Está en la página 1de 9

•1

8 r own
Buffalo

PERMUTACIONES
PARA
EL

E
s
Fotografia de portada y diseño: Adriana Román T
Ilustraciones: Erick Nungaray
E
Derechos reservados 201 7
© Diego Ordaz R
© Brown Bufallo Press
T
Primera edición: 201 7
o
ISBN: 978-0-9990314-2-1

Queda prohibida la reproducción total o parcial de este libro sin
R
autorización del autor.
Esta edición constó de 1000 ejemplares, se imprimió en los talleres de
Carmona Impresores en septiembre de 201 7.
DEL
Brown Bufallo Press
MUNDO
brownbufallopress@gmail.com
Hecho e impreso en México DiegoOrdaz
Por donde abunda fa malva
Y da el camino un rodeo,
Iba un ángel de paseo
Con una cabeza calva.

Del castañar por la zona
La pereta se perdía:
La calva resplandecía
Lo mismo que una corona.

Sonaba el hacha en lo espeso
Y cruzó un ave volando:
Pero no se sabe cuándo
Se dieron el primer beso.

Era rubio el ángel; era
El de la calva radiosa,
Como el tronco a que amorosa
Se prende la enredadera.

José Martí, Versos sencillos,
amistad cuando los juntaban infantiles) La quiebra
habían sido inclementes y precisas.
Y todo fue silencio después del esta-
llido, como si un alud trajera ese maldito
silencio blanco. Solo el aire empezaba a Varias bolsas de plástico hacen una
mascullar y luego polvo y chillar de bol- jaula si se saben sujetar; quizá una cá-
sas de plástico contra las paredes y ruido mara de asfixia, con un amarre fortísimo,
de ventisca y ruido de nada. Y caminaba donde una pequeñísima perra pueda
imperiosa, cabeza sagaz, casi cacareaba. permanecer sin volver a casa y muera
Así la espera: nadie, ni ácaros que bus- en unos minutos sin quejidos y donde
caran morada ni lagartijas ni cucarachas apenas se noten los breves espasmódicos.
ni moscas en la granja: nadie alrededor, Nudo tras nudo, solo se necesitan tres o
ni en los ranchos contiguos ni en las cuatro bolsas para un animal tan pequeño
montañas ni en las carreteras angostas y viejo. Amarres y plásticos son contados
ni en las ciudades. con precisión: es el año donde aprenden a
restar y sumar. Hay que doblarle las patas,

14 15
de preferencia, pues sucede, ha sucedido, 1 lc·ja11 caer gatos muertos a las chimeneas.
que con las garritas llegan a hacer algún l l.11 T tiempo que se agotaron los cristales
hoyo breve y el plástico, se sabe, cede a •k las casas abandonadas.
los orificios: se extiende la rasgadura, se ·I'iran la bolsa, la rodean, toman la
abre el cuerpo al oxígeno y la perrita vol- t.rhla y le dan duro, en turnos, la niña
verá a su hogar, a morir de otras maneras. • e >11 más fuerza. Descanso, contemplan el
Pero los niños son inclementes, • i1fo, el horizonte naranja, hacen la pausa:
precisos, obedientes: la han sujetado Ita comenzado a anochecer y las luces de
bien, como su abuelo les enseñó. No la las dos ciudades ya casi están encendidas
trajeron de muy lejos; precisan el lugar, 1>orcompleto. Ya no hay golpes,tampoco
el tiradero de escombro, el barranco des- c [uejidos apagados, pareciera que la
de donde se divisa toda la ciudad y se serenidad de la noche trajera el sosiego
alcanza a ver Texas. Mi papá trabaja por y el tenue rumor de la ciudad que co-
ese rumbo, es residente. Son los mismos mienza a susurrar otras desgracias; así
niños que arrojan piedras a los techos, de leve arriba, también, la preocupación
que estrellan botellas en las paredes y por el siguiente día de escuela.

16 17
La luz, la luz, la luz

Recorro día tras día tres pisos del hos-
pital en busca de ropa sucia; no sonrío ni
a los ancianos ni a los niños enfermos. Así
llevo, sin mostrar crnpatia alguna tam-
poco a los doctores ni enfermeras, dos,
casi tres meses. Sé que se me dice, que
se me piensa, se me cree desgraciado. Yo
simplemente no me distraigo con escan-
dalosas algarabías ni actuaciones fútiles
ele bufones: no busco agradar ni que se
me regalen sonrisas condescendientes: la
sonrisa, esa manifestación aberrante del

51
ideal romántico es un himno genuino a Si pronto no muero, si no logro la
la estupidez compartida, humana. sobredosis de heroína en las tapias junto
Dejé la filosofia en la universidad .1 las vías del ferrocarril, estaré aislado de
y tomé este cesto con ruedas donde echo .ualquier manera, astuto y expectante,
la ropa de los enfermos: lo empujo serio 1nuy solo, tanto como una estrellamuerta
por los pasillos, ni siquiera veo los ojos va hace siglos.
de los futuros muertos. Se me ocurre que
mis silencios son el estado poético de mi
ética: no saludo pero obedezco, hago de
manera precisa mi trabajo. En mi ilimi-
tada soledad veo morir gente, he visto a
los dolientes fijar la atención lasciva en
las piernas de las enfermeras, en los bul-
tos de los doctores. Estoy aislado, lo sé,
ignoro si así lo quiero, si esto se decide:
me da igual.

52 53
la estrategia de la muerte, aunque sea la, ÍNDICE
propia, es simple, tan sin gracia.

Permutación primera:juego de nenes
111
Aquí, entre tumbas, sm respuestas La gallina :1.:1.
La quiebra :1.5
para él -nunca habrá más nadie-,
Limaduras :1.9
yacen las flores mientras las horas pasan ·
Lote baldío 27
anchas y se instala el estertor del mundo;
Volverá el circo 33
pronto, ya solo para el perro, empezaría
la trásfuga del sol.
Permutación segunda:juego de la noche
lil

Auto servicio 24 horas 39
Paseo en bicicleta 43

!1
La otra 47
La luz, la luz, la luz 5:1.
El taquillero del Dorado 70 55

'""'
.~
94 95
?"'

Permutación tercera:juego de chicas

Julieta ante la segunda
puerta de El Paraíso 6:1.
El secreto en la habitación
de Katherine 65
Los dominios del azar 69

Últimas permutaciones

Línea en sueño 77
Muerte y Vida para Randall Dog,
el hombre sin suerte 79
Paso tras paso 8:&
Otoño-invierno ante
la 5th Avenue 83
La mano que los rige 87
Perro 93

96

Intereses relacionados