Está en la página 1de 4

Nació el 26 de marzo de 1949 en Ambach (Starnberger See) cerca de Munich en Alemania.

Realizó estudios
de Historia medieval y Moderna en la Universidad de Múnich y en Aix-en-Provence entre 1968-1974. En
la década de 1980 trabajó como un guionista televisivo, para Kir Royal y Monaco Franze entre otros. Su
padre fue un escritor francés y su madre fue una vendedora de cerámica. Su padre, Wilhelm Emanuel
Süskind, fue escritor y traductor, trabajó durante largo tiempo en el periódico alemán Süddeutsche Zeitung.
Su hermano mayor, Martin E. Süskind. Su primera obra fue un monólogo teatral titulado El contrabajo,
estrenado en Múnich en 1981, que en la temporada 1984/85 ofreció 500 representaciones, convirtiéndose
así en la pieza de teatro de idioma alemán con mayor duración en cartel y es hoy en día continuamente
repuesta en teatros alemanes e 5 el latín, rápidamente convertida en un bestseller con aproximadamente 15
millones de ejemplares vendidos y convertida en éxito cinematográfico del año 2006 por el director Tom
Tykwer, después de que, tras 15 años de arduas negociaciones, Constantin Film asumiera los derechos y
costes de desarrollo (aproximadamente unos 10 millones de euros). Otras obras suyas son: La
Paloma (1988), La historia del señor Sommer (1991), Un Combate y otros relatos (1996). Süskind rara vez
concede entrevistas, no aparece en público y ha rechazado varios reconocimientos, como los premios de
literatura Gutenberg, Tukan y FAZ. Tampoco acudió al estreno internacional de la versión cinematográfica
de El Perfume en Múnich. Existen muy pocas fotografías suyas, aunque en la película para
televisión Monaco Franzehace un pequeño cambio en el noveno episodio. Debido a que rara vez concede
entrevistas, no se sabe mucho de su vida personal.
Asistió a la escuela en Holzhausen, un pequeño pueblo de Baviera. Después de su Abitur y su Zivildienst,
estudió Historia Medieval y Moderna en la Universidad de Munich y en Aix-en-Provence de 1968 a 1974,
aunque nunca se graduó. Con el apoyo financiero de sus padres, se trasladó a París donde escribió relatos
guiones que no fueron llevados al cine. Desde entonces se dedicó exclusivamente a la literatura.
Tras el éxito de esta novela, su siguiente obra, Die Taube (La paloma, 1987), salió con una tirada excesiva
de cien mil ejemplares, pues se preveía un éxito de ventas. A pesar de que lo fue, Die Taube no llegó al
nivel que Süskind había marcado con Das Parfum, y fue a un tiempo la causa de que el escritor fuera
relegado al olvido y de que surgieran numerosas polémicas en torno a su persona y su obra. Die Taube es
la historia de una irritación: el protagonista, Jonathan Noel, cuya vida se caracteriza por la regularidad y el
sosiego en los que el propio personaje se ha refugiado huyendo del caos de la realidad, entra en crisis por
culpa de una paloma que se ha posado ante su puerta y no se marcha de allí. En 1991 publicó Die Geschichte
von Herrn Sommer (La historia del señor Sommer), una narración ilustrada con dibujos de Sempé.Aparte
de sus novelas, ¡Süskind ha colaborado también en la redacción de diversos guiones para series de
televisión! de gran éxito como Monaco Franze (Franz el de Mónaco, 1983) y Kir Royal (Kir Royal, 1986).
En 2006, el director Tom Twyker llevó la novela al cine en una película del mismo nombre. Pese al éxito
de su novela y la fama internacional, Süskind se ha mantenido al margen de la vida pública y apenas realiza
apariciones o concede entrevistas. Desde El Perfume apenas ha publicado nuevo material, siendo Sobre
el amor y la muerte su último ensayo publicado en castellano.
Comentario

De gran éxito en su época este libro destaca no solo por la originalidad del argumento, sino también por el
tratamiento que se le da a algunos de los episodios de la vida de Grenouille, que lo hace entrar casi en el
terreno del género fantástico. A pesar de su corta extensión es un libro muy interesante porque que
experimenta olores y fragancias del ambiente que los usa para hacer perfumes, en el cual se describe con
minuciosidad hasta el último detalle, los tipos de perfumes, los elementos de un taller de perfumería, etc.
Pero las descripciones están bien hechas y te introducen de lleno en la época, contada, cosa curiosa, desde
el punto de vista de los olores. No deja de ser notable, ya que normalmente la descripción se centra en
elementos visuales. Finalmente nos da a conocer que toda porsona puede matar cuando se aferra demasiado
a lo que más deseamos en la vida.

Desde hace más de 20 años son exclusivamente esas líneas repetidas hasta la saciedad lo que se sabe
de Patrick Süskind, el autor de El perfume (1985), obra de ficción que ha vendido más de ocho millones
de ejemplares desde su publicación y que se tradujo al menos a 45 lenguas, entre ellas el latín. Y el interés
sobre su mera existencia en el planeta quedaría en el olvido si no fuera porque la novela, después de 15
años de arduas negociaciones, finalmente ha podido ser llevada al cine en una superproducción made in
Germany, la más cara en la historia del país, que ha costado la friolera de 50 millones de euros.
En la historia de la literatura universal existe una figura que se repite cíclicamente cada cierta década, sin
ninguna explicación plausible. Se trata del autor que un buen día decide «desaparecer», de buenas a
primeras.
En las últimas décadas tenemos dos grandes ejemplos de escritores «desaparecidos» en Jerome David
Salinger y Thomas Pynchon. El primero, tras lograr fama y notoriedad y transformarse en icono de los
jóvenes de su época con la obra El guardián entre el centeno (1951), pasó a convertirse en objeto de culto
después de su desaparición voluntaria. Se mudó de su Nueva York natal a Cornish (New Hampshire) y se
tornó en un recluso que se apartó del mundo exterior hasta el punto de arrojar piedras y botellas a los
periodistas que le cercaban.
En Alemania tenemos a Patrick Süskind, al que se suele llamar en los círculos literarios «el fantasma» o
«el Salinger germano». Con el resurgimiento del interés por su vida personal a raíz del estreno de El
perfume, la prensa de su país ha multiplicado los artículos sobre él, aunque con escasas novedades, y
siempre girando sobre los mismos detalles, totalmente escasos. A través de los responsables de la película
se ha podido saber que Süskind se resistió durante años a que su novela fuera llevada a la gran pantalla y
que se ha desentendido de cualquier detalle de su realización. Si el director, Tom Tykwer (Corre Lola,
corre) reconoce que sólo le vio en una ocasión, muy de pasada, el productor, Bernd Eichinger (El
hundimiento) afirma que el escritor ni siquiera quiere ver la película terminada.
Eichinger confiesa que llevaba detrás de los derechos del libro desde 1985 y que, al final, el escritor cedió
en 2001, eligiéndole a él en lugar de a otros interesados quizás con más proyección internacional, como
Tim Burton o Julian Schnabel. Una vez comenzado el rodaje, Süskind incluso se enojó cuando en cierta
ocasión Eichinger le llamó por teléfono para pedirle asesoramiento sobre cómo interpretar una secuencia
del libro. «Yo ya hice mi trabajo, ahora hagan ustedes el suyo», respondió el escritor. «El olor de su genio
llenó todo el rodaje, pero de Süskind no hubo ni rastro», responde, por su parte, el actor principal, Ben
Whishaw, que encarna en la película al personaje del genial perfumista y abominable asesino en serie
Jean—Baptiste Grenouille.
En busca de pistas
Y pese a que los amigos de Süskind han creado un férreo muro de silencio en torno a su persona, la cineasta
Julia Benkert ha comenzado a investigar con paciencia y cautela sobre el autor para la elaboración de una
película. Ella afirma haber conseguido algunas «pistas» sobre la existencia de Süskind, pero otros miembros
de su equipo se han sorprendido cuando gente que le conoció antes de su desaparición insiste en que era un
joven «totalmente normal, tan normal que uno no puede ni imaginarlo».
Algunos entrevistados destacan su «espontaneidad», y alguien que trabajó con él durante la elaboración del
guión y la película Rossini (1995), Joachim Krol, asegura que para saber más cosas de Süskind sólo hay
que ver la película, «ahí está todo». De hecho, uno de los personajes asegura durante el filme: «No vivo,
escribo». Las pocas imágenes que se tienen de Süskind le muestran sin apenas pelo, delgado y con gafas
redondas de metal. Nada que ver con el amable joven rubio que recuerdan muchos que le trataron en
Ambach y Múnich.
Así pues, ¿a qué se debió su volatilización prematura? En la prensa no deja de haber voces suspicaces que
hablan de que no pudo «soportar», tras el inmenso éxito internacional de El perfume, que sus obras
posteriores La Paloma (1988), La historia del señor Sommer (1991) y Un combate (1996), fueran recibidas
como obras menores.
Otras plumas barajan, sin embargo, que todo puede ser una estrategia de «confusión» del propio autor para
mantener el interés en su persona y obra. Sin embargo, hace ya años que dejó claras sus intenciones de
«desaparecer» y no volver a ofrecer una entrevista hasta que cumpla 70 años, es decir, hasta 2019.
Paciencia. Así se lo prometió a la periodista alemana Edith Lier en su único encuentro mediático conocido.
La versión popular más extendida sobre su «desaparición» es que, simplemente, no pudo seguir aguantando
la atención planetaria que se le dispensaba por el éxito de El perfume y se «borró» a sí mismo de la faz de
la Tierra. Su deseo de «desaparecer» ha sido también consecuente con los premios que ha recibido desde
entonces (el del Frankfurter Allgemeine Zeitung y el Gutemberg, entre otros), rechazándolos o,
simplemente, no recogiéndolos.
Algunos analistas apuntan que en el comportamiento del novelista ha influido la actitud autoritaria de su
padre, periodista y escritor. Además, los llamados «expertos» han querido ver en sus obras «referencias
paternas» como el poder, la ambición, las obsesiones, la soledad, el amor y la vida. De hecho, cuentan que
Süskind suele prepararse durante años en el tema sobre el que luego escribe. Así, en el caso de El perfume,
se convirtió en un experto olfativo tras pasar largas temporadas en las instalaciones de la perfumera
Fragonard.
Los pocos detalles de su biografía que se manejan con cierta credibilidad arrancan un 26 de marzo de 1949
en Ambach, una localidad volcada sobre el lago bávaro de Starnberger que ni siquiera aparece en las guías
de viaje. Como cualquier otro niño de la localidad, Patrick Süskind acudió a la escuela y al instituto. Y
finalmente se marchó a la capital del Estado, Múnich, donde desarrolló sus estudios de Historia Medieval
y Moderna.
Su padre, Wilhelm Emanuel Süskind, es uno de tantos ciudadanos alemanes que en 1933, con la llegada de
Adolf Hitler a la cancillería, no se aparta explícitamente de los nazis. Incluso llega a comentar que «es una
situación interesante» (1940).
Para Patrick Süskind, sus estudios universitarios se convierten en una liberación de su entorno habitual.
En Múnich, y al hilo de la revolución que recorrió el mundo en 1968 desde París, el hoy fantasma suelta
amarras con su familia y se gana su propia vida con mil y un trabajos que simplemente le permiten comer.
Al finalizar sus estudios, pasa un año en Aix—en—Provence (sur de Francia), no muy lejos de donde, años
después, situaría el escenario de su archiconocida novela El perfume, la ciudad de Grasse. Allí perfecciona
su conocimiento del idioma y la cultura francesas.
Y para sorpresa de los que hoy subrayan su silencio, en 1974 finaliza por fin sus estudios con una tesis, que
defiende él mismo en una exposición oral, sobre el compromiso social y político de George Bernard Shaw.
A partir de ahí, se ganará la vida interviniendo en charlas y elaborando guiones de todo tipo.
Con El contrabajo, en el que el protagonista termina suicidándose, logra cierto renombre en el mundo del
teatro. El monólogo se representa en todo el mundo germano y luego da el salto, ocupando escenarios desde
Israel hasta Australia. De hecho, se convierte en la segunda obra alemana más representada de la Historia.
Pese a lo que se pueda pensar, Süskind mantiene una buena amistad con el dibujante francés Sempe, que
ilustró su libro primerizo Historia del señor Sommer, y con el director de cine Helmut Dietl, con el que
escribió los guiones de dos célebres series de televisión, Monaco Franze y Kir Royal y alguna película
como Rossini (1995). «La ignorancia no tiene nada de vergonzoso, la mayor parte de los hombres ve en
ella la felicidad. Y, de hecho, es la única felicidad posible en este mundo. No la rechacéis a la ligera», ha
dejado escrito el novelista. Quizá por ello anda tan escondido.
Aspectos de la posmodernidad
Contextos Históricos
Siglo 20
Siglo 18
. “Aunque las causas que generaron la Revolución fueron diversas y complejas, éstas son algunas de las
más influyentes: la incapacidad de las clases gobernantes —nobleza, clero y burguesía— para hacer frente
a los problemas de Estado, la indecisión de la monarquía, los excesivos impuestos que recaían sobre el
campesinado, el empobrecimiento y endeudamiento de los trabajadores, lo insostenible de la situación, la
miseria que azotaba al país, la agitación intelectual alentada por el Siglo de las Luces y el ejemplo de la
guerra de la Independencia estadounidense.”
Contexo de Posmodernidad
Se inicia con un desencanto y una desconfianza a la razón ilustrada, lo que conduce a una debilidad del
pensamiento en el común.
Podemos decir que se asocia con la ausencia de interés por el bienestar común, el culto a la individualidad,
y al rechazo del racionalismo.

Las bases de este pensamiento posmoderno se dan principalmente en Alemania.

También se minimiza la importancia del pasado y hasta del futuro, por lo que sólo se otorga relevancia al
presente, que por otra parte es efímero.
Su vida y sus estudios.
Sus obras giran en torno al aislamiento del individuo en la sociedad, y durante los años 80 colaboró en
guiones televisivos. Su primera obra fue un monólogo teatral, El contrabajo (1984) que relata la difícil
profesión de los músicos de orquesta. El protagonista es un contrabajista (El padre de Süskind fue
contrabajista) y vive obsesionado por su instrumento y establece una relación de amor y odio. Trata de
temas como: la soledad, la insatisfacción y la mediocridad.
El espíritu reinante en Europa en el siglo XX, y la relación con su padre.
Su padre era expresionista.
En el expresionismo los temas principales son las críticas a la burguesía, al materialismo, a las
masificaciones en las ciudades, y sobretodo a la guerra. en las obras se plasmaban principalmente la
angustia existencial y el aislamiento individual.
Contexto Social-Personal de Süskind.
Patrick Süskind es un escritor alemán que nació el 26 de Marzo de 1949 en la localidad Alemana de
Ansbach. Es hijo del escritor expresionista W. E. Süskind, desde 1968 a 1974 estudió Historia medieval y
moderna en Munich y Aix-en-Provence.
Nos encontramos con un autor cuyos estudios se basan en la Historia Moderna y Medieval, y con una vida
que se desarrolla aparte de Alemania Occidental a Francia, en lugares específicos.
Es así como se evidencian en la obra El Perfume sus conocimientos históricos y geográficos.
Francia Siglo XVIII
Europa Siglo XX
Patrick Süskind está rodeado de distintos factores que, por más pequeños que parezcan, como su
biografía, movimiento literario y lo que sucedía entre el periodo de 1980 y 1990 se ven reflejados en
la novela.

Introducción

1.1.− Contexto histórico y cultural
El Perfume fue escrito por Patrick Süskind en el año 1985 en Alemania, en pleno siglo XX: gran siglo para
la
Historia en el que hubo muchos desarrollos tecnológicos y nuevos inventos; la medicina, por ejemplo,
avanzó
mucho con el descubrimiento del ADN y el poder de la clonación y la transmisión de órganos.
En cuestiones políticas, se llevó a cabo la Primera y la Segunda Guerra Mundial, la Revolución de países
Europeos; en Alemania, surgió y llegó al poder el Nazismo y el Fascismo en Italia. Se llevó a cabo la Guerra
Civil Española, el gran problema del holocausto nuclear, la guerra de Corea, Vietnam, la fría y también se
empezó a reconocer el derecho de la mujer y del niño en la Declaración Universal de Derechos Humanos.
Los problemas más importantes de éste siglo fueron: la deforestación, la contaminación y el calentamiento
global.
En el arte, destacaron Pablo Picasso y Salvador Dalí, en Alemania, surgió el impresionismo; en la música,
Elvis Presley, The Beatles, Michael Jackson, Madonna y Elton John destacaron sobre otros.
En la literatura, empezó el Modernismo con la Generación del 98, con los autores Rubén Darío, Pío Baroja,
Antonio Machado, Azoríny muchos más.
2.2.− El Perfume y Patrick Süskind
Las obras de Patrick tratan del aislamiento del individuo en la sociedad, como Grenouille en El Perfume
(el
libro que le hizo llegar al éxito). Se ve reflejado en su vida, ya que nació envuelto de los olores más
insoportables
2.3.− Patrick Süskind: Biografía y bibliografía
Patrick Süskind nació en el año 1949 en Ambach (Alemania). Estudió Historia Medieval y Moderna en la
universidad. También trabajó como guionista de cine para la televisión. El éxito le llegó con El
Perfume(1985), su primer y mejor novela. Escribió otras obras, como La paloma, La historia del señor
Sommer y Tres historias y una reflexión. No es nada sociable, no concede entrevistas y ni siquiera acudió
al
estreno de la película El perfume basada en su libro.
Estudio de El Perfume

2.1.− Tema central
El tema central de El Perfume es la fragancia. Desde pequeño, Grenouille tenía un gran olfato y sabía
clasificar cada olor. A medida que la historia se va desarrollando, Grenouille desea la fragancia de ciertas
mujeres bellas, y cuando las consigue las mata. Él no sabe porqué lo necesita, pero es el hilo que mueve su
vida.