Está en la página 1de 6

Symploké revista filosófica La risa en Nietzsche

La risa en Nietzsche:
un nuevo modo
de comprender
la vida*
Lucas Aldonati (UNSAM)
Por medio de la risa habla el saber, y, sobre todo, ante el trato prueba.
el cuerpo, se descubre la vida y el y la comprensión con uno mismo? Hay un rechazo radical a
filósofo accede a su quehacer de En definitiva, ¿qué es la risa para la noción clásica de conocimiento
un modo menos forzoso y más na- Nietzsche? El autor nos deja una por parte de Nietzsche y a la ilusión
tural. “Todas las facetas de lo hu- definición breve y compleja: “Reír. que subyace en toda pretensión de
mano se encuentran en las consi- –Reír significa: ser malicioso, pero acceder al en sí de las cosas.3 Este
deraciones de Nietzsche acerca de con buena conciencia”2. Frente al 3 “Desde su ruptura con Wagner y la ilu-
la risa: la maldad y la alegría por el reconocimiento y comprensión del sión de un arte total al abandono de la do-
mal ajeno, la alegría desbordante y esparcimiento del nihilismo y sus cencia y el comienzo de su vida errante,
la euforia, el refinamiento y la li- sombras, la tarea del espíritu libre todo tuvo su peso, y lo sabemos. Pero la
gereza, el descargo afectivo de las a partir de Humano, demasiado crueldad sobre sí mismo, esa forma suya
de probidad, parece encaminarle priorita-
tensiones acumuladas en el inte- humano no puede tomarse des- ria y precisamente a someter a ese «ani-
rior y también el carácter ingenuo canso en su deber de aniquilar y mal de conocimiento» a un proceso de
y caprichoso del niño”1. La risa da superar los valores supremos esta- catarsis, según la vertical aristotélica, a
cuenta de la intuición poética del blecidos que desprecian el cuerpo purgarlo en lo más profundo y purificar-
mundo, en Nietzsche claro está, y odian la vida. La risa se convierte lo hasta lo más elevado. Seguro que si se
releyeran desde ese presupuesto los textos
desde una perspectiva individual para Nietzsche en una actitud vi- en los que se engloban los Menschliches,
pero que se mantiene en consonan- tal por excelencia ya que da cuenta Allzumenscheliches, la hipótesis se mos-
cia con la celebración y las fiestas de la gran salud de aquel hombre traría bien fecunda, y de ahí en adelante
en las que la plebe y la aristocracia que ríe. La risa está entramada con ya resultaría más fácil. Bastaría con in-
se reúne. su antropología, su fisiología y su terrogarlos como si de lo que en ellos se
tratara fuera de la lenta construcción de
¿Pero desde dónde surge en pensamiento psicológico. El acto un conocimiento superior, por encima de
Nietzsche ese interés tan profundo de reír desde la verdad plena da toda moral de conocimiento, cualquiera
por la risa? ¿Cuál es la función de cuenta del nivel de conocimiento y sea su disfraz, y que por ello mismo debe
la risa, por qué motivos insiste el profundización que tiene el hom- acabar siendo un conocimiento inmoral,
filósofo en traer a la risa ante las bre a la hora de afrontar las expe- por el gesto preciso mediante el que hace
a la moral objeto de conocimiento –y se
ciencias, ante las relaciones, ante riencias de la vida que lo ponen a coloca entonces por encima, como co-
1 Niemeyer, Christian, Diccionario 2 Nietzsche Friedrich, La ciencia jovial, nocimiento más profundo y a la vez más
Nietzsche, tr. varios, (2012), Madrid, Bi- tr. José Jara, (1990), Caracas, Monte Avila elevado, a condición de estar a la altura
blioteca Nueva, p. 463. Editores, § 200. En adelante FW. y ser consciente de sí en tanto que cono-
1
Symploké revista filosófica octubre 2016

modo clásico de hacer ciencia no ner un cierto orden, para lo cual es gorra de bufón es el propio Nietzs-
sólo no alcanza para Nietzsche su del todo necesaria la competencia che. Es él quien buscará represen-
propio objeto, peor aún, tampoco de la razón. La risa, en cambio, tar primeramente la revolución
ofrece remedio alguno para com- ante la incongruencia o el desor- vital de la que hablará en su obra.
batir el hastío de la existencia. La den, no ordena racionalmente sino La risa no debe ser un entusiasmo
ciencia jovial se presenta como que simplemente festeja la incon- momentáneo, una parte más del
el pasaje definitivo del estado de gruencia; percibir algo como gra- sentido enajenante que abraza al
amargura, áspero, doloroso y del cioso y la risa que ello provoca, de mundo. Por el contrario, debe ser
asco provocado por el modo tradi- acuerdo con Collins, es también la una de las expresiones humanas
cional de conocimiento, hacia las expresión del impulso humano bá- más vitales. Y si en la risa se cree
condiciones favorables definidas sico de ordenar la realidad”4. que se deslegitima la propia per-
por el autor como «la alegría del Nietzsche no busca sim- sona, allí hay un prejuicio. Si algo
esclavo en las fiestas saturnales»: plemente incorporar la risa en la se deslegitima es el creer saber, el
la posibilidad de llevar a cabo la agenda filosófica luego de su “des- creer dominar, el creer controlar
risa del mundo. tierro” y condena moral por parte por medio de la actitud seria. Tan-
La bufonería, la comedia, de Platón, Hobbes, etc. O como to la fiesta como la risa se opone
la parodia, la ironía son distintos indica Peter Berger, cuando nace a todo margen utilitario, práctico,
modos de nombrar los diversos es- la filosofía la risa queda desde ese para poner en la presencia la posi-
tilos en los que se expresa la risa. primer momento excluida y esto lo bilidad de la liberación, extrayen-
No cabe duda de que Nietzsche no ejemplifica con el encuentro entre do lo rígido y lo serio para reírse
sólo percibe sino que toma y ad- Tales de Mileto y una esclava de de ello, de su modo de relacionarse
ministra los diferentes estilos y los Tracia5. Incorporar la risa implica con lo que el mundo adopto de pa-
coloca bajo la piel de personajes aniquilar prejuicios y asumir una tético gracias a la intervención de
claves. Generalmente los estudios transvaloración de los valores. lo humano, demasiado humano. La
sobre la risa suelen distinguir entre El primero que se pone la risa, al igual que la fiesta, su sin-
una risa buena y una mala o sádica, 4 Weber Rivero, Paulina, p. 262. Cf. Ma- tomatología de alegría y contagio,
pero el ojo de Nietzsche encuentra rie Collins Swabey, Comic Laughter: A trasgrede los límites e impone los
una serie de matices en ella que va Philosophical Essay. suyos, al igual que el juego. La risa
más allá de lo bueno y lo malo. En 5 Berger, Peter, Risa redentora. La dimen- toma el control del cuerpo, de la
sión cómica de la experiencia humana,
la comedia se pone en juego una (1999), Barcelona, Kairós. En este libro
tierra, la naturaleza, del cosmos en
imitación inversora y una caricatu- Berger cita lo siguiente: “Estando ocupa- su totalidad. Su vibración purifica
ra intencionada proclamada por fi- do Tales en la astronomía y mirando a lo la máquina chirriante del hombre
lósofos y poetas. En ella hay riesgo alto, cayó un día en un pozo, y que una sabio.
y malicia, sobre todo, entiende que sirvienta de Tracia, de espíritu despierto La resonancia de la risa
y burlón, se rió, diciendo que quería saber
yace en esa risa proveniente de es- lo que pasaba en el cielo y se olvidaba de
deja perplejo al espíritu de la pe-
tos personajes, una captación más lo que tenía frente a sí y ante sus pies”. sadez y a todos sus derivados des-
profunda y más intensa del sentido Platón sabe que Tracia es la región en la de el momento mismo en que no
trágico de la existencia y por ello cual se origina el culto al dios griego Dio- combate la instauración de una
pueden reír como ríen. niso, el representante del vino, de la fiesta, verdad absoluta desde la propo-
de las orgías, de lo instintivo, de la ruptura
En todos los matices en de normas. En ese ejemplo de Berger lo
sición de una nueva verdad, sino
los que aflora la risa se da cuenta trágico y lo cómico se encuentran, la pri- que, en su risa inaprensible, inco-
de algo más fundamental, esto es: mera bajo la máscara seria de Tales, la se- dificable y difícil de asimilar, anu-
el sentido del humor, y la capa- gunda bajo la risa de la esclava. Más tar- la toda propuesta reactiva que es-
cidad humana para percibir algo de, “En el Filebo, Platón concluye que la pera responder con odio, venganza
risa es un vicio, en el cual se ve mermado
como cómico o gracioso. Reímos el dominio de la psique sobre el cuerpo.
o resentimiento. Esta ruptura de
generalmente ante la incongruen- En La República, condena la risa violenta, la lógica se debe en parte a que
cia, debido a un impulso básico a esto es, la carcajada, por ser algo inconve- en su ligereza la risa escapa a la
ordenar la realidad. “La respuesta niente, obsceno y perturbador. Aristóteles gramática y al sistema verbal. Los
humana ante el desorden, es impo- (…): «ésta es una mueca de fealdad que límites propuestos por el lenguaje
deforma el rostro»”. Poética 1449 a. (We-
cimiento inmoral”. (Morey, Miguel, “¿Un ber Rivero, Paulina, “Homo ridens vs.
y su contenido semántico resultan
juego de niños? El después de Nietzsche Homo sapiens” en Contrastes. Revista In- insignificantes para la risa nietzs-
de Giorgio Colli” en Estudios Nietzsche ternacional de Filosofía, (2009), Málaga, cheana. Nietzsche, primeramente
11 (2011), pp. 53-65, Madrid, Trotta). vol. XIV, pp. 257-267.).
2
Symploké revista filosófica La risa en Nietzsche

filólogo, conoce a la perfección tanciarse y parodiarse a sí mismo. a esa nueva escala y al modo de
las sutilezas del lenguaje. Su risa Además, en esa parodia es capaz concebirla.
y su jovialidad se expresan en su de crear un clímax, un ámbito, Sin la risa no sería tolera-
modo de escribir, en su audacia, en como el de la celebración y el de la ble la existencia. Esta risa afirma-
lo sorpresivo, en sus ejemplos, en fiesta en la que se potencia su pro- tiva ríe a pesar de contener en ella
el juego de palabras y en lo que allí pia vitalidad y la de la especie. la muerte, el dolor, la angustia, la
hay de malicia6. Juega en sus obras Tan a fondo socaba la risa melancolía y el anhelo de instantes
con el espacio del discurso serio y en la experiencia y en el conoci- límites. Por medio de su encanto
con el no serio, haciendo oscilar a miento de la vida que Nietzsche deja de envolvernos la náusea o
la risa en ambos espacios bajo la comienza a insistir cada vez más de seducirnos la tentativa del sui-
intensión de ser una herramienta con respecto a la necesidad de reír. cidio. Bajo el ámbito que abre la
de la voluntad de construcción y La tarea del filósofo entra en un risa los papeles que cada cosa tiene
generadora de futuro. replanteamiento con respecto a su en el mundo se confunde con otra
Hay necesidad de conectar modo de trabajo y de asumirse en para mutar en algo distinto o se eli-
la risa del espíritu con el modo de sus proyectos. Nietzsche intervie- mina para que de allí resurja algo
ver y tratarse uno mismo y al mun- ne en la noción de conocimiento, nuevo. El loco, el héroe, el poeta,
do. “Pero el ‘alegre saber’ no deja saber, verdad, interpretación, com- el bufón se regeneran frente a la
de ser un arte, y como todo arte no prensión, etc. Anulando y ponien- normalización de la conducta que
busca precisamente la sistematiza- do en contradicción las pretensio- anula la risa y opta por la seriedad.
ción. La risa es un arte porque nos nes de saberes absolutos: razón Ahora, la ligereza es síntoma de
capacita para ir más allá de noso- pura, espiritualidad absoluta, co- la maestría del que conoce al es-
tros mismos, porque solo se puede nocimiento en sí. A partir de La tilo que Nietzsche muestra como
reír de lo que ha sido ya superado, ciencia jovial, la risa se afirma en posible. El hombre frenético no
cuando el horizonte está abierto Nietzsche como señal de una filo- se deja atormentar por esa risa ra-
a perspectivas infinitas y siempre sofía creadora. cional, sino que en su comprender
nuevas”7. El hombre puede valo- El saber deja de ser la ac- anuncia la necesidad de la celebra-
rar y puede invertir esos valores, tividad humana más digna. El re- ción y de juegos expiatorios8. Con
porque tiene la posibilidad de dis- cupero que hace el filósofo alemán esto Nietzsche abre la necesidad
de los instintos se opone frente a la de una nueva concepción de Dios
6 “Todavía ando buscando un alemán
con quien yo pueda ser serio a mi mane-
pesadez de las ciencias, a la joro- y de lo divino a lo que el hombre
ra, - ¡cuánto más uno con el que pueda ba de los especialistas, a la ciencia puede tener acceso desde la risa, el
permitirme ser jovial! Crepúsculo de los ciega que busca saber a cualquier juego y la danza. Pero si para ello
ídolos: ¡ay, quién comprenderá hoy de precio, que termina convirtiendo es todavía demasiado temprano,
qué seriedad se resarce aquí un eremi- la labor del científico en una prác- Nietzsche sabe que debe empezar
ta! – La jovialidad es en nosotros lo más
incomprensible…” (GD, “Lo que los
tica penosa. El ámbito académico a pensar una solución cómica.
alemanes están perdiendo”, §3). En esta y el rigor intelectual han intentado La nueva maestría pro-
obra posterior a La ciencia jovial y Za- matar la risa, pero no han logra- puesta por Nietzsche se confunde
ratustra insiste Nietzsche en que no tiene do más que dejarla apenas oculta, con la locura en la medida que los
con quien compartir aun esa jovialidad, apenas velada. Incluso, una gran actos no son racionalizados, cal-
esa alegría ni esa risa que viene riendo,
desarrollando, enseñando. “Nietzsche,
crítica a esta propuesta de la filo- culados o ensayados, sino en tanto
duda, pregunta, desprecia, se divierte en sofía nietzscheana consiste en con- son productos de un lanzamiento
la burla, ironía o sarcasmo, pero siempre siderar a la risa como el estandarte inconsciente y lejos de vacilación
con la seguridad de tener de su lado los que indica la perdida de todo arma-
mejores argumentos. De ninguna manera mento para combatir al nihilismo 8 “Lo más sagrado y lo más poderoso
sacrifica, como algunos pueden pensar, la que hasta ahora poseía el mundo, sangra
razón y la lógica.” (Hanza, Kathia, “Risa
y la decadencia. ¿La risa no sería bajo nuestros cuchillos – ¿quién nos lava-
y jovialidad: Sobre un tono distintito en la acaso esa muestra última del poder rá esta sangre? ¿Con qué agua podremos
filosofía de Nietzsche” en Nietzsche Con- de la crítica? La risa puede disolver limpiarnos? ¿Qué fiestas expiatorias, que
ferencia Internacional, (2010), Santiago los grandes ideales cuando alcanza juegos sagrados tendremos que inventar?
de Chile, Universidad Diego Portales.) el grado querido por Nietzsche. La ¿No es la grandeza de este hecho dema-
7 De Santiago Guervós, Luis E., “La risa siado grande para nosotros? ¿No hemos
y el “consuelo intramundano”: el arte de
alegría y la risa pasarán a ser sa- de convertirnos nosotros mismos en dio-
trascenderse y superarse en Nietzsche” en cras en tanto ingresen por medio ses, sólo para aparecer dignos ante ellos?
Estudios Nietzsche, vol. 1, (2001), Ma- de la transvaloración nietzscheana “¡Nunca hubo un hecho más grande!”
drid, Trotta, p. 156. (FW 125).
3
Symploké revista filosófica octubre 2016

alguna. El loco ha de filosofar a espíritu libre, una reinterpretación El estallido de la risa es


carcajadas, pues esa es la muestra de la verdad, de los valores y de cosa seria. La intervención de la
de su escepticismo por la ausencia su jerarquización. La verdad pasa risa convoca la juventud extrema,
total de fundamento9. Los racio- de estar centrada en un lugar pri- el instante de fulgor, trae como
nalistas, da a entender Nietzsche, vilegiado a ubicarse en un lugar- muestra la liviandad, el desapego.
no comprenden con exactitud la otro. Lo ilusorio y lo aparente no Sin embargo, no todos los hombres
dimensión de lo sucedido, mucho es ya concebido como se hizo des- tienen acceso fortuito a esa risa,
menos de lo que se requiere. La de la filosofía platónica en adelan- pues no hay una única risa, ni tam-
risa de esos hombres es la oculta- te como copia errónea, sino como poco todas las risas son válidas.
ción, la máscara y la negación ante medios auténticos por los cuales la La nueva risa que busca
la pérdida del horizonte y la inevi- vida debe acrecentarse y aprender Nietzsche no es una risa ideal que
table caída en la nada infinita. El a afirmarse. “El saber jovial tradu- debe devenir de un lugar extraño
loco deduce lo tragicómico de la ce más un estado de lo viviente que ubicado fuera del mundo, muy
existencia, ve lo que hay de libre y un modo de conocimiento –espe- por el contrario, la risa que busca
de prisionero en él, comprende que cificando el nuevo tipo de relación es aquella que debe venir desde la
con el odio y el resentimiento no con la realidad que resulta de este plenitud de la risa misma, desde la
hay superación de sí mismo, sino estado–. La constitución de la no- verdad plena, es decir, de aquella
pesadez, por lo tanto se compren- ción de saber jovial revela todo el risa que fluye a través de la tierra,
derá también la frase de Zaratustra significado del valor del giro radi- del cuerpo, del ser. Por este motivo
“No con cólera, sino con la risa se cal dado por Nietzsche a la risa”11. la risa nietzscheana no puede re-
mata”10. El loco se encuentra en un Que para Nietzsche incluso los ducirse únicamente a la necesidad
estado ‘entre’, y es en ese ‘entre’ dioses rían explicita la apertura al de conocerse uno mismo mediante
donde actúa la risa y el juego. futuro –sin olvidar la posible jerar- la autocrítica. “Reírse de sí puede
En los mejores casos la quización de los dioses a partir de consistir, en realidad, en una acti-
metafísica binaria se derrumba su risa–.12 Lo sagrado se burla de sí tud cómoda en la cual nada de sí
danzando hasta que el espíritu li- mismo. “‘Hay que tomar las cosas se afirma sino que se destituye a
bre dispone un nuevo orden, qui- con más alegría de la que merecen; sí mismo”14. Zaratustra busca al-
zás inconsistente, pero ante todo sobre todo porque las hemos toma- canzar la risa, él quiere aprender a
de carácter provisorio. Cuando do en serio más largo tiempo del reír y él enseña a reír, sobre todo
esto sucede se anulan las pre- que merecían’ –así hablan los bra- a los hombres superiores, que son
tensiones de verdad, pues la risa vos soldados del conocimiento”13. quienes estarían bajo el humilde
es en ese instante algo así como 11 Wotling, Patrick, “¡Quizás la risa tiene entender de Zaratustra más cer-
‘verdad’. Hay por medio de la aún un porvenir!” en Revista Nómadas, ca de aprender a reír esa risa que
propuesta que pone en marcha el (2012), Colombia, p. 35. viene desde la verdad plena. Sin
12 “El vicio olímpico. – A despecho de
9 “El recurrir a la risa muestra que no se ese filosofo que, como genuino inglés,
embargo, Nietzsche dará cuenta de
intenta “superar” en el sentido moderno intentó crear entre todas las cabezas que que no es así. En el último libro de
–oponer argumentos “más verdaderos” a piensan una mala fama al reír - «el reír es Zaratustra lo explicita sin vueltas:
otros– sino mostrar el carácter humano un grave defecto de la naturaleza humana, “Están alegres, comenzó de nuevo
–y, con ello, insignificante, pequeño, mí- que toda cabeza que piensa se esforzará a hablar, y ¿quién sabe?, tal vez lo
sero, ridículo– de los supuestos “grandes en superar» (Hobbes) –, yo me permitiría
sentimientos” que generan los grandes incluso establecer una jerarquía de los fi-
estén a costa de quien los hospe-
ideales. […] El retrotraer los argumentos lósofos según el rango de su risa – hasta da; y si han aprendido de mí a reír,
al nivel de la risa permite mostrarlos en terminar, por arriba, en aquellos que son no es, sin embargo, mi risa la que
esa descomposición propia de la pérdida capaces de la carcajada aurea. Y supo- ha aprendido”15. Nadie ríe como
del centro, en esa caída de retorno al sin- niendo que también los dioses filosofen,
sentido, en el que ningún nivel más autén- cosa a la que más de una conclusión me 14 Aïcha Liviana Messina, “¿Cuán livia-
tico puede garantizar en forma absoluta la ha empujado ya –, yo no pongo en duda na puede ser la risa? Nietzsche y Levinas
corrección o incorrección de la argumen- que, cuando lo hacen, saben reír también frente al ‘fin del hombre’” en Revista Nó-
tación o el valor de la crítica.” (Cragnolini de una manera sobrehumana y nueva – ¡y madas, (2012), Colombia, p. 164
M., “De la risa disolvente a la risa cons- a costa de todas las cosas serias! A los 15 Nietzsche, Za, trad. cit., “El despertar”,
tructiva: una indagación nietzscheana” en dioses les gustan las burlas: parece que no p 486. “En la parodia del asno, Nietzsche
Nietzsche actual e inactual, (1996), Bs. pueden dejar de reír ni siquiera en las ac- invierte las escenas bíblicas de la ultima
As., CBC, vol. II). ciones sagradas.” (Nietzsche, JGB, 294). cena, muerte y resurrección, en un es-
10 Nietzsche, Así habló Zaratustra, tr. 13 Nietzsche, Aurora, tr. Enrique Lopez quema de fiesta popular coincidente con
Andrés Sánchez Pascual, (2014), Bs. As., Castellón, (2014), Bogotá, Éxito Edicio- la esencia de las parodias pascuales: ban-
Alianza, “Del leer y escribir”. nes, §566. quete y muerte por los excesos festivos de
4
Symploké revista filosófica La risa en Nietzsche

ríe Zaratustra a pesar de que es en tante de placer por toda la eterni- na de rosas: ¡a vosotros, hermanos
su caverna (símbolo de introspec- dad, implica aceptar todos los dis- míos, os arrojo esta corona! Yo he
ción si se quiere) donde se canta, placeres que allí rondan también santificado el reír; vosotros hom-
se reúnen y se ríen. Los que acom- por toda la eternidad. “El eterno bres superiores, aprendedme - ¡a
pañan a Zaratustra en su caverna retorno y la decisión del instante reír!”18.
corren el peligro constante de caer son uno: debo querer este instante
nuevamente en la náusea, en un en su eterna repetición. Y la encar- --
silencio de muerte. La particulari- gada de santificar ese instante es la * Este artículo fue presentado en el
dad que adquirirá la risa aprendida risa, que todo lo torna querido”16. II Encuentro Internacional de Her-
por el propio Zaratustra es que en La risa que acepta el eterno retorno menéutica Nietzsche – Heidegger
su estallido no se oyen rastros de está implicada en la infinitud del organizado por el Dr. Alfredo Ro-
resentimiento o venganza. Esa risa instante que asume el destino de cha de la Torre en la Universidad
hay que evitarla. Cuando se oye todas las cosas sintiéndose parte de de San Buenaventura sede Bogo-
resentimiento y odio en la risa, se esa totalidad. Es el reconocimiento tá el día 9 de septiembre del año
revela que no hubo transvaloración del sentido profundo que se expli- 2016.
de ningún tipo, no hubo aprendiza- cita como risa ligera, como juego
je de las experiencias vividas, no o como baile, ambos elementos
hubo encuentro con el cuerpo. Ella festivos dionisiacos que se ponen Bibliografía
debe tener un carácter regenerador por encima de cualquier moral17.
además de corrector. Debe recrear Una ligereza no superficial es el Aïcha Liviana Messina, “¿Cuán li-
la tragedia en comedia. pensamiento alado de Zaratustra viana puede ser la risa? Nietzsche
La relación del eterno re- que se eleva desde la profundidad y Levinas frente al ‘fin del hom-
torno con la risa es puesta por abismal hasta las cimas más altas bre’” en Revista Nómadas, (2012),
Nietzsche por medio de Zaratustra y heladas. Voluntad de amor –to- Colombia.
y por los animales que lo rodean. mar y abandonar– y de poder em-
Al encontrar la conexión entre la bellecer lo que toca. Por efecto de Cragnolini, M., “De la risa disol-
risa y el pensamiento del eterno re- la risa, el presente no es más ese vente a la risa constructiva: una in-
torno se delata la complejidad y la que nos huye, la razón no es calcu- dagación nietzscheana” en Nietzs-
importancia conceptual y práctica ladora sino razón imaginativa, no che actual e inactual, (1996), Bs.
de la risa en la filosofía nietzschea- hay unidad sino perspectivismo, As., CBC, vol. II
na. La afirmación de la risa debe la morada se recrea bajo másca-
afirmar la vida sin importar que en ras útiles. Hasta un niño encuentra De Santiago Guervós, Luis E., “La
ella se encuentre el sufrimiento y aquí en la tierra motivos para reír. risa y el “consuelo intramundano”:
el dolor, pues afirmar un sólo ins- “Esta corona del que ríe, esta coro- el arte de trascenderse y superarse
celebración de la vida, que está asegurada 16 Cragnolini, M., “De la risa disolven-
en Nietzsche” en Estudios Nietzs-
por la resurrección generosa que depara te…”, ed. cit. che, vol. 1, (2001), pp. 145-167,
la naturaleza. La risa está garantizada por 17 “Esta risa, es más que correctora, des- Madrid, Trotta.
la fiesta.” Es justamente el asno la repre- tructora, porque no intenta moralizar sino
sentación de lo más mundano, lo bajo, lo dar paso a la risa creadora, atemporal, Figijera López, María, La risa
pesado, lo material. El asno es el repre- festiva y alegre, que nace de un futuro
sentante de Dios. Todos los que compar- vivenciado prometeicamente y surge po-
como expresión lucida de la pa-
tían risas en la caverna de Zaratustra de sibilitada por la capacidad de poner entre radoja existencia, (2006), Madrid,
una instante a otro comenzaron a adorar al el hoy y el pasado por lo menos la piel de U. Complutense.
asno hasta que Zaratustra les ordeno que tres siglos. Por esta última surgirá, pues,
vayan afuera a refrescarse. Luego viene la risa nietzscheana, el grado superior de Hanza, Kathia, “Risa y joviali-
“La canción del noctámbulo”. La fiesta la risa, que crea desde la intuición natu-
con Zaratustra enseña a amar la tierra a ral del instinto de la vida esperanzada en
dad: Sobre un tono distintito en la
través de la fiesta, la risa, el vino, el baile, el futuro. Después de haber destruido, de filosofía de Nietzsche” en Nietzs-
etc. La intencionalidad esta puesta en lle- haber despojado al pasado de lo anacróni- che Conferencia Internacional,
gar a ser un niño que juega. Es en el mun- co hasta llegar a la esencia del tiempo, lo (2010), Santiago de Chile, Univer-
do y en la fiesta donde se pueden redimir atemporal y cíclico será el elemento crea- sidad Diego Portales
los sepulcros porque allí no importa ya ni dor natural, que garantiza la alegría del
lo bueno ni lo malo; porque el placer es juego y la fe en el azar.” (Figijera López,
más profundo que el sufrimiento y la vid María, La risa como expresión lucida de
cortada y sangrante vive para volverse la paradoja existencia, (2006), Madrid, 18 Nietzsche, Za, trad. cit., “Del hombre
madura y alegre. U. Complutense, p. 126). superior”, 20, IV, p. 464.
5
Symploké revista filosófica octubre 2016

Morey, Miguel, “¿Un juego de ni-


ños? El después de Nietzsche de
Giorgio Colli” en Estudios Nietzs-
che, vol. 11, (2011), pp. 53-65,
Madrid, Trotta.

Niemeyer, Christian, Diccionario


Nietzsche, tr. Varios, (2012), Ma-
drid, Biblioteca Nueva.

Nietzsche, Friedrich, Aurora, tr.


Enrique Lopez Castellón, (2014),
Bogotá, Éxito Ediciones.

Nietzsche, Friedrich, Así habló Za-


ratustra, tr. Andrés Sánchez Pas-
cual, (2014), Bs. As., Alianza.

Nietzsche, Friedrich, Crepúsculo


de los ídolos, tr. Andrés Sánchez
Pascual, (2015), Bs. As., Alianza.

Nietzsche, Friedrich, Más allá del


bien y del mal, tr. Andrés Sánchez
Pascual, (2013), Bs. As., Alianza.

Nietzsche, Friedrich, La ciencia


jovial, tr. José Jara, (1990), Cara-
cas, Monte Avila Editores.

Weber Rivero, Paulina, “Homo


ridens vs. Homo sapiens” en Con-
trastes. Revista Internacional de
Filosofía, (2009), Málaga, vol.
XIV, pp. 257-267.

Wotling, Patrick, “¡Quizás tam-


bién la risa tiene aún un porvenir!”
en Revista Nómadas, (2012), Co-
lombia.