Está en la página 1de 9

González Gil, Teresa. (2009). Flexibilidad y reflexividad en el arte de investigación cualitativa.

Index de
Enfermería, 18(2), 121-125. Recuperado en 04 de julio de 2018, de
http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1132-12962009000200012&lng=es&tlng=es.

Flexibilidad y reflexividad en el arte de investigación


cualitativa

Flexibility and reflexivity in qualitative research

Teresa González Gil1

1
Departamento de Ciencias de la Salud II. Enfermería. Facultad de Ciencias de la
Salud, Universidad Rey Juan Carlos, Alcorcón, Madrid, España

Dirección para correspondencia

RESUMEN

La metodología de la investigación cualitativa se caracteriza por ser dinámica y


flexible y por estar muy orientada al proceso. La naturaleza de los fenómenos a los
que nos acercamos desde la investigación cualitativa requiere de esta flexibilidad y
dinamismo para que el proceso de investigación se vaya ajustando a las propias
necesidades de la realidad estudiada. Esta flexibilidad, sin embargo, requiere de una
reflexividad o actitud crítica constante con aquellas decisiones metodológicas que se
van adoptando para salvaguardar la rigurosidad y congruencia metodológica, así
como la credibilidad de los resultados. El presente artículo hace un recorrido sobre
los conceptos de flexibilidad y reflexividad ilustrándose en el caso particular de un
proceso de investigación.

Palabras clave: Investigación en enfermería, investigación cualitativa, diseño de


investigación cualitativa, reflexividad, investigador como bricoleur.

ABSTRACT

Qualitative research is dynamic and flexible and is, particularly, oriented into research
process. Nature of phenomena which are studied from qualitative research needs
that flexibility and dynamism so that research process will respond to the research
object needs. Flexibility requires reflexivity strategies, constant critical attitude with
all those methodological decisions we adopt. This is necessary in order to assure
methodological rigour and congruence. This article tries to clarify flexibility and
reflexivity terms in the context of a particular research.
Key words: Nursing research, qualitative research, qualitative research design,
reflexivity, researcher as bricoleur.

Introducción

El presente artículo se plantea desde la experiencia de una investigación con mujeres


transexuales con el objetivo de explorar el proceso transexualizador tal y como es
vivido e interpretado por ellas mismas. Dicha investigación constituye mi proyecto
de tesis doctoral inscrita en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Rey
Juan Carlos de Madrid. Tras un año y medio trabajando con el proyecto no podía
dejar pasar la oportunidad de compartir con los demás mis reflexiones en torno a lo
que, ya, se ha convertido en una expresión de ánimo y seguridad en el buen hacer
de la "aventura de la investigación cualitativa": flexibilidad y reflexividad.

Mi acercamiento al tema de estudio surgió de forma ocasional. La Facultad de


Ciencias de la Salud ofertaba un programa de doctorado con acceso a enfermeras
licenciadas en otras disciplinas de ciencias sociales. El programa de doctorado recibía
el nombre de "Salud integral en la mujer" y dentro de sus seminarios formativos se
daba especial importancia a los aspectos socioculturales implicados en la salud de la
mujer. En aquel momento pensé en el concepto de mujer, desglosado es sus
acepciones biológicas (ligadas a las diferencias genotípicas y fenotípicas) y
socioculturales (roles ligados al género). Y pensé en los casos en que ambas
dimensiones no están vinculadas, ¿dónde se sitúan estas mujeres en nuestro proceso
de cuidados?, ¿hacemos, de verdad, un abordaje holístico cuando hablamos de
"Salud Integral en la Mujer"?, ¿hay algún sector de la población que queda excluido
cuando ligamos los cuidados de salud a las categorías de género tradicionalmente
establecidas en nuestros esquemas cognitivos?

Mi inserción en el campo de la transexualidad femenina fue prácticamente a ciegas,


lo que ocurre generalmente cuando nos acercamos a un fenómeno complejo desde
la mirada cualitativa, teniendo como único conocimiento el derivado de una consulta
rápida y superficial de la poca literatura existente al respecto. En este sentido, mi
propuesta de investigación inicial, aunque muy trabajada y reflexionada en su
momento, constituye hoy en día una mera referencia inicial. Después de este año y
medio, volviendo la vista atrás, y reflexionando sobre lo hecho hasta ahora, me doy
cuenta de que lo realizado difiere sustancialmente de lo que planifiqué inicialmente.
Esta trayectoria seguida, sin embargo, se asienta en un trabajo madurado de
comunicación bidireccional con el contexto de la investigación y las personas que
comparten conmigo dicho contexto.

La flexibilidad del proceso de investigación cualitativo

El proceso de investigación cualitativo se caracteriza por ser tremendamente


dinámico y flexible.1 Este dinamismo se justifica por la propia naturaleza del objeto
de estudio, las realidades humanas. Generalmente cuando el investigador entra en
el campo de estudio sabe poco o nada sobre el fenómeno en cuestión. 2 Este
desconocimiento inicial, tal y como defiende Glasser,3 hace que, aunque entremos en
el campo habiendo hecho un primer esfuerzo de planificación, éste último necesite ir
evolucionando y redefiniéndose en función de las necesidades que vayan emergiendo
del propio campo de estudio.
Por otra parte, el proceso de investigación supone para el propio investigador un
ejercicio enorme de aprendizaje metodológico, de modo que si de verdad se
reflexiona y se es autocrítico con el trabajo que se está realizando, el investigador
puede incrementar su conocimiento a este nivel exponencialmente. Este mayor
dominio metodológico también influye en el hecho de que la propuesta y el proceso
de investigación evolucionen a lo largo del tiempo.

En el caso de la investigación que me ocupa, a medida que ésta ha ido avanzando,


se han ido produciendo muchas modificaciones. Para empezar, no ha sido hasta llevar
unos meses de observación participante y familiarizarme con el contexto de estudio,
que los objetivos de estudio se han acabado de redefinir. Esta redefinición vino
condicionada por la emergencia de nuevas preguntas de investigación que,
anteriormente, no habían estado a mi alcance. Así, inicialmente, el objetivo principal
se centraba en "Conocer las necesidades de salud y barreras de acceso a los servicios
de salud de las personas transexuales", para posteriormente pasar a ser "Explorar y
describir el proceso transexualizador tal y como es percibido/vivido por las propias
mujeres transexuales".

En cuanto a la orientación teórico metodológica, también surgieron dudas a la hora


de realizar la propuesta de investigación (se planteó una triangulación entre
fenomenología y teoría fundamentada),4 dudas que luego se fueron disipando a
medida que se aclararon los nuevos objetivos de investigación y se profundizó en el
conocimiento de la metodología (resultando finalmente la teoría fundamentada la
orientación más adecuada).

Atendiendo a la población de estudio, al principio se habían considerado como


criterios de inclusión: (a) hombres o mujeres que hubiesen sido diagnosticados de
disforia de género según en DSMIV, y (b) hombres o mujeres que hubiesen finalizado
su proceso transexualizador. Sin embargo, al empezar a conocer el fenómeno de
estudio y al evolucionar las preguntas de investigación y los objetivos de estudio, los
criterios de inclusión se ajustaron a: (a) mujeres transexuales (de hombre e mujer)
que estuviesen en cualquiera de las fases del proceso transexualizador (tal y como
es interpretado por ellas mismas y no en función del proceso biomédico establecido)
, y por tanto (b) mujeres no necesariamente diagnosticadas de disforia de género
por el DSMIV, sino mujeres con "cuerpo de hombre" pero que "se sienten mujeres".
Estas nuevas decisiones en relación a los criterios de inclusión se justificaron en base
a las siguientes premisas.

Por una parte, la realidad transexual femenina difiere de la realidad transexual


masculina en numerosos aspectos, por lo que el abordaje de la realidad transexual
en toda su generalidad se presentaba como una empresa muy ambiciosa. Los propios
datos acotaron los objetivos y, por tanto, la población de estudio. P12: "[.] son
problemáticas muy distintas y también es muy interesante. Los transexuales
masculinos tienen un tema que a mí me parece que es muy importante, es la
visibilidad y la invisibilidad, tú a un transexual masculino, son invisibles
normalmente. Primero, porque antes de hacer el cambio puedes pensar que tienen
la misma pinta que tengo yo, una chica masculina y punto y eso de hecho a nosotros,
vamos mucha gente que tiene mucha dificultad, al principio no sabes porque estás
encasillando a una persona [.] Entonces los chicos transexuales son invisibles,
primero, porque hasta que empiezan el proceso pueden estar ahí en ese marco, que
pueden estar bastante a gusto, te pueden llamar como mucho machorra pero nada
más, no tienen por qué. Y luego una vez que inician el cambio, el cambio es muy
rápido, con resultados muy buenos, por lo menos aparentemente y físicamente, luego
la operación ya es otro tema. Entonces, claro, pasan de un mes a otro, en cuestión
de un mes, a lo mejor no les ves en un mes y tienen una barba ya que te mueres.
Entonces ahí hay mucha más invisibilidad, pues eso hace que también les sea más
fácil muchas cosas. Eso no quiere decir que no sea dificultoso, te quiero decir en
comparación a las mujeres transexuales, no que sea la vida en rosa pero en
comparación con las transexuales tienen eso que es muy importante [.] Los hombres
son muy, ya te digo, es un mundo distinto, totalmente distinto. También tienen una
visión a veces más cerrada que las mujeres, por ejemplo hay mucho rechazo de la
transexualidad masculina, hay colectivos de transexuales masculinos solo. la
constitución".

En cuanto al diagnóstico médico de "disforia de género", hay informantes que aún no


han sido diagnosticadas, sin embargo ellas llevaban viviendo su proceso desde que
eran conscientes de su existencia, y por tanto su experiencia es muy válida para la
consecución de los objetivos de investigación. AC: "[.] alego que no conocía el
contenido de ese informe y que, inocente de mí, creía que eso aceleraría el proceso;
pues iba a ser que no. Así que tras año de perder año y medio me dicen, básicamente,
que no soy una mujer. Y claro, una se queda con cara de tonta y pensando: ¿y
entonces vivir las 24 horas del día deseando ser totalmente una mujer dónde me
deja?".

Con respecto a las técnicas de recogida de datos, la entrevista en profundidad


individual se planteó como técnica prioritaria, siendo complementada con la
observación participante y otras técnicas de recogida de datos que se fueran haciendo
necesarias en función de las propias necesidades de investigación. Sin embargo,
hasta la actualidad, la observación participante durante las reuniones del grupo
"trans" de COGAM (Colectivo de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales de
Madrid), y durante los tiempos de ocio y recreo tras las reuniones, ha constituido la
principal estrategia de recogida de datos. El acceso a los informantes para las
entrevistas en profundidad ha requerido un tiempo de inmersión en el campo y de
aceptación e integración en el grupo. El establecimiento del rapport o empatía
necesario para acceder a los informantes y a sus sentimientos, vivencias y
experiencias en torno a un tema tan íntimo y que ha marcado tanto sus trayectorias
vitales, requería todo el tiempo que fuese necesario. Es ahora, casi después de un
año y medio de observación participante, que me planteo la posibilidad de comenzar
con las entrevistas en profundidad.

En relación a las entrevistas en profundidad, en un principio me planteé realizar


entrevistas individuales en profundidad semiestructuradas. Trabajé mucho en la
elaboración de una guía de entrevista a partir de los principales conceptos que
emergieron de la primera consulta de la literatura y en relación con los objetivos del
estudio. Tras pilotar la guía en una única entrevista semiestructurada, me di cuenta
de que la recogida de información quedaba demasiado focalizada y limitada en
función de las preguntas planteadas y que, de esta forma, estaba poniendo barreras
a que las propias mujeres me mostraran el fenómeno de estudio desde su riqueza y
diversidad experiencial. Así he considerado más oportuno y más riguroso, en
términos metodológicos, comenzar realizando entrevistas no estructuradas para,
posteriormente, si cabe, focalizar estas entrevistas en temas emergentes a través de
la realización de entrevistas semiestructuradas. Este proceso secuencial estaría en
coherencia con la evolución del proceso de investigación basado en la teoría
emergente que se propone desde la teoría fundamentada, 5 y con las propias
necesidades del campo.

El investigador como herramienta de investigación

La investigación y el investigador no son dos entes separadas y la neutralidad, por


parte de ambas, es imposible. Tanto investigador como investigación se influyen
mutuamente. En este sentido, el investigador influye en la evolución del proceso de
investigación al mismo tiempo que es influenciado por la propia investigación. La
relación entre ambos se convierte en una especie de bucle de influencia bidireccional
y de retroalimentación.

Influyendo en el campo: dejando un poquito de ti como parte de la realidad


estudiada. Se asume como intrínseco a las propias características de la investigación
cualitativa el hecho de que el propio investigador influya de alguna manera en la
realidad estudiada. El investigador cualitativo utiliza como instrumentos de
investigación sus propias capacidades de percepción e interpretación, elementos
propiamente humanos y por tanto subjetivos. Así decimos que el investigador, en sí
mismo, constituye una herramienta de investigación.6,7 Algunos de los filtros
subjetivos que condicionan la percepción e interpretación son las propias experiencias
vividas, las creencias, los valores, el bagaje académico e investigador previo... todo
ello, de algún modo, te condiciona en tu acercamiento al tema de estudio y en el
abordaje que haces del mismo.

Por otra parte, el investigador cualitativo al introducirse en el campo se posiciona en


el mismo como uno más con un rol determinado que, a lo largo del proceso
investigador, irá evolucionando. Así, inicialmente eres un desconocido en el campo,
y los comenzares son complicados, el establecimiento de la relación de confianza,
apertura y empatía es difícil. Pero según pasa el tiempo e interaccionas con los
informantes y los contextos de observación, te vas familiarizando con el fenómeno
de estudio y con las personas que lo viven al mismo tiempo que ellos se familiarizan
contigo. En la medida que esto ocurre el investigador entra a formar poco a poco
parte de la comunidad estudiada pasando a ser uno más, construyendo la realidad
vivida tal y como se plantea desde la propuesta del interaccionismo simbólico (en mi
caso he pasado a ser considerada una voluntaria de la asociación, y en ocasiones,
una amiga). En este momento la objetividad se va perdiendo y es el momento de
alejarse, poco a poco, del campo.8,9

Adaptándose al campo: salvando obstáculos y redefiniendo el proceso de


investigación.

El investigador cualitativo, al trabajar con realidades humanas, en continua


interacción con aquello y aquellos que le rodean, ha de estar siempre en permanente
adaptación. Esta permanente adaptación requiere desarrollar una gran capacidad de
observación, de interpretación y análisis inductivo, y de generación de recursos para
ser capaz de hacer frente a las necesidades del propio contexto de investigación.

Esta experiencia vivida por el investigador cualitativo es la misma que podemos


experimentar cuando trabajamos en contacto directo con el cuidado de nuestros
pacientes. Como enfermeras, al igual que el investigador cualitativo, trabajamos con
realidades humanas que necesitan para su abordaje una sensibilidad especial que
contempla la capacidad de observación, de interpretación, de anticipación, y de
generación de estrategias de cuidados adaptadas a las necesidades individualizadas
de cada persona.

Estas capacidades, aptitudes y habilidades, que tanto el investigador cualitativo como


la enfermera necesitan para llevar a cabo su trabajo con calidad, implican algo más
que la adquisición de unos conocimientos teóricos (tal y como señalaba en el apartado
anterior). El trabajar con, desde, y para la subjetividad de las personas y sus
realidades es algo complejo que trasciende la mera aplicación de cuidados
estandarizados o estrategias metodológicas estáticas. En este contexto la creatividad
y la intuición pasan a un primer plano, pudiendo ser considerados, tanto enfermera
como investigador cualitativo, "bricoleurs".10
Se entiende "bricoleur" como la persona que utiliza todo aquello que está a su alcance
para configurar las artimañas necesarias de cara salvar los obstáculos que se van
presentando en la realización de su tarea.10 El investigador cualitativo utiliza, en este
mismo sentido, su bagaje experiencial, su conocimiento acumulado, su capacidad
creativa, y su intuición11 para generar estrategias de abordaje que le permitan salvar
los obstáculos e imprevistos que se generan a lo largo del proceso de investigación.
Es en esta tarea de salvar obstáculos y de redireccionar la investigación que se crean
oportunidades para el desarrollo,12 tanto a nivel de enriquecimiento del investigador
como herramienta de investigación, como de ganancia de esplendor por parte del
propio proceso de investigación.

En el caso de mi investigación, la creatividad y la intuición se han materializado en


la utilización de la fotografía como elemento proyectivo y facilitador de la reflexión y
expresión de las experiencias vividas. La intuición me llevó a pensar que, quizás, en
el contexto de las reuniones de grupo se podría realizar una actividad artística que
fuese estimulante para las mujeres, que les ayudase a comunicar y compartir sus
experiencias (a modo de actividad de auto apoyo) al mismo tiempo que me permitía
a mí recoger datos. En principio se planteó la actividad como una actividad de
"Photovoice",13,14 a través de la cual cada una de las chicas debía realizar una serie
fotográfica de diez fotos con imágenes que, para ellas, tuvieran un especial
simbolismo con respecto a su proceso transexualizador. A continuación, debían
ponerlas un título y escribir un breve párrafo para, finalmente, ponerlas en común
en grupo y generar un discurso común en torno al proceso tal y como ellas lo habían
vivido.

En otra ocasión, derivado probablemente también de esa intuición anteriormente


comentada, tuve la oportunidad de utilizar, de nuevo, la fotografía como elemento
proyectivo de reflexión. En este caso, había estado explorando la producción
fotográfica de Diane Arbus y sus reflexiones en torno a los "Freaks" ("los raros") y la
desconceptualización de la "normalidad". En una de las reuniones surgió una
discusión en torno a la "búsqueda de la normalidad" y aproveché para estimular la
generación de ideas en torno al mismo a partir de algunas de las fotografías que más
me habían llamado la atención y que solía llevar dentro de mi cuaderno de campo.

La flexibilidad del proceso con rigor

Los criterios de calidad en investigación cualitativa no están claramente definidos, en


tanto que los diferentes autores no llegan a un consenso claro sobre los mismos. 15 En
cualquier caso, esta situación de ambigüedad no resta importancia a la "reflexividad"
como estrategia metodológica para asegurar la calidad de nuestra investigación en
términos de credibilidad, rigurosidad metodología, auditabilidad, o validez interna. 16

La reflexividad puede ser definida como una conversación interna con uno mismo en
torno a la experiencia del proceso de investigación al mismo tiempo que éste se va
desarrollando;17 como una mirada hacia uno mismo, hacia el "self", hacia nuestro
interior y hacia la exteriorización de nuestro "self" en lo que nos rodea. 6,18 Es decir,
la reflexividad implica una continua conversación con uno mismo sobre nuestra
relación con la propia investigación. Debemos de ser críticos con lo que hacemos y
justificar cada paso que damos y decisión que tomamos en nuestro proceso de
investigación.19 Así mismo debemos de asumir nuestras limitaciones y analizar de
qué modo las mismas están condicionando nuestro hacer y estar dentro del campo
de estudio. Este trabajo reflexivo nos permite identificar los elementos subjetivos
que el investigador, como herramienta de investigación, introduce en el propio
proceso de investigación en aras a contribuir a alcanzar un mayor rigor, riqueza, y
credibilidad del propio proceso de investigación y de los resultados del mismo. En
resumen: hacer el proceso de investigación más transparente y abierto. 20

La reflexividad es la estrategia que nos permite movernos flexiblemente en el


dinámico proceso de investigación cualitativa con la seguridad de que no vamos a
perder el rumbo.21 La reflexividad ha de ser una actitud constante en cada una de las
fases de desarrollo de nuestro proceso de investigación, estando presente en todos
nuestros registros, ya sean notas de campo en el contexto de la recogida de datos,
fichas o memorandos analíticos, informe de resultados, o artículos originales.

Conclusión

La investigación cualitativa se caracteriza por trabajar con la subjetividad de las


personas (perspectiva emic) desde la propia subjetividad del investigador
(investigador como herramienta de investigación). Esta situación de partida, dentro
del paradigma constructivista, donde la intersubjetividad es un elemento clave, nos
obliga a ser especialmente cuidadosos y a estar continuamente en busca de un
equilibrio armonizador entre la flexibilidad del proceso y la rigurosidad del mismo a
través de la reflexividad.

Bibliografía

1. Janesick VJ. The dance of qualitative research design. Metaphor, methodolatry,


and meaning. In: Denzin NK, Lincoln YS. Strategies of qualitative inquiry. Thousand
Oaks: Sage Publications, 1998:35-55. [ Links ]

2. Denzin NK, Lincoln YS. Entering the field of qualitative research. En: Denzin NK,
Lincoln YS. The landscape of qualitative research theories and issues. Thousand
Oaks: Sage Publications, 1998:1-24. [ Links ]

3. Schreiber RS, Noerager Stern P. Using Grounded Theory in Nursing. New York:
Springer, 2002. [ Links ]

4. Annels M. Triangulation of qualitative approaches: hermeneutical phenomenology


and grounded theory. Journal of Advanced Nursing, 2006; 56(1):55-
61. [ Links ]

5. Strauss A, Corbin J. Bases de la investigación cualitativa. Técnicas y


procedimientos para desarrollar la teoría fundamentada. Colombia: Editorial
Universidad de Antioquia, 2002. [ Links ]

6. De la Cuesta Benjumea C. El investigador como instrumento flexible de indagación.


International Journal of Qualitative Methods, 2003; 2(4). Article 3. Disponible en:
https://www.ualberta.caiiqm/backissues/2_4/pdf/delacuesta.pdf [Acceso 2 febrero
2005]. [ Links ]

7. De la Cuesta Benjumea C. Formación para la práctica de la investigación


cualitativa: algo más que recortar programas. Enfermería Clínica 2004; 14(2):11-
6. [ Links ]
8. Hammersey M, Atkinson P. Etnografía. Métodos de investigación. Barcelona:
Paidos, 2001. [ Links ]

9. Morse JM, Field PA. Nursing research: the application of qualitative approaches.
United Kingdom: Nelson Thornes, 2002. [ Links ]

10. Gobbi M. Nursing practice as bricoleur activity: a concept explored. Nursing


Inquiry, 2005; 12(2):117-125. [ Links ]

11. Agan RD. Intuitive knowing as a dimension of nursing. Advances in Nursing


Science, 1987; 10:63-70. [ Links ]

12. Holloway I, Todres L. The status of method: flexibility, consistency and


coherence. Qualitative Research, 2003; 3(3):345-357. [ Links ]

13. Wang CC. Photovoice: a participatory action research strategy applied to women's
health. Journal of Women's Health, 1999; 8(2):185-192. [ Links ]

14. Bach H. A visual narrative concerning curriculum, girls, photography etc.


Edmonton: Qual Institute Press, 1998. [ Links ]

15. Calderón C. Criterios de calidad en la investigación cualitativa en salud: apuntes


para un debate necesario. Revista Española de Salud Pública, 2002; 76:473-
482. [ Links ]

16. Castillo E, Vásquez ML. El rigor metodológico en la investigación cualitativa.


Colombia Médica, 2003; 34:164-167. [ Links ]

17. Coffey A, Atkinson P. Encontrar el sentido a los datos cualitativos: Estrategias


complementarias de investigación. San Vicente del Raspeig: Publicaciones de la
Universidad de Alicante, 2005. [ Links ]

18. Carolan M. Reflexivity: a personal journey during data collection. Nurse


Researcher, 2003; 10(3):7-13. [ Links ]

19. Northway R. Disability, nursing research and the importance of reflexivity. Journal
of Advanced Nursing, 2000; 32(2):391-397. [ Links ]

20. Pellatt G. Ethnography and reflexivity: emotions and feelings in fieldwork. Nurse
Researcher, 2003; 10(3):29-37. [ Links ]

21. Hand H. The mentor's tale: a reflexive account of semi-structured interviews.


Nurse Researcher, 2003; 10(3):15-2. [ Links ]

Dirección para correspondencia:


Teresa González Gil.
Departamento de Ciencias de la Salud II.
Enfermería. Facultad de Ciencias de la Salud. URJC.
Avda de Atenas s/n, 28922,
Alcorcón, Madrid, España
Email: teresa.gonzalez.gil@urjc.es

Manuscrito recibido el 14.11.2008


Manuscrito aceptado el 4.03.2009