Está en la página 1de 3

Tema 15 Educación para la igualdad. Educación no discriminatoria.

Eliminación de
prejuicios sexistas y racistas en la escuela.

Tradicionalmente, en el sistema educativo la discriminación sexo/género


aparentemente no ha existido, ya que el proceso de sustitución de currículos
diferenciados para alumnos y alumnas por un único currículo, supuestamente
integrador, ha ocultado el desigual tratamiento de los géneros en el sistema
educativo. Es necesario hacer visible esta situación para que las cuestiones de
género salgan a la luz y puedan “deconstruir” los mecanismos que las perpetúan.
Por ese motivo, la LOMCE,1 establece que El desarrollo, en la escuela, de los valores
que fomenten la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, así como la prevención
de la violencia de género.

Educación para la igualdad La política a favor de la igualdad en educación se


estructura alrededor de cuatro objetivos básicos para los cuales el MEC emprendió
las siguientes actividades:

 Combatir los estereotipos sexistas en el material didáctico y los currículos.


 Fomentar el cambio de actitudes en el profesorado a través de la sensibilización
y de la formación continua.
 Garantizar la igualdad de oportunidades para las chicas y los chicos a todas las
formas de enseñanza y a todos los tipos de formación, con el fin de hacer
posible que todas las personas desarrollen plenamente sus aptitudes
 Adecuar la educación permanente a las necesidades específicas de las mujeres.

No hay duda de que estos flujos migratorios afectan también a la escuela. Se pone
a prueba su adaptabilidad y capacidad de innovación ante una situación en la que
toda la sociedad tiene también que participar para encontrar una solución. Todo ello
implica para los enseñantes adentrarnos en nuevos conocimientos para la
comprensión de situaciones y fenómenos que tienen algo que ver con las relaciones
internacionales y/o interétnicas, que preferimos denominar Interculturales.

Eliminación de los prejuicios sexistas Hay dos aspectos en los que existe un
acuerdo generalizado sobre su importancia en la educación para la igualdad: el uso
de un lenguaje no sexista; y las medidas de discriminación positiva, estas últimas
se entienden como una intervención temporal para la corrección de desigualdades.
La evaluación de los programas de igualdad de oportunidades entre los sexos de la
Unión Europea, indica que la educación no sexista no sólo conduce a una mayor
igualdad dentro del aula sino que también mejora la calidad de la enseñanza en
todos los sentidos.

En cuanto a la organización educativa hemos de considerar aspectos como:

1
la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) Ley
6/2014, de 25 de julio, Canaria de Educación no Universitaria

1/3
Tema 15 Educación para la igualdad. Educación no discriminatoria. Eliminación de
prejuicios sexistas y racistas en la escuela.
 Un currículo integrador que recoja la experiencia y las necesidades de las
alumnas e incluya la contribución histórica de la mujer al desarrollo económico,
social y cultural de la humanidad.
 Realizar un reparto equitativo de responsabilidades.
 Procurar que exista una mayor representación de alumnas en los Consejos
Escolares y como representantes del alumnado.

En cuanto a la división sexual del trabajo en el centro escolar, hemos de considerar:

 Realizar una distribución de tareas entre el alumnado que rompa los


estereotipos sexistas.
 La constitución de grupos separados y mixtos de alumnos y alumnas de forma
temporal en determinadas tareas o áreas, como por ejemplo a la hora de utilizar
algunos recursos: ordenadores, vídeo, material deportivo, etc.
 Creación de un ambiente escolar que favorezca la movilidad del profesorado en
la realización de actividades diferentes a las tradicionalmente asignadas,
ofreciendo al alumnado modelos no condicionados por el sexo/género.

En cuanto a las relaciones personales se ha de procurar:

 La toma de conciencia de la igualdad de derechos y oportunidades y cambio de


expectativas respecto a alumnos y alumnas
 Evitar los mensajes más o menos sutiles que inducen a alumnos y alumnas a
adaptarse a los estereotipos de género.
 Estimular la participación activa de las alumnas.
 Sancionar las agresiones sexuales verbales y físicas.
 Asegurar un ambiente escolar, físico y social, confortable para todo el alumnado.

La interculturalidad como respuesta a la eliminación de prejuicios racistas en la


escuela. Uno de los primeros problemas planteados es saber cómo se puede
adaptar la educación de la diversidad cultural sin separar los grupos culturalmente
distintos, es decir: ¿Cómo tratar correctamente la diferencia? Para dar respuesta a
esta pregunta, apuntamos los tres grandes principios de la Pedagogía Intercultural:

 Es preciso evitar la separación física de los grupos culturalmente diferentes, no


sólo para enriquecer a los alumnos/as a partir de la diversidad, sino porque
ningún individuo puede llegar a intuir su propia diferencia como elemento
positivo de su identidad si no es, a la vez, reconocida por los demás.
 La opción intercultural no corresponde únicamente a unos programas
específicos para ciertos alumnos/as aislados sino una educación para todos y en
particular para los niños/as no minoritarios en una reciprocidad de perspectivas.
Se trata pues de una educación centrada en la diferencia y pluralidad cultural
más que una educación para los que son culturalmente diferentes.
 Esta perspectiva educativa tiende a reducir los apriorismos morales que
jerarquizan espontáneamente las culturas y que son la base privilegiada del
etnocentrismo, de la xenofobia y del racismo.

2/3
Tema 15 Educación para la igualdad. Educación no discriminatoria. Eliminación de
prejuicios sexistas y racistas en la escuela.

3/3