Está en la página 1de 6

TORNILLO DE BANCO

El tornillo de banco o torno de banco es una herramienta que sirve para dar una eficaz
sujeción, a la vez que ágil y fácil de manejar, a las piezas para que puedan ser
sometidas a diferentes operaciones mecánicas como aserrado, perforado, fresado,
limado o marcado. En Argentina y Uruguay recibe el nombre popular de morsa,
denominación que asimismo se le da en italiano y portugués.

Se suele asentar en una mesa o banco de trabajo, bien atornillada a la superficie de la


misma o apoyada en el suelo del taller. Tiene dos quijadas, una fija y la otra movida
por un tornillo, normalmente de rosca cuadrada o trapezoidal, que gira gracias a una
palanca, entre ellas se fijan las piezas a mecanizar. Para no dañar las superficie de las
piezas se suelen colocar unas protecciones llamadas galteras o bien, "mordazas
blandas", realizadas en plomo u otro material blando.

Esta herramienta es fundamental en la manufactura de cualquier producto del hierro o


cualquier otro material que tenga que sujetarse para trabajarlo. Operaciones como
aserrado, limado o marcado, precisan de un eficaz sujeción, a la vez que ágil y fácil de
manejar. Estas características son, precisamente, las que posee esta herramienta.

MORSA DE MESA
Son morsas de banco ligeras y portátiles. Se montan a una mesa o banco de
trabajo mediante una abrazadera ubicada en la parte inferior. Tienen mordazas
estriadas para sujetar la pieza y algunos modelos incluyen una base giratoria.
Se utilizan para sujetar materiales livianos o en áreas donde no se dispone de
morsas más robustas.

MORSA PARA CAÑOS O TUBOS


Están especialmente diseñadas para sujetar piezas redondas y son
manuales, portátiles y sumamente resistentes. Tienen mordazas en
“V” que permiten ubicar la pieza y bloquearla en posición.
Generalmente se montan en un banco de trabajo, aunque también
se dispone de modelos para montar en trípode o en estantes. Se
emplean para sujetar tubos de 1/8 pulgada a 8 pulgadas de
diámetro que deben someterse a corte o roscado.

Las morsas para caños pueden ser de dos tipos:

 Morsas a bisagra: están compuestas por una mordaza


superior basculante y una inferior fija, ambas intercambiables
y construidas en acero fundido endurecido. La horquilla, la
base y la manivela son de fundición y el tornillo o eje es de
acero.
 Morsas a cadena: constan de dos mordazas fijas fresadas,
intercambiables y construidas en fundición sobre las cuales se
apoya el caño, que se sujeta firmemente mediante la cadena,
construida en acero templado y revenido. La base es de
fundición y la manivela es de acero fundido.
MORSAS COMBINADAS

Como lo indica su nombre, combinan la función de morsa de


banco con morsa para caños o tubos y pueden tener base fija o
giratoria. Se atornillan a un banco o mesa de trabajo y se usan para
sujetar objetos pesados, caños para el corte y roscado, y para dar
forma a metales.
Morsas Planas

También son de diseño especial para atornillarse a una taladradora,


un torno o un banco de trabajo. La base puede ser fija o giratoria, y
vienen de dos tamaños: uno con mordazas de 105 mm de ancho y
105 mm de apertura máxima, y el otro con mordazas de 150 mm de
ancho y 180 mm de apertura máxima, aunque estas medidas varían
según el fabricante. Se utilizan para sujetar trozos pequeños de
madera o metal para el mecanizado u operaciones de perforación.

Intereses relacionados