Está en la página 1de 2
LA AGRICULTURA ECOLÓGICA Y SUS FACTORES Todas las actividades humanas tienen un impacto ambiental y

Todas las actividades humanas tienen un impacto ambiental y la agricultura, sea ecológica o convencional, no es ninguna excepción. La agricultura representa la principal amenaza para la biodiversidad, como consecuencia de la destrucción directa de áreas naturales. Los lugares más fértiles y ricos en biodiversidad son los primeros que se deforestan y acondicionan para ser cultivados. La destrucción de los bosques tropicales, que tanto nos preocupa en la actualidad, no es sino la extensión a otras regiones del proceso de deforestación con fines agrícolas que ya ocurrió en siglos pasados en las regiones más pobladas del planeta.

Los estudios disponibles indican que la agricultura ecológica favorece la conservación de la biodiversidad, aunque este efecto se manifiesta sobre todo en grandes extensiones agrícolas, no siendo tan visible en paisajes más diversos o que incluyan pequeñas áreas de hábitat natural. El origen de este beneficio reside en un conjunto de buenas prácticas (como el menor uso de pesticidas químicos y fertilizantes inorgánicos o la preservación de hábitats no cultivados) que son típicas, aunque no exclusivas, de la agricultura ecológica.

Certificado Ecológico

El “Certificado Ecológico” es un término que indica que los productos se han obtenido de acuerdo con las normas de la producción ecológica y, para aquellos que se comercializan en el mercado nacional, que están respaldados por un organismo ó entidad de certificación autorizada por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.

Los requerimientos varían en cada país y suelen cubrir un conjunto de estándares de producción tanto en cultivo, almacenaje, procesamiento, empaquetado y distribución. Algunos de ellos son:

Evitar organismos genéticamente modificados y elementos químicos de síntesis, tales como fertilizantes, pesticidas, antibióticos o aditivos.

Usar suelos de cultivo en los que no se hayan empleado productos químicos durante tres o más años.

Mantener una separación física estricta entre los productos ecológicos certificados de aquellos sin certificación.

Someterse a inspecciones periódicas in situ

Llevar un control documental del proceso de producción y ventas del producto.

En muchos países, el proceso de certificación está supervisado por la administración pública. El uso comercial del término ecológico , bio , orgánico , etc está restringido por la legislación. Como es normal los productores de ecológico se ven sujetos, además, a la misma regulación que se exige a aquellos productores sin certificación

Sistema sostenible en la agroecología

a la misma regulación que se exige a aquellos productores sin certificación Sistema sostenible en la