Está en la página 1de 3

 Contratos de extranjería

n los últimos años, como consecuencia del crecimiento sostenido de la economía peruana,
nuestro país se ha convertido en un polo de atracción de trabajadores migrantes extranjeros.

La contratación de trabajadores extranjeros en el Perú se encuentra regulada por el Decreto


Legislativo No. 689 y su Reglamento aprobado por el Decreto Supremo No. 014-92-TR, normas
que establecen los requisitos que deben cumplirse para la contratación de extranjeros y la
posterior obtención de la calidad migratoria habilitante (carnet de extranjería con calidad de
trabajador residente). En estas normas legales impera una visión restrictiva de la contratación de
trabajadores extranjeros, bajo la creencia –muy equivocada, por cierto- de que estarían
competiendo con los peruanos por los mismos puestos de trabajo.

Si el extranjero ha ingresado al país en calidad de turista, no está autorizado para firmar


contratos, es por esto deberá primero tramitar ante la Dirección General de Migraciones del
Ministerio del Interior (DIGEMIN) una autorización especial para firmar contratos (la cual tiene
treinta días naturales de vigencia), una vez obtenida esta autorización (que supone un sello en
el pasaporte y en la tarjeta migrante andina), se encuentra habilitado para suscribir un contrato
de trabajo en el Perú.

El contrato de trabajo de extranjeros, es un tipo especial de contrato, que necesariamente debe


celebrarse por escrito, toda vez que el cumplimiento de sus requisitos deberá ser verificado por
la Autoridad Administrativa de Trabajo, la cual deberá expedir una resolución autorizándolo.

El extranjero que quiere ser contratado en el Perú, debe acreditar una situación de
excepcionalidad para acceder a un puesto de trabajo en el país, así deberá adjuntar una copia
apostillada del título profesional ó técnico expedido en el exterior[1]ó adjuntar un certificado de
experiencia profesional expedido en el exterior[2]. Tanto la copia del título profesional o el
certificado de experiencia profesional deberán contar con la respectiva traducción oficial y
además deberán de estar vinculados con el objeto del contrato.

Igualmente, la ley peruana limita la contratación de extranjeros, se podrá contratar personal


extranjero hasta el 20% del total del personal en planillas y el monto de las remuneraciones del
personal extranjero no podrá exceder del 30% del total de las remuneraciones de la empresa.
Los datos de la planilla (total de trabajadores, total de remuneraciones y proporción de
participación de extranjeros en ellas) que se presentarán ante la Autoridad Administrativa de
Trabajo deberán tomarse de la planilla del mes inmediato anterior a la presentación de la solicitud
de contratación del trabajador extranjero; esto se consignará en un documento que tiene carácter
de declaración jurada en donde la empresa manifiesta que se encuentra dentro de los
porcentajes limitativos fijados por la ley
Al tratarse de una modalidad especial de contratación, el contrato de trabajo de extranjeros debe
incluir –además de los usuales requisitos de presentar los datos del empleador, del trabajador y
de las condiciones de la relación laboral- necesariamente lo siguiente:

a) Una cláusula que indique que la aprobación del contrato por la Autoridad Administrativa de
Trabajo no autoriza al extranjero a que empiece a prestar sus servicios a la empresa, sino hasta
que éste obtenga la calidad migratoria habilitante (carnet de extranjería con calidad de “trabajador
residente”). Esto bajo responsabilidad de la empresa empleadora.

b) Una cláusula en donde conste el compromiso de la empresa empleadora de transportar al


trabajador extranjero y a sus dependientes identificados en el contrato hacia su país de origen
–o al que convengan- una vez finalizada la relación laboral.

c) Una cláusula en donde se establezca el compromiso de capacitar a personal nacional en la


misma ocupación que desempeña el trabajador extranjero.

El plazo máximo de duración de los contratos de trabajo de extranjeros en el Perú es de tres (3)
años, pudiendo ser renovados por otros periodos que no excedan de ese plazo.

En el supuesto de que una empresa haya excedido los porcentajes limitativos y requiera de la
contratación de más personal extranjero, será necesario la tramitación -de forma paralela a la
aprobación del contrato de extranjeros- de la exoneración de los porcentajes limitativos. En esta
solicitud deberá acreditarse que el personal extranjero se encuentra en los supuestos que
permiten la exoneración de los porcentajes limitativos; así ocurre –para el caso de las empresas
privadas- cuando se trata de personal extranjero profesional ó técnico especializado ó cuando
se trate de personal de dirección y/o gerencial de una nueva actividad empresarial o en el caso
de una reconversión empresarial.

Igualmente, la ley peruana exonera del trámite legal para la aprobación de contratos de
extranjeros ante la Autoridad Administrativa de Trabajo y los considera como trabajadores
nacionales a los siguientes[3]:

a) Extranjero con cónyuge[4], ascendientes, descendientes o hermanos peruanos.

b) Al extranjero con calidad de inmigrante.

c) Al extranjero con calidad de refugiado político[5].

d) Al extranjero con cuyo país exista un tratado de reciprocidad laboral o de doble


nacionalidad[6].
e) Personal extranjero de empresas extranjeras que se dediquen al servicio internacional de
transporte ó que labore en empresas de servicios multinacionales o en bancos multinacionales,
siempre que esté sujeto a las normas legales establecidas para estos casos especiales.

f) Personal extranjero que en virtud de convenios bilaterales celebrados con el gobierno


peruano, preste servicios en el país.

g) Al inversionista extranjero, haya o no renunciado a la exportación de capital y utilidades de


su inversión, siempre que tenga un monto permanente de inversión durante la vigencia del
contrato de trabajo no menor de 5UIT.

h) Los artistas, deportistas y aquellos que actúen en espectáculos públicos en territorio peruano
durante un plazo máximo de tres (3) meses consecutivos o alternados en el lapso de un año.

Una migración laboral ordenada y dentro del marco legal no debe entenderse como competencia
a los trabajadores peruanos, sino como una importante herramienta de desarrollo, toda vez que
–en gran medida- los trabajadores extranjeros vienen a desempeñar puestos que requieren de
habilidades y de tecnologías que son todavía desconocidas en nuestro país.