Está en la página 1de 4

CÓLICO Y SHOCK ENDOTÓXICO EQUINO SECUNDARIO A UNA

PARASITACIÓN POR STRONGYLUS

Historia

Una potra de raza Standardbred, de 1 año de edad, llega a la clínica con su nuevo propietario

porque se encontraba inquieta, revolcándose, pataleando y pateando el suelo. El propietario

afirma que el animal tiene poco apetito desde hace días y ahora rechaza el grano y el heno.

Además, asegura que la ha desparasitado hace poco, pero desconoce cuándo se había

desparasitado anteriormente.

Ampliación

El cólico equino no se trata de una enfermedad en sí, sino un síndrome clínico que cursa con

dolor abdominal. Etimológicamente cólico significa “dolor de colon”, pero en la actualidad

tiene un sentido más amplio. Se considera cólico cualquier dolor localizado en la cavidad

abdominal o cerca de ella, y no solo es la expresión de la enfermedad concreta.

Existen muchas causas de dolor abdominal incluyendo las alteraciones gastrointestinales que

se denominan cólicos verdaderos y las alteraciones no intestinales que se denominan falsos

cólicos, entre los que se pueden encontrar:

 Cólico hepático, debido a cálculos biliares.

 Cólico renal, producido por la expansión de los uréteres.

 Cólicos del peritoneo, por peritonitis

 Cólicos genitales, por contracción del útero y de las trompas en las hembras.

Dentro de los équidos, el caballo es la especie más susceptible de tener cólicos, debido al bajo

umbral que tiene para el dolor.


Suele ser un retortijón, agudo, hiriente, que dura 10 a 12 minutos, subiendo en intensidad,

llegando a una cúspide y descendiendo posteriormente. Este dolor puede ser agudo, crónico o

recurrente.

Se conoce tres causas básicas del dolor, el cual está mediado por el sistema nervioso

simpático.

 Distensión del intestino por gas, líquidos o alimentos.

 Estiramiento de la raíz del mesenterio.

 Isquemia e inflamación de la pared intestinal o del peritoneo.

La mortalidad es variable y, en general alta en los cólicos, que requieren cirugía, sobre todo si

son de tipo estrangulador.

Etiopatogenia:

 Debido a la forma que tiene el estómago, tiene dificultad para el vómito lo que

favorece la timpanización de la parte anterior del intestino delgado y del estómago.

 El intestino delgado presenta una gran longitud, con marcada variación del diámetro

de su luz y es muy sinuoso.

 El intestino grueso es muy voluminoso, con laxitud de ligamentos que lo unen

débilmente a la pared abdominal y presenta cambios bruscos en su diámetro.

 El cólico es el resultado de una combinación de múltiples factores predisponentes.

 Aquellos con hipermotilidad, como los espasmódicos, vólvulos o invaginación del

intestino delgado son más frecuentes en caballos que pastan donde abundan los

estróngilos.

 Edad. En los jóvenes es más frecuente cólicos por invaginación o por retención de

meconios en potros.
 Sexo. Las hembras padecen más cólicos por torsión del colon y del útero y en los

machos se originan cólicos por hernias escrotales.

 Raza. En los caballos de raza árabe son más frecuentes los cólicos debido a una

predisposición genética a trastornos gastrointestinales y al manejo de estos animales.

 Manejo. Dietas con alimentos secos, y sin agua limpia y suficiente, padecen más

frecuentemente cólicos, sobre todo de retención. Si tiene fibra poco digerible, como

paja muy troceada, y en gran cantidad, favorecen las retenciones.

 Caballos que se someten a entrenamiento frecuente para la competición también están

más predispuestos porque son más estresables.

 Parasitismo. Nemátodos se pueden acumular y producir una retención ileal cuando se

desparasitan. Strongylus spp y Gasterophilus spp.

 Recidivas. Los caballos con historia previa de haber tenido cólicos es más frecuente

que vuelva a padecerlo, y más aquellos que han padecido una cirugía. (Álvarez, López,

Fernández & Antón, 2003)


Álvarez, L. F., López, J., Fernández, R., & Antón, J. J. 2003. Patología Médica Veterinaria.

Texto para la docencia de la asignatura. Salamanca, España: Kadmos.

Exploración clínica

La potra está delgada y tiene el pelo con mal aspecto. Es obvio que tiene dolor. La

exploración física revela un aumento de la temperatura corporal (39,7 °C), una respiración

rápida y dificultosa (40 respiraciones/minuto) y una frecuencia cardíaca elevada (80

latidos/min). Los belfos están fríos al tacto. Las membranas mucosas están anormalmente

oscuras y el tiempo de relleno capilar está elevado (ambas observaciones indican circulación

lenta).

La auscultación abdominal de los cuatro cuadrantes muestra resultados anormales: falta de

borborigmos gastrointestinales en el lado derecho e izquierdo, dorsal o ventralmente. La

exploración rectal revela varias asas intestinales distendidas. Se practica una

abdominocentesis y se extrae líquido peritoneal. Este, normalmente claro y de color pajizo, es

más oscuro de lo normal y con apariencia turbia. La observación en el refractómetro revela un

contenido proteico 5 veces superior al normal, y el estudio microscópico del líquido muestra

una cifra de glóbulos blancos 4 veces mayor, específicamente neutrófilos, además se observa

la presencia de bacterias en las células.

Ampliación