Está en la página 1de 4

PARALITURGIA POR EL DÍA DEL MAESTRO

Monitor:

¡Alaba sea Jesucristo!, ¡por siempre sea alabado!


Hoy hacemos un alto en el camino, para compartir unos momentos de reflexión y oración.
Dios tiene que ser el fundamento primero y último de nuestro quehacer educativo. La Buena Noticia
de Jesús tiene que ser el soporte, desde las Bienaventuranzas y el mandato del Amor, más aún Dios
se nos hace presente en el cariño, la paciencia y el amor que nuestros maestros reflejan.
Pocas veces, como estudiantes, oramos por nuestros maestros, pero hoy vamos a orar por todos los
ellos y ellas; por aquellos que no están físicamente a nuestro lado y por aquellos que hoy nos
acompañan en nuestro caminar educativo, para no dejen de indicarnos el camino que nos llevará al
maestro por excelencia y al único, que es Jesús.
Con el espíritu lleno de gozo y la alegría de nuestros corazones, nos ponemos de pie para iniciar la
celebración de la palabra, cantando
Puestos de pie recibamos al celebrante con el canto de entrada.

Canto:

MONITOR: En el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. Amén.

MONITOR: Hermanos antes de alimentarnos de la “Palabra de Dios”, reconozcamos que


hemos pecado y ofendido a Dios y pidamos perdón diciendo:

Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de
pensamiento, palabra, obra y omisión.
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos, que
intercedan por mí ante Dios, Nuestro Señor.
Amén.

Canto:

CELEBRANTE. Oración Colecta: Dios todopoderoso y eterno, te pedimos entregarnos


a ti con fidelidad y con sincero corazón. Por nuestro señor Jesucristo.

MONITOR: Les invitamos a tomar asiento para escuchar la primera lectura.

Primera Lectura:
En la Primera lectura de la carta del apóstol San pablo a los Romanos, explica que cada persona
tiene dones diferentes por ejemplo de la palabra del entendimiento, y sobretodo el don de la
enseñanza”.

Lector: Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los romanos (12:6-8)

6.- "y tenemos capacidades diferentes según el don que hemos recibido. Si eres profeta, transmite
las luces que te son entregadas;
7.si eres diácono, cumple tu misión; si eres maestro, enseña;
8.Si eres predicador, sé capaz de animar a los demás; si te corresponde la asistencia, da con la
mano abierta; si eres dirigente, actúa con dedicación; si ayudas a los que sufren, muéstrate
sonriente.

Lector: Palabra de Dios.

Todos: Te alabamos, Señor.


SALMO:

Respondemos a la primera lectura con el Salmo Nº 16, y a cada cántico repetimos:

Antífona: “YO CON MI APELACIÓN VENGO A TU PRESENCIA, SEÑOR”

(TODOS) R/. Yo con mi apelación vengo a tu presencia, Señor.

* Señor, escucha mi apelación, atiende a mis clamores, presta oído a mi súplica, que en mis labios
no hay engaño.

(TODOS) R/. Yo con mi apelación vengo a tu presencia, Señor.

* Emane de ti la sentencia, miren tus ojos la rectitud. Aunque sondees mi corazón, visitándolo de
noche, aunque me pruebes al fuego, no encontrarás malicia en mí.

(TODOS) R/. Yo con mi apelación vengo a tu presencia, Señor.

* Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío; inclina el oído y escucha mis palabras. Muestra
las maravillas de tu misericordia, tú que salvas de los adversarios a quien se refugia a tu derecha.

(TODOS) R/. Yo con mi apelación vengo a tu presencia, Señor.

* Guárdame como a las niñas de tus ojos, a la sombra de tus alas escóndeme. Pero yo con mi
apelación vengo a tu presencia, y al despertar me saciaré de tu semblante.

(TODOS) R/. Yo con mi apelación vengo a tu presencia, Señor.

MONITOR: Nos ponemos de pie para escuchar el santo evangelio.

El evangelio de hoy, Lucas hace un resumen de la actividad apostólica de Cristo, que “recorría todas
las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el reino de Dios y curando todas las
enfermedades y todas las dolencias”, como lo hace un gran maestro.

Escuchemos al Celebrante que proclama el evangelio para nosotros, pero antes cantamos el

Canto: Aleluya

Evangelio

Lector: Lectura del santo Evangelio según san Lucas 6,40-42 nos signamos

Todos Gloria a ti, Señor.

40.El discípulo no está por encima de su maestro, pero si se deja formar, se parecerá a su maestro.

41. ¿Y por qué te fijas en la pelusa que tiene tu hermano en un ojo, si no eres consciente de la viga
que tienes en el tuyo?

42. ¿Cómo puedes decir a tu hermano: ''¿Hermano, deja que te saque la pelusa que tienes en el
ojo’’, si tú no ves la viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo para que veas
con claridad, y entonces sacarás la pelusa del ojo de tu hermano." Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor. Jesús

Reflexión:

en el primer texto Jesús explica que cada persona tiene un don diferente que debe de ser empleado
para el beneficio de los demás, que no se debe de ocultar este don así queridos maestros a ustedes
Dios los escogió para ser con el maestro y enseñar a niños, adolescente y jóvenes con sus ejemplos y
dando fortaleza a sus virtudes de cada uno de ellos. En el evangelio Jesús explica sobre Discípulo –
Maestro. “Ningún discípulo es mayor que el maestro; será como el maestro cuando esté
perfectamente instruido”. Jesús es Maestro. No es profesor. Para entender esta parte es que El
profesor da la clase, enseña diversas asignaturas, pero no convive. En cambio, Jesús El maestro
convive. Su materia es el mismo, su testimonio de vida, su manera de vivir aquello que enseña. La
convivencia con el maestro tiene tres aspectos: (1) El maestro es el modelo o el ejemplo que hay que
imitar. (2) El discípulo no sólo contempla e imita, sino que además se compromete con el destino
del maestro, con sus tentaciones, persecución, y muerte. (3) No sólo imita el modelo, no sólo asume
el compromiso, sino que llega a identificarse: "Vivo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí". Este
tercer aspecto es la dimensión mística del seguimiento de Jesús, fruto de la acción del Espíritu. La
viga en el ojo del hermano. “¿Cómo es que miras la viga que hay en el ojo de tu hermano y no reparas
en la viga que hay en tu propio ojo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: ` ¿Hermano, deja que saque
la brizna que hay en tu ojo’, si no ves la viga que hay en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de
tu ojo y entonces podrás ver para sacar la brizna que hay en el ojo de tu hermano."
En el Sermón de la Montaña, Mateo trata el mismo asunto y explica un poco mejor la parábola de la
brizna en el ojo. Jesús pide una actitud creativa que nos haga capaces de ir al encuentro del otro sin
juzgarlo, sin ideas preconcebidas y sin racionalizaciones, acogiendo al otro como hermano. Esta total
apertura hacia el otro como hermano nacerá en nosotros sólo si sabremos relacionarnos con Dios
en total confianza, como hijos con su padre.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Elevemos ahora nuestras peticiones a Dios Padre y respondamos a cada una de ella:
“ESCÚCHANOS SEÑOR...”

1.Te pedimos Señor por el papa Francisco, por los sacerdotes, religiosas y misioneros; para que
continúen con la misión de evangelizar y llevar la alegría a los hombres que no conocen a Dios.
(Todos: “ESCÚCHANOS SEÑOR...”)

2.Te rogamos por la paz en el mundo, para que encuentren en “Jesús Salvador” la fortaleza y con
mayor intensidad el amor y la solidaridad.
(Todos: “ESCÚCHANOS SEÑOR...”)

3.Oramos por los educadores y educadoras de todas las instituciones educativas y de forma
especial de nuestra institución educativa, para que, con libertad y desde la libertad, nos muestren
siempre su amor, entrega, paciencia... a los niños y jóvenes que Dios ha puesto en sus manos.
(Todos: “ESCÚCHANOS SEÑOR...”)

4.Te pedimos Señor, por las familias de nuestros maestros, de todos los estudiantes y las personas
que nos acompañan en esta Santa Eucaristía, para que no perdamos el rumbo y el sentido
evangélico que queremos vivir.
(Todos: “ESCÚCHANOS SEÑOR...”)

5.Te pedimos Señor por quienes tanto lo necesitan, hombres y mujeres, niños y niñas, adolescentes
y jóvenes de los países más pobres de nuestro mundo.
(Todos: “ESCÚCHANOS SEÑOR...”)
6. te pedimos por la salud del profesor Celso y de aquellos que están pasando por una enfermedad.
Jesús medico pro excelencia cure de sus males físicos y espirituales.
(Todos: “ESCÚCHANOS SEÑOR...”)
Oración: Señor Dios Todopoderoso te pedimos que acojas estas peticiones que presentamos y
aquellas que tenemos en nuestros corazones y tu bien las conoces.

Coro:

Monitor: como hijos que somos, nos dirigimos orando el padre nuestro que Jesús no es enseño.

Padre Nuestro…….

Monitor: Señor Jesucristo tu que dijiste a tus apóstoles: “Mi paz les dejo, mi paz les doy, no
tengas en cuentas de nuestros pecados, si no en la fe de tu iglesia y conforme a tu palabra
concédenos la paz y la unidad tu que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Monitor: vamos a rezar a la madre de Dios el ave María:

Monitor: Jesús, tú eres el Buen Maestro, guía nuestros pasos, oriéntalas hacia la conversión y con
tu Santo Espíritu enriquece la vida de cada uno de nosotros y en especial el de nuestros Maestros,
para que reflejes en ellos el Amor Misericordioso de Dios Padre. Nos despedimos no sin antes decir
con viva voz, ¡Que viva Jesús Maestro! ¡Que viva María! ¡Que vivan nuestros maestros divinistas!.

Nos despedimos cantando con mucha alegría.

Cantico Final:

Monitor: Todo esto lo hemos hecho en el nombre de padre, del hijo y del espíritu santo. Amén.