Está en la página 1de 2

El neoliberalismo ¿un espejismo?

(P)
Jonathan D. Ostry, Prakash Loungani y Davide Furceri, pág. 38
La expansión del comercio mundial ha rescatado a millones de personas de la pobreza
abyecta. La inversión extranjera directa a menudo ha sido una manera de transferir tecnología
y conocimientos a las economías en desarrollo. La privatización de las empresas estatales en
muchos casos ha imprimido más eficiencia al suministro de servicios y ha aliviado la carga
fiscal de los gobiernos.

El neoliberalismo ¿un espejismo?


(R)
Jonathan D. Ostry, Prakash Loungani y Davide Furceri, pág. 38
Al brindar asesoramiento sobre la política fiscal, el FMI se ha centrado principalmente en el
ritmo al que los gobiernos de las economías avanzadas han recortado los déficits y los niveles
de deuda tras la acumulación de deuda producida por la crisis financiera internacional: un
ritmo demasiado lento provocaría desazón en los mercados; un ritmo demasiado rápido
descarrilaría la recuperación.

El neoliberalismo ¿un espejismo?


“CD”
Jonathan D. Ostry, Prakash Loungani y Davide Furceri, pág. 40
En el caso de la consolidación fiscal, los costos a corto plazo —disminución del producto y
del bienestar y aumento del desempleo— no han recibido suficiente atención, como tampoco
se ha apreciado la conveniencia de que los países con amplio margen de maniobra fiscal
simplemente vivan con una deuda elevada y permitan que los coeficientes de endeudamiento
se reduzcan orgánicamente a través del crecimiento.

El neoliberalismo y la conformación del Estado subsidiario


(R)
MG Huerta Moreno, pág. 126
Promover reformas sociales, vinculadas a las garantías y los derechos ciudadanos
establecidos en la Constitución, y que implicaban la participación estatal en la gestión de
servicios de salud pública, educación, vivienda, así como producción y distribución de bienes
de consumo básico, entre otros.

Neoliberalismo y políticas sociales: reflexiones a partir de las experiencias


Latinoamericanas
(R)
SM Draibe, pág. 186
En la primera fase, puede afirmarse que fue básicamente defensiva; sus "recomendaciones
“consideraban superar la crisis mediante la negación de los principios social demócratas de
regulación económico social. En el segundo momento, el énfasis mayor fue puesto en los
vectores de políticas que pudiesen sustentar el crecimiento apoyado en la elevación de la
competitividad sistémica y en el refuerzo de los mecanismos de modernización
flexibilización de las estructuras y factores sociales, adecuados a las características de las
nuevas tecnologías.

Neoliberalismo y políticas sociales: reflexiones a partir de las experiencias latinoamericanas


“CD”
SM Draibe, pág. 18
La inversión en recursos humanos y, en consecuencia, el refuerzo de las políticas sociales de
educación, salud e infraestructura social volvieron a ser parte de la agenda de reformas y de
re direccionamiento del gasto social, aun las propias del neoliberalismo.

Neoliberalismo y políticas sociales: reflexiones a partir de las experiencias latinoamericanas


(P)
SM Draibe, pág. 187
Pero la eliminación de la pobreza, la disminución de los grados más irritantes de desigualdad
y la ampliación del acceso de las capas desfavorecidas a los beneficios del crecimiento
económico constituyen también condición de la estabilidad política.

Neoliberalismo y políticas sociales: reflexiones a partir de las experiencias latinoamericanas


“CD”
SM Draibe, pág. 187
Los neoliberales y otros vienen criticando la forma estatizada de producción y operación de
los servicios sociales y, en su lugar, ha ganado fuerza un mecanismo sustitutivo, el del pago
del salario mínimo en dinero.