Está en la página 1de 3

PROTECCION POR DISEÑO

PROTECCIÓN ANTE LA HUMEDAD

Todas las construcciones deben contar con barreras contra la humedad, pues al
alterar las propiedades físicas y mecánicas, la madera se hace vulnerable al
ataque biológico. Taller de Ensamble diseña detalles constructivos para cada
uno de los sistemas de construcción ofrecidos para mejorar el comportamiento
de la madera ante las posibles humedades del ambiente.

Algunos de los principales criterios para la protección por diseño de la madera a


la intemperie, en especial ante los posibles daños debidos a la humedad y el
impacto de los rayos UV, para darle estabilidad dimensional por más tiempo que
el que tendría de modo natural, son:

Separar la madera del suelo (al menos 30 centímetros): esto se recomienda


tanto en el caso de la estructura portante como revestimientos. En el primero,
para proteger la estructura del acceso de la termita subterránea y en el segundo,
para evitar el daño por traspaso de humedad al estar en contacto con el terreno
o plantas. Un criterio a considerar podría ser siempre pensar en dejar dos
peldaños o alturas (34cm) para acceder a una vivienda en madera.

Utilizar envolventes ventiladas: El uso de distanciadores entre el revestimiento


exterior y la estructura de un edificio (pudiendo ser 19mm en el caso de
edificaciones de uno a dos pisos en Chile), no sólo es útil para generar una
sombra y una circulación de aire útil para evitar el sobrecalentamiento de las
estructuras de madera en verano, sino que también para que la madera respire,
evitando así lugares con humedad estancada y posibles daños futuros como
pudrición u hongos.

Madera inclinada al exterior: una conocida frase dice que “la madera inclinada
90 grados, durará 90 años; 45 grados, 45 años y 0 grados, 0 años”. Se
recomienda no dejar superficies horizontales de madera al exterior, pues se
acumulará agua en su superficie, quedando apozada, generando deformaciones
y entrando a través de sus posteriores grietas. Esto generará pudrición y una
muy baja durabilidad en el tiempo.
Aleros anchos: siendo uno de los criterios más antiguos para la protección de
la madera al exterior, por su facilidad constructiva para generar una sombra y
distancia con el impacto del agua, ha sido poco utilizado en nuevas
construcciones en madera. En caso de no hacerlo, será importante tener un
especial cuidado en los detalles constructivos para el escurrimiento y traslado de
las aguas lluvias, además de la protección superficial de la madera.

Cortagoteras: Para proteger a la madera del impacto directo de la humedad y


permitir el escurrimiento serán necesarios cortagoteras, siempre con una
inclinación y terminación al exterior del revestimiento. En la arquitectura
tradicional en madera era frecuente ver elementos complejos fresados en
maderas como raulí o roble. Dependiendo el tipo y estándar de la obra, hoy
también es posible considerarlos en hojalatería o fibrocemento, entre otros.

PROTECCIÓN A TEMPERATURAS EXTREMAS

El confort humano se ubica dentro del rango de 18C y 24C. El buen uso del grado
de aislamiento térmico de los materiales y los detalles técnicos que permitan
aislar o ventilar los espacios construidos permitirán un ambiente agradable con
menores costos de operación de equipos. La madera seca, al ser un mal
conductor del calor, es en sí misma un excelente material como aislante térmico.

PROTECCIÓN ANTE LOS RUIDOS

El control del ruido se puede realizar dentro de un ambiente determinado, lo que


se conoce por corrección acústica, o controlar su transmisión a otros ambientes,
conocido como aislamiento acústico. Las características físicas de la madera son
ventajosas para lograr excelentes resultados en la propagación del sonido.
Deben diseñarse barreras para evitar la servidumbre acústica en espacios
contiguos.

PROTECCIÓN ANTE INSECTOS

El daño causado por los insectos en la madera se conoce como el ataque


biológico. Las barreras químicas y mecánicas son eficaces para prevenir daños
y, en conjunto con las protecciones químicas por inmunización, protegen la
madera de su degradación.
PROTECCIÓN ANTE LOS SISMOS Y VIENTOS

El diseño de sistemas estructurales eficaces ante sismos y vientos están


orientados a proteger a los ocupantes de las construcciones de un colapso. La
madera es un material ventajoso ante estos fenómenos. Los sistemas
constructivos ofrecidos por Taller de Ensamble cuentan con el diseño estructural
y antisísmico que garantiza su estabilidad.

PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS

Este tipo de siniestro puede ser controlado mediante una adecuada política de
prevención, previsión y control. De acuerdo a su reacción al fuego la madera es
un material combustible. Pero de acuerdo a su resistencia ante el fuego la
madera es un material más resistente que las estructuras en acero, las cuales
colapsan. La madera comienza su combustión a los 275C, y su resistencia
mecánica disminuye en función de la destrucción progresiva de su sección. Las
grandes piezas de madera sufren una combustión lenta debido a que la
carbonización superficial actúa como aislante que protege térmicamente las
capas interiores.

PROTECCIÓN DE INSTALACIONES

Las instalaciones, tanto eléctricas como sanitarias, o las instalaciones


especiales, deben aislarse de la construcción en madera. TdE, aparte de la
tubería de PVC, construye un ducto de conducción de tuberías con elementos
en madera, fácilmente desmontable para realizar inspecciones periódicas o
reparaciones.