Está en la página 1de 3

1.

- Ventajas del aprendizaje cooperativo

Una de las ventajas que podemos mencionar al respecto, es el desarrollo de


trabajo con el que alumno se encuentra: la heterogeneidad, se comparten
ideas, opiniones, experiencias y un conocimiento provecho que emerge de las
discusiones, planteamientos a dar solución a un objetivo que se les ha
encomendado por parte del catedrático. El alumno empieza a dejar la
inseguridad y a tomar un papel importante dentro del aula, porque se siente
tomado en cuenta y sabe que es un reto y una responsabilidad preponderante
si su aportación se ve menoscabada por su falta de interés.

Se empieza a gestar un hábito escolar, en donde el alumno sabe qué es más


fácil obtener mejores resultados en equipo, o en contra parte de manera
individual. Observa que las propuestas de sus compañeros junto con la suya
abren un mejor panorama de cualquier objetivo presentado en diferentes
circunstancias. Por lo anterior, comprende que se debe de planificar, seguir
una metodología, ser responsable y ser crítico con su desempeño. Se impulsa
y desarrolla las habilidades y destrezas de cooperación. Conforme a lo que se
ha dicho, dice al respeto (Arias, Cárdenas y Estupiñan, 2015: p. 11. ) que el
alumno no solo pone en práctica el aprendizaje cooperativo en la escuela,
habrá alumnos que lo lleven a sus casas, y lo mejor de todo en práctica para
resolver problemas del acontecer de la vida.

2.-Desventajas del aprendizaje cooperativo


Se pueden generar varias desventajas en torno a cómo llevar a cabo una
metodología exitosa, y si ésta no es llevada con la mejor participación del
catedrático quien debe ser el pastor y los alumnos las ovejas. Una de las
problemáticas que se presenta el docente cuando forma equipos de trabajo, es
cuando algunos integrantes del equipo no aportan, ayudan, participan y lo peor
de todo, son un distractor para sus demás compañeros quienes se sienten
tocados por la conducta de desinterés. Por lo anterior, cuando se recurre a esta
estrategia de aprendizaje, el docente se puede presentar con estos focos que
de inmediatamente hay que atender, para evitar que nuestro plan de trabajo y
los objetivos planteados sean ejecutados con forme lo hemos diseñado.

¿Qué hacer al respecto?, cuando hemos tomado la decisión de trabajar con


este aprendizaje, lo primero que hay que hacer, detectar esos puntos de
conducta, crear un nuevo equipo donde se integren estos alumnos y uno más,
el docente será uno de ellos, quien desarrollará la actividad, regulando que los
alumnos se sientan con la responsabilidad de trabajar con unos de sus
compañeros más, el maestro. Por su parte, el mismo debe generar un
ambiente de interés, donde el alumno vaya divorciándose del desinterés, claro
esta situación por analizarse y dar solución dependiendo el caso y las
circunstancias.

Por otro lado, los equipos de trabajo pueden tener diferencias entre los propios
alumnos, se puede presentar casos donde un equipo no llegue a los acuerdos
y cada quien tome ayuda del aprendizaje individualista, y se vea caracterizado
por la falta de comunicación entre los integrantes y al final se observe una
descoordinación. Evidentemente, tendríamos que unir al equipo y dar cohesión,
como bien describe (Batista, 2007: p.106.) mantienen unido al grupo, por lo que
logrará cumplir los propósitos del docente.

3. Importancia de la planificación en el Aprendizaje Cooperativo.


La importancia es que se trabaja con estrategias sistematizadas
siguiendo un orden, y que se caracteriza por grupos heterogéneos
donde la interdependencia positiva toma un rol de gran importancia.
Tejer relaciones sociales entre los alumnos y docente son aspectos de
gran importancia, hay alumnos serios, penosos, ansiosos, que se
sienten privados en las paredes de la pena, no comunican, y por ende
no socializan por lo que el aprendizaje cooperativo llega a romper esa
pared, empleando la participación de todo el equipo, se foguea, y
empieza a tener un proceso de aprendizaje y de seguridad. En este
sentido el alumno desarrolla habilidades, como las que hace mención
(Hoyo, 2008: p.293.), ser reflexivo, responsable, social, y embace a
ello, el alumno adquiere conocimiento, habilidades y destrezas.

Bibliografía:

Enrique Eduardo Batista Jimenez (2007), Lineamientos pedagógicos para la


enseñanza y el aprendizaje, Colombia, Universidad Cooperativa de Colombia.

Carmen del Hoyo Martínez, Motivar para el aprendizaje cooperativo en el


laboratorio: En Experiencias de innovación docente universitaria, España,
Universidad de Salamanca.

Juan de Dios Arias Silva, Carolina Cárdenas Roa y Fernando Estupiñán


Farapuez, (2015), Aprendizaje Cooperativo, Bogotá, Universidad Pedagógica
Nacional.