on diferencial, la derivada:
d
dx
dy
dx
se escribe
d
2
y
dx
2
y se lee derivada segunda de y respecto de x dos veces.
Ejemplo 4.1.
Si f(x) = x
2
−x + 3, tendremos f

(x) = 2x −1 y f

(x) = 2.
Si interpretamos la derivada primera como una medida de la variaci ´ on de f, la segunda
la interpretaremos como una medida de la variaci ´ on de f

.
Por ejemplo, hemos visto que la derivada de la funci ´ on es positiva; entonces, la funci ´ on,
que puede ser tanto positiva como negativa, es creciente. Una derivada segunda positiva
significa que la derivada es creciente (sea positiva o negativa); en caso de que la derivada
sea creciente y positiva, podemos decir que la funci ´ on crece y que su crecimiento cada
vez es mayor.
Igual que hicimos en el apartado 3.4 del m´ odulo “Las funciones de una variable”, conside-
remos el polinomio f(x) =
x
4
4

4x
3
3

7x
2
2
+10x y su derivada g(x) = f

(x) = x
3
−4x
2

−7x +10. Ahora tambi´ en nos interesa la derivada segunda h(x) = f

(x) = 3x
2
−8x −7.
Introducimos las tres funciones en el programa de gr´ aficas y solicitamos su representaci ´ on
gr´ afica.

© FUOC • P01/75005/00101 34 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Hemos señalado sobre la gr´ afica los puntos para facilitar las explicaciones que se siguen:
Comentario
Consideremos la gr´ afica de
una funci ´ on, dos puntos
cualesquiera de esta gr´ afica
y el segmento que los une.
Decimos que la funci ´ on es
c´ oncava cuando el segmento
queda por encima de la
gr´ afica de la funci ´ on y
convexa en caso contrario.
• Desde D hacia la derecha, la derivada segunda es positiva y, en consecuencia, la
derivada primera es creciente. Desde D hasta E, la derivada primera es creciente y
negativa; esto provoca que la funci ´ on sea decreciente; pero, cuanto m´ as a la derecha,
menos decreciente es, hasta llegar a E, donde la funci ´ on ni crece ni decrece. En este
punto, la funci ´ on se mantiene estacionaria (la derivada es cero). De E hacia adelante,
la derivada contin´ ua creciendo y es positiva; por lo tanto, la funci ´ on ser´ a creciente,
y cada vez crecer´ a m´ as. As´ı pues, en todo el tramo de D hacia delante, la funci ´ on o
decrece cada vez menos o, lo que es lo mismo, crece cada vez m´ as. En cualquier caso,
ser´ a c´ oncava.
• Desde B hasta D, la derivada segunda es negativa. En el primer tramo vemos que
la funci ´ on es creciente; la derivada, al ser positiva y cada vez menor, provoca que
la funci ´ on cada vez crezca menos. Llega un momento en que la derivada vale cero,
cuando estamos en C. La funci ´ on, en este punto, ni crece ni decrece, se encuentra
estacionaria, su derivada vale cero. Desde C en adelante, la funci ´ on es cada vez m´ as
decreciente, paulatinamente su bajada es mayor, ya que la derivada es cada vez menor,
m´ as negativa. En todo este intervalo decimos que la funci ´ on es convexa. El punto D
es remarcable: es el punto donde la funci ´ on baja m´ as, donde la derivada es m´ınima
y un punto donde la derivada segunda vale cero.
• Desde el inicio de la gr´ afica hasta B, la derivada segunda es positiva o, dicho de otro
modo: la derivada primera es creciente en todo este intervalo. La funci ´ on es cada vez
m´ as creciente, o menos decreciente, en todo este intervalo. Diremos, en este caso,
que la funci ´ on es c´ oncava.
El estudio del comportamiento de una funci ´ on y, en particular, del cre-
cimiento y la concavidad se presentar´ a de una forma m´ as sistematizada
en el m´ odulo “Profundizaci ´ on en las t´ ecnicas del c´ alculo”. Sin embargo,
de momento es interesante que entend´ ais el ejemplo que acabamos de
examinar. La tabla que encontramos aqu´ı os puede ser de gran ayuda:
cóncava
creciente
decreciente
convexa
creciente
decreciente

© FUOC • P01/75005/00101 35 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
4.2. Derivaci´ on impl´ıcita
Lo m´ as normal es que encontremos la expresi ´ onde una variable enrelaci ´ on
con otra de forma expl´ıcita, y = f(x). Es decir, tenemos la y aislada en un
lado de la igualdad y en el otro s´ olo tenemos la variable dependiente. En
otras ocasiones, nos podemos encontrar situaciones en las que las variables
se combinan en el mismo lado de la ecuaci ´ on. Por ejemplo, la ecuaci ´ on:
x
2
y + 2y
3
= 3x + 2y
nos define una cierta relaci ´ on de dependencia entre x e y. Puede ser dif´ıcil,
incluso imposible en algunos casos, conseguir aislar la y y expresarla de
manera expl´ıcita enfunci ´ onde la x. Sinembargo, a pesar de todo, podemos
interesarnos por el estudio de c´ omo cambia y cuando x var´ıa, es decir, por
computar
dy
dx
.
.
Comentario
Observad que al derivar el
t´ ermino 2y(x)
3
hemos tenido
que aplicar la regla de la
cadena.
La t´ ecnica de la derivaci ´ on impl´ıcita para calcular y

(x) consiste en
derivar cada lado de la expresi ´ on respecto de x teniendo en cuenta
en todo momento que y es funci ´ on de x.
Una forma de no olvidarse es poner y(x) en lugar de y y despu´ es igualar las
derivadas de ambos lados. As´ı, en el ejemplo:
d
dx
(x
2
y(x) + 2y
3
(x)) =
d
dx
(3x + 2y(x)),
2xy(x) +x
2
y

(x) + 6y
2
(x)y

(x) = 3 + 2y

(x).
Mediante la igualaci ´ on de ambos lados y la posterior simplificaci ´ on, se
puede llegar a:
y

(x) =
3 −2xy
x
2
+ 6y
2
−2
,
lo cual resulta interesante: sin llegar a aislar la y seg´ un la x, podemos
calcular y aislar la derivada de y respecto de x.
Ejercicio 4.1.
Calculad y aislad la derivada de y respecto de x, teniendo en cuenta que x
α
y
β
= xy,
donde α y β son constantes positivas.
Aplicaci ´ on: c´ alculo de la recta tangente a una curva determinada de ma-
nera impl´ıcita. Si una curva viene dada en forma expl´ıcita, y = f(x), la
ecuaci ´ on de la recta tangente en un punto P = (x
0
, y
0
) es:
Y −y
0
= f

(x
0
)(X −x
0
).
Todo lo que tenemos que hacer es calcular la derivada de la funci ´ on y
evaluarla en la coordenada x del punto.

© FUOC • P01/75005/00101 36 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
¿Qu´ e pasa si la curva viene dada de manera impl´ıcita? Pues que tendr´ıamos
que calcular la pendiente de la recta tangente, que continuar´ a siendo y

(x
0
),
s´ olo que ahora no dispondremos de la expresi ´ on y(x) para poderla derivar.
Veamos en un ejemplo un caso concreto de c´ omo obtener esta pendiente.
Ejemplo 4.2.
La curva tiene la ecuaci ´ on y
3
+y
2
−5y −x
2
= −4 y el punto es P = (2, 0).
Antes de nada, comprobaremos que el punto pertenece a la curva, haciendo las sus-
tituciones x = 2, y = 0 en la ecuaci ´ on; tambi´ en sustituimos y por y(x) en la ecuaci ´ on
y(x)
3
+y(x)
2
−5y(x)−x
2
= −4, y derivamos respecto de x en ambos lados de la ecuaci ´ on:
3y
2
(x)y

(x) + 2y(x)y

(x) −5y

(x) −2x = 0.
Sustituyendo x = 2 e y = 0, obtenemos −5y

(2) −4 = 0, es decir, y

(2) = −
4
5
.
La ecuaci ´ on de la recta tangente ser´ a, entonces, Y −0 = −
4
5
(X−2), o bien 4X+5Y = 8.
4.3. La derivada como aproximaci´ on lineal
Si f(x) es una funci ´ on derivable en el punto x = a, tiene sentido definir la
tangente a la gr´ afica de la funci ´ on en el punto (a, f(a)) y que su pendiente
es f

(a). Por lo tanto, la ecuaci ´ on de la recta tangente ser´ a:
y = f(a) + (x −a)f

(a).
Y, hay que remarcarlo, lo m´ as importante aqu´ı es que la tangente resulta
pr´ acticamente id´ entica a la funci ´ on si estamos cerca del punto de con-
tacto a.
!
.
Notaci ´ on
El s´ımbolo ≈ significa
‘aproximadamente’.
Si una funci ´ on f es derivable en un punto a, cerca de este punto
tenemos:
f(x) ≈ f(a) +f

(a)(x −a).

© FUOC • P01/75005/00101 37 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Cuanto m´ as cerca estamos de a, mejor es esta aproximaci ´ on. Tal como
muestra la figura anterior, si nos alejamos de a, la calidad de la aproxima-
ci ´ on se degrada.
Esto nos permite simplificar algunos c´ alculos complicados. Por ejemplo,
la funci ´ on logaritmo es dif´ıcil de calcular. Si sabemos que ln 10 = 2, 3025 y
necesitamos calcular ln 10, 5, podemos hacer lo siguiente:
ln 10, 5 = ln 10 + ln

(10)(10, 5 −10) = 2, 3025 + 0, 05 = 2, 3526.
Si lo comprob´ ais con la calculadora, ver´ eis que hemos afinado bastante.
4.4. Aproximaci´ on de segundo orden
Si queremos aproximar mejor la funci ´ on sin tener que hacer demasiados
Nota
Tangente proviene del lat´ın
tangere, que quiere decir
‘tocar’. Osculus en lat´ın
quiere decir ‘beso’. Es decir,
que la par´ abola osculadora
besa la curva o el grafo.
c´ alculos m´ as, podemos utilizar, en lugar de una recta tangente, una par´ a-
bola tangente.
Intuitivamente, si la recta tangente se parece a la funci ´ on es porque en el
punto donde se tocan tienen la misma pendiente o derivada primera. Si
una par´ abola se tiene que parecer a una funci ´ on, las derivadas segundas
tambi´ en deber´ an coincidir. Haremos los c´ alculos necesarios para demos-
trarlo.
Queremos una par´ abola que se parezca lo m´ aximo posible a la gr´ afica
de nuestra funci ´ on f en el punto x = a. Ser´ a m´ as f´ acil para hacer los c´ al-
culos desplazar nuestra funci ´ on hacia el eje vertical a unidades, poniendo
f(x + a), y buscar una par´ abola que se parezca a la gr´ afica de la funci ´ on
g(x) = f(x+a) en el punto x = 0. Sea y = p(x) = c
1
x
2
+c
2
x+c
3
la ecuaci ´ on
de la par´ abola. Planteamos las ecuaciones para que el polinomio p y la
funci ´ on g tengan el mismo valor y derivadas iguales en x = 0.
g(0) = p(0) ⇒ c
3
= f(a)
g

(0) = p

(0) ⇒ c
2
= f

(a)
g

(0) = p

(0) ⇒ 2c
1
= f

(a)







Es decir, nuestro polinomio es:
g(x) ≈ p(x) =
f

(a)
2
x
2
+f

(a)x +f(a), con x cerca de 0.
Sin embargo, ahora tenemos que volver a mover los elementos hasta el
punto x = a, hacia la derecha; con lo que obtendremos:
f(x) ≈ p(x −a) =
f

(a)
2
(x −a)
2
+f

(a)(x −a) +f(a), x cerca de a.

© FUOC • P01/75005/00101 38 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
.
Para una funci ´ on derivable f y un punto a, la mejor aproximaci ´ on
de segundo orden es la que viene dada por:
f(x) ≈ f(a) +f

(a)(x −a) +
f

(a)
2
(x −a)
2
para los valores de x que est´ en cerca de a.
Ejemplo 4.3.
Si volvemos al ejemploanterior, para calcular de manera aproximada ln10, 5 ahora har´ıamos:
ln10, 5 = ln10 + ln

(10)(10, 5 −10) +
ln

(10)
2
(10, 5 −10)
2
=
= 2, 3025 + 0, 05 −0, 00125 = 2, 35375.
Ejemplo 4.4.
Introducimos la siguiente funci ´ on en el programa de gr´ aficas:
f(x) = e
−x
2
.
Sus derivadas (lo tendr´ıais que comprobar) son:
f

(x) = −2xe
−x
2
, f

(x) = −2(1 −2x
2
)e
−x
2
y, por lo tanto, el polinomio de segundo grado que mejor se aproxima a la funci ´ on x = a
ser´ a el siguiente:
P
a
(x) = e
−a
2
−2ae
−a
2
(x −a) −(1 −2a
2
)e
−a
2
(x −a)
2
.
Tras haber introducido los datos en el programa de gr´ aficas, podemos darle
valores a a y solicitar la gr´ afica conjunta de f(x) y de la par´ abola.
Repetid esta operaci ´ on para diferentes valores de a y observad con atenci ´ on
c´ omo la par´ abola se ajusta a la funci ´ on cerca del punto (a, f(a)).
M´ as adelante ver´ eis que, dada una funci ´ on derivable, se puede calcular un
polinomio de grado n que la aproxima cerca de un punto.
.
Dada una funci ´ on derivable f(x) y un punto x = a de su dominio, el
polinomio de grado n que mejor aproxima la funci ´ oncerca del punto
a es el polinomio de Taylor de grado n, que se calcula seg´ un:
P
n
(x) =
n
¸
i=0
f
(i)
(a)
i!
(x −a)
i
=
= f(a) +f

(a)(x −a) +
f

(a)
2!
(x −a)
2
+
f

(a)
3!
(x −a)
3
+
+ . . . +
f
(n)
(a)
n!
(x −a)
n
.

© FUOC • P01/75005/00101 39 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
4.5. Ejercicios
4.2. La ecuaci ´ on y
2
x−x
3
= yx
2
+2 define una funci ´ on impl´ıcita y(x) en el cuadrante x, y > 0.
a) Calculad y para x = 2. ¿Pod´ eis expresar y en funci ´ on de x? ¿La expresi ´ on que se obtiene
es f´ acil de derivar?
b) Derivando de manera impl´ıcita, calculad y

(2).
4.3. Demostrad, utilizando la derivaci ´ on impl´ıcita, que las ´ unicas funciones derivables y(x)
que pueden cumplir y + ln(1 +y) = 1 son funciones constantes.
4.4.
a) Encontrad la ecuaci ´ on de la recta tangente a la curva 3(x
2
+ y
2
)
2
= 100xy en el punto
(3, 1). (Esta curva se conoce como lemniscata; tratad de hacer su gr´ afica con el ordenador.)
b) Encontrad la ecuaci ´ on de la recta tangente a la curva x
3
+y
3
−6xy = 0 en el punto (
4
3
,
8
3
).
(Esta curva se llama folio de Descartes; intentad hacer la gr´ afica con el ordenador.)
4.5. Calculad la aproximaci ´ on lineal y la de segundo orden de las siguientes funciones en los
puntos dados:
a) f(x) =
x+1
x−1
en el punto x = 3.
b) f(x) = xe
x
en el punto x = 0.
c) f(x) = 3
ln x
en el punto x = 1.
4.6. Dada la funci ´ on f(x) = e
x
+e
−x
, consideramos el punto de abscisa 1.
a) Encontrad la ecuaci ´ on de la recta tangente a la gr´ afica de la funci ´ on en el punto con-
siderado. Dibujad en el programa de gr´ aficas la funci ´ on y la recta para x entre 0,5 y 1,5.
¿Consider´ ais que la recta aporta una buena aproximaci ´ on a la funci ´ on cerca del punto?
Haced una comparaci ´ on de los valores de la funci ´ on y de la recta en 1,1, 1,2, 0,9, 0,8, etc.
Pedid al programa de gr´ aficas la gr´ afica conjunta de la funci ´ on f(x) y de la recta tangente
r(x) para x sobre 0,8 y 1,2; despu´ es, para x entre 0,9 y 1,1.
b) Calculad la aproximaci ´ on de segundo orden a f en el punto x = 1. Dibujad en el programa
de gr´ aficas las tres funciones para x entre −2 y 2: la funci ´ on f(x), la recta tangente r(x) y la
par´ abola que hab´ eis obtenido p(x). Haced el mismo proceso de zoom, como antes: pedid la
gr´ afica conjunta para x entre 0,5 y 1,5, entre 0,8 y 1,2 y entre 0,9 y 1,1. . .
4.6. Solucionario
4.1. Si derivamos el lado de la izquierda de la igualdad respecto de x, sin olvidar que y es
funci ´ on de x:
d
dx
(x
α
y
β
) = αx
α−1
y
β
+x
α
· βy
β−1
· y

,
mientras que por la derecha obtenemos:
d
dx
(xy) = 1 · y +xy

.
Igualmente, aislando y

obtenemos:
dy
dx
=
y −αx
α−1
y
β
βx
α
y
β−1
−x
=
y(1 −α)
x(β −1)
.
4.2.
a) Sustituimos x = 2 en la ecuaci ´ on dada y encontramos el valor de y. Es decir, tenemos que
resolver la ecuaci ´ on: y
2
−2y −5 = 0. Se trata de la ´ unica soluci ´ on v´ alida, teniendo en cuenta
que x, y > 0, es y = 3, 45.
En general, para una x dada, y
2
x − x
3
= yx
2
+ 2 ⇐⇒ y
2
x − yx
2
− (2 + x
3
) = 0, que es un
polinomio de segundo grado para y. As´ı, la soluci ´ on en funci ´ on de x ser´ a:
y =
x
2
±

5x
4
+ 8x
2x
,
que no es f´ acil de derivar.

© FUOC • P01/75005/00101 40 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
b) Derivando impl´ıcitamente, tenemos que 2yy

x +y
2
−3x
2
= y

x
2
+ 2xy, de donde:
y

=
2xy −y
2
+ 3x
2
2xy −x
2
.
Ahora, sustituyendo por x = 2, obtenemos y

= 1, 42.
4.3. Derivando a ambos lados de la igualdad, tenemos:
y

+
1
(1 +y)
y

= 0 ⇒y

1 +
1
1 +y

= 0, para y > −1
de donde, dado que y = −2, tenemos que y

= 0, lo que implica que y tiene que ser constante.
4.4.
a) Sustituimos y por y(x) y derivamos impl´ıcitamente con respecto a x para encontrar la
pendiente y

(3) de la recta tangente:
3 · 2(x
2
+y
2
(x))(2x + 2y(x)y

(x)) = 100(y +xy

(x)).
Evaluamos en x = 3 e y = 1:
60(6 + 2y

(3)) = 100(1 + 3y

(3))
y despejamos la pendiente y

(3) =
13
9
. La ecuaci ´ on de la recta tangente a la curva en el punto
(3, 1) es:
Y −1 =
13
9
(X −3).
b) Sustituimos y por y(x) y derivamos impl´ıcitamente respecto de x para encontrar la pen-
diente y

(
4
3
) de la recta tangente:
3x
2
+ 3y
2
(x)y

(x) −6y(x) −6xy

(x) = 0.
Evaluamos en x =
4
3
e y =
8
3
:
16
3
+
64
3
y

(
4
3
) −
48
3

24
3
y

(
4
3
) = 0
y despejamos la pendiente y

(
4
3
) =
4
5
. La ecuaci ´ on de la recta tangente a la curva en el punto
(
4
3
,
8
3
) es:
Y −
8
3
=
4
5
(X −
4
3
).
4.5.
a) De entrada, calcularemos las derivadas primera y segunda de la funci ´ on:
f

(x) =
−2
(x −1)
2
,
f

(x) =
4
(x −1)
3
.
Por lo tanto, la aproximaci ´ on lineal en el punto x = 3 ser´ a:
f(x) ≈ f(3) +f

(3)(x −3) = 2 + (−
1
2
)(x −3),
y la de segundo orden:
f(x) ≈ f(3) +f

(3)(x −3) +
f

(3)
2
(x −3)
2
= 2 + (−
1
2
)(x −3) +
1
4
(x −3)
2
.
b) Las derivadas primera y segunda de la funci ´ on vienen determinadas por:
f

(x) = e
x
+xe
x
,
f

(x) = 2e
x
+xe
x
.
Por lo tanto, la aproximaci ´ on lineal en el punto x = 0 ser´ a:
f(x) ≈ f(0) +f

(0)x = x,
y la de segundo orden:
f(x) ≈ f(0) +f

(0)x +
f

(0)
2
x
2
= x +x
2
.

© FUOC • P01/75005/00101 41 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
c) Las derivadas primera y segunda de la funci ´ on vienen dadas por:
f

(x) = 3
ln x
ln3
x
,
f

(x) = 3
ln x

ln3
x

2
−3
ln x
ln3
x
2
.
Por lo tanto, la aproximaci ´ on lineal en el punto x = 1 ser´ a:
f(x) ≈ f(1) +f

(1)(x −1) = 1 + ln3(x −1),
y la de segundo orden:
f(x) ≈ f(1) +f

(1)(x −1) +
f

(1)
2
(x −1)
2
= 1 + ln3(x −1) +
(ln3)
2
−ln3
2
(x −1)
2
.
4.6.
a) A partir de la definici ´ on, la recta tangente a la funci ´ on f(x) = e
x
+ e
−x
en x = 1 vendr´ a
dada por la ecuaci ´ on y −f(1) = f

(1)(x −1), que se puede reescribir como:
y =
2
e
+ (e −
1
e
)x.
b) Calculamos la ecuaci ´ on de la par´ abola tangente a f en el punto x = 1, que vendr´ a dada
por:
y = f(1) +f

(1)(x −1) +
f

(1)
2
(x −1)
2
y, por lo tanto:
y = e +
1
e
+

e −
1
e

(x −1) +
1
2

e +
1
e

(x −1)
2
.

© FUOC • P01/75005/00101 42 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
5. La integral
.
Chema, un estudiante de la diplomatura de Empresariales, hace pr´ acticas
en la empresa Pujante, S.A., donde ha conseguido un modelo muy bueno
para representar la evoluci ´ onde los beneficios mensuales. Ha comprobado,
y adem´ as ha convencido al director general de ello, que la funci ´ on con-
tinua:
B(t) = (t −12)
3
+ 1.728
representa muy bien la evoluci ´ on de los beneficios a lo largo de los dos
´ ultimos años. Si ponemos el tiempo (t) en meses, se obtiene B(t), los
beneficios en miles de pesetas del mes t. Sin embargo, ahora tiene un
problema: el director general le dice que calcule el total de los beneficios
de estos dos años seg´ un su modelo y no sabe c´ omo hacerlo. El director
le comenta que lo que tiene que hacer es calcular los beneficios de cada
mes y sumarlos. Sin embargo, Chema no lo ve claro, ya que su modelo es
continuo, y se encuentra con que el nivel de beneficios var´ıa a lo largo del
mes y el c´ alculo propuesto por el director general no tiene en cuenta este
detalle. Por ejemplo, el primer mes, t = 0, dar´ıa 0, cuando de hecho, al
final del primer mes el modelo est´ a dando beneficios.
B
e
n
e
f
i
c
i
o
s

m
e
n
s
u
a
l
e
s
B
e
n
e
f
i
c
i
o
s

m
e
n
s
u
a
l
e
s
Tiempo
0 5 10 15 20 25
Tiempo
0 5 10 15 20 25
3.500
3.000
2.500
2.000
1.500
1.000
500
0
3.500
3.000
2.500
2.000
1.500
1.000
500
0
3.500
3.000
2.500
2.000
1.500
1.000
500
0
A Chema se le ocurre una soluci ´ on: en lugar de sumar los beneficios de
todos los meses, calcula los beneficios de cada semana y los suma. En la
figura de la izquierda se muestra de forma gr´ afica el resultado de haber
sumado los beneficios de los meses, donde cada mes queda representado
por una columna de altura igual a sus beneficios y de amplitud igual a
1. En la figura de la derecha, cada semana es una pequeña columna de
amplitud
1
4
, y el total de beneficios ser´ a la suma de estas columnas.

© FUOC • P01/75005/00101 43 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Las conclusiones (aunque provisionales) que podemos extraer de esta historia
son las siguientes:
1) Para calcular el total de los valores de una funci ´ on en un tramo de su
dominio, tenemos que calcular el ´ area que queda entre la gr´ afica y el eje
horizontal.
2) Para calcular esta ´ area, podemos tomar una unidad pequeña y construir
rect´ angulos; sumando las ´ areas obtenemos aproximadamente lo que
buscamos.
3) Cuanto m´ as estrechos sean los rect´ angulos, m´ as preciso ser´ a el c´ alculo,
aunque tambi´ en ser´ a m´ as laborioso.
5.1. La integral como ´ area
Nos interesa desarrollar m´ etodos para calcular ´ areas que queden bajo las
gr´ aficas de funciones por varios motivos. Uno de ´ estos ya lo hemos visto en
el ejemplo anterior, y m´ as adelante veremos otras aplicaciones del c´ alculo
de ´ areas o, como se suelen denominar, integrales definidas.
.
Dada la funci ´ on continua y positiva f en un segmento [a, b], defi-
nimos la integral de f en [a, b] como el ´ area comprendida entre el
grafo de f, el eje horizontal y las rectas x = a y x = b. Este n´ umero
lo indicaremos por:

b
a
f o bien

b
a
f(x)dx.
Observad que la integral de una funci ´ on en un intervalo (o integral de f
desde a hasta b, como tambi´ en se conoce) es un n´ umero.
Actividad
1. Mediante el uso de la hoja de c´ alculo, calculad el ´ area de un semic´ırculo de radio 1. Si
consideramos la funci ´ on f(x) =

1 −x
2
definida entre 0 y 1, su gr´ afica es un cuarto de
circunferencia centrada en el punto (0, 0) de radio 1. Sabemos, por lo tanto, que el ´ area tiene
que ser
πr
2
4
≈ 0, 7854. La calcularemos siguiendo las ideas que se han presentado antes.
Sin embargo, aprovecharemos la ocasi ´ on para observar que este tipo de c´ alculos se puede
realizar de dos formas distintas (como m´ınimo). Si se trata de dividir el cuarto de c´ırculo
en cortes verticales y aproximar cada corte mediante un rect´ angulo, podemos tomar como
altura del rect´ angulo el mayor o menor de entre los posibles. En el primer caso (figura de
la izquierda), decimos que la suma superior, la suma de todos los rect´ angulos, aproxima el
´ area por encima. En el otro caso (figura de la derecha), la suma inferior aproxima el ´ area en
cuesti ´ on por debajo.

© FUOC • P01/75005/00101 44 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Los c´ alculos num´ ericos realizados en la hoja de c´ alculo se muestran en
las siguientes figuras, donde se nos presentan tres porciones de hoja de
c´ alculo. En el primero, arriba a la izquierda, pod´ eis ver los valores de x
que subdividen el segmento [0, 1] en diez subintervalos; en la columna B
encontramos los valores de la funci ´ on (el cuarto de c´ırculo) en cada uno
de los extremos inferiores de los subintervalos.
.
Para calcular las sumas inferiores y superiores, necesitamos las alturas m´ a-
xima y m´ınima de cada rect´ angulo, que hallamos calculadas en las co-
lumnas C y D. Esto es f´ acil de conseguir si las funciones son crecientes o
decrecientes; en este caso se alcanzan en los extremos.
La programaci ´ on de la hoja de c´ alculo se puede ver en la tercera porci ´ on.
Por ejemplo, en la casilla C4 tenemos la f ´ ormula =MIN(B4;B5), y as´ı en
el resto. Con esto ya resulta f´ acil calcular las ´ areas de los rect´ angulos (co-
lumnas E, F). Arriba a la derecha se reproduce el tramo inicial y el final del
mismo c´ omputo, que se ha realizado no con 10 subintervalos, sino con 25.
Pod´ eis apreciar con claridad que ahora las sumas inferiores y superiores se
aproximan mucho mejor al valor que sabemos que es el exacto: 0,7854.

© FUOC • P01/75005/00101 45 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Sin embargo, todav´ıa nos queda una observaci ´ on que os puede ayudar a
comprender totalmente el ejemplo: en la hoja de c´ alculo que os presenta-
mos no se aprecia la diferencia entre los rect´ angulos inferiores y superiores,
circunstancia que se debe al hecho de que s´ olo se ven dos decimales y en
casi todos los casos la diferencia es de orden superior.
Tras haber completado el ejemplo, generalizamos y fijamos notaciones,
teniendo en cuenta que si colocamos n rect´ angulos en el segmento [a, b],
cada uno tendr´ a una amplitud
b−a
n
.
.
La integral definida
Si tomamos valores en a = x
0
< x
1
< . . . < x
n
= b que subdividen en
partes iguales el intervalo [a, b] en n tramos y denominamos sumas
inferiores al n´ umero:
SI
n
(f, a, b) =
b −a
n
n
¸
i=1
min(f(x
i−1
), f(x
i
))
y sumas superiores al n´ umero:
SS
n
(f, a, b) =
b −a
n
n
¸
i=1
max(f(x
i−1
), f(x
i
)),
tendremos, en tal caso, para valores grandes de n, que:
SI
n
(f, a, b) ≤

b
a
f ≤ SS
n
(f, a, b). (5.1)
Adem´ as, si la funci ´ on f es continua, tomando un valor de n su-
ficientemente grande, podemos hacer que estos tres n´ umeros sean
tan parecidos como queramos.
Este ´ ultimo hecho es crucial: si en las gr´ aficas del cuarto de c´ırculo en
lugar de 10 intervalos tomamos 20, 30 ´ o 2.000, la diferencia entre las
“escalerillas” y la circunferencia cada vez ser´ a m´ as y m´ as pequeña. De este
modo, podremos calcular el ´ area con tanta precisi ´ on como queramos.
Ejercicios
5.1. Repetid sin el ordenador el c´ omputo de las aproximaciones al ´ area del c´ırculo, to-
mando n = 4 intervalos en [0, 1], y despu´ es hacedlo en la hoja de c´ alculo tomando 50
intervalos.
Desde el principio de este apartado hemos considerado, exclusivamente, funciones posi-
tivas, si bien las definiciones anteriores se pueden generalizar sin demasiados problemas
a funciones que cambien de signo o que sean negativas.

© FUOC • P01/75005/00101 46 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
5.2. Considerad la funci ´ on f(x) = (x −2)
2
−2 en el intervalo [0, 3].
a) Haced una subdivisi ´ on del intervalo en tres subintervalos y calculad el valor de la
funci ´ on en cada uno de los puntos que hab´ eis obtenido.
b) Calculad los valores m´ aximo y m´ınimo de la funci ´ on en los extremos del subintervalo
para cada intervalo de la subdivisi ´ on.
c) Con la informaci ´ on anterior, calculad la suma inferior y la superior de f entre 0 y 3.
d) Mediante el uso de la hoja de c´ alculo, repetid este c´ alculo para n = 25.
Ahora ya estamos en condiciones de precisar un poco m´ as la definici ´ on
anterior, aplic´ andola a funciones que no sean por necesidad positivas y
continuas.
.
Dada una funci ´ oncualquiera f definida enel intervalo [a, b], decimos
que f es integrable en [a, b] si cuando n →∞las sumas inferiores y las
sumas superiores tienden a un mismo n´ umero. Este n´ umero recibe
el nombre de integral de f entre a y b.
Ejemplo 5.1.
La funci ´ on f(x) =
x
|x|
, f(0) = 0 no es continua (lo hab´ eis visto en el ejercicio 1.2); pero es
integrable y su integral en el intervalo [–1, 1] vale cero. Esta afirmaci ´ on se puede obtener
directamente de la definici ´ on de la funci ´ on as´ı como tambi´ en se puede deducir de algunas
de las propiedades que veremos a continuaci ´ on.
Tal y como se han definido las sumas superiores e inferiores m´ as arriba,
queda claro que para calcular la integral de una funci ´ on en un intervalo
[a, b] podemos hacerlo dividiendo primero el intervalo en dos partes o m´ as,
calculando la integral en cada una de las partes y, por ´ ultimo, sumando
los resultados parciales que se hayan obtenido. Podemos expresarlo de la
siguiente forma:
.
Si f es integrable en el intervalo [a, b] y m es un punto cualquiera del
intervalo, a < m < b:

b
a
f =

m
a
f +

b
m
f.
5.2. El signo de la integral definida
Seg´ un la definici ´ on de integral, una funci ´ on que sea negativa en un in-
tervalo tambi´ en tendr´ a integral definida negativa en este intervalo. Y por

© FUOC • P01/75005/00101 47 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
otro lado, si tenemos en cuenta la observaci ´ on anterior que nos permite
calcular la integral dividi´ endola en partes, podemos decir que:
.
Si una funci ´ on cambia de signo en el intervalo [a, b], su integral en
este intervalo ser´ a la suma de las ´ areas donde la funci ´ on es positiva
menos la suma de las ´ areas donde es negativa. Por este motivo
decimos, en algunas ocasiones, que las ´ areas que tenemos bajo el
eje horizontal cuentan como negativas.
Ejemplo 5.2.
Si queremos calcular la integral de f(x) = 2 − 3x en [0, 1], nos encontramos con que la
funci ´ on cambia de signo en x =
2
3
. Por lo tanto, podremos hacer:

1
0
(2 −3x)dx =
2
3
0
(2 −3x)dx +

1
2
3
(2 −3x)dx = A
1
+ (−A
2
),
donde A
1
indica el ´ area entre 0 y
2
3
y A
2
, el ´ area entre
2
3
y 1, que son dos tri´ angulos de
´ areas
2
3
y
1
6
, respectivamente. Por lo tanto:

1
0
(2 −3x)dx =
2
3

1
6
=
1
2
.
5.3. M´ as sobre la integral definida
Antes de dejar la integral definida, vamos a hacer algunas observaciones:
1) Por definici ´ on tomamos:

a
a
f = 0
es decir, la integral en un intervalo que se reduce a un solo punto de
cualquier funci ´ on es cero.
2) Tambi´ en por definici ´ on, si a < b y f es integrable en [a, b]:

a
b
f = −

b
a
f
3) Si f es una funci ´ on integrable en [a, b] y k ∈ IR, entonces la funci ´ on
m´ ultiple kf es integrable y:

© FUOC • P01/75005/00101 48 Las ideas b´ asicas del c´ alculo

b
a
kf(x) dx = k

b
a
f(x) dx
4) Si f y g son funciones integrables en [a, b], entonces la funci ´ on suma
f +g es integrable y:

b
a

f(x) +g(x)

dx =

b
a
f(x) dx +

b
a
g(x) dx
5) Como consecuencia de las dos ´ ultimas afirmaciones, la integral de una
diferencia es la diferencia de las integrales.
Como justificaci ´ on de la tercera afirmaci ´ on, pensemos en que un cambio
de f(x) por kf(x) se ve en la gr´ afica como una dilataci ´ on o contracci ´ on del
planoensentidovertical, que hace que todas las ´ areas quedenmultiplicadas
por k. Esto es cierto para k > 0. Si k = −1, la gr´ afica de la funci ´ on es la
sim´ etrica con respecto al eje horizontal, y las ´ areas que tom´ abamos como
positivas pasan a ser negativas, y a la inversa. La integral, por lo tanto,
cambiar´ a de signo. Y el caso general k < 0 se puede descomponer en dos
pasos: el cambio de signo y el producto por |k|.
La afirmaci ´ on sobre la suma de funciones se ve con claridad si ambas
funciones sonpositivas o ambas sonnegativas. Tambi´ ense ve claro cuando
una es positiva y la otra negativa, siendo la primera mayor (o menor) que
la segunda en valor absoluto en todo el intervalo. En estos casos, s´ olo
tenemos que dibujar el croquis y pensar qu´ e significa la suma y qu´ e es la
integral. En el caso general, lo que hacemos es descomponer el intervalo
de integraci ´ on en diferentes tramos, en cada uno de los cuales se cumplen
algunas de las condiciones anteriores, y aplicar el hecho de que la integral
se puede calcular sumando las integrales de los tramos del intervalo.
5.4. La integral indefinida
.
Dado un n´ umero a del dominio de una funci ´ on integrable, la
funci ´ on:
S(x) =

x
a
f(t)dt
recibe el nombre de integral indefinida de f con origen en a.

© FUOC • P01/75005/00101 49 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Observaciones:
1) La integral definida, que se ha introducido antes, es un n´ umero.
La integral indefinida, o mejor dicho, las integrales indefinidas, son
funciones.
!
2) Dado que existen muchos or´ıgenes como a que son posibles, tambi´ en
habr´ a muchas integrales de f que son posibles. Puede que ya sep´ ais, y
en caso contrario lo veremos juntos un poco m´ as adelante, que todas las
integrales indefinidas de una misma funci ´ on se parecen mucho, puesto
que s´ olo se diferencian en constantes.
!
3) Si recordamos que la integral entre dos n´ umeros se puede interpretar
como un ´ area por debajo de la gr´ afica, la funci ´ on S(x) de la definici ´ on
anterior se puede interpretar como la funci ´ on que nos mide el ´ area entre
a y x, contando como negativas las ´ areas que est´ an por debajo del eje
horizontal.
!
Ejemplo 5.3.
Si consideramos la funci ´ on f(x) = 0, 2x + 0, 8, ser´ a f´ acil calcular las ´ areas que est´ an
involucradas. Para tener una integral definida, hay que escoger un origen de integraci ´ on.
Para empezar, tomaremos el cero, y entonces:
S
1
(x) =

x
0
(0, 2t + 0, 8)dt = 0, 8x +x · 0, 2
x
2
= 0, 1x
2
+ 0, 8x,
donde hemos realizado los c´ alculos simplemente sumando las ´ areas de los rect´ angulos
y las de los tri´ angulos correspondientes (es posible que un croquis de la gr´ afica f(x) os
ayude a entenderlo). La f ´ ormula anterior es v´ alida tanto para x > 0 como para x < 0.
Podemos escoger otro origen de integraci ´ on, pongamos por caso a = 2, con lo que el
resultado ser´ a:
S
2
(x) =

x
2
(0, 2t + 0, 8)dt = 0, 1x
2
+ 0, 8x −2,
otra integral indefinida de nuestra funci ´ on.
Actividad
2. Construiremos la gr´ afica de una integral indefinida.
.
En la figura...
... se ve el croquis de la
funci ´ on. Para aseguraros de
que entend´ eis todo lo que
estamos haciendo en este
apartado, se trata de que con
la ´ unica ayuda de la
informaci ´ on que aporta la
gr´ afica, hag´ ais un esbozo de
la gr´ afica de la integral
indefinida

x
0
f, sin olvidar
nunca la observaci ´ on que
hemos indicado antes.

© FUOC • P01/75005/00101 50 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Copiad ahora la gr´ afica en una hoja de papel y con el l´ apiz id siguiendo los puntos que
proponemos a continuaci ´ on para construir la gr´ afica de:
F(x) =

x
0
f(t)dt.
1) Puesto que estamos calculando el ´ area desde 0 hasta x, F(0) ser´ a el ´ area de 0 a 0, que tiene
que ser tambi´ en 0.
2) Para x entre 0 y A, el ´ area entre 0 y x es positiva y cuanto mayor sea x, mayor ser´ a el ´ area.
As´ı, F tiene que ser creciente en este tramo; ahora bien, cuanto m´ as a la derecha est´ e situada,
tambi´ en ser´ a menos creciente, ya que cuando estamos cerca de A añadimos menos ´ area que
al principio. Por lo tanto, F ser´ a cada vez menos creciente, es decir, convexa.
3) Cuando llegamos a A, F tiene que ser m´ axima, puesto que a partir de aquel punto f(x)
pasa a ser negativa y las ´ areas se contar´ an como negativas.
4) Desde A hacia delante, la funci ´ on f tiene que ser decreciente, ya que cuanto m´ as hacia
la derecha se encuentre x, m´ as ´ area restaremos. Ahora bien, cuando vamos desde A hasta B,
la cantidad de ´ area que restamos es cada vez mayor y, en consecuencia, la funci ´ on F(x) ser´ a
paulatinamente m´ as decreciente y, en tal caso, continuar´ a siendo convexa; por otra parte, B
ser´ a el punto donde la funci ´ on har´ a m´ as bajada.
5) En cambio, cuando sobrepasamos B, continuamos restando ´ area, pero en este caso cada
vez menos. As´ı pues, la funci ´ on F tiene que ser c´ oncava entre B y C.
5.5. Notaciones
Cuando se trabaja con integrales indefinidas, hay que prestar un poco
de atenci ´ on a la cuesti ´ on de la notaci ´ on. En primer lugar, como habr´ eis
podido observar, cuando queremos escribir la integral de una funci ´ on y =
f(x) ponemos

x
a
f(t)dt e introducimos una nueva variable t. Lo hacemos
de esta manera para evitar confusiones: utilizamos la variable t como
una variable de integraci ´ on, una variable muda en tanto que carece de
trascendencia en el exterior de la integral. Reservamos la variable x como
variable independiente de la funci ´ on integral, interpretando el mismo rol
que en la funci ´ on original.
5.6. Propiedades de la integral indefinida
De manera breve y concisa, vamos a hacer constar algunas propiedades de
la integral indefinida, propiedades que s´ olo son consecuencia directa
de las que ya hemos visto para la integral definida.
!
1) Las integrales indefinidas de la suma de dos funciones y de los m´ ultiplos
de una funci ´ on satisfacen las igualdades:

x
a
f +g =

x
a
f +

x
a
g,

x
a
kf = k

x
a
f.
Tambi´ en nos encontramos con que la integral de una diferencia de fun-
ciones es la diferencia de integrales.

© FUOC • P01/75005/00101 51 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
2) Dos integrales indefinidas de una misma funci ´ on s´ olo se diferencian en
una constante.
Fij´ emonos, ahora, en la ´ ultima propiedad. De entrada, dos integrales de
una funci ´ on f se diferencian por el hecho de que se han tomado con dos
or´ıgenes de integraci ´ on diferentes. Tenemos:
S
1
(x) =

x
a
f(t) dt, S
2
(x) =

x
b
f(t) dt.
No cabe duda de que podemos descomponer:
S
1
(x) =

b
a
f(t) dt +

x
b
f(t) dt = K +S
2
(x),
donde K representa la integral desde a hasta b, que es una constante.
Repasad el ejemplo 5.3 y podr´ eis ver que las dos integrales que hemos
calculado difieren en 2, que es precisamente la integral desde 0 hasta 2.
5.7. Solucionario
5.1. Para n = 4 y el intervalo [0,1], tenemos que a = x
0
= 0 < x
1
=
1
4
< x
2
=
1
2
< x
3
=
=
3
4
< x
4
= 1 = b. As´ı pues, tendremos que:
SI
n
(f, a, b) =
b −a
n
n
¸
i=1
min(f(x
i−1
), f(x
i
)) =
=
1
4

min

1,

1 −
1
16

+ min

1 −
1
16
,

1 −
1
4

+
+ min

1 −
1
4
,

1 −
9
16

+ min

1 −
9
16
, 0

= 0, 62,
SS
n
(f, a, b) =
b −a
n
n
¸
i=1
max(f(x
i−1
), f(x
i
)) =
=
1
4

max

1,

1 −
1
16

+ max

1 −
1
16
,

1 −
1
4

+
+ max

1 −
1
4
,

1 −
9
16

+ max

1 −
9
16
, 0

= 0, 87.
Para encontrar el ´ area del c´ırculo, tenemos que multiplicar los resultados anteriores por 4, ya
que s´ olo hac´ıan referencia al ´ area de un cuarto. As´ı, los resultados son: 2,5 y 3,5. Dentro de
este intervalo encontraremos el ´ area exacta, que es π.
5.2.
a) Los subintervalos que hay que considerar son [0, 1], [1, 2] y [2, 3]. Las im´ agenes de sus
extremos son f(0) = 2, f(1) = −1, f(2) = −2, f(3) = −1.
La curva integral...
... de la actividad anterior se
tendr´ıa que parecer a la que
se muestra aqu´ı.
b) En la tabla que mostramos a continuaci ´ on encontraremos los m´ınimos y los m´ aximos de
las im´ agenes de los extremos de los subintervalos.
Intervalo f
min
f
max
[0, 1] f (1)=−1 f (0)=2
[1, 2] f (2)=−2 f (1)=−1
[2, 3] f (2)=−2 f (3)=−1

© FUOC • P01/75005/00101 52 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
c) En este apartado lo ´ unico que hay que hacer es sumar los elementos de la primera columna
y los de la segunda, respectivamente. De aqu´ı: SI
3
(f, 0, 3) = −1−2−2 = −5 y SS
3
(f, 0, 3) =
2 −1 −1 = 0.

© FUOC • P01/75005/00101 53 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
6. Relaci´ on entre la derivada y la integral
.
Vamos a dedicar este apartado al an´ alisis del hecho de mayor relevancia por
lo que respecta al c´ alculo infinitesimal, que es la estrecha relaci ´ on que se
da entre los dos operadores que hemos estudiado hasta ahora: la derivada
y la integral.
Veremos que una tiene un papel inverso con respecto a la otra, es decir,
que si integramos la derivada o si derivamos la integral, nos quedamos
como antes de empezar. No es tan f´ acil como puede parecer as´ı explicado,
pero casi.
Dada una funci ´ on continua f(x), consideramos una de sus integrales con
origen en a, F(x) =

x
a
f(t)dt, y escribimos su cociente incremental para
un incremento h de la variable:
C(h) =
F(x +h) −F(x)
h
=

x+h
a
f(t)dt −

x
a
f(t)dt
h
=
=

x+h
x
f(t)dt
h
.
Ahora bien, si f es positiva, el numerador es el ´ area por debajo de f entre
x y x + h, que podemos considerar igual a la de un rect´ angulo de base h
y altura f(x), teniendo en cuenta que h es un incremento muy pequeño.
As´ı, el cociente C(h) se convierte en f(x) cuando h tiende a cero.
.
Cualquier funci ´ on G(x) tal que G

(x) = f(x) es una primitiva de f.
En particular, si F(x) es una integral de una funci ´ on continua f,
entonces F es una primitiva de f.
Ejemplo 6.1.
Reconstruimos una funci ´ on continua a partir de su derivada. De momento, s ´ olo lo
haremos de manera gr´ afica.

© FUOC • P01/75005/00101 54 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
.
En la figura,...
... pod´ eis ver la gr´ afica de la
funci ´ on f(x), de la cual no
tenemos ninguna
informaci ´ on m´ as. Queremos
representar, o como m´ınimo
identificar, los tres puntos
principales de una integral
indefinida suya. Tendremos
que tomar un valor inicial;
podemos tomar el que
queramos (en la figura hemos
marcado F(0)). A partir de
aqu´ı, copiad la figura en un
papel, tomad un l ´ apiz e
intentad trazar la gr´ afica de la
primitiva F(x) teniendo en
cuenta que F

(x) debe ser
igual a f(x).
1) Dado que f(0) = 0, F tendr´ a una pendiente 0 cuando arranca desde F(0).
2) A partir de este punto y hasta B, la funci ´ on F(x) tiene que ser creciente, ya que su
derivada es positiva.
3) A la izquierda de A, la derivada f(x) es creciente y, por lo tanto, la funci ´ on F(x) tiene
que crecer cada vez m´ as, debe ser c´ oncava. En el punto A, la derivada es m´ axima y, en
consecuencia, ´ este tiene que ser el punto de m´ axima pendiente de F.
4) Desde A hasta B, F tiene que seguir creciendo, pero paulatinamente su crecimiento
ser´ a menor, tiene que ser convexa. Al llegar a B su pendiente tiene que ser igual a cero.
5) A partir de B, F tiene que ser decreciente, puesto que su derivada f es negativa, y tiene
que bajar cada vez m´ as hasta llegar a C, que ser´ a el punto de m´ axima bajada.
6) F tiene que llegar al final con pendiente cero.
´
Esta es la representaci ´ on de un esbozo de la gr´ afica de F(x). La vuestra se tendr´ıa que
parecer a ´ esta, por lo menos en los rasgos principales.
6.1. La diferencia entre dos primitivas de una misma constante
Por lo pronto, sabemos que las funciones del tipo F(x) =

x
a
f(t)dt son
primitivas de f(x). Pues bien, ahora la pregunta es: ¿todas las primitivas
son as´ı?
Si tenemos dos primitivas F
1
y F
2
de una misma funci ´ on f, tendremos que:
d
dx
(F
1
(x) −F
2
(x)) = F

1
(x) −F

2
(x) = f(x) −f(x) = 0
y como resulta que una funci ´ on que tiene derivada igual a cero tiene que
ser una constante, pues la diferencia entre dos primitivas de una funci ´ on
siempre es constante.

© FUOC • P01/75005/00101 55 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Esto simplifica el trabajo que conlleva encontrar todas las primitivas de
una funci ´ on. S´ olo es necesario que encontremos una y que le sumemos
una constante arbitraria.
Por ejemplo, si tenemos f(x) = 3x −1, una primitiva ser´ a
3
2
x
2
−x y cual-
quier otra ser´ a de la forma
3
2
x
2
−x+k, donde k es una constante adecuada.
Tenemos que tener muy presente lo que acabamos de exponer porque es
de gran importancia. Vamos a destacarlo:
.
Dada una primitiva F de una funci ´ on f, cualquier otra primitiva
ser´ a de la forma F(x) + C, donde C es una constante num´ erica. Lo
expresamos con la notaci ´ on:

f(x) dx = F(x) +C.
Ejercicio 6.1.
Encontrad una primitiva de la funci ´ on f(x) = 2 −5x de valor 3 cuando x = 1.
A partir de estas premisas no puede ser dif´ıcil encontrar las primitivas de las funciones
m´ as sencillas. Por ejemplo, la primitiva de la funci ´ on constante f(x) = a ser´ a ax + k,
donde k es cualquier constante. Siguiendo con la misma idea, podemos saber c´ omo son
las primitivas de las funciones potenciales. Si tenemos f(x) = x
c
, tendremos que tomar
F(x) =
1
c+1
x
c+1
+ k. Esto ´ ultimo no lo podremos hacer cuando c = −1, pero no hay
ning´ un problema, ya que sabemos la primitiva de
1
x
.
6.2. C´ alculo de ´ areas mediante primitivas
Uno de nuestro objetivos es calcular integrales definidas sin utilizar las
sumas superiores ni las inferiores. La herramienta que nos permitir´ a ha-
cerlo son las primitivas.
.
Regla de Barrow
Si F es una primitiva cualquiera de f, se cumple:

b
a
f(x)dx = F(b) −F(a).
De esta forma hallamos una manera m´ as f´ acil de computar las ´ areas o de
sumar los valores de una funci ´ on.

© FUOC • P01/75005/00101 56 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Resulta f´ acil demostrar que la regla de Barrowes cierta. Si F es una primitiva
cualquiera:
F(x) = k +

x
a
f(t)dt
para alguna constante k, como vimos en el apartado 6.1. Por lo tanto:
F(b) −F(a) = k +

b
a
f(t)dt −k −

a
a
f(t)dt =

b
a
f(t)dt.
Ejemplo 6.2.
Vamos a calcular algunas integrales definidas. Tenemos uncaso muy sencillo: calculemos

3
0
2xdx. Si lo hacemos utilizando integrales:
1) Buscamos una primitiva de f(x) = 2x, F(x) = x
2
.
2) Calculamos F(3) −F(0) = 9.
3) Obtenemos que

3
0
2xdx = 9.
Si lo comprobamos de manera geom´ etrica, diremos que es el ´ area de un tri´ angulo de base
3 y altura 6, es decir, que vale 9.
Otro caso: calculamos

2
1
1
x
dx. Escribimos:

2
1
1
x
dx = ln x

2
1
= ln2 −ln1 ≈ 0, 6931.
Aqu´ı hemos utilizado una notaci ´ on que es pr´ actica y habitual en este tipo de c´ alculo.
Cuando ponemos una expresi ´ on

b
a
detr´ as, queremos decir que hay que evaluar la
expresi ´ on en estos dos valores y que tenemos que restar, tal y como lo hemos hecho
arriba.
En los ejercicios del final del apartado podr´ eis practicar un poco todo lo que estamos
viendo.
6.3. Aplicaciones de la integral
Enlas aplicaciones, la integral aparece muy a menudo como unmecanismo
de suma acumulativa de una magnitudque nos da unritmoouna velocidad
de un proceso con respecto al tiempo.
Si conocemos la velocidad instant´ anea de un m´ ovil V (t), la integral nos
proporcionar´ a la distancia a la que se encuentra el m´ ovil con respecto al
punto inicial cuando hayan pasado t unidades de tiempo. Si V (t) = 3 +5t,
donde t son segundos, entonces:

2
0
(3 + 5t) dt = F(2) −F(0),
donde F es alguna primitiva de 3 +5t, por ejemplo, 3t +(
5
2
)t
2
. El resultado
ser´ a 16, lo cual nos indica que el m´ ovil estar´ a a 16 unidades de distancia
del punto original.

© FUOC • P01/75005/00101 57 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
6.4. Las unidades de la integral
En correspondencia con el apartado 2.5, en el que analiz´ abamos las unida-
des que tienen que corresponder a la derivada, aqu´ı discutimos sobre las
unidades que le tenemos que asignar a la integral, si es que las variables
involucradas las tienen.
Si recordamos las operaciones que llevamos a cabo para calcular la integral,
tenemos que volver hasta la definici ´ on de las sumas superiores o inferiores,
donde multiplicamos valores x por valores m´ aximos (o m´ınimos) de f(x)
y sumamos estos productos para aproximar las ´ areas bajo la curva. Por lo
tanto, la magnitud de la integral es la magnitud producto de x por f(x).
As´ı, si tenemos que f(t) es la velocidad instant´ anea que se mide en metros
por segundo, la distancia

f(t) dt se medir´ a en (m/s) × s, es decir, en
metros.
6.5. Todav´ıa algo m´ as sobre notaciones
Ahora que ya lo hemos dicho casi todo sobre las integrales, nos gustar´ıa
insistir un poco en la posible confusi ´ on que pueden producir las diferentes
notaciones que se utilizan.
Las notaciones:

b
a
f(x) dx o

x
a
f(t) dt
no presentan demasiados problemas por el momento; pero, ¿qu´ e quiere
decir la notaci ´ on, que se usa muy a menudo:

f(x) dx?
Cuando escribimos, por ejemplo,

x
2
dx, con esta notaci ´ on representare-
mos todas las primitivas de la funci ´ on x
2
. Por este motivo escribimos:

x
2
dx =
x
3
3
+C
y con esta C indicamos que en su lugar puede ir una constante cualquiera.
6.6. Ejercicios
6.2. Calculad las siguientes integrales definidas:
a)

5
1
(x +

x)dx.
b)

2
−1
x(1 −x)dx.

© FUOC • P01/75005/00101 58 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
6.7. Solucionario
6.1. F(x) = 2x −
5
2
x
2
+k, F(1) = 3 ⇒k =
7
2
.
6.2.
a) Recordad que para calcular una integral definida, hay que encontrar la primitiva y evaluarla
en los extremos. Es decir:

5
1
(x +

x)dx =
x
2
2
+
2
3
x
3
2

5
1
=
25
2
+
2
3
5

5 −

1
2
+
2
3

18, 79.
b) En este caso, primero tenemos que calcular el producto que aparece dentro de la integral:

2
−1
x(1 −x)dx =

2
−1
(x −x
2
)dx =
x
2
2

x
3
3

2
−1
= 2 −
8
3

1
2
+
1
3

= −1, 5.

© FUOC • P01/75005/00101 59 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
7. El c´ alculo de integrales
.
En este apartado y en el siguiente mostraremos las t´ ecnicas b´ asicas que
permiten calcular integrales de manera mec´ anica. Puede que algunos de
vosotros no teng´ ais mucha pr´ actica, as´ı que, para facilitar vuestra tarea,
vamos a dedicar este apartado al repaso de los casos m´ as sencillos.
7.1. Integrales de funciones polin´ omicas y potenciales
Las reglas b´ asicas que tenemos que aplicar son las que hemos visto en
el ´ ultimo apartado: la integral de una suma es la suma de las integrales,
y para integrar una funci ´ on potencial hacemos lo contrario que cuando
derivamos, es decir, sumamos 1 al exponente y dividimos por el exponente
obtenido.
A la hora de calcular la integral indefinida de una funci ´ on, es suficiente
encontrar una primitiva y sumarle una constante.
Ejemplo 7.1.
Calculamos

(t
4
−t
2
)dt.

(t
4
−t
2
)dt =

t
4
dt −

t
2
dt =
1
5
t
5

1
3
t
3
+C.
Comprobaci ´ on:
d
dt
(
1
5
t
5

1
3
t
3
+C) = t
4
−t
2
.
Ejemplo 7.2.
Calculamos

(ax
−2
+ 2)dx.

(ax
−2
+ 2)dx = a

x
−2
dx +

2dx = −ax
−1
+ 2x +C.
Ejemplo 7.3.
Calculamos

(e
2x

1
x
)dx. Ya sabemos la integral del segundo sumando, es: −ln x, pero
en el primer sumando tenemos que observar que hay 2x. La derivada de e
2x
es 2e
2x
, as´ı
que, si al derivar queremos obtener s ´ olo e
2x
, tenemos que hacer:

(e
2x

1
x
)dx =
1
2
e
2x
−ln x +C.

© FUOC • P01/75005/00101 60 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
7.2. Integrales definidas e integrales indefinidas
Como ya hemos visto, una integral definida corresponde al c´ alculo de un
´ area con las oportunas correcciones de signo. El c´ alculo de la integral
definida consiste en encontrar, en primer lugar, una primitiva, y despu´ es,
en evaluarla en los dos extremos. La diferencia de valores obtenidos nos
da el resultado final. Veamos algunos ejemplos.
Ejemplo 7.4.
Para calcular

3
−2
(x
3

1
2
x)dx, tenemos que encontrar una primitiva y despu´ es evaluarla
en los extremos:

3
−2
(x
3

1
2
x)dx =
1
4
x
4

1
4
x
2

3
−2
=
1
4
3
4

1
4
3
2

1
4
(−2)
4

1
4
(−2)
2

= 15.
Ejemplo 7.5.
Calculemos:

−5
−1
3ax
−4
dx.
Una primitiva es −ax
−3
y la soluci ´ on es −
124a
125
.
Ejemplo 7.6.
Calculemos:

t
2
t
dx
x
.
La primitiva de la funci ´ on
1
x
es inmediata. As´ı:

t
2
t
dx
x
= ln |x|

t
2
t
= ln t
2
−ln |t| = 2 ln |t| −ln |t| = ln |t|.
Ejemplo 7.7.
Calculamos a con el fin de que el ´ area por debajo de la curva x
3
4 entre x = 1 y x = a
sea 1.

a
1
x
3
4 dx =
4
7
x
7
4

a
1
= 1,
de donde deducimos que a =

11
4
4
7
≈ 1, 7826.
Ejemplo 7.8.
Calculemos:

5
0
2
−x
dx.
Para encontrar una primitiva de 2
−x
, observamos que
d
dx
2
−x
= −(ln2)2
−x
, lo cual nos
indica que, dividiendo por −ln2,
d
dx
(−
2
−x
ln 2
) = 2
−x
. Por lo tanto:

5
0
2
−x
dx = −
2
−x
ln2

5
0
=
1 −2
−5
ln2
≈ 1, 4.

© FUOC • P01/75005/00101 61 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
7.3. Integrales impropias
Antes de seguir adelante con las t´ ecnicas de integraci ´ on, os queremos
mostrar que enalgunos casos es posible calcular ´ areas por mediode integrales
definidas, a pesar de que propiamente no lo son.
Como primer ejemplo,...
... observad la gr´ afica de la
funci ´ on f(x) = 2
−x
que nos
dibuja el programa de
gr´ aficas.
Tal y como acab´ ais de calcular (ejemplo 7.8.), el ´ area por debajo de esta
curva entre la abscisa 0 y 5 es aproximadamente 1,4. No obstante, esta
curva no acaba en x = 5. De hecho, la curva nunca llega a tocar el eje
horizontal, lo cual significa que podemos calcular el ´ area entre 0 y x para
valores de x tan grandes como queramos; as´ı, calcularemos el ´ area de una
figura muy larga, pero al mismo tiempo muy estrecha en la punta. Si
hacemos que x tienda a infinito, es posible calcular el ´ area de la figura
completa. El resultado ser´ a:
lim
x→∞
1 −2
−x
ln 2
=
1
ln 2
.
Nos hemos encontrado, pues, con algo curioso: una figura ilimitada pero
sin ´ area infinita, como quiz´ a alguien hab´ıa pensado de entrada. La forma
habitual de anotar este c´ alculo es:

+∞
0
2
−x
dx =
1
ln 2
.
!
Sin embargo, es necesario estar alerta a la hora de interpretar de manera
correcta esta integral desde 0 hasta infinito, pues siempre se tiene que
interpretar como el l´ımite que hemos visto antes. Ahora vamos a ver otros
ejemplos.
Ejemplo 7.9.
Calculamos

+∞
1
x
−2
dx.
Y esto significa calcular

a
1
x
−2
dx y despu´ es hacer que a →+∞.
Y esto cuando a a →+∞, nos da 1.

© FUOC • P01/75005/00101 62 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Ejemplo 7.10.
En otros casos, el ´ area ilimitada no corresponde a valores de x muy grandes. Por ejemplo,
si introduc´ıs en el programa de gr´ aficas la funci ´ on y =
1

x
entre 0 y 2, ver´ eis que cuando
se acerca al eje vertical, la gr´ afica se dispara hacia valores muy elevados de Y . Por lo
tanto, estamos ante otro caso de zona ilimitada. Llegados a este punto, la pregunta es:
¿tambi´ en aqu´ı el ´ area es finita?
Tendremos que utilizar un truco parecido al de antes:

2
0
dx

x
= lim
h→0
+

2
h
dx

x
= lim
h→0
+
[2

x]
2
h
= lim
h→0
+
[2

2 −2

h] = 2

2.
7.4. Ejercicios
7.1. Calculad las integrales que ten´ eis a continuaci ´ on:
a)

x −
3
x
2
+
1

x

dx.
b)

3
x
+ 2

dx.
c)

0
−∞
e
2x
dx.
7.2. ¿Para qu´ e valores del par´ ametro p es finita el ´ area por debajo de la curva y =
1
x
p
entre
las abscisas x = 0 y x = 1?
7.5. Solucionario
7.1.
a) Reescribimos la integral para facilitar suc´ alculo, y lohacemos entres integrales de funciones
potenciales, cuyo resultado es:

x −3x
−2
+x

1
2

dx =
x
2
2
+ 3x
−1
+ 2x
1
2 +C.
b) Recordad que la derivada del logaritmo vale
1
x
. Por tanto:

3
x
+ 2

dx = 3 ln x + 2x +C.
c) Teniendo en cuenta que uno de los l´ımites es infinito, tendremos que resolver primero la
integral

0
a
e
2x
dx y evaluar el resultado cuando a −→−∞, es decir:

0
a
e
2x
dx =
1
2
e
2x

0
a
=
1
2

1
2
e
2a
.
Entonces, para terminar:
lim
a→−∞
1
2

1
2
e
2a
=
1
2
.
7.2. Observamos que si p < 0, la funci ´ on es potencial y el ´ area es finita porque la regi ´ on es
acotada.
Si p = 0, la regi ´ on es un cuadrado de lado 1.
Si p > 0, la funci ´ on
1
x
p
presenta una as´ıntota vertical en el punto x = 0 y la regi ´ on est´ a
acotada; el ´ area puede ser finita o infinita. Podemos salir de dudas calculando:
I
p
=

1
0
1
x
p
dx = lim
h→0

1
h
1
x
p
dx.

© FUOC • P01/75005/00101 63 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Si p = 1, I
1
= lim
h→0

1
h
1
x
dx = lim
h→0
(ln1 −ln h) = +∞.
Si p = 1, I
p
= lim
h→0

1
h
x
−p
dx = lim
h→0
1
−p+1
−h
−p+1
−p + 1
=

1
−p+1
si p < 1
∞ si p > 1
Conclusi ´ on: el ´ area es finita s ´ olo cuando p < 1.

© FUOC • P01/75005/00101 64 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
8. M´ etodos generales de c´ alculo de integrales
.
Eneste apartado presentaremos algunos m´ etodos de integraci ´ onque os van
a ser ´ utiles un poco m´ as adelante para esta misma asignatura o para otras.
Nuestra pretensi ´ on no es que os convirt´ ais en una m´ aquina calculadora de
integrales, pero es importante entender c´ omo funcionan estas t´ ecnicas y
saberlas aplicar.
8.1. Integraci´ on por partes
Una de las t´ ecnicas m´ as ´ utiles para encontrar derivadas primitivas se basa
en la regla de la derivada del producto:
d
dx
(f(x)g(x)) = f

(x)g(x) +f(x)g

(x).
Aislando el segundo sumando de la derecha e integrando a derecha e
izquierda, tenemos la regla de integraci ´ on por partes:

f(x)g

(x)dx = f(x)g(x) −

f

(x)g(x)dx
Esta regla es ´ util siempre que podamos descomponer el integrando en dos
partes: una que resulta f´ acil de integrar y otra que se simplifica en gran
medida al derivarla.
Ejemplo 8.1.
Para calcular

xln xdx, tomamos f(x) = ln x y g

(x) = x, con g(x) =
x
2
2
, y podremos
aplicar la regla anterior:

xln xdx = ln x ·
1
2
x
2

1
x
1
2
x
2
dx =
1
2
x
2
ln x −
1
2
1
2
x
2
+C.
Obtenemos como resultado final: x
2
ln x−
1
2
2
+C.

© FUOC • P01/75005/00101 65 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Ejemplo 8.2.
Para calcular

xe
x
dx, tomamos f(x) = x, ya que cuando la derivamos obtenemos
una constante y g

(x) = e
x
, que es f´ acil de integrar: g(x) = e
x
. Tendremos:

xe
x
dx = xe
x

1 · e
x
dx = xe
x
−e
x
+C.
Haced la prueba vosotros mismos y averiguad qu´ e hubiera pasado si hubi´ esemos tomado
f(x) y g(x) al rev´ es; ver´ eis que no nos habr´ıa servido de nada.
Esta t´ ecnica se denomina integraci ´ on por partes. Puede que os pregunt´ eis c´ omo se
averigua si una integral se puede resolver por partes y c´ omo se descompone en los dos
factores de la manera correcta. La ´ unica respuesta que podemos dar es que con la pr´ actica
se aprende a hacerlo.
Ejemplo 8.3.
Antes de que hag´ ais los ejercicios del final del apartado, os presentamos un ´ ultimoejemplo:
calculemos

ln xdx.
Nos dir´ eis: ¿c´ omo descomponemos esto si s ´ olo tenemos ln x? Pues bien, tomamos f(x) =
ln x y g

(x) = 1. Tendremos g(x) = x y, por lo tanto:

ln xdx = ln x · x −

x
1
x
dx = xln x −x +C.
8.2. Cambio de variable
La otra t´ ecnica para encontrar primitivas tiene la regla de la cadena como
base, regla que, por otra parte, ya conoc´ eis. La regla de la cadena nos
indica que si tenemos una funci ´ on f(u) que sabemos integrar y, en lugar
de u ponemos alguna otra funci ´ on de x, u = g(x), entonces:

f(g(x))g

(x)dx =

f(u)du, (u = g(x)).
Es decir, que no hay cambios si sustituimos:
g(x) por u y g

(x)dx por du.
Despu´ es integramos con respecto a u y, ya para acabar, volvemos a sustituir
u por g(x).
Acontinuaci ´ on, veamos algunos ejemplos que nos ayudar´ ana comprender
la t´ ecnica de sustituci ´ on.
Ejemplo 8.4.
Calculamos

2x
x
2
+5
dx. Ponemos u = g(x) = x
2
+ 5 y tendremos como resultado
g

(x) = 2x, con lo cual podemos hacer:

2x
x
2
+ 5
dx =

g

(x)
g(x)
dx =

du
u

© FUOC • P01/75005/00101 66 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
y dado que conocemos esta ´ ultima integral (es igual a ln u), podemos escribir:

2x
x
2
+ 5
dx = ln(x
2
+ 5) +C.
Ejemplo 8.5.
Para calcular:

e
x
3

1 +e
x
dx
introducimos la nueva variable u = 1 +e
x
. Tendremos, entonces du = e
x
dx y podremos
aplicar la sustituci ´ on:

e
x
3

1 +e
x
dx =

1
3

u
du.
La ´ ultima integral es

u

1
3 du =
3
2
u
2
3 +C y, por lo tanto, nuestra integral inicial es:

e
x
3

1 +e
x
dx =
3
2
(1 +e
x
)
2
3 +C.
8.3. Cambio de variables en integrales definidas
Para calcular una integral definida por cambio de variable se puede deter-
minar la integral definida como se ha explicado y, tras haber deshecho
la sustituci ´ on, aplicar la regla de Barrow sobre la primitiva (consultad el
apartado 6.2.). Sin embargo, tambi´ en se puede llevar a cabo la sustituci ´ on
directamente.
.
Si tenemos una integral definida escrita en la forma:

b
a
f(g(x))g

(x) dx
y tomamos a

= g(a) y b

= g(b), la integral resultante por sustituci ´ on
tiene el mismo valor, es decir:

b

a

f(u)du =

b
a
f(g(x))g

(x) dx.
Se puede comprobar f´ acilmente que esto es cierto, ahora lo veremos. Su-
pongamos que F es una primitiva de f:

b

a

f(u)du = F(b

) −F(a

) = F(g(b)) −F(g(a)) =
=

b
a
d
dx
F(g(x)) dx =

b
a
F

(g(x))g

(x) dx =
=

b
a
f(g(x))g

(x) dx.

© FUOC • P01/75005/00101 67 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Ejemplo 8.6.
Cuando os dispong´ ais a calcular

e
1
ln x
x
dx es f´ acil que se os ocurra el cambio de la variable
y = ln x. Para llevar a cabo la sustituci ´ on, necesitamos calcular y

(x) dx, que normalmente
se escribe:
dy = y

dx =
1
x
dx.
En cuanto a los extremos de integraci ´ on, puesto que 1 = ln e y 0 = ln1, haremos:

e
1
ln x
x
dx =

1
0
y dy =
y
2
2

1
0
=
1
2
.
Ejercicio 8.1.
Calculad las siguientes integrales:
a)

x
e
x
dx.
b)

(ln x)
2
dx.
c)

x
2
ln xdx.
d)

3

3 + 2xdx.
e)

ln x
x
dx.
f)

2e
x
1+e
x
dx.
8.4. Integraci´ on de funciones racionales
En este apartado nos disponemos a presentar un m´ etodo para calcular
primitivas de funciones racionales, es decir, funciones del estilo f(x) =
=
P(x)
Q(x)
, donde P(x) y Q(x) sean polinomios. Un caso sencillo de este tipo
es cuando Q(x) es de primer grado.
Ejemplo 8.7.
C´ alculo de I =

x
2
−x+1
x+2
dx.
Si hacemos la divisi ´ on polin´ omica de x
2
− x + 1 per x + 2, obtenemos cociente x − 3 y
Comentario
La divisi ´ on polin´ omica es
an´ aloga a la divisi ´ on de
enteros. Si dividimos 27 entre
4, el resultado es cociente 6 y
resto 3. Podemos comprobar
que no nos hemos
equivocado mediante la
prueba de la divisi ´ on:
27 = 4 ×6 + 3.
resto 7, es decir, x
2
−x+1 = (x+2)(x−3) +7. Ahora, nuestra funci ´ on racional presenta
otro aspecto:
x
2
−x + 1
x + 2
=
(x + 2)(x −3) + 7
x + 2
= (x −3) +
7
x + 2
.
Se ha convertido en la suma de un polinomio y una fracci ´ on simple, ambos f´ aciles de
integrar:
I =

x −3 +
7
x + 2

dx =
x
2
2
−3x + 7 ln |x + 2| +C.
Pero, ¿qu´ e haremos cuando el polinomio Q(x) del denominador sea de grado mayor
que 1?
Ejemplo 8.8.
Calculamos I =

dx
x
2
−5x+6
.
Descomponemos, si es posible, el polinomio x
2
−5x+6 en dos factores de primer grado.
Para hacerlo, tendremos que buscar las soluciones de x
2
− 5x + 6 = 0, que son x = 2 y

© FUOC • P01/75005/00101 68 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
x = 3, y ya tenemos que x
2
−5x + 6 = (x −2)(x −3). Y ahora empezamos a manipular
la funci ´ on racional hasta que adopte una forma f´ acil de integrar:
1
x
2
−5x + 6
=
1
(x −2)(x −3)
=
1
x −3

1
x −2
(comprobad este ´ ultimo paso).
Por ´ ultimo:
I =

1
x −3

1
x −2

dx = ln |x −3| −ln |x −2| +C = ln

x −3
x −2

+C.
Acontinuaci ´ onexponemos unm´ etodoque permite calcular

P(x)
Q(x)
dx, siempre
y cuando todas las ra´ıces de Q(x) sean reales.
8.5. M´ etodo general
Engeneral, una funciónracional se puede escribir y =
P
m
(x)
Q
n
(x)
, siendo P
m
(x)
un polinomio de grado m y Q
n
(x) un polinomio de grado n. Se trata, en
este caso, de estudiar el m´ etodo que hay que seguir para calcular integrales
de la siguiente forma:
I =

P
m
(x)
Q
n
(x)
dx.
Si m ≥ n se puede dividir P
m
(x) por Q
n
(x), es decir, obtener C(x) y R(x)
tal que P
m
(x) = C(x)Q
n
(x) +R(x), siendo R(x) ≡ 0 o bien, grado R(x) < n.
Por lo tanto, la integral se puede descomponer:
I =

P
m
(x)
Q
n
(x)
dx =
¸
C(x) +
R(x)
Q
n
(x)
dx

=

C(x) dx +

R(x)
Q
n
(x)
dx
La primera integral es la de una funci ´ on polin´ omica, motivo por el cual
el problema queda reducido al estudio del sistema de resoluci ´ on de la
segunda integral: la de una funci ´ on racional en la que el numerador es de
grado inferior al denominador. Para el caso particular R(x) ≡ 0, tendremos

R(x)
Q
n
(x)
dx = C.
El m´ etodo que nosotros vamos a seguir requiere, en todos los casos, que
el polinomio del denominador se encuentre descompuesto en factores, es
decir, que se conozcan las ra´ıces del denominador.
!
A continuaci ´ on, calcularemos las integrales racionales m´ as sencillas que se
presentan, y despu´ es veremos los diferentes casos que se pueden dar y que
siempre se resuelven utilizando estas integrales.

© FUOC • P01/75005/00101 69 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
8.6. Integrales racionales de uso frecuente
B´ asicamente hay cuatro tipos de integrales racionales, que son:
Nota
En algunas ocasiones nos
interesa, pensando en
c´ alculos posteriores, expresar
la constante C como ln K,
con K > 0. Fijaos en que
esto siempre es posible.
I)

A
x −α
dx = A

dx
x −α
= Aln |x −α| +C = ln

K|x −α|
A

.
II)

A(x −α)
(x −α)
2

2
dx =
A
2

2(x −α)
(x −α)
2

2
=
A
2
ln[(x −α)
2

2
] +C =
= ln

K[(x −α)
2

2
]
A
2

.
Ejemplo 8.9.

5x −10
3x
2
−12x + 24
dx =

5(x −2)
3(x −2)
2
+ 12
dx =
5
6

2(x −2)
(x −2)
2
+ 4
dx =
=
5
6
ln |(x −2)
2
+ 4| +C = ln

K|x
2
−4x + 8|
5
6

.
III)

A
(x −α)
2

2
dx =
A
β
2

dx

x−α
β

2
+ 1
=

β
2
1
β
dx

x−α
β

2
+ 1
=
=
A
β
arctan

x −α
β

+C.
Ejemplo 8.10.

6
x
2
−4x + 13
dx =

6 dx
(x −2)
2
+ 9
=
6 · 3
9

1
3
dx

x−2
3

2
+ 1
=
= 2 arctan

x −2
3

+C.
IV)

dx
(x −α)
m
=

(x −α)
−m
dx =
(x −α)
−m+1
−m+ 1
+C =
=
1
(1 −m)(x −α)
m−1
+C.
Ejemplo 8.11.

dx
(x −1)
7
=

(x −1)
−7
dx =
(x −1)
−6
−6
+C =
−1
6(x −1)
6
+C.

© FUOC • P01/75005/00101 70 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
8.7. Integrales racionales en las que el denominador
s´ olo tiene ra´ıces reales simples
Supongamos que la ecuaci ´ on Q
n
(x) = 0 tiene todas las soluciones reales y
diferentes. En tal caso, tendremos:
Q
n
(x) = a(x −α
1
)(x −α
2
) . . . (x −α
n
), a ∈ IR, α
i
∈ IR, ∀i = 1, . . . , n.
Estonos permite realizar la siguiente descomposici ´ onenfracciones simples:
R(x)
Q
n
(x)
=
1
a
¸
A
1
x −α
1
+
A
2
x −α
2
+
A
n
x −α
n

siendo los numeradores A
i
∈ IR, ∀i = 1, 2, . . . , n,, constantes que se pueden
determinar por identificaci ´ on de los dos miembros de la igualdad.
Conesta descomposici ´ on, tras conocer las constantes A
i
, la integral racional
dada queda reducida a una suma de integrales que son inmediatas.
Ejemplo 8.12.
I =

x
2
−1
3x
3
−11x
2
+ 12x −4
dx.
Descomponemos el denominador aplicando la regla de Ruffini:
Comentario
Otra manera de calcular A
1
y
A
2
es sustituyendo las dos
ra´ıces del polinomio del
denominador, 2 y
2
3
, en la
igualdad:
x + 1 = A
1

x −
2
3

+
+A
2
(x −2).
As´ı:
x = 2 ⇒3 =
4
3
A
1
x =
2
3

5
3
= −
4
3
A
2
.
Es decir: A
1
=
9
4
, A
2
= −
5
4
.
3 -8 4 0
3 -11 12 -4
3 -8 4 1
As´ı, 3x
2
−8x + 4 = 0 ⇒x = 2, x =
2
3
.
Por lo tanto, 3x
3
−11x
2
+ 12x −4 = 3(x −1)(x −2)

x −
2
3

.
Por este motivo tenemos:
I =

(x + 1)(x −1)
3(x −1)(x −2)

x −
2
3
dx =

(x + 1)
3(x −2)

x −
2
3
dx =
=
1
3
x + 1
(x −2)

x −
2
3
=
1
3
¸
A
1
x −2
+
A
2

x −
2
3

=
=
A
1

x −
2
3

+A
2
(x −2)
3(x −2)

x −
2
3
=
(A
1
+A
2
)x −
2
3
A
1
−2A
2
3(x −2)

x −
2
3
.
Igualando los numeradores nos queda:
x + 1 = (A
1
+A
2
)x −
2
3
A
1
−2A
2

A
1
+A
2
= 1

2
3
A
1
−2A
2
= 1

⇒A
1
=
9
4
, A
2
= −
5
4
.

© FUOC • P01/75005/00101 71 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Por lo tanto, la integral tiene como resultado:
I =

1
3
¸
9
4
x −2
+

5
4
x −
2
3

dx =
3
4
ln |x −2| −
5
12
ln

x −
2
3

+C = ln
¸
K 12

|x −2|
9

x −
2
3

5

.
Ejemplo 8.13.
Calculamos I
1
=

dx
x
2
−a
2
I
2
=

1
a
2
−x
2
dx.
1
(x
2
−a
2
)
=
1
(x −a)(x +a)
=
A
x −a
+
B
x +a
=
A(x +a) +B(x −a)
x
2
−a
2
=
=
(A+B)x + (A−B)a
x
2
−a
2
.
Igualando los numeradores, obtenemos:
(A+B)x + (A−B)a = 0 · x + 1 ⇒
A+B = 0
A−B =
1
a

⇒A =
1
2a
, B = −
1
2a
.
1
a
2
−x
2
=
1
2a

1
x −a

1
x +a

.
Por lo tanto, I
1
=
1
2a

1
x−a

1
x+a

dx =
1
2a

1
x−a
dx −

1
x+a
dx

=
=
1
2a
(ln |x −a| −ln |x +a|) +C =
1
2a
ln

x −a
x +a

+C.
Puesto que I
2
= −I
1
, resulta que:
I
2
=

1
a
2
−x
2
dx = −

1
x
2
−a
2
dx =
1
2a
ln

x +a
x −a

+C.
8.8. Integrales racionales en las que el denominador s´ olo tiene
ra´ız real m´ ultiple
Supongamos que la ecuaci ´ on Q
n
(x) = 0 tiene una ra´ız real m´ ultiple de
orden n. Entonces tendremos: Q
n
(x) = a(x −α)
n
.
Podemos suponer que el polinomio Q
n
(x) est´ a normalizado, es decir, a = 1.
En caso contrario, s´ olo tenemos que extraer el factor
1
a
fuera de la integral.
Este hecho nos permite llevar a cabo la descomposici ´ on en fracciones
simples:
R(x)
(x −α)
n
=
A
n
(x −α)
n
+
A
n−1
(x −α)
n−1
+. . . +
A
2
(x −α)
2
+
A
1
(x −α)
,
siendo los numeradores A
i
∈ IR, ∀i = 1, 2, . . . , n constantes que se pueden
determinar por igualaci ´ on, como se ha visto antes.
Con esta descomposici ´ on la integral racional se ve reducida a una suma de
integrales que son inmediatas.

© FUOC • P01/75005/00101 72 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Ejemplo 8.14.
Calculemos I =

x
3
+ 1
(x −1)
4
dx.
Empecemos por descomponer la funci ´ on racional en fracciones simples:
x
3
+ 1
(x −1)
4
=
A
4
(x −1)
4
+
A
3
(x −1)
3
+
A
2
(x −1)
2
+
A
1
x −1
=
=
A
4
+A
3
(x −1) +A
2
(x −1)
2
+A
1
(x −1)
3
(x −1)
4
=
=
A
1
x
3
+ (A
2
−3A
1
)x
2
+ (A
3
−2A
2
+ 3A
1
)x + (A
4
−A
3
+A
2
−A
1
)
(x −1)
4
.
Igualamos los numeradores:
x
3
+ 1 = A
1
x
3
+ (A
2
−3A
1
)x
2
+ (A
3
−2A
2
+ 3A
1
)x + (A
4
−A
3
+A
2
−A
1
).
´
Esta es una igualdad entre polinomios. Dos polinomios son iguales si, y s ´ olo si, tienen
los mismos coeficientes. As´ı pues, la ecuaci ´ on anterior conduce al sistema de ecuaciones:
1 = A
1
0 = A
2
−3A
1
0 = A
3
−2A
2
+ 3A
1
1 = A
4
−A
3
+A
2
−A
1





cuyas soluciones son A
1
= 1, A
2
= 3, A
3
= 3, A
4
= 2. Por lo tanto, la primitiva buscada
es:
I =

2
(x −1)
4
+
3
(x −1)
3
+
3
(x −1)
2
+
1
x −1

dx =
= −
2
3(x −1)
3

3
2(x −1)
2

3
x −1
+ ln |x −1| +C.
8.9. Ejercicios
8.2. Calculad las siguientes integrales:
a)

2x
2
+ 5x −1
x
3
+x
2
−2x
dx.
b)

2x
2
+ 6x −4
x
3
+ 4x
2
+ 4x
dx.
c)

x
3
+ 7x
2
+ 21x + 6
x
3
+ 2x
2
+x
dx.
8.10. Solucionario
8.1. Todas estas integrales se pueden resolver por partes o bien por sustituci ´ on. Si queremos
aplicar el primer m´ etodo, el integrando tiene que ser del tipo f(x)g

(x), en el que g

(x) tiene
que ser una funci ´ on f´ acil de integrar. Fijaos en que las tres primeras se adaptan.
a) Sea f(x) = x y g

(x) =
1
e
x
= e
−x
. Entonces, aplicando la f ´ ormula, tenemos que:

x
e
x
dx = x(−e
−x
) −

−e
−x
dx = −xe
−x
+

e
−x
dx =
= −xe
−x
−e
−x
+C = −e
−x
(x + 1) +C.
b) Igual que cuando calcul´ abamos

ln xdx, tomemos f(x) = (ln x)
2
y g

(x) = 1. Por lo
tanto:

(ln x)
2
dx = x(ln x)
2

2
ln x
x
xdx =
= x(ln x)
2
−2

ln xdx = x(ln x)
2
−2(xln x −x) +C.

© FUOC • P01/75005/00101 73 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
c) Teniendo en cuenta que la funci ´ on x
2
es m´ as f´ acil de integrar que ln x, tomaremos
f(x) = ln x y g

(x) = x
2
. Entonces tenemos que:

x
2
ln xdx =
x
3
3
ln x −

x
3
3x
dx =
=
x
3
3
ln x −
1
3
x
3
3
=
x
3
3
(ln x −
1
3
) +C.
Podemos resolver las integrales que se siguen por el m´ etodo de sustituci ´ on. Para aplicar
este m´ etodo necesitamos tener una composici ´ on de funciones en el integrando, f(g(x)),
multiplicada por g

(x). En algunas ocasiones, si queremos tener g

(x), tendremos que multi-
plicar y dividir por una constante.
d) En este caso utilizaremos f(g(x)) =
3

3 + 2x, siendo g(x) = u = 3+2x y, en consecuencia,
g

(x) = 2. Observad que para obtener g

(x) tendremos que multiplicar y dividir por 2.
Entonces:

3

3 + 2xdx =
1
2

2
3

3 + 2xdx =
1
2

3

udu =
=
3
8
u
4
3 +C =
3
8
(3 + 2x)
4
3 +C.
Recordad que es necesario expresar el resultado en funci ´ on de la variable original.
e) Prestadatenci ´ onal hechode que eneste casopod´ eis tomar f(x) = xy, por lotanto,f(g(x)) =
= g(x) = u = ln x. Entonces:

ln x
x
dx =

udu =
u
2
2
+C =
(ln x)
2
2
+C.
f) En caso de que tengamos un cociente, puede que sea conveniente que tomemos g(x) como
denominador y f(x) =
1
x
. Si lo hacemos as´ı, en tal caso tendremos que g(x) = u = 1 +e
x
y
f(g(x)) =
1
1+e
x
y g

(x) = e
x
.

2e
x
1 +e
x
dx = 2

e
x
1 +e
x
dx = 2

1
u
du = 2 ln u +C =
= 2 ln(1 +e
x
) +C.
8.2.
a) Puesto que x
3
+x
2
−2x = x(x−1)(x+2), podemos encontrar A
1
, A
2
, A
3
, de manera que:
2x
2
+ 5x −1
x
3
+x
2
−2x
=
A
1
x
+
A
2
x −1
+
A
3
x + 2
=
=
A
1
(x −1)(x + 2) +A
2
x(x + 2) +A
3
x(x −1)
x(x −1)(x + 2)
=
=
(A
1
+A
2
+A
3
)x
2
+ (A
1
+ 2A
2
−A
3
)x −2A
1
x(x −1)(x + 2)
.
Y ahora igualamos numeradores y con ello obtenemos el sistema de ecuaciones:
−1 = −2A
1
5 = −A
3
+ 2A
2
+A
1
2 = A
3
+A
2
+A
1



cuyas soluciones son A
1
=
1
2
, A
2
= 2, A
3
= −
1
2
. As´ı pues:

2x
2
+ 5x −1
x
3
+x
2
−2x
dx =
1
2

dx
x
+ 2

dx
x −1

1
2

dx
x + 2
=
=
1
2
ln |x| + 2 ln |x −1| −
1
2
ln |x + 2| +C =
= ln

(x −1)
2

x

x + 2

+C.
b) Puesto que x
3
+ 4x
2
+ 4x = x(x + 2)
2
, podemos encontrar A
1
, A
2
y A
3
de manera que:
2x
2
+ 6x −4
x
3
+ 4x
2
+ 4x
=
A
1
x
+
A
2
x + 2
+
A
3
(x + 2)
2
=
=
A
1
(x + 2)
2
+A
2
x(x + 2) +A
3
x
x(x + 2)
2
=
=
(A
1
+A
2
)x
2
+ (4A
1
+ 2A
2
+A
3
)x + 4A
1
x(x + 2)
2
.

© FUOC • P01/75005/00101 74 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Igualamos numeradores y obtenemos el sistema de ecuaciones:
−4 = 4A
1
6 = A
3
+ 2A
2
+ 4A
1
2 = A
2
+A
1



que tiene por soluci ´ on A
1
= −1, A
2
= 3 y A
3
= 4. As´ı pues:

2x
2
+ 6x −4
x
3
+ 4x
2
+ 4x
dx = −

dx
x
+ 3

dx
x + 2
+ 4

dx
(x + 2)
2
=
= −ln |x| + 3 ln |x + 2| −
4
x + 2
+C =
= ln

(x + 1)
3
x


4
x + 2
+C.
c) Dado que x
3
+ 7x
2
+ 21x + 6 = (x
3
+ 2x
2
+x) · 1 + (5x
2
+ 20x + 6), entonces:

x
3
+ 7x
2
+ 21x + 6
x
3
+ 2x
2
+x
dx =

1 dx +

5x
2
+ 20x + 6
x
3
+ 2x
2
+x
dx.
Si queremos calcular una primitiva de la funci ´ on racional restante, tendremos en cuenta que
x
3
+ 2x
2
+x = = x(x + 1)
2
y, por lo tanto, encontraremos A
1
, A
2
y A
3
tales que:
5x
2
+ 20x + 6
x
3
+ 2x
2
+x
=
A
1
x
+
A
2
x + 1
+
A
3
(x + 1)
2
=
=
A
1
(x + 1)
2
+A
2
x(x + 1) +A
3
x
x(x + 1)
2
.
Tras igualar numeradores, obtenemos 5x
2
+20x+6 = A
1
(x+1)
2
+A
2
x(x+1) +A
3
x; ahora
damos tres valores diferentes a x (por ejemplo, x = 0, x = −1 y x = 1) y vamos a parar al
sistema de ecuaciones:
6 = A
1
−9 = −A
3
31 = A
3
+ 2A
2
+ 4A
1



cuya soluci ´ on es A
1
= 6, A
2
= −1 y A
3
= 9. Para finalizar:

x
3
+ 7x
2
+ 21x + 6
x
3
+ 2x
2
+x
dx =

1 dx +

5x
2
+ 20x + 6
x
3
+ 2x
2
+x
dx =
= x + 6

dx
x

dx
x + 1
+ 9

dx
(x + 1)
2
=
= x + ln

x
6
x + 1


9
x + 1
+C.

© FUOC • P01/75005/00101 75 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
9. Los principales teoremas del c´ alculo
.
Alo largo de este apartado compilaremos los principales resultados te´ oricos
que hemos ido viendo desde un principio. Algunos ya los hemos enuncia-
do, pero tambi´ en hay cosas nuevas que veremos.
9.1. Teoremas de continuidad
Un primer hecho importante sobre las funciones continuas es el siguiente:
.
Si f es una funci ´ on continua en un intervalo (a, b) y en un punto x
0
de este intervalo tenemos f(x
0
) > 0, entonces existe un entorno U
de x
0
tal que f(x) > 0 ∀x ∈ U.
Esta propiedad de las funciones continuas se puede expresar de otras ma-
neras. Podemos decir que si para x = x
0
, la funci ´ on cumple y
1
< f(x) < y
2
,
tambi´ en lo tiene que cumplir en todo un entorno alrededor del punto x
0
.
Exercici 9.1.
Tenemos una funci ´ on continua en un intervalo (a, b) y un punto x
0
∈ (a, b). ¿Es cierta la
afirmaci ´ on: “Si se cumple y
1
≤ f(x
0
) ≤ y
2
para dos n´ umeros y
1
, y
2
, existe un intervalo
alrededor de x
0
donde la desigualdad tambi´ en se cumpla”?
El siguiente teorema tiene una gran importancia, as´ı como implicaciones
pr´ acticas:
.
Comentario
Dicho de otra forma, el
teorema de Bolzano establece
que si la gr´ afica de una
funci ´ on no se rompe y pasa
de un lado a otro del eje,
necesariamente lo tiene que
cruzar en alg´ un punto.
Teorema de Bolzano
Si una funci ´ on es continua en el intervalo cerrado [a, b] y cambia de
signo en este intervalo, es decir, f(a) < 0 < f(b) o f(a) > 0 > f(b),
entonces tiene que existir alg´ un punto x
0
∈ [a, b] tal que f(x
0
) = 0.

© FUOC • P01/75005/00101 76 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
La demostraci ´ on de este teorema se basa en el hecho de que una sucesi ´ on
de intervalos encajados define un n´ umero real. En lugar de escribir la
demostraci ´ on, preferimos plantearnos una aplicaci ´ on pr´ actica.
Aplicación
Introducid la funci ´ on f(x) = x
3
− x
2
− x − 3 en el programa de gr´ aficas. Si solicitamos la
gr´ afica en el intervalo [−4, 4], veremos claramente que la funci ´ on cambia de signo en este
intervalo y que, por lo tanto, tiene que cortar el eje horizontal en alg´ un punto x
0
, donde
tendremos f(x
0
) = 0. El objetivo es tratar de localizar este punto reduciendo el intervalo que
lo incluye. Por ejemplo, pod´ eis intentar dibujar la gr´ afica de f(x) con el ordenador en los
siguientes intervalos:
[1 , 3] [2, 2, 2]
[2, 1, 2, 15] [2, 13, 2, 135]
[2, 13, 2, 1305] [2, 1303 , 2, 1305]
Por lo tanto, nuestro punto est´ a entre 2,1303 y 2,1305, lo cual nos permite asegurar con
certeza cu´ ales son las tres primeras cifras decimales, pero ninguna m´ as. Continuad adelante
con la b´ usqueda e intentad encontrar las cinco primeras cifras decimales. ¿Os parece que este
proceso se acabar´ a en alg´ un momento? ¿Cre´ eis que este sistema puede servir para encontrar
los ceros de cualquier funci ´ on? Este procedimiento para resolver ecuaciones recibe el nombre
de m´ etodo de bisecci ´ on, y hablaremos de ´ el en el m´ odulo “Profundizaci ´ on en las t´ ecnicas del
c´ alculo”.
A continuaci ´ on vamos a ver un teorema crucial. Os recordamos que el
hecho de decir que una funci ´ on f tiene un m´ aximo en un punto x
0
quiere
decir que f(x
0
) es mayor o igual que f sobre los otros puntos.
.
Teorema del m´ aximo o de Weierstrass
Si f es una funci ´ on continua en un intervalo cerrado [a, b], entonces
f est´ a acotada en el intervalo [a, b] y, adem´ as, tiene que existir un
punto x
0
donde f llegue a su valor m´ aximo, es decir, que cumpla
f(x
0
) ≥ f(x), ∀x ∈ [a, b].
Este mismo teorema puede ser formulado para el m´ınimo.
Dicho teorema es importante a la hora de resolver problemas de optimi-
zaci ´ on, donde nos interesa asegurar que existe el valor que maximiza la
funci ´ on. Esto ser´ a f´ acil si la funci ´ on es continua en un intervalo cerrado.
Ejercicio 9.2.
Las premisas del teorema anterior son: que la funci ´ on sea continua y que lo sea en un
intervalo cerrado y finito. Aqu´ı os pedimos que comprob´ eis que ninguna de estas dos
premisas es superflua:
a) Encontrad un ejemplo de funci ´ on definida en un intervalo cerrado que no llegue a su
valor m´ aximo en ning´ un punto del intervalo.

© FUOC • P01/75005/00101 77 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
b) Encontrad un ejemplo de funci ´ on continua en un intervalo que no alcance su valor
m´ aximo en ning´ un punto del mismo.
Si os hab´ eis encontrado condificultades graves para entender lo que hemos
explicado hasta ahora, os recomendamos que volv´ ais al apartado 1. De
todos modos, hay que tener claro que en este apartado vemos la parte m´ as
abstracta y m´ as formal del m´ odulo.
9.2. Teoremas sobre la derivada
Aqu´ı necesitamos recoger una serie de propiedades de las funciones deri-
vables que son importantes por s´ı mismas, as´ı como por las aplicaciones
que veremos en el m´ odulo “Profundizaci ´ on en las t´ ecnicas del c´ alculo”.
Volvemos a un hecho que ya hemos discutido antes: si una funci ´ on es
derivable en un punto, es continua en este punto.
!
.
La derivada en un extremo local
Si f es una funci ´ onderivable enunintervalo (a, b) y tiene unm´ aximo
en x
0
∈ (a, b), f

(x
0
) = 0.
Lo mismo podemos decir si se trata de un m´ınimo.
Demostraci´ on
La derivada f

(x
0
) que tenemos que demostrar que vale cero es igual al l´ımite del cociente:
C(h) =
f(x
0
+h) −f(x
0
)
h
,
cuyo numerador siempre ser´ a negativo, puesto que f(x
0
) es m´ aximo. Si hacemos el l´ımite
por la derecha, h > 0, tenemos que C(h) ≤ 0 y, en consecuencia, el l´ımite tambi´ en tiene
que ser menor o igual que cero. Si hacemos el l´ımite por la izquierda, vemos que tiene
que ser mayor o igual que cero y, dado que los dos tienen que ser iguales, la derivada
tiene que ser cero.
.
Teorema de Rolle
Si f es continua en [a, b] y derivable en (a, b) y cumple f(a) = f(b),
entonces existe alg´ un punto x
0
∈ [a, b] tal que f

(x
0
) = 0.

© FUOC • P01/75005/00101 78 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Demostraci´ on
El teorema de Weierstrass nos asegura que existe alg´ un punto x
0
donde la funci ´ on alcanza
su valor m´ aximo y otro punto x
1
donde la funci ´ on llega a su m´ınimo. Puede que alguno
de estos puntos est´ e en el interior del intervalo y, entonces, el teorema anterior ya nos
asegura que la derivada vale cero. Si ninguno de los dos puntos est´ a en el interior, estos
significa que ambos se hallan en los extremos del intervalo cerrado y, en consecuencia,
f(x
0
) = f(x
1
) = 0, con lo que tendremos que f(x) = 0 y f

(x) = 0 en todos los puntos
del intervalo.
Ejercicio 9.3.
Los teoremas anteriores exigen que las funciones a las que se aplican sean derivables.
Aportad ejemplos, tanto de manera gr´ afica como anal´ıtica, de una funci ´ on continua que
tenga un extremo local donde la derivada no exista. Y lo mismo de una funci ´ on continua
que cumpla f(a) = f(b) en funci ´ on de las notaciones del teorema de Rolle, pero que no
cumpla la conclusi ´ on del teorema.
El teorema que presentamos ahora probablemente sea el m´ as importante:
.
Teorema del valor medio de la derivada
Si f es continua en [a, b] y derivable en (a, b), y consideramos su
incremento medio en el intervalo considerado:
M =
f(b) −f(a)
b −a
,
existe alg´ un punto x
0
∈ [a, b] tal que f

(x
0
) = M.
Demostraci´ on
La funci ´ on:
g(x) = f(x) −f(a) −M(x −a),
donde M es el valor medio que hemos definido en el enunciado, es una funci ´ on que
cumple los requisitos del teorema de Rolle, con g(a) = g(b) = 0. Por lo tanto, existe
alg´ un x
0
tal que g

(x
0
) = 0. Y puesto que g

(x) = f

(x) −M, tenemos que f

(x
0
) = M.
Podemos reformular este teorema diciendo: sea como sea, una funci ´ on
derivable entre dos puntos en alg´ un momento vale exactamente lo mismo
que la media entre estos dos puntos. Por ejemplo, si la polic´ıa os para en
la autopista y puede demostrar que desde el primer peaje hab´ eis ido a una
velocidad media de 135 kil ´ ometros por hora, os podr´ıa poner una multa
por correr como m´ınimo en un momento del trayecto a 135 kil ´ ometros
por hora. Esto es lo que asegura el teorema del valor medio: es imposible
viajar a una media de 135 kil ´ ometros por hora sin ir en ning´ un momento
a 135 kil ´ ometros por hora.

© FUOC • P01/75005/00101 79 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
.
La figura muestra...
... gr´ aficamente el teorema
del valor medio. Esto nos da
la idea de que el valor medio,
el cociente entre f(b) −f(a)
y b −a es precisamente la
pendiente de la l´ınea que une
(a, f(a)) con (b, f(b)). Y lo
que enuncia el teorema es
que tiene que haber, como
m´ınimo, un punto donde la
pendiente de la curva sea
igual que la de esta l´ınea. En
el ejemplo de la figura nos
encontramos con tres puntos
donde esto sucede.
Ejercicios
9.4. Considerad la funci ´ on f(x) = x
3
−2x+5 en el intervalo [0, 2]. Calculad el incremento
medio de la funci ´ on en el intervalo dado y buscad el punto donde la derivada coincide
con el incremento medio.
9.5. Haced lo mismo que en el ejercicio anterior, pero con la funci ´ on f(x) = 5 −
4
x
en el
intervalo [1, 4].
9.6. Dos unidades de la polic´ıa de tr´ afico equipadas con radar est´ an situadas en una
carretera a 8 kil ´ ometros de distancia la una de la otra. Cuando un cami ´ on pasa al lado
de la primera, el radar detecta una velocidad de 90 kil ´ ometros por hora. Al cabo de
4 minutos, al pasar cerca del segundo radar, la velocidad del cami ´ on resulta ser de 80
kil ´ ometros por hora. ¿Se puede deducir con estos datos si el cami ´ on ha superado el l´ımite
de velocidad de 100 kil ´ ometros por hora?
coches policía
radar
camión
8 km
t = 0 t = 4 minutos
9.3. Teoremas sobre la integral
Una de las aplicaciones de la integral que todav´ıa no hemos visto es que nos
permite calcular el valor medio o la media de una funci ´ on en un intervalo.
Pero ¿qu´ e significa hacer la media de todos los valores de la funci ´ on en
un intervalo si los valores que hay son infinitos? Podemos establecer un
paralelismo con el caso discreto y despu´ es hacer que el n´ umero de valores
cuya media hemos encontrado tienda a infinito.
Supongamos que queremos calcular la media µ de una funci ´ on f en un
intervalo [a, b]. Tomamos n valores en el intervalo que se encuentren a la
misma distancia unos de otros:
a = x
0
< x
1
< x
2
< . . . < x
n−1
< x
n
= b,
Tras haber realizado esta operaci ´ on, podemos aproximar la media de los
valores de f:
µ ≈ µ
n
=
1
n
¸
i
f(x
i
).
Asimismo, considerando que tenemos dividida la longitud del intervalo,
b −a, en n tramos del mismo tamaño x
i+1
−x
i
, podemos escribir:
µ
n
=
¸
i
f(x
i
)
x
i+1
−x
i
b −a
=
1
b −a
¸
i
f(x
i
)(x
i+1
−x
i
).

© FUOC • P01/75005/00101 80 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Si ahora hacemos que n →∞, tenemos que µ
n
se convierte en:
1
b −a

b
a
f(x) dx,
que es lo que tomaremos por definici ´ on como el valor medio de f en [a, b].
.
Teorema del valor medio para la integral
Si f : [a, b] −→IR es continua, podemos asegurar que en alg´ un punto
x
0
∈ [a, b] la funci ´ on alcanza su valor medio:
f(x
0
) =
1
b −a

b
a
f.
El teorema nos indica que si construimos de manera gr´ afica el valor medio,
el grafo de f tiene que pasar por alg´ un punto de altura µ.
El valor medio...
... se puede interpretar de
manera gr´ afica. Puesto que la
integral es el ´ area por debajo
de la funci ´ on, y la dividimos
por b −a, µ tiene que ser
igual a la altura de un
rect´ angulo que tenga base
b −a y ´ area igual al ´ area por
debajo del grafo de f.
µ
Nos disponemos a demostrar este teorema, y para ello utilizaremos algunos
otros que ya hemos enunciado en este mismo apartado. Sabemos que la
funci ´ on f alcanza los valores m´ aximo y m´ınimo en puntos del intervalo,
que pueden ser, por ejemplo, x
m
y x
M
. El valor medio se encontrar´ a, con
toda seguridad, entre f(x
m
) y f(x
M
), y lo ´ unico que tenemos que hacer para
comprobarlo es repasar la definici ´ on. Por su parte, el teorema de Bolzano
nos permite asegurar que una funci ´ on que toma dos valores tambi´ en tiene
que alcanzar en alg´ un punto cualquier valor intermedio.
Ejercicios
9.7. Calculad el valor medio de la funci ´ on f(x) = x +
1
x
en el intervalo [0, 5, 2, 5].
Encontrad alg´ un punto de este intervalo donde la funci ´ on alcance este valor medio;
haced lo mismo para f(x) = [x], el entero mayor que no es mayor que x en el intervalo
[0, 5, 2, 5]. (Utilizad el ejemplo 1.2.)
9.8. Calculad el valor medio de la funci ´ on f(x) =
ln x
x
en el intervalo [1, 5]. ¿Lo alcanza
en alg´ un punto del intervalo?

© FUOC • P01/75005/00101 81 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
9.4. Teorema fundamental del c´ alculo
Hemos enunciado, demostrado y utilizado este teorema en apartados an-
teriores, pero conviene repetirlo aqu´ı ya que es realmente fundamental.
.
Teorema fundamental del c´ alculo
1) Si f : (a, b) −→ IR es continua, cualquier integral indefinida de f
es derivable y cumple F

(x) = f(x) para toda x ∈ (a, b).
2) Cualquier funci ´ on F que cumpla F

(x) = f(x) en un intervalo
abierto, debe ser de la forma:
F(x) = k +

x
a
f
para alguna constante k y alg´ un a del dominio de f.
9.5. Solucionario
9.1. No es cierta. El problema estriba en la parte donde se dice “menor o igual”. Por ejemplo,
para la funci ´ on f(x) = x
2
nos encontramos con que f(0) ≤ 0, pero en todos los otros puntos,
f(x) > 0. Otro ejemplo sencillo puede ser el de una funci ´ onque cruce el valor enaquel punto:
f(x) = 3x cumple 0 ≤ f(1) ≤ 3, pero no puede cumplir esto en ning´ un intervalo alrededor
de x
0
= 3.
9.2.
a) Esto es imposible para una funci ´ on continua. Encontramos un ejemplo si tomamos una
funci ´ onque presente una discontinuidadenunintervalocerrado. Os presentamos unejemplo
de ello:
f(x) =
1
x −1
con x ∈ [0, 2].
Os sugerimos que intent´ eis dibujarla para que lo ve´ ais claramente.
b) Para encontrar un ejemplo, ser´ a necesario que el intervalo donde definimos la funci ´ on
continua no sea cerrado. La funci ´ on continua m´ as sencilla que podemos tomar es f(x) = x,
definida para x ∈ [−1, 2). Puesto que la funci ´ on es creciente, no llegaremos nunca al m´ aximo.
9.3. Una funci ´ on con un extremo en x
0
, en el cual la derivada en x
0
no existe, trazar´ a una
gr´ afica con una “punta” en este punto. Un ejemplo de ello es f(x) = |x| en x
0
= 0. Ve´ amoslo:
f(x) = |x| =

x x ≥ 0
−x x ≤ 0
=⇒f

(x) =

1 x > 0
−1 x < 0
donde la derivada por la derecha y por la izquierda de f(x) en 0 son diferentes y, por este
motivo, no existe f

(0). Dibujadla con el programa de gr´ aficas.
El mismo ejemplo nos servir´ a para responder a la segunda pregunta. Si definimos f(x) = |x|
en el intervalo [−1, 1], tenemos que f(x) es continua y cumple que f(1) = f(−1). En cambio,
no existe ning´ un punto donde la derivada sea cero.
9.4. Como vemos a continuaci ´ on, el incremento medio viene dado por:
M =
f(2) −f(0)
2
=
9 −5
2
= 2.

© FUOC • P01/75005/00101 82 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Debido a que f satisface las hip´ otesis del teorema del valor medio, sabemos que existe un
punto x
0
∈ (0, 2) tal que f

(x
0
) = M. Para calcular los posibles valores de x
0
, resolvemos la
ecuaci ´ on 3x
2
− 2 = 2, cuyas soluciones son x = ±
2

3
. La ´ unica que pertenece al intervalo
(0, 2) es x
0
= +
2

3
.
9.5. El incremento medio es:
M =
f(4) −f(1)
3
=
4 −1
3
= 1.
Dado que f satisface las hip´ otesis del teorema del valor medio, sabemos que existe un punto
x
0
∈ (1, 4) tal que f

(x
0
) = M. Para calcular los posibles valores de x
0
, resolvemos la ecuaci ´ on
4
x
2
0
= 1, que tiene por soluciones x = ±2; la ´ unica que pertenece al intervalo (1, 4) es x
0
= 2.
9.6. Si empezamos a contar el tiempo en el momento en que el cami ´ on llega al punto donde
se encuentra el primer radar (t
1
= 0), entonces t
2
=
4
60
=
1
15
horas corresponde al instante
de paso por el segundo radar. Si designamos con d(t) la distancia recorrida en el instante t,
entonces d(0) = 0, d(
1
15
) = 8.
La velocidad media del cami ´ on durante el recorrido es:
d(
1
15
) −d(0)
1
15
−0
=
8
1
15
= 120 kil ´ ometros por hora.
Ampar´ andonos en la hip´ otesis de que la funci ´ on d(t) es derivable, el teorema del valor
medio nos permite deducir que el cami ´ on ha viajado, en alg´ un momento que no sabemos
determinar, a 120 kil ´ ometros por hora.
9.7. El valor medio de f(x) = x +
1
x
en el intervalo [0, 5, 2, 5] es igual a:
1
2, 5 −0, 5

2,5
0,5

x +
1
x

dx =
1
2

x
2
2
+ ln x

2,5
0,5

= 2, 3.
Para encontrar el punto x
0
tal que f(x
0
) = 2, 3, tenemos que resolver la ecuaci ´ on x+
1
x
= 2, 3,
que tiene como soluciones x = 0, 58 y x = 2, 29; los dos puntos pertenecen al intervalo
[0, 5, 2, 5].
No olvid´ eis que la funci ´ on “parte entera de x” es constante por intervalos. As´ı, podemos
escribir:
f(x) = [x] =









· · ·
−1 x ∈ [−1, 0)
0 x ∈ [0, 1)
1 x ∈ [1, 2)
· · ·
De aqu´ı se deduce que el valor medio en el intervalo [0, 5, 2, 5] es:
1
2, 5 −0, 5

2,5
0,5
([x]) dx =
1
2

1
0,5
0 dx +

2
1
1 dx +

2,5
2
2 dx

=
=
1
2

x|
2
1
+ 2x|
2,5
2

= 1.
Pod´ eis ver que nos encontramos coninfinitos puntos cuya imagenes 1; sontodos los pertenecientes
al intervalo [1, 2).
9.8. El valor medio de f(x) en el intervalo [1, 5] es:
M =
1
5 −1

5
1
ln x
x
dx =
1
4

ln
2
5
2

ln
2
1
2

=
1
8
ln
2
5 ≈ 0, 32.
Teniendo en cuenta que f(x) es continua, el teorema del valor medio para la integral nos
garantiza que f alcanza el valor medio en alg´ un punto x
0
∈ [1, 5]. Para encontrar x
0
,
tendr´ıamos que resolver la ecuaci ´ on
ln x
0
x
0
=
1
8
ln
2
5. Veremos c´ omo resolver de manera apro-
ximada este tipo de ecuaciones en el m´ odulo “Profundizaci ´ on en las t´ ecnicas del c´ alculo”.

© FUOC • P01/75005/00101 84 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Ejercicios de autoevaluaci´ on
En los ejercicios que hall´ ais a continuaci ´ on, s´ olo una de las tres respuestas que se proponen
es correcta; dicha respuesta la podr´ eis encontrar en el solucionario.
Os encontrar´ eis con preguntas f´ aciles, de nivel medio y otras dif´ıciles de resolver, puesto que
se trata de evaluar vuestro nivel de comprensi ´ on y de dominio del temario del m´ odulo. En
caso de que os surjan dudas en el momento de responder, es mejor que dej´ eis la respuesta
en blanco, ya que la evaluaci ´ on de este tipo de pruebas consiste en sumar 1 punto por cada
respuesta correcta y restar 0,5 por cada respuesta err ´ onea. La cifra resultante se divide por el
n´ umero total de preguntas y se multiplica por diez.
A no ser que consider´ eis que merec´ eis un diez, es normal que dej´ eis en blanco entre el 10%
y el 30% de las preguntas.
1. La funci ´ onf(x) =
x
x−1
enel punto x = 1 no est´ a definida, pero podemos definir f(1) = 24.
a) Se dice que la funci ´ on presenta una discontinuidad evitable.
b) La funci ´ on no es discontinua en este punto.
c) Ninguna de las respuestas anteriores.
2. La funci ´ on f(x) =
x
2

x
2
−1
, quan x →1
+
...
a) tiende a 0.
b) tiende a infinito.
c) Los l´ımites laterales existen, pero son diferentes.
3. La funci ´ on f(x) = x
α
(x
2
+ 1), para α > 1...
a) tiene l´ımite 0 cuando x →0
+
.
b) El l´ımite anterior no existe
c) Las dos respuestas anteriores son falsas.
4. La funci ´ on definida por f(x) = x
2
si x ≥ 0 y f(x) = |x| si x < 0...
a) presenta una discontinuidad de salto en x = 0.
b) es continua en x = 0.
c) presenta una discontinuidad evitable en x = 0.
5. La funci ´ on y =
1

x(x−1)
...
a) es continua en x = 1 ya que existe el l´ımite para x →1

.
b) tiene una as´ıntota vertical en x = −1.
c) ninguna de las respuestas anteriores es cierta.
6. Si sabemos que lim
x→0
f(x) = 0,...
a) el l´ımite de
1
f(x)
cuando x →0 es +∞.
b) el l´ımite de
1
f(x)
cuando x →0 no puede ser −∞.
c) Ninguna de las dos respuestas anteriores es correcta.
7. Si cuando calculamos un l´ımite aparece la indeterminaci ´ on ∞−∞, esto quiere decir ...
a) que el l´ımite no existe.
b) que el l´ımite puede ser 0.
c) que el l´ımite es +∞o −∞.
8. Escoged la afirmaci ´ on correcta:
a) Una funci ´ on no derivable en un punto puede ser continua en aquel punto.
b) Una funci ´ on continua en un punto tiene que ser derivable en aquel punto.
c) Una funci ´ on derivable en un punto puede tener l´ımite infinito en aquel punto.
9. La derivada de una funci ´ on en un punto es...
a) el cociente del l´ımite de incrementos en aquel punto.
b) el l´ımite del cociente de incrementos en aquel punto.
c) el incremento del cociente de l´ımites en aquel punto.
10. La funci ´ on y = (1 −|x|)
2
en el punto x = 0 ...
a) es continua y derivable.
b) no es derivable, ya que la derivada por la derecha da −2 y por la izquierda, 2.
c) no es derivable, pero el motivo no es el anterior.
11. El l´ımite, cuando x tiende a infinito, de

x −2 −

x + 2 es...
a) cero.
b) no existe.
c) es indeterminado, no se puede calcular.

© FUOC • P01/75005/00101 85 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
12. El l´ımite de x
2
+
1
x
cuando x →0...
a) no existe.
b) es infinito.
c) es ±0.
13. El l´ımite de
x
2
10+x

x
cuando x →∞...
a) no existe.
b) es ∞.
c) depende de si nos acercamos a ∞por la derecha o por la izquierda.
14. La funci ´ on f(x) = x + log
10
x, definida por x > 0,...
a) siempre es creciente.
b) es decreciente para x < 1 ya que el logaritmo es negativo.
c) es creciente si en lugar de log
10
ponemos el logaritmo neperiano.
15. Si tenemos x
3
+y
3
−3xy = 0, aplicando la diferenciaci ´ on impl´ıcita se obtiene ...
a) y

=
x
2
−y
x−y
2
.
b) No se puede derivar de manera impl´ıcita esta expresi ´ on.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.
16. La derivada de f(x) = −e
−x
es...
a) e
x
.
b) e
−x
.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.
17. La funci ´ on f(x) = x + ln x, x > 0 tiene una funci ´ on inversa, g(x), lo cual quiere decir
que ...
a) g

(x + ln x) = x, per a tot x > 0.
b) g

(x + ln x) =
1
f

(x)
, para todo x > 0.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.
18. Sab´ eis, de dos funciones f(x) y g(x), que est´ an definidas en todo IR y que, para x > 0,
f(x) es positiva y g(x) es negativa. Entonces ...
a) f no puede ser la derivada de g.
b) g no puede ser la derivada de f.
c) No se puede asegurar ninguna de las afirmaciones anteriores.
19. De una funci ´ on f(x) definida en todo IR sabemos que siempre es creciente y que siempre
es positiva.
a) Se puede asegurar que lim
x→∞
f(x) = ∞.
b) Se puede asegurar que lim
x→∞
f

(x) = ∞.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.
20. Si f(t) es una funci ´ on derivable mediante la cual obtenemos el saldo de una cuenta
bancaria en pesetas en el momento t ∈ [0, 10], t en años, ...
a) f

(t) se expresar´ a en pesetas por año.
b) f

(t) ser´ a la cantidad de pesetas que entran o salen en un año.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.
21. Si f(x) =
1
1+e
1
x
,...
a) f

(x) =
e
1
x

1+e
1
x

2
x
2
.
b) f

(x) = ln

1 +e
1
x

.
c) f

(x) =
−e
1
x

1+e
1
x

2
x
2
.
22. La regla de la cadena que nos permite asegurar que la derivada conrespecto a x de f

1
g(x)

(suponiendo que exista) es...
a) f

1
g(x)

g

(x)
g(x)
2
.
b) −f

1
g

(x)

g(x)
g(x)
2
.
c) −f

1
g(x)

g

(x)
g(x)
2
.

© FUOC • P01/75005/00101 86 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
23. La derivada de f(x) = a
x
es ...
a) f

(x) = xa
x−1
.
b) f

(x) = e
x
log
a
x.
c) f

(x) = a
x
ln a.
24. Una funci ´ on que tiene la derivada segunda creciente...
a) tiene que ser positiva.
b) tiene que ser c´ oncava.
c) Ninguna de las dos afirmaciones anteriores es cierta.
25. Si la derivada segunda en un punto es cero, ...
a) la funci ´ on es una recta.
b) el punto es de inflexi ´ on.
c) el punto puede ser un m´ınimo local.
26. Si sabemos que f

(x
0
) > 0 y que f

(x
0
) = 0,...
a) x
0
puede ser un m´ınimo local de f.
b) x
0
puede ser un punto de inflexi ´ on de f.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es cierta.
27. Si f(x) es una funci ´ on derivable en un punto a, se cumple...
a) f(x) = f(a) +f

(a)(x −a) para x en un entorno de a.
b) f(x) ≈ f(a) +f

(a)(x −a) para x cerca de a.
c) No se cumple ninguna de las respuestas anteriores.
28. La integral de una funci ´ on f entre dos valores a y b es igual al ´ area comprendida entre el
grafo de la funci ´ on, el eje horizontal y las rectas x = a y x = b...
a) siempre.
b) si f(x) es positiva y a < b.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.
29. En el c´ omputo num´ erico de una integral, las sumas superiores y las inferiores...
a) siempre son iguales.
b) no pueden ser iguales.
c) Ninguna de las dos respuestas anteriores es correcta.
30. Para calcular

2
1
dx
x
realizamos una divisi ´ on del intervalo en cuatro subintervalos. Las
sumas inferiores resultan...
a)
1
4

1
1,25
+
1
1,5
+
1
1,75
+
1
2

.
b) 4

1
1,25
+
1
1,5
+
1
1,75
+
1
2

.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.
31. Sea a < b y f(x) una funci ´ on positiva entre a y b,...
a)

a
b
f(x) dx ≥ 0.
b)

a
b
f(x) dx ≤ 0.
c) No se puede asegurar ninguna de las respuestas anteriores.
32. Sea f(x) una funci ´ on continua en todo IR, definimos:
F(x) = 2 +

x
0
f(t) dt.
a) Podemos asegurar que F es derivable y que F

(x) = f(t).
b) Podemos asegurar que F es derivable y que F

(x) = f(x).
c) No podemos asegurar ninguna de estas dos afirmaciones.
33. La primitiva de la funci ´ on f(x) = 2x −
1
x
, que vale 1 para x = 1, es...
a) x
2
−x
−2
+ 1.
b) x
2
−ln x.
c) No existe esta primitiva.
34. Si una funci ´ on f(t) nos aporta la cantidad de divisas de un pa´ıs en d´ olares, donde t es el
tiempo en meses, la derivada f

(t)...
a) nos da la cantidad de divisas que entra o sale del pa´ıs durante el mes t.
b) nos da el ritmo mensual de entrada o salida de divisas en el momento t.
c) acumula las divisas del pa´ıs desde el momento 0 hasta el momento t.

© FUOC • P01/75005/00101 87 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
35. Para calcular la integral

e
x
e
x
−1
dx,,...
a) la sustituci ´ on u(x) = e
x
permite encontrar con facilidad la soluci ´ on.
b) la sustituci ´ on u(x) = ln x permite encontrar con facilidad la soluci ´ on.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es cierta.
36. La integral

1
0
x(x −1) dx da...
a) x
2
(
x
3

1
2
).
b) −
1
6
+C.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.
37. La integral impropia

1
0
x

1
4 dx...
a) es igual a
4
3
.
b) no se puede calcular, ya que x

1
4 da infinito en x = 0.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.
38. Para integrar

x
e
x
dx,...
a) la sustituci ´ on u(x) = e
x
va muy bien.
b) hay que aplicar la integraci ´ on por partes con f(x) = x, y g

(x) = e
−x
, y obtenemos
como resultado −xe
−x
−e
x
+C.
c) hay que aplicar la integraci ´ on por partes con f(x) = x, y g

(x) = e
−x
va bien, pero el
resultado es diferente.
39. Si en la integral

2
1
e
x
e
x
+10
dx efectuamos la sustituci ´ on u(x) = e
x
, tenemos que calcular...
a)

2
1
du
u+10
.
b)

e
2
e
du
u+10
.
c)

ln 2
0
du
u+10
.
40. Si f es una funci ´ on continua en un intervalo [a, b],...
a) podemos asegurar que tiene un m´ınimo local en el intervalo.
b) podemos asegurar que tiene un m´ aximo en el intervalo.
c) podemos asegurar que f(a) = f(b) siempre que la funci ´ on sea derivable.
41. Si f es una funci ´ on cualquiera, definida en un intervalo [a, b] tal que f(a) < 0 < f(b),...
a) se puede asegurar que en alg´ un punto x
0
∈ [a, b] se tiene f(x
0
) = 0.
b) se puede asegurar que en alg´ un punto x
0
∈ [a, b] se tiene f(x
0
) ≈ 0.
c) No se puede asegurar ninguna de estas dos afirmaciones.
42. Si f es una funci ´ on continua en un intervalo [a, b] y es derivable en (a, b), y x
0
∈ [a, b] es
el punto donde la funci ´ on toma su valor m´ınimo,...
a) se puede asegurar que f

(x
0
) > 0.
b) se puede asegurar que f

(x
0
) = 0.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.
43. Si f es una funci ´ on continua en un intervalo [a, b] y es derivable en (a, b), el teorema del
valor medio de la derivada nos indica que...
a) hay alg´ un punto donde la derivada es igual a
f(a)−f(b)
b−a
.
b) hay alg´ un punto donde la derivada es igual a la pendiente del grafo en aquel punto.
c) hay alg´ un punto donde la derivada es igual al ´ area comprendida debajo de la curva.
44. El valor medio de una funci ´ on continua en un intervalo [a, b]...
a) es igual a
f(b)−f(a)
b−a
.
b) es igual a

b
a
f
b−a
.
c) es igual a
f(a)+f(b)
2
.
45. Consideremos la funci ´ on f(x) =
1
x(x+1)
2
.
a) En la expresi ´ on de

f(x) dx no aparecen logaritmos.
b)

f(x) dx = ln

x
x+1

+
x
x+1
+C.
c) Ninguna de las respuestas anteriores es cierta.

© FUOC • P01/75005/00101 88 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
46. Calculamos I =

3x
2x
2
−12x+18
dx con el m´ etodo habitual.
a) Ninguno de los sumandos de I es un polinomio
b) I = 3 ln |x −3| −9
1
x−3
+C.
c) I =
1
2
ln |x −3| −
3
2
1
x−3
+C.

© FUOC • P01/75005/00101 89 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Solucionario
1. c, 2. b, 3. a, 4. b, 5. c, 6. c, 7. b, 8. a, 9. b, 10. b, 11. a, 12. a, 13. b, 14. a, 15. a, 16. b,
17. b, 18. c, 19. c, 20. a, 21. a, 22. c, 23. c, 24. c, 25. c, 26. c, 27. b, 28. b, 29. c, 30. a,
31. b, 32. b, 33. b, 34. b, 35. a, 36. c, 37. a, 38. c, 39. b, 40. b, 41. c, 42. c, 43. a, 44. a,
45. b, 46. a.
Glosario
Derivada de una funci´ on en un punto: la derivada de una funci ´ on f en un punto a es:
f

(a) = lim
h→0
f(a +h) −f(a)
h
en caso de que este l´ımite exista. Cuando existe, decimos que la funci ´ on es derivable en dicho
punto.
Discontinuidades: decimos que la funci ´ on f tiene una discontinuidad evitable en x = a
La funci ´ on...
... del apartado a del ejercicio
1.2 presenta una
discontinuidad de salto finito.
Fijaos en que no importa que
la funci ´ on se encuentre
definida o no en el punto
conflictivo ni el valor que
tenga all´ı.
cuando, cambiando o añadiendo la definici ´ on de f(a), la funci ´ on ya es continua en a. Si
los dos l´ımites laterales existen pero son dos n´ umeros diferentes, decimos que tenemos una
discontinuidad de salto.
Funci´ on continua: decimos que una funci ´ on f es continua en un punto a si el l´ımite de
f(x) cuando x tiende a este punto existe y coincide con f(a). Decimos que una funci ´ on es
continua en un intervalo si lo es en todos los puntos del intervalo.
Integraci´ on de funciones racionales: P
m
(x), Q
n
(x) son polinomios de grado m y n,
respectivamente:
• Si Q
n
(x) tiene todas las ra´ıces reales y diferentes:

P
m
(x)
Q
n
(x)
dx =

polinomio + logaritmos si m ≥ n
logaritmos si m < n
• Si alguna de las ra´ıces α de Q
n
(x) aparece con multiplicidad r > 1, entonces en la expresi ´ on
de la primitiva de
P
m
(x)
Q
n
(x)
encontraremos, adem´ as, los t´ erminos
1
(x−α)
k
, k ≤ r.
Integraci´ on por cambio de variable: para integrar por sustituci ´ on tenemos que aplicar:

f(g(x))g

(x)dx =

f(u)du (u = g(x)).
Es decir, nada cambia si sustituimos:
g(x) por u,
g

(x)dx por du.
Despu´ es integramos con respecto a u y, por ´ ultimo, deshacemos el cambio remplazando u
por g(x).
Integraci´ on por partes: si queremos integrar por partes, tenemos que aplicar:

f(x)g

(x)dx = f(x)g(x) −

f

(x)g(x)dx.
Integral como ´ area: dada una funci ´ on continua y positiva f en un segmento [a, b], defini-
mos la integral de f en [a, b] como el ´ area comprendida entre el grafo de f, el eje horizontal
y las rectas x = a y x = b. Expresaremos este n´ umero como:

b
a
f o bien

b
a
f(x)dx.
Integral definida: si tomamos valores a = x
0
< x
1
< . . . < x
n
= b, que subdividen en
partes iguales el intervalo [a, b] en n tramos, y denominamos sumas inferiores al n´ umero:
SI
n
(f, a, b) =
b −a
n
n
¸
i=1
min(f(x
i−1
), f(x
i
))
y sumas superiores al n´ umero: nos encontraremos con que, para valores de n grandes:
SI
n
(f, a, b) ≤

b
a
f ≤ SS
n
(f, a, b).

© FUOC • P01/75005/00101 90 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Adem´ as, si tomamos n suficientemente grande, podemos hacer que estos tres n´ umeros sean
tan parecidos como queramos (suponiendo que la funci ´ on es continua).
Integral indefinida: dado unn´ umero a del dominio de una funci ´ onintegrable, la funci ´ on:
S(x) =

x
a
f(t)dt
recibe el nombre de integral (indefinida) de f con origen en a.
Primitiva: la primitiva de una funci ´ on f es la funci ´ on que al ser derivada nos da la
funci ´ on f.
Regla de Barrow: si F es una primitiva cualquiera de f, se cumple:

b
a
f(x)dx = F(b) −F(a).
Regla de la cadena: si tenemos una funci ´ on compuesta f(x) = g
1
(g
2
(x)), la derivada ser´ a:
f

(x) = g

1
(g
2
(x)) · g

2
(x).
En notaci ´ on diferencial, si z es funci ´ on de y e y es funci ´ on de x, tenemos que:
dz
dx
=
dz
dy
·
dy
dx
.
Tasa de variaci´ on proporcional o porcentual: la tasa de variaci ´ on porcentual o raz´ on
de cambio relativa de una funci ´ on f en un punto x = a es
f

(a)
f(a)
.
Teorema de Bolzano: si una funci ´ on es continua en el intervalo cerrado [a, b] y cambia de
signo en el intervalo, es decir, f(a) < 0 < f(b) o f(a) > 0 > f(b), entonces tiene que existir
alg´ un punto x
0
∈ [a, b] tal que f(x
0
) = 0.
Teorema del m´ aximo o de Weierstrass: si f es una funci ´ on continua en un intervalo
cerrado [a, b], entonces f est´ a acotada en el intervalo [a, b] y, adem´ as, existe un punto x
0
donde f alcanza su valor m´ aximo, es decir, que cumple f(x
0
) ≥ f(x), ∀x ∈ [a, b].
Teorema del valor medio de la derivada: si f es continua en [a, b] y derivable en (a, b),
y consideramos su incremento medio en el intervalo:
M =
f(b) −f(a)
b −a
,
existe alg´ un punto x
0
∈ [a, b] tal que f

(x
0
) = M.
Teorema del valor medio para la integral: si f : [a, b] −→ IR es continua, podemos
asegurar que en alg´ un punto x
0
∈ [a, b] la funci ´ on alcanza su valor medio:
f(x
0
) =
1
b −a

b
a
f.
Teorema de Rolle: si f es continua en [a, b] y derivable en (a, b) y cumple f(a) = f(b),
entonces existe alg´ un punto x
0
∈ [a, b] tal que f

(x
0
) = 0.
Teorema fundamental del c´ alculo: seg´ un este teorema, tenemos que:
1) Si f : (a, b) −→IR es continua, cualquier integral indefinida de f, F, es derivable y cumple
F

(x) = f(x) para toda x ∈ (a, b).
2) Cualquier funci ´ on F que cumple F

(x) = f(x) en un intervalo abierto, tiene que ser de la
forma:
F(x) = k +

x
a
f
para alguna constante k y alg´ un a del dominio de f.
Sumario
Hemos analizado los tipos de discontinuidades m´ as frecuentes y se han presentado algunos
ejemplos al respecto. Adem´ as, hemos podido analizar algunas t´ ecnicas para calcular l´ımites
y para determinar si una funci ´ on dada es continua.

© FUOC • P01/75005/00101 91 Las ideas b´ asicas del c´ alculo
Se ha definido el concepto de derivada de una funci ´ on en un punto y de funci ´ on derivada.
Hemos mostrado las interpretaciones geom´ etricas, f´ısicas, econ´ omicas, etc., al mismo tiempo
que hemos repasado la relaci ´ on que existe entre el signo de la derivada y el comportamiento
de la funci ´ on. Tambi´ en se han podido considerar las diferentes notaciones que se utilizan
a la hora de anotar las derivadas y las unidades que hay que asignarles cuando las variables
involucradas corresponden a magnitudes con unidades determinadas.
Las reglas b´ asicas de derivaci ´ on aparecen registradas en la tabla que tenemos a continuaci ´ on:
La función Tiene derivada Comentario
es constante
es constante
Para todo
ella misma
La función Tiene derivada Comentario
es constante
es constante
Para todo
ella misma
La función Tiene derivada Comentario
es constante
es constante
Para todo c ∈ޒ
ella misma
Despu´ es, tambi´ en hemos visto algunos hechos sobre las derivadas: la relaci ´ on entre el signo
de la segunda derivada y la forma del grafo de la funci ´ on, la t´ ecnica de derivaci ´ on impl´ıcita
aplicada al c´ alculode la tangente a una curva enunpuntoy la construcci ´ onde aproximaciones
lineales y/o cuadr´ aticas de funciones complicadas.
Hemos introducido el concepto de integral definida y sus propiedades fundamentales, la
integral indefinida como funci ´ on que hace variar el extremo superior de integraci ´ on y sus
propiedades, la relaci ´ on entre las integrales definidas y primitivas y sus aplicaciones, y, por
´ ultimo, la noci ´ on y el c´ alculo de integrales impropias.
Tambi´ en hemos repasado los dos m´ etodos generales que resultan de mayor utilidad para el
c´ alculo de primitivas: integraci ´ on por partes y cambio de variable; hemos presentado un
m´ etodo para calcular primitivas de funciones racionales de diferentes tipos.
Y ya para acabar, hemos recopilado los resultados fundamentales del c´ alculo desde un punto
de vista m´ as formal: el teorema de Bolzano, el teorema de Weierstrass, el teorema del valor
medio integral y el teorema fundamental del c´ alculo.
Bibliografía
Courant, R.; John, F. (1971). Introducci´ on al cálculo y al análisis matemático (vol. 1). M´ exico
D.F.: Limusa.
Larson, R.E.; Hostetler, R.P.; Edwards, B.H. (1995). C´ alculo y geometr´ıa anal´ıtica
(vol. 1, 5ª ed.). Santa Fe de Bogot´ a: McGraw-Hill Interamericana.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful