Está en la página 1de 5

KANT.

Estética trascendental
GUIA MODERNA

1. Definiciones:

INTUICIÓN Es la manera inmediata por la cual el conocimiento se refiere a


objetos, y que todo pensar busca como medio. Ahora, la intuición
sólo ocurre en la medida en la medida en que el objeto nos es dado.
Esto es posible en virtud de que el objeto afecta de cierta manera la
mente.

SENSIBILIDAD Es la capacidad (receptividad pasiva) de recibir representaciones


gracias a la manera como somos afectados por objetos. Mediante la
sensibilidad nos son dados los objetos y sólo ella nos suministra
intuiciones (mediante el entendimiento son pensados, i.e.,
conocidos). Todo conocimiento (pensar) debe referirse, en último
término, a intuiciones, ya sea directamente (sensibilidad) o
indirectamente (entendimiento)
SENSACIÓN Es el efecto de un objeto sobre la capacidad representativa, en la
medida en que somos afectados por él.

INTUICIÓN Es la intuición que se refiere al objeto por medio de la sensación.


EMPÍRICA
FENÓMENO Es el objeto indeterminado de una intuición empírica. En el
fenómeno se distingue:
–materia: (de él) es aquello que corresponde a la sensación (en la
medida en que ésta tiene lugar en la experiencia); nos es dada sólo
a posteriori
–forma: es aquello que hace que lo múltiple del fenómeno pueda ser
ordenado en ciertas relaciones. Debe estar presta en la mente a
priori. (Pues, aquello por lo cual las sensaciones se pueden ordenar y
disponer de cierta forma, no puede ser ello mismo sensación)

INTUICIÓN PURA Las representaciones puras (trascendentales), son todas las


representaciones en las que no se encuentra nada que pertenezca a la
sensación. Así, la forma pura de la sensibilidad [ INTUICIÓN PURA], en
la cual todo lo múltiple de los fenómenos es intuido en ciertas
relaciones, se encontrará a priori en la mente.

Si en una intuición empírica se separa todo lo que pertenece al


entendimiento (como substancia, fuerza, divisibilidad) y a la
sensación (como dureza, color, impenetrabilidad), quedan así las
INTUICIONES PURAS: extensión y figura (que, como forma de la

Cadirola Gisela 1
sensibilidad ocurren a priori en la mente)

2. Objeto de investigación de la Estética Trascendental y en qué consiste su método

La Estética Trascendental constituye la ciencia de todos los principios de la SENSIBILIDAD a


priori. (primera parte de la doctrina trascendental de los elementos). Es la doctrina que
estudia las estructuras y las reglas de la SENSIBILIDAD a priori. Como resultado de la
investigación se concluirá que sólo hay dos formas puras de la intuición sensible.
El método consiste en:
En primer lugar: aislaremos la sensibilidad separando todo lo que el entendimiento piensa en
ella con sus conceptos para que no quede más que la INTUICION EMPÍRICA.
En segundo lugar: separaremos de la intuición empírica todo lo que pertenece a la sensación,
así solo queda INTUICIÓN PURA y la mera forma de los fenómenos (que es lo único que la
sensibilidad puede suministrar a priori)
En tercer lugar: hallaremos que los principios del conocimiento a priori son las dos formas de
la intuición sensible: espacio y tiempo.

3. Argumentos sobre la Exposición Metafísica del ESPACIO

En primer lugar, una exposición es metafísica cuando contiene lo que representa al


concepto como dado a priori. Es decir, la exposición metafísica debe examinar aquellas
características de las representaciones que permiten concluir que tales representaciones son
a priori, y no empíricas.
Kant dará cuatro argumento, los dos primeros concernientes al carácter a priori del espacio,
los últimos dos con respecto al carácter intuitivo.
PRIMER ARGUMENTO:
El espacio no es un concepto empírico que haya sido extraído de experiencias externas.
Pues para que ciertas sensaciones sean referidas a algo fuera de mí (es decir, a algo [que
está] en otro lugar del espacio que aquél en que yo estoy), y también para que yo pueda
representármelas como contiguas y exteriores las unas de otras, y por tanto, no sólo como
diferentes, sino como [situadas] en diferentes lugares, para ello debe estar ya en el
fundamento la representación del espacio. En consecuencia, la representación del espacio
no puede ser obtenida por experiencia a partir de las relaciones del fenómeno externo, sino
que esta experiencia externa es ante todo, posible ella misma sólo mediante la mencionada
representación1.
SEGUNDO ARGUMENTO
El espacio es una representación a priori necesaria que sirve de fundamento de todas las
intuiciones externas. Nunca puede uno hacerse una representación de que no haya espacio,
aunque sí se puede pensar muy bien que no se encuentre en él objeto alguno. Por

1
En este argumento Kant sostiene que, el espacio no es un concepto empírico fundado en la experiencia, pues
toda experiencia lo presupone. Esto muestra la prioridad del espacio respecto de la experiencia. Ahora, no es
una prioridad en sentido temporal, sino en sentido trascendental, pues el espacio es previo a toda experiencia,
a toda representación empírica, en la medida en que constituye su condición de posibilidad.

Cadirola Gisela 2
consiguiente, es [el espacio] considerado como la condición de la posibilidad de los
fenómenos, y no como una determinación dependiente de ellos, y es una representación a
priori, que necesariamente sirve de fundamento de los fenómenos externos2.
TERCER ARGUMENTO
El espacio no es un concepto discursivo, o, como se suele decir, universal, de relaciones de
las cosas en general; sino una intuición pura. Pues en primer lugar, uno puede
representarse sólo un único espacio, y cuando se habla de muchos espacios, se entiende por
ellos sólo partes de uno y el mismo espacio único. Y estas partes tampoco pueden preceder
al espacio único omniabarcador, como si fueran elementos de él (a partir de los cuales fuese
posible la composición de él), sino que sólo en él pueden ser pensados. Él es esencialmente
único; lo múltiple en él, y por tanto, también el concepto universal de espacios en general,
se basa simplemente en limitaciones. De aquí se sigue que con respecto a él, una intuición a
priori (que no es empírica) sirve de fundamento de todos los conceptos de él.
a) la representación del espacio es singular. Una representación puede ser o intuición, o
concepto. La representación intuitiva es representación de un objeto singular, único. La
representación conceptual es una representación general o universal. El argumento es que,
dado que nos representamos un espacio único, la representación del espacio es una
intuición y no un concepto.
b) las partes del espacio solo pueden ser pensadas en él. La intuición y el concepto suponen
diversas maneras en que puede darse la relación entre las partes y el todo: en el caso de la
intuición, las partes son representadas en el todo (como partes del todo), mientras que en el
caso del concepto, las partes son representadas bajo el concepto general. Dado que nos
representamos las partes del espacio como partes en el espacio (incluidas en el espacio
único), podemos afirmar que el espacio es intuición y no concepto.
Incluye además un nuevo argumento a favor del carácter intuitivo de la representación del
espacio: Los principios geométricos (en tanto proposiciones sintéticas) no podrían
deducirse a partir de un mero concepto de espacio, sino que deben fundarse en una
intuición, pues a partir del mero análisis de un concepto de espacio, solo podríamos obtener
proposiciones analíticas peor no proposiciones sintéticas (como las incluidas en la
geometría). Además, las proposiciones geométricas se fundan en una intuición pura (no en
una empírica), ya que si se fundaran en una intuición empírica no tendrían certeza
apodíctica.

CUARTO ARGUMENTO
El espacio es representado como una magnitud infinita dada. Ahora bien, todo concepto se
debe pensar como una representación que está contenida en una multitud infinita de
diferentes representaciones posibles (como la característica común de ellas), y que por tanto
2
Se deduce del primer argumento que el espacio es la condición de toda intuición externa y está a la base de
todos los fenómenos externos. Ahora, si bien no podemos representarnos que no haya espacio, sí podemos
representarnos que no haya objetos en el espacio (un espacio vacío). Aquí, lo que Kant intenta demostrar es la
prioridad del espacio con respecto a los objetos: el espacio, la representación del espacio, no puede ser
suprimida o eliminada del pensamiento porque es una representación necesaria, que está a la base de toda
representación de objetos externos. Y como es una representación necesaria, es a priori.

Cadirola Gisela 3
las contiene a éstas bajo sí; pero ningún concepto, como tal, puede ser pensado como si
contuviese en sí una multitud infinita de representaciones. Y sin embargo, así es pensado el
espacio (pues todas las partes del espacio, hasta el infinito son simultáneas). Por tanto, la
representación originaria de espacio es intuición a priori y no concepto.

4. Argumento sobre la Exposición Trascendental del ESPACIO


En primer lugar, una exposición trascendental es la explicación de un concepto como un
principio a través del cual puede ser entendida la posibilidad de otros conocimientos. En
una exposición trascendental se parte de un concepto (una representación) y se muestra que
ella es origen de otros conocimientos sintéticos a priori. En esta exposición trascendental
del espacio se muestra que la representación del espacio debe ser una intuición pura (que se
halla en nosotros de forma a priori), pues solo en tal caso puede ser esta representación el
origen de conocimientos sintéticos a priori.
La geometría determina sintéticamente y sin embargo a priori las propiedades del espacio.
Es decir, sus proposiciones tienen dicho carácter apodíctico acerca del espacio. Luego,
Kant se pregunta qué clase de representación debe ser el espacio para que pueda
establecerse acerca de él tal conocimiento (sintético y a priori). Responde:
- Primero, el espacio debe ser originariamente intuición. Pues de un concepto no se
pueden extraer proposiciones que vayan más allá del concepto. Es decir, no se
obtienen proposiciones sintéticas, sino sólo analíticas.
- Luego, esa intuición ha de encontrarse en nosotros a priori, (independiente de toda
percepción de un objeto) debe ser intuición pura, no empírica. Si el espacio fuese una
representación empírica, sólo podrían obtenerse proposiciones contingentes de él, y
en la geometría las proposiciones son universales y necesarias.

Ahora, cómo puede estar en la mente una intuición externa, que precede a los objetos
mismos y en la cual puede ser determinado a priori el concepto de estos últimos (como el
caso del conocimiento geométrico).
En primer lugar, la intuición se define como la manera inmediata por la cual el
conocimiento se refiere a objetos. Pero al intuir el espacio, no intuimos propiamente un
objeto, es una intuición externa; la representación del espacio es una intuición a priori,
pura. Y esto es posible sólo si el espacio es la forma pura de mi sensibilidad. A partir de
esta intuición externa a priori del espacio se construyen proposiciones sintéticas a priori
acerca de objetos espaciales (en la geometría) Ahora, solo es posible este conocimiento a
priori de los objetos espaciales si la representación del espacio es subjetiva; si ella tiene su
origen en el sujeto, en su facultad de conocimiento (como la constitución formal de éste).
Esto solo es posible si el espacio es la forma del sentido externo en general (la forma bajo
la cual nos representamos todo objeto externo).

Cadirola Gisela 4
En la exposición metafísica Kant demostró que el espacio es una intuición a priori. En la
exposición trascendental se demuestra que el espacio es la forma del sentido externo, lo que
es igual: condición necesaria de posibilidad de toda representación externa en general3.
Volviendo a la pregunta inicial, los juicios sintéticos a priori en la geometría son posibles
porque el espacio:
a. es una representación a priori, por eso las proposiciones geométricas son
universales y necesarias. Si la representación del espacio fuese a posteriori, empírica,
las proposiciones geométricas solo tendrían valor contingente y no valor apodíctico, y
la geometría no sería una ciencia en sentido estricto
b. es una intuición; por ello las proposiciones geométricas pueden ser sintéticas. Si el
espacio fuese un concepto y no una intuición, las proposiciones geométricas serian
analíticas y en tal caso la geometría no sería una ciencia.
Las proposiciones sintéticas no se basan en el mero análisis como las analíticas sino que
han de basarse en una intuición, ya sea empírica o pura. Los juicios sintéticos basados en:
- una intuición empírica son juicios sintéticos a posteriori;
- una intuición pura son juicios sintéticos a priori (como las proposiciones geométricas).
Podemos conocer a priori ciertas características espaciales propias de los objetos que serian
dados en la experiencia, porque tales características o determinaciones de los objetos están
basadas en nuestra propia facultad de conocimiento, más precisamente: en la naturaleza
propia de nuestra sensibilidad. Como el espacio es la forma del sentido externo, es decir, no
es sino el modo en que la sensibilidad se representa a los objetos externos, las
determinaciones espaciales de los objetos, de los cuales se ocupa la geometría, pueden ser
conocidas a priori.

3
Se demuestra así, el propósito de la exposición trascendental: partiendo de un concepto, se muestra su
origen a priori, y la posibilidad de generar otros conocimientos.

Cadirola Gisela 5