Está en la página 1de 4

Base de Dictámenes

Estatuto Municipal, asignaciones especiales de incentivo profesional,


docentes

NÚMERO DICTAMEN FECHA DOCUMENTO


006985N18 14-03-2018
NUEVO: REACTIVADO:
SI NO
RECONSIDERADO
RECONSIDERADO: PARCIAL:
NO NO
ACLARADO: ALTERADO:
NO NO
APLICADO: CONFIRMADO:
NO NO
COMPLEMENTADO: CARÁCTER:
NO NNN

DICTAMENES RELACIONADOS

aplica dictámenes 37496/2013, 22827/2017, 40196/2017


Enlace al
Acción_ Dictamen Año
documento
Aplica 37496 2013 Abrir
Aplica 22827 2017 Abrir
Aplica 40196 2017 Abrir

FUENTES LEGALES

ley 19070 art/47 inc/fin ley 19070 art/47 inc/2 ley 20903 art/séptimo tran inc/1 ley 20903
art/séptimo tran inc/3 ley 20903 art/decimonoveno tran inc/1 ley 20903 art/decimonoveno
tran inc/2 ley 20903 art/decimonoveno tran inc/3 Ctr art/172 inc/1 Ctr art/172 inc/2 ley
20903 art/octavo tran

MATERIA
Las asignaciones especiales de incentivo profesional, previstas en el actual artículo 47,
inciso final, de la ley N° 19.070, constan de un tope a contar del 1 de abril de 2016, y
deben considerarse en el cálculo de la remuneración promedio, a que se refiere el artículo
decimonoveno transitorio, inciso segundo, de la ley N° 20.903.

DOCUMENTO COMPLETO

N° 6.985 Fecha: 13-III-2018


Se ha dirigido a esta Contraloría General el alcalde de la Municipalidad de Vitacura,
solicitando un pronunciamiento sobre el alcance y entrada en vigencia de los artículos
séptimo y decimonoveno transitorios de la ley N° 20.903, en relación con las asignaciones
especiales de incentivo profesional, contempladas en el artículo 47, inciso final, de la ley N°
19.070.

Requerida de informe, la Subsecretaría de Educación manifestó que el inciso tercero del


artículo séptimo transitorio de la ley N° 20.903, señala que lo dispuesto en el inciso final
del artículo 47 del Estatuto Docente, referente al beneficio por el cual se consulta, regirá a
contar de la entrada en vigencia de esa ley -1 de abril de 2016-, siendo aplicable desde
entonces el tope del 30% que se introduce con esta modificación. Con todo, de acuerdo
con el artículo decimonoveno transitorio de la aludida ley N° 20.903, su entrada en
vigencia no implicará la reducción de las remuneraciones de aquellos profesionales de la
educación que ingresen al Sistema, correspondiendo el pago de las diferencias que puedan
producirse, como consecuencia de la aplicación de uno u otro régimen normativo, a través
de una planilla suplementaria.

Sobre el particular, el actual artículo 47 de la ley N° 19.070 -reemplazado por el artículo


1°, N° 30, de la ley N° 20.903, que entró en vigencia el 1 de abril de 2016-, dispone, en
su inciso final, que los sostenedores podrán establecer asignaciones especiales de incentivo
profesional, las que se otorgarán por razones fundadas en el mérito, tendrán el carácter de
temporal o permanente y se establecerán para algunos o la totalidad de los profesionales
de la educación, de uno o más de los establecimientos de la respectiva municipalidad.

Precisado ello, es útil recordar, según consignara el dictamen N° 37.496, de 2013, que la
Municipalidad de Vitacura aprobó un reglamento de evaluación para el otorgamiento de la
asignación de incentivo profesional por decreto alcaldicio N° 3.806, de 2010.

En este contexto, es menester destacar que el dictamen N° 22.827, de 2017, expresó,


en lo que interesa, que la facultad de las municipalidades para conceder asignaciones
especiales de incentivo profesional, que confería el inciso segundo del artículo 47 de la ley
N° 19.070, se mantiene en análogos términos luego de la modificación introducida por la
ley N° 20.903, ya reseñada.

Ahora bien, debe anotarse que el artículo séptimo transitorio, inciso primero, de la ley N°
20.903, en lo pertinente, prescribe que las modificaciones a las asignaciones y demás
beneficios pecuniarios establecidos, entre otros, en el artículo 1°, numeral 30, no se
aplicarán a aquellos profesionales de la educación que no se rijan por el nuevo Título III de la
ley N° 19.070, denominado “Del Desarrollo Profesional Docente”.

En este punto, es del caso apuntar que, acorde con lo precisado en el dictamen N°
40.196, de 2017, el citado Título III de la ley N° 19.070 se aplica a los aludidos docentes a
40.196, de 2017, el citado Título III de la ley N° 19.070 se aplica a los aludidos docentes a
partir del 1 de julio de 2017.

Enseguida, el inciso tercero del referido artículo séptimo transitorio, prevé que lo dispuesto
en el inciso final del artículo 47 de la ley N° 19.070 regirá desde la entrada en vigencia de
aquella ley N° 20.903, sin perjuicio que hasta el año escolar 2025 tendrá un tope de 30%
de la remuneración básica mínima nacional.

Como puede advertirse, las modificaciones que enumera el preanotado inciso primero del
artículo séptimo transitorio de la ley N° 20.903, rigen, por regla general, a contar del
ingreso al Sistema de Desarrollo Profesional Docente -1 de julio de 2017-, sin desmedro
que el inciso tercero de esa preceptiva consagró una norma de excepción, consistente en
que el nuevo inciso final del artículo 47 de la ley N° 19.070, que actualmente regula a las
asignaciones especiales de incentivo profesional, debe entenderse vigente desde una fecha
anterior, cual es, el 1 de abril de 2016, lo que implica que el tope del 30% de la
remuneración básica mínima nacional también resulta aplicable a partir de esa última data.

Siendo así, cabe tener presente que el artículo decimonoveno transitorio, inciso primero, de
la ley N° 20.903, prescribe que la entrada en vigencia de esa ley no implicará la
disminución de las remuneraciones de aquellos profesionales de la educación que ingresen
al desarrollo profesional docente.

Prosigue su inciso segundo, puntualizando que en el caso que la remuneración promedio de


los seis meses inmediatamente anteriores al ingreso al desarrollo profesional docente sea
mayor a la que le corresponda legalmente por dicho ingreso, la diferencia deberá ser
pagada mediante una planilla suplementaria, la que se absorberá por los futuros aumentos
de remuneraciones de los profesionales de la educación, excepto los derivados de
reajustes generales que se otorguen a los trabajadores del sector público.

De lo relacionado, se desprende que el legislador consagró una norma protectora,


circunscrita a los profesionales de la educación sujetos al Título III de la ley N° 19.070, lo
que corrobora el mensaje presidencial recaído en la ley N° 20.903 en su acápite II, relativo
a sus fundamentos, al expresar que “ningún docente verá reducida sus remuneraciones
por el ingreso a la carrera”.

Establecido lo anterior, corresponde esclarecer si las asignaciones especiales de incentivo


profesional pueden considerarse dentro del concepto de “remuneración promedio”, que
prevé el mencionado mecanismo protector de emolumentos.

Primeramente, el referido artículo decimonoveno transitorio de la ley N° 20.903, en su


inciso tercero, prescribe que “Para efectos del cálculo de la remuneración promedio, se
entenderá por remuneración la establecida en los incisos primero y segundo del artículo
172 del Código del Trabajo, sin perjuicio de las asignaciones excluidas de la planilla, de
conformidad al artículo octavo transitorio”.

Al respecto, el citado artículo 172 del Código del Trabajo, en su inciso primero, señala que
“Para los efectos del pago de las indemnizaciones a que se refieren los artículos 163 bis,
168, 169, 170 y 171, la última remuneración mensual comprenderá toda cantidad que
estuviere percibiendo el trabajador por la prestación de sus servicios al momento de
terminar el contrato, incluidas las imposiciones y cotizaciones de previsión o seguridad
social de cargo del trabajador y las regalías o especies avaluadas en dinero, con exclusión
de la asignación familiar legal, pagos por sobretiempo y beneficios o asignaciones que se
de la asignación familiar legal, pagos por sobretiempo y beneficios o asignaciones que se
otorguen esporádicamente o por una sola vez al año, tales como gratificaciones y
aguinaldos de navidad”.

El inciso segundo de dicho artículo 172, previene que “Si se tratare de remuneraciones
variables, la indemnización se calculará sobre la base del promedio percibido por el
trabajador en los últimos tres meses calendario”.

Por otra parte, el artículo octavo transitorio de la ley N° 20.903 -al cual también alude el
artículo decimonoveno transitorio de ese cuerpo legal-, excluye de la planilla que regula a
ciertos estipendios propios de los profesionales de la educación, dentro de los que no se
menciona a las asignaciones especiales de incentivo profesional.

Pues bien, en atención a que el beneficio materializado por la Municipalidad de Vitacura


mediante el decreto alcaldicio N° 3.806, de 2010, se aviene con el concepto de
remuneración, contenido en los incisos primero y segundo del artículo 172 del Código del
Trabajo; no se encuentra en alguna de las hipótesis de excepción previstas en esa última
disposición legal, ni en el artículo octavo transitorio de la ley N° 20.903; y, no reviste un
carácter esporádico o se otorga por una sola vez al año, cabe concluir que las asignaciones
especiales de incentivo profesional deben considerarse en el cálculo de la remuneración
promedio, a que se refiere el artículo decimonoveno transitorio, inciso segundo, de la ley N°
20.903.

Saluda atentamente a Ud.

Jorge Bermúdez Soto


Contralor General de la República

Intereses relacionados