Está en la página 1de 2

INTRODUCCION:

En la actualidad, la tendencia mundial se enfoca al uso de energías renovables,


mismas que son amigables con el medio ambiente, aprovechando los recursos
naturales para generarlas (Vega, 2010). Las fuentes de energías renovables se
han convertido en un tema prioritario en las agendas energéticas, tanto en los
países industrializados como en muchas economías en desarrollo, gracias a sus
efectos beneficiosos en las esferas económicas, sociales y ambientales. Así se
destaca la importancia de disponer de fuentes alternativas de energía para
satisfacer la demanda de las grandes naciones al proporcionar la expansión del
crecimiento en las fuentes alternativas.
A partir de la gran importancia que ha tomado este tema, las políticas energéticas
de los diferentes países se han enfocado en aumentar gradualmente el
suministro de energía renovable, elaborándose para ello una estrategia de
desarrollo en diversas regiones, tales como la Unión Europea, Sudamérica y
Centroamérica busquen un modo de aprovechar los recursos naturales para la
producción de energía, mismos que minimicen el impacto ambiental de la
actividad humana sobre el ambiente natural (Bertinat, 2004).
La capacidad que tiene la vegetación de transformar la energía del sol y
almacenarla para posteriormente ser liberada mediante diversas técnicas para
solventar necesidades energéticas convencionales, es un tema que muchas
universidades y centros de investigación están explorando en busca de una
solución energética amigable con el medio ambiente, sostenible y eficiente.
Actualmente, la generación de energía mundial por medio de Fuentes de Energía
Renovables No Convencionales, tiene a la biomasa como la responsable del
65% de la producción, claro está, dentro del 6% que aquélla debida a fuentes
alternativas. Aun así, esto indica que la capacidad de generación de esta fuente,
con investigación y mejor tecnología, podría ser una de las primeras soluciones
a nivel mundial frente a una crisis energética.
Los primeros pasos para impulsar la energía procedente de las olas se han dado
En Euskadi, con la cual se podría abastecer el 10% del consumo eléctrico. En
Julio de 2011, el EVE (Ente Vasco de Energía), agencia energética perteneciente
al Gobierno Vasco, ha puesto en marcha en Mutriku la primera planta en el
mundo que utiliza múltiples turbinas basadas en la tecnología OWC. Las
energías renovables provenientes del mar se deben a la influencia de la radiación
solar y de los campos gravitatorios solar, terrestre y lunar sobre los océanos.
OBGETIVO GENERAL.
ANTECEDENTES HISTORICOS.
Las energías renovables han constituido una parte importante de la
energía utilizada por los humanos desde tiempos remotos, especialmente
la solar, la eólica y la hidráulica. La navegación a vela, los molinos de
viento o de agua y las disposiciones constructivas de los edificios para
aprovechar la del sol, son buenos ejemplos de ello.
Con el invento de la máquina de vapor por James Watt, se van
abandonando estas formas de aprovechamiento, por considerarse
inestables en el tiempo y caprichosas y se utilizan cada vez más los
motores térmicos y eléctricos, en una época en que el todavía
relativamente escaso consumo, no hacía prever un agotamiento de las
fuentes, ni otros problemas ambientales que más tarde se presentaron.
Hacia la década de años 1970 las energías renovables se consideraron
una alternativa a las energías tradicionales, tanto por su disponibilidad
presente y futura garantizada (a diferencia de los combustibles fósiles que
precisan miles de años para su formación) como por su menor impacto
ambiental en el caso de las energías limpias, y por esta razón fueron
llamadas energías alternativas. Actualmente muchas de estas energías
son una realidad, no una alternativa, por lo que el nombre de alternativas
ya no debe emplearse.
Según la Comisión Nacional de Energía española, la venta anual de
energía del Régimen Especial se ha multiplicado por más de 10 en
España, a la vez que sus precios se han rebajado un 11 %. En España las
energías renovables supusieron en el año 2005 un 5,9% del total de
energía primaria, un 1,2% es eólica, un 1,1% hidroeléctrica, un 2,9
biomasa y el 0,7% otras. La energía eólica es la que más crece.