Está en la página 1de 6

Valores del ser humano

Respetar a los otros en todo momento.

Querernos y aceptarnos a nosotros mismos, tal como somos; y de igual forma


también a los demás.

Escuchar a los demás con modestia.

Dialogar sin prejuicios.

Cumplir con nuestras responsabilidades.

Colaborar con los otros, en la medida de nuestras posibilidades, sin necesidad


de que nos lo pidan y sin esperar recompensa.

Aceptar que podemos estar equivocados y saber pe dir perdón a tiempo.

Ser coherentes con lo que decimos, lo que pensamos y lo que hacemos. Es


decir, ser auténticos.

Dialogar con los demás, aceptando otros puntos de vista y otras opiniones.

Actuar sin fanatismos.

Tender “puentes” que nos acerquen a nuestros semejantes, en vez de levantar


“murallas” que nos separen.

Y también preservar el medio ambiente, que nos pertenece a todos por igual.

LA HONESTIDAD: Es aquella cualidad humana por la que la persona se


determina a elegir actuar siempre con base en la verdad y en la auténtica justicia
(dando a cada quien lo que le corresponde, incluida ella misma).

Ser honesto es ser real, acorde con la evidencia que presenta el mundo y sus
diversos fenómenos y elementos; es ser genuino, auténtico, objetivo. La
honestidad expresa respeto por uno mismo y por los demás, que, como nosotros,
“son como son” y no existe razón alguna para esconderlo. Esta actitud siembra
confianza en uno mismo y en aquellos quienes están en contacto con la persona
honesta.
Solidaridad
La Solidaridad es uno de los valores humanos mas importantes y esenciales de
todos, la solidaridad es lo que hace una persona cuando otro necesita de su
ayuda, la solidaridad es la colaboración que alguien puede brindar para se pueda
terminar una tarea en especial, es ese sentimiento que se siente y da ganas de
ayudar a los demás sin intención de recibir algo a cambio.

La solidaridad es común verla en tiempo de crisis en países que atraviesan


por guerras, hambrunas, toques de queda, desastres naturales y otras condiciones
extremas. Los países hermanos y de todos lados del mundo se avocan en una
sola causa, en defender, ayudar o brindar toda clase de apoyo (medico,
alimentario o armamento) para resguardar la integridad de esa localidad. La
solidaridad no es obligatoria, pero resulta un compromiso moral que debe haber
entre los que pueden ser capaces de ayudar a alguien en situación de riesgo o
necesidad extrema.

La solidaridad es una condición del ser humano que complementa las actitudes
sociales de un individuo, de forma pues que cuando una persona es solidaria con
los demás, mantiene una naturaleza social en el entorno en el que se desarrolla
personalmente. La solidaridad conduce al desarrollo sustentable de los pueblos,
por eso, es fundamental que sea empleada en pro de los beneficios que puede
ofrecer a una determinada causa.
Responsabilidad
La responsabilidad es un valor que está en la conciencia de la persona que estudia la
Ética sobre la base de la moral.

Puesto en práctica, se establece la magnitud de dichas acciones y de cómo afrontarlas de


la manera más positiva e integral para ayudar en un futuro.

Una persona se caracteriza por su responsabilidad porque tiene la virtud no solo de tomar
una serie de decisiones de manera consciente, sino también de asumir las consecuencias
que tengan las citadas decisiones y de responder de las mismas ante quien corresponda
en cada momento.

Etimología

La palabra responsabilidad proviene del latín responsum, que es una forma de ser
considerado sujeto de una deuda u obligación.

La responsabilidad vista desde la filosofía

En la tradición kantiana, la responsabilidad es la virtud individual de concebir libre y


conscientemente los máximos actos posibles universalizables de nuestra conducta.
Para Hans Jonas, en cambio, la responsabilidad es una virtud social que se configura bajo
la forma de un imperativo que, siguiendo formalmente al imperativo categórico kantiano,
ordena: “obra de tal modo que los efectos de tu acción sean compatibles con la
permanencia de una vida humana auténtica en la Tierra”. Dicho imperativo se conoce
como el principio de responsabilidad. Según Nietzsche la responsabilidad es esencial en
el ser humano, ya que no es por cuestiones divinas lo que nos sucede, es por nuestras
decisiones.

El cumplimiento responsable en nuestra labor humana, sea cual fuere, se regiría por principios
como:

1. Reconocer y responder a las propias inquietudes y las de los demás.


2. Mejorar sin límites los rendimientos en el tiempo y los recursos propios del cargo que se
tiene.
3. Reporte oportuno de las anomalías que se generan de manera voluntaria o involuntaria.
4. Planear en tiempo y forma las diferentes acciones que conforman una actividad general.
5. Asumir con prestancia las consecuencias que las omisiones, obras, expresiones y
sentimientos generan en la persona, el entorno, la vida de los demás y los recursos
asignados al cargo conferido.
Honestidad
Honestidad (del latín honestĭtas, -ātis)1 u honradez2 es la virtud que consiste en decir la verdad,
ser decente, recatado, razonable y justo. Desde un punto de vista filosófico, es una cualidad
humana que consiste en actuar de acuerdo como se piensa y se siente (coherencia). Se refiere a
la cualidad con la cual se designa a aquella persona que se muestra, tanto en su obrar como en su
manera de pensar, como justa, recta e íntegra. Quien obra con honradez se caracterizará por la
rectitud de ánimo, integridad con la cual procede en todo en lo que actúa, respetando por sobre
todas las cosas las normas que se consideran como correctas y adecuadas en la comunidad en la
cual vive.
En su sentido más evidente, la honestidad puede entenderse como el simple respeto a la verdad
en relación con el mundo exterior, los hechos y las personas; en otros sentidos la honestidad
también implica la relación entre el sujeto y los demás, y del sujeto consigo mismo.
Honestidad y honradez, términos originariamente distintos, se han aproximado con el lapso del
tiempo y la influencia del idioma inglés; de tal modo que se está produciendo una suerte de
refundición de ambos para aludir a la definición de honradez, siendo ésta sólo una de las
acepciones del vocablo "honestidad".3
Para el filósofo romano Marco Tulio Cicerón la honestidad se realiza por el cumplimiento de
las obligaciones que se encuentran presentes en todas las actividades de la vida humana. La
honestidad se contrapone a lo útil, al placer y al dolor (en contra de los epicúreos) y representa el
fin mismo al que debe aspirar el ser humano para ser recto.5
Las obligaciones surgen de los cuatro principios (virtudes cardinales) que, de forma unida y
mutuamente dependientes, conforman la honestidad:

1. Prudencia (y sabiduría): de aquí la obligación de descubrir la verdad (distinguir los actos


buenos de los malos y el conocimiento teórico en general)
2. Justicia (y beneficencia): de aquí la obligación de mantener la unión y sociedad entre los
hombres (tanto no dañar a los demás como servir a los demás)
3. Fortaleza: de aquí la obligación de mantener la grandeza y excelencia del ánimo para
realizar las acciones.
4. Templanza: de aquí la obligación de mantener el orden, moderación y constancia de los
actos.5
5. En su nivel más superficial, el Li, son todas aquellas acciones realizadas por una persona
con objeto de construir la sociedad ideal, y destinadas a cumplir sus deseos, ya sea a corto
plazo (malo) o a largo plazo (bien). Admitir que se busca la gratificación inmediata, con
todo, puede contribuir a transformar un acto malo en uno peor, del mismo modo que
ocultar las intenciones a largo plazo puede empeorar una buena acción. Un principio
fundamental en esta teoría es la de que una buena persona debe mostrar sus sentimientos
sinceramente en su rostro, de forma que facilite la coordinación de todos en la consecución
de mejoras a largo plazo. Esta sinceridad, que abarca incluso a la propia expresión facial,
ayuda a lograr la honestidad con uno mismo, y a que las actividades humanas resulten
más predecibles, amigables y placenteras. En esta primera versión, la honestidad se logra
buscando únicamente el propio beneficio.
6. En un nivel más profundo que el Li se encuentra el Yi, o la bondad. En este nivel no se
persigue ya el propio interés, sino el principio moral de la justicia, basado en
la reciprocidad. También aquí es importante el aspecto temporal de las acciones, pero en
este caso como lapso de tiempo. Así, por ejemplo, dado que los padres dedican los tres
primeros años de vida de sus hijos solo a cuidarlos, los hijos deben guardar luto los tres
primeros años tras la muerte de los padres. En este nivel uno es honesto acerca de sus
propias obligaciones y deberes, incluso cuando no hay nadie que los juzgue o que se vea
inmediatamente afectado. Esta parte del código moral se relaciona con el culto a los
antepasados, que Confucio hizo normativo.
Orden
Se entiende por orden la acción de posicionar o colocar las cosas en el sitio que le
corresponde a cada uno. Es una palabra originaria del latín “ordin” de la cual
derivan muchas otras palabras como ordenar, ordenado, ordenamiento, ordenador
entre muchas otras, esta palabra latina viene de una raíz indoeuropea “ar” que
significa mover o ajustar. El orden es la disposición de las cosas de acuerdo con
un plan; se contrapone a la casualidad y al caos.

La palabra orden posee múltiples usos y significados por ejemplo también se le


atribuye a la progresión o sucesión de las cosas y la relación que guardan una con
otra. Otra acepción del vocablo se utiliza para describir un mandato
o norma imperiosa que debe cumplirse obligatoriamente. En el entorno
arquitectónico se le llama orden al grupo formado por una columna y cuerpos
horizontales que se encuentra sobre ella, y estos componen una estructura. En la
antigüedad, los griegos crearon tres tipos de órdenes entre ellas, El dórico, el
jónico y el corintio; y los romanos crearon el orden compuesto y el toscano; que
luego fueron utilizados por otros estilos arquitectónicos. En el ámbito eclesiástico
el término se le atribuye a cada grado del sacramento que se le otorga a un
cristiano, como sacerdote, diácono u obispo. En la informática este término se usa
para describir el comando o mandato que una instancia comanda a otra para su
ejecución. Seguidamente, en la botánica orden son los grupos taxonómicos en
que se dividen las clases y que se subdividen en familias.
Academia Comercial “Santa Lucia y Laboratorio de
Computación, Anexo. Centro de Aprendizaje Tecnológico,
-C.A.T.- “Santa Lucia”
4ª. Avenida 3-57 zona 1
Teléfono 7882 – 5195
Santa Lucia Cotzumalguapa

ALUMNO: MISHELL ALEXANDRA GRIJALVA AVILES

GRADO: -TIC- de Tercero Básico

HORARIO: Sábado de 1 a 4

TRABAJO SOBRE: VALORES

TEMA: RESPETO, RESPONSABILIDAD Y SUPERACION

INSTRUCTOR: CARLOS FERNANDO POSADAS

MARZO DE 2018

Intereses relacionados