Está en la página 1de 2

Tema 44 La construcción de la inteligencia y de la personalidad en la interaccion

social: el papel de los compañeros en la experiencia educativa y en el aprendizaje

La APA define la inteligencia como la habilidad de comprender ideas complejas, de adaptarse


eficazmente al entorno, así como el de aprender de la experiencia, en encontrar varias formas
de razonar y de superar obstáculos mediante la reflexión. Esta capacidad universal que se
manifiesta de forma singular en cada persona depende de sus características, experiencias, y
relaciones sociales, con la característica particular de que estas últimas están mediadas por la
cultura, lo que nos llega a situar la interacción sociocultural en el origen de la cognición y la
inteligencia humana.

Desde la gestación, mediante la experiencia intrauterina los seres humanos comienzan a


construir su inteligencia y personalidad a través de la interacción social. De hecho las
neuronas espejo nos dotan genéticamente de la capacidad de interacción socioafectiva y
aprendizaje por imitación, favoreciendo el desarrollo de la empatía y la comunicación. En contra
de lo que se presuponía el desarrollo de la inteligencia y la personalidad evoluciona desde los
procesos interpersonales a los intrapersonales. De tal forma que cada función aparece dos
veces en el desarrollo cultural del niño; primero, entre individuos (interpsicológica), y a
continuación, dentro del niño (intrapsicológica). Esto se aplica tanto para la atención voluntaria
como para la memoria lógica y la formación de conceptos, unas ideas que en su dia fueran
1
formuladas por Vigotsky y que nos llevan a distinguir dos niveles de desarrollo:

 El nivel de desarrollo real, que es la capacidad de resolver independientemente un


problema.
 El nivel de desarrollo potencial, que determina la posibilidad de resolver un problema con
ayuda de un adulto o en colaboración con otro compañero más capaz (ZDP)

La relación y el conocimiento mutuo permite ajustar las estrategias comunicativas y educativas


al nivel del alumno, y ajustarlas a su ZDP o lo que es lo mismo al nivel más elevado que le
permite trabajar con ayuda.

Existen pruebas suficientes que permiten afirmar que las relaciones entre compañeros
juegan un papel determinante en la experiencia educativa y en el aprendizaje al mejorar:

 El proceso de socialización en general.


 El grado de adaptación a las normas establecidas.
 La relativización progresiva del punto de vista propio.
 El control de los impulsos agresivos.
 La adquisición de competencias.
 El rendimiento escolar.
 El nivel de expectativas.

De ahí la importancia de la constitución del grupo de clase, los agrupamientos y el aprendizaje


colaborativo en el aula. En ese sentido son claves las decisiones metodológicas que los

1
Vygotsky, L. (1979). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona: Editorial Crítica.
De Waal, F. (2013). La edad de la empatía. Barcelona: Tusquets Editores. Tomasello, M. (2010). ¿Por qué
cooperamos? Madrid: Katz Editores Kincheloe, J., Steinberg, S., & Villaverde, L. (Comps.). (2004).
Repensar la inteligencia: Hacer frente a los supuestos psicológicos sobre enseñanza y aprendizaje.
Madrid: Editorial Morata.

1/2
Tema 44 La construcción de la inteligencia y de la personalidad en la interaccion
social: el papel de los compañeros en la experiencia educativa y en el aprendizaje
docentes adopten para el funcionamiento del grupo y la realización de las tareas. Pues los
distintos tipos de estructura dan lugar a distintos tipos de interrelación entre los alumnos:

 En la estructura individualista no se fomenta la interacción entre los compañeros.


 En la estructura competitiva la comunicación entre compañeros se percibe como
amenazante para la consecución de la propia meta. En consecuencia, no se fomenta el
apoyo a los iguales.
 En la estructura cooperativa se fomenta la colaboración entre los compañeros, la
aceptación y el apoyo a los iguales.

Cuando hablamos de aprendizaje entre iguales es útil distinguir tres dimensiones clásicas

 La tutoría entre iguales: parejas o equipos caracterizados por un nivel de habilidades


diferentes y unos roles, el de tutor y tutorado, claramente asimétricos.
 La cooperación: equipos con habilidades heterogéneas próximas y roles simétricos. Para
que se considere un labor colectiva como cooperativa se requiere:
o Interdependencia positiva.
o Interacción cara a cara.
o Responsabilidad individual.
o Aprendizaje de habilidades sociales.
o Auto-reflexión del equipo.
Al referirnos a los grupos de personas que trabajan cooperativamente se deben distinguir
tres niveles conceptuales:
o Agrupamiento Personas unidas o reunidas por alguna razón externa. Por ejemplo,
alumnos que se sientan en mesas de cuatro en el aula
o Grupo Personas que comparten una meta, y se organizan el trabajo distribuyendo
responsabilidades de forma independiente y sin obligación de colaborar.
o Equipo Grupo de personas interdependientes que trabajan cooperando de forma
positiva. Pero para llegar a crear un equipo es necesario utilizar estrategias de
aprendizaje cooperativo que permitan pasar de la actividad de grupo a la de equipo.
 La colaboración en la que los miembros del equipo tienen un grado de habilidades similares
y roles simétricos, aunque diferentes. En esta estructura de aprendizaje, los alumnos no
sólo son responsables de su propio aprendizaje, sino también del aprendizaje de los demás
miembros de su grupo. También son responsables de manifestar determinadas conductas
prosociales con sus compañeros. La función del profesor pasa a ser la de presentador de
información y facilitador del aprendizaje:
o Especificando con claridad los objetivos de la unidad didáctica.
o Asignando los alumnos a los grupos de aprendizaje para garantizar la heterogeneidad.
o Explicando la forma de colaborar y demostrar la interdependencia positiva.
o Supervisando las actividades colaborativas e intervenir para dinamizarlas
o Evaluando el rendimiento de los alumnos y la eficacia del grupo.

2/2

También podría gustarte