Está en la página 1de 2

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA EQUINOCCIAL

 Jhandry Geovanny Cuenca


 Nicolás Angulo
Ingeniería de Petróleos
Ética Profesional 9 “TD”
15 de Junio de 2018

ÉTICA APLICADA Y DEMOCRACIA: NUEVOS RETOS

Nuestras sociedades actuales se enfrentan a desafíos impresionantes, la


pobreza, el hambre y el acceso a medicamentos básicos afecta a más de mil
millones de seres humanos en el mundo. Problemas que afectan también a los
conflictos interculturales porque no somos capaces de respetar y de comprender
a los que tienen una cultura diferente a la nuestra, también encontramos
problemas de parejas por la violencia machista que afecta también a millones de
mujeres en todo el planeta, también encontramos el conflicto del acoso escolar,
los problemas que acarreamos con la naturaleza a nuestras próximas
generaciones, el cambio climático puede convertir la tierra en un lugar
inhabitable. ¿Cómo podemos afrontar este problema? La respuesta se puede
constatar dando lugar a la ética, integrándose en todos los ámbitos de la
sociedad, en la política, en la economía, en todas las leyes que nos rigen para
partir de una democracia justa y reciproca con las sociedades que luchan por
encontrar un rol fundamental en el marco de la globalización.

La ética tiene que regirse en todas las organizaciones ayudando a la comunidad


en su conjunto, si queremos transformar nuestra sociedad hay que vincular las
academias, universidades con nuestra sociedad ya que la globalización es un
fenómeno asimétrico abriendo una brecha para un nuevo orden mundial. Se
necesitará un estado mundial democrático para lograr una red de vinculación
entre los países. Pero en un nivel altruista la ética no ha alcanzado ese nivel
democrático global entre las sociedades que no se ha conseguido. Si se analiza
el contexto social en que se desarrolla la democracia hoy en día, se concluye
que está mal aplicada y entendida, por consiguiente, no es democracia lo que
existe y muchas menos acciones éticas en la realidad social, ya que se cree que
la democracia es más que un simple voto donde toda la masa social eligen a
quien dar el poder. Contar con investigadores competentes en los ámbitos de la
filosofía moral y política, tanto en el nivel de la fundamentación, como en el nivel
de la aplicación, resulta imprescindible en cualquier entidad académica, científica
o profesional para llegar al estado democrático plantado por Kant.

En tiempos post utópicos adyacentes, profundizar en la democracia parece ser


uno de los pocos proyectos capaces de generar ilusión suficiente como para
salvarnos del vacío producido por el éxito de haberla alcanzado. Pero para
comprenderlo no estará de más averiguar en qué negocio nos estamos
embarcando, y preguntar a liberales, demócratas, socialistas, tecnólogos,
representacionistas y participacionistas qué idea de democracia ofrecen en que
valga la pena profundizar. Curiosamente mientras los partidarios de la
democracia política representativa discuten con los de la participativa, la
respuesta parece venir hoy de la sociedad civil, de aquellos sectores en que los
hombres concretos, raíz de cualquier forma de organización social, exigen ser
tenidos significativamente en cuenta en las decisiones que les afectan, que es
en definitiva la exigencia de una democracia radical. Son, pues, los distintos
ámbitos de la llamada ética aplicada, los que están realizando los ideales de una
democracia que vaya a la raíz. Pero eso sí, no cualquier ética aplicada, sino
aquella que entiende, desde una determinada etimología, que cada hombre es
un ser cambiante a los pensamientos éticos de los demás, al que es ineludible
tener en cuenta. La realización de una democracia radical exige, entonces,
emprender en todos los ámbitos e instituciones una revolución ética.

Bibliografía
Cortina, A. (Julio de 24 de 2014). youtube. Recuperado el 15 de Junio de 2018, de yotube:
https://www.youtube.com/watch?v=IAaI2L16SXA&t=151s