Está en la página 1de 4

Ilse Andrea Carranza Ramírez CUEK - Ficha de control 9

13-06-2018 Teorías psicoanalíticas III

Freud S. (I916–17) Obras Completas, Amorrortu edits. Bs.As., Tomo


XV.

13ª Rasgos Arcaicos e infantilismo del sueño

Según Freud, la censura, ejerce cierto influjo en la elaboración onírica sobre las
ideas latentes de los sueños, donde, dicha censura, desfigura las
representaciones que incomodan al soñante; estas representaciones son tomadas
de la vida despierta y el sujeto tiene conciencia de ellas, sin embargo, en el sueño
resultan ininteligibles y, son realizadas por el inconsciente a través de tres
procesos:

1. El lenguaje figurado, es decir, una palabra que expresa una idea en términos de
otra, apelando a una semejanza que puede ser real o imaginaria,
2. Las relaciones simbólicas, donde, las censuras de carácter sexual están
figuradas por distintas imágenes y,
3. Relaciones abstractas infantiles.

Es a este conjunto de expresiones de la elaboración onírica que Freud llama


lenguaje arcaico o regresivo y, que se encarga de descifrar el análisis proveniente
de estados pretéritos del desarrollo intelectual, el cual es condicionado por una
doble prehistoria: por un lado, la individual, que es afectada por las vivencias de la
infancia y, por el otro, la filogénica, que se ocupa de las relaciones de parentesco
y el desarrollo evolutivo del ser humano como especie.

Freud, estudia la amnesia infantil, como una etapa de la vida en donde el niño
olvida sus experiencias de los primeros años, hecho que debe tener alguna
justificación, pues la memoria no es una función psíquica que exija gran destreza
y, además, los recuerdos infantiles no se pierden totalmente; de tal modo, que en
la memoria del adulto quedan huellas claras de esa época, que más adelante
aparecen en la elaboración onírica como expresiones plásticas de los Rasgos
Arcaicos e Infantilismo del Sueño.

Los sucesos vividos en la infancia y olvidados por considerase insignificantes, son


descartados de la memoria del niño mediante procesos de selección,
condensación, desplazamiento y sustitución; por consiguiente, los recuerdos más
importantes son sustituidos en la memoria del sujeto por otros que lo parecen
menos; tales efectos son llamados por Freud como Recuerdos Encubridores y, en
ese sentido la historia de cada Sujeto sería su sueño en la medida en que los
recuerdos son movimiento resultante de los anteriores procesos, entonces, lo que
se recuerda es como un sueño, así los recuerdos encubridores, son tomados para
Freud como pantalla y como contenido manifiesto de otro contenido latente.

Para el análisis de los Rasgos Arcaicos e Infantilismo del Sueño, Freud centra su
ponencia en la explicación de los malos sueños, utilizando específicamente los
sueños relacionados con la muerte, pues, representen mayor resistencia en el
paciente y, en consecuencia son supeditados a niveles de censura, donde, actúan
los mecanismos señalados en este capítulo. Tales sueños tienen su fundamento
en diversasrazones:
1. Un estímulo de los sueños son los deseos sexuales del niño, que son
culturalmente vistos como perversos. Estos deseos tienen sus raíces en
algún momento del pasado, cuando fueron conscientes. “Así, una señora
cuyo sueño entrañaba el deseo de que muriese su hija, de diecisiete años
de edad, encontró, guiada por nosotros, que hubo una época de su vida en
la que en realidad deseo dicha muerte” pág. 211.

El deseo de la muerte de una persona amada, expresado en un sueño por la


visión de esa muerte, al sujeto le parece inexplicable, pero puede venir de algún
momento pasado en que lo sintió. Pero Freud recuerda que esta interpretación no
es tan sencilla: el sueño manifiesto que nos presenta la muerte de una persona
amada puede significar algo distinto, e incluso que utilice a dicha persona para
enmascarar a otra. Freud añade que siempre que alguien estorba nuestro camino
en la vida, el sueño aparece dispuesto a su eliminación, en especial, de los
familiares.

2. El niño pequeño en su estado natural es egoísta, donde el amor que manifiesta


a los demás, nace de su necesidad hacia ellos. Este egoísmo va modelándose
progresivamente por la educación socio – cultural...

14ª Conferencia: El cumplimiento del deseo

Al modo de expresión (lenguaje figural, referencia simbólica) del trabajo onírico, lo


llamamos arcaico o regresivo. La prehistoria a que el trabajo del sueño nos
reconduce es doble: la infancia: que es la prehistoria individual y la filogenético: en
la medida que cada individuo repite abreviadamente en su infancia, el desarrollo
de la especie humana.

El cumplimiento del deseo no puede ser evidente en los sueños desfigurados, hay
que buscarlo primero, por eso solo puede ubicarse con la interpretación del sueño.
Factores por los cuales no logran cumplirse plenamente el cumplimiento del
deseo:

1) Sueños penosos: una parte del afecto penoso de los pensamientos oníricos
queda pendiente y aflora en el sueño manifiesto. El análisis demuestra que esos
pensamientos oníricos eran más penosos todavía que el sueño conformado a
partir. de ellos. El trabajo del sueño no ha logrado su fin, tal como en el sueño de
beber, provocado por un estímulo de sed, no logra el propósito de extinguirla, uno
sigue sediento y se ve forzado a despertarse para beber. No obstante es un sueño
cabal, porque no resigna nada de su esencia. En el trabajo del sueño es mucho
más difícil alterar el sentido de los afectos que el de los contenidos.
(El cumplimiento del deseo debería ser satisfactorio para el soñante, pero el
deseo que es placer para el inconciente es displacer para el preconciente. En la
neurosis contenido y placer están separados).

2) Sueños de angustia: es el cumplimiento franco de un deseo reprimido. Tienen


un contenido despojado de toda desfiguración, ya que la angustia desarrollada ha
ocupado el lugar de la censura. La angustia es el indicio de que el deseo reprimido
ha resultado más fuerte que la censura.
Es por lo común un sueño de despertar, solemos interrumpir el dormir antes de
que el deseo reprimido haya impuesto, contra la censura, su cumplimiento pleno.
También el guardián nocturno, despierta al durmiente, cuando se siente
demasiado débil para ahuyentar la perturbación o el peligro. Sueño infantil: es el
cumplimiento franco de un deseo permitido (casi no tiene deformación).
3) El soñante que se revuelve contra sus deseos es equiparable a la sumación de
dos personas separadas, pero conectadas estrechamente de algún modo, es
concebible de que por vía de un cumplimiento de deseo pueda producirse algo
muy displacentero: una punición Como el cuento de los tres deseos (las
salchichas), la mujer desea las salchichas en el plato, el hombre desea las
salchichas en la nariz de ella…) Los opuestos se sitúan próximos entre si en la
asociación y coinciden en el inconciente.

Sueño del Teatro (a través del análisis se llega a la sexualidad infantil)

Una dama a quien su marido comunica que Elisa, una amiga de ella, tres meses
más joven, se ha comprometido, sueña que está sentada en el teatro con su
marido. Un sector de la platea está casi vacío. Su marido le dice que Elisa y su
prometido también habrían querido ir al teatro, pero no pudieron pues sólo les
daban malas localidades, tres por un florín y 50. Ella piensa que tampoco habría
sido una desgracia.

Los pensamientos oníricos se referían al fastidio por haberse casado tan temprano
y a la insatisfacción con su marido. .Estos tristes pensamientos se refundieron en
un cumplimiento del deseo así como el lugar en que se encuentra su huella
dentro del contenido manifiesto. Ahora sabemos que el elemento “demasiado
temprano, apresuradamente” fue eliminado por la censura, “la platea vacía” es una
alusión a eso. “Tres por un florín y 50”, es comprensible con ayuda del simbolismo:
comprarse un marido a cambio de la dote. ..”Uno diez veces mejor habría
comprado a cambio de mi dote”. El casarse está sustituido por ir al teatro. El
“procurarse demasiado temprano entradas para ir al teatro” esta en reemplazo
con el haberse casado tan temprano. Esta sustitución es la obra del cumplimiento
de deseo.

Ella nunca estuvo tan insatisfecha con su temprano matrimonio como el día que
recibió la noticia de los esponsales de su amiga. En su tiempo estaba orgullosa de
él y se sentía aventajada frente a su amiga. Muchachas ingenuas suelen sentir
luego de casarse que les esta permitido ver todo. Esa pizca de placer de ver,
remonta a la infancia, es un placer de ver sexual a los padres y pasó a ser
después el motivo que empujó a las muchachas al matrimonio temprano.
La interpretación del sueño prescinde de todo cuanto sirve a la desfiguración del
cumplimiento de deseo y recobrar los pensamientos oníricos latentes.
Pensamientos oníricos latentes: son pensamientos profundos y pasados
inconscientes y remontan a la infancia).

Restos diurnos: (son pensamientos que vienen de días previos, recientes e


indiferentes). Son solo partes de los pensamientos latentes. A éstos se les suma
algo se les suma algo que también pertenecía al inconciente: una moción
de deseo intensa pero reprimida y esta sola es la que ha posibilitado la formación
del sueño.
Relación: En toda empresa se necesita un capitalista que sufrague los gastos y un
empresario que tenga la idea para llevarla a cabo. En la formación del sueño se
necesita el papel del capitalista que solo lo desempeña el inconciente que
presta y la energía psíquica para la formación del sueño, y el empresario es el
resto diurno que decide acerca de ese gasto (preconciente).

15º Conferencia: Incertezas y críticas

Sentido de la interpretación de los elementos: ¿un elemento debe entenderse en


su sentido genuino o simbólico? Nunca se puede saber ya que los opuestos
suelen fundirse en el sueño. Queda al criterio del soñante entenderlo literalmente,
simbólicamente o por su contrario. El trabajo del sueño traduce los pensamientos
oníricos en una escritura figural que trae aparejado ambigüedades. A diferencia de
las lenguas antiguas que están hechas para la comunicación, a partir de ciertos
recursos, el sueño no quiere decir nada a nadie, se empeña en hacerse
incomprensible.

Interpretación rebuscada: con el auxilio del desplazamiento la censura onírica crea


formaciones sustitutivas o “alusiones”. Los elementos originales tienen que
permanecer ocultos, y esto produce un enlace remoto y extraño con sus sustitutos.
Al igual que el chiste un elemento preconsciente es abandonado a los
mecanismos del inconsciente (condensación y desplazamiento) y surge en un
nuevo elemento desfigurado.

El mecanismo del trabajo del sueño y del deseo inconsciente está sustraído a
cualquier influencia externa, no se puede determinar qué soñará, sí sobre qué
soñará.