Está en la página 1de 18

AMENAZA NUCLEAR

¿Para qué quieren los países tener armas nucleares?


Existen dos razones fundamentales por las que una nación puede desear
desarrollar, construir y mantener un arsenal de armas nucleares listo para
usar: o por razones defensivas como elemento disuasivo y de protección, o
por razones ofensivas, como armas de conquista, ataque y agresión.

(SALBUCHI, 2014)

A. Arma nuclear (bomba atómica)


Las armas nucleares son las más peligrosas de la Tierra. Sólo una puede destruir una ciudad
entera, además de potencialmente matar a millones de personas, y poner en peligro tanto el
medio ambiente como la vida de las generaciones futuras, ya que sus efectos a largo plazo
resultan devastadores. Únicamente su mera existencia ya supone un riesgo muy alto. Aunque
las armas nucleares sólo se han utilizado dos veces en la guerra –en los bombardeos sobre
Hiroshima y Nagasaki en 1945-, en la actualidad aún quedan al parecer aproximadamente
26.000, y hasta la fecha se han llevado a cabo más de 2.000 ensayos nucleares. El desarme
es la mejor opción para protegernos de tales peligros; no obstante, alcanzar este objetivo ha
sido un reto muy difícil.

A.1.1 Los orígenes


El día 12 de septiembre de 1933, seis años antes del descubrimiento de la fisión y sólo
siete meses después del descubrimiento del neutrón, el físico judío Leó Szilárdconcluyó
que era posible liberar grandes cantidades de energía mediante reacciones neutrónicas
en cadena.2 El 4 de julio de 1934, Szilard solicitó la patente de una bomba atómica donde
no sólo describía esta reacción en cadena neutrónica, sino también el concepto esencial
de masa crítica. La patente le fue concedida, lo cual convierte a Leo Szilard en el inventor
de la bomba atómica. No la patentó en provecho propio, sino precisamente para prevenir
que otros la construyeran: fue el primer intento de no-proliferación de la
Historia.[cita requerida] Al obtener la patente, se la ofreció como regalo a la embajada
del Reino Unido confiando en que la caballerosidad británica evitaría que su invento fuese
mal empleado alguna vez; en esencia, sólo aceptaba que fuera usada contra los nazis, si
estos la desarrollaban por su cuenta.[cita requerida] En febrero de 1936, el Almirantazgo
Británico aceptó el terrible regalo.
Szilard también concibió los aceleradores lineales, el ciclotrón, el microscopio
electrónico y, en un periódico de 1929, describió el bit como unidad básica de información.
Además, defendió toda su vida que los científicos eran moralmente responsables de las
consecuencias de su trabajo.[cita requerida] Pese a participar en el Proyecto Manhattan, en
cuanto se dio cuenta de que el proyecto de la bomba atómica nazi no era viable, se opuso
con todas sus fuerzas al uso de estas armas contra Japón o contra cualquier otro
país.[cita requerida] Estas firmes creencias éticas le convertirían en un hombre atormentado,
que luchó el resto de sus días, desde múltiples ambientes científicos y políticos, contra su
obra maestra: las armas nucleares.[cita requerida]
En noviembre de 1938, la física alemana Lise Meitner logró identificar trazas de bario en
una muestra de uranio. La presencia de este elemento sólo se pudo explicar asumiendo
que se había producido una fisión nuclear. Como Meitner era judía, y de hecho estaba ya
planteándose abandonar el país —lo que haría poco después—, el descubrimiento se lo
adjudicó Otto Hahn,3

A.1.2 Tecnología de las armas nucleares :


Procesado del uranio y el plutonio
En torno al 98 % de los átomos de uranio que existen en la biosfera tiene un peso atómico de
238, mientras que el 1 % remanente contiene el isótopo 235, por lo que se requiere separarlo
físicamente para reunir las cantidades necesarias para sostener una reacción nuclear en
cadena, ya que solamente el uranio-235 es el isótopofisible. La separación de ambos isótopos
exige procesos extensos, complicados y costosos. El enriquecimiento que se llevó a cabo en
el Proyecto Manhattan usó dos mecanismos: la separación electromagnética en un Calutrón, y
la difusión gaseosa.
El elevado costo y el tedioso proceso del enriquecimiento de uranio alentó a los científicos a
buscar otro combustible para la fabricación de artefactos nucleares. Descubrieron otro
material, el plutonio 239, que se produce al bombardear neutrones lentos sobre el uranio 238
en un reactor, convirtiéndolo en el elemento más pesado. Luego de esto, el plutonio se retira
de los subproductos radiactivos del uranio y se envía a una planta de reprocesamiento.
La obtención de un solo kilogramo de uranio implica la extracción de más de un millón de kilos
de mineral de uranio, puesto que una tonelada de este mineral sólo concentra algunos gramos
de uranio. El procesado del uranio implica la lixiviación con ácido del mineral de uranio
triturado, lo que da lugar a un aglutinado seco, purificado, calificado como pastel amarillo. En
el proceso, se producen metales pesados tóxicos y radiactivos (torio y radio), derivados de la
trituración, que tienen que ser debidamente estabilizados. El denominado "pastel amarillo" se
trata en diversas plantas que completan su idoneidad para sus distintas aplicaciones. En las
plantas de enriquecimiento se lleva a cabo un procedimiento meticuloso que aparta el uranio
235 del más pesado y abundante uranio 238.

A.2 TIPOS DE BOMBAS NUCLEARES


a.2.1 Bombas de fisión nuclear
Este es el primer tipo de bombas desarrollado, y se basan en la fisión (ruptura) de un átomo,
generalmente Uranio enriquecido o Polonio. El proceso de fisión conlleva, además de la
liberación de energía, la emisión de neutrones, partículas sin carga que pueden inducir la
ruptura de más átomos, llevando a una reacción en cadena.

El desarrollo de las armas nucleares se lo tenemos que "agradecer" al grupo de científicos


reunido por Estados Unidos en el Proyecto Manhattan, que llevó a la primera explosión
nuclear controlada realizada el 16 de julio de 1945 en Nuevo México, conocida
como Gadget.
El efecto de una bomba de fisión se mide generalmente en kilotones, que hacen referencia
al poder destructivo de una tonelada de TNT (trinitroglicerina). La potencia de la bomba
que explosionó en el desierto de Nuevo México fue de 20 kilotones de TNT, la de
Hiroshima, conocida como Little Boy y basada en uranio enriquecido, 16 kilotones de TNT;
y la de Nagasaki, conocida como Fat Man y basada en polonio, 21 kilotones de TNT.

ISTOCKPHOTO/THINKSTOCK

a.2.2. Bombas termonucleares


El siguiente paso en esta locura fue el desarrollo de las bombas termonucleares. ¿En qué
se diferencia una bomba termonuclear de una nuclear? La bomba termonuclear combina
tres procesos: fisión, fusión, y de nuevo fusión.

La primera etapa en una de estas bombas es semejante a la de las bombas de fisión. El


Polonio se fisiona, liberando gran cantidad de energía y neutrones. Pero en esta ocasión esa
gran cantidad de energía, hasta 100 millones de grados celsius, y esos neutrones, se
aprovechan para inducir un proceso de fusión nuclear de átomos de deuterio y tritio, dos
isótopos pesados del hidrógeno.

Pero eso no es todo, la energía liberada en el proceso de fusión nuclear se aprovecha para
fisionar átomos de uranio 238, imposible a temperaturas menores. Este último paso dobla
el poder de la bomba y es el que mayor cantidad de radiación perjudicial produce.

ISTOCKPHOTO/THINKSTOCK
El poder de una bomba termonuclear, o bomba H, se puede regular añadiendo más o
menos cantidad de deuterio y tritio a la etapa de fusión, por lo que prácticamente no tiene
límite, por lo que su poder se mide habitualmente en megatones, equivalentes a millones de
toneladas de TNT, es decir, hasta miles de veces más potentes que una bomba de fisión
nuclear.

La bomba más potente jamás detonada, conocida como bomba del Zar, fue una bomba de
este tipo, y fue detonada el 30 de octubre de 1961 a 4 km. de altitud en un archipiélago ruso
situado en el océano ártico y conocido como Nueva Zambia. Su potencia fue de 50
megatones, siendo un megatón el equivalente de 1000 kilotones.

a.2.3. Bombas de cobalto o sucias


No se crean ustedes que no se puede crear más destrucción. Los seres humanos tenemos
una habilidad inusitada para lograrlo, y como ejemplo podemos poner las bombas sucias.
Las bombas anteriores producían su efecto dañino principalmente a partir del calor
liberado, pero nuestro siguiente artefacto tiene la habilidad de usar además del calor, gran
cantidad de radiación gamma para que sus efectos sean todavía peores.

Estos rayos son capaces de llegar a la médula ósea e inducir mutaciones en el genoma. Las
bombas anteriores tenían como efecto "colateral" la emisión de radiación perjudicial, pero
estan buscan principalmente la emisión de este tipo de radiación para producir un efecto
todavía más perjudicial.

En las bombas sucias se añade un ingrediente mortífero: el cobalto-59. Este elemento es


capaz de absorber los neutrones emitidos en una explosión nuclear para convertirse en
cobalto-60, mediante un proceso conocido como "salado". Este elemento caería después
de la explosión como una lluvia que iría depositando este elemento radioactivo en el suelo,
que seguiría descomponiéndose y emitiendo radiación durante décadas, haciendo la zona
inhabitable.

DAVID BAÑON
A.3. BOMBA Y SU RELACION CON LA
HISTORIA

País de
Nombr Poten Característ
País productor detonaci Fecha Tipo Ubicación
e cia icas
ón

Explosiones nucleares más importantes en la historia

16 de Primera Alamogord
Estad Torre de
Trinity 19 Kt julio de bomba o, Nuevo
os Unidos 30 metros
1945 atómica. México

Primera
6 de
Aérea a bomba
Little agosto
16 Kt 548 atómica Hiroshima
Boy de
Estados Unidos metros usada en
1945
ataque
Japón
Segunda
9 de
Aérea a bomba
Fat agosto
25 Kt 503 atómica Nagasaki
Man de
metros usada en
1945
ataque

29 de Primera
Unión agosto Torre a 30 bomba
RDS-1 Unión Soviética 22 Kt
Soviética de metros atómica
1949 soviética
Isla
Trimouille
3 de Primera
Acuática
Hurrica Austr octubr bomba
Reino Unido 25 Kt a –3
ne alia e de atómica
metros
1952 británica

Ivy Islas 31 de Sobretierr Primera Atolón


Estados Unidos 10 Mt
Mike Marshall octubr a bomba Enewetak
e de termonucle
1952 ar

14 de
Aérea de Bomba de
Ivy noviem
500 Kt 173 fisión más
King bre de
metros poderosa
1952

Primera
12 de
bomba
Unión agosto Torre a 30 Semipalatin
RDS-6s Unión Soviética 400 Kt atómica
Soviética de metros sk
termonucle
1953
ar soviética

28 de Segunda
Sobretierr
Castle Islas febrero bomba más Atolón
Estados Unidos 15 Mt a a 28
Bravo Marshall de poderosa Bikini
metros
1954 de EE. UU.

8 de Primera
Aérea a
Grappl Kiriba noviem bomba
Reino Unido 1,8 Mt 2250 Kiritimati
eX ti bre de termonucle
metros
1957 ar británica

13 de Primera
Globo a
Gerbois Argeli febrero bomba
Francia 65 Kt 105 Reggane
e Bleue a de atómica
metros
1960 francesa

30 de
Aérea a Bomba más
Bomba Unión octubr Nueva
Unión Soviética 50 Mt 4000 poderosa
del Zar Soviética e de Zembla
metros del mundo
1961

16 de Primera
octubr Sobretierr bomba
596 22 Kt
e de a atómica
China China 1964 china Lop Nor

Nº 6 3,3 Mt 17 de Aérea a Primera


junio 2960 bomba
de metros termonucle
1967 ar china

24 de Primera
Poline Globo a
Canopu agosto bomba
Francia sia 2,6 Mt 520 Fangataufa
s de termonucle
Francesa metros
1968 ar francesa

18 de Primera
Smiling 8-20 mayo Subterrán bomba
India India Pokhran
Buddha Kt de ea atómica
1974 india

Posible
22 de
primera Océano
Israel septie
Incident Sudáf bomba Índico al
Sudáfrica(posible 2-3 Kt mbre Acuática
e Vela rica atómica sur de
mente) de
israelí y Sudáfrica
1979
sudafricana

Primera
28 de
Chagai- Pakist Subterrán bomba
Pakistán 40 Kt mayo e Chagai
I án ea atómica
1998
pakistaní

Primera
bomba
?
atómica
norcoreana
9 de
Corea 1-20 octubr Subterrán
Corea del Norte Posible Kilju
del Norte Kt e de ea
2006 primera
bomba
? atómica
termonucle
ar
norcoreana
BOMBAS ATOMICAS USADAS EN
ATAQUES :

*EN EL CONTEXTO DE LA SEGUNDA GUERRA


MUNDIAL :
Proyecto Manhattan

Planta K-25, en Oak Ridge, una de las principales instalaciones del Proyecto Manhattan

Prueba Trinity: Primera explosión nuclear en Alamogordo, culminación del proyecto (16 de julio de 1945).

El Proyecto Manhattan fue el nombre en clave de un proyecto científico llevado a cabo


durante la Segunda Guerra Mundial por los Estados Unidos con ayuda del Reino
Unido y Canadá. El objetivo final del proyecto era el desarrollo de la primera bomba
atómica antes de que la Alemania nazi la consiguiera. La investigación científica fue
dirigida por el físico Julius Robert Oppenheimer mientras que la seguridad y las
operaciones militares corrían a cargo del general Leslie Richard Groves. El proyecto se
llevó a cabo en numerosos centros de investigación siendo el más importante de ellos
el Distrito de Ingeniería Manhattan situado en el lugar conocido actualmente
como Laboratorio Nacional de Los Álamos.
El proyecto agrupó a una gran cantidad de eminencias científicas como Robert
Oppenheimer, Niels Böhr, Enrico Fermi, Ernest Lawrence, Luis Walter Álvarez, etc. Dado
que, tras los experimentos en Alemania previos a la guerra, se sabía que
la fisión del átomo era posible y que los nazis estaban ya trabajando en su
propio programa nuclear, se reunieron varias mentes brillantes. Exiliados judíos muchos
de ellos, hicieron causa común de la lucha contra el fascismo aportando su grano de arena
a la causa: conseguir la bomba antes que los alemanes.
El primer ensayo atómico exitoso ocurrió en el desierto de Alamogordo, en Nuevo
México el 16 de julio de 1945. El test se llamó Trinity y el dispositivo detonado se
denominó con nombre en clave Gadget. Se trataba de una bomba-A de plutonio del
tipo Fat Man, el mismo tipo de bomba que sería lanzada sobre Nagasaki días después, el 9
de agosto de 1945. En la actualidad este lugar está marcado por un monolito cónico negro
de silicio resultado de la fusión de la arena bajo el efecto del calor.
En la carrera por la bomba nuclear, los alemanes tenían el Proyecto Uranio y los soviéticos
la Operación Borodino.

Bombardeos atómicos sobre Hiroshima y


Nagasaki

CONSECUENCIAS SOCIALES :

Hiroshima y Nagasaki, 70 años de efectos secundarios


Sus efectos secundarios persisten 70 años después. Miles de supervivientes son
atendidos cada año por enfermedades relacionadas con las dos bombas atómicas que
EEUU usó contra Japón. Incluso, a medida que envejecen, los conocidos para siempre
como hibakusha (los bombardeados, en japonés) desarrollan nuevas enfermedades
relacionadas con lo que vivieron aquel agosto de 1945.

En Hiroshima murieron al menos 80.000 personas el día de la detonación. En Nagasaki,


aunque la segunda bomba, Fat Boy, era más potente que la primera, las muertes rondaron
las 40.000. El desvío del artefacto de plutonio y la topografía de la ciudad minimizaron las
bajas. Como habían previsto los científicos y los militares, la mayoría de las víctimas
iniciales sucumbieron a la onda expansiva, la energía térmica generada y la radiación
ionizante inicial. Muchos miles más murieron en los días, semanas y meses posteriores.
En total, unas 214.000 personas murieron por el efecto directo de las bombas. Pero, lo
que pocos esperaban es que su impacto duraría no unos años sino décadas enteras.

"Los científicos que crearon la bomba sabían sin duda de los efectos perjudiciales de la
radiación y que la provocarían con ella", dice el profesor del Instituto de Tecnología
Stevens (EEUU), Alex Wellerstein. "Pero, lo que no esperaban es que murieran tantos
japoneses por la radiación, ya que pensaban que todo aquel lo suficientemente cerca de
la zona cero de la bomba como para recibir una dosis fatal de radiación moriría antes por
el efecto del fuego y la onda expansiva. Sin embargo, la realidad no siempre coincide con
los modelos teóricos y entre el 15% y el 20% de las muertes se debieron a los efectos de
la radiación", añade este experto que prepara un libro sobre la historia nuclear secreta de
EEUU.

Los políticos, militares y científicos de la administración Truman que trabajaron en la


bomba querían que fuera definitiva, que empujara a Japón a una rendición incondicional.
Tras el ensayo exitoso de Trinity, la primera bomba nuclear, en el desierto Jornada del
Muerto (Nuevo México) unos días antes, estaban convencidos de la devastación que
provocarían Little Boy y Fat Man.

Unos 214.000 japoneses murieron tras las bombas atómicas. Aún quedan otros 200.000
supervivientes

De los varios objetivos propuestos, hubo algunos en aquel grupo que querían tirar la
bomba en la bahía de Tokio. Una explosión de tal envergadura frente al palacio imperial y
las ventanas del Gobierno nipón les obligaría firmar la capitulación y las víctimas habrían
sido casi testimoniales. Sin embargo, ganó el ala dura. Si querían impresionar a los
generales japoneses y, de paso, al mundo entero, con el poder de EEUU en forma de
bomba, había que tirarla en una ciudad para que la destrucción y la mortandad sirvieran
de ejemplo. De forma algo macabra, Hiroshima y Nagasaki formaron parte de una lista de
ciudades objetivo que no había que bombardear con armamento convencional o bombas
incendiarias. Querían reservarlas intactas para la bomba atómica.

Walter Oppenheimer, John von Neumann, Enrico Fermi y otros científicos que participaron
en la creación de la bomba tenían claros los efectos de la radiación. De hecho,
Oppenheimer preparó un documento con instrucciones a seguir por los que lanzaran la
bomba para evitar que les alcanzara. Lo que no tenían tan claro es que sus efectos
perdurarían durante tanto tiempo. Es la paradoja cruel de Hiroshima y Nagasaki, como
dice el profesor de la Universidad de Manchester, Richard Wakeford, "lo cierto es que los
estudios con los supervivientes de la bomba atómica han permitido conocer mucho mejor
los efectos de la exposición a la radiación".

Wakeford, junto a varios colegas de la Universidad de Hiroshima y la Universidad Médica


de Fukushima, han estudiado los efectos a largo plazo de la radiación. La lectura de sus
resultados, publicados recientemente por la revista médica The Lancet, impresiona. El
estudio sistemático de los hibakusha comenzó en 1950, cinco años después de que
fueran detonadas las bombas. El primer estudio (LSS) incluyó a 94.000 supervivientes que
se encontraban en un radio de 10 kilómetros de la zona cero de Hiroshima aquel 8 de
agosto. Tras ampliar el radio y sumar las víctimas de Nagasaki, la cifra fue aumentando.
Según cifras oficiales, en 2014, había 197.159 hibakusha vivos. La cifra no incluye a los
hijos de supervivientes concebidos después de la bomba pero sí a unos 5.000 que aún
estaban en el vientre de su madre cuando estallaron Little Boy y Fat Man. Otros muchos
murieron antes de nacer. De los que nacieron vivos, una buena parte presentaban
cuadros que eran nuevos para la ciencia médica: aberraciones cromosómicas,
electroforesis (separación por campo eléctrico) de las proteínas o polimorfismos en el
ADN.

El hongo radiactiivo empezó a disiparse 30 minutos después de la explosión US NATIONAL


ARCHIVES / HANDOUT EFE

Solo tres años después de las bombas, el número de casos de leucemia entre los
hibakusha ya era superior al de las poblaciones no expuestas y el aumento del riesgo
relativo (comparado con grupos de control) tendría su pico a los siete años. Los que eran
niños en 1945, presentaron los mayores índices de leucemia de todos los supervivientes.
En cuanto a los distintos tipos de cáncer sólido (sarcomas, carcinomas y linfomas, por
ejemplo), el aumento de la incidencia se detectó a los 10 años. El riesgo de sufrir un
tumor se mostró además muy relacionado con la dosis de radiación recibida.

La edad es un factor que interviene en la carcinogénesis, así que el cáncer se fue


manifestando con mayor fuerza a medida que los supervivientes envejecían. Hoy, la
media de edad de los hibakusha es de 80 años. Según la Cruz Roja Japonesa, de las
muertes de supervivientes registradas en el hospital de Hiroshima desde marzo de 2014,
casi dos tercios fueron por tumores malignos, destacando el cáncer de pulmón, estómago
y leucemia.

El estudio preparado para The Lancet también repasa otras enfermedades no relacionadas
con el cáncer. Aquellos que recibieron altas dosis de radiación presentaron y presentan
una mayor incidencia de daños en tejidos, problemas de riñón, infartos cerebrales,
alteración del sistema inmunológico o ataques cardíacos. Lo intrigante es que esta mayor
incidencia de estas patologías no aparece hasta después de 1980, cuarenta años
después de las bombas.
Además del cáncer, los supervivientes sufren enfermedades cardíacas, infartos cerebrales o
estrés postraumático

Incluso hoy, aparecen nuevas enfermedades relacionados con la radiación. Un informe de


la Cruz Rojadestaca cómo entre los más de 6.000 hibakusha tratados en los hospitales de
Hiroshima y Nagasaki en lo que va de año, están apareciendo problemas circulatorios. El
doctor Masao Tomonaga, también un hibakusha, experto en los efectos de la radiación
sostiene: "Hasta ahora, creíamos que no había conexión entre la exposición a la radiación
y las enfermedades circulatorias. Sin embargo, a medida que los supervivientes
envejecen, muchos de ellos sufren de ataques cardíacos y anginas".

Y no solo les envenenaron el cuerpo, también el alma. Los sucesivos seguimientos de los
supervivientes muestran la alta incidencia de ansiedad o estrés postraumático. En los
primeros años, además, eran unos apestados. Muchos de ellos sufrieron discriminación a
la hora de encontrar trabajo o casarse. Aún hoy, 70 años después, muchos hibakusha no
se han recuperado de la pérdida no solo de su familia o amigos, sino de toda su
comunidad en apenas unos segundos.

CONSECUENCIAS MEDIO AMBIENTALES :


Efectos ambientales inmediatos
Cuando explota una bomba atómica, el plutonio en el dispositivo atraviesa por una
fisión, liberando enormes cantidades de energía. El estallido inicial crea una luz
cegadora, seguida de un calor extremo. Las temperaturas en el área de la
explosión llegan hasta 10 millones de grados Celsius. La radiación
electromagnética conduce a la formación de una bola de fuego. Un viento
extremadamente fuerte y azotador también es provocado por el estallido inicial. En
Hiroshima, una sola bomba de 15 kilotones fue detonada en el centro de la ciudad
y todo, dentro del radio de 1 milla (1,61 km), fue completamente destruido. El
efecto sobre el ambiente inmediato fue una devastación total. El calor extremo de
la radiación térmica quemó todo en su camino, incluyendo animales, árboles,
edificios y personas. La radiación nuclear penetra el cuerpo y muchos de los que
no murieron por la radiación o las quemaduras, desarrollaron posteriormente
cánceres por la radiación.

Polvillo radioactivo
La explosión de una bomba atómica crea un polvo radioactivo que cae del cielo en el área
alrededor del sitio de la explosión y también es transportado más lejos y contamina el suelo,
el agua y la cadena alimenticia en ambientes bastante lejanos. Inicialmente, se conocía muy
poco sobre el polvillo radioactivo. En Estados Unidos se llevaron a cabo muchas pruebas
explosiones de armas nucleares y para la década de 1950 los científicos descubrieron que
las partículas comprendían átomos divididos que eran extremadamente radioactivos y
peligrosos.

Efectos de la radiación
La liberación de la radiación de las plantas de energía de Chernobyl le da a los científicos
una idea de cuáles serían los efectos sobre el ambiente en una pequeña guerra nuclear. La
cantidad de radiación liberada en Chernobyl sería el equivalente a la detonación de
aproximadamente una docena de bombas atómicas a una altitud que podría provocar un
daño de explosión máximo. En Chernobyl grandes cantidades de partículas radioactivas
fueron liberadas en el enorme incendio que duró 10 días y liberó yodo-131 y cesio-137 en
el ambiente. Estos son particularmente peligrosos para el cuerpo humano y el ambiente en
general. Las partículas radiactivas del polvillo radioactivo nuclear también afecta a los
animales en el ambiente y llega al suministro de leche, así como también contamina las
plantas agrícolas.

Contaminación del agua y el bosque


Las partículas radiactivas pueden viajar desde el sitio de la explosión de la bomba atómica
y contaminar cuerpos de agua, incluyendo la vida acuática como los peces. Los animales en
los bosques de Chernobyl, por ejemplo, tienen altos niveles de cesio y los científicos
esperan que la contaminación permanezca de esa forma durante décadas. El polvillo
radioactivo de la detonación de numerosas bombas atómicas daría como resultado la
contaminación de las moras y otra vida vegetal encontrada en las áreas circundantes y los
bosques. Las mutaciones genéticas y la enfermedad en las generaciones de animales y
humanos también ocurrirían después de la contaminación.

Explosión, calor y radiación 7 La bola de fuego de una explosión nuclear tarda unos diez segundos
en adquirir su tamaño máximo, pero sus efectos duran década

El poder de destrucción de las armas nucleares y el riesgo que entrañan para el medio ambiente y
la supervivencia humana son incomparables. Estas armas liberan ingentes cantidades de energía
en forma de explosión, calor y radiación.

LA EXPLOSIÓN Una explosión nuclear crea una enorme onda expansiva que alcanza velocidades de
muchos cientos de kilómetros por hora. La explosión mata a las personas que están cerca de la
zona de impacto y provoca lesiones pulmonares, daños auditivos y hemorragias internas a las que
están algo más lejos. La gente sufre lesiones a causa del derrumbe de edificios y la caída de
objetos.

EL CALOR La radiación térmica derivada de la explosión es tan intensa que casi todo lo que está
cerca de la zona de impacto se vaporiza. El calor extremo provoca quemaduras graves y en una
zona extensa inicia incendios que se fusionan en una gigantesca tormenta de fuego. Es probable
que incluso las personas que están en refugios subterráneos mueran por la falta de oxígeno y el
envenenamiento por monóxido de carbono.

LA RADIACIÓN A diferencia de las armas convencionales, las armas nucleares liberan radiación
ionizante: partículas y rayos emitidos por los materiales radioactivos. En dosis elevadas,

la radiación mata las células, daña los órganos y provoca una muerte rápida. En dosis bajas, puede
dañar células y provocar cáncer, daños genéticos y mutaciones. En los seres humanos, provoca la
mayoría de tipos de leucemia, así como cánceres sólidos como los de tiroides, pulmón y mama.

El incremento de las tasas de leucemia y cáncer de tiroides entre los niños expuestos empieza a
aparecer al cabo de cinco años, mientras que la incidencia de la mayoría de cánceres sólidos
aumenta al cabo de unos diez años, y el riesgo elevado persiste durante toda la vida de la persona.
La exposición a la radiación también puede incrementar el riesgo de defectos hereditarios en las
futuras generaciones. La exposición a la radiación se puede producir externamente (mediante las
partículas en el aire, el agua y el suelo) o internamente (mediante la respiración y la ingestión de
líquidos y alimentos). Muchos radioisótopos se concentran en las plantas y los animales y, por
tanto, en la cadena alimentaria

Alteración climática, crisis agrícola y hambruna


causadas por una guerra nuclear
Una guerra nuclear regional en que se utilizaran solamente cien bombas como la de Hiroshima
alteraría el sistema climático mundial y pondría en situación de riesgo de hambruna a mil millones
de personas.
Las armas nucleares son los únicos dispositivos que se hayan creado jamás con capacidad para
destruir todas las formas de vida compleja de la Tierra en un periodo de tiempo relativamente
corto. Una guerra librada con mil armas nucleares —en torno al 5 por ciento del arsenal mundial—
dejaría el planeta inhabitable.

GUERRA NUCLEAR REGIONAL

Según un estudio reciente de IPPNW, en un escenario como el arriba mencionado no se


produciría la extinción del género humano, no obstante, sí que provocaría el fin de la civilización
moderna tal como la conocemos.

Incluso los arsenales nucleares relativamente pequeños de países como la India y el Pakistán
podrían provocar daños globales permanentes en los ecosistemas de todo el planeta.

EL HUNDIMIENTO DE LA AGRICULTURA

El humo y el polvo de una guerra nuclear limitada podrían causar una caída brusca de las
temperaturas mundiales y de la precipitación al impedir que llegara a la superficie de la Tierra
hasta un 10 por ciento de la luz solar. El repentino enfriamiento mundial acortaría las estaciones
de cultivo, lo cual amenazaría la agricultura en todo el mundo. El aumento del precio de los
alimentos impediría el acceso a la alimentación a cientos de millones de las personas más pobres
del mundo. Para aquellos que ya sufren desnutrición crónica, una reducción siquiera del 10 por
ciento en el consumo alimentario los condenaría a una muerte por inanición. Se generalizarían las
epidemias de enfermedades infecciosas y los conflictos por unos recursos escasos. De utilizarse
todo el arsenal nuclear del mundo, se emitirían a la estratosfera 150 millones de toneladas de
humo, lo cual daría lugar a una reducción mundial del 45 por ciento de la precipitación y a un
enfriamiento medio de la superficie de 7 a 8° C.

En comparación, el enfriamiento medio mundial en lo más crudo de la última glaciación hace más
de 18.000 años fue de 5° C.

LA DESTRUCCIÓN DE LA CAPA DE OZONO Una guerra nuclear provocaría la destrucción grave y


prolongada de la capa de ozono y tendría un impacto devastador sobre la salud de las personas y
los animales. El incremento notable de la radiación ultravioleta provocaría el aumento de las tasas
de cánceres de piel, la pérdida de cosechas y la destrucción de la vida marina.

Firman en la ONU tratado contra las


armas nucleares
Aunque el acuerdo no cuenta con el respaldo de las naciones que tienen con
arsenal nuclear, los países firmantes esperan convencer al resto del mundo a más
tardar, en 2025.

La ceremonia de en la que se firmó el tratado que busca prohibir el uso de armamento nuclearAFP
El Tratado sobre Prohibición de armas nucleares firmado este miércoles en la ONU por

unos 50 países muestra que la eliminación de ese armamento es una cuestión de "sentido

común", dijo a el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, cuyo gobierno fue

facilitador de esa negociación.

Solís presidió este miércoles en la sede de la ONU, al margen de la Asamblea General

del organismo, la ceremonia en que medio centenar de países comenzó a estampar su

firma a un histórico acuerdo adoptado en julio por 122 países.

Ninguno de los países que poseen armas nucleares participa del Tratado. Tampoco lo

hacen las naciones pertenecientes a bloques de seguridad como la Organización del

Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Aunque ninguna de las potencias nucleares participe del Tratado, Solís dijo a la agencia

AFP que mantenía viva la confianza en que hasta el año 2025 sea posible convencer a

más países a sumarse a la iniciativa para eliminar por completo el armamento atómico.

El hecho de que el Tratado haya sido aprobado por 122 países indica "una madurez

importante de la mayor parte de los países del mundo, que seremos las primeras víctimas

de un holocausto nuclear", señaló el mandatario.

En la visión de Solís, hay argumentos de índole moral, política y también económicas que

justifiquen la eliminación completa de las armas nucleares.

Países que han depositado su seguridad en la posesión de armas nucleares "se han

vuelto más inseguros, porque se colocan en un punto de absoluta vulnerabilidad".

Ya en su discurso durante la ceremonia en la ONU, Solís había criticado la "falsa premisa

de que la seguridad surge de la fuerza de las armas".


"La comunidad internacional claramente deberá concentrarse en diseñar mecanismos

para que los países puedan obtener su seguridad por otros medios" y no solo por la

exhibición de armas nucleares, añadió el presidente costarricense.

Eso requerirá "más multilateralismo, no menos", apuntó. Un ejemplo, dijo, "es el tratado

de Tlatelolco, que en 1968 declaró a América Latina una zona libre de armas nucleares. Y

ha funcionado. Algo parecido se podría establecer en otras regiones del mundo".

La firma de este Tratado tuvo lugar apenas un día después que el presidente de Estados

Unidos, Donald Trump, amenazara en la ONU con "destruir totalmente" a Corea del Norte

en caso que las tensiones desemboquen en un conflicto armado.

Las potencias nucleares argumentan que sus arsenales sirven como elemento de

disuasión para prevenir ataques y que permanecen comprometidos con el Tratado de No

Proliferación (TNP) de armamento atómico, que entre otras cosas los obliga a la

reducción de los arsenales.

No obstante, la aprobación de este tratado es evidencia de la impaciencia de los países

no nucleares con la lenta marcha de la reducción de los arsenales existentes.

-La OTAN con los pelos de punta-

El organismo de defensa lamentó este miércoles la adopción por la Asamblea General de

Naciones Unidas para prohibir las armas nucleares, ya que, a su juicio, "ignora" las

amenazas sobre la seguridad del planeta, como Corea del Norte.

"Cuando el mundo debe permanecer unido frente a las crecientes amenazas,

especialmente la grave amenaza que representa el programa nuclear norcoreano, este

tratado ignora estos urgentes desafíos a la seguridad", indicaron los 29 países de la

OTAN en una declaración conjunta.

Por 122 votos a favor, el voto en contra de Holanda (miembro de la OTAN) y una

abstención, Naciones Unidas avaló desde julio el tratado que ahora se frimó y prevé la
prohibición total del desarrollo, almacenamiento y la amenaza del uso de armas

nucleares.

A lo largo de las negociaciones, los países con armamento nuclear, como Rusia, China,

India, Pakistán, Corea del Norte e Israel, evitaron tomar parte en la negociación y en la

votación. Entre ellos figuran también Estados Unidos, Reino Unido y Francia, miembros

de la OTAN.

Hasta Japón, el único país que ha sufrido un ataque nuclear (en 1945), boicoteó las

negociaciones, igual que casi todos los países de la OTAN. La Alianza reiteró este

miércoles que este tratado, que se aplicará sólo a las partes firmantes, "no será eficaz".

"Mientras haya armas nucleares, la OTAN seguirá siendo una alianza nuclear" en base a

su estrategia de "disuasión", añadió en la declaración la Alianza Atlántica, advirtiendo que

el acuerdo podría "debilitar" el Tratado de No Proliferación Nuclear de 1968 que

responsabiliza a los Estados de la reducción de sus arsenales.

Para los países impulsores del texto, como Austria, Brasil, México, Sudáfrica y Nueva

Zelanda, este tratado representa un paso histórico hacia la desnuclearización del planeta,

que cuenta con unas 15.000 cabezas nucleares actualmente.