Está en la página 1de 6

Análisis de Un hombre con manías a través de La filosofía de la composición

Lengua y literaturas hispánicas


Teoría de la crítica literaria
Tercer semestre
Delgado Tavira Leslie Carolina
311182286
INTRODUCCIÓN
Un hombre con manías es un cuento de Robert Bloch (1917-2004) dotado de
suspenso, terror e impresiones escalofriantes. Bloch fue discípulo de H. P.
Lovecraft y mantuvo correspondencia con él durante algún tiempo, a él se debe su
calidad estilística y su inclinación a la fantasía y ciencia ficción, como se puede
observar en el cuento El vampiro estelar, siendo su inspiración Cthulhu. En el
presente ensayo se tratará el cuento Un hombre con manías utilizando la teoría
de Edgar Allan Poe (Filosofía de la composición). Comparando la obra con los
puntos más específicos de dicha teoría se comprobará por qué es literatura. Cabe
resaltar que la teoría de Poe, de acuerdo a la época y a la temática, es la más
acertada para la composición del cuento a analizar. Y así, como piezas de
rompecabezas, serán adheridos estos puntos y se podrá obtener en su totalidad
una imagen interesante al final de tantas conjeturas.

RESUMEN DEL CUENTO


Un hombre con manías comienza con un narrador intradiegético cuyo propósito es
contar lo que está ocurriendo en su vida. Es el caso del narrador protagonista
yendo en búsqueda de un bar apacible y solitario, encontrándose con varios
locales en el camino pero todos repletos de jugadores de bolos, puesto que era
una época en la que había una convención de boliche en la ciudad muy
importante. Comienza a tener una significación controversial en el relato el bolso
de bolos que lleva a todos lados cargando en su diestra a pesar de su aversión a
estos individuos. Encuentra un local taciturno y decide ordenar una cerveza al
barman. Llega en ese momento un sujeto calvo estremecido y decidido a
embriagarse con whisky. Le hace la plática al protagonista y entorna una
conversación sumamente extraña, especulando sobre un asesino que antaño
había causado mucho revuelo por utilizar como carnada el dinero y las bebidas
embriagantes para atacar a las personas míseras (prostitutas, vagabundos, etc.),
ya que eran personas vulnerables y sin valor alguno, decapitándolos a sangre
fría. Así como la sustancia lícita comienza a tomar efecto en el organismo, así el
sujeto calvo con más calor en la conversación específica que el asesino, un tal
Sajatorsos, está cerca con algo –sin detalles- que acaba de observar en el hotel
donde se encontraba hace unos instantes. El protagonista decide marcharse y
toma su bolso pero el sujeto calvo le impide irse manifestando que no debe
espantarse por lo relatado.
Unos minutos después se escucha una sirena y el sujeto calvo temeroso
decide abandonar el bar. El protagonista le da su bolso porque lo había olvidado y
el sujeto calvo corre a toda velocidad tras la salida del local. Llega un sargento
preguntando por un hombre robusto y calvo que hizo estragos en un hotel cercano
y andan en su búsqueda, siguiendo un rastro de sangre cuyo paradero daba hacia
ahí. El protagonista responde que acaba de abandonar el local y le da la dirección
donde escapó. Por ir apresurado, un tren atropella al sujeto calvo y quedan sus
restos en las vías. Los sargentos cogen su bolso desde las vías y lo llevan hacia
donde está el protagonista, lo abren enfrente de él y encuentran la cabeza de una
prostituta que fue hallada asesinada en el hotel. El protagonista da su declaración
y los sargentos mencionan la famosa historia del Sajatorsos, un tipo que utilizaba
como pasatiempo asesinar brutalmente y desapareció cuando se alistó en Europa,
pero dadas las circunstancias anteriores retornó de nuevo en la ciudad.
Mencionan los sargentos que ha sido el psicópata más inteligente de todos los
tiempos y decide el protagonista marcharse del bar. En sus pensamientos afirma
que de verdad había sido afortunado cambiando su bolso goteando de sangre al
ratero calvo por la suya sin que nadie se diese cuenta.

MARCO REFERENCIAL
Edgar Allan Poe escribió La filosofía de la composición en 1846. Propone una
teoría acerca del método de escritura que debería utilizar cualquier escritor que se
proponga la tarea de escribir correctamente. Sin embargo, su ensayo ha causado
controversia porque se ha considerado una ironía o sátira del autor ya que su
explicación en éste es tan lógica que algunos críticos la consideran una simple
burla. Halla sido escrita con un fin satírico o no, en el cuento Un hombre con
manías utilizaré algunas consideraciones que menciona Poe en su ensayo:
 Poe consideró: «La primera de todas las consideraciones debe ser la de
un efecto que se pretende causar.» Así, tomando en cuenta la
originalidad se debe comenzar una impresión que recibirá el alma
lectora.
 Al momento de escribir no se debe -como en algunas vanguardias-
tener una escritura libre, espontánea, ya que Poe considera que nada es
al azar ni intuitivamente.
 La dimensión en la obra es un factor importante, ya que no debe ser tan
extensa porque se omiten efectos de impresión y debe ser leída de una
sola sentada. Si fuesen dos sesiones de lectura los asuntos íntimos de
cada individuo se interponen en la historia de la obra y la impresión,
antes pensada, queda destruida totalmente. La extensión más propia
para una obra literaria es aproximadamente cien versos.
 La contemplación de lo bello, es decir, el objeto que brinde la exaltación
del alma a través de la impresión como la pasión. Con base en esto, el
autor robará el alma del lector. Poe considera que la melancolía es el
objeto más idóneo para exponer la belleza en su estado más puro.
 El estribillo es importante porque remarca la fuerza de la impresión
causada, esto depende de su sonoridad y su idea a través de su
repetición en la obra.
 Teniendo el final, se puede construir el comienzo de la obra literaria.
 La originalidad métrica.
 El escritor a través de la trama debe predisponer el final al lector,
conduciendo su alma a una proposición fija de finalidad.
 Verosimilitud: «Hasta el presente, todo se ha mantenido en los límites de
lo explicable y lo real.»
 «Dos elementos se exigen eternamente: por una parte, cierta suma de
complejidad, dicho con mayor propiedad, de combinación; por otra cierta
cantidad de espíritu sugestivo, algo así como una vena subterránea de
pensamiento, invisible e indefinido.»
Con base en estos puntos, será posible comenzar con la comparación teórica
del cuento Un hombre con manías.

METODOLOGÍA
Robert Bloch utilizó el punto de la impresión pretendida para causar un efecto de
terror a lo largo del cuento mientras mantiene en suspenso con los detalles que
proporciona a lo largo de la obra. Eran detalles que, como menciona Poe, van
preparando para el final en este caso estremecedor y sorpresivo. Los detalles eran
el bolso de bolos, el por qué quería estar en un lugar solitario, lo que presenció el
sujeto calvo, la sangre goteada, los sargentos en búsqueda del asesino, la muerte
inexorable del sujeto calvo a través de su huída, el descubrimiento de la cabeza
decapitada de la prostituta en el bolso y, para finalizar, la imagen sorpresiva de
que el protagonista-narrador era el asesino.
Por ende el autor utilizó el recurso de pensar primero el final para comenzar
con el relato. Con esa finalidad pudo llevar a cabo la intriga del lector por saber
quién era el asesino, ya que según los indicios el sujeto calvo -embriagado por el
alcohol- no lo era y el protagonista no era más que un vago espectador. Así
también se observa que la obra no fue ni intuitiva ni azarosa, porque cada
momento que ocurre en la obra estaba adherido para sorprender al lector con el
verdadero asesino.
La extensión del relato es muy corta, aproximadamente quince páginas que se
leen en una sentada. Cumple con el lineamiento de Poe en que debe ser corta la
obra para que la impresión siga en pie. La trama inclusive ocasiona que las
páginas vuelen por la misma intriga a la que está sometido el lector.
Por contemplación de lo bello se toma el placer que siente el asesino cada que
decapita a una víctima mísera, siente que les hace un favor mientras él disfruta
con gozo su colección de cabezas humanas.
Toda la obra se forja en una realidad conocida: Una ciudad, un hotel, bares, un
bolso de bolos común y corriente, las bebidas alcohólicas, la sirena de una
patrulla, los sargentos. etc. No hay nada de fantástico y por eso mismo es
verosímil el relato y se toma el pacto ficcional.
Poe explicó con anterioridad: «Dos elementos se exigen eternamente: por una
parte, cierta suma de complejidad, dicho con mayor propiedad, de combinación;
por otra cierta cantidad de espíritu sugestivo, algo así como una vena subterránea
de pensamiento, invisible e indefinido». De una manera más coloquial: las
alegorías. Entre las alegorías que presenta el relato una de ella es la muerte ya
que simboliza el fin de un período que surge con deseo propio 1 de destrucción, en
este caso el protagonista desea destruir a las víctimas dándoles un fin a su vida.
El alcohol ingerido por el protagonista y el sujeto calvo significa la suma de dos
2
elementos, activo uno y pasivo otro, capaces de crear y destruir. He ahí que el
asesino tomando alcohol tuviese la capacidad de decapitar a las víctimas; en su
yo activo actúa asesinándolas y en su yo pasivo cree que les ayuda terminando
con sus existencias mediocres. Todo va tomando forma en la unidad principal del
relato: la destrucción del hombre.

CONCLUSIÓN
Un hombre con manías pudo ser analizado conforme a los lineamientos de Poe.
Se obtuvo su significación principal: la destrucción del hombre. Aunque el estribillo
y la originalidad de la métrica no fueron encontrados en el relato, se pudo objetar
que por tener la mayoría de los puntos principales el presente cuento sí es una
obra literaria. Robert Bloch mostró que quiere dar una impresión de terror y
suspenso a través de un asesinato provocado de quien menos se espera.
Un hombre con manías es un cuento cíclico cuyo asesino mientras esté en
libertad seguirá decapitando víctimas y, como explica Poe, provoca una aflicción
en el hombre, provocando algo universal conmoviendo al lector.

BIBLIOGRAFÍA

1 Cirlot, Juan Eduardo, Diccionario de los símbolos, Editorial Labor. Véase pág. 311.
2 Cirlot, Juan Eduardo, Diccionario de los símbolos, Editorial Labor. Véase pág 61.
POE EDGAR ALLAN. (2006). Filosofía de la composición. México: Gandhi.
CIRLOT JUAN EDUARDO. (1992). Diccionario de los símbolos. Madrid: Colección
Labor.
BLOCH ROBERT. (2008). El hombre con manías. Martes, 1 de noviembre del
2015. De Ciudad Seva, sitio web:
http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/bloch/un_hombre_con_manias.htm
RIGAL ARAGÓN MARGARITA. (2011). El legado de Poe. Madrid: Síntesis.
LANCELOTTI MARIO A. (1974). De Poe a Kafka: Para una teoría del cuento.
Buenos Aires: Eudeba.

También podría gustarte